You are on page 1of 1

, de noviembre de 2017

A solicitud de las autoridades de…………………. procedo a redactar el siguiente informe.

Hace aproximadamente un mes mientras me encontraba en el área de juegos en una de las


últimas horas de la jornada escolar, puede escuchar a la profesora …… gritar en el aula de
segundo grado “B” y acto seguido vi como a uno de los niños le gritaba diciéndole, “ya no te
soporto, no puedes quedarte quieto” entre otras cosas que no eran apropiadas, mientras lo
sacaba de la clase empujándolo y se mantuvo gritándole para posteriormente dejarlo sentado
solo en las gradas de al lado del curso.

Me quede observando la actitud del niño y este se levantó de las gradas y se puso a jugar en uno
de los tapiales al frente del aula. El niño se tropezó y se cayó fuertemente poniéndose a llorar.
En ese momento me disponía a contener al niño pero una de las profesoras llegó y lo ayudó.

Mi reacción fue la de pensar que podía hacer frente a esa situación ya que el niño ha
manifestado varios inconvenientes conductuales y en cierto sentido pensé que la reacción de la
profesora aun habiendo sido desmedida, posiblemente le haya servido al niño como un llamado
de atención para que cambie su actitud en el aula. De igual manera pensé que, aun así, la
profesora no es la representante del niño y no tiene ningún derecho de tratarlo así.

Por ello al día siguiente le solicité a la profesora una reunión en la cual le pregunté sobre el
incidente y me supo manifestar que la situación del niño en la clase es inmanejable y que ya no
sabía que hacer con él. Yo le comenté que no me refería a ese tema y que quería que me
explicase cual era su intención al tratar así al niño ya que yo había visto lo sucedido el día
anterior.

En ningún momento negó lo sucedido y le reiteré que esta vez, ya que somos compañeros de
trabajo, yo podía entender que cualquiera de nosotros estamos expuestos a cometer errores y
que no expondría esta situación ante las autoridades. Le expliqué además que su
comportamiento no solo tuvo que ver con el maltrato hacia el niño, sino también a su conducta
negligente al dejarlo solo y sin supervisión. De igual manera le dejé muy claro que si yo veía de
nuevo que esta situación se repitiese en el futuro con ese mismo niño o con algún otro, yo mismo
la denunciaría ya que desde mi perspectiva esta forma de trato no puede volver a repetirse.
Asimismo, recalqué su buen desempeño como profesional y como docente pero que ella debe
aprender a manejar de mejor manera sus emociones y no permitir que su falta de control la
exponga a una situación de este tipo.

PSC.

DECE EMDI SCHOOL