You are on page 1of 7

Pasado y futuro son conceptos d ifícile s de entender,

pero aún es más complicado lo que acontece


entre medio. Todo lo que pasa transcurre en el
presente. Y, sin embargo, muchos científicos dudan
que este presente exista en realidad. ¿Por
qué? El conocido divulgador Paul Davies nos aclara
algunos interrogantes sobre *e l momento actual».

Rotura da una taza de café:


una filmación puede recoger
todos los instantes del
accidente. Sólo una cosa no
apareceré en ella: el presente
de esa situación. Nadie
sabe con certeza cuánto
tiempo dura el presente.
"E I tiempo es como un rio
lleno de sucesos Su
Wmm corriente es muy pode­
rosa. Apenas aparece algo es arrastrado
inmediatamente hacia el pasado.» Esto lo
escribió San Agustín, ya en el siglo V. Es­
ta es una imagen del tiempo que todos
aceptamos espontáneamente. El tiempo
pasa sin parar y convierte el futuro en pa­
sado. El momento presente, situado en
medio de ambos, es sólo un instante infi­
nitamente corto.
Toda nuestra experiencia en el mundo
está basada en la suposición elemental de
que el tiempo se puede dividir en pasa­
do, presente y futuro, y en que el paso in­
cesante del tiempo empuja hacia adelan­
te al momento actual, eso que nosotros lla­
mamos ahora. Sin embargo, en los años
cincuenta Albert Einstein sentenció: «Pa­
ra nosotros, físicos convencidos, el pasa­
do, el presente y el futuro son sólo ilusio­
nes, aunque se trate de ilusiones muy
arraigadas».
¿Ilusiones? ¿Cómo puede ser eso7
Vamos a considerar el problema más
detenidamente. Quien desee aclarar la na­
turaleza del tiempo, se puede aproximar
al tema como psicólogo, como físico o co­
mo filósofo. Cada una de estas posibilida­
des presenta sus propias paradojas y limi­
taciones.
A nivel psicológico, nuestra experiencia
consciente del tiempo, al menos en prin­
cipio, parece estar claramente delimitada
Consideramos que los acontecimientos
del mundo exterior están «ocurriendo» y
no únicamente que «existen». Además, es­
tos acontecimientos ocurren con una con­
tinuidad ordenada. Un momento sigue sis­
temáticamente a otro momento Nunca
ocurre que vayamos a dormir un lunes y
nos despertemos el viernes anterior. Si me­
ditamos en esta experiencia, tendremos
ante nosotros tres zonas claramente dife­
renciadles: pasado, presente y futuro
Según convencimiento general, el pasa­
do consta de sucesos que han ocurrido,
pero que ya han pasado. Ya no existen
Lo único que nos queda de ellos son las
imágenes que guardamos en nuestras
anotaciones y recuerdos. Los sucesos pa­
sados quedan exactamente fijados de una
vez para siempre Nadie puede modificar
el pasado.
Lo mismo que el pasado, también el fu-
turo consta de sucesos que no existen; se
darán realmente en un momento posterior
Pero en el instante actual son todavía des­
IEI presente essólo
conocidos y nadie puede averiguar nada
sobre ellos. Más aún, aquel que crea en
la voluntad libre de las personas manten­
una ilusión1
drá firmemente su punto de vista de que Un pintor trabajan­
do el hombre está
el futuro está más o menos abierto, es de­ configurando imá­
cir, que está todavía sin decidir. genes mentales
La frontera entre el pasado y el futuro que quizá había
es el presente. Pero no es una frontera ina­ grabado en su me­
moria mucho tiem­
movible. Según va avanzando el tiempo, po atrás También
el futuro se convierte en presente y luego, el futuro preocupa
casi inmediatamente, en pasado El aho­ al artista: ¿llegará
ra de nuestra experiencia consciente es a terminar el cua­
dro, le interesará
transportado constantemente hacia el fu­ éste a algún com­
turo a lo largo del río del tiempo. Mientras prador? El tema
que esto ocurre, los acontecimientos futu­ del lienzo —los fa­
ros se convierten en pasados. No pode­ mosos relojes
blandos de Dalí—
mos detener este movimiento del pre­ representa lo com­
sente. plicado del lema
Nadie puede negar que los aconteci­ que nos ocupa:
mientos actuales se distinguen de los fu­ vemos al pintor,
pero no sabemos
turos en un punto, en que son reales. La nada sobre el mo­
realidad del mundo exterior es la realidad mento en que apli­
del momento actual. Cuando hablamos ca cada pincelada.
del pasado o del futuro, sabemos que no
está en nuestro poder alcanzar esas zo­
nas. En cambio, el presente es el momento
en el que podemos entrar en una acción
recíproca con el mundo. «¡Act, act, in the
livmg present1» (¡Actuad, actuad en el pre­
sente vivo!), así expresaba esta propiedad
del presente un poeta norteamericano,
Henry Wadsworth Longfellow. Esta inte­
racción momentánea transcurre en dos di­
recciones: una, desde el mundo exterior
nos llegan impresiones a los sentidos y
dos, frente al mundo exterior podemos
realizar acciones, de acuerdo con una de­
cisión consciente. Estos sucesos parece
que siempre tienen lugar ahora, lo cual sig­
nifica: en el presente. cía no está viviendo el presente, porque rre mucho más despacio que una hora en
está ocupado con otra cosa. La forma en el cine.
odo esto es tan simple, que que nosotros percibimos el tiempo depen­ La percepción psicológica del tiempo

f casi se podría llamar banal.

e incluso se pueden presentar situaciones


paradójicas. ¿De qué hablamos cuando
de decisivamente de lo que pasa en ese
Y sin embargo, puede cau­ momento por nuestras cabezas. Si esta­
sar confusión en determinadasmos ocupados en algo muy interesante y
ocasiones
variado, el tiempo se nos pasa volando.
Muchos momentos del presente no llega­
puede quedar también distorsionada si a
una persona se le priva de las impresio­
nes de los sentidos. Son conocidas las
consecuencias del aislamiento en prisión
individual. El preso queda desorientado >
decimos que estamos viviendo conscien­ mos siquiera a percibirlos. Por otra parte, pierde su sentido del tiempo. De una for
temente el presente7 En primer lugar, cual­ quien tiene que esperar a que ocurra un ma todavía mucho más dramática pueden
quiera deberá reconocer que con frecuen-. suceso concreto y está plenamente con­ confundir y descabalar la percepción de
centrado en esta espera, sentirá cómo los tiempo las drogas alucmógenas. como e
segundos pasan con extremada lentitud. LSD. Las personas que han tomado tale-
¿Transcurre realmente el tiempo en este juego
de la pídola, o simplemente se trata de varias Y también cualquiera sabe que una hora drogas declaran que el presente paree
situaciones consecutivas? en la sala de espera del dentista transcu­ quedar flotando en el aire; muchos mo-
Aquí podemos ver centésima de segundo, resulta ya total­
terminado el cua­ mente imposible diferenciarlas. Los suce­
dro de la página
anterior. Evidente­ sos o procesos electrónicos en la física su­
mente, se trata de batómica quedan totalmente fuera del
un suceso que no campo de nuestra capacidad de percep­
hace mucho se ción. Un circuito electrónico de maniobra
encontraba aún en
el futuro y que puede hacer que una situación pase a ser
ahora ya se ha totalmente distinta en sólo una milmilloné-
transformado en sima de segundo y una partícula subató­
presente. Pero, si mica necesita un tiempo de un orden mu­
lo pensamos bien,
nos plantearemos chas veces inferior para su desintegración
si esto es realmen­ Tales tiempos no tienen ningún significa­
te asi. ¿Es esto el do para nosotros nos parece que se pro­
presente? ¿En qué ducen en un mismo momento del pre­
momento comien­
za a formar parte sente.
del pasado? La
teoría de la relati­ sto, por lo que se refiere al

E
vidad tiene mucho
que decir sobre el aspecto psicológico del
concepto de tiem­ problema. Quien quiera di­
po presente. vidir el tiempo de forma práctica y razo­
nable en presente, futuro y pasado, ten­
drá también dificultades cuando se trate
de la física, en especial de la física moder­
na. En ella no existe ningún tipo de con­
cepto que se pudiera comparar con el pa­
ra nosotros acostumbrado ahora. Isaac
Newton escribió sobre el «tiempo absolu­
to, verdadero y matemático, que transcu­
rre uniformemente». Así pues, tomó de
San Agustín la idea del tiempo que fluye
e intentó descartar el factor subjetivo, in­
troduciendo la idea de la medición mate­
mática precisa del tiempo, con ayuda de
relojes normalizados. Pero en las fórmu­
las del movimiento de Newton, aunque el
tiempo ciertamente existe, éste sólo apa­
méritos cortos se prolongan de forma ca­ cesos ocurren por un orden consecutivo rece como una magnitud, no como una
si interminable e incluso se invierte el or­ determinado. Las ideas del pasado y del cantidad variable. No hay nada que carac­
den sucesivo de los acontecimientos. futuro carecerían de importancia y, por lo terice un presente que se encuentra en
Unas vivencias similares se producen, se­ tanto, también perdería toda su importan­ movimiento.
gún dicen, en el estado que se puede lo­ cia el presente. De estas fórmulas de Newton se dedu­
grar mediante técnicas avanzadas de me­ Pero ¿cuánto dura el presente? El pre­ ce una consecuencia lógica. Si supone­
ditación Se siente uno liberado de la pri­ sente no marca, de ningún modo, una lí­ mos la existencia de un sistema físico, que
sión llamada tiempo; incluso se cree tener nea fronteriza rígida entre el pasado y el esté cerrado —es decir, aislado—, y se
ia capacidad de viajar a través del tiem­ futuro. Esta línea está más bien diluida; lo contempla su estado en un momento cual­
po Desde luego, esto se debería interpre­ que la mueve es nuestra consciencia, que quiera, con ello también quedan fijados
tar como algo puramente simbólico. reacciona lentamente. Muchos aconteci­ para toda la eternidad la totalrdad de los
Ser consciente del presente: estas pa­ mientos suceden tan deprisa, que a noso­ estados futuros. En otras palabras: el es­
labras encierran un sentido mucho mayor tros nos parecen repentinos. Por ejemplo, tado en un momento cualquiera determi­
que simplemente mirar el reloj. Debemos una película cinematográfica consta de na, de una vez por todas, toda la historia
enlazar conscientemente nuestro estado una sucesión de imágenes inmóviles. Só­ del sistema.
mental de cada momento con el estado de lo porque se proyectan sucesivamente La imagen newtomana del mundo redu­
as agujas del reloj en el mismo instante. con gran rapidez, nos dan la impresión de ce así el tiempo a una cuestión contable.
De nuestro estado mental también forma un movimiento continuo. Incluso aunque El tiempo está ahí, para poder poner eti­
parte, naturalmente, la memoria. Si no hu­ exista una décima de segundo entre dos quetas a los acontecimientos. En el univer­
biera memoria no tendríamos una idea del imágenes, éstas apenas se pueden distin­ so newtomano no puede ocurrir nada ver­
pasado ni sabríamos tampoco que los su­ guir entre sí, y si la separación es de una daderamente nuevo, ya que las informa-
oones necesarias para construir el futuro el que se encuentra el observador de­ En esta imagen del universo, el pasado,
existen ya en el presente. El libro cósmico pendiendo de su estado de movimien­ el presente y el futuro sólo son etiquetas
ya está totalmente escrito desde hace mu­ to. Considerándolo de un modo radical, psicológicas sin ningún significado en el
cho, y lo que nosotros denominamos tiem­ cualquiera puede variar, para sí y en re­ aspecto de las ciencias naturales Los su­
po no es otra cosa que un medio para ir lación consigo mismo, el presente en cesos están simplemente ahí.
numerando sus páginas. una galaxia lejana, levantándose de su si­ Si el tiempo es desplazado del espacio
Naturalmente, la física no quedó dete­ lla y dando un par de pasos alrededor de este modo, pierde naturalmente cual­
nida en Newton. En 1905 se publicó la Por decirlo de otro modo: acontecimien­ quier propiedad de fluencia, es decir de
Teoría Especial de la Relatividad, de Albert tos que suceden en lugares muy alejados ese paso del tiempo que tan ponderado
Emstem Con ella el conocimiento de los entre sí pueden estar en el futuro para un fue por San Agustín, Newton y muchos rr.
físicos sobre el tiempo dio un salto gigan­ observador y, sin embargo, ser ya el pa­ les de poetas Pero todavía hay más en
tesco hacia adelante. Emstem relacionó el sado para otro. Siendo esto así resulta in­ lugar de la experiencia psicológica de un
tiempo muy estrechamente con el espa­ sensato dividir ordenadamente el tiempo mundo dinámico, que se continúa desa­
cio y convirtió a ambos en fenómenos físi­ en pasado, presente y futuro. Esto lo pue- rrollando constantemente, se nos presen­
cos. Anteriormente sólo se había formado ta una imagen de la quietud en la que «el
el escenario en el que se desarrollaba la mundo no sucede, sino que simplemente
física. Como consecuencia de este progre­
so, hubieron de abandonarse muchas opi­
niones intuitivas sobre el tiempo. Una de
I Vivimos existe», por decirlo con palabras del ma­
temático Hermano Weyl El físico no ne­
cesita ningún concepto sobre el presen
las variaciones importantes en este tema
fue la del concepto de la simultaneidad.
Antes de Emstem, cualquier
el presenteV te. Más bien comprueba que tal concep
to no tiene ningún significado universal Y
el movimiento del presente en di­
persona creía poder afirmar que rección hacia el futuro tampoco
dos acontecimientos habían ocu­ aparece en ninguna de sus fór­
rrido al mismo tiempo en lugares mulas. Por ello Einstem pudo in­
diferentes. Esto es lo que parecía sistir en que el pasado, el presen­
deducirse del concepto de pre­ te y el futuro son únicamente ilu­
sente. Si alguien hubiera dicho: siones.
«Me gustaría saber lo que está Sin embargo, a pesar de todo
ocurriendo ahora en Marte», na­ lo que se ha dicho hasta ahora
die habría discutido que se pue­ los conceptos de pasado y de fu­
de plantear una pregunta de es­ turo tienen un lugar en la física
te tipo. Ahora era un concepto vi­ Sólo hay que tener cuidado y uti­
gente en todas partes, ¿o no? Pa­ lizar estas palabras con propie­
recía que todo el universo tenía dad gramatical «El» pasado, «el»
el mismo presente. futuro, debería prohibirse hablar
así. Sin embargo, se puede se­
a teoría de la rela­

L
guir diciendo como hasta ahora
tividad destruyó la que el suceso A ocurrió en el pa­
base de estas sado con referencia al suceso B
convicciones. Emstem nos ense­ Nadie discute que los aconteci­
ñó que dos acontecimientos pue­ mientos poseen un orden suce­
den ocurrir simultáneamente pa­ sivo en el tiempo y que este or­
ra un observador, mientras que den sucesivo tiene una dirección
otro observador que se mueva De lo contrario no podría existir
relativamente respecto al prime­ la causalidad, que es la motiva­
ro, percibirá estos dos aconteci­ ción de un suceso por parte de
mientos sucesivamente. Un ter­ otro. La causalidad sólo es posi­
cer observador quizá los vea por ble si existe una relación an-
un orden sucesivo inverso al del tes/después. Un ejemplo sencillo
segundo observador. Natural­ si se dispara con una escopeta
mente, en nuestra vida diaria no Las dos imágenes muestran el antes y el des­ contra un tubito de cerámica y és­
existe algo parecido. Esto se debe a que pués del atentado contra John F. Kennedy, en te se rompe en mil pedazos, no puede
en nuestro ámbito vital las distancias y las 1963. Pocos asistentes se dieron cuenta en ese existir ninguna duda. El tubito se ha roto
velocidades son demasiado pequeñas pa­ momento de lo que realmente ocurría. ¿Puede
ser imposible ver el presente algunas veces? después de haber recibido el disparo. El
ra poder notar nada de la relatividad. Pe­ efecto se encuentra en el futuro, visto des
ro ésta existe y sus consecuencias son de de la causa.
gran alcance. Las imágenes de la última de hacer cualquiera para sí mismo, en su Se comprueba inmediatamente que
página de este artículo nos muestran có­ mundo subjetivo, pero no tiene ningún existe una dirección básica del tiempo si
mo se pueden desbaratar nuestras ideas sentido si se considera objetivamente. se proyecta una película cinematográfica
sobre el pasado, el presente y el futuro. ¿Cómo puede nadie afirmar que no exis­ hacia atrás. Existe una enorme cantidad
De todo ello se puede sacar una única ten sucesos que para él están todavía en de procesos físicos, que se desarrollan en
conclusión: no existe ningún momento ac­ el futuro, si tales sucesos pueden pertene­ el tiempo igual que en una calle de direc­
tual que sea válido umversalmente; no cer ya a un pasado muy lejano de otro ob­ ción única. Una película en la que se reú
existe ningún ahora que sea igual en un servador? La teoría de la relatividad pare­ nen espontáneamente todos los trozos del
extremo del universo y en el otro. El con­ ce llevarnos indudablemente a una ima­ tubito y éste queda otra vez entero nos ha­
cepto de presente es una cuestión pu­ gen del universo en la que el tiempo, lo rá reír Eso no tiene nada que ver con la
ramente personal y sólo tiene un signi­ mismo que el espacio, se encuentra ante realidad La direccionalidad del tiempo im­
ficado para el marco de referencia en nosotros estirado en toda su dimensión. pregna todo el universo Desde hace un

46 muy
s.g¡o los científicos discuten acalorada­ te coordenadas, con un significado to­ mente en el pasado, en el presente y en
mente por qué existe dicha direccionali- talmente igual en cuanto a su latitud o el futuro.
dad y a qué se debe. a su longitud para puntos situados en Los teóricos B advierten todavía sobre
Los físicos describen frecuentemente la el espacio. Por lo que respecta a los fí­ otra dificultad, relativa a la cuestión de la
direccionalidad del tiempo con la figura de sicos, este sistema es suficiente para des­ rapidez con que avanza el presente en el
una flecha que señala al futuro desde el cribir de un modo completo el universo. tiempo. En otras palabras: cuál es la velo­
casado Desgraciadamente, esta compa­ Los teóricos B utilizan la siguiente argu­ cidad de paso del tiempo. Y la respuesta
ración ha producido un sinfín de confusio­ mentación: no pueden existir dos sistemas sólo puede ser: un segundo por cada se­
nes Es legítimo hablar de una orientación gundo, lo cual no nos dice absolutamen­
del universo en el tiémpo, que señala des­ te nada. La idea de un flujo o de una va­
de el pasado hacia el futuro. Lo difícil es riación significa algo que tiene diferentes
denominar con ella la dirección del flujo
del tiempo. La diferenciación se puede
iQué pasa valores en diferentes tiempos.

aclarar de una forma ideal por medio de


cuando no l llegar a este punto, algún
la aguja de una brújula. Esta aguja señala
hacia el norte, sólo porque los hombres lo
han determinado así. Su significado es
sencillamente que el campo magnético de
la Tierra está orientado, que aquí existe
pasa nada? A l lector escéptico posible-
k mente protestará. El ar­
gumento típico es: «Los físicos y los filó­
sofos pueden decir lo que quieran, pero
lo cierto es que ocurren cosas y que hay
una asimetría, que la dirección sur-norte variaciones. Por ejemplo, hoy se ha roto
no es lo mismo que norte-sur Lo que no en mil pedazos mi taza de café. Esto ha
expresa es un movimiento. A pesar de que ocurrido a las cuatro de la tarde y supone
tiene el aspecto de una flecha, no se mue­ una variación a peor de lo que antes exis­
ve a través del espacio, sino que única­ tía. Mi taza está ahora rota, pero hoy por
mente gira relativamente respecto a la ro­ la mañana estaba todavía entera».
sa de los vientos. Con otras palabras: A esto contestará el teórico B lo siguien­
cuando decimos que una flecha del tiem­ te: «La variación es sólo una ilusión. Todo
po señala desde el pasado hacia el futu­ lo que usted dice es que la taza estaba en­
ro, sólo queremos indicar que en el uni­ tera antes de las cuatro, que después de
verso existe una asimetría o direccionali- las cuatro estaba rota, y qué a las cuatro
dad y que la dirección hacia el pasado es hubo un momento de transición. Esta for­
distinta que la dirección hacia el futuro Es­ ma neutra de descripción contiene exac­
ta asimetría no presupone que el tiempo tamente la misma información. Pero eso
efectivamente vuele como una flecha, o Un día como otros muchos: un preso aislado no quiere decir que haya pasado el tiem­
fluya en dirección hacia el futuro pierde el sentido del tiempo. Ciertos estados de po. Es absolutamente innecesario decir
meditación protunda pueden también alterar que la taza de café ha variado desde el
hora viene un problema nuestra percepción del mismo.

A
estado de entera al estado de rota. Tam­
i sobre el que discuten bién sobra la expresión de que todo esto
k acaloradamente los filó­ ha ocurrido a las cuatro de la tarde. Todo
sofos desde hace mucho tiempo, ¿.existe lo que hay son datos sobre el tiempo y es­
verdaderamente el presente como algo tados de la taza. Eso es todo. La descrip­
realmente objetivo, o es sólo una invención ción de los hechos que usted ha descrito,
psicológica? Entre los filósofos que defien­ no nos lleva.a ninguna otra conclusión que
den un presente real están Hans Reichen- Un objeto que a un encadenamiento de estados del mun­
bach y Gerald J. Whitrow. A este grupo permanece inal­ do con momentos del tiempo».
de filósofos les denominan los teóricos A. terable a lo largo
de los siglos: el En realidad, el teórico B puede emplear
Sus oponentes se llaman los teóricos B y David de Miguel todavía argumentos más rotundos. Puede
entre ellos están algunas grandes figuras Angel. Hay que decir que nosotros no medimos nunca di­
de la filosofía moderna, como Alfred J. colocar un reloj rectamente el tiempo; lo que medimos es
Ayer, John J. C. Smart y Adolf Grünbaum. junto a él, pues
de lo contrario la posición de una aguja sobre una esfera
El grupo A utiliza los conceptos de pasa­ no tendríamos con cifras o la posición de la Tierra duran­
do, presente y futuro y la rica gama de ningún punto de te su órbita alrededor del Sol. Cuando afir­
tiempos —comq el primer pasado, el se­ referencia sobre mamos que una taza de café se ha roto
el paso del tiem­
gundo pasado, etc —, de que dispone­ a las cuatro de la tarde, lo que estamos
po Pero ¿los re­
mos en nuestro idioma*. lojes miden real­ diciendo realmente es: todos los estados
El segundo modo de tratar sobre la su­ mente el tiempo, con el signo «taza entera» pertenecen a la
cesión del tiempo que defiende el grupo o únicamente situación de la aguja pequeña del reloj por
contnbuyen
B se sirve de un sistema de fechas. Los a reforzar una encima del número cuatro, mientras que
acontecimientos son señalados mediante ilusión de nues­ todos los estados con la propiedad de «ta­
la fecha en que ocurrieron. De este modo tra mente? za rota» forman parte de las posiciones de
se consigue que los sucesos estén orde­ la aguja pequeña por debajo del número
nados de una forma clara. Este sistema es cuatro. Si se formula esto así, se pueden
el que utilizan también los físicos. Los compatibles para describir el mismo gru­ suprimir las referencias al tiempo
datos sobre el tiempo forman simplemen- po de sucesos. Dado que el momento ac­ ¿Qué dice sobre esto el teórico A? Pue­
tual está siempre avanzando en el tiempo, de afirmar que el movimiento de las agu­
*) f V o * * io no m así Según paraos, tos indios Hopí da
Nodaamértca no heneo ninguna posibilidad de distinguir en su idto- los sucesos del futuro llegan a estar, an­ jas del reloj sólo se puede comprender
"na «ñire pasado presente y futuro Y tam poco p oseen ningún m e­
tió serbal para expresar la idea de que ef tiem po transcurre Para tes o después, en el presente y pasan des­ si existe algo como el tiempo, a no ser
• io s sóto existe la diferencia entre aquellos sucesos que ya se co- de éste hacia el pasado. No obstante, un que el movimiento de las agujas estu­
Hocen es Peor que ya han ocurrido, y aquellos otros que se en­
cuentran en fase de desarrollo único suceso no puede estar simultánea­ viera relacionado con alguna otra cosa.
muy 4?
A pesar de que los argumentos cientrf
presente esrelativo eos y filosóficos de los teóricos B según
los cuales no puede haber ningún preser
te objetivamente real, son con mucho los
más numerosos y convincentes, tengo que
confesar que no termino de ver claro el
problema. Estoy convencido de que r ene
que existir un aspecto del tiempo que to­
davía no comprendemos Por eso núes
tra idea de que el presente se mueve <•
todavía tan confusa
La vanguardia de los físicos está ocupa
da actualmente con problemas cuya solu
ción repercutirá sobre el gran enigma a
mado tiempo. Uno de los puntos que trata-
de aclarar es el conocimiento de que la ick
de Newton sobre un futuro que está ya cc
tenido en el presente es falsa El motivo
está relacionado con el descubrimiento de'
caos determinista. Con esta expresión se
refieren a los sistemas físicos dinámicos
cuya evolución nadie puede predec r La
meteorología tiene mucho que ver con uno
de estos sistemas; por eso se equivocar
tan frecuentemente las
Experimento ima­ predicciones del tiem­
ginario con la rela­
tividad: en la ima­ po Muchos sistemas
gen superior, un poseen dicha propie­
espejo vuela junto dad. tal como lo sabe­
a una nave espa­
cial, con su misma
mos hoy Por eso está
velocidad y direc­ claro que la naturaleza
ción En la figura en verdad se encuentra
inferior, el espejo todavía en formación
y el cohete se cru­
zan a toda veloci­
Un segundo campo
dad Consecuen­ de investigación lo cons­
cia: en apariencia tituye la teoría cuántica
hay un camino y el papel que juega el
más largo para el observador en esta teo­
rayo de luz, repre­
sentado por un ría Según la teoría
triángulo. Pero lo cuántica, la naturaleza
que realmente hay está indeterminada ne‘
es una dilatación
del tiempo.
cesariamente y ya des­
Aqui no existe de el principio, a nivel
el fenómeno de atómico; ningún suceso
simultaneidad. se puede predecir, par­
tiendo de factores cono­
cidos. Esta situación es
la que describió Werner Heisenberg en su
como la rotación de la Tierra. Pero en­ quier idea sobre un presente en movimien­ famoso principio de la borrosidad Si un
tonces habrá que preguntarse: ¿qué ocu­ to, exactamente lo mismo que han afirma­ observador en el campo de los átomos
rre con la rotación de la Tierra7 ¿Con do siempre los teóricos B. efectúa una medición, transforma en rea
qué está relacionada7 Y así sucesivamen­ lidad concreta algo que hasta entonces re
te, una serie de preguntas sin fin. ¿Qué es ero continúa existiendo el estaba fijado todavía. Así pues, en la fís
lo que hay al final de esta cadena?
El último reloj es el propio universo. Al
dilatarse cada vez más en el espacio, el
universo fija un tiempo cósmico. Hace al­
gunos años, los físicos comenzaron a es­
P hecho de que nosotros ca cuántica lo posible se convierte en
sentimos cómo pasa el real a través de la observación. Este sa1’
tiempo. Ahora bien, Einsteincrítico

se conocen las ilusiones de movimiento.


lo denominó

tiempo.
podría tener algo que ver con e
«una ilusión». También en otros terrenos concepto borroso, denominado flujo de

tudiar el movimiento del universo con ayu­ Cuando se dan vueltas muy rápidamente He de reconocer que estos últimos u
da de la mejor descripción científica de la alrededor de uno mismo y luego se detie­ tentos son sólo especulaciones ¿Sepoo-
mecánica que existe, que es la mecánica ne uno de repente, se nota una abruma­ demostrar algún día que son verdader,
cuántica. Hicieron un descubrimiento in­ dora sensación de que todo gira a nues­ Quizá estoy dando ya la respuesta cuar
teresante El tiempo cósmico se salía to­ tro alrededor, o de que uno mismo gira do digo: el tiempo nos lo dirá
talmente de las fórmulas. Resultado: una respecto al mundo que le rodea Pero al P a u l D m v lr <
variación, cualquier variación, sólo se pue­ mismo tiempo, la lógica dice que uno no
de calibrar por medio de correlaciones (re­ se mueve y, sin embargo, tal sensación es PARA SABER
laciones de cambio). En último término, muy fuerte ¿Podría ser que nuestra inten­
hay que relacionarlo todo con la magnitud sa sensación de que el tiempo pasa es una
del universo Con ello desaparece cual- ilusión del mismo tipo que el mareo7
4h muy