You are on page 1of 76

1

0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA

0
Edición
CELAN, Ayuntamiento de Andorra
Coordinación
M.ª Ángeles Tomás Obón y Javier Alquézar Penón
Corrección
M.ª Victoria Benito Morales
Autores de los textos
Germán Pallarés Celma, Pilar Sarto Fraj y M.ª Ángeles Tomás Obón.
Fotografías
Javier Alquézar Penón, Archivo Histórico Provincial de Teruel, Marín
Chivite, Rafael Galve, Miguel Pedrosa, Antonio Pérez,
Archivo Cierzo, Archivo Celan, Archivos personales de José Antonio
Galve, Fernando Galve y otros.
Edición fotográfica
JAP
Diseño y maquetación
Pilara Pinilla
Imprime
Cometa
Depósito Legal
TE-163-2017
SUMARIO
PRÓLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
CRÓNICA DE UN SIGLO DE MÚSICA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
1917-1976. LA BANDA ANTIGUA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1981-2017. LA BANDA ACTUAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
LOS DIRECTORES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Los pioneros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Juan José Crusellas Monfil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Miguel Medina Cubero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Celestino Ortén Bezunartea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Javier Martínez Guillén. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Javier Gracia Crusellas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
LOS MÚSICOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
¡Menuda banda! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Toda una vida dedicada a la música. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
El maestro Celestino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
La música, el corazón de mi vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
Entre bambalinas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
Mi pasión, mi profesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
La cinta de los grillos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
LAS NOTAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Los locales de ensayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
La bandera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
El uniforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
El repertorio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
ANEXOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
ÁLBUM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

< La banda dirigida por Juan Cubero en la escalinata del antiguo ayuntamiento, 1960/62.
PRÓLOGO

En España existe un fenómeno sin comparación con el resto del mundo, ya que es el
único país que cuenta con 27 bandas de música profesionales civiles. Evidentemente, esto
es producto de nuestra historia y tradición, que ha fomentado la creación de un enjambre so-
ciocultural a través de las bandas de música, las cuales constituyen un verdadero sello de
identidad del que todos nos podemos sentir profundamente orgullosos. Desde hace cien años,
la música de banda ha estado presente en la cultura, las fiestas y las calles de Andorra. El
amor por la música ha sido transmitido y ha persistido de generación en generación durante
más de un siglo gracias a la Banda Municipal de Andorra.
Gracias a los músicos Germán Pallarés y M.ª Ángeles Tomás, que han podido recopilar
toda la información contenida en este libro, y al Ayuntamiento de Andorra, que en 1981 le
dio el título de Municipal a la Banda de Música, hoy en día podemos tener un amplio co-
nocimiento de todo el camino que ha tenido que recorrer esta agrupación hasta cumplir su
primer centenario. Actualmente Andorra tiene una banda de música plural, que ofrece su
música y su cultura más allá de su ámbito territorial, destacando la grabación que realizó
para el programa de Radio Nacional de España Plaza Mayor, así como para el programa de
Televisión Española Los Aragoneses.
A través de los cursos de dirección que vengo impartiendo en Alcalá de la Selva desde
hace más de una década, he tenido la oportunidad de conocer más de cerca el apoyo que
la Diputación Provincial ofrece a las bandas de música de la región a través de estos cursos
y de los Encuentros Musicales en los que participa la Banda Municipal de Andorra. Debe-
mos tener en cuenta que sin el apoyo institucional y económico, tanto del Ayuntamiento de
Andorra como de la Diputación Provincial, la continuidad y arraigo de fenómenos culturales
tan importantes para una población, como lo es la Banda Municipal de Andorra, serían muy
difíciles de garantizar en sus próximos 100 años de historia. •

Prólogo
< Camino de los toros, fiestas de San Macario de 1968.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
5
En calidad de director titular de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid, quisiera agra-
decer el esfuerzo, dedicación y amor que tantas y tantas personas han dedicado durante
este siglo a la Banda y Escuela Municipal de Música de Andorra ya que gracias a su tesón
han contribuido a que niños que comenzaron a estudiar música como un juego hayan hecho
de ella su profesión. Profesionales como Javier Gracia Crusellas, actual director de la banda,
Serafín Ruiz, Alicia Pallarés, Eloísa Lombarte y Ana Pallarés, a quien tuve el gusto de conocer
en Alcalá de la Selva y que posteriormente ha participado en conciertos junto a la Banda
Sinfónica Municipal de Madrid, deben ser una referencia y ejemplo de que la música es
vida. Al igual que ellos, yo también tuve la fortuna de nacer en un pueblo de Valencia, Llom-
bai, donde pude aprender una enseñanza que ninguna universidad del mundo podía ofre-
cerme: la convivencia, la comunicación conjunta y el arte de respirar y pensar juntos gracias
a la banda de música.
Muchísimas gracias por hacerme partícipe en vuestra celebración del centenario y os
deseo que este segundo ciclo de historia que vais a iniciar esté repleto de Amor, Armonía y
buena Música. •
Rafael Sanz-Espert
Director titular de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid

6 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
CRÓNICA DE UN SIGLO DE MÚSICA

En el 2 0 1 7 la Banda de Música de Andorra, la agru pación mu sical con la más larga
trayectoria del mu nicipio, celebra su centenario. Cienañ os de música de banda acompa-
ñ ando mu chos de los actos oficiales, religiosos, festivos y tradiciones de la villa. Au nqu e
conaltibajos y algu nos momentos difíciles enlos qu e prácticamente desapareció, la banda
cu mple u nsiglo de vida.

Su historia no es fácil de rastrear, sobre todo en la primera mitad del siglo XX. Casi
siempre la banda es u ncomplemento de otros actos y pasa desapercibida, es como el telón
de fondo de u npaisaje, presente encasi todas las actividades festivas y religiosas, dándoles
prestancia, pero sinser la protagonista. Podemos dividir su historia endos grandes etapas:
desde su creaciónhasta 1 9 7 6 , la banda antigu a, y desde 1 9 8 1 hasta 2 0 1 7 , la banda actu al.
En la primera etapa apenas hay alu siones en los docu mentos del archivo mu nicipal, por
eso el relato de su historia está basado principalmente en testimonios orales de su s com-
ponentes y los familiares de estos y enfu entes indirectas como entrevistas enel periódico
y la televisiónlocal a antigu os componentes o enrecu erdos fragmentados de conversaciones
conlos primeros músicos. Las mayores dificu ltades para hilvanar su historia las hemos en-
contrado ensu s primeras décadas de existencia, pu es mu chos de los músicos ya hande-
saparecido o sonmu y mayores, además no era u na entidad dependiente del ayu ntamiento

Crónica de un siglo de música
por lo qu e no qu eda hu ella de su trayectoria en el archivo mu nicipal. La información es
mu cho más abu ndante enla última etapa, la de la banda actu al. Su historia se pu ede segu ir
indagando enel archivo mu nicipal al ser desde 1 9 8 1 banda mu nicipal y, por lo tanto, total-
mente dependiente del ayu ntamiento. Además, algu nos de su s miembros actu ales forman
parte de la misma desde los inicios de esta última etapa y no nos podemos olvidar de la im-
portante labor de archivo y gestiónllevada a cabo por GermánPallarés, u no de su s músicos,
fu ndamental para escribir la historia de los últimos 3 5 añ os. •

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
7
La Banda de Música de Andorra en 1924. Es la fotografía más antigua que se conserva de la banda.
1917-1976. LA BANDA ANTIGUA

Parece ser que allá por 1916 había en Andorra un grupo de jóvenes interesados en
constituir una banda de música, pero no tenían formación musical y no encontraban a quien
pudiera dársela en el pueblo.
Auspicio Alquézar, que fue durante más de sesenta años miembro de la banda, siem-
pre contaba que estando trabajando su padre, también llamado Auspicio, en Los Olmos, y
siendo parte de ese grupo de interesados en formar una banda, tuvo conocimiento de que
en esa localidad residía Francisco Garazo Seoané, natural de Santiago de Galicia, que había
sido músico militar hasta su jubilación. Una vez en Andorra compartió esta información con
los demás interesados y decidieron enviar al mismo Auspicio, padre, y a Ramón Cubero a
Los Olmos con el objetivo de convencer al señor Garazo para que residiera en Andorra y les
diera la formación musical que necesitaban. Parece ser que llegaron al acuerdo de facilitarle
una casa y el pago de la electricidad; además, cada educando aportaría mensualmente la
cantidad de 4 pesetas.
Resuelto el problema de la formación se les presentaba otro obstáculo no menos im-
portante: la adquisición de los instrumentos, pues tenían un coste de unas 2000 pesetas y
carecían de los recursos económicos suficientes para asumirlo. Afortunadamente, mosén
José Díez Maytaly, coadjutor del párroco de Andorra desde 1918 a 1923, les consiguió un
contrato comunal de siega por 150 pesetas que ayudó a solucionar en parte su falta de re-
cursos.
Tras unos meses de ensayo la banda debutó el 16 de agosto de 1917, San Roque, no sin

Crónica de un siglo de música
dificultades, pues, en palabras de Auspicio Alquézar, la actuación la realizaron montados en
un carro volquete tirado por caballerías ya que solo habían ensayado sentados y no sabían
tocar desfilando, tarea nada sencilla la de acompasar la música, la respiración y el paso si no
se practica. Contaba también, con cierta sorna, que los músicos en las partituras tenían apun-
tado encima del pentagrama el nombre de las notas y que solo realizaban el acompañamiento,
mientras el señor Garazo interpretaba la melodía con el requinto. Para corroborar tal afirmación
refería que en su casa encontró partituras de su padre, que tocaba la tuba, con el nombre de
las notas escritas a mano sobre el dibujo del pentagrama.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
9
La banda a finales de la década de los años 20. Se han incorporado los sa- Banda Municipal de Andorra en el templete de la Glorieta, Teruel, 1950.
xofones.

El 6 de diciembre de 1919 fallecía Francisco Garazo. Tras su tegrar las bandas civiles locales como maestros, directores o músicos
muerte se hizo cargo de la dirección de la banda el propio mosén aventajados, siendo los únicos que en esos momentos podían ofrecer
José Díez, que tanto les había ayudado para la adquisición de los ins- una educación musical a las personas interesadas de los municipios.
trumentos y que poseía buena formación musical, aunque, según Es el caso de Garazo, Joaquín Galve y Matías Cortés, ya mencionados.
Auspicio, no sabía cantar pues entonaba muy mal. Otros –como Víctor Pérez (clarinete), Arturo Alquézar (saxo), Juan Fco.
Capapé y Ligorio Galve– estuvieron juntos durante la Guerra Civil en la
En 1924 regresa a Andorra Joaquín Galve Layús, que había in-
Unidad de Música de la XII Brigada Internacional, denominada Brigada
gresado como voluntario en la Unidad de Música del Regimiento de
Garibaldi, y se incorporarían a la Banda de Música de Andorra unos
Infantería Almansa con sede en Tarragona, donde se formó como mú-
años más tarde.
sico, y se hace cargo de la dirección de la banda.
A partir de la primera mitad del siglo XIX las bandas militares pa-
Unos años después, en 1928, por desavenencias de carácter
saron de ser un conjunto que servía a una función totalmente cas-
político entre los músicos, la banda se divide en dos. La denominada
trense a representar una amplia gama de tareas musicales y
de Los jaboneros –los conservadores–, dirigida por Joaquín Galve, y
culturales que, poco a poco, fue ampliando el contacto con la pobla-
la de Los labradores –los liberales–, dirigida por Matías Cortés, otro
ción civil. Es a finales del XIX y, sobre todo, a principios del XX cuando
exmúsico militar.
comienzan a formarse en España bandas de carácter civil principal-
Cabe destacar la importancia en esos años de las bandas militares mente municipales, pero de momento solo en algunas capitales de
para la formación de muchos de los músicos que luego pasaban a in- provincias y en ciudades importantes: Valencia (1903), Madrid

10 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
La banda desfilando por la actual avenida San Jorge. Plaza de toros de Andorra, 1953.

(1909), Alicante (1912), Castellón (1925)… Principalmente, fue en 2º.- Todo aquel individuo que haya sido requerido por usted y no
la comunidad valenciana donde se crearon las primeras sociedades aceptado la oferta no se le permitirá para bien del pueblo su
musicales, dando lugar en los años posteriores a un gran número de actuación en ninguna parte, para evitar política, caciquismo y
bandas de música de carácter local. desorden, ya que tan amargo recuerdo tenemos el pueblo
y los músicos.
Una vez finalizada la Guerra Civil, la banda se reunifica bajo la
3º.- Ante la inminente formación de una pequeña agrupación de
dirección de Joaquín Galve, integrándose en la Obra Sindical de
individuos expertenecientes a la banda que yo dirijo y habién-
Educación y Descanso, dependiente del antiguo sindicato vertical
doles requerido a tocar en actos oficiales (y por eso marcha-
franquista. No obstante, las disputas la siguen afectando, como
ron) bastantes veces deseo no se les permita su actuación

Crónica de un siglo de música
queda de manifiesto en una instancia, conservada en el archivo mu-
fuera del seno de la misma.
nicipal, presentada al ayuntamiento en junio de 1942 por Joaquín
Galve, como director de la banda La andorrana, con las siguientes En agosto de 1955 fallece Joaquín Galve y, para cumplir con los
compromisos más inmediatos de la banda, se hace cargo de la di-
peticiones:
rección su hermano, Ligorio Galve, hasta pasadas las fiestas de sep-
1º.- Que se inste por el Sr. Alcalde a todos los músicos de esta lo- tiembre, cuando accede a la dirección Juan Cubero Montañés, que
calidad al ingreso en dicha agrupación para así poder formar tocaba el trombón en la banda y que será el director hasta 1965,
una grande e indivisible. cuando por diversos motivos la banda se disuelve y no se vuelve a

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
11
En la escalinata del antiguo ayuntamiento, dirigida por Juan Cubero. Banda de Andorra con los músicos vestidos de mineros desfilando por una
Año 1960/62. calle de Barcelona, 1960.

formar hasta 1968. En esta ocasión, bajo la batuta de Juan José Cru- patronales y participaban en todos los actos durante varios días re-
sellas Monfil, también músico de la banda en la última formación. partiéndose por las casas del pueblo para alojarse.
En aquella época era habitual que al fallecer el director o mar- Se conserva en el archivo municipal una relación de las actua-
charse a otro pueblo se hiciera cargo de la banda otro músico de la ciones de todo un año, un total de 22 días, cubriendo todo el calen-
misma, el más aventajado o el más dispuesto. Los directores eran los dario festivo de la localidad, en algunos de los días con actuaciones
encargados de instruir a los nuevos componentes, tanto repasando desde el alba, con las dianas, hasta bien entrada la noche con el
la lección de solfeo como enseñándoles a tocar el instrumento, de
baile, por un presupuesto de 3600 pesetas. Con casi toda seguridad
ensayar con toda la banda y de repasar las partituras, así como de
se puede fechar en la época en la que era director Joaquín Galve tras
transcribir obras musicales para la banda y algunos también, incluso,
la Guerra Civil, pues la letra coincide con la de otros escritos firmados
componían.
por él (anexo 2).
Durante sus primeras décadas la banda tenía actuaciones prin-
cipalmente en Andorra, pero también en algunos pueblos vecinos. El repertorio era, pues, muy amplio y siempre relacionado con
Realizaban el acompañamiento musical de todos los actos públicos las actividades en las que participaba la banda. Estaba compuesto,
que tenían lugar en el municipio: dianas, pasacalles, desfiles proce- por tanto, por obras religiosas, principalmente marchas procesionales
sionales, conciertos, corridas de toros, sesiones de baile, etc. Eran y la Misa de Pío X, y por un muestrario un poco más variado de obras
los encargados de amenizarlos y de acentuar su carácter festivo o so- profanas, pues interpretaban pasodobles, piezas de zarzuela, mar-
lemne (anexo 1). Los otros pueblos solían contratarlos para las fiestas chas, bailables, etc.

12 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Con los gigantes del padre Javier en las fiestas de San Macario, 1962.

En estos años cada componente se compraba su propio instru- Barcelona. En ambas ocasiones vestidos de mineros por ir en repre-
mento y se lo reparaban ellos mismos. De ellos dependían también los sentación de una localidad eminentemente minera.
locales de ensayo. Así, siendo director Joaquín Galve, ensayaban en el Desde 1968, momento en el que asume la dirección Juan José
horno de su familia, conocido como el horno de los Bizarros, situado en Crusellas, hasta 1976, año en el que se disuelve por falta de músicos,
la calle llamada hoy, precisamente, Joaquín Galve. Más tarde, siendo la banda, que tenía de media en torno a los 14-15 músicos, pasa por
ya director Juan Cubero, los ensayos se realizaban en el Salón Medina, dificultades principalmente debido a la escasez de miembros. Y eso
propiedad del director y de su hermano. a pesar de que a finales de los años 60, siendo alcalde Manuel Sauras

Crónica de un siglo de música
A partir de los años sesenta disminuyen sus actuaciones por los Artigas, la banda pasa a ser de titularidad municipal, o al menos sub-
pueblos y prácticamente se limitan a Andorra, pues aparecen las or- vencionada por el ayuntamiento, percibiendo, según declaraciones
questas y orquestinas formadas por seis o siete músicos, que eran de Juan José Crusellas en una entrevista en el periódico local Cierzo
(n.º 45, septiembre de 1983, anexo 5), la cantidad de 100 000 pe-
mucho más económicas para los ayuntamientos.
setas anuales como gratificaciones por las actuaciones durante el
No obstante, en estos años tienen lugar dos de las actuaciones año. Por otro lado, se conserva en el archivo municipal un escrito de
más memorables de la historia de la banda de música: la participa- diciembre de 1971 por el que se concede a la banda de música una
ción en las demostraciones sindicales de 1959 en Madrid y 1960 en asignación de 65 000 pesetas para la siguiente anualidad, tras una

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
13
La Banda de Andorra con los músicos vestidos de mineros en Madrid, 1959. Llegando a la plaza de la Iglesia durante las fiestas patronales.

solicitud realizada por su director para la compra de repertorio y re- Finalmente, en 1976 la agrupación se disuelve por contar con
paración de instrumentos. menos de 10 músicos.
José Antonio Galve, en aquellos años clarinetista de la banda, La falta de relevo generacional, de una escuela de música, de po-
recuerda que en el año 69 cobró 7000 pesetas por las actuaciones sibilidades de formación… son algunos de los factores de este declive,
de todo el año. No recuerda más pagos. pero no podemos olvidar tampoco los aires de renovación de la música
que a partir de los años 60 llegan a todo el país. Las bandas y orquestas
Por otro lado, en esos años utilizaron como local de ensayo las
comenzaban a quedar desfasadas al no poder competir con la música
antiguas escuelas de la plaza de las Eras, desde donde se trasladaron
grabada, además tanto el estilo como la estética que demandaba la ju-
al cuartel viejo, sitio donde hoy se encuentra el edificio de Correos.
ventud del momento iba por otros derroteros bien diferentes. Los re-
Ambos locales eran propiedades municipales, aunque estaban en un
pertorios de las orquestas tradicionales, y no digamos de las bandas,
estado medio ruinoso.
ya no se correspondían con el gusto de los jóvenes ávidos de acercarse
Pero el principal problema de la banda no era ese, sino la falta a nuevas corrientes que llegaban principalmente del mundo anglosa-
de músicos. En febrero de 1974 el director, Juan José, manda una jón. Será el momento de crearse nuevas agrupaciones o de la transfor-
nota al ayuntamiento informando en nombre de todos los músicos mación de las existentes. En esos años en Andorra, además de
que no se pueden comprometer a actuar por estar en un número orquestas como Innovación y Melody Rit, surgieron formaciones más
muy reducido, a pesar de todos los esfuerzos que tanto él como los yeyés, como Los Sioux, y más adelante más roqueras, como Acolla. Al-
demás están realizando para que la banda no decaiga. gunos componentes de estas formaban parte también de la banda. •

14 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
4 1981-2017. LA BANDA ACTUAL
En el otoño de 1980 el pleno del Ayuntamiento de Andorra tras la
propuesta de su alcalde, Isidro Guía, sobre la conveniencia de favorecer
por parte del ayuntamiento la formación de una “orquesta municipal”
contando con la colaboración de músicos de la antigua banda, aprueba
encargar a la concejala de Cultura, Pilar Reina, la realización de las
gestiones pertinentes para alcanzar tal fin. Con el objetivo de cumplir
dicho encargo, en primer lugar se confeccionó una relación de per-
sonas residentes en Andorra que habían pertenecido a la antigua
banda de la localidad y se les convocó a una reunión informativa que
tuvo lugar el 9 de marzo de 1981. Al aceptar integrarse en el proyecto
nueve de los antiguos componentes de la banda: Tomás Gil (saxo
San Jorge, 1983. Primer concierto oficial de la Banda Municipal de Ando-
alto), Agustín Galve (saxo tenor), Juan José Crusellas (director), Au-
rra en su nueva etapa.
relio Cubero (trombón), José Galve (trompeta), Miguel Medina (trom-
peta), Manuel Olleta (bajo), Auspicio Alquézar (bombardino) y Manuel
Gil (percusión), el ayuntamiento prosigue con las gestiones para la de los distintos instrumentos a los nuevos educandos fueron Juan
definitiva puesta en marcha de la nueva banda. José Crusellas como director, ya que había sido el último director de
Entendiendo que, además de contar con los veteranos, es im- la antigua banda, y Miguel Medina, trompeta de la anterior banda,
prescindible la incorporación de jóvenes y que para ello resulta esen- como subdirector.
cial su formación musical, deciden poner en marcha clases de solfeo Pasados unos meses, ante los informes de los profesores de que
de forma gratuita, para lograr una cantera de futuros integrantes de ya varios de los alumnos estaban en disposición de iniciar el aprendizaje
la banda. Por ello mandan una carta –el 22 de mayo de 1981– a con instrumentos, se aprueba por el pleno –el 3 de diciembre de 1981–
todos los centros escolares de la villa con el fin de que los alumnos la adquisición de 22 instrumentos, cifra considerada idónea para la for-
interesados se inscribieran en las clases. Se conserva en el archivo mación inicial de la banda municipal. Se piden presupuestos a Musical
municipal la relación manuscrita de los primeros 22 inscritos (anexo Serrano y Mariano Biu de Zaragoza, a Musicalia Lluquet de Valencia, a
3). Es curioso que muchos de ellos son jóvenes que ya forman parte, Garijo Instrumentos Musicales de Madrid, a José Penades de Valencia
o lo harán en los años próximos, de algún conjunto musical como H y a L’art Guinardo de Barcelona.
de Huevo o Acolla y, por lo tanto, con inquietudes musicales. En esos

Crónica de un siglo de música
Se le adjudicará una parte del pedido a Mariano Biu: 1 flauta,
años las posibilidades de aprendizaje musical dentro del pueblo eran
1 oboe, 1 requinto, 12 clarinetes, 2 saxos altos, 2 saxos tenores, 3 trom-
muy pocas y se limitaban a participar en las rondallas o grupos de
petas, 1 trompa, 2 trombones, 1 bombardino y un bombo por un im-
jota. La nueva banda les ofrecía esa formación que necesitaban.
porte de 984 258 pesetas. Otra parte del pedido se encarga a Musical
Las clases empezaron el 23 de junio de 1981 a las 20:30 horas Serrano por un importe de 121 200 pesetas. Además, se compra una
en el primer piso de las escuelas de la carretera. Se impartirían clases tuba de segunda mano a Antonio Vaquero González, director de la
de solfeo de lunes a viernes de 20:30 a 22:30. Los encargados de la Banda de Béjar, por 100 000 pesetas. El lote se completa con 22 atri-
formación de la nueva banda y también de la enseñanza de solfeo y les de pie (28 958 pesetas) y 29 atriles de marcha (12 459 pesetas).

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
15
guiente, todavía sin uniforme: un pasacalle y un breve concierto sobre
un pequeño escenario montado en la plaza de España. Por vez pri-
mera la banda es mixta. Aunque hay mayoría de músicos, las músi-
cas, que nunca antes habían estado presentes en la banda, se
incorporan a la agrupación. Un poco después, el 20 de agosto de
1983, con motivo de la inauguración del polideportivo municipal y de
la Casa de Cultura, la banda estrena los uniformes. En ese momento
son 25 los músicos y músicas que la componen, incluido el director.
Algunos de los que se apuntaron en esa primera relación del año
1981 se mantienen en el 83, pero la mayoría no estaban en esa pri-
mera lista, sino que se fueron incorporando en los meses siguientes
y todos son muy jóvenes. Casi el 70 % de los miembros de la banda
Agosto de 1983, con los uniformes recién estrenados. están entre los 12 y los 18 años. A estos habría que añadir los vete-
ranos de la antigua banda. Esta formación se mantendrá bastante es-
table durante varios años.
Esta adquisición inicial de instrumentos es la más importante de
la historia de la banda. En años posteriores se ha ido comprando A estas primeras actuaciones siguen unos años de intensa ac-
algún instrumento (4 clarinetes, 1 trombón de varas, 2 tubas, timba- tividad. El 26 de enero de 1984 se realiza la grabación para el pro-
grama de Radio Nacional de España Plaza Mayor que emite música
les, 1 saxo alto, una batería, 1 xilófono y una lira), pero en la actuali-
de banda interpretada por distintas bandas de España. El 15 de
dad casi todos los componentes adquieren sus propios instrumentos,
mayo de 1984 la banda actúa en el programa de televisión Los ara-
y los de propiedad municipal, que durante muchos años han ido pa-
goneses, del centro regional de TVE en Zaragoza, un programa de
sando de componente a componente, se utilizan para las primeras
entrevistas y actuaciones. Su grabación supuso pasar todo el día en
clases de los nuevos músicos.
los estudios de Zaragoza y por ello se solicitó permiso en los colegios
Este desembolso inicial fue muy importante y el ayuntamiento para que los músicos en edad escolar, que eran la mayoría, pudieran
solicitó la colaboración económica de la Delegación de Cultura del participar en la grabación. Toda una experiencia para los más jóve-
ministerio a través de un escrito de febrero de 1982. Aunque desco- nes esa de vivir las entretelas de la televisión, lo que les permitió vol-
nocemos si se concedió o no. ver a las clases al día siguiente sintiéndose como auténticas estrellas.
En el programa estuvo como invitado el torero aragonés Fermín Mu-
Pasados unos meses, esta iniciativa de volver a poner en marcha rillo y en honor a él se tocó el pasodoble que lleva su nombre, obra
la banda municipal parece que despierta un gran interés y en enero de Víctor Alfaro.
de 1982 el director comunica con satisfacción al ayuntamiento que
se ha llegado a la inscripción de 87 alumnos para las clases de solfeo El 10 de julio de 1984 la banda participa en el Segundo Concurso
Regional de Bandas de Música celebrado en Zaragoza en el parque
y que los métodos que utilizan para su enseñanza se han agotado.
Primo de Rivera, hoy denominado José Antonio Labordeta. La pieza
Paso a paso la nueva banda se va consolidando y el 6 de diciem- libre que se interpretó en el concurso fue Katiuska, de Pablo Sorozá-
bre de 1982 con motivo de la conmemoración de la fecha en la que bal. Durante ese año también se actuó en varios pueblos de la pro-
se aprobó la Constitución realiza su primera actuación pública. El 23 vincia, como Ráfales, Urrea de Gaén y Utrillas. La mayoría de estas
de abril de 1983 para la celebración del Día de San Jorge sería la si- actuaciones eran financiadas por la Diputación Provincial de Teruel.

16 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Agosto de 1983, junto al entonces local de ensayo en el antiguo horno. Foto oficial.

Crónica de un siglo de música
Cabe destacar la participación en el I Encuentro Provincial de más importante para muchas bandas; y la Banda Municipal de An-
Bandas de Música celebrado en Teruel el 22 de abril de 1984, junto dorra ha estado participando en los mismos desde su primera edición.
con las bandas de Santa Cecilia de Teruel, Santa Cecilia de Mora de
Rubielos, la Unión Musical de Sarrión y la Banda Municipal de Val- El Encuentro Provincial de Bandas de Música es una de las prin-
deltormo. En aquel entonces eran muy pocas las bandas de música cipales líneas de actuación del área de Cultura de la Diputación Pro-
que estaban funcionando en la provincia. Hoy se siguen celebrando vincial de Teruel y una cita ineludible para las bandas de la provincia.
estos encuentros, que se han convertido en el acontecimiento anual Se comenzó a organizar en 1984 a propuesta de José Martínez Gil,

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
17
III Encuentro Provincial de Bandas de Música, celebrado en Andorra en Actuación de la Banda de Andorra en el III Encuentro Provincial de Bandas
1986. Actuación conjunta de todas las bandas participantes en el polide- de Música, 1986. Polideportivo de Andorra. Dirige Miguel Medina.
portivo municipal.

director de la Banda Santa Cecilia de Teruel. Entonces había un en- zamiento. Los objetivos de estos encuentros son acercar al territorio
cuentro por año, al que asistían todas las bandas. A las cinco bandas el trabajo de las bandas, fomentar la afición por la música, favorecer
iniciales que participan en la primera edición se les suma la Asocia- la convivencia entre los músicos de la provincia y permitir a las ban-
ción Musical Gaspar Sanz de Calanda en la segunda edición, que se das actuar en localidades distintas a la suya propia, acercando la mú-
celebra en Sarrión. En la de 1986 se integra la Unión Musical Nuestra sica a todos los rincones de la provincia.
Señora de los Pueyos de Alcañiz, en el 88 Calanda, en el 91 Alcorisa
La Diputación Provincial también apoya a las bandas organi-
y La Mata de los Olmos, en el 90 Rubielos de Mora… En 2011 son
zando cursos de dirección de bandas de música, pues una de las ca-
ya 24 las agrupaciones participantes, lo que demuestra el incremento
rencias musicales en España es la de unos estudios apropiados para
de la educación y la actividad musical en la provincia. Con el aumento
la dirección de bandas, pues los únicos estudios que se pueden cur-
del número de bandas participantes el desarrollo del encuentro se
sar en los conservatorios son los de Dirección de Orquesta. Organiza
ha modificado. En las primeras ediciones se juntaban las bandas una
también campamentos para músicos juveniles y subvenciona a las
vez al año en uno de los municipios. Con el incremento de la partici-
escuelas municipales de música de la provincia, que en la actualidad
pación se empezaron a realizar dos encuentros al año en dos sedes
son nueve: Alcañiz, Alcorisa, Andorra, Calaceite, Calanda, Escucha,
diferentes y las bandas participantes se repartían entre ambas sedes.
Monreal, Teruel y Valderrobres.
En 2016 hubo ocho sedes. En cada una concurrían dos o tres ban-
das. La diputación en la actualidad subvenciona a cada banda orga- En 1986 Andorra fue la encargada de acoger el tercer Encuentro
nizadora, la del lugar que acoge el encuentro, con entre 1000 y 2000 Provincial de Bandas de Música, bajo la dirección de Miguel Medina,
euros según el número de autobuses necesarios para su despla- que en agosto del año anterior había asumido temporalmente la di-

18 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Encuentro Provincial de Bandas celebrado en Mora de Rubielos, 1987. Di- Encuentro de Bandas celebrado en Calanda, plaza de toros. Dirige Celes-
rige Celestino Ortén. tino Ortén.

rección de la banda por enfermedad de Juan José Crusellas (anexo hasta ese momento había sido trompeta de la banda y que en la ac-
4). En el año de su centenario, Andorra ha vuelto a ser sede del En- tualidad sigue siendo el director. Desde abril de 2006 a septiembre
cuentro de Bandas, el XXXIV, que se celebró en mayo. Junto a la de ese mismo año, por baja de Javier Gracia, asumió la dirección el
banda andorrana concurrieron la de de Calanda y la Unión Musical también profesor de Trompeta del conservatorio de Alcañiz Javier
Nuestra Señora de los Pueyos de Alcañiz. Martínez Guillén, recientemente fallecido, colaborador habitual de la
banda.
Ante la prolongación en el tiempo de la enfermedad de Juan José
Crusellas, en agosto de 1987 el pleno del ayuntamiento acordó con- Desde los años noventa, el devenir de la banda discurre tran-
tratar a Celestino Ortén Bezunastea, músico profesional de gran ex- quilo. Acompaña los actos festivos y religiosos de la villa, participa en
periencia en orquestas y titulado por el conservatorio en la intercambios de bandas con las bandas de Fraga y Binéfar (Huesca),
especialidad de Clarinete, como profesor y director de la banda de Cortes de Navarra (Navarra) y Santa María de Pulpis (Castellón),
asiste todos los años a los encuentros provinciales de bandas de mú-

Crónica de un siglo de música
música, puesto que ya desempeñaba provisionalmente desde mayo
sica. Durante cuatro años acompañó a la Casa de Andorra en Zara-
de 1986. Celestino fue el primer profesor profesional que tuvo la
goza en la ofrenda de flores de las fiestas del Pilar. Adscrita a la
banda. Empezó junto con Ramón Vicent Escrivá, profesor de Oboe
Campaña Cultural de la Diputación Provincial ha actuado en casi 30
que solo estuvo unos meses, impartiendo clases los sábados por la
poblaciones de la provincia. En algunas, como Tormos, Urrea de Gaén
mañana y realizando ensayo general los viernes por la tarde. Una vez
y Ariño, se realizaron conciertos durante tres años consecutivos.
que Celestino estableció su residencia en Andorra, las clases se im-
partirían todos los días. En septiembre de 1998 se jubila Celestino y En los últimos años, cada vez son menos las actuaciones fuera
en octubre se hace cargo de la batuta Javier Gracia Crusellas, que de Andorra. Ya casi ningún ayuntamiento contrata; a pesar de parti-

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
19
Procesión de Semana Santa. Avenida San Jorge antes de la peatonaliza- Inauguración de las XIII Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo.
ción. Polideportivo municipal de Andorra, 1998.

cipar en la campaña de la Diputación Provincial, cuyas actuaciones porándose jóvenes a la banda y que la escasez de miembros ya no
están subvencionadas, resulta muy caro desplazar a la banda. En sea un problema como en el pasado. Desde hace años los músicos
muchos casos las charangas, con menos componentes, han susti- de la banda se forman en la Escuela Municipal de Música de Andorra
tuido a las bandas y, además, ahora ya son muchos los pueblos que (EMA); de hecho, la academia de música de la banda se integró en
tienen su propia banda. Su actividad se centra, pues, principalmente la Escuela de Música en el año 1994.
en Andorra, donde además de acompañar procesiones y realizar pa-
sacalles en las fiestas da habitualmente tres conciertos: para San Cuando la nueva banda se formó en 1981 dependía directa-
Jorge, patrón de Aragón; San Macario, patrón de Andorra; y Santa mente de la Concejalía de Cultura del ayuntamiento; posteriormente,
Cecilia, patrona de los músicos. en los años noventa pasó a integrarse dentro del Patronato de Cultura
y Turismo del Ayuntamiento de Andorra, de quien depende en la ac-
Un hito importante para la continuidad de la banda fue la crea- tualidad. Todos los músicos son voluntarios, no profesionales; es
ción de la Escuela Municipal de Música, que empezó a funcionar en decir, sin sueldo, salvo el director. El ayuntamiento es el que se hace
1989 –aunque se registró en el Ministerio de Educación en 1998– y cargo de los gastos de funcionamiento.
que ha facilitado el acceso a la enseñanza musical no profesional a
un buen número de andorranos de todas las edades. Por sus aulas En estas casi cuatro décadas la banda ha ido aumentando el nú-
han pasado numerosos alumnos que se han ido incorporando a la mero de componentes, mejorando la calidad y su funcionamiento: en
banda. La generalización del interés por la música y el aumento del la actualidad dispone de profesores de la Escuela de Música espe-
alumnado de la Escuela de Música han propiciado que vayan incor- cializados para cada grupo de instrumentos, con ensayos seccionales

20 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Actuación de la banda en Zaragoza a finales de los años 80 o primeros 90.

por cuerdas además del ensayo general y, por fin, de un local per- municipal. Los alumnos de la EMA que tienen interés en tocar en la
manente de ensayo. También se han incrementado sus interrelacio- banda pasan por la banda joven para acostumbrarse a tocar con otros
nes con otras formaciones musicales de Andorra, como la coral o la instrumentos de otras familias y a mirar y seguir la mano del director.
agrupación laudística, con las que ha dado conciertos conjuntos e in-
cluso han llegado a componer formaciones mixtas para algunos acon- Tras cien años de historia, podemos afirmar que han sido dece-
tecimientos destacados del pueblo como la celebración de las nas los músicos que han pasado por la misma. La banda ha tenido
Jornadas Nacionales del Tambor y el Bombo. Las colaboraciones con una importante labor educativo-musical, pues durante muchos años
otras bandas de municipios próximos son habituales; así, a veces, fue la única entidad que proporcionaba formación musical a los an-
ante la falta de músicos de una cuerda para algún concierto se solicita dorranos hasta la consolidación de la Escuela de Música. Por otro

Crónica de un siglo de música
la colaboración de músicos de otras bandas y viceversa. Muchos de lado, en la banda se han iniciado numerosos músicos que luego han
los músicos que la componían en los primeros años de su refunda- acabado sus carreras en conservatorios oficiales y han podido dedi-
ción la han ido abandonando, sobre todo al tener que salir de Andorra carse profesionalmente a la música, como es el caso de las hermanas
para estudiar y seguir su vida profesional fuera, pero se van incorpo- Pallarés, Ana y Alicia, Serafín Ruiz o Eloísa Lombarte.
rando nuevos músicos, principalmente jóvenes procedentes de la
EMA. Hoy son alrededor de 30 sus componentes, nunca han pasado Tras un siglo de música de banda en Andorra el concierto de
de los 45, y parece que la cantera está asegurada. Funciona también Santa Cecilia de este año 2017 será el primero de su segundo siglo
una “banda joven” como un paso previo a la integración en la banda de historia. •

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
21
Foto oficial de la Banda Municipal de Andorra en 2011.

La Banda Municipal de Andorra en noviembre de 2015. Última foto oficial.

22 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
LOS DIRECTORES

4 LOS PIONEROS
Francisco Garazo Seoané, natural de Santiago de Compostela, músico militar hasta su
jubilación, fue el primer director de la banda de Andorra, desde 1917 hasta su fallecimiento
el 6 de diciembre de 1919. Tras él se hizo cargo de la dirección mosén José Díez Maytaly,
coadjutor del párroco de Andorra. Ningún dato más se conoce de ambos. Será Joaquín
Galve Layús, que se hace cargo de la batuta en 1924, el primero de cuya biografía podemos
dar más detalle gracias a sus familiares. Debemos mencionar también a Matías Cortés, di-
rector de la banda de Los labradores a finales de los años veinte, tras la división de la banda
en dos, del cual solo conocemos que fue músico militar.

Joaquín Galve Layús, director de 1924 a 1955, nació en Andorra el 30 de junio de
1905. Siguiendo los pasos de su hermano mayor, José, empezó sus estudios musicales en
la academia de la banda de Andorra. En 1920 ingresó como educando voluntario en la Uni-
dad de Música del Regimiento de Infantería Almansa, con sede en Tarragona, donde realizó
su actividad como flautista. En 1924 se licenció y regresó a Andorra, donde se hizo cargo
de la dirección de la Banda Municipal, al estar vacante el puesto, así como de la formación
de nuevos músicos. Compaginó su labor como director con la de panadero y pastelero hasta
su fallecimiento el 15 de agosto de 1955. El ayuntamiento de Andorra le dedicó una calle.

Juan Cubero Montañés, director desde 1955 hasta 1965, nació en Andorra el 22 de junio
de 1925. Estudió en Zaragoza cuatro años de Piano con el profesor don Ramón Borobia Ce-
tina, entonces director de la Banda Provincial de Zaragoza y del Conservatorio de Música, y
más tarde continuó estudiando música con otro profesor en Calanda. Entró muy joven en la

Los directores
banda, en la que tocaba el trombón de varas. En 1955, a la muerte de Joaquín Galve, pasó
a desempeñar la labor de director hasta 1965. Fue miembro de varias orquestas de baile de
la localidad como la orquesta Innovación.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
23
Juan José Crusellas en su primera etapa como director, 1968. Joaquín Galve Layús. Juan Cubero Montañés, 1961.

4 JUAN JOSÉ CRUSELLAS MONFIL 4 MIGUEL MEDINA CUBERO
Director desde 1968 hasta 1976 y de 1981 a 1985. Director desde 1985 hasta 1986.
Nació en Andorra el 2 de marzo de 1925. Empezó en la banda Nació en Andorra el trece de abril de 1949. Comenzó su forma-
de Andorra tocando el trombón, instrumento al que posteriormente ción musical a los once años, recibiendo sus primeras lecciones de
sumaría también el bombardino y el acordeón. Durante el servicio mi- lenguaje musical de la mano de su tío Juan Cubero Montañés, direc-
litar en Zaragoza formó parte de la Banda de Aviación tocando el
tor de la banda desde 1955 hasta 1965, y sus primeras clases de
trombón. Participó en numerosas orquestas con músicos de Andorra
instrumento –la trompeta– de la mano de Miguel Grau, el tío Bartolo.
y de otros pueblos cercanos a cargo del trombón y el acordeón. En
1968 asumió la dirección de la banda hasta su disolución en 1976. También recibirá clases de trompeta del tío Navarro. Y desde esa tem-
Cuando se volvió a formar en 1981 por iniciativa de la corporación prana edad hasta el día de hoy ha sido siempre miembro de la Banda
municipal, se hizo cargo de la nueva banda como director y como Municipal de Música de Andorra, en la que además ha desempeñado
profesor de Lenguaje Musical y de instrumentos de viento metal hasta el papel de profesor, subdirector y director de la misma. Fue en el
el año 1985, en el que tuvo que cesar por enfermedad. En 1986 se año 81 con la puesta en marcha de la banda actual cuando se inició
le hizo un homenaje, coincidiendo con el encuentro de bandas, en el en su papel de profesor de Solfeo y de Trompeta y de subdirector de
que se le entregó una placa de agradecimiento. Su rol de músico, la banda acompañando a Juan José Crusellas, el director, en la for-
profesor y director lo compaginó con su trabajo como hojalatero y des- mación de la misma. A mediados de 1985 asumió temporalmente la
pués como fontanero. dirección de la banda por la enfermedad de Juan José Crusellas hasta
Falleció el 7 de octubre de 2004. 1986, año en que se incorporó Celestino Ortén.

24 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Juan José Crusellas en su segunda Miguel Medina. Celestino Ortén. Javier Martínez.
etapa como director.

Ha pertenecido a lo largo de los años a varias orquestas: Impak, aprendió a tocar instrumentos de otras familias como el violín, la gui-
Innovación, DeLuxe…, sin dejar por ello de pertenecer a la Banda de tarra, la flauta travesera, etc. También tiene en su haber el curso de
Música. Desde 1974 ha participado también en las distintas agrupa- Dirección de Bandas.
ciones de cornetas y tambores que han acompañado a las procesio- Trabajó en diversas orquestas y salas con la orquesta Rex, de la
nes de Semana Santa y a los grupos de majorettes en las fiestas, que fue fundador, hasta que en 1959 Antonio Machín, artista de gran
hasta el día de hoy en el que sigue formando parte de la Banda de renombre en aquellos momentos, lo contrató para su orquesta, con
los Azules, banda de cornetas y tambores recuperada en el 2015 des- la que realizó varias giras por España. Posteriormente, siguió traba-
pués de 14 años de ausencia y de la que fue su fundador en la pri- jando con grandes orquestas en muy buenas salas de Madrid, como
mera etapa. La Parrilla del Rex, Biombo Chino, La Galera…, o en orquestas acom-
Toda esta actividad musical la ha desarrollado sin dejar su vida pañantes de artistas de la época como Nana Mouskouri, Manolo Es-
laboral como trabajador de Endesa desde 1974 hasta su jubilación. cobar, etc. Formó un quinteto llamado Ederlin y su Conjunto, con el
que actuó una larga temporada en la famosa sala La Perla de San
Sebastián. En 1962 viajó con una orquesta a Sudán, país colonizado
4 CELESTINO ORTÉN BEZUNARTEA por los británicos. Vivió allí durante año y medio de forma intermitente,
actuando para el público británico en salas de baile muy elitistas. Con
Director desde 1986 hasta 1998. la misma orquesta actuó en distintos destinos como El Cairo, Teherán,
Nació en Isuerre, Zaragoza, el 25 de mayo de 1928. Desde muy Atenas y algunas ciudades de Turquía.
temprana edad manifestó su gusto por la música y su interpretación. Finalmente, regresó a Zaragoza y trabajó en las salas Aída y Oasis
A los 14 años ya era solista de saxofón alto en la Banda Provincial de

Los directores
de la capital. Allí también tocaba en la Banda de Música de la Dipu-
Zaragoza, instrumento que alternaba con el clarinete en dicha forma- tación de Zaragoza y daba clases en distintas localidades de la pro-
ción. Completó sus estudios superiores musicales, Saxofón y Clari- vincia de Zaragoza. En el año 1986 le ofrecieron la posibilidad a él y
nete, en el conservatorio de Zaragoza de forma destacada. Asimismo, a otros compañeros de la banda de la Diputación de impartir clases

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
25
en Andorra y accedió. Tomó la batuta de la dirección de la Banda de
Andorra en 1986 hasta 1998, año de su jubilación.

4 JAVIER MARTÍNEZ GUILLÉN
Director en el año 2005.
Nació el 14 de diciembre de 1970 en Bétera (Valencia) en el
seno de una familia de tradición musical y allí, en el Centro Artístico
Musical de la localidad de Bétera, se inició en el mundo de la música
ya en su infancia. También allí comenzó su labor como docente. Es-
tudió en el Conservatorio Superior de Música de Valencia y finalizó el
Grado Superior de Música en la especialidad de Trompeta en el Con-
servatorio Superior de Música de Murcia. En el curso 1997-98 obtuvo
la “Medaille D’or” Mention Trés Bien del conservatorio de Perpignan
y en 1998 obtuvo el 2.º premio en el Concurso Internacional de Trom-
peta Selmer en Lutece (Francia). A lo largo de su carrera asistió a di-
versos cursos de perfeccionamiento impartidos por renombrados
trompetistas. También ha realizado diferentes cursos de dirección de Javier Gracia Crusellas.
orquesta y dirección de bandas de música.
Ha participado como trompetista en varias agrupaciones: la Or-
questa del Liceu de Barcelona, la Orquesta Ciudad de Córdoba, la
4 JAVIER GRACIA CRUSELLAS
Orquesta de Cámara Carlos III del Escorial, Orquesta Camerata Cecilia Director desde 1998.
de Zaragoza, la Banda de la Diputación Provincial de Zaragoza… Du-
rante más de una década fue miembro del grupo de cámara Brillant Javi, como le conocen sus alumnos, nació en Andorra el 16 de
Magnus Quintet. mayo de 1969. Comenzó sus estudios musicales, siendo muy joven,
en la Banda Municipal de Música de Andorra, su pueblo, a la que
Su carrera como profesor es dilatada. Ya en 1992 entró a formar
siempre ha estado vinculado, de la mano de Juan José Crusellas y
parte del profesorado del Conservatorio Superior de Música de Sala-
Miguel Medina. Posteriormente, estudió en los conservatorios de Al-
manca en la especialidad de Trompeta y desde 1993 estuvo vincu-
lado al Conservatorio de Música de Alcañiz en la especialidad de cañiz y Teruel en la especialidad de Trompeta, siendo sus profesores
Trompeta, con plaza en propiedad desde 2004 hasta su reciente fa- Carlos Simeó, Javier Martínez y Nacho Lozano. Ha participado en nu-
llecimiento. Allí también ejerció de jefe de estudios y de jefe del De- merosos cursos, tanto en la especialidad de trompeta como de direc-
partamento de Viento. A la par, ejerció temporalmente como director ción de bandas. En la actualidad, además de director de la Banda
de varias bandas de música, como la de Peñaherbés (1997-2001), Municipal de Música de Andorra, puesto que ocupa desde 1998 tras
la Lira Alcañizana (1998), la Orquesta del Conservatorio de Alcañiz la jubilación de Celestino Ortén, es profesor de Viento metal en la Es-
(curso 2004-2005) y la Banda Municipal de Andorra en el año 2005. cuela de Música de Andorra.

26 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
ENTREVISTA AL ACTUAL DIRECTOR DE LA BANDA MUNICIPAL DE MÚSICA DE ANDORRA

4
Hablar de tus raíces musicales y familiares es hablar de la banda de banda todos habían sido mis compañeros, conocía las actividades,
Andorra. ¿Qué sientes y qué significa para ti estar al frente de la la forma de funcionamiento, etc. En ese sentido lo tuve más fácil.
misma? Y tras casi 20 años al frente de la misma ¿qué balance harías de estas
Es un orgullo estar en mi pueblo dirigiendo la banda y más aún si te dos décadas?
has criado en ella, como yo. Lo vives más intensamente que si estás En general, un balance positivo, la gente se involucra. Lo único ne-
dirigiendo la banda de cualquier otro pueblo, que al final no deja de
gativo es la dificultad de conseguir una agrupación estable, los miem-
ser un trabajo. Aquí es mucho más.
bros se renuevan constantemente. A los 17-18 años, que es cuando
Yo empecé en la banda porque estaba mi tío, Juan José Crusellas, realmente ya están preparados para tocar en la banda, la gente se
hermano mayor de mi madre y director de la misma. La banda fue va, salen a estudiar fuera y casi nunca vuelven. Estás siempre for-
mi primer contacto con la música a los 11 años. Los primeros días mando a los componentes, así es difícil ver una evolución musical de
dando solfeo con mi tío y luego clases de trompeta con Miguel Me- la banda. Ves la evolución durante tres o cuatro años con una gene-
dina. Que me enganchara a la música se lo debo a él, a Miguel. Creo
ración y vuelves a empezar de nuevo con la siguiente. En la primera
que empecé con la trompeta porque veía a Miguel tocándola. Re-
etapa de la banda los componentes estaban como mínimo unos diez
cuerdo la ilusión que me invadía cuando se aproximaba la fecha de
años, algunos toda la vida. Ahora transcurridos cinco años más de la
empezar con el instrumento. El director te decía: “Cuando llegues a
mitad de la banda ha cambiado. Tienes que ir preparando a la nueva
la lección veintitantos te daremos el instrumento”. Eran dos o tres se-
cantera para dentro de tres o cuatro años, cuando el grueso de la
manas de lo más emocionantes. Me moría de ganas de que pasaran,
banda abandone. Lo ideal sería tener una banda de unos 25 músicos
ilusionado al máximo por empezar con el instrumento.
estables y un grupo de jóvenes alrededor. Es un problema común en
Pero, aunque me inicié en la banda de Andorra y allí di mis primeros las bandas de los pueblos, sobre todo en provincias como Teruel.
pasos musicales, lo que me hizo abrir los ojos fue un curso de trom-
peta al que asistí en 1987 y del que me informó y en el que me animó También eres profesor de Trompeta de la Escuela Municipal de Música.
a participar Celestino Ortén. El profesor del curso, Ángel Millán, era ¿Qué destacarías de su funcionamiento y de las interrelaciones entre
de Calatayud y organizó un curso en Villarroya de la Sierra. Allí descu- la banda y la Escuela de Música?
brí grandes profesionales de la trompeta y también qué importante era Ahora mismo la formación musical de todos los niños y jóvenes de la
la formación y la profesionalización. Pensé que ese era el camino y banda se realiza en la Escuela de Música. Uno de los fines de la es-
decidí apuntarme al conservatorio que casualmente acababa de abrir cuela es formar a músicos que luego se integren en cualquier agru-
sus puertas en Alcañiz. pación musical de la localidad: la agrupación laudística, la coral y,
Diriges la banda desde 1998, empezaste muy joven como director. por supuesto, la banda.

Los directores
¿Cómo llevaste esa gran responsabilidad? En la EMA tiene cabida todo el mundo, cosa que no pasa en el con-
Partía con una gran ventaja y es que conocía a todo el mundo desde servatorio. Son dos instituciones con objetivos diferentes y, por su-
hacía tiempo, sabía a lo que me enfrentaba. Como miembro de la puesto, no son excluyentes. Pueden y deben convivir ambas.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
27
¿Cuál es tu filosofía de trabajo y qué valores intentas transmitir a los las actuaciones del verano y las fiestas. El trimestre anterior traba-
componentes de la banda? jamos el repertorio seleccionado para cada bloque. No obstante,
Sobre todo, intento que cada nuevo componente esté a gusto en el casi todos los años sale algún imprevisto, como este año con nuestra
grupo y a partir de ahí empezar a trabajar musicalmente. El siguiente participación en el pregón de la Semana Santa, que preparamos
paso es transmitir el amor por la música, conseguir que cada día les poco a poco.
guste más la música. Otro aspecto muy importante para mí es el res- ¿Qué consejos darías a los jóvenes estudiantes y músicos para com-
peto, que aprendan a respetarse desde el punto de vista personal y pletar y ampliar su formación?
musical. Por otro lado, la banda está abierta a todo el mundo, cual-
Constancia. Siempre, cuando hablo con los padres, comparo la mú-
quiera con ilusión y gusto por la música puede formar parte de la
sica con el deporte. Si en quince días no tocas el instrumento, no em-
misma.
piezas donde lo dejaste, has retrocedido. Hay que practicar todos los
El repertorio es cosa del director. ¿Cómo lo eliges? ¿Qué factores de-
días, vale más tocar media hora cada día que darse un atracón de
terminan su elección?
ensayo cada mes, que no sirve para avanzar y mejorar.
Lo primero que intento es que sea música variada, que incluya siem-
En cuanto al futuro ¿Cuáles son los próximos proyectos para la banda?
pre algún arreglo de música más conocida. En los conciertos me
gusta explicar cada pieza y en la elección del repertorio tengo en Este año nos hemos centrado en el tema del centenario. De cara al
mente al público, pero también los gustos de los músicos, que no es futuro más próximo no hay novedades a destacar. Cumplir con los
fácil pues conviven miembros de 9 años con miembros de 50. compromisos y mantener el número de actuaciones, que están en
Los programas han variado bastante en los últimos años, porque hay una media de 20 al año. Me gustaría integrar nuevos instrumentos
más jóvenes y les gustan otras músicas y ellos se tienen que sentir a como la trompa, que nos está costando mucho. Otros como el oboe
gusto tocando. Tocamos pasodobles, por supuesto, algo de Disney, que o el fagot ni nos los planteamos, pues no hay profesor en la Escuela
a los más pequeños les gusta mucho, alguna banda sonora, tributos a de Música y además son muy desconocidos.
grupos actuales o de hace ya unos años… Y para finalizar ¿qué música escucha el director de una banda en su
¿Cómo se trabajan y planifican los conciertos? tiempo libre?
A lo largo del año preparamos el trabajo y el repertorio en tres blo- Todo tipo de música, aunque tengo que confesar que el hip-hop y el
ques: Santa Cecilia sería el primero; Reyes, las procesiones de Se- heavy metal no están entre mis preferencias. Cada vez escucho más
mana Santa y el concierto de San Jorge el segundo; y, por otro lado, jazz, te engancha. •

28 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
LOS MÚSICOS

4 ¡MENUDA BANDA!
Cada vez que escuchamos una banda de música detrás de ese sonido hay todo un
mundo de vivencias, anhelos, amistades, enfrentamientos, alegrías, decepciones… Pura ima-
gen de la experiencia vital que, con música, siempre puede ser más bella.
José R. Pascual, director artístico de la Banda Municipal de Bilbao

Reunimos a unos cuantos componentes de la Banda de Música y estuvimos hablando
sobre vivencias, anécdotas y sucedidos. Les hicimos unas cuantas preguntas y fueron sur-
giendo recuerdos. José Antonio Galve Maurel, José Galve Villanueva, Javier Gracia Crusellas,
Germán Pallarés Celma, Eloísa Pérez León, Marisol Tello Galve y M.ª Ángeles Tomás Obón
nos hicieron pasar un buen rato, que ahora compartimos.

VALORACIÓN DE LA BANDA

La banda es un complemento de otros actos y pasa desapercibida, es como el telón de fondo
de un paisaje, presente en casi todas las actividades festivas y religiosas, dándoles prestan-
cia, pero sin ser la protagonista. ¿Cómo os habéis sentido participando en ella, cómo habéis
vivido la valoración de la gente de Andorra?
Te echan en falta cuando no estás, pero nosotros nos sentimos importantes. En Andorra
la Banda de Música nunca ha sido protagonista, nunca ha sido valorada. Ahora, cuando
hay conciertos –Santa Cecilia, San Jorge– tanto en el Espacio Escénico como en el polide-
portivo, la gente sabe a lo que va…, antes era como un complemento y no te respetaban.
En ese sentido hemos mejorado.

Los músicos
Algunas veces era muy descorazonador ver que después de esperar varias horas, en
el momento de la actuación de la banda, que normalmente cerraba el acto, la gente se le-

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
29
¡A instrumentazos! Joaquín Galve y un músico, 1948. Sección de Viento-metal durante el concierto de Santa Cecilia, 2004.

vantaba y se marchaba o se metían entre nosotros –por ejemplo, en Josefina publicó un artículo en el Cierzo, “Humillación bajo el
las procesiones– y nos empujaban. Había que empujar con el trom- sol”, porque en la plaza de toros, el espacio destinado a la banda es-
bón a algunas de las mujeres que parece que querían ir encima de taba ocupado por autoridades cuando llegamos y nos dijeron que to-
la peana. Tuvimos que hablar con la policía y ahora vamos “custo- cáramos detrás de las reinas de pie y en fila… Nosotros tocábamos
diados”. y pasaba la gente por el medio, por entre los músicos.
Yo me he sentido poco valorado… Para San Isidro, la cofradía Pero también te sorprende recibir la felicitación de quienes en
de los labradores pretendía que fuéramos a la procesión sin pagarnos cada una de las actuaciones seguían a la banda hasta el final e, in-
y nos dijeron: “Si no, no os dejaremos entrar a tocar en las fiestas”, cluso, que te reconocieran como miembro de la Banda de Música de
porque la plaza de toros la montaban ellos con tractores. Nos planta- Andorra. También había gente que te valoraba y te echaban en falta
mos y al final tuvieron que pagar. Lo mismo sucedió con el jefe del si no ibas en una procesión.
servicio administrativo de la Calvo Sotelo para el 18 de Julio; se aclaró
y tuvieron que pagar. ¡SONAR, SUENA! O ¡CON LA MÚSICA A TODAS PARTES!
Entonces había muchas actuaciones pactadas: el pasacalle de La banda debutó el 16 de agosto de 1917, San Roque, por eso celebra-
mediodía, la subida a San Macario, el paseíllo a los toros y tocar en mos ahora el centenario, pero no sabían tocar andando, porque habían
la plaza, la diana a las ocho de la mañana… y en la plaza del Regallo ensayado sentados. El tío Sidal, que vivía enfrente, sacó un carro vol-
estabas tocando hasta las dos de la mañana en el quiosco, entre toro quete con un caballo, puso unos bancos encima y ahí se instalaron.
y toro de fuego y con los “borrachos” por allí… ¿Cómo recordáis las primeras experiencias, el primer día que actuasteis

30 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
La banda de música con su Musa, Eloisa Pérez, en las fiestas de San Macario de 1986.

Los músicos
1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
31
Tres músicos bien avenidos, Javi Gracia, Auspicio Alquézar y Francisco La familia Pallarés-Tello.
Ortiz, 1986.

en la calle? Y ¿cómo iba el lenguaje musical? ¿Hay mucho playback en que te vas a tropezar y te puedes perder en la partitura. Eso pasaba
las actuaciones? en fiestas cuando subíamos a San Macario, que tocábamos en la
cuesta, y una vez arriba te soltaban la traca y no te dejaban tocar.
Es difícil acompasar la música, la respiración y el paso, si no se
Hubo que negociar con el ayuntamiento y se consiguió quitar el chu-
practica. De todas formas, el paso nunca se ha llevado en la banda pinazo y los toros de la lista de las actuaciones de la banda y cambiar
de Andorra, es como una tradición. Es difícil acompasar todo y, es- la procesión a San Macario por el concierto de pasodobles. Nuestro
pecialmente, cuando toca subir cuestas, al punto de la mañana y más enfoque era “la banda no es un juguete” y es que hacíamos de cha-
si es con calor… Falta el aire, se dificulta la concentración, parece ranga y de todo.

32 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
En una corrida de toros, el director movió los brazos y nos pusi- rios que se podían adaptar y arreglos de los propios profesores, que
mos a tocar, justo cuando el torero entraba a matar. ¡Madre, cómo se intercambiaban.
nos silbaron!
Cuando hicimos la actuación en la televisión de Aragón, como
Hay mucha diferencia entre quienes entraron en la banda y te- entrevistaban al torero Fermín Murillo, interpretamos –mejor dicho,
nían profesores de instrumento y quienes entramos como yo, sin reventamos– su pasodoble. Y encima el director le dijo: “¡Va por
tener ni idea de lenguaje musical y sin profesor de instrumento. Yo usted, maestro!”. Había que ver la cara del torero. Celestino contaba
imitaba a Serafín y a Josefina y me formé con un método que seguía que nos vieron en la tele y durante una semana no se habló de otra
atentamente de manera autodidacta; metía muchas horas, pero era cosa. ¡Con lo contentos que estábamos de haber salido en la tele!
muy difícil avanzar. Celestino nos pilló con muchos vicios adquiridos
Cuando participamos en el I Encuentro Provincial de Bandas de
y nos dio pautas para poder mejorar la actuación, estrategias de res-
Música celebrado en Teruel el 22 de abril de 1984, junto con las ban-
piración, posturas para tocar el instrumento, etc.
das de Santa Cecilia de Teruel, Santa Cecilia de Mora de Rubielos, la
Había una versión de música cantada para orquesta y coro de Unión Musical de Sarrión y la Banda Municipal de Valdeltormo, había
la Misa de Pío X con clarinetes y saxos, y los demás músicos ¡a can- mucha gente, teníamos que hacer pasacalles y concierto. Hasta que
tar!, los que habíamos sido monaguillos aún sabíamos algo, pero todo nos tocó actuar dejamos los instrumentos en una silla al sol, en la
parecido con la realidad era pura coincidencia. plaza del Seminario y estuvimos por allí hablando con la gente. A la
En la banda antigua era muy normal no saber lenguaje musical, hora de tocar, no había manera…, se había secado la caña de la bo-
por lo que cada cual se apañaba como podía, con sus anotaciones. quilla y aquello no vibraba. Yo recuerdo que, asustada, le dije a Jose-
En el 81 nos enseñaban solfeo e instrumento a la vez, se empezó con fina: “¡Que soplo y no sale nada!” y ella me dijo: escupe, moja la
el manual blanco de preparatorio; te enseñaban a ti y cuando ya ibas caña…, y así logré que sonara. Tomás fue el que nos salvó porque
por la tercera lección les enseñabas a los que iban por la primera. su instrumento sí que sonaba, él lo había dejado a buen recaudo.
Las posiciones reales del instrumento no las sabíamos. En Urrea fuimos a tocar y al final nos llevaron a un salón donde
Había muchas ganas, pero la base de aprendizaje fue horrorosa. había una mesa con muchos aperitivos. Pensamos que eran para no-
Ensayábamos todos los días porque te salía del alma y teníamos nues- sotros porque normalmente nos trataban muy bien en los pueblos,
tros trucos. Éramos de edades similares y nos lo pasábamos fenomenal. así que la emprendimos y nos comimos todo, cuando llegaron las au-
toridades no quedaba casi nada. Nos habían contratado tres años
Yo recuerdo una vez que en un concierto hice playback todo el consecutivos, pero ya no volvieron a hacerlo más.
tiempo porque me había olvidado la caña.
Fuimos a tocar a Ráfales y al llegar nos dimos cuenta de que
También hacías de figurante cuando eras nuevo y no sabías tanto
en el cartel anunciador ponía “Orquesta Andorra” y nos quedamos
como para tocar, pero sí que servía para quitarte el miedo, así que
alucinados porque no íbamos para eso, pero salimos del apuro por-
ibas, hacías como que tocabas y ya está…
que tanto el director como algunos otros llevábamos partituras de

Los músicos
El problema era la precipitación, fue un mal de casi todos los baile, ya que tocábamos también con grupos de música y hacíamos
ayuntamientos: “Hago la inversión y quiero que actúen”; con un re- bodas… Así que improvisamos piezas de baile y se quedaron tan
pertorio difícil porque fue a partir de los 80 cuando ya había reperto- contentos.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
33
Con la reina de las fiestas de San Macario 1999, Lorena Tomás, compañera de la banda.

34 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Otra vez fuimos a Valderrobres contratados para un concierto, Una vez en Molinos, cuando fueron a actuar, les dedicaron esta
pero al llegar allí nos dijeron que teníamos que ir también a la proce- canción:
sión, así que adaptamos pasodobles tocando lento y se convirtieron
“¡Qué palos llevarán los andorrinos,
en marchas procesionales.
si suben a tocar más a Molinos,
Para una actuación en La Codoñera, nos vinieron a buscar en la música iba muy bien,
una furgoneta de granja en la que habían puesto unas sillas. Así que, pero tocaban muy poco,
con plumas y olor a cordero, allí que fuimos. gracias a mi primo Juan,
Alguna vez hacía mucho aire y se te volaba la partitura, con lo que lo componía todo!”.
que había que recogerla y seguir o, si te sabías la pieza, seguir de (La copla hacía referencia a Juan José Crusellas, el Hojalatero,
memoria o fijarte en el de al lado o hacer como que seguías tocando, porque la mujer era de Molinos y jugaba con el doble sentido de com-
pero sin tocar. poner por hojalatero y por componer música).
Una vez, tocando en Fraga, hacía mucho aire y uno ponía pie- La pastelería La Vienesa se llama así porque mi tío, Joaquín Galve
drecicas para sujetar las partituras. Como todavía se volaban, cogió Layús, era el director de la banda y le gustaban los valses vieneses
una piedra gorda, la puso encima y hundió el atril. hasta el punto de darle ese nombre a su pastelería. Además, cuando
A José Ángel Félez, Vidal, que tocaba el trombón, nos lo dejamos pusieron la pastelería, hacían pan bendito con la decoración de una
tras un concierto en Sarrión y tenía que estar en Zaragoza porque es- lira, como homenaje a la banda de música.
taba en la mili, así que tuvo que volver a dedo. También a dedo vol- Cuando cantó misa Ángel Alcalá (“Angelito”) actuó la banda en
vieron los que en la actuación de Teruel prefirieron quedarse y seguir el teatro cine Bernad, tras la proyección de la película Balarrasa, en
de juerga. la que Fernando Fernán Gómez, un misionero católico establecido
Cuando se iba a actuar a los pueblos, en los años 50, los músicos en Alaska, rememora, cuando está a punto de morir, los años de su
se repartían por las casas. A mi tío Joaquín, en Escatrón, para Santa juventud y su relación con su familia y sus amigos (1951, dirigida por
Águeda, le quitaron la ropa los propios músicos y no podía salir de la José Antonio Nieves Conde). El repertorio de la banda de música fue
habitación, así que tocaron en la procesión sin director, que era él. muy variado, pero lo principal fue la gran jota de La Dolores; Ligorio
hizo un solo de trompeta que puso en pie al público.
En Ariño, siendo José pequeño, les dejaron un cuarto para que se
cambiaran de ropa y se pusieran los uniformes. Llegó la hora de la pro- A mi tío Joaquín le sucedió que estaba dirigiendo la banda en la
cesión y no acudía la Banda de Música de Andorra, hasta que alguien misa y a la vez que dirigía cantaba con mucho énfasis. Cuando ento-
se dio cuenta de que los habían dejado encerrados en el cuarto. naba “Laudatus te, benedictus te…” le entró en la boca la boquilla
Cuando les abrieron la puerta, ya pudieron actuar. del saxofón que lanzó el Molinero (el único miembro de la banda del
que se desconoce el nombre).
En la plaza del ayuntamiento yo, de crío, llevaba el botijo y re-
cuerdo que en la actuación de fiestas se lanzaban fuegos artificiales. Alejo Abellán oyó tocar tangos interpretados por la Banda de Mú-

Los músicos
Uno de ellos cayó encima de la banda, que estaba actuando, y mi sica de Andorra que no se oían en Madrid. José Galve Layús le explicó
hermano, que tocaba el bombardino, agarró a mi tío, que era el di- que estando en África trabó amistad con Francisco Pallarés, que fue
rector, y se lo puso encima, de parapeto. a vivir a Buenos Aires. Mantenían correspondencia y él le facilitaba

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
35
las partituras cuando salían en Argentina, de ahí que se oyeran antes al tener que doblarlos para tocar los instrumentos, les tiraban las sisas.
en Andorra que en Madrid. Luego, con el sastre de aquí, ya se tomaban las medidas en posición
del instrumento que se tocaba.
Manuel Olleta Loscos iba tocando en Teruel y el director, Joaquín
Galve, le iba diciendo: “¡Manuel, que te vas!” Y harto de que se lo di- Se pasaban los uniformes de unos a otros, heredabas un uniforme
jera, dejó de tocar, se puso en medio de la banda y le dijo: “¡Joaquín, de los que había y te lo tenían que arreglar en casa para ajustarlo.
no, que voy en la fila!” Cuando dejabas la banda dejabas el uniforme, si era el que habías he-
redado; si te lo habías hecho tú, podías quedártelo. Cuando no había
Una vez, en Mas de las Matas, a mi padre se le fastidiaron las
forma de ajustar los existentes, se compraban nuevos. Las gorras eran
llaves del clarinete y cogió la bicicleta, volvió a Andorra y de nuevo al
muy incómodas y nos negamos a llevarlas.
Mas de las Matas, esta vez con el requinto, y allí le dijeron: “¿Qué has
hecho?, te has ido con un instrumento grande y has vuelto con uno Las faldas de las chicas servían para siempre, porque se iba co-
pequeño”. rriendo la cinturilla y los corchetes y valía tanto si engordabas como si
adelgazabas. Se levantaban muchísimo con el cierzo, las madres nos
DE DÍA Y DE NOCHE, CON FRÍO Y CALOR ponían botones laterales para evitarlo.
Hablamos del frío y la iluminación y de los uniformes: En Mora de Rubielos me tuvieron que dejar unas zapatillas azules
porque yo llevaba deportivas, se me habían olvidado los zapatos en
En las procesiones nocturnas de Semana Santa se iluminaban
casa, y Alejandro Eced Minguillón, que tocaba la percusión, hizo una
las partituras con las luces de los cascos de mineros, la lámpara y la
procesión con zapatillas rosas de esparto, no se dio cuenta y se vino a
petaca, que además pesaban un montón; eran los años 62-63, se pe-
Andorra con ellas, con el uniforme puesto y en zapatillas de ir por casa.
dían en la mina y había que limpiarlos para no manchar el uniforme.
Como la luz iba encastrada en el casco con una pestaña, se encajaba
LOS INSTRUMENTOS
con un imperdible al uniforme, enfocando la partitura. El ácido de la
batería tenía dos respiradores y durante la procesión los tapábamos Los instrumentos se adjudicaban por diversos criterios: por
con tiza, porque si no te cargabas la camisa y el uniforme. En los gusto, por habilidad, porque hacían falta o por tradición familiar. Se
ochenta se seguía utilizando el mismo sistema. Luego se hacían apaños compraron en Musical Serrano y Mariano Biu (el pedido más grande,
con linternas de las de petaca agarradas a los atriles. Yo me preparé porque había buena conexión para comprarlos y repararlos). Los cui-
un artilugio en el trombón con dos grapas. dabas como si fueran tuyos.

Y cuando hacía frío se pasaba mucho frío, ahora tienen chaque- A Auspicio, que era monaguillo, despertador y rosariero, en la
tón. En Semana Santa, para las carrozas de Reyes, en el antiguo primera banda le dieron el clarinete y, como no le llegaban los dedos,
quiosco de la plaza del Regallo para fiestas…; de noche, con cierzo y le cambiaron a trompeta.
bajas temperaturas, era tremendo. Nosotras nos comprábamos churros A mí me dijo el director: “He soñado que tocabas el clarinete” y
calenticos en la churrería La Aragonesa aprovechando la oscuridad y con el clarinete me quedé. Yo no sabía ni cómo era un clarinete.
poníamos la papeleta en la boca del saxofón.
Yo, el requinto, que era pequeño, porque quería uno que se so-
Los primeros uniformes se hicieron en Zaragoza en Sastrería Tena plara poco y me lo dieron; aunque en realidad tenía que soplar
y se tomaron las medidas a la gente con los brazos abajo, por lo que, mucho más.

36 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Yo me metí con el trombón porque no había.
Yo no recuerdo por qué, pero a mí me dieron un saxofón pre-
cioso, marca Coppertone. Era el único plateado, los demás eran do-
rados, y tenía una funda con el interior de una tela anaranjada
aterciopelada… Lo tuve muchos años y lo cuidaba muchísimo.
Cuando dejé la banda me hizo duelo devolverlo, porque habían sido
muchos años juntos; y cuando me apunté a la Escuela de Música
con mi hija, veinte años más tarde, me dejaron un saxofón que resulta
que era ¡mi saxofón!, pero estaba con bollos, sin brillo, y la funda no
estaba cuidada, fue una sensación de sorpresa-emoción-alegría-tris-
teza muy curiosa. Tertulia aniversario Banda de Música de Andorra, 2017.

SINTONÍA PARA TODA LA VIDA Antes se tocaba en las bodas de los miembros de la banda. Se
iba a buscar a la novia a su casa, se acompañaba hasta la iglesia y
¿Ha habido en la banda “parejas musicales”?
se actuaba allí. La celebración con los músicos se hacía en otro mo-
Sí, Eloísa, que tocaba el clarinete en la banda, con Julio, hijo de mento.
Celestino Ortén, el director. Ya lo había anunciado José Galve: “Te
Parece que la banda también servía para ligar: Agustín contaba
presento a tu futuro marido”–le dijo a Eloísa–. Y así fue, se hicieron
que su primo tras una actuación en un pueblo le dio dos besos a una
novios y se casaron. Vino un año a Santa Cecilia y nos conocimos,
chica y su madre iba diciendo: “¿Dónde está el de la gaita torcida?”.
estaba en los ensayos, faltaba un batería y entró él como batería.
Angelines, de rebote. Jesús se había apuntado a las primeras ALGO MUY FAMILIAR
clases de la banda, pero le adjudicaron la tuba y no le gustaba, así Decir banda era decir Bizarros, Lasos y Giles. José Galve partici-
que abandonó y continuó con el grupo musical que compartía con paba de dos sagas familiares, era Bizarro y Laso. Tres miembros de la
otros jóvenes que también se habían apuntado a la banda. Un verano familia paterna, los Bizarros, eran músicos: José Galve Layús, su padre,
en el que se quedaron sin saxo alto, porque se había ido a la mili, que tocaba el clarinete y el requinto; su tío Joaquín Galve Layús, el di-
fueron a la banda a buscar a alguien que pudiera sustituirlo, Angeli- rector, que tocaba todos los instrumentos menos el clarinete, aunque
nes y Josefina les dijeron que sí, si iban las dos, y entraron a tocar principalmente tocaba el flautín, que llevaba siempre en el bolsillo de
con el grupo en las bodas, en el recién inaugurado hotel… “Y allí nos la camisa, y el bombardino; y su tío Ligorio Galve Layús, que tocaba el
conocimos y hasta hoy”. clarinete. Y tres miembros de su familia materna eran Lasos, dos her-
Marisol Tello y Germán Pallarés ya se conocían de antes, pero manos y un cuñado: Tomás Villanueva Blasco (saxo); Juan Antonio Vi-
Germán entró en la banda porque Marisol estaba en la banda y la llanueva Blasco (tuba) y Paco Timoneda (saxo). Desde críos se les

Los músicos
metía el gusanillo de la música.
acompañaba a los ensayos muchos días y al final ha sido uno de los
elementos centrales de la agrupación y han sabido transmitir a sus Iban a ver conciertos de bandas a Zaragoza con un autobús, por-
hijas el gusto por la música. que allí estaba de gerente del Teatro Principal José Blasco, el tío Co-

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
37
Durante muchos años la banda ha acompañado a la procesión el día de San Macario hasta la ermita.

ñete, y su hermano Antonio también era uno de los fundadores, por de la banda, llevándola a la iglesia el día de la festividad. El cajón
eso les facilitaban las entradas gratuitas. donde estaba la imagen, más tarde, se reutilizó para guardar las
Santa Cecilia es la patrona de los músicos y se celebraba por partituras. Organizaban la cena del día anterior y la comida del día
todo lo alto. Los mayorales eran dos, se encargaban de pagar el re- de la santa en casa de uno de los dos mayorales, pero eso era a es-
fresco el día de Santa Cecilia, a sus expensas y en casas particula- cote. Salíamos de ronda. La banda era un clan, todos a una y todas
res, y de custodiar y guardar la imagen de Santa Cecilia, propiedad las familias se implicaban. •

38 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
4 TODA UNA VIDA DEDICADA A LA MÚSICA
HOMENAJE A TRES MÚSICOS
El 25 de noviembre del año 2000 la Banda de Música y el Ayun-
tamiento de Andorra, a través del área de Cultura y con la participa-
ción de la Diputación Provincial, rindió merecido homenaje a tres
andorranos que representaban el devenir de la Banda de Música de
la localidad: Auspicio Alquézar García, Agustín Galve Blasco y Tomás
Gil Virache. Tres vidas unidas por su afición a la música y por su per-
manente presencia en la banda de Andorra.
El homenaje se inició con un pasacalle de la banda andorrana,
a la que se sumaron miembros de otras agrupaciones de la provincia,
para recoger a los homenajeados en sus domicilios y acompañarles
a la Casa de Cultura, donde tuvo lugar un concierto y el reconoci-
miento público con la lectura de una breve reseña de su trayectoria
de mano de la pluma de José Monzón, técnico de Cultura del ayun-
tamiento, y en la voz de Ana Sastre, saxofonista de la banda munici-
pal. También se les hizo entrega de unas placas conmemorativas, de
unos pergaminos personalizados con el texto “La muy Noble Villa de
Andorra, por su dedicación, constancia y labor ejemplar en el fomento
de la música en Andorra” y se les nombró Músicos de Honor de la
Banda de Música de Andorra, como acreditan las Liras de Oro que
les impusieron.
Auspicio, alimentado por la ilusión musical de su Invitación al homenaje celebrado en el año 2000 en
padre, comienza a aprender a tocar, primero el clarinete y honor a Agustín, Auspicio y Tomás.
luego la trompeta, en la banda de Los labradores, que en-
sayaba en el trinquete. Su primera actuación en público fue
el 14 de abril de 1931, día de la proclamación de la Se-
Tomás, con trece años, siguiendo la senda musical de
gunda República, cuando aún no había cumplido los doce
sus tres hermanos percusionistas, comienza a recibir clases
años de edad.
de clarinete, para pasar después a tocar el saxofón en la ya
Por su parte, Agustín, de la mano de su tío, entra como unificada Banda de Música de la Falange, a la que se in-
educando a los once años en la banda de Los jaboneros; corporarán los dos militares (Auspicio y Agustín) una vez li-

Los músicos
iniciándose con el clarinete, pero pasando al saxo por ne- cenciados. Desde este momento, la nueva Banda de
cesidades de la agrupación, instrumento que ya no aban- Educación y Descanso mantendrá unidos a estos tres mú-
donará. sicos…

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
39
dorra y en las demostraciones sindicales en Madrid y Bar-
[…] siempre había un hueco para la música, su gran
celona.
pasión. Por las noches, después de cenar, en la academia
a perfeccionar y ensayar. Y cuando fuera preciso a tocar, […] hasta hoy, en que se rinde merecido homenaje a
en Andorra o en cualquier pueblo que los contratase para estas tres personas que afirman llevar la música en la san-
un día o para todas las fiestas, desarrollando apretados pro- gre y que no dejarán de tocar mientras puedan. Y el día en
gramas de actuaciones por la mañana, por la tarde y por la que no puedan hacerlo seguirán asistiendo a los ensayos
noche. de la banda (a la Academia, como ellos la llaman) aunque
sólo sea para escuchar, para sentir la música y para animar
Durante la década de los 50 realizan una intensa acti-
a los jóvenes a mantener viva la Banda de Música como
vidad, recorriendo las localidades de gran parte de la pro-
parte de la historia de nuestra villa.
vincia, a las que se desplazan como pueden, en camión, en
carro o andando y se alojan repartidos por las casas. Parti- Extractos de Recuerdos,
cipan en el recibimiento al jefe del Estado en su visita a An- escrito de José Monzón leído en el homenaje. •

40 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
4 EL MAESTRO CELESTINO
Isabel Cardín López

En 1988 vivía en Andorra y trabajaba en el ayuntamiento. Ese
año me regalaron por mi cumpleaños una dulzaina que no lograba
hacer sonar, así que intenté encontrar a un dulzainero que quisiera
ayudarme. Alguien me dijo que acababa de llegar un nuevo director
a la banda, un músico que “sabía tocar todos los instrumentos” al
que podría encontrar en el horno de pan cocer, el local donde enton-
ces se ensayaba. Fui esa misma tarde y allí había un hombre menudo
tocando el clarinete. No me atrevía a interrumpirle, pero él se acercó
a mí con gesto amable y se me presentó como Celestino. Enseguida
lo reconocí entre los cinco músicos sesenteros retratados en un cartel
que decoraba la pared de la sala. Aquella fue la primera de las mu-
chas tardes que pasé con él, porque a partir de entonces volví siem-
pre que pude, y eso que se negó a ayudarme con la dulzaina. Cuando
se lo propuse sonrió, se acercó a una estantería de la que cogió un
estuche y mientras lo abría me respondió que no pensaba perder el
tiempo con la “chuflaina”. Sacó un clarinete, lo montó y me dijo que Isabel Cardín en un concierto de la banda andorrana en Zaragoza.
si sabía solfeo y quería aprender a tocarlo, él estaría a mi disposición
todas las tardes. No lo dudé un momento y en aquellos dos años es-
casos que estudié a su lado disfruté de uno de los mejores profesores se explica cómo fue capaz de llegar porque nunca había salido de
de música que he conocido. casa, tenía diecisiete años. La Banda de Marín se perdió al sargento
Ortén, pero en Zaragoza, con un brigada de la Academia Militar lla-
Celestino también me contó anécdotas de su vida como músico,
mado Macario, Celestino continuó la formación como clarinetista que
muchas más de las que él creía cuando volvimos a hablar hace un
ya había iniciado en el Hogar.
par de meses. Nació en Isuerre, cerca de Sos del Rey Católico, un
pueblo que tendría entonces unos cincuenta habitantes, del que salió No debía irle mucho la música militar porque pronto se dedicó
pronto y al que ya no regresó. Su madre lo llevó a un colegio religioso a tocar en salas de fiesta en distintas orquestas, hasta que en 1950
de Calatayud y como era un niño espabilado todos dieron por hecho se unió a otros cuatro músicos –violín, trompeta, piano y batería–
que seguiría bajo la tutela religiosa y se convertiría en cura. Pero no para fundar en Zaragoza la Orquesta Rex, la del cartel que colgó du-
era esa su intención, con diez años llegó a Zaragoza y en el Hogar rante unos años en Andorra. Todos eran buenos solistas y sus ac-
Pignatelli comenzó a estudiar saxo. Y tanto progresó que a los doce tuaciones se hicieron memorables en los cafés Alaska, Plata y Oasis
ya tocaba el soprano en la Banda de la Diputación dirigida por el en unos años en los que por las salas zaragozanas pasaron las me-
maestro Borobia. Un año después era solista, a su pesar, porque re- jores orquestas de España. Con los Rex vivió muy buenos momentos,

Los músicos
conoce que le daba mucha vergüenza quedarse solo delante del pú- y también otros malos, sobre todo cuando un empresario exigió siete
blico. Así transcurrieron unos años, hasta que decidió ir a Marín para músicos y dos de los fundadores dejaron el grupo para tocar en or-
presentarse a unas oposiciones de la Escuela Naval. Todavía hoy no questas de prestigio. Durante siete años tuvieron que cambiar con-

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
41
tinuamente de instrumentistas y a algunos el trabajo “les venía Tampoco consiguió anclar al músico el nacimiento de su primer
grande”. Celestino reconoce que las pasó “negras de verdad”; a hijo. En 1962 unos amigos con los que había tocado –él batería y ella
pesar de todo, el resultado musical fue bueno: “dimos que hablar”, cantante– le avisaron de que había trabajo en Sudán y allí se marchó
asegura. con un contrato de seis meses que se convirtieron en año y medio,
“y Obdulia en Zaragoza, con el chico”. También estuvo en Teherán y
Encontrar la estabilidad no era fácil y en 1953 se desplazó a Bur- tocando en los carnavales de Atenas, y de regreso a Zaragoza formó
gos, donde permaneció seis años, hasta que abandonó la capital cas- un cuarteto con el que nuevamente se dirigió a Sudán para reempla-
tellana acompañado de Obdulia, su mujer, a la que había conocido zar a los amigos que había dejado allí. La estancia duró nueve meses
cuando iba a bailar a la sala en la que él tocaba: “Era muy guapa, lo y para entonces ya había nacido su segundo hijo. Más adelante,
es ahora, conque…”. Por entonces se enteró de que en Barcelona cuando el empresario de Atenas le invitó a tocar en un transatlántico,
iban a contratar músicos para una orquesta. Se citó en un teatro con Obdulia estaba a punto de dar a luz al tercer hijo de la pareja, enton-
el pianista que debía acompañarlo en la prueba y cuando terminó le ces decidió quedarse en tierra porque irse “ya era mucho abusar”.
preguntaron si ya había estado con “don Antonio”. No sabía de quién Durante ocho años estuvo tocando en la sala Oasis, hasta que
le hablaban, era Antonio Machín, a quien hacía unos años los “ange- en 1975 se integró en una orquesta que reunió a los diez mejores
litos negros” habían elevado al nivel más alto de la música ligera en músicos que entonces había en Zaragoza. Actuaban en la sala Aída,
España. Con él estuvo de gira por todo el país durante un año, ac- donde tocó con “lo mejorcito de España”, pero a él no le iba dema-
tuando y también estudiando mucho. Cantaba entonces Machín un siado el ambiente, “había demasiadas figuras”. En 1983 dejó a la or-
bolero, titulado El bardo, que el público siempre pedía, “terminaba questa, abandonando definitivamente las actuaciones nocturnas.
con un la sobreagudo que yo ni conocía”, recuerda Celestino. En cada
Las salas de fiestas ya habían iniciado su decadencia y con unos
actuación escuchaba “maño, prepárate” y él culminaba brillante- cursos para dirección de bandas en Tauste Celestino regresó a los
mente la pieza afinando aquel la imposible a la perfección, de eso orígenes. Durante dos años lo contrataron para dar clases en pueblos
estoy segura. y varios días a la semana Andorra fue una de sus etapas. Era enton-
De Machín guarda tan buen recuerdo que se entristece un poco ces alcalde Isidro Guía, quien vio en él al hombre capaz de revitalizar
al hacer una confesión: “Le hice una jugada, me cansé”. Cuando dos a la Banda Municipal y consiguió convencerlo para que se quedase
trompetas de la orquesta le hablaron de ir a Madrid se fingió enfermo como director. Pero hizo mucho más que dirigir, también tuvo que
prepararse para dar clase de los distintos instrumentos de viento, es-
y se marcharon los tres. Afortunadamente, el cantante cubano no era
tudiando la técnica de todos ellos. Lo que sabía de sobra el director
hombre rencoroso y siempre que pasaba por Zaragoza le llamaba
era cómo debían sonar. Imaginar el ambiente de una sala de fiestas
para saludarle, incluso le invitó a la comunión de su hija, una cere-
con los clientes bebiendo, fumando y hablando mientras los músicos
monia a la que Obdulia tuvo que acudir sin él. Celestino quería “correr
tocan podría hacer pensar que cualquier músico, por bueno que
mundo” y lo hizo, después de Madrid tocó en Canarias y durante un fuera, habría tenido que renunciar a la calidad del sonido. Quizá esa
tiempo en San Sebastián, en la sala de fiestas de un empresario que sea una de las razones por las que muchos que tocan en salas donde
había sido cocinero del gánster Al Capone. “Decía que era buena per- el silencio del público es total infravaloran a los músicos de banda.
sona”, comenta Celestino, y él, poco dado a la discusión, no le quita Cambiarían de opinión si hubieran escuchado a Celestino. Yo tuve la
la razón: “Pues si él lo decía, que lo conoció…”. El antiguo cocinero suerte de hacerlo durante un par de años y creo que no he vuelto a
del criminal más buscado por el FBI le confiaba a su hijo para que le escuchar un clarinete como el suyo. Cuidaba tanto el sonido que
enseñara a tocar las maracas. nunca daba a nadie una partitura que no pudiera afrontar, por eso

42 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
mis primeros papeles llevaron encima unas tiras en las que me es- a una velocidad para mí inalcanzable. A mi nuevo profesor no le im-
cribía los pasajes que todavía no era capaz de tocar. “Debuté” cuando portó, me preguntó con quién había aprendido y me dijo que la velo-
llevaba solo dos meses aprendiendo con él, habíamos pasado unas cidad se adquiere con el tiempo, lo importante era que yo había
semanas de estudio tan intensas que ya tocábamos juntos algunos contado desde el principio con un buen maestro.
dúos de Romero. La banda participó en la misa funeral de un antiguo
Sé que Celestino continuó en la banda de Andorra durante unos
compañero y yo tenía mucho miedo a equivocarme. Para mí también
años más, y me atrevería a asegurar que no consiguió los objetivos
era una novedad ver un féretro dentro de la iglesia. A la salida lo fui-
que se había propuesto. Acababa de llegar y ya se sentía frustrado,
mos acompañando camino del cementerio y de repente comenzó a
por eso me decía continuamente: “Si pongo un circo me crecen los
llover, los que lo portaban aceleraron el paso y nosotros con ellos.
enanos”. Conocí entonces la frase y la recordé muchos años después
Aquella fue la primera vez que toqué la marcha fúnebre de Chopin y
cuando vi tocando el clarinete con la Orquesta Nacional de España a
ya nunca volví a hacerlo tan rápido.
una joven apellidada Pallarés, que había empezado en Andorra con
Con Celestino aprendí que incluso en una escala o un ejercicio él. Ya sé que no era ese el sentido de la frase, pero la recordaba a
tiene que haber música. Cuando me fui de Andorra dejé la banda ella y su hermana cuando siendo “enanas” sus padres –los dos, mú-
con mucha pena. Creía que ya no volvería a tener otra, pero me equi- sicos– las llevaban a los ensayos de la banda. Ya entonces se empe-
vocaba. En mi nuevo destino me acerqué a la Academia de la Banda ñaban en soplar el requinto de su madre y conseguían hacerlo sonar,
Provincial para buscar un profesor y tras escucharme el director me algo mucho más difícil de lo que puede parecer. Durante unos meses,
dio la dirección del lugar donde me proporcionarían el uniforme. Solo desde que nació, también a mí me acompañó a los ensayos y a las
había tocado una escala, con muchos nervios, pero intentando imitar clases mi hijo mayor. Ahora es músico, y a veces le he dicho que su
el sonido de Celestino. Luego tuve que tocar para el profesor de Cla- primer maestro fue Celestino y su primer conservatorio la banda de
rinete, avergonzada, porque los que serían mis compañeros lo hacían Andorra. Él se ríe porque piensa que es una broma. •

Los músicos
1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
43
4 LA MÚSICA, EL CORAZÓN DE MI VIDA
Eloísa Lombarte de la Orden

Eloísa Pilar Lombarte de la Orden, natural de Andorra, es ac-
tualmente profesora en la Escuela Municipal de Música de An-
dorra. Paralelamente a sus años como componente de la
Banda Municipal comenzó sus estudios de Piano y Solfeo en
el Conservatorio de Música de Teruel. Posteriormente, continuó
los estudios en el conservatorio de Música de Alcañiz y terminó
sus estudios superiores de Lenguaje Musical y Teoría de la Mú-
sica en el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza, así
como los estudios de Grado Medio de Piano. En todo este pro-
ceso o andadura por la música, durante un buen número de
años, una gran parte de su tiempo la dedicó a las actuaciones
y ensayos de la Banda Municipal, donde aprendió no solo a
convivir, compartir y disfrutar de la música, sino parte de lo que
hoy en día sabe, descubriendo otros instrumentos diferentes a Eloísa Lombarte, en el centro, acompañada de Josefina Bes al saxo y
su tan querido piano como la flauta travesera y el oboe. Montse Amador al clarinete, 1988.
Desde muy niña me sentí atraída por la música y los instrumen-
tos musicales que veía en casas de algunas vecinas y amigas. Esto
me llevó a pedir a mis padres que me compraran un piano, instru- Estos años me sirvieron para disfrutar de actuaciones y momen-
mento que siempre me produjo una especial atracción. Paralela- tos irrepetibles en diferentes pueblos, ciudades y, como no podía ser
mente a estos inicios con el piano comencé en la Banda Municipal de otro modo, en nuestro pueblo, Andorra, cuando llegaban las fiestas
de Andorra, donde entro con la edad de 12 años, con la intención de patronales, actuaciones en verano o Semana Santa entre otras me-
tocar el clarinete, pero me asignaron el oboe. Ante la dificultad del nores repartidas a lo largo del año. Recuerdo con alegría y nostalgia
instrumento una vez por semana recibo clases en Zaragoza, puesto los famosos Encuentros de Bandas que por aquella época empeza-
que en Andorra no había clases específicas de todos los instrumen- ban a prodigarse. La convivencia, el conocer gente de otros pueblos,
tos. Tocando el oboe estuve durante seis años en los que disfruté la actuación, la comida o cena posterior… hacían de estos encuentros
mucho porque este es uno de los instrumentos de viento más her- un día maravilloso. A lo largo de estas actuaciones las anécdotas son
mosos y con el que me identificaba mucho. Por otro lado, mi inquie- muy variadas pudiendo decir que nos lo pasábamos muy bien en los
tud musical por seguir aprendiendo y conocer otros instrumentos me encuentros y que siempre estábamos dispuestos a tocar con la
llevó a tocar la flauta travesera, con la cual estudié algunos cursos en banda.
el Conservatorio Profesional de Alcañiz, así como un par de cursos En los primeros años de mi incorporación a la agrupación, pude
de violonchelo con Ernesto Perales. Con la flauta travesera, sutil y ágil disfrutar de la labor realizada por el entonces director de la misma
instrumento de viento, estuve participando 11 años y con ella acabé Juan José Crusellas. Recordaré siempre que la primera pieza que
mi trayectoria en nuestra querida banda de Andorra. toqué con la banda fue una marcha de procesión llamada A San An-

44 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
tonio. Unos años después se incorporó como director Celestino Ortén, tivar a alumnos de la Escuela de Música para que pasen a ser nuevos
el cual permaneció en la dirección hasta que dejé de actuar y tocar componentes de esa Banda Municipal que tan buenos ratos me ha
con la banda. dado.
Disfrutábamos de la música y también de los ensayos, que por La banda como punto de encuentro de personas apasionadas
aquel tiempo realizábamos en los bajos de la Casa de Cultura; pos- por la música en muchos de nosotros despertó otros intereses rela-
teriormente, pasamos al actual colegio San Jorge y, finalmente, al cionados con la música y, al tiempo que seguíamos disfrutando de
antiguo horno de leña que se encuentra por detrás del Museo José las actuaciones bajo la dirección de Celestino, surgían nuestros pri-
Iranzo. La banda era un punto de encuentro donde coincidíamos meros proyectos con los amigos con los que compartíamos esa pa-
un grupo de jóvenes a los que nos gustaba la música y que nos reu-
sión, de este modo surgió Voces del Regallo, donde un reducido
níamos para tocar y disfrutar de la compañía de los demás. Por
grupo de amigos, que luego se amplió, comenzamos a cantar a ca-
aquel entonces la banda estaba nutriéndose de un modo importante
pela. Durante esta época participé como coralista y codirectora de la
de los alumnos que estudiábamos en la Escuela de Música de la lo-
Coral Luis Nozal, del mismo modo esta pasión por la música me ha
calidad.
conducido a dirigir otras agrupaciones musicales como la Coral Al-
Con el paso del tiempo y de forma paralela a mi participación en corisana, compaginando esa labor con la de dar clases en la Escuela
la banda, fui superando cursos y asignaturas conducentes a la ob- de Música.
tención de los primeros títulos en Lenguaje Musical y Piano, lo cual
me llevó con una edad temprana de 18 años a comenzar a dar mis En resumen, la banda a mí, al igual que a otras muchas perso-
primeras clases en la Escuela de Música de Andorra. Labor esta que nas, me ha permitido descubrir la música y disfrutar de ella, ocu-
se ha ido prolongando hasta la actualidad, pues en estos momentos pando una parte muy importante de mi tiempo, un tiempo que me
estoy ejerciendo de profesora de Lenguaje Musical y Piano en la EMA. satisface enormemente haber dedicado a la banda, que es parte de
Desde el puesto de profesora siempre he contribuido a mandar y mo- todos. •

Los músicos
1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
45
y empezar a tomar clases de solfeo para tocar el trombón. Fue en el
año 90 cuando empecé a encargarme de otras funciones relaciona-
das con la gestión de la banda, que era necesario llevar a cabo
para el correcto funcionamiento de la misma, a raíz de la creación
de una junta de régimen interno por votación entre los miembros
de la banda en la que salimos elegidos Javi Gracia, Joaquín Pérez y
yo (anteriormente había habido otra junta, que funcionó durante va-
rios meses). Pasado un tiempo la mayor parte de las funciones, al
disponer de más tiempo libre, fueron recayendo en mí y desde en-
tonces hasta hoy.

¿De qué tipo de tareas te encargas?
Son aspectos muy variados. Desde reuniones con la Diputación para
preparar los encuentros provinciales de bandas, a las gestiones y reu-
niones de coordinación con el ayuntamiento, a las que acompaño al
Germán Pallarés en la procesión del Domingo de Ramos de 2014. director, para concretar conciertos, renovación de instrumentos, ad-
quisición de uniformes, etc. Pasando por la gestión del archivo de
partituras, los contactos con otras bandas, las gestiones con los au-
4 ENTRE BAMBALINAS tobuses para los viajes, etc. También me encargo de pequeñas repa-
Entrevista a Germán Pallarés raciones en los instrumentos: cambiar zapatillas, ajustar muelles y
corchos, reparaciones básicas que los músicos más jóvenes no se
Germán Pallarés toca el trombón en las bandas de música de atreven a hacer. Actualmente lo que más tiempo me lleva es editar
Andorra y Alcañiz, es marido de una de las músicas de la por medio de programas informáticos partituras que tenemos manus-
banda de Andorra, Marisol Tello (requinto), y padre de las cla- critas en muy mal estado, así como simplificarlas o modificarlas aña-
rinetistas Ana y Alicia, que también empezaron su trayectoria diendo o quitando voces.
musical en la Banda Municipal de Andorra, pero además cum-
ple un importante papel en la banda de Andorra más allá de la Son toda una serie de aspectos de funcionamiento interno que al-
música, pues desde principios de los años noventa es él quien guien tiene que hacer y de las que no se puede encargar el director
ha estado entre bambalinas haciéndose cargo de tareas como por la falta de tiempo.
gestionar el archivo de partituras, concertar viajes y actuacio-
nes fuera de Andorra, las relaciones con otras bandas, etc. ¿Qué valores crees que aporta a los jóvenes pertenecer a una banda
de música?
Tu vinculación con la banda municipal de Andorra es larga y tiene va-
Más que nada, aunque se ha perdido mucho con el paso de los años,
rios frentes. ¿Qué fuiste primero, músico o gestor?
la convivencia y el compromiso. En el verano del año 90 efectuamos
Primero, músico. En aquella época, a finales de 1986 y primeros de cinco salidas a otros municipios para realizar conciertos, hoy en día
1987, la banda se quedó sin trombones, yo solía acudir a los ensa- no podríamos comprometernos a ello. Primero, por los padres, que
yos como oyente, y ante esta necesidad que surgió decidí lanzarme anteponen sus vacaciones, y luego, por los propios chicos, que no

46 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
sienten el compromiso tan fuerte y no siempre acuden a todos los puedes recurrir al original que está en el archivo. Este se va incre-
conciertos. mentando poco a poco. La adquisición de partituras es muy cara.
Hay que ir haciéndose con partituras de las nuevas obras que se
¿Cómo has visto la evolución de la banda desde los años 80? ¿Han
quieren interpretar en los conciertos y también ha habido que ir ad-
mejorado los recursos?
quiriendo poco a poco obras que ya se tocaban en la anterior banda
Ahora podemos decir que gozamos de la estabilidad que da un local o antes de la existencia del archivo, pues se tocaba con los originales
de ensayo permanente. Por otro lado, la evolución ha sido grande y las partituras antiguas estaban en muy mal estado o faltaban las de
desde que hay profesores especialistas por cuerdas, la calidad téc- algunos instrumentos.
nica de los músicos se ha incrementado. En algunas cuerdas se ha
notado una mejoría muy grande, por ejemplo, en la percusión, ya que Conoces bien el mundo de las bandas de la provincia, de hecho formas
hasta 1999 no hubo un profesor especializado. parte de dos de ellas, ¿qué balance haces de la evolución de las ban-
das turolenses en las últimas décadas?
¿Qué papel tiene el archivo de partituras de la banda?
Ha habido un claro incremento en la cantidad. Ahora estamos alre-
El de poder disponer de una serie de partituras de distintos géneros
dedor de 24 o 25 bandas. Pero este no siempre ha sido paralelo al
para preparar el programa de un concierto. De cada obra tienes que
tener el guion y la partitura para cada instrumento, lo que significa de la calidad. Se siguen cometiendo muchos fallos por parte de las
que de cada obra hay un montón de partituras. Solemos guardar los administraciones locales. Se precipitan a la hora de sacarlas a la calle.
originales y tocar con copias para no correr el riesgo de perder la par- Aunque es cierto que hay varias muy buenas, algunas de mucha so-
titura de algún instrumento. Si la copia se estropea o pierde, siempre lera, y otras que se han levantado sobre una muy buena base. •

Los músicos
1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
47
4 MI PASIÓN, MI PROFESIÓN largo etcétera de músicas y grupos. Un buen tiempo de esa época
estuve muy vinculado a dos grandes amigos, con los cuales se hizo
Entrevista a Serafín Ruiz Muñoz habitual juntarnos en casa de uno u otro para escuchar y descubrir
nuevos grupos musicales. Ellos dos formaron parte más tarde del in-
Serafín Ruiz Muñoz se inició en el mundo de la música en la novador grupo H de Huevo. Desde aquí les envío un fuerte abrazo a
banda de Andorra, siendo unos de los primeros veintidós que sus componentes: Luis Caballero, Vicente Escartín, Jesús Legua, Ma-
se apuntaron tras escuchar el pregón en el que se anunciaba
cario, Miguel, Jesús Ruenz... En definitiva, éramos un grupo de ami-
la creación de la banda de música. Formó parte de la banda,
gos muy aficionados a la música.
tocando el saxo alto, desde 1981 a 1988. Siguió sus estudios
musicales en el conservatorio de Tarragona donde obtuvo el tí- ¿Cómo acabamos en la banda? Un amigo se enteró por la me-
tulo de profesor de saxofón. Ha sido músico de numerosas or- gafonía del pueblo de que estaban anunciando la formación de una
questas de muy diferentes estilos musicales (jazz, ska, funky, nueva banda de música en la cual integrantes de la antigua banda
música brasileña….) y profesor de Saxo, Clarinete y Flauta Tra- iban a dar formación a nuevos músicos. Éramos muy jóvenes, en
vesera en escuelas de música y colegios de la provincia de Ta- aquel tiempo no sabíamos qué íbamos a ser de mayores, pero sí te-
rragona, labor que continúa realizando en la actualidad.
níamos claro que la música nos encantaba y esta era una oportunidad
Antes de empezar con la entrevista me gustaría decir que me como caída del cielo para aprender a tocar un instrumento y hacer
siento un privilegiado por poder hacer de mi pasión por la música mi música. Fue así que con gran entusiasmo nos apuntamos.
profesión. La celebración de este centenario me brinda la oportunidad
En esos primeros meses hubo mucha competitividad para ver
de manifestar mi gratitud a la banda de Andorra y a todos los amigos
quién era el primero en acabar el método de solfeo, de esta manera
y familia que durante mis inicios con la música me dieron su apoyo
conseguiríamos el preciado premio que era que te dieran el instru-
para fomentar en mí el gusto por tocar un instrumento y la posibilidad
mento y te enseñaran a tocarlo y todo esto gratis (increíble) gracias
de adentrarme en el mundo de la música.
al ayuntamiento. Logramos en tres meses poder acabar un método
Recuerdo, además de a los compañeros y amigos de la Banda de de solfeo bastante completo, llegando a estudiar incluso la clave de
Música de Andorra, a los componentes de los grupos H de Huevo y fa. Aún recuerdo las clases con los profesores Miguel Medina y el
Acolla y en especial a Miguel Medina, quien, como maestro, me intro- señor “Hojalatero”, después director de la banda. Creo que fueron
dujo en el mundo de las orquestas con Deluxe; y, por supuesto, a sus ellos los principales precursores que, con gran dedicación y empeño,
miembros, compañeros de tantos bolos: Emilio, Carlos, Ernesto, Santi... fomentaron el hecho de que hubiera una banda en Andorra. Dieron
Son muchas las personas que han formado parte de mí en un mo- mucho de su tiempo para ganarse a todos los alumnos, motivando
mento u otro durante este camino, pero es que la música tiene eso... nuestra formación.
Conocer a muchas personas y compartir momentos estupendos.
¿Y por qué el saxofón? ¿Lo elegiste tú o te lo adjudicaron sin más?
¿Recuerdas por qué decidiste apuntarte a la banda de música allá por
A mí me llamaba mucho la atención el saxofón más grande (que
los años 80?
era el tenor). Por aquel entonces no tenía ni idea de que existieran
Recuerdo una etapa adolescente, llena de ingenuidad y una gran varios tipos de saxofón (soprano, alto, tenor, barítono). Yo lo que en
tendencia entusiasta e ilusionada que me empujaba a idealizar so- realidad sentía era la necesidad de tocar el saxofón tenor, el grande,
ñando despierto mientras disfrutaba de la música en el grupo de ami- pero cuando llego la primera remesa de instrumentos solo se encon-
gos que nos solíamos juntar para compartir y experimentar los traban unos pocos instrumentos: un par de saxofones alto, un par de
primeros acordes, con guitarra, y escuchar nuestros favoritos de en- clarinetes, un par de trompetas y algún que otro trombón y bombar-
tonces: Beatles, Pink Floyd, Jethro Tull, The Psychedelic Furs, y un dino. Los demás llegarían más tarde conforme fueran terminando los

48 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
alumnos la preparación en el dominio de la lectura musical. Mis
ganas de tener el preciado premio me hicieron decidir quedarme con
el saxo alto a pesar de que era más pequeño que el tenor.

Ahora te dedicas a la enseñanza musical, aspecto en el que ya tienes
muchos años de experiencia. ¿Qué es para ti lo más importante a la
hora de enseñar música a los niños y jóvenes?
Suelo dar clases de Saxofón, Clarinete y Flauta Travesera a una
veintena de alumnos repartidos en varios centros y escuelas por
curso. Aquí, como se suele decir, “cada maestrillo tiene su librillo”.
Creo que lo más importante para aprender música es que te guste y
que le dediques tiempo, bien sea escuchando música o bien asis-
tiendo a clases. Tocar un instrumento o formar parte de alguna agru- Serafín Ruiz en la procesión del día de
pación musical es de por sí ya un logro, pero se necesita de ciertas San Macario en las fiestas de 1985.
habilidades que hay que ejercitar, al igual que un deportista mantiene
una rutina para mejorar sus marcas. El profesor es el guía y motivador para marcar unos pasos y pau-
tas a seguir. Hay que encontrar la forma de que este lenguaje sea di-
Una banda es de las formas más agradecidas y divertidas para
vertido, buscando repertorios y músicas que sean didácticas y
aprender música y, además, sueles hacerte de buenas amistades.
adecuadas para tal fin.
Tiene la magnífica cualidad de que te enseña a leer muy rápidamente
y te obliga a mantener una buena pulsación y ritmo para poder tocar ¿Qué es lo que mejor recuerdas de los años en los que formaste parte
junto con los demás. No importa si te dedicarás profesionalmente o de la banda de Andorra?
no, la música te ayudará siempre a conocerte mejor y a crear vínculos
Recuerdo muchas cosas: mi primera procesión, los conciertos,
de amistad con los compañeros, ya no solo como músico, sino como
las salidas y concentraciones de bandas, etc., pero de lo que más me
persona.
acuerdo es de los lazos de amistad que creas con los compañeros.
Yo tengo gran variedad de alumnos, que van desde los 6 años a Me acuerdo de casi todos ellos, de los mayores: el Hojalatero, Auspi-
los 17, incluso adultos, pero sobre todo cuando son muy pequeños cio, el bombardino… No recuerdo todos los nombres, pero sí sus
intento hacer que la música sea lo más amable posible y que poco a caras y su gran afición a la banda, todo un ejemplo a seguir. Me
poco forme parte de su lenguaje. Les enseño canciones conocidas y acuerdo de Javi, actual director de la banda, con el cual hacíamos
de todo tipo, de películas, Disney, populares, tradicionales, etc. Si muchas charangas en fiestas. De Miguel Medina, con el que llegamos
puedo, hago que las aprendan de memoria. Esta forma es buena para a hacer un grupo orquesta para bodas en el Hotel Andorra junto con
que no se aburran y, de paso, cuando les pongo la partitura respec- otros compañeros de la banda y otros músicos. Carlos, Vicente, Laura,
tiva, ellos ya saben la melodía, siendo mucho más sencillo explicarles María José, Angelines, Eloísa, Montse, Pilar, Vidal, José Luis, Germán,
aspectos más técnicos como cantar, solfear, mantener el ritmo, es- los chicos de las percusiones… son algunos con los que compartí
calas e incluso armonía. Ellos entienden así mucho mejor el conjunto muchísimos ensayos. Perdonad si no menciono a alguno, pero es que

Los músicos
de elementos y normas que forman parte de una melodía o canción. ya han pasado más de 30 años.
Creo que es la manera de que ellos visualicen lo que están tocando A todos vosotros quiero mandaros un fuerte abrazo y espero que
y que llegue a formar parte de su lenguaje. la música os haya llenado la vida de buenas vibraciones. •

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
49
4 LA CINTA DE LOS GRILLOS
Ana Pallarés Tello y Alicia Pallarés Tello

Las hermanas Ana y Alicia Pallarés tuvieron su primer contacto
con la música en la banda de Andorra siendo todavía unas
niñas y aún participan en la banda cuando vuelven por unos
días a Andorra. Ana terminó sus estudios superiores en la es-
pecialidad de Clarinete en el conservatorio de San Sebastián.
Ha sido miembro de la Joven Orquesta Nacional de España,
durante dos años fue academista en la Orquesta Nacional de
España, actualmente colabora con la Banda Municipal de Ma-
drid y otras orquestas de la capital. Alicia, se graduó también
en la especialidad de Clarinete, pero en el conservatorio de
Castellón. En Rotterdam (Holanda) cursó el bachelor y un más-
ter en clarinete. Ha sido miembro de la Joven Orquesta Nacio-
Las hermanas Ana y Alicia Pallarés Tello y sus padres esperando el inicio
nal de Holanda y actualmente toca con un par de grupos de
de la procesión de Jueves Santo.
música de cámara en Rotterdam, donde reside.
El comienzo de nuestra aventura musical se inició, cómo no, en la
Banda Municipal de Música de Andorra. Se puede decir que nos hemos hacia la música y ese sacrificio de querer hacer algo que te gusta aun
“criado” en ella, ya que desde que tenemos uso de razón hemos estado teniendo, en este caso, dos niñas pequeñas.
prácticamente en todos los ensayos y actuaciones de esta.
Pedíamos a nuestros padres que nos dejaran soplar en sus ins-
Cuando éramos pequeñas acudíamos con nuestros padres cada trumentos. Nuestro padre con el trombón, que nos parecía un ins-
viernes a las 20:00 al local del horno y mientras ellos y el resto de trumento gigante y muy difícil de hacer sonar, y nuestra madre con
músicos comenzaban a ensayar las obras con Celestino, nuestro di- el requinto, con el que de vez en cuando sonaba algún pitido, no sin
rector, mi hermana Alicia y yo nos dedicábamos a fabricar instrumen- que acabásemos por romperle la caña, pero al menos tenía un ta-
tos con los juguetes que teníamos. Luego nos poníamos detrás de los maño mucho más pequeñito que el trombón. Cuando nos íbamos de
clarinetes terceros o al lado de nuestra madre y hacíamos como que viaje siempre nos ponían en el coche para que no nos mareásemos
tocábamos. También inventábamos coreografías con las músicas una grabación que hizo la banda en 1984 para Radio Nacional. Siem-
marchosas que tanto nos gustaban. La zarzuela El bateo, del compo- pre tarareábamos las melodías y pasábamos el viaje más ameno. La
sitor Federico Chueca, era nuestra preferida para bailar y una vez nos
llamábamos “la cinta de los grillos”, porque los clarinetes en un frag-
cansábamos nos sentábamos pegaditas a la estufa de leña con Ob-
mento de un pasodoble tocaban unas notas muy agudas y decíamos
dulia, la mujer de Celestino, que también solía acudir cada viernes a
que sonaban como grillos.
la cita con la música. He de decir que de todas las personas que ve-
nían al ensayo nadie jamás se quejó de tener a dos niñas bailando y Decidimos por casualidad (o no) escoger el requinto con total
jugando entre ellas y, si lo pienso ahora con distancia, debíamos de seguridad tanto mi hermana como yo. Ella con seis años empezó a
resultar, cuanto menos, curiosas de ver. También nos sentábamos en recibir clases de lenguaje musical e instrumento con Celestino y yo,
las piernas de nuestra madre mientras ella tocaba. ¿Cómo podía tocar cuando llegué a su misma edad, exactamente la misma historia. Con-
así? La banda siempre ha sido parte de nuestra infancia y supongo forme aprendíamos las notas ya las tocábamos con el requinto. Fue
que nuestros padres, sin darse cuenta, nos transmitían ese amor un aprendizaje instrumento-lectura simultáneo.

50 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Llegaba el verano y era cuando pegábamos el estirón musical- Siempre nos acordamos del día en que aprendimos a marcar el
mente hablando, ya que todos los días íbamos de nueve de la ma- paso para desfilar por la calle. Todavía estábamos en el local del horno
ñana a una del mediodía a la banda a estudiar. Por la mañana y Javi acababa de comenzar como director. ¡No parábamos de reír!
remoloneábamos y nos daba pereza ir, así que nuestro padre nos in- Retiramos todas las sillas y atriles a un lateral, y dábamos vueltas en
sistía mucho, pero cuando llegaba la hora de comer Celestino casi círculo tocando a la vez mientras Javi nos daba instrucciones de cómo
nos tenía que echar porque no teníamos fin. Queríamos más y más marcar el paso. Gente tropezando, chocándose unos con otros…, fue
música. Tanto a la una como a la otra nos daba mucha rabia que nos muy gracioso.
simplificaran los papeles para tocarlos más fácilmente, por lo que aún Como decíamos unas líneas atrás, las dos tuvimos muy claro
estudiábamos más si cabe. ¡No nos gustaba nada el pasodoble Me- desde el principio que queríamos dedicarnos a la música profesio-
sonera de Aragón simplificado! De hecho, cada vez que lo interpre- nalmente. Mi hermana Alicia se fue a estudiar la carrera de Clarinete
tamos hoy en día nos vienen a la mente esos recuerdos y acabamos a Castellón. Posteriormente, yo seguí sus pasos y me fui a estudiar a
tocando el fragmento que nos hicieron simplificado para recordar San Sebastián. Desafortunadamente, y por razones de estudios y de
esos momentos y reírnos juntas. distancia, ya no podíamos acudir todos los viernes a ensayar, pero
siempre que hemos estado en Andorra hemos seguido yendo a los
Con 8 años llegó el momento de salir por primera vez con la Banda
ensayos y conciertos. Nunca nos hemos desvinculado de la banda,
de Música después de cierto tiempo de aprendizaje. Mi hermana Alicia
sigue siendo parte de nosotras.
lo hizo en la Semana Santa de 1994 y yo en la de 1997. ¡Qué nervios!
Nos sabíamos las marchas de procesión casi de memoria para no equi- Como reflexión acerca de nuestra visión del antes y el ahora de
vocarnos mientras andábamos y tocábamos a la vez. Por aquel entonces la banda, vemos con cierta pena que en las nuevas generaciones de
no había tanta iluminación en las calles como ahora, por eso llevábamos músicos hay una cierta falta de compromiso que hace años no era
una pequeña linterna pegada al atril de calle para que nos alumbrara tan evidente. Primero, porque se falta mucho a los ensayos (son ver-
daderamente importantes a la hora de tocar en conjunto) y también
las partituras, linterna que, por cierto, siempre terminaba sin pilas en
a los actos, que muchas veces coinciden con que son fiestas, verano,
los momentos en que la calle estaba más oscura.
etc. Por otro lado, ocurre también que cuando finalizan sus estudios
A mí me hicieron el uniforme de la banda (aunque no pertene- en el pueblo y se marchan fuera a estudiar acaban por desvincularse
ciera a ella oficialmente) y salía siempre al lado de la bandera lleván- también de la banda. Las personas de más edad acaban convirtién-
dole las partituras a Celestino. ¿Cómo iba a ser yo la única de la familia dose en pilares fundamentales de la agrupación, ya que acuden a
que no llevara uniforme? Cuando la banda tocaba al aire libre y hacía cada ensayo o actuación dando el callo día a día. Gracias a ellos te-
viento, siempre me llamaban para que subiera al escenario y le suje- nemos una estabilidad que nos permite avanzar, sumando también
tara las partituras al director para que no se volaran. a los jóvenes comprometidos. Es una institución que si queremos que
dure otros muchos años tenemos que cuidarla bien. Requiere de dis-
Al entrar en la banda lo hicimos las dos con el requinto. Como
ciplina y compromiso. ¡Qué dos palabras tan valiosas!
éramos muy pequeñas no nos llegaban bien los dedos al clarinete,
pero cuando tuvimos edad suficiente para cambiar de instrumento lo Para terminar quiero decir que hoy en día resido en Madrid y mi
hicimos y fue muy duro. ¡A las dos nos encantaba tocar el requinto! hermana en Róterdam (Holanda) dedicándonos las dos profesional-
Y no entendíamos por qué teníamos que coger un instrumento de mente a la música y a lo que nos gusta: tocar en conjunto, ya sea en
mayor tamaño. Después, conforme pasan los años, te das cuenta de grupos de música de cámara, bandas de música profesionales u or-
que todo fue para bien, ya que desde que empezamos a tocar tuvi- questas sinfónicas, pero siempre que volvemos a Andorra y coincidi-

Los músicos
mos en los ensayos y conciertos disfrutamos muchísimo. Nos
mos claro que deseábamos dedicarnos a la música y, si queríamos
reencontramos con nuestra infancia y juventud y compartimos nues-
continuar con nuestros estudios musicales en el conservatorio, no
tra pasión por la música otra vez, de nuevo juntas y en la banda de
podía ser con el requinto. •
música de nuestro pueblo.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
51
Concierto en el patio de la Casa de Cultura de Andorra, Santa Cecilia de 2004.
LAS NOTAS

4 LOS LOCALES DE ENSAYO (1981-2017)
La mayoría de los grupos musicales, sean de la índole que sean, se quejan de la falta
de salas para ensayar; estas dificultades se multiplican cuando se trata de formaciones con
un elevado número de componentes, como es una banda. Forma parte del mito y de una
realidad poco halagüeña cómo algunas famosas bandas de rock empezaron en un garaje
y allí estuvieron durante mucho tiempo hasta que alcanzaron la gloria en los escenarios. La
Banda Municipal de Música no ha pasado por un garaje, pero sí por un horno, un sótano,
una pista de patinaje, un museo…
La historia de los locales de ensayo de la banda municipal es la de una continua mu-
danza por espacios de lo más variopinto, que en la práctica mayoría de los casos no reunían
unas condiciones mínimas para su uso como sala de ensayos: buena acústica, servicios
adecuados, buen tamaño, varias salas para ensayos sectoriales, buen sistema de ventila-
ción, etc.
Las primeras clases de solfeo, allá por el año 1981, cuando el ayuntamiento decidió
volver a poner en marcha una banda municipal fueron en las antiguas escuelas de la avda.
San Jorge, hoy residencia de la tercera edad. De allí, en 1982, la banda se trasladó al antiguo
horno de pan cocer, sito en la calle La Fuente, donde hoy se encuentra el museo etnográfico
Ángel García Cañada. Pero en 1983 se iniciaron las obras para convertir el antiguo horno
en museo etnológico y los ensayos tuvieron que trasladarse a la Casa de Cultura, que se
acababa de inaugurar. Allí se usó como local de ensayo un aula en el sótano, hoy los estu-
dios de la Televisión Local, pero solo los lunes, miércoles y viernes, pues los demás días es-
taba ocupada por un grupo local de jota, así que los ensayos se trasladaban a la sala de la
Escuela Hogar, ubicada en la primera planta del mismo edificio o a otras aulas vacías. Ante
estos cambios constantes de lugar de ensayo y el hecho de que en más de una ocasión se

Las notas
tuviera que suspender el ensayo por no haber aulas disponibles, en octubre de 1984 el di-
rector dirigió un escrito a la alcaldía comunicándoles la suspensión de los ensayos y actua-

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
53
Horno de pan cocer, primeros ensayos de la banda, 1983.

54 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
ciones oficiales “mientras no se disponga de una sala de academia consiguiente trastorno para la banda, ya que al no disponer del local
donde puedan efectuar los ensayos diarios”. de la planta baja, los ensayos se tenían que realizar en el aula del pri-
mer piso, demasiado pequeña para albergar a todos los músicos, que
En respuesta a las reclamaciones, el entonces teniente de al-
tenían que ensayar de pie si no querían dejarse media banda fuera.
calde José Rico comunicó a la banda que el local que se les quería
asignar era el horno de pan cocer, pero como no había terminado la Tras la correspondiente reclamación se llegó a un acuerdo con el téc-
rehabilitación todavía, les ofrecían usar como lugar de ensayo las nico de Cultura, José Monzón, para que las exposiciones se realizaran
aulas del colegio San Jorge, que estaban vacías al realizarse en dicho de sábado a jueves, quedando el viernes la planta baja desalojada
colegio obras para ampliarlo. Cuando terminaron las obras en el cole, para poder realizar los ensayos generales.
como todavía no estaba terminado el horno, los ensayos se traslada- Y así se fue funcionando hasta el año 2002, año en el que el
ron a un aula situada junto a la pista de patinaje del polideportivo mu- ayuntamiento, coincidiendo con la finalización de las obras de reha-
nicipal, un lugar donde la extraordinaria acumulación de calor en bilitación de la casa hoy sede del Centro Pastor de Andorra, cumplió
verano y la terrible sonoridad convertían los ensayos en un auténtico sus planes de dedicar el horno a museo etnológico, así que en octu-
calvario. bre los ensayos de la banda se trasladaron a la conocida como casa
En 1986, una vez terminados los trabajos de rehabilitación del de los Perdidos, en la calle Escuelas, anexa a la Casa de Cultura. Allí
horno, la banda se traslada a este local, usando la habitación situada se usaron dos habitaciones de la planta baja como locales de ensayo
en la parte superior de la caldera del horno para las clases de solfeo general y aula de trompeta, y una habitación del piso superior como
y de los instrumentos de manera individualizada, y el local grande de almacén.
la planta baja para los ensayos generales. Todo esto, una vez más, El último traslado se produce en 2004, cuando el ayuntamiento
de manera provisional, pues los planes del ayuntamiento eran con- decide ubicar la Escuela de Música y la banda en el edificio multiusos
vertir este edificio en museo. situado en el número 4 de la calle Aragón (el antiguo mercado y hasta
La escasez de locales para actividades culturales ha sido una entonces la primera sede de la Comarca Andorra-Sierra de Arcos). Y
constante en Andorra, que en los años 80 carecía de un lugar espe- así parece que por fin hay un lugar permanente y propio para la
cífico para realizar exposiciones, así que el área de Cultura del ayun- banda de música tras más de 20 años de peregrinaje atril en mano
tamiento decidió utilizar el horno para este menester, con el por todo el pueblo. •

Las notas
1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
55
4 LA BANDERA
Una figura importante de las bandas de música es la del aban-
derado que lidera los pasacalles portando el estandarte de la banda,
a la que precede y acompaña en todas sus actuaciones. Pero para
que haya un abanderado debe haber también una bandera que re-
presente a la agrupación.
Se conserva la bandera que la banda de Andorra portaba en los
años 50, aunque durante mucho tiempo se dio por desaparecida. Se
trata de un estandarte de color rojo con un escudo de Andorra bor-
dado en una de sus caras sobre el que se puede leer la leyenda An-
dorra Teruel, mientras que en el reverso aparece el escudo de la
Organización Sindical Franquista, sobre el que se puede leer en la
1 parte superior Banda de Música y en la inferior Educación y Des-
canso. Esta bandera estuvo en uso hasta 1965.
2 3
En el año 1983 la comisión municipal permanente del ayunta-
miento autoriza la adquisición de un banderín con una lira dorada
bordada en el centro y alrededor la leyenda Banda Municipal de Mú-
sica Andorra-Teruel y en el reverso un escudo de Andorra, ante la so-
licitud por escrito del director de la banda, que lamentaba no haber
podido estrenar la bandera estandarte en el primer concierto realizado
por la banda, el de San Jorge, tal y como se les había prometido.
En el año 1990, en la sastrería de la localidad se le añade al ban-
derín tela de raso blanca y se confecciona una bandera, al objeto de
darle más empaque.
En 2005, siendo concejal de Cultura Fernando Galve, se consi-
deró que la bandera no daba una buena imagen, puesto que había
una desigualdad de tonos muy evidente entre el raso blanco del an-
tiguo banderín y el añadido que se había hecho en los años 90 y se
decidió adquirir una nueva bandera en la casa Larraz de Zaragoza,
que continúa todavía en uso en la actualidad. •

1 La nueva banda estrena banderín en 1985.
2 Es costumbre en cada concentración de bandas añadir un corbatín a la
bandera.
3 Bandera antigua, bandera actual y banderín.

56 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
4 EL UNIFORME de plato, contra la que los músicos, sobre todo los más jóvenes, siem-
pre se habían manifestado por su incomodidad y por ser muy poco
El uniforme, como el banderín, es otro de los atributos que ca- favorecedora.
racterizan a una banda de música. Por las fotos y los testimonios de Los uniformes iban pasando de los músicos que dejaban la
antiguos músicos el primer uniforme que se recuerda, el que se lle- banda a los nuevos componentes, pero las medidas no siempre eran
vaba en los años 40-50, consistía en un traje azul marino y gorra de coincidentes y también estaba el problema de los que van creciendo,
plato. así que en 1989 se adquieren 9 uniformes más en la misma sastrería,
En la última etapa de la banda antigua, desde 1968 hasta 1976, que se diferencian de los primeros en que los bolsillos de las cha-
el uniforme fue de color gris, también con gorra de plato. quetas son interiores y los pantalones llevan el ribete plateado en lugar
de dorado.
A partir de 1981, con el nuevo proyecto de banda municipal,
será el ayuntamiento el que se encargue de la confección de los 32 En esa fecha el ayuntamiento también proporciona a los músicos
primeros uniformes, que serán encomendados a la sastrería Tena de una camisa azul de manga corta, con dos bolsillos en el pecho para
Zaragoza. Los sastres se desplazaron hasta Andorra y se tomaron me- su uso en verano, y en 1990 se le insertan unas hombreras azul ma-
didas a todos los músicos el domingo 24 de julio de 1983 en el local rino con una lira bordada en hilo dorado. La camisa blanca y la cor-
de ensayo. Los uniformes se estrenaron en el concierto que la banda bata correrán a partir de ese momento por cuenta del músico.
dio el 20 de agosto de ese mismo año con motivo de la inauguración Desde 1995, al estar establecido en Andorra el sastre Francisco
del polideportivo municipal y de la Casa de Cultura. Martín y debido a que los trajes realizados en Zaragoza para trompe-
El uniforme consistía en un traje, con pantalón para los hombres tas, trombones y flautas tenían problema de sisas al no haberse to-
y con falda para las mujeres, ambos con gorra de plato y de color azul mado las medidas en posición de tocar, por lo que resultaban muy
marino. Las chaquetas de los hombres tenían dos bolsillos laterales incómodos para los músicos, se decide confiarle la confección de los
y uno en la parte izquierda del pecho, todos exteriores, mientras la nuevos uniformes que se necesiten, hasta su jubilación en 2012. Para
chaqueta de las mujeres carecía del bolsillo del pecho. El pantalón unificar los uniformes a los pantalones se les quitará tanto el ribete
llevaba cosido en las costuras exteriores de las piernas un ribete do- dorado como el plateado.
rado. La chaqueta del director se distinguía por tener cosida en Para paliar el frío que se pasa a menudo durante la cabalgata
ambas bocamangas una cinta de aproximadamente un centímetro de Reyes y en algunas ocasiones en las procesiones de Jueves Santo
con un galón en la parte superior de la misma y su gorra de plato se y Viernes Santo, en mayo de 2010 se dota a los músicos de un cha-
distinguía por un barbuquejo dorado. quetón azul marino con un escudo de Andorra en la parte izquierda
Al traje se sumaba una camisa azul de manga larga con hom- del pecho con la leyenda alrededor del escudo de Banda Municipal
de Música Andorra (Teruel).
breras y dos bolsillos en el pecho, una camisa blanca de manga corta
sin hombreras y con dos bolsillos en el pecho y una corbata negra. El Los uniformes van pasando de unos músicos a otros cuando
conjunto completo se entregó a cada músico. estos abandonan la banda o se les queda pequeño el uniforme, hasta
que llega alguien a quien ya no es posible uniformar y se compran
A partir de 1985, al crecer los músicos más jóvenes y al inte-
nuevos uniformes.
grarse nuevos músicos, las camisas azules dejaron de reponerse y

Las notas
usarse y ahora cada músico debía comprarse la camisa blanca de En la actualidad las chicas que quieran pueden llevar traje con
verano y la de manga larga. También desaparece el uso de la gorra pantalón en lugar de falda, pero se lo tienen que comprar ellas. •

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
57
4 EL REPERTORIO
Desde la banda antigua –en la que predominaban las marchas
procesionales, los pasodobles, las marchas de pasacalles y las trans-
cripciones de zarzuelas y obras clásicas– a la actual, el repertorio se
ha ampliado muchísimo y se ha adaptado a los gustos actuales.
Ahora, además, se interpretan obras compuestas específicamente
para bandas, ya no solo transcripciones. El director es habitualmente
el encargado de elegir el repertorio.
Hasta los años 80 del siglo pasado las partituras de las obras
musicales se adquirían bien directamente, bien por suscripción anual
a los catálogos de las tres grandes editoras de música en España:
Unión Musical Española, Harmonía y Música Moderna. A partir de
los años 90 Unión Musical desaparece y empiezan a llegar a España
obras específicamente compuestas para banda, así como arreglos de
bandas sonoras de películas, marchas de concierto e, irónicamente,
algunos de los pasodobles antiguos que se habían dejado de editar Repertorio de un concierto posiblemente del año 1985.
en España de la mano de editoras europeas como Molenaar, De
Haske, Robert Martin, Scherzando, Boosey y Hawkes, así como al- El Lujufran, “Ciudad en fiestas”, es una obra dedicada a la
guna norteamericana, Hal Leonard y Jesson. En la actualidad varios Banda Municipal de Andorra compuesta por el orensano Antonio Va-
autores españoles editan obras compuestas específicamente para quero González, compositor y amigo de Juan José Crusellas, con
banda en España. quien mantuvo una relación epistolar. Antonio Vaquero fue director
Reproducimos un repertorio que, aunque está sin fechar, bien de la banda de Silleda en 1959 y, durante varias décadas, director
podría ser de los habituales en la década de los ochenta, en el que de la banda de Béjar (Salamanca).
cabe destacar dos piezas: Andorra y El Lujufran. Existe un pasodoble compuesto también por Antonio Vaquero
cuyas partituras manuscritas se conservan en el archivo de la banda
Andorra es un pasodoble dedicado a la población de Andorra
con el título n.º 10 y que al parecer estaba dedicado a Andorra; de
compuesto por Santos Paz Pérez (anexo 6), natural de Cortes de Na- hecho, en algunas partituras aparece escrito a lápiz sobre ellas “A la
varra, pero alcorisano de adopción pues allí se trasladó a los 18 años. Muy Noble Ciudad de Andorra”. El objetivo del director, Juan José
Músico polivalente –tocaba el violín, el clarinete, la guitarra y el acor- Crusellas, era editarlo y enviarlo a todas las bandas de España, pero
deón– y compositor, padre del también músico Eduardo Paz. La po- hacerlo costaba unas 100 000 pesetas y, finalmente, ante el elevado
lifónica de Alcorisa lleva su nombre. coste que suponía se decidió no editarlo. •

58 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
ANEXOS
Disco editado con motivo del VI Encuentro Provincial de Bandas de Música ce-
lebrado en Alcañiz en 1989, en el que participó la banda de Andorra. La por-
tada es obra de Enrique Trullenque.
ANEXOS

ANEXO I

Anexos
1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
61
ANEXO 2 ANEXO 3

Relación y presupuesto de los conciertos de la banda durante un año Relación de los primeros 22 inscritos a las clases de solfeo en 1981.
(años cuarenta).

62 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
ANEXO 4 ANEXO 5

Anexos
Díptico III Encuentro de Bandas, 1986. Al habla con Juan José Crusellas (Cierzo, 45, septiembre 1983).

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
63
ANEXO 6

Partitura Andorra (pasodoble).

64 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
ANEXO 7 COMPONENTES BANDA ANTIGUA (1917-1976)

Auspicio Alquézar García José Rico Ginés Carlos Aliaga Margeli
Ramón Cubero Gracia Manuel Grau Ginés Carlos Aliaga (hijo)
José Galve Layús Matías Cortés Alquézar Eladio Blasco Tello
Leandro Cubero Laborda Amable Cortés Alquézar Macario Franco
Julián Félez Pérez Miguel Garralaga Alquézar Ligorio Galve Villanueva
Manuel Grau Ginés José Cubero Rico José Galve Villanueva
Cito Ginés Calixto Blasco Gracia José Antonio Galve Maurel
Juan Francisco Gil Virache Jesús Guallar Joaquín Galve Bielsa
Juan Gracia Victorino Capapé Ciércoles Aurelio Cubero Bés
Joaquín Gracia Villanueva Miguel Grau Tello Manuel Félez Galve
Juan Capapé Juan Cubero Montañés
Enrique Pérez Rudilla
Vicente Galve Pérez Agustín Gracia Galve
Alejo Catalán Cubero
Joaquín Pascual Pérez Julián López Cubero
Mariano Miguel Benito
Pedro Tomás Callizo Francisco Timoneda
José Gil Camín (abanderado)
Antonio Blasco Grau Tomás Villanueva Blasco
Antonio Merino
Víctor Pérez Cubero Juan Antonio Villanueva Blasco
Julián Segura Tejedor
Sandalio Aznar Ciércoles Arturo Alquézar Gracia
Joaquín Galve Layús Indalecio Alquézar Gracia Antonio Pelegrín Garín
Ligorio Galve Layús Juan José Crusellas Monfil Joaquín Gracia Galve
Francisco Capapé Ciércoles Auspicio Alquézar García (hijo) Miguel Roselló
Juan Gracia Capapé Agustín Galve Blasco José Ramón Sancho Escuín
Juan Francisco Capapé Ciercoles Manuel Sanz Carlos Santiago Arroyo Armenteros
Miguel Galve Manuel Olleta Loscos José Galve Galve
Idelfonso Aznar Antonio Navarro Francisco Tena Portillo
Antonio Ciércoles Julián Quílez Membrado Juan Torrente Sánchez
Juan Gracia Manuel Gil Virache Antonio Cabello Giménez
Antonio Blasco Grau Tomás Gil Virache Miguel Medina Cubero

Anexos
Los nombres marcados en negrita son músicos fundadores, según datos facilitados por José Galve Villanueva, hijo de José Galve Layús.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
65
ANEXO 8 COMPONENTES DE LA BANDA (1981-2017) POR INSTRUMENTOS

BOMBARDINO Esther Bardají Rodrigo Josè Francisco Pérez González
Auspicio Alquézar García (procede de la Laura Bardají Rodrigo Manuel Martín Sánchez
banda antigua) Marina Martín Pérez Víctor Celma Cebrián (procede de la banda
Germán Bielsa Pérez de Alcañiz)
CLARINETES
Sofía Vicente Rodríguez
Eloísa Pérez León OBOES
Alba Castillo Bielsa
Montserrat Amador Amador Eloísa Lombarte de la Orden (pasa a flauta)
Beatriz Salas Bielsa
Laura Insa Grau Trinidad de Toro Méndez
Pilar Martínez Pellicer
Pilar Ramal Carrión
Vicente Ruiz Escartín Alejandro Belenguer Galve PERCUSIÓN
José Luis Blasco Alloza Elena Lou Calvo Manuel Gil Virache (procede de la antigua
Fernando Galve Juan Sofía Quílez Alquézar banda)
Jesús Sauras Mata Rosa Pilar Murillo Rico Raúl Loscos Alloza
Julia Vilar Balaguer Carmen Cubero Bernad Manuel Loscos Alloza
Sofía Obón Arnas Estela Pelegrín Blesa Luis González Caballero
Raúl Cuerva Poyatos Inés Calmaestra Roqueta Alberto Quílez
Isabel Cardín López Clara García Planas Carlos Alquézar Carabias
Virginia Díaz Irene Monzón Almolda Julio Ortén Quintano
Sonia Reigosa York FLAUTAS Víctor Pérez Cubero (clarinete y fundador
Roberto Valero Reina María José Reina García de la banda antigua)
Cristina Ferrer García María Pilar Julián Peguero Ana Suárez de Aldecoa
Vanesa Ejarque Gómez Alba Tello Ramia Tomás Tello Martínez
Macario Alquézar Gregorio (posteriormente Alicia García López Jorge Lanuza Guallar
pasa a saxo tenor) Ana María Martín Villanueva David Luján Ozuña
Araceli Pérez González Aida Miguel Alquézar José Quílez Quílez
Alicia Pallarés Tello Raúl Bielsa Pérez Andrea Medina Vicente
Ana Pallarés Tello Anabel Reigosa York Nicolás Bermo González
Laura Canga García Javier Bielsa Clavería
Marta Herrera Camín
Clara Cucalón Estrada María Bespín Ginés
Sonia Herrera Camín
Marta Capapé Pérez Alejandro Marín Beltrán
Ana García Nuez
Rocío Gasca Bielsa
Miguel Alquézar Hernández
Sergio Pérez García REQUINTOS
Esther Alloza Bielsa FISCORNOS María Soledad Tello Galve
Raquel Sastre Espallargas Samuel Baceiredo Bielsa (pasa a trompeta) Ana Belén Félez Aznar
Beatriz Martín Martín Joaquín Ciércoles Marta Valero García

66 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
SAXOS ALTOS David Andrés Moya (procede de Mas de las Matas)
Serafín Ruiz Muñoz José Antonio Tello Blasco
Josefina Bes Monterde Sergio Tello Blasco
Angelines Tomás Obón Sergio López Nevado
Ana Isabel Sastre Espallargas Eduardo Camín Belenguer (pasa a bombardino)
Tomás Gil Virache (procede de la banda antigua) Marcos Bespín Gascón (procede de Alloza)
Marigel Félez Aznar
Marta Reigosa York TROMPAS
Abel Zapater Palomo (procede de Mas de las Matas) María Pérez Blasco
Aitor Rico Campo Juan Manuel Muñoz Marín
Lorena Tomás Laudo
TROMPETAS
Rubén Ejarque Gómez
Miguel Medina Cubero (procede de la banda antigua, en 2010 pasa
Mario Miguel Alquézar
a bombardino)
Gabriel Díaz Martos
Jon Puig Loras (en 2015 pasa a saxo tenor, procede de Alloza)
Javier Gracia Crusellas
Sergio Bespín Ginés (en 2016 pasa a saxo tenor) Carlos Sánchez Crusellas
Marcos García Pascual José Galve Villanueva (procede de la antigua banda, pasa a percu-
Pablo García Barranco sión)
Marta Molina Repiso Luis Pérez Galve (pasa a abanderado)
Oscar García Pascual Mariano Pina Garralaga (procede de Mas de las Matas)
Joaquín Pérez García (pasa a fliscorno)
SAXOS TENORES
Guillermo Zaragoza Asensio
Agustín Galve Blasco (procede de la banda antigua)
Ángel Villanueva Ginés
Jesús Ruenz Félez
Salomón Amador Requena
Fco. Javier Alquézar Medina
Juan Carlos Mampel Tena (procede de Mas de las Matas) Juan Antonio Pellicer Abellán
Lorenzo Pérez Asensio Ramón Gómez Avilés (en 2012 pasa a fliscorno)
Agustín Villanueva Ginés TUBAS
TROMBONES Manuel Olleta Loscos (procede de la banda antigua)
Aurelio Cubero Bes (procede de la banda antigua) Francisco Ortiz López
José Ángel Félez Vidal Miguel Ángel Pérez Guillén
Gregorio Vilar Balaguer Joaquín Pérez Bielsa
Germán Pallarés Celma Francisco Camín Lorente

Anexos
Los nombres marcados en negrita son músicos fundadores.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
67
ÁLBUM
4

Procesión por el poblado minero de Andorra el 24 de mayo de 1959.

La banda en los porches de la plaza de la iglesia, 1983.

68 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Concierto en el Espacio Escénico de Andorra, 2011. Plaza de toros de Andorra, 1953.

Álbum
Dos imágenes de una actuación de la banda en el campo de fútbol siendo director Juan Cubero.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
69
La banda en la escalinata del antiguo ayuntamiento en las fiestas patrona- Bajando en procesión de la ermita de San Macario.
les de 1968.

Pasacalles por la plaza del Regallo durante el III Encuentro Provincial de Encuentro de Bandas en Andorra. Dirige Celestino Ortén, 1995.
Bandas, 1986.

70 1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
Homenaje a Agustín, Auspicio y Tomás (en el centro de la imagen, fila inferior). Santa Cecilia del año 2000. Además de los músicos de la banda andorrana
posan también músicos de otras bandas que se sumaron al homenaje.

Álbum
Procesión del Domingo de Ramos, 2014. La banda siendo director Joaquín Galve Layús. Se desconoce el lugar y la
fecha.

1
0 AÑOS DE MÚSICA DE BANDA EN ANDORRA
0
71
4
Este libro se terminó de imprimir
el 22 de noviembre de 2017,
Santa Cecilia, para conmemorar
el centenario de la
Banda de Música de Andorra.