You are on page 1of 6

Lugares de interés cerca de Cracovia (Polonia)

Campo de concentración de Auschwitz-Birkenau

Construido tras la invasión de Polonia por los alemanes, el complejo de campos de


concentración de Auschwitz fue el mayor de los establecidos durante el régimen nazi.
Localizado a unos 70 kilómetros de Cracovia, constituyó el principal centro de exterminio
de la historia en el que murieron asesinadas más de un millón de personas.

Actualmente es posible visitar dos campos: Auschwitz I, el campo de concentración


original, y Auschwitz II (Birkenau), construido posteriormente como campo de
exterminio.

Auschwitz I

Construido en 1940 para albergar a los prisioneros políticos polacos que ya no cabían en
las cárceles, Auschwitz I fue el campo de concentración original y el centro
administrativo del complejo que se construyó posteriormente.

Los primeros en llegar al campo fueron los prisioneros políticos del ejército polaco, pero
no tardaron en seguirles miembros de la resistencia, intelectuales, homosexuales,
gitanos y judíos.

La mayoría de los judíos eran engañados por los nazis, que les vendían parcelas y casas y
les ofrecían llamativos puestos de trabajo para que llevaran consigo sus bienes más
valiosos. Tras un largo viaje que los dejaba exhaustos llegaban al campo, donde si no
eran considerados aptos para trabajar eran asesinados, y si lo eran trabajaban
prácticamente hasta su muerte.

Nada más atravesar la puerta de entrada de Auschwitz I los recién llegados se


encontraban con la enorme inscripción "Arbeit macht frei" (el trabajo hace libre), algo
que hacía pensar a los prisioneros que en algún momento iban a lograr salir del campo.

Además de los barracones en los que se hacinaban los prisioneros, el campo estaba
dividido en diferentes bloques entre los que destacaba el número 11, conocido como "el
bloque de la muerte". Era el lugar en el que se aplicaban los castigos, consistentes en
encierros en celdas minúsculas en las que se dejaba a los prisioneros morir de hambre, o
bien eran ejecutados o colgados.

A lo largo de los diferentes bloques del campo se pueden ver exposiciones en las que se
muestran las condiciones en las que malvivían los prisioneros, además de una pequeña
parte de la inmensa colección de los objetos que fueron robados a los prisioneros antes
de asesinarlos. Botas, maletas, gafas, ollas…incluso pelo, que era vendido para la
fabricación de telas que en ocasiones los nazis llevaban en sus abrigos.

Auschwitz – Birkenau

El segundo campo y el de mayor tamaño que se construyó es el que la mayor parte de la


gente conoce como Auschwitz. Fue construido en 1941 en la localidad de Bikernau (a 3
kilómetros del campo principal) como parte del plan de la Alemania nazi conocido como
“Solución final” en el que se pretendía aniquilar a la población judía.
El campo contaba con una extensión de 175 hectáreas y se encontraba dividido en varias
secciones delimitadas con alambres de púas y verjas electrificadas.

Auschwitz – Birkenau no era un campo de trabajo igual que los demás, sino que se
construyó con la función de exterminar a los prisioneros que entraban en él. Para ello
fue equipado con cinco cámaras de gas y hornos crematorios, cada uno de ellos con
capacidad para 2.500 prisioneros.

Tras llegar hasta el campo en los vagones de carga de un tren en un terrible viaje de
varios días en el que no recibían agua ni comida, los prisioneros eran seleccionados.
Algunos iban a parar directamente a las cámaras de gas y otros eran enviados a los
campos de trabajo o bien eran empleados para la realización de experimentos.

Los prisioneros considerados poco aptos para trabajar eran trasladados hasta las
cámaras de gas, donde se les informaba de que iban a recibir una ducha y, tras dejar sus
pertenencias en una sala, eran encerrados y asesinados con Zyklon B. Cuando todos
habían muerto se revisaba que no tuvieran ningún objeto de valor (dientes de oro,
pendientes…) y eran llevados a los hornos crematorios.

Aunque en un primer momento no se llevaba a las mujeres al campo, en 1942


comenzaron a trasladarlas a Auschwitz II, donde eran asesinadas u obligadas a participar
en crueles experimentos de esterilización que tenían lugar en el campo principal.

En el campo aún se conservan algunos barracones originales, las enormes letrinas y los
restos de los hornos crematorios y las cámaras de gas que los nazis trataron de destruir
antes de su precipitada huida.

El final de Auschwitz

En 1945 el ejército ruso avanzaba a pasos de gigante hacia Polonia, por lo que los nazis
decidieron evacuar Auschwitz con duras marchas que para muchos de los prisioneros
resultaron mortales.

El 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas liberaron a los prisioneros que quedaban en
el campo, aunque por desgracia la mayoría de ellos se encontraban enfermos y apenas
con vida.

Aunque no se trate de un lugar divertido, visitar el campo de concentración de


Auschwitz - Birkenau resulta imprescindible para conocer una de las partes más trágicas
e importantes de la historia del siglo XX. Los guías del campo os hablarán sin tapujos
sobre la forma de vida de los prisioneros desde la llegada al campo.

Las instalaciones de los campos se conservan en excelentes condiciones, algo que


permite conocer los antiguos barracones, las cámaras de gas, los hornos crematorios y
una parte de la inmensa colección de los objetos que fueron robados a los prisioneros
antes de asesinarlos.

¿Cómo llegar?

• Autobús: desde la estación de autobuses de Cracovia salen con bastante


frecuencia autobuses y microbuses a la localidad de Oswiecim. El trayecto dura
una hora y media y el trayecto cuesta unos 10 PLN. Desde la estación de
autobuses de Oswiecim ya podremos ir andando hasta el campo de Auschwitz I.
• Tren: el precio de un billete de ida y vuelta a Oswiecim es de unos 45 PLN y el
trayecto se hace en menos de una hora. https://www.intercity.pl/pl/

Localización: 70 kilómetros al oeste de Cracovia.


Horario de visita: Todos los días de 8:00 a 15:00-19:00 horas (en función de la época del
año).
Precio: Entrada con guía en español: 40PLN.

Minas de sal de Wieliczka

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978, las minas de sal de


Wieliczka fueron visitadas por primera vez en el siglo XV y actualmente constituyen uno
de los lugares más visitados de Polonia con más de 800.000 visitantes al año.

Wieliczka forma parte de las minas de sal más antiguas del mundo y han sido explotadas
sin interrupción desde el siglo XIII hasta el día de hoy.

Las minas, conocidas con el sobrenombre de "la catedral subterránea de la sal de


Polonia”, cuentan con una profundidad de 327 metros y una longitud de más de 300
kilómetros de laberínticas galerías a lo largo de los cuales se encuentran cámaras y
capillas con hermosas figuras esculpidas que ilustran la historia de la minería de la sal.

La ruta turística descubre la interesante historia de la mina y permite el recorrido a


través de 3,5 kilómetros de galerías a lo largo de los cuales se ven 22 cámaras con lagos
subterráneos, antiguas herramientas y máquinas y diferentes esculturas y bajorrelieves
realizadas por los mineros con bloques de sal.

El momento más sorprendente del recorrido llega con la visita a la Capilla de St. Kinga,
una impresionante sala de 54 metros de longitud que cuenta con una exquisita
decoración realizada sencillamente a base de sal.

Existen diferentes opciones para conocer las minas en función de los gustos del
visitante. Estas son visitas alternativas que solo están disponibles para pequeños grupos:
La ruta de los mineros, la ruta de los peregrinos, una visita especial para las familias y
una visita que desvela los misterios de la Mina Wieliczka.

Las minas de sal de Wieliczka componen una de las principales atracciones de Cracovia y
resultan sorprendentemente interesantes, por lo que sería un gran error pasar por alto
su visita durante un viaje a Cracovia.

¿Cómo llegar?

• Autobús: La parada se encuentra junto a la Galería Krakowska y la línea a tomar es


la 304. El autobús es económico pero va realizando muchas paradas.
• Tren: Los trenes parten de la estación central de Cracovia.

Localización: 15 kilómetros al sureste de Cracovia.


Horario de visita: Desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre: de 7:30 a 19:30 horas. Desde
el 2 de noviembre hasta el 31 de marzo: de 8:00 a 17:00 horas.
Precio: Ruta turística Adultos: 89PLN. Menores de 4 años y estudiantes menores de 26:
69PLN.

Parque Nacional de Ojców

A unos 25 km al noroeste de Cracovia se encuentra el Parque Nacional de Ojców, que


hoy en día es el Parque Nacional más pequeño de los 23 que existen en Polonia. Fue
fundado en 1956 y cubre un área que abarca 2145 hectáreas de bosque y terreno
montañoso.

El Parque está conformado por un valle que es atravesado por el río Pradnik que, a su
paso por la zona, ha ido escarbando el terreno formando cuevas y modelando las rocas
con caprichosas formas que le dan parte del atractivo al lugar.

En el Parque se encuentra el pequeño pueblo de Ojców, lugar desde el que se puede


comenzar nuestro recorrido e informarnos in situ del recorrido que podemos visitar.

Castillos

Los castillos están ubicados en la Ruta de Nidos de Águilas, una organización de


barricadas que incluye 25 fortificaciones en las colinas entre Cracovia y Częstochowa.

• El Castillo de Kazimierz o Castillo de Ojców (ruinas). Está situado en un terraplén


elevado, en el extremo norte del pueblo de Ojców. Fue fundado en el siglo XIV
por disposición de Kazimierz "el grande" para resguardar a Cracovia. Algunas
partes del castillo se pueden visitar como la torre octogonal y desde allí observar
el río Pradnik (2,5 PLN la entrada).
• El Castillo de Pieskowa Skala. Construido en el siglo XIV, de estilo renacentista, en
él se encuentran instalados un museo de arte y una cafetería. Se reconstruyó en el
siglo XVI y se amplió en el XVII.

Cuevas

La entrada a estas cuevas son de pago. En primer lugar podemos caminar y visitar la
pequeña capilla de madera construída sobre el río a principios del siglo XX.

En el Parque se pueden visitar varias cuevas: entrar a la cueva del Rey cuesta 7 PLN por
hacer un recorrido a lo largo de unos 300 metros por las galerías interiores. La cueva
oscura (Jaskinia Ciemna) en cambio, no es tan bella como la cueva del rey, hace unos cien
mil años estuvo poblada por los antiguos moradores de la zona.

• Cueva del rey Lokietek o Cueva Real. Situada en la montaña Chelmowa, en ella se
ocultó el futuro rey Vladislao de sus enemigos (de las tropas del rey checo
Wenceslao).
• La Cueva Oscura. Es la más grande del parque, se han encontrado en ella
antigüedades de la época neandertal. Hoy en dia solo se encuentran murciélagos
pequeños y las arañas más venenosas del país.
• La Cueva de Wierzchowska Górna. Se halla próxima a la localidad de Wierzchowa,
la segunda más grande de Cracovia y la más larga de Polonia, tiene tres entradas.
• La Cueva de los Murciélagos. se ubica cercana a la aldea Jerzmanowice, en el Valle
de Będkowska, se conoce por la diversidad de murciélagos que allí habitan. Sus
pasillos son estrechos y esta caverna tiene dueño y él es quien tiene la llave para
abrir la puerta de entrada.
• La Capilla sobre el Agua o Capilla de San José el Artesano. Se construyó sobre el
río Pradnik en el siglo XX. Anteriormente era un balneario, pero luego se convirtió
en un lugar religioso, pero el zar Nicolás II frenaba la construcción de este tipo de
recinto en la localidad de Ojców, pero los moradores la construyeron en el río
sobre el agua, encima de unos pilares. Es de estilo suizo, completamente de
madera, la planta es en forma de cruz, posee tres altares y es de tipo campestre.
• Formación de rocas calcáreas. Entre estas encontraréis: la maza o garrote de
Hércules, el Guante, la Aguja de Deotima y la Puerta de Cracovia.

¿Cómo llegar?

• Autobús: Podéis usar un minibús de la empresa UNIBUS, el cual se identifica por


un cartel en el frente que dice Ojców. Os llevará hasta el parking del parque. En la
página web de la empresa, podéis hacer clic en la palabra Rozklady y veréis el
horario de salida desde Cracovia hasta el parque.

Czestochowa

Czestochowa es la capital religiosa de Polonia y uno de los centros de peregrinaje más


importantes de Centroeuropa, de hecho, se calcula que cada año son unos cinco millones
de peregrinos y turistas que acuden a visitar este lugar.

El lugar de culto de Czestochowa se encuentra en el monasterio paulino de Jasna Góra


(traducido literalmente como "Montaña Clara"), que fue construído en el siglo XIII y en él
se encuentra la imagen de la Virgen Negra de Czestochowa que llegó a a la localidad en
el siglo XV y que en Polonia cuenta con una gran devoción.

Según la tradición la imagen fue pintada por el propio Apóstol San Lucas aunque
seguramente haya sido pintado en Bizancio en el siglo VI. Se le han atribuído varios
milagros como el de proteger el monasterio de los ataques de los invasores suecos por
lo que en sí es un símbolo de unión para el pueblo polaco.

La ciudad tiene unos 260.000 habitantes y, aparte de visitar el monasterio tambien tiene
un centro histórico bastante bien conservado en donde destaca por ejemplo el edificio
del ayuntamiento.

La fortaleza y el convento de los paulinos constituyen uno de los más valiosos ejemplos
de arquitectura religiosa del país. Los más antiguos fragmentos de sus construcciones y
la capilla de la Virgen María datan del siglo XIV y el resto, de los siglos XVI y XVII. La
característica torre ronda los cien años de antigüedad.

¿Cómo ir?

• Tren: cada día parten varios trenes a Czestochowa desde la estación Central de
trenes de Cracovia y el trayecto dura unas dos horas y media.
• Autobús: sale un autobús cada hora a Czestochowa desde la estación de
autobuses de Cracovia y el trayecto se hace en unas dos horas y media.
Wadowice

La pequeña localidad de Wadowice es famosa por ser el lugar en donde nació Karol
Wojtyla, el que más tarde sería el Papa Juan Pablo II.

Juan Pablo nació en Wadowice en 1920 y pasaría aquí su juventud hasta los 18 años
cuando se fué a Cracovia a matricularse a la Universidad Jagielónica.en donde cursaría
estudios de filología. Fue en Wadowice donde tuvo sus primeros contactos con la
comunidad judía del pueblo y con la que participaba en partidos de fútbol (deporte al
que era gran aficionado) lo que seguramente iría conformando su personalidad
conciliadora con otras religiones cuando llegó a Papa.

En el pasado Wadowice era una ciudad industrial por lo que podríamos decir que no
tiene demasiadas atracciones turísticas o monumentos de interés. Los visitantes que
recibe la ciudad lo hacen atraídos por la personalidad de Juan Pablo y por conocer un
poco cómo era su vida aquí.

Casa Museo de Juan Pablo II

Se puede visitar la casa museo de Juan Pablo II en la calle Kosielna número 7 en donde a
través de fotos, ropas y objetos personales (como equipaciones deportivas que usó en
su juventud) se muestra cómo era su vida aquí.

Muy cerca de la casa museo se encuentra el museo municipal en donde también está una
oficina de información turística.

En la plaza principal del pueblo (que lleva su nombre) se encuentra el edificio del
Ayuntamiento, lugar en el que antes de la Guerra Juan Pablo había cursado sus estudios
de educación primaria.

Los pasteles del Papa

En su juventud Juan Pablo tenía la costumbre de ir con sus amigos a comprar unos
pasteles de crema a una pastelería en el centro del pueblo. Hoy en día la pastelería ya no
existe pero los Kremówka se han hecho populares y se han convertido en algo típico del
pueblo.

¿Cómo ir?

• Tren: lo que se conoce como el "Tren del Papa" (Pociag Papieski) sale desde la
estación de tren de Cracovia a Wadowice a las 8:55, 12:55 y 16:55 horas. Los
trenes de vuelta a Cracovia salen de Wadowice a las 10:30, 14:30 y 18:30 horas.
• Autobús: cada media hora sale un autobús desde la estación de autobuses de
Cracovia.

Fuentes:
• https://www.cracovia.net
• http://www.turismocracovia.com

http://www.alqsar.es - Manuel “Alqsar” (año 2017)