You are on page 1of 21

UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC

FACULTAD INGENIERIA DE MINAS


SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

AÑO DE LA IGUALDAD Y LA NO VIOLENCIA A LA MUJER

CARRERA PROFESIONAL: INGENIERÍAS DE MINAS

TEMA : TENSIÓN INICIAL EN LAS ROCAS


AREA : MECANICA DE ROCAS
DOCENTE : ING. FERMIN PICHIHUA
PRESENTADO POR : JHON MENDER DIAZ GONZALES
MARIO AMILCAR CHAHUA GOMEZ

HAQUIRA-PERU
2017

pág. 1
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

INDICE
1. DEFINICION DE TENSION EN MECANICA DE ROCAS ............................. 3
TENSIONES SOBRE UN PLANO ................................................................................................... 6
2. TENSIONES PRINCIPALES ................................................................................ 6
3. TENSIÓN VERTICAL EN UN PUNTO DEL TERRENO. ................................ 7
4. TENSION HORIZONTAL .................................................................................... 8
5. TENSIONES EN TRES DIMENSIONES ........................................................... 10
6. MEDIDOR DE TENSIÓN ...................................................................................... 18

pág. 2
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

I. TENSIÓN INICIAL EN LAS ROCAS


1. DEFINICION DE TENSION EN MECANICA DE ROCAS
La Tensión mecánica, es la fuerza interna aplicada que actúa por unidad de la
superficie o área sobre la que se aplica. También se llama tensión, al efecto de aplicar
una fuerza sobre una forma alargada aumentando su elongación.

LAS TENSIONES NATURALES


En cualquier excavación que se desee realizar, el macizo rocoso estará sometido
a un estado tensional previo a la apertura del hueco. El estado tensional una vez
realizada la excavación es el resultado del estado tensional inicial, más las
tensiones inducidas por el hueco. Es, pues, evidente que es necesario un
conocimiento del estado tensional natural para realizar un análisis de tensiones
en una excavación subterránea o a cielo abierto.

El conocimiento más o menos exacto del estado tensional permitirá responder a


cuestiones básicas como: ¿De qué efectos tensionales se debe proteger la obra
que se va a realizar?, ¿En qué dirección va a tender a romperse la roca?, ¿Cuál
sería la forma ideal del hueco minero?.... El conocimiento del estado tensional
juega un papel importante a la hora de analizar la estabilidad de excavaciones a
cielo abierto, túneles y pilares de minas, predecir estallidos de roca y golpes de
techo, estudiar el flujo de líquidos en macizos rocosos, etc. además, el
conocimiento del campo tensional adquiere cada día mayor valor en el ámbito
del petróleo (adecuada gestión de la producción y ubicación de pozos inyectores
y productores) y de la geología aplicada (predicción de sismos, tectónica,
vulcanología y glaciología).

Existen muchos casos en los que la relevancia del estado tensional es


fundamental para el diseño de los huecos en cuestión. Por ejemplo en la Fig. 7.1
se trata del diseño del sostenimiento de una galería, que depende del campo de
tensiones en la zona donde se excave.

pág. 3
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Figura.1. Relevancia del campo tensional en el diseño del sostenimiento de una galería.

Otros ejemplos bastante significativos en el ámbito minero de la influencia del


campo tensional sobre el diseño se dan en las cámaras de canteras
subterráneas de caliza y en el análisis de la estabilidad de cortas profundas (Fig.
2). En todos estos casos el campo tensional juega un papel clave en la
estabilidad por lo que será necesario tener una estimación del valor que puede

Figura 2. Problemas en explotaciones mineras con elevadas tensiones horizontales.

pág. 4
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

1. EL ESTADO TENSIONAL NATURAL


El campo tensional es una magnitud tensorial. De esta forma para expresarlo de
manera coherente habrá que dar bien el tensor completo, o bien tres
orientaciones y tres magnitudes (σ1, σ2 y σ3) correspondientes a las tensiones
principales, tal como muestran las Figuras 3.a, b y c.

La Figura 3.a refleja que las tensiones principales tienen una cierta dirección y
una cierta magnitud. Las direcciones de las tensiones principales se pueden
representar mediante la proyección estereográfica (Figura 3.c.).

Las tensiones naturales (o campo tensional natural) son las que existen en una
determinada zona de la corteza terrestre, previamente a que ésta haya sido
sometida a la realización de cualquier tipo de excavación.
El campo tensional en un punto de la corteza terrestre en un momento dado
depende de una serie de fuerzas de distinto origen y carácter a las que se ve
sometido en ese momento y se ha visto sometido a lo largo de toda su historia
geológica el macizo rocoso. Entre estas fuerzas las que tienen mayor
significación son las gravitacionales.

Figura 3. Representación del campo de tensiones como magnitud tensorial. Según Hudson y
Harrison (2000).

pág. 5
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

1.1. TENSIONES SOBRE UN PLANO

El estado de esfuerzos o tensiones en un punto queda definido por las fuerzas por
unidad de área referida a dos planos perpendiculares x, y atreves del punto. Si se
asume un material continuo y homogéneo sometido a un campo de fuerzas uniformes
y se considera un cuadrado de área infinitesimal en reposo.

Los esfuerzos resultantes sobre las caras del cuadrado, o lo que es lo mismo, las
fuerzas por unidad de área ejercidas por el material circundante sobre las caras del
cuadrado, deben estar en equilibrio. En cada cara actúa una componente normal y
otra tangencial.

Refiriendo el cuadrado a un sistema bidimensional las componentes del esfuerzo


sobre un plano x, y sobre el plano y son σ y y τ yx Para el equilibrio la resultante
de las fuerzas actuando en las direcciones x e y deben ser igual a cero. Además el
equilibrio rotacional que los momentos sean igual a cero.

2. TENSIONES PRINCIPALES

En cualquier punto sometido a esfuerzos, se pueden encontrar tres planos


ortogonales, entre si o entre los esfuerzos tangenciales son nulos; estos planos se
denominan planos principales de esfuerzos, y los esfuerzos normales que actúan
sobre ellos son las Tensiones principales. La mayor de las tres tensiones σ 1

pág. 6
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

la intermedia es σ 2 y la menor es σ 3: σ 1 σ 2 σ 3 suponiendo que solo


existieran esfuerzos debido a las fuerzas gravitatorias sobre un punto, el plano
horizontal y todos los planos verticales que pasan por ese punto serian planos
principales de esfuerzos si σ 1 σ 2σ 3 el estado de tensiones se denomina
isótropo o hidrastico, como el que presentan los fluidos.

Todas las paredes de excavaciones superficiales y subterráneas que se auto soportan


son planos principales de tensiones, sobres los que no actúan esfuerzos tangenciales.

Contrariamente a lo que ocurre con los esfuerzos tangenciales, no existe ninguna


orientación en el espacio para que los esfuerzos normales sean nulos. Dicho de
otra forma, la suma de las tensiones principales tiene el mismo valor
σ 1 σ 2 σ 3constante

3. TENSIÓN VERTICAL EN UN PUNTO DEL TERRENO.

pág. 7
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

La tensión vertical en un punto cualquiera “P” de un suelo a una profundidad «h» es el


peso de la columna de terreno existente por encima de ese punto. Considerando un
entorno cuadrado del punto de valor unidad.

Con lo cual se tiene que la tensión vertical en un punto de un suelo es igual


al peso específico del mismo por la profundidad “h” del punto.

La ley de presiones verticales para una profundidad “z” es lineal:

4. TENSION HORIZONTAL

pág. 8
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Las tensiones horizontales constituyen un problema especial ya que. Al igual que el


índice de poros depende muy directamente de la historia tensional del terreno

La tensión efectiva horizontal in situ suele expresarse de forma proporcional a la


vertical

Cuando el terreno está en su estado natural original al coeficiente de proporcionalidad


se denomina coeficiente de empuje al reposo (k0)

pág. 9
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

5. TENSIONES EN TRES DIMENSIONES


Si en lugar de un plano, en cuyo caso esfuerzo queda definido por un vector, se
considera un punto situado en el interior de un cuerpo rocoso, por el mismo pasan
infinitos planos de diferente orientación. Si se determina los vectores esfuerzo para
cada uno de los planos quedara definido el estado de esfuerzo o estado tensional en
el punto, que queda representado por un tensor de segundo orden.
Dicho de otro modo, la cuantificación del estado de esfuerzos de un punto se lleva a
cabo definiendo su estado de esfuerzos, esto es, definiendo las fuerzas por unidad de
área que actúa sobre tres planos ortogonales a través del punto. Estado de esfuerzos
no se ve alterado por la elección del sistema de ejes de referencia, pero si sus
componentes.

Si se considera un área infinitesimal ∆A alrededor de un punto O en el interior


de un macizo rocoso en equilibrio, y ∆F es la fuerza resultante que actúa sobre el
plano, la magnitud de esfuerzo resultante sobre el punto O, o del vector de esfuerzo,
se define:

Sus componentes normal y tangencial sobre plano que contiene al punto


quedan definidas por:

pág. 10
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Si la normal a la superficie ∆A esta orientada paralela a uno de los ejes, por


ejemplo el eje x, las componentes de esfuerzo que actúan sobre esta superficie
puede ser referida a los ejes x, y, z. Mientras que el esfuerzo normal queda
definido de una forma evidente, el esfuerzo tangencial no, al no coincidir por
lo general con la dirección de ninguno d e los ejes, siendo necesario referirlo
a dos componentes. Así, el esfuerzo sobre el plano considerado viene dado por
tres componentes:

Indicando el primer subíndice de la normal al plano (o al plano sobre el que


actúa la componente), y el segundo la dirección de actuación de la componente
de esfuerzo. Similarmente, paralelas otras dos direcciones , y, z, las
componentes del esfuerzo actuando sobre los planos normales a las mismas son:

El estado de esfuerzos en un punto queda definido por


nueve componentes de esfuerzo independientes, 3 normales y 6 tangenciales. Si
se considera el equilibrio del cubo debe cumplirse que:

La matriz de esfuerzo con las nueve componentes queda definida por

Por lo que únicamente son necesarias seis componentes de esfuerzo para


conocer el estado de esfuerzo en un punto:

pág. 11
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

El tensor de esfuerzos correspondiente a los esfuerzos


principales es:

Si existe presión de fluidos, u, el tensor queda modificado únicamente


en sus componentes normales, ya que la presión hidrostática no actúa sobre las
componentes tangenciales; los tensores de esfuerzos para los casos de existencia
de componentes tangenciales o esfuerzos principales serán:

El estado tridimensional de tensiones en un punto queda representado por un


elipsoide. De igual forma que se han deducido anteriormente las ecuaciones de
la elipse de esfuerzos para las dimensiones, si se consideran los esfuerzos para

dos dimensiones, si se considerarlos esfuerzos principales paralelos a


los ejes x, y, z se puede escribir:

pág. 12
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Y como se obtiene:

Se obtiene:

Los tres planos que aparecen cortados en el elipsoide son los planos que contiene
a los esfuerzos. Si se consideran los planos contiene a los esfuerzos 1 y 2 y a los
esfuerzos 1 y 3 respectivamente se tienen las dos elipses que representan el
estado de esfuerzos en cualquier plano perpendicular a la elipse considerada.
Los diferentes estados de esfuerzos pueden definirse por la forma de elipsoide
o por los valores relativos de los esfuerzos actuando sobre un punto en el centro
del mismo.

2. ESTIMACIÓN DEL CAMPO TENSIONAL Y PROYECTOS DE


REALIZACIÓN DE MEDIDAS DEL CAMPO DE TENSIONES

En proyectos que lo justifiquen se debe llevar a cabo una campaña de medidas


"in-situ" del campo tensional natural. En general, los métodos de medición
resultan muy caros y requieren personal muy especializado, puesto que todavía
no existe una técnica sencilla y barata de medición comúnmente aceptada.

Algunos proyectos no tienen la suficiente envergadura como para poder pagar


alguna técnica d medida del estado tensional natural, por lo que es práctica
común asumir las siguientes suposiciones, para realizar la estimación:

(1) En cualquier caso la tensión vertical se estimará como:

(2a) Para materiales poco competentes, o viscoplásticos a cualquier


profundidad, o para cualquier tipo de material situado a bastante profundidad
(más de 600 ó 700 metros):

pág. 13
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Para obtener cierta ayuda en la estimación del campo tensional, conviene


además recurrir a los elementos estructurales de la zona y a la tectónica local
(presencia de fallas, cabalgamientos, plegamientos, diques...) para completar las
estimaciones realizadas.

También se puede acudir a medidas tensionales realizadas en otras obras en el


entorno (hasta unos 50 km) del punto de interés, o en primera instancia se puede
acudir a mapas tensionales que existen con mayor o menor exactitud en diversas
regiones del mundo. Una primera idea para un plano de tensiones de la
Península Ibérica fue propuesta por González de Vallejo et al. (1986). No
conviene, no obstante, olvidar que estos planos basados en el análisis de
mecanismos focales de terremotos presentan tendencias regionales que no se
corresponden necesariamente con la orientación y magnitud del campo a escala
de mina u obra subterránea.

Figura 11: Plano de tensiones estimativo de la Península Ibérica. Según González de Vallejo et al.,
(1988).

pág. 14
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

En la planificación de un programa de medida de las tensiones naturales se


deben considerar, antes de elegir el o los métodos de medida, una serie de
factores que incluyen: la geología del lugar (tipos de rocas y de macizos rocosos,
estructuras geológicas, anisotropía y heterogeneidad) y aspectos topográficos y
ambientales, la identificación de los objetivos que se pretenden lograr con el
programa de medidas y su integración en el proceso de diseño y planificación
del proyecto de obra. También se considerará la necesidad de equipos y
personal, los accesos y servicios necesarios, y el presupuesto y tiempo de
ejecución.
Por último conviene indicar el hecho de que dada la complejidad, heterogeneidad
y anisotropía, incluso en cortas distancias de los campos tensionales, se están
comenzando a utilizar técnicas numéricas y en particular modelos numéricos de
elementos discontinuos en tres dimensiones, para simular grandes fallas y
extensas zonas de terreno, con objeto de obtener un mejor conocimiento de los
estados tensionales.

A manera de ejemplo, Konietzki y Te Kamp (2004) presentan ejemplos de cálculo


de campos tensionales para almacenamientos subterráneos de residuos y para
túneles con el código 3-DEC (Itasca, 2002), obteniendo resultados que parecen
correlacionarse bien con las observaciones insitu.

Por lo que proponen como filosofía para obtener una visión suficientemente
adecuada del campo tensional combinar modelos numéricos discontinuos junto
con medidas in-situ, tal y como demuestra el ejemplo que se ilustra en la Figura
12. Análogos estudios se han realizado en Francia para el análisis tensional de
zonas de aprovechamiento geotérmico (CFMR, 2004) y en Australia para el
análisis de la historia tectónica de una zona (Clark, 2004).

pág. 15
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Figura 12. Simulación numérica en 3-D con un programa de elementos discretos del campo
tensional en una zona del terreno de estratigrafía y estructura compleja (los distintos tonos de gris
representan distintas litologías y se presentan varias fallas) donde se plantea la realización de un
túnel, con dos posibles trazados alternativos, sobre los que aparecen las estimaciones de la
orientación de las tensiones en trazos negros.

3. TÉCNICAS DE MEDIDA: ASPECTOS BÁSICOS Y CLASIFICACIÓN


GENERAL

El estado tensional natural in-situ puede ser medido en sondeos, afloramientos


y paredes de galerías subterráneas; también se pueden hacer estimaciones
inversas a partir de las medidas de los desplazamientos y las roturas observadas
en excavaciones subterráneas.

Las técnicas de medida se pueden aplicar con herramientas muy diferentes y se


pueden clasificar de acuerdo con la Tabla 1, basada en las propuesta de Amadei
y Stephanson (1997). A los métodos de medida presentados en la Tabla 7.1.
habría que añadir como método que puede contribuir a una mejor estimación, la
simulación numérica, que junto con la aplicación de algunas técnicas de medida
puede proporcionar un conocimiento más detallado del modelo tensional de la
zona a analizar.

Tabla 1. Métodos de medida del campo de tensión natural. Modificado de Amadei y


Stephanson (1997).

pág. 16
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Los métodos hidráulicos llevan consigo la inyección de agua a presión en una


zona del terreno hasta fracturar la roca o abrir las discontinuidades preexistentes,
para interpretar sus resultados se deberán conocer parámetros resistentes de la
roca. Tienen la ventaja de poder aplicarse en grandes profundidades y suelen
dar buenos niveles de aproximación pues afectan a volúmenes del terreno
bastante grandes. La principal desventaja del método de fracturación hidráulica
clásica, que es el hecho de no poder aplicarse en zonas fracturadas, ha quedado
superada por el método de fracturación hidráulica en fracturas preexistentes o
HTFP (Haimson y Cornet, 2003) que puede ser aplicado en estas condiciones.

Los métodos de relajación de tensiones consisten en medir la deformación


producida en una zona del terreno como consecuencia de liberar las tensiones
en la misma mediante distintas formas; para interpretar los resultados se deberán
conocer los parámetros elásticos de la roca. El principal problema es que al
afectar a zonas del terreno pequeñas suelen dar resultados bastante variables
que pueden hacer difícil su interpretación.

Los métodos de compensación de tensiones consisten en realizar ranuras finas


en el entorno de las excavaciones en las que se colocarán instrumentos planos
que permiten la medida tensional, que se presionarán contra la roca hasta
obtener la tensión previa a la instalación del equipo, lo cual se controlará por los
desplazamientos; el problema de estos métodos es su interpretación ya que las
tensiones medidas serán las naturales más las inducidas por la excavación en
sí.

Finalmente en el apartado de otros métodos se incluyen distintas técnicas,


algunas de las cuales están en fase de desarrollo; estos métodos se mantienen
por ahora en el ámbito de aplicaciones tecnológicas muy específicas (ingeniería
de almacenamiento de residuos nucleares, geología ultraprofunda) más propias
del ámbito de la investigación que de la ingeniería. Una revisión de estos
métodos más detallada y muy bien referenciada se puede encontrar en
Ljunggren et al. (2003).

-
Dentro de la técnica de sobreperforación existen distintos tipos de herramientas
con las que realizar las medidas de deformación. Una de las más comunes y de
las más fáciles de interpretar es la herramienta del USBM, que mide la
deformación diametral del sondeo en tres diámetros que forman ángulos
respectivos de 60º. Otra herramienta que mide las deformaciones en el fondo del
sondeo es la célula denominada “door-stopper” que presenta algunas ventajas y
también es bastante utilizada en el ámbito minero por su robustez. Estas dos
técnicas son las que se presentarán en el texto por ser su interpretación
relativamente sencilla y su uso relativamente común.

pág. 17
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Existen otras herramientas más sofisticadas que cada día encuentran mayor
aplicación en la industria, como por ejemplo la célula CSIRO-Hollow Inclusión (o
celula hueca), la célula triaxial
CSIR o las células de medida cónicas y semiesféricas recientemente diseñadas
en Japón; pero como el tratamiento de los datos es muy complejo y se basa en
los mismos principios que el primero de los métodos indicados no se analizarán
aquí, pudiendo el lector interesado consultar la bibliografía específica (p.ej.
Amadei y Stephansson, 1997, Kobayashi et al., 2001 y Sjöberg et al.,2003).

A la hora de analizar los resultados de las medidas tensionales conviene siempre


tener en cuenta el principio de indeterminación. Efectivamente, cualquier técnica
de medida del campo tensional "insitu", perturba la roca para crear una respuesta
que puede ser medida y analizada a partir de un modelo teórico para estimar en
todo o en parte el tensor de tensiones. Esta situación paradójica se afronta,
teniendo en cuenta el efecto perturbador en el proceso analítico de interpretación
de los resultados.

En cualquiera de las técnicas de "medida" indicadas la tensión es inferida y no


directamente medida; en realidad se miden desplazamientos o tensiones que no
son exactamente las que se pretenden medir. Los niveles de precisión obtenidos
no son muy grandes, considerándose medidas adecuadas aquellas consistentes
y que dan valores que se pueden considerar correctos con una aproximación de
0,5 MPa.

Conviene también resaltar la importancia de definir adecuadamente los


objetivos de las campañas de estimación del campo tensional. Así existen
proyectos en los que el campo tensional juega un papel importante, pero en los
cuales la inversión necesaria para obtener información relevante del campo
tensional resulta varias veces mayor que aplicar otro tipo de técnicas que
permitan igualmente comprender y solucionar los problemas, por lo que nunca
resultará rentable lanzar un programa de medidas tensionales (Hudson et al.,
2003).

6. MEDIDOR DE TENSIÓN
Con nuestro medidor de tensión puede medir la fuerza de tracción en diferentes
componentes de grosor fino. Entre las cosas que puede medir con un medidor de
tensión están los cables, hilos y alambres. El campo de uso del medidor de tensión es
muy amplio. Los encuentra en diferentes ámbitos de la fabricación y producción. Por
ejemplo, son usados en la industria de telares y en el tratamiento de recortadoras.

pág. 18
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

Encontrará en nuestra gama modelos analógicos y digitales. Esto permite al usuario


seleccionar el medidor de tensión más apto para sus necesidades. Algunos modelos se
envían con un material de ajuste, lo que permite comprobar materiales de diferente
grosor. También disponemos de alguna serie de medidor de tension, lo que permite
trabajar en diferentes rangos de medición.
Existe la posibilidad de trabajar en pequeños rangos de medición, como por ejemplo, 1
a 5 cN. El medidor de tensión se compone normalmente de tres rodillos guía, de los
cuales dos sirven para estabilizar el material a medir. El tercero es el que finalmente
mide la fuerza de tracción. Gracias a una horquilla captadora fina y unos pequeños
rodillos guía es posible usar el medidor de tensión en lugares de difícil acceso.
Referencia: AP 5-500
Medidor de tensión mecánico AP 5- 500 con grilletes
El medidor de tensión analógico AP 5-500 dispone de una carcasa estable de aluminio y
un indicador analógico con un diámetro de 125 mm. El medidor de tensión analógico
dispone también de una aguja de arrastre, para indicar el valor máximo. Gracias a su
construcción mecánica, puede usar el medidor de tensión analógico incluso en
temperaturas muy bajas, de hasta -45 ºC.

pág. 19
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

pág. 20
UNIVERSIDAD NACIONAL MICAELA BASTIDAS DE APURIMAC
FACULTAD INGENIERIA DE MINAS
SUB SEDE HAQUIRA-COTABAMBAS

pág. 21