You are on page 1of 6

EL PEQUEÑO SUBMARINO

INTRODUCCIÓN:

A través de este experimento los niños pueden familiarizarse con el funcionamiento de un

submarino y cómo actúan el aire y el agua para que este se mantenga a flote o se hunda.

MARCO TEÓRICO:

Este experimento no requiere casi ningún tipo de gasto ya que la mayoría de los materiales

pueden encontrarse en la escuela o traerlos cada niño de su casa, como por ejemplo que

cada niño se traiga una botella de plástico. Teniendo en cuenta que estaremos en un aula de

más o menos 25 niños el presupuesto de cada uno no debería pasar de 1 euro (sin contar las

monedas necesarias para que el submarino se hunda y que no se usarían para ningún tipo de

gasto).

OBJETIVOS:

 Conocer qué es un submarino, para que se utiliza y su funcionamiento.

 Observar los procesos que intervienen (agua y aire) para que el submarino se sumerja

y no se hunda.

 Concienciar a los niños del cuidado que deben tener con la naturaleza en general y el

mundo marino en particular.


PROCEDIMIENTO Y RESULTADO:

1. Con ayuda de un clavo o punzón hacemos 2 o 3 agujeros en un lateral de la botella

(dependiendo del tamaño de ésta, a mayor capacidad realizaremos más agujeros para que

nuestro submarino no tarde mucho tiempo en sumergirse).

2. Pegamos con cinta adhesiva en el mismo lateral donde están los agujeros sin taparlos 3

monedas de 1 o 2 soles (éstas han podido traerlas los propios niños de casa previo aviso a

los padres sobre que uso se le van a dar). Si la botellita es de medio litro bastaría con 3

monedas de 1 sol, si es de mayor capacidad optaríamos por las de 2 soles con mayor peso.

3. Después cogemos el tubito de plástico y lo metemos por un agujero de la anchura de éste

habrá realizado previamente sobre el tapón de cada botella durante los preparativos o en su

defecto ir haciéndolo mientras supervisamos el resto del proceso.

5. Dependiendo del tamaño de los barreños y bañeras cada niño irá colocando sobre el

agua de uno en uno, todos a la vez o varios cada submarino y esperaremos a que estos se

vayan sumergiendo en el agua gracias a los agujeros que hemos practicado y el propio peso

de las monedas.

6. El punto más emocionante para los niños llega al final del experimento cuando cada uno

soplará por el tubito de plástico que tienen nuestros pequeños submarinos, los cuáles como

por arte de magia comenzarán de nuevo a subir hasta la superficie y se mantendrán a flote

como un barquito.
MATERIALES:

Materiales: botellas de plástico de tamaño pequeño o mediano (1/2 litro o 1 litro) usadas y

previamente enjuagadas, cinta adhesiva, tres monedas de 1 o 2 soles por submarino, clavos

o punzones, una bañera o barreño de plástico, agua y un tubito de plástico flexible de 50 cm

de largo más o menos.


Espaciales: el aula o el patio de la escuela, según la época.

Humanos: el maestro/a y alguna persona que ayudara a preparar los submarinos y los

barreños o bañera con agua.

EXPLICACIÓN:

El submarino creado para el experimento actúa de manera similar a los de verdad. Cuando

soplamos por el tubo, el aire que enviamos dentro de la botella hace que el agua vuelva a salir

por los agujeros y el submarino-botella pueda flotar. Los submarinos auténticos cuentan con

unos tanques que se llenan de agua cuando va a sumergirse, pero cuando tienen que salir a

la superficie se les inyecta aire a los tanques con mucha fuerza para que el agua salga y el

submarino ascienda hasta la superficie del mar.


Referencias: https://menudaciencia.wordpress.com/2013/04/14/el-pequeno-submarino/
1. TÍTULO DEL PROYECTO:

El PEQUEÑO SUBMARINO

2. PERSONAL INVESTIGADOR:

CHELSEA SOPHIA CHIGNE RIOS

3. GRADO:

INICIAL DE 4

4. TUTORA:

DENISSE BARRAGAN SAAVEDRA