You are on page 1of 127

Monografias.

com > Derecho > Criminologia


 Descargar

 Imprimir

 Comentar
 Ver trabajos relacionados

Origen, Evolución,Teorías y Aspectos Históricos de la


Criminología
Enviado por Ing.+Lic. Yunior Andrés Castillo S.

1. Origen, Evolución, Teorías y Aspectos Históricos de la Criminología


2. Los Verdaderos Precursores de la Criminología
3. Nociones Generales sobre Criminología
4. Diversas Clases de Criminología
5. Características Nacionales de la Criminología
6. Método de la Criminología
7. La Escuela Clásica y la Doctrina del Indeterminismo
8. Escuela Antropológica Italiana
9. Consecuencias Jurídico-Penales de la Teoría de Lombroso
10. Bibliografía

Origen, Evolución, Teorías y Aspectos Históricos de la


Criminología
Conceptos Generales. A lo largo de la historia, en distintas épocas, diferentes hombres
de ciencia han tratado de descubrir el origen de la criminología, sin estos poder demostrar su
origen. La lucha contra el delito y el estudio de los delincuentes y del castigo data desde la
antigüedad. Filósofos como Sócrates, Platón o Aristóteles ya hablaron sobre este tema,
atribuyendo los delitos a deficiencias físicas o mentales e incluso a la herencia. Platón su obra
titulada "Las Leyes" consideraba el crimen como un síntoma de enfermedad del alma, el cual
tiene tres fuentes:
 Las pasiones (ambición, avaricia, cólera, lujuria, envidia, celos, etc.
 La búsqueda del placer
 La ignorancia
Igualmente, otros hombres de ciencia muy pocos conocidos como Van Kan, Havelock Ellis
y G. Antonini, se dedicaron a investigar el origen de la criminología, dejándonos un legado
sobre los enfoques especiales y sistemáticos del estudio del problema de las causas de
la delincuencia y de la conducta anormal del delincuente.
A mediados del siglo XIII, Tomás de Aquino intentó también sentar las bases de
la filosofía del derecho penal en su obra Escolástica, y en la Edad Media se realizaron algunos
estudios médicos para investigar crímenes aislados.
En el siglo XVIII, el jurista italiano Cesare Beccaria resume en su obra Trattato dei delitti e
delle pene (De los delitos y las penas) las leyes existentes, tratando de encontrar la igualdad de
todos los ciudadanos ante la ley y evitar una interpretación desviada por conceptos morales de
los jueces.
Enrico Ferri, considerado entre los precursores de la criminología, y de la Escuela Clásica,
con la cual se eliminaron las injusticias derivadas de la aplicación del derecho penal,
generalizando el respeto a la ley, y reconociendo garantías individuales al limitar el poder
del Estado. Sus bases fueron sentadas en 1839 por Antonio Rosini con su obra Filosofía del
Diritto.
En el siglo XIX, se empiezan a aplicar los métodos de observación científica al crimen, con el
fin de determinar las causas de la criminalidad. En este momento es cuando la Escuela Italiana
entre cuyos miembros se menciona Lombroso, Rafael Garófalo, Enrico Ferri, intenta
encontrar la causa profunda de la delincuencia en las anomalías corporales y mentales de los
individuos y, la Escuela Francobelga en la cual se mencionan Durkheim, Guerry,
Lacassagne, Quételet, Gabriel Tarde, considera la influencia del medio social como el
verdadero «caldo de cultivo de la criminalidad».
En el siglo XX, los criminólogos se esfuerzan en hacer una síntesis de los descubrimientos
precedentes. En diferentes países comienzan a manifestarse tendencias que aumentan el
campo de la actividad criminológica en diferentes ramas como la criminalística en Alemania;
otros, la penología; y otros como los Estados Unidos, ponderaron el estudio en su conjunto
de la ciencia del crimen y de la ciencia de la reacción social suscitada por él. En este siglo, la
criminología tuvo notable influencia en la evolución del derecho penal.
A partir de mediados del siglo XX, se presenta un cambio de paradigma en la ciencia
criminológica fijando su atención en el estudio de tres aspectos: los procesos criminales,
el ambiente social, y la víctima.

Los Verdaderos Precursores de la Criminología


Según Américo Herasme Medina, un reducido grupo de hombres de ciencia, que durante gran
parte de la Edad Media, la Edad Moderna y los albores de la Edad Contemporánea se les
considera como precursores de la Criminología. Entre estos hombres se destacan los
franceses Montesquieu, Rousseau y Voltaire quienes forman parte de los filósofos
enciclopedistas; el italiano Cesar Bonesana; el Marques de Beccaria, y los ingleses Jeremías
Benthan y John Howard,
Estos personajes realizaron trabajos investigativos e hicieron planteamientos científicos de
corte criminológicos, los que más bien de estar relacionados con la criminalidad, estaban
vinculados con problemas sociológicos y con la medicina legal.
2.1 Los Verdaderos Fundadores de la Criminología.
La nominación de los verdaderos fundadores de la criminología, parte de las concepciones
clásicas, las cuales fueron sustentadas sobre el delito y el delincuente, por todos los
juristas que siguieron las concepciones del marqués de Beccaria, que dio origen a una escuela
jurídica llamada "Escuela Clásica", la cual fundamentaba la responsabilidad penal del
delincuente en su libre albedrio. Además, en Italia hicieron aparición otras dos escuelas
denominadas positivistas, una llamada "Escuela Antropológica" y la otra "Escuela Sociológica"
cuyos fundadores fueron Cesar Lombroso, Enrico Ferri y Rafael Garofalo.
La Escuela Positivista se presenta como la superación del liberalismo individualista,
en demanda de una defensa de la sociedad. Fundamenta el derecho a castigar en la necesidad
de la conservación social y no en la mera utilidad, anteponiendo los derechos de los hombres
honrados a los derechos de los delincuentes.
También surgió la Escuela Cartográfica, cuyos precursores fueron Lambert Adolphe
Jacques Quetelet y Andre Michael Guerry. Para esta Escuela, el delito es un
fenómeno colectivo y hecho social, regido por leyes naturales, como cualquier otro suceso
y requerido de un análisis cuantitativo. No es un acontecimiento individual.
El delito es una magnitud regular y constante. Tiene periodicidad producto de leyes sociales
que el investigador debe descubrir y formular. No interesa averiguar las causas del delito, sino
observar su frecuencia. El delito es un fenómeno normal, inevitable, constante,
regular y necesario. El único método adecuado para la investigación del crimen como
fenómeno social y magnitud es el Método Estadístico.

Nociones Generales sobre Criminología


Etimológicamente la palabra Criminología proviene del latín criminos que significa crimen y
delito, y la palabra logos de origen griego, que significa tratado o discurso.
La Criminología es la ciencia que estudia la delincuencia, para investigar sus causas, su génesis,
su proceso y sus consecuencias.
Rafael Garófalo a fines de 1885, se refiere a la Criminología como la ciencia del delito y edita
un primer libro llamado precisamente Criminología. Definió la Criminología como la ciencia
general de la criminalidad y de las penas.
Vont Lizt y Mezger la definen como la ciencia que tiene por objeto de indagación la etiología
criminal.
Quintanilla Saldaña en el año 1929, define la Criminología como la ciencia del crimen o
estudio científico de la criminalidad, sus causas y medios para combatirla.
Es una ciencia que tiene un objeto claro: el crimen, el delincuente, la víctima y el control
social.
Actualmente, la Criminología es considerada como una ciencia empírica e interdisciplinaria,
que se ocupa del estudio del crimen, de la personalidad del infractor, de la víctima y
el control social del comportamiento delictivo.
A la Criminología se le ha denominado con los siguientes nombres:
 Criminógena, que es la ciencia que estudia el origen del crimen o delito, y es considerada
como una rama de la medicina legal.
 Criminalística, cuyo objeto es hacer usos de los medios científicos para comprobar los
hechos delictuosos o infracciones, hacer el descubrimiento de los infractores y proceder a su
encarcelamiento.
 Biología Criminal, considerada como una rama de la Criminología, la cual se ocupa
exclusivamente del estudio del cuerpo humano del delincuente.
 Psicología Criminal, estudia exclusivamente la personalidad síquica del delincuente, o
bien el carácter, o sean los rasgos distintivos que caracterizan sicológicamente a
una persona física.
 Sociología Criminal, es una rama de la Criminología que investiga la correspondencia
existente entre la criminalidad y la estructura de la sociedad, que incluye su sistema político,
su ordenamiento económico, las diversas agrupaciones humanas, factores físicos y
climatológicos.
 Objeto de la Criminología.
El objeto de estudio de la Criminología es el delito y el delito presenta dos aspectos claramente
identificables: Concepto Penal o Normativo y el Criminológico o Real. Al primero,
pertenecen los valores y el deber ser y, al segundo, todo lo físico y psíquico.
El objeto de la Criminología se circunscribe al aspecto real o criminológico. Desde
el nacimiento de la Criminología se ha polemizado sobre cual es el concepto del delito del que
esta ciencia debe partir: si del mismo que ofrece el ordenamiento jurídico-penal o si puede
darse un concepto distinto, propio de la Criminología.
Garófalo se propone encontrar un "delito natural" hasta los ensayos de los criminólogos
norteamericanos que tratan de hallar un concepto sociológico.
El criminólogo estudia la descripción del hecho criminal (fenomenología criminal), los
factores que lo producen (Etiología Criminal), la personalidad de su autor (el
delincuente) y la víctima del delito, tanto en su personalidad como en su posible condición
de factor o estímulo del hecho criminal.
3.2 Contenido de la Criminología.
El objeto de la Criminología comprende partes de otras ciencias, como son las ciencias sociales,
las naturales, las ciencias penales, etc., pero atendiendo a definición sobre el objeto especifico
de la esta ciencia, que dice que "Dados un delito y un delincuente, o la delincuencia de un
pueblo o comunidad, se colige que la Criminología tendrá como objeto explicar el fenómeno
mostrando su causa o sus causas, un fin o un objeto, que no tienen nada en común con las
demás ciencias penales.
De lo antes expresado, se entiende que el contenido de la Criminalística tiene que ver en gran
parte con los siguientes factores:
1º. Con la disposición biológica del delincuente;
2º. Con el mundo circundante, o bien el pueblo o la comunidad donde se desenvuelve el
delincuente, y
3º. Con la personalidad o conducta del delincuente.
Se entiende pues, que los tres aspectos fundamentales de la Criminología, como ciencia que
estudia las causas que producen los delitos, son:
 El estudio de la naturaleza físico-biológico del individuo
 El estudio de la personalidad
 El estudio sobre el medio geográfico y social donde se desenvuelve el individuo
Estos se identifican respectivamente con la biología, la psicología y la sociología.
3.3 Relación de la Criminología con Otras Ciencias.
La Criminología para su diáfana explicación, se auxilia de otras ciencias tales como la biología,
la psicología, la sociología, el derecho penal, el derecho procesal penal, la antropología,
la ecología, la demografía, la historia, la etnografía, las ciencias económicas, la geografía,
la estadística, la zoología, la endocrinología, etc.
Derecho Penal y Criminología. El Derecho Penal es el origen de muchas ciencias y
entiende que la Criminología estudia el delito como parte de la problemática interna de la
sociedad y no tiende a lo normativo.
La criminología es una ciencia empírica, interdisciplinaria, que estudia el delito no desde la
norma, sino, como fenómeno colectivo, atendiendo además a la personalidad del delincuente.
Además, estudia la aplicación práctica y eficaz de la pena.
El delito es el objeto central de ambos, pero, lo estudian desde prismas diferentes. La
Criminología lo hace desde el punto de vista del delincuente, y el Derecho Penal para aplicar la
norma. Ambas ciencias son complementarias. Las dos parten del hecho de que en la sociedad
existe la delincuencia o conductas desviadas.
El Derecho Penal nace para proteger a la sociedad con normas imperativas a las que añade una
consecuencia jurídica (la pena) con expectativas de prevención general y especial.
Derecho Procesal Penal y Criminología. El Derecho Procesal Penal, es también una
forma de luchar contra la criminalidad, y la mejor manera de hacerlo es huyendo de la excesiva
jurisdiccionalidad incidiendo, en cambio, en el carácter preventivo. A la Criminología le
interesan los elementos fundamentales del Derecho Procesal Penal. En éste se analiza el delito,
es decir, el acto criminal, pero, para, luego determinar la responsabilidad penal y,
finalmente imponer una sanción.
Derecho Penitenciario y Criminología. El Derecho Penitenciario es el conjunto de
normas jurídicas que
regulan la ejecución de las penas y medidas de seguridad. Es decir, actúa con posterioridad al
delito y a su sanción.
Criminalística y Criminología. La Criminalística está constituida por una serie de
conocimientos orientados a la indagación técnica del delito y a la identificación del delincuente.
Biología Criminal y Criminología. Se centra en la vertiente hereditaria de la delincuencia
pues los factores genéticos empujan al delincuente a cometer actos antisociales. Además,
existen peculiaridades biológicas (anatómicas, bioquímicas) en la persona del delincuente. La
Criminología, como ciencia multidisciplinaria, incorpora la Biología Criminal, que le indica el
influjo de la herencia en el comportamiento desviado.
Psicología Criminal y Criminología. La Psicología Criminal estudia la inteligencia, el
carácter y las aptitudes sociales y morales del delincuente, todo ello desde el punto de
vista objetivo de la Psicología Experimental (tests).
Con el Psicoanálisis se estudia la vida profunda del delincuente: relación entre Motivos
Inconscientes e inmediatas. Actualmente la Psicología Criminal se ha extendido a la
delincuencia de masas.
Sociología Criminal y Criminología. Ferri, en los comienzos de la Criminología, hizo
prevalecer su punto de vista sociológico, en el que señaló el gran número de factores exógenos
al delincuente que generan la conducta antisocial y que son en ocasiones prevalentes a la
propia psicología del delincuente. La Sociología Criminal es la única ciencia de la que la
Criminología no puede prescindir.
La Demografía y Etnografía, Estas dos ciencias permiten conocer los medios que sirven
para el estudio de los pueblos y también de las razas en sus conductas delincuentes.
La Estadística. Esta ciencia permite conocer, mediante tablas y cuadros especiales, las cifras
numéricas sobre la calidad y cantidad de las infracciones, como son los crímenes, delitos y
contravenciones que tienen lugar en cada pueblo o comunidad, en diferentes fechas, según
su sexo, edad, raza, clase social, profesión, etc., del individuo.

Diversas Clases de Criminología


En la obra titulada "Criminología" de López Rey, se expresa el concepto y fin de la criminología
están determinados por el contenido y función que se asignen. Fundamentado en dicho
concepto se distinguen cuatro clases de criminologías:
1) Criminología Científica. Está constituida por el conjunto de conceptos, teorías,
resultados y métodos que se refieren a la criminalidad, considerada como un fenómeno
individual y social; así como al delincuente, a la víctima, a la sociedad en parte, y en cierta
medida al sistema penal.
La finalidad esencial de esta clase de criminología es proveer de un conocimiento científico del
fenómeno de la criminalidad; conocimiento sujeto a diferenciaciones, contradicciones y
criticas. La criminología científica se organiza para la infestación, conforme una serie de
exigencias científicas y metodológicas, persiguiendo, en fin, objetivos que puedan tener o no,
relaciones con necesidades prácticas.
2) Criminología Aplicada. Esta constituida, por las aportaciones de la Criminología
Científica y Empírica, esta clase de criminología no es siempre ortodoxamente científica, sino
que la misma es creada por jueces, funcionarios, profesionales, etc. La Criminología Aplicada es
la más importantes, pero también la que suscita más dificultades para hacerla efectiva en forma
satisfactoria, en razón de que la Criminología Científica y Empírica no correspondan a las
necesidades de la realidad en que opera el sistema penal.
3) Criminología Académica. Está constituida por métodos didácticos de sistematización,
empleados a fin de facilitar la enseñanza de la Criminología General, lo que la diferencia de la
Criminología Científica la cual solo representan las investigaciones de las causas que originan
la criminalidad; y de la Aplicada, la cual tiene por finalidad poner en práctica los elementos
criminológicos, obtenidos mediante las investigaciones científicas.
4) Criminología Analítica. Tiene como finalidad determinar si las otras clases de
Criminología y la Política Criminal cumplen su cometido. Es decir, esta clase de Criminología
tiene la función de supervisión de lo hecho, de lo que se hace y deja de hacerse e indica lo que
debe hacerse, combinando la tarea analítica con la constructiva.
Características Nacionales de la Criminología
En su obra Criminología el escritor Manuel López Rey, expresa que a finales del Siglo XIX y en
las primeras décadas del Siglo XX, las escuelas criminológicas existentes, formularon
concepciones del delito del delincuente, de tal manera que cada una ellas pretendía una
supremacía que era negada por las demás. Además, las mismas escuelas, por fundamentarse
sobre tesis unilaterales propiciaron su propia desaparición.
Que además, el progreso científico en el ámbito criminológico, se manifestó por el
rápido desarrollo de una serie de disciplinas tales como la sociología y la psicología, y el mayor
y mejor uso de métodos y técnicas de investigación, y la extendida aceptación de la tesis de una
causación múltiple del hecho delictivo, tesis que bien hirió de muerte a las de índole unilateral,
no ha resuelto en gran cosa el estudio de las causas del delito.
Entiende el autor, que las llamadas nuevas criminológicas son solo aparentes, o bien no tiene
apariencia real, debido a que todo lo que se puede decir sobre la ciencia criminológica, ya ha
sido previamente concebido por la mayoría de los autores, dando por resultado que las nuevas
investigaciones solo añaden a las teorías ya conocidas ciertos ingredientes de alcance nacional
o meramente personal.

Método de la Criminología
El estudio y elaboración de cualquier disciplina precisa de un método que lleve al investigador
al logro de la verdad. En la ciencia moderna, encontrarnos constantemente enfrentados dos
clases de métodos:
a) El lógico abstracto o deductivo; que toma como punto de partida un principio general
y de él saca las consecuencias lógicas pertinentes. Por su modo de formular una proposición
determinada, el método deductivo debe admitir necesariamente un "a priori", es decir,
un presupuesto del que hace derivar las proposiciones sucesivas.
b) El inductivo o experimental. En este método se parte de la observación de
los datos particulares y de ellos se remonta a una proposición general que comprende los
supuestos observados y todos los demás que están en relación con aquellos.
El método inductivo parte de los datos objetivos que la experiencia ofrece,
extrayendo conclusiones, por inducción, de la generalización de los hechos observados.
Mediante este método solo es posible formular proposiciones a posteriori.
La Criminología, como ciencia empírica, (experimental) su método es el inductivo, pues se
basa en la observación, en la experimentación y en la cuantificación, contrariamente a las
ciencias apriorísticas, que utilizan el método deductivo (matemáticas).

La Escuela Clásica y la Doctrina del Indeterminismo


En el antiguo derecho penal, los árbitros y organismos judiciales no realizaban investigaciones
sobre la conducta y culpabilidad del delincuente, en razón de que se tenía la concepción de que
toda violación era necesariamente castigable. Se consideraba que el delito obra del destino y
por tanto era obligación el castigo, sin tomar en cuenta el alma de los hombres ni sus
manifestaciones, así mismo eran castigados las cosas inanimadas y también
los animales irracionales, en razón de que eran considerados como sujetos activos de los delitos
penales.
Estas concepciones practicas fueron evolucionando a través del pasar de los tiempos, hasta que
se excluyó tanto a las cosas como a los animales de la responsabilidad penal, pero respecto
al hombre se mantuvieron las mismas tesis artificiales y dogmáticas, relacionando la
responsabilidad penal de la persona con una mayor o menor cantidad de culpa, pero reposando
sobre el concepto moral sobre el bien y el mal.
Sobre las concepciones relacionados a los delitos y conducta de los hombres, surgieron
opiniones de algunos autores de tendencia sociológica que sostienen que las causas del delito
tienen un origen exclusivo en el seno de la sociedad, o bien en el ambiente que nos rodean o
mundo circundante; y otros autores de concepciones antropológicas que consideran que las
causas de los delitos de la constitución orgánica y biológica del individuo.
A consecuencia de los diferentes pareceres sobre el delito, surgieron dos doctrinas que se
disputaron estas concepciones, una llamada Escuela Clásica, y otra llamada Escuela
Determinista
La Escuela Clásica completa el cuadro de ideas sobre el problema criminal que tienen su
origen las ciencias del espíritu. Sostiene que la causa del delito se encuentra en el libro albedrío
o voluntad libre del hombre, y no en factores internos o externos independientes de voluntad.
Bajo la etiqueta de "clásicos" se han agrupado autores y tendencias divergentes en muchos
puntos de vista, incluso contradictorias en algunos, pero que presentan una serie de
concepciones comunes sobre postulados fundamentales, que es precisamente lo que permitió a
los positivistas reunirlas con propósitos dialécticos.
Hay algo muy significativo en la escuela clásica, como es, la defensa de las garantías
individuales y su reacción contra la arbitrariedad y los abusos de poder.
Francisco Carrara, es considerado el padre de la Escuela Clásica del Derecho Penal. Para este
pensador el Derecho es connatural del hombre. La Ciencia del Derecho Criminal es un orden de
razones emanadas de la ley moral, preexistente a las leyes humanas.
Es importante destacar, que esta doctrina sirvió de fundamente para
la redacción del Código Penal francés del año 1791, el cual influyó en las redacciones de los
Códigos de 1810 y 1832, del cual este último se derivó nuestro Código Penal Dominicano.
La Doctrina Determinista es diametralmente opuesta a la doctrina indeterminista, y la
misma ha sido sustentada por las Escuelas Positivistas: la antropológica y la sociológica
italiana.
La Escuela fundamenta el derecho a castigar en la necesidad de la conservación social y no en
la mera utilidad, anteponiendo los derechos de los hombres honrados a los derechos de los
delincuentes.
La Escuela positiva es un cuerpo orgánico de concepciones que estudian al delincuente, al
delito y su sanción, primero en su génesis natural, y después en sus efectos jurídicos, para
adaptar jurídicamente a las varias causas que lo producen los diversos remedios, que por
consiguientes serán eficaces. (Ferri)
Esta Escuela hizo de la ciencia de los delitos y de las penas una ciencia de observación
positiva, que, fundándose en la antropología, la psicología y la estadística criminal, y así de
como el derecho penal y los estudios penitenciarios, llega a ser la ciencia sintética que Ferri
llamó sociología criminal.
7.1 Diferencias Entre La Escuela Clásica y La Escuela Determinista.
Para la Escuela Positiva la pena debe ser útil. La Escuela Clásica no habla de utilidad. La
Escuela Positiva busca la readaptación del criminal. La Escuela Clásica solo ve el delito y
sanciona; no ve al delincuente.
La Escuela Positiva busca e investiga las causas del delito. La Escuela Clásica no busca las
causas del delito, ya que el delincuente actúa en base a su libre albedrío.
La Escuela Positiva, algunas veces, no sanciona al delincuente, solo le aplica medidas de
seguridad. La Escuela Clásica siempre sanciona al delincuente ya que no ve las causas que
llevaron al delincuente a cometer actos delictivos.

Escuela Antropológica Italiana


Se le ha designado con el nombre de Escuela Antropológica, a un conjunto de teorías
criminologicas que sostienen que las causas productoras del delito se hallan en la disposición
biológica del individuo, llamadas causas endógenas porque las mismas tienen su origen en la
constitución biológica del cuerpo humano.
Esta Escuela nace en el siglo XIX., como una reacción contra la Escuela Clásica, está
fundamenta en las concepciones criminologicas de Su creador fue Cesar Lombroso, quien la
gestó mediante observaciones e investigaciones hechas en prisiones y hospitales, trabajando
directamente con prisioneros y soldados delincuentes.
8.1 Precursores de la Escuela Antropológica.
Durante el periodo de 1830 a 1870, surgieron dos directrices que tenían su opinión sobre la
conducta delincuente, pero tenían concordancia respecto a su concepción, a saber:
Los Frenólogos, encabezados por Gall, autor de la Hipótesis Psicológica, que consideraban
al cerebro como una agregación de órganos, correspondiendo a cada uno de estos diferentes
facultad intelectual, instinto y afecto o facultades de mayor energía, según el mayor o menor
desarrollo de la parte del cerebro que le correspondiese.
Debido a esta hipótesis fue que tanto Gall, P. Broca y otros científicos de la época, estudiaron
y observaron las desviaciones de las medidas del cráneo, y esas anomalías relacionaron con la
delincuencia.
Sobre la base de esas concepciones. P. Broca, fundó la Escuela Antropológica Criminal en
Paris, la cual se sustentaba sobre sólido fundamento científico.
Esquirol, Pinel y otros, sustentaron la hipótesis de que las irregularidades craneales y
faciales a que se refieren Gall y P. Broca, tenían origen patológico, pues relacionaban la
delincuencia con la demencia, concibiendo así la llamada "hipótesis patológica".
H. Maudsley sostuvo que entre la delincuencia y la locura hay una zona intermedia, en razón
de que de un lado hallamos mucha perversidad y poca locura, y en el lado opuesto, hallamos
menos perversidad y máxima locura.
P. Lucas, se inclinó por la tendencia de la hipótesis de la degeneración, la cual se basaba en
que la inclinación que tiene el individuo hacia el delito, es fundamentalmente congénita y
hereditaria. Además expresa que las circunstancias desempeñan un papel puramente
ocasional, aunque no carecen de importancia.
A. B, Morel, realizó investigaciones criminologicas sobre las causas del delito, de cuyos
resultados publicó en 1857 su obra titulada "Tratado sobre las Degeneraciones
Físicas, Intelectuales y Morales de la Especie Humana", en la que se refiere a las causas que
producen esa gama de anomalías o enfermedades. Sustentando que los descendientes del ser
humano normal, pueden degenerar como resultado de circunstancias desfavorables,
originando dichas degeneraciones las condiciones que pueden arrastrar al individuo a la
delincuencia.
E. Dally, quien en 1863 pudo apreciar la relación existente entre la locura y el delito,
relacionando así las anomalías orgánicas y las cerebrales, considerando que las causas del
delito dependían del estado de locura del delincuente, sosteniendo que el delito y la locura son
dos formas de decadencia orgánico-cerebral.
Lavoisier, este científico francés realizó investigaciones sobre los elementos químicos,
descubriendo así que la naturaleza de todos los elementos químicos que integran la tierra como
amasijo de sustancias inertes, es la misma de los componentes de los seres vivientes, razón por
la que tuvo la percepción de que la composición físico –biológica del hombre, tienen su origen
en los elementos químicos inertes o inogàrnicos.
Wohler, científico alemán, quien a través de investigaciones de laboratorio, obtuvo sustancias
orgánicas a partir de la combinación de sustancias inorgánicas. En sus experimentos de
laboratorio obtuvo la urea, resultado de la combinación de dos sustancias inorgánicas sal de
amonio y acido cianhídrico.
Charles Darwin, eminente científico naturalista ingles, quien en 1859, público en 1859 su
obra "El Origen de las Especies". En dicha obra sostiene la tesis o teoría de que las
"funciones físicas y químicas evolucionan a través de una expresa adaptación al medio". Y
afirma además, que "el hombre está íntimamente relacionado con los otros animales y sobre él
influyen los mismos impulsos biológicos".
Cesar Lombroso, médico psiquiatra militar hebreo de origen español, y profesor de
Medicina Legal y de Psiquiatría en la Universidad de Turín, influenciado por las hipótesis de
los precursores de la Escuela Antropológica criminal, sobre todo por la del reputado medico y
antropológico italiano Charles Darwin, la cual sirvió para confirmar sus investigaciones
medico-criminologicas.
Lombroso aplicó el método experimental al estudio de la demencia y sobre ello trato de hallar
las notas diferenciales entre el delincuente y el loco, para facilitar el peritaje medico. Realizó
estudios sobre algunos soldados que le fueron asignados, dando como resultado la conclusión
de que los viciosos de diferenciaban de los buenos, porque los primeros tenían tatuajes en sus
cuerpos, y los buenos estaban desprovistos de éstos.
También descubrió que los rasgos criminológicos obtenidos mediante mediciones hechas sobre
los cuerpos de soldados y reclusos, había que buscarla a través del atavismo (afinidad,
semejanza, consanguinidad).
La hipótesis del Atavismo, consideró el hombre primitivo era anormal y adquirió
cualidades morales a través del tiempo, por lo que entendía que la delincuencia debe ser un
fenómeno atávico y el delincuente a un ser nato; o mas bien, "un ser que es representante del
salvajismo ancestral, que trae en medio del orden y de la legalidad modernos, las pasiones y las
violencias de las edades mas remotas",
A través de su obra titulada "Antropología Criminal", Lombroso dio a conocer todas sus teorías,
en la cual sostenía que el "criminal se comportaba como lo hacia, porque había nacido así, y por
consiguiente no actuaba, sino que se limitaba a expresar su naturaleza interna".
La hipótesis Patológica de Lombroso. Esta hipótesis justifica su teoría sobre el
delincuente nato, sostuvo el criterio de que dicho delincuente era epiléptico, concepción que
fundamentó en que a través de sus investigaciones llegó a observar muchos casos de epilepsia.
Principales Rasgos Criminológicos del criminal nato. En sus investigaciones,
Lombroso llegó a la conclusión de que los criminales natos presentan rasgos antropológicos
peculiares, los cuales los distingue del hombre normal. Estos rasgos los llama "estigmas
(marcas) degenerativos" Los cuales clasifica de la siguiente manera:
 1. Estigmas Anatómicos o Morfológicos: Estos están integrados por todas aquellas
taras o defectos de la forma exterior del cuerpo humano. Lombroso describe el tipo criminal
nato, con los siguientes rasgos: talla baja, cráneo pequeño, braquicéfalo o sea redondo y
asimétrico, cara larga y ancha, pómulo salientes, huesos zigomáticos prominentes, nariz
aguileña,, mandíbulas voluminosas, orejas en forma de asa, labios delgados, rostro pálido,
mirada fría, vidriosa, cruel y dura.
 2. Estigmas biológicos y funcionales. Estas son las anomalías de la sensibilidad táctil y
dolorifica, así como las de la sensibilidad de diversas funciones de los órganos del cuerpo
humano.
 3. Anomalías Constitucionales. Estas se manifiestan mediante la forma especial la
forma especial que adopta el cuerpo humano, cuando su estructura general presenta
caracteres derivados de retardos sufridos o de crecimientos irregulares que producen
cambio de sexo. Así que, el cuerpo del criminal nato puede adoptar la forma de la
afeminación o la de la masculinidad.
 4. Estigmas Psicológicos. Estos fueron estudiados por Ferri, y resumidos en tres anomalías
principales que son:
 a) La insensibilidad moral del criminal,
 b) La imprevisión en sus actuaciones,
 c) La vanidad.
Este tipo de criminal falto de sensibilidad moral y de sentimientos altruistas, es profundamente
egoísta y animado por las pasiones bajas, como son la venganza, la avaricia, la pasión por
el juego, por el tabaco, el alcohol y el libertinaje.

Consecuencias Jurídico-Penales de la Teoría de Lombroso


En el año 1883, Lombroso publicó un articulo titulado "Pro Schola Mea" en el cual expuso su
concepción sobre las consecuencias políticas jurídicas de su doctrina basado en la "la
delincuencia nata y la moral insanaty", afirmando que ambas son enfermedades del espíritu,
pero de una índole que el legislador no les reconoce el efecto de ser excluidas de la
imputabilidad, por lo que se le somete, casi siempre a la apreciación del perito judicial.
En otras de sus obras, Lombroso, explica que el atavismo nos hace comprender la ineficacia de
la pena frente a los delincuentes natos, así como el hecho de la constante repetición numérica y
periódica de determinados delitos. Y que ante la necesidad en la producción de un delito,
también hay necesidad de defensa contra él, imponiendo una pena proporcional al grado de
temor que infunde el individuo de que se trata.
Lombroso, se opuso a las penas severas, y era partidario de que se impusiera el castigo de
acuerdo al hecho, la personalidad del sujeto y el motivo. Igualmente se oponía a los Tribunales
de Jurados, al indulto y a las penas privativas de libertad cortas. En cambio, estuvo de acuerdo
con las penas corporales, ayunos, duchas frías, trabajo duro y penoso, la represión, etc.
Propuso como mejor medida preventiva para los jóvenes delincuentes y para los delincuentes
ocasionales, el "probation system" de los norteamericanos, y una reconciliación del
humanitarismo con la seguridad de la sociedad, apoyados en la creación de establecimientos
para locos criminales.
Respecto a la pena de muerte, Lombroso, la consideraba como un medio doloroso, pero seguro,
de selección, pero también entiende que para aplicarla, habría que tomar en cuenta "el modo
de ser del autor o agente del crimen. Establece una escala entre los verdaderos delincuentes, los
criminaloides y los delincuentes de ocasión, y por otra parte, los delincuentes reincidentes y a
los habituales junto con los delincuentes natos.
Enrico Ferri, fue un jurista, abogado penalista, sociólogo y orador brillante, fue Profesor de
Derecho Penal en la Universidad de Pisa (Turín), y que expuso su tesis criminológica titulada
"La teoría de la Imputabilidad y la Negación del Libre Albedrío" en alguna de sus obras.
Ferri contribuyó en gran manera a la Criminología, y hizo un destacado aporte a la doctrina de
Lombroso, en razón de que hizo énfasis en dar a conocer ampliamente la doctrina de este, pero
no obstante, atacó la Escuela Antropológica. Ferri en sus investigaciones comprobó que las
teorías de Lombroso eran insostenibles en su forma original, por lo que sin atacar
sus principios fundamentales, las reformó, de modo que se mostrara mas flexible y aceptara
como causa del delito los efectos ambientales, los que el consideraba, se originaban en el medio
físico y moral, dando nueva explicación al origen de los delitos, sumando tres las causas hasta
ese momento:
 Las biológicas o antropológicas,
 Las físicas o naturales, y
 Las sociales o ambientales.
Además, se dice que fue Ferri, y no Lombroso, quien se pronuncio en contra de la institución de
la pena, y recomendó la creación de instituciones preventivas que sirvieran , no para castigar la
delincuencia, sino, para destruir o atenuarlas causas que la producen.
Por estas y otras teorías, Ferri fue considerado como el creador de una nueva Escuela, llamada
"Escuela Sociológica, o "Escuela Biosociologica" .

Bibliografía
Libros:
 Charles Dunlop, Victor Maximo, (2008). "Curso de Derecho Penal Especial"
Revisado, República Dominicana, Santo Domingo.
 Ramos, Leoncio (1986). "Notas de Derecho Penal Dominicano" , República Dominicana,
Santo Domingo.
 Bonelly Lic. Manuel Ulises, (2002), "Código Penal y legislación Complementaria", Santiago
de los Caballeros.
 PEREZ MENDEZ, Artagnan, « Codigo Penal Dominicano Anotado » Lib. III. Tit. II. Cap. II.
Primera Edicion, Taller Santo Domingo D.N. 1991. 716 P.
 CODIGO PENAL, DE LA REPUBLICA DOMINICANA. Santo Domingo : El Nuevo Diario,
2002. 733 P.
 PLANIOL, « Dol Civil et Dol Criminal », Rev. Crit. Lég. Et jpce. 1893. 545 P.
 BOULOC, « L"escroquerie et les infractions Voisines » : Rev. Pénit. 1996. 297 P.
 CHAVANNE, Albert. « Le délit d'escroquerie et la politique criminelle
contemporaine » Etude de jurisprudence, in Les principaux aspects de la Politique
Criminelle moderne, Paris, Cujas, 1960, 147-156 P.
 LEYSSAC, Lucas , « L"escroquerie par simple mensonge » D.1981. Chr.17
 RASSAT, Michèle-Laure, Droit pénal Spécial, « infractions des et contre les particuliers », ,
4eme édition, Edition Dalloz 2004. 701 P.
 GOYET .F, « Droit pénal spécial », 7ème édition, Edition Sirey, 785 P.
Códigos:
 Bonelly Vega, Manuel Ulises, Código Penal Dominicano Anotado, República Dominicana,
Santiago
Diccionarios:

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos102/origen-evolucion-teorias-y-aspectos-historicos-


criminologia/origen-evolucion-teorias-y-aspectos-historicos-criminologia.shtml#ixzz4TEI050Zj
publicidad

TEMA 1. INTRODUCCIÓN A LA CRIMINOLOGÍA


1. NOCIÓN Y CONCEPTO DE LA CRIMINOLOGÍA
La criminología es una ciencia empírica e interdisciplinaria que se ocupa del crimen, del delincuente, de
la víctima y del control social del comportamiento desviado.
Alemania, KAISER: El conjunto ordenado de saberes empíricos sobre el delito, el delincuente, el
comportamiento socialmente desviado y sobre los controles de esta conducta. Los alemanes no
contemplan la figura de la víctima.
La criminología aporta un conjunto de conocimientos verificables, comprobables por el método y
técnicas se trata de una ciencia empírica (se basa en la observación) e interdisciplinaria. El objetivo es el
delito, el delincuente, la víctima y el control social.
 Acepción restrictiva, se limita a la investigación empírica del delito, personalidad del autor y la
ejecución de la pena. Esto produce la catalogación de los delincuentes. Esta acepción restrictiva se centra
en el estudio del delincuente sin entrar en el control social.
 Acepción extensiva, sí que tiene en cuenta las transformaciones del concepto de delito, la
criminalización y el control del comportamiento desviado.
Se utiliza en 1879 el vocablo de criminología, el antropólogo francés TOPPINARD. Pese a ser el
primero en utilizarlo, es sobre todo con GAROFALO, a partir de 1885 hay otros vocablos, en 1792 se
habla de psicología criminal, en 1882 se habló de sociología criminal y en 1883 de biología criminal.
La criminología nace de la antropología, pero también nace de la psicología, de la biología y de la
sociología. A partir de aquí se crea un núcleo de términos sólidos, será la ciencia que aglutinará el
conocimiento de todas estas ciencias. Es una ciencia que tiene un objeto claro (el crimen, del
delincuente, de la víctima y del control social). Basándose en el método inductivo fue el que adoctrinó la
criminología.
No hay ninguna supremacía de una ciencia sobre las otras en criminología. Siempre se ha englobado
dentro del derecho.
2. EL OBJETO DE LA CRIMINOLOGÍA: DELITO, DELINCUENTE Y CONTROL SOCIAL.
EL DELITO
El delito es consecuencia de factores sociales.
Desde la antigüedad a determinadas conductas se les atribuye el término delito, con ello asistimos a una
evolución en el concepto de delito. Lo que sí es obvio es que la tipificación de una conducta como delito,
ha servido a la sociedad para controlar dichos delitos. Así se puede delimitar, describir y reprimir formas
de conducta criminal. Los destinatarios de estos tipos de conductas han sido las capas más bajas de la
sociedad. El concepto tradicional de delito ha sido un concepto para la disciplina de esas clases.
El concepto de delito en criminología es muy discutido, ya que lo que hoy es delito, mañana puede no
serlo. El Derecho Penal se ocupa del delito desde el punto de vista de las normas.
¿Existe un concepto criminológico de delito? ¿El concepto de delito, en Criminología está supeditado al
concepto de delito en Derecho Penal?.
En Criminología cuando se configura el concepto de delito, este concepto viene de manos de la ciencia
del Derecho Penal, es quien establece el concepto de delito. La Criminología no puede hablar de delito si
no está recogido en el Código Penal. Si tratamos de sustituir el concepto jurídico, tendríamos que acudir
a otros conceptos. Una conducta se convierte en delictiva cuando está tipificada en el Código Penal
como delito.
Ni una conducta desviada es delito, ni todo delito es considerado como comportamiento desviado (ej.
Sociología).
Hipercriminalidad Y Descriminalización
Se hace necesario regular/criminalizar (nuevas conductas se convierten en delito), como por ejemplo el
derecho que regula el tráfico rodado. En el nuevo Código Penal aparecen nuevos delitos como los de
manipulación genética, lesiones al feto o delitos contra la ordenación del territorio. Se incide en la
complejidad del sistema, sobretodo en los crímenes económicos (de cuello blanco).
Frente al proceso de hipercriminalización asistimos a una descriminalización, es una consecuencia lógica
de la hipercriminalización, ya que se entiende que si aumentan el número de conductas tipificadas como
delito, se aumentan los gestores de control del delito (jueces, policía...) estos se verán desbordados. De la
misma manera que la sociedad exige que ciertos delitos se tipifiquen, la sociedad exige que ciertos
crímenes dejen de serlo.
La criminalización de nuevas conductas
El Código Penal no sólo ha de centrarse en las conductas de las clases sociales más desfavorecidas. En
ciertas capas sociales la criminalidad no se nota tanto (delincuencia de cuello blanco). El llamado delito
económico, la administración tiene grandes dificultades para encontrarlo, hay que tener en cuenta la
indulgencia legislativa, pero la sociedad también permite este tipo de delitos, se adopta una actitud
pasiva por la fascinación de los delitos de cuello blanco, son delitos complejos, esa fascinación viene
dada porque estamos en una sociedad de materialismo, de consumo, todos tienen un afán de lucro y
quieren tener una posición privilegiada. El gran problema en este tipo de delitos, es que pese al daño que
producen, tiene un trato de favor en muchos países.
La Criminología aborda el tema criminal desde un punto de vista distinto a la del Derecho Penal. La
función del jurista es analizar esa conducta y decidir si es asesinato, homicidio,... La labor del
criminólogo es el análisis de la realidad circundante que rodea al delito, le interesa el hecho global, la
personalidad del autor, dejando en un segundo plano la tipificación jurista. El penalista califica y el
criminólogo analiza.
Ejemplo: Hurto en grandes almacenes.
Penalista: Hurto.
Criminalista: Constituye una actuación que tiene una explicación de índole sexual (Freud).
Se puede afirmar que existe un ámbito específicamente criminológico en la realidad criminal. También
existe un campo previo al crimen, un delincuente recibe el estigma penal cuando vulnera una Ley, la
Criminología se adelanta a la comisión del delito. No sólo actúa a priori son que también lo hace a
posteriori e incluso después del cumplimiento de la pena. El Derecho Penal tiene un enfoque normativo,
la criminología estudia la personalidad del autor y los círculos sociales próximos al crimen. Para la
Criminología, el crimen es un hecho colectivo, la Criminología tiene un ámbito internacional, en el
sentido de que estudia el fenómeno criminal más allá de las fronteras, no queda encorsetada por la
legislación de cada país.
EL DELINCUENTE
La personalidad del delincuente siempre ha sido objeto de investigación. Son los factores de la
personalidad los factores fundamentales en la génesis del delito, hace que la psicología tenga una
función importante.
La Criminología reconoce al delincuente y dice cómo se le combate. Todos los estudios se han centrado
en la figura del delincuente, se ha tratado siempre de buscar la justificación de la delincuencia en
caracteres patológicos, se ha buscado algo que distinguiese al criminal del que no lo es.
En 1961 se descubre una malformación cromosómica (cromosoma XYY) se cree haber encontrado la
causa de la criminalidad, sin dejar de tener en cuenta las estructuras psicopatológicas de la criminalidad.
Del delincuente se ha hablado mucho, se ha tratado de retratar al delincuente físicamente, también sus
características psíquicas, así se afirmará que tiene un grado de neuroticismo, predisposición al riesgo,
agresividad espontánea, impulsivos, etc...
Después de la II Guerra Mundial, se potencia la idea de que la criminalidad no sólo responde a la idea de
delincuente, éste deja de ser el epicentro del estudio. Empiezan a observarse las características sociales
como elementos determinantes del fenómeno criminal, se sigue observando al delincuente pero dentro
del ámbito social como causa predominante. Se va a observar el comportamiento socialmente negativo
de los marginados, se diferencia la delincuencia de la clase alta y clase baja, diferencias entre criminales
jóvenes y criminales adultos y se incide en la criminalidad femenina).
Si todos los estudios se habían concentrado en el delincuente, hoy en día se estudia al delincuente dentro
de un sistema.
EL CONTROL SOCIAL
Es el conjunto de instituciones, estrategias y sanciones sociales, que pretenden promover y garantizar el
sometimiento del individuo a los modelos y normas comunitarias. El control social es importante ya que
en toda sociedad hay una lucha entre el individuo y la sociedad. La sociedad necesita ejercer su dominio
sobre el individuo, así despliega una gama de mecanismos que aseguren la conformidad del individuo a
las normas sociales.
Hay dos tipos de control social uno de ellos informal que viene constituido por la familia, escuela,
trabajo, amigos, etc... y a su vez un control social formal constituido por policía, la justicia, por la
administración penitenciaria...
El control social informal pretende, a través de sus agentes, condicionar la conducta del individuo a las
normas sociales, pretende que el individuo interiorice unas pautas de comportamiento que son
aprendidas y transmitidas de generación en generación, es cuando un individuo no aprende estas normas
cuando entra el control social formal a través de la coacción.
El control social informal:
LA FAMILIA: desde un punto de vista cultural, la familia constituye un grupo mínimo fuertemente
organizado, está constituido por los cónyuges y los descendientes. Se dan aquí dos tipos de relación, una
relación entre cónyuges y una relación paternofilial, en la cual la figura del padre simboliza la autoridad
y la dominación. Esta dominación y superioridad, se traslada al domino de las actividades económicas,
junto con la relación conyugal, está la relación de los padres con los hijos, la madre es el elemento
fundamental de las relaciones afectivas, el padre define el status familiar dentro de la sociedad, la madre
como centro educativo y disciplinario. Para que este núcleo funcione uno de los dos miembros tiene que
dedicarse a la organización. El hombre desempeña una gran función, de esta manera atrae a la mujer y se
reafirma su valor personal y su confianza en sí mismo. La madre es el modelo de disciplina, quiere que
sus hijos se conviertan en ciudadanos tolerantes que se adapten al mundo adulto. La madre tiene un gran
problema, la niña, aprende directamente sus ocupaciones futuras, pero el niño no encuentra en el padre el
modelo, el niño se da cuenta de la valoración interior de la mujer, descubre que se le está criando como
mujer, eso explica que ante el hecho de que el niño observe los patrones de conducta de la mujer
reaccione de manera violenta contra la disciplina de la madre. El padre ha perdido la capacidad de figura
a imitar, aparecen otras instancias paralelas a la del padre (colegio, barrio, t.v., amigos...). El padre llega
a ser una figura abstracta de autoridad que para mantener su status se ha de convertir en un “superpadre”,
eso conlleva que el hijo acepte fácilmente toda forma de autoridad mientras sea presentada con fuerza.
La madre pasa de ser un ente amoroso, a planificar la educación de los hijos, racionaliza sus actitudes y
el cariño que ha de dar a los hijos.
No es de extrañar que en el siglo XX el papel principal de la familia se centre en la función ideológica,
en la transmisión de modelos de autoridad. La familia en el siglo XX ha formado para la sociedad una
serie de individuos que desde la infancia están sometidos a la autoridad familiar, que en la época adulta
valorarán la autoridad, la rigidez. Su visión de la sociedad se regirá con la convencionalidad, se valorará
todo lo masculino, el poder y el poder de la propiedad.
Se produce la intolerancia hacia todos aquellos que no son igualmente fuertes y poderosos, se rechaza
todo lo que es diferente, la mujer, las emociones, la pobreza, s rechaza la falta de conocimientos. De esta
manera la fuerza del padre se realza.
LA ESCUELA: sería la segunda instancia de control social informal, reproduce la misma función
autoritaria, el maestro exige una serie de actitudes que han de ser aceptadas in que el alumno pueda
emitir ningún juicio de desaprobación, si lo hace será rebelde y esto es peligroso para los demás.
PLANO LABORAL: sigue estando marcado por la autoridad, trascendencia que supone para el
trabajador su empleo (salario, posibles ascensos...). Se juntan dos puntos, que el trabajador se sienta útil
y la posibilidad de recibir un salario. En el mundo laboral se dan criterios de autoridad, los intereses de
las instancias productoras y los intereses del estado van paralelos. Cualquier exigencia laboral, pasa a ser
un ataque al orden social, será en realidad una acción criminal.
Las mayores garantías de éxito, no pasan por un endurecimiento del control social formal, pasan
sobretodo mediante una adecuada conjunción de las dos instancias del control social, no ha de haber una
supremacía de una sobre la otra.
3. LA VÍCTIMA
La victimología se ha definido en el simposio, en Jerusalén 1973. En este simposio se definió a la
victimología como el estudio científico de la víctima.
Gulotta, 1976, entiende que la victimología es la disciplina que tiene por objeto el estudio de la víctima
de un delito, de su personalidad, sus características biológicas, psicológicas, morales, sociales y
culturales, sus relaciones con el delincuente y e papel que ha desempeñado en la génesis del delito.
La víctima siempre ha sido la gran olvidada, la Criminología siempre se ha centrado en estudiar al
delincuente, la etología del crimen, la profilaxis del mismo, pero en ningún aso a la víctima hasta 1973.
Incluso el Derecho Penal, todo el proceso penal gira alrededor del delincuente, pero la víctima aparece
desprotegida cuando ésta necesita resocialización y reinserción.
A partir de la II Guerra Mundial, se produce la autoafirmación de la victimología. Esa desconsideración
hacia la víctima tiene su razón de ser. La víctima había sido neutralizada ya que en momentos históricos
la justicia punitiva se realizaba por la víctima, esta situación se ve superada a partir del S. XVIII, cuando
aparece el “Ius Puniendi” (derecho de castigar) por parte del estado. Esto supuso el enjuiciamiento de los
delitos desde el punto de vista de la colectividad, es cuando la víctima cae en el olvido.
El delincuente despierta sentimientos de curiosidad, “ninguna víctima ha pasado a la historia”.
Los orígenes de este movimiento se deben a dos autores, Von Henting (alemán) y Mendelsohn
(Israelita). El mérito de Von Henting, es haber explicado de una manera clara la relación existente entre
la víctima y el agresor, habla de “pareja criminal”. Es a partir de este concepto que se baraja la idea de
que el hecho criminal no es más que una interacción entre el agresor y la víctima, hizo clasificaciones de
las víctimas, también hizo un estudio psicológico de éstas.
Mendelsohn hizo también una clasificación y acuñó el término Criminología, divide a las víctimas en 5
grupos.
 Víctimas totalmente inocentes, son aquellas víctimas que no han hecho nada para desencadenar la
acción criminal, son totalmente ajenas a la actividad del delincuente.
 Víctima provocadora, incita con su conducta al hecho criminal.
 Víctima por ignorancia, es aquella que da facilidades para su propia victimización sin saberlo.
 Víctima voluntaria, pone de manifiesto una colaboración con el delincuente (eutanasia).
 Víctima agresora, hay dos tipos. Simuladora, es aquella que acusa falsamente. Víctima imaginaria,
inventa su propia condición de víctima cuando no se ha producido ninguna infracción.
El interés por la victimología viene dado por tres factores.
*1 Se perfeccionan y proliferan las encuestas de victimización (encuestas que se realizan entre la
población general). En el año 70 hay una proliferación de estas encuestas, permiten obtener datos reales
sobre la población victimizada. Así disminuye la cifra negra de los delitos.
*2 Feministas llaman la atención sobre la violencia que se dirigía hacia la mujer.
*3 Se debe a las aportaciones de la psicología social, que elaborará un conjunto de teorías que serán
utilizadas para explicar determinados comportamientos y resultados victimológicos. Toda esta fase de
consolidación terminará con el primer Simposio internacional sobre victimología en 1973. En 1976 se
edita “Victimología”, ciencia especializada. En 1980 es cuando se crea la sociedad internacional de
victimología.
La victimología se preocupará por las indemnizaciones a las víctimas, elaborar y ejecutar programas de
ayuda a las víctimas, realizará estudios para dar una mayor comprensión del fenómeno criminal,
centrándose en la predisposición victimaria de determinadas personas, con el fin de elaborar programas
de prevención. Con la clasificación de Mendelsohn se han ido haciendo otras más elaboradas. Gerardo
Landrove, ofrecerá una clasificación distinguiendo siete tipos de víctimas:
 Víctimas no participantes. La relación entre el criminal y la víctima es irrelevante (de escasa entidad,
poca importancia), todos los miembros de una comunidad son víctimas potenciales. Distingue así dos
grupos:
1.1 Víctimas accidentales, son aquellas colocadas por el azar en el camino de los delincuentes.
1.2 Víctimas indiscriminadas, no existe ningún vínculo con el agresor.
 Víctimas participantes, si desempeñan un cierto papel en la génesis del delito. Son aquellas víctimas
que omiten las precauciones más elementales, facilitando con ello la producción de un hecho delictivo.
 Víctimas familiares. La conducción de las víctimas, pertenecientes a un mismo grupo familiar, las
víctimas potenciales son: mujeres, niños y ancianos. Son víctimas sujetas a malos tratos y a abusos
sexuales.
 Víctimas colectivas. El estado, la sociedad, empresas... pueden convertirse en víctimas, su
característica es que la víctima es anónima: delitos financieros, fraudes al consumidor, delitos
informáticos.
 Víctimas especialmente vulnerables. Hay personas que tendrán una predisposición en convertirse en
víctimas, hay que tener en cuenta la edad, estado físico o psíquico, raza, sexo, también hay otros factores
sociales: posición económica, estilo de vida, ubicación de la vivienda, contacto frecuente o no con
grupos marginales, también hay factores profesionales: cuerpos de seguridad, vigilantes, taxistas,
banqueros, farmacias, prostitutas, están más sujetos a la victimización.
 Víctimas simbólicas. La victimización se produce con la finalidad de atacar a un determinado sistema
de valores (ideología, secta religiosa, familia...).
 Víctimas falsas. Hay sujetos que debido a determinadas características psicopatológicas denuncian un
delito que nunca ha existido.
7.1 Víctima simuladora. Es consciente que no se ha producido ningún delito, lo único que pretende es
que se produzca un error judicial.
7.2 Víctimas imaginarias. Cree erróneamente haber sido objeto de una agresión criminal.
3. DIFERENCIA ENTRE: VICTIMIZACIÓN PRIMARIA, SECUNDARIA Y TERCIARIA.
VICTIMIZACIÓN PRIMARIA
Es una experiencia individual, directa de la víctima en el delito, esta experiencia supondrá diversas
consecuencias en la víctima, de índole física, psíquica, económica, social, etc.
Tras la comisión del delito, los daños que pueda sufrir la víctima, no sólo pueden ser daños físicos, sino
que también un severo impacto psicológico. Tras una agresión la víctima se siente impotente con miedo
a que la agresión se repita (ansiedad, angustia o abatimiento), e incluso sentimientos de culpabilidad con
relación a los hechos.
La respuesta de la sociedad no siempre es solidaria, en el mejor de los casos compasión.
VICTIMIZACIÓN SECUNDARIA
No es la relación víctima agresor, sino la relación de la víctima con el sistema jurídico penal.
Eso supone una segunda experiencia, puede ser más cruel que la victimización primaria, porque el
contacto de la víctima con la administración de justicia, despierta sentimientos de índole variada (perder
el tiempo, malgastar el dinero, ser incomprendida, no se le escucha...). En muchas ocasiones las víctimas
tienen el sentimiento de convertirse en acusada (delitos de violación).
La victimización secundaria es más perniciosa que la primaria, es el propio sistema el que victimiza a
quien solicita ayuda, justicia, protección.
No es extraño que en la Ley 35/1995 el 11 de Diciembre, Ley sobre ayudas y asistencia a las víctimas de
delitos violentos y contra la libertad sexual, se alude a la exposición de motivos a la victimización
secundaria. A nivel legislativo se contempla a partir de 1985, el comité de ministros del consejo de
Europa, establece una serie de recomendaciones:
 Cuando la víctima se dirija a la policía, sea tratada de tal forma que no sufra ningún daño psíquico
adicional.
 Se informe a las víctimas sobre ayudas materiales que puede recibir por parte de la administración.
 Se recomienda que la víctima sea interrogada de una manera cuidadosa y considerada.
Todo esto ha dado pie a diversos programas. Programas de prevención, asistencia, reparación y
tratamiento a las víctimas.
1. Programas de asistencia inmediata: están dirigidos a paliar las consecuencias primarias del delito,
los destinatarios son colectivos específicos (ancianos, niños, mujeres violadas...). Suelen correr a cargo
de la administración.
2. Programas de reparación o restitución a cargo del propio infractor. Es el infractor quien mediante
el pago de una cantidad o la realización de una determinada actividad tratará de corresponder reparando
el daño que ha causado. Este programa se introdujo en Gran Bretaña y en EE.UU., en el Código Penal
español de 1995, se introduce este programa pero de forma difusa.
3. Programas de compensación a la víctima. Es cuando interviene la administración pública (Ley del
95). Está basada en la idea de solidaridad social hacia la víctima inocente. Hay una necesidad de que el
estado asuma unos costos, que tiene su origen en el fracaso del estado en la prevención del delito.
4. Programas de asistencia a la víctima testigo. Dirigidos a la víctima que ha de actuar como testigo
en el proceso penal, se informa y asesora a la víctima testigo y al mismo tiempo se la protege de la
coacción y del posible impacto negativo de los agentes del control social formal.
El 23 de Diciembre de 1994, a través de la Ley Orgánica 19/1994 (LO 19/1994) es la Ley sobre
protección de testigos y peritos en causas criminales.
La exposición de motivos de esta Ley pone en evidencia las reticencias, de determinados ciudadanos a la
hora de colaborar con la justicia ya que tienen temor a las represalias. Este temor es el que conlleva que
no se puedan aportar testimonios y pruebas que puedan ser decisivos. Este sistema confiere/otorga al
Juez o tribunal la apreciación del riesgo o del peligro, el Art.1 de esta Ley habla de peligro grave, la
autoridad judicial deberá de apreciar la gravedad del peligro, para la persona, para los bienes o para la
libertad de aquella persona que tenga que testificar, ascendientes, descendientes, hermanos o cónyuges,
pueden recibir estas medidas de protección. En el Art.2, el Juez instructor una vez estudiado el caso
impondrá unas medidas necesarias para preservar la identidad de los testigos y peritos, también
preservará su domicilio, lugar de trabajo y profesión.
- en las diligencias no constará el nombre, domicilio, lugar de trabajo... del testigo.
- que la persona no comparezca visualmente durante el juicio a efectos de cualquier domiciliación.
Art.3. Cuerpos y fuerzas de seguridad han de impedir que se hagan fotografías, que se tome la imagen
del testigo, en el supuesto caso que exista, deben retirar el material fotográfico. Protección policial, si
antes del proceso, durante o después sigue el peligro inicial se le protegerá e incluso se le pueden dar
nuevos documentos y ayudar económicamente para, en caso que fuera necesario, cambiar de lugar de
trabajo e incluso el lugar de residencia.
En 1995, el 11 de Diciembre, se aprueba una Ley Orgánica sobre ayudas y asistencia a las víctimas de
delitos violentos y contra la libertad sexual. Esta Ley en la exposición de motivos, reconoce de una
manera clara el abandono al que la víctima ha sido sometida. El legislador reconoce la victimización
secundaria. Se pone de manifiesto que las víctimas sufren a consecuencia del delito y que también la
víctima después del delito puede sufrir perjuicios económicos. Reconocen que en el caso de muerte de la
víctima la familia ha de sufrir dificultades económicas, son en este caso las capas sociales
desfavorecidas las que más sufren.
Este tipo de leyes se ha inspirado en el convenio 116 del consejo de Europa (1983). Así mismo esta Ley
se inspira en la recomendación del consejo de Ministros de Europa (1985). Recomiendan que los estados
miembros, determinados aspectos sobre la posición de la víctima en el marco del proceso penal.
B.O.E. 12-12-95.
Esta Ley regulará los delitos violentos y asistencia a las víctimas. Se deja fuera a los delitos imprudentes,
ya que si se contemplasen se haría económicamente inviable.
Los delitos susceptibles de ayuda son muerte, lesiones corporales o daños a la salud física o mental.
Se establece el concepto de beneficiario: directos, víctima que no ha fallecido; indirectos, son toda una
serie de personas que se “beneficiarán” de la muerte de la víctima.
Cuantía: fija unas cuantías máximas a las cuales se le aplican coeficientes correctores que tendrán en
cuenta la situación económica de la víctima, el número de personas que dependen/dependían de la
víctima, el grado de afectación sufrido.
Articulado de la Ley.
Art.1: se especifica qué serán delitos dolosos y violentos y delitos contra la libertad sexual. Los
beneficiarios serán españoles, nacionales de algunos estos europeos, aquellos que residan en España o
aquellas personas que en su territorio contemplan las mismas ayudas (por reciprocidad).
Art.2: La Ley distingue dos tipos de beneficiarios. 1º En primer lugar el cónyuge del fallecido. Segundo
la persona que hubiera convivido con el fallecido de forma permanente con análoga relación de
afectividad a la de cónyuge, con independencia de su orientación sexual, durante al menos dos años
anteriores al momento del fallecimiento, salvo que hubieran tenido descendencia en común.
2º Los hijos del fallecido siempre que dependieran económicamente de él. 3º Los hijos, que no siéndolo
del fallecido, siempre que dependiesen económicamente de él. 4º En su defecto los padres del fallecido
siempre y cuando dependan económicamente de él.
Distribución de la ayuda. 50% al cónyuge y 50% a los hijos, en el supuesto que cobrasen los padres
cobrarían el 50% cada uno.
Serán también beneficiarios a título de víctima indirecta los padres del menor que fallezca a
consecuencia directa del delito. Art. 6.2. La ayuda consistirá únicamente en el pago de los gastos
funerarios.
Hay circunstancias que deniegan o reducen la ayuda: * el comportamiento del beneficiario si hubiera
contribuido directa o indirectamente a la comisión del delito. * Las relaciones del beneficiario con el
autor del delito. * Incompatibilidad con cualquier indemnización de un seguro privado.
El importe de la ayuda máxima en caso de muerte son 120 mensualidades del salario mínimo
interprofesional vigente en el momento de producirse el suceso.
Real Decreto que regula los resarcimientos por daños a víctimas de bandas armadas y acciones
terroristas. RD 673/1992 de 19 de Junio. BOE 30 de Junio de 1992 nº56 pág.22.235. Este Real Decreto
deroga al Real Decreto de 1988.
Se establece qué daños son resarcibles (daños corporales tanto físicos como psíquicos, los gastos
médicos y los daños materiales ocasionados en la vivienda habitual de las personas físicas como
consecuencia de supuestos de bandas armadas o elementos terroristas). También se van a resarcir los
daños corporales y materiales con ocasión del esclarecimiento o represión de bandas armadas o
elementos terroristas.
El procedimiento para que las víctimas puedan requerir el resarcimiento ha sido modificado en 1994 (16
de Septiembre de 1994 RD 1879/1994).
Los resarcimientos por daños corporales son compatibles con cualquier otro tipo de resarcimiento que
tuvieran las víctimas. Los titulares de derecho de resarcimiento: en el caso de lesiones la persona o
personas que hayan padecido esas lesiones, en el caso de muerte el cónyuge no separado legalmente y
los hijos siempre que dependan económicamente del fallecido, los padres de la persona fallecida cuando
dependieran económicamente de ésta, nietos, hermanos, abuelos. Si no existiese ninguna de estas
personas, los hijos y los padres que no dependan económicamente de él.
CRITERIOS. En el supuesto de que se produzca una incapacidad laboral transitoria, la cantidad a
percibir es el doble del salario mínimo interprofesional diario vigente en el momento en el que el
afectado se encuentra en esa situación. En el caso de lesiones, deformaciones, mutilaciones definitivas,
las cantidades son iguales a las que recibiría una persona en accidente laboral. En el caso de muerte 120
mensualidades del salario mínimo interprofesional, además una cantidad fija de 20 mensualidades a
razón de cada hijo que dependiese económicamente del padre, además la posibilidad de que se pueda
incrementar en un 30% estas cantidades si concurren determinadas circunstancias familiares, laborales,...
Pueden hacerse pagos a cuenta, en este caso es el gobernador civil, el que puede reconocer el derecho a
la concesión de estas ayudas a cuenta. El plazo para resarcir no es muy amplio, el resarcimiento será
satisfecho en el plazo de un mes, se paga el importe total del resarcimiento en una sola vez.
Los daños materiales que se pueden resarcir son todos aquellos que atañen a la estructura o elementos
esenciales de la vivienda habitual. El importe del resarcimiento es el valor total de la reparación que se
realice en la vivienda. El beneficiario ha de justificar la inversión del dinero recibido, si no lo justifica en
el plazo de 12 meses ha de reintegrar el dinero recibido con un interés de demora. Si la vivienda está
totalmente destruida, se dará el valor venal de la vivienda.
Al hablar de víctima, victimología, se hace referencia al papel que desempeñan las mujeres y los niños,
ya que estos sufren violencia en el ámbito familiar.
El papel de la mujer viene dado por su indefensión y por el temor a los malos tratos por parte del
hombre. El gran problema tradicional para la mujer ha sido el respaldo de un gran sector de la sociedad.
Si se une a la indefensión física la intimidad del hogar, no es de extrañar que la mujer aparezca como
una víctima atípica, si tenemos en cuenta las condiciones sociales y religiosas unidas al matrimonio.
Pese al reconocimiento constitucional de la igualdad del hombre y la mujer, nadie pondrá en duda la
inferioridad física y social de la mujer, todo esto conduce a que nos encontremos ante una víctima
callada, sumisa y temerosa, víctima que es incapaz de reaccionar y denunciar los malos tratos por temor
a represalias y por temor a la desestructuración familiar, toda esta situación ha provocado que la mujer
pase de víctima a victimaria, este problema se ve agravado con una ausencia total de estadísticas fiables,
no se puede abordar el problema si existe una cifra negra considerable. En el hogar la vida en pareja pasa
a ser una vida de terror, ha sido la sociedad quien ha provocado esta situación.
Los niños ante la carencia total de defensa, no podrán defenderse ni denunciar, a no ser que no lo haga
algún vecino o profesor.
VICTIMIZACIÓN TERCIARIA
Es una victimización del delincuente, en ocasiones el delincuente puede convertirse en una víctima
institucional, en determinadas situaciones se le puede considerar víctima de unas estructuras injustas,
circunstancias que le llevarán a la comisión del delito. Esta marginación social es debida al interés de
determinados grupos dominantes, con ello quieren seguir con esa posición de privilegio. Es con estos
delincuentes con los que el estado utilizará toda su fuerza.
Al hablar de victimización terciaria, se puede pensar que se produce una primera victimización debido a
esas estructuras injustas, pero una vez que se entra en la prisión se produce la victimización
penitenciaria, se produce fundamentalmente por el hacinamiento, sobrepoblación de los centros
penitenciarios.
Al claro factor criminógeno de la cárcel, habría que añadir que también es un claro factor victimógeno.
Al condenar a un individuo se le condena no sólo a la privación de libertad, sino que también se le
condena a su propia victimización.
La victimización carcelaria, destaca por su crueldad, tratos vejatorios, dificultad laboral, la consecuencia
es la ociosidad - el recluso tiene demasiado tiempo dedicado a la inactividad. Pero también hay
agresiones sexuales... Ley del terror y Ley del silencio, existencia de mafias carcelarias, circulación de
drogas... Ante esta situación no es de extrañar que el recluso recurra al suicidio o supuestos de anorexia.
Hay una pérdida de interés, de iniciativa, de cualquier valor. No es de extrañar que los individuos estén
dispuestos a matar, llegados a esta situación existe una responsabilidad de la administración.
La legislación penitenciaria dice que la administración deberá velar por la vida e integridad física de los
internos, al respecto hay una sentencia del 13 de marzo de 1989, en la que condena expresamente a la
administración a indemnizar a la viuda de un interno con 10 millones, ya que su marido fue asesinado
por otro recluso.
En el aspecto meramente sexual, la agresión no supone la liberación de tensiones sexuales, la agresión
sexual no es más que la conquista y degradación de la persona. La introducción de la visita íntima sólo
puede minimizar el problema sexual, pero no anularlo (Art.53). Las víctimas de este tipo de agresiones
sexuales tienen un bajo prestigio dentro del mundo carcelario, las víctimas aparecerán como individuos
leves, como individuos que no han sabido resistir como hombres las agresiones sexuales de sus
compañeros. Estas violaciones no son en gran mayoría denunciadas.
Victimización postpenitenciaria. Pese a las declaraciones del Art.73 de la Ley Penitenciaria. El
condenado que haya cumplido su pena debe ser plenamente reintegrado como ciudadano con todos sus
derechos. La realidad es muy distinta, la victimización carcelaria concluye cuando el individuo es puesto
en libertad en una sociedad hostil, el individuo encontrará dificultades para reinsertarse en una sociedad
despiadada e insolidaria. No debe extrañar que exista reincidencia, el delincuente víctima se ve forzada a
desempeñar un papel de victimario.
Para la victimología, en el homicidio hay algo más que el acto violento de matar a una persona, la
victimología ha puesto de manifiesto la importancia de explorar los rincones de la mente del asesino, hay
un gran interés a la hora de estudiar las relaciones entre homicida y víctima, tiene ciertamente interés
estudiar ese vínculo, ha aportado también la necesidad de incluir una nueva disciplina, la victimología
comprensiva, una disciplina que abarcase todos los aspectos de la relación entre criminología y
victimología.
El problema victimológico se ha discutido desde diferentes enfoques, social y legal. Las discusiones se
han planteado desde un enfoque económico, las indemnizaciones a las víctimas, pero esto es un aspecto
parcial de esa relación compleja, más importante que hablar de aspecto económico, sería analizar ese
vínculo entre los protagonistas del delito.
El foco central del estudio sería explicar la forma de cómo la propia víctima contribuye a su
victimización, el observar como en numerosas ocasiones los papeles entre criminal y víctima se
invierten, el criminal se convierte en su propia víctima.
Las aportaciones de la psiquiatría americana han sido muy provechosas - “no hay criminales de
nacimiento” el fenómeno criminal se desarrolla hasta que se produce un hecho que hará que se
materialice el instinto criminal, vemos un papel provocador por parte de la víctima.
Si poco se sabe del homicida, menos se sabe de la víctima, ya que ambos actúan inconscientemente, el
criminal moldea a la víctima y la víctima al criminal.
La Ley juzga desde un punto de vista objetivo la relación entre el sujeto pasivo y el sujeto activo, hay
una clara separación entre ambos sujetos, realmente hay una relación emocional muy estrecha entre
ambos.
5. FUNCIONES DE LA CRIMINOLOGÍA
Hay que plantearse tres preguntas:
 Finalidad y objetivo de los conocimientos que la Criminología aporta.
 Papel de la Criminología y del criminólogo en nuestros días.
 Resaltar la necesidad de que el Ordenamiento Jurídico recoja los conocimientos que la Criminología
aporta a través de una política criminal eficaz.
Una de las primeras funciones de la Criminología es el conocimiento científico del hecho criminal. El
objetivo es aportar conocimientos sobre el fenómeno criminal, estos conocimientos deben de tener la
etiqueta de conocimientos científicos, será el equivalente a conocimiento certero / fiable.
Es a través del método de la Criminología (método interdisciplinario, técnicas empíricas) como se puede
reducir el subjetivismo en este caso. La Criminología aportará un diagnóstico cualificado, fiable del
hecho criminal.
No sólo debe ser una aportación de conocimientos, sino que ha de ser un conjunto de saberes
sistematizado no aislado. El conocimiento es mucho más que una suma o acumulación de datos, la
Criminología es el conjunto ordenado, sistematizado de saberes sobre el delito, delincuente, víctima y
control social.
Una de sus funciones es ser una central de informaciones, con la aportación de la informática, nadie
puede poner en duda de que la criminología puede convertirse en una gran central de información. Así
podrá aportar datos relevantes para el legislador y ciencias penales.
Pero su objetivo no es la recogida de datos, su función será analizar e interpretar esos datos con arreglo a
una teoría. Hay que procurar tener un cuerpo de conocimientos que se sustente en una teoría.
Aparece también como una ciencia práctica, ha de aportar soluciones a problemas concretos, de ahí que
se considere una ciencia práctica que aporta soluciones útiles a los fines de la policía, legislador, ciencia
penal y ciencia penitenciaria.
Se ha mantenido que la Criminología debe centrarse en la lucha o control de la criminalidad, no
corresponde a la c esa lucha o control que corresponde a los poderes públicos. Su función es el saber
criminológico, aportando datos para combatir el crimen.
Otra de las funciones es la legitimación o crítica del control social, en este sentido la Criminología nunca
adopta una postura neutral, la Criminología o bien defiende un status establecido (Criminología
conservadora) o adopta una postura crítica del orden social, el teórico de la Criminología o bien está a
favor de la sociedad estatalmente organizada o opta por defender a las minorías. Aquí se plantean do s
corrientes, la positivista que mantiene que el sistema social es bueno y el delincuente es malo, opinan
que la pena es benefactora o parten de la idea de que el que falla es el sistema imperante, el orden social
el delincuente no es más que una víctima del orden social, la delincuencia es una consecuencia de lo
anterior, el fin de la pena ha de ser resocializar o reeducar, esta corriente es la llamada del
etiquetamiento.
Lo que se mantiene con esto es que no se puede ser neutral. O se es partidario de una teoría o de la otra.
TEMA 2. EL “SISTEMA DE LA Cª Y RELACIONES CON OTRAS DISCIPLINAS
Esta ciencia utiliza un método empírico, este método convertirá en imprescindible un principio de
pluridimensionalidad, los problemas que plantea la Criminología nunca deben ser investigados desde el
punto de vista de una de las ciencias que integra la Criminología, cuando decimos que la Criminología
es una ciencia interdisciplinaria, decimos que está compuesta por varias disciplinas, su éxito pasa porque
no haya una supremacía de una ciencia con otras. Si preponderase una ciencia estaríamos ante resultados
parciales ya que sólo el problema se vería desde un enfoque, de todas esas ciencias no hay supremacía de
una sobre las demás, se tiene que eliminar la barbarie de los especialistas.
El éxito se obtendrá si hay coordinación entre los conocimientos que va a aportar cada disciplina.
1. EL SISTEMA DE LA CRIMINOLOGÍA
Considerar cuales son las ciencias que integran la Criminología ha sido el gran problema. Hay autores
que mantienen que existe una criminología general y que existen Criminologías específicas (psicología
criminal, biología criminal, sociología criminal). Hay autores que afirman que tendrían que sumarse la
criminalística y la Penología, otros añaden el derecho Procesal Penal.
Hay pues, una lucha entre dos concepciones de la Criminología, una enciclopedista (amplia) y una más
restringida.
Para la concepción amplia, van a integrar la Criminología todas aquellas disciplinas que tienen por
objeto el estudio de las distintas fases de la realidad criminal. La concepción restringida plantea serias
dudas sobre determinadas disciplinas y mantiene que la Penología, criminalística y profilaxis no deben
formar la Criminología.
Las disciplinas que integran la concepción amplia son:
 Disciplinas relacionadas con la realidad criminal: Fenomenología criminal (aquella ciencia que se
ocupa de las formas de aparición de la criminalidad); Etiología criminal (investiga las causas o los
factores determinantes de la criminalidad); Prognosis criminal (formula diagnósticos y pronósticos
sobre el comportamiento futuro y la peligrosidad del autor); Biología criminal (Antropología criminal -
estudio de los caracteres físicos y mentales particulares a los autores de delitos y de crímenes - y
Psicología criminal); Sociología criminal (contempla el delito como un hecho social, se subdivide
entres: Geografía criminal, Ecología criminal y Estadística criminal).
 Disciplinas relacionadas con el proceso: Criminalística (es aquella ciencia a quien corresponde la
prevención, persecución y esclarecimiento del delito, tiene un carácter policial, se divide en Táctica
criminal - se centrará en los procesos técnicos y psicológicos para descubrir al autor de un hecho punible
- y Técnica criminal - se ocupará de las pruebas, intentando demostrar la veracidad de ciertas pruebas
utilizando métodos científicos-) el objeto de la criminalística es la lucha directa contra el crimen. Dentro
de la criminalística encontramos: Medicina legal, Toxicología, Fotografía, Física y Química forense,
Dactiloscopia, Pericia caligráfica, Psicología forense, Técnica de los interrogatorios y Grafología.
 Disciplinas relacionadas con la represión y prevención del delito: Penología (es la ciencia que
tiene por objeto el estudio de los diversos medios de represión y prevención directa del delito, sus
métodos de aplicación y actuación postpenitenciaria); Ciencia Penitenciaria (ciencia que trata de la
ejecución de las penas privativas de libertad); Profilaxis criminal (asumirá como fin fundamental la
lucha contra el delito, tratará de anticiparse al delito, sobre todo en aquellos factores individuales y
sociales de contenido criminógeno).
2. RELACIÓN DE LA CRIMINOLOGÍA CON OTRAS CIENCIAS
PSIQUIATRÍA
Se ocupa de lo psíquicamente anormal, de sus formas de manifestación, causas psíquicas y corporales y
de la posibilidad de tratamiento físico y mental.
La psiquiatría tiene un campo de aplicación amplio, se ocupa del fenómeno criminal de una forma
marginal, será un aspecto de los muchos que estudia la psiquiatría. Los criminales representan un
pequeño porcentaje.
La aportación de la psiquiatría es importante sobretodo en psiquiatría forense, donde la aportación de
estos en un proceso penal determinará la imputabilidad criminal.
PSICOLOGÍA
No puede hablarse de psicología criminal independiente, debido a la rivalidad entre psicología y
psiquiatría, estos han dejado la Criminología en un segundo plano.
La psicología trata de la vida psíquica y llamada normal, también abarca una multitud de campos siendo
el campo criminal uno de los muchos que trata. La psicología forense tendrá una aportación importante
no sólo en materia penal sino también en materia civil.
PSICOANÁLISIS
Se centra en el inconsciente humano, ha aportado información sobre la personalidad y el
comportamiento del delincuente. Para Freud y sus seguidores el crimen es el resultado de conflictos
psíquicos del individuo. Hay un instinto primario de agresión, las causas criminales son daños precoces
en el desarrollo de la personalidad debido al alejamiento de la madre por relaciones familiares
deficientes y por perturbaciones emocionales del niño, falta de cariño, crueldad, ausencia de orientación
emocional, frialdad afectiva. Todo esto producirá que el “yo” acuda a unas complejas formas de
protección.
Dentro de las aportaciones del psicoanálisis una de las más interesantes es aquella que entiende que la
sociedad necesita del delincuente, el delincuente no ese más que un chivo expiatorio de las frustraciones
y agresividad colectiva. Sociedad agresiva, sancionadora, que necesita el castigo, cuya finalidad es
retribucionista.
SOCIOLOGÍA
El delito es una vulneración de las normas sociales, la sociología es importante, desplaza las
tradicionales teorías biopsicológicas y biológicas. A partir de la II Guerra Mundial las teorías
sociológicas cobran importancia.
Se centrará en todos aquellos aspectos que van a tener repercusión en el hecho criminal, se mantendrá
por algunos sociólogos (Durkheim) que criminalidad y delincuencia forman parte de toda sociedad sana.
ETOLOGÍA
Ciencia que estudia comparando el comportamiento animal y el comportamiento humano. El error en
que los etólogos caen es el tratar de extrapolar, todos los conocimientos obtenidos de los animales al
hombre. No obstante es interesante cuando explica fenómenos como el miedo o la agresión, elección de
pareja, comportamiento sexual de las especies...
3. RELACIÓN CON DISCIPLINAS QUE SE OCUPAN DEL CRIMEN
DERECHO PENAL
Conjunto de normas jurídico - positivas reguladoras del poder punitivo del estado que definen como
delitos determinados presupuestos a los que asignan ciertas consecuencias jurídicas denominadas penas
o medidas de seguridad, consecuencias accesorias.
El Derecho Penal aparece como una ciencia normativa (debe ser) mientras que la Criminología aparece
como una ciencia del ser. Así el Derecho Penal va a utilizar un método deductivo mientras que la
Criminología utilizará un método inductivo y empírico.
Estas dos ciencias han mantenido unas posiciones específicas, lo cierto es que son ciencias inseparables.
El Derecho Penal debe regular la conducta humana externa, así mismo protegerá unos bienes
particularmente importantes en la vida social, con esto el Derecho Penal evitará la autojusticia, al mismo
tiempo el Derecho Penal ejercerá una función de garantía y que no sólo protegiendo determinados bienes
relevantes, también protegerá al individuo de posibles ataques ilícitos por parte del estado (principio de
legalidad Art.25 de la Constitución).
El Derecho Penal si prescindiera de la Criminología se convertiría en una ciencia teórica alejada de la
realidad criminal, llevaría a tener leyes ineficaces.
A su vez la Criminología necesita del Derecho Penal, se delimita el objeto de la Criminología, también
el inicio del estudio de la Criminología delimitará que conducta es o no delictiva, esto marcará el objeto
inicial del estudio de la Criminología.
La primera dificultad, es el propio concepto de delito, decir que la Criminología es aquella parte de la
ciencia que se ocupa del estudio empírico del delito no es decir mucho, si no se indica lo que se entiende
por delito, es el Derecho Penal quien marca el concepto de delito, también es cierto que la Criminología
no puede limitarse ni depender de las cambiantes normas penales. En un principio tanto el criminalista
como el penalista están subordinados al concepto legal de delito, el criminalista si ha de partir de ese
concepto legal, en un momento determinado puede rechazarlo y de ese modo proponer cambios en las
definiciones legales.
Hoy en día se considera que el objeto de la Criminología es el estudio de la conducta desviada y dentro
de ella también el delito o la criminalidad.
La Criminología también se ocupará del proceso de definición y de la sanción de la conducta desviada.
A su vez, todos los conocimientos que la Criminología aporta, han de encontrar su reflejo en el Derecho
Penal, ya que el Derecho Penal es el que impregna el tejido social, impondrá el cumplimiento de unas
normas, si la Criminología no encontrase este reflejo, no sería más que una ciencia teórica, no una
ciencia práctica como és.
Hay una necesidad de que esos conocimientos se transformen o pasen a un marco legal, se necesita una
normativización de los conocimientos criminológicos. Será la política criminal quien enlace estos
conocimientos con el Derecho Penal.
POLÍTICA CRIMINAL
Pretende la exposición sistemáticamente ordenada de las estrategias, tácticas y medios de sanción social
para conseguir un control óptimo del delito. Propondrá y determinará reformas del sistema vigente,
criticando aquellas instituciones que se consideran politicocriminalmente inadecuadas o intolerables.
Su razón de ser es la renovación del Derecho Penal, reforma de la administración de justicia y reforma
del sistema de penas. Política criminal y reforma del Derecho Penal son sinónimos.
La Política criminal es el puente necesario entre el saber empírico y la concreción normativa que es el
Derecho Penal, la política criminal busca y pone en práctica los medios y las formas más adecuadas para
hacer eficaces los fines del Derecho Penal. Esta eficacia se va a conseguir cuando la política criminal le
indique cuales son las metas a las que el Derecho Penal debe aspirar, a su vez la política criminal
establecerá los límites que el Derecho Penal no puede traspasar en la aplicación y formulación de las
normas.
Política criminal también es estrategia penal, para que ello sea posible, la política criminal necesita en
primer lugar un conocimiento adecuado de la realidad social y humana, quien aportará esos
conocimientos será la Criminología.
La política criminal o bien establece una interpretación de la realidad o bien una reforma del sistema
positivo, para ello la política criminal no sólo tendrá en cuenta la función del Derecho Penal, sino que
tendrá en cuenta el dato criminológico. La solución al problema criminal, lo que va a exigir es una
coordinación del enfoque criminológico, el político criminal y el penal.
1. La Criminología va a aportar el núcleo e conocimientos empíricos sobre el delito, el delincuente, la
víctima y el control social del comportamiento desviado. Esta fase de la Criminología es lo que se llama
el modelo explicativo.
2. La política criminal será el modelo decisional, transformará la información que le proporciona la
Criminología, en opciones alternativas y programas científicos. Decide qué comportamientos deben ser
criminalizados o descriminalizados.
3. El Derecho Penal será el modelo instrumental u operativo, va a concretar las opciones previamente
adoptadas por la política criminal, las transformará en el lenguaje del derecho, les dará la forma de
normas jurídicas generales y obligatorias.
Ninguno de estos tres modelos pueden separarse, han de operar conjuntamente, no se puede ni se debe
prescindir de ninguno de ellos.
TEMA 3: MÉTODOS Y TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN CRIMINOLÓGICA
El método que criminólogos y juristas van a utilizar, serán métodos sustancialmente distintos. Los
científicos de la Criminología utilizarán un método basado en la observación y en la experimentación,
esto es lógico ya que la Criminología es una ciencia empírica que utiliza un método inductivo.
1. MÉTODOS Y TÉCNICAS
No existe un método unitario y propio de la Criminología, nos vamos a encontrar con diversos métodos
y diversas técnicas de investigación. Lo que determinará que la Criminología se decante por un método u
otro será la naturaleza del objeto estudiado y el fin de observación.
Exist una interdependencia método - objeto según el objeto de estudio, deberá corresponder un método
apropiado, si lo que se pretende es estudiar el crimen, se va a imponer un enfoque conductual, interesa
en este caso explicar el paso al acto, que es lo que desencadena que se produzca el acto. Pero si lo que
nos interesa es el análisis del criminal, primará un enfoque clínico, y si lo que pretendemos es el estudio
de la criminalidad en conjunto, premiará un enfoque estadístico.
TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN EN PARTICULAR
Se caracterizan por ser un gran número: estadísticas, biológicas (estudios genéticos), biotipológicas,
antropológicas, psicológicas, médicas, sociológicas, criminalísticas, clínicas, biográficas, documentales,
bibliográficas y psiquiátricas.
El método estadístico.
1. Se puede establecer una distinción entre estadísticas de masas o de series. 1º Las primeras abarcarán la
totalidad de la actividad criminal de una población. 2º las estadísticas de series se centran
exclusivamente en un número restringido de casos.
2. En segundo lugar podemos hablar de estadísticas estáticas o dinámicas, las primeras serán aquellas
que se van a ceñir en contemplar el objeto de reposo (en un mismo periodo de tiempo analizarán el
objeto de un modo estático). La estadística dinámica contemplrá la criminalidad en movimiento,
analizará las oscilaciones de la criminalidad durante un período determinado.
3. En tercer lugar existen dos tipos de estadísticas de creación norteamericana. Informes de autodenuncia
y estudios de victimización. Aparecen porque en realidad las estadísticas reflejan la criminalidad
registrada, se escapan todos aquellos delitos que no han sido denunciados. Estos dos tipos de estadística
recogerán la cifra negra. Los “Self-reporter scovey” van a posibilitar el cálculo del número de infractores
mientras que los “Victimation studies” recogerán el volumen global y la naturaleza de las acciones
delictivas durante un período.
Existe una cifra negra de criminalidad no registrada ya que hay una gran cantidad de hechos delictivos
que no constan ya que la víctima no hizo la denuncia correspondiente, otras veces puede pasar que la
víctima presente la denuncia pero que no se abra investigación o que la investigación arroje un resultado
diferente al esperado.
García Pablos: “Ni todo delito trasciende, ni todo delito conocido se denuncia, ni todo delito denunciado
se persigue, ni todo delito perseguido se castiga ni toda condena impuesta se cumple”.
Las tasas oficiales de la criminalidad están muy por debajo de las tasas reales. Es precisamente esto lo
que los informes de autodenuncia y los estudios de victimización pretenden conocer la posible
participación del encuestado en actos delictivos.
Informes de autodenuncia: proporcionan una visión completa y matizada de la verdadera distribución
de la delincuencia dentro de la sociedad, con ello se obtendrá información sobre la personalidad del
autor, información sobre los modos de comisión del delito, actitudes y opiniones del infractor, frecuencia
con que se cometen esos actos, tasa de criminalidad juvenil...
Pero los actos que aporta no son fiables, ya que hay individuos que informan sobre delitos de escasa
importancia, otras exagerarán o ocultarán la realidad, estos informes son fiables pero hay que tener en
cuenta estos puntos.
Encuestas De Victimización: aportarán datos que provienen de las víctimas de delitos, saber si se
denunció o no el hecho delictivo, relación entre víctima y agresor, modus operandi de la agresión y la
frecuencia de victimización...
Estas encuestas surgen en EE.UU. en la década de los 60. En España empiezan a realizarse en 1978. Los
resultados también se han de analizar con rigurosidad ya que habrá ocasiones en la que la víctima
exagera o fingirá haber sido víctima de más delitos de los que en realidad es víctima.
CONCLUSIONES:
 La primera conclusión es que el crimen no es patrimonio de una clase social.
 El hombre participa en más actividades delictivas que la mujer, las tasas de crecimiento de la
criminalidad femenina van en aumento.
 Los adultos cometen crímenes más graves que los jóvenes.
 La criminalidad juvenil se encuentra más difundida de lo que afirman las estadísticas oficiales.
 Los jóvenes son hoy víctimas del delito en proporción superior a las personas mayores.
 Se pone de manifiesto un fracaso del control penal del crimen, esto obedece a una pluralidad de factores,
no puede individualizarse en concretas instancias de control, es un fracaso generalizado.
 Se observa que existe una cifra negra de mayor proporción en delitos leves frente a los graves.
Por razón de las fuentes, las estadísticas se pueden dividir en estadísticas policiales, que se verán
reflejadas en las memorias de la Dirección General de la Policía; judicial, estadísticas fiables que ofrecen
una imagen cercana a la realidad, se elaboran mediante los datos que aportan todas las comisarías de
España. Así mismo están las estadísticas que recoge la Guardia Civil en el Boletín estadístico de la
Dirección General de la Guardia Civil.
Estadísticas judiciales: se pueden dividir en tres apartados. 1º las memorias de la fiscalía del Tribunal
Supremo, informarán sobre la evolución de la criminalidad y sobre el movimiento de las causas durante
el año en cuestión. 2º Memorias del consejo general del poder judicial. 3º Estadísticas judiciales de
España, son las que elabora el Instituto Nacional de Estadística.
Estadísticas penitenciarias: aparecen en el informe general de la Dirección General de instituciones
penitenciarias.
TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN
 Reconocimientos médicos. Existe una gran cantidad de métodos para un reconocimiento médico
(análisis, observaciones neurológicas...).
 Exploración, tiene un contenido amplio, opera en el campo de la psiquiatría para investigar el carácter
psicopatológico de la personalidad del individuo.
 Entrevista, menos ambiciosa que la anterior, no requiere por parte del entrevistador unos determinados
conocimientos psiquiátricos o criminológicos.
 Cuestionario, dirigido a grandes muestras y sondeos de opinión.
 Observación, va a actuar como complemento de la exploración. Se van a analizar determinadas
parcelas del mundo psíquico y social del individuo, ofrece un carácter más delimitado que la
exploración.
 Discusión de grupo, se va a utilizar para el análisis y la terapia de la personalidad, quien también va a
requerir por parte de la persona que la lleve a cabo una sólida formación psiquiátrica y psicológica,
versada sobretodo en psicoterapia.
 Experimento, consiste en la provocación de una situación de hecho, se provocará artificialmente una
situación. Podemos distinguir entre experimentos de laboratorio, tendremos por un lado un grupo
experimental y un grupo de control. Ambos serán observados y analizados en una situación artificial:
experimento de campo, el análisis y observación se llevará a cabo en un hábitat natural.
 Test psicológicos, constituyen el medio más rápido por parte de los psicólogos para determinar la
personalidad de un individuo.
 Métodos de medición, se pretende llegar a diferenciaciones cuantitativas, se pretende la cuantificación
del fenómeno, se utilizará la escala.
 Métodos sociométricos, investigarán las relaciones cambiantes de cada uno de los miembros de un
grupo o de una comunidad, investigando la frecuencia o intensidad de determinadas relaciones
elementales.
 Métodos longitudinales, se refieren a los estudios de casos y biografías criminales. Se pretende
desvelar, analizar la historia del autor y de su hecho, para ello se va a analizar la vida y experiencias del
individuo.
 Estudios de seguimiento, pretenden examinar la evolución del individuo durante un período
determinado de tiempo, esta evolución se hará desde parámetros psiquiátricos y psicológicos.
 Estudios paralelos investigaciones con grupo de control, estos estudios investigarán con fines
comparativos y con el fin de descubrir la etiología (causa) del delito. Examinar grupos de no
delincuentes de características homogéneas. Se observará la influencia que pueda tener la carencia
materna durante la infancia.
TEMA 4: EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL PENSAMIENTO CRIMINOLÓGICO
1. ORÍGENES DE LA CRIMINOLOGÍA
Cualquier manifestación desde los orígenes de la humanidad, siempre se ha visto reflejada en la
literatura, el teatro, la poesía...
En la mitología griega hay una sucesión de conductas criminales divinizadas (Zeus: encuadra en la
tipología lombrosiana - representa al criminal nato homicida). En Egipto destaca por ser un país pionero
en materia de identificación criminal y por ser el gran precursor de la medicina forense. China (1122
a.C.) se imponía la pena proporcional, las ideas de la prevención ya aparecen en el S.VI a.C.
Platón se adelanta en varios siglos a las teorías ambientalistas, ya que sostenía que el crimen era
producto del medio ambiente, pobreza, miseria, eran agentes provocadores fundamentales. Aristóteles
estableció una relación clara entre configuración del cuerpo y facultades mentales (era fisonomista),
coincide con Platón en los elementos provocadores, pero sostiene que los delitos más graves no se
cometen para obtener lo necesario sino lo superfluo.
En el S.XIII Tomás de Aquino, en materia criminal mantiene una postura ambivalente, ya que defiende
la idea de la predisposición, pero también defiende la idea del libre albedrío, sostiene que existe una
tendencia al mal pero también existe una autonomía a la voluntad.
La Criminología ya existía hace siglos, existe desde que existe el crimen. La época en que se produce
una proliferación de estudios criminológicos en el S.XV que coincide con el florecimiento de la
medicina legal. Hay autores como Tomás Moro (representante del pensamiento utópico) hasta autores
como C.Beccaria (representante de la filosofía política). Los ilustrados franceses Voltaire, Rousseau,
Montesquieu y terminando por los pioneros de la ciencia penitenciaria J.Howard y J.Bentham.
Todos ellos realizaron aportaciones fundamentales en el campo de la Criminología, será a partir del
S.XIX, cuando se producirá la consolidación de la Criminología como ciencia autónoma, coincidirá con
la aparición del positivismo criminológico (Lombroso, Ferri, Garofalo) va a buscar las causas del crimen
utilizando métodos científicos.
A finales del S.XIX se produce el auge de la sociología criminal de la mano de Tarde y Durkheim, trató
de demostrar que el crimen ponía de relieve la normalidad estructural del delito dentro de la estructura
de la sociedad, el delincuente es un ser normal, no difiere sustancialmente del resto de la población.
En Europa no consiguió introducirse con fuerza, ya que se era muy reacio a abandonar test biológicos
constitucionales. En EE.UU. hay una total identificación entre criminología y sociología, se otorgará
escasa importancia a las explicaciones biológicas.
2. ETAPA PRECIENTÍFICA DE LA CRIMINOLOGÍA
Es una etapa anterior al positivismo, llega hasta el S.XIX.
El pensamiento utópico: Tomás Moro será el representante fundamental de este pensamiento, desarrolla
su labor a finales del S.XV, principios del XVI, aporta a la Criminología la tesis de la conexión del
crimen con la estructura de la sociedad, el crimen responde a una serie de factores. El factor que Tomás
Moro destaca es el económico, destacando la pobreza. Criticó abiertamente la dureza y la desproporción
de los castigos, abogaba por una labor preventiva por parte del estado, pensaba que los poderes públicos
tenían que establecer los medios necesarios para que el delincuente pudiese satisfacer, con su trabajo a la
víctima a título de compensación.
En esta época aparece la fisionomía, está centrada fundamentalmente en la idea de la personalidad del
hombre, su mente y su emocionalidad, todo ello se refleja en los rasgos faciales en sus expresiones. La
fisionomía cobrará importancia en el S.XVI de la mano de Della Porta (italiano), esto no impide que se
pueda hablar de antecedentes fisionomistas anteriores. La fisionomía se ha utilizado sobretodo en el
ámbito judicial.
El verdadero impulsor de la fisionomía fue Lavater con su obra “l´Art. De connoitre les hommes par la
physionomie” 1820. Realiza una descripción de los hombres de maldad natural. Mantiene que todo
aquello que acontece en el alma se manifiesta en el rostro, la belleza o la fealdad de la cara tiene justa
recompensa con la bondad o maldad de su espíritu. Establece una correlación entre determinadas
cualidades del individuo y los órganos o partes de su cuerpo.
Las aportaciones de la fisionomía puede ser una aportación útil pero peligrosa, ya que se trata de
reconocer por signos evidentes, externos la cualidad o no del criminal, se ha tratado de buscar qué
elementos visibles determinan quién es o no es un criminal.
Este autor ha servido de punto de enlace entre fisionomía y frenología (cranología) se desarrolla en el
S.XIX, los frenólogos parten de la idea de que la cabeza es la parte más noble del cuerpo. Gall (1810)
“Las funciones del cerebro”, traza un mapa cerebral dividiéndolo en 38 regiones donde residirán las
facultades anímicas del individuo, y trazará a su vez 27 organizaciones cerebrales en las que Gall creyó
haber encontrado un instinto homicida. Sostuvo que el crimen es debido a un desarrollo parcial y no
compensado del cerebro, esto produciría una hiperfunción de determinado sentimiento.
3. LA FILOSOFÍA POLÍTICA DE LA ILUSTRACIÓN
En esta tapa destaca la importante aportación de los precursores de la filosofía de las luces, Beccaria y
Manuel de Lardizabal, unirá a estos autores la lucha contra el absolutismo, contra las penas crueles y
desproporcionadas, en general todo aquello relacionado con el Antiguo Régimen.
CHARLES BECCARIA
Escribe en 1774 “Des delitti e delle pene” (De los delitos y de las penas). Esta obra supone un alegato,
denuncia contra la pena de muerte, la tortura y en general contra la desproporción entre los delitos
cometidos y los castigos aplicados. Critica ferozmente la irracionalidad, la arbitrariedad y la crueldad de
las leyes penales y procesales del S.XVIII.
Parte de la idea de Rousseau del contrato social, extrae el principio de legalidad, sólo el legislador puede
dictar leyes, ya que sólo el legislador puede dictarlas al representar a todos los hombres que han
acordado el contrato social. El objetivo social que surge de este contrato es lograr la felicidad de los
hombres, esto quiere decir que el legislador debe tender a evitar los delitos más que a castigarlos. Para
ello, se requiere que las leyes no sean tan discriminatorias y que además ahonden en el aspecto
educativo. El más seguro, más difícil método para evitar los delitos es perfeccionar a educación.
La pena inútil atenta contra la justicia, atenta contra las bases mismas del contrato social, propugna que
las penas sean ciertas, prontas y desproporcionadas. Estas penas serán más eficaces que la pena dura y
cruel.
La pena es necesaria para prevenir nuevos delitos, es el sentido de que “El fin de las penas no es
atormentar y afligir a un ente sensible ni deshacer un delito ya cometido, el fin no es otro que impedir al
reo causar nuevos delitos, causar daños a los ciudadanos, y retraer a los demás de la comisión de otros
delitos”.
Propone:
 Que las leyes sean claras y simples.
 Que haya un predominio de la libertad y la razón sobre el oscurantismo.
 Que haya un funcionamiento ejemplar de la justicia, libre de corrupciones.
 Que haya recompensas al ciudadano honrado.
 Aboga por una elevación de los niveles culturales y educativos del pueblo.
J. BENTHAM
En el plano penológico o penitenciario está la figura de J. Bentham (finales del S.XVIII, principios del
XIX) es el precursor más eminente de los sistemas penitenciarios, destaca por su obra “Tratado de la
legislación civil y penal”, tratará temas fundamentales de la ciencia penal como delito, delincuente y
pena.
Aporta la idea del panóptico, es un edificio circular de varios pisos con celdas, con ventanas grandes, en
este edificio habrá en el centro una torre de vigilancia que permitirá la observación de todas y cada una
de las celdas de la prisión.
Bentham tuvo gran trascendencia en España, fue el autor más leído, traducido, interpretado y citado, ya
que a su concepción penitenciaria establece tres reglas con el fin de mejorar el régimen penitenciario.
Propone.
 Regla de la dulzura, eliminación de sufrimientos corporales.
 Regla de la severidad.
 Regla de la economía, tratar de evitar gastos innecesarios.
La finalidad de la prisión es reformar y corregir a los presos, con el fin de que al salir en libertad no
constituyan una desgracia para el condenado y para la sociedad.
Se nota en su obra la idea de la escuela clásica “en el delito lo fundamental no es el delincuente, sino el
hecho”. El autor es secundario “cualquiera es capaz de cometer un delito, no hay diferencias entre el
criminal y el que respeta la Ley, salvo el hecho”.
JOHN HOWARD
Con John Howard (S.XVIII) comienza para la ciencia penitenciaria una nueva era. Hace una reforma de
todo el sistema penitenciario, en 1776 escribe “El estado de las prisiones en Inglaterra y Gales”. Esta
obra marcará el inicio de la reforma. Pretende buscar los males, subsanarlos, es el motor que impulsó los
movimientos de reforma en el ámbito penitenciario. Abogaba por el aislamiento dulcificado, por la
necesidad del trabajo en la prisión, por la instrucción moral y religiosa, adecuada higiene y alimentación
y sobre todo por una racional clasificación de los penados.
Con él nace la corriente penitenciaria que va a revolucionar el mundo de las prisiones haciéndolas más
humanas y cuyo fin sea la reforma del penado.
Su gran mérito es que se atrae la atención sobre el delincuente olvidado, en la concepción del delito lo
fundamental era el hecho con Howard el delincuente cobrará la importancia que merece.
MONTESQUIEU
“El espíritu de las leyes” establecerá la división de las leyes, en materia criminal aboga por la
desaparición de la tortura y la prevención del delito. Las leyes tienen que evitar el delito y proteger al
individuo.
VOLTAIRE
Defenderá el principio de legalidad, se mostrará contrario a las detenciones arbitrarias, supresión de la
tortura, abolición del procedimiento secreto, adecuación de las penas con los delitos, unidad de la
legislación y restricción del arbitrio judicial. Era una época en la que los jueces podían condenar a penas
graves por un hecho insignificante.
Los jueces han de ser los esclavos de la Ley, no sus árbitros. Esto supone el sometimiento de los jueces
a la Ley y la necesidad de que los jueces motiven sus fallos, que expliquen el contenido y justificación
de su sentencia.
ROUSSEAU
“El contrato social” (1762), obra en la que este autor parte del principio de que el hombre es bueno.
Entiende que la sociedad es la que pervierte al hombre, cada hombre realiza su libertad obedeciendo a
las leyes.
Para Rousseau el delincuente vulnera el pacto social, el propio delincuente se automargina de la
sociedad civil que debe contemplarle como un rebelde.
MANUEL DE LARDIZABAL Y URIBE
Fue el primer autor español en criticar las leyes penales vigentes en España. No sólo criticó, sino que
también su crítica fue constructiva al proponer diversas modificaciones de la Ley penal buscando con
ello la justicia.
Se opuso en determinados aspectos a los ilustrados franceses, pero en otros estuvo de acuerdo como en
la defensa del principio de legalidad de los delitos y las penas.
“Discurso sobre las penas” 1782. Recogerá el principio de legalidad, diciendo: Sólo las leyes pueden
decretar las penas de los delitos y esta autoridad debe residir únicamente en el legislador.
No es en materia penal donde destacó, se centró en el estudio y análisis de las penas. En materia de
delito, hará una clasificación recogiendo los tipos de delito.
 Delitos contra la religión
 Delitos contra las costumbres
 Delitos contra la tranquilidad.
 Delitos contra la seguridad pública o privada.
En materia de Derecho Penal aporta proposiciones que hoy en día parecen totalmente evidentes, pero en
el S.XVIII no lo eran, como la no penalización de los actos internos, habrá delito sólo a partir del
instante en que se realicen algunas acciones exteriores. Propugna que la pena se imponga
exclusivamente a la persona que ha cometido el delito, no puede imponerse pena alguna a persona
distinta del que haya cometido el delito. Tiene que producirse un daño o un perjuicio, y que este daño se
haya causado voluntariamente con malicia o culpa, ya que faltando estos dos elementos no hay
moralidad (voluntariedad) en las acciones humanas, por lo tanto no hay imputabilidad.
El fin de las penas para Lardizabal es algo confuso, ya que entiende que uno de los fines es el ejemplo,
es la seguridad de los ciudadanos, es la salud de la república, además la pena tiene un fin
correccionalista, sirve de escarmiento, sirve para reparar el perjuicio causado.
Pensando así, invita al legislador a que las penitenciarías no empeoren su situación.
Otro de los principios que aporta es el de proporcionalidad, las penas cumplen su fin, son útiles, siempre
y cuando guarden proporción con el delito cometido, cuanto más grave sea el delito, mayor será la pena,
las penas más graves y duras se reservarán para delitos graves que perturben la sociedad y la religión.
Las penas pueden recaer sobre la vida, el cuerpo, la honra y sobre los bienes. (Pena capital, penas
corporales, penas infamantes, penas pecuniarias), dice que la pena de muerte es un medio eficaz, aunque
dice que no debe ser usada con frecuencia, se muestra contrario a las mutilaciones y los azotes, sólo
deben imponerse por delitos denigrantes.
4. LA ESCUELA CLÁSICA
Defenderá unas ideas contrarias a la escuela positiva. Defiende ante todo la idea del hombre como un ser
libre, racional e igual, defiende la idea del libre albedrío (autonomía de la voluntad), esto supone que el
hombre tiene capacidad de decisión, capacidad de autodeterminación, el hombre no está sujeto a
determinismos, no está sujeto a fuerzas divinas. Partiendo de esta idea, para los clásicos no hay
diferencias entre el hombre delincuente del que no lo es, el hombre elige libremente su carrera criminal.
Su objeto de estudio: prescindirá del estudio del delincuente, se centrarán en el hecho.
Postulados de la escuela clásica.
 Normalidad del delincuente, no existen diferencias cualitativas entre el delincuente del que no lo és.
 Irracionalidad del crimen, el crimen es un acto irracional e incomprensible y a que el hombre con su
libertad y capacidad de decisión no ha sabido elegir el camino que más le convenía.
 Establecen una prioridad del hecho sobre el autor, el delincuente sólo aparecerá como el sujeto activo del
delito y no se le prestará mayor atención.
 Explicación situacional del hecho delictivo, el crimen es consecuencia d un mal uso de la libertad, todos
los ciudadanos son criminales en potencia porque todos son libres.
 Tienen un enfoque reactivo del problema criminal. La aportación penológica ha sido su mayor éxito,
fundamentan la legitimación y delimitación del castigo. Sacan conclusiones sobre el cuando, el cómo y
el porqué se castigan los delitos.
 Aportación en el ámbito de la política criminal, donde la escuela clásica sí legitima el uso sistemático del
castigo como instrumento del control del crimen.
5. ESTADÍSTICA MORAL (ESCUELA CARTOGRÁFICA)
Va a ser el punto de enlace entre la escuela clásica y la escuela positiva.
Lo característico es que no se va a ocupar del delincuente como ser individual ni se va a ocupar de la
etiología (causas) del crimen. Se ocupará del delito como un hecho social, magnitud colectiva, fenómeno
de masas, utilizará métodos cuantitativos, fundamentalmente la estadística.
No les interesa el delincuente personalizado sino el medio, no estudiarán las causas del delito sin sus
formas de aparición, frecuencia, distribución y repartos, volumen, evolución y dinámica.
QUETELET
“Investigaciones sobre las penas y el crimen en las diferentes edades”.
“Física social”.
Este autor analizará las estadísticas referentes a todos los asesinatos que se cometieron en Francia entre
1826 y 1831. Llega a las siguientes conclusiones:
 El crimen es un fenómeno social, de masas no un acontecimiento individual.
 El crimen es una magnitud asombrosamente regular y constante. El crimen se repite con una precisión
mecánica, es producto de leyes sociales que el investigador debe descubrir y analizar.
 Normalidad del delito desde un punto de vista estadístico, el delito es un fenómeno social, inevitable,
necesario y constante. Se puede comparar la tasa anual de delitos con la de nacimientos o defunciones.
Cualquier sociedad ha de pagar este tributo.
 Método adecuado para la investigación, para él es el método estadístico.
Hay un aspecto curioso, es la relación entre el delito y factores como la situación geográfica, el
analfabetismo, la miseria o el clima. Del crimen extrae sus “Leyes térmicas”.
 Observa que en invierno se cometen más delitos contra el patrimonio que en verano.
 Los delitos contra las personas suelen cometerse en verano.
 Los delitos sexuales suelen cometerse en primavera.
Estas leyes no deben entenderse como influencia “cosmotelúrica”, sus leyes térmicas, no son tales, las
estaciones del año producen un cambio en el “modus vivendi” del hombre, esto producirá que se
cometan más unos delitos que otros.
6. ESCUELA POSITIVA
Luchará contra el delito, aportando cientificidad a las causas del delito. La escuela clásica centraba su
estudio en el hecho y en el castigo y en la lucha contra el Antiguo Régimen. Los positivistas centrarán su
estudio en la figura del delincuente, en materia política, protegerán el nuevo orden burgués industrial.
El método, se produce una subordinación de los fenómenos sociales a las inflexibles, inmutables leyes
de la naturaleza, se centrarán en la observación como pilar del análisis de su estudio.
La pena existirá como conservador del orden social, mediante el castigo se protege el orden social. A su
vez el castigo cumple una función de prevención especial, enfocada a la figura del delincuente.
Les interesa la fenomenología, establecerán tipologías delincuenciales, clasificaciones, tipos,
características de delincuentes...
Los positivistas defienden la desigualdad de los hombres, porque entienden que el criminal responde a
anomalías hereditarias, orgánicas, psíquicas. Los clásicos creían en el libre albedrío, los positivistas
serán deterministas, rechazan la idea de la libertad humana.
Con estas teorías el Derecho Penal ocupará un segundo plano, incluso cuestionan su utilidad, las
decisiones judiciales, la regulación de los delitos, para ellos no influye en aumento o disminución de
delitos.
CHESARE LOMBROSO
Era médico y antropólogo, escribió una obra que marcaría el inicio de unas nuevas teorías sobre la
criminalidad “El hombre delincuente”.
La más célebre clasificación de criminales es la de Lombroso.
 Delincuente nato que él hace girar sobre la idea de atavismo. El delincuente nato es aquel que
presenta toda una serie de anomalías, estigmas de origen atávico o degenerativo.
El delincuente nato es un ser atávico producto de la regresión a etapas primitivas de la humanidad, es un
ser hipoevolucionado, como consecuencia de un genuino salto atrás hereditario. Estas teorías tienen su
explicación ya que es cuando aparecen las ideas de Darwin.
Lombroso descubre en 19872 en un cráneo la existencia de una foseta en la zona occipital media, esta
foseta es un estigma de franca regresión propia de los vertebrados inferiores. Al descubrir esto, entiende
que ha encontrado aquello que justifica toda su teoría de la regresión a épocas primitivas, señalará todas
las características psíquicas y físicas que el delincuente nato tendrá.
1. Frente diviza. 11. Cinismo.
2. Gran desarrollo de los pómulos. 12. Vanidad.
3. Gran ilosidad. 13. Crueldad.
4. Orejas en forma de asa. 14. Afán vengativo.
5. Insensibilidad al dolor. 15. Impulsividad.
6. Insensibilidad al color. 16. Tendencia al fuego.
7. Frecuente noncinismo. 17. Tendencia a las orgías.
8. Mayor robustez de los miembros izquierdos 18.Uso frecuente del argot.
9. Insensibilidad afectiva. 19. Tatuajes obscenos.
10. Falta de remordimientos. 20. ...
 Delincuente loco moral. Dice que es una especie de idiota moral que no puede elevarse a comprender
el sentimiento moral, o por la educación, esa se estacionó en la práctica.
Son indiferentes afectivos, y cuando entran en colisión con la Ley, la indiferencia se transforma en odio,
venganza, ferocidad, en la convicción de tener derecho a hacer el mal. Destacan por:
1. Corpulencia física.
2. Astucia.
3. Precocidad sexual.
4. Perversión afectiva.
5. Inteligencia natural intacta.
6. Suele ser delincuente desde la infancia a la pubertad.
 Delincuente epiléptico. Es un delincuente violento y agresivo serán los delincuentes que cometan
delitos gravísimos sin experimentar ningún tipo de remordimiento.
 Delincuente loco.
Delincuente loco alienado.
Delincuente loco alcohólico.
Delincuente loco histérico.
5. Delincuente ocasional, no es aquel que busque la ocasión para delinquir, es aquel que se siente
atraído por el delito, o bien cae en el delito por razones insignificantes.
6. delincuente pasional, es aquel que comete el delito teniendo como substrato la dolencia de alguna
pasión.
Trata de integrar el atavismo, morbo y epilepsia. Lombroso observa que el delincuente carece de
sentimiento moral debido a la regresión en etapas anteriores, regresión por un lado no evolución por
otro. Observó esta falta de evolución en los epilépticos, precisamente por esto es porque da una
explicación del crimen, es una causa interna.
También escribió otra obra “La mujer delincuente”. Analizó muchos cráneos de mujeres, lo que le
permitió llegar a la conclusión de que esta son presentan grandes diferencias con los hombres, pero sí
que equipara a las mujeres con los niños. Si el delincuente nato es como un niño, reacciona de forma
infantil, se es notablemente cruel, la mujer se asemeja al delincuente.
Además establecerá un paralelismo entre la prostituta y el ser atávico, concluye que entre las prostitutas
el tipo de delincuente nato es el más difundido y frecuente. La prostituta es la representación genuina de
la criminalidad, ya que la prostituta le falta sentido maternal.
Lombroso también hizo mención de la influencia ambiental y social, en el crimen, hasta el punto que
citó en numerosas ocasiones a Quetelet.
Estableció que si consideramos en el hombre su tendencia al delito, observamos que depende de su
organización, de la educación que ha recibido, de las circunstancias, no tiene ningún problema en
admitir la interrelación entre factores ambientales y factores endógenos. Llega a interrelacionar el físico
con las estaciones, constata que en invierno se cometen más crímenes, en enero se producen más
falsificaciones y estafas.
La criminalidad será el resultado de todos estos factores, la naturaleza aportará la materia prima y la
sociedad el marco adecuado. Da importancia a las condiciones meteorológicas, la raza, densidad de
población, alcohol, factores educativos y económicos. En lo referente a la clase social observa que la
criminalidad violenta se da en las capas más bajas de la sociedad, mientras que los delitos de fraude son
más propios de las clases acomodadas.
Distinguirá dos tipos de criminalidad, una atávica, es la que corresponde a los verdaderos criminales,
aquellos fatalmente predispuestos al crimen y por otro lado una criminalidad evolutiva que es la que
viene definida por la Ley, esta criminalidad evolutiva no es propiamente delincuente, por lo que falta la
resistencia a las tentaciones ambientales.
La pena: es contrario a la retribución y a la venganza, el fin de la pena es proteger el orden social, en
casos extremos, puede aplicarse la pena de muerte.
PARA LOMBROSO EL DELINCUENTE NACE Y NO SE HACE.
ENRICO FERRI
Era sociólogo, es el segundo autor en importancia de la escuela positiva. “Los nuevos horizontes del
Derecho Penal y del Derecho Procesal”.
“Sociología criminal”. Con esta obra Ferri será considerado el padre de la sociología criminal. Para él
los factores sociales van a ser fundamentales en la explicación de hechos criminales.
La psicología positiva demostró la no existencia del libre albedrío, no es más que una ilusión subjetiva,
con esta postura, es obvio que Ferri sea determinista, todo está predestinado.
Respecto de las leyes penales y su escasa incidencia, Ferri hablará de “saturación criminal”, constatará
que en un determinado medio social, bajo ciertas condiciones individuales o sociales se comete un
determinado número de delitos.
La pena: No es la venganza ni es el castigo, sino que su fin es la defensa de la sociedad, de acuerdo con
el grado de peligrosidad del autor, la sanción ha de ajustarse a las características individuales, apreciadas
caso a caso. Aceptación de la individualización de la pena, y aceptación de la sentencia indeterminada.
La pena no es absolutamente eficaz si no es dura, no implica una disminución de delitos. Lo importante
será la adopción de sustitutivos penales.
El crimen responde a una dinámica propia, o lo que se tiene que procurar es una progresiva eliminación
de los factores criminógenos.
MÁS IMPORTANTE QUE EL CASTIGO SERÁ LA PREVENCIÓN.
GAROGALO
Destacará por ser jurista, de sus méritos fue el haber sido el autor que acuñó el término Criminología, el
mérito principal ha sido el saber divulgar los postulados positivistas con una gran capacidad de síntesis y
moderación.
Critica que positivismo se haya centrado exclusivamente en la figura del delincuente en detrimento del
delito. Ese abandono del delito hace que Garofalo defina que es delito. Parte de un concepto de delito
natural, entiende que delito o acto criminal es aquel que va en contra de los sentimientos de piedad, en
contra de los sentimientos de probidad (honradez). Siendo delincuente aquella persona que carece de
estos sentimientos.
Para Garofalo no puede dividirse delito y delincuente.
Coincide con Lombroso con la idea de anomalía psíquica o moral, pero para Garofalo no es patológica,
sino una variación psíquica transmisible por vía hereditaria.
Los factores sociales tienen escasa relevancia si parte del principio de la existencia de condicionantes o
valoraciones hereditarias, el componente medioambiental ocupa un segundo lugar.
Establecerá una tipología de delincuentes, distinguirá:
 Asesinos.
 Delincuentes violentos.
 Ladrones.
 Criminales lascivos (degenerados).
Para Garofalo sólo será criminal el asesino.
La pena: Garofalo fue contracorriente, se muestra como un abierto partidario de la pena de muerte, como
eliminación de todo aquel que perturbe la convivencia social.
Parte de la idea de la existencia de selección natural de las especies, en este proceso se condena a muerte
a todo aquel que no se adapte al medio. “La sociedad como cualquier ente natural debe eliminar a
aquellos que por su conducta criminal demuestran que no están adaptados a la vida civilizada”.
7. EL POSITIVISMO CRIMINOLÓGICO EN ESPAÑA
Hay cuatro etapas perfectamente diferenciadas.
 Grandes trabajos sobre aspectos delictivos criminológicos en España. Gran profusión de obras sobre
bandolerismo, secuestradores, delitos de sangre...
 Franquismo, de escasa significación en materia criminológica.
 Etapa importante donde se escribirán grandes obras por españoles exiliados en Sudamérica.
 Se inicia en 1976,... hasta la actualidad.
DORADO MONTERO
Rechazó el Derecho Penal represivo, aboga por las tesis correccionalistas, lo fundamental es el
delincuente por un lado y el castigo entendido como corrección y resocialización del delincuente. Para
llegar a ese fin hay que proceder a un análisis de la personalidad del delincuente, análisis personalizado
y psicológico que descubra las causas por las que un individuo ha cometido un hecho criminal. Causas
que harán que un individuo modifique su conducta antisocial. Al delincuente no hay que atribuirle lo que
merece, sino lo que necesita. La gravedad pasará a un segundo plano, tendrá escasa incidencia el tipo de
delito, lo fundamental será una labor pedagógica que enseñe al delincuente a vivir en sociedad.
Parte del principio de que el delincuente es un ser desvalido, necesitado de protección, la pena no es el
medio adecuado para encauzar su conducta futura, lo importante será la adopción de medidas de tutela y
de protección.
El Derecho Penal tiene que convertirse de represivo en preventivo, de punitivo en correccional. Será
determinante la sentencia indeterminada (la no limitación temporal del tratamiento).
Montero no pretende hacer Criminología si no que por equivocación hará pedagogía correccional.
Hay criminales necesitados de protección, pero realmente no son esas personas que Montero reivindica,
son ideas utópicas.
RAFAEL SALILLAS
Utilizó métodos sociológicos y psicológicos para dar una explicación etiológica y científica de la
criminalidad, aparece como un defensor de la sentencia indeterminada, partidario de la prevención.
Concedió importancia al medio, destacando la idea de atavismo y degeneración de Lombroso,
recalcando la idea de entorno social, es el que moldea la figura del delincuente.
La raíz primaria en la génesis del delito serán disfunciones físicas, pero la raíz está en el medio social. El
criminal es producto del medio.
En 1903 Salillas crea la escuela de la Criminología en Madrid.
CONSTANCIO BERNALDO DE QUIROS
Escribió en 1898 ”Las nuevas teorías de la criminalidad” correspondiendo con la primera etapa de la
evolución histórica, al igual que los autores anteriores, escribirá obras relacionadas sobre el
bandolerismo andaluz, estudiará los bajos fondos, la prostitución, siempre con una visión antropológica
y sociológica del crimen.
8. POSITIVISMO CRIMINOLÓGICO Y “LUCHA DE ESCUELAS”
Hubo una gran polémica ya que surgieron diversas corrientes criminológicas en Italia, Francia y
Alemania.
Estos autores consideran que no se trataba de escuelas sino de direcciones, corrientes, movimientos que
no llegan a consolidarse como escuelas. No circunscritas geográficamente. A raíz de los postulados de
estas escuelas, han quedado trazadas las directrices fundamentales del pensamiento criminológicos hasta
la primera mitad del S.XX.
 Escuela Francesa de Lyon. Contraria a esos planteamientos lombrosianos.
No dan una explicación antropológica del crimen y considera que cualquiera que fuesen las
circunstancias individuales, éstas se doblegan hasta los factores externos o ambientales.
El máximo representante es Lacassagne. Su tesis: Las sociedades tienen los criminales que merecen.
Esta escuela mantiene que el criminal “es como el microbio o el virus hasta que encuentra el adecuado
caldo de cultivo y que hace germinar y reproducirse”.
* Factores que conforman la etiología del crimen:
1. Individuales: son de poca relevancia, suponen una mera predisposición del crimen y no son una fatal
determinación del crimen.
2. Factores sociales: condiciones económicas (pobreza, miseria...) estos factores son trascendentales, son
los verdaderos desencadenantes del crimen.
Hace una distinción importante entre medio urbano y rural.
Otro autor, Aubry dice que el crimen es un “virus” que necesita unas condiciones adecuadas para
multiplicarse.
 Teoría psicosocial de Tarde. Atacó las teorías de Lombroso. En su teoría considera que la
criminalidad no es un fenómeno antropológico sino social, gobernado por la imitación. “Todos los actos
importantes son ejecutados bajo el imperio del ejemplo”. La imitación, para él, es esencial para la vida
social. Dice que es un conjunto de seres que se imitan los unos a los otros y que el crimen no es ajeno a
la moda y a la imitación. El criminal dice que es un imitador y la principal crítica que se le hace se centra
en el hecho de considerar que la imitación, la moda, puede explicar cómo se transmite un hábito pero no
por qué se produjo. Dice que la sociedad misma es la última responsable del crimen, pues el individuo se
limita a imitar, los buenos o malos ejemplos de la sociedad.
 Escuela de Marburgo. El máximo representante es Von Liszt. Alemán. Da mayor importancia a los
factores externos y el delito “es un acontecimiento de la vida social”. Contrario a las tesis lombrosianas
y a las de Tarde. Considera que el delito es el resultado de la idiosincrasia del infractor en el momento
del hecho y de las circunstancias que rodeaba al infractor en ese determinado momento.
Hay tres causa sdel crimen.
- Defectos de la personalidad.
- Déficit del proceso de socialización.
- Bancarrota en la justicia penal que incide en el creciente incremento de las tasas del crimen y de
reincidencia. Si la justicia penal no funciona se está creando reincidencia.
D. Escuela de la Defensa Social. Nació en Francia. Movimiento de política criminal que considera que
la lucha contra el crimen es la principal tarea de la sociedad.
El Derecho Penal tiene que proteger la sociedad. Para la aplicación de la Ley penal se exige evitar todo
concepto metafísico. Quiere evitar los conceptos: pena, voluntad,... y pretende investigar cuales son las
medidas que harán que el Derecho Penal cumpla la función de proteger la sociedad internacional. Esta
sociedad para la defensa social aparece en la II Guerra Mundial. Tiene dos representantes: F. Gramática,
defiende la idea de la defensa social; Marc Ancel, defiende o da mayor importancia a la personalidad del
autor.
Postulados principales: una lucha realista contra la criminalidad a la que persigue, pero no con
instrumentos jurídicos adoptan una nueva actitud hacia el delincuente y defienden la política criminal de
signo humanitario, no castigar si no resocializar a los delincuentes. No imponer penas, sino medidas
preventivas, educativas y curativas, de acuerdo con la personalidad del autor.
Propugnan una política criminal de corte humanitario.
TEMA 5. ORIENTACIONES BIOLÓGICAS Y EXPLICACIONES BIOLÓGICAS DEL HECHO
CRIMINAL
1. CORRIENTES BIOLÓGICAS
Son las que mayor parecido tienen con las ideas propuestas por Lombroso, ya que parten de que el
delincuente es “distinto” del no delincuente. Y es en este factor de diferenciación donde reside el porqué
del hecho criminal. Factor biológico que distingue al delincuente del no delincuente. Centra sus estudios
en la búsqueda de un trastorno que supone un contrapunto de las tesis ambientalistas, ya que en el
S.XVIII el francés Gall que estudió las protuberancias y otras irregularidades de los cráneos del recluso,
en busca de una anormalidad que explique su postura, más tarde con la escuela positiva, Lombroso con
el atavismo moral. El criminal es un ente aparte, un ser distinto. Y a partir de aquí las explicaciones
posteriores dicen que estas fases biológicas, son las que van a influir.
El método experimental, que aplican al campo de la conducta humana basada en la observación de
masas y del individuo.
BIOLOGÍA CRIMINAL
Engloba una serie de ciencias. Se habla también de antropología criminal basada en el aspecto corporal
de la persona. Engloba psicología criminal y también la sociología criminal: delito como hecho social.
ANTROPOLOGÍA CRIMINAL
BERTTILLON: antropometría: mediciones del cuerpo. Autor que se dedicó a medir las partes del
cuerpo humano con 11 medidas distintas. Con este sistema unido a la fotografía del delincuente se
utilizará como medio de identificación.
Otra aportación será la que utilizando un método estadístico, se realizan ediciones precisas, viables y
reproducibles.
Con todo este sistema de mediciones se intentará acabar con la teoría Lombrosiana, ya que los
antropometristas llegarán a la conclusión de que existe una proclividad delictiva presente en todo ser
humano, capaz de determinar en ciertas circunstancias que una persona se convierta en criminal.
El nivel intelectual es la fuente primera del delito.
GORING: comparará presidiarios con grupos de control no presidiarios, llegando a la conclusiión de
que no hay diferencias representativas, así el delincuente atávico no existe.
HOOTON: sostendrá que los criminales son naturales, que están destinados al crimen por taras
hereditarias, llevan en su interior signos de deficiencia.
Llegó a la conclusión que los criminales estaban degenerados. La única manera d atajar la criminalidad
es la eugenesia y el control de la reproducción.
Mantuvo que las medidas corporales de los delincuentes eran inferiores a las de los no delincuentes, lo
asociaba a la inferioridad mental.
KRETSCHMER: “Biotipología”. Elabora una tipología delictiva que aún perdura hoy en día.
Distingue:
 leptosomático, caracterizado por tener el cuerpo alargado y delgado, la cabeza pequeña y la nariz
puntiaguda.
 Atlético, gran desarrollo del esqueleto y musculatura, tórax y cabeza grande.
 Pícnico: abdomen prominente, cabeza redonda y ancha, tendencia a la obesidad.
 Displático, presenta características muy exageradas de cualquiera de los grupos anteriores.
 Esquizotínico, presenta una constitución leptosomática, pero con un temperamento introvertido.
 Ciclotínico, personas extrovertidas, de constitución pícnica.
 Viscoso, constitución atlética, oscila entre el leptosomático y el pícnico pero son tranquilos y pasivos.
GLUECK: Se centró en los estudios comparativos, estudiando gemelos, estudiaron 500 jóvenes en un
grupo criminal por un lado y en el otro un grupo de control. Extrajeron determinadas conclusiones.
- 60,1% de delincuentes parecían como individuos proclives a actos violentos, a su vez insensibilidad e
inestabilidad emocional.
Cobran importancia los estudios procedentes de la endocrinología, se ha tratado de explicar el
comportamiento humano criminal de manera específica, como un comportamiento debido a procesos
hormonales endocrinos patológicos. La conducta criminal es debido a disfunciones de secreción interna.
Destacan cuatro autores, Pende, Vidoni, Ditullio (italianos) y Ruiz de Funez (español). Son autores de
principio de siglo.
El punto de partida de la disfunción hormonal, esa disfunción tendrá una gran influencia sobre el
temperamento y el carácter del individuo. Esta disfunción puede influenciar en el desarrollo de la
delincuencia. Entienden que las glándulas de secreción internas, relacionadas con el sistema nervioso
vegetativo, están ligadas a la vida instintivo afectiva.
De eso se derivarán relaciones más o menos extensas entre las funciones endocrinas y el carácter.
Relaciones entre la constelación hormonal individual y la criminalidad.
DI TULLIO entenderá que las glándulas endocrinas intervienen en la criminogénesis, por la
constitución misma del individuo. Este autor adelantará que la constitución de los criminales está bajo la
dependencia de su sistema hormonal, de su sistema endocrino.
Muchos autores han querido constatar la disfunción glandular con un tipo de comportamiento criminal.
Respecto a la criminalidad femenina, han sido muchos los estudios que han querido demostrar que la
mujer ha cometido un alto porcentaje de delitos durante el período catameñal.
Una teoría endocriminológica está condenada al fracaso, ya que muchas personas tienen disfunciones y
no por ello son criminales.
La escuela biológico - positivista contiene:
 El interés se centra hacia el actor y su comportamiento.
 Criminales y no criminales se diferencian por sus condiciones biológico - antropológicas.
 Estos factores biológico - antropológicos son los que determinan el comportamiento individual.
Este tipo de teorías son apropiadas para apoyar, justificar ideologías reaccionarias, totalitarias, racistas.
Si la teoría biológico - positivista se adecúa, puede ser utilizada para legitimar determinados intereses.
GENÉTICA
EXNER: entenderá que si la predisposición determina de manera decisiva la evolución de la
personalidad y el delito es una exteriorización de esa personalidad, no se puede restar importancia a la
influencia de la masa hereditaria del factor hereditario. No por eso entiende que el factor hereditario sea
determinante.
El delito, para él, es siempre una reacción a impresiones ambientales, los influjos hereditarios y los
influjos ambientales no se pueden desenredar.
No existe la predisposición al delito. Puede existir en determinadas personas debido a rasgos hereditarios
o genéticos un desarrollo direccional hacia el delito. Este desarrollo direccional puede disminuirse o
aumentarse mediante la acción tanto de circunstancias internas como externas.
Ni el desarrollo direccional ni el mundo circundante pueden por sí mismo, llevar a una persona al delito.
Se rechaza una teoría puramente biológica y también se rechaza una teoría sociológica, los dos factores
están interrelacionados, provocando el hecho criminal.
El delito es un concepto jurídico que varía dependiendo del tiempo y el lugar.
Se observa que la mayoría de los estudios se centran en: se han hecho estudios sobre familias criminales,
gemelos, adopción y estudios sobre cromosomas.
Genealogías de delincuentes: se hace un seguimiento sobre la descendencia de una parte o línea. Se deja
a parte el influjo de otros familiares. El gran inconveniente es que suelen encontrarse sobre una familia
concreta.
Estudios de gemelos: hay que distinguir entre gemelos univitelinos y bivitelinos.
LANGE: buscó gemelos univitelinos, cuyo padre era criminal, si la masa hereditaria es un factor
decisivo, y la disposición criminal existe en uno de los hermanos, lo lógico será que el otro también
tenga esa predisposición. De los diversos trabajos realizados se desprende que el comportamiento de
ambos es igual. Hay que añadir que los dos hermanos vivían casi siempre bajo las mismas circunstancias
externas.
En el supuesto de los gemelos bivitelinos, al no tener la misma herencia, pero sí el mismo medio, y si
éste es decisivo, deberían mostrarse también en ellos las mismas manifestaciones que los univitelinos,
pero esto no es así, de ello se deduce la importancia de la carga hereditaria.
CHRISTIANSEN: se estudiaron todos los gemelos nacidos en Copenague entre 1881 - 1910. Logró
estudiar 3586 parejas de gemelos, de estos encontró 799 con antecewdentes en alguno de sus gemelos.
Encontró una mayor concordancia criminal entre gemelos univitelinos que entre bivitelinos.
De este estudio extrae que cuanto más común sea la delincuencia en un área geográfica, menos
genéticamente determinada está. Con esto todo parece determinar que la conducta delictiva manifestada
en un medio no delincuente está más fuertemente determinada por la genética mientras que la conducta
delictiva está determinada por el ambiente.
También se realizaron estudios sobre adopción, se compararon los padres biológicos con los hijos que
han “cedido” en la adopción y a su vez con los padres adoptivos. Si la adopción se produce
inmediatamente después del nacimiento, la influencia de los padres biológicos es biológica no ambiental,
al estar estos dos factores separados se pueden evaluar la relativa influencia de estos dos factores.
CROWE: estudió 41 mujeres que habían estado en un reformatorio entre 1925 y 1953, estas mujeres
habían tenido 52 hijos que habían sido adoptados, estos hijos tenían entre 15 y 45 años en el momento
del estudio, estos 52 hijos fueron comparados por un grupo de control (niños adoptados) teniéndose en
cuenta variables como sexo, raza, religión, ... Se observó que 8 adoptados del primer grupo tenían
antecedentes penales, mientras que el grupo de control, sólo dos presentaban antecedentes penales.
Los estudios sobre malformaciones genéticas. En 1961 se publica el descubrimiento de SANDGERB,
presencia de una malformación cromosómica consistente en que los varones presentaban una Y de más.
En 1965 una autora inglesa PATRICIA JACOBS, investigaba en los centros penitenciarios y descubre
que numerosos reclusos presentan esta anomalía cromosómica XYY. Jacobs observa las características
de estas personas, observando que son más altos que el término medio, que la mayoría son perturbados
mentales, y además suelen ser autores de delitos violentos contra las personas o contra la propiedad.
Jacobs dice que los individuos que presentan esta anomalía son violentos, peligrosos y con propensión al
crimen. No puede afirmarse que quien tiene esta anomalía sea peligroso o violento ya que las pruebas se
realizaron en centros penitenciarios.
A nivel político criminal y jurisprudencial, una misma anomalía supuso que se dictaran dos sentencias
distintas: ** 1968, Australia, autor de asesinato, se le absuelve del mismo por presentar la anomalía
XYY; ** 1968, Francia, se condena a un individuo a la pena de 7 años de prisión, por presentar la
anomalía XYY.
2. EXPLICACIONES PSICOPATOLÓGICAS DEL HECHO CRIMINAL
Desde los inicios de la humanidad, y principalmente desde los primeros estudios realizados en materia
criminal, se observa que la sociedad ha pretendido siempre atribuir al delincuente anormalidades
psíquicas como causa de su comportamiento.
Pero es sólo a partir del siglo XIX cuando empieza a distinguirse entre delincuente y enfermo mental,
contemplando a éste último como cualquier otro enfermo.
Es indudablemente la psiquiatría la disciplina mejor predispuesta a explicar el comportamiento delictivo
como producto o expresión de patologías del psiquismo humano. Gracias a sus valiosas aportaciones hoy
ya no cabe mantener que el delincuente sea un loco o que la locura genere necesariamente criminalidad.
Dentro de la psicopatología merece especial atención el concepto de psicopatía, sobre el cual
centraremos nuestro estudio.
Desde que en 1809 PINEL describió la “manie sans delire” (manía sin delirio) puede decirse que existe
un concepto diagnóstico aplicable a aquellas personas cuya conducta entre frecuentemente en conflicto
con la sociedad.
El término psicopatía fue introducido por primera vez en 1891 por KOCH con el objetivo de designar
una nueva categoría psiquiátrica relacionada con los trastornos de personalidad en general.
Pero para la doctrina mayoritaria, fue KRAEPELIN quien en 1896 definiera la personalidad
psicopática. Como señala GOPPINGER, a partir de entonces el problema de los psicópatas es el
problema fundamental de la Criminología.
Este autor no es el único que mantiene esta postura puesto que GARRIDO GUZMAN señala
igualmente que “entre los problemas más espinosos y difíciles con los que hoy se enfrentan los
estudiosos de la Criminología, del Derecho Penal y Penitenciario, de la Psicología y la Psiquiatría se
encuentran los planteados por las personalidades anormales o psicopáticas en su relación con la
criminalidad. Pese al formidable avance que las ciencias antropológicas han experimentado en estos
últimos años, las psicopatías continúan siendo uno de los capítulos menos logrado de la clínica
psiquiátrica”.
Existen innumerables definiciones del término “psicopatía” y de la “personalidad psicopática”,
destacando principalmente la de SCHNEIDER quien considera psicópatas “a aquellos hombres que
sufren por su anormalidad, o por cuya anormalidad sufre la sociedad”. No obstante, esta “anormalidad”
no nos debe inducir a error, puesto que, como señala VALLEJO-NAGERA en el lenguaje científico se
tiende a aplicar “psicopatía” al enfermo psíquico y sabemos que por definición el psicópata no es el
enfermo mental.
Por otra parte, la etiología incierta del síndrome psicopático ha determinado que el término personalidad
psicopática, tal y como se viene utilizando por la psiquiatría no pueda ser diagnosticado objetivamente,
sino que, por el contrario, a su diagnosis suele llegarse por vía de exclusión. Ello ha determinado que un
amplio sector doctrinal haya negado el carácter científico al término psicópata afirmando que se trata de
un concepto omnicomprensivo o más bien de un "“cajón de sastre".
Ante tal falta de precisión, la moderna Psiquiatría, especialmente la norteamericana, ha cargado el acento
en el aspecto sociológico, poniendo con ello de manifiesto la importancia de los factores sociales y
culturales que influyen en la conducta dirigida contra la norma, sustituyendo el término psicópata por el
de sociópata.
Pese a la denominación, como subraya VALLEJO-NAGERA, los síntomas son los mismos: “comienza
antes de los 15 años, con hurtos en casa, mentiras reiteradas, falsificación de las notas en la escuela,
actos de vandalismo, vagabundeo, fugas de casa, contacto con el alcohol y las drogas, pendencias,
expulsión de escuela, actividad sexual promiscua, precoz y violenta y cualquier forma de delincuencia
infantil. En general, violación de las normas de conducta en el hogar y frente a la sociedad”.
Del mismo modo que los expulsan de la escuela y colegios ocurre después en los empleos, o los
abandonan sin tener previsto otro. Uno de los rasgos típicos “es actuar por las apetencias en el momento
presente sin tener en cuenta las consecuencias”.
El autor italiano DI TULLIO(1967) señala los tipos psicópatas que presentan un interés criminológico:
 Los hipertímicos descompensados, exagerados y exuberantes de sentimientos con agitación excesiva
e hiperactividad, de comportamiento inestable, poca reflexión y a menudo inmoralidad, todo ello unido a
la carencia de profundidad de pensamiento, de lógica y de crítica, contienen tendencia a las estafas y a
las peleas.
 Los lábiles de humor, que representan bruscas variaciones endotímicas, con acciones repentinas e
imprevistas: descontentos, agitados, impacientes y con reacciones brutales: fugas, deserción,
vagabundeo, piromanía, cleptomanía.
 Los histriónicos, de ambición desmesurada, que emplean todos los medios para llegar a su fin.
Presentan varios tipos: los excéntricos, los fanfarrones, los mitómanos, y los fantasiosos. Especialmente
estos dos últimos tipos tienen tendencia a cometer actos fraudulentos de toda especie.
Muy frecuentemente, a nivel clínico se ha denominado psicópatas a todos los individuos que muestran
conducta antisocial. Se ha establecido la distinción de tres tipologías delictivas psicopáticas: la primaria,
la secundaria y la subcultural.
La descripción clínica de la psicopatía primaria se debe principalmente a CLECKLEY en 1976. Este
autor considera como características más importantes las siguientes: atractivo superficial y buena
inteligencia; ausencia de delirios y otros signos de pensamiento irracional; ausencia de nerviosismo y de
manifestaciones psiconeuróticas; informalidad; falsedad e insinceridad; incapacidad para experimentar
vergüenza o remordimiento; conducta antisocial irracional; falta de juicio y dificultad para aprender de
la experiencia; egocentrismo patológico e incapacidad para amar; pobreza en las principales relaciones
afectivas; pérdida específica de intuición; poca respuesta a las relaciones interpersonales; conducta
desagradable y exagerada, a veces con consumo de alcohol; amenazas de suicidio raramente
consumadas; vida sexual impersonal, frívola y poco estable; dificultad para seguir cualquier plan de
vida.
En el segundo grupo, los psicópatas secundarios, estaría formado por aquellos individuos que a pesar
de presentar conductas antisociales lo hacen como consecuencia de algún trastorno emocional; su
historia, respuesta a los tratamientos y pronóstico son totalmente distintos de los del psicópata primario.
Son capaces de mostrar culpa y remordimiento, así como de establecer relaciones afectivas con los
demás. A estos individuos también se les ha denominado psicópatas neuróticos.
El tercer grupo, los psicópatas subculturales estaría formado por aquellos individuos de características
de personalidad “normales” que pertenecen a una subcultura delincuente y que son perfectamente
capaces de mostrar lealtad, sentimientos de culpa y de establecer relaciones afectivas dentro de su
subcultura; su conducta antisocial sería debida principalmente a variables de tipo ambiental.
Es necesario precisar que aunque es frecuente hallar individuos con las características del psicópata
primario entre los delincuentes, puede hallarse también personalidades psicopáticas entre los no
delincuentes.
En lo relativo al porcentaje de psicópatas, es desalentador el observar la falta de criterios unificados en
lo concerniente al diagnóstico. Así, SUTHERLAND y CRESSEY notan que el diagnóstico de la
personalidad psicopática no es ni uniforme ni objetivo; un individuo puede ser considerado psicópata por
un psiquiatra y no serlo por otro, según las ideas preconcebidas de quien lo analiza. Ello es debido
justamente a la falta de clarificación sobre el tema en su definición y clasificación, así, según se adopte
una definición u otra o se considere válida una clasificación u otra, se entenderá que un individuo
presenta o no una personalidad psicopática. Reina, pues, en esta cuestión una falta total de rigor
científico.
SUTHERLAND relata que según los boletines de los centros penitenciarios de Nueva York y
Massachusetts, aproximadamente un 10% de los criminales allí llevados son clasificados como
personalidades psicopáticas entre los delincuentes internados. En la época entre los años 1919 y 1929, un
88.3% de todos los criminales que entraron en la cárcel de Illinois fue clasificado como psicópatas. De
estas divergencias deduce Sutherland que estas diferencias se deben más bien a conceptos psiquiátricos
distintos que a una diferentes estructura de la personalidad de los criminales. Por lo demás Sutherland
cree observar que en los establecimientos penitenciarios, en los que son psiquiatras quienes diagnostican
a los criminales, hay algo así como una tendencia general a hacer aumentar el porcentaje de aquellos
reclusos considerados como psicópatas.
Para GOPPINGER, en muchos caos, la personalidad psicopática es simplemente deducida del delito
cometido o del género de vida llevado. Para este autor, por consiguiente, habrá que mirar las
publicaciones sobre porcentajes de personalidades psicopáticas entre los criminales con gran
escepticismo.
Al respecto se aconseja acudir al interesante artículo de Garrido Guzmán “psicopatías, criminalidad y
tratamiento penitenciario” (Cuadernos de Política Criminal nº 33-1987).
Como señala GARCÍA PABLOS, la experiencia parece demostrar que la mayor parte de los infractores
de la Ley son - sorprendentemente - normales, desde el punto de vista psíquico: el problema, a menudo,
consiste no en que determinados individuos se hallen mal compuestos e inadaptados, sino en que se
encuentran bien dispuestos y adaptados pero a la vida y a los valores criminales.
TEMA 6. EL MODELO “PSICOSOMÁTICO”: EXPLICACIONES PSICOANALÍTICAS DEL
CRIMEN
1. EL MODELO “PSICOLÓGICO”: TEORÍAS CONDUCTISTAS
Se ha tratado de explicar en base a un instinto primario de agresión.
ORÍGENES DEL PSICOANÁLISIS
A finales del S.XIX, con estudios sobre histeria y neurosis. Destacar a JANET como el primero en
utilizar la hipnosis. Decir también que el efecto de la catarsis, consiste en la liberación de ideas que están
relegadas en el inconsciente. SIGMUND FREUD comienza a explorar el inconsciente y los instintos
inhibidos, así como a desarrollar la teoría de la neurosis.
Principales aportaciones del psicoanálisis: en principio debemos distinguir entre:
*Consciente: es una región psíquica en la que las percepciones que provienen del mundo exterior, del
propio cuerpo o mente, se hacen conscientes. Lo consciente es aceptado y reconocido por el sujeto en el
momento que se realiza.
*Subconsciente: son todos aquellos sucesos, procesos y contenidos mentales que son capaces d alcanzar
o llegar a la consciencia si se realiza un esfuerzo para concentrar la atención. Una de las funciones del
subconsciente es mantener una barrera regresiva que consume anhelos, deseos, para evitar el desagrado
y retrasar la descarga instintiva; pero al mismo tiempo tiene que lograr que la energía mental concuerde
con las exigencias éticas, con los valores morales de la sociedad.
*Inconsciente: es la suma total de todos los contenidos mentales o de los procesos que quedan fuera de
la consciencia y que al mismo tiempo son incapaces de llegar a ella debido a una contrafuerza que es lo
que se llama represión. Estos contenidos mentales inconscientes son impulsos o deseos que resultan
inaceptables, amenazadores o repugnante para el propio sujeto desde un punto de vista ético o
intelectual. Ante estos deseos existe una represión, pero pese a ella, intentarán llegar a la consciencia y a
cada intento corresponderá una represión de los mismos. Esto puede llevar a un conflicto, apareciendo
incluso síntomas neuróticos.
La inconsciencia nunca puede llegar a hacerse consciente, salvo en contadas ocasiones: Cuando la
censura está dominada por la aparición de síntomas psiconeuróticos; Cuando nos relajamos (por
ejemplo, en el sueño); Cuando se engaña al inconsciente.
Freud realiza otra distinción: “El Ello”, “el yo” y “el super yo”.
 El ello es la zona mental donde residen los procesos psíquicos más primarios y los impulsos instintivos.
 El yo es un estrato superior al ello y es el encargado de organizar esos instintos: tarea de
autoconservación.
 El super yo, es una parte de la personalidad que tiene como misión formar la consciencia, los ideales. Se
forman en una edad temprana, asumiendo el modelo de una persona con la que el niño se siente
identificado y que suele ser el padre.
Para los psicoanalistas el crimen sería consecuencia bien de un fracaso en la interiorización de las
normas y valores convencionales (triunfando el ello), o bien de una mala estructuración del yo que es
incapaz de controlar las fuerzas instintivas del ello y a su vez de las exigencias del super yo.
Esto hace que Freud establezca un paralelismo entre neurosis y criminalidad, ya que los
comportamientos responden a unos mismos procesos.
La neurosis es el proceso psíquicos del inconsciente, producido por un acontecimiento, sea normal o
traumático, vivido muy profundamente de modo que le produce un choque de tal fuerza que se fija en el
modo inconsciente en el momento en que sucede. En este momento, para Freud, el inconsciente no
evoluciona tanto y hay una regresión al pasado.
Freud observa que el paciente ignora porque realiza ciertos actos y el porqué de su neurosis. La neurosis
se formará como sustitución de algo que no se ha llegado a manifestar en el exterior de tal modo que
procesos psíquicos se han visto interrumpidos o perturbados en su curso, ello ha obligado a que
permanezcan en el inconsciente debido a la represión.
Freud aportó el interés por la vida mental subconsciente que tomará la fuerza y energía en el instinto
sexual y en un instinto agresivo. En el individuo lucharán dos instintos contrapuestos por una parte una
fuerza positiva, básicamente sexual, y por otra parte una fuerza negativa, de destrucción que es el
instinto de muerte.
En el aspecto sexual, Freud distinguió cinco etapas en el desarrollo de la libido: oral, anal, fálica, latente
y genital. Son las que determinarán la fijación del individuo en una fase o estadio anterior. Esto puede
determinar qué tipo de comportamiento delictivo realizará un sujeto.
El complejo de Edipo: Freud se basó en una figura de la mitología griega. Edipo asesinó a su padre y
mantuvo relaciones con su madre. El complejo de Edipo no es más que las relaciones que se establecen
entre el niño y uno de sus padres, siempre del sexo opuesto, esta relación es una relación en la que si el
niño se enamora tendrá una gran rivalidad, hostilidad hacia el progenitor del mismo sexo, corresponde
con la etapa fálica (2 -5 años). El niño busca un objeto en el que depositar todo su amor. Se establecerá
un triángulo, niño que siente un enamoramiento con su madre, relación violenta de celos hacia el padre,
es una etapa cargada de ansiedad, de sentimiento de culpa ya que el enamoramiento hacia la madre, el
niño teme la reacción violenta del padre, reacción que supondría en la mente del niño la castración.
Algunos cuadros patológicos son la mala superación del concepto de Edipo.
CRÍTICA AL PSICOANÁLISIS: no aporta conocimientos verificados ni científicos, son teorías que se
basan en hechos indemostrables.
Hay otros psicoanalistas que piensan que la delincuencia es debida a una pronta separación de la madre,
en este sentido se realizaron estudios observando lo siguiente: se comparó un grupo reducido de
delincuentes con otro de no delincuentes y se observó que en el primer grupo 17 de los 44 habían vivido
una separación de la madre de 6 o más meses durante los primeros cinco años de su vida y que tenían
una incapacidad para establecer relaciones interpersonales: se dedujo que esa experiencia infantil fue un
poderoso factor criminógeno.
ADLER entiende que existe un sentimiento de inferioridad, ambición de poder y un sentimiento de
comunidad que van a determinar la conducta humana.
JUNG parte de la idea del inconsciente colectivo y trata de explicar guerras, actos violentos, atrocidades
cometidas por la humanidad... trata de explicarlo a través de la idea de inconsciente colectivo como un
conjunto de vivencias de la humanidad acumuladas a lo largo de la historia.
E.FROM entiende que el hombre occidental es un ser inseguro, angustiado y además dependiente de la
aprobación ajena, lo que produce una incapacidad de amar, incapacidad en la toma de decisiones, en
definitiva es un individuo dispuesto a destruirlo todo.
CONCLUSIÓN: no existe una teoría psicoanalítica única, sino diversas hipótesis, la moderna doctrina
relega a un segundo plano ese instinto primario de agresión, el triunfo del ello y la idea de sentimiento
de culpa inconsciente de origen idílico. Es decir, todos los elementos fundamentales del psicoanálisis
pasan a un segundo lugar. Pese a todo han contribuido a un mejor conocimiento del hombre y lo han
conseguido a través de estos mecanismos inconscientes que todos poseemos. Problema añadido es que
sus teorías no son observables.
2. MODELO PSICOLÓGICO
Psicología es aquella ciencia que estudia la vida psíquica del individuo y en el ámbito criminológico es
importante porque da a conocer una pluralidad de teorías al respecto.
Numerosas explicaciones teóricas conceden mucha importancia al organicismo (teoría organicista ! El
organismo será el responsable del acto criminal con lo cual existe una personalidad criminal).
El hecho que los sujetos relacionados con el crimen presenten gran similitud con su ambiente social
explica porqué aparecen otras teorías que se basan en el medio ambiental (teorías ambientalistas ! la
sociedad será en última instancia la culpable del crimen, la que genera la figura del delincuente).
TEORÍA CONDUCTISTA
Achacan la etiología del crimen exclusivamente a factores externos, estímulos y refuerzos porque
entienden que las pautas de la conducta habitualmente atribuidas a factores internos pueden inducirse,
eliminarse y reestablecerse modificando las influencias externas del medio.
La mayor parte de los hechos delictivos constituyen conductas adquisitivas, que se adquieren, en esa
adquisición no se requiere ningún tipo de técnica especial, lo que va a interesar es el porqué algunos
individuos no inhiben ciertas conductas que son socialmente inhibidas.
Aparece como la consecuencia de fallos o deficiencias en el condicionamiento del proceso de
socialización.
EYNSENCK: el comportamiento social se adquiere a través de un proceso de condicionamiento en el
aprendizaje de las conductas de socialización, el niño aprende a inhibir las respuestas antinormativas
mediante el establecimiento de una serie de repuestas emocionales condicionadas ante estímulos
asociados a la conducta antisocial.
Como resultado de este aprendizaje, los actos antisociales se verán asociados con un estado aversivo de
miedo producidos por el castigo. Serán los miedos condicionados los que van a constituir un freno a la
conducta antisocial. El niño no llevará a cabo una conducta que ha sido previamente castigada. La falta
de socialización ocurre en individuos a los que les alta la habilidad para adquirir respuestas
condicionadas en general.
TEORÍA DEL APRENDIZAJE SOCIAL
Es una variante del conductismo, muy próxima a las teorías sociológicas del aprendizaje por transmisión
cultural.
Consideran que la adquisición de las pautas, modelos criminales se producen mediante el aprendizaje
evolutivo que descarga en la observación e imitación del comportamiento criminal entre otros.
FREUD en “Psicopatología de la vida moderna” dice que son meros actos o palabras fallidas, lapsus;
cada acto tiene una explicación, las teorías del aprendizaje se oponen a las psicoanalistas, que sostienen
que muchos actos obedecen al inconsciente.
Puntos de esta teoría:
 Casi toda la conducta es aprendida.
 Las leyes que gobiernan este aprendizaje pueden conocerse y medirse.
 Tanto la conducta normal como la anormal, se adquieren mediante los mismos mecanismos normales de
aprendizaje. El crimen representa un conjunto de actos aprendidos por el individuo.
BANDURA parte de la idea que el sujeto no nace violento, sino que lo aprende a través de las vivencias
diarias, de la interacción con los demás. Un elemento que avala esta teoría es el acuerdo, por parte de los
psicólogos, en la no conveniencia de que los niños vean programas violentos en la televisión, ya que
contemplan como otros individuos consiguen alcanzar objetivos mediante la violencia, e incluso son
recompensados. Si un niño asocia violencia con recompensa es fácil que aprenda a actuar violentamente.
Los factores biológicos y psicológicos pueden predisponer al individuo, pero el factor definitivo de las
tendencias criminales se debe al entorno socio - ambiental.
En la conducta antisocial será muy importante el aprendizaje en base a modelos, no solo se aprende en
base a recompensas y castigos sino también de lo que e observa en otros miembros de la comunidad, y
así las respuestas punibles pueden aprenderse “viendo lo que les pasa a los otros”, se aprende, se
adquiere una experiencia propia a través de los éxitos y equivocaciones que observamos.
El castigo produce una inhibición de posibles conductas cuando comprobamos las consecuencias
negativas que les produce a los demás.
ANÁLISIS FACTORIALISTA: RASGOS DE LA PERSONALIDAD
Pretende explicar el contenido de ciertas conductas en base a rasgos de la personalidad, que se irán
recogiendo en test y van a permitir comparar grupos y subgrupos de delincuentes.
ARGYLE mantiene que los delincuentes suelen presentar alguno de los siguientes rasgos:
 Consciencia débil
 Escaso sentimiento de culpa.
 Rechazo de la autoridad.
 Tendencia al agrupamiento con otros delincuentes.
 Impulsividad.
 Mínimo autocontrol.
De todas las características que se pueden presentar hay una a la que se le ha prestado gran importancia,
la inteligencia.
Al hablar de delincuencia e inteligencia se plantea la gran interrogante, ¿son los delincuentes menos
inteligentes?. No puede afirmarse que los delincuentes sean menos inteligentes, se constata la presencia
de delincuentes brillantes. Es obvio que hay delitos que requieren para su comisión un alto grado de
inteligencia.
TEMA 7. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS (I)
La Sociología criminal llegó a Europa tras la II Guerra Mundial, con gran fuerza y hasta el punto de
destronar las teorías biológicas y psicológicas, si bien se vio que a la postres no arraigaron, pues las
anteriores teorías eran de gran peso.
1. TEORÍAS MULTIFACTORIALES (FACTOR APPROACH)
Estas plurifactoriales utilizan un método inductivo y no van a atribuir la causa del comportamiento
criminal a un solo factor, sino a una pluralidad de factores heterogéneos que a priori no tienen nada que
ver unos con otros: rasgos personales, familia, escuela, hobbies,...
Su ámbito de estudio es la delincuencia juvenil, lo cual plantea un problema, la capacidad de extraer los
resultados que obtiene a la realidad. Las conclusiones no se deben generalizar al conjunto del fenómeno
criminal. Parte de su gran éxito se debe a demostrar el simplicismo con que operaban las teorías
monocausales de la criminalidad, los plurifactoriales sostienen una pluralidad de condiciones en el
crimen, no de un solo factor.
Estas teorías serán las primeras que tendrán un enfoque sociológico, el hecho de ser las primeras tiene un
precio, el no haber podido desgajarse de las explicaciones biológicas. Cuando dan una explicación sobre
la etiología del delito mantienen que inciden factores individuales.
Estas teorías presentan un mérito indudable, rechazan la explicación monocausal, con ello consiguen que
todas las teorías que defiendan que el hecho criminal obedece a una sola causa, todas estas teorías son
teorías simplicistas.
Si defienden que la criminalidad es debida a un conjunto de factores es lógico que critiquen a los que
determinan que le fenómeno criminal obedece a una sóla causa.
GLUECK (matrimonio): Pese a que se observan en su trabajo reminiscencias biológicas, realizaron una
importante investigación en 1950, analizaron 500 parejas juveniles de delincuentes y de no delincuentes,
cuidando en cada caso que la edad, la criminalidad, la raza y el coeficiente intelectual fueran iguales;
además de ayudarse de asistentes sociales, psicológicos, antropólogos y psiquiatras, determinando en 10
años de trabajo los factores por los cuales los delincuentes y los no delincuentes se parecían y se
diferenciaban.
Los campos procedentes en la investigación fueron: familia, escuela, municipio, problemas médicos,
inteligencia, personalidad, temperamento.
En un principio se tomaron en consideración 402 factores, quedando reducidos a 3 que se suponían
suficientes para establecer un pronóstico social.
 Vigilancia del individuo por su madre.
 Severidad con que ésta lo eduque.
 La armonía de la familia.
Una teoría de corte sociológico llega a la conclusión de corte psicoanalítico, los tres factores están
estrechamente relacionados con la madre.
BURTON: “Los jóvenes delincuentes” (1940). Contempló la existencia de 170 condicionantes que
desencadenan en el niño un comportamiento no deseable.
HEALY: hablará de la pluralidad de determinantes que pueden desencadenar el fenómeno criminal. Las
variables que pueden determinar el comportamiento desviado son:
 Males hereditarios.
 Anormalidad mental.
 Constitución física anormal.
 Conflictos espirituales.
 Malas condiciones familiares y amistades.
 Intereses insatisfechos.
 Malas condiciones en el desarrollo infantil temprano.
Estos tres autores consideran que en todos ellos operan tanto factores biológicos como factores socio -
psicológicos.
El mérito de estos autores radica en haber iniciado el desarrollo teórico que considera las condiciones
sociales como posibles causas de comportamiento desviado.
Aun tienen residuos biológicos pero ya inician el camino, de los factores sociales en la explicación del
hecho criminal: el medio social determinará el desarrollo individual.
2. LA ESCUELA ECOLÓGICA DE CHICAGO
Si los teóricos plurifactoriales son los que han marcado el inicio de la configuración del crimen como
hecho que responde a una pluralidad de factores. Esto encontrará su consagración en la escuela de
Chicago.
Nace bajo el espíritu o carácter pragmático de la escuela americana, nace con la intención de resolver los
problemas sociales delincuenciales de Chicago. No es una escuela teórica, esperan que sus teorías
solucionen problemas reales. Problemas derivados de la inmigración, en 1860 numerosos emigrantes
legan a Norteamérica, estos emigrantes se concentran en las ciudades del medio oeste, aumentando la
población desde 1860 a 1910en más de dos millones de habitantes. Esta emigración masiva, unida a un
proceso de industrialización va a provocar un tipo de hábitat distinto del tradicional.
La gran ciudad se convertirá en un conjunto entremezclado de etnias, religiones, culturas y al mismo
tiempo en un foco de problemas fundamentalmente sociales: pobreza, marginación, suicidio,
alcoholismo, prostitución y criminalidad.
Esta escuela y ante estos problemas investigará con una finalidad práctica: búsqueda de soluciones.
Pretenden dar un diagnóstico fiable sobre los urgentes problemas de esa realidad americana.
Su objeto de estudio será la gran ciudad, con análisis de su crecimiento, de su desarrollo individual y la
morfología del criminal que se produce en ese nuevo medio.
El mérito de esta escuela es que supo sumergirse en el corazón de la gran ciudad, conocen y comprenden
desde dentro el mundo de los desviados para analizar todos los mecanismos de aprendizaje y transmisión
de esta cultura.
(1) La primera teoría será la “ecológica”, cuyos máximos representantes son: PARK,
BURGUÉS y MAC KENZIE, con el estudio de la desorganización social y las conductas que esta
desorganización va a generar dentro de la ciudad.
Observan que se generan una serie de fenómenos y que la macro ciudad provocará una serie de
consecuencias.
Hay cuatro puntos fundamentales:
 Analizan y observan el debilitamiento de los vínculos que mantenían unidos a los grupos primarios.
 Observan que se produce una modificación de las relaciones interpersonales y otra que tiende a que
las relaciones sean más impersonales y más superficiales.
 Observan una pérdida de arraigo en los lugares, donde se vive.
 También una relajación de los frenos de inhibiciones de los grupos primarios bajo la influencia del
ambiente urbano.
Esta circunstancias serán las responsables del aumento de la criminalidad. El debilitamiento del control
social informal producía un peligro evidente, la ruptura de los lazos primarios y el relajamiento de los
vínculos y de las inhibiciones del grupo primario, por influencia del entorno urbano, son los
responsables de aumento del vicio / criminalidad en las grandes ciudades.
Su gran mérito es haber situado las causas del delito en el medio social. Si la sociedad es la que
desencadena el hecho criminal habrá que incidir sobre el medio cambiando las estructuras sociales.
(2) Teoría del “contagio social”: Se produce en la gran ciudad un proceso mediante el cual los
comportamientos desviados se transmiten entre individuos de características similares.
“La Banda” 1927, libro en el que examinan hasta 1313 bandas existentes en Chicago, descubriendo una
zona por los ferrocarriles donde se ubicaban gran parte de éstas, también en áreas de edificios de oficinas
y en grandes almacenes.
Otros autores demostraron que la cifra de criminalidad disminuía con el alejamiento del centro urbano,
incrementándose en este centro y en zonas industriales.
Mantienen que la criminalidad potencial se concentraba en las áreas delincuenciales: proximidades de
establecimientos comerciales, industriales,... porqué ahí existe un debilitamiento del control social y
consideran que si éste no está debilitado no se produciría esto en las zonas residenciales de los núcleos
urbanos.
BURGUESS, círculos concéntricos.
I. Se van a concentrar los comercios, zonas de recreo y de diversión, centros cívicos y políticos, es la
zona neurálgica de la ciudad donde giran las principales actividades de los habitantes.
II. Al ser una zona absorbida por el comercio y por la industria ligera, es una zona que expulsa de su
seno a la mayoría de sus habitantes, salvo a los más pobres.
III. Será donde habiten los obreros de la industria que han trasladado de la zona II, ya que sufre un
deterioro progresivo. Sin poder acceder a la zona IV, lo que les permite no estar demasiado lejos de su
trabajo.
IV. Zona residencial, inmuebles de lujo, grandes residencias.
V. Zona donde se asientan los suburbios con sus arrabales y sus ciudades dormitorio.
SHAW llega a cinco conclusiones:
 Los delincuentes no difieren del resto de la gente en cuestiones de inteligencia, físicas y de personalidad.
Desde aquí rechazan todas las teorías biológicas no diferenciando causas hereditarias, psíquicas,
psicológicas,...
 Los barrios ofrecen numerosos incentivos para cada actividad criminal. Se entra en rivalidad con otro
barrio porque el individuo se siente identificado con el suyo propio.
 El comportamiento delictivo se aprende y se trasmite a través de la tradición moral y del
comportamiento de los demás.
 Considera que las verdaderas carreras criminales se consolidan y desarrollan cuando el individuo se
identifica con su mundo delictivo e interiorizan los valores de ese mundo criminal, de su grupo.
La localización geográfica de estos barrios es la zona industrial; con un nivel adquisitivo menor, hay
mayor tasa de criminalidad, la etnia es también u otro factor decisivo como hispanos, negros,...
Como primera crítica a esta escuela, podemos decir que simplifica en exceso el análisis sobre las causas
del delito y son incapaces de explicar la criminalidad que se produce fuera de esas áreas. Otra duda
radica en que si son estas áreas las que van creando delincuentes o si por el contrario atraen a personas
más proclives a la comisión del delito.
TEORÍAS AMBIENTALISTAS
Destacar a NEWMAN “Espacios defendibles” 1973, donde propugna la prevención del delito a través
del diseño arquitectónico del espacio urbano, crear ambientes residenciales que inhiban del delito.
Propuso medidas muy precisas para que el individuo defienda su espacio, que cree este sentimiento:
 Subdividir áreas publicas en zonas más pequeñas para que los vecinos adopten aptitudes de “propiedad”,
donde se sustituya el anonimato por un sentimiento de vecindad, comunidad y responsabilizándose de
todo lo que ocurra en su entorno.
 La ubicación de las ventanas será importante para observar estas áreas.
 Emplazar zonas concurridas junto a zonas públicas, y que no sean fuente de peligro: parques, zonas de
recreo...
 Que se construyan áreas públicas de tal modo que los visitantes se sientan observados en todo momento.
GARCÍA DE PABLOS llega a la conclusión que las edificaciones gigantescas incomunicadas con el
tráfico rodado, sin portero o vigilancia, de fácil accesibilidad para cualquiera, concentrarán mayores
tasas de criminalidad.
Newman lleva a cuatro conclusiones:
 Los edificios de 7 pisos o más altos son los más idóneos para la comisión de delitos, a mayor número
de pisos mayor índice de criminalidad.
 Numerosos delitos se cometen en ascensores, lo que disminuiría si se potenciasen las posibilidades de
observación.
 Los puntos más problemáticos son por los que transitan los ocupantes de las viviendas, siempre que
no existan medios de observación.
 Como lugares que incitan al crimen destaca los pasadizos, calles vacías, salidas de la ciudad, edificios
sin portero...
TEMA 8. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS II
1. CONCEPCIONES ESTRUCTURAL-FUNCIONALISTA. LA TEORÍA DE LA ANOMIA
Se enmarca dentro de la Sociología criminal, anomia significa ausencia de normas. DURKHEIM utiliza
este concepto en 1983 al elaborar su teoría sobre la división social del trabajo, no como un principio
económico, sino como uno de los fundamentos más importantes de la vida social en general. Observa
que se produce una diferencia de la cooperación, es decir, en la Revolución Industrial esta creciente
división del trabajo provoca formas de insolidaridad entre los individuos. Se observa un debilitamiento
de la conciencia colectiva acentuando las diferencias individuales. Anomia será para él un estado de
desintegración (dentro de la esfera social) originado por el hecho de que la creciente división del trabajo
está obstaculizando el contacto, la relación social es insatisfactoria.
Esta problemática la extrapola al suicidio y dice que tanto en épocas de prosperidad como en las de
depresión económica aumentan las tasas de suicidio. Concluye diciendo que cuando las necesidades de
las personas no se pueden satisfacer con los medios disponibles es frecuente el suicidio. Habla también
de que el bienestar puede convertirse en causa de suicidio, y considera que en épocas de prosperidad las
necesidades de las personas se vuelven ilimitadas y no pueden ser satisfechas, mientras que en una
situación estable, las aspiraciones y necesidades están reguladas y delimitadas por las normas. La
situación inestable va a producir un derrumbe de las normas apareciendo, por consiguiente, la anomia.
Considera que este concepto se produce en un estado social caracterizado por un debilitamiento general
de la conciencia colectiva, desinterés, insolidaridad, etc...
La anomia será el fracaso o la falta de un sistema de convicciones morales arraigadas colectivamente.
El comportamiento desviado: la criminalidad es normal y es un fenómeno social que debe ser explicado
socialmente y considera que cada sociedad mantiene una cohesión interna, una solidaridad social, y la
mantiene porque existe una consciencia colectiva que va a ejercer presión sobre los individuos.
Considera que la colectividad se va a imponer sobre el individuo infractor. existe una primera conciencia
colectiva que será la que dicte lo que es bueno y correcto y cuando el individuo no se adapta, hará un
frente común a ese individuo, pero con un sentimiento de superioridad. A través de ese sentimiento de
superioridad se va a producir la solidaridad social y se produce porque el fin de la pena no será un fin
retribucionista, ni prevencionista, sino que será para que el ciudadano honesto no se desmoralice “La
pena hace ver al ciudadano honesto la utilidad de su sacrificio, la pena mantiene su confianza en el
sistema e identifica como inferior al grupo criminal y refuerza el sentimiento de superioridad del grupo”.
El delincuente para Durkheim, es consecuencia de las estructuras de la sociedad y será un hecho, un
fenómeno normal y absolutamente necesario dentro del engranaje social, será la otra cara de la moneda,
lo que es normal es que exista un incremento de las tasas de criminalidad “Una determinada cantidad de
crímenes forma parte de toda sociedad sana”. Una sociedad sin crimen será una sociedad primitiva,
monolítica e inmóvil, el crimen cumple una función integradora e innovadora dentro del funcionamiento
social.
La pena debe intentar no desmoralizar a la sociedad, el criminal es un sujeto no antisocial, un factor de
funcionamiento regular de la vida social.
MERTON define la anomia como la quiebra en las relaciones entre las metas sociales y los caminos
para alcanzar estas metas. Desarrolla una teoría general sobre el comportamiento desviado, también la
conducta desviada es una reacción normal a todas las contradicciones de las estructuras sociales. Toma
como ejemplo la sociedad norteamericana. La persecución de la riqueza y la acumulación de ella es una
meta obligada y prioritaria para todos los ciudadanos y ese objeto, es ensalzado por la estructura cultural.
Frente a esa necesidad cultural, existe una estructura social que limita a ciertos sectores de la población
el acceso a esas necesidades culturales. Dice que estas contradicciones entre estructura, culturas y
sociedad producen una tendencia a la anomia y afecta con intensidad a las clases bajas. La persecución
del éxito y del prestigio y del status social son aspiraciones a las que debe llegar todo americano sin
importar los medios.
Esta estructura cultural viene representada por la familia, la escuela y por el trabajo, que van a inculcar
al individuo, desde pequeño, en ese afán de riqueza y poder. Pero no le facilitan los medios suficientes
para que todo individuo pueda llegar a esos fines. Se plantea qué consecuencia habrá para aquellos
individuos que están en diversos niveles de la estructura social en una sociedad que se da supremacía al
éxito pero no da los mecanismos necesarios:
 La conformidad: al aceptar tanto las metas culturales como los medios instintivos para llevar a esos
fines. Donde no ocurra esa conformidad la estabilidad se verá amenazada.
 La innovación: la reacción desviada, el uso de medios ilícitos para obtener los fines culturales, se
produce una actuación de las metas culturales, pero cuando no se arbitran los medios, la gente tiende a
olvidar las restricciones.
 El ritualismo: es una reducción y / o un abandono de las metas culturales, a favor de la conversión a
los medios institucionalizados. El individuo incapaz de alcanzar los fines culturales renuncia a ellos,
pero no renuncia a las reglas que rigen el trabajo y el esfuerzo (monotonía).
 El retraimiento: es una renuncia tanto de los fines culturales como de los medios institucionalizados.
Es la respuesta menos difundida.
 La rebelión, ante la frustración que surge cuando existen posibilidades imitadas para alcanzar esos
fines, pueden conducir a un rechazo de los fines y medios introduciendo valores distintos, nuevas formas
de organización e instituciones, una nueva estructura social.
2. TEORÍAS SUBCULTURALES
Esta denominación de subcultura no es exclusiva de la Criminología (utilizada también por los
sociólogos). Tal expresión se generalizó a partir de la II Guerra Mundial y tomó fuerza a partir de la obra
de COHEN: “Chicos delincuentes”.
Las teorías nacen en EE.UU. y surgen como respuesta a la problemática que existe en este país con
respecto a las teorías marginales (étnicas y raciales, culturales, etc.).
Consiguen con Cohen, convertirse en teorías explicativas de conducta desviada y llegan a ser teorías
importantes dentro de la Sociología criminal americana.
El concepto presupone la existencia de una sociedad rural. Supone a la vez un examen desde dentro del
mundo de las minorías, desde la propia óptica de los desviados y sobre todo en el caso de la delincuencia
supone una decisión simbólica de rebeldía, en el caso de la delincuencia juvenil, hacia los valores de las
clases medios. Actuación negativista, no racional, propia de la criminalidad de los adultos.
Discrepan de los postulados de la escuela de Chicago, al considerar que no son determinadas áreas de la
ciudad las que van a generar la criminalidad de las capas más bajas de la sociedad, sino que el
delincuente es consecuencia de los códigos de valores propios de la subcultura y que al mismo tiempo,
esos son ambivalentes respecto de la sociedad oficial. Se señala que tanto la conducta normal, conforme
a derecho, como la irregular se definían en relación a los respectivos sistemas de normas y valores
oficiales y suboficiales, quiere decir que estos sistemas de valores van a contar con una estructura muy
semejante, con valores que interiorizan refuerzan y transmiten a través de los mecanismos de aprendizaje
socializante.
La adaptación de Cohen es la más importante. Centró su estudio en la delincuencia juvenil de status más
bajos y concluyó que las áreas delincuenciales no eran ámbitos desorganizados, sino con normas y
valores distintos de los oficiales. La subcultura va a operar como una evasión a la cultura general, o
como una reacción negativa; será como una cultura de recambio que ciertas minorías marginales van a
crear dentro de la cultura con el propósito de dar salida a la ansiedad y a la frustración. Opera como
válvula de escape frente al conflicto de no poder participar de las expectativas que ofrece la sociedad,
una gran cantidad de autores creen que la única dificultad importante existente entre delincuente y no
delincuente reside en el grado de exposición a una subcultura.
CARACTERÍSTICAS DE LAS SUBCULTURAS
No utilitarias (robar por robar).
Maliciosas.
Negativistas de otras culturas.
La delincuencia juvenil y la subcultura van a aparecer sobre todo concentradas en los sectores masculino
y de baja condición social.
La razón que Cohen da es que es precisamente la clase trabajadora la que se va a encontrar con el grado
más alto de frustración. Los miembros pertenecientes a estas subculturas, vivan donde vivan, y sean de
la condición que sean, están unidos por los valores de las clases medias y estos son el éxito a perseguir
metas cada vez mayores (con ello obtendrán respetabilidad, relaciones sociales,...). Ante las expectantes
metas que ofrece la clase obrera se verán desaventajados.
Los modelos de socialización en la familia de clase trabajadora: la discriminación que llevan a cabo los
maestros,... va a producir un problema de ajuste entre el niño que ha sido primariamente socializado a
través de los valores correspondientes a su subcultura. La solución es la subcultura criminal o sin
voluntad de obtener metas de la clase media se va a volcar en comportamiento agresivo, bandolerismo y
a través de sus actos logrará el éxito dentro de la subcultura, escapando de la intolerable frustración y
ansiedad.
El problema de la cultura es que al tener interiorizados los valores d la clase media, su actitud siempre
será de rechazo hacia esos valores debido a la frustración, esto se verá en actos de vandalismo... creando
posteriormente unos valores propios.
TEMA 9. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS (III)
1. TEORÍAS DEL PROCESO SOCIAL
Se difunden en los años 60 y 70. Destacan sobre todo porque critican abiertamente las teorías
estructuralistas al desmitificar el hecho de que la criminalidad deba concentrarse en los miembros de las
capas más bajas, ellos opinan que también hay criminales en las capas superiores y consideran que toda
persona tiene el potencial necesario para convertirse en delincuente.
Profundizarán en los delitos económicos, entrando estos delitos en las legislaciones penales tipificando
un mayor número de delitos de contenido socioeconómico.
Hay tres orientaciones:
 Teorías del aprendizaje social.
 Teorías del control social.
 Teorías del etiquetamiento o de reacción social.
TEORÍA EL APRENDIZAJE SOCIAL
Se subdivide en cuatro formulaciones que tienen en común la idea de que la conducta criminal se
aprende y por consiguiente no debe buscarse justificación en razones de tipo biológico, ni en rasgos
inconscientes ni en el desarrollo cognitivo de patrones o modelos de comportamiento durante la infancia
del sujeto.
Para estos autores el crimen es una respuesta a situaciones reales que el sujeto aprende. El crimen no es
anormal ni es signo de una personalidad inmadura.
SUTHERLAND nos ofrece la primera teoría, asociación diferencial. Interpretó orientaciones
multifactoriales y complementó con elementos psicológicos. Destacó por su análisis de la criminalidad
de cuello blanco y por los niveles de inteligencia.
El origen de esta teoría debemos buscarlo en los trabajos realizados por TARDE (concepto de
imitación), los trabajos sobre la memoria humana y los de PAULOV y EBBINGHAUS.
No se interesan por el aprendizaje del saber sino del comportamiento humano con un corte psicológico.
El autor dice que “las personas se hacen, en principio crimianles porque están relativamente aisladas de
la cultura de grupos respetuosos de la Ley o bien, por causa de resistencia, ocupación,... o sino, por
encontrarse en contacto con una subcultura criminal, porque han carecido de las experiencias,
sentimientos, opciones y concepciones en base a las cuales ha de construirse un orden de la vida que la
opinión pública considera deseable”. Los contactos se llevan a cabo en grupos sociales y precisamente
en forma de procesos de aprendizaje, es decir, se van a trasmitir los modelos de conducta y la
orientación en los valores y las formas de reacción. Para Sutherland, el crimen no se hereda, ni se imita,
ni inventa, sólo se aprende.
Resumió su teoría en seis proposiciones:
 La conducta criminal es aprendida.
 Se aprende en un proceso de comunicación en la interacción con otras personas.
 El aprendizaje se realiza en el marco de las relaciones más personales e íntimas.
 El aprendizaje de la conducta criminal comprende tanto las tácticas como las técnicas.
 Una persona será delincuente cuando aprende más modelos que favorezcan la infracción.
 El proceso de aprendizaje de la conducta criminal y no criminal es el mismo.
Sutherland analizó el gansterismo de EE.UU. de los años 20-30 porque esta organización se presenta
rígida y existía en ella un sistema de valores propios. Según él, estas organizaciones favorecían junto a
los industriales la expansión económica. Se aliaban para luchar contra el enemigo común, trabajadores
en huelga, los negros los emigrantes, los sindicatos... Esa relación alianza permite a este autor descubrir
el porqué se producen ciertos códigos de valores.
Una variante de esta teoría del aprendizaje sería la teoría de la identificación diferencial cuyo máximo
exponente es GLASER. La criminalidad ya no tiene que producirse por la interacción directa, sino que
se puede indicar la elección de otra persona desde cuya perspectiva observamos nuestra propia conducta
(el individuo en el transcurso de distintos proceso sociales elige determinados grupos o personas con los
cuales se identifica). “Una persona sigue el camino del crimen en la medida en que se identifica con
personas reales o ficticias, desde cuya perspectiva su conducta criminal parece como aceptable”.
La crítica que se hace a esta teoría es que se concibe la conducta criminal como conducta aprobada de
antemano, dirigida intelectualmente por anticipado y no como un suceso que ha surgido más o menos
por casualidad. Esto puede se así en algunos crímenes pero no todos y nunca en la mayoría.
TEORÍA SOBRE EL CONTROL SOCIAL
Se plantea que todo individuo podría actuar criminalmente pero se ve neutralizado por los vínculos
sociales que le van a solicitar que tenga una actitud conforme a derecho, y servirán de dique a
cualquiera. Cuando fracasan sus mecanismo de control, se produce una quiebra y ello conduce al crimen.
Se plantea si todo individuo cuenta con el potencial necesario para violar las leyes y la sociedad ofrece
varias opciones.
¿Por qué se obedecen las leyes? Según la escuela clásica la respuesta es por el miedo y por los vínculos
existentes entre personas interrelacionadas íntimamente.
Aparece la teoría del arraigo social (representada por HIRSCHI), que pertenece a las llamadas de
vinculación y consideran que ésta es lo que hace que el sujeto se ajuste a derecho. La consulta viene
determinada por el vínculo emocional que une al individuo con personas significativas. En este vínculo
descansa el compromiso frente a los demás. Cuando se rompe el vínculo aparece la criminalidad.
Piensan que el delincuente puede ocasionar más consecuencias dañinas en las relaciones con otras
personas y también con instituciones y es el miedo el que frena al individuo. El crimen sería el resultado
de un debilitamiento de las relaciones.
Hay cuatro factores que determinan el arraigo en la sociedad:
 Apego y la consideración hacia personas. La falta de estos hacia determinadas personas (característica
de la personalidad psicótica) va a conducir hacia una falta de respeto hacia los demás).
 Identificación y compromiso con los valores convencionales.
 La participación en actividades sociales. El ocio y la desocupación pueden potenciar una actitud
delictiva. La vida social supone un alejamiento del delito.
 Las creencias suponen un importante freno al delito, ya que supone un respeto hacia los derechos de
los demás
TEORÍA DE LA CONTENCIÓN SOCIAL
Su máximo exponente es RECKLESS. Se pregunta como un individuo pobre residente de una zona con
elevado índice de criminalidad puede resistirse al delito. La respuesta la buscan en mecanismos de
contención interna y externa:
- Internos: la solidez de la personalidad del individuo. Destacan el concepto de sí mismo; viene a ser el
componente diferencial que explica el porqué unos individuos caen en la tentación y otros no. El
concepto ofrece firmeza frente a los golpes de la vida en la elaboración interna de las experiencias.
- Externos: no se puede olvidar la vida familiar o la organización social y son importantes en cuanto
pueden repercutir en el individuo positivamente en cuanto le prevean de firmeza.
Además hay mecanismos de presión divididos en: impulsos internos (descontento individual, hostilidad,
rebelión...); presiones externas (condiciones de la vida adversas...); influencias externas (conducta
desviada de compañeros, influencia de los medios de comunicación).
Para él, la conducta criminal va a responder a estos dos mecanismos. Mecanismos de contención y
mecanismos de presión criminógena.
TEMA 10. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS (IV)
1. TEORÍAS DEL PROCESO SOCIAL (LABELLING APPROACH)
Consideran que no se puede comprender el delito presidiendo de la propia relación social, del proceso
social de selección de ciertas personas y las conductas etiquetadas como criminales. Por tanto, el delito y
la reacción social aprecen como término interdependientes, inseparables, recíprocas.
La marca de la persona de conducta desviada no es nueva, y desde los inicios siempre se ha tratado de
buscar en el criminal una marca que lo distinga.
El Derecho Penal clásico lo enlazaba con el hecho punible, y la antropología criminal lo centraba en la
personalidad del autor. Las malformaciones cromosómicas serían como medio de conocimiento del
delincuente.
La estigmación sólo significa diferenciación, destacar de forma más o menos clara a determinadas
personas y adscribir la explicación de su conducta.
El problema del control de la conducta se simplificaría si se pudiera conocer de forma clara el círculo de
personas peligrosas socialmente por características fácilmente identificables. La búsqueda de esas
marcas ha producido grandes abusos (judíos, cristianos,...).
Cuando tiene lugar una estigmación aparecen consecuencias destructivas paa los afectados y para sus
familias.
Para los autores más representativos, las conductas irregulares están repartidas con una gran igualdad
entre todas las clases sociales de la población, pero posteriormente los mecanismos sociales conducen a
una desigual distribución del riesgo de ser detenido, condenado posteriormente, y esos mecanismos
sociales son los que etiquetan al individuo.
Una pequeña aparte de los autores opina que en la clase inferior no existe una criminalidad propia, pero
ocurre que esta criminalidad es creada por los llamados “procesos de atribución”.
IANNENBAUM (autor de “Crimen y comunidad”), es el primer autor en formular la frase: “los jóvenes
delincuentes e hacen porque se les define como malos”. Considera que las reacciones y las definiciones
del medio, con respecto a un determinado comportamiento, son decisivas para la aparición del
comportamiento desviado.
Para BECKER, las normas son reglas de comportamiento elaboradas por los grupos sociales, si una
persona viola estas normas será considerada como desviada desde el punto de vista del grupo. No
interesan las causas de desviación, son el proceso de criminalización. Una persona s convierte en
desviada cuando otras personas más significativas la etiquetan como tal.
Se les critica que no se ocupasen de los orígenes de la criminalidad y sólo centran su estudio partiendo
de que es el grupo social dominante el que etiqueta al individuo.
El control social es el que crea la criminalidad. El interés de la investigación se desplaza desde el
desviado y su medio hacia aquellos grupos que lo definen como desviado. Van a analizar los
mecanismos de funcionamiento del control social y las carencias no las buscan en los individuos
controlados sino en aquellos que ejercen el control.
El individuo pasa a convertirse en víctima de los procesos de atribución y definición. Un conducta no es
delictiva por sí misma, ni su autor será un criminal por merecimientos objetivos, son que depende de
ciertos procesos de definición y atribución y selección al mismo tiempo.
GARCÍA DE PABLOS señala que los agentes del control social formal, no detectan o declaran el
carácter delictivo de un comportamiento, sino que lo generan o producen al etiquetarlo así.
El control social es altamente discriminatorio y selectivo, esa etiqueta de criminal es repartida por los
mecanismos de control con el mismo criterio de distribución que otros bienes (fama, riqueza...) y ese
criterio es el status y el rol de las personas.
Las posibilidades de que un individuo pueda ser etiquetado como delincuente, no dependen tanto del
delito cometido, son que más bien dependen de la posición que ocupa el individuo en la pirámide social.
Si en una sociedad alguien posee poder para establecer normas (que determinen la moralidad media),
también tiene poder para escapar a esas normas.
Los procesos de aplicación de la Ley penal constituyen los mecanismos de distribución de la propiedad
negativa criminal.
CRÍTICAS
 No otorga ninguna atención a las motivaciones iniciales que impulsan al sujeto a un acto delictivo.
Tampoco se preocupa de las motivaciones que le llevan a cometer el primer delito, ignora totalmente los
orígenes de la actitud delictiva.
 Estos teóricos han rescatado la figura del delincuente de ese determinismo biológico, psicológico y
social en que se hallaba y lo que han hecho es incluirlo en un determinismo de la reacción social.
Estas teorías del etiquetamiento se han preocupado más por los hecho s cometidos por los débiles que los
realizados por los poderosos, se han centrado en petimetres, bribones y pervertidos, y lo que no han
hecho es centrar sus estudios en la violencia institucional encubierta.
 Esta teoría no cubre suficientemente ciertos aspectos políticos del problema de la desviación.
I. Zona centro
II. Zona de transición
III. Zona de los hogares de los trabajadores
IV. Zona residencial
V. Zona suburbana

publicidad

TEMA 1. INTRODUCCIÓN A LA CRIMINOLOGÍA


1. NOCIÓN Y CONCEPTO DE LA CRIMINOLOGÍA
La criminología es una ciencia empírica e interdisciplinaria que se ocupa del crimen, del delincuente, de
la víctima y del control social del comportamiento desviado.
Alemania, KAISER: El conjunto ordenado de saberes empíricos sobre el delito, el delincuente, el
comportamiento socialmente desviado y sobre los controles de esta conducta. Los alemanes no
contemplan la figura de la víctima.
La criminología aporta un conjunto de conocimientos verificables, comprobables por el método y
técnicas se trata de una ciencia empírica (se basa en la observación) e interdisciplinaria. El objetivo es el
delito, el delincuente, la víctima y el control social.
 Acepción restrictiva, se limita a la investigación empírica del delito, personalidad del autor y la
ejecución de la pena. Esto produce la catalogación de los delincuentes. Esta acepción restrictiva se centra
en el estudio del delincuente sin entrar en el control social.
 Acepción extensiva, sí que tiene en cuenta las transformaciones del concepto de delito, la
criminalización y el control del comportamiento desviado.
Se utiliza en 1879 el vocablo de criminología, el antropólogo francés TOPPINARD. Pese a ser el
primero en utilizarlo, es sobre todo con GAROFALO, a partir de 1885 hay otros vocablos, en 1792 se
habla de psicología criminal, en 1882 se habló de sociología criminal y en 1883 de biología criminal.
La criminología nace de la antropología, pero también nace de la psicología, de la biología y de la
sociología. A partir de aquí se crea un núcleo de términos sólidos, será la ciencia que aglutinará el
conocimiento de todas estas ciencias. Es una ciencia que tiene un objeto claro (el crimen, del
delincuente, de la víctima y del control social). Basándose en el método inductivo fue el que adoctrinó la
criminología.
No hay ninguna supremacía de una ciencia sobre las otras en criminología. Siempre se ha englobado
dentro del derecho.
2. EL OBJETO DE LA CRIMINOLOGÍA: DELITO, DELINCUENTE Y CONTROL SOCIAL.
EL DELITO
El delito es consecuencia de factores sociales.
Desde la antigüedad a determinadas conductas se les atribuye el término delito, con ello asistimos a una
evolución en el concepto de delito. Lo que sí es obvio es que la tipificación de una conducta como delito,
ha servido a la sociedad para controlar dichos delitos. Así se puede delimitar, describir y reprimir formas
de conducta criminal. Los destinatarios de estos tipos de conductas han sido las capas más bajas de la
sociedad. El concepto tradicional de delito ha sido un concepto para la disciplina de esas clases.
El concepto de delito en criminología es muy discutido, ya que lo que hoy es delito, mañana puede no
serlo. El Derecho Penal se ocupa del delito desde el punto de vista de las normas.
¿Existe un concepto criminológico de delito? ¿El concepto de delito, en Criminología está supeditado al
concepto de delito en Derecho Penal?.
En Criminología cuando se configura el concepto de delito, este concepto viene de manos de la ciencia
del Derecho Penal, es quien establece el concepto de delito. La Criminología no puede hablar de delito si
no está recogido en el Código Penal. Si tratamos de sustituir el concepto jurídico, tendríamos que acudir
a otros conceptos. Una conducta se convierte en delictiva cuando está tipificada en el Código Penal
como delito.
Ni una conducta desviada es delito, ni todo delito es considerado como comportamiento desviado (ej.
Sociología).
Hipercriminalidad Y Descriminalización
Se hace necesario regular/criminalizar (nuevas conductas se convierten en delito), como por ejemplo el
derecho que regula el tráfico rodado. En el nuevo Código Penal aparecen nuevos delitos como los de
manipulación genética, lesiones al feto o delitos contra la ordenación del territorio. Se incide en la
complejidad del sistema, sobretodo en los crímenes económicos (de cuello blanco).
Frente al proceso de hipercriminalización asistimos a una descriminalización, es una consecuencia lógica
de la hipercriminalización, ya que se entiende que si aumentan el número de conductas tipificadas como
delito, se aumentan los gestores de control del delito (jueces, policía...) estos se verán desbordados. De la
misma manera que la sociedad exige que ciertos delitos se tipifiquen, la sociedad exige que ciertos
crímenes dejen de serlo.
La criminalización de nuevas conductas
El Código Penal no sólo ha de centrarse en las conductas de las clases sociales más desfavorecidas. En
ciertas capas sociales la criminalidad no se nota tanto (delincuencia de cuello blanco). El llamado delito
económico, la administración tiene grandes dificultades para encontrarlo, hay que tener en cuenta la
indulgencia legislativa, pero la sociedad también permite este tipo de delitos, se adopta una actitud
pasiva por la fascinación de los delitos de cuello blanco, son delitos complejos, esa fascinación viene
dada porque estamos en una sociedad de materialismo, de consumo, todos tienen un afán de lucro y
quieren tener una posición privilegiada. El gran problema en este tipo de delitos, es que pese al daño que
producen, tiene un trato de favor en muchos países.
La Criminología aborda el tema criminal desde un punto de vista distinto a la del Derecho Penal. La
función del jurista es analizar esa conducta y decidir si es asesinato, homicidio,... La labor del
criminólogo es el análisis de la realidad circundante que rodea al delito, le interesa el hecho global, la
personalidad del autor, dejando en un segundo plano la tipificación jurista. El penalista califica y el
criminólogo analiza.
Ejemplo: Hurto en grandes almacenes.
Penalista: Hurto.
Criminalista: Constituye una actuación que tiene una explicación de índole sexual (Freud).
Se puede afirmar que existe un ámbito específicamente criminológico en la realidad criminal. También
existe un campo previo al crimen, un delincuente recibe el estigma penal cuando vulnera una Ley, la
Criminología se adelanta a la comisión del delito. No sólo actúa a priori son que también lo hace a
posteriori e incluso después del cumplimiento de la pena. El Derecho Penal tiene un enfoque normativo,
la criminología estudia la personalidad del autor y los círculos sociales próximos al crimen. Para la
Criminología, el crimen es un hecho colectivo, la Criminología tiene un ámbito internacional, en el
sentido de que estudia el fenómeno criminal más allá de las fronteras, no queda encorsetada por la
legislación de cada país.
EL DELINCUENTE
La personalidad del delincuente siempre ha sido objeto de investigación. Son los factores de la
personalidad los factores fundamentales en la génesis del delito, hace que la psicología tenga una
función importante.
La Criminología reconoce al delincuente y dice cómo se le combate. Todos los estudios se han centrado
en la figura del delincuente, se ha tratado siempre de buscar la justificación de la delincuencia en
caracteres patológicos, se ha buscado algo que distinguiese al criminal del que no lo es.
En 1961 se descubre una malformación cromosómica (cromosoma XYY) se cree haber encontrado la
causa de la criminalidad, sin dejar de tener en cuenta las estructuras psicopatológicas de la criminalidad.
Del delincuente se ha hablado mucho, se ha tratado de retratar al delincuente físicamente, también sus
características psíquicas, así se afirmará que tiene un grado de neuroticismo, predisposición al riesgo,
agresividad espontánea, impulsivos, etc...
Después de la II Guerra Mundial, se potencia la idea de que la criminalidad no sólo responde a la idea de
delincuente, éste deja de ser el epicentro del estudio. Empiezan a observarse las características sociales
como elementos determinantes del fenómeno criminal, se sigue observando al delincuente pero dentro
del ámbito social como causa predominante. Se va a observar el comportamiento socialmente negativo
de los marginados, se diferencia la delincuencia de la clase alta y clase baja, diferencias entre criminales
jóvenes y criminales adultos y se incide en la criminalidad femenina).
Si todos los estudios se habían concentrado en el delincuente, hoy en día se estudia al delincuente dentro
de un sistema.
EL CONTROL SOCIAL
Es el conjunto de instituciones, estrategias y sanciones sociales, que pretenden promover y garantizar el
sometimiento del individuo a los modelos y normas comunitarias. El control social es importante ya que
en toda sociedad hay una lucha entre el individuo y la sociedad. La sociedad necesita ejercer su dominio
sobre el individuo, así despliega una gama de mecanismos que aseguren la conformidad del individuo a
las normas sociales.
Hay dos tipos de control social uno de ellos informal que viene constituido por la familia, escuela,
trabajo, amigos, etc... y a su vez un control social formal constituido por policía, la justicia, por la
administración penitenciaria...
El control social informal pretende, a través de sus agentes, condicionar la conducta del individuo a las
normas sociales, pretende que el individuo interiorice unas pautas de comportamiento que son
aprendidas y transmitidas de generación en generación, es cuando un individuo no aprende estas normas
cuando entra el control social formal a través de la coacción.
El control social informal:
LA FAMILIA: desde un punto de vista cultural, la familia constituye un grupo mínimo fuertemente
organizado, está constituido por los cónyuges y los descendientes. Se dan aquí dos tipos de relación, una
relación entre cónyuges y una relación paternofilial, en la cual la figura del padre simboliza la autoridad
y la dominación. Esta dominación y superioridad, se traslada al domino de las actividades económicas,
junto con la relación conyugal, está la relación de los padres con los hijos, la madre es el elemento
fundamental de las relaciones afectivas, el padre define el status familiar dentro de la sociedad, la madre
como centro educativo y disciplinario. Para que este núcleo funcione uno de los dos miembros tiene que
dedicarse a la organización. El hombre desempeña una gran función, de esta manera atrae a la mujer y se
reafirma su valor personal y su confianza en sí mismo. La madre es el modelo de disciplina, quiere que
sus hijos se conviertan en ciudadanos tolerantes que se adapten al mundo adulto. La madre tiene un gran
problema, la niña, aprende directamente sus ocupaciones futuras, pero el niño no encuentra en el padre el
modelo, el niño se da cuenta de la valoración interior de la mujer, descubre que se le está criando como
mujer, eso explica que ante el hecho de que el niño observe los patrones de conducta de la mujer
reaccione de manera violenta contra la disciplina de la madre. El padre ha perdido la capacidad de figura
a imitar, aparecen otras instancias paralelas a la del padre (colegio, barrio, t.v., amigos...). El padre llega
a ser una figura abstracta de autoridad que para mantener su status se ha de convertir en un “superpadre”,
eso conlleva que el hijo acepte fácilmente toda forma de autoridad mientras sea presentada con fuerza.
La madre pasa de ser un ente amoroso, a planificar la educación de los hijos, racionaliza sus actitudes y
el cariño que ha de dar a los hijos.
No es de extrañar que en el siglo XX el papel principal de la familia se centre en la función ideológica,
en la transmisión de modelos de autoridad. La familia en el siglo XX ha formado para la sociedad una
serie de individuos que desde la infancia están sometidos a la autoridad familiar, que en la época adulta
valorarán la autoridad, la rigidez. Su visión de la sociedad se regirá con la convencionalidad, se valorará
todo lo masculino, el poder y el poder de la propiedad.
Se produce la intolerancia hacia todos aquellos que no son igualmente fuertes y poderosos, se rechaza
todo lo que es diferente, la mujer, las emociones, la pobreza, s rechaza la falta de conocimientos. De esta
manera la fuerza del padre se realza.
LA ESCUELA: sería la segunda instancia de control social informal, reproduce la misma función
autoritaria, el maestro exige una serie de actitudes que han de ser aceptadas in que el alumno pueda
emitir ningún juicio de desaprobación, si lo hace será rebelde y esto es peligroso para los demás.
PLANO LABORAL: sigue estando marcado por la autoridad, trascendencia que supone para el
trabajador su empleo (salario, posibles ascensos...). Se juntan dos puntos, que el trabajador se sienta útil
y la posibilidad de recibir un salario. En el mundo laboral se dan criterios de autoridad, los intereses de
las instancias productoras y los intereses del estado van paralelos. Cualquier exigencia laboral, pasa a ser
un ataque al orden social, será en realidad una acción criminal.
Las mayores garantías de éxito, no pasan por un endurecimiento del control social formal, pasan
sobretodo mediante una adecuada conjunción de las dos instancias del control social, no ha de haber una
supremacía de una sobre la otra.
3. LA VÍCTIMA
La victimología se ha definido en el simposio, en Jerusalén 1973. En este simposio se definió a la
victimología como el estudio científico de la víctima.
Gulotta, 1976, entiende que la victimología es la disciplina que tiene por objeto el estudio de la víctima
de un delito, de su personalidad, sus características biológicas, psicológicas, morales, sociales y
culturales, sus relaciones con el delincuente y e papel que ha desempeñado en la génesis del delito.
La víctima siempre ha sido la gran olvidada, la Criminología siempre se ha centrado en estudiar al
delincuente, la etología del crimen, la profilaxis del mismo, pero en ningún aso a la víctima hasta 1973.
Incluso el Derecho Penal, todo el proceso penal gira alrededor del delincuente, pero la víctima aparece
desprotegida cuando ésta necesita resocialización y reinserción.
A partir de la II Guerra Mundial, se produce la autoafirmación de la victimología. Esa desconsideración
hacia la víctima tiene su razón de ser. La víctima había sido neutralizada ya que en momentos históricos
la justicia punitiva se realizaba por la víctima, esta situación se ve superada a partir del S. XVIII, cuando
aparece el “Ius Puniendi” (derecho de castigar) por parte del estado. Esto supuso el enjuiciamiento de los
delitos desde el punto de vista de la colectividad, es cuando la víctima cae en el olvido.
El delincuente despierta sentimientos de curiosidad, “ninguna víctima ha pasado a la historia”.
Los orígenes de este movimiento se deben a dos autores, Von Henting (alemán) y Mendelsohn
(Israelita). El mérito de Von Henting, es haber explicado de una manera clara la relación existente entre
la víctima y el agresor, habla de “pareja criminal”. Es a partir de este concepto que se baraja la idea de
que el hecho criminal no es más que una interacción entre el agresor y la víctima, hizo clasificaciones de
las víctimas, también hizo un estudio psicológico de éstas.
Mendelsohn hizo también una clasificación y acuñó el término Criminología, divide a las víctimas en 5
grupos.
 Víctimas totalmente inocentes, son aquellas víctimas que no han hecho nada para desencadenar la
acción criminal, son totalmente ajenas a la actividad del delincuente.
 Víctima provocadora, incita con su conducta al hecho criminal.
 Víctima por ignorancia, es aquella que da facilidades para su propia victimización sin saberlo.
 Víctima voluntaria, pone de manifiesto una colaboración con el delincuente (eutanasia).
 Víctima agresora, hay dos tipos. Simuladora, es aquella que acusa falsamente. Víctima imaginaria,
inventa su propia condición de víctima cuando no se ha producido ninguna infracción.
El interés por la victimología viene dado por tres factores.
*1 Se perfeccionan y proliferan las encuestas de victimización (encuestas que se realizan entre la
población general). En el año 70 hay una proliferación de estas encuestas, permiten obtener datos reales
sobre la población victimizada. Así disminuye la cifra negra de los delitos.
*2 Feministas llaman la atención sobre la violencia que se dirigía hacia la mujer.
*3 Se debe a las aportaciones de la psicología social, que elaborará un conjunto de teorías que serán
utilizadas para explicar determinados comportamientos y resultados victimológicos. Toda esta fase de
consolidación terminará con el primer Simposio internacional sobre victimología en 1973. En 1976 se
edita “Victimología”, ciencia especializada. En 1980 es cuando se crea la sociedad internacional de
victimología.
La victimología se preocupará por las indemnizaciones a las víctimas, elaborar y ejecutar programas de
ayuda a las víctimas, realizará estudios para dar una mayor comprensión del fenómeno criminal,
centrándose en la predisposición victimaria de determinadas personas, con el fin de elaborar programas
de prevención. Con la clasificación de Mendelsohn se han ido haciendo otras más elaboradas. Gerardo
Landrove, ofrecerá una clasificación distinguiendo siete tipos de víctimas:
 Víctimas no participantes. La relación entre el criminal y la víctima es irrelevante (de escasa entidad,
poca importancia), todos los miembros de una comunidad son víctimas potenciales. Distingue así dos
grupos:
1.1 Víctimas accidentales, son aquellas colocadas por el azar en el camino de los delincuentes.
1.2 Víctimas indiscriminadas, no existe ningún vínculo con el agresor.
 Víctimas participantes, si desempeñan un cierto papel en la génesis del delito. Son aquellas víctimas
que omiten las precauciones más elementales, facilitando con ello la producción de un hecho delictivo.
 Víctimas familiares. La conducción de las víctimas, pertenecientes a un mismo grupo familiar, las
víctimas potenciales son: mujeres, niños y ancianos. Son víctimas sujetas a malos tratos y a abusos
sexuales.
 Víctimas colectivas. El estado, la sociedad, empresas... pueden convertirse en víctimas, su
característica es que la víctima es anónima: delitos financieros, fraudes al consumidor, delitos
informáticos.
 Víctimas especialmente vulnerables. Hay personas que tendrán una predisposición en convertirse en
víctimas, hay que tener en cuenta la edad, estado físico o psíquico, raza, sexo, también hay otros factores
sociales: posición económica, estilo de vida, ubicación de la vivienda, contacto frecuente o no con
grupos marginales, también hay factores profesionales: cuerpos de seguridad, vigilantes, taxistas,
banqueros, farmacias, prostitutas, están más sujetos a la victimización.
 Víctimas simbólicas. La victimización se produce con la finalidad de atacar a un determinado sistema
de valores (ideología, secta religiosa, familia...).
 Víctimas falsas. Hay sujetos que debido a determinadas características psicopatológicas denuncian un
delito que nunca ha existido.
7.1 Víctima simuladora. Es consciente que no se ha producido ningún delito, lo único que pretende es
que se produzca un error judicial.
7.2 Víctimas imaginarias. Cree erróneamente haber sido objeto de una agresión criminal.
3. DIFERENCIA ENTRE: VICTIMIZACIÓN PRIMARIA, SECUNDARIA Y TERCIARIA.
VICTIMIZACIÓN PRIMARIA
Es una experiencia individual, directa de la víctima en el delito, esta experiencia supondrá diversas
consecuencias en la víctima, de índole física, psíquica, económica, social, etc.
Tras la comisión del delito, los daños que pueda sufrir la víctima, no sólo pueden ser daños físicos, sino
que también un severo impacto psicológico. Tras una agresión la víctima se siente impotente con miedo
a que la agresión se repita (ansiedad, angustia o abatimiento), e incluso sentimientos de culpabilidad con
relación a los hechos.
La respuesta de la sociedad no siempre es solidaria, en el mejor de los casos compasión.
VICTIMIZACIÓN SECUNDARIA
No es la relación víctima agresor, sino la relación de la víctima con el sistema jurídico penal.
Eso supone una segunda experiencia, puede ser más cruel que la victimización primaria, porque el
contacto de la víctima con la administración de justicia, despierta sentimientos de índole variada (perder
el tiempo, malgastar el dinero, ser incomprendida, no se le escucha...). En muchas ocasiones las víctimas
tienen el sentimiento de convertirse en acusada (delitos de violación).
La victimización secundaria es más perniciosa que la primaria, es el propio sistema el que victimiza a
quien solicita ayuda, justicia, protección.
No es extraño que en la Ley 35/1995 el 11 de Diciembre, Ley sobre ayudas y asistencia a las víctimas de
delitos violentos y contra la libertad sexual, se alude a la exposición de motivos a la victimización
secundaria. A nivel legislativo se contempla a partir de 1985, el comité de ministros del consejo de
Europa, establece una serie de recomendaciones:
 Cuando la víctima se dirija a la policía, sea tratada de tal forma que no sufra ningún daño psíquico
adicional.
 Se informe a las víctimas sobre ayudas materiales que puede recibir por parte de la administración.
 Se recomienda que la víctima sea interrogada de una manera cuidadosa y considerada.
Todo esto ha dado pie a diversos programas. Programas de prevención, asistencia, reparación y
tratamiento a las víctimas.
1. Programas de asistencia inmediata: están dirigidos a paliar las consecuencias primarias del delito,
los destinatarios son colectivos específicos (ancianos, niños, mujeres violadas...). Suelen correr a cargo
de la administración.
2. Programas de reparación o restitución a cargo del propio infractor. Es el infractor quien mediante
el pago de una cantidad o la realización de una determinada actividad tratará de corresponder reparando
el daño que ha causado. Este programa se introdujo en Gran Bretaña y en EE.UU., en el Código Penal
español de 1995, se introduce este programa pero de forma difusa.
3. Programas de compensación a la víctima. Es cuando interviene la administración pública (Ley del
95). Está basada en la idea de solidaridad social hacia la víctima inocente. Hay una necesidad de que el
estado asuma unos costos, que tiene su origen en el fracaso del estado en la prevención del delito.
4. Programas de asistencia a la víctima testigo. Dirigidos a la víctima que ha de actuar como testigo
en el proceso penal, se informa y asesora a la víctima testigo y al mismo tiempo se la protege de la
coacción y del posible impacto negativo de los agentes del control social formal.
El 23 de Diciembre de 1994, a través de la Ley Orgánica 19/1994 (LO 19/1994) es la Ley sobre
protección de testigos y peritos en causas criminales.
La exposición de motivos de esta Ley pone en evidencia las reticencias, de determinados ciudadanos a la
hora de colaborar con la justicia ya que tienen temor a las represalias. Este temor es el que conlleva que
no se puedan aportar testimonios y pruebas que puedan ser decisivos. Este sistema confiere/otorga al
Juez o tribunal la apreciación del riesgo o del peligro, el Art.1 de esta Ley habla de peligro grave, la
autoridad judicial deberá de apreciar la gravedad del peligro, para la persona, para los bienes o para la
libertad de aquella persona que tenga que testificar, ascendientes, descendientes, hermanos o cónyuges,
pueden recibir estas medidas de protección. En el Art.2, el Juez instructor una vez estudiado el caso
impondrá unas medidas necesarias para preservar la identidad de los testigos y peritos, también
preservará su domicilio, lugar de trabajo y profesión.
- en las diligencias no constará el nombre, domicilio, lugar de trabajo... del testigo.
- que la persona no comparezca visualmente durante el juicio a efectos de cualquier domiciliación.
Art.3. Cuerpos y fuerzas de seguridad han de impedir que se hagan fotografías, que se tome la imagen
del testigo, en el supuesto caso que exista, deben retirar el material fotográfico. Protección policial, si
antes del proceso, durante o después sigue el peligro inicial se le protegerá e incluso se le pueden dar
nuevos documentos y ayudar económicamente para, en caso que fuera necesario, cambiar de lugar de
trabajo e incluso el lugar de residencia.
En 1995, el 11 de Diciembre, se aprueba una Ley Orgánica sobre ayudas y asistencia a las víctimas de
delitos violentos y contra la libertad sexual. Esta Ley en la exposición de motivos, reconoce de una
manera clara el abandono al que la víctima ha sido sometida. El legislador reconoce la victimización
secundaria. Se pone de manifiesto que las víctimas sufren a consecuencia del delito y que también la
víctima después del delito puede sufrir perjuicios económicos. Reconocen que en el caso de muerte de la
víctima la familia ha de sufrir dificultades económicas, son en este caso las capas sociales
desfavorecidas las que más sufren.
Este tipo de leyes se ha inspirado en el convenio 116 del consejo de Europa (1983). Así mismo esta Ley
se inspira en la recomendación del consejo de Ministros de Europa (1985). Recomiendan que los estados
miembros, determinados aspectos sobre la posición de la víctima en el marco del proceso penal.
B.O.E. 12-12-95.
Esta Ley regulará los delitos violentos y asistencia a las víctimas. Se deja fuera a los delitos imprudentes,
ya que si se contemplasen se haría económicamente inviable.
Los delitos susceptibles de ayuda son muerte, lesiones corporales o daños a la salud física o mental.
Se establece el concepto de beneficiario: directos, víctima que no ha fallecido; indirectos, son toda una
serie de personas que se “beneficiarán” de la muerte de la víctima.
Cuantía: fija unas cuantías máximas a las cuales se le aplican coeficientes correctores que tendrán en
cuenta la situación económica de la víctima, el número de personas que dependen/dependían de la
víctima, el grado de afectación sufrido.
Articulado de la Ley.
Art.1: se especifica qué serán delitos dolosos y violentos y delitos contra la libertad sexual. Los
beneficiarios serán españoles, nacionales de algunos estos europeos, aquellos que residan en España o
aquellas personas que en su territorio contemplan las mismas ayudas (por reciprocidad).
Art.2: La Ley distingue dos tipos de beneficiarios. 1º En primer lugar el cónyuge del fallecido. Segundo
la persona que hubiera convivido con el fallecido de forma permanente con análoga relación de
afectividad a la de cónyuge, con independencia de su orientación sexual, durante al menos dos años
anteriores al momento del fallecimiento, salvo que hubieran tenido descendencia en común.
2º Los hijos del fallecido siempre que dependieran económicamente de él. 3º Los hijos, que no siéndolo
del fallecido, siempre que dependiesen económicamente de él. 4º En su defecto los padres del fallecido
siempre y cuando dependan económicamente de él.
Distribución de la ayuda. 50% al cónyuge y 50% a los hijos, en el supuesto que cobrasen los padres
cobrarían el 50% cada uno.
Serán también beneficiarios a título de víctima indirecta los padres del menor que fallezca a
consecuencia directa del delito. Art. 6.2. La ayuda consistirá únicamente en el pago de los gastos
funerarios.
Hay circunstancias que deniegan o reducen la ayuda: * el comportamiento del beneficiario si hubiera
contribuido directa o indirectamente a la comisión del delito. * Las relaciones del beneficiario con el
autor del delito. * Incompatibilidad con cualquier indemnización de un seguro privado.
El importe de la ayuda máxima en caso de muerte son 120 mensualidades del salario mínimo
interprofesional vigente en el momento de producirse el suceso.
Real Decreto que regula los resarcimientos por daños a víctimas de bandas armadas y acciones
terroristas. RD 673/1992 de 19 de Junio. BOE 30 de Junio de 1992 nº56 pág.22.235. Este Real Decreto
deroga al Real Decreto de 1988.
Se establece qué daños son resarcibles (daños corporales tanto físicos como psíquicos, los gastos
médicos y los daños materiales ocasionados en la vivienda habitual de las personas físicas como
consecuencia de supuestos de bandas armadas o elementos terroristas). También se van a resarcir los
daños corporales y materiales con ocasión del esclarecimiento o represión de bandas armadas o
elementos terroristas.
El procedimiento para que las víctimas puedan requerir el resarcimiento ha sido modificado en 1994 (16
de Septiembre de 1994 RD 1879/1994).
Los resarcimientos por daños corporales son compatibles con cualquier otro tipo de resarcimiento que
tuvieran las víctimas. Los titulares de derecho de resarcimiento: en el caso de lesiones la persona o
personas que hayan padecido esas lesiones, en el caso de muerte el cónyuge no separado legalmente y
los hijos siempre que dependan económicamente del fallecido, los padres de la persona fallecida cuando
dependieran económicamente de ésta, nietos, hermanos, abuelos. Si no existiese ninguna de estas
personas, los hijos y los padres que no dependan económicamente de él.
CRITERIOS. En el supuesto de que se produzca una incapacidad laboral transitoria, la cantidad a
percibir es el doble del salario mínimo interprofesional diario vigente en el momento en el que el
afectado se encuentra en esa situación. En el caso de lesiones, deformaciones, mutilaciones definitivas,
las cantidades son iguales a las que recibiría una persona en accidente laboral. En el caso de muerte 120
mensualidades del salario mínimo interprofesional, además una cantidad fija de 20 mensualidades a
razón de cada hijo que dependiese económicamente del padre, además la posibilidad de que se pueda
incrementar en un 30% estas cantidades si concurren determinadas circunstancias familiares, laborales,...
Pueden hacerse pagos a cuenta, en este caso es el gobernador civil, el que puede reconocer el derecho a
la concesión de estas ayudas a cuenta. El plazo para resarcir no es muy amplio, el resarcimiento será
satisfecho en el plazo de un mes, se paga el importe total del resarcimiento en una sola vez.
Los daños materiales que se pueden resarcir son todos aquellos que atañen a la estructura o elementos
esenciales de la vivienda habitual. El importe del resarcimiento es el valor total de la reparación que se
realice en la vivienda. El beneficiario ha de justificar la inversión del dinero recibido, si no lo justifica en
el plazo de 12 meses ha de reintegrar el dinero recibido con un interés de demora. Si la vivienda está
totalmente destruida, se dará el valor venal de la vivienda.
Al hablar de víctima, victimología, se hace referencia al papel que desempeñan las mujeres y los niños,
ya que estos sufren violencia en el ámbito familiar.
El papel de la mujer viene dado por su indefensión y por el temor a los malos tratos por parte del
hombre. El gran problema tradicional para la mujer ha sido el respaldo de un gran sector de la sociedad.
Si se une a la indefensión física la intimidad del hogar, no es de extrañar que la mujer aparezca como
una víctima atípica, si tenemos en cuenta las condiciones sociales y religiosas unidas al matrimonio.
Pese al reconocimiento constitucional de la igualdad del hombre y la mujer, nadie pondrá en duda la
inferioridad física y social de la mujer, todo esto conduce a que nos encontremos ante una víctima
callada, sumisa y temerosa, víctima que es incapaz de reaccionar y denunciar los malos tratos por temor
a represalias y por temor a la desestructuración familiar, toda esta situación ha provocado que la mujer
pase de víctima a victimaria, este problema se ve agravado con una ausencia total de estadísticas fiables,
no se puede abordar el problema si existe una cifra negra considerable. En el hogar la vida en pareja pasa
a ser una vida de terror, ha sido la sociedad quien ha provocado esta situación.
Los niños ante la carencia total de defensa, no podrán defenderse ni denunciar, a no ser que no lo haga
algún vecino o profesor.
VICTIMIZACIÓN TERCIARIA
Es una victimización del delincuente, en ocasiones el delincuente puede convertirse en una víctima
institucional, en determinadas situaciones se le puede considerar víctima de unas estructuras injustas,
circunstancias que le llevarán a la comisión del delito. Esta marginación social es debida al interés de
determinados grupos dominantes, con ello quieren seguir con esa posición de privilegio. Es con estos
delincuentes con los que el estado utilizará toda su fuerza.
Al hablar de victimización terciaria, se puede pensar que se produce una primera victimización debido a
esas estructuras injustas, pero una vez que se entra en la prisión se produce la victimización
penitenciaria, se produce fundamentalmente por el hacinamiento, sobrepoblación de los centros
penitenciarios.
Al claro factor criminógeno de la cárcel, habría que añadir que también es un claro factor victimógeno.
Al condenar a un individuo se le condena no sólo a la privación de libertad, sino que también se le
condena a su propia victimización.
La victimización carcelaria, destaca por su crueldad, tratos vejatorios, dificultad laboral, la consecuencia
es la ociosidad - el recluso tiene demasiado tiempo dedicado a la inactividad. Pero también hay
agresiones sexuales... Ley del terror y Ley del silencio, existencia de mafias carcelarias, circulación de
drogas... Ante esta situación no es de extrañar que el recluso recurra al suicidio o supuestos de anorexia.
Hay una pérdida de interés, de iniciativa, de cualquier valor. No es de extrañar que los individuos estén
dispuestos a matar, llegados a esta situación existe una responsabilidad de la administración.
La legislación penitenciaria dice que la administración deberá velar por la vida e integridad física de los
internos, al respecto hay una sentencia del 13 de marzo de 1989, en la que condena expresamente a la
administración a indemnizar a la viuda de un interno con 10 millones, ya que su marido fue asesinado
por otro recluso.
En el aspecto meramente sexual, la agresión no supone la liberación de tensiones sexuales, la agresión
sexual no es más que la conquista y degradación de la persona. La introducción de la visita íntima sólo
puede minimizar el problema sexual, pero no anularlo (Art.53). Las víctimas de este tipo de agresiones
sexuales tienen un bajo prestigio dentro del mundo carcelario, las víctimas aparecerán como individuos
leves, como individuos que no han sabido resistir como hombres las agresiones sexuales de sus
compañeros. Estas violaciones no son en gran mayoría denunciadas.
Victimización postpenitenciaria. Pese a las declaraciones del Art.73 de la Ley Penitenciaria. El
condenado que haya cumplido su pena debe ser plenamente reintegrado como ciudadano con todos sus
derechos. La realidad es muy distinta, la victimización carcelaria concluye cuando el individuo es puesto
en libertad en una sociedad hostil, el individuo encontrará dificultades para reinsertarse en una sociedad
despiadada e insolidaria. No debe extrañar que exista reincidencia, el delincuente víctima se ve forzada a
desempeñar un papel de victimario.
Para la victimología, en el homicidio hay algo más que el acto violento de matar a una persona, la
victimología ha puesto de manifiesto la importancia de explorar los rincones de la mente del asesino, hay
un gran interés a la hora de estudiar las relaciones entre homicida y víctima, tiene ciertamente interés
estudiar ese vínculo, ha aportado también la necesidad de incluir una nueva disciplina, la victimología
comprensiva, una disciplina que abarcase todos los aspectos de la relación entre criminología y
victimología.
El problema victimológico se ha discutido desde diferentes enfoques, social y legal. Las discusiones se
han planteado desde un enfoque económico, las indemnizaciones a las víctimas, pero esto es un aspecto
parcial de esa relación compleja, más importante que hablar de aspecto económico, sería analizar ese
vínculo entre los protagonistas del delito.
El foco central del estudio sería explicar la forma de cómo la propia víctima contribuye a su
victimización, el observar como en numerosas ocasiones los papeles entre criminal y víctima se
invierten, el criminal se convierte en su propia víctima.
Las aportaciones de la psiquiatría americana han sido muy provechosas - “no hay criminales de
nacimiento” el fenómeno criminal se desarrolla hasta que se produce un hecho que hará que se
materialice el instinto criminal, vemos un papel provocador por parte de la víctima.
Si poco se sabe del homicida, menos se sabe de la víctima, ya que ambos actúan inconscientemente, el
criminal moldea a la víctima y la víctima al criminal.
La Ley juzga desde un punto de vista objetivo la relación entre el sujeto pasivo y el sujeto activo, hay
una clara separación entre ambos sujetos, realmente hay una relación emocional muy estrecha entre
ambos.
5. FUNCIONES DE LA CRIMINOLOGÍA
Hay que plantearse tres preguntas:
 Finalidad y objetivo de los conocimientos que la Criminología aporta.
 Papel de la Criminología y del criminólogo en nuestros días.
 Resaltar la necesidad de que el Ordenamiento Jurídico recoja los conocimientos que la Criminología
aporta a través de una política criminal eficaz.
Una de las primeras funciones de la Criminología es el conocimiento científico del hecho criminal. El
objetivo es aportar conocimientos sobre el fenómeno criminal, estos conocimientos deben de tener la
etiqueta de conocimientos científicos, será el equivalente a conocimiento certero / fiable.
Es a través del método de la Criminología (método interdisciplinario, técnicas empíricas) como se puede
reducir el subjetivismo en este caso. La Criminología aportará un diagnóstico cualificado, fiable del
hecho criminal.
No sólo debe ser una aportación de conocimientos, sino que ha de ser un conjunto de saberes
sistematizado no aislado. El conocimiento es mucho más que una suma o acumulación de datos, la
Criminología es el conjunto ordenado, sistematizado de saberes sobre el delito, delincuente, víctima y
control social.
Una de sus funciones es ser una central de informaciones, con la aportación de la informática, nadie
puede poner en duda de que la criminología puede convertirse en una gran central de información. Así
podrá aportar datos relevantes para el legislador y ciencias penales.
Pero su objetivo no es la recogida de datos, su función será analizar e interpretar esos datos con arreglo a
una teoría. Hay que procurar tener un cuerpo de conocimientos que se sustente en una teoría.
Aparece también como una ciencia práctica, ha de aportar soluciones a problemas concretos, de ahí que
se considere una ciencia práctica que aporta soluciones útiles a los fines de la policía, legislador, ciencia
penal y ciencia penitenciaria.
Se ha mantenido que la Criminología debe centrarse en la lucha o control de la criminalidad, no
corresponde a la c esa lucha o control que corresponde a los poderes públicos. Su función es el saber
criminológico, aportando datos para combatir el crimen.
Otra de las funciones es la legitimación o crítica del control social, en este sentido la Criminología nunca
adopta una postura neutral, la Criminología o bien defiende un status establecido (Criminología
conservadora) o adopta una postura crítica del orden social, el teórico de la Criminología o bien está a
favor de la sociedad estatalmente organizada o opta por defender a las minorías. Aquí se plantean do s
corrientes, la positivista que mantiene que el sistema social es bueno y el delincuente es malo, opinan
que la pena es benefactora o parten de la idea de que el que falla es el sistema imperante, el orden social
el delincuente no es más que una víctima del orden social, la delincuencia es una consecuencia de lo
anterior, el fin de la pena ha de ser resocializar o reeducar, esta corriente es la llamada del
etiquetamiento.
Lo que se mantiene con esto es que no se puede ser neutral. O se es partidario de una teoría o de la otra.
TEMA 2. EL “SISTEMA DE LA Cª Y RELACIONES CON OTRAS DISCIPLINAS
Esta ciencia utiliza un método empírico, este método convertirá en imprescindible un principio de
pluridimensionalidad, los problemas que plantea la Criminología nunca deben ser investigados desde el
punto de vista de una de las ciencias que integra la Criminología, cuando decimos que la Criminología
es una ciencia interdisciplinaria, decimos que está compuesta por varias disciplinas, su éxito pasa porque
no haya una supremacía de una ciencia con otras. Si preponderase una ciencia estaríamos ante resultados
parciales ya que sólo el problema se vería desde un enfoque, de todas esas ciencias no hay supremacía de
una sobre las demás, se tiene que eliminar la barbarie de los especialistas.
El éxito se obtendrá si hay coordinación entre los conocimientos que va a aportar cada disciplina.
1. EL SISTEMA DE LA CRIMINOLOGÍA
Considerar cuales son las ciencias que integran la Criminología ha sido el gran problema. Hay autores
que mantienen que existe una criminología general y que existen Criminologías específicas (psicología
criminal, biología criminal, sociología criminal). Hay autores que afirman que tendrían que sumarse la
criminalística y la Penología, otros añaden el derecho Procesal Penal.
Hay pues, una lucha entre dos concepciones de la Criminología, una enciclopedista (amplia) y una más
restringida.
Para la concepción amplia, van a integrar la Criminología todas aquellas disciplinas que tienen por
objeto el estudio de las distintas fases de la realidad criminal. La concepción restringida plantea serias
dudas sobre determinadas disciplinas y mantiene que la Penología, criminalística y profilaxis no deben
formar la Criminología.
Las disciplinas que integran la concepción amplia son:
 Disciplinas relacionadas con la realidad criminal: Fenomenología criminal (aquella ciencia que se
ocupa de las formas de aparición de la criminalidad); Etiología criminal (investiga las causas o los
factores determinantes de la criminalidad); Prognosis criminal (formula diagnósticos y pronósticos
sobre el comportamiento futuro y la peligrosidad del autor); Biología criminal (Antropología criminal -
estudio de los caracteres físicos y mentales particulares a los autores de delitos y de crímenes - y
Psicología criminal); Sociología criminal (contempla el delito como un hecho social, se subdivide
entres: Geografía criminal, Ecología criminal y Estadística criminal).
 Disciplinas relacionadas con el proceso: Criminalística (es aquella ciencia a quien corresponde la
prevención, persecución y esclarecimiento del delito, tiene un carácter policial, se divide en Táctica
criminal - se centrará en los procesos técnicos y psicológicos para descubrir al autor de un hecho punible
- y Técnica criminal - se ocupará de las pruebas, intentando demostrar la veracidad de ciertas pruebas
utilizando métodos científicos-) el objeto de la criminalística es la lucha directa contra el crimen. Dentro
de la criminalística encontramos: Medicina legal, Toxicología, Fotografía, Física y Química forense,
Dactiloscopia, Pericia caligráfica, Psicología forense, Técnica de los interrogatorios y Grafología.
 Disciplinas relacionadas con la represión y prevención del delito: Penología (es la ciencia que
tiene por objeto el estudio de los diversos medios de represión y prevención directa del delito, sus
métodos de aplicación y actuación postpenitenciaria); Ciencia Penitenciaria (ciencia que trata de la
ejecución de las penas privativas de libertad); Profilaxis criminal (asumirá como fin fundamental la
lucha contra el delito, tratará de anticiparse al delito, sobre todo en aquellos factores individuales y
sociales de contenido criminógeno).
2. RELACIÓN DE LA CRIMINOLOGÍA CON OTRAS CIENCIAS
PSIQUIATRÍA
Se ocupa de lo psíquicamente anormal, de sus formas de manifestación, causas psíquicas y corporales y
de la posibilidad de tratamiento físico y mental.
La psiquiatría tiene un campo de aplicación amplio, se ocupa del fenómeno criminal de una forma
marginal, será un aspecto de los muchos que estudia la psiquiatría. Los criminales representan un
pequeño porcentaje.
La aportación de la psiquiatría es importante sobretodo en psiquiatría forense, donde la aportación de
estos en un proceso penal determinará la imputabilidad criminal.
PSICOLOGÍA
No puede hablarse de psicología criminal independiente, debido a la rivalidad entre psicología y
psiquiatría, estos han dejado la Criminología en un segundo plano.
La psicología trata de la vida psíquica y llamada normal, también abarca una multitud de campos siendo
el campo criminal uno de los muchos que trata. La psicología forense tendrá una aportación importante
no sólo en materia penal sino también en materia civil.
PSICOANÁLISIS
Se centra en el inconsciente humano, ha aportado información sobre la personalidad y el
comportamiento del delincuente. Para Freud y sus seguidores el crimen es el resultado de conflictos
psíquicos del individuo. Hay un instinto primario de agresión, las causas criminales son daños precoces
en el desarrollo de la personalidad debido al alejamiento de la madre por relaciones familiares
deficientes y por perturbaciones emocionales del niño, falta de cariño, crueldad, ausencia de orientación
emocional, frialdad afectiva. Todo esto producirá que el “yo” acuda a unas complejas formas de
protección.
Dentro de las aportaciones del psicoanálisis una de las más interesantes es aquella que entiende que la
sociedad necesita del delincuente, el delincuente no ese más que un chivo expiatorio de las frustraciones
y agresividad colectiva. Sociedad agresiva, sancionadora, que necesita el castigo, cuya finalidad es
retribucionista.
SOCIOLOGÍA
El delito es una vulneración de las normas sociales, la sociología es importante, desplaza las
tradicionales teorías biopsicológicas y biológicas. A partir de la II Guerra Mundial las teorías
sociológicas cobran importancia.
Se centrará en todos aquellos aspectos que van a tener repercusión en el hecho criminal, se mantendrá
por algunos sociólogos (Durkheim) que criminalidad y delincuencia forman parte de toda sociedad sana.
ETOLOGÍA
Ciencia que estudia comparando el comportamiento animal y el comportamiento humano. El error en
que los etólogos caen es el tratar de extrapolar, todos los conocimientos obtenidos de los animales al
hombre. No obstante es interesante cuando explica fenómenos como el miedo o la agresión, elección de
pareja, comportamiento sexual de las especies...
3. RELACIÓN CON DISCIPLINAS QUE SE OCUPAN DEL CRIMEN
DERECHO PENAL
Conjunto de normas jurídico - positivas reguladoras del poder punitivo del estado que definen como
delitos determinados presupuestos a los que asignan ciertas consecuencias jurídicas denominadas penas
o medidas de seguridad, consecuencias accesorias.
El Derecho Penal aparece como una ciencia normativa (debe ser) mientras que la Criminología aparece
como una ciencia del ser. Así el Derecho Penal va a utilizar un método deductivo mientras que la
Criminología utilizará un método inductivo y empírico.
Estas dos ciencias han mantenido unas posiciones específicas, lo cierto es que son ciencias inseparables.
El Derecho Penal debe regular la conducta humana externa, así mismo protegerá unos bienes
particularmente importantes en la vida social, con esto el Derecho Penal evitará la autojusticia, al mismo
tiempo el Derecho Penal ejercerá una función de garantía y que no sólo protegiendo determinados bienes
relevantes, también protegerá al individuo de posibles ataques ilícitos por parte del estado (principio de
legalidad Art.25 de la Constitución).
El Derecho Penal si prescindiera de la Criminología se convertiría en una ciencia teórica alejada de la
realidad criminal, llevaría a tener leyes ineficaces.
A su vez la Criminología necesita del Derecho Penal, se delimita el objeto de la Criminología, también
el inicio del estudio de la Criminología delimitará que conducta es o no delictiva, esto marcará el objeto
inicial del estudio de la Criminología.
La primera dificultad, es el propio concepto de delito, decir que la Criminología es aquella parte de la
ciencia que se ocupa del estudio empírico del delito no es decir mucho, si no se indica lo que se entiende
por delito, es el Derecho Penal quien marca el concepto de delito, también es cierto que la Criminología
no puede limitarse ni depender de las cambiantes normas penales. En un principio tanto el criminalista
como el penalista están subordinados al concepto legal de delito, el criminalista si ha de partir de ese
concepto legal, en un momento determinado puede rechazarlo y de ese modo proponer cambios en las
definiciones legales.
Hoy en día se considera que el objeto de la Criminología es el estudio de la conducta desviada y dentro
de ella también el delito o la criminalidad.
La Criminología también se ocupará del proceso de definición y de la sanción de la conducta desviada.
A su vez, todos los conocimientos que la Criminología aporta, han de encontrar su reflejo en el Derecho
Penal, ya que el Derecho Penal es el que impregna el tejido social, impondrá el cumplimiento de unas
normas, si la Criminología no encontrase este reflejo, no sería más que una ciencia teórica, no una
ciencia práctica como és.
Hay una necesidad de que esos conocimientos se transformen o pasen a un marco legal, se necesita una
normativización de los conocimientos criminológicos. Será la política criminal quien enlace estos
conocimientos con el Derecho Penal.
POLÍTICA CRIMINAL
Pretende la exposición sistemáticamente ordenada de las estrategias, tácticas y medios de sanción social
para conseguir un control óptimo del delito. Propondrá y determinará reformas del sistema vigente,
criticando aquellas instituciones que se consideran politicocriminalmente inadecuadas o intolerables.
Su razón de ser es la renovación del Derecho Penal, reforma de la administración de justicia y reforma
del sistema de penas. Política criminal y reforma del Derecho Penal son sinónimos.
La Política criminal es el puente necesario entre el saber empírico y la concreción normativa que es el
Derecho Penal, la política criminal busca y pone en práctica los medios y las formas más adecuadas para
hacer eficaces los fines del Derecho Penal. Esta eficacia se va a conseguir cuando la política criminal le
indique cuales son las metas a las que el Derecho Penal debe aspirar, a su vez la política criminal
establecerá los límites que el Derecho Penal no puede traspasar en la aplicación y formulación de las
normas.
Política criminal también es estrategia penal, para que ello sea posible, la política criminal necesita en
primer lugar un conocimiento adecuado de la realidad social y humana, quien aportará esos
conocimientos será la Criminología.
La política criminal o bien establece una interpretación de la realidad o bien una reforma del sistema
positivo, para ello la política criminal no sólo tendrá en cuenta la función del Derecho Penal, sino que
tendrá en cuenta el dato criminológico. La solución al problema criminal, lo que va a exigir es una
coordinación del enfoque criminológico, el político criminal y el penal.
1. La Criminología va a aportar el núcleo e conocimientos empíricos sobre el delito, el delincuente, la
víctima y el control social del comportamiento desviado. Esta fase de la Criminología es lo que se llama
el modelo explicativo.
2. La política criminal será el modelo decisional, transformará la información que le proporciona la
Criminología, en opciones alternativas y programas científicos. Decide qué comportamientos deben ser
criminalizados o descriminalizados.
3. El Derecho Penal será el modelo instrumental u operativo, va a concretar las opciones previamente
adoptadas por la política criminal, las transformará en el lenguaje del derecho, les dará la forma de
normas jurídicas generales y obligatorias.
Ninguno de estos tres modelos pueden separarse, han de operar conjuntamente, no se puede ni se debe
prescindir de ninguno de ellos.
TEMA 3: MÉTODOS Y TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN CRIMINOLÓGICA
El método que criminólogos y juristas van a utilizar, serán métodos sustancialmente distintos. Los
científicos de la Criminología utilizarán un método basado en la observación y en la experimentación,
esto es lógico ya que la Criminología es una ciencia empírica que utiliza un método inductivo.
1. MÉTODOS Y TÉCNICAS
No existe un método unitario y propio de la Criminología, nos vamos a encontrar con diversos métodos
y diversas técnicas de investigación. Lo que determinará que la Criminología se decante por un método u
otro será la naturaleza del objeto estudiado y el fin de observación.
Exist una interdependencia método - objeto según el objeto de estudio, deberá corresponder un método
apropiado, si lo que se pretende es estudiar el crimen, se va a imponer un enfoque conductual, interesa
en este caso explicar el paso al acto, que es lo que desencadena que se produzca el acto. Pero si lo que
nos interesa es el análisis del criminal, primará un enfoque clínico, y si lo que pretendemos es el estudio
de la criminalidad en conjunto, premiará un enfoque estadístico.
TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN EN PARTICULAR
Se caracterizan por ser un gran número: estadísticas, biológicas (estudios genéticos), biotipológicas,
antropológicas, psicológicas, médicas, sociológicas, criminalísticas, clínicas, biográficas, documentales,
bibliográficas y psiquiátricas.
El método estadístico.
1. Se puede establecer una distinción entre estadísticas de masas o de series. 1º Las primeras abarcarán la
totalidad de la actividad criminal de una población. 2º las estadísticas de series se centran
exclusivamente en un número restringido de casos.
2. En segundo lugar podemos hablar de estadísticas estáticas o dinámicas, las primeras serán aquellas
que se van a ceñir en contemplar el objeto de reposo (en un mismo periodo de tiempo analizarán el
objeto de un modo estático). La estadística dinámica contemplrá la criminalidad en movimiento,
analizará las oscilaciones de la criminalidad durante un período determinado.
3. En tercer lugar existen dos tipos de estadísticas de creación norteamericana. Informes de autodenuncia
y estudios de victimización. Aparecen porque en realidad las estadísticas reflejan la criminalidad
registrada, se escapan todos aquellos delitos que no han sido denunciados. Estos dos tipos de estadística
recogerán la cifra negra. Los “Self-reporter scovey” van a posibilitar el cálculo del número de infractores
mientras que los “Victimation studies” recogerán el volumen global y la naturaleza de las acciones
delictivas durante un período.
Existe una cifra negra de criminalidad no registrada ya que hay una gran cantidad de hechos delictivos
que no constan ya que la víctima no hizo la denuncia correspondiente, otras veces puede pasar que la
víctima presente la denuncia pero que no se abra investigación o que la investigación arroje un resultado
diferente al esperado.
García Pablos: “Ni todo delito trasciende, ni todo delito conocido se denuncia, ni todo delito denunciado
se persigue, ni todo delito perseguido se castiga ni toda condena impuesta se cumple”.
Las tasas oficiales de la criminalidad están muy por debajo de las tasas reales. Es precisamente esto lo
que los informes de autodenuncia y los estudios de victimización pretenden conocer la posible
participación del encuestado en actos delictivos.
Informes de autodenuncia: proporcionan una visión completa y matizada de la verdadera distribución
de la delincuencia dentro de la sociedad, con ello se obtendrá información sobre la personalidad del
autor, información sobre los modos de comisión del delito, actitudes y opiniones del infractor, frecuencia
con que se cometen esos actos, tasa de criminalidad juvenil...
Pero los actos que aporta no son fiables, ya que hay individuos que informan sobre delitos de escasa
importancia, otras exagerarán o ocultarán la realidad, estos informes son fiables pero hay que tener en
cuenta estos puntos.
Encuestas De Victimización: aportarán datos que provienen de las víctimas de delitos, saber si se
denunció o no el hecho delictivo, relación entre víctima y agresor, modus operandi de la agresión y la
frecuencia de victimización...
Estas encuestas surgen en EE.UU. en la década de los 60. En España empiezan a realizarse en 1978. Los
resultados también se han de analizar con rigurosidad ya que habrá ocasiones en la que la víctima
exagera o fingirá haber sido víctima de más delitos de los que en realidad es víctima.
CONCLUSIONES:
 La primera conclusión es que el crimen no es patrimonio de una clase social.
 El hombre participa en más actividades delictivas que la mujer, las tasas de crecimiento de la
criminalidad femenina van en aumento.
 Los adultos cometen crímenes más graves que los jóvenes.
 La criminalidad juvenil se encuentra más difundida de lo que afirman las estadísticas oficiales.
 Los jóvenes son hoy víctimas del delito en proporción superior a las personas mayores.
 Se pone de manifiesto un fracaso del control penal del crimen, esto obedece a una pluralidad de factores,
no puede individualizarse en concretas instancias de control, es un fracaso generalizado.
 Se observa que existe una cifra negra de mayor proporción en delitos leves frente a los graves.
Por razón de las fuentes, las estadísticas se pueden dividir en estadísticas policiales, que se verán
reflejadas en las memorias de la Dirección General de la Policía; judicial, estadísticas fiables que ofrecen
una imagen cercana a la realidad, se elaboran mediante los datos que aportan todas las comisarías de
España. Así mismo están las estadísticas que recoge la Guardia Civil en el Boletín estadístico de la
Dirección General de la Guardia Civil.
Estadísticas judiciales: se pueden dividir en tres apartados. 1º las memorias de la fiscalía del Tribunal
Supremo, informarán sobre la evolución de la criminalidad y sobre el movimiento de las causas durante
el año en cuestión. 2º Memorias del consejo general del poder judicial. 3º Estadísticas judiciales de
España, son las que elabora el Instituto Nacional de Estadística.
Estadísticas penitenciarias: aparecen en el informe general de la Dirección General de instituciones
penitenciarias.
TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN
 Reconocimientos médicos. Existe una gran cantidad de métodos para un reconocimiento médico
(análisis, observaciones neurológicas...).
 Exploración, tiene un contenido amplio, opera en el campo de la psiquiatría para investigar el carácter
psicopatológico de la personalidad del individuo.
 Entrevista, menos ambiciosa que la anterior, no requiere por parte del entrevistador unos determinados
conocimientos psiquiátricos o criminológicos.
 Cuestionario, dirigido a grandes muestras y sondeos de opinión.
 Observación, va a actuar como complemento de la exploración. Se van a analizar determinadas
parcelas del mundo psíquico y social del individuo, ofrece un carácter más delimitado que la
exploración.
 Discusión de grupo, se va a utilizar para el análisis y la terapia de la personalidad, quien también va a
requerir por parte de la persona que la lleve a cabo una sólida formación psiquiátrica y psicológica,
versada sobretodo en psicoterapia.
 Experimento, consiste en la provocación de una situación de hecho, se provocará artificialmente una
situación. Podemos distinguir entre experimentos de laboratorio, tendremos por un lado un grupo
experimental y un grupo de control. Ambos serán observados y analizados en una situación artificial:
experimento de campo, el análisis y observación se llevará a cabo en un hábitat natural.
 Test psicológicos, constituyen el medio más rápido por parte de los psicólogos para determinar la
personalidad de un individuo.
 Métodos de medición, se pretende llegar a diferenciaciones cuantitativas, se pretende la cuantificación
del fenómeno, se utilizará la escala.
 Métodos sociométricos, investigarán las relaciones cambiantes de cada uno de los miembros de un
grupo o de una comunidad, investigando la frecuencia o intensidad de determinadas relaciones
elementales.
 Métodos longitudinales, se refieren a los estudios de casos y biografías criminales. Se pretende
desvelar, analizar la historia del autor y de su hecho, para ello se va a analizar la vida y experiencias del
individuo.
 Estudios de seguimiento, pretenden examinar la evolución del individuo durante un período
determinado de tiempo, esta evolución se hará desde parámetros psiquiátricos y psicológicos.
 Estudios paralelos investigaciones con grupo de control, estos estudios investigarán con fines
comparativos y con el fin de descubrir la etiología (causa) del delito. Examinar grupos de no
delincuentes de características homogéneas. Se observará la influencia que pueda tener la carencia
materna durante la infancia.
TEMA 4: EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL PENSAMIENTO CRIMINOLÓGICO
1. ORÍGENES DE LA CRIMINOLOGÍA
Cualquier manifestación desde los orígenes de la humanidad, siempre se ha visto reflejada en la
literatura, el teatro, la poesía...
En la mitología griega hay una sucesión de conductas criminales divinizadas (Zeus: encuadra en la
tipología lombrosiana - representa al criminal nato homicida). En Egipto destaca por ser un país pionero
en materia de identificación criminal y por ser el gran precursor de la medicina forense. China (1122
a.C.) se imponía la pena proporcional, las ideas de la prevención ya aparecen en el S.VI a.C.
Platón se adelanta en varios siglos a las teorías ambientalistas, ya que sostenía que el crimen era
producto del medio ambiente, pobreza, miseria, eran agentes provocadores fundamentales. Aristóteles
estableció una relación clara entre configuración del cuerpo y facultades mentales (era fisonomista),
coincide con Platón en los elementos provocadores, pero sostiene que los delitos más graves no se
cometen para obtener lo necesario sino lo superfluo.
En el S.XIII Tomás de Aquino, en materia criminal mantiene una postura ambivalente, ya que defiende
la idea de la predisposición, pero también defiende la idea del libre albedrío, sostiene que existe una
tendencia al mal pero también existe una autonomía a la voluntad.
La Criminología ya existía hace siglos, existe desde que existe el crimen. La época en que se produce
una proliferación de estudios criminológicos en el S.XV que coincide con el florecimiento de la
medicina legal. Hay autores como Tomás Moro (representante del pensamiento utópico) hasta autores
como C.Beccaria (representante de la filosofía política). Los ilustrados franceses Voltaire, Rousseau,
Montesquieu y terminando por los pioneros de la ciencia penitenciaria J.Howard y J.Bentham.
Todos ellos realizaron aportaciones fundamentales en el campo de la Criminología, será a partir del
S.XIX, cuando se producirá la consolidación de la Criminología como ciencia autónoma, coincidirá con
la aparición del positivismo criminológico (Lombroso, Ferri, Garofalo) va a buscar las causas del crimen
utilizando métodos científicos.
A finales del S.XIX se produce el auge de la sociología criminal de la mano de Tarde y Durkheim, trató
de demostrar que el crimen ponía de relieve la normalidad estructural del delito dentro de la estructura
de la sociedad, el delincuente es un ser normal, no difiere sustancialmente del resto de la población.
En Europa no consiguió introducirse con fuerza, ya que se era muy reacio a abandonar test biológicos
constitucionales. En EE.UU. hay una total identificación entre criminología y sociología, se otorgará
escasa importancia a las explicaciones biológicas.
2. ETAPA PRECIENTÍFICA DE LA CRIMINOLOGÍA
Es una etapa anterior al positivismo, llega hasta el S.XIX.
El pensamiento utópico: Tomás Moro será el representante fundamental de este pensamiento, desarrolla
su labor a finales del S.XV, principios del XVI, aporta a la Criminología la tesis de la conexión del
crimen con la estructura de la sociedad, el crimen responde a una serie de factores. El factor que Tomás
Moro destaca es el económico, destacando la pobreza. Criticó abiertamente la dureza y la desproporción
de los castigos, abogaba por una labor preventiva por parte del estado, pensaba que los poderes públicos
tenían que establecer los medios necesarios para que el delincuente pudiese satisfacer, con su trabajo a la
víctima a título de compensación.
En esta época aparece la fisionomía, está centrada fundamentalmente en la idea de la personalidad del
hombre, su mente y su emocionalidad, todo ello se refleja en los rasgos faciales en sus expresiones. La
fisionomía cobrará importancia en el S.XVI de la mano de Della Porta (italiano), esto no impide que se
pueda hablar de antecedentes fisionomistas anteriores. La fisionomía se ha utilizado sobretodo en el
ámbito judicial.
El verdadero impulsor de la fisionomía fue Lavater con su obra “l´Art. De connoitre les hommes par la
physionomie” 1820. Realiza una descripción de los hombres de maldad natural. Mantiene que todo
aquello que acontece en el alma se manifiesta en el rostro, la belleza o la fealdad de la cara tiene justa
recompensa con la bondad o maldad de su espíritu. Establece una correlación entre determinadas
cualidades del individuo y los órganos o partes de su cuerpo.
Las aportaciones de la fisionomía puede ser una aportación útil pero peligrosa, ya que se trata de
reconocer por signos evidentes, externos la cualidad o no del criminal, se ha tratado de buscar qué
elementos visibles determinan quién es o no es un criminal.
Este autor ha servido de punto de enlace entre fisionomía y frenología (cranología) se desarrolla en el
S.XIX, los frenólogos parten de la idea de que la cabeza es la parte más noble del cuerpo. Gall (1810)
“Las funciones del cerebro”, traza un mapa cerebral dividiéndolo en 38 regiones donde residirán las
facultades anímicas del individuo, y trazará a su vez 27 organizaciones cerebrales en las que Gall creyó
haber encontrado un instinto homicida. Sostuvo que el crimen es debido a un desarrollo parcial y no
compensado del cerebro, esto produciría una hiperfunción de determinado sentimiento.
3. LA FILOSOFÍA POLÍTICA DE LA ILUSTRACIÓN
En esta tapa destaca la importante aportación de los precursores de la filosofía de las luces, Beccaria y
Manuel de Lardizabal, unirá a estos autores la lucha contra el absolutismo, contra las penas crueles y
desproporcionadas, en general todo aquello relacionado con el Antiguo Régimen.
CHARLES BECCARIA
Escribe en 1774 “Des delitti e delle pene” (De los delitos y de las penas). Esta obra supone un alegato,
denuncia contra la pena de muerte, la tortura y en general contra la desproporción entre los delitos
cometidos y los castigos aplicados. Critica ferozmente la irracionalidad, la arbitrariedad y la crueldad de
las leyes penales y procesales del S.XVIII.
Parte de la idea de Rousseau del contrato social, extrae el principio de legalidad, sólo el legislador puede
dictar leyes, ya que sólo el legislador puede dictarlas al representar a todos los hombres que han
acordado el contrato social. El objetivo social que surge de este contrato es lograr la felicidad de los
hombres, esto quiere decir que el legislador debe tender a evitar los delitos más que a castigarlos. Para
ello, se requiere que las leyes no sean tan discriminatorias y que además ahonden en el aspecto
educativo. El más seguro, más difícil método para evitar los delitos es perfeccionar a educación.
La pena inútil atenta contra la justicia, atenta contra las bases mismas del contrato social, propugna que
las penas sean ciertas, prontas y desproporcionadas. Estas penas serán más eficaces que la pena dura y
cruel.
La pena es necesaria para prevenir nuevos delitos, es el sentido de que “El fin de las penas no es
atormentar y afligir a un ente sensible ni deshacer un delito ya cometido, el fin no es otro que impedir al
reo causar nuevos delitos, causar daños a los ciudadanos, y retraer a los demás de la comisión de otros
delitos”.
Propone:
 Que las leyes sean claras y simples.
 Que haya un predominio de la libertad y la razón sobre el oscurantismo.
 Que haya un funcionamiento ejemplar de la justicia, libre de corrupciones.
 Que haya recompensas al ciudadano honrado.
 Aboga por una elevación de los niveles culturales y educativos del pueblo.
J. BENTHAM
En el plano penológico o penitenciario está la figura de J. Bentham (finales del S.XVIII, principios del
XIX) es el precursor más eminente de los sistemas penitenciarios, destaca por su obra “Tratado de la
legislación civil y penal”, tratará temas fundamentales de la ciencia penal como delito, delincuente y
pena.
Aporta la idea del panóptico, es un edificio circular de varios pisos con celdas, con ventanas grandes, en
este edificio habrá en el centro una torre de vigilancia que permitirá la observación de todas y cada una
de las celdas de la prisión.
Bentham tuvo gran trascendencia en España, fue el autor más leído, traducido, interpretado y citado, ya
que a su concepción penitenciaria establece tres reglas con el fin de mejorar el régimen penitenciario.
Propone.
 Regla de la dulzura, eliminación de sufrimientos corporales.
 Regla de la severidad.
 Regla de la economía, tratar de evitar gastos innecesarios.
La finalidad de la prisión es reformar y corregir a los presos, con el fin de que al salir en libertad no
constituyan una desgracia para el condenado y para la sociedad.
Se nota en su obra la idea de la escuela clásica “en el delito lo fundamental no es el delincuente, sino el
hecho”. El autor es secundario “cualquiera es capaz de cometer un delito, no hay diferencias entre el
criminal y el que respeta la Ley, salvo el hecho”.
JOHN HOWARD
Con John Howard (S.XVIII) comienza para la ciencia penitenciaria una nueva era. Hace una reforma de
todo el sistema penitenciario, en 1776 escribe “El estado de las prisiones en Inglaterra y Gales”. Esta
obra marcará el inicio de la reforma. Pretende buscar los males, subsanarlos, es el motor que impulsó los
movimientos de reforma en el ámbito penitenciario. Abogaba por el aislamiento dulcificado, por la
necesidad del trabajo en la prisión, por la instrucción moral y religiosa, adecuada higiene y alimentación
y sobre todo por una racional clasificación de los penados.
Con él nace la corriente penitenciaria que va a revolucionar el mundo de las prisiones haciéndolas más
humanas y cuyo fin sea la reforma del penado.
Su gran mérito es que se atrae la atención sobre el delincuente olvidado, en la concepción del delito lo
fundamental era el hecho con Howard el delincuente cobrará la importancia que merece.
MONTESQUIEU
“El espíritu de las leyes” establecerá la división de las leyes, en materia criminal aboga por la
desaparición de la tortura y la prevención del delito. Las leyes tienen que evitar el delito y proteger al
individuo.
VOLTAIRE
Defenderá el principio de legalidad, se mostrará contrario a las detenciones arbitrarias, supresión de la
tortura, abolición del procedimiento secreto, adecuación de las penas con los delitos, unidad de la
legislación y restricción del arbitrio judicial. Era una época en la que los jueces podían condenar a penas
graves por un hecho insignificante.
Los jueces han de ser los esclavos de la Ley, no sus árbitros. Esto supone el sometimiento de los jueces
a la Ley y la necesidad de que los jueces motiven sus fallos, que expliquen el contenido y justificación
de su sentencia.
ROUSSEAU
“El contrato social” (1762), obra en la que este autor parte del principio de que el hombre es bueno.
Entiende que la sociedad es la que pervierte al hombre, cada hombre realiza su libertad obedeciendo a
las leyes.
Para Rousseau el delincuente vulnera el pacto social, el propio delincuente se automargina de la
sociedad civil que debe contemplarle como un rebelde.
MANUEL DE LARDIZABAL Y URIBE
Fue el primer autor español en criticar las leyes penales vigentes en España. No sólo criticó, sino que
también su crítica fue constructiva al proponer diversas modificaciones de la Ley penal buscando con
ello la justicia.
Se opuso en determinados aspectos a los ilustrados franceses, pero en otros estuvo de acuerdo como en
la defensa del principio de legalidad de los delitos y las penas.
“Discurso sobre las penas” 1782. Recogerá el principio de legalidad, diciendo: Sólo las leyes pueden
decretar las penas de los delitos y esta autoridad debe residir únicamente en el legislador.
No es en materia penal donde destacó, se centró en el estudio y análisis de las penas. En materia de
delito, hará una clasificación recogiendo los tipos de delito.
 Delitos contra la religión
 Delitos contra las costumbres
 Delitos contra la tranquilidad.
 Delitos contra la seguridad pública o privada.
En materia de Derecho Penal aporta proposiciones que hoy en día parecen totalmente evidentes, pero en
el S.XVIII no lo eran, como la no penalización de los actos internos, habrá delito sólo a partir del
instante en que se realicen algunas acciones exteriores. Propugna que la pena se imponga
exclusivamente a la persona que ha cometido el delito, no puede imponerse pena alguna a persona
distinta del que haya cometido el delito. Tiene que producirse un daño o un perjuicio, y que este daño se
haya causado voluntariamente con malicia o culpa, ya que faltando estos dos elementos no hay
moralidad (voluntariedad) en las acciones humanas, por lo tanto no hay imputabilidad.
El fin de las penas para Lardizabal es algo confuso, ya que entiende que uno de los fines es el ejemplo,
es la seguridad de los ciudadanos, es la salud de la república, además la pena tiene un fin
correccionalista, sirve de escarmiento, sirve para reparar el perjuicio causado.
Pensando así, invita al legislador a que las penitenciarías no empeoren su situación.
Otro de los principios que aporta es el de proporcionalidad, las penas cumplen su fin, son útiles, siempre
y cuando guarden proporción con el delito cometido, cuanto más grave sea el delito, mayor será la pena,
las penas más graves y duras se reservarán para delitos graves que perturben la sociedad y la religión.
Las penas pueden recaer sobre la vida, el cuerpo, la honra y sobre los bienes. (Pena capital, penas
corporales, penas infamantes, penas pecuniarias), dice que la pena de muerte es un medio eficaz, aunque
dice que no debe ser usada con frecuencia, se muestra contrario a las mutilaciones y los azotes, sólo
deben imponerse por delitos denigrantes.
4. LA ESCUELA CLÁSICA
Defenderá unas ideas contrarias a la escuela positiva. Defiende ante todo la idea del hombre como un ser
libre, racional e igual, defiende la idea del libre albedrío (autonomía de la voluntad), esto supone que el
hombre tiene capacidad de decisión, capacidad de autodeterminación, el hombre no está sujeto a
determinismos, no está sujeto a fuerzas divinas. Partiendo de esta idea, para los clásicos no hay
diferencias entre el hombre delincuente del que no lo es, el hombre elige libremente su carrera criminal.
Su objeto de estudio: prescindirá del estudio del delincuente, se centrarán en el hecho.
Postulados de la escuela clásica.
 Normalidad del delincuente, no existen diferencias cualitativas entre el delincuente del que no lo és.
 Irracionalidad del crimen, el crimen es un acto irracional e incomprensible y a que el hombre con su
libertad y capacidad de decisión no ha sabido elegir el camino que más le convenía.
 Establecen una prioridad del hecho sobre el autor, el delincuente sólo aparecerá como el sujeto activo del
delito y no se le prestará mayor atención.
 Explicación situacional del hecho delictivo, el crimen es consecuencia d un mal uso de la libertad, todos
los ciudadanos son criminales en potencia porque todos son libres.
 Tienen un enfoque reactivo del problema criminal. La aportación penológica ha sido su mayor éxito,
fundamentan la legitimación y delimitación del castigo. Sacan conclusiones sobre el cuando, el cómo y
el porqué se castigan los delitos.
 Aportación en el ámbito de la política criminal, donde la escuela clásica sí legitima el uso sistemático del
castigo como instrumento del control del crimen.
5. ESTADÍSTICA MORAL (ESCUELA CARTOGRÁFICA)
Va a ser el punto de enlace entre la escuela clásica y la escuela positiva.
Lo característico es que no se va a ocupar del delincuente como ser individual ni se va a ocupar de la
etiología (causas) del crimen. Se ocupará del delito como un hecho social, magnitud colectiva, fenómeno
de masas, utilizará métodos cuantitativos, fundamentalmente la estadística.
No les interesa el delincuente personalizado sino el medio, no estudiarán las causas del delito sin sus
formas de aparición, frecuencia, distribución y repartos, volumen, evolución y dinámica.
QUETELET
“Investigaciones sobre las penas y el crimen en las diferentes edades”.
“Física social”.
Este autor analizará las estadísticas referentes a todos los asesinatos que se cometieron en Francia entre
1826 y 1831. Llega a las siguientes conclusiones:
 El crimen es un fenómeno social, de masas no un acontecimiento individual.
 El crimen es una magnitud asombrosamente regular y constante. El crimen se repite con una precisión
mecánica, es producto de leyes sociales que el investigador debe descubrir y analizar.
 Normalidad del delito desde un punto de vista estadístico, el delito es un fenómeno social, inevitable,
necesario y constante. Se puede comparar la tasa anual de delitos con la de nacimientos o defunciones.
Cualquier sociedad ha de pagar este tributo.
 Método adecuado para la investigación, para él es el método estadístico.
Hay un aspecto curioso, es la relación entre el delito y factores como la situación geográfica, el
analfabetismo, la miseria o el clima. Del crimen extrae sus “Leyes térmicas”.
 Observa que en invierno se cometen más delitos contra el patrimonio que en verano.
 Los delitos contra las personas suelen cometerse en verano.
 Los delitos sexuales suelen cometerse en primavera.
Estas leyes no deben entenderse como influencia “cosmotelúrica”, sus leyes térmicas, no son tales, las
estaciones del año producen un cambio en el “modus vivendi” del hombre, esto producirá que se
cometan más unos delitos que otros.
6. ESCUELA POSITIVA
Luchará contra el delito, aportando cientificidad a las causas del delito. La escuela clásica centraba su
estudio en el hecho y en el castigo y en la lucha contra el Antiguo Régimen. Los positivistas centrarán su
estudio en la figura del delincuente, en materia política, protegerán el nuevo orden burgués industrial.
El método, se produce una subordinación de los fenómenos sociales a las inflexibles, inmutables leyes
de la naturaleza, se centrarán en la observación como pilar del análisis de su estudio.
La pena existirá como conservador del orden social, mediante el castigo se protege el orden social. A su
vez el castigo cumple una función de prevención especial, enfocada a la figura del delincuente.
Les interesa la fenomenología, establecerán tipologías delincuenciales, clasificaciones, tipos,
características de delincuentes...
Los positivistas defienden la desigualdad de los hombres, porque entienden que el criminal responde a
anomalías hereditarias, orgánicas, psíquicas. Los clásicos creían en el libre albedrío, los positivistas
serán deterministas, rechazan la idea de la libertad humana.
Con estas teorías el Derecho Penal ocupará un segundo plano, incluso cuestionan su utilidad, las
decisiones judiciales, la regulación de los delitos, para ellos no influye en aumento o disminución de
delitos.
CHESARE LOMBROSO
Era médico y antropólogo, escribió una obra que marcaría el inicio de unas nuevas teorías sobre la
criminalidad “El hombre delincuente”.
La más célebre clasificación de criminales es la de Lombroso.
 Delincuente nato que él hace girar sobre la idea de atavismo. El delincuente nato es aquel que
presenta toda una serie de anomalías, estigmas de origen atávico o degenerativo.
El delincuente nato es un ser atávico producto de la regresión a etapas primitivas de la humanidad, es un
ser hipoevolucionado, como consecuencia de un genuino salto atrás hereditario. Estas teorías tienen su
explicación ya que es cuando aparecen las ideas de Darwin.
Lombroso descubre en 19872 en un cráneo la existencia de una foseta en la zona occipital media, esta
foseta es un estigma de franca regresión propia de los vertebrados inferiores. Al descubrir esto, entiende
que ha encontrado aquello que justifica toda su teoría de la regresión a épocas primitivas, señalará todas
las características psíquicas y físicas que el delincuente nato tendrá.
1. Frente diviza. 11. Cinismo.
2. Gran desarrollo de los pómulos. 12. Vanidad.
3. Gran ilosidad. 13. Crueldad.
4. Orejas en forma de asa. 14. Afán vengativo.
5. Insensibilidad al dolor. 15. Impulsividad.
6. Insensibilidad al color. 16. Tendencia al fuego.
7. Frecuente noncinismo. 17. Tendencia a las orgías.
8. Mayor robustez de los miembros izquierdos 18.Uso frecuente del argot.
9. Insensibilidad afectiva. 19. Tatuajes obscenos.
10. Falta de remordimientos. 20. ...
 Delincuente loco moral. Dice que es una especie de idiota moral que no puede elevarse a comprender
el sentimiento moral, o por la educación, esa se estacionó en la práctica.
Son indiferentes afectivos, y cuando entran en colisión con la Ley, la indiferencia se transforma en odio,
venganza, ferocidad, en la convicción de tener derecho a hacer el mal. Destacan por:
1. Corpulencia física.
2. Astucia.
3. Precocidad sexual.
4. Perversión afectiva.
5. Inteligencia natural intacta.
6. Suele ser delincuente desde la infancia a la pubertad.
 Delincuente epiléptico. Es un delincuente violento y agresivo serán los delincuentes que cometan
delitos gravísimos sin experimentar ningún tipo de remordimiento.
 Delincuente loco.
Delincuente loco alienado.
Delincuente loco alcohólico.
Delincuente loco histérico.
5. Delincuente ocasional, no es aquel que busque la ocasión para delinquir, es aquel que se siente
atraído por el delito, o bien cae en el delito por razones insignificantes.
6. delincuente pasional, es aquel que comete el delito teniendo como substrato la dolencia de alguna
pasión.
Trata de integrar el atavismo, morbo y epilepsia. Lombroso observa que el delincuente carece de
sentimiento moral debido a la regresión en etapas anteriores, regresión por un lado no evolución por
otro. Observó esta falta de evolución en los epilépticos, precisamente por esto es porque da una
explicación del crimen, es una causa interna.
También escribió otra obra “La mujer delincuente”. Analizó muchos cráneos de mujeres, lo que le
permitió llegar a la conclusión de que esta son presentan grandes diferencias con los hombres, pero sí
que equipara a las mujeres con los niños. Si el delincuente nato es como un niño, reacciona de forma
infantil, se es notablemente cruel, la mujer se asemeja al delincuente.
Además establecerá un paralelismo entre la prostituta y el ser atávico, concluye que entre las prostitutas
el tipo de delincuente nato es el más difundido y frecuente. La prostituta es la representación genuina de
la criminalidad, ya que la prostituta le falta sentido maternal.
Lombroso también hizo mención de la influencia ambiental y social, en el crimen, hasta el punto que
citó en numerosas ocasiones a Quetelet.
Estableció que si consideramos en el hombre su tendencia al delito, observamos que depende de su
organización, de la educación que ha recibido, de las circunstancias, no tiene ningún problema en
admitir la interrelación entre factores ambientales y factores endógenos. Llega a interrelacionar el físico
con las estaciones, constata que en invierno se cometen más crímenes, en enero se producen más
falsificaciones y estafas.
La criminalidad será el resultado de todos estos factores, la naturaleza aportará la materia prima y la
sociedad el marco adecuado. Da importancia a las condiciones meteorológicas, la raza, densidad de
población, alcohol, factores educativos y económicos. En lo referente a la clase social observa que la
criminalidad violenta se da en las capas más bajas de la sociedad, mientras que los delitos de fraude son
más propios de las clases acomodadas.
Distinguirá dos tipos de criminalidad, una atávica, es la que corresponde a los verdaderos criminales,
aquellos fatalmente predispuestos al crimen y por otro lado una criminalidad evolutiva que es la que
viene definida por la Ley, esta criminalidad evolutiva no es propiamente delincuente, por lo que falta la
resistencia a las tentaciones ambientales.
La pena: es contrario a la retribución y a la venganza, el fin de la pena es proteger el orden social, en
casos extremos, puede aplicarse la pena de muerte.
PARA LOMBROSO EL DELINCUENTE NACE Y NO SE HACE.
ENRICO FERRI
Era sociólogo, es el segundo autor en importancia de la escuela positiva. “Los nuevos horizontes del
Derecho Penal y del Derecho Procesal”.
“Sociología criminal”. Con esta obra Ferri será considerado el padre de la sociología criminal. Para él
los factores sociales van a ser fundamentales en la explicación de hechos criminales.
La psicología positiva demostró la no existencia del libre albedrío, no es más que una ilusión subjetiva,
con esta postura, es obvio que Ferri sea determinista, todo está predestinado.
Respecto de las leyes penales y su escasa incidencia, Ferri hablará de “saturación criminal”, constatará
que en un determinado medio social, bajo ciertas condiciones individuales o sociales se comete un
determinado número de delitos.
La pena: No es la venganza ni es el castigo, sino que su fin es la defensa de la sociedad, de acuerdo con
el grado de peligrosidad del autor, la sanción ha de ajustarse a las características individuales, apreciadas
caso a caso. Aceptación de la individualización de la pena, y aceptación de la sentencia indeterminada.
La pena no es absolutamente eficaz si no es dura, no implica una disminución de delitos. Lo importante
será la adopción de sustitutivos penales.
El crimen responde a una dinámica propia, o lo que se tiene que procurar es una progresiva eliminación
de los factores criminógenos.
MÁS IMPORTANTE QUE EL CASTIGO SERÁ LA PREVENCIÓN.
GAROGALO
Destacará por ser jurista, de sus méritos fue el haber sido el autor que acuñó el término Criminología, el
mérito principal ha sido el saber divulgar los postulados positivistas con una gran capacidad de síntesis y
moderación.
Critica que positivismo se haya centrado exclusivamente en la figura del delincuente en detrimento del
delito. Ese abandono del delito hace que Garofalo defina que es delito. Parte de un concepto de delito
natural, entiende que delito o acto criminal es aquel que va en contra de los sentimientos de piedad, en
contra de los sentimientos de probidad (honradez). Siendo delincuente aquella persona que carece de
estos sentimientos.
Para Garofalo no puede dividirse delito y delincuente.
Coincide con Lombroso con la idea de anomalía psíquica o moral, pero para Garofalo no es patológica,
sino una variación psíquica transmisible por vía hereditaria.
Los factores sociales tienen escasa relevancia si parte del principio de la existencia de condicionantes o
valoraciones hereditarias, el componente medioambiental ocupa un segundo lugar.
Establecerá una tipología de delincuentes, distinguirá:
 Asesinos.
 Delincuentes violentos.
 Ladrones.
 Criminales lascivos (degenerados).
Para Garofalo sólo será criminal el asesino.
La pena: Garofalo fue contracorriente, se muestra como un abierto partidario de la pena de muerte, como
eliminación de todo aquel que perturbe la convivencia social.
Parte de la idea de la existencia de selección natural de las especies, en este proceso se condena a muerte
a todo aquel que no se adapte al medio. “La sociedad como cualquier ente natural debe eliminar a
aquellos que por su conducta criminal demuestran que no están adaptados a la vida civilizada”.
7. EL POSITIVISMO CRIMINOLÓGICO EN ESPAÑA
Hay cuatro etapas perfectamente diferenciadas.
 Grandes trabajos sobre aspectos delictivos criminológicos en España. Gran profusión de obras sobre
bandolerismo, secuestradores, delitos de sangre...
 Franquismo, de escasa significación en materia criminológica.
 Etapa importante donde se escribirán grandes obras por españoles exiliados en Sudamérica.
 Se inicia en 1976,... hasta la actualidad.
DORADO MONTERO
Rechazó el Derecho Penal represivo, aboga por las tesis correccionalistas, lo fundamental es el
delincuente por un lado y el castigo entendido como corrección y resocialización del delincuente. Para
llegar a ese fin hay que proceder a un análisis de la personalidad del delincuente, análisis personalizado
y psicológico que descubra las causas por las que un individuo ha cometido un hecho criminal. Causas
que harán que un individuo modifique su conducta antisocial. Al delincuente no hay que atribuirle lo que
merece, sino lo que necesita. La gravedad pasará a un segundo plano, tendrá escasa incidencia el tipo de
delito, lo fundamental será una labor pedagógica que enseñe al delincuente a vivir en sociedad.
Parte del principio de que el delincuente es un ser desvalido, necesitado de protección, la pena no es el
medio adecuado para encauzar su conducta futura, lo importante será la adopción de medidas de tutela y
de protección.
El Derecho Penal tiene que convertirse de represivo en preventivo, de punitivo en correccional. Será
determinante la sentencia indeterminada (la no limitación temporal del tratamiento).
Montero no pretende hacer Criminología si no que por equivocación hará pedagogía correccional.
Hay criminales necesitados de protección, pero realmente no son esas personas que Montero reivindica,
son ideas utópicas.
RAFAEL SALILLAS
Utilizó métodos sociológicos y psicológicos para dar una explicación etiológica y científica de la
criminalidad, aparece como un defensor de la sentencia indeterminada, partidario de la prevención.
Concedió importancia al medio, destacando la idea de atavismo y degeneración de Lombroso,
recalcando la idea de entorno social, es el que moldea la figura del delincuente.
La raíz primaria en la génesis del delito serán disfunciones físicas, pero la raíz está en el medio social. El
criminal es producto del medio.
En 1903 Salillas crea la escuela de la Criminología en Madrid.
CONSTANCIO BERNALDO DE QUIROS
Escribió en 1898 ”Las nuevas teorías de la criminalidad” correspondiendo con la primera etapa de la
evolución histórica, al igual que los autores anteriores, escribirá obras relacionadas sobre el
bandolerismo andaluz, estudiará los bajos fondos, la prostitución, siempre con una visión antropológica
y sociológica del crimen.
8. POSITIVISMO CRIMINOLÓGICO Y “LUCHA DE ESCUELAS”
Hubo una gran polémica ya que surgieron diversas corrientes criminológicas en Italia, Francia y
Alemania.
Estos autores consideran que no se trataba de escuelas sino de direcciones, corrientes, movimientos que
no llegan a consolidarse como escuelas. No circunscritas geográficamente. A raíz de los postulados de
estas escuelas, han quedado trazadas las directrices fundamentales del pensamiento criminológicos hasta
la primera mitad del S.XX.
 Escuela Francesa de Lyon. Contraria a esos planteamientos lombrosianos.
No dan una explicación antropológica del crimen y considera que cualquiera que fuesen las
circunstancias individuales, éstas se doblegan hasta los factores externos o ambientales.
El máximo representante es Lacassagne. Su tesis: Las sociedades tienen los criminales que merecen.
Esta escuela mantiene que el criminal “es como el microbio o el virus hasta que encuentra el adecuado
caldo de cultivo y que hace germinar y reproducirse”.
* Factores que conforman la etiología del crimen:
1. Individuales: son de poca relevancia, suponen una mera predisposición del crimen y no son una fatal
determinación del crimen.
2. Factores sociales: condiciones económicas (pobreza, miseria...) estos factores son trascendentales, son
los verdaderos desencadenantes del crimen.
Hace una distinción importante entre medio urbano y rural.
Otro autor, Aubry dice que el crimen es un “virus” que necesita unas condiciones adecuadas para
multiplicarse.
 Teoría psicosocial de Tarde. Atacó las teorías de Lombroso. En su teoría considera que la
criminalidad no es un fenómeno antropológico sino social, gobernado por la imitación. “Todos los actos
importantes son ejecutados bajo el imperio del ejemplo”. La imitación, para él, es esencial para la vida
social. Dice que es un conjunto de seres que se imitan los unos a los otros y que el crimen no es ajeno a
la moda y a la imitación. El criminal dice que es un imitador y la principal crítica que se le hace se centra
en el hecho de considerar que la imitación, la moda, puede explicar cómo se transmite un hábito pero no
por qué se produjo. Dice que la sociedad misma es la última responsable del crimen, pues el individuo se
limita a imitar, los buenos o malos ejemplos de la sociedad.
 Escuela de Marburgo. El máximo representante es Von Liszt. Alemán. Da mayor importancia a los
factores externos y el delito “es un acontecimiento de la vida social”. Contrario a las tesis lombrosianas
y a las de Tarde. Considera que el delito es el resultado de la idiosincrasia del infractor en el momento
del hecho y de las circunstancias que rodeaba al infractor en ese determinado momento.
Hay tres causa sdel crimen.
- Defectos de la personalidad.
- Déficit del proceso de socialización.
- Bancarrota en la justicia penal que incide en el creciente incremento de las tasas del crimen y de
reincidencia. Si la justicia penal no funciona se está creando reincidencia.
D. Escuela de la Defensa Social. Nació en Francia. Movimiento de política criminal que considera que
la lucha contra el crimen es la principal tarea de la sociedad.
El Derecho Penal tiene que proteger la sociedad. Para la aplicación de la Ley penal se exige evitar todo
concepto metafísico. Quiere evitar los conceptos: pena, voluntad,... y pretende investigar cuales son las
medidas que harán que el Derecho Penal cumpla la función de proteger la sociedad internacional. Esta
sociedad para la defensa social aparece en la II Guerra Mundial. Tiene dos representantes: F. Gramática,
defiende la idea de la defensa social; Marc Ancel, defiende o da mayor importancia a la personalidad del
autor.
Postulados principales: una lucha realista contra la criminalidad a la que persigue, pero no con
instrumentos jurídicos adoptan una nueva actitud hacia el delincuente y defienden la política criminal de
signo humanitario, no castigar si no resocializar a los delincuentes. No imponer penas, sino medidas
preventivas, educativas y curativas, de acuerdo con la personalidad del autor.
Propugnan una política criminal de corte humanitario.
TEMA 5. ORIENTACIONES BIOLÓGICAS Y EXPLICACIONES BIOLÓGICAS DEL HECHO
CRIMINAL
1. CORRIENTES BIOLÓGICAS
Son las que mayor parecido tienen con las ideas propuestas por Lombroso, ya que parten de que el
delincuente es “distinto” del no delincuente. Y es en este factor de diferenciación donde reside el porqué
del hecho criminal. Factor biológico que distingue al delincuente del no delincuente. Centra sus estudios
en la búsqueda de un trastorno que supone un contrapunto de las tesis ambientalistas, ya que en el
S.XVIII el francés Gall que estudió las protuberancias y otras irregularidades de los cráneos del recluso,
en busca de una anormalidad que explique su postura, más tarde con la escuela positiva, Lombroso con
el atavismo moral. El criminal es un ente aparte, un ser distinto. Y a partir de aquí las explicaciones
posteriores dicen que estas fases biológicas, son las que van a influir.
El método experimental, que aplican al campo de la conducta humana basada en la observación de
masas y del individuo.
BIOLOGÍA CRIMINAL
Engloba una serie de ciencias. Se habla también de antropología criminal basada en el aspecto corporal
de la persona. Engloba psicología criminal y también la sociología criminal: delito como hecho social.
ANTROPOLOGÍA CRIMINAL
BERTTILLON: antropometría: mediciones del cuerpo. Autor que se dedicó a medir las partes del
cuerpo humano con 11 medidas distintas. Con este sistema unido a la fotografía del delincuente se
utilizará como medio de identificación.
Otra aportación será la que utilizando un método estadístico, se realizan ediciones precisas, viables y
reproducibles.
Con todo este sistema de mediciones se intentará acabar con la teoría Lombrosiana, ya que los
antropometristas llegarán a la conclusión de que existe una proclividad delictiva presente en todo ser
humano, capaz de determinar en ciertas circunstancias que una persona se convierta en criminal.
El nivel intelectual es la fuente primera del delito.
GORING: comparará presidiarios con grupos de control no presidiarios, llegando a la conclusiión de
que no hay diferencias representativas, así el delincuente atávico no existe.
HOOTON: sostendrá que los criminales son naturales, que están destinados al crimen por taras
hereditarias, llevan en su interior signos de deficiencia.
Llegó a la conclusión que los criminales estaban degenerados. La única manera d atajar la criminalidad
es la eugenesia y el control de la reproducción.
Mantuvo que las medidas corporales de los delincuentes eran inferiores a las de los no delincuentes, lo
asociaba a la inferioridad mental.
KRETSCHMER: “Biotipología”. Elabora una tipología delictiva que aún perdura hoy en día.
Distingue:
 leptosomático, caracterizado por tener el cuerpo alargado y delgado, la cabeza pequeña y la nariz
puntiaguda.
 Atlético, gran desarrollo del esqueleto y musculatura, tórax y cabeza grande.
 Pícnico: abdomen prominente, cabeza redonda y ancha, tendencia a la obesidad.
 Displático, presenta características muy exageradas de cualquiera de los grupos anteriores.
 Esquizotínico, presenta una constitución leptosomática, pero con un temperamento introvertido.
 Ciclotínico, personas extrovertidas, de constitución pícnica.
 Viscoso, constitución atlética, oscila entre el leptosomático y el pícnico pero son tranquilos y pasivos.
GLUECK: Se centró en los estudios comparativos, estudiando gemelos, estudiaron 500 jóvenes en un
grupo criminal por un lado y en el otro un grupo de control. Extrajeron determinadas conclusiones.
- 60,1% de delincuentes parecían como individuos proclives a actos violentos, a su vez insensibilidad e
inestabilidad emocional.
Cobran importancia los estudios procedentes de la endocrinología, se ha tratado de explicar el
comportamiento humano criminal de manera específica, como un comportamiento debido a procesos
hormonales endocrinos patológicos. La conducta criminal es debido a disfunciones de secreción interna.
Destacan cuatro autores, Pende, Vidoni, Ditullio (italianos) y Ruiz de Funez (español). Son autores de
principio de siglo.
El punto de partida de la disfunción hormonal, esa disfunción tendrá una gran influencia sobre el
temperamento y el carácter del individuo. Esta disfunción puede influenciar en el desarrollo de la
delincuencia. Entienden que las glándulas de secreción internas, relacionadas con el sistema nervioso
vegetativo, están ligadas a la vida instintivo afectiva.
De eso se derivarán relaciones más o menos extensas entre las funciones endocrinas y el carácter.
Relaciones entre la constelación hormonal individual y la criminalidad.
DI TULLIO entenderá que las glándulas endocrinas intervienen en la criminogénesis, por la
constitución misma del individuo. Este autor adelantará que la constitución de los criminales está bajo la
dependencia de su sistema hormonal, de su sistema endocrino.
Muchos autores han querido constatar la disfunción glandular con un tipo de comportamiento criminal.
Respecto a la criminalidad femenina, han sido muchos los estudios que han querido demostrar que la
mujer ha cometido un alto porcentaje de delitos durante el período catameñal.
Una teoría endocriminológica está condenada al fracaso, ya que muchas personas tienen disfunciones y
no por ello son criminales.
La escuela biológico - positivista contiene:
 El interés se centra hacia el actor y su comportamiento.
 Criminales y no criminales se diferencian por sus condiciones biológico - antropológicas.
 Estos factores biológico - antropológicos son los que determinan el comportamiento individual.
Este tipo de teorías son apropiadas para apoyar, justificar ideologías reaccionarias, totalitarias, racistas.
Si la teoría biológico - positivista se adecúa, puede ser utilizada para legitimar determinados intereses.
GENÉTICA
EXNER: entenderá que si la predisposición determina de manera decisiva la evolución de la
personalidad y el delito es una exteriorización de esa personalidad, no se puede restar importancia a la
influencia de la masa hereditaria del factor hereditario. No por eso entiende que el factor hereditario sea
determinante.
El delito, para él, es siempre una reacción a impresiones ambientales, los influjos hereditarios y los
influjos ambientales no se pueden desenredar.
No existe la predisposición al delito. Puede existir en determinadas personas debido a rasgos hereditarios
o genéticos un desarrollo direccional hacia el delito. Este desarrollo direccional puede disminuirse o
aumentarse mediante la acción tanto de circunstancias internas como externas.
Ni el desarrollo direccional ni el mundo circundante pueden por sí mismo, llevar a una persona al delito.
Se rechaza una teoría puramente biológica y también se rechaza una teoría sociológica, los dos factores
están interrelacionados, provocando el hecho criminal.
El delito es un concepto jurídico que varía dependiendo del tiempo y el lugar.
Se observa que la mayoría de los estudios se centran en: se han hecho estudios sobre familias criminales,
gemelos, adopción y estudios sobre cromosomas.
Genealogías de delincuentes: se hace un seguimiento sobre la descendencia de una parte o línea. Se deja
a parte el influjo de otros familiares. El gran inconveniente es que suelen encontrarse sobre una familia
concreta.
Estudios de gemelos: hay que distinguir entre gemelos univitelinos y bivitelinos.
LANGE: buscó gemelos univitelinos, cuyo padre era criminal, si la masa hereditaria es un factor
decisivo, y la disposición criminal existe en uno de los hermanos, lo lógico será que el otro también
tenga esa predisposición. De los diversos trabajos realizados se desprende que el comportamiento de
ambos es igual. Hay que añadir que los dos hermanos vivían casi siempre bajo las mismas circunstancias
externas.
En el supuesto de los gemelos bivitelinos, al no tener la misma herencia, pero sí el mismo medio, y si
éste es decisivo, deberían mostrarse también en ellos las mismas manifestaciones que los univitelinos,
pero esto no es así, de ello se deduce la importancia de la carga hereditaria.
CHRISTIANSEN: se estudiaron todos los gemelos nacidos en Copenague entre 1881 - 1910. Logró
estudiar 3586 parejas de gemelos, de estos encontró 799 con antecewdentes en alguno de sus gemelos.
Encontró una mayor concordancia criminal entre gemelos univitelinos que entre bivitelinos.
De este estudio extrae que cuanto más común sea la delincuencia en un área geográfica, menos
genéticamente determinada está. Con esto todo parece determinar que la conducta delictiva manifestada
en un medio no delincuente está más fuertemente determinada por la genética mientras que la conducta
delictiva está determinada por el ambiente.
También se realizaron estudios sobre adopción, se compararon los padres biológicos con los hijos que
han “cedido” en la adopción y a su vez con los padres adoptivos. Si la adopción se produce
inmediatamente después del nacimiento, la influencia de los padres biológicos es biológica no ambiental,
al estar estos dos factores separados se pueden evaluar la relativa influencia de estos dos factores.
CROWE: estudió 41 mujeres que habían estado en un reformatorio entre 1925 y 1953, estas mujeres
habían tenido 52 hijos que habían sido adoptados, estos hijos tenían entre 15 y 45 años en el momento
del estudio, estos 52 hijos fueron comparados por un grupo de control (niños adoptados) teniéndose en
cuenta variables como sexo, raza, religión, ... Se observó que 8 adoptados del primer grupo tenían
antecedentes penales, mientras que el grupo de control, sólo dos presentaban antecedentes penales.
Los estudios sobre malformaciones genéticas. En 1961 se publica el descubrimiento de SANDGERB,
presencia de una malformación cromosómica consistente en que los varones presentaban una Y de más.
En 1965 una autora inglesa PATRICIA JACOBS, investigaba en los centros penitenciarios y descubre
que numerosos reclusos presentan esta anomalía cromosómica XYY. Jacobs observa las características
de estas personas, observando que son más altos que el término medio, que la mayoría son perturbados
mentales, y además suelen ser autores de delitos violentos contra las personas o contra la propiedad.
Jacobs dice que los individuos que presentan esta anomalía son violentos, peligrosos y con propensión al
crimen. No puede afirmarse que quien tiene esta anomalía sea peligroso o violento ya que las pruebas se
realizaron en centros penitenciarios.
A nivel político criminal y jurisprudencial, una misma anomalía supuso que se dictaran dos sentencias
distintas: ** 1968, Australia, autor de asesinato, se le absuelve del mismo por presentar la anomalía
XYY; ** 1968, Francia, se condena a un individuo a la pena de 7 años de prisión, por presentar la
anomalía XYY.
2. EXPLICACIONES PSICOPATOLÓGICAS DEL HECHO CRIMINAL
Desde los inicios de la humanidad, y principalmente desde los primeros estudios realizados en materia
criminal, se observa que la sociedad ha pretendido siempre atribuir al delincuente anormalidades
psíquicas como causa de su comportamiento.
Pero es sólo a partir del siglo XIX cuando empieza a distinguirse entre delincuente y enfermo mental,
contemplando a éste último como cualquier otro enfermo.
Es indudablemente la psiquiatría la disciplina mejor predispuesta a explicar el comportamiento delictivo
como producto o expresión de patologías del psiquismo humano. Gracias a sus valiosas aportaciones hoy
ya no cabe mantener que el delincuente sea un loco o que la locura genere necesariamente criminalidad.
Dentro de la psicopatología merece especial atención el concepto de psicopatía, sobre el cual
centraremos nuestro estudio.
Desde que en 1809 PINEL describió la “manie sans delire” (manía sin delirio) puede decirse que existe
un concepto diagnóstico aplicable a aquellas personas cuya conducta entre frecuentemente en conflicto
con la sociedad.
El término psicopatía fue introducido por primera vez en 1891 por KOCH con el objetivo de designar
una nueva categoría psiquiátrica relacionada con los trastornos de personalidad en general.
Pero para la doctrina mayoritaria, fue KRAEPELIN quien en 1896 definiera la personalidad
psicopática. Como señala GOPPINGER, a partir de entonces el problema de los psicópatas es el
problema fundamental de la Criminología.
Este autor no es el único que mantiene esta postura puesto que GARRIDO GUZMAN señala
igualmente que “entre los problemas más espinosos y difíciles con los que hoy se enfrentan los
estudiosos de la Criminología, del Derecho Penal y Penitenciario, de la Psicología y la Psiquiatría se
encuentran los planteados por las personalidades anormales o psicopáticas en su relación con la
criminalidad. Pese al formidable avance que las ciencias antropológicas han experimentado en estos
últimos años, las psicopatías continúan siendo uno de los capítulos menos logrado de la clínica
psiquiátrica”.
Existen innumerables definiciones del término “psicopatía” y de la “personalidad psicopática”,
destacando principalmente la de SCHNEIDER quien considera psicópatas “a aquellos hombres que
sufren por su anormalidad, o por cuya anormalidad sufre la sociedad”. No obstante, esta “anormalidad”
no nos debe inducir a error, puesto que, como señala VALLEJO-NAGERA en el lenguaje científico se
tiende a aplicar “psicopatía” al enfermo psíquico y sabemos que por definición el psicópata no es el
enfermo mental.
Por otra parte, la etiología incierta del síndrome psicopático ha determinado que el término personalidad
psicopática, tal y como se viene utilizando por la psiquiatría no pueda ser diagnosticado objetivamente,
sino que, por el contrario, a su diagnosis suele llegarse por vía de exclusión. Ello ha determinado que un
amplio sector doctrinal haya negado el carácter científico al término psicópata afirmando que se trata de
un concepto omnicomprensivo o más bien de un "“cajón de sastre".
Ante tal falta de precisión, la moderna Psiquiatría, especialmente la norteamericana, ha cargado el acento
en el aspecto sociológico, poniendo con ello de manifiesto la importancia de los factores sociales y
culturales que influyen en la conducta dirigida contra la norma, sustituyendo el término psicópata por el
de sociópata.
Pese a la denominación, como subraya VALLEJO-NAGERA, los síntomas son los mismos: “comienza
antes de los 15 años, con hurtos en casa, mentiras reiteradas, falsificación de las notas en la escuela,
actos de vandalismo, vagabundeo, fugas de casa, contacto con el alcohol y las drogas, pendencias,
expulsión de escuela, actividad sexual promiscua, precoz y violenta y cualquier forma de delincuencia
infantil. En general, violación de las normas de conducta en el hogar y frente a la sociedad”.
Del mismo modo que los expulsan de la escuela y colegios ocurre después en los empleos, o los
abandonan sin tener previsto otro. Uno de los rasgos típicos “es actuar por las apetencias en el momento
presente sin tener en cuenta las consecuencias”.
El autor italiano DI TULLIO(1967) señala los tipos psicópatas que presentan un interés criminológico:
 Los hipertímicos descompensados, exagerados y exuberantes de sentimientos con agitación excesiva
e hiperactividad, de comportamiento inestable, poca reflexión y a menudo inmoralidad, todo ello unido a
la carencia de profundidad de pensamiento, de lógica y de crítica, contienen tendencia a las estafas y a
las peleas.
 Los lábiles de humor, que representan bruscas variaciones endotímicas, con acciones repentinas e
imprevistas: descontentos, agitados, impacientes y con reacciones brutales: fugas, deserción,
vagabundeo, piromanía, cleptomanía.
 Los histriónicos, de ambición desmesurada, que emplean todos los medios para llegar a su fin.
Presentan varios tipos: los excéntricos, los fanfarrones, los mitómanos, y los fantasiosos. Especialmente
estos dos últimos tipos tienen tendencia a cometer actos fraudulentos de toda especie.
Muy frecuentemente, a nivel clínico se ha denominado psicópatas a todos los individuos que muestran
conducta antisocial. Se ha establecido la distinción de tres tipologías delictivas psicopáticas: la primaria,
la secundaria y la subcultural.
La descripción clínica de la psicopatía primaria se debe principalmente a CLECKLEY en 1976. Este
autor considera como características más importantes las siguientes: atractivo superficial y buena
inteligencia; ausencia de delirios y otros signos de pensamiento irracional; ausencia de nerviosismo y de
manifestaciones psiconeuróticas; informalidad; falsedad e insinceridad; incapacidad para experimentar
vergüenza o remordimiento; conducta antisocial irracional; falta de juicio y dificultad para aprender de
la experiencia; egocentrismo patológico e incapacidad para amar; pobreza en las principales relaciones
afectivas; pérdida específica de intuición; poca respuesta a las relaciones interpersonales; conducta
desagradable y exagerada, a veces con consumo de alcohol; amenazas de suicidio raramente
consumadas; vida sexual impersonal, frívola y poco estable; dificultad para seguir cualquier plan de
vida.
En el segundo grupo, los psicópatas secundarios, estaría formado por aquellos individuos que a pesar
de presentar conductas antisociales lo hacen como consecuencia de algún trastorno emocional; su
historia, respuesta a los tratamientos y pronóstico son totalmente distintos de los del psicópata primario.
Son capaces de mostrar culpa y remordimiento, así como de establecer relaciones afectivas con los
demás. A estos individuos también se les ha denominado psicópatas neuróticos.
El tercer grupo, los psicópatas subculturales estaría formado por aquellos individuos de características
de personalidad “normales” que pertenecen a una subcultura delincuente y que son perfectamente
capaces de mostrar lealtad, sentimientos de culpa y de establecer relaciones afectivas dentro de su
subcultura; su conducta antisocial sería debida principalmente a variables de tipo ambiental.
Es necesario precisar que aunque es frecuente hallar individuos con las características del psicópata
primario entre los delincuentes, puede hallarse también personalidades psicopáticas entre los no
delincuentes.
En lo relativo al porcentaje de psicópatas, es desalentador el observar la falta de criterios unificados en
lo concerniente al diagnóstico. Así, SUTHERLAND y CRESSEY notan que el diagnóstico de la
personalidad psicopática no es ni uniforme ni objetivo; un individuo puede ser considerado psicópata por
un psiquiatra y no serlo por otro, según las ideas preconcebidas de quien lo analiza. Ello es debido
justamente a la falta de clarificación sobre el tema en su definición y clasificación, así, según se adopte
una definición u otra o se considere válida una clasificación u otra, se entenderá que un individuo
presenta o no una personalidad psicopática. Reina, pues, en esta cuestión una falta total de rigor
científico.
SUTHERLAND relata que según los boletines de los centros penitenciarios de Nueva York y
Massachusetts, aproximadamente un 10% de los criminales allí llevados son clasificados como
personalidades psicopáticas entre los delincuentes internados. En la época entre los años 1919 y 1929, un
88.3% de todos los criminales que entraron en la cárcel de Illinois fue clasificado como psicópatas. De
estas divergencias deduce Sutherland que estas diferencias se deben más bien a conceptos psiquiátricos
distintos que a una diferentes estructura de la personalidad de los criminales. Por lo demás Sutherland
cree observar que en los establecimientos penitenciarios, en los que son psiquiatras quienes diagnostican
a los criminales, hay algo así como una tendencia general a hacer aumentar el porcentaje de aquellos
reclusos considerados como psicópatas.
Para GOPPINGER, en muchos caos, la personalidad psicopática es simplemente deducida del delito
cometido o del género de vida llevado. Para este autor, por consiguiente, habrá que mirar las
publicaciones sobre porcentajes de personalidades psicopáticas entre los criminales con gran
escepticismo.
Al respecto se aconseja acudir al interesante artículo de Garrido Guzmán “psicopatías, criminalidad y
tratamiento penitenciario” (Cuadernos de Política Criminal nº 33-1987).
Como señala GARCÍA PABLOS, la experiencia parece demostrar que la mayor parte de los infractores
de la Ley son - sorprendentemente - normales, desde el punto de vista psíquico: el problema, a menudo,
consiste no en que determinados individuos se hallen mal compuestos e inadaptados, sino en que se
encuentran bien dispuestos y adaptados pero a la vida y a los valores criminales.
TEMA 6. EL MODELO “PSICOSOMÁTICO”: EXPLICACIONES PSICOANALÍTICAS DEL
CRIMEN
1. EL MODELO “PSICOLÓGICO”: TEORÍAS CONDUCTISTAS
Se ha tratado de explicar en base a un instinto primario de agresión.
ORÍGENES DEL PSICOANÁLISIS
A finales del S.XIX, con estudios sobre histeria y neurosis. Destacar a JANET como el primero en
utilizar la hipnosis. Decir también que el efecto de la catarsis, consiste en la liberación de ideas que están
relegadas en el inconsciente. SIGMUND FREUD comienza a explorar el inconsciente y los instintos
inhibidos, así como a desarrollar la teoría de la neurosis.
Principales aportaciones del psicoanálisis: en principio debemos distinguir entre:
*Consciente: es una región psíquica en la que las percepciones que provienen del mundo exterior, del
propio cuerpo o mente, se hacen conscientes. Lo consciente es aceptado y reconocido por el sujeto en el
momento que se realiza.
*Subconsciente: son todos aquellos sucesos, procesos y contenidos mentales que son capaces d alcanzar
o llegar a la consciencia si se realiza un esfuerzo para concentrar la atención. Una de las funciones del
subconsciente es mantener una barrera regresiva que consume anhelos, deseos, para evitar el desagrado
y retrasar la descarga instintiva; pero al mismo tiempo tiene que lograr que la energía mental concuerde
con las exigencias éticas, con los valores morales de la sociedad.
*Inconsciente: es la suma total de todos los contenidos mentales o de los procesos que quedan fuera de
la consciencia y que al mismo tiempo son incapaces de llegar a ella debido a una contrafuerza que es lo
que se llama represión. Estos contenidos mentales inconscientes son impulsos o deseos que resultan
inaceptables, amenazadores o repugnante para el propio sujeto desde un punto de vista ético o
intelectual. Ante estos deseos existe una represión, pero pese a ella, intentarán llegar a la consciencia y a
cada intento corresponderá una represión de los mismos. Esto puede llevar a un conflicto, apareciendo
incluso síntomas neuróticos.
La inconsciencia nunca puede llegar a hacerse consciente, salvo en contadas ocasiones: Cuando la
censura está dominada por la aparición de síntomas psiconeuróticos; Cuando nos relajamos (por
ejemplo, en el sueño); Cuando se engaña al inconsciente.
Freud realiza otra distinción: “El Ello”, “el yo” y “el super yo”.
 El ello es la zona mental donde residen los procesos psíquicos más primarios y los impulsos instintivos.
 El yo es un estrato superior al ello y es el encargado de organizar esos instintos: tarea de
autoconservación.
 El super yo, es una parte de la personalidad que tiene como misión formar la consciencia, los ideales. Se
forman en una edad temprana, asumiendo el modelo de una persona con la que el niño se siente
identificado y que suele ser el padre.
Para los psicoanalistas el crimen sería consecuencia bien de un fracaso en la interiorización de las
normas y valores convencionales (triunfando el ello), o bien de una mala estructuración del yo que es
incapaz de controlar las fuerzas instintivas del ello y a su vez de las exigencias del super yo.
Esto hace que Freud establezca un paralelismo entre neurosis y criminalidad, ya que los
comportamientos responden a unos mismos procesos.
La neurosis es el proceso psíquicos del inconsciente, producido por un acontecimiento, sea normal o
traumático, vivido muy profundamente de modo que le produce un choque de tal fuerza que se fija en el
modo inconsciente en el momento en que sucede. En este momento, para Freud, el inconsciente no
evoluciona tanto y hay una regresión al pasado.
Freud observa que el paciente ignora porque realiza ciertos actos y el porqué de su neurosis. La neurosis
se formará como sustitución de algo que no se ha llegado a manifestar en el exterior de tal modo que
procesos psíquicos se han visto interrumpidos o perturbados en su curso, ello ha obligado a que
permanezcan en el inconsciente debido a la represión.
Freud aportó el interés por la vida mental subconsciente que tomará la fuerza y energía en el instinto
sexual y en un instinto agresivo. En el individuo lucharán dos instintos contrapuestos por una parte una
fuerza positiva, básicamente sexual, y por otra parte una fuerza negativa, de destrucción que es el
instinto de muerte.
En el aspecto sexual, Freud distinguió cinco etapas en el desarrollo de la libido: oral, anal, fálica, latente
y genital. Son las que determinarán la fijación del individuo en una fase o estadio anterior. Esto puede
determinar qué tipo de comportamiento delictivo realizará un sujeto.
El complejo de Edipo: Freud se basó en una figura de la mitología griega. Edipo asesinó a su padre y
mantuvo relaciones con su madre. El complejo de Edipo no es más que las relaciones que se establecen
entre el niño y uno de sus padres, siempre del sexo opuesto, esta relación es una relación en la que si el
niño se enamora tendrá una gran rivalidad, hostilidad hacia el progenitor del mismo sexo, corresponde
con la etapa fálica (2 -5 años). El niño busca un objeto en el que depositar todo su amor. Se establecerá
un triángulo, niño que siente un enamoramiento con su madre, relación violenta de celos hacia el padre,
es una etapa cargada de ansiedad, de sentimiento de culpa ya que el enamoramiento hacia la madre, el
niño teme la reacción violenta del padre, reacción que supondría en la mente del niño la castración.
Algunos cuadros patológicos son la mala superación del concepto de Edipo.
CRÍTICA AL PSICOANÁLISIS: no aporta conocimientos verificados ni científicos, son teorías que se
basan en hechos indemostrables.
Hay otros psicoanalistas que piensan que la delincuencia es debida a una pronta separación de la madre,
en este sentido se realizaron estudios observando lo siguiente: se comparó un grupo reducido de
delincuentes con otro de no delincuentes y se observó que en el primer grupo 17 de los 44 habían vivido
una separación de la madre de 6 o más meses durante los primeros cinco años de su vida y que tenían
una incapacidad para establecer relaciones interpersonales: se dedujo que esa experiencia infantil fue un
poderoso factor criminógeno.
ADLER entiende que existe un sentimiento de inferioridad, ambición de poder y un sentimiento de
comunidad que van a determinar la conducta humana.
JUNG parte de la idea del inconsciente colectivo y trata de explicar guerras, actos violentos, atrocidades
cometidas por la humanidad... trata de explicarlo a través de la idea de inconsciente colectivo como un
conjunto de vivencias de la humanidad acumuladas a lo largo de la historia.
E.FROM entiende que el hombre occidental es un ser inseguro, angustiado y además dependiente de la
aprobación ajena, lo que produce una incapacidad de amar, incapacidad en la toma de decisiones, en
definitiva es un individuo dispuesto a destruirlo todo.
CONCLUSIÓN: no existe una teoría psicoanalítica única, sino diversas hipótesis, la moderna doctrina
relega a un segundo plano ese instinto primario de agresión, el triunfo del ello y la idea de sentimiento
de culpa inconsciente de origen idílico. Es decir, todos los elementos fundamentales del psicoanálisis
pasan a un segundo lugar. Pese a todo han contribuido a un mejor conocimiento del hombre y lo han
conseguido a través de estos mecanismos inconscientes que todos poseemos. Problema añadido es que
sus teorías no son observables.
2. MODELO PSICOLÓGICO
Psicología es aquella ciencia que estudia la vida psíquica del individuo y en el ámbito criminológico es
importante porque da a conocer una pluralidad de teorías al respecto.
Numerosas explicaciones teóricas conceden mucha importancia al organicismo (teoría organicista ! El
organismo será el responsable del acto criminal con lo cual existe una personalidad criminal).
El hecho que los sujetos relacionados con el crimen presenten gran similitud con su ambiente social
explica porqué aparecen otras teorías que se basan en el medio ambiental (teorías ambientalistas ! la
sociedad será en última instancia la culpable del crimen, la que genera la figura del delincuente).
TEORÍA CONDUCTISTA
Achacan la etiología del crimen exclusivamente a factores externos, estímulos y refuerzos porque
entienden que las pautas de la conducta habitualmente atribuidas a factores internos pueden inducirse,
eliminarse y reestablecerse modificando las influencias externas del medio.
La mayor parte de los hechos delictivos constituyen conductas adquisitivas, que se adquieren, en esa
adquisición no se requiere ningún tipo de técnica especial, lo que va a interesar es el porqué algunos
individuos no inhiben ciertas conductas que son socialmente inhibidas.
Aparece como la consecuencia de fallos o deficiencias en el condicionamiento del proceso de
socialización.
EYNSENCK: el comportamiento social se adquiere a través de un proceso de condicionamiento en el
aprendizaje de las conductas de socialización, el niño aprende a inhibir las respuestas antinormativas
mediante el establecimiento de una serie de repuestas emocionales condicionadas ante estímulos
asociados a la conducta antisocial.
Como resultado de este aprendizaje, los actos antisociales se verán asociados con un estado aversivo de
miedo producidos por el castigo. Serán los miedos condicionados los que van a constituir un freno a la
conducta antisocial. El niño no llevará a cabo una conducta que ha sido previamente castigada. La falta
de socialización ocurre en individuos a los que les alta la habilidad para adquirir respuestas
condicionadas en general.
TEORÍA DEL APRENDIZAJE SOCIAL
Es una variante del conductismo, muy próxima a las teorías sociológicas del aprendizaje por transmisión
cultural.
Consideran que la adquisición de las pautas, modelos criminales se producen mediante el aprendizaje
evolutivo que descarga en la observación e imitación del comportamiento criminal entre otros.
FREUD en “Psicopatología de la vida moderna” dice que son meros actos o palabras fallidas, lapsus;
cada acto tiene una explicación, las teorías del aprendizaje se oponen a las psicoanalistas, que sostienen
que muchos actos obedecen al inconsciente.
Puntos de esta teoría:
 Casi toda la conducta es aprendida.
 Las leyes que gobiernan este aprendizaje pueden conocerse y medirse.
 Tanto la conducta normal como la anormal, se adquieren mediante los mismos mecanismos normales de
aprendizaje. El crimen representa un conjunto de actos aprendidos por el individuo.
BANDURA parte de la idea que el sujeto no nace violento, sino que lo aprende a través de las vivencias
diarias, de la interacción con los demás. Un elemento que avala esta teoría es el acuerdo, por parte de los
psicólogos, en la no conveniencia de que los niños vean programas violentos en la televisión, ya que
contemplan como otros individuos consiguen alcanzar objetivos mediante la violencia, e incluso son
recompensados. Si un niño asocia violencia con recompensa es fácil que aprenda a actuar violentamente.
Los factores biológicos y psicológicos pueden predisponer al individuo, pero el factor definitivo de las
tendencias criminales se debe al entorno socio - ambiental.
En la conducta antisocial será muy importante el aprendizaje en base a modelos, no solo se aprende en
base a recompensas y castigos sino también de lo que e observa en otros miembros de la comunidad, y
así las respuestas punibles pueden aprenderse “viendo lo que les pasa a los otros”, se aprende, se
adquiere una experiencia propia a través de los éxitos y equivocaciones que observamos.
El castigo produce una inhibición de posibles conductas cuando comprobamos las consecuencias
negativas que les produce a los demás.
ANÁLISIS FACTORIALISTA: RASGOS DE LA PERSONALIDAD
Pretende explicar el contenido de ciertas conductas en base a rasgos de la personalidad, que se irán
recogiendo en test y van a permitir comparar grupos y subgrupos de delincuentes.
ARGYLE mantiene que los delincuentes suelen presentar alguno de los siguientes rasgos:
 Consciencia débil
 Escaso sentimiento de culpa.
 Rechazo de la autoridad.
 Tendencia al agrupamiento con otros delincuentes.
 Impulsividad.
 Mínimo autocontrol.
De todas las características que se pueden presentar hay una a la que se le ha prestado gran importancia,
la inteligencia.
Al hablar de delincuencia e inteligencia se plantea la gran interrogante, ¿son los delincuentes menos
inteligentes?. No puede afirmarse que los delincuentes sean menos inteligentes, se constata la presencia
de delincuentes brillantes. Es obvio que hay delitos que requieren para su comisión un alto grado de
inteligencia.
TEMA 7. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS (I)
La Sociología criminal llegó a Europa tras la II Guerra Mundial, con gran fuerza y hasta el punto de
destronar las teorías biológicas y psicológicas, si bien se vio que a la postres no arraigaron, pues las
anteriores teorías eran de gran peso.
1. TEORÍAS MULTIFACTORIALES (FACTOR APPROACH)
Estas plurifactoriales utilizan un método inductivo y no van a atribuir la causa del comportamiento
criminal a un solo factor, sino a una pluralidad de factores heterogéneos que a priori no tienen nada que
ver unos con otros: rasgos personales, familia, escuela, hobbies,...
Su ámbito de estudio es la delincuencia juvenil, lo cual plantea un problema, la capacidad de extraer los
resultados que obtiene a la realidad. Las conclusiones no se deben generalizar al conjunto del fenómeno
criminal. Parte de su gran éxito se debe a demostrar el simplicismo con que operaban las teorías
monocausales de la criminalidad, los plurifactoriales sostienen una pluralidad de condiciones en el
crimen, no de un solo factor.
Estas teorías serán las primeras que tendrán un enfoque sociológico, el hecho de ser las primeras tiene un
precio, el no haber podido desgajarse de las explicaciones biológicas. Cuando dan una explicación sobre
la etiología del delito mantienen que inciden factores individuales.
Estas teorías presentan un mérito indudable, rechazan la explicación monocausal, con ello consiguen que
todas las teorías que defiendan que el hecho criminal obedece a una sola causa, todas estas teorías son
teorías simplicistas.
Si defienden que la criminalidad es debida a un conjunto de factores es lógico que critiquen a los que
determinan que le fenómeno criminal obedece a una sóla causa.
GLUECK (matrimonio): Pese a que se observan en su trabajo reminiscencias biológicas, realizaron una
importante investigación en 1950, analizaron 500 parejas juveniles de delincuentes y de no delincuentes,
cuidando en cada caso que la edad, la criminalidad, la raza y el coeficiente intelectual fueran iguales;
además de ayudarse de asistentes sociales, psicológicos, antropólogos y psiquiatras, determinando en 10
años de trabajo los factores por los cuales los delincuentes y los no delincuentes se parecían y se
diferenciaban.
Los campos procedentes en la investigación fueron: familia, escuela, municipio, problemas médicos,
inteligencia, personalidad, temperamento.
En un principio se tomaron en consideración 402 factores, quedando reducidos a 3 que se suponían
suficientes para establecer un pronóstico social.
 Vigilancia del individuo por su madre.
 Severidad con que ésta lo eduque.
 La armonía de la familia.
Una teoría de corte sociológico llega a la conclusión de corte psicoanalítico, los tres factores están
estrechamente relacionados con la madre.
BURTON: “Los jóvenes delincuentes” (1940). Contempló la existencia de 170 condicionantes que
desencadenan en el niño un comportamiento no deseable.
HEALY: hablará de la pluralidad de determinantes que pueden desencadenar el fenómeno criminal. Las
variables que pueden determinar el comportamiento desviado son:
 Males hereditarios.
 Anormalidad mental.
 Constitución física anormal.
 Conflictos espirituales.
 Malas condiciones familiares y amistades.
 Intereses insatisfechos.
 Malas condiciones en el desarrollo infantil temprano.
Estos tres autores consideran que en todos ellos operan tanto factores biológicos como factores socio -
psicológicos.
El mérito de estos autores radica en haber iniciado el desarrollo teórico que considera las condiciones
sociales como posibles causas de comportamiento desviado.
Aun tienen residuos biológicos pero ya inician el camino, de los factores sociales en la explicación del
hecho criminal: el medio social determinará el desarrollo individual.
2. LA ESCUELA ECOLÓGICA DE CHICAGO
Si los teóricos plurifactoriales son los que han marcado el inicio de la configuración del crimen como
hecho que responde a una pluralidad de factores. Esto encontrará su consagración en la escuela de
Chicago.
Nace bajo el espíritu o carácter pragmático de la escuela americana, nace con la intención de resolver los
problemas sociales delincuenciales de Chicago. No es una escuela teórica, esperan que sus teorías
solucionen problemas reales. Problemas derivados de la inmigración, en 1860 numerosos emigrantes
legan a Norteamérica, estos emigrantes se concentran en las ciudades del medio oeste, aumentando la
población desde 1860 a 1910en más de dos millones de habitantes. Esta emigración masiva, unida a un
proceso de industrialización va a provocar un tipo de hábitat distinto del tradicional.
La gran ciudad se convertirá en un conjunto entremezclado de etnias, religiones, culturas y al mismo
tiempo en un foco de problemas fundamentalmente sociales: pobreza, marginación, suicidio,
alcoholismo, prostitución y criminalidad.
Esta escuela y ante estos problemas investigará con una finalidad práctica: búsqueda de soluciones.
Pretenden dar un diagnóstico fiable sobre los urgentes problemas de esa realidad americana.
Su objeto de estudio será la gran ciudad, con análisis de su crecimiento, de su desarrollo individual y la
morfología del criminal que se produce en ese nuevo medio.
El mérito de esta escuela es que supo sumergirse en el corazón de la gran ciudad, conocen y comprenden
desde dentro el mundo de los desviados para analizar todos los mecanismos de aprendizaje y transmisión
de esta cultura.
(1) La primera teoría será la “ecológica”, cuyos máximos representantes son: PARK,
BURGUÉS y MAC KENZIE, con el estudio de la desorganización social y las conductas que esta
desorganización va a generar dentro de la ciudad.
Observan que se generan una serie de fenómenos y que la macro ciudad provocará una serie de
consecuencias.
Hay cuatro puntos fundamentales:
 Analizan y observan el debilitamiento de los vínculos que mantenían unidos a los grupos primarios.
 Observan que se produce una modificación de las relaciones interpersonales y otra que tiende a que
las relaciones sean más impersonales y más superficiales.
 Observan una pérdida de arraigo en los lugares, donde se vive.
 También una relajación de los frenos de inhibiciones de los grupos primarios bajo la influencia del
ambiente urbano.
Esta circunstancias serán las responsables del aumento de la criminalidad. El debilitamiento del control
social informal producía un peligro evidente, la ruptura de los lazos primarios y el relajamiento de los
vínculos y de las inhibiciones del grupo primario, por influencia del entorno urbano, son los
responsables de aumento del vicio / criminalidad en las grandes ciudades.
Su gran mérito es haber situado las causas del delito en el medio social. Si la sociedad es la que
desencadena el hecho criminal habrá que incidir sobre el medio cambiando las estructuras sociales.
(2) Teoría del “contagio social”: Se produce en la gran ciudad un proceso mediante el cual los
comportamientos desviados se transmiten entre individuos de características similares.
“La Banda” 1927, libro en el que examinan hasta 1313 bandas existentes en Chicago, descubriendo una
zona por los ferrocarriles donde se ubicaban gran parte de éstas, también en áreas de edificios de oficinas
y en grandes almacenes.
Otros autores demostraron que la cifra de criminalidad disminuía con el alejamiento del centro urbano,
incrementándose en este centro y en zonas industriales.
Mantienen que la criminalidad potencial se concentraba en las áreas delincuenciales: proximidades de
establecimientos comerciales, industriales,... porqué ahí existe un debilitamiento del control social y
consideran que si éste no está debilitado no se produciría esto en las zonas residenciales de los núcleos
urbanos.
BURGUESS, círculos concéntricos.
I. Se van a concentrar los comercios, zonas de recreo y de diversión, centros cívicos y políticos, es la
zona neurálgica de la ciudad donde giran las principales actividades de los habitantes.
II. Al ser una zona absorbida por el comercio y por la industria ligera, es una zona que expulsa de su
seno a la mayoría de sus habitantes, salvo a los más pobres.
III. Será donde habiten los obreros de la industria que han trasladado de la zona II, ya que sufre un
deterioro progresivo. Sin poder acceder a la zona IV, lo que les permite no estar demasiado lejos de su
trabajo.
IV. Zona residencial, inmuebles de lujo, grandes residencias.
V. Zona donde se asientan los suburbios con sus arrabales y sus ciudades dormitorio.
SHAW llega a cinco conclusiones:
 Los delincuentes no difieren del resto de la gente en cuestiones de inteligencia, físicas y de personalidad.
Desde aquí rechazan todas las teorías biológicas no diferenciando causas hereditarias, psíquicas,
psicológicas,...
 Los barrios ofrecen numerosos incentivos para cada actividad criminal. Se entra en rivalidad con otro
barrio porque el individuo se siente identificado con el suyo propio.
 El comportamiento delictivo se aprende y se trasmite a través de la tradición moral y del
comportamiento de los demás.
 Considera que las verdaderas carreras criminales se consolidan y desarrollan cuando el individuo se
identifica con su mundo delictivo e interiorizan los valores de ese mundo criminal, de su grupo.
La localización geográfica de estos barrios es la zona industrial; con un nivel adquisitivo menor, hay
mayor tasa de criminalidad, la etnia es también u otro factor decisivo como hispanos, negros,...
Como primera crítica a esta escuela, podemos decir que simplifica en exceso el análisis sobre las causas
del delito y son incapaces de explicar la criminalidad que se produce fuera de esas áreas. Otra duda
radica en que si son estas áreas las que van creando delincuentes o si por el contrario atraen a personas
más proclives a la comisión del delito.
TEORÍAS AMBIENTALISTAS
Destacar a NEWMAN “Espacios defendibles” 1973, donde propugna la prevención del delito a través
del diseño arquitectónico del espacio urbano, crear ambientes residenciales que inhiban del delito.
Propuso medidas muy precisas para que el individuo defienda su espacio, que cree este sentimiento:
 Subdividir áreas publicas en zonas más pequeñas para que los vecinos adopten aptitudes de “propiedad”,
donde se sustituya el anonimato por un sentimiento de vecindad, comunidad y responsabilizándose de
todo lo que ocurra en su entorno.
 La ubicación de las ventanas será importante para observar estas áreas.
 Emplazar zonas concurridas junto a zonas públicas, y que no sean fuente de peligro: parques, zonas de
recreo...
 Que se construyan áreas públicas de tal modo que los visitantes se sientan observados en todo momento.
GARCÍA DE PABLOS llega a la conclusión que las edificaciones gigantescas incomunicadas con el
tráfico rodado, sin portero o vigilancia, de fácil accesibilidad para cualquiera, concentrarán mayores
tasas de criminalidad.
Newman lleva a cuatro conclusiones:
 Los edificios de 7 pisos o más altos son los más idóneos para la comisión de delitos, a mayor número
de pisos mayor índice de criminalidad.
 Numerosos delitos se cometen en ascensores, lo que disminuiría si se potenciasen las posibilidades de
observación.
 Los puntos más problemáticos son por los que transitan los ocupantes de las viviendas, siempre que
no existan medios de observación.
 Como lugares que incitan al crimen destaca los pasadizos, calles vacías, salidas de la ciudad, edificios
sin portero...
TEMA 8. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS II
1. CONCEPCIONES ESTRUCTURAL-FUNCIONALISTA. LA TEORÍA DE LA ANOMIA
Se enmarca dentro de la Sociología criminal, anomia significa ausencia de normas. DURKHEIM utiliza
este concepto en 1983 al elaborar su teoría sobre la división social del trabajo, no como un principio
económico, sino como uno de los fundamentos más importantes de la vida social en general. Observa
que se produce una diferencia de la cooperación, es decir, en la Revolución Industrial esta creciente
división del trabajo provoca formas de insolidaridad entre los individuos. Se observa un debilitamiento
de la conciencia colectiva acentuando las diferencias individuales. Anomia será para él un estado de
desintegración (dentro de la esfera social) originado por el hecho de que la creciente división del trabajo
está obstaculizando el contacto, la relación social es insatisfactoria.
Esta problemática la extrapola al suicidio y dice que tanto en épocas de prosperidad como en las de
depresión económica aumentan las tasas de suicidio. Concluye diciendo que cuando las necesidades de
las personas no se pueden satisfacer con los medios disponibles es frecuente el suicidio. Habla también
de que el bienestar puede convertirse en causa de suicidio, y considera que en épocas de prosperidad las
necesidades de las personas se vuelven ilimitadas y no pueden ser satisfechas, mientras que en una
situación estable, las aspiraciones y necesidades están reguladas y delimitadas por las normas. La
situación inestable va a producir un derrumbe de las normas apareciendo, por consiguiente, la anomia.
Considera que este concepto se produce en un estado social caracterizado por un debilitamiento general
de la conciencia colectiva, desinterés, insolidaridad, etc...
La anomia será el fracaso o la falta de un sistema de convicciones morales arraigadas colectivamente.
El comportamiento desviado: la criminalidad es normal y es un fenómeno social que debe ser explicado
socialmente y considera que cada sociedad mantiene una cohesión interna, una solidaridad social, y la
mantiene porque existe una consciencia colectiva que va a ejercer presión sobre los individuos.
Considera que la colectividad se va a imponer sobre el individuo infractor. existe una primera conciencia
colectiva que será la que dicte lo que es bueno y correcto y cuando el individuo no se adapta, hará un
frente común a ese individuo, pero con un sentimiento de superioridad. A través de ese sentimiento de
superioridad se va a producir la solidaridad social y se produce porque el fin de la pena no será un fin
retribucionista, ni prevencionista, sino que será para que el ciudadano honesto no se desmoralice “La
pena hace ver al ciudadano honesto la utilidad de su sacrificio, la pena mantiene su confianza en el
sistema e identifica como inferior al grupo criminal y refuerza el sentimiento de superioridad del grupo”.
El delincuente para Durkheim, es consecuencia de las estructuras de la sociedad y será un hecho, un
fenómeno normal y absolutamente necesario dentro del engranaje social, será la otra cara de la moneda,
lo que es normal es que exista un incremento de las tasas de criminalidad “Una determinada cantidad de
crímenes forma parte de toda sociedad sana”. Una sociedad sin crimen será una sociedad primitiva,
monolítica e inmóvil, el crimen cumple una función integradora e innovadora dentro del funcionamiento
social.
La pena debe intentar no desmoralizar a la sociedad, el criminal es un sujeto no antisocial, un factor de
funcionamiento regular de la vida social.
MERTON define la anomia como la quiebra en las relaciones entre las metas sociales y los caminos
para alcanzar estas metas. Desarrolla una teoría general sobre el comportamiento desviado, también la
conducta desviada es una reacción normal a todas las contradicciones de las estructuras sociales. Toma
como ejemplo la sociedad norteamericana. La persecución de la riqueza y la acumulación de ella es una
meta obligada y prioritaria para todos los ciudadanos y ese objeto, es ensalzado por la estructura cultural.
Frente a esa necesidad cultural, existe una estructura social que limita a ciertos sectores de la población
el acceso a esas necesidades culturales. Dice que estas contradicciones entre estructura, culturas y
sociedad producen una tendencia a la anomia y afecta con intensidad a las clases bajas. La persecución
del éxito y del prestigio y del status social son aspiraciones a las que debe llegar todo americano sin
importar los medios.
Esta estructura cultural viene representada por la familia, la escuela y por el trabajo, que van a inculcar
al individuo, desde pequeño, en ese afán de riqueza y poder. Pero no le facilitan los medios suficientes
para que todo individuo pueda llegar a esos fines. Se plantea qué consecuencia habrá para aquellos
individuos que están en diversos niveles de la estructura social en una sociedad que se da supremacía al
éxito pero no da los mecanismos necesarios:
 La conformidad: al aceptar tanto las metas culturales como los medios instintivos para llevar a esos
fines. Donde no ocurra esa conformidad la estabilidad se verá amenazada.
 La innovación: la reacción desviada, el uso de medios ilícitos para obtener los fines culturales, se
produce una actuación de las metas culturales, pero cuando no se arbitran los medios, la gente tiende a
olvidar las restricciones.
 El ritualismo: es una reducción y / o un abandono de las metas culturales, a favor de la conversión a
los medios institucionalizados. El individuo incapaz de alcanzar los fines culturales renuncia a ellos,
pero no renuncia a las reglas que rigen el trabajo y el esfuerzo (monotonía).
 El retraimiento: es una renuncia tanto de los fines culturales como de los medios institucionalizados.
Es la respuesta menos difundida.
 La rebelión, ante la frustración que surge cuando existen posibilidades imitadas para alcanzar esos
fines, pueden conducir a un rechazo de los fines y medios introduciendo valores distintos, nuevas formas
de organización e instituciones, una nueva estructura social.
2. TEORÍAS SUBCULTURALES
Esta denominación de subcultura no es exclusiva de la Criminología (utilizada también por los
sociólogos). Tal expresión se generalizó a partir de la II Guerra Mundial y tomó fuerza a partir de la obra
de COHEN: “Chicos delincuentes”.
Las teorías nacen en EE.UU. y surgen como respuesta a la problemática que existe en este país con
respecto a las teorías marginales (étnicas y raciales, culturales, etc.).
Consiguen con Cohen, convertirse en teorías explicativas de conducta desviada y llegan a ser teorías
importantes dentro de la Sociología criminal americana.
El concepto presupone la existencia de una sociedad rural. Supone a la vez un examen desde dentro del
mundo de las minorías, desde la propia óptica de los desviados y sobre todo en el caso de la delincuencia
supone una decisión simbólica de rebeldía, en el caso de la delincuencia juvenil, hacia los valores de las
clases medios. Actuación negativista, no racional, propia de la criminalidad de los adultos.
Discrepan de los postulados de la escuela de Chicago, al considerar que no son determinadas áreas de la
ciudad las que van a generar la criminalidad de las capas más bajas de la sociedad, sino que el
delincuente es consecuencia de los códigos de valores propios de la subcultura y que al mismo tiempo,
esos son ambivalentes respecto de la sociedad oficial. Se señala que tanto la conducta normal, conforme
a derecho, como la irregular se definían en relación a los respectivos sistemas de normas y valores
oficiales y suboficiales, quiere decir que estos sistemas de valores van a contar con una estructura muy
semejante, con valores que interiorizan refuerzan y transmiten a través de los mecanismos de aprendizaje
socializante.
La adaptación de Cohen es la más importante. Centró su estudio en la delincuencia juvenil de status más
bajos y concluyó que las áreas delincuenciales no eran ámbitos desorganizados, sino con normas y
valores distintos de los oficiales. La subcultura va a operar como una evasión a la cultura general, o
como una reacción negativa; será como una cultura de recambio que ciertas minorías marginales van a
crear dentro de la cultura con el propósito de dar salida a la ansiedad y a la frustración. Opera como
válvula de escape frente al conflicto de no poder participar de las expectativas que ofrece la sociedad,
una gran cantidad de autores creen que la única dificultad importante existente entre delincuente y no
delincuente reside en el grado de exposición a una subcultura.
CARACTERÍSTICAS DE LAS SUBCULTURAS
No utilitarias (robar por robar).
Maliciosas.
Negativistas de otras culturas.
La delincuencia juvenil y la subcultura van a aparecer sobre todo concentradas en los sectores masculino
y de baja condición social.
La razón que Cohen da es que es precisamente la clase trabajadora la que se va a encontrar con el grado
más alto de frustración. Los miembros pertenecientes a estas subculturas, vivan donde vivan, y sean de
la condición que sean, están unidos por los valores de las clases medias y estos son el éxito a perseguir
metas cada vez mayores (con ello obtendrán respetabilidad, relaciones sociales,...). Ante las expectantes
metas que ofrece la clase obrera se verán desaventajados.
Los modelos de socialización en la familia de clase trabajadora: la discriminación que llevan a cabo los
maestros,... va a producir un problema de ajuste entre el niño que ha sido primariamente socializado a
través de los valores correspondientes a su subcultura. La solución es la subcultura criminal o sin
voluntad de obtener metas de la clase media se va a volcar en comportamiento agresivo, bandolerismo y
a través de sus actos logrará el éxito dentro de la subcultura, escapando de la intolerable frustración y
ansiedad.
El problema de la cultura es que al tener interiorizados los valores d la clase media, su actitud siempre
será de rechazo hacia esos valores debido a la frustración, esto se verá en actos de vandalismo... creando
posteriormente unos valores propios.
TEMA 9. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS (III)
1. TEORÍAS DEL PROCESO SOCIAL
Se difunden en los años 60 y 70. Destacan sobre todo porque critican abiertamente las teorías
estructuralistas al desmitificar el hecho de que la criminalidad deba concentrarse en los miembros de las
capas más bajas, ellos opinan que también hay criminales en las capas superiores y consideran que toda
persona tiene el potencial necesario para convertirse en delincuente.
Profundizarán en los delitos económicos, entrando estos delitos en las legislaciones penales tipificando
un mayor número de delitos de contenido socioeconómico.
Hay tres orientaciones:
 Teorías del aprendizaje social.
 Teorías del control social.
 Teorías del etiquetamiento o de reacción social.
TEORÍA EL APRENDIZAJE SOCIAL
Se subdivide en cuatro formulaciones que tienen en común la idea de que la conducta criminal se
aprende y por consiguiente no debe buscarse justificación en razones de tipo biológico, ni en rasgos
inconscientes ni en el desarrollo cognitivo de patrones o modelos de comportamiento durante la infancia
del sujeto.
Para estos autores el crimen es una respuesta a situaciones reales que el sujeto aprende. El crimen no es
anormal ni es signo de una personalidad inmadura.
SUTHERLAND nos ofrece la primera teoría, asociación diferencial. Interpretó orientaciones
multifactoriales y complementó con elementos psicológicos. Destacó por su análisis de la criminalidad
de cuello blanco y por los niveles de inteligencia.
El origen de esta teoría debemos buscarlo en los trabajos realizados por TARDE (concepto de
imitación), los trabajos sobre la memoria humana y los de PAULOV y EBBINGHAUS.
No se interesan por el aprendizaje del saber sino del comportamiento humano con un corte psicológico.
El autor dice que “las personas se hacen, en principio crimianles porque están relativamente aisladas de
la cultura de grupos respetuosos de la Ley o bien, por causa de resistencia, ocupación,... o sino, por
encontrarse en contacto con una subcultura criminal, porque han carecido de las experiencias,
sentimientos, opciones y concepciones en base a las cuales ha de construirse un orden de la vida que la
opinión pública considera deseable”. Los contactos se llevan a cabo en grupos sociales y precisamente
en forma de procesos de aprendizaje, es decir, se van a trasmitir los modelos de conducta y la
orientación en los valores y las formas de reacción. Para Sutherland, el crimen no se hereda, ni se imita,
ni inventa, sólo se aprende.
Resumió su teoría en seis proposiciones:
 La conducta criminal es aprendida.
 Se aprende en un proceso de comunicación en la interacción con otras personas.
 El aprendizaje se realiza en el marco de las relaciones más personales e íntimas.
 El aprendizaje de la conducta criminal comprende tanto las tácticas como las técnicas.
 Una persona será delincuente cuando aprende más modelos que favorezcan la infracción.
 El proceso de aprendizaje de la conducta criminal y no criminal es el mismo.
Sutherland analizó el gansterismo de EE.UU. de los años 20-30 porque esta organización se presenta
rígida y existía en ella un sistema de valores propios. Según él, estas organizaciones favorecían junto a
los industriales la expansión económica. Se aliaban para luchar contra el enemigo común, trabajadores
en huelga, los negros los emigrantes, los sindicatos... Esa relación alianza permite a este autor descubrir
el porqué se producen ciertos códigos de valores.
Una variante de esta teoría del aprendizaje sería la teoría de la identificación diferencial cuyo máximo
exponente es GLASER. La criminalidad ya no tiene que producirse por la interacción directa, sino que
se puede indicar la elección de otra persona desde cuya perspectiva observamos nuestra propia conducta
(el individuo en el transcurso de distintos proceso sociales elige determinados grupos o personas con los
cuales se identifica). “Una persona sigue el camino del crimen en la medida en que se identifica con
personas reales o ficticias, desde cuya perspectiva su conducta criminal parece como aceptable”.
La crítica que se hace a esta teoría es que se concibe la conducta criminal como conducta aprobada de
antemano, dirigida intelectualmente por anticipado y no como un suceso que ha surgido más o menos
por casualidad. Esto puede se así en algunos crímenes pero no todos y nunca en la mayoría.
TEORÍA SOBRE EL CONTROL SOCIAL
Se plantea que todo individuo podría actuar criminalmente pero se ve neutralizado por los vínculos
sociales que le van a solicitar que tenga una actitud conforme a derecho, y servirán de dique a
cualquiera. Cuando fracasan sus mecanismo de control, se produce una quiebra y ello conduce al crimen.
Se plantea si todo individuo cuenta con el potencial necesario para violar las leyes y la sociedad ofrece
varias opciones.
¿Por qué se obedecen las leyes? Según la escuela clásica la respuesta es por el miedo y por los vínculos
existentes entre personas interrelacionadas íntimamente.
Aparece la teoría del arraigo social (representada por HIRSCHI), que pertenece a las llamadas de
vinculación y consideran que ésta es lo que hace que el sujeto se ajuste a derecho. La consulta viene
determinada por el vínculo emocional que une al individuo con personas significativas. En este vínculo
descansa el compromiso frente a los demás. Cuando se rompe el vínculo aparece la criminalidad.
Piensan que el delincuente puede ocasionar más consecuencias dañinas en las relaciones con otras
personas y también con instituciones y es el miedo el que frena al individuo. El crimen sería el resultado
de un debilitamiento de las relaciones.
Hay cuatro factores que determinan el arraigo en la sociedad:
 Apego y la consideración hacia personas. La falta de estos hacia determinadas personas (característica
de la personalidad psicótica) va a conducir hacia una falta de respeto hacia los demás).
 Identificación y compromiso con los valores convencionales.
 La participación en actividades sociales. El ocio y la desocupación pueden potenciar una actitud
delictiva. La vida social supone un alejamiento del delito.
 Las creencias suponen un importante freno al delito, ya que supone un respeto hacia los derechos de
los demás
TEORÍA DE LA CONTENCIÓN SOCIAL
Su máximo exponente es RECKLESS. Se pregunta como un individuo pobre residente de una zona con
elevado índice de criminalidad puede resistirse al delito. La respuesta la buscan en mecanismos de
contención interna y externa:
- Internos: la solidez de la personalidad del individuo. Destacan el concepto de sí mismo; viene a ser el
componente diferencial que explica el porqué unos individuos caen en la tentación y otros no. El
concepto ofrece firmeza frente a los golpes de la vida en la elaboración interna de las experiencias.
- Externos: no se puede olvidar la vida familiar o la organización social y son importantes en cuanto
pueden repercutir en el individuo positivamente en cuanto le prevean de firmeza.
Además hay mecanismos de presión divididos en: impulsos internos (descontento individual, hostilidad,
rebelión...); presiones externas (condiciones de la vida adversas...); influencias externas (conducta
desviada de compañeros, influencia de los medios de comunicación).
Para él, la conducta criminal va a responder a estos dos mecanismos. Mecanismos de contención y
mecanismos de presión criminógena.
TEMA 10. TEORÍAS SOCIOLÓGICAS (IV)
1. TEORÍAS DEL PROCESO SOCIAL (LABELLING APPROACH)
Consideran que no se puede comprender el delito presidiendo de la propia relación social, del proceso
social de selección de ciertas personas y las conductas etiquetadas como criminales. Por tanto, el delito y
la reacción social aprecen como término interdependientes, inseparables, recíprocas.
La marca de la persona de conducta desviada no es nueva, y desde los inicios siempre se ha tratado de
buscar en el criminal una marca que lo distinga.
El Derecho Penal clásico lo enlazaba con el hecho punible, y la antropología criminal lo centraba en la
personalidad del autor. Las malformaciones cromosómicas serían como medio de conocimiento del
delincuente.
La estigmación sólo significa diferenciación, destacar de forma más o menos clara a determinadas
personas y adscribir la explicación de su conducta.
El problema del control de la conducta se simplificaría si se pudiera conocer de forma clara el círculo de
personas peligrosas socialmente por características fácilmente identificables. La búsqueda de esas
marcas ha producido grandes abusos (judíos, cristianos,...).
Cuando tiene lugar una estigmación aparecen consecuencias destructivas paa los afectados y para sus
familias.
Para los autores más representativos, las conductas irregulares están repartidas con una gran igualdad
entre todas las clases sociales de la población, pero posteriormente los mecanismos sociales conducen a
una desigual distribución del riesgo de ser detenido, condenado posteriormente, y esos mecanismos
sociales son los que etiquetan al individuo.
Una pequeña aparte de los autores opina que en la clase inferior no existe una criminalidad propia, pero
ocurre que esta criminalidad es creada por los llamados “procesos de atribución”.
IANNENBAUM (autor de “Crimen y comunidad”), es el primer autor en formular la frase: “los jóvenes
delincuentes e hacen porque se les define como malos”. Considera que las reacciones y las definiciones
del medio, con respecto a un determinado comportamiento, son decisivas para la aparición del
comportamiento desviado.
Para BECKER, las normas son reglas de comportamiento elaboradas por los grupos sociales, si una
persona viola estas normas será considerada como desviada desde el punto de vista del grupo. No
interesan las causas de desviación, son el proceso de criminalización. Una persona s convierte en
desviada cuando otras personas más significativas la etiquetan como tal.
Se les critica que no se ocupasen de los orígenes de la criminalidad y sólo centran su estudio partiendo
de que es el grupo social dominante el que etiqueta al individuo.
El control social es el que crea la criminalidad. El interés de la investigación se desplaza desde el
desviado y su medio hacia aquellos grupos que lo definen como desviado. Van a analizar los
mecanismos de funcionamiento del control social y las carencias no las buscan en los individuos
controlados sino en aquellos que ejercen el control.
El individuo pasa a convertirse en víctima de los procesos de atribución y definición. Un conducta no es
delictiva por sí misma, ni su autor será un criminal por merecimientos objetivos, son que depende de
ciertos procesos de definición y atribución y selección al mismo tiempo.
GARCÍA DE PABLOS señala que los agentes del control social formal, no detectan o declaran el
carácter delictivo de un comportamiento, sino que lo generan o producen al etiquetarlo así.
El control social es altamente discriminatorio y selectivo, esa etiqueta de criminal es repartida por los
mecanismos de control con el mismo criterio de distribución que otros bienes (fama, riqueza...) y ese
criterio es el status y el rol de las personas.
Las posibilidades de que un individuo pueda ser etiquetado como delincuente, no dependen tanto del
delito cometido, son que más bien dependen de la posición que ocupa el individuo en la pirámide social.
Si en una sociedad alguien posee poder para establecer normas (que determinen la moralidad media),
también tiene poder para escapar a esas normas.
Los procesos de aplicación de la Ley penal constituyen los mecanismos de distribución de la propiedad
negativa criminal.
CRÍTICAS
 No otorga ninguna atención a las motivaciones iniciales que impulsan al sujeto a un acto delictivo.
Tampoco se preocupa de las motivaciones que le llevan a cometer el primer delito, ignora totalmente los
orígenes de la actitud delictiva.
 Estos teóricos han rescatado la figura del delincuente de ese determinismo biológico, psicológico y
social en que se hallaba y lo que han hecho es incluirlo en un determinismo de la reacción social.
Estas teorías del etiquetamiento se han preocupado más por los hecho s cometidos por los débiles que los
realizados por los poderosos, se han centrado en petimetres, bribones y pervertidos, y lo que no han
hecho es centrar sus estudios en la violencia institucional encubierta.
 Esta teoría no cubre suficientemente ciertos aspectos políticos del problema de la desviación.
I. Zona centro
II. Zona de transición
III. Zona de los hogares de los trabajadores
IV. Zona residencial
V. Zona suburbana

Concepto y Objeto de la Criminología


Tabla de Contenido

1. Etimología
2. Denominación
3. Objeto De La Criminología
o El Delito
o El Delincuente
o La Victima
o Control Social Del Comportamiento Desviado
4. Concepto De Criminología
5. Concepción Restrictiva Y Amplia De La Criminología

UD. está aquí: Criminologia < Concepto y objeto

by J O R G E M A C H I C A D O

E TIMOLOGÍA. La palabra Criminología deriva de la lengua latina “criminis”, que


significa delito, crimen.

DENOMINACIÓN
Históricamente la Criminología tuvo las siguientes denominaciones:

 Antropología Criminal,
 Biología Criminal,
 Psicología Criminal,
 Sociología Criminal,

Que hoy pueden reputarse de superadas.

Paul Topinard (L'Isle-Adam, 1830,


Parmain, Val-d'Oise - 1911) was a
French physician and anthropologist
who was a student of Paul Broca and
whose views...More...
La actual denominación “Criminología”, al parecer, fue establecida por el antropólogo francés Paul
Topinard (1830-1911) si bien adquirió carta de naturaleza gracias al jurista italiano Rafael Garófalo
perteneciente a la Escuela Positiva De La Ciencia Criminal oPositivismo Criminológico[1] ( JIMENEZ DE
ASUA, Luis, Tratado de Derecho Penal, Tomo I, Buenos Aires, Argentina: Losada, 5ª, 1950, pagina 101.
CAJÍAS K., Huáscar, Criminología, La Paz, Bolivia: Juventud, 5ª, 1997, pagina 67).

OBJETO DE LA CRIMINOLOGÍA
¿Qué estudia el Criminología? ¿Cuál el objeto de estudio de la Criminología?

La Criminología estudia, se ocupa de:

1. El delito,

2. El delincuente,

3. La víctima y

4. El control social del comportamiento desviado.

EL DELITO
El concepto de delito cambia con la evolución de la sociedad y la cultura, es temporal y espacialmente
relativo, es circunstancial. Es decir el concepto cambia de acuerdo con el tiempo y la cultura, por
ejemplo el adulterio dejo de ser un delito en Bolivia.

La Criminología tradicional considera embarazosa la circunstancialidad.

La Criminología y el Derecho Penal tienen el mismo objeto de estudio: el delito, pero diferenciándose
por el método o forma de examinarlo. El Derecho Penal aborda el delito desde el punto de vista
normativo. La Criminología enfrenta el delito desde el punto de vista de la conducta delictiva del
perpetrador del delito.

La Criminología tradicional ante la opción de subestimar el componente normativo que el concepto de


delito implica, o bien sentar base de un concepto criminológico del delito material distinto del
jurídico-penal, estaba condenada al fracaso.

Actualmente esta discusión criminológica ha perdido interés, porque:

 No parece contradictoria que una disciplina empírica opere en un marco normativo, que el
concepto criminológico de delito contenga una referencia mediana a pautas valorativas no
significa que la criminología carezca de objeto propio de autonomía científica.
 Porque lejos de enfoques meramente fenomenológicos, a la moderna Criminología le interesan
diversas facetas, como: el volumen, estructura y movimiento de la criminalidad, las
estrategias criminalizadoras y descriminalizadoras, el efectivo reparto de la criminalidad en
distintos estratos sociales, etc.
 Se reconoce hoy la conveniencia de operar sobre los diferentes conceptos de delito según las
respectivas finalidades de la investigación criminalógico. Si se abordan problemas de política
jurídica en torno a la criminalización o la descriminalización, resulta indicado un concepto
criminológico del delito, o sea, un concepto material del delito. Mientras si aquella versa
sobre la extensión, estructura y movimiento de la criminalidad, las definiciones jurídico-
penales cobran prioridad lógica.

Entre los Conceptos materiales—criminológicos—de delito podemos citar:


El delito para Emilio Durkheim “es un acto que ofende ciertos sentimientos colectivos, dotados de una
energía y de una previsión particulares”.

Rafael Garófalo dice que “El delito social o natural es una lesión de aquella parte del sentido moral
que consiste en los sentimientos altruistas fundamentales (piedad y probidad) según la medida en que
se encuentran en las razas humanas superiores, cuya medida es necesaria para la adaptación del
individuo a la sociedad”. La critica le dice que aunque esos sentimientos son inherentes al ser humano,
no son los únicos. Este concepto rechaza lo que la ley considera como delito.

Para Enrico Ferri “son delitos las acciones determinadas por motivos individuales ya antisociales que
alteran las condiciones de existencia y lesionan la moralidad media de un pueblo en un momento
determinado”.

Jean-Gabriel De Tarde or Gabriel Tarde (12 March 1843 – 13


May 1904) was a French sociologist, criminologist and social
psychologist who conceived ...More...

Para Gabriel Tarde “la idea del crimen implica esencialmente, naturalmente, la de un derecho o la de
un deber violado”.

Entre los conceptos jurídico-penalespodemos citar:

El delito es “aquel comportamiento humano que, a juicio del legislador, está en contradicción con los
fines del Estado y exige como sanción una pena (criminal)” (ANTOLISEI, Francesco, Manual de Derecho
Penal, Bogotá, Colombia: Temis, 8va, 1988, pagina 119).

EL DELINCUENTE
El delincuente es el sujeto a ha cometido un delito. (CABANELLAS, Guillermo, Diccionario
Enciclopédico De Derecho Usual, Tomo VIII, Buenos Aires, Argentina: Heliasta, 24ª, 1996, pagina 368).

La Criminología tradicional potencia al máximo el protagonismo de la persona del delincuente, por el


contrario la moderna Criminología –de corte sociológico—el examen y significado de la persona del
delincuente pasa a un segundo plano, desplazándose el centro de interés de las investigaciones hacia
la conducta delictiva, la víctima y el control social.

LA VICTIMA
La victima es la persona que sufre violencia injusta en sí o en sus derechos. La víctima es aquel que
sufre un mal, en su persona, bienes o derechos, sin culpa suya. Es el sujeto pasivo del delito.

El interés por la víctima como objeto es un fenómeno reciente: a partir de la Segunda Guerra Mundial.
El dispositivo penal—el sustantivo y el procesal—no toman en cuenta a la víctima para neutralizarla, a
fin de recobrar para el Estado el monopolio de la reacción penal.
La Criminología olvidó a la víctima.

CONTROL SOCIAL DEL COMPORTAMIENTO DESVIADO


El control social del comportamiento desviado es el estudio de los mecanismos a través de los cuales
la sociedad despliega la supremacía sobre los individuos, consiguiendo que estos acaten sus normas de
carácter penal.

Se refiere a la condición social que existe para mantener separados a los delincuentes de la sociedad.

El control social es impulsor de una nueva Criminología que es más dinámica. Este enfoque es muy
controvertido.

Algunos dicen que no es necesario estudiar dentro la Criminología al control social. La rechazan. Pero
otros estudiosos admiten que no se puede hacer Criminología prescindiendo de la reacción social.

CONCEPTO DE CRIMINOLOGÍA
¿Qué es la Criminología? La Criminología es la ciencia empírica e interdisciplinaria que se ocupa
del delito, del delincuente, de la víctima y del control social del comportamiento desviado.

Es “ciencia” porque aporta un núcleo de conocimientos verificados sobre su objeto de estudio. Mas
abajo veremos cual es el objeto de estudio de la Criminología.

Es la “ciencia empírica” porque esos de conocimientos verificados se basan en la observación del


objeto de estudio, en la experiencia. Es decir los conocimientos se verifican a través del método
empírico. Para llegar a conocer su objeto a través de las “sensaciones” (Hume) y ser enlazadas con las
“percepciones” la Criminología sigue un plan establecido de antemano.

La Criminología es una “ciencia empírica e interdisciplinaria” porque estudia las causas del delito
desde el punto de vista de la Biología, la Psicología, la Antropología y la Sociología dando origen a
Antropología Criminal, la Biología Criminal, la Psicología Criminal o la Sociología Criminal.

CONCEPCIÓN RESTRICTIVA Y AMPLIA DE LA CRIMINOLOGÍA


La concepción restrictiva circunscribe a la Criminología a la investigación:

 Del delito,
 Del delincuente y
 La ejecución de la pena.

No toma en cuenta el control social.

La acepción amplia considera también el control social, su análisis, estrategias y procesos de control
social, que forma parte del objeto de estudio de la Criminología.

El ordenamiento jurídico boliviano concibe al delito solo como algo normativizado, un acto que debe
ser penado y punto. No toma al delito como un hecho que rompe un orden social, o que uno de los
actores de ese rompimiento es el delincuente y que la Criminología deber ser la encargada del
estudio, ya sea biológica, psíquica o sociologicamente y, además, mostrar las causas y motivos porque
se ha delinquido.

Es más, el Código Penal boliviano aun no muestra a la víctima en su papel preponderante del delito. Ni
siquiera desde el punto de vista de la inducción al delito. Por ejemplo exhibir joyas en lugares donde
el delincuente fácilmente pueda actuar.
_________________________
[1]Escuela positiva. Es el estudio científico del delincuente y del delito y su sanción como fenómeno natural y social a través de los
métodos de observación y de experimentación

Cómo citar este APUNTEJURIDICO ®:

MACHICADO, Jorge,"La Criminología Y Su Objeto", Apuntes Juridicos™, 2013


http://jorgemachicado.blogspot.com/2009/03/objeto-de-la-criminologia.html Consulta: Domingo, 18
Diciembre de 2016 minología: Todo sobre esta ciencia.
1. 1. Criminología Yudy cardona, Jhon carrillo, Aldair morales, Laura Pérez, Stefanny
Portacio.
2. 2. Historia de la criminología  La criminología nace de la antropología, pero también
nace de la psicología, de la biología y de la sociología. A partir de aquí se crea un
núcleo de términos sólidos, será la ciencia que aglutinará el conocimiento de todas
estas ciencias.  Es una ciencia que tiene un objeto claro (el crimen, el delincuente, la
víctima y el control social). Basándose en el método inductivo fue el que adoctrinó la
criminología. No hay ninguna supremacía de una ciencia sobre las otras en
criminología. Siempre se ha englobado dentro del derecho. www.criminologia.info
3. 3. Origen  A mediados del siglo XIII, Tomás de Aquino intentó también sentar las
bases de la filosofía del derecho penal en su obra Escolástica, y en la Edad Media se
realizaron algunos estudios médicos para investigar crímenes aislados.En el S.XIII
Tomás de Aquino, en materia criminal mantiene una postura ambivalente, ya que
defiende la idea de la predisposición, pero también defiende la idea del libre albedrío,
sostiene que existe una tendencia al mal pero también existe una autonomía a la
voluntad. La Criminología ya existía hace siglos, existe desde que existe el crimen. La
época en que se produce una proliferación de estudios criminológicos en el S.XV que
coincide con el florecimiento de la medicina legal.
4. 4. Definiciones según sus postulados  TOMÁS MORO: Aboga por la proporcionalidad
de las penas, criticando cómo Inglaterra impone pena de muerte por igual: “a quien
roba un pan, o al terrible asaltante de los caminos” (Tomás Moro, Utopía, México, Edit.
Porrúa, 1975)  CHARLES DE SECONDAT: “...El buen legislador debe preocuparse
más por prevenir el delito que por castigarlo” (Luis Rodríguez Manzanera, ob. cit.,
págs. 198-199)  GÜNTHER KAISER: Define la criminología como el conjunto
ordenado de saberes empíricos sobre el delito, el delincuente, el comportamiento
socialmente desviado y sobre los controles de esta conducta.
5. 5. ETAPA PRECIENTÍFICA  Es una etapa anterior al positivismo, llega hasta el
S.XIX. El pensamiento utópico: Tomás Moro Abogado, político. Será el representante
fundamental de este pensamiento, desarrolla su labor a finales del S.XV, principios del
XVI, aporta a la Criminología la tesis de la conexión del crimen con la estructura de la
sociedad, el crimen responde a una serie de factores. www.biografiasyvidas.com
6. 6. ESCUELA CLÁSICA Se enfoca en el delito. Defiende ante todo la idea del hombre
como un ser libre, racional e igual, defiende la idea del libre albedrío (autonomía de la
voluntad). Postulados  Normalidad del delincuente, no existen diferencias cualitativas
entre el delincuente del que no lo es.  Explicación situacional del hecho delictivo, el
crimen es consecuencia de un mal uso de la libertad, todos los ciudadanos son
criminales en potencia porque todos son libres.  Aportación en el ámbito de la política
criminal, donde la escuela clásica sí legitima el uso sistemático del castigo como
instrumento del control del crimen.
7. 7. ESCUELA POSITIVA  Luchará contra el delito, aportando cientificidad a las causas
del delito. Los positivistas centrarán su estudio en la figura del delincuente, en materia
política, protegerán el nuevo orden burgués industrial. Se enfoca en el delincuente. 
Máximo exponente: Cesare Lombroso. Aporte: clasificación de
criminales.www.biografiasyvidas.com
8. 8. CRIMINOLOGÍA COMO CIENCIA  Es “ciencia” porque aporta un núcleo de
conocimientos verificados sobre su objeto de estudio.  Es la “ciencia empírica” porque
esos de conocimientos verificados se basan en la observación del objeto de estudio,
en la experiencia. Es decir los conocimientos se verifican a través del método
empírico.  La Criminología es una “ciencia empírica e interdisciplinaria” porque
estudia las causas del delito desde el punto de vista de la Biología, la Psicología, la
Antropología y la Sociología dando origen a Antropología Criminal, la Biología
Criminal, la Psicología Criminal o la Sociología Criminal.
9. 9. OBJETO DE LA CRIMINOLOGÍA La criminología se encarga de estudiar los
siguientes aspectos:  El delito “aquel comportamiento humano que, a juicio del
legislador, está en contradicción con los fines del Estado y exige como sanción una
pena (criminal)” (ANTOLISEI, Francesco, Manual de Derecho Penal, Bogotá,
Colombia: Temis, 8va, 1988, pagina 119).  El delincuente El delincuente es el sujeto
a ha cometido un delito. (Cabanellas, Guillermo, Diccionario Enciclopédico De Derecho
Usual, Tomo VIII, Buenos Aires, Argentina: Heliasta, 24ª, 1996, pagina 368).
10. 10.  La víctima La victima es la persona que sufre violencia injusta en sí o en sus
derechos. La víctima es aquel que sufre un mal, en su persona, bienes o derechos, sin
culpa suya. Es el sujeto pasivo del delito.  El control social del comportamiento
desviado El control social del comportamiento desviado es el estudio de los
mecanismos a través de los cuales la sociedad despliega la supremacía sobre los
individuos, consiguiendo que estos acaten sus normas de carácter penal. OBJETO DE
LA CRIMINOLOGÍ

Criminología: la ciencia que estudia delitos y


crímenes
¿Qué es la criminología y qué función tiene un criminólogo?

COMPARTIR TWITTEAR COMPARTIR


Ricardo Vázquez CigarroaCriminólogo




Con la creciente popularidad de las dramáticas series que involucran el resolver crímenes,
perseguir criminales o intentar enfrascarse en la mente de ellos para llevarles un paso adelante,
creemos estar familiarizados con el término criminología, adjudicando que se trata de una
ciencia cuyo único propósito es resolver el crimen perpetrado.

Y si bien la investigación criminal es una de sus funciones, cabe destacar que la criminología
no se reduce exclusivamente a este campo sino que tiene una amplia posibilidad de ser utilizada
y aplicada para beneficio de la sociedad.

¿Qué es la criminología?
Fue Rafaelle Garofalo, jurista italiano, quien acuñó por vez primera el término criminología,
cuyo significado etimológico deriva del latín criminis (crimen/delito) y del
griego logos (tratado o estudio) por lo que su definición más pura es "estudio del delito". Pero
atribuir esta definición al quehacer criminológico sería demasiado vago.

La criminología es una ciencia inter y multidisciplinaria cuya finalidad es el estudio, análisis,


intervención, prevención y profilaxis de tanto el crimen, como el criminal y la criminalidad. Por
tanto, el objeto de estudio de la criminología sería la conducta antisocial, aquellas conductas
que se desvían de lo normalmente aceptado por la sociedad y que incluso atenta contra la
integridad de esta, partiendo de la premisa de que el hombre es un ser biopsicosocial y, por
ende, el delito como conducta humana debe explicarse como un fenómeno que abarca aspectos
biológicos, psicológicos y sociológicos.

Aplicaciones, y funciones de la criminología


Si bien es cierto que la criminología puede ser aplicada para procesos de investigación criminal
y auxilio al sistema de justicia como pueden ser la elaboración de peritajes, levantamiento,
embalaje y estudio de indicios, la emisión de dictámenes, la perfilación criminal, la
readaptación social, el tratamiento penitenciario entre otras, es importante aclarar que estas
labores corresponden únicamente al quehacer del criminólogo en el ámbito público.
Por otro lado, al ser el delito un fenómeno social, mundial y complejo, también el sector
privado demanda su trabajo. Empresas como bancos y aseguradoras solicitan a expertos en
criminología para la investigación de movimientos bancarios sospechosos para identificar si
algunas transacciones sospechosas están siendo obtenidas o empleados para fines ilícitos como
financiación al terrorismo o lavado de dinero; también demandan al criminólogo para analizar
los riegos a los que un bien a asegurar está expuesto, investigar un siniestro que esté asegurado,
la verificación y análisis de documentos y firmas e inclusive a la hora de reclutar personal.

Demanda y campo laboral del criminólogo


En este presente en el que, por desgracia, pareciese que la criminalidad está en aumento, la
demanda por criminólogos ha ido en aumento, especialmente en países donde el crimen
organizado ha ganado terreno como México, Colombia, Chile, etc.

Las empresas privadas también están solicitando expertos en materia de criminología para la
prevención de delitos o siniestros que pongan en riesgos tanto sus bienes como sus clientes. Es
extensa la labor que el criminólogo del siglo XXI puede realizar y como ha quedado claro no
únicamente dedicarse a la investigación forense.

Procuradurías y departamentos de justicia, agencias de investigación, centros de reinserción


social, ministerios públicos, bancos, aseguradoras, bufetes jurídicos, compañías de traslado de
valores, o bien la consultoría privada, etc. son algunos ejemplos donde la oportunidad de
trabajo se presenta para el criminólogo.
Etiquetas: Profesión, Violencia, Sociedad
Ricardo Vázquez Cigarroa Criminólogo

Licenciado en criminología por la Universidad de Estudios Superiores de Tuxtla.


Mexicano. Diploma en detección de la esquizofrenia a través de la escritura y otro por
análisis de firmas y rúbricas por la sociedad mexicana de grafología.
por Taboola
Enlaces Patrocinados

Te puede gustar
These Countries Are Unsafe for TravelersHealthGrove — By Graphiq

Say Goodbye To Snoring, Say Hello to SleepMy Snoring Solution

Just Print & Eat?!3D-Print Today

This game will keep you up all night!Stormfall: Free Online Game

«¡He encontrado el software perfecto para retocar mis fotos!»INPIXIO - Experiencia Foto

The Most Luxurious and Expensive Private Jets In The WorldRich & Richer

Todos los Descuentos del Día en Lima | DescuentoCityDescuentocity.com.pe

RANKED: The 15 Dumbest US Presidents, Ranked by IQInsideGov — By Graphiq

Here Are the Most Low-Maintenance Dog BreedsPetBreeds — By Graphiq


por Taboola
También te recomendamos
7 universidades para estudiar Psicología online

Este es el efecto que el mar tiene sobre tu cerebro

Cuando volver a casa tras vivir en otro país es un problema

14 proverbios budistas para recuperar la fe en la vida

Sistema nervioso simpático: funciones y recorrido

Psicología y Mente

Participa

NEWSLETTER
Recibe los mejores artículos de la semana y contenidos exclusivos en tu e-mail.

EN LAS REDES SOCIALES

ARTÍCULOS POPULARES

 Los 25 mejores cursos gratuitos online de


Psicología (2017)
 El lenguaje como regulador de lo social

 ¿Cuándo debo llevar a mi hijo al


psicólogo?
 Sinestesia, personas con capacidad para
ver sonidos y saborear colores

 15 libros de biología para principiantes

 ¿Los videojuegos nos vuelven violentos?

Psicología y Mente
Psicología para profesionales, estudiantes y curiosos.
Artículos diarios sobre salud mental, neurociencias, hábitos saludables y relaciones
personales.
Equipo | Tópicos | Colabora | Anúnciate | Contacta

© Copyright 2016 Psicologia y Mente. Todos los derechos reservados. Aviso legal, privacidad y cookies.
Psicología y Mente utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.Leer másCerrar

Criminología

Castigo a mujeres en China, 1875.


La criminología es una disciplina empírica trans y multidisciplinaria que tiene como objeto de
estudio al criminal, con relación al crimen mismo, sin dejar de lado del todo a la víctima la cual
será en todo caso objeto total de estudio de la victimología, con el objetivo de entender al
criminal mismo y sus distintas motivaciones que lo llevaron a cometer determinados crímenes.
Su objeto es el estudio de la conducta desviada que implica el delito o criminalidad, así como
el proceso de definición y sanción de la conducta desviada.
Basa sus fundamentos en conocimientos diversos de disciplinas y ciencias tales como lo son
la sociología, psicología, medicina, antropología, matematica, física y química, apoyándose de
manera indirecta del derecho penal y de otras ciencias de carácter penal o forense. Las áreas
de investigación criminológicas incluyen el iter criminis, la incidencia y las formas o
mecanismos de los crímenes, así como sus causas y algunas consecuencias.
El nombre de esta ciencia fue utilizado por primera vez por el antropólogo francés Paul
Topinard. Así mismo en 1885, el profesor italiano de derecho Raffaele Garófalo acuñó este
término de manera formal. Muy ligado a la criminología se encuentran los logros y teorías
de Cesare Lombroso, a quien se le considera el padre de la criminología, ya que en sus
estudios acerca de la antropología criminal, cimentó bases y teorías que hasta nuestros días
perduran, ya sea como antecedentes o como directrices mismas de la ciencia.
A pesar de ser una ciencia de relativa reciente creación y haber sido cuestionada en cuanto a
su vinculación y dependencia para con el derecho penal, la criminología ha alcanzado un
carácter de ciencia autónomo, al ser participe de la utilización del método científico para la
formulación de las distintas teorías que la componen. La criminología estudia en el ser criminal
los distintos aspectos que componen la salud integral, es decir el compuesto bio-psico-social,
para así poder llegar a conclusiones sobre la fuente del actuar criminal.
Recordemos, aunque algunos términos o conceptos son parecidos, no es lo mismo hablar
de Criminal en el sentido propio de la criminología, que hablar de un delincuente en el sentido
propio del Derecho Penal. Las connotaciones aunque similares en lo general, son muy
distintas en el fondo de cada concepto. Es decir, el criminal lo es por la materia de su acto, ya
sea que este acto se encuentre tipificado o no en alguna ley. Y por otro lado el delincuente lo
es por realizar un acto tipificado por legislación penal, ya sea que su acto sea un crimen en
sentido humano o no. La disciplina que transfiere los resultados obtenidos por las
investigaciones criminológicas al sistema de Derecho penal es la Política criminal.

Índice
[ocultar]
 1Historia
o 1.1Escuela Clásica
o 1.2Escuela Biológica-Positivista
o 1.3Criminología moderna
 1.3.1Escuela de Chicago
 1.3.2Teorías individualistas
 1.3.3Criminología crítica
 2Tipos y definiciones de crimen
 3Tipos de Conducta
o 3.1Conducta social
o 3.2Conducta asocial
o 3.3Conducta parasocial
o 3.4Conducta antisocial
 4Principales conceptos
o 4.1Conducta desviada
o 4.2Control social
o 4.3Delincuente
o 4.4Víctima
o 4.5Delito
 5Criminología en Iberoamérica
 6Véase también
 7Referencias
 8Enlaces externos

Historia[editar]

Cesare Lombroso es considerado el padre de la criminología.


La lucha contra el delito y el estudio de los delincuentes y del castigo data desde la
antigüedad.[cita requerida] Filósofos como Sócrates, Platón o Aristóteles ya hablaron sobre este
tema, atribuyendo los delitos a deficiencias físicas o mentales e incluso a la
herencia.[cita requerida]
A mediados del siglo XIII, Tomás de Aquino intentó también sentar las bases de la filosofía
del derecho penal en su obra Escolástica, y en la Edad Media se realizaron algunos estudios
médicos para investigar crímenes aislados.
Escuela Clásica[editar]
La Escuela clásica tiene un desarrollo basado en la filosofía de la Ilustración, que considera a
todos los hombres como seres libres, iguales y racionales, por lo cual podían actuar
responsablemente como individuos. Por tanto, no consideran diferencias entre el individuo que
viola la ley y quien la respeta. El interés no se encuentra en el actor, sino en el acto. Concibe
al delito como creación jurídica y la violación de la norma como un rompimiento del pacto
social.
Postulados de la Escuela clásica:

 Parte del libre albedrío de los individuos.


 Todo individuo puede tener un comportamiento desviado.
 El centro de la reflexión gira al rededor del acto.
 Es reactiva ya que no busca investigar las causas de la desviación.1
Propone que la proporción de los castigos debe guardar relación al perjuicio social del hecho;
estaba en contra de la crueldad de los castigos y, la arbitrariedad de la justicia de los jueces.
Sus postulados, respectos de las penas y del delito, constituyen las bases para el Derecho
penal moderno, derivando los siguientes principios:

 Legalidad: sólo las leyes pueden decretar las penas de los delitos, es tarea del legislador
en representación de la sociedad unida por el pacto social definirlas.
 Jurisdiccional: un tercero (juez() debe juzgar la verdad de los hechos, sin interpretar las
leyes, por lo cual la ley debe ser clara y conocida por todos.
 Proporcionalidad: debe existir proporción entre la pena y el delito cometido relacionado al
daño realizado.
 Prontitud: para que la pena sea útil, debe imponerse lo más cercana den tiempo a la
comisión del delito, por lo que el proceso debe ser breve.
 Necesidad: no es la crueldad de las penas la que impide la comisión de delitos, el freno
más grande del delito es la inexorabilidad e infalibilidad de la pena.1
Escuela Biológica-Positivista[editar]
El positivismo biológico parte del determinismo de la conducta humana, considerando que los
hombres son impulsados por características innatas hacia el delito. El centro del análisis ya no
es el delito sino es el criminal y la sociedad se ve compelida a defenderse de todo acto
antisocial ya sea relegándolo o eliminándolo.
Para Cesare Lombroso, el criminal nato es un ser atávico, esto es, tiene una regresión
biológica que se manifiesta en características físicas como asimetría del rostro o del cuerpo,
polidactilia, orejas grandes. etc. Por su parte Enrico Ferri considera al delincuente como un
hombre anormal, ya sea con anormalidades físicas, psíquicas, hereditarias o bien
adquiridas. Raffaele Garofalo define al delito natural como la ofensa a la piedad y la probidad
sentimientos que integran el consenso moral existente.
En esta corriente, el delito en sí mismo constituye sólo una manifestación del carácter
peligroso del autor; es decir, la peligrosidad del sujeto que infringe la norma es el pilar para
determinar la sanción, por lo que, se justifica aplicar a estos sujetos medidas de seguridad o
penas sin límite de tiempo, ya que, al ser enfermo social no puede determinarse cuando
superará el estado peligroso.
Los postulados de la Escuela biológico-positiva:

 parte de un determinismo de la conducta .


 el centro del análisis es le actor y su comportamiento en tanto se intenta explicar las
causas de éste.
 entre criminales y no criminales existen diferencias fundamentales biológicas-
antropológicas, que determinan el comportamiento individual.
 Está orientada empírica y positivamente.
 Es una teórica etimológica en tanto busca las causas de la conducta desviada.1
Criminología moderna[editar]
En el siglo XX, los criminólogos se esfuerzan en hacer una síntesis de los descubrimientos
precedentes. En diferentes países comienza a manifestarse una tendencia a ampliar el campo
de la actividad criminológica: unos incluyen en ella la criminalística (Alemania); otros,
la penología; hay otros que preconizan el estudio conjunto de la ciencia del crimen y de la
ciencia de la reacción social suscitada por él (Estados Unidos). En este siglo, la criminología
ha influido notablemente en la evolución del derecho penal.
Con los posteriores avances en el campo de la psicología y sociología algunos investigadores
han propuesto nuevos enfoques, entre ellos se encuentran: Jean Pinatel, Edwin
Sutherland, Robert Merton, David Matza, Travis Hirschi, Gary LaFree, David
Farrington, Michael Gottfredson, Charles Tittle, Jock Young, entre otros.
A partir de mediados del siglo XX, se presenta un cambio de paradigma en la ciencia
criminológica fijando su atención en los procesos de criminalización, en el ambiente social,
pero estudia también a la víctima. Según la definición de Antonio García-Pablos de Molina
Es una ciencia empírica e interdisciplinaria, que se ocupa del estudio del crimen, de la persona
del infractor, la víctima y el control social del comportamiento delictivo, y trata de suministrar
una información válida, contrastada, sobre la génesis, dinámica y variables principales del
crimen —contemplado éste como problema individual y como problema social— así como
sobre los programas de prevención eficaz del mismo, las técnicas de intervención positiva en
el hombre delincuente y los diversos modelos o sistemas de respuesta al delito.2
Escuela de Chicago[editar]
La escuela de Chicago surgió a principios del siglo XX, a través de la obra de Robert E. Park,
Ernest Burgess, y otros sociólogos urbanos en la Universidad de Chicago. En la década de
1920, Park y Burgess identificaron cinco zonas concéntricas que existen a menudo al crecer
las ciudades, incluyendo la "zona en transición", que fue identificada como más volátil y sujeta
al desorden. En la década de 1940, Henry McKay y Clifford R. Shaw se centraron en
los delincuentes juveniles, encontrando que estaban concentrados en la zona de transición.
Los sociólogos de la Escuela de Chicago adoptaron un enfoque de ecología social a las
ciudades que estudiaban y postularon que los barrios urbanos con altos niveles de pobreza a
menudo experimentan una ruptura de la estructura social e instituciones como la familia y la
escuela. Esto da como resultado la desorganización social, lo que reduce la capacidad de
estas instituciones para controlar el comportamiento y crea un ambiente propicio para la
conducta desviada.
Otros investigadores sugieren un vínculo psicológico-social añadido. Edwin Sutherland sugirió
que las personas aprenden el comportamiento criminal de los delincuentes mayores, más
experimentados con los que se pueden asociar.3
Siguiendo la escuela de Chicago, la teoría de la anomia de Robert Merton y la idea de
asociación diferencial de Edwin Sutherland, los teóricos subculturales se centraron en
pequeños grupos culturales que se alejan de la corriente principal para formar sus propios
valores y significados acerca de la vida. Teóricos como David Matza y Sykes
Gresham argumentaron en contra de esta teoría, al sostener que los criminales no son
diferentes del resto de la sociedad. Poseen los mismos principios morales, y es por ello que
deben recurrir a técnicas de neutralización que les permiten actuar de manera repudiable.
Afirman, además, que las incursiones en el mundo delictivo se dan gradualmente y no de
modo irreversible.
Teorías individualistas[editar]
La teoría de la elección racional se basa en la escuela clásica de filosofía utilitarista de Cesare
Beccaria, que fue popularizada por Jeremy Bentham. Ellos argumentaron que el castigo, si es
certero, rápido, y proporcionado al delito, es un elemento disuasivo para el crimen, ya que los
riesgos sobrepasan los posibles beneficios para el infractor. En Dei delitti e delle pene (De los
delitos y las penas, 1763-1764), Beccaria abogó por una ciencia penal racional. Beccaria
concibe el castigo como la necesaria aplicación de la ley frente a un delito. El juez, por lo
tanto, simplemente debía ajustar su condena al cumplimiento de la ley. También distingue
entre el delito y el pecado, y abogó en contra de la pena de muerte, así como la tortura y
tratamientos inhumanos, ya que los consideraba elementos de disuasión racionales.
Esta filosofía fue sustituida por las Escuelas positivista y de Chicago. No reaparece hasta la
década de 1970 con los escritos de James Q. Wilson, el artículo de 1965 de Gary
Becker titulado "Crimen y castigo"4 , y "La óptima aplicación de leyes" de George Stigler, en
1970.5 La teoría de la elección racional sostiene que los delincuentes, al igual que otras
personas, sopesan los costos/beneficios y riesgos a la hora de decidir si cometer un delito y
piensan en términos económicos.6 Desde esta perspectiva, las medidas de prevención se
piensan al modo de una contra-motivación, incrementando las consecuencias de cometer un
delito, por ejemplo, a través del endurecimiento de las penas. Las teorías de la elección
racional también sugieren que el aumento de la probabilidad de ser atrapado, a través del
aumento de la vigilancia, la policía o la presencia de guardia de seguridad, el mayor
alumbrado público y otras medidas, son eficaces en la reducción de la delincuencia.7
Criminología crítica[editar]
La criminología crítica es entendida como un movimiento del pensamiento criminológico
contemporáneo que busca la construcción de una teoría materialista de la desviación y toma
instrumentos, conceptos e hipótesis elaborados en el ámbito del marxismo. La Conferencia
Nacional de la Desviación en 1968 fue un momento fundacional para la criminología crítica.
Esta opone un enfoque macrosociológico a uno biopsicológico del comportamiento desviado,
evidenciando su relación funcional o disfuncional con la estructura social, superando el
paradigma etiológico de la criminología clásica.8 Algunas de sus tendencias principales son:

 El realismo de Izquierda propone la reducción del control penal y extensión a otras


áreas, re-inserción del delincuente (en lugar de marginar en la prisión deben buscarse
alternativas a la reclusión), disuasión preventiva (organización de los “grupos de
cooperación ciudadana”), defensa de la prisión (ésta debe darse sólo para casos extremos
en el que el infractor represente un peligro para la sociedad).8
 El Minimalismo se desarrolló en Europa del Sur y América Latina, busca que se cumplan
los principios del pensamiento penal liberal: en el sentido original del iluminismo, la
transformación radical del sistema penal en un “derecho penal humanitario"9 , o como
reducción progresiva del derecho penal con la perspectiva de una reorganización general
de la respuesta institucional a los problemas y conflictos sociales, de manera que se
supere el actual sistema de justicia penal.8
 El abolicionismo efectúa una crítica radical a todo el sistema de justicia penal y plantea
su reemplazo. Existe poco consenso entre los autores considerados abolicionistas, ya que
algunos ven al sistema penal como superfluo o innecesario que podría abolirse sin
generar una crisis del sistema10 , otros piensan que el sistema penal es la piedra angular
de la represión y cuya abolición implicaría necesariamente la transformación de la
sociedad como un todo11 .
Tipos y definiciones de crimen[editar]
Tanto las escuelas positivistas y clásicas tienen una visión de consenso de la delincuencia -
que un crimen es un acto que viola los valores y creencias básicas de la sociedad. Esos
valores y creencias se manifiestan como las leyes que la sociedad acuerde. Sin embargo, hay
dos tipos de leyes:

 Las leyes naturales se basan en valores fundamentales compartidos por muchas culturas.
Las leyes naturales protegen contra daños a personas (por ejemplo, el asesinato, la
violación, el asalto) o propiedad (robo, hurto), y forman la base de los sistemas de derecho
común.
 Estatutos son promulgados por las legislaturas y reflejan las costumbres culturales
actuales, aunque algunas leyes pueden ser objeto de controversia, por ejemplo, las leyes
que prohíben el consumo de cannabis y los juegos de apuestas. La Criminología Crítica
reclama que las relaciones entre el Estado y los ciudadanos no son en su mayoría
consensuales. El derecho penal no es necesariamente representativo de las creencias y
los deseos públicos: se ejerce en interés de la clase dominante. Las criminologías de
inspiración liberal, por el contrario, postulan que existe un contrato social entre el Estado y
los ciudadanos.
Por lo tanto, las definiciones de los delitos varían de un lugar a otro, de acuerdo a las normas
culturales y las costumbres, pero pueden ser ampliamente clasificados como delitos de cuello
azul, crimen corporativo, el crimen organizado, el delito político, delito de orden público, el
crimen de estado, delitos societarios y delitos de cuello blanco. Sin embargo, ha habido
movimientos en la teoría criminológica contemporánea para alejarse del pluralismo liberal, el
culturalismo y el posmodernismo, introduciendo el término universal "daño" en el debate
criminológico como un reemplazo para el término legal "delito".

Tipos de Conducta[editar]
Conducta social[editar]
Esta conducta cumple con las adecuadas normas de convivencia, es la que no agrede de
forma alguna a la colectividad, cumple con el bien común, esta conducta se lleva a cabo por la
conglomeración social, la cual no trangrede las normas de convivencia establecidas por la
sociedad. La mayoría de las relaciones humanas son llevadas por este tipo de normas, las
cuales buscan cumplir con determinados valores, como lo son: las relaciones con los
semejantes, el trabajo, la amistad, la familia, entre otras cosas.
Conducta asocial[editar]
Es aquella que carece de contenido social, no tiene relación con las normas de convivencia, ni
con el bien común, se realiza por lo general en la soledad o en el aislamiento.
Conducta parasocial[editar]
Se da en el contexto social, pero es diferente a las conductas seguidas por la mayoría del
conglomerado social. Es la no aceptación de los valores adoptados por la colectividad, pero
sin destruirlos; no realiza el bien común, pero no lo agrede. Ciertas modas, ciertos usos y
costumbres diferentes, son captados por la mayoría como extravagantes o francamente
desviados. La diferencia con la conducta es que la parasocial no puede ser aislada, necesita
de los demás para poder darse.
Conducta antisocial[editar]
Cuando hablamos de conducta antisocial hacemos referencia a toda conducta que conlleve
una violación de las normas sociales de convivencia y leyes recogidas en un marco jurídico
propias de una sociedad, produciéndose así un conflicto entre la conducta y el entorno.
Para poder identificar una conducta antisocial debemos tener en cuenta ciertos aspectos, tales
como los que quedan recogidos a continuación:

 Frecuencia: la conducta se produce con frecuencia.


 Intensidad: la conducta tiene una intensidad considerable.
 Cronicidad: la conducta se vuelve crónica.
 Magnitud: la conducta tiene una gran magnitud.
Resulta importante señalar que las conductas antisociales en adultos tienen su inicio en la
infancia, presentándose conductas antisociales en éstos cuando eran niños. No obstante, no
todo niño con conducta antisocial se convierte en un adulto antisocial, pues no debemos
obviar que las conductas antisociales pueden ser frecuentes en las primeras etapas de
nuestro desarrollo, y suelen desaparecer con el paso del tiempo. Como se ha comentado,
podemos encontrar el porqué de la conducta antisocial de un adulto en su infancia, por lo cual,
expondremos algunas características familiares y del entorno que favorecen el desarrollo de
este tipo de conductas:

 Psicopatología o inadaptación de alguna de las figuras paternas.


 Problemas de alcoholismo y/o drogadicción.
 Desarrollo de un apego insaludable, no seguro.
 Falta de afecto y apoyo emocional.
 Padres con problemas delictivos.
 Hacinamiento.
 Familias numerosas.
 Situación de exclusión- falta de recursos y redes de apoyo.

Principales conceptos[editar]
Conducta desviada[editar]
En cuanto al fenómeno de la desviación, la criminología aborda los factores explicativos de
la conducta desviada y la conducta delictiva (robo, homicidio, daño, etc.). Estos factores
pueden ser vistos desde una perspectiva causal como determinantes de
orden psicológico, biológico o social, o pueden ser estudiados como categorías de orden
cultural resultantes de procesos de interacción y definición social complejos, en los que
intervienen elementos de tipo histórico, político o cultural.
Entendida la conducta desviada como aquel comportamiento de uno de los miembros de una
sociedad, que se aleja de los estándares habituales de conducta. Aunque debe distinguirse
entre diferentes conductas desviadas. Así, por ejemplo, el travestismo podría considerarse
como una conducta desviada, pero resulta categóricamente distinta a la conducta desviada
de, por ejemplo, robar en un establecimiento.
Por tanto, la criminología estudia la conducta desviada de la persona, cuyo resultado deriva en
daño o perjuicio de algún componente de la sociedad.
Control social[editar]
Con respecto al control social, la criminología procura analizar desde diferentes perspectivas
(funcionales y estructurales) las instancias encargadas de reaccionar socialmente contra la
desviación y la delincuencia. El control social se divide en dos tipos:

1. Control social formal: constituido por las leyes y normas que rigen la convivencia.
2. Control social informal: es el ejercido por la sociedad, por los padres y por las
personas que nos rodean
Es importante señalar que mientras la criminología se ocupa de hallar el modo de optimizar los
mecanismos de control social, la criminología crítica explora la incidencia en grupos humanos
de tales instancias de control, como factor criminógeno. De este último análisis, es que surge
la nueva criminología o también llamada critica o radical, la cual desatiende por completo los
factores endógenos y exógenos relacionados con la conducta criminal y desviada; dándole
mayor importancia al papel de la instituciones del gobierno y su incidencia en el control del
crimen.
En criminología, se denomina control social a la influencia que ejercen determinados
elementos componentes de una sociedad, en la forma de comportarse de sus asociados. Así
por ejemplo, si un ser humano nace y crece en solitario, sin roce ni relaciones intragrupales,
no tendrá controladores sociales, por lo que en relación a una cultura determinada, éste será
desviado, pues no se comporta como el resto desasociado, pero un ser humano que nazca y
se desarrolle en un ámbito familiar, obviamente adoptará como propias, las formas de
comportamiento de los demás miembros de la familia y, si no las adopta en su totalidad,
orientará su comportamiento al menos a comportarse de una forma determinada.
Posteriormente a la familia, el siguiente controlador social lo encontramos en la escuela; la
influencia que ejerce la forma como los niños son tratados, educados, orientará su
comportamiento. De esta forma, los principales controles sociales que analiza la criminología
son la familia, la escuela, la iglesia y el gobierno, pero existen muchos más como la moda, la
música, las series de televisión, etc.
Delincuente[editar]
Se considera que es un ser biopsicosocial. El examen y significado de la persona del
delincuente pasa a un segundo plano desplazándose el centro de interés de las
investigaciones hacia la conducta delictiva misma, la víctima y el control social. La corriente de
la "clínica de la vulnerabilidad", propone una inversión del planteo etiológico "bio-psico-social"
de la conducta criminal a nivel individual, por un planteo etiológico "socio-psico-biológico" de
la vulnerabilidad individual al sistema penal.12
Víctima[editar]
La elaboración científica de una teoría de la víctima es un fenómeno reciente, delincuente y
víctima son los dos coprotagonistas del suceso criminal. La criminología dispone ya de un
cierto núcleo de conocimientos de cuestiones como: aptitudes y propensiones de los sujetos
para convertirse en víctima, tipología victimaria relaciones ente delincuente y víctima, grados
de coparticipación o corresponsabilidad de la víctima en el delito, influencias sociales en el
proceso de victimización, daños y reparación, comportamiento de la víctima como agente
informal del control penal.
Delito[editar]
La criminología no puede prescindir el concepto penal del delito que constituye una referencia
obligada, la criminología no solo examina el delito ni lo hace desde un enfoque valorativo. La
autonomía de la ciencia empírica es relativa por que no puede renegar del marco histórico y
cultural en el que cobra sentido la conducta humana.

Criminología en Iberoamérica[editar]
En Latinoamérica son varios los investigadores que se han destacado en esta área,
especialmente los pertenecientes a países como Argentina, Colombia, México y Venezuela.
Entre ellos sobresale la labor de criminólogos como: Alfonso Quiróz Cuarón, Rosa Del
Olmo, Emiro Sandoval Huertas, Luis Rodríguez Manzanera, Lolita Aniyar de Castro, Alfonso
Reyes Echandía, Eugenio Raúl Zaffaroni, Juan Manuel Mallorca, Elio Gómez Grillo, Álvaro
Pérez Pinzón, Filadelfo Del Carmen Labastidas, Luis Gerardo Gabaldón, Christopher Birkbeck;
entre muchos otros que han colaborado con esta rama de las ciencias sociales. En España,
algunos de los criminólogos más importantes han sido: Antonio Beristain Ipiña, Elena Larrauri
Pijoan, Vicente Garrido Genovés, Jorge Sobral, Per Stangeland, Santiago Redondo, Miguel
Clemente, Eugenio Garrido Martin, Enrique Echeburua, Cándido Herrero, César Herrero
Herrero, Alfonso Serrano Gómez, Alfonso Serrano Maíllo y Juanjo Medina Ariza.
En cuanto a los estudios universitarios, el primer programa de estudios universitarios a nivel
licenciatura en Latinoamérica surgió en 1978 en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales
(hoy Facultad de Derecho y Criminología) de la Universidad Autónoma de Nuevo León
(UANL), en Monterrey, México. La primera Escuela de Criminología de Sudamérica se abre en
la Universidad de Los Andes en Mérida-Venezuela. El año de su fundación fue 1992 y su
primer egresado es el criminólogo y profesor Juan Antonio Rodríguez, primer licenciado en
criminología graduado en ese país y en Sudamérica.13 En la patagonia Argentina, nace
en 1998 la primera escuela de Criminología Social de ese país, dirigida por el criminólogo y
psicólogo social argentino Roberto Víctor Ferrari.[cita requerida] En España, las primeras escuelas
donde se imparten criminología, que dependían de la facultad de derecho, fueron creadas
en Barcelona (1955) y en Madrid (1964).

Véase también[editar]