HUMANO-EL SER HUMANO

“No hay cosa que los humanos traten de conservar tanto, ni que administren tan mal, como su propia vida”. (Marco Tulio Cicerón) “Al ser humano le parece tan extraño existir que las preguntas filosóficas surgen por sí solas”. (Jostein Gaarder) “El ser humano no vive sólo de pan. Necesitamos amor y cuidados, y encontrar una respuesta a quiénes somos y por qué vivimos”. (Jostein Gaarder) “La vida y el espíritu son dos grandes poderes o necesidades entre los que el Ser Humano es puesto”. (Carl Jung)

Hace muchos años, en un curso escuché decir que la palabra humano proviene de “ku manú”, y quiere decir el

que es como Dios.
Y tiene toda la lógica. Si somos hijos de Dios debemos ser como Dios. Me gusta la interpretación. Es un reto para los que se consideran poquita cosa, pobres de espíritu, miserables, desperdicios, nada en comparación la divinidad y la majestuosidad de Dios. La Biblia nos repite continuamente que somos hijos de Dios, pero a algunos les cuesta mucho que al ser hijos seamos también semejantes. Sólo pensar esto es una gran insensatez, por no decir un pecado. ¿Y tú?, ¿Crees que eres como Dios?

Francisco de sales

HUMANO-EL SER HUMANO Parece como si nos resultara más fácil disociar dentro de nosotros dos aspectos que tendemos a clasificar como absolutamente distintos, cuando quizás resulten ser lo mismo. Me refiero a lo humano y lo divino. En lo humano caben perfectamente los errores y las bajezas, las dudas y los pecados, el dolor y lo malo, lo físico y lo cotidiano. En lo divino sólo concebimos los pensamientos místicos y piadosos acerca de Dios, lo que de bondad pudiera haber en nosotros, la modestia más respetable, la humildad, la caridad cristiana… pero dos cosas muy distanciadas. Lo cierto es que conviven dentro de nosotros, y es verdad que somos nosotros, y no nuestra naturaleza, los que nos entretenemos en hacer divisiones, en separar. ¿Por qué separar divino y humano? Nadie ha establecido que en la unidad del hombre se hagan separaciones. ¿Dónde acaba una cosa y comienza la otra? No hay una frontera que delimite y disocie. Lo mejor de lo humano puede ser ya divino. ¿O todo lo divino es excelso? ¿La mejor voluntad de lo humano no nos acerca a Dios? ¿Por qué en lo humano sólo las bajezas? Como si lo humano fuera indigno o despreciable, como si lo humano no tuviera destellos de gloria, instantes magníficos, sentimientos divinos, sensaciones místicas, momentos de recogimiento y espiritualidad… El Ser Humano, en su esencia incontaminada, es Dios en la Tierra, o puede llegar a serlo. Francisco de sales

HUMANO-EL SER HUMANO

ATENCIÓN Para ampliar mi opinión de que lo humano no está disociado totalmente de lo divino, copio lo siguiente de la Wikipedia. “La expresión lo divino es usada de manera variable en distintas confesiones y creencias, e incluso entre diferentes individuos dentro de una misma fe, para referirse a un poder transcendental, o a sus atributos y manifestaciones en el mundo, y aunque puede, no tiene por qué presuponer la existencia de diversos dioses o de un único Dios absoluto. Esta diferencia entre divinidad y deidad se puede ilustrar haciendo alusión a la visión cosmológica de alguna religión no teísta, como por ejemplo el budismo, donde, mientras la divinidad es entendida principalmente como la ley que gobierna el mundo, de manera infinita y eterna, las deidades (devas) son mortales —aunque su longevidad se mida en millones de años— y no tienen el poder de ir contra esa ley suprema”. “En muchas religiones, como por ejemplo en el sufismo islámico, en el gnosticismo, o en el hinduismo advaita, se afirma, o bien que todos los humanos son en esencia divinos, o que son parte de lo divino, o que están unidos con lo divino de manera muy significativa. En esta visión se considera que es el mundo físico y social en el que vivimos lo único que nos oculta esta naturaleza divina que poseemos, que se nos mostrará a través de la práctica espiritual”.

DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL

Francisco de sales

HUMANO-EL SER HUMANO

¿Por qué nos resulta fácil creer que tenemos alma o espíritu, que son intangibles, invisibles, auténticos actos de fe, y en cambio cuesta creer que lo divino es parte indivisible de lo humano que somos? ¿Por qué la fe no nos llega a tanto? ¿Tan rastreramente humildes somos que no aceptamos lo sobrenatural o lo celestial en nosotros? ¿Por qué nos cuesta tanto admitir que lo divino no es sólo crear el mundo y el universo, y que se puede encontrar a diario en el mundo cotidiano? Quizás haya que desmitificar lo divino, o, por lo menos, y sin restarle ningún mérito o valor, hacerlo más accesible. Y que nos creamos con derecho a poder tutearlo, a sentirlo como un escalofrío, o como una sensación, o como un momento especial pero posible. Creo que si Dios y lo divino están en un pedestal inalcanzable ambos nos perderemos grandes momentos. Aspiro a un Dios que también sea humano al que pueda tutearle, contarle chistes, y abrazarle como a un amigo.

RESUMIENDO Eres humano. Estás en el mundo. Y confundido. Hasta ahora no te han hablado con claridad, y la Iglesia, que dice tener el monopolio de Dios, te lo ha puesto tan lejos y tan inalcanzable que ni imaginas la posibilidad de intimar con Él, o de tenerlo muy cerca, o de poder hablarle cara a cara, de corazón a corazón, para contarle tus destrozos y tus lamentos, y poder acabar sollozando entre Sus brazos. Francisco de sales

HUMANO-EL SER HUMANO Eres un Ser Humano, y eso es algo de lo que sentirte muy orgulloso. Si tú lo quieres, también eres divino. Aunque sea sin mayúscula.

Francisco de sales