You are on page 1of 11

MEDITAR - MEDITACIONES

“Orar es hablar con Dios; meditar es escuchar a Dios”


(Anónimo)

Meditar es silenciar nuestro yo para que se exprese nuestro Yo.


(Francisco de Sales)

En el vacío de la meditación somos todos idénticos.


(Francisco de Sales)

Cuando cierro los ojos, cuando pienso, siento, viajo con la mente...
ese soy yo, y no el cuerpo.
(Francisco de Sales)

“La fuerza que lleva al hombre a la meditación nace


de su sufrimiento ante la ausencia de unidad total”.
(Dürkheim)

“Meditar es entrar en el silencio, entrar en tu Ser cruzando la mente. Es


encontrar las respuestas a través del silencio interno, no a través de esa
mente que procede del ego. No se trata de ponerse en contra de la mente,
es saber que tras su umbral hay algo más”.
(Rajneesh)

En el vacío de la meditación todos somos idénticos.


Cuando cierro los ojos y pienso, siento o viajo con la mente,
ese soy yo, y no el cuerpo.
(Francisco de Sales)

Aunque la palabra meditar tiene más de un sentido, en


esta ocasión me refiero a ese al que habitualmente la
asociamos: ponerse en una postura adecuada, colocar en
cierta forma las manos y los dedos, cerrar los ojos, y…
La meditación es un acto de recogimiento que, al
principio, es muy duro.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

Exige romper la costumbre de estar trasteando por el


pasado, de estar adelantándose al futuro, e implica
encontrarse con experiencias de las que normalmente
huimos. Con ella se pretende, en principio, acceder a ese
punto de quietud que se encuentra en el centro de cada
persona, a ese punto donde reside la autenticidad, el que
no vive los condicionamientos.
Se llega a ese punto tras una relajación en la que se
consigue bajar los niveles de ondas cerebrales, y acceder
a la situación en la que se expresa la realidad sin estar
condicionada por las mentiras o los intereses que puedan
añadir la confundida mente y el interesado consciente,
que no actúan en ese nivel vibracional.
Se está consciente, pero no gobernado por el consciente.
La verdadera libertad en la práctica de la meditación
proviene únicamente de la actitud de dejar pasar
cualquier cosa que se presente, con independencia de lo
dolorosa o maravillosa que sea.
Con la meditación no intentamos producir una experiencia
fuera del cuerpo, sino conseguir tener una experiencia
plena dentro del cuerpo.
La meditación es el instrumento de apertura al Ser
Esencial. El sentido de la meditación es el de un ejercicio
iniciático. Iniciático se refiere a conocer una cosa
secreta.
En este caso somos nosotros el secreto que podemos
conocer a través de la meditación. En la meditación
iremos descubriendo muchos de nuestros aspectos.
Se necesita cierto grado de evolución personal-
espiritual, y cierta gracia especial, para progresar.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

Es imprescindible estar convencidos de que en nuestro


interior podemos encontrarnos con un aspecto divino que
también somos nosotros y, por tanto, nos pertenece.
Tenemos que estar convencidos de que vamos a
contactar con algo sobrenatural, y tenemos que estar
preparados, no vaya a ser que el encuentro con ese
aspecto inhabitual y bastante desconocido nos
desconcierte y nos sobrepase.
Tenemos que estar predispuestos a encontrarnos con
cualquier cosa que puede hacer que se desmorone
nuestro acostumbrado y pequeño yo ante el encuentro
con el Yo grande que nos habita, lo que puede llevarnos a
abandonar o destruir al que ahora creemos ser para
dejar que emerja el que realmente somos. Hay que estar
muy equilibrado antes de dar este paso. En principio, es
mejor que ambos convivan en armonía, cada uno en su
sitio. Más adelante conseguiremos integrarlos.
Tenemos que tener cierta disciplina, la que nos
impongamos, pero hemos de ser absolutamente
respetuosos con su cumplimiento. De muy poco sirve una
meditación aislada. Puede que nos haga gracia, que nos
parezca curioso lo que hemos sentido o descubierto, que
sea una anécdota para contar… pero su verdadera
utilidad proviene de la insistencia y la repetición, para
ahondar cada vez más con más facilidad y hasta niveles
más profundos. Hemos de conseguir llegar al
convencimiento de que nos es tan útil y enriquecedora,
tan relajante y creadora, que acabe teniendo su propia
autonomía que nos lleve inexorablemente a su repetición.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

La meditación es más que una parte de la senda de la


búsqueda y el autodescubrimiento. Tiene su utilidad y
tiene sus limitaciones.
Dicen los que saben que es la acción en la inacción.
Al principio, se ha de seguir una especie de ceremonia:
cierta postura, penumbra, velas, inciensos, quizás una
música…
Más adelante aprenderemos que todo eso está bien, y se
puede persistir en ello, pero debería ser, sobre todo, un
entrenamiento para la auténtica meditación, que ha de
ser continua a lo largo de todos los momentos de todos
los días; en el trabajo, en la ducha, en el autobús, entre
los ruidos y la gente.
Es un momento especial que uno se reserva para sí, que
se puede y debe retomar cada vez que se quiera, pero
teniendo consciencia de no estar utilizándola como
evasión de la realidad hacia un mundo imaginario y nada
real.

VISTO DE OTRO MODO


En la conciencia oriental, la raíz de todo mal es la
ignorancia, no el pecado. El mal aparece debido a la
ignorancia. Por eso, para ellos, el problema no es de culpa,
sino de falta de disciplina. Hay que conocerse más, hay
que estar más alerta.
Para el cristianismo el pecado es la raíz, y para resolverlo
inventó la plegaria; pero sólo rezando es difícil resolver los
asuntos. Además, el pecado crea un sentimiento de culpa y
una gran tensión. La culpa se convierte en un problema
psicológico que guarda más relación con la mente que con
el Ser. Para eso se inventaron, la confesión primero, y el
psicoanálisis después. Pero sólo son parches

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

provisionales. Una y otra vez volvemos al sentimiento de


culpa porque tenemos aceptado el pecado como fuente de
castigo.
Los orientales desarrollaron la meditación. Ellos creen en el
crecimiento espiritual. Dicen que no debes cambiar tu
conducta, sino tu conciencia, ya que al cambiar la
conciencia cambiará, de un modo efectivo, la conducta.
La meditación, para ellos, es la ruta directa hacia el Ser.
Está por encima de la mente, no se ve afectada por la
mente y sus problemas. No es sólo un método o una
técnica, es una forma de ser esencialmente y vivir lo
cotidiano. Es un modo de vida que va más allá del
momento en que se está en cierta postura y relajado, ya
que es el modo de vivir de una forma total. No es algo que
se puede agregar a lo que uno es: sólo puede llegar a
través de una transformación básica. Es una forma de
evolucionar: hacia la meditación.
La mente no es meditativa, a la mente le gusta verbalizar.
El constante convertir los sucesos en palabras es un
obstáculo para llegar a conseguir una mente meditativa.
Por tanto, el primer paso es detener la mente. Sólo ver las
cosas, darse cuenta de las cosas, pero sin necesidad de
verbalizarlas. Hay que dejar que las cosas sean, pero sin
lenguaje. Continuamente, sin ser conscientes de ello,
estamos transformando la existencia en palabras.
Meditar significa vivir sin palabras, sin verborrea, sólo en lo
interior, en las sensaciones y los sentimientos.
En las técnicas básicas de meditación todo el esfuerzo es
cómo parar la mente, cómo dejar de pensar, cómo huir de
su tiranía, cómo llegar a un momento en que no exista
“pensar”, y sólo exista el estado de alerta, de consciencia.
“No pensar” significa que no hay obstrucción en la mente,
sino sólo consciencia. De la mente, a la meditación sólo le
interesa cómo trascenderla, ya que una vez que se está
más allá de la mente los problemas se relativizan o
minimizan, y se alcanza la vigilia absoluta.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

En la meditación uno ve, por ejemplo, un problema. Ese ver


el problema fuera lleva a darse cuenta de que uno no es
problema, el problema es otra cosa distinta, no forma parte
de uno. Tú no eres el problema sino el que está mirando el
problema.

DESDE UN PUNTO DE VISTA ESOTÉRICO

La meditación lleva a la introspección o la indagación; Esto


es un proceso, una actividad o un ejercicio, que “saca o
extrae de adentro” las respuestas lógicas y coherentes que
le dan valor y razón, además de justificar la existencia
humana. Esta técnica cuando se practica con frecuencia se
convierte en un hábito que, con la activación del intelecto,
estimulan un sin número de energías relacionadas al
“Despertar de la Conciencia”, y que luego, con su
fortalecimiento, es lo que en realidad diferencia al humano
del animal. Al volverse natural, el fluir de la voz de la
conciencia, se vuelven más humanos los pensamientos, las
palabras y el accionar, lo que disminuye el margen de error
en cada manifestación. Es la voz del silencio, es el sonido
sin sonido que se “oye”, activando y desarrollando en
consecuencia, las virtudes humanas.

POR SI NO LO SABES
En el Oriente, meditación –dhyan- no significa reflexión
como ocurre en Occidente, sino acallar toda reflexión y
pensamiento.

La meditación mejora el estado de ánimo, la fluidez verbal,


la memoria y la rapidez de aprendizaje. Esto ya se sabía.
Lo novedoso es que sólo hacen falta cuatro días de
práctica para que se noten los efectos, según un trabajo de

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

l Universidad de Carolina del Norte. Los tests que se


hicieron a los participantes, tras meditar veinte minutos,
demostraron que procesaban información hasta diez veces
más deprisa que el resto.

DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL

Cuando la mente está en calma, todo está en calma.


Poner en orden tu interior es poner tu mundo en orden.
Si produces el vacío en tu interior, serás un recipiente que
admitirá ser llenado de nuevas aguas.
En la meditación podrás comprender que eres parte inseparable de
la totalidad.
La meditación es la vía más corta para contactar con el Ser, ya
que en ella te desocupas del runrún cotidiano, y te centras
acercándote a tu parte más espiritual, que reside habitualmente en
el interior.
La meditación debiera ser una actividad cotidiana merecida, para
conectarte contigo, con el auténtico, con el más real, ya que te
pasas demasiado tiempo con el que está en el mundo, y muy poco
con el que tienes que aprender a manifestar.

SOLUCIONES O SUGERENCIAS
Esto que viene a continuación lo tenía copiado, y no
sé de dónde. Te puede servir para iniciarte. Si te
interesa la meditación, encontrarás información más
amplia y precisa en algún otro sitio.

“Estar bien contigo conquistando tu paz interior,


tener una mente clara y libre de preocupaciones,
poder pensar con lucidez y dar a cada cosa la
importancia que merece sin que te afecte más de lo

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

que debe afectarte. ¿Un sueño? ¡No! La meditación


convierte todo esto en una realidad.

Todas las personas tenemos nuestros conflictos,


nuestros problemas y nuestra diaria carga de estrés.
Somos presa fácil de la depresión y de la neurosis.
Vivimos en un mundo tremendamente agitado y
demandante, donde tenemos que funcionar a mil por
hora y resolver un millón de cosas cada día. ¿Cómo
no sentir a veces que no podemos más, que somos
impotentes, que estamos en una especie de red de la
que no podemos escapar? La respuesta se llama
meditación, y es una verdadera llave que nos da
acceso a nuestro mundo interior.

Quienes practican este antiguo arte de la meditación


saben que es la clave por excelencia para lograr
ayudarse. Utilizando tu propia mente y su poder de
concentración, puedes lograr controlar tus
pensamientos y devolver la tranquilidad a tu espíritu,
beneficiando al mismo tiempo a todo tu cuerpo.

Para lograr eso, es necesario acallar la charla


perpetua a la que nuestra mente nos somete. En
efecto, ella te habla constantemente, a veces de cosas
importantes, pero la mayoría del tiempo de cosas
superfluas o de pensamientos negativos que te
alteran. La mente humana tiene la extraña tendencia
a volver una y otra vez sobre los problemas, y casi da
por sentado las cosas buenas que existen en la vida
de cada quién.

Si tienes problemas para concentrarte, puedes hacer


unos sencillos ejercicios. Quizá te parezcan
dificultosos en un principio, pero pronto aprenderás a
concentrarte y lo harás cada vez mejor, hasta que
puedas poner tu mente en blanco y en silencio, y
entrar a un verdadero mundo de luz interior.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

La meditación requiere de concentración,


perseverancia y tiempo. Busca un momento un lugar
tranquilo, busca un clima que favorezca la
meditación, selecciona la luz, una música.... Respira y
relájate. Trata de poner tu mente en blanco. Si viene
algún pensamiento, bueno o malo, ordénale que se
vaya. Una vez que tu mente esté en blanco permite
que entren los pensamientos. Primero, los negativos.
Hazlos desfilar uno por uno y ve disolviéndolos sin
analizarlos. Después, haz lo mismo con los
pensamientos positivos. Imagina ahora que te invade
una sensación de paz; que ahí, en tu mundo interior,
sientes seguridad y protección, y te cargas con tu
propia energía. Mucha gente se fabrica un lugar ideal
e imaginario de descanso, como puede ser una playa,
o una alfombra de suave hierba o incluso una nube
cerca de las estrellas. Quédate ahí, escuchando la
música, dejando que te envuelva sin pensar en nada
más.

Haz esto cada día, y pronto, muy pronto, te sentirás


mejor, no sólo física, sino también emocional y
psicológicamente. Habrás alcanzado ese añorado
concepto que es la verdadera paz interior. El hecho de
relajarte, de respirar lenta, rítmica y profundamente,
y de controlar tus pensamientos y tus emociones a
través de la meditación, hace maravillas por tu
cuerpo, como:

Los beneficios físicos de la meditación.

1. Disminuye el estrés.
2. Elimina la ansiedad.
3. Equilibra tu presión arterial.
4. Alivia el dolor de cabeza, incluso la migraña.
5. Elimina los trastornos digestivos producto del
estrés, como la úlcera y la gastritis.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

6. Alivia la tensión y el dolor muscular.


7. Atenúa el asma y la dificultad para respirar.
8. Ayuda a conciliar el sueño. Aumenta tus niveles
de energía.”

CUENTECITO
“¿Cuál es el supremos acto que una persona puede realizar?”
“Sentarse a meditar”
“¿Y no conduce eso a la inacción?”
“No. Es inacción”.
“Entonces, ¿es la acción algo inferior?”
“La inacción da vida a las acciones. Sin ella, éstas son algo muerto”.

RESUMIENDO
La meditación debiera formar de tu vida, de un modo
habitual y cotidiano; es más importante que la mayoría
de tus actividades de distracción repetidas; la más
importante y la que más te puede engrandecer en tu
Ccamino espiritual. A lo largo del día no estás contigo,
aunque creas que estás a todas horas. Estás con el que se
ve, pero, como ya sabes, ese no eres el tú que debieras
ser.

Francisco de Sales
MEDITAR - MEDITACIONES

Francisco de Sales