You are on page 1of 2

Escritura

Los aztecas conocieron la escritura pictórica, esto es, la representación directa del objeto o por medio de símbolos o ideas. Por
ejemplo, la palabra toponímica Pantépec, que significa "sobre el cerro de la bandera", se escribía mediante una bandera sobre un cerro.
Son los códices a través de los cuales conocemos de modo fundamental dicha escritura.

Numeración
El sistema numérico empleado era vigesimal, es decir, contaban por veintenas. Los números del 1 al 19 se representaban con puntos.
El 5 solía representarse con una mano. El número 20 era representado con una bandera, repitiéndola para representar cantidades
mayores. 400 se representaba con una pluma y 8000 con una bolsa o costal. Así, para obtener distintas cifras, se agrupaban o
combinaban puntos, rayas, banderas, bolsas.

Calendarios
Conocían los aztecas el año solar --además del venusino--, representándolo en un calendario llamado xíhuitl, integrado por 18 meses
de 20 días cada uno, más 5 días nefastos llamados nemontemi. El Tonalpohualli era un calendario de 260 días, resultado de la
combinación de 20 signos con 13 numerales; este calendario era la "cuenta adivinatoria de los días", y permitía saber la suerte de
quienes nacían en ellos, servía también para nombrar los años y fijaba las fechas de las fiestas movibles.
Cada 52 años (siglo) coincidían ambos calendarios y se celebraba la fiesta del Fuego Nuevo.

Literatura
A través de la poesía se dieron a conocer, sobre todo, los pensamientos nahuas sobre la vida, sobre el mundo y sobre los grandes
problemas humanos. La escritura pictográfica conocida por los aztecas era inapropiada para expresar abiertamente la literatura; sin
embargo, --nos dice Vaillant-- "existió una verbosidad rítmica y opulenta como forma de tratamiento cortés, que con un sistema de
escritura se hubiera podido transmutar en literatura". Se han conservado obras escritas en caracteres latinos, posteriores a la conquista,
recopiladas por Sahagún, Ixtlilxóchitl y otros. Entre ellas hay himnos, oraciones, discursos y exhortaciones diversas. Ejemplo de ello
son: colección de cantares mexicanos, Anales de Tlatelolco, Códices Matritenses, etc. Figura importante en este aspecto fue
Nezahualcóyotl.

Música
La música era seguramente severa y lúgubre en sus ceremonias religiosas; espectacular y terrible en los combates; fúnebres y
depresivas en las celebraciones mortuorias; y alegre en las festividades mundanas. Existió gran variedad de instrumentos musicales,
tales como el huéhuetl (cilindro de madera cubierto por la parte con piel de venado); el teponaztli (tambor pequeño de madera, con
una hendidura sobre cuyas lengüetas se golpeaba); el ayacacaxtli (calabaza con piedras dentro); caracoles marinos; huesos con los que
se silbaba; flautas de carrizo; etc.

Arquitectura
Poco queda de la arquitectura azteca. Sólo subsisten los restos del Templo Mayor de Tenochtitlan. Sin embargo, nos podemos dar una
idea a través de los relatos de los cronistas. Sahagún nos dice que el recinto sagrado estaba compuesto por 78 edificios, y que la
pirámide central tenía dos templos en la parte superior, uno dedicado a Tláloc, el otro a Huitzilopochtli. Podemos pensar que las casas
de los clanes pobres eran de adobe y bajareque, pero las casas de los señores importantes eran espléndidas y espaciosas: "cuatro veces
el Conquistador Anónimo intentó recorrer los palacios de Moctezuma: cuatro veces renunció, fatigado", nos dice Alfonso Reyes.
Es muy probable que las casas aztecas hayan carecido de ventanas, tragaluces y chimeneas.

Escultura
A diferencia de la arquitectura, la escultura azteca conocida es amplia. Monumental y realista en su concepción, representa el
complejo universo religioso. La piedra del Sol (calendario azteca), es sin duda la obra arquitectónica más conocida del mundo azteca;
y nos presenta "un resumen finito del infinito universo azteca", dice Vaillant. Se trata de una disco monolítico de 25 toneladas y 4 m
de diámetro. Otras piezas importantes son la escultura de Coyolxauhqui, donde el artista quizás quiso representar la decapitación de
esta deidad por Huitzilopochtli; La estatua de Coatlicue y la piedra de Tízoc, enorme disco en el que se representan las hazañas de las
que le da el nombre.
La arquitectura azteca es variada e incluye tanto obras religiosas como laicas.

Además de los templos, la ciudad de Tenochtitlan cuenta con grandes palacios de muchos pisos y una gran variedad de cuartos en cada
piso. El material de construcción es piedra y la decoración es abundante.

Por el contrario, las casas ordinarias, testimonio de las divisiones sociales, están hechas de lodo y carrizo, son pequeñas e incómodas;
sólo tienen una abertura, la puerta de entrada, donde entra poca luz. Es probable que el humo sofoque a los habitantes la mayor parte
del tiempo. Sin embargo, la ciudad cuenta con acueductos que traen el agua desde lugares lejanos.

El Templo Mayor es en realidad una especie de doble pirámide. En su parte más alta tiene dos templos pequeños. Las pirámides no
fueron construidas como lo fueron las de Egipto, sino que son una superposición de pequeñas pirámides con una escalinata central al
frente de cada una. Están decoradas con relieves y pinturas.

Uno de los templos está dedicado a Huitzilopoztli, dios de la guerra y de la muerte; el otro está dedicado a Tlaloc, el mismo dios de la
lluvia y de la agricultura que los teotihuacanos habían adorado.

Las decoraciones en los templos nos recuerdan claramente su intención: el templo de Huitzilopoztli está adornado con craneos, el
templo de Tlaloc está adornado con lineas verticales, símbolos del agua.

La civilización de Tenochtitlan es la civilización de los aztecas. Aun siendo una de las tribus Nahuatl más pobres, como guerreros son
una de las tribus más fuertes y, de hecho, terminan rigiendo sobre todos los demás grupos indígenas en México. En particular ellos
derrotan a los pobladores de Texcoco, ciudad en los límites del estado de Puebla. Esta derrota les permite establecerse en los
alrededores del lago en donde eventualmente se funda la ciudad de México.

La civilización de Tenochtitlan solamente dura de 1390 a 1521 cuando la ciudad de México es destruida por Cortés. Sin embargo,
impresiona a los españoles cuando llegan. En efecto es majestuosa y bien organizada. Los aztecas, aunque, como los romanos, no
desarrollan un arte propio, dejan obras de gran interés en arquitectura, escultura y en la pintura de códices. También desarrollan
numerosas artesanías, como orfebrería, cerámica, amatl y emplumados.

La característica principal de su producción es una hábil combinación de elementos importados.

Related Interests