You are on page 1of 16

Todos los Autorreportes

Abril

1. Como sabes el trabajo de polaridades es esencial dentro de la Gestalt por eso


continuaremos tu trabajo personal con una revisión de tus polaridades.

En esta ocasión te solicitamos que comentes brevemente y en lo esencial, como ha


evolucionado tu dinámica polar este último tiempo, y con esto nos referimos a cómo
evolucionó desde que por primera vez conociste de tu polaridad en clase hasta ahora.

Nos interesa saber: ¿si están más claros cada uno de los polos? si se han mantenido los
nombres o los has vuelto a cambiar? ¿pero sobre todo como has percibido tu dinámica
polar en tu vida cotidiana? ¿de que te das cuenta sobre la evolución de tus polos? ¿Sigues
preferentemente en el mismo polo o ahora estás más en el otro? ¿conoces mejor ambos? etc..

Respuesta:

Cuando comencé mi terapia las polaridades que definí fueron:

La estructurada/intransigente v/s la relajada

En un inicio me definí así, creyendo que yo tendía a ser muy estructurada, cuando luego con
el tiempo me fui dando cuenta que no era así. No era un tema de estructura, sino que yo
actualmente muchas veces necesito sentir que tengo el control de la situación, como que me
armo una idea en la cabeza y si no se cumple hago de todo para controlar mi alrededor para
que suceda, muchas veces de modos no muy efectivos o naturales (que fluyan en el sentido
del ciclo de necesidades).

Considero que este año tengo definitivamente más clara mis polaridades, me doy cuenta que
logre conocerme más a mí misma. Ahora las llamo así:

Control v/s Dejarse llevar

Muchas veces paso del Control, en donde intento calcular todos los movimientos, lo que
quiero realizar más adelante en mi día, en mi semana, en mi año, en mi vida, me gusta y
agrada pensar todo planeado, todo calculado y encausarme a eso (más centrado en el futuro).
Y a veces me paso al otro polo que es el Dejarse llevar, en donde no me preocupo por nada,
acepto lo que traiga la vida, lo que me depare lo acepto y sigo tranquila con eso, no planeo
nada sino simplemente disfruto del panorama que se me presenta (más centrado en el
presente).
Esto lo percibo día a día en mi vida cotidiana, por ejemplo: A veces me vuelvo más
controladora en relación a juntarme con mi pololo, e intento manipular la situación para que
nos juntemos tal día, a tal hora o que sea ahora mismo, y me acongojo si no sucede como yo
lo quiero o si no sé cuándo nos veremos y hago esfuerzos para que suceda como yo quiero;
y a veces no me complico nada por eso, me digo a mi misma que nos veremos cuando se
pueda, no hago intentos por fijar una reunión, si se da que nos veamos bien, sino no importa,
o si nos vamos a ver y se demora no me complico para nada, me dejo llevar por la
contingencia de la situación.

Ahora que escribo esto me doy cuenta que aunque estas nuevas polaridades son similares a
las primeras, siento que me identifico más con estos nombres y los puedo relacionar más
conmigo misma que los anteriores nombre polares.

Cuando inicié el tratamiento psicológico a inicios del año pasado, me sucedió que la mayoría
del tiempo me encontraba en el polo controlador, en donde me angustiaba constantemente
por ejemplo si no comenzábamos la clase a la hora o si alguien no llegaba a la hora en que
nos habíamos citado. Ahora siento que estoy más centrada, y aprovecho los beneficios de
ambos polos. De modo que ahora intento ser controladora en los aspectos de mi vida en donde
sí es práctico ser controlador: por ejemplo, ser ordenada con los materiales de la tesis, con la
hora en que me despierto y llego al trabajo. Y así mismo me dejo llevar más con las
situaciones cotidianas: por ejemplo, si mi pololo se atrasa en llegar a una cita nuestra no me
preocupo, si no sucede algo que yo había esperado no me complico y veo en el momento con
paciencia que hacer. Intento mantenerme más centrada.

Siento que conozco mejor ambos polos, con lo bueno y lo malo de ambos. Ambos tienen sus
beneficios y desventajas, porque en el caso de Dejarse llevar tampoco es bueno estar siempre
en ese, porque no haría nada con horarios ni cumpliría con exigencias y me dejaría pasar a
llevar por las personas y contingencias de la vida, y Ser extremadamente controladora es
negativo porque se rigidiza la vida, pero un cierto control es adecuado para cumplir con
ciertas exigencias.

Actualización: Al revisar esta respuesta de mis polaridades debo reconocer que


siempre que aún son mis polos principales y me representan. Sin embargo, hay que
decir que actualmente me siento más polarizada en el polo “Dejarse llevar”, a diferencia
de cómo me encontraba a principio de este año en donde estaba más polarizada en el
“Controlador”. Siento que necesito ahora en el “Dejarse llevar”, puesto que a fin de año
tengo mucho estrés porque se acaba el año y debo responder a muchas exigencias y por
tanto necesito enfrentar más relajada las exigencias que se me presentan. Lo malo es
que no cumplo a cabalidad todas las exigencias puesto que se podría decir que me relajé
demasiado.
2. Intenta recordar una situación en que has proyectado, o depositado en un otro, una
característica negativa, de alguno de tus polos.

Intenta recordar con detalle la situación, pero al describirla hazlo muy brevemente.
ejemplo: polo frecuente (característica negativa: criticona)

- Descripción: en la reunión ...fulano estaba todo el tiempo ansioso, no se expresaba bien,


incluso fue grosero y le dio con criticar sin parar a juanita. "Él es un criticón insoportable y
mal hablado".

y finalmente comenta ¿de que te das cuenta sobre "la crítica"?

bla...bla..bla...

Respuesta:

En esta situación el polo sería el “Controlador”.

Descripción de la situación:

En mi casa mi padre me solicita que haga algo por él. Yo le respondo que lo haré y me demoro
un poco en ir. Él se irrita de sobremanera porque no acudí inmediatamente a su llamado, y
luego cuando me pide hacer algo (ir a buscar a mi abuela a su casa) y yo le digo que lo haré
y no es la hora que él quiere, se molesta muchísimo conmigo, hasta el punto en que finalmente
debo hacer lo que él quiere a la hora que quiere, aunque no cambiarían mucho las cosas si la
iba a buscar una media hora más tarde, pero debe ser a la hora que él dice porque sí, sólo
porque a él se le metió en la cabeza que debía ser a esa hora. A mí esto me genera mucho
malestar porque no comprendo porque no puede ser más flexible, porque debe ser tal como
él quiere. Finalmente, me doy cuenta de que yo actúa así en muchas situaciones.

Me doy cuenta sobre ser excesivamente controlador, sobre todo controlador con respecto a
las demás personas, que eso genera un malestar en los demás, genera una sensación de
desagrado y de pérdida de libertad, lo cual no hace grato el trato con quien intenta controlarte
sin fundamentos sino sólo "porque se le ocurrió".

Actualización: sigo estando de acuerdo con esto. Pienso lo mismo, es bueno controlar
algunas cosas o situaciones, pero no al extremo de querer controlar todo lo que hacen
los otros sólo porque a mí se me ocurrió.
3. Menciona 1 situación de este último mes en que hayas proyectado una característica de
tu polaridad en una persona cercana.

1. menciona una característica negativa proyectada


2. menciona a que polo tuyo corresponde (más frecuente o menos)
3. menciona la persona con quien te sucedió (relación contigo)
4. ¿Sucedió algo con esta proyección, es decir, creo o acentúo el conflicto?

5. de que te das cuenta?

ejemplo.
1. Característica: la agresividad
2. Polo: El enfrentador (menos habitual)
3. persona en quien proyecte: con mi hermano
4. La califico como proyección negativa, pues lo vi más agresivo que nunca, lo vi
atacándome y agrediéndome verbalmente con mucha ira (tal vez más que como lo vieron
otros)
5. Empeoro la situación pues le dije que era un "agresivo de mierda" y la situación se puso
cada vez peor.

¿de que te das cuenta? Bla bla bla....

Respuesta:

1. Característica: Poco comprometido

2. Polo: Dejarse llevar (menos frecuente)

3. Persona con quien proyecté: Mi pololo

4. Lo califico como negativo, porque si bien a veces es bueno no tomar las cosas muy enserio
y dejar que simplemente fluyan, hay veces que es importante concretar, comprometerse con
algo. La vez que proyecté me sucedió que teníamos que concretar una reunión para un par de
días y mi pololo me dijo "no sé, hay vemos..."

5. Eso me molestó bastante porque necesitábamos concentrar la reunión porque debíamos


invitar a amigos, fijar el lugar, no podíamos dejarlo para última hora o esperar que sucedieran
sola las cosas porque sino no iba a resultar la reunión de amigos.

Me doy cuenta que es bueno muchas veces no preocuparse demasiado o complicarse


demasiado por las cosas que suceden o controlarlas mucho, pero a veces sí es necesario
controlar algunos aspectos de la vida, sobre todo en cuanto a planificación de fechas, horas,
invitaciones a personas, cosas que son con un horario fijo es necesario el polo controlador e
incluso es práctico, pero sin excesos.

Actualización: Creo que es necesario tomar las cosas tan en serio, pero sí es verdad que
muchas veces es importante controlar ciertos aspectos de la vida para que las cosas que
uno planifica o requiere hacer sucedan. Hay que controlar, pero no desesperarse por
eso.

Mayo

1. Por favor responde lo más sincero posible estas preguntas, recuerda que esta es una
autoevaluación sin nota. Las preguntas son para ti y para orientar a tu profesor en
cómo mejorar la supervisión clínica.

Responde escribiendo en cada pregunta: siempre, generalmente, a veces, rara vez, o


nunca

1) en las 3 primeras sesiones tienes claro el objetivo terapéutico con tus pacientes?

2) lo construyen en conjunto?

3) en las 4 primeras sesiones sabes cuál es su polaridad principal?

4) le otorgas con el paciente un nombre a cada polo?

5) explicas lo que son las polaridades a tu paciente?

6) en las 4 primeras sesiones conoces su posición existencial?

1) Siempre

2) Siempre

3)Siempre

4) Siempre

5) Siempre

6) A veces
Actualización: Considero que esto se mantiene más o menos igual. Sin embargo, en el
caso de trabajar con niños y adolescentes, a veces se complica el definir las polaridades
y visión existencial tan pronto, si no están tan comprometidos con la terapia cuesta más
sesiones llegar a esto.

2. - ¿Has utilizado técnicas gestálticas con tus pacientes? Menciona el total de pacientes
que tienes y con cuantos los has empleado.

- ¿Con que frecuencia utilizas técnicas? siempre, frecuentemente, a veces, rara vez o
nunca.

- ¿Que técnicas has utilizado? menciona todas las usadas, (basta con nombrar la tecnica si
no sabes el nombre describe brevemente).

- ¿En que momento, las has utilizado? justifica

Respuesta:

- Tengo siete pacientes. Pero no he utilizado con todos las técnicas gestálticas. Con dos he
utilizado técnicas de manera más extensivas y reiterada. Un tercer paciente que tengo
utilizo técnicas con él de manera ocasional.

- Con una paciente utilizo técnicas todas las sesiones, ya que según lo que se requiere ir
indagando las vamos utilizando. Otra paciente que tengo las utilizo frecuentemente, en la
mayoría de las sesiones, pero no en todas. En otra paciente las utilizo a veces, y en otros
pacientes niños las utilizo rara vez y uno incluso nunca. El motivo de esto es a partir del
motivo de la derivación de los pacientes (considerando que la mayoría de los pacientes me
los deriva la escuela en la que trabajo): cuando es un tema que realmente es para terapia
utilizo las técnicas con bastante regularidad, pero si es más bien algo conductual y el niño
no tiene motivo de consulta ni el padre del menor tampoco, suelo utilizar más el modelaje
de conductas más que técnicas gestalticas en sí mismas.

- "Ahora me doy cuenta", "Silla caliente", "Dialogo de polaridades", "Me imagino, me es


obvio", Dibujos para descubrir las polaridades, listas de las características que más odio de
las otras personas, lista de las características que más me agradan de las demás personas.

- El "ahora me doy cuenta" lo utilizo cuando el paciente está en poco contacto con su
cuerpo, o cuando externaliza mucho sus dificultades, de modo que tome conciencia de su
participación en las situaciones problemáticas que lo aquejan. La "silla caliente" la utilizo
cuando el paciente tiene algún conflicto con una persona en relación a que no logra dialogar
con la otra persona o empatizar con lo que le sucede al otro con respecto a mi forma de ser.
El "Dialogo de polaridades" lo utilizo luego de haber descubierto las polaridades tanto para
poder profundizar en el conocimiento de cada polaridad (ampliar la visión de lo "positivo"
y lo "negativo" de cada aspecto polar) y para poder ir de a poco equilibrando las
polaridades, para que el paciente no esté tan polarizado en un sólo lado. "Me imagino, me
es obvio" lo utilizo cuando el paciente tiene una confusión entre sus pensamientos sobre lo
que le sucede con los hechos objetivos que sucedieron. Dibujos para descubrir polaridades
lo utilizo con los niños más pequeños, para que puedan ir conociendo de manera más
sencillas sus polaridades si es que les cuesta expresarse hablando. Las listas de
características que odian de los demás y que le agradan de los demás son para ayudar a un
paciente a descubrir características "negativas" como "positivas" de su polaridad más
negada o menos presente.

Actualización: considero que esto continúa igual en la actualidad en las terapias que
hago.

3. ¿Estás adquiriendo o tienes una actitud fenomenológica con tus pacientes?

Justifica tu respuesta y explica en qué se refleja esta.

Considero que sobre todo este año estoy adquiriendo cada vez más la actitud
fenomenológica. Una escucha y mirada a lo que le sucede al paciente desprejuiciada,
abierta, interesándome por conocer quién es realmente esa persona, dejando de lado mis
preconcepciones o causas de porqué es así o así, no me preocupan ya esas cosas, sino
conocer cómo es ahora. La veo sobre todo reflejada en mi paciente de la tesis y algunos
pacientes que atiendo en la escuela donde trabajo.

Creo que aún me falta extender esta actitud a todos mis pacientes, pero al menos sé que de
ahora en adelante la tendré desde el comienzo con todos los pacientes que me lleguen.

Actualización: intento siempre tener la mirada fenomenológica para atender a mis


pacientes. Sin embargo hay veces que los niños que atiendo en la escuela, no puedo
tener siempre esta mirada, ya que tengo que responder a exigencias de la escuela y
por tanto si el niño se encuentra realizando conductas como consumo de drogas, debo
realizar acciones con eso (como derivarlo a un programa de prevención con el
consumo de drogas), y ahí no puedo tener una mirada desprejuiciada frente a eso.
4. Escribe libremente sobre lo que tú consideres como tus fortalezas y debilidades como
terapeuta.

Respuesta:

Mis fortalezas: Yo totalmente auténtica en la relación con mis pacientes, y así los invito a
ser auténticos a ellos también, a mostrarse como realmente son.

Mis debilidades: A veces tiendo a perder la actitud fenomenológica, sobre todos con los
pacientes niños más pequeños. De modo que me vuelvo más directiva y comienzo a
preguntar "¿porqué haces eso?” Cuando eso no hay que hacerlo. Estoy trabajando para que
no me suceda, tomando conciencia de lo que digo con cada paciente.

Actualización: Considero que esto continúa igual en mi manera de hacer terapia.

Junio

1. Desde que comenzaste el magíster/postítulo, ¿ha cambiado tu situación laboral?

- Has encontrado trabajo (si no lo tenías)?

- Has cambiado voluntariamente de trabajo? ¿y si es así por qué?

- Continúas en el mismo trabajo?

- Te has mantenido en el mismo puesto o sido ascendido en tu institución? ¿a qué lo


atribuyes?

- Estás conforme con tu trabajo actual? ¿te gusta tu trabajo?

Respuesta:

Cuando postule e ingrese al Magister me encontraba trabajando en el Programa Habilidades


para la Vida, el cual no me gustaba mucho ya que solo era hacer talleres y yo quería
trabajar con niños de manera más personalizada, lo más cercano a la clínica posible.

Un mes después de ingresar al magister en primer año me cambie de trabajo para trabajar
con Psicóloga en una Escuela, en donde trabajo con niños de manera más personalizada. La
mayoría de ellos los veo por el programa de Integración escolar y solo unos pocos los
atiendo con un enfoque más clínico desde la Gestalt. Este último trabajo lo he conservado,
he estado ahí casi todo el año pasado y todo lo que ha pasado este año. En general me gusta
mi trabajo, pero no descarto la posibilidad de cambiarme, porque de todas maneras quiero
dedicarme más a atención clínica, cosa que no puede hacer completamente en mi trabajo ni
tampoco es el lugar adecuado.

Atribuyo a que me he quedado en el mismo lugar puesto que, aunque he postulado e ido a
un par de entrevistas de trabajo no he sido seleccionada, no hay muchas ofertas de trabajo
para la Quinta Región cerca de mi casa.

Actualización: Aún continuo en el mismo trabajo. He tenido más oportunidades de


cambiarme de trabajo, pero no las he querido tomar porque prefiero terminar el año
es el lugar en el que estoy y comenzar un nuevo trabajo el próximo año. Ya no me
encuentro muy conforme en mi trabajo, por la forma en cómo debo realizarlo, por
dificultades con algunos compañeros de trabajo, por la gran distancia de la que se
encuentra de mi casa y porque no es un trabajo que en donde pueda dedicarme a la
clínica (porque no se hace clínica en los colegios y porque llego muy tarde a mi ciudad
y por tanto es difícil tomar pacientes particulares). Aun así, ahora a final de año pude
tomar un paciente particular, así que espero que de a poco pueda ir tomando más
pacientes particulares y así dedicarme más a la clínica que es lo que me apasiona.

2. Consideras que ha cambiado la evaluación de tus pares y/o superiores hacia tu


desempeño profesional desde que has aplicado la Gestalt en tu trabajo? ¿cómo crees que te
califican: mejor o peor desempeño?

¿Encuentras dificultades en tu ambiente laboral para aceptar la Gestalt? ¿Cuales?

Cuéntanos brevemente cómo ha sido, cómo era y cómo es actualmente.

Respuesta:

Desgraciadamente siento que en mi ambiente de trabajo no se valora los estudios que estoy
haciendo. Me dan todas las facilidades para estudiar, pero en la escuela aún no le ven la
utilidad a la Gestalt aplicada al trabajo. De todas maneras, es probablemente culpa mía
porque no he difundido tanto a la Gestalt en mi trabajo, además que no se ha visto un antes
y un después en mi trabajo con estos estudios porque desde que llegue a este trabajo he
estado en el magister.

Actualización: Siento que esta situación continúa igual. Lo que sí ahora a final de año
se me permitió realizar algunos talleres en un curso y ahí aprovecharé de realizar
talleres desde el enfoque Gestalt.
3. ¿En que específicamente consideras que ha cambiado tu forma de trabajar en terapia,
desde que comenzaste la formación?

Intenta ser lo más específico posible: en el trato directo con tus pacientes o jefes, en el
modo de comprender la patología, en las técnicas utilizadas, en el modo de resolver
situaciones, en la seguridad personal, en la experiencia, etc...

Especifica por favor el mayor aporte que has recibido desde tú formación, referido a tu
forma de trabajar actualmente.

Respuesta:

Considero que ha cambiado bastante mi forma de atender pacientes desde que comencé en
la formación. Antes sabia evaluar bien a los pacientes inicialmente, pero luego en el
proceso de terapia me perdía y no sabía que hacer (Eso era lo que había aprendido en la
Universidad). En cambio, ahora siento que tengo mucha más confianza en mí misma, en
mis capacidades y posibilidades de ayudar a los pacientes. Ahora veo de manera más clara
y sin necesidad de utilizar tests lo que le sucede a un paciente y he aprendido técnicas para
ayudarme en mi labor de terapia.

Aun así, diría que el mayor aporte en esta formación ha sido que he ganada Confianza
como terapeuta, porque me he dado cuenta que soy capaz, que sé cómo poder llevar una
terapia, cuál es mi rol como terapeuta, que no es necesario que tenga todas las respuestas,
que no debo ponerme como experta a interpretar al otro, sino que debo guiar al otro para
que se dé cuenta él mismo de lo que le sucede.

Actualización: Ahora diría que sé llevar adelante una terapia completa y que será de
utilidad para el paciente. Siento sin embargo que aún me falta más experiencia, pero
ahora tengo confianza de mis capacidades como terapeuta.

4. Por favor menciona cambios, anota si evalúas que fueron positivos o negativos y
correlaciónalos con alguien.

ejemplo:

uso de silla caliente - positivo - para el paciente y su proceso

uso de silla caliente - negativo - para jefes o psiquiatras que no lo conocen y se


muestran ariscos a ello.
Uso del "Ahora me doy cuenta"-positivo- para el paciente y su progreso.

Uso de la silla caliente-positivo- para el paciente y que se conozca más a si mismo y su


relación con otros.

Uso de polaridades- positivo- en pacientes y su proceso

Actualización: en general mi experiencia ha sido que las técnicas que he utilizado han
sido positivas para mi labor profesional.

5. ¿Sientes que ha habido un cambio importante en tu forma de ser y estar con tus
pacientes?

Si no atiendes pacientes, refiérete tu forma de ser y estar con otros en tu trabajo.

Respuesta:

En mi forma de ser sí, bastante. Con el proceso de estudios en el magister y mi terapia


individual me sirvió para darme cuenta como soy yo, como tiendo a reaccionar a
situaciones de mi vida diaria, con mis cercanos y en él trabajo. He ha ayudado mucho a
darme cuenta que muchas veces yo no puedo forzar a los niños a hacer algo, como antes me
pasaba y que me enojaba porque no hacían lo que les pedía (no necesariamente en terapia,
pero sí en mi trabajo). Ahora comprendí que lo mejor es ser más adaptable, seguir la figura
de las personas, tanto pacientes como no pacientes y así las cosas resultan mucho mejor. He
aprendido a que no pasa nada si no todo funciona exactamente como yo quiero en el
momento que quiero.

Actualización: Esto sigue igual. Los estudios del magister me han ayudado mucho a
crecer como persona y como profesional.
Julio

1.En algún momento de tu vida, ¿has tenido dificultades de poner límites en uso/abuso de
sustancias, límite físico de proximidad con un otro o simplemente dificultad en verbalizar el
decir que no a lo que no quieres?

Respuesta:

Sí. En cuando a uso y abuso de sustancias como alcohol o drogas consideradas propiamente
tal no, pero si consideramos una droga como algo que genera adicción debo decir que sí.
Esta adicción la he tenido desde hace mucho tiempo y es al azúcar. Sé que el azúcar no es
considerada una droga propiamente tal, pero al general adicción y dependencia creo que se
le podría considerar, y muchas veces he sentido la imperiosa necesidad de consumir azúcar
aunque no tengo hambre, y no puedo controlarme en lo que como con azúcar.

Además, en más de una ocasión he tenido dificultad para decir que no quiero algo, sobre
todo con la comida. Cuando me ofrecen algo para comer generalmente digo que sí, a pesar
de que muchas veces no tengo ganas o hambre, digo que sí para no hacer sentir mal al otro,
o simplemente porque cuando me insisten (digo que no gracias y la persona me dice de
vuelta "¿pero de verdad no quieres?") y es ahí cuando tengo dificultades de decir no.

Actualización: Con la comido aún tengo dificultad para poner límites, pero debo decir
que me cuesta menos que antes controlarme e intento tomar conciencia de mi cuerpo,
de si mi estómago necesita recibir más comida o no. En relación a la droga debo decir,
que me siento orgullosa en mi capacidad de poner límites. Aunque yo rara vez en mi
vida he consumido alguna droga, la marihuana la he probado un par de veces por una
amiga que consume generalmente. Hace unos días estuve en la casa de esa amiga y
estaba con un grupo en que casi todos consumían. E me ofreció consumir varias veces,
y fui fiel a mí misma. Yo no quería consumir y por más presión que se me hizo yo no
cedí. Considero que es importante conocer los límites que cada uno quiere establecer
sobre todo con las drogas más dañinas y ser fiel a nosotros mismos para procurar lo
que es mejor para la autorregulación de nuestro organismo.

2. ¿En qué momento de tu vida fue? Describe brevemente.

O sea, me ha sucedido en varios momentos de mi vida, pero actualmente me está


sucediendo. Me cuenta controlarme con el consumo de azúcar, por más que quiero dejarlo
no puedo. Ya sea en chocolates, tortas, dulces, si me ponen en frente algún tipo de alimento
dulce no dudo en comerlos, por más que yo quiera dejar de comer cosas dulces por temas
de salud y de estética (porque me han hecho subir bastante de peso), actualmente en mi
vida no puedo controlarme con la comida dulce. Eso es casi el mismo efecto que generan
las drogas y también pueden provocarme enfermedades a largo plazo.

Si me preguntan porque lo hago, quizá porque me gusta mucho comer cosas dulces y me
genera bienestar, y en este momento de mi vida estoy pasando por bastante estrés, y esto
me ayuda a palear el estrés, aunque sólo sea un efecto momentáneo.

Actualización: Considero que ahora estoy mejor controlándome cuanta azúcar


consumo. Si bien no me privo de comer cosas dulces siento que ahora puedo establecer
más límites del consumo.

3. ¿De qué te das cuenta sobre tu límite de contacto?

Respuesta:

Me doy cuenta de que muchas veces me cuesta poner límites con otros o con cosas del
entorno principalmente, dejo que muchas veces crucen mis límites y me afecten por más
que yo no quiera, por temor a causar molestia en el resto, por temor a perder su estima o
afecto.

En cuanto a mi tema con la comida dulce, es efectivo que el azúcar genera adicción como
una droga, pero no es tan adictiva como consumir cocaína, por ejemplo. Está en mis manos
poner límites si es que yo decido dejar el azúcar. Me doy cuenta de que externalizo mi
dificultad para poner límites de lo que ingresa a mi cuerpo con la excusa "es que el azúcar
es adictivo", cuando soy yo la que debo ser fuerte ante cosas o situaciones que no quiero
incurrir.

Actualización: Ahora me doy cuenta de la importancia de poner límites para


cuidarme a mí misma, de lo que realmente quiero y que mi cuerpo necesita, más que
por hacer felices a los demás, debo pensar primero en mi bienestar.
Agosto

1. Aquí te pedimos que hagas una revisión breve de cómo ha sido la relación con tu cuerpo
a través de tu vida. Es importante que vayas revisando los distintos momentos de tu vida y
recordando cómo fue y cómo es actualmente. (Tómate tu tiempo, escribe las cosas
importantes, si no aparece nada relevante igual es importante explorar cómo era la relación
con tu cuerpo).

Respuesta:

A lo largo de mi vida la relación con mi cuerpo no ha sido algo tan fácil. Comenzando
porque nací con un párpado evidentemente más caído que el otro. Esto último me
atormentó toda mi niñez y la mayor parte de mi adolescencia, hasta que me pude operar un
par de veces para que no se notara (tanto, porque, aunque mucho me dicen que ahora no se
me nota yo sí noto la diferencia). Eso fue muy difícil para mí, porque todas las personas
nuevas que conocía me preguntaban "¿qué te pasó en el ojo?" y eso me insegurizaba y
molestaba profundamente... fui víctima de bullying por eso y afectó bastante mi
autoestima.

Ahora incluso de adulta en donde pude superar en gran parte la inseguridad que me
provocó esta notable asimetría en mi cara (digo en gran parte, porque aún hoy en día veo la
asimetría en mis párpados y hay días en que no me molesta, y días en que me molesta y me
enojo conmigo misma por no haber intentado una última operación para hacer más
simétricos aún mis párpados hace unos años atrás).

Otro aspecto de mi cuerpo que hasta el día de hoy me cuesta aceptar es mi pelo. Nací con el
pelo rizado, lo cual desde corta edad odié, debido a que me lo cortaban muy cortito porque
"era difícil peinar los rulos". Eso me molestaba enormemente, yo lo único que quería era
tener el pelo largo, para hacerme peinados y porque se veía bonito. Mi hermana tenía el
pelo liso y se lo dejaban largo. Más adelante en la adolescencia también fui víctima de
burlas por mis rulos por mis compañeras de curso, cosa que me hizo odiar aún más mis
rulos. Desde que tengo quince años que aliso mi pelo, porque no tolero verlo con rulos.
Ahora de adulta me hago cada cierto tiempo el alisado con keratina, para mantenerlo liso.
No tolero verme con muchos rulos, como que no forman parte de mi identidad, y sólo me
produce felicidad verme con el pelo liso o lo más liso posible.

Me parece sorprendente no poder realmente no poder aceptar estas características de mi


cuerpo.

Actualización: Esto aún se mantiene. Aunque debo decir que intento cada día querer
mi cuerpo tal como es, incluso siento que cada vez me importa menos mi párpado algo
más caído. Ahora puedo incluso salir de la casa sin maquillarme y estar tranquila con
eso. De a poco también intento querer mi pelo como es, aunque eso aún me cuesta.
2. Es importante conocer nuestro cuerpo y explorar nuestra relación con el mismo, por ello
ahora te solicitaremos que hagas una revisión de ¿cuáles han sido las principales
enfermedades que te han aquejado a través de la vida?

1) Anótalas por favor.

2) Observa si son las mismas que se repiten o son diferentes y con que frecuencia las has
tenido.

3) Anota si tienes una alguna actualmente y cómo ha impactado tu vida.

Respuesta:

En realidad, en mi vida en general he sido muy sana. De niña no me aquejaba ninguna


enfermedad crónica, salvo lo que sufro actualmente. Hace más o menos 4 años que me
diagnosticaron hipotiroidismo, enfermedad crónica de la tiroides. Esta no ha impactado
mayormente mi vida, ya que tomo medicamentos y se me olvida que la tengo, no afecta
mayormente mi vida. De hecho, fue un alivio descubrir que la tenía, porque así pude
tratarla y aplacar los síntomas: uno de sus síntomas más molestos era que pasaba muerta de
sueño y sin energía (aunque hubiera tenido una buena noche de sueño), por tanto, en la
universidad me quedaba dormida en clases sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo.
Luego de medicarme ya no me quedo dormida sin motivo, y puedo hacer una vida normal.

Actualización: Esto continúa igual.

3. Queremos saber si después de la revisión de tus enfermedades que vienes de realizar, hay
algo que te llame la atención o algo importante de lo que te das cuenta.

anótalo por favor.

Respuesta:

En realidad, me doy cuenta de que no es que tenga una enfermedad que me incomode
conmigo misma, o que me moleste presentar. Sí tengo características superficiales de mi
apariencia física que me acomplejan y que me han molestado a lo largo de mi vida, y que
incluso ahora de adulta no puedo superar. Temo que nunca podré aceptar realmente mi
párpado caído y mi pelo rizado, pero al menos puedo convivir con ellos y no me desprecio
como antes lo hacía. Pude crecer como persona, ya no soy tímida como cuando niña, siento
más seguridad conmigo misma a pesar de lo que no me gusta de mi apariencia.
Me doy cuenta que eso fue un avance bastante sano, luego de haberme atormentado a mí
misma por años

Actualización: Esto continúa igual.

Reflexión Global

Luego de leer todos mis autorreportes me doy cuenta que este magister me ha servido
a crecer como profesional y como persona en general. Esto último porque debo conocerme
primero más a mí misma para luego poder conocer bien y ayudar a los demás con mi labor
como psicóloga.
También es importante destacar que no han cambiado muchas cosas en mí misma
durante este año al leer los autorreportes, pero sí cambió en mi un aspecto muy importante y
que considero positivo. Cuando comencé el magister el año pasado y durante el principio de
este año, mi polaridad dominante era la “Controladora”, en donde soñaba con controlar cada
aspecto de mi vida, que me desesperaba cuando las cosas no salían tal cuál habían sido
planeadas y hacía cosas que no me enorgullecen para lograr cumplir con lo que yo me había
planteado en mi mente. Ahora cambié, me siento en el otro extremo. Sé que estar polarizada
no es lo ideal, que lo mejor es estar más equilibrada, pero luego de haber estado tanto tiempo
en el polo “Controlador”, encuentro liberador estar un tiempo en el polo “Dejarse llevar”,
que es relajado y no se complica si las cosas no son como se planearon. Siento que es mejor
para mi salud mental no estar estresada todo el tiempo porque no se cumplen los plazos, los
horarios, los compromisos al pie de la letra. Me siento más tranquila, más mi modo de ser
cuando estoy en vacaciones.
Me preocupa un poco no más no poder cumplir con todas las expectativas del
magister, por ejemplo, cumplir con todos los requisitos y los plazos, pero siento que es mejor
estar más relajada que estresarme demasiado y no lograr mejores resultados por eso. Intentaré
hacer todo mi esfuerzo para cumplir con las exigencias del exterior, pero siempre siendo fiel
a mis necesidades, cuidando mis límites de contacto y velando por mi autorregulación
organísmica.