You are on page 1of 7

Gödöllö

Gödöllö es una pequeña localidad a unos 30 kilómetros de Budapest y muy popular entre los
turistas. En ella se encuentra un palacio barroco de los Habsburgo, construído a mediados del siglo
XVIII por el aristócrata vienés Antal Grassalkovich.

A finales del siglos XIX el palacio en Gödöllö fue la residencia preferida por la reina Isabel de
Baviera, la esposa del emperador Francisco José y más conocida como Sissi y que fue muy querida
por los húngaros.

Hoy en día, una gran parte de la exposición que se muestra len la residencia esta dedicada a su
memoria. De hecho el nombre de Isabel lo llevan innumerables calles, plazas, monumentos y
puentes de todo el país.

El palacio se puede visitar en grupos guiados o individualmente por nuestra cuenta para lo cual
entonces conviene hacerse con un plano con la descripción de las habitaciones.

En la planta baja del complejo hay una pastelería y una tienda de souvenirs. En los exteriores se
puede visitar el jardín real que está abierto para el público (entrada gratuita) y también vale la pena
visitar la avenida de los castaños, que fue el lugar preferido por la reina Isabel para montar a
caballo.

Esztergom

Esta pequeña población de unos 30.000 habitantes se encuentra a orillas del Danubio en la
frontera con Eslovaquia. La capital del condado de Komarom-Esztergom es un lugar relevante en la
historia de Hungría ya que fue la primera capital del Reino de Hungría y es en donde fue coronado
en el año 1000 el primer Rey, Esteban I.

La Basílica de Esztergom

La iglesia más grande de Hungría es el símbolo de la ciudad, con una longitud de 118 metros de
largo por 48 de ancho el edificio está rematado por una gran cúpula de 33 metros de diámetro.

El edificio actual se terminó de construir a mediados del siglo XIX en estilo neoclásico y se levantó
sobre restos de antiguas iglesias de las que se conservan restos.
En el interior se encuentra Tesoro y el órgano más grande de Hungría. En la parte sur del edificio se
encuentra la capilla, que fue construída en el siglo XVI y el altar construído con mármol de Carrara.
En la cripta estan enterrados algunos arzobispos de Esztergom.

Castillo de Esztergom y Vizivaros

Con sus pequeñas calles y edicios de estilo barroco el pequeño barrio de Vizivaros se extiende a lo
largo de la orilla del Danubio.

Las dos torres de la iglesia que se encuentra al lado del Museo Cristiano dominan la vista. En este
museo se encuentra una colección de arte renacentista y la mayor colección de arte eclesiástico de
Hungría. La entrada al museo es de unos 600 HUF para adultos y 300 HUF para estudiantes y
jubilados.

Pequeño Danubio y plaza Szeczeny

Entre la isla que hay en el Danubio y la ciudad se forma un pequeño canal al que llaman el Pequeño
Danubio (Kis-Duna) en el que a lo largo del paseo que discurre por la orilla entre árboles y
mansiones se respira un ambiente romántico hasta que, ya en el centro, llegamos a la plaza
Szeczeny rodeada de edificios históricos.

En la plaza del Ayuntamiento se encuentra el monumento a la Guerra de la Independencia de 1711.

Cómo ir de Budapest a Esztergom:


• En coche: desde Buda debemos tomar la carretera número 10 en dirección norte.
• En tren: los trenes regionales a Esztergom salen de la estación de Nyugati. Desde la
estación de Keleti podemos tomar un Intercity, más rápido (y más caro) que hace la ruta
Budapest - Berlín y bajar en la localidad fronteriza de Sturovo (en Eslovaquia), desde aquí
podemos cruzar el puente andando para entrar de nuevo en Hungría y llegar a Esztergom.
• En autobús: los autobuses de Volanzbus que hacen la línea Budapest - Szentendre -
Esztergom. Salen desde la estación de autobuses del puente de Arpad en Pest.
• En barco: el catamarán o "Hydrofoil" de la empresa Mahart funciona desde Mayo a Octubre
saliendo desde la plaza Vigadó ter, en Pest.

Visegrad
La pequeña localidad de Visegrad sirvió de residencia de los reyes húngaros en el siglo XIV. Se
encuentra al norte de Budapest asentado en un meandro a orillas del Danubio en lo que se conoce
como el Recodo del Danubio.

Visegrad es famosa por la fortaleza que se asienta en lo alto de una montaña y desde la cual se
divisan las dos márgenes del Danubio. Debido al interés estratégico de este enclave, a lo largo de la
historia de Hungría Visegrad desempeñó un importante papel en la defensa y en el devenir de la
historia de la nación. Fue en esta localidad donde en el siglo XIV se reunieron los reyes de los
Reinos de Hungría, Polonia y Bohemia para hacer un frente común contra la dinastía de los
Habsburgo.

Visegrad es interesante por la fortaleza y sus construcciones medievales, los paisajes y toda la vista
del Danubio que podemos ver desde lo alto del castillo. Es un pueblo demasiado pequeño como
para tener algo interesante en su casco urbano si lo comparamos por ejemplo con Esztergom, Eger
o Szentendre pero aun así, el lugar vale la pena para ir un día de excursión y contemplar las vistar o
con la excusa de hacerse un paseo en barco por el Danubio.

Ciudadela (Fellegvár)

En lo alto de la montaña se encuentra esta fortificación construida por el Rey Bela IV en el siglo XIII
para defenderse de las invasiones de los mongoles. Ocupaba un emplazamiento estratégico en la
protección de la ruta comercial entre Esztergom y Budapest valle del Danubio.

Caminando un rato por el sendero que nos lleva a lo alto llegaremos al castillo desde donde se
contemplaremos una magnífica panorámica de la zona.

Algunas partes del castillo están mas restauradas que otras, podremos ver reproducciones de
artefactos medievales y representaciones de cómo era la vida.

Torre de Salomón

Más abajo de la ciudadela, en la ladera que desciende al Danubio se encuentra la parte inferior del
sistema defensivo del castillo de Visegrad.

Se trata de una fortificación protegida por gruesos muros y torres de vigilancia a la que se accede a
través de una gran puerta. Sobresale una gran torre de planta hexagonal de 30 metros de altura, la
Torre de Salomón, levantada en el siglo XIII, en la que entre 1462 y 1474 estuvo recluido el
gobernador de Valaquia Vlad Tepes, conocido por todos como "Drácula".

Palacio Real de Visegrad


La construcción del Palacio Real es posterior a la de la fortaleza. Fue el Rey Carlos Roberto I quien
en 1323 trasladó la Corte Real a Visegrad y en donde se guardarían las joyas de la corona de
Hungría hasta el siglo XVI

Monte Sibrik

Cerca de Visegrad se pueden encontrar algunos vestigios de la antigua frontera de Pannonia que
era el límite del Imperio Romano con los territorios bárbaros del Norte. En el monte Sibrik se
encuentran los restos de un campamento romano construído en el año 320 bajo el mandato del
emperador Constantino I.

Cómo ir de Budapest a Visegrad:


• En tren: desde la estación de Nyugati sale un tren cada hora en dirección a "Nagymaros -
Visegrad". El trayecto dura una hora y te deja en Nagymaros, el pueblo que está en la orilla
del río opuesta a Visegrad y desde allí tomar un ferry para cruzar el Danubio. Otra opción es
tomar un tren de cercanías HEV de Budapest a Szentendre y allí tomar un autobús hasta
Visegrad en algo menos de media hora.
• En autobús: Cada 30 minutos sale un autobús a Visegrad desde la estación del puente
Arpad.
• En barco: entre Abril y Septiembre los barcos de la compañía Mahart hacen el trayecto
entre Visegrad y Budapest (con parada en Szentendre), saliendo en Budapest desde Vigadó
ter. Para volver a Budapest, desde el embarcadero de Visegrad puedes disfrutar un
agradable crucero de hora por la ribera del Danubio hasta Budapest desde unos 1200 HUF
por adulto.

Szentendre

Muy cerca de Budapest y a orillas del Danubio se encuentra el pequeño pueblo de Szentendre o
San Andrés.

Sus casas color pastel, callejuelas empedradas, tiendas de souvernirs, iglesias y paseos a orillas del
Danubio son los atractivos que ofrece Szentendre, haciendo que sea un buen lugar para pasar un
día o la tarde gracias a las buenas conexiones de transporte con la capital.

El hecho de que la localidad haya sido habitada hasta el siglo XIX por una numerosa comunidad
serbia queda reflejado en el patrimonio arquitectónico que se puede ver en Szentendre. La mayoría
de casas que rodean Fotér, la plaza central de Szentendre, fueron construidas en el siglo XVIII y es
posible visitar algunas. En el centro de la plaza se encuentra la Cruz del Mercader, levantada en
1763 por los comerciantes serbios.

Desde la plaza se pasa por un pasadizo con escaleras para llegar a la colina del Castillo desde donde
se disfruta de unas vistas del lugar. La iglesia católica de San Juandomina el promontorio y muy
cerca de allí se encuentra la Basílica de Belgrado, una iglesia ortodoxa levantada por los serbios en
el siglo XVIII. Junto a ella puede visitarse puede visitarse la Colección de Arte eclesiástico serbio.

El pueblo cuenta con numerosos museos, entre los que destaca el Museo de Margit Kovács
(Vastagh György ut, 1), uno de los más visitados de Hungría que muestra el trabajo de esta
ceramista. El Museo de Ferenczy Károly (en Bogdany ut, 6), es una interesante colección de la obra
de uno de los pintores más importantes del país. El Museo Etnográfico al Aire Libre (Skanzen) es
una bonita aldea húngara reconstruida con casas y estilos tradicionales rurales de todo el país en
donde se entra en contacto con el modo de vida rural (en Sztaravodai ut., hay que tomar un
autobús ya que está algo alejado del centro de Szentendre).

Cómo ir a Szentendre desde Budapest:


• Tren: los trenes de cercanías HÉV salen de la estación de Batthyany ter (línea roja de metro)
en Buda.
• Autobuses: se pueden tomar en la estación del Puente Árpad (línea azul de metro), cerca de
la Isla Margarita.
• Barco: durante los meses de verano es posible ir en barco a Szentendre saliendo desde el
embarcadero de la plaza Vigadó ter hasta Szentendre.
• Bicicleta: el trayecto discurre por la carretera 11, paralela al Danubio.

Eger

A unos 125 Km en dirección Noreste de Budapest y con unos 100.000 habitantes Eger es la capital
del condado de Heves. La región se encuentra entre los ríos Tisza y Danubio.

Hoy en día Eger es una de las localidades más visitadas de Hungría. Es conocida por su castillo, el
minarete, sus edificios históricos, el turismo de aguas termales pero sobre todo por ser el lugar de
donde salen los mejores vinos de Hungría.

En las calles de la ciudad predominan los edificios y plazas de estilo barroco.

El Castillo de la ciudad: se encuentra en el centro del pueblo y sirvió en el pasado para defender la
ciudad de los ataques de los mongoles en el siglo XIII y de los turcos en el siglos XVI.
El "Valle de las mujeres hermosas" (Szépasszony-völgy): en las afueras de la ciudad se pueden
visitar algunas bodegas y beber vino en las tascas del valle

El Castillo (Egri Vár) de Eger

Desde los tiempos del primer Rey de Hungría Esteban I, la ciudad de Eger fue sede arzobispal. La
construcción del castillo en el siglo XIII se hizo con el propósito de proteger a la ciudad eclesial y su
catedral románica de las invasiones de los mongoles en el siglo XIII.

Tras la caída de Buda a manos de los turcos en 1540 es cuando tiene lugar lo que se considera como
el acto heroico más relevante en la historia de Hungría cuando en 1552 apenas dos mil personas
resisten desde el castillo un asedio de los turcos durante cinco semanas.

Hoy en día en el castillo de Eger es un monumento histórico en el que se pueden visitar las
exposiciones que muestran su historia así como las ruínas de la antigua catedral que allí estuvo
levantada, las galerías excavadas por los defensores, etc.

Cómo ir de Budapest a Eger:


• Trenes: diariamente salen dos cada hora desde la estación de Keleti. El trayecto dura unas
dos horas, dos horas y media, dependiendo de si tomamos un tren rápido o un Intercity.
• Coche: salir de Budapest y tomar la autopista M3 que va hacia el Este en dirección a
Füzesabonyy desde allí continuar hasta Eger.
• Autobús: salen uno o dos autobuses cada hora a Eger desde la dársena de autobuses de
Stadionok (línea roja de metro). El trayecto dura dos horas.

Lago Balatón

El lago Balatón se encuentra en la región de Trasdanubia, a unos 100 kilómetros al Sudoeste de


Budapest.

Es el lago más extenso de Europa Central, tiene una forma alargada, con una longitud de unos 80
kilómetros por 14 kilómetros de ancho y una profundidad media de 3 metros.

El Lago Balatón suele ser llamado por los propios húngaros como el "mar de Hungría". Ya desde la I
Guerra Mundial tras el "Tratado de Trianón", cuando Hungría perdió sus zonas costeras en el
Adriático el lago ha sido el centro de veraneo del país.
El lago tiene dos orillas diferenciadas: la Sur, con sus playas, hoteles, resorts, campings, bares y
discotecas, y la Norte, más salvaje y montañosa, con pequeños pueblos poco frecuentados por el
turismo y colinas cubiertas de viñedos.

La orilla septentrional del Balatón pertenece a los condados de Veszprem y de Zala.

Esta parte está marcada por las estribaciones del cercano macizo de Bakony, por lo que el paisaje
es más accidentado y las aguas son algo más profundas pero más aptas para la práctica de
actividades como vela y windsurf.

Pueblos para visitar en la orilla norte del lago Balatón:

Keszthely, en el extremo más sudoccidental del lago. Su vida cultural, playas y monumentos son
muy recomendables así como su castillo, uno de los más bellos de Hungría.

Hévíz, a 6 kilómetros de Keszthely, en Hévíz, se encuentra el lago termal más grande de Europa. El
agua sulfurosa y ligeramente radioactiva brota a unos 37ºC, lo que posibilita el baño durante todo
el año. En medio del espectacular lago Gyógytó se ha construído una estructura conectada por
puentes que posibilitan el baño en el centro del lago o en las piscinas interiores.

Tihanyi, uno de los lugares más hermosos del Balatón es este pueblo que se asienta en la península
del mismo nombre, en la que se encuentra un pequeño lago interior a 25 metros sobre el nivel del
Balatón. La abadía benedictina de Tihanyi es el monumento más conocido de la localidad. Las
playas no están muy acondicionadas, se trata de pequeñas calas entre en las que conviven bañistas
con pescadores.

A lo largo de toda la orilla meridional se extiende una fila de pequeñas ciudades y poblaciones con
un ambiente mediterráneo. Las aguas de estas playas son poco profundas, acondicionadas para el
baño e indicadas para familias con niños.

Siófok es la ciudad más importante de la orilla Sur del Balatón. Tiene una playa de 16 kilómetros y
cuenta con una gran capacidad hotelera orientada al turismo de sol y playa, por lo que es un lugar
cómodo para quedarse unos días y hacer excursiones para conocer la región y por la noche visitar
sus locales nocturnos y bares.

Por lo demás, en la mayoría de las poblaciones de la orilla Sur del Balatón existen embarcaderos y
amarres, lo cual hace el Lago Balaton atractivo para patrones de barco y veleros.

Información de http://www.verbudapest.com/

Related Interests