LAS TRABAS

“Un hombre libre es aquel que, teniendo fuerza y talento para hacer una cosa, no encuentra trabas a su voluntad.” (Thomas Hobbes) “Tú eres tu propia barrera… ¡sáltala desde adentro!”. (Hafiz)

Las trabas se van a presentar siempre, para cumplir su cometido, que es el de impedir el correcto funcionamiento de la vida. Las trabas, o resistencias, se presentarán de un modo notable cada vez que se nos vea seguros de nuestro objetivo. Yo creo que el ego, asustado ante la posibilidad de perder el puesto de dictador que ha ejercido durante muchos años, boicotea cualquier opción para liberarse de él, para seguir manteniendo su puesto. Por eso es por lo que sé que cada vez que uno emprende un propósito lleno de buena voluntad aparecen mil circunstancias que hacen que haya que aplazarlo, que alejarse, Mientras no estemos seguros del objetivo, y realmente firmes en el deseo de conseguirlo, aparecerán trabas en forma de apatía, desconfianza, o como un desánimo perenne, una especie de ensoñación en la que vivir, o una niebla implacable que esconde las metas. Cuando el propósito ya es firme, imbatible, y las resistencias se sienten claramente amenazadas, se manifiestan con bastante claridad, y es el momento de quitarlas de en medio, de cuajo, para poder seguir avanzando con normalidad.
Francisco de Sales

LAS TRABAS

Si estamos atentos, es el momento de claridad, es cuando las vemos en su entera naturaleza, sin disfraz. Ya sabemos que casi todo nuestro pasado obstaculiza el presente y el futuro. De ahí la necesidad de traernos el pasado al presente, revisarlo, sanearlo, y devolverlo a su sitio, pero libre de virus, zancadillas y venenos, para que no nos siga condicionando, estropeando y amargando.

VISTO DE OTRO MODO Las trabas, en el Ccamino del Crecimiento Personal y en la vida cotidiana, son inevitables. Algunas las pone el destino, o son otras personas, con sus acciones o inacciones, las que nos obligan a encontrarnos con ellas, y no nos queda más remedio que solventarlas, porque nuestra vida sigue y no se puede ni debe quedar estancada por esos reveses. De otra parte, son pruebas que tenemos que ir superando, con las que conseguimos descubrirnos en las adversidades, ponernos a prueba, conocernos mejor, y crecer. La sabiduría, la habilidad del ser humano, está en afrontar la realidad tal cual es y transformar los problemas en oportunidad. Esto se consigue preguntándonos menos el “por qué” y más el “cómo”. El “por qué” lleva a la paralización y el estancamiento en la búsqueda, quieta e intelectual, de la respuesta. El “cómo” nos lleva a la acción, y tenemos que ser personas de meditación y quietud, a veces, pero de acción cuando es necesario. No siempre nos podemos quedar quietos a sentir o esperar. La vida hay que vivirla con energía, con pasión; si no lo hacemos así, puede ser que la convirtamos en padecimiento.
Francisco de Sales

LAS TRABAS

RESUMIENDO Siempre van a estar ahí, hasta que consigamos erradicar incluso la última. Cumplen con su función, que es entorpecer. Son zancadillas de un pequeño demonio… pero molestan, atrasan, duelen, consiguen que nos menospreciemos por no poder abatirlas. Sólo tenemos que demostrar nuestra superioridad haciéndolas desaparecer o, cuanto menos, haciéndolas invisibles a nuestros ojos y nuestros siguientes pasos.

Francisco de Sales