You are on page 1of 3

SÓCRATES: EL SENTIDO DE LA VIDA Y LA ÉTICA

El sentido de la vida constituye una cuestión filosófica sobre el


objetivo y el significado de la vida, o de la existencia más en
general. Este concepto se puede expresar a través de una variedad
de preguntas, tales como ¿Por qué estamos aquí? o ¿Qué es la
vida?. Ha sido objeto de un gran estudio filosófico, científico,
psicológico, teológico, e incluso literario a lo largo de la historia.
Esta cuestión ha recibido un gran número de respuestas desde
diferentes puntos de vista, junto con los orígenes culturales e
ideológicos de cada civilización.

El sentido de la vida está profundamente mezclado con las


concepciones filosóficas y religiosas de la existencia, la conciencia
y la felicidad, y afecta a muchas otras cuestiones tales como el
significado simbólico, la ontología, el valor, el propósito, la ética,
el bien y el mal, el libre albedrío, las concepciones de Dios, la
existencia de Dios, el alma y el más allá. También desde el
Humanismo y la literatura son amplias las aportaciones y
reflexiones sobre estas cuestiones, pero dejando de lado la visión
religiosa de las mismas.

Las contribuciones científicas son más indirectas; mediante la


descripción de los hechos empíricos sobre el universo, la ciencia
ofrece un contexto y establece los parámetros para las
conversaciones sobre temas relacionados. Una alternativa
centrada en el ser humano en sí mismo, alejada de las
concepciones religiosas o más globales, es la pregunta «¿Cuál es el
significado de mi vida?». El valor de la cuestión relativa a la
finalidad de la vida puede coincidir con la consecución de la
realidad última, o un sentimiento de unidad, o una sensación de
lo sagrado. Aunque aquí volvemos al campo religioso. Sin
embargo, esta reflexión ético-filosófica-religiosa puede llevar a la
realización de la inutilidad misma de la vida o al menos de la
reflexión sobre el sentido de ésta. Un buen ejemplo de este tipo de
respuestas las encontramos entre los autores pertenecientes al
Nihilismo, corriente que toma como base la negación de uno o
más de los supuestos sentidos de la vida.

LA ÉTICA

La ética, como ciencia o como disciplina filosófica fue iniciada por


Sócrates, quien fue el primero que teorizó sobre los conceptos
morales básicos: lo bueno y la virtud, Sócrates estaba rodeado de
los sofistas cuya doctrina tenia como características el
escepticismo, el relativismo y subjetivismo,

Protágoras -uno de los más célebres sofistas- expresó: “el hombre


es la medida de todas las cosas”; “las cosas son para mí como a ti
te parece que son”, estas frases aplicadas al terreno de la ética
infieren que para él y los sofistas en general todos los conceptos y
valores eran relativos

Sócrates no compartía esta manera de pensar, pues decía que si


no se acepta la validez del conocimiento, no habrá ciencia ni
moralidad porque la ciencia es la base de la moralidad, pero lo
más importante para Sócrates era la virtud, sobre lo cual expresó
“el mayor bien del hombre es hablar de la virtud todos los días de
su vida” ya que la virtud es el hábito de obrar bien, la virtud es
entonces el único bien y solamente la virtud nos puede traer una
felicidad perpetua e inalterable, porque la virtud siempre tiene la
medida justa: nada le falta”.

LA LEY NATURAL COMO EJE PARA LA ÉTICA


Ley Natural es un término amplio y a menudo mal empleado,
utilizado alrededor de varias escuelas de filosofía, ciencia, historia,
teología, y de la ley. Ciertamente, Emanuel Kant nos recordaba:
'¿Qué es ley?' puede decirse que es tan embarazoso para el jurista
como la conocida pregunta de '¿Que es Verdad?' lo es para el
experto en lógica.

Ley Natural es una teoría moral de jurisprudencia que mantiene


que la ley debe estar basada en la moral y la ética. La Ley Natural
sostiene que la ley está basada en lo que es "correcto." La Ley
Natural es "descubierta" por los humanos mediante el uso de la
razón y el escoger entre lo bueno y lo malo. Por lo tanto, el poder
de la Ley Natural reside en descubrir ciertos estándares
universales de la moralidad y de la ética.