You are on page 1of 66

2.

2 HIDROSFERA
De todas las sustancias necesarias para la vida, tal y como la conocemos en la tierra, el
agua es la más importante, la más conocidas y la más maravillosa y, sin embargo, la
mayoría de la gente sabe un poco de ella.

El agua es la sustancia en la cual se originó la vida y en la que evolucionaron las especies


de plata y animales que más tarde colonizarían la tierra firme. Es también el recurso
natural de mayor volumen y extensión en nuestro planeta, ya que ocupa 71%(es decir,
tres cuartas partes del planeta tierra se debería llamar agua.

Además de ser formadora de suelo es una gran modeladora de la corteza terrestre capaz
de creer valles, cañones y nivelar montañas. Determina en buen grado el clima y es un
recurso imprescindible para la generación de energía eléctrica. No debemos olvidar que es
el hábitat de numerosas especies de animales y plantas acuáticas y subacuáticas
indispensable para el hombre, ya que representa 70% de total de masa en nuestro
cuerpo. Básicamente estamos hechos de agua.
Comprende las aguas de ríos, lago, aguas subterráneas y glaciales (aguas continentales) y
océano (agua marina), que mantienen en conjunto una estrecha relación simbiótica a
través del ciclo hidrológico

2.2.1 aguas oceánicas

Las aguas oceánicas están constituidas por los mares y océanos, que son grandes
extensiones de agua almacenada en las depresiones de la corteza terrestre (llamadas
cuencas oceánicas), que se encuentra rodeado a los continentes e islas. Los océanos
contienen la mayor cantidad de agua del planeta (poco más de 97%), en tanto que 2% es
el agua dulce de los continentes y 1% corresponde el agua congelada de las zonas polares
y montañas. De cualquier manera, estamos rodeadas de agua, somos agua y esta es vital
para nuestro futuro.

El relieve subterráneo

Como ya habíamos visto, existan dos tipos de relieve: el relieve oceánico y el relieve
submarino. Se sabe poco sobre el relieve subterráneo; lo que más ha sido estudiado son
las regiones más someras y a las que les llega la luz. El fondo submarino ha sido
investigado de manera indirecta con el uso de radares y submarinos no tripulados y hasta
hora se han identificado algunas zonas del relieve de acuerdo con su profundidad

1. Plataforma continental. Esta parte de la corteza oceánica no llega a más de 200 m de


profundidad. Generalmente la luz llega hasta el fondo, por lo tanto, es rica en especies
animales y vegetales y predomina la sedimentación de arenas.

2. Talud continental. Es una pared muy pronunciada que cae desde la plataforma
continental (aprox. 200 m de profundidad), hasta la llanura abisal, que se encuentra a
2,000 o 3,000 m de profundidad.

3. Llanura abisal. La llanura abisal o cuenca oceánica es la menos estudiada, sin embargo,
se cree que está conformada por enormes planicies, cordilleras submarinas (dorsales
oceánicas), volcanes submarinos, fosas marinas o trincheras y fuentes hidrotermales o
humeros, algo muy parecido al relieve continental.
Características químicas de las aguas oceánicas
La composición química del agua marina depende de su salinidad, su
clorinidad y su pH
Salinidad. Es la característica más reconocible (por lo menos al paladar) del agua oceánica,
cuya concentración media es de 35 g/l (tabla 2.7), pero varía debido a diferentes causas
como la erosión, que transporta y deposita sustancias químicas y sales minerales en el
océano. La evaporación es otra causa de la variación de las concentraciones de sal en el
océano, por lo tanto, los mares que se encuentran en zonas con mayores temperaturas
(en los trópicos) tienen una mayor concentración de sal. Sin embargo, en el Ecuador, cerca
de los continentes, el agua tiene una menor concentración de sal debido al gran aporte de
agua dulce de los ríos que son muy caudalosos en esa latitud, al igual que las aguas
cercanas a los polos, por el aporte de agua dulce del deshielo

Clorinidad. Es la cantidad total de gramos de cloro contenidas en cada litro de agua. La clorinidad
permite calcular la salinidad con mayor precisión, ya que hay una relación directa entre ambas.

PH. Este término se refiere al “potencial de hidrógeno”, que indica la concentración de iones de
hidrógeno y oxidrilos presentes en alguna sustancia, cuya variación le confiere a la sustancia
alcalinidad o acidez. El pH del océano varía entre 7.5 y 8.4, es decir, es ligeramente alcalino. La
variación del pH depende de la temperatura, porque si ésta aumenta, el pH disminuye y viceversa;
también varía por la salinidad, por la presión o profundidad y por la actividad de los organismos.
Esta propiedad del agua de mar es muy importante desde el punto de vista biológico, porque
determina ciertos procesos y fenómenos de los organismos marinos; por ejemplo, se ha
comprobado que el pH de los océanos está relacionado con las migraciones de los animales
marinos.

Estas propiedades químicas del agua del mar permiten seguir su curso y modificaciones a lo largo
de miles de kilómetros, y así entender el desarrollo de muchas especies marinas, por lo que su
conocimiento no sólo tiene un interés científico, sino que presenta una importancia práctica para
el aprovechamiento de los recursos vivos del mar.

Características físicas de las aguas oceánicas

Cloruro de sodio 27.213 g/1


Cloruro de magnesio 3.807 g/1
Sulfato de 1.658 g/1
magnesio
Sulfato de calcio 1.260 g/1
Sulfato de potasio 0.863 g/1
Carbonato de calcio 0.123 g/1 Por contener sales, las características físicas de las aguas oceánicas son
bromuro de magnesio 0.076 g/1 muy diferentes de las aguas dulces.

Mar báltico 0.2 g/1


Golfo de botnia 3.5 g/1
Mar mediterráneo 34 g/1
promedio 35 g/1
Golfo pérsico 41 g/1
Mar rojo 42 g/1
Mar caspio 150 g/1
Temperatura. Las fuentes de calor del mar son: la radiación solar, la condensación del vapor de
agua en el mar, el calor de la energía adquirida por conducción, originada en el interior del
planeta, el calor producido por la energía cinética que se desprende de un cuerpo en movimiento
y el calor originado por los procesos químicos y biológicos. La temperatura del mar varía
dependiendo de la profundidad y la latitud. La temperatura disminuye desde el Ecuador hacia los
polos y también disminuye a partir de la superficie hacia el fondo (tabla 2.9).

Profundidad (metros) Temperatura (c) Salinidad (g/1)


0 26.44 37.45 Densidad. La densidad está
50 18.21 36.02 íntimamente relacionada con la
100 13.44 35.34 cantidad de sales disueltas en el
500 9.46 35.11 agua, es decir, es directamente
1000 6.17 34.90 proporcional, pues la densidad
1500 5.25 34.05 aumenta cuando aumenta la masa
de sales por unidad de volúmenes
de agua, pero es inversamente proporcional a la temperatura, porque si la temperatura aumenta,
la densidad disminuye.

Color. El agua de los océanos regularmente es incolora. La gran variedad de tonalidades que
podemos observar se debe a varios factores: 1) La reflexión y refracción de la luz; 2) la influencia
del color del fondo marino; 3) los materiales disueltos en suspensión; y 4) la presencia de
microorganismo

Propagación del sonido. El sonido viaja con mayor rapidez en el agua (1400 a 1600 m/s) que en el
aire (340 m/s). Esta propiedad también se ve afectada por la temperatura, la salinidad y la
profundidad porque, al aumentar estos factores, la velocidad del sonido aumenta. La propagación
del sonido en el agua tiene un gran interés científico y económico, porque mediante la emisión de
ondas sonoras ha sido posible trazar mapas del relieve oceánico, técnica que también se ha
empleado para detectar objetos móviles como bancos de peces y submarinismos.

Con base en el tema contesta las siguientes preguntas:

1. ¿Qué es hidrosfera y cuáles son los elementos que la integran?


2. Ocupa un porcentaje de 71 % en nuestro planeta.

3. ¿Cuál es el tipo de relieve que se presenta en el fondo de los océanos?

4. ¿Cuál es la primera zona del relieve submarino que comprende hasta 200 m de profundidad?

5. ¿Es la zona intermedia entre el relieve submarino que puede llegar a tener hasta 3000 m de
profundidad?

6. Es la zona más profunda del relieve submarino, tiene profundidades mayores a 6000 m.

7. ¿Cuáles son las principales diferencias de las propiedades fisicoquímicas de las aguas marinas y
de las continentales?

8. ¿A qué se debe que unos océanos o mares presenten mayor concentración de sales que otros?

9. ¿Cuáles son los factores que determinan la temperatura del agua de los mares?

10. ¿En dónde se localizan las aguas marinas menos saladas y, por lo tanto, con menor densidad?

11. Si el agua es incolora, ¿por qué el mar tiene diferentes tonalidades?

Dinámica de las aguas oceánicas:

Como ya vimos en temas anteriores, el movimiento del agua en el mar se debe a varios factores,
entre los que se cuentan la influencia que ejercen el Sol y la Luna, así como el movimiento de
rotación y traslación de la Tierra, la temperatura, las propiedades fisicoquímicas del agua marina y
los vientos.

Los movimientos más importantes de las aguas oceánicas son: las olas, las mareas, los maremotos
y las corrientes marinas. A continuación se describen dichos movimientos:
1. Olas. Movimiento oscilatorio del mar ocasionado por el viento. La intensidad del oleaje depende
de la fuerza del viento.

2. Mareas. Movimiento del mar ocasionado por la atracción gravitacional del Sol y la Luna. Estos
movimientos son periódicos y cíclicos.

3. Maremotos. Son olas de gran tamaño y muy peligrosas si llegan a la costa, originadas por sismos
en la corteza oceánica.

4. Corrientes marinas. Son los desplazamientos de masas de agua tanto a nivel superficial como a
varios niveles de profundidad, se deben a diferentes factores como la temperatura, la densidad
del agua, su salinidad y su ubicación latitudinal. La rotación de la Tierra condiciona la dirección de
las corrientes, las cuales circulan de izquierda a derecha en el hemisferio norte y a la inversa en el
hemisferio sur. Las corrientes tienen diferentes temperaturas, las cuales pueden ser cálidas o
ecuatoriales y frías o polares; en consecuencia, tienen una influencia directa en el clima de los
lugares por donde pasan. Entre las corrientes marinas más importantes se encuentran: Kuro Shivo,
del Golfo, del Perú o de Humboldt y la del Niño (figura 2.29).
El Niño

Se conoce con el nombre de “El Niño”, no solamente a la aparición de corrientes oceánicas cálidas
en las costas de América, sino a la alteración del sistema global océano atmósfera que se origina
en el Océano Pacífico Ecuatorial (es decir, en una franja oceánica cercana al Ecuador),
generalmente durante un periodo comprendido entre diciembre y marzo. La aparición de las
aguas cálidas fue identificada por los pescadores peruanos siglos atrás, quienes le dieron el
nombre de El Niño en referencia a la llegada del niño Dios, porque se observaban a finales de
diciembre, cerca de la Navidad. Este fenómeno se presenta a intervalos de dos a siete años y se
caracteriza porque la superficie del mar y la atmósfera sobre él presentan una condición anormal
durante un periodo que va de doce a dieciocho meses. El fenómeno se inicia en el Océano Pacífico
Tropical, cerca de Australia e Indonesia, y con él se altera la presión atmosférica en zonas muy
distantes entre sí, se producen cambios en la dirección y en la velocidad de los vientos y se
desplazan las zonas de lluvia en la región tropical. En condiciones normales, también llamadas
condiciones No-Niño, los vientos Alisios (que soplan de este a oeste) apilan una gran cantidad de
agua y calor en la parte occidental de este océano. El nivel superficial del mar es, en consecuencia,
aproximadamente medio metro más alto en Indonesia que frente a las costas de Perú y Ecuador.
Además, la diferencia en la temperatura superficial del mar es de alrededor de 8º C entre ambas
zonas del Pacífico. Durante “El Niño”, por la diferencia en la presión atmosférica, los vientos Alisios
se debilitan o dejan de soplar. El máximo de temperatura superficial del mar que había en la zona
occidental gradualmente se desplaza hacia el este y, alrededor de seis meses después, alcanza la
costa de América del Sur, en el extremo este del Pacífico. El desplazamiento del máximo de
temperatura superficial del mar va acompañado de un enfriamiento relativo en el Pacífico
Occidental, es decir, cerca de Asia. Los cambios en la temperatura influyen en la salinidad de las
aguas, modificándose, por lo tanto, las condiciones ambientales para los ecosistemas marinos.
Estos cambios afectan las poblaciones de peces, especialmente en las áreas del Pacífico americano
y, por ende, la actividad pesquera en ellas. Los cambios en la circulación atmosférica alteran el
clima global, con lo que se afectan la agricultura, los recursos hídricos y otras actividades
económicas importantes en extensas áreas del planeta. En términos prácticos, la ocurrencia de El
Niño significa que muchas regiones normalmente húmedas, como Indonesia, llegan a ser secas,
mientras que las áreas normalmente secas, como las de la costa oeste de América, se humedecen
con precipitaciones intensas. Otros cambios se llevan a cabo; por ejemplo, la disponibilidad y
abundancia de las poblaciones de peces cambia en áreas costeras. Esto tiene repercusiones no
deseadas, con impactos adversos en la producción y exportación pesquera y de otros productos
alimenticios. Otros impactos adversos incluyen un aumento en la frecuencia de incendios
forestales, inundaciones, erosión costera, alteraciones en el anidamiento de aves marinas y en los
arrecifes coralinos, así como la presencia de tormentas tropicales.
Elabora las preguntas a las siguientes respuestas:

1. Olas

2. Mareas

3. Maremoto

4. Corriente marina

5. Golfo: corriente del Golfo, Pacífico: contracorriente ecuatorial, ecuatorial del Norte y corriente
de California.

6. Regula el clima, facilita las rutas de navegación, permiten el intercambio de organismos


marinos.

7. El Niño

8. Fosa de Guam en las islas Malvinas.

Distribución de los océanos:

Las aguas oceánicas se distribuyen de manera desigual. El hemisferio norte contiene la mayor
parte de las tierras continentales del globo terráqueo; sin embargo, los mares ocupan 61% de su
superficie. En el hemisferio sur, la proporción de agua es de 81% aproximadamente, pues las
únicas tierras existentes son Australia, Nueva Zelanda, Islas del Pacífico, Sur de África y de América
y el continente Antártico

Océanos Superficie (km2) Profundidad media Profundidad máxima


pacifico 179,700,000 4,049 m 11,040 m (fosas de las
marianas
atlántico 106,100,000 3,314 m 9,212m (fosa de puerto
rico)
indico 74,900,000 3,900 m 7,450m fosa de java
Glaciar ártico 14,060,000 2,600 m
2.2.2 Aguas continentales
Las aguas continentales comprenden todos aquellos cuerpos de agua que se encuentran
en el interior de los continentes y se caracterizan por su menor cantidad de sales disueltas
respecto a las aguas oceánicas

Existen dos tipos de aguas continentales: las lenticas y las loticas:

1. Aguas lenticas. Son las aguas que están casi estancadas o con poco movimiento, (como
las de lagos, pozas, estanques, humedales, etc.) y tienen bajos niveles de oxígeno.

2. Aguas loticas. Son los cuerpos de agua que presentan corrientes como los ríos y los
arroyos. Tienen un nivel más elevado de oxígeno que las aguas lenticas, debido a su
movimiento.

Ríos: Los ríos, al igual que los lagos, son aguas superficiales que forman corrientes
continuas que fluyen por su cauce y con un nivel de agua continuo durante todo el año
(aguas loticas). Su origen puede ser: freático (cuando nace de un manantial), lacustre (por
el desagüe de un lago), pluvial

(Por las lluvias), glacial (por el deshielo de glaciales) o mixto (cuando se reúne más de uno
de los tipos anteriores; por ejemplo, puede ser freático y pluvial. La última parte de un río
se llama desembocadura, la cual puede ser en el mar, en un lago o en otro río

El área drenada por los escurrimientos que desaguan en un mismo río desde su inicio
hasta su desembocadura se llama cuenca hidrográfica, y al conjunto de cuencas que
vierten sus aguas en un lago o mar se le llama vertiente. Las vertientes pueden ser:
exorreicas (son las que desembocan en el mar), endorreicas (cuando los ríos vierten sus
aguas en otros ríos, en lagos o humedales y no en el mar) y arreicas (éstas no tienen
escurrimiento superficial porque se localizan en zonas de suelos permeables y de clima
seco, forman cuerpos de agua subterráneos como los cenotes en Yucatán y Quintana
Roo). En un río se pueden diferenciar varias de sus partes: la ribera, el fondo o lecho y el
cauce

México es un país con muchos ríos, algunos muy caudalosos. El estado de Veracruz es uno
de los que cuenta con mayor número de ríos
Vertiente del pacifico Vertiente del golfo Vertiente de interior
Casas Grandes, Santa María, Del
Carmen, Nazas, Agua naval
Colorado, Concepción, Sonora, Bravo, Conchos, Sabinas, Salado,
Yaqui, Mayo, Fuerte, Sinaloa, Pesquería, San Fernando, Soto La
Culiacán, San Lorenzo, Acaponeta, Marina, guayalejo
San Pedro, Lerma Santiago, Armería, Tamesí,Moctezuma,Pánuco,Tuxpan,
Coahuayana, Balsas, Papagayo, Cazones,Tecolutla,Jamapa,
Verde, Tehuantepec y Suchiate Papaloapan,Coatzacoalcos,Uxpanapa,
Grijalva, Usumacinta, Candelaria,
Hondo

Regiones RIOS
Huasteca veracruzana TAMESI, PANUCO, TUXPAN Y CASONES
Sierra se Huayacocotla VINASCO
TOTONACAPAN CAZONES, TECOLUTLA, NAUTLA
MONTAÑAS DEL CENTRO BOBOS,NAUTLA,ACTOPAN,ATOYAC,LA ANTIGUA,JAMAPA,Y BLANCO
LLANURA DE SOTAVENTO ACTOPAN,LA ANTIGUA,BLANCOY PAPALOAPAN
LOS TUXTLAS TUXTLA,GRANDE DE CATEMACO,HUEYAPAN Y HUAZUNTLAN
EL ISTMO COATZACOALCOS,UXPANAPA,TONALA
Lagos

Los lagos también son cuerpos de aguas superficiales, aunque de tipo lentico, es decir, son
aguas de flujo lento que se encuentran en depresiones continentales llamadas cuencas
lacustres

Los lagos se pueden clasificar como de recepción, de transmisión o emisión. Los lagos de
recepción son los que reciben el agua de uno o varios ríos. Los lagos de transmisión son
los que reciben el agua pero también desaguan formando una nueva corriente (río). Un
lago de emisión es aquel que forma una corriente fluvial.
LAGOS LAGUNAS
Por su origen pueden ser: tectónicos (se originan en fosas CHAPALA TAMIAHUA
tectónicas), volcánicos (en cráteres apagados de volcanes),
SAYULA ALVARADO
glaciales (se originan por la erosión de los hielos que excavan
YURIRIA CATEMACO
grandes depresiones) o kársticos (se forman en las zonas
CUITZEO MECOACAN
calcáreas por el derrumbe del techo de un río subterráneo)
PATZCUARO EL CARMEN
ZIRAHUEN DE TERMINOS
MIRAMAR BACALAR
Aguas subterráneas:

Ya mencionamos que en los continentes existen aguas superficiales y aguas subterráneas.


Estas últimas son las que penetran en el suelo poroso y se saturan o circulan por el
subsuelo, también se les llama aguas freáticas. Sus características químicas están
determinadas por la composición del terreno donde se filtró y la vegetación también
influye en el ritmo de infiltración, debido a que las plantas retienen la humedad. Por su
permeabilidad, los terrenos calizos permiten una gran infiltración y en, consecuencia, se
originan grutas o cavernas y a veces se forman ríos subterráneos, como los que hay en la
Península de Yucatán

Glaciares:
Los glaciares son las masas de hielo acumulada en las regiones elevadas (como los
volcanes) y en latitudes altas, a consecuencia de las bajas temperaturas que allí imperan.
Los glaciares se forman en áreas donde se acumula más nieve en invierno de la que pueda
fundirse durante el verano. Se podría decir que son ríos de hielo, los cuales cubren
aproximadamente 10 % de la superficie terrestre y contienen 33 millones de km3 de agua
dulce
Ciclo del agua y balance hídrico:

Una vez que hemos estudiado las diversas características fisicoquímicas del agua, su particularidad
y comportamiento como hidromas en constante movimiento, ya sea como aguas oceánicas, como
aguas superficiales o como aguas subterráneas, su capacidad modeladora del paisaje, fuente
inagotable y en equilibrio continuo, resulta imprescindible ahora explicar su papel como sistema
circulatorio continuo de gran escala, esto es, estudiar el ciclo hidrológico. Este proceso comprende
fenómenos como la evaporación, la condensación, la precipitación, el escurrimiento y la
infiltración

El ciclo hidrológico es un sistema cerrado en el que, debido a diferentes procesos físicos, el agua se
mueve entre la superficie terrestre y la atmósfera en tiempos variables y en cantidad constante, lo
que se conoce como balance hídrico. En otras palabras, el agua que se evapora de los océanos
debe ser la misma cantidad que la que regresa por evaporación y escurrimientos de las aguas
continentales.

1. Evaporación. Este proceso se inicia cuando la radiación solar ocasiona que el agua superficial se
evapore. La cantidad de agua que se evapora no es la misma en todas las regiones, pues depende
de la temperatura del agua y de la latitud en donde se encuentren los cuerpos de agua. Se calcula
que cada año se evapora alrededor de 395,000 km3 de agua de los océanos.

2. Condensación. Una vez que el agua se evaporó, el viento se encarga de transportarla y cuando
dicho vapor se encuentra con diminutas partículas de polvo, se une a éstas formando
pequeñísimas gotas de agua visibles para nosotros en forma de nubes.

3. Precipitación. Cuando las nubes llegan a su punto de saturación, es decir, la mayor cantidad de
agua que puede sostener el aire a cierta temperatura, y ésta desciende, entonces se produce la
lluvia o precipitación. Si la temperatura es muy baja, entonces las gotas de agua se transforman en
nieve o granizo.

4. Escurrimiento. Casi toda el agua que cae por la lluvia, nevadas, heladas o granizadas, escurre
hasta llegar a los ríos o arroyos y posteriormente al mar.

5. Infiltración. Otra parte del agua que cae y no escurre, se filtra al interior del suelo aumentando
así el volumen de los cuerpos de agua subterráneos.
Ciclo hidrológico

En tu libreta da respuesta a las siguientes interrogantes:

1. ¿De dónde proviene el agua dulce de los continentes?

2. ¿Qué importancia tiene para la vida?

3. ¿Qué proporción del agua que existe en la Tierra es agua dulce?

4. Nombra algunos de los ríos principales de México y de Veracruz.

5. Nombra algunos de los lagos y lagunas más importantes de nuestro país.

6. ¿Qué es un glaciar?

7. ¿Cuáles son los fenómenos que comprende el ciclo hidrológico? y ¿qué es el balance hídrico?
2.3 ATMÓSFERA
La atmósfera es una envoltura gaseosa que forma una capa de varios kilómetros de altura;
rodea a la Tierra y se encuentra unida a ésta por la atracción gravitacional. Empezó a
formarse hace unos 4,600 millones de años con el mismo nacimiento del planeta,
careciendo al principio de oxígeno (O2). Su transformación tuvo lugar hace unos 2,000
millones de años, cuando inició la actividad fotosintética de las plantas, generadora de
oxígeno y ozono, y fue hasta hace unos 1,000 años cuando la atmósfera llegó a tener una
composición similar a la actual. Esta envoltura es una mezcla de gases, vapor de agua,
partículas de polvo, hollín y otros elementos que varían dependiendo del lugar y de otros
factores. La atmósfera funciona como un escudo o barrera que protege a nuestro planeta
de los meteoritos y absorbe parte de la radiación solar ultravioleta (uv-b), de tal manera
que se atenúan las diferencias de la temperatura entre el día y la noche .

2.3.1 Estructura de la atmósfera


La composición, concentración de gases, vapor de agua y partículas en suspensión de la
atmósfera está determinada por la altura y el lugar. Los elementos que se encuentran en
mayor cantidad en la atmósfera son: nitrógeno (78%), oxígeno (20.9%), bióxido de
carbono (0.03%), argón (0.094%), gases raros (neón, helio, criptón, xenón, radón)
(0.002%) e hidrógeno (0.00005%). El nitrógeno es esencial en los compuestos solubles y
químicamente reactivos para que las plantas formen proteínas. El oxígeno es
indispensable para el desarrollo de la vida, en tanto que el bióxido de carbono es
consumido por las plantas para que produzcan oxígeno y carbohidratos
Características fisicoquímicas de la atmósfera:

Las características físicas de la atmósfera son:


1. Compresibilidad y expansibilidad. La atmósfera aumenta o disminuye su volumen debido al
cambio de presión y temperatura.

2. Movilidad. Esta característica se debe también a los cambios de presión y temperatura y al


movimiento de rotación de la Tierra.

3. Diatermancia. Esta característica es la propiedad del aire atmosférico de ser atravesado por los
rayos solares sin absorberlos (sin calentarse).

4. Transparencia. La atmósfera es incolora, pero debido a que contiene una variedad de gases
origina desviaciones en el espectro solar, sobre todo en el color azul, por lo cual vemos el cielo en
diferentes tonalidades de azul.

Las características químicas de la atmósfera son:


1. Oxidante. Debido a que la atmósfera contiene oxígeno, produce reacciones de oxidación y
combustión.

2. Comburente. También es una característica atribuible al oxígeno; el aire es comburente porque


mantiene la combustión y es combustible porque contiene gases que pueden arder, como el
hidrógeno.

Capas de la atmósfera La composición de la atmósfera no es uniforme, sino que está conformada


por diferentes capas que se caracterizan por su temperatura y composición química. Estas capas
actúan como filtros de las radiaciones solares y cada una tiene una función específica. Las capas
son en orden ascendente, es decir, desde la Tierra hacia arriba: troposfera, estratosfera,
mesosfera o termosfera, ionosfera y exosfera
Troposfera
Esta capa se encuentra en contacto con la superficie terrestre; sus principales
características son:

a) Es la capa con la mayor densidad, ya que en ésta se acumulan tres cuartas partes del aire
atmosférico y las dos terceras parte del peso total de la atmósfera.

b) En esta capa la temperatura disminuye con la altura a un promedio de 6ºC/km2.

c) Tiene un espesor de entre 8 y 9 km en las zonas polares y en la zona ecuatorial llega a 16 km. La
altura media es de 12 km.

d) Es un estrato en el cual ocurren movimientos convectivos por el calentamiento de las capas


bajas del aire.

e) Contiene la mayor cantidad de vapor de agua de la atmósfera.

f) En ésta se producen los fenómenos meteorológicos.

g) Se localiza la “zona de vida”, es decir, la biosfera o ecosfera, desde los 0 m hasta los 4 km de
altura
Entre la estratosfera y la mesosfera también hay una zona de transición llamada estratopausa.

Mesosfera
Este estrato se ubica entre los 85 y 120 km de altura y sus características son:
a) Tiene muy baja densidad, sin embargo, puede desintegrar a la mayoría de meteoritos
que penetran las capas más altas de la atmósfera.
b) Su temperatura es muy baja, pues en la parte más alta llega a -110º C.
c) En esta capa se llevan a cabo numerosas reacciones químicas y transformaciones
energéticas, lo cual provoca emisiones luminosas llamadas luminiscencia atmosférica.

A partir de la mesosfera la composición química de la atmósfera cambia. A esta zona de


transición se le llama mesopausa.
Ionosfera
Esta capa también es llamada termosfera y sus características son:
a) Tiene menor densidad y, por lo tanto, los rayos ultravioleta tienen una mayor influencia, como
resultado de que los átomos de oxígeno y de nitrógeno pierden un electrón y se convierten en
iones positivos.

b) Su nombre deriva del proceso de ionización de los gases que la componen.

c) La presencia de iones y electrones influye en la propagación de las ondas radioeléctricas, lo que


hace posible la recepción de onda corta.

d) En este estrato también se forman las auroras boreales.

e) Se le llama también termosfera por las altas temperaturas –que llegan a ser superiores a 1000
ºC– a consecuencia del impacto de la radiación solar de onda corta.

Exosfera
Después de ionosfera se encuentra la exosfera, la última capa que compone a la atmósfera
terrestre y que se encuentra en contacto con el espacio. Sus características más importantes son:

a) Está compuesta principalmente por helio e hidrógeno.

b) El aire está tan enrarecido que una partícula puede recorrer 100 km sin entrar en contacto con
otras.

c) Debido a la distancia con la Tierra, algunas partículas escapan al espacio como consecuencia de
la débil atracción terrestre.

d) Es aquí donde se encuentra la magnetosfera, que forma una especie de paraguas gigantesco
que protege al planeta de las radiaciones del viento solar, filtrando las fulguraciones
electromagnéticas.

e) En esta capa también se localizan los satélites artificiales usados para las telecomunicaciones.

Resuelve el siguiente crucigrama como se te indica:


Horizontales

1. Es una capa ubicada en la estratosfera y ayuda a filtrar y absorber los rayos ultravioleta.

2. Es la zona de transición entre la mesosfera y la ionosfera.

3. Es la zona de transición entre la troposfera y la estratosfera.

4. Es la segunda capa de la atmósfera, se caracteriza porque en ella no hay fenómenos


meteorológicos.

5. Es la zona de transición entre la estratosfera y la mesosfera. 6. Es la capa que se encuentra en


contacto con la superficie terrestre.
Verticales
1. Es la capa más externa en la cual se encuentra la magnetosfera.

2. A esta capa también se le llama termosfera por las altas temperaturas que presenta.

3. Es la tercera capa de la atmósfera y se ubica entre los 85 y 120 km.

4. Es la envoltura gaseosa que envuelve a la Tierra, unida a ella por la atracción gravitacional.
2.3.2 Tiempo atmosférico
El tiempo atmosférico o meteorológico corresponde a las condiciones de la atmósfera que se
presentan en un lugar y un momento determinados, es decir, es transitorio y sólo se aplica al
momento de la observación. Los elementos atmosféricos relacionados entre sí para producir el
estado del tiempo son: la temperatura, la presión atmosférica, los vientos y la humedad.

Clima
El clima, según Julius Hann, se define como el promedio de los estados del tiempo que influyen en
una región determinada y se observan durante un periodo suficientemente largo (mínimo de cinco
años) para que los datos sean confiables.

En otras palabras, es la consecuencia de la interacción de los fenómenos meteorológicos, factores


geográficos y cósmicos que caracterizan a la atmósfera durante un lapso específico de tiempo de
observaciones meteorológicas.

Para poder hacer un estudio del clima de una localidad se requiere analizar elementos tales como
temperatura, presión, viento, humedad, nubosidad y precitación, aunque también hay otros factores que
influyen directamente sobre el clima, como son la latitud, la altitud, la radiación solar, las corrientes
marinas, la distribución de tierras y mares y los tipos de suelo y vegetación.

Para poder estudiarlos con mayor exactitud, primero se abordarán por separado los elementos que integran
el clima, así como los instrumentos de medición que se emplean para cada elemento y después los
factores que modifican el clima.
clima

elementos Factores
del clima Del clima

Acuosos geográficos cósmicos


termodinámicos

Latitud
Temperatura Humedad Altitud Radiación
Presión Nubosidad Corrientes marinas solar
Viento Precipitación Distribución de tierras y mares
Tipos de suelo y vegetación

I. Contesta falso (f) o verdadero (v), según corresponda.


• La afirmación “está haciendo mucho calor” se refiere al tiempo. ( )

• “El día de hoy amaneció nublado, creo que va a llover” se refiere al clima. ( )

• “Me voy de vacaciones a la playa en invierno porque hace menos calor” se refiere al tiempo. ( )

• “Voy a visitar a mis amigos que viven en Perote en primavera porque hace menos frío” se refiere al clima. ( )

Elementos del clima e instrumentos de medición

Los elementos y factores del clima son los que determinan el comportamiento e influencia de la
atmósfera en los fenómenos físicos, biológicos y humanos del paisaje. Todos estos elementos se
pueden medir utilizando instrumentos que permiten hacer una predicción de los fenómenos que
repercuten en las actividades humanas como los huracanes, las heladas, los tornados, etc., y, de
esta manera, tomar las medidas necesarias para evitar daños.

Los elementos del clima cambian constantemente. Cuando la temperatura es el factor que causa
los cambios, se les llama elementos termodinámicos y cuando los cambios se originan por la
presencia de agua en la atmósfera se les llama acuosos.

Elementos termodinámicos:

1. Temperatura. Es la cantidad de calor que hay en la atmósfera. La temperatura varía de acuerdo


con varios factores:

a) radiación (en la noche la radiación es menor, así que la temperatura disminuye y a la inversa en
el día)

b) altitud (a mayor altura, menor temperatura y viceversa), c) latitud (la temperatura aumenta
desde los polos hacia el Ecuador)

d) vegetación (contribuye a regular la temperatura)

e) movimiento de traslación (la temperatura varía según las estaciones del año)

d) distancia al mar (se registran temperaturas más estables en aquellos lugares cercanos al mar).

El instrumento que se usa para medir la temperatura es el termómetro ambiental o termógrafo

La distribución de las temperaturas en la Tierra se puede trazar en un mapa usando la


temperatura media mensual y uniendo con una línea aquellos lugares con temperaturas iguales
(isotermas). Estos mapas se consultan para saber la temperatura media de un lugar determinado y
así tener una base para conocer su clima.

2. Presión atmosférica. Es la fuerza que ejerce la columna de aire sobre la corteza terrestre. La
presión aumenta a menor altura, mientras que a mayor altura la presión es menor; la cantidad de
vapor de agua existente en la atmósfera también modifica la presión del aire. La presión
atmosférica está en función directa con la temperatura: cuando la temperatura desciende, la
presión sube provocando corrientes de viento estables (formando un anticiclón térmico) y cuando
la temperatura aumenta, la presión baja provocando inestabilidad (formando un ciclón). Al igual
que la temperatura, se puede conocer la distribución de la presión atmosférica en la Tierra con el
uso de mapas, en el cual se marcan los lugares con las mismas presiones unidos por una línea
(isobaras) en un momento dado. Existen mapas con isobaras de un día, un mes o un año. Para la
medición de la temperatura se utiliza un barómetro o barógrafo.

Es muy importante conocer la presión atmosférica y temperaturas porque de ese modo sabremos
dónde son mayores o menores, para apreciar en qué dirección se mueve, y dónde es probable la
formación de ciclones, frentes, vientos, tornados y otros fenómenos meteorológicos. De esta
manera podemos prevenir catástrofes, como las ocasionadas por los huracanes.

Viento. Es el desplazamiento horizontal o vertical de las masas de aire,


determinado por la presión atmosférica; se encuentra regido por tres leyes. Primera ley de los vientos: el
aire circula de manera vertical; cuando la presión baja, el aire asciende y viceversa. Segunda ley de los
vientos: por efecto de la rotación, los vientos se desvían a la derecha en el hemisferio norte y a la izquierda
en el hemisferio sur. Tercera ley de los vientos: la velocidad de los vientos depende de la diferencia de
presión entre los centros en los cuales se mide. Para su medición se emplean dos instrumentos: la veleta
para determinar la dirección del viento y el anemómetro o anemógrafo para la velocidad

Existen vientos constantes que circulan de acuerdo con los sistemas de presión y representan la circulación
general de los vientos, como los vientos alisios, los contralisios, del Oeste y polares.
a) Vientos alisios. Son vientos de superficie que soplan en
dirección al Ecuador absorbiendo gran cantidad de humedad. En el hemisferio norte se mueven de noreste a
suroeste y en el hemisferio sur de sureste a noroeste. Debido a la fuerza de Coriolis, una vez que llegan al
Ecuador el aire se calienta y asciende; al elevarse, el viento se enfría formando nubes que más tarde se
precipitarán a tierra en forma de lluvia. Estas lluvias caen diariamente en las zonas ecuatoriales, por lo que
la vegetación es exuberante.

b) Vientos contralisios. Viajan en dirección contraria a los vientos alisios y soplan en las capas altas de la
atmósfera. En el hemisferio norte, soplan del sureste al noreste y en el hemisferio sur del noroeste al
suroeste. Estos vientos descienden totalmente secos al llegar a los 30º de latitud norte o sur, que es la zona
de alta presión en que se localiza la mayor extensión de desierto debido a la escasez de lluvias que causa.

c) Vientos del oeste. Una vez que los vientos descendieron, una parte regresa al Ecuador y forma
nuevamente los vientos alisios y otra parte sopla en la superficie con dirección a los polos y son desviados
por el movimiento de rotación hacia el oeste, por lo que toman el nombre de vientos del oeste. Estos
vientos ayudan a modificar el clima de varios países ubicados en la latitud 60º norte y sur, haciéndolos
menos extremosos y más húmedos. En esta zona la vegetación principal son los bosques de coníferas o
bosques templados.

d) Vientos polares. Estos vientos originan abundantes lluvias que favorecen la formación de los bosques de
coníferas en el hemisferio norte. Representan la zona de convergencia de los vientos polares fríos y secos
con los vientos subtropicales cálidos y húmedos.

Además de la circulación general de los vientos también existen los movimientos regionales, los cuales se
clasifican en tres tipos: 1) vientos periódicos como las brisas y los monzones; 2) vientos irregulares como los
ciclones, los anticiclones y los tornados, y 3) los vientos locales como el Bora, el Mistral, el del Norte, el
Pampero, etc. (explicados más adelante en el apartado de precipitación).

Elementos acuosos:

1. Humedad. Es el vapor de agua contenido en la atmósfera, el resultado de la evaporación de todas las


superficies acuosas como los océanos, ríos y mares, pero también de la evapotranspiración del suelo,
plantas y animales. La humedad se puede medir con un instrumento llamado higrómetro o psicrómetro
2. Nubosidad. Es la cantidad de vapor de agua que se condensa en la atmósfera. Cuando el volumen de agua
excede la resistencia de las capas inferiores, se produce la precipitación. La condensación del vapor sobre
una superficie fría formará el rocío y, si la temperatura desciende por debajo de cero, se formará escarcha o
nieve. La nubosidad se mide con un nefoscopio (figura 2.43).

3. Precipitación. La precipitación es la caída del agua en estado sólido o líquido. Las lluvias se clasifican de
acuerdo a su origen:

a) Lluvias de convección. Se producen cuando el aire húmedo se calienta al contacto con la superficie
terrestre y se eleva, y al subir se enfría, se condensa y se produce la precipitación. Este tipo de lluvias son
características de las zonas ecuatoriales y casi siempre se presentan al atardecer.

b) Lluvias de relieve u orográficas. Las masas de aire se trasladan horizontalmente, pero al encontrarse con
un relieve montañoso suben y, como en la altura la temperatura es menor, el vapor de agua se condensa y
se precipita del lado de la montaña que da al mar.

c) Lluvias de frente o frontales. Este tipo de lluvias ocurren cuando dos masas de aire con características
diferentes se encuentran. Debido a la ocurrencia de diversas condiciones, pueden clasificarse en:

• De frente frío. Ocurre cuando una masa de aire frío choca con otra de aire caliente pero, al ser la masa de
aire frío más densa, ésta se coloca por debajo de la cálida empujando a la masa de aire caliente hacia arriba,
enfriándola y haciendo que se mueva rápidamente. Los frentes fríos son intensos, ya que pueden
representar perturbaciones atmosféricas como tormentas, tornados, viento muy fuerte, etcétera.

Higrómetro. Nefoscopio.
• De frente cálido. Este tipo de frente ocurre cuando una masa de aire tibio avanza para desplazar
a una masa de aire frío que retrocede. Cuando esto ocurre, la temperatura aumenta la humedad y
la presión, lo que ocasiona una amplia zona de lluvias intensas y chubascos.

• De frente polar. La masa de aire polar forma una línea de separación curva que sopla hacia el
sur y obliga al aire caliente a subir hacia el norte, formándose borrascas en la cúspide de la onda.
a) Ciclónicas. Este tipo de lluvias se forman en la zona intertropical. Son lluvias intensas
acompañadas por vientos muy fuertes, y se originan por el ascenso de las masas de aire en las
regiones de baja presión.

b) Monzónicas. Estas lluvias se producen durante el verano en la zona del sureste de Asia (India,
Pakistán, Indochina y China). Algunas de estas zonas reciben la misma cantidad de agua en un año
que la que llueve en la Ciudad de México en 20 años. El instrumento que se utiliza para medir las
precipitaciones es el pluviómetro (figura 2.44).

Factores modificadores del clima

Se les llama factores modificadores del clima a las condiciones geográficas del paisaje, ya que éstas
influyen en el comportamiento de los elementos del clima. Estos factores se dividen en dos tipos:
cósmicos y geográficos.

Factores cósmicos:

1. Radiación solar. Es la cantidad de calor que llega a la superficie terrestre que, además de
permitir la vida en la Tierra, influye en la presión atmosférica, ya que si la temperatura sube la
presión baja. La radiación solar influye también en los vientos, ya que el aire se mueve de las zonas
frías a las zonas cálidas, aumentando la nubosidad en las épocas de mayor insolación y humedad.
La precipitación también depende del grado de calor, la humedad y la nubosidad.

Factores geográficos:

1. Latitud. Influye en la temperatura, ya que a mayor latitud menor temperatura y mayor presión
atmosférica. Los vientos circulan de los polos al Ecuador y viceversa a consecuencia de la latitud.
Como la latitud se encuentra en relación directa con la temperatura y con la circulación de los
vientos, la nubosidad aumenta en las zonas de convección de masas húmedas y frentes y, por
consiguiente, la precipitación aumenta. La latitud, la radiación solar, los movimientos y la forma de
la Tierra, así como la inclinación del eje terrestre, son los responsables directos de las zonas
térmicas.

Pluviómetro
1. Altitud. También influye en la temperatura de la misma manera que la latitud, es decir, a mayor
altitud menor temperatura, de allí que las cumbres de los volcanes más altos estén siempre
cubierto de nieve, aunque se encuentren en zonas tropicales; un ejemplo es el Pico de Orizaba. Sin
embargo, a diferencia de la latitud, la presión es mayor si la altitud es menor. La altitud también
juega un papel fundamental en la distribución de la humedad, ya que constituye una barrera para
su distribución, denominada efecto de sombra. Tal es el caso del Cofre de Perote, que constituye
una barrera de la humedad que proviene del este, desde el Golfo de México, y al descargarse en
forma de lluvia en su vertiente oriental ocasiona un clima lluvioso en Xalapa, mientras que en la
vertiente occidental de este volcán, en el valle de Perote, un clima seco.

2. Corrientes marinas. Las corrientes marinas también influyen en la temperatura, ya que si éstas
son cálidas, elevan la temperatura y viceversa. Por ejemplo, las costas de Inglaterra tienen un
clima más benigno debido al paso de la corriente del Golfo. Las corrientes marinas hacen que
aumente la humedad en los litorales, que aumente la formación de nubes por evaporación en las
zonas con corrientes cálidas y, por lo tanto, que aumenten las probabilidades de precipitación y la
bruma en lugares con corrientes frías.

3. Distribución de tierras y mares. El agua del mar retiene el calor solar durante más tiempo a
diferencia de las tierras del continente, lo cual provoca que en las costas las temperaturas sean
más estables, mientras que en las zonas más alejadas de los océanos, la oscilación térmica
ocasiona que el clima sea más extremo y seco.

4. Tipos de suelo y vegetación. Los suelos cubiertos de vegetación tienen climas con temperaturas
y periodos de lluvias más estables, que favorecen la retención de humedad en el suelo y en la
atmósfera y, por lo tanto, aumentan la nubosidad y la posibilidad de precipitaciones, como sucede
en las selvas. En sentido inverso, los suelos desprovistos de vegetación se calientan con mayor
intensidad, produciendo aire seco y una oscilación térmica extremosa, como es el caso los desierto
Completa los diagramas, anotando sus principales características

Elementos del clima

T N
e u
m b
p o
er si
at d
u a
ra d

Sus principales características son sus principales carteristas son

Factores modificadores
del clima
cósmicos

A
l
t
i
t
u
d

Sus principales características

S sus principales características son


clasificación climática de koppen

Vladimir Copen (1846-1940) propuso unificar criterios y elaborar una sola clasificación mundial de
los climas, utilizando como base los elementos climáticos: de la temperatura y la precipitación,
además del factor vegetación. Para ello, propuso una simbología que emplea letras que señalan
sus características particulares. Existen cinco zonas climáticas o grupos climáticos establecidos
internacionalmente y basados en la temperatura (tabla 2.14).

Clima Temperatura precipitación


Zona Símbolo Mes más caliente Mes más frío Media anual
(mm)
Tropical A >a 18º C >a 18º C >de 750
Seca B Amplia oscilación térmica, diaria y anual >de750
Templada C >a 18º C >a 0º C >de 600
Fría D >a 10º C <a0°c <de750
Polar E <a10°c <a0°c Muy escasa

La distribución de los climas se relaciona con la latitud y la circulación de los vientos, a lo cual se
debe que los climas parezcan bandas paralelas desde el Ecuador hacia los polos. Las zonas
climáticas se dividen en subgrupos y éstos a su vez se agrupan en subdivisiones. Los subgrupos
dependen de la humedad, escribiéndose los dos primeros con mayúsculas y los demás con
minúsculas (tabla 2.15).

Símbolo Especificaciones Observaciones


S Estepa (semiárido) Sólo para climas de tipo B
W Desértico (árido) Sólo para climas de tipo B
f Húmedo sin estación seca Sólo para climas de tipo A, C y D
m Húmedo con una corta estación seca Sólo para climas de tipo A
w Estación seca en invierno Sol en posición baja
s Estación seca en verano Sol en posición alta

Las subdivisiones dependen de características específicas adicionales y se expresan en minúsculas


tabla 2.16, además de combinarse definiendo muchos tipos de climas diferentes (tabla 2.17)

Símbolo Especificaciones Observaciones


A La temperatura media del mes más Sólo para climas tipo C y D
cálido supera los 22º C
B La temperatura media del mes más Sólo para climas tipo C y D
cálido es inferior a 22º C
C La temperatura media del mes más Sólo para climas tipo D
frío es inferior a -38º C
H La temperatura media anual es Sólo para climas tipo B
superior a 18º C
K La temperatura media anual es Sólo para climas tipo B
inferior a 18º C
Símbolo clima vegetación Localización

Cubre la porción oriental de la sierra de Puebla con


altitudes inferiores a los 1,000 m y parte del estado
Af Clima caliente y de Veracruz en su porción ístmica. De ahí se
húmedo con lluvias todo el extiende hacia Tabasco, el norte de Chiapas y
año Selva tropical penetra a Guatemala
Aw Clima caliente subhúmedo con Sabana tropical Planicie costera del Golfo de México, la mayor
lluvias en verano del parte de la península de Yucatán, el Valle Central
de Chiapas, la porción noroeste y la vertiente
marítima de la Sierra Madre de Chiapas y parte de
la planicie costera Pacífico

Am Clima caliente y húmedo con Bosque tropical Vertiente norte de la Sierra Madre de Oaxaca y de
lluvias de monzón en verano la Meseta Central de Chiapas, la parte sur de
Campeche la porción oriental de la Sierra Madre de
Chiapas hasta Guatemala
BS. Clima seco estepario Estepa o, Valle de Oaxaca Noroeste de la altiplanicie septentrional, norte,
noroeste y declive occidental de la Sierra Madre
Oriental, gran parte de la Planicie Costera
Tamaulipeca, vertiente oriental de la Sierra Madre
Occidental, occidente de la Sierra Madre de
Oaxaca, la vertiente de la Sierra de San Lorenzo en
la península de Baja California, noroeste de la
península de Yucatán y en las partes más bajas de
las cuencas de los ríos Balsas, Santiago, San Pedro
Mezquital y otros, parte de Durango, San Luís
Potosí, Querétaro, los llanos de Apam Hidalgo en
Valle de Puebla, Valsequill
BW Clima seco desértico Desierto Centro y norte de la altiplanicie septentrional,
amplias extensiones de la península de Baja
California.

Cf Templado con lluvias todo el año Bosque mixto Noroeste de EUA, oeste de Canadá, centro y
oeste de Europa, Nueva Zelanda y Japón
Cs Templado con lluvias en invierno Matorrales Cuenca del Mediterráneo, suroeste de Australia.

Cw Templado con lluvias en verano Bosque mixto Sureste de EUA, este de Argentina, oeste de
Europa.
Df Templado frío con lluvias todo el Taiga o floresta Alaska, centro de Canadá, oeste de Rusia, Suecia,
año Noruega, Finlandia y Siberia
Dw Templado frío con lluvias en verano Bosque de coníferas Noreste de China, este de Siberia.

ET Polar de tundra Tundra Norte de Alaska y Canadá, norte de Suecia,


Noruega y Finlandia
EB Polar de alta montaña Alta montaña Sierra de las Rocallosas, los Andes, el Himalaya,
Cáucaso y los Alpes.
EF Polar de hielos perpetuos Sin vegetación Groenlandia, Antártida, zonas polares

Estos son algunos ejemplos, pero como el clima tiene muchas variantes en función de sus subdivisiones,
entonces cada tipo de clima se expresa con tres letras.

Los climas de México

Nuestro país tiene una gran diversidad de climas debido al relieve y a que los dos océanos
intervienen en la configuración climática del país. En razón de estas condiciones particulares, la
clasificación climática de Köppen fue modificada por la Dra. Enriqueta García, tomando en cuenta
las características topográficas que afectan la circulación de los vientos, así como los factores
climáticos de humedad y precipitación

Distribución de los climas de México.


Símbolo Clima Vegetación Localización
Af Clima caliente y Selva tropical Cubre la porción oriental de la sierra de
húmedo con lluvias Puebla con altitudes inferiores a los
1,000 m y parte del estado de Veracruz
todo el año en su porción ístmica. De ahí se
extiende hacia Tabasco, el norte de
Chiapas y penetra a Guatemala
Aw Clima caliente Sabana tropical Planicie costera del Golfo de México, la
subhúmedo con lluvias mayor parte de la península de Yucatán,
el Valle Central de Chiapas, la porción
en verano noroeste y la vertiente marítima de la
Sierra Madre de Chiapas y parte de la
planicie costera del Pacífico
Am Clima caliente y Bosque tropical Vertiente norte de la Sierra Madre de
húmedo con lluvias de Oaxaca y de la Meseta Central de
Chiapas, la parte sur de Campeche la
monzón en verano porción oriental de la Sierra Madre de
Chiapas hasta Guatemala.
BS Clima seco estepario Estepa Noroeste de la altiplanicie
septentrional, norte, noroeste y declive
occidental de la Sierra Madre Oriental,
gran parte de la Planicie Costera
Tamaulipeca, vertiente oriental de la
Sierra Madre Occidental, occidente de la
Sierra Madre de Oaxaca, la vertiente de
la Sierra de San Lorenzo en la península
de Baja California, noroeste de la
península de Yucatán y en las partes
más bajas de las cuencas de los ríos
Balsas, Santiago, San Pedro Mezquital y
otros, parte de Durango, San Luís Potosí,
Querétaro, los llanos de Apam Hidalgo
en Valle de Puebla, Valsequillo, Valle de
Oaxaca
BW Clima seco desértico Desierto Centro y norte de la altiplanicie
septentrional, amplias extensiones de la
península de Baja California
Cw Templado con lluvias en bosque mixto Llanuras del oeste, centro y sureste de la
verano Altiplanicie meridional, la vertiente
sureste de la Sierra de Zacatecas y su
prolongación hasta la Sierra Madre
Oriental, el Bajío, el valle de Toluca, la
cuenca de México, parte de los llanos de
Apam, suroeste del estado de Puebla, la
región Mixteca, parte alta de la Sierra
Madre de Oaxaca, la Meseta Central de
Chiapas, la Sierra Atravesada, parte de la
Sierra Madre Occidental, noroeste del
estado de Tamaulipas, occidente de la
Sierra Madre Oriental y parte de la Sierra
de San Lorenzo en la península de Baja
California
Cs Templado con lluvias en Matorrales Abarca la parte noroeste de la península
invierno de Baja California en las sierras de Juárez y
San Pedro Mártir.
ETH Clima de tundra, de alta Tundra Se presenta en las grandes alturas de
montaña nuestras serranías, principalmente arriba
de los 3,000 m en el Nevado de Toluca, el
Nevado de Colima, Cofre de Perote, la
Malinche, en torno a las nieves perpetuas
del Pico de Orizaba, el Popocatépetl y el
Iztaccíhuatl
EH Clima polar de alta No hay vegetación Esta zona se extiende arriba de los
montaña 4,000 m en el Pico de Orizaba, el
Popocatépetl y el Iztaccíhuatl
2.4 BIOSFERA

La vida en la Tierra se desarrolla y ha evolucionado en una capa de tan sólo unos cuantos kilómetros de
espesor. A esta delgada, dinámica y frágil capa que envuelve la superficie de nuestro planeta se le denomina
biosfera (la esfera de la vida) o exósfera (nuestra casa). Es aquí en donde se interrelacionan, de manera
compleja, los procesos químicos, físicos y biológicos derivados de la estrecha relación entre la capa
superficial de la litosfera (las rocas y los suelos), la hidrosfera (los mares, ríos y océanos) y la atmósfera (los
fenómenos meteorológicos y los climas). También se le denomina epidermis de la Tierra, es decir, la delgada
piel que cubre a nuestro planeta, en donde habitamos como una especie más, ejerciendo en ella un papel
importante en su transformación a través de las actividades que realizamos para producir nuestros bienes y
satisfacer nuestras necesidades. De allí que la biosfera o exósfera sea de singular importancia para nosotros
y para el futuro de nuestra especie.

Es en esta epidermis en donde la energía solar se constituye como el motor esencial del mantenimiento de
la vida, al producir la fotosíntesis y regular el ciclo del oxígeno, pues sin estos procesos no existiríamos junto
con los otros organismos que habitan el planeta. Además, la distribución de los organismos vivos en el
planeta es diferenciada y desigual debido a los muy diversos factores y fenómenos que hemos estudiado en
la Unidad I y a lo largo de esta unidad. El clima juega un papel fundamental como síntesis de estos factores y
fenómenos, pues organiza espacial y temporalmente la estructura y función de los ecosistemas y los paisajes
que resultan de la biodiversidad.

La biogeografía es una especialidad científica que estudia la organización espaciotemporal y la dinámica de


los seres vivos que habitan los paisajes y conforman los ecosistemas. Estos últimos son un modelo utilizado
por los biólogos y ecólogos para explicar la cadena de relaciones que se establece, en un lugar dado, entre
los seres vivos y su medio. La biogeografía permite entender la organización espacial de los seres vivos en
relación con su medio desde dos puntos de vista, enfoques o aproximaciones, principalmente. El primero
aborda el estudio de la distribución en el planeta de las especies en forma aislada. Así, es posible entender
cómo y por qué los individuos de una misma especie (vegetal o animal) se organizan en comunidades
localizadas en ciertas regiones y no en otras. Un ejemplo sería la distribución del jaguar, felino que requiere
de condiciones naturales específicas para poder sobrevivir. Otro caso sería el de las diversas variedades de
árboles de pino que conforman comunidades vegetales (pinares) en ciertas áreas, bajo condiciones propicias
para que se desarrollen como tales.
El segundo enfoque que utiliza la biogeografía, con la ayuda de la biología, la ecología y la
geografía, es el estudio de la organización espacial y el funcionamiento de las comunidades de
seres vivos, incluyendo a las especies vegetales y animales así como las de microorganismos, en
relación con los requerimientos que les provee el medio físico (rocas, suelos, relieve, climas, etc.).
Dichas comunidades tienen una distribución en la escala global conformando grandes regiones
biogeográficas o biomas.

Finalmente, la biogeografía resulta de gran utilidad para conocer la evolución e historia de los
organismos vivos en relación con su medio. Esto permite reconocer los impactos que ha generado
el hombre en el paisaje y, por lo tanto, predecir las consecuencias económicas, sociales y
ecológicas que se puedan derivar de dichos cambios en el futuro. Conocer la velocidad del
deterioro de nuestros recursos naturales resulta fundamental para prevenir desastres en todas las
escalas: local, regional y mundial. Aunado a esto, el conocimiento del grado de disturbio o
afectación de los biomas nos permite diseñar estrategias y políticas para revertir sus posibles
efectos en el futuro cercano. De allí la importancia de la biogeografía y del estudio de los
componentes biofísicos del paisaje, tal y como lo hemos hecho a lo largo de esta unidad.

Algo que es sumamente importante dejar por sentado, antes de pasar al siguiente inciso, es
reconocer que el cambio es consustancial al planeta Tierra que, a lo largo de sus miles de millones
de años de historia, ha experimentado cambios más intensos de los que se viven hoy. De hecho,
muchos de los cambios que han sucedido en la biosfera o ecósfera en el pasado han sido
provocados por otros organismos. Tal es el caso, por ejemplo, del papel que jugaron las bacterias
que, debido a su capacidad de producir la fotosíntesis, permitieron el cambio paulatino de una
atmósfera pobre en oxígeno y con una alta irradiación ultravioleta, a otra en donde la biosfera se
vio envuelta por una atmósfera con 21% de oxígeno y con una capa de ozono que frena la entrada
de los rayos ultravioleta. Sin embargo, los cambios que hoy se viven de manera acelerada y
riesgosa para nuestra propia existencia han sido provocados por otra especie, la humana, que ha
dejado profundas huellas en su paso por la Tierra. Por ello, es muy importante estudiar las
transformaciones que hemos hecho a nuestra casa (ecósfera) mediante el análisis de los cambios
generados en sus regiones naturales.

2.4.1 Relación clima-suelo-vegetación


Tres son los factores que nos ayudan a explicar la distribución de las regiones naturales o biomas
en el mundo, debido a que éstos sintetizan las relaciones críticas entre el medio abiótico (clima,
suelo, etc.) con el medio biótico (organismos vivos), esto es, la relación entre el clima, el suelo y la
vegetación. Así, es posible afirmar que los tipos de vegetación son el resultado del clima
dominante a lo largo del tiempo en un área determinada, y que los suelos sostienen a estos tipos
de vegetación al ser los medios que proveen los nutrientes necesarios para su existencia y
desarrollo. La desigual distribución de los climas y los suelos en el planeta ha dado lugar a las
regiones naturales, en donde los tipos de vegetación se expresan como la síntesis de estas
complejas relaciones.
Regiones naturales

Por región natural se entiende un área bien definida por sus características biofísicas y ecoló- gicas, la cual
se diferencia de sus áreas vecinas. Las características biofísicas y ecológicas más relevantes de una región
natural están definidas por el clima y el ciclo del agua que allí prevalece, sus características hidrológicas, el
tipo de relieve, la litología superficial y los suelos que sobre ésta se desarrollan y que permiten el
sostenimiento de la flora y la fauna.

Las llanuras costeras de Veracruz constituyen un ejemplo de lo que aquí denominamos región natural. Con
un clima cálido húmedo tropical, con abundantes lluvias durante el verano y parte del otoño que se
desarrollan en forma de tormentas tropicales y con un número variable de ciclones que azotan sus costas,
principalmente al final del verano y durante el otoño, las llanuras costeras veracruzanas tienen un relieve
plano y de baja altitud, en un rango altitudinal que va de los 0 m.s.n.m. a los 250 m.s.n.m. Durante el
invierno y parte de la primavera, estas llanuras son afectadas por frentes fríos que provienen del polo norte
y que, al cruzar por el Golfo de México se tornan húmedos, produciendo los llamados “nortes” con fuertes
vientos en forma de rachas y con lluvias que pueden durar más de tres días. La temperatura baja
drásticamente durante estos días.

Estas llanuras están disecadas por ríos caudalosos, con corrientes en forma de meandros poco antes de
desembocar en el Golfo de México. Los principales ríos son el Pánuco, el Cazones, el Papaloapan y el
Coatzacoalcos, todos distribuidos de norte a sur, respectivamente. Su vegetación natural característica son
las sabanas, tipo de vegetación constituido por pastizales tropicales con árboles distribuidos de forma
dispersa. Estos pastizales están sujetos a incendios esporádicos durante la época seca y cálida (durante la
primavera e inicios del verano). Una característica especial de los árboles que dominan en las sabanas es su
tolerancia al fuego, ya que logran sobrevivir después de ser afectados por los incendios causados de manera
natural o por la mano del hombre.

En las márgenes costeras de las llanuras se presentan dunas de forma acordonada que son esculpidas por
los vientos que azotan las costas con dirección noreste-suroeste. También se localizan lagunas costeras
como la de Tamiahua, la del Conchal y la de Alvarado, entre las más importantes. En los márgenes de dichas
lagunas costeras y en la desembocadura de los ríos al mar se desarrolla un tipo de vegetación especial
denominado manglar. El manglar aloja a un número importante de aves –muchas de ellas migratorias–, así
como un sinfín de peces, reptiles como la boa ratonera y cocodrilos, anfibios y mamíferos como ciertos
felinos, jabalíes y monos. El manglar está constituido por una densa presencia de árboles y arbustos que se
desarrollan bajo condiciones acuáticas salobres. Sus grandes raíces crecen aun por arriba del nivel del agua,
permitiendo que los mangles conserven sus hojas durante todo el año
La tabla 2.19

Sintetiza las características y factores que determinan a las regiones naturales más importantes del planeta.
Las regiones naturales están nombradas conforme a su principal tipo de vegetación que, como lo dijimos

Regiones Clima Tipo de suelo Vegetación y Actividades Localización geográfica


naturales fauna económicas
Selva Af Laterítico Árboles altos, Caza, pesca,
Cuenca del Amazonas,
denso follaje; recolección de
llanuras de Centroamérica,
monos, frutos cuenca del Congo, costas
insectos y del Golfo de Guinea,
aves Indonesia, Malasia, Nueva
Guinea
Bosque Am Laterítico aluvial y Maderas Explotación de Sureste de Asia
tropical Gleysol preciosas: madera, caza,
caoba, ébano; plantaciones
reptiles y tropicales
felinos
Sabana Aw Laterítico Pastos altos y Ganadería y Sur de México, islas del
árboles agricultura, Caribe, cuenca del Orinoco,
dispersos; en plantaciones región del Sudán, parte de
África, leones, tropicales India e Indochina y norte
elefantes de Australia
jirafas, cebras,
rinocerontes
Estepa BS Chesnut Pastos Pastoreo y Circundando los desiertos
dispersos; ganadería; de Asia central, China y
camello, yak, agricultura con Mongolia.
lobos, ovejas, riego
cabras,
caballos
Desierto BW Xerozem Arbustos Recolección de Sur de EUA y norte de
centro espinosos, plantas, México; norte de Chile,
cactáceas; pastoreo, norte y sur de África
camellos, agricultura de Península de Arabia, China
caballos, riego y de Australia.
reptiles,
arácnidos
Mediterránea Cs Chesnut Matorrales, Cultivo de vid, Sur de Europa y norte de
laurel, olivo, cítricos; África; California, centro de
nopaleras, ganadería; Chile, suroeste de África y
palmeras industria Australia
datileras;
animales
domésticos
Pradera Cw Podzol griscafé Pastos Ganadería, Centro de EUA, norte de
y árboles agricultura, México, valles andinos,
frutales; industria centro de Europa, este de
animales China
domésticos
Bosque mixto Cf Amarillo, Podzol, Coníferas y Noroeste de EUA
y de Chernozem árboles y suroeste de
coníferas caducifolios Canadá, Europa
como el occidental y
encino y el montañas de las
roble; venado, zonas templadas
coyote, zorro;
águila, halcón
Explotación
forestal,
agricultura
Taiga Df Podzol con turba Bosque mixto Explotación Centro de Canadá, norte de
y de coníferas; forestal; cría de Europa, centro de Siberia,
alce, hurón, zorro, armiño, Alaska
armiño, etc.; industrias
marta, castor, forestales
osos
Tundra Et Tundra Musgos, Pastoreo de renos, Norte de Alaska y del
líquenes y caza de focas y Canadá; costas de
coníferas pesca Groenlandia, norte de la
enanas; Península Escandinava,
renos, osos y norte de Asia
lobos
Contesta las siguientes preguntas.

1. ¿Qué es la biosfera?

2. ¿Qué es la biogeografía?

3. ¿Cuáles son los dos enfoques de la biogeografía?

4. ¿Por qué es importante la biogeografía en el estudio de la biosfera?

5. ¿Qué es un bioma?

6. ¿Cuáles son los factores que explican la distribución de los biomas en el mundo?

7. ¿Cuáles son las características más importantes de una región natural? 8. ¿Cuál es la
característica que se utiliza para nombrar a las regiones naturales?

9. Investiga cuáles son las regiones naturales en el estado de Veracruz-Llave.

10. Menciona algunas características de la región natural donde vives.

Regiones biogeográficas

Las regiones biogeográficas son grandes áreas distribuidas a lo largo y ancho de los continentes de
nuestro planeta y que se definen en función del tipo de organismos vivos (plantas, animales y
microorganismos) que en ellas coexisten. Tanto las plantas como los animales y ciertos
microorganismos tienen limitantes para su dispersión, lo cual afecta la distribución geográfica de
las especies. Estos grandes biomas expresan también el resultado de la historia geológica y de la
deriva continental, además de la historia climática del planeta y de sus diversas regiones. De la
misma manera, permiten explicar la evolución de las especies en determinados paisajes y nichos
ecológicos. La identificación de dichos biomas permite explicar la distribución de la biodiversidad
planetaria
La biodiversidad o diversidad biológica son términos que se refieren a la amplia variedad de
organismos vivos que existen en la Tierra, fruto de su evolución durante miles de millones de años.
El término incluye a la variedad de ecosistemas y a la variedad genética de cada especie, que dan
lugar a múltiples formas de vida y a interacciones entre las especies y con el medio en donde
habitan. La biodiversidad expresa el sustento de la vida sobre nuestro planeta. A la fecha, se han
identificado unos 2 millones de especies de los 30 millones que se cree que conviven en la faz de la
Tierra. De éstas, se conocen unas 250 mil especies vegetales, principalmente de plantas
fanerógamas. Los microorganismos son los menos conocidos por los especialistas, a pesar de que
conforman la gran mayoría de los seres vivos de nuestro planeta y reúnen la mayor parte de la
diversidad geonómica. Estos últimos son de gran importancia para el sostenimiento de la vida,
pues son los responsables de la mayor parte del reciclado de materiales, al remineralizar la
materia orgánica a formas inorgánicas que pueden ser utilizadas de nuevo en proceso productivos;
además, son los responsables de la mayor parte de la producción primaria en los océanos.

Los factores que definen la distribución o delimitación de las regiones biogeográficas son de dos
tipos: los factores extrínsecos y los factores intrínsecos.

-Factores extrínsecos. Condicionan la distribución espacial de las especies y su dispersión. Entre


estos se encuentran los de carácter geográfico, edáfico, climático, biótico y humano.

Factores geográficos. Están determinados por la forma y movimientos de la Tierra como planeta,
así como por la distribución de los continentes, océanos y mares, además de otros como son el
relieve, latitud, altitud e hidrología. Factores edáficos. Comprenden la génesis, desarrollo y
estructura o composición de los suelos, al ser éstos los factores básicos de sostenimiento y
desarrollo de las plantas y el medio en donde habitan un sinnúmero de microorganismos cuyo
papel es esencial para la vida. Factores climáticos. Permiten el desarrollo del ciclo biológico de
plantas y animales. Comprenden la temperatura, la precipitación, la humedad, la luz (o el efecto
invernadero) y el régimen de vientos y nubes, además de los ciclos del carbono, del nitrógeno y del
azufre. Factores bióticos. Están vinculados con las interrelaciones entre los organismos vivos, de
cuya interdependencia depende su distribución. Factores humanos. Tales como el
ensanchamiento de la diversidad agrícola en el mundo, la transformación de las regiones
biogeográficas debido al aprovechamiento de sus recursos, la dispersión (benigna y nociva) de
especies exóticas en las regiones biogeográficas y la extinción de especies vegetales y animales,
además de la contaminación y degradación del medio natural, regiones biogeográficas,
ecosistemas y paisajes que constituyen la totalidad de nuestro planeta.

− Factores intrínsecos. Son inherentes a las características de cada especie y le permiten su


sobrevivencia e interdependencia con otras especies y con el medio en donde habitan
(ecosistemas y paisajes). Entre estos factores sobresalen la morfología de los organismos, su ciclo
de vida y formas de reproducción, su antigüedad en el medio en que habitan y su tolerancia
ecológica, es decir, su capacidad de competencia y sobrevivencia con otros organismos o especies.
El conjunto de estos factores permite reconocer que la vida es parte central del funcionamiento de
la biosfera o exósfera (de nuestra casa) y, por consiguiente, de las regiones biogeográficas, pues
todos en conjunto y de manera articulada alteran la composición gaseosa de la atmósfera
afectando el clima y participan en el reciclado de materiales necesarios para mantener los ciclos
del agua y de los organismos y el medio en donde habitan.

Los ciclos de los elementos


Los principales elementos que constituyen los tejidos vivos de los organismos y que integran 95%
de la biosfera son el carbono (C), el hidrógeno (H), el oxígeno (O), el nitrógeno (N), el fósforo (P) y
el azufre (S). Resulta importante conocerlos, ya que se han modificado de manera considerable,
como resultado de las actividades humanas a nivel global.

El ciclo del carbono (C)


El ciclo del carbono es de gran interés desde el punto de vista biogeoquímico, puesto que la mayor parte de los tejidos
vivos están compuestos de este elemento, además del importante papel que juega el bióxido de carbono (CO2) como un
gas con efecto invernadero. El carbono es un elemento básico en la formación de moléculas orgánicas de carbohidratos,
lípidos, proteínas y ácidos nucleicos. Los organismos fotosintéticos captan CO2 y producen materia orgánica y oxígeno al
utilizar la luz solar como energía. El proceso contrario es el de la mineralización de la materia orgánica efectuada
mediante la respiración de los organismos vivos para extraer la energía contenida en las moléculas orgánicas u otros
procesos fotoquímicos, capaces de remineralizar la materia orgánica con el consiguiente consumo de oxígeno (O2) y el
aumento del CO2 y de otros elementos como el nitrógeno (N), el potasio (P) y el azufre (S), integrándose nuevamente al
ciclo de forma inorgánica. El ciclo del carbono se integra con tres reservas principales de este elemento: la atmosférica,
la oceánica y la terrestre (figura 2.48). Aquí, las flechas continuas y los números subrayados explican las reservas
naturales y los flujos entre reservas, en tanto que las flechas discontinuas y los números en cursivas representan la
alteración del ciclo –es decir los flujos y las reservas– por las actividades humanas. En el ciclo natural del CO2 , los
océanos destacan como grandes reservorios de bióxido de carbono, ya que contiene unas 50 veces más que la
atmósfera y unas 20 veces más que la tierra, debido a la solubilidad del CO2 y a la capacidad que tiene el agua para su
retención (sumidero). El intercambio de carbono entre las distintas reservas nos indica si éstas se están comportando
como sumideros o como fuentes de dicho elemento. En el ciclo natural los flujos son muy pequeños. Para entender los
cambios ocurridos en este ciclo por las actividades del hombre es necesario evaluar la aportación de CO2 al ciclo natural;
esto es, agregar el total de aportaciones (números en cursivas) y sumarlas a las aportaciones que aparecen en números
subrayados, incluyendo los de las flechas continúas.

El ciclo del carbono.


El ciclo del nitrógeno (N)

El nitrógeno es un elemento esencial para los seres vivos, ya que es un componente fundamental
del ADN, ARN y las proteínas. El nitrógeno es un elemento muy versátil que existe tanto en forma
orgánica como inorgánica. Se encuentra en la naturaleza en diversos estados de oxidación, ya sea
como amonio, nitrógeno molecular, óxido de nitrógeno, nitrito y nitrato. El estado del nitrógeno
que es más abundante en la naturaleza es el nitrógeno celular (C2 ), que es el menos reactivo. Al
igual que en el ciclo del carbono, el ciclo del nitrógeno se compone de reservas y de intercambios
entre éstas. Los procesos principales que integran el ciclo del nitrógeno son: la fijación e
incorporación de nitrógeno, la mineralización, la nitrificación y la desnitrificación. En la fijación del
nitrógeno, el N2 (nitrógeno molecular) se convierte en amonio. Este proceso es esencial, puesto
que es la única manera en la que los organismos pueden obtener nitrógeno directamente de la
atmósfera. Después de que el nitrógeno se incorpora a la materia orgánica, éste se vuelve a
convertir en nitrógeno inorgánico mediante su mineralización por las bacterias. Una vez que el
nitrógeno se encuentra en forma de amonio, está de nuevo disponible para ser usado por los
productores primarios o para ser transformado en nitrato mediante la nitrificación, la cual
requiere de oxígeno. La desnitrificación ocurre cuando las formas oxidadas de nitrógeno como el
nitrato y el nitrito, se convierten en nitrógeno molecular (N2 ) y en gas de óxido nitroso (N2 O). La
figura 2.49 muestra que la atmósfera contiene la mayor cantidad de nitrógeno y que cantidades
pequeñas se encuentran en la biomasa terrestre y en la materia orgánica del suelo. El nitrógeno
vertido a los mares a través de los ríos es mínimo, pero su aporte constituye 40 % del nitrógeno
vertido a éstos anualmente, de allí su importancia para las costas y los estuarios. El océano
contiene una gran reserva de nitrógeno obtenida mediante la descomposición de la materia
orgánica. La mayor parte de la contribución del nitrógeno al océano es devuelta a la atmósfera
como nitrógeno molecular (N2), mediante el proceso de desnitrificación. El uso de fertilizantes
químicos, los automóviles y las industrias aportan actualmente una cantidad importante de N al
ciclo natural, rompiendo su equilibrio

El ciclo del nitrógen


El ciclo del azufre (S)

El azufre es otro de los elementos esenciales para la vida en la Tierra, pues forma parte de las
proteínas. En el medio abiótico (océanos y litosfera), el azufre se encuentra principalmente como
sulfato, es decir, en su forma oxidada. La movilización del sulfato por los seres vivos la llevan a
cabo los microorganismos mediante su reducción asimilativa (el sulfato es convertido en
aminoácidos y proteínas) y su reducción disimilaría (el sulfato es convertido a sulfuro y liberado al
medio. Los organismos incapaces de transformar el sulfato toman el azufre ya reducido de su
dieta. La figura 2.50 muestra que la vegetación terrestre y el plancton marino liberan parte de su
azufre reducido en forma de gases a la atmósfera que, en conjunto con los gases emitidos por los
volcanes, sufren procesos de oxidación que lo convierte en sulfato, mayoritariamente. Otras
fuentes importantes de sulfato atmosférico son las partículas suspendidas por la acción del viento
sobre los océanos y los suelos desnudos, como son las sales de los mares y el polvo proveniente de
las regiones áridas. Debido a que el sulfato es muy soluble, su permanencia en la atmósfera es de
sólo unos cuantos días (de 2 a 4 días, regularmente). La lluvia es el fenómeno meteorológico que
permite el depósito del sulfato cerca de los lugares de su emisión. La sal marina es la mayor fuente
de sulfato en las regiones oceánicas lejanas a los continentes, mismo que se deposita en sus aguas
junto con el gas dimetilsulfuro (dm) producido por el plancton. El dm atmosférico se oxida a
sulfato y a sulfato y forma pequeñas partículas en las cuales se condensa el agua. A mayor número
de partículas de dm suspendidas en la atmósfera por arriba de las regiones oceánicas, la formación
de nubes tiende a prolongarse y el desarrollo de la lluvia en gotas pequeñas permite un mejor
reflejo de la luz solar (albedo). Por el contrario, a menor número de partículas suspendidas de dm
se produce una menor condensación de las nubes y se forman gotas de lluvia más grandes que, a
su vez, se precipitan más rápidamente provocando una mayor transparencia a la radiación solar.
Cabe notar que las partículas suspendidas en la atmósfera por arriba de las regiones oceánicas son
escasas, por lo que la condensación depende en gran medida de las emisiones de dm. Es decir, el
plancton marino juega un papel muy importante en la formación y brillo de las nubes y, por tanto,
en el clima, mediante la producción de DMS.

El ciclo del azufre.


− Las regiones biogeográficas a nivel mundial

La biogeografía es una disciplina híbrida, pues requiere de los aportes de las ciencias biológicas,
ecológicas y geográficas. En términos generales, se puede dividir a la biogeografía en dos grandes
especialidades: 1. la fitogeografía que estudia la distribución, organización y funcionamiento de las
especies vegetales (la flora) en grandes regiones biogeográficas a nivel mundial y en las zonas
biogeográficas en las escalas nacional, regional y local, y 2. La zoogeografía, que estudia la
distribución, organización y funcionamiento de las especies animales (la fauna) en las mismas
escalas que la fitogeografía. Ambas requieren de la aportación de datos sobre los medios naturales
en donde se localizan dichas regiones, zonas o biomas, como lo hemos visto anteriormente en esta
misma unidad.

El mapa de las regiones o provincias fitogeográficas del mundo permite reconocer la distribución
de los principales tipos de vegetación y las especies más importantes, las cuales que se desarrollan
de muy diversas maneras en cuanto a su composición y estructura (figura 2.51 y tabla 2.20). El
mapa de las regiones o provincias zoogeográficas se encarga de revelar lo mismo pero, en este
caso, cen relación con la fauna (figura 2.52 y tabla 2.21). En realidad, los biomas comprenden
tanto la flora como la fauna, debido a que esta última se aprovecha del medio, incluyendo a la
flora en donde habita. Además, los biomas han sido alterados en su composición original por la
actividad del hombre, sobre todo por el de la cubierta vegetal para producir alimentos mediante la
agricultura y la ganadería. Los principales factores de estos cambios han sido la minería, la pesca,
la caza y otras prácticas de aprovechamiento del medio, junto con el crecimiento de las ciudades,
la construcción de carreteras, la apertura de rutas navieras, etcétera

Mapa mundial de las regiones o provincias fitogeográficas.


Región o Provincia Localización geográfica Climas Vegetación dominante

Holártica Al norte de los continentes Climas templado, frío y polar Tundra (pastos, musgos y
americano, europeo y asiático líquenes), taiga (bosques de
coníferas como los pinos y
abetos); bosques mixtos o
templados (coníferas y
encinos); pradera (pastos y
hierba)
Mediterránea Sur de Europa y norte de Clima mediterráneo Matorral o maqui
África. Costas de Arabia y (templado con lluvias en (arbustos y pastos)
Turquía invierno)
Indoafricana Costas de Indochina Climas tropicales, Selvas altas, medianas y
hasta el noreste de África húmedo, monzó- nico, bajas; manglares en las
y África central subhúmedo y seco costas
Malaya y del Pacífico Islas del sureste de Asia y Clima tropical hú- medo Selvas húmedas con epí-
de Malasia con lluvias en verano fitas, bambú y caucho
Neotropical Costas al sur del Trópico Clima tropical hú- medo Selvas con árboles de
de Cáncer desde México con lluvias en verano maderas duras como la
hasta el sur de Brasil caoba, el cedro rojo, el
árbol de caucho,
palmeras y lianas
Antártica Andina Desde Perú hasta la Climas frío de montaña ) Andes: bosques de
Antártida (Andes) y de tundra como coníferas y mixtos, y
en las pampas (Argentina vegetación de páramo de
y Chile) hasta el polar altura; tundra en las
(Antártica partes bajas y cercanas al
Polo Sur
Sudafricana Desde el sur de la Climas árido, subárido, Sabana y matorral o
República Democrática mediterráneo maquí
del Congo (exZaire) hasta
el Cabo de Buena
Esperanza en Sudáfrica

Australiana Australia, Nueva Zelanda y Climas árido, semiá- rido y Vegetación de desierto, bosques
Tasmania mediterráneo de eucalipto y bosques mixtos

Regiones o provincias fitogeográficas


Mapa mundial de regiones o provincias zoogeográficas.

Región o provincia Localización geográfica Climas Fauna


Neártica Canadá, Estados Unidos Climas polar, frío, Caribú, alce, antílope,
de América, norte de templado, semiárido, bisonte, osos, zorros,
México y Groenlandia árido y templado lince, halcón, lagarto,
tortuga, serpientes,
lobo y coyote
Paleártica Islandia, Europa, Asia y Muy variados climas: Panda, comadreja,
norte de África polar, frío templado, tejón, bisonte, marta,
mediterráneo y semi- camello, yak, reno,
seco de desierto cabra, gacela
Neotropical México, Centroamérica Climas tropical, Oso hormiguero,
y Sudamérica templado y de desierto armadillo, mapache,
monos, puma, jaguar,
lobo, zorro, llama,
vicuña, caimán,
anaconda, zopilote
Etiópica Desde el sur del Climas semiáridos, Elefante, pantera, león,
desierto del Sahara áridos y mediterráneo hiena, mandril,
hasta el Cabo de Buena rinoceronte, hipopó-
Esperanza en Sudáfrica tamo, cebra, gorila,
orangután
Oriental Sureste de Asia, India, Climas tropicales Tigre, elefante
China, Indochina, orangután, panda,
Filipinas e Indonesia rinoceronte, búfalo,
gato montés
Australiana Australia, Nueva Climas mediterráneo, Canguro, koala, dingo,
Zelanda e islas del semiá- rido, árido y ornitorrinco, cacatúa,
Pacífico templado ave del paraíso,
camaleón
Regiones o provincias zoogeográficas.

− Las zonas biogeográficas de México

El territorio mexicano se encuentra comprendido en dos de las regiones o provincias


biogeográficas que se distribuyen en el planeta: la Neártica y la Neotropical. La provincia Neártica
abarca todo el norte del país incluyendo a la Península de Baja California –con excepción de las
costas del Pacífico mexicano–, desde Sinaloa hasta Chiapas y las costas del Golfo de México, desde
el sur de Tamaulipas hasta Quintana Roo La región Neártica incluye a los desiertos y las montañas
templadas del norte del país, mientras que la región Neotropical abarca las costas tropicales, el
centro, sur y sureste del país a partir del Eje Neovolcánico Transmexicano. Sin embargo, en una
zonificación más detallada de los biomas mexicanos se reconocen cinco zonas biogeográficas: 1) la
zona árida y semiárida; 2) la zona templada sub-húmeda; 3) la zona templada húmeda; 4) la zona
tropical cálida subhúmeda, y 5) la zona tropical cálida húmeda. Dichas zonas están determinadas
por los regímenes de temperatura y precipitación anual, por la latitud y altitud, por los suelos
predominantes y por el relieve. La vegetación que cubre a cada una de estas zonas es resultado de
la historia geológica reciente del país y de cada una de las zonas biogeográficas, por lo que se
puede decir que la vegetación predominante en cada una de éstas es la síntesis de la historia del
medio natural. Después de la figura describimos las principales características de cada una de
estas zonas ecológicas

Zonas biogeográficas de México


1. La zona árida y semiárida se localiza en la Mesa del Norte y en casi toda la Península de
California, incluyendo la porción costera del norte de Tamaulipas. La vegetación de desierto es la
predominante, aunque existen diversos tipos de desierto en el país con sus respectivos tipos de
vegetación. En las montañas que rodean a la Mesa del Norte, los tipos de vegetación más
importantes son los bosques de coníferas y los bosques mixtos (pino-encino), mientras que desde
el norte de Tamaulipas hasta Canadá sobresale la pradera, un pastizal que abarca grandes
extensiones. Una “isla” semiárida y árida con vegetación de desierto se localiza en la región de
Tehuacán-Zapotitlán Salinas entre Puebla y Oaxaca, alargándose hasta el valle de Perote en
Veracruz. Dicha “isla” se localiza al interior de la provincia Neo tropical como resultado de una
historia geológica muy particular.

2. La zona templada subhúmeda abarca la mayor parte de las cadenas montañosas del país. Así,
las Sierras Madre Occidental y Oriental, además del Eje Neovolcánico Transmexicano, la Sierra
Madre del Sur y las sierras de Chiapas se encuentran cubiertas por bosques de coníferas y por
bosques mixtos (pino-encino). Por arriba de los 4,000 m.s.n.m. aparecen los pastizales de tipo
alpino que, en sentido estricto, corresponden a la provincia Neártica. Sólo los picos más altos de
nuestras montañas con altitudes mayores a los 5,000 m.s.n.m. están cubiertos por nieve durante
todo el año, como es el caso del Pico de Orizaba.

3. La zona templada húmeda es la más pequeña en superficie de todas las zonas ecológicas de
México y se encuentra en los bordes de las cadenas montañosas más húmedas del país,
básicamente en aquéllas cuyas laderas se extienden hacia el Golfo de México entre los 1,000 y los
2,500 m.s.n.m., aunque existen manchones en el norte de Chiapas y en los bordes de la Sierra
Madre del Sur en Oaxaca. Aquí se desarrolla un tipo de vegetación especial, el bosque de lluvia o
de niebla o mesófilo, uno de los más biodiversos del país. Es aquí en donde se cultiva café de
sombra, el cual requiere de más de 2,000 mm de lluvia anualmente. La precipitación en estos
lugares llega a ser mayor a los 3,500 mm al año.

4. La zona tropical cálida subhúmeda abarca importantes extensiones en la costa del Pacífico
mexicano (incluyendo la cuenca del río Balsas) y los estados de Puebla, Oaxaca, Morelos,
Michoacán y Guerrero. También cubre el sur de Tamaulipas y norte de Veracruz, así como el norte
de la Península de Yucatán. Esta zona se encuentra cubierta por selvas bajas caducifolias, es decir,
por bosques tropicales cuyos árboles tienen una altura igual o menor a los 20 metros (por esta
razón la denominación baja) y la vegetación se encuentra desprovista de hojas durante la época
seca (por esto es caducifolia: de hojas caducas). En el centro de Veracruz se presenta un pequeño
manchón cubierto por selvas bajas y pastizales o sabanas, entre Laguna Verde al norte y Antón
Lizardo, muy cerca del puerto de Veracruz.

5. La zona tropical cálido-húmeda se localiza casi exclusivamente en las llanuras costeras del Golfo
de México y el sur y centro de la Península de Yucatán, además de la selva Lacandona en Chiapas.
Aquí se desarrollaron selvas medianas y altas, denominadas así por la altura de sus árboles. Las
selvas medianas tienen árboles cuya altura promedio es de 35 metros, en tanto que los de las
selvas altas pueden llegar a tener una altura de 80 metros. Desgraciadamente, estas selvas han
sido deforestadas para la agricultura de roza-tumba-quema y para la ganadería. Hoy se
encuentran muy fragmentadas y sólo en algunos lugares, como es el caso de Los Tuxtla, los
Chimalapas y Uxpanapa en Veracruz, se mantienen áreas de selva bien preservadas.
La biodiversidad en México

México es uno de los cinco países con mayor biodiversidad en el mundo, por lo que se le conoce
como país biológicamente mega diverso. Entre 10 y 12% de las especies del planeta se localizan en
el territorio nacional y, a la fecha, se han estudiado o reconocido unas 200 mil especies que
habitan en nuestro país. Además, muchas de estas especies se encuentran solamente en el país,
por lo que se les denomina especies endémicas. Las causas que dieron origen a esta mega
diversidad son de índole tanto natural como cultural. Desde el punto de vista natural, son la
historia geológica, el complejo relieve y la gran variedad de climas que tenemos. Desde el punto
de vista cultural, es preciso señalar que México es el centro de origen de muchas plantas
cultivadas como el maíz, el frijol, la calabaza, el cacao, el algodón, los chiles, el girasol, el
amaranto, sólo para mencionar algunas de las más importantes dentro de unas 80 plantas
cultivadas. Por esta razón, la biodiversidad de plantas y animales silvestres se vio enriquecida por
el trabajo milenario de nuestros campesinos, aunque en ello nos detendremos en la siguiente
unidad. México es el cuarto país con mayor biodiversidad en el mundo y ocupa el primer lugar por
su riqueza de reptiles (707), el segundo lugar por su riqueza en mamíferos (491) y el cuarto por su
riqueza en anfibios (282) y plantas (26,000). Además, México ocupa el primer lugar por la variedad
de cactáceas (plantas del desierto), y es el país con mayor diversidad ecológica de América Latina y
el Caribe, pues cuenta con cinco zonas ecológicas y con 82 % del total de los hábitats en donde se
desarrolla la vida de nuestras plantas y animales

− Las regiones naturales de Veracruz

Veracruz presenta una singular y compleja naturaleza derivada de su historia natural, de su relieve
y de su localización geográfica. Sus tierras, expuestas directamente a las condiciones climáticas
marítimas del Golfo de México y su prolongada y a la vez estrecha forma, lo asemeja a una media
luna creciente, húmeda y semicóncava. Su gran amplitud altitudinal y latitudinal le provee de
contrastes ecológicos fuertemente influidos por su condición tropical. La historia geológica de las
tierras veracruzanas, aunque reciente, se manifestó de manera contundente al levantarse sus
elevadas sierras y emerger de los fondos marinos sus amplias llanuras costeras, permitiendo así el
intercambio de las especies originales del norte y del sur de América. Pasó obligado de éstas en su
búsqueda de nuevos nichos y alimentos, las tierras veracruzanas se convirtieron en espacios
privilegiados para la hibridación de las biotas neuróticas y neo tropicales, configurándose así como
un complejo mosaico ecológico, de gran riqueza biológica, amplia biodiversidad y extrema
fragilidad. La historia climática reciente (40,000 años aproximadamente) jugó un papel relevante
para el establecimiento actual de las vegetaciones y de la fauna que las acompaña. Las
fluctuaciones climáticas provocaron antiguos procesos de expansión y retracción de las
vegetaciones. Son también resultado de estas variaciones el establecimiento actual de las selvas
tropicales en las partes bajas, cálidas y húmedas; de los bosques templados en las alturas; de los
pastizales en el borde de las nieves perpetuas y los picos más elevados; así como de las sabanas en
las tierras bajas, en condiciones locales muy particulares. Su posición geográfica ha privilegiado el
intercambio entre las especies de las regiones biogeográficas Nerítica y Neo tropical. La historia
geológica reciente y las variaciones climáticas de los últimos 40 mil años, se conjugan como los
procesos naturales que, en conjunto, conformaron un complejo sistema natural en donde
coexisten doce zonas naturales en un entretejido altitudinal (vertical) y latitudinal (horizontal)
La biodiversidad veracruzana

Veracruz es el tercer estado de la República Mexicana que posee el mayor número de especies
vegetales, con unas 8,000 especies ya registradas. Las otras dos entidades son Oaxaca, en primer
lugar, con 8,800 especies y Chiapas con 8,250. Además de esta amplia concentración de especies
vegetales, en Veracruz se localizan 22 tipos de vegetación. De esta riqueza ecológica, la entidad
posee 44. 5% del total de las formaciones vegetales distribuidas en el territorio nacional y
concentra 30 % del total de las especies distribuidas en el país. Las formaciones vegetales que
mantienen las más altas tasas de diversidad florística son las selvas y los bosques de niebla, de
lluvia o mesó filos. Desde el punto de vista de la fauna, Veracruz cuenta igualmente con una gran
riqueza y es representativo de un país biológicamente mego diverso. En la entidad se localiza entre
50 y 75 % de las especies reportadas para el país. Respecto a los vertebrados, Veracruz ocupa el
primer lugar nacional en diversidad de anfibios y reptiles, con 243 especies reportadas. También
ocupa un segundo lugar en cuanto a mamíferos, con 172 especies reportadas y un tercer lugar en
diversidad de aves, con 647 especies registradas. En el contexto de la biodiversidad de aves a nivel
mundial, Veracruz aloja 7 % del total de las especies registradas globalmente. En relación con los
invertebrados, el recuento llega a una cifra aproximada de 2,300 especies, dentro de las cuales los
artrópodos representan 86 % de este total. La diversidad de ambientes también se expresa en sus
costas. En 684 kilómetros de línea costera en los cuales se distribuyen 17 lagunas (113,915
hectáreas), se ha registrado en la actualidad un número mayor a 70 especies acuáticas. Además
los 253,463 kilómetros de mar patrimonial alojan a más de 70 especies comerciales.
Responde las siguientes interrogantes planteadas.

1. ¿Qué son las regiones biogeográficas?

2. ¿Cuáles son los factores que determinan la distribución de las regiones biogeográficas?

3. ¿Cuáles son los factores extrínsecos? Explica brevemente cada uno de ellos.

4. ¿Cuáles son los factores intrínsecos?

5. ¿Cuáles son los elementos químicos más importantes que se encuentran en la biosfera?

6. ¿Por qué es importante el ciclo del carbono?

7. ¿Por qué es importante el ciclo del nitrógeno?

8. ¿Por qué es importante el ciclo del azufre?

9. ¿Cuáles son las dos grandes especialidades en las que se divide la biogeografía? Describe
brevemente cada una de ellas.

10. De acuerdo con la figura 2.51 (mapa de las zonas Fito geográficas), ¿en qué zona foto
geográfica se encuentra nuestro país?

11. De acuerdo con la figura 2.52 (mapa de las zonas zoo geográficas), ¿en qué zona zoo geográfica
se encuentra nuestro país?
12. De acuerdo con la figura 2.53 (mapa de las zonas biogeográficas de México), ¿cuáles son las
zonas biogeográficas que corresponde al estado de Veracruz-Llave?

13. Menciona algunas de las causas por las que se dice que México es un país mega diverso.

14. Menciona algunas de las causas por las que Veracruz ocupa el tercer lugar a nivel nacional en
diversidad.

Recursos naturales

El hombre ha basado su sobrevivencia en el aprovechamiento de los recursos que le ofrece la


naturaleza. Somos una más de las especies que habita la biosfera pero que, a diferencia de todas
las demás (se calculan alrededor de 30 millones), estamos dotados de un cerebro que nos permite
tomar decisiones de manera consciente y organizarnos de forma compleja con nuestros
semejantes, mediante el uso de la memoria y el lenguaje. Con estos medios, nuestra especie ha
logrado a lo largo de los últimos 10,000 años desarrollar un sofisticado aprovechamiento de los
recursos que nos ofrece la naturaleza, con el fin de satisfacer nuestras necesidades vitales de
alimento, cobijo, salud, energía y transporte.

No todo lo que existe en la naturaleza o en la biosfera ha sido utilizado por el hombre para
satisfacer sus necesidades. El ser humano ha decidido, mediante un escrupuloso conocimiento del
medio, cuáles son aquellos elementos que le ofrecen sustento en función de sus necesidades
apremiantes. A estos elementos los denominamos recursos, sin embargo, no todo lo que hoy
conocemos como un recurso ha sido reconocido de la misma manera en el pasado. Un caso
ejemplar es la energía nuclear (recurso energético), y no todos los recursos que se utilizaban para
satisfacer las necesidades básicas de sobrevivencia de sociedades anteriores a la nuestra siguen
siendo un sustento básico para nuestra sobrevivencia, como es el caso de la caza. Hoy, la caza no
es un recurso primordial para nuestras sociedades, aunque existen todavía algunos grupos que
dependen de ésta.

Otro ejemplo lo representa el petróleo. Hasta fines del siglo xix, la extracción de carbón del
subsuelo y el uso de leña constituían los recursos energéticos más importantes para los pueblos. A
partir de fines de ese mismo siglo, la extracción masiva con fines energéticos del petróleo y

Del gas asociado sustituyeron al carbón y a la leña de forma muy importante. El uso de la leña es
aún significativo en regiones rurales, especialmente en los países más pobres del llamado Tercer
Mundo. Sin embargo, la sobreexplotación del petróleo constituye hoy un problema para la
sociedad global, pues a fines del siglo xxi ese recurso se agotará de manera considerable y,
entonces, se tendrán que utilizar otras fuentes de energía como la solar, la eólica y la producida
por las aguas marinas.
El uso de los recursos ha ido cambiando a lo largo del tiempo en relación con el tipo de sociedad
que los consume. Hoy, por ejemplo, la electricidad constituye un recurso básico para la vida
económica y cotidiana de la mayor parte de la sociedad planetaria, cuando hace unos cien años la
luz producida por la vela era el recurso común y cotidiano para millones de hombres y mujeres. Sin
duda alguna, la humanidad seguirá en búsqueda de nuevos recursos para resolver sus necesidades
más apremiantes, aunque tendrá que tomar conciencia que no es posible dilapidar los ya
existentes si quiere mantener un planeta sano para las generaciones futuras.

Clasificación de los recursos

Para comprender mejor la variedad de recursos con los que contamos, su origen, características y
principales usos, se ha propuesto la siguiente clasificación:

Recursos renovables. Se reproducen de manera natural y en periodos cortos como el agua, el aire,
la vegetación y la fauna. Sin embargo, su explotación y aprovechamiento irracional puede conducir
a su agotamiento (por ejemplo, el agua dulce) o extinción (los organismos vivos).

Recursos no renovables. Se encuentran en una cantidad limitada y se producen o regeneran a lo


largo de millones de años. Son finitos o tardan mucho tiempo –en la escala del hombre– en
formarse. Los suelos, el petróleo, el carbón y los minerales, son algunos de los más importantes

Recursos permanentes. Su finitud rebasa la escala del hombre. Se originaron hace cientos de
millones de años, y aunque tienen ciclos de permanencia en la escala geológica pueden ser
modificados por el hombre debido a su mal aprovechamiento y, por lo tanto, su calidad varía en
función de su uso. La energía solar, las mareas y los vientos son algunos de estos recursos.

Otra manera de clasificar los recursos es reconociendo su importancia estratégica para el hombre,
su carácter fluido y su temporalidad. A cada uno de estos conjuntos de recursos se les denomina:
recursos estratégicos, de flujo y esporádicos.

Recursos estratégicos o energéticos. Es el conjunto de recursos energéticos que hoy se consideran


básicos para la sociedad planetaria en función del desarrollo tecnológico. Éstos son la electricidad,
el petróleo, el gas y los minerales.

Recursos de flujo. Su disponibilidad no se verá afectada en el corto y mediano plazo, aunque su


calidad podría verse disminuida por el mal aprovechamiento y la sobreexplotación. La energía
solar, el viento y el agua son algunos de estos recursos. El caso del agua resulta significativo
Solamente el 3 % del agua que se distribuye en la biosfera es dulce y se encuentra disponible, pero
sólo el 0.003 % de ésta se puede utilizar para consumo humano, y no siempre cuenta con la
calidad necesaria.

Recursos esporádicos. Mantienen un ciclo corto para su aprovechamiento, pues requieren


procesos naturales de transformación. Se pueden clasificar como recursos perecederos y
limitados. Un ejemplo de este tipo de recursos es el guano o excremento de ciertas aves que se
deposita en cantidades importantes en áreas en donde éstas habitan, sobre todo en las costas o
en islas. El guano es utilizado para la fabricación de fertilizantes para el campo, pues de éste se
obtienen fosfatos, elementos esenciales para la producción de agroquímicos.

Los recursos no solamente se valoran por sus productos derivados, sino también por sus
funciones en la naturaleza. Un ejemplo es la fertilidad de los suelos, la fuerza de las mareas y los
vientos, y los aportes que ofrecen los bosques como fijadores de carbono, proveedores de agua y
generadores de oxígeno. El siguiente esquema sintetiza la clasificación de los recursos naturales
2.4.2 Las modificaciones de la biosfera y el cambio climático

Vivimos hoy una serie de cambios drásticos en el lugar en donde habitamos, la epidermis de la
Tierra, la biosfera o exósfera. El impacto sobre esta delgada capa ha sido, sin duda alguna,
producto de nuestro paso por el planeta. Las transformaciones que hemos provocado en la
naturaleza, base de nuestra propia sobrevivencia, han sido tan dramáticas que hoy comenzamos a
padecerlas. El papel que ha jugado el ser humano en las modificaciones y en el deterioro de la
biosfera permite afirmar que actualmente se vive una nueva era geológica llamada Antropoceno
(anthropos: hombre; kainós: nuevo), marcado por el cambio global que la humanidad ha impuesto
sobre la biosfera. El término cambio global se refiere al conjunto de modificaciones ambientales
causadas por la actividad humana, haciendo especial referencia a las transformaciones en los
procesos que determinan el funcionamiento del planeta.

El cambio global comprende aquellas actividades que, aunque ejercidas localmente, tienen efectos
que trascienden el ámbito local o regional, afectando el funcionamiento global de nuestro planeta.
El cambio global es más que un cambio climático, puesto que a lo largo de los últimos siglos las
actividades humanas han generado efectos importantes y diversos en los sistemas naturales como
los paisajes, además de haber modificado los grandes comportamientos ambientales (atmósfera,
océanos, aguas continentales, suelos y bosques, entre otros), cuyos flujos de energía y materia
determinan el funcionamiento del planeta.

Los cambios recientes en los ciclos de los elementos como el bióxido de carbono (CO2), el
nitrógeno (N) y el azufre (S) son tan profundos que confirman que el Antropoceno constituye una
nueva era geológica en la historia de nuestro planeta. Esta era inició a finales del siglo xviii con el
invento de la máquina de vapor, el inicio de la industrialización basada en el uso de combustibles
fósiles, la explosión demográfica y el inicio del aumento de las concentraciones de bióxido de
carbono y metano en la atmósfera.

A continuación abordaremos algunos de los efectos producidos por el cambio global en la


biosfera.

Perturbaciones en el ciclo del agua


En la historia del planeta se observa que las perturbaciones en el clima han generado cambios
importantes en el ciclo hidrológico. Por ejemplo, durante el último periodo glacial hace unos
18,000 años, 3 % del volumen de las aguas oceánicas quedaron atrapadas en los casquetes
polares, ocasionando así un descenso del nivel del mar de 120 m respecto al nivel actual. Durante
ese periodo se produjeron también el descenso en la tasa de evaporación y precipitación, la
reducción de la circulación de la humedad en la atmósfera, la disminución de la biomasa terrestre,
la expansión de los desiertos y el aumento del transporte eólico, entre otros efectos.

La historia de nuestro planeta también refleja que las interacciones entre el clima y el ciclo del
agua son tan estrechas, que cualquier cambio afecta en una doble dirección. En primer lugar, los
cambios en las variables climáticas (por ejemplo temperatura y precipitación) generan impactos
importantes en los recursos hídricos y a partir de éstos en los ecosistemas, los paisajes y en las
sociedades. En segundo lugar, los cambios inducidos por el ser humano en los recursos hídricos
(por ejemplo presas, sistemas de irrigación, sobreexplotación de acuíferos) influyen de manera
decisiva en las condiciones climáticas.

Ya en el Antropoceno –y especialmente durante el siglo xx– los cambios en el ciclo del agua y en el
clima reflejan el impacto generado por las actividades humanas. En relación con el ciclo del agua,
algunos de los impactos más importantes son:

− Aumento de entre 0.2 y 0.6 °C en la temperatura media global.

− Aumento de entre un 7 y 12 % de la precipitación continental sobre la mayor parte del


hemisferio norte.

− Fuerte retroceso de la mayor parte de los glaciares de montaña y de los polos. − Retraso de las
primeras heladas de otoño.

− Adelanto del deshielo en muchos de los lagos.

− Ascenso del nivel del mar.

Los cambios del ciclo del agua tendrán repercusiones en al menos dos sentidos:

1. En los recursos hídricos disponibles, lo que alterará tanto la distribución del agua a nivel
regional, como el volumen presente en los distintos componentes del ciclo del agua.

2. En la magnitud y frecuencia de los fenómenos hidrológicos extremos (lluvias torrenciales,


huracanes, sequías, temperaturas extremas, etc.), cuyos impactos serán magnificados debido a la
vulnerabilidad de los ecosistemas y paisajes.

Las investigaciones predicen un planeta más húmedo en relación con el calentamiento global,
fenómeno vinculado a un incremento del movimiento del agua en el ciclo hidrológico y al aumento
en la evaporación, precipitación y escorrentía. Sin embargo, no todas las áreas del planeta serán
afectadas de la misma manera. Se pronostica que en las latitudes medias y subtropicales se
producirán cambios en un sentido contrario, con tendencia a la disminución de los recursos
hídricos y al aumento de sequías y crecidas.

Aunado a lo anterior, las actividades humanas relacionadas con el cambio climático


(modificaciones en el uso del suelo, alteraciones de la biodiversidad y los paisajes, modificación de
la red hidrológica y la utilización de combustibles fósiles, entre otros) podrían reducir aún más la
disponibilidad de agua y la recarga de las aguas subterráneas en muchos de los países que hoy
presentan baja disponibilidad de dicho recurso, así como aumentarla en otros países. Se espera
que para el 2025 el uso del agua global aumente entre 25 y 50 %.
Perturbaciones en los ciclos de los elementos.

• Ciclo del carbono

El bióxido de carbono (CO2) es el gas más importante en el efecto invernadero después del vapor de agua.
Las emisiones del CO2 se han incrementado durante el Antropoceno como consecuencia de la combustión
de fósiles y los diferentes usos de la tierra, provocando un importante incremento de este gas en la
atmósfera y desacoplando su ciclo natural.

Una de las consecuencias de mayor importancia en el desequilibrio del ciclo del carbono, provocado por
emanaciones de CO2, es la alteración de las características fisicoquímicas del agua y de las corrientes
marinas, que han provocado cambios climáticos que alteran el balance de agua dulce y aumentan la
temperatura de las aguas superficiales de los océanos, que puede también incrementar el caudal de los ríos.
Se prevé que en un futuro el agua superficial del mar será cada vez más cálida y menos salada, lo cual
modificará la circulación de las corrientes marinas incluso hasta su colapso. De ser así, en las latitudes altas
del hemisferio norte se producirá un enfriamiento de hasta 7° C y un calentamiento de 1° a 2° C en el
hemisferio sur.

• Ciclo del nitrógeno

Las actividades humanas han perturbado la condición de estado estacionario del ciclo del nitró- geno (N),
acelerando de manera importante su fijación (figura 2.49). Esta se debe al incremento de la producción de
fertilizantes de nitrógeno desde principios del siglo xx. El desbalance del ciclo del nitrógeno es causante de la
lluvia ácida, que a su vez es provocada por la deforestación. El incremento de nitrógeno atmosférico
también produce cambios en las especies dominantes y, por lo tanto, en el equilibrio de los ecosistemas y
paisajes forestales y de pastizales. Finalmente, los cambios en el ciclo del nitrógeno tendrán importantes
consecuencias en el incremento del efecto invernadero y sus efectos medioambientales.

• Ciclo del azufre

Actualmente, dos terceras partes del azufre que llega a la atmósfera son emitidas por actividades humanas,
sobre todo por la combustión de carbón y petróleo y por la metalurgia. La mayor parte de estas emisiones
son en forma de gas dióxido de azufre, el cual produce acidez en la atmósfera y, por lo tanto, provoca la
lluvia ácida; además tiene importantes implicaciones en la química de la atmósfera, en el balance de la
radiación y, por ende, en el clima.

Contaminación atmosférica

La atmósfera juega un papel muy importante en los procesos de cambio global, por ser la parte más
dinámica de la biosfera y por ser altamente sensible a sus procesos biológicos y químicos, especialmente a
las perturbaciones derivadas de las actividades humanas. Además, la atmósfera
Es el gran reactor químico de la Tierra, debido a su gran capacidad de oxidación. La característica envolvente
del planeta permite que las emisiones de materiales a la atmósfera realizadas en un lugar o región tengan
implicaciones a escala global.

El uso de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas) genera cuantiosas emisiones de materia a la
atmósfera, las cuales producen el aumento de emisiones de CO2 y de grandes cantidades de monóxido de
carbono, azufre y nitrógeno, entre otros gases. El uso de estos combustibles también ha incrementado diez
veces las emisiones de plomo y otros metales y compuestos orgánicos. Los seres humanos utilizamos hoy en
día más de 100,000 mil productos sintéticos (es decir, de origen industrial) que no estaban presentes en la
biosfera antes del Antro poceno. En la actualidad se han identificado en la atmósfera más de un millar de
estos compuestos sintéticos que contribuyen al efecto invernadero

Otra fuente importante de contaminación atmosférica son los aerosoles o pequeñas partículas suspendidas
en el aire producidas por las actividades del hombre, que intervienen en procesos tan importantes como la
formación de nubes, la absorción y dispersión de la radiación solar y el transporte y depósito de
elementos contaminantes. Estos aerosoles ejercen un efecto directo sobre la radiación solar,
generando un fenómeno refrigerante en la atmósfera. En conjunto, los aerosoles desequilibran el
balance de radiación y, por tanto, del clima, pero de forma contraria al cambio que ejerce el
aumento de gases de efecto invernadero desde el siglo xix.
Otras fuentes de contaminación atmosférica son los millares de nuevos compuestos orgánicos
emitidos por las diversas actividades humanas. Como ejemplos destacan el uso del ddt para el
control del paludismo y ciertos detergentes y pesticidas utilizados en las industrias, los cuales
tienen un potencial efecto nocivo en los ecosistemas, debido a que una vez que son emitidos se
distribuyen en todos los medios (atmosférico, acuoso, vegetal, etc.).

Incluso los productos farmacéuticos pueden ser nocivos, pues se encuentran en concentraciones
nada despreciables en los ríos, en la tierra, en las plantas, en los animales e incluso en las
personas. Esta contaminación conlleva a generar importantes riesgos para la salud humana, como
las alergias, enfermedades respiratorias, desórdenes reproductivos, mutaciones, cáncer, etcétera

Efecto invernadero

El efecto invernadero es un fenómeno atmosférico natural que regula la temperatura de la Tierra


al retener parte de la energía solar. Sin embargo, el aumento de la concentración del bióxido de
carbono y de otros gases de efecto invernadero emitidos por el uso de combustibles fósiles ha
provocado la intensificación del fenómeno y, por consiguiente, el aumento de la temperatura
global. Recordemos que a la Tierra le tomó millones de años modificar la atmósfera para que fuera
respirable por el ser humano, pasando de tener un alto contenido de CO2 y de ser irrespirable por
la escasez de oxígeno, a presentar una alta cantidad de éste. El cambio climático es la
consecuencia principal del efecto invernadero, el cual acelera el deshielo de los polos, aumenta el
nivel del mar y podría provocar inundaciones en las costas y riberas, así como la pérdida de
biodiversidad en un futuro próximo. Aunado a esto, el efecto invernadero contribuye a agudizar la
desertificación en áreas cercanas a los trópicos.

Adelgazamiento de la capa de ozono

El ozono se origina como efecto de la luz solar sobre el oxígeno y es el único elemento que
absorbe en la atmósfera la dañina radiación ultravioleta (UV-B). La capa de ozono constituye una
delgada cobertura que envuelve a la Tierra a unos 25 km de altura de la superficie terrestre, en la
estratosfera y es vital para la vida en el planeta. Actualmente, esta capa está siendo afectada
debido a las emisiones a la estratosfera de sustancias químicas producidas por la industria, como
los clorofluorocarbonos (cfc), los cuales son responsables de su destrucción. Se sabe hoy que las
actividades humanas han sido responsables de la disminución del ozono estratosférico en 8 5%, en
tanto que ciertos procesos naturales como las grandes erupciones volcánicas sólo son
responsables del 15 % restante. Una de las regiones del planeta en donde se ha agudizado este
proceso es la Antártida, debido a que con el frío intenso se forman cristales de hielo con cloro y
otras moléculas adheridas, con gran capacidad para destruir el ozono. A este fenómeno se le suele
denominar el agujero de la capa de ozono, sin embargo, el término agujero no es correcto, porque
en realidad lo que se produce es un adelgazamiento de la capa, sin que el ozono llegue a
desaparecer totalmente. Entre 1984 y 2002, el adelgazamiento, en la Antártida creció unas 75
veces, pasando de 7 a 29 millones de kilómetros cuadrados, es decir abarcando una extensión que
dobla la superficie de Rusia. Uno de los efectos provocados por el adelgazamiento de la capa de
ozono es el incremento del cáncer de piel en las personas –denominado melanoma– así como la
pérdida de fitoplancton, lo cual redunda en la disminución de la producción pesquera mundial.
Esto resulta importante, puesto que 30 % del consumo humano de proteínas proviene de los.
Gases Fuente de emisión Tiempo de vida (años) % de contribución al
calentamiento global
Bióxido de carbono (CO2 ) Combustibles fósiles, 500 60
deforestación,
degradación del suelo
Metano (CH4 ) Ganado, arrozales, 7-10 12
descomposición
anaeróbica, actividad
minera, extracción y
transporte de gas natural
Óxido nitroso (N2 O) Combustibles fósiles, 140-190 6
cultivos, deforestación,
fertilizantes químicos
Ozono (O3 ) Fotoquímicos, Horas-días 8
combustión de
automóviles
Contesta las siguientes cuestiones.

1. ¿Por qué se afirma que vivimos en una nueva era geológica?

2. ¿Cómo se llama y qué quiere decir?

3. ¿Qué es el cambio global?

4. ¿Cuándo se inició este cambio?

5. ¿Qué provoca este cambio global en la biosfera?

6. ¿Cuál es la consecuencia más importante de la alteración del ciclo del carbono?

7. ¿Cuál es el gas más importante, responsable del efecto invernadero?

8. ¿Qué causa lluvia ácida y desequilibrio en los ecosistemas y paisajes? ¿Qué lo produce?

9. ¿Cuál es la consecuencia del desequilibrio en el ciclo del azufre?

10. Menciona algunos compuestos químicos presentes en la atmósfera que contaminan el medio ambiente.

11. ¿Qué es el efecto invernadero?

12. ¿Qué es el adelgazamiento de la capa de ozono?, ¿qué la causa? y ¿qué efectos tiene sobre la vida en el
planeta?

Desertificación y degradación del suelo.

La desertificación se define como el proceso de degradación del suelo que afecta a zonas áridas, semiáridas
y subhúmedas, causado por cambios climáticos y antrópicos, entre otros. Este proceso provoca la
reducción del potencial productivo de los recursos y, por lo tanto, la disminución de la calidad de
vida de la población que vive en estas regiones. En general, los procesos de desertificación se
encuentran siempre ligados a las actividades humanas en esas regiones. La vulnerabilidad a la
desertificación depende del clima, el relieve, las condiciones de los suelos y la vegetación, así
como del uso de los recursos naturales. Entre las actividades que provocan la desertificación, se
encuentran la deforestación, el deficiente manejo agrícola y el sobrepastoreo. Dichas actividades
provocan el deterioro del suelo y la destrucción de la cubierta vegetal
En la actualidad, las zonas que tienen riesgo de desertificación grave se localizan alrededor de las
zonas desérticas, afectando a la tercera parte de la superficie terrestre y a las dos terceras partes
de los países del mundo, en donde habita una sexta parte de la población global
Se estima que 70 % de las tierras áridas y semiáridas que se utilizan con fines agrícolas en todo el
mundo ya está degradado. Si continúa esta tendencia a la desertificación, para el 2025 se estima
que disminuirán las tierras cultivables en dos terceras partes en África, en una tercera parte en
Asia y en una quinta parte en América del Sur. Asia posee la mayor superficie de tierras afectadas
por la desertificación, en América Latina la proporción es de 75 %. Por otro lado, África es el
continente que se enfrenta a la mayor amenaza de desertificación, dado que 73 % de sus tierras
áridas y semiáridas agrícolas están moderada o gravemente degradadas. Otros problemas que
favorecen la desertificación en esas áreas son la salinización del suelo y del agua, los incendios
forestales y la sobreexplotación de los recursos naturales.

Los climas áridos, semiáridos y subhúmedos donde existe una alta variabilidad de la precipitación
presentan condiciones climáticas sensibles, que contribuyen a acelerar los procesos de
desertificación. El cambio climático puede alterar la extensión de las regiones en riesgo de
desertificación, afectando la frecuencia e intensidad de las sequías y, como consecuencia,
acelerando los procesos de erosión y degradación de los suelos desprotegidos. Por eso, la
desertificación puede afectar a nivel global el ciclo del carbono, modificando los efectos de
invernadero, que reducirán la biodiversidad. El aumento de la desertificación, relacionada con los
impactos del cambio climático a nivel mundial, arroja una perspectiva futura pesimista y resulta de
especial preocupación.

La mayor parte de nosotros comparte la sensación de que el clima está cambiando. Lo cierto es
que ha variado constantemente desde el origen de nuestro planeta hasta la actualidad. Estos
cambios no sólo se han producido en la escala geológica (millones de años), sino también en
nuestra historia reciente (últimos miles y cientos de años). Sin embargo, en la actualidad el ser
humano tiene la capacidad de afectar directamente el sistema climático global, tal y como se ha
demostrado con la masiva emisión de gases con efecto invernadero por la utilización de
combustibles fósiles. Es claro ahora que el aumento medio de la temperatura global de 0.6 °C se
relaciona con la emisión creciente de gases a la atmósfera durante el siglo xx. Este incremento de
la temperatura se aceleró desde los años setenta y ha sido mayor desde los primeros años del
siglo xxi, aparejado con el incremento de las emisiones de gas con efecto invernadero. El
incremento medio de la temperatura global parece afectar hoy a los diferentes sistemas biológicos
de la hidrosfera geosfera de nuestro planeta. Por esta razón, es posible afirmar que esta tendencia
climática es el resultado de una variabilidad natural alterada por la emisión de gases con efecto
invernadero, lo que da como resultado el aumento de la temperatura del aire y de los océanos. A
este proceso global se le denomina cambio climático en la era del Antro poceno.
Algunos de los procesos que contribuyen al cambio climático actual son:

− El incremento en 25 % de los niveles de gases con efecto invernadero debido a la combustión


fósil (petróleo, carbón y gas natural) a partir de la segunda mitad del siglo xx.

− El incremento de la concentración media de bióxido de carbono en 75 %, en la atmósfera desde


1750 hasta la actualidad.

− El metano (CH4 ) representa actualmente 9 % del total de las emisiones de gas producto de la
combustión y transporte de combustibles fósiles, la descomposición de desechos orgánicos en
basureros y la ganadería. Los niveles de metano se han duplicado en el último siglo.

− El óxido nitroso (N2 O) representa 5 % del total de las emisiones de gases con efecto
invernadero. Estas emisiones son producidas por las actividades industriales y agrícolas y han
tenido un incremento de 89 % desde la era preindustrial a la fecha.

− Existen gases cuyo origen se debe exclusivamente a procesos industriales ya que no existen en
condiciones naturales, tales como los clorofluorocarbonos (CFC-11, CFC-12), los
hidrofluorocarburos (HFCs), los perfluorocarburos (PFCs) y los sulfuros hexafluoridos (SF6), los
cuales presentan un elevado efecto invernadero. − Un gramo de fluorocarburos produce un efecto
invernadero hasta 10,000 veces mayor que un gramo de CO2, aunque éste último contribuye con
53 % al calentamiento global, debido a su elevada presencia en la atmósfera.

En la actualidad, Estados Unidos de América es el principal productor de emisiones de gases con


efecto invernadero y Canadá es el país con mayores emisiones por persona. En relación con los
sectores de la producción, los procesos industriales son los que generan la mayor parte de estos
gases (32 %), seguidos por los procesos vinculados a la generación de energía eléctrica y la
agricultura.

En la composición atmosférica:

− Aumento del bióxido de carbono (CO2 ) entre 1,750 y 2,000 de 280 ppm (partes por millón) a 368 ppm. −
Aumento del metano (CH4) entre 1,750 y 2,000 de 0.7 ppm a 1.75 ppm.

− Aumento del óxido nitroso (N2 O) entre 1,750 y 2,000 de 0.27 ppm a 0.32 ppm.

En el clima:

− Aumento de la temperatura media global durante el siglo xx entre 0.6 y 0.2 ° C. El año 2005 registró la
temperatura global más cálida hasta la fecha.

− La década 1990-2000 fue la más cálida de todo el milenio en el hemisferio norte.

− La temperatura media de los primeros años del siglo xxi ha superado la de la década anterior.

− La diferencia entre las temperaturas mínimas y máximas diarias disminuyó entre 1950 y 2000.

− Aumento de los episodios de calor extremo.

− Disminución de los episodios de frío extremo.


− Aumento entre 5 y 10% de la precipitación en el hemisferio norte, aunque en algunas regiones ha
disminuido.

− Aumento considerable de la precipitación en latitudes medias y altas.

− Aumento de sequías o periodos más largos sin lluvia.

− Aumento del número de huracanes en el Océano Atlántico.

En el océano:

− Aumento medio global del nivel del mar de entre 10 y 25 cm en los últimos 100 años

− Aumento medio de la temperatura del océano de 0.31° C hasta 300 m de profundidad en los últimos 50
años.

− Disminución de la extensión del hielo Ártico en verano en 8 % por década desde finales de 1970, con
tendencia a la aceleración. La extensión del hielo en el mes de marzo fue mínima en el año 2006.

− Aumento de CO2 y acidificación del océano.

− Centenares de compuestos sintéticos nuevos hallados en las partes más aisladas de los océanos a la mayor
profundidad.

En el ecosistema:

− Deterioro generalizado de la calidad del agua por lluvia ácida, eutrofización (aportes excesivos de
nitrógeno y fósforo) y por aportes de contaminantes

. − Alteración de los ciclos biológicos de los organismos (migración, periodos de reproducción).

− Extinción de más de 800 especies durante los últimos siglos. Las tasas de extinción actuales son más de
1,000 veces superiores a las tasas anteriores al impacto humano.

− Disminución de las especies pesqueras en el océano.

− Pérdida de los hábitat: disminución anual de un 0.5% de los bosques tropicales, de un 4 a 9 % de los
arrecifes de coral, de 1 a 2 % de manglares y de 2 a 5 % de las praderas submarinas.

− Disminución de la productividad de los ecosistemas, excepto en zonas eutrofizadas.

− Episodios de mortalidad debido a niveles bajos de oxígeno en ecosistemas costeros.

− Aumento de la fragilidad de los ecosistemas y paisajes debido a perturbaciones.

− Alteración de los recursos y procesos que aportan los ecosistemas

Los efectos causados por los humanos en la biosfera o exósfera durante los últimos 250 años, que
hoy afectan a la Tierra en su conjunto y se manifiestan de manera diversa a nivel regional y local,
han vuelto nuestro planeta más complejo y frágil. Hoy resulta difícil distinguir cuáles son
Los fenómenos y procesos puramente naturales en una era en la cual el hombre ha modificado la
mayor parte de éstos (excluyendo algunos como los terremotos, tsunamis y erupciones
volcánicas), produciendo transformaciones drásticas que ponen en riesgo nuestro futuro. Por esta
razón, resulta imprescindible entender los efectos provocados por el hombre en los rincones más
apartados de nuestro planeta, esto es, en la diversidad de sus paisajes. En consecuencia, se hace
necesario reconocer que el paisaje es una unidad espaciotemporal producto de las interrelaciones
históricas del hombre con la naturaleza, y solamente entendiéndolo así podremos ser capaces de
revertir –o al menos frenar– el grave deterioro que hemos provocado a la biosfera. En la Unidad III
profundizaremos en el estudio de la dimensión humana o social del paisaje, para comprender
mejor la huella que hemos dejado en nuestro paso por la Tierra

Responde las siguientes preguntas

1. ¿Qué es desertificación? y ¿qué la causa?

2. ¿Qué provoca la desertificación?

3. ¿Cuáles son las causas directas del proceso de degradación del paisaje?

4. ¿Qué es el cambio climático?

5. Relaciona todos los contenidos que aprendiste en este tema de biosfera y elabora un diagrama
de flujo.

6. Redacta una síntesis ayudándote del diagrama.

7. Menciona algunas alternativas o medidas que se pueden tomar para reducir el deterioro
ambiental a nivel global y en tu comunidad.