CRISIS

“La mejor manera que he encontrado para salir de mis crisis es ayudar a otros a que salgan de las suyas.” (Tony de Mello) En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.” (Albert Einstein) “En esta vida hay que morir varias veces para después renacer. Y las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra.” (Eugenio Trias) “En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte.” (Honoré de Balzac) "No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar "superado". Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla." (Albert Einstein) Las crisis, esas creadoras incomprendidas…

Francisco de Sales

CRISIS Tememos comenzar cualquier crisis. Sabemos lo que implican y, además, sólo somos capaces de ver la parte desagradable que conlleva, que es grande y dolorosa. Cada vez que alguien escribe sobre crisis, obligatoriamente acaba recurriendo al ideograma chino que representa la crisis. Se compone de dos dibujos. Uno de ellos se puede interpretar como riesgo o peligro, y el otro es oportunidad. La interpretación resumida sería: cambio. Hay un riesgo pero hay una oportunidad. Lo que suceda a partir de entonces, sin duda, provocará un cambio. Una crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización, pero nadie se queda impasible ante una crisis, y nadie se queda después de ella igual que estaba antes. Una crisis va a aparecer en la vida de una persona cuando un determinado suceso amenaza con alterar su equilibrio personal, tanto en sentido favorable como adverso. Por si no lo has leído en otro sitio, diré lo habitual en este caso: que el inicio es una enfermedad, accidente, muerte de un ser querido, separación, desempleo, violación… en fin, una mala experiencia. Según la Astrología puede ser una oposición o malos aspectos, generalmente entre Saturno y Saturno, o Saturno y los planetas transpersonales (Urano, Neptuno y Plutón). Según la tradición, hay una a los siete años de matrimonio, también está la crisis de los cuarenta, crisis

Francisco de Sales

CRISIS tras el divorcio, crisis de identidad, de la pubertad, de la tercera edad… Las crisis, por lo general, nos ponen frente a situaciones que hemos ido aplazando. Parece como si concurrieran en un momento concreto todas las circunstancias para que lo que se sujetaba con alfileres salte violentamente, se haga ver de un modo inevitable, y sea tan notable, tan claro, que no se pueda seguir negando. De todas las crisis aprendemos algo. Siempre. Aunque muchas veces nos parece, con razón, que el precio que hemos pagado por la lección ha sido muy alto.

DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL Las crisis espirituales son de otro modo. El desarrollo espiritual abre la conciencia a nuevos campos, despierta potencialidades dormidas. Los seres humanos, en este momento de la historia, se dejan vivir, se preocupan de lo inmediato, se consideran religiosos aunque sólo verbalmente. Se cuestionan las grandes preguntas. Las crisis son experiencias positivas, naturales y necesarias. Hacen emerger situaciones y elementos que tienen que ser descubiertos o revisados. Se trata de abrir el canal entre el yo minúsculo y cotidiano, y el YO SUPERIOR. Siempre renace un individuo más amoroso y armonioso.
Francisco de Sales

CRISIS

Uno, en este mundo, tiene que seguir en lo cotidiano y al mismo tiempo conocer o intuir otros momentos en los que se sienta más a gusto, y las crisis nos llevan a ellos. Sentimos que tiene que haber algo distinto y, lo que se va presentando, nos provoca una sensación extraña, por su desconocimiento, pero al mismo tiempo es prometedora porque nos sugiere que va a ser algo mejor. Las crisis producen una desarmonía entre el ser esencial y el existencial. Dejamos de formar la extraña unidad entre ambos, para pasar a notar una cada vez más exagerada distancia. Nos hemos pasado casi todos los años de nuestra vida en la materia, en lo cotidiano, y es muy reciente la revelación de la sugerencia de la espiritualidad. Es como comenzar otra vida o pasar a otro mundo. La pujanza de lo espiritual, o simplemente de lo psicológico y lo humano por encima de lo acostumbrado, ya crea un estado de no tranquilidad y no mantenerse en la rutina. A partir del despertar de la crisis ya resulta imposible seguir negando esa inquietud, y no queda más remedio que empezar a dar los primeros pasos en la dirección de la reunificación.

SOLUCIONES O SUGERENCIAS Si quieres saber más sobre las crisis:
http://www.monografias.com/trabajos11/mcrisis/mcrisis.shtml

Francisco de Sales

CRISIS

RESUMIENDO Agradezcamos a las crisis su presencia. Son despertadores de conciencias dormidas o alborotadores insurrectos. Están a nuestro favor. No dudes de que las hemos llamado de algún sutil modo, de que son imprescindibles. Ante una de ellas, atención, mucha atención, y mucha voluntad para resolverlas. Nunca negarlas, nunca evitarlas. Son sinceras y nos enfrentan a lo que llevamos tiempo soslayando o aplazando. Son portadoras de soluciones y de buenas esperanzas.

Francisco de Sales