LO SUPERIOR

“El pensamiento racional tiene gran utilidad para la vida práctica, pero impide el acceso a formas de conciencia más elevadas y experiencias que nos conectan con lo Absoluto.” (Enrique Barrios)

Lo Superior no es sólo Dios o lo Divino: es todo aquello
que consideramos que está por encima de lo habitual, lo simple, lo que no valoramos Lo divino también habita en lo habitual, en lo simple, en lo que no valoramos, en lo menospreciado, en lo humano, y en todas partes. Aprender a verlo y valorarlo únicamente es posible para quien sabe quitarse las gafas de ver sólo con los ojos ordinarios, y quien es capaz de asombrarse con el pan de cada día, y con el mismo distinto cielo de cada día. Lo Superior es “algo” sin forma, sin definición, mágico, místico… Pretender explicarlo, lejos de ser útil, es una aberración. Es querer poner límites a lo ilimitado, o querer definir lo indefinible. Sirva esto como ejemplo: El más bello lugar del mundo no es el mismo lugar para todas las personas. La persona más querida no es para todos la misma persona. Así que si yo pretendo especificar lo que es el Ser, Dios o la vida, cada persona está leyendo algo distinto. Si pretendiera explicarlo como un sentimiento tampoco acertaría. No todos sentimos lo mismo con un beso, el calor, o ante un amanecer.
Francisco de Sales

LO SUPERIOR ¿Y como una sensación? Tampoco. Los tipos de sensibilidades son infinitos. ¿Cómo una intuición? No todos sabemos escuchar con atención la intuición. Definitivamente, creo que sería mejor no acumular más frases, y dejar que cada uno escuchara a su sabiduría. Pero, a pesar de lo escrito, y por si alguien sigue necesitando las palabras, seguiré con el capítulo.

El hombre tiene tendencia a hablar de Lo Superior refiriéndose a algo que está “arriba”, ajeno, que es una meta... La mujer, al referirse a Lo Superior, parece que habla de “lo interior”, algo que siente dentro, propio, embarazada de ello, integrado aún sin estarlo, solamente sentido... Para el hombre es una conquista; para la mujer es un descubrimiento. VISTO DE OTRO MODO Lo Otro El Ser Superior El Ser Interior El Ser Infinito El Yo Superior El Espíritu El Alma Lo Divino Lo Superior El Nirvana La Gracia La Energía La Beatitud
Francisco de Sales

LO SUPERIOR Lo Celestial Lo Etéreo Lo Numinoso Lo Santo Dios… Mil nombres para nombrar lo mismo: algo que intuimos de un modo indeterminado y pretendemos enjaular en alguna definición, un algo que no es lo común y lo material, que nos hace tener la sensación de que hay algo más, y de algo superior a lo cotidiano. Está lo físico, lo tangible, le medible, lo que se puede explicar, y luego está lo inefable, lo que es diferente a cualquier otra experiencia de la vida; está eso que no sabemos dónde se encuentra, que ni siquiera terminamos de aceptarlo como algo que pudiera ser propio y lo situamos apuntado con un dedo al cielo… Lo Superior, es la otra mitad cuando nos dividimos en humano y divino. Lo que no entiendo es por qué dividirnos. Todo el tiempo hablando de Ser Uno, de la Unidad Integradora, de que Todo está dentro de nosotros, y acabamos estropeando la teoría por la cobardía de no aceptar la divinidad como parte de nuestra integridad. Una vez oí contar que hasta somos capaces de hacer milagros y no lo hacemos tan a menudo que no le damos importancia. Hacer milagros no solamente es devolver la vista a un ciego, sino, según el diccionario, suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa, y ocurrir algo cuando parecía imposible

que ocurriese.
Decía que es casi imposible que dos personas coincidan por casualidad en una ciudad distinta, pero si se llaman por teléfono y acuerdan quedar en cierto sitio y a cierta hora, ocurrirá algo cuando parecía imposible que ocurriese, y posiblemente será un suceso extraordinario y maravilloso. ¿Ves qué fácil es hacer milagros? También somos capaces de hacer milagros más grandes y más importantes, como curarnos con la fuerza de la voluntad, cuando parecía imposible que ocurriese, y sin duda será un suceso extraordinario y maravilloso, o podemos llegar a Descubrirnos, y esto sí que será un auténtico milagro, cuando parecía imposible que ocurriese. Esto sí que será, sin duda, un suceso extraordinario y

maravilloso.
La parte humana creemos comprenderla, o estamos intentando arreglarla, pero Lo Superior es más delicado, porque lo asociamos a conceptos inexplicables y aspectos que sólo captamos como sensaciones o sentimientos, por lo que nos dejan la duda infranqueable de llegar a saber si es una realidad o es una fantasía nuestra.
Francisco de Sales

LO SUPERIOR Así que por el hecho de no poder ubicarlo en un espacio, ni ponerle forma o definición, se nos escapa de nuestra mente racional y tendemos a descartarlo, o, cuanto menos, a mirarlo con precaución. De otra parte, los curas nos han inculcado la idea de que Dios, y por tanto lo divino, están lejos e inaccesibles (de hecho, creen tener la exclusiva), y por eso cuesta trabajo aceptar Lo Superior en nosotros, y pensamos que es un asunto que no nos afecta porque somos humanos y eso es divino. Lo Superior sólo se puede mostrar en el silencio, no en la razón, pero en ese mismo silencio se manifiesta también nuestra pequeñez ante ese vacío silencioso, ante la posibilidad de que se presente lo desconocido, pero en el sentido de una fuerza hacia la que nos han inculcado miedo: el miedo a lo inexplorado que pudiera ser amenazante.

DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL Lo sabemos, pero nos aún así nos cuesta trabajo aceptarlo. Lo hemos oído muchas veces, y nos suena como que puede ser posible, salvo que una voz cavernosa que nos retrotrae a los años de nuestra pésima educación religiosa nos diga que es un disparate y un pecado pensar que Lo Superior habita en nosotros y que formamos parte indisoluble de ello. Cuando estudié religión con los curas, me hablaban de algo inalcanzable, infinitamente superior a mí, a millones de años luz de distancia de mis posibilidades, a lo que no podía ni hablar directamente salvo para ofrendarle una oración. Por supuesto que era impensable que Lo Superior me habitase, o que me escuchara en mis dudas, ya que sólo habitaba en la iglesia o en los santos, y estaba prohibido dudar. A día de hoy, a veces no puedo evitar que aquello que me dijeron los curas me estremezca por mi osadía de querer tutear a Lo Superior, o por mi presunción de que forma parte de mí, o por estar seguro -qué disparate, dice mi desasosiego atávico- de que soy un pequeño mini dios con un gran corazón para con mis hijos y hermanos simbólicos, y de que puedo crear para los demás, aunque sólo sea unos momentos un poco especiales, y puedo llevar la esperanza a los tullidos de confianza, y un poco de luz a los ciegos de fe. No sé si alguna vez me desharé del todo de mi pequeñez, de mi miedo que se disfraza de falsa modestia, de las dudas que son muy dudas, y podré vivir en la confianza inquebrantable de ser espiritualmente quien, en secreto, sé que soy.

Francisco de Sales

LO SUPERIOR RESUMIENDO Es indudable: existe. Lo Superior está donde sea que esté, y es inevitable su efecto e innegable su trascendencia. La Búsqueda de Uno Mismo es la Búsqueda de lo Superior.

Francisco de Sales