You are on page 1of 7

LA VERDAD

Sólo la verdad aguanta los tiempos y los contratiempos.


(Francisco de Sales)

“Las verdades son formas de energía”


(Enrique Barrios)

“La verdad no es una fórmula. Es una experiencia.


Y la experiencia es intransferible.”
(Tony de Mello)

Las verdades más sencillas a menudo se nos hacen invisibles.


(Francisco de Sales)

"La verdad existe sólo en Dios, y el resto es cuestión de puntos de vista".


(¿Luis XIV?)

“La verdad os hará libres”.


(Evangelio de San Juan, 8.32)

“Cuando el ojo no está bloqueado, el resultado es la vista.


Cuando el oído no está bloqueado, el resultado es poder escuchar.
Cuando la mente no está bloqueada, el resultado es la verdad”.
(Anónimo)

Tú tienes que interpretar el mensaje que tiene para ti la verdad.


(Francisco de Sales)

Las verdades más sencillas son aquellas a las que las personas
llegan más tarde. Y son muy importantes.
(Francisco de Sales)

“La verdad, igual que las parábolas, significa cada vez algo más elevado,
a medida que sube nuestro nivel de conciencia”.
(Enrique Barrios)

Busca siempre la verdad y no te conformes con menos. No te relaciones con


lo que no sea la verdad porque te sentirás decepcionado. Antes o después
las cosas muestran su cara, y sólo es auténtica la de la verdad.
(Francisco de Sales)

“El que quiera seriamente disponerse a la búsqueda de la verdad,

Francisco de Sales
LA VERDAD

deberá preparar, en primer lugar, su mente para amarla. “


(John Locke)

La verdad es imprescindible.
(Francisco de Sales)

“La verdad cambia con el paso del tiempo”.


(Joan Mateu i Martí)

A veces, las verdades me duran poco. Las cambio, o se


me cambian, cada cierto tiempo, en función de nuevas
experiencias que voy viviendo.
Me he acostumbrado a no tener verdades inamovibles,
porque nadie lo sabe todo irrefutablemente y desde
siempre: por eso se pueden modificar las certezas, y por
eso es bueno ponerlas a prueba y hacerlas tambalear,
para ver si resisten, y salen reelegidas y reforzadas, o
acaban derrotadas y derrocadas.

Las verdades cobran nueva vida a medida que uno está


más despierto y más abierto, y en un nivel de conciencia
superior; su significado cada vez es más amplio y más
concreto al mismo tiempo.

Lo importante es la verdad, no quién la dice o sus formas.


No siempre es importante lo que los demás prediquen, ni
lo que digan los escritos, ni lo que repitan las religiones:

Francisco de Sales
LA VERDAD

sólo ha de importarte si resuena en tu interior. Sólo si


sientes que han puesto en palabras lo que tú ya sabes.
No es válida únicamente porque saliera de la boca de un
canonizado, o de la pluma de un ilustrado, ni porque sea
frase célebre, o sea aparente y convincente en teoría,
porque solamente es válida la verdad que puedes hacer y
sentir como TU propia verdad.

En el Ccamino del Descubrimiento vas a necesitar, más


que otras cosas, la verdad.

La verdad aparenta, en muchas ocasiones, una dureza tan


contundente que hace que no siempre la deseemos, a la
vista del precio tan excesivo que es aceptarla tal y como
es, así que muchas veces nos conformamos con mentiras,
con medias verdades o con sucedáneos.
La verdad no es algo a adquirir, sino que Es y Está.
La verdad no es una fórmula, es también una experiencia.
En realidad, sólo existe la verdad. La mentira es un
añadido que se quita con la sinceridad.

En esta Búsqueda que has iniciado no puede valerte más


que la verdad. Cualquier otra cosa no te ha de valer.
Tienes que tener mucho cuidado, porque muchas veces en
vez de buscar la verdad, lo que uno busca es tener razón.
Y, a veces, son dos cosas distintas.

Si quieres conocer la verdad tienes que estar abierto a


recibir otros puntos de vista, aunque vayan en contra de

Francisco de Sales
LA VERDAD

los tuyos actuales, porque puede que en ellos se


encuentre la verdad.
Si quieres tener razón es más fácil: sólo tienes que
cerrar los oídos y los ojos a otras verdades, y quedarte
con la tuya, pero no como auténtica, sino como única.

La verdad es lo que se encuentra en la esencia de las


cosas en su estado natural, antes de teñirlas de tu visión
particular, equivocada o interesada.
Todos hemos investigado en los libros y en las frases de
los hombres célebres para encontrar la verdad. Todos
pensamos que tiene que estar muy escondida, al alcance
exclusivo de los iniciados y los investigadores profundos
del esoterismo. No es así. También está al alcance de
todos los que tengan sinceridad para ver y pureza para
escuchar.

La verdad es la verdad aunque duela, y aunque no quieras


admitirla o aprobarla.
La verdad no va a cambiar porque no la quieras ver.
Y si dices algo que no es cierto, por mucho que lo repitas
no se va a convertir en verdad.
Y aunque seas capaz de engañar a los demás, ese engaño
no se va a convertir en verdad.

La verdad nunca oculta su grito, no calla ante las


presiones, no se esconde por miedo: es inalterable.

TRABAJA TÚ

Francisco de Sales
LA VERDAD

Es tu deber buscar y encontrar la Verdad.


Casi todo es lícito para esta tarea, porque es una de las cosas más
importantes en tu vida.
Busca donde sea. Atrévete a investigar dentro de tu corazón o en
otras religiones, ya que todas tienen su mayor o menor parte de
verdad; busca en la ciencia, en la sabiduría popular, en los
consejos de los ancianos, en las frases de los sabios; busca en
libros, en los sueños, en los anuncios, en lo aparentemente
intranscendente…
Busca tu verdad, no la de otros.
Evita los auto-engaños, las medias verdades, las mentiras a las
que se da rango de verdad, y las verdades que no has
experimentado.
Sólo la tuya te va a servir. En la verdad de otros te vas a sentir
defraudador frente a ti, y extraño. Te va a parecer una verdad
provisional, o una verdad robada, y que en cualquier momento te
van a descubrir, y la verdad, cuando es propia, se ha de sentir con
mayúsculas, y sólida e irrebatible.

DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL


Creo que hay muchas verdades y una Gran Verdad.
Las primeras se pueden sentir, intuir, conocer, en algunos casos
incluso argumentar, muchas veces tienen razón o una parte de
verdad.
La Gran Verdad es la auténtica verdad. La que no admite ningún
tipo de interpretación, mejora, duda…
En todo hay una Gran Verdad: en el pan, en el odio, en el amor,
en las risas, en las miradas… no es sólo un asunto del calibre de
“El sentido de la vida” o “La reencarnación” o “Dios”…
La verdad os hará libres, escribió San Juan.
Y es cierto.
Cuando se llega a un estado simplemente de calma, o de plenitud,
o de iluminación, uno se da cuenta de que ya no quiere
conformarse con menos que la verdad. Todo lo que no sea la
verdad, espanta. No se concibe el mundo o la vida de otro modo.

Francisco de Sales
LA VERDAD

CUENTECITO
Marianita era una niña como de 12 años a la que se le
estaba haciendo costumbre hablar mal de la gente y contar
muchos chismes. Siempre que tenía un nuevo chisme
corría con su mama:
- ¡¡Mamá mamá!! ¿Ya supiste lo que le paso a fulano? ¿Ya
supiste lo que le paso a mengano?
Y así se la pasaba hablando mal de la gente y criticándola;
aunque a ella no le constaran esas cosas que decía, a
veces terribles, a veces destructivas.
Su mamá ya no sabía qué hacer; era terrible que una niña
de tan corta edad tuviese ya esos malos hábitos. La mamá
de Marianita recordó lo que le dijo su abuelo una vez y
recordó los tres tamices. Así que un día, como ya se estaba
haciendo costumbre llego Marianita.
- ¡Mamá! ¡Mamá! ¿Qué crees que le pasó a Marcos?, fíjate
que al muy tonto...
Su mamá la interrumpió y le dijo:
- Espera Marianita, esta vez tu historia tendrá que pasar
por los tres tamices.
Marianita anonadada aceptó, y su mamá continuó:
- Primer tamiz, el tamiz de la verdad, ¿es verdad lo que me
vas a decir?
- Pues no sé, pero me dijo Carla que...
- ¡Entonces no sabes si es verdad! Segundo tamiz, la
benevolencia, ¿es bueno lo que me vas a decir de Marcos?
- Pues no mucho mamá, pero...
- ¡Entonces no es benévolo! Y tercer tamiz, la necesidad,
¿es necesario que me lo digas?
- Pues la verdad no mamá. Así que pensándolo bien, no
tengo nada que decirte mami.
Cuántas veces nos expresamos mal de la gente sin
motivos, debemos aprender que la lengua es un arma de
doble filo que puede dañar mucho a la gente que nos

Francisco de Sales
LA VERDAD

rodea. El mundo sería un mejor lugar si todos usásemos


los tres tamices ¿no lo crees así?

CUENTECITO
“¿Cuál es el principal obstáculo para la Verdad?”
“La resistencia a afrontar los hechos”, dijo el Maestro.
Y para ilustrarlo contó el caso de aquella gordísima mujer
que, tras descender de la báscula, dijo: “Según la tabla, yo
tendría que medir quince centímetros más”.

RESUMIENDO
La Búsqueda es la búsqueda de la Verdad. También puedes decir
que es la Búsqueda de la paz, de Uno Mismo, del Ser Interior…
qué más da. Lo que se busca es que el conjunto de la persona
alcance un estado que lo engloba a todo sin separarlo en nombres.
No hay paz, ni alegría, ni iluminación, si no hay verdad.
Las mentiras son efímeras y no soportan el acoso de las verdades.
Las mentiras aplacan, pero no consuelan, no conforman, no dan
tranquilidad.
Sólo te vale la verdad.

Francisco de Sales