EL SER SUPERIOR

El SER, simplemente ES; el que le busca adjetivos o definiciones, es el ego. (Francisco de Sales) “Cada uno de nosotros está conectado con lo Divino. El Ser Superior que está dentro de nosotros trasciende por mucho la comprensión de nuestras mentes conscientes. Este es el poder al que han accedido todos los grandes genios y maestros. También es el espacio de la magia y los milagros en nuestras vidas”. (Asoka Selvarajah) “Sólo en la medida en que el ser humano se expone a sí mismo una y otra vez a la aniquilación puede surgir dentro de él lo que es indestructible. En esto consiste la dignidad de atreverse… sólo si nos aventuramos de manera repetida a través de las regiones de la aniquilación, puede nuestro contacto con el Ser Divino, que está más allá de la aniquilación, hacerse firme y estable. Cuanto más aprenda un ser humano a enfrentarse incondicionalmente al mundo que le amenaza con el aislamiento, más profundo es el fundamento del ser revelado y las posibilidades de una nueva vida y de convertirse en abierto.” (Dürckheim)

En mi opinión, nuestra máxima aspiración debiera ser encontrase y fundirse con el Ser. Y no es que “tengamos” un Ser: es que somos el Ser. La aspiración actual es ser intensa y conscientemente el Ser. Ni el Yo físico, ni el chico bueno, ni el iluminado divino. El Ser, en mi opinión, engloba armónicamente todo. Es la máxima aspiración. En el Yo encontramos contaminación educacional, y no nos creemos dignos de lo divino, o se lo reservamos a los místicos y los seglares. El Ser, es el conjunto perfecto de todo.

Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR Con una ventaja adicional: así como a Dios le ponemos barba blanca y un triángulo con un ojo, o una túnica, o le ponemos mil cuerpos y rostros, como en la India, al Ser nunca se le ha puesto imagen, ni mental ni físicamente, y nunca se le ha encerrado en una suposición, y eso es estupendo. No hay condicionamientos. Hay un gran respeto por su esencia y su invisibilidad. Tiene menos definiciones que Dios, y ninguna religión pretende apoderarse en exclusiva del Ser que es el auténtico, ni se mata en nombre del Ser. Pero todos intuimos que es nuestra aspiración, porque está al alcance de los humanos; no es solamente divino e inaccesible, o sea, no es inalcanzable. Y otra noticia buena: está dentro de uno mismo. Es la identidad más auténtica, la naturaleza intrínseca del humano, la gracia celestial, pero… no es visible, no es tangible, es indescriptible, y esto se vuelve en contra de la costumbre humana de querer tener todo clasificado en compartimentos, etiquetado, controlado y domado por el hecho de que se puede precisar. El Ser ha escapado a ello, y se empeña en seguir invisible a la mente, y abierto a quien posea la capacidad de sentirle o intuirle, comunicativo con el silencio, con el vacío, y cómplice de quien está en su búsqueda con un corazón que anhela encontrarse con su otra mitad. Se muestra sólo cuando no hay ansiedad en quien le busca, cuando no hay una mente inquisitorial que le persigue para cazarle. Mientras, permanece en su mundo de quietud, en el silencio absoluto, en nuestro olvidado centro, en el origen al que

Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR nunca retornamos, paciente, en la espera relajada de nuestro regreso de hijos pródigos.

TRABAJA TÚ CÓMO CONECTAR CON EL SER INTERIOR O SER SUPERIOR. (basado en ideas de Asoka Selvarajah) El primer paso, que es imprescindible, es creer que tienes un Ser Superior con quien establecer una comunicación. Si ya has dado el primer paso, el siguiente es confiar en que esa comunicación va a mejorar día a día, para lo cual debes poner de tu parte toda la confianza que es necesaria en un acto de fe en el que te diriges a “algo” que intuyes pero no es tangible ni científicamente demostrable. De momento, es poco más que la imaginación de una facultad casi paranormal que te permite percibir una cosa que no es perceptible, pero cuya existencia se instala en ti con una fuerza que no deja opción para la duda ni la discusión. Estamos acostumbrados a una visión bastante materialista del mundo, en el que lo espiritual es mirado con prudencia o con desconfianza. Para lograr ese contacto es necesario que todo uno esté de acuerdo en ello y que todo trabaje en la misma dirección u objetivo. No podemos permitirnos que el consciente se ponga a discutir con el inconsciente, o que el consciente, tan lógico, pretenda boicotear el trabajo de la intuición, tan poco consistente. Todo uno ha de ser congruente en este trabajo. Ahora corresponde dar una cierta preponderancia a lo que de divino sienta uno dentro de sí, y a la visión más trascendental y mística de la realidad que va más allá de la realidad. Es buen momento para ahondar en la lectura de escritos de personas que te merezcan confianza y de meditar más a menudo. El siguiente paso está relacionado con la soledad. Es momento de desapegarse de las cosas y de la gente, y de procurarse momentos de auténtica soledad. El mundo y los demás pueden esperarnos un poco. Es tiempo de silencio sin grandes perspectivas, pero necesario para que se exprese el Ser Superior. Su voz sólo se capta en el silencio y la atención, y tiene mucho que decirnos. Conviene estar expectantes
Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR pero sin expectativas. A lo que surja. Aunque también tiene costumbre de hacerse notar mediante ciertas frases que aparecen y se escuchan como por casualidad, o mediante instantes de clarividencia, pero donde realmente se manifiesta más a gusto, y con más claridad e intensidad, es en nuestro silencio. Por ejemplo, en la meditación. Una de las muchas cosas que se consiguen es silenciar la cháchara interna, ese discurso pretencioso que no calla saltando incesantemente de uno a otro tema. Si dejas el vacío de la mente dispuesto, lo puede ocupar el Ser Superior, y eso sí que es un diálogo fructuoso, enriquecedor, creativo, necesario, vital… Esto conviene hacerlo a diario –mejor varias veces al día- y conviene también que lleves anotadas tus intuiciones, tus sueños, las cosas que sientes… lleva un diario personal en el que anotes todo eso más tus inquietudes y las preguntas que desean una respuesta, puede que, milagrosa o mágicamente, empiecen a aparecer las respuestas. Y anótalas también. Pídele a ese Ser Superior que esté receptivo y atento las veinticuatro horas, que esté siempre atento aunque tú no lo estés; pídele que te preste una especial atención ya que no estás acostumbrado a relacionarte con él; pídele que te diga lo que necesitas saber o recordar, que te muestre cosas, que active tu intuición, que te haga confiar en la videncias, que te haga creer en ti mismo y que no deje que te asustes por el cambio que se puede efectuar en ti. Dile que quieres fortalecer la relación, que le necesitas, que dejas en sus manos la guía de tu vida. Y estate atento a las cosas que vayan pasando, a lo que vas a descubrir, a todo lo que te pase, porque si has solicitado con fe ayuda a tu Ser Superior no dudes de que la tendrás, aunque esto requiere de tu colaboración. No va a venir alguien que se va a sentar contigo y se pondrá a charlar, sino que se revelará a través de sensaciones que sabrás sentir pero no poner en palabras, intuiciones que te harán sospechar si te habrás convertido en un vidente, ideas que te sorprenderán… todo son lecciones. Atento a esas lecciones, que son expresamente para ti, y no las desperdicies porque te han costado bastante caras. Cree en que ahora todo se ha puesto a trabajar para ti, en tu bien.

Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR Si crees en el destino, o en las leyes de la reencarnación, te será más fácil comprender esto, porque entenderás que lo que te ha pasado estaba previsto; está sucediendo lo que tenía que suceder, y ahora llega el momento de que “el despertador” haya sonado y te despiertes. Atiende también a los mensajes de tus sueños, que pueden ser reveladores. Pide, antes de dormir, si quieres recibir algún tipo de información. Los sueños pueden ser reveladores. Cuando te despiertes anota todo lo que recuerdes –yo dormía con una libreta y un bolígrafo en la mesilla, y cada vez que me despertaba anotaba todo lo que recordaba- y no te agobies si no eres capaz de interpretarlos, porque irás recibiendo una capacidad especial de comprenderlos, y son las respuestas. Te recomiendo que no compres un libro de interpretación de sueños. No te va a servir. En mi opinión, los sueños tienen unas claves universales –por ejemplo, soñar con el sol- y otras personalizadas. No es lo mismo soñar con su padre para una persona que le quiere que para una persona que le odia. No es lo mismo soñar con una televisión para un indio de la selva amazónica que nunca ha visto uno que para ti. Soy más partidario de quienes opinan que son mensajes privados, y que uno tiene que tener la clave para descifrarlos. Opino como quienes consideran que el soñador es cada una de las cosas que protagonizan el sueño. Si sueñas que es de noche y estás sentado en un banco de un parque, y hay una luna radiante, y música, juega a relajarte e imaginar que eres cada uno de esos elementos, y habla como si fueras ellos. “Soy una luna radiante y…” Cuando acabes de desarrollar cada uno de ellos, dejando que digan todo lo que quieran decir sin interferir con tu mente racional, presta atención a las cosas que han salido y te sorprenderás. Vas a necesitar, más que nunca, tener la consciencia atenta. Como si fueras nuevo en el mundo y todo te sorprendiera o todo tuvieras que hacerlo como si fuera la primera vez. Estar en el aquí y ahora como no lo has hecho antes. Desocupar tu mente de pre-ocupaciones, de ideas caducadas, de miedos y temores, para dejar el máximo espacio libre y descontaminado en el que se instale tu Ser Superior. El último ingrediente es básico y necesario: paciencia. Llevas toda la vida sin contactar con él. No podemos decir que seas un experto, así que insiste, ten paciencia, insiste, ten paciencia,

Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR insiste, ten paciencia, insiste… vigila, atiende, dedícale tiempo, restablece el contacto desde el corazón, desde el deseo más puro y más ferviente, recomienza el proceso las veces que sea necesario, presta atención, no te desanimes… él tiene para ti las respuestas que necesitas, y él te está esperando desde el principio de los tiempos.
(Si deseas un poco más de información, mira el capítulo de “Lo Superior”)

POR SI NO LO SABES Tu ser interior –tu alma o yo superior– no es algo que tienes. Es lo que eres. Tu consciencia completa es tu ser interior. Todas las llamadas partes de tu mente –la parte consciente, subconsciente y superconsciente– son todas facetas de tu única, completa consciencia, tu ser interior. Tu mente consciente es el resultado de tu ser interior concentrándose en el mundo exterior por medio del cerebro y los sentidos. Cuando en lugar de concentrarte en el mundo exterior te vuelves hacia el mundo interior, ganas acceso a los recursos de tu ser interior. Tu ser interior posee toda la sabiduría, comprensión y fuerza que necesitas. Es tu máximo recurso personal. Tu ser interior es también tu conexión con el universo y con la consciencia detrás de la vida, el Ser Infinito. Digamos que estás viviendo tu vida como un actor en un escenario, entonces tu ser interior es como el técnico detrás de las bambalinas, asegurando que tu presentación tenga todo lo necesario para que ocurra en el instante justo. La cantidad de conocimiento y sabiduría que está disponible en tu interior es ilimitada. Para tener acceso a ella solo debes de formular la intención de ir hacia adentro y encontrarla. Tu mente subconsciente controla todo tus sistemas biológicos sin ningún esfuerzo consciente de tu parte. En realidad, la mente subconsciente de una hormiga sabe más acerca de biología y química que todos los científicos más destacados.
Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR Tu ser interior sabe aun más; de hecho, lo sabe todo acerca de cualquier cosa que desees saber. El truco es hacer la pregunta y luego acallar tu mente consciente lo suficiente como para escuchar la respuesta. Cuando llegas a tener consciencia de la verdadera naturaleza de tu ser interior y sus recursos de sabiduría, entendimiento y fuerza, comienzas a disolver muchos de las viejas limitaciones que impiden tu desarrollo. La clave para expresar tu potencial humano es saber que todos los potenciales están en tu interior y solamente tienes que abrir un canal externo para permitir que el potencial ilimitado fluya hacia el mundo exterior. El poder está adentro. No necesitas convertirte en un empoderado, solamente necesitas darte cuenta que el poder ya lo tienes adentro, y luego permitir que ese potencial interno fluya hacia tu vida. (Owen Waters)

RESUMIENDO Tenemos mil formas de nombrar lo mismo: Yo Superior, Yo Interior, Ser Infinito, Ser Superior, Espíritu, Alma, Lo Divino, Lo Numinoso, Lo Santo, Dios… Pronunciamos cualquiera de esos nombres y estamos hablando de lo mismo, o, cuanto menos, de algo que está tan implícitamente relacionado que no se sabe dónde acaba uno para empezar el otro, o cuánto del otro tiene el uno. Tu Ser Superior, o tu alma, no es algo que tienes: es lo que realmente eres más allá de este cuerpo que te dejará libre en algún momento. Parto de la base de que das por supuesto que no eres solamente el cuerpo aunque ahora estés usando ese cuerpo. Pero TÚ, en tu consciencia completa, en tu inconfundible identidad e integridad, eres el Ser Superior, aunque aún no

Francisco de Sales

EL SER SUPERIOR lo sepas o aunque te desborde la sola mención de lo que acabas de leer. Todo lo que ves y conoces de ti no son más que facetas de tu unicidad. En el interior posees toda la sabiduría, comprensión y fortaleza necesarias, y la llave para acceder al universo y a la consciencia de la vida superior, a lo más divino y lo infinito. Tu interior, ese gran desconocido, es ilimitado en todos los aspectos. Tiene todas las preguntas y todas las respuestas. Sólo tienes que entrar…

Francisco de Sales