You are on page 1of 13

COMO

L A CUCARACHA
VECTOR DE AGENTES PATOGENOS
Jaime Ramírez Pérez1

Las cucarachasson artrópodos transmisores de enfermedades, que


pueden actuar como vectores mecánicos y como reseruotio natural de gérmenes
patógenos. Se ha demostrado que las cucarachas alojan y transmiten natural o
experimentalmente alrededor de 40 especies de bacterias. de las que al menos 25
pertenecen al grupo Fmterobacteriaceae, causantes de gastroenteritis en el hombre.
Además se ha establecido aue las cucarachasson huésvedesintermediarios de
helmintos patógenos, virus.’ hongos y protozoos. Es posible que las cucarachas
contnbuvan a la transmisión de la enfermedad de Chazas ver alimentarse de chin-
ches veciores de esa enfermedad. Takbién hay indicio; q;e sugieren la participa-
ción de sustanciasprocedentes de las cucarachas en algunos procesos alérgicos.
Los datos indicados son suficientes para justificar el control inme-
diato de esos insectos y erradicarlos tan pronto como surjan en lugares donde
constituyan un peligro para la salud pública.

La cucaracha es uno de los insec- 10 cm (Megafoblatiu). Hasta ahora se han


tos más antiguos que se conoce. Sus huellas catalogado alrededor de 3 500 especies de
se encuentran ya en las estratificaciones del cucarachas vivientes, de las cuales una ter-
carbonífero superior, pero las especies mo- cera parte habita en regiones neotropicales.
dernas difieren muy poco de sus ancestros. Casi todas son de vida silvestre en los bos-
Los estratos de la época pensilvaniense son ques húmedos tropicales y de hábitos
tan abundantes en blátidos fósiles que esta diurnos. Por el contrario, las cucarachas do-
época ha sido llamada “edad de las cucara- mésticas representan una plaga de hábitos
chas”. Se cree que las ninfas de estos insectos nocturnos y alimentación omnívora. Su
eran acuáticas 0 semiacuáticas y vivían en tubo digestivo contiene una flora bacteriana
lagunas pantanosas. Por tal motivo, el in- y una fauna microscópica tan rica y variada
secto habría desarrollado un excelente sis- que no hay microorganismo que no esté allí
tema inmunitario de defensa contra los mi- representado. w
1
croorganismos. La cucaracha puede actuar Las cucarachas que actúan i
como transmisor y también como reservo- como vectores naturales y experimentales z
rio natural de agentes patógenos. El término k1
más comunes en las viviendas son Peri-
“cucaracha” parece provenir del latín co- planeta americana, Blattella germanica y E
cum, igual a grano 0 semilla, y la termina- Bfatta orientalis y, fuera de las casas, s
ción acha, del italiano accio que significa Pyncnoscelus surinamensis, Blaberus dis- $
bajo o despreciable. La longitud de su coidales y Leucophaea maderae. B
cuerpo oscila entre 5 mm (Atiaphila) y
2
“0
cq
1 Instituto de Biomedicina, Centro Piloto, Sección de
Ehdios de Vectores. Dirección postal: Calle Bolívar y
Villegas, Viia de Cura, Aragua 2126, Venezuela. 41
La cucaracha transporta gér- huevo; inmediatamente después del
menes patógenos que pueden permanecer desprendimiento de la ovoteca, nacen las
viables en su integumento, tubo digestivo y crías.
excrementos durante días o semanas. La 0 Vivíparos tales como Pycnosce-
transmisión de gérmenes puede ocurrir por Ius, Leucophaea, Blaberus y Panchlora, es-
regurgitación de alimentos, por contacto pecies más evolucionadas, en las que los
con sus extremidades, o por depósito de ex- huevos son mantenidos en el útero materno
crementos. La alternancia de hábitat de las o bolsa incubadora, donde reciben los nu-
cucarachas domésticas durante el día y la trientes para la maduración de los em-
noche las convierte en insectos verdadera- briones hasta que nacen las crías.
mente peligrosos como contaminadores. De Durante la vida adulta (prome-
día reposan en ambientes oscuros, húmedos dio de cuatro meses), una hembra
y cálidos, tales como albañales, letrinas, clo- generalmente copula una sola vez y ovipone
acas, alcantarillas y pozos sépticos. De 15 ovotecas por término medio. El número
noche se desplazan activamente en alma- de huevos en cada ovoteca varía según la es-
cenes, mercados, restaurantes y cocinas. pecie e incluso puede variar en una misma
Además se han encontrado en hospitales, especie. El promedio de huevos por ovoteca
donde probablemente actúan como vehícu- es de 12 en Periplaneta americana, 16 en Su-
los de gérmenes patógenos entre los pella longipalpa, 22 en Periplaneta australa-
pacientes. sia, 33 en Blaberus discoidal& 34 en
Las cucarachas se clasifican en el Leucophaea madera, y 37 en Blattella
suborden Blattaria, que en lat’m significa in- gemanica.
secto luc’%ugo, que huye de la luz (fototro- Las figuras 1 y 2 muestran claves
pismo negativo). Se caracterizan por tener gráficas para identificar los adultos de las
metamorfosis gradual o incompleta (insec- cucarachas domésticas y silvestres más co-
tos paurometábolos). Esto significa que pa- munes en la zona intertropical de las
san por tres estadios: huevo, ninfa con seis Américas.
intermudas y adulto o imago. Las ninfas son
semejantes al adulto, exceptuando su pe-
queño tamaño y el que sus alas y genitales
externos no están bien desarrollados.
Los blátidos se pueden clasificar
A GENTES
PATOGENOS
en tres tipos según su forma de
A continuación revisaremos los
reproducción:
agentes patógenos más importantes -bac-
5 0 Ovíparos, como Periplaneta terias, helmintos, protozoos, virus y
i americana, P australasia y l? brunnea, que hongos- que se han encontrado en los
2
bY son las especies más primitivas, en las blátidos domésticos más comunes, a saber:
que las hembras abandonan la ovoteca con Periplaneta americana, Blattella germanica
8 el contenido de agua y vitelo necesario para y Blatta orientalis.
8 su desarrollo embrionario fuera de la
a,
3 madre.
B 0 Ovovivíparos como Blatella
s germanica, en los que los huevos contienen
B el vitelo requerido pero no el agua necesaria
Q para su desarrollo; la madre transporta ex-
ternamente la ovoteca durante el período
42 embrionario para proporcionar agua al
FIGURA1. Clavegráficaparaidentificarlos adultosde las cucarachasdomésticas
máscomunesen la
regi0nintertropicaldel continenteamericano(dibujooriginaldel autor)

Fémures medianos y posteriores


con numerosas espinas robustas
en el borde ventral

Lámina subgenital de la hembra dividida


en sentido longitudinal. Gonostilos del sln eswtadura. Gonostilos del macho de
macho simétncos, delgados y rectos tamafio desigual o asimétricos

@-l
Pronotoa con dos
bandas longitudinales

Alas anieriokes a In bandas


amari,hcIIIU 0”
- 01
“. borde Pronotoa con amplia
m
_, .terolaieral Alas anteriores de wlor moreno manchacentral oscura
uniforme sin bandas amarillas s
Periphxta australasia Supella kingipalpa
3

Lámina supraanal del macho con Lámina supraanal del macho


profunda escotadura mediana trun?ada
Petiplanefi americana Periplaneta brunnea
(longitud: 38 mm) (longitud: 31-36 mm)

’ El pronoto es la parte dorsal o superior del protórax (el tórax de los insectos se diwde en protórax. mesotórax y metatórax).

Bacterias mentalmente son el cólera asiático, la z


meningitis meningocócica, neumonías, dif- 3
En condiciones naturales se han
teria, brucelosis, muermo, carbunco, té- s
hallado en las cucarachas hasta 40 especies
tanos y tuberculosis (1).
de bacterias patógenas, muchas de las cuales s
se han transmitido experimentalmente. En-
tre las enfermedades causadas por bacterias
presentes en el tubo digestivo o en la superfi-
cie externa de la cucaracha figuran diversos
cuadros de disentería, gastroenteritis, dia-
r-rea, fiebre tifoidea, peste, gangrena y lepra.
Otras enfermedades de origen bacteriano
que estos insectos pueden transmitir experi- 43
FIGURA2. Clave grM¡ca para identificar los adultos de las cucarachassilvestres más comunes en la regibn
intertropical del continenteamericano(dibujo original del autor)

Fémures medlanos y posterlores


sm esplnas robustas en el borde
ven!ral

Cimas de los ojos separadas Clmas de los OJOS contiguas.


Color marrón, gris 0 crema. Color en general verdoso. Insectos
Insectos grandes pequefios: 15-20 mm

Panchltka nwea
I

+
1 1
Insectos de tamaño medlano. Insectos grandes
30 mm o menos mcluyendo alas 40 mm o más incluyendo alas
I
1 1

Pronoloanegruzco. excepto Pronoto” pálido COPmancilas


I)
Pronotoacon disco en forma Pronotoa COIIdiseño en
una banda angosta amarlIla parduscas Irregulares de escudo negro uniforme iorma de cabeza de iélldo
en el borde anterolateral
t Nauphoeta nnerea Bfaberus Idscu~dalrs
Pycnoscelus surrnamenss Leucophaea maderae
(longitud 25 mm) (longitud 50 mm) (longitud 45 mm)

’ El pronoto es la parte dorsal o superior del protórax (el tórax de los insectos se divide en protórax, mesotórax y metatórax)

En cucarachas capturadas en el Luego se examinó el contenido intestinal de


leprocomio de Cabo Blanco (Venezuela), se los insectos durante varios días; se encon-
$o\
Y encontraron bacilos acidorresistentes seme- traron bacilos acidorresistentes hasta el un-
i jantes a Mycobacterium leprae. En cambio, décimo día. En otro experimento 30 cucara-
z no se hallaron estos bacilos en cucarachas chas fueron alimentadas con esputos que
01 capturadas en otros lugares (2). En condi- contenían gran cantidad de Mycobacterium
8 ciones experimentales, un lote de blátidos tuberculosis. Las heces de los blatarios
3 fue alimentado con restos de lepromas, que fueron examinadas durante varios días. En
z contenían gran cantidad de M. leprae. 90% de los insectos se encontraron bacilos
.n
+z acidorresistentes típicos. Cuarenta días des-
pués fueron sacrificados algunos insectos,
is en casi todos los cuales se hallaron bacilos
0 idénticos a M. tuberculosis. Para descartar
Fg
la posibilidad de que se tratara de otro tipo
de bacilo, se inocularon cobayos por vía
44 subcutánea, lo cual originó en los roedores
una infección con lesiones típicas de tu- como fuente de infecciones por espacio de
berculosis (2). diez días.
Es indudable que el grupo de las En un total de 716 ejemplares de
salmonelas ocupa el primer lugar entre los Blattella germanica, capturadas en un bu-
organismos responsables de infecciones hu- que mercante de Polonia, se aislaron 311.2 ce-
manas transmitidas por las cucarachas. Saf- pas de bacterias, de las que 301 fueron clasi-
monella anatum y S. oranienburg fueron ficadas en el grupo Enterobacteriaceae:
aisladas en 6 298 especímenes de Periplaneta Escherichia, Citrobacter, Klebsiella, Pro-
americana, capturados en 19 ciudades de los teus, Enterobacter, Hufnia, Serratia, Cory-
Estados Unidos de América (3). Salmonella nebacteritrm, Staphylococcus, Pseudo-
typhosa se pudo recuperar de las heces del monas y 4 cepas de Salmonella (6, 7). En
insecto cinco o seis días después de la co- Irlanda del Norte se asoció un brote de dis-
mida infectante y Shigella flexneri, hasta 13 entería con las cucarachas (8); durante un
días después de haberse administrado. Se período de ocho semanas aparecieron 1.5ca-
constató igualmente que S. oranienburg sos de disentería bacilar entre asiáticos que
permaneció viable durante 140 días en las trabajaban de camareros en restaurantes. En
heces contaminadas de l? americana. diez cucarachas (Blattella germanica) cap-
Para determinar la suerte que turadas en uno de los establecimientos afec-
corren las bacterias en insectos experimen- tados se aisló ShigelZa dysenteriae.
tales se alimentó Peripfaneta americana con En el contexto de una discusión
Salmoneila enteritidis. Las bacterias alcan- sobre la función de las cucarachas como
zaron el hemoceloma del insecto en apenas transmisores de enfermedades, se consideró
una hora. La multiplicación de la bacteria en que esos artrópodos, además de vectores
la hemolinfa ocurrió pocas veces y la infec- mecánicos, pueden ser reservorios naturales
ción duró hasta seis días en la hembra y tres de agentes infecciosos. Shigella dysenteriae %
en el macho a 22 “C (4). permanece en el intestino de BZattelZager- 6
Del intestino posterior y la su- manica hasta ocho días y una cepa toxi-
perficie externa de cucarachas domésticas génica de Escherichia coli, hasta 14 días. La 5
a,
capturadas en cañerías y cloacas de hospi- transmisión puede ocurrir por regurgitación
tales y hoteles de Londres se aislaron las si- o por deposición de heces en alimentos des- a
guientes especies de bacterias patógenas: Es- tinados a sereshumanos (9). En un laborato-
k!
cherichiu coli, organismo que causa diarrea rio de Rumania se examinó la flora intestinal
infantil; cepas de Klebsielfa pneumoniae, a aerobia de Blatta orientalis y B. germanica y $
menudo asociada a neumonías hospitala- en ambas se encontraron Proteus mirabilis, c
rias; Serratia marcescens y Pseudomonas Streptococcus viridans, E. coli y Staphylo-
aeruginosa, incriminadas en infecciones de coccus epidermidis (IO). Según este estudio s
heridas y del aparato genitourinario; y tam- existen suficientes pruebas de la relación en-
bién varias especies del género Proteus, ha- s
tre la contaminación bacteriana de las dos
bituales en la flora intestinal humana. El es- especies de cucarachas examinadas y al- 3
tudio (5) demostró que aún después de gunos focos de epidemia registrados en esa 2
muertas, las cucarachas pueden permanecer zona. Para demostrar que Blattella ger- 3
manita es una eficaz transmisora mecánica .
de patógenos se han realizado, mediante mi- 2
croscopía electrónica de barrido, microgra- &
E
fías de bacterias adheridas a la superficie ex-
terna del tarso de insectos adultos
capturados en varias casas de la Ciudad de
Nueva York (11).
Helmintos Protozoos
Se sabe que las cucarachas Se han señalado cinco proto-
pueden albergar en su aparato digestivo zoarios patógenos del hombre de los cuales
diversos helmintos, algunos de ellos parási- pueden ser portadoras las cucarachas. Se
tos primarios del hombre y otros vertebra- trata de Balantidium coli, Entumoeba histo-
dos. Los helmintos representan, después de lytica, Giardia intestinalis, Toxoplasma
las bacterias, el grupo más importante de or- gondii y Trypanosoma cruzi. En un estudio
ganismos patógenos transmitidos por las cu- realizado en Venezuela, 30 cucarachas
carachas. En condiciones naturales se han fueron alimentadas durante 48 horas con
encontrado huevos de siete especies de una papilla que contenía excrementos de
helmintos en heces de cucarachas. En condi- cerdo con quistes de Balantidium coli. Ocho
ciones experimentales, se detectaron huevos insectos resultaron infestados y en 10 artró-
viables de otras cinco especies en los excre- podos sacrificados se hallaron quistes en el
mentos de blátidos. Además se conocen al- tubo digestivo (2). En especiesde cucarachas
rededor de 50 especies de helmintos que son silvestres del género Blaberus (véase la fi-
parásitos primarios de cucarachas y no son gura 2) capturadas en una cocina cercana a
patógenos en vertebrados (‘12, 1). una letrina, se encontraron quistes seme-
En condiciones naturales, en las jantes a los de E. histolytica en el contenido
cucarachas pueden desarrollarse ciertas es- intestinal. Un lote de 50 ninfas de cucara-
pecies de espiruroideos y acantocéfalos. chas próximas a mudar al estado adulto
Quizá uno de los gusanos mejor conocidos fueron alimentadas con heces que contenían
es Oxyspiruru mansoni, que ataca los ojos numerosas amebas móviles y quistes del
de las aves de corral; la cucaracha extra- parásito. Después de 24 horas se examina-
domiciliaria Pycnoscelus surinamensis (fi- ron las heces de 20 blátidos y en seis insectos
gura 2) es uno de sus hospedadores interme- se encontraron quistes característicos de la
diarios naturales (13). En un interesante ameba disentérica. Para comprobar si los
- estudio llevado a cabo en la India, se calcu- quistes estaban bien identificados, se ali-
laron los porcentajes de infestación de mentaron tres gatitos con las heces con-
Moniliformis moniliformis en ejemplares taminadas de quistes. Pocos dias después
de Periplaneta americana capturados en uno de los felinos presentó signos inequívo-
cuatro hábitats diferentes. Cerca de molinos cos de disenteria (2).
de aceite, 39% de los machos y 29% de las Administrando a Periplaneta
hembras portaban esos acantocéfalos. Las americana liquido ascítico extraído de ra-
2t\ tasas más altas correspondieron a los insec- tones blancos afectados de toxoplasmosis,
1 tos capturados en viviendas, con cifras de 62 se consiguió demostrar, mediante inocula-
< y 54%, respectivamente. En los restauran- ciones de triturado del insecto a ratones, que
2
ôl-í tes, las proporciones de portadores machos Toxoplusma gondii sobrevive por lo menos
y hembras fueron 58 y 38%, y en los al- 65 días en el organismo del artrópodo. Tam-
E bién se ha comprobado la infestación por
2 banales 32 y 10%. Sin embargo, el prome-
2 dio de parásitos fue más alto en las hembras ruta digestiva, ya que se transmitió la en-
2 que en los machos (14). Otro estudio indica fermedad a ratones blancos alimentándolos
ti que en un restaurante cerca de la estación de
ss ferrocarril, al sur de la ciudad de Osaka,
“0 Japón, se hallaron dos Blattella germanica y
Q una Periplaneta americana parasitadas por
Moniliformis dubius en un total de 50 insec-
tos capturados y examinados (15).
46
con triturado de cucarachas infestadas ex- con T cruzi. Los autores establecieron que la
perimentalmente 17 dias antes (16). Por otra biocenosis entre R. prolixw y las cucarachas
parte, se hicieron ingerir heces de gato hace posible que B. gerrnanica y P ameri-
con oocistos de T. gondii a cucarachas cana (véase figura 1) transmitan por vía oral
(Leucophaea madera y l? americana) y se al hombre y los animales domésticos la en-
comprobó que las heces de las cucarachas fermedad de Chagas, mediante la con-
podían transmitir el parásito a ratones in- taminación de los alimentos y utensilios de
cluso nueve o diez días después de la inges- cocina tras haberse alimentado con R. pro-
tión (17). En Costa Rica se realizó un experi- lixus infestados o con sus heces (20).
mento similar, alimentando blátidos con
una suspensión de oocistos por medio de un virus
gotero (18). Las heces de los artrópodos
En el proyecto público Carmeli-
comenzaron a transmitir el parásito al ratón
tos de viviendas de baja renta (Long Beach,
entre el primero y el cuarto dia y siguieron
California, EUA), que implicaba 712 aloja-
siendo transmisoras hasta el séptimo dia o
mientos unifamiliares y unas 2 800 per-
más. Para conocer el papel que desempeñan
sonas, se detectaron entre 1956 y 1959 de 20
las cucarachas domésticas Blattella ger-
a 39% de todos los casos de hepatitis de la
manita y P americana en la transmisión de
zona sanitaria de Bellflower, que comprende
Sarcocystis muris y otros coccidios de fe-
una población de 250 000 habitantes. En los
linos, se permitió que los blátidos se alimen-
taran de las heces que contenían T, gondii, anos sesenta la incidencia de la infección en
Carmelitos bajó de 6,6% en 1960 a 3,6%
Isosporu felis e 1. riuolta, sirviendo los insec-
en 1961 y a cero en 1962, mientras que al
tos a la vez como alimento de ratones y
como materia fecal. Los esporocistos de Sar- mismo tiempo aumentaba en otros lugares
cocysti muris fueron transmitidos a ratones de Los Angeles. Se observó que la brusca
por l? americana después de 20 dias y por B. disminución de la hepatitis en G-melitos
germanica después de cinco días de la expo- coincidió exactamente con el programa de
control de las cucarachas (Blattella ger-
sición a las heces contaminadas. Ambas es-
pecies de cucarachas transmitieron 1. rivolta manita) en el que se empleó el nuevo insecti-
a los diez dias y B. germanica, 1. felis apenas cida Dri-Die 67 aerogel. Se especuló sobre la
dos dias después (19). Las anteriores obser- posibilidad de que las cucarachas hubieran
vaciones permiten suponer que los blátidos intervenido en la transmisión de la hepatitis
podrían desempeñar algún papel en la ca- a los habitantes de Carmelitos (21). Para de-
dena epidemiológica humana y animal de la mostrar que las cucarachas son meros vec-
toxoplasmosis, dado el sistema de vida y ali- tores mecánicos de virus, se mantuvieron in
mentación de las cucarachas y la posibilidad uitro células embrionarias dispersas de Peri-
de que puedan ser ingeridas por perros, ga- planeta americana durante siete meses (22).
tos y aves. Los cultivos fueron infectados con echovi-
En condiciones experimentales rus tipo 6, poliovirus tipo 1 y coxsackievirus
se demostró la avidez de Bluttellu germanica tipo B-5, probados durante periodos de tres
y Periplaneta americana por Rhodnius pro- a siete días para determinar la susceptibili-
lixw (chipos) vivos, heces y contenido ab- dad de las cucarachas a la infección v’tica.
dominal de estas chinches, vectores habi- Ninguno de los virus empleados se repro-
tuales de la enfermedad de Chagas. Se dujo en las células de cultivo.
observó la supervivencia de Trypanosoma
cruzi en el contenido abdominal de B. ger-
manita hasta 24 horas después de haberse
alimentado con R. prolixus contaminados 47
Hongos De ll4 pacientes que sufrían
diversos tipos de alergia, 28% fueron po-
Se capturaron 755 cucarachas sitivos en pruebas cutáneas de reactividad a
(Bluftella germanica, Blattu orientalis, Peri-
extractos de cucarachas, mientras que solo
planeta americana, etc.) en almacenes de
7,5% de 253 individuos normales fueron
víveres de Magdeburgo, República Demo- positivos en dichas pruebas (28). De un total
crática Alemana, para estudiar la presencia de cerca de 600 pacientes alérgicos de cuatro
de bacterias y hongos en la flora intestinal
grupos étnicos que visitaban regularmente
(23). Estudios micológicos revelaron la pre- siete hospitales de Nueva York, 70% reac-
sencia de blastomicetos patógenos y mice-
cionaron positivamente al alergeno. Las
lios. En otras investigaciones sobre actino- reacciones positivas fueron muy frecuentes
micetos, se aislaron diversos hongos del
en puertorriqueños (SO%), menos en negros
integumento, buche, intestino posterior y (47%), raras en italianos (17%) y muy infre-
hemoceloma de individuos de l? americana cuentes en judíos (5%). Este orden fue el
capturados en viviendas y hoteles de la In- mismo que se observó en cuanto a la presen-
dia (24). La conclusión es que las cucarachas cia de Blattella germanica en hogares de esos
se comportan como reservorios, dado que cuatro grupos de población en la Ciudad de
no manifestaron señales de haber sido afec- Nueva York (23). Estudios realizados en Es-
tadas por la micoflora patógena (Mortierella tados Unidos mostraron que los extractos de
spp., Aspergillus spp., Candida albicans, exuvias y cuerpos de B. germanica consti-
etc.). tuyen alergenos para muchos pacientes
alérgicos. Los pacientes reaccionaron a los
extractos de Periplaneta americana menos
REACCIONES
ALERGICAS
que a los de B. germanica (29).

Diversos datos indican que las


cucarachas provocan fiebre, asma bron-
quial, dermatitis y urticaria en individuos
PREVENCION
El primer paso para la elimina-
susceptibles (25, 26, 27). Pueden producir ción y prevención de las cucarachas debe ser
alergias por diversos mecanismos: a) por la limpieza escrupulosa del hogar con pro-
contacto con el insecto cuando camina so- ductos desinfectantes tales como PinolW,
bre la persona o se toca; b) por inhalación de lavanda, PmesoP, creolina, etc., que deben
sustancias emitidas por las cucarachas; c) mezclarse con jabón y agua para potenciar
3
2 por ingestión de alergenos cuando se comen su acción (30). No deben quedar residuos de
i alimentos parcialmente consumidos por cu- alimentos en la cocina ni en los comedores.
2 carachas; y d) por picadura, cuando los
ôY Es necesario proteger los cubiertos, vajilla y
alergenos entran en el organismo al morder comestibles en recipientes o en bolsas her-
8 el insecto al hombre. Si una cucaracha se méticas. Los cubos de basura con desperdi-
8 desliza durante la noche en la boca de al- cios de alimentos deben permanecer bien ce-
a, guna persona en busca de partículas de ah-
.:: rrados (31).
8 mento, se desarrolla en la zona de contacto En las cl’micas y hospitales debe
lo que se conoce con el nombre de Herpes controlarse la entrada de cajas que con-
$ blattae. tengan envases o paquetes de alimentos y
B
rq que pueden transportar huevos, ninfas o
adultos de blátidos (32,33). Deben revisarse
con cuidado las bolsas de ropa sucia, reci-
48
pientes de comida y equipajes. La basura
debe incinerarse inmediatamente. Las pre-
paraciones microscópicas o cultivos de My-
CONTROL
Los dos insecticidas por con-
cobacterium tuberculosis, M. leprae y otras
tacto más conocidos actualmente para el
bacterias patógenas se deben guardar prote-
control químico de las cucarachas domésti-
gidas del alcance de las cucarachas, que
cas son el propoxur marca BaygorP y el di-
generalmente invaden los laboratorios en
clorvos (DDVP). El primero se utiliza en
horas nocturnas (34).
aerosol de efecto inmediato y residual con-
Debe controlarse la entrada de
cestas de frutas tropicales tales como plá- tra la plaga. El Baygon FCR combina el pro-
poxur-carbamato con los piretroides sintéti-
tanos y piñas, que son los refugios preferi-
cos más modernos. En su composición hay
dos de las cucarachas silvestres. Para evitar
la invasión de cucarachas silvestres (Pun- 98,175 % de solventes y propulsantes; el res-
dora, Pycnoscelus, Nauphoeta, Blabents, to es sustancia activa: l,OOO% de propoxur,
0.025% de ciflutrina; 0,300% de tetrame-
Leucophaea, etc.), que son atraídas por la
luz artificial en áreas suburbanas, se reco- trina y 0,500% de diclorvos. En varias
partes del mundo se han realizado pruebas y
mienda resguardar las ventanas con telas
metálicas (35). estudios experimentales que han demos-
trado la eficacia de este cucarachicida (38,
Donde haya animales domésti-
cos como gatos y perros, habrá que recoger 39, 40, 47). El insecticida organofosforado
sus excrementos de los jardines o tratarlos DDVP fue sintetizado y ensayado por inves-
con cal para evitar que constituyan cebos tigadores del Centro de Enfermedades
atrayentes de las cucarachas (36). Transmisibles de la Organización Mundial
Las compras de alimentos deben de la Salud (42). Tiene un efecto residual
hacerse en supermercados que reúnan las corto pero es notable por sus vapores tóxi-
normas elementales de higiene. Hay que cos, sumamente volátiles. El DDVP añadido
mantenerse alerta ante la posibilidad de a cebos sólidos y líquidos aturde a las cuca-
reinfestación del hogar a partir de focos cer- rachas y las saca de sus escondrijos rápida-
canos como edificios insalubres, drenajes, mente (43,44).
alcantarillas públicas, cisternas, líneas eléc- Existen cepas de cucarachas do-
mésticas que han desarrollado gran resisten-
tricas subterráneas y, en fin, todas las
cia a los compuestos organoclorados (DDT,
ranuras donde esta plaga transita y se es-
dieldrín, lindano, clordano, etc.) y, en
conde (37).
menor grado, a los organofosforados
(diazinón, malatión, fenitrotión, etc.). Del
grupo del azufre orgánico (carbamato),
parece que el propoxur genera escasa resis-
tencia, igual que los piretroides sintéticos
(12). Por tal motivo se están volviendo a
usar venenos estomacales e insecticidas na-
turales con buenos resultados.
En el comercio se venden
muchos productos químicos utilizados
como cebo para el control de las cucarachas
domésticas. En la actualidad, los atrayentes
más empleados son los compuestos sintéti-
cos y las feromonas, sustancias afrodisíacas
que en pequeñas cantidades se pueden aislar
49
del insecto y mezclarse con el cebo. El ke- plástico con cuatro entradas que sirven de
pone es una quetona policíclica clorinada, comederos. Se colocan en cocinas, baños y
que tiene gran importancia como veneno es- habitaciones donde se sospecha que hay cu-
tomacal para controlar la Blattella ger- carachas. En estudios realizados por investi-
manita. Ensayos preliminares con pellas de gadores de Cyanamid (47), cebos con un
kepone mezcladas con aceite de maní y contenido de O,l% a 5% de ingrediente ac-
0,125% de producto tóxico permitieron la tivo se mostraron eficaces contra las especies
eliminación total de las cucarachas en un la- Periplaneta autralasia, Supella longipalpa,
boratorio donde se habían colocado cebos Leucophaea maderae y Nauphoeta cinerea.
en lugares estratégicos. Las pellas eran lo su- Las cucarachas se tornan inactivas poco des-
ficientemente pequeñas como para permitir pués de haber ingerido el cebo y mueren de
que las cucarachas pudieran llevárselas a sus uno a siete días depués. Al aumentar la con-
criaderos (42). Las pastas comerciales de fós- centración de AC 217300 se reduce el período
foro amarillo son uno de los mejores méto- de tiempo requerido para obtener 100% de
dos para el combate de la plaga doméstica. mortalidad en las especies grandes. El com-
Generalmente contienen 2% de fósforo en puesto es prácticamente inactivo como in-
una dispersión coloidal de jarabe u otro secticida de contacto. En la lucha contra las
atrayente. La pasta se puede extender sobre cucarachas, una de las ventajas más impor-
el interior de cilindros de cartón colocados o tantes del Matox@ es su carencia de olor.
clavados en lugares fuera del alcance de los Esta característica y su baja toxicidad para
niños. El Boraxid@ es un polvo que contiene mamíferos posibilitan su uso en áreas tales
60% de extracto de bórax y 40% de mate- como hospitales, hogares, oficinas y zooló-
rias inertes. Es un producto de uso domés- gicos (48, 49).
tico que se puede utilizar en las cocinas per- Muchas especies de plantas de
manentemente. En ocasiones también se diversas familias tienen facultades insectici-
usan con buenos resultados las mezclas das o repelentes, y han sido utilizadas con
de ácido bórico, fluoruro de sodio y gel de esos fines desde tiempos remotos (so). Entre
sílice con potaje de avena, azúcar, leche en los diferentes insecticidas naturales está el
polvo y alimentos para perros (45, 46). piretro o pelitre, obtenido de Chrysanthe-
AC 217300 es un nuevo insecti- mum cinerariaefolium, que aún hoy día no
cida de actividad lenta, basado en la ami- ha sido superado en cuanto a su inocuidad
clmohidrazona, llamado CombaP y Am- para los mamíferos y la ausencia absoluta de
dra@ en Estados Unidos y Matox@ en aparición de resistencia. Por otra parte, se
América Latina. Se comercializa un cebo ha demostrado que 98% de los adultos de
s1 que contiene 1,658 de ingrediente activo Periplaneta americana son repelidos por los
i (tetrahidro-5,5-dimetil-2(1H)-pirimidona[& pepinos molidos y por el cine01 o extracto de
2 [4-(trifluorometil)fenil]-1-[2-[4-(trifluorome- eucalipto (52, 52). Marín Acosta (36) nos
ôY til) fenil] etenill-2-propenilideno] hidrazona), ofrece la siguiente lista de plantas útiles para
E contenido en cápsulas redondas de material el control de las cucarachas: uña de danta
8 brasileña (Philodendron bipinnatifidum),
2 clavel de muerto (Tugetes patulu), calabaza
(Cucurbita pepa), cundiamor (Momordica
charantia), piñón (Jatropha curcas), pata de
gallina (Dactyloctenium aegyptium),
vetiver (bétiveria zizanioides), mamey
(Mammea americana), dividive (Caesal-
piniu coriaria), cebadilla (Schoenocaulon
50 officinale), cedro (Cedrelu odorataj, alelí
(Melia azedaruch), yagrumo (Cecropia 8 Burgess, N. R. H. y Chetw-yn, K. N. Associa-
palmata), otoba (Dialyanthera otoba),
tion of cockroaches with an outbreak of dys-
entery. Traes Soc Trop Med Hyg 75(2):332-
palma de caucho (Socrutea exorrhizu), ajon- 333,1981.
jolí (Sesamum indicum), granada (Punica
grunutum) y manzana del diablo (Solunum 9 Stek, M., Jr. Cockroaches and enteric patho-
gens. Truns R Sor Trop Med Hyg 76(4):566-
mammosum). El citado autor aclara que la 567,1982.
información reunida procede de fuentes he-
terogéneas, científicas y populares. 10 Ene, L. Study of the possibility of implication
of cockroaches in the transmission of some
aerogenic bacteria. Bacteriol Virusol Puruzi-
tofEpidemio1 (Bucur) 28(4):361-364,1983.
n
11 Gazidova, P. y Fish, D. Scanning electron mi-
~KEFEREN~IAS croscopic demonstration of bacteria on tarsi
of Bluffellu germanica. J N Y Entorno1 Soc
93(3): 1064-1067,198s.
Roth, L. M. y Wiis, E. R. The medical and
veterirary importance of cockroaches. 12 Cochran, D. G. Cockroaches, Biology and
Smithson Misc Collect 134(10):1-137, 1957. Control. Documento de la Organización
Mundial de la Salud WI-IO1VBU82.856.
Tejera, E. Las cucarachas como agentes de Ginebra, 1982.
diseminación de agentes patógenos. Rev Soc
Argent Biol2(4):243-256, 1926. 13 Comwell, l? B. The Cockroach: A Lubora-
tory hect and un Industrial Pest, Vol. 1. Lon-
Rueger, M. E. y Olson, T. A. Cockroaches dres, Hutchinson & Co., Ltd., 1968.
IBIattutia) as vectors of food poisoning and
food infection organisms. I Med Entorno1 14 RamaImgam, K., Gargesh, R. H. y Krish-
6(2):185-189, 1969. man. M. Studies on the infection of cvsta-
can& of Moniliformis monilifomzis (Ácan-
Klowden, M. J. y Greenberg, B. Salmonella thocephulu) with special referente to the
in the Ameritan cockroach: outcome of natu- habitants of the intermediate host, Peti-
ral invasion of the hemocele. ] Med Entornol planeta americana (L.). In: Alexander, K. M.
14(3):362-366, 1977. y Prasad, R. S., eds. Proceedings of fhe Al1
India Symposium on Vectors und Vector-
Burgess, N. R. H. Cockroaches and the hos- borne Diseases. Trivundrum, Kerala State,
pital environment. Nur.5 Times 7.5(7- India, 26-28 Februury 1982, pp. X29-136.
Suppl):S-7, 1979.
15 Iseki, M., Kimata, I., Izumo, A. y Takada, S.
Lalko, J., Wegner, Z., Dera-Tomaszewska, The prevalence of Moniliformis dubiw
B., Michalik, D. y Kruminis-Lozowska, W. Meyer, 1932 (Acunthocephala) among house
Study on the presente of Salmonella and rats and cockroaches in Osaka, Japan. Jpn J
other oathogenic bacteria in cockroaches on Purasifol34(5):377-387, 1985.
ocean’goingships: Part II. Identification of
bacterial strains isolated from Bluttellu per- 16 Mayer, H. Investigaciones sobre toxoplasmo-
munica CL.). Bull Inst Marif Trop Med Gd,&ia sis. Bol Of Sunit Panum 58(6):485-596,1965.
32(3/4):277-284,198l.
17 Wallace, G. D. Experimental transmission
Wegner, Z., Kmminis-Lozowska, W., LaIko, of Toxoplasma gondii by cockroaches. J In-
J., Bonin, I., Michalik, D., Dera, B., fecf Dis X26:545-547, 1972.
Jankowska-Gan, E. y Arendarczyk, W. Study
on the presente of Salmonellu and other 18 Chinchilla, M. y Ruiz, A. Cockroaches as
pathogenic bacteria in cockroaches on ocean- possible transpoit hosts of Toxoplusma gon-
going ships. Bu11Inst Marif Trop Med Gdynia dii in Costa Rica. I Parasitol 62(1):140-142.
30(1):59-67, 1979. 1976.
19 Smith, D. D. y Frenkel, J. K. Cockroaches as
vectors of Sarcocystk muris and of other
Coccidia in the laboratory. J Purasitol
64(2):315-319, 1978.
20 Zerpa, G. M., y Yépez, S. M. Probable ac- 34 Allen, B. V EXcretion of viable tubercle bacilli
ción vectora de Blattarios contaminados con by Blutra orientalis (the oriental cockroach)
Trypanosoma crxzi Chagas, 1909 mediante following ingestion of heat-fixed sputum
triatominofagia. Acta Biol Wnez 5(X):255- smears: a laboratory investigation. Trans R
264, 1967. Soc Trop Med Hyg 81:98-99, 1987.

21 Tarshis, 1. B. The cockroach: a new suspect in 35 Comwell, l? B. The cockroach. Insecticides


the spread of infectious hepatitis. Am 1 Trop and cockroach control, Vol. Il. Londres, As-
Med Hyg 11:705-7l1, 1962. sociated Business Programmes, 1976.

22 KIowden, M. y Greenberg, B. Development 36 Martín Acosta, J. C. Control verde de plagas


of Perivluneta americana (1) ce11cultures and domésticas. Combate con plantas: moscas,
their infection with entemviruses. 1 Med En- zancudos, chiripas y cucarachas. Caracas,
tomo1 11(2):173-178, 1974. Edición Universidad Central de Venezuela,

23 Mieke, U. y Böhm, W. Gesundheitssch%%ge


als Vektoren von Bakterien und Pin. Z Ge- 37 Runstrom, E. S. y Bennett, G. W. Movement
samte Hyg 23(6):367-370, 1977. of German co&oaches (Orfhoptera: Blatte-
Uidae) as influenced bv structural features of
24 Verma, R. y Krishnan, M. Mycoflora of cock- low&come apartmehts. J Econ Entomol
roaches, Periplaneta americana. Sci Culr 77(2):407-411, 1984.
51(4):134-135, 1985.
38 Deobhankar, P. G. Comparative study on the
25 Fraser, B. N. Cockroaches in relation to bron- efficacy of Safrotin (propetamphos) and Bay-
chial asthma in the Durban area. South Afr gon (propoxur) against Periplaneta ameri-
Med ]55(16):637-638, 1979. cana in the house drain chambers. Pestic
18(9):24-27, 1984.
26 Monk, B. E., y Pembroke, A. C. Cockroach
dermatitis: an occupational hazard. Br Med J 39 Harmon. 1. D. v Ross. M. H. Effects of uro-
294 (6577): 935, 1987. poxur e&,osuré on fémales of the Ge&an
cockroach Blattella nermanica and their
27 Zschunke, E. Contact urticaria, contact der- oothecae. EntornoI Exi App2 44(3):269-275,
matitis and asthma from cockroaches. Arch 1987.
Dermatol114(11):1715-1716, 1978.
40 Rivière, J. L. Action du propoxur sur la repro-
28 Bemton, H. S. y Brown, H. Cockroach al- duction de Blattella nermanicu (L). Ann Zool
lergy. II. The relation of infestation to sensi- Ecol Anim 9(1O):llr-116, 197?.
tiveness. South Med ]60(8):852-855, 1967.
41 Veeresh, G. K., Rajagopal, D., Schivashan-
29 Richman, I? G., Khan, H. A., Turkeltaub, I? kar, T. Comparative efficacy of some newer
C.. Malveaux. F. 1. v Baer. H. The imuortant pesticides used against cockroaches. Pestic
soÚrces of GeI&& cockro&h allergeni as de- 15(10):37-42, 1981.
termined by RAST analyses. 1 Allergy Clin
ImmunoI 73(5):590-595, 1984. 42 Organización Panamericana de la Salud. In-
secticidas para el control de insectos de im-
30 Abbasi, S. A., Nipaney, I? C. y Soni, R. Soap portancia en salud pública. Washington, DC,
solution as an environmentally safe pesticide: 1964. Publicación Cient’fica 108.
for household insects. Comp Physiol Ecology
9(1):46-48, 1984. 43 Gonzáles, J. C., Jr. Urban pest control in the
Philippines. Philipp Entomol 4(6):543-547,
31 Burden, G. S. Cockroaches: how to control 1981.
them. Washington, DC, Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos de Amé-
rica, 1978. LeafIet No. 430.

32 Burgess, N. R. H. Hospital design and cock-


roach control. Trans R Soc ‘Pop Med Hyg
78(3):293-294, 1984.
33 Schulze, G. Cockroaches in hospitals. Scha-
ben in Krankenhäusern. Prakt Schädlings-
bektimpf 29(4): 41-46,1977.
44 Schumann, G. y Levy, R. Lebensmittelhy- 49 Silverman. 1. v Shauas. T. 1. Cumulative tox-
gienische und toxikologische Probleme der icity and déliyed t~m~era~ture effects of hy-
Schabenbektipfung mit Dichlorvos. Z Ge- dramethvlnon on German cockroaches fOr-
samte Hyg 26(11):806-811, 1980. thoptera: Blattellidae). 1 Econ Entc&ol
79(6):1613-1616, 1986.
45 Barson, G. y Lole, M. Cockroach control us-
ing a simple baiting technique. Int Pest 50 Jacobson, M. Insecticides from pZunt.s. A re-
Control 23(5):138, 140-142, 1981. view of the Ziterature, 1954-19jl. Washing-
ton, DC, Departamento de Agricultura de los
46 Gupta, A. P. y Parrish, M. D. Effectiveness of Estados Unidos de América. Agricultura1
a new boric acid bait (Roach KiUer Cream) on Handbook No. 461.
German cockroach (Bluttella germanicu) pop-
ulations in urban dwellings. Uttar Pradesh 1 51 Saiven, R. y Meloan, C. E. (E,Z)-2,6-Non-
ZooI 4(1):51-56, 1984. adien-l-al and (E)-2-nonen-l-al present in
crushed cucumbers are natural repellents for
47 Cyanamid Company. AC 217,300 Insecti- the Ameritan cockroach (Periplaneta ameri-
cide. Technical Information Report, No. 33. cana). Ohio 1 Sci 84(3):82-85. 1984.
Princeton, 1984. Documento inédito multi-
grafiado. 52 Scriven, R. y Meloan, C. E. Determining the
active component in 1,3,3-trimethyl-2-oxabi-
48 Milio, J. F., Kiehler, P. G. y Patterson, R. S. cyclo (2,2,2) octane (cineole) that repels the
Laboratory and field evaluations of hydra- Ameritan cockroach, Periplaneta americana.
methvlnon bait fonnulations for control of Ohio J Sci 84(3):85-88, 1984.
Amekn and German cockroaches (Orthop-
fera: Blattellidae). 1 Econ Entorno1 79(5):
1280-1286, 1986.’ .

SUMMARY termediate hosts of pathogenic helminths,


viruses, fungi, and protozoa. It is possible
THE COCJKROACH AS A that cockroaches contribute to the transmis-
VECTOR OF PATHOGENIC sion of Chagas’ disease by feeding on
triatomine vectors of that disease. There
AGENTS also are signs that substances produced by
Cockroaches are arthropod cockroaches are involved in certain allergic
transmitters of disease, acting both as me- processes. The foregoing facts are sufficient
chanical vectors and as reservo& of patho- to justify the immediate control and eradica-
genic agents. It has been shown that cock- tion of these insects whenever and wherever
roaches harbor and transmit, both in nature they constitute a threat to public health.
and under experimental conditions, about
40 species of bacteria, inckling at least 25
from the Erzterobacteriaceae group that
cause gastroenteritis in man. In addition, it
has been established that these insects are in-

53