You are on page 1of 3

Los Cristaloides

Las soluciones cristaloides se definen como aquellas que contienen agua, electrolitos y/o azúcares en diferentes
proporciones y osmolaridades. Respecto al plasma pueden ser hipotónicas, hipertónicas o isotónicas.(1)

Debido a que el espacio extracelular (EC) consta de los compartimentos intravascular e intersticial, 25% y 75%
respectivamente, toda solución tipo cristaloide isotónico se distribuye en esta misma proporción, por lo que para
compensar una pérdida sanguínea se debe reponer en cristaloide tres a cuatro veces el volumen perdido; de tal
manera que si se pierden 500 ml de sangre, se deben reponer entre 1.500 a 2.000 ml de cristaloide isotónico.(1)

Si se administran 1.000 ml de cristaloides, estos se distribuyen en los líquidos corporales así: dos tercios van al
espacio intracelular (IC) (666 ml) y un tercio al espacio extracelular (EC) (333 ml). Como el espacio EC se divide
en intersticial e intravascular, se distribuirán 250 ml al espacio intersticial (75%) y 83 ml al intravascular (25%).

La capacidad de los cristaloides de expandir volumen va a estar relacionada con la concentración de sodio de cada
solución, y es este sodio el que provoca un gradiente osmótico entre el compartimiento extravascular e
intravascular.(3)

Los cristaloides se consideran no tóxicos y libres de reacciones adversas, sin embargo, se pueden presentar ciertas
alteraciones relacionadas con el uso indiscriminado y la falta de control por parte del equipo de salud.

Es de anotar que dentro de los efectos secundarios más comunes de la perfusión de grandes volúmenes de estas
soluciones se encuentra la aparición de edemas periféricos y edema pulmonar, por ello se requiere racionalidad en
su uso y control permanente por parte del equipo de enfermería para detectar los signos y síntomas tempranos de
dichas alteraciones (tabla 1).

Como ya se mencionó, con respecto al plasma, los cristaloides pueden ser hipotónicos, isotónicos e hipertónicos.
Esta tonicidad se presenta fundamentalmente por la concentración de solutos en la solución, específicamente el
sodio, y la osmolaridad con respecto al plasma, así:

Las soluciones hipotónicas: son aquellas que tienen una concentración de solutos menor que otra solución. Se
definen también como soluciones que tienen una osmolaridad menor a la del plasma (menor de 280 mOsmol/l).(1)

Son soluciones que contienen menor cantidad de sodio con respecto a otras. Como resultado de esto, saldrá líquido
de la primera solución a la segunda solución, hasta tanto las dos soluciones tengan igual concentración.

Se usan para corregir anomalías electrolíticas como la hipernatremia, por pérdida de agua libre en pacientes
diabéticos o con deshidratación crónica, donde prima la pérdida de volumen intracelular.(3)
Ejemplos de éstas son la solución salina al 0,45% (solución salina al medio), SS (solución salina) al 0,33% y la
DAD (dextrosa en agua destilada) al 2,5% y al 5,0%.

Las soluciones isotónicas: son aquellas que tienen la misma concentración de solutos que otra solución.

Si dos líquidos en igual concentración se encuentran en compartimientos adyacentes separados por una membrana
semipermeable se dice que están balanceadas, por que el líquido de cada compartimiento permanece en su lugar, no
hay ganancia o pérdida de líquidos. Se considera que contienen la misma cantidad de partículas osmóticamente
activas que el líquido extracelular y por tanto permanecen dentro del espacio extracelular.

Una solución isotónica tiene una osmolaridad similar a la del plasma, entre 272 300 mOsmol/litro.(1)

Ejemplos de estas soluciones son la SSN (solución salina normal) al 0,9% y Lactato de Ringer.

Las soluciones hipertónicas se definen como aquellas que tienen mayor concentración de solutos que otra solución,
mayor osmolaridad que el plasma (superior a 300 mOsmol/L) y mayor concentración de sodio.(5)

Cuando una primera solución contiene mayor cantidad de sodio que una segunda, se dice que la primera es
hipertónica comparada con la segunda. Como resultado de lo anterior, pasará líquido de la segunda solución a la
primera hipertónica hasta tanto las dos soluciones tengan igual concentración.

A continuación una descripción detallada de las principales soluciones cristaloides utilizadas en el ámbito
hospitalario. En la tabla 2 se identifican los componentes de estas soluciones.

Solución Salina Normal (SSN 0,9%)

La solución salina normal al 0,9% también denominada suero fisiológico, es la sustancia cristaloide estándar, es
levemente hipertónica respecto al líquido extracelular y tiene un pH ácido.

Lactato de Ringer o Solución de Hartmann

Esta solución isotónica contiene 51 mEq/L de cloro menos que la SSN, generando sólo hipercloremia transitoria,
por lo que tiene menos posibilidad de causar acidosis. (3)
Por ello, se utiliza de preferencia cuando se deben administrar cantidades masivas de soluciones cristaloides. Se
considera que es una solución electrolítica balanceada en la que parte del sodio de la solución salina isotónica es
reemplazada por calcio y potasio.

Solución Salina Hipertónica

La infusión de este tipo de solución expande el volumen intravascular al extraer líquido del compartimiento
extravascular, y por un efecto inotrópico y vasodilatador pulmonar adicional. Este tipo de soluciones se utiliza con
frecuencia en pacientes quemados, por que diminuyen el edema y suplen muy bien los requerimientos hídricos.(7)
El mecanismo de acción está dado fundamentalmente por el incremento de la concentración de sodio y aumento de
la osmolaridad que se produce al infundir el suero hipertónico en el espacio extracelular.(8)

Dextrosa en Agua Destilada al 5% (DAD 5%)

Es una solución hipotónica (entre 252261 mOsmol/L) de glucosa, cuyas dos indicaciones principales son la
rehidratación en las deshidrataciones hipertónicas y como agente portador de energía.(3)

Dextrosa en Agua destilada al 10%, 20% y 50%

Son consideradas soluciones glucosadas hipertónicas, que al igual que la solución de glucosa al 5%, una vez
metabolizadas desprenden energía y se transforman en agua. Así mismo, la glucosa es considerada como un
proveedor indirecto de potasio a la célula por que movilizan sodio desde la célula al espacio extracelular y potasio
en sentido opuesto.

Los Coloides

El término coloide se refiere a aquellas soluciones cuya presión oncótica es similar a la del plasma.(5)

Las soluciones coloidales contienen partículas en suspensión de alto peso molecular que no atraviesan las
membranas capilares, de forma que son capaces de aumentar la presión osmótica plasmática y retener agua en el
espacio intravascular.(5) Incrementan la presión oncótica y la efectividad del movimiento de líquidos desde el
compartimiento intersticial al compartimiento plasmático deficiente.