You are on page 1of 5

Complutum

ISSN: 1131-6993 Vol. 21 (1) 2010

Sumario
Páginas
Artículos
Grandezas y miserias de la arqueología de empresa en la España del siglo XXI 9-26
Pedro R. MOYA MALENO
Hacia una historia praxiológica de la arqueología prehistórica española.
La arqueología mallorquina como caso de estudio 27-44
DAVID JAVALOYAS MOLINA
El arado y los yacimientos paleolíticos.
Una década de investigación sobre el efecto del laboreo en los páramos del Duero 45-68
Fernando DÍEZ MARTÍN
Zooarqueología y tafonomía del yacimiento de Hornos de la Peña
(San Felices de Buelna, Cantabria) 69-86
José YRAVEDRA SAINZ DE LOS TERREROS
Zooarqueología del III Milenio A.N.E.
El barrio metalúrgico de Valencina de la Concepción (Sevilla) 87-100
Daniel ABRIL, Francisco NOCETE, José A. RIQUELME, Moisés R. BAYONA y Nuno INÁCIO
El consumo de conchas marinas durante la Edad del Bronce
en la fachada mediterránea de la Península Ibérica 101-122
Francisco J. JOVER MAESTRE, Alicia LUJÁN NAVAS
La definición del Hierro Antiguo en el castro de Las Cogotas (Cardeñosa, Ávila).
Consideraciones sobre algunos materiales del Museo Arqueológico Nacional 123-143
Antonio BLANCO GONZÁLEZ
Naturaleza y abstracción en la cerámica ibérica con decoración pintada figurada 145-168
Juan A. SANTOS VELASCO

NOTICIAS Y RECENSIONES 169

Reunión Científica «Homenaje a Mª Dolores Fernández-Posse. Cogotas I:


una cultura de la Edad del Bronce en la Península Ibérica».
Universidad de Valladolid, 19-22 de octubre de 2009 (David González Álvarez) 171
Frühe Zentralisierungs- und Urbanisierungsprozesse.
Zur Genese und Entwicklung frühkeltischer Fürstensitze und ihres territorialen Umlandes.
Stuttgart (Alemania), 12-15 de octubre de 2009 (Manuel A. Fernández Götz) 174
Manuel Alberto Fernández Götz. La construcción arqueológica de la etnicidad.
Serie Keltia 42, Editorial Toxosoutos, Noia, 2008 (A Coruña).
(Francisco J. González García) 176
Ana Piñon. Brasil. Arqueología, identidad y origen. Mar del Plata: Ediciones Suárez,
Fernando Brittez editor, 2008 (Renata S. Garraffoni) 178

Complutum, 2010, Vol. 21 (1) 5


Páginas

Margarita Díaz-Andreu, M. A World History of Nineteenth-Century Archaeology.


Nationalism, Colonialism and the Past. Oxford University Press, Oxford, 2007.
(Oscar Moro Abadía) 179
J. Salazar; Domingo, I.; Azkárraga, J.M.; Bonet, H. (coords.). Mundos tribales.
Una visión etnoarqueológica. Museu de Prehistòria de Valencia,Diputació de Valencia, 2008.
(Álvaro Falquina Aparicio) 181
Manuel Domínguez-Rodrigo; Luis Alcalá; Luis Luque (eds.). Peninj.
A Research Project on Human Origins (1995-2005). American School of Prehistoric Research
Monograph Series, ASPR, Harvard University. Oxbow Books USA, 2009. (Carlos Crespo Pérez) 184
A. Fraguas Bravo. El arte rupestre prehistórico de África Nororiental:
Nuevas Teorías y Metodologías. Biblioteca Praehistorica Hispana, Vol. XXVI.
Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009. (Blanca Samaniego Bordiu) 187
Gabriel García Atiénzar. Territorio Neolítico. Las primeras comunidades campesinas
en la fachada oriental de la península Ibérica (ca. 5600-2800 cal BC).
BAR International Series 2021, Oxford, 2009.(Bernat Martí Oliver) 191
M.C.Belarte, J.Noguera. La necròpolis protohistòrica de Santa Madrona
(Riba-roja d’Ebre, Ribera d’Ebre), Hic et Nunc 2, ICAC, Tarragona, 2007.
(Raimon Graells i Fabregat) 194

Complutum, 2010, Vol. 21 (1) 6


Noticias y recensiones

Reunión Científica «Homenaje a Mª Dolores Fernández-Posse. Cogotas I:


una cultura de la Edad del Bronce en la Península Ibérica». Universidad de Valladolid,
19-22 de octubre de 2009.

En octubre de 2009 tuvo lugar en la Facultad de Filo- guez Marcos se ocupó de la primera fase identificada en
sofía y Letras de la Universidad de Valladolid esta reu- la secuencia de Cogotas: el horizonte Protocogotas,
nión científica centrada en la discusión sobre el grupo apostando por buscar su origen en tradiciones cerámicas
arqueológico de Cogotas I. El encuentro sirvió de opor- como las del yacimiento soriano de Parpantique, ten-
tuno homenaje a la recientemente desaparecida María diendo así una línea de continuidad respecto a los grupos
Dolores Fernández-Posse. Es de justicia situar a esta del Bronce Medio de la submeseta norte. Las dificultades
investigadora como una de las figuras centrales en la para establecer tal ligazón se superarían, para el autor,
construcción del conocimiento arqueológico sobre los con un mejor conocimiento de las fases que median entre
grupos humanos relacionados con la cerámica cogoteña. ambos horizontes arqueológicos. Antonio Blanco repasó
El espíritu de la reunión –debatir en torno a la situación la dimensión espacial del fenómeno Cogotas I, destacan-
actual de las investigaciones sobre Cogotas I– era el do las debilidades de las interpretaciones tradicionales,
marco idóneo para ensalzar la labor de esta autora, de donde primaba lo temporal sobre lo espacial. El autor
quien cabe destacar el libro La investigación protohistó- planteó, a modo de ensayo, una paralelización de Cogo-
rica en la Meseta y Galicia (1998), donde realizó un tas I con distintos modelos antropológicos y sus reflejos
lúcido repaso al estado de la investigación de las fases espaciales, tratando de iniciar una necesaria discusión en
del Bronce y Hierro en dichos territorios. El capítulo que términos de interpretación social, tan ausente en las
dedica a las tareas pendientes respecto a Cogotas I cons- investigaciones tradicionales. Al estudiar estas pautas
tituye, aún hoy, una adecuada hoja de ruta sobre la que espaciales y territoriales, advierte cierta distinción dia-
continuar trabajando y discutiendo sobre este fenómeno crónica en la caracterización espacial entre los grupos
cultural. Buena muestra de ello fueron las insistentes Protocogotas/Cogotas I pleno y Cogotas I avanzado.
referencias a esta obra a lo largo de la reunión, dejando Julián Casano presentó un interesante trabajo con el
patente la honda huella que esta arqueóloga ha dejado en que abordó el estudio del poblamiento de Cogotas I en
la agenda investigadora actual de la Prehistoria reciente las cuencas del Duero y alto Ebro, analizando la poten-
peninsular. cialidad del entorno de los distintos asentamientos de
En la presentación de la Reunión, sus organizadores este grupo arqueológico, hasta reconocer una primacía
(Germán Delibes, Julio Fernández Manzano y José Anto- de entornos propicios para una subsistencia basada en la
nio Rodríguez Marcos) plantearon la necesidad de avan- agricultura, frente a la asunción tradicional de una eco-
zar en la resolución de las múltiples incógnitas que han nomía mixta agrícola-ganadera. No obstante, cabe recor-
lastrado el conocimiento de la fase Cogotas I, para la dar que este tipo de estudios sobre potencialidades
cual se barajó incluso el apelativo de Edad Oscura. En el requiere de la necesaria contrastación en el registro
breve repaso a la trayectoria investigadora, el profesor doméstico, cuyo conocimiento es, lamentablemente,
Delibes llegó a hablar del fracaso de la Arqueología en muy pobre para Cogotas I.
el estudio de Cogotas I. Germán Delibes, Ángel Esparza y Xavier Velasco
La reunión constó de 9 ponencias y 16 comunicacio- ofrecieron un repaso del mundo funerario de Cogotas I,
nes que se prolongaron durante los dos primeros días y la sobre la base de un proyecto investigador en curso en el
mañana del tercero. Estas aportaciones se podrían agru- que dichos autores se han propuesto revisar las eviden-
par en tres bloques temáticos. Una serie de intervencio- cias, hasta ahora dispersas e inconexas, del registro mor-
nes trazaron las claves fundamentales sobre el conoci- tuorio meseteño para esta fase. Además de ampliar y
miento actual de Cogotas I. Otro conjunto de presenta- normalizar datos de tipo arqueográfico, la atención a
ciones introdujeron en el debate nuevas informaciones cuestiones bioarqueológicas de los restos inhumados
sobre la cultura. Por último, encontramos las contribu- abre una prometedora vía de trabajo en la que, a pesar del
ciones relacionadas con la amplia difusión del fenómeno limitado alcance de sus consideraciones por lo reducido
cerámico cogoteño a escala peninsular, tema de gran de la muestra, resultan muy interesantes en cuanto a que
actualidad gracias al reciente trabajo de F.J.Abarquero introducen nuevos factores al debate interpretativo.
(2005). Julio Fernández Manzano y J. Ignacio Herrán revisa-
El primer bloque lo abrió Martín Almagro Gorbea con ron la metalurgia relacionable con Cogotas I en la actual
una exposición en la que abogó por introducir el concep- Castilla y León. Apostaron por vincular a los grupos
to de etnia en el debate sobre Cogotas I, entendiendo a cogoteños los depósitos metalúrgicos de filiación atlánti-
las gentes del Bronce meseteño como un sustrato proto- ca en la submeseta norte, aunque los datos ofrecidos
celta de tradición campaniforme. José Antonio Rodrí- –fundamentalmente una ligera similitud metalogenética

Complutum, 2010, Vol. 21 (1): 169-196 171 ISSN: 1131-6993


Noticias y recensiones

en los bronces de Cogotas I y depósitos de bronces atlán- de un nuevo depósito de armas vinculable a Cogotas I en
ticos– no son a mi juicio concluyentes, por lo que este Los Cascajos (Grañón, La Rioja). Manuel Crespo y J.
aspecto debería ser contrastado en el futuro, atendiendo Ignacio Herrán mostraron los resultados de una interven-
a hallazgos de metalurgia atlántica contextualizados ción preventiva en el yacimiento de Carricastro (Torde-
estratigráficamente que depuren las cronologías de estos sillas, Valladolid), donde los datos arqueológicos pare-
materiales broncíneos. Esa pretendida relación de Cogo- cen apuntar hacia fenómenos de centralidad en el pobla-
tas I y los depósitos atlánticos les sirvió para apuntar la miento cogoteño. Es destacable por su interés el recono-
existencia de una sociedad de jefaturas con linajes y pri- cimiento por J. Francisco Fabián, dentro de la tradición
vilegios hereditarios. de Protocogotas, de facies cerámicas diferenciadas en las
Corina Liesau introdujo un interesante tema al debate áreas inmediatas del suroeste de la Meseta Norte, lo que
con la atención a los depósitos con ofrendas animales en lleva a plantear de nuevo la discusión de la regionaliza-
yacimientos de Cogotas I, constatando una muy baja fre- ción de las manifestaciones cerámicas cogoteñas. Jesús
cuencia de depósitos intencionados. Este fenómeno Misiego, Miguel Ángel Martín, Gregorio Marcos, Fran-
cuenta con graves carencias en su documentación, per- cisco Javier Sanz y Francisco Javier Ollero presentaron
maneciendo inéditos muchos de los hallazgos. En el los resultados de la excavación del yacimiento salmanti-
mismo tema insistió Alejandra Sánchez Polo, revisando no de Tordillos, que ha proporcionado el mayor registro
los datos disponibles sobre la deposición de perros para funerario conocido para Cogotas I, con hasta 27 indivi-
el ámbito meseteño. Concepción Blasco realizó un ágil duos, cifra que casi alcanza la totalidad de inhumaciones
repaso al conocimiento de Cogotas I en los valles de los conocidas hasta ese momento para la submeseta norte.
ríos Henares, Jarama y Manzanares, donde se puede Miguel Ángel Martín, Gregorio Marcos, Jesús Misiego,
reconocer una elevada densidad en la ocupación por los Francisco Javier Sanz y Roberto Redondo presentaron
grupos cogoteños. La autora puso de relieve algunos pro- los datos preliminares de su excavación realizada en el
blemas y déficits de la investigación actual, como la difi- yacimiento de Canto Blanco, en la Tierra de Campos
cultad parar correlacionar las dataciones radio-carbóni- leonesa. Antonio Bellido examinó algunas estructuras de
cas con las de termoluminiscencia, o la necesidad de combustión documentadas como parte de los típicos
abordar aspectos a los que se ha prestado poca atención, campos de hoyos tradicionalmente identificados como
como la industria lítica. los asentamientos de las gentes de Cogotas I; tras su estu-
Una comunicación poco convencional fue la de Anto- dio detenido, concluye que existen múltiples formatos
nio Bellido, quien analizó la imagen que de Cogotas I se que cumplirían otras tantas funciones. En torno al hallaz-
ofrece al público general desde los museos de Castilla y go de un molde de fundición en el Soto del Tovilla
León, concluyendo que la información es claramente (Tudela de Duero, Valladolid), Alberto Fraile y Pedro
deficitaria, desigual, contradictoria o desfasada. Esta es Javier Cruz realizaron distintas consideraciones sobre el
una cuestión que debería preocuparnos más a los inves- trabajo metalúrgico de las gentes de Cogotas I.
tigadores, ya que la repercusión en el público general no F. Javier Abarquero introdujo el candente tema de la
deja de ser el objetivo último de nuestra función social expansión de las cerámicas Cogotas I más allá del terri-
como generadores de conocimiento sobre las comunida- torio nuclear de este grupo arqueológico. Tras repasar la
des del pasado. Miguel Ángel Arnaiz, Eduardo Carmona realidad material de esta expansión en cada área penin-
y Juan Montero realizaron una interesante contribución, sular, el autor se centró en exponer las distintas posibili-
reflexionando sobre la interpretación social del fenóme- dades interpretativas para comprender las causas de esta
no Cogotas I, apostando por avanzar en la interpretación amplia distribución de las cerámicas Cogotas I, de entre
–y no en la descripción– de las evidencias arqueológicas. las que descartó la trashumancia y apuntó hacia otros
Así, trataron de considerar la función del metal en dis- motivos, como serían las relaciones comerciales y socia-
tintos modelos antropológicos, planteando que los gru- les, la exogamia matrimonial, la emulación de comporta-
pos cogoteños fueron sociedades segmentarias en las que mientos socioeconómicos, o el intercambio de regalos.
los productos metálicos formarían parte –como dones– En relación con este aspecto podemos individualizar el
de un sistema social de intercambios no competitivo, que tercer bloque de ponencias y comunicaciones de la reu-
se transformaría en competitivo en la fase Cogotas I nión. Fernando Molina, Trinidad Nájera y Francisco
avanzado, cuando la jerarquización social sería más pal- Contreras se ocuparon de mostrar el estado actual de
pable. Los metales no serían tan útiles para la subsisten- conocimientos sobre la presencia de cerámicas cogote-
cia del grupo como para su reproducción social. ñas en el SE peninsular y Alto Guadalquivir. Mauro Her-
El segundo bloque lo compondrían las presentaciones nández ofreció un recorrido sobre el fenómeno Cogotas
de datos, derivadas muchas de ellas de los resultados I en el Levante español, centrando su atención en el yaci-
recientes de la actividad arqueológica profesional. Car- miento del Cabezo Redondo de Villena y su entorno más
men Alonso y F. Javier Jiménez presentaron varios yaci- próximo. Pedro V. Castro, Trinidad Escoriza, Alba Mas-
mientos de la comarca burgalesa del Arlanzón, además clans y Joaquim Oltra ofrecieron en clave interpretativa

Complutum, 2010, Vol. 21 (1): 169-196 172


Noticias y recensiones

una interesante tentativa de comprender el contexto his- interpretación en términos sociales de la sociedad cogo-
tórico de las comunidades del Sudeste ibérico donde apa- teña; la distribución a escala peninsular de las eviden-
recen cerámicas Cogotas I (Horizonte de Villena). Tra- cias; la naturaleza de la facies Protocogotas y su relación
tando de evitar el deslumbramiento producido por los genealógica con Cogotas I... Ciertamente, no fue posible
conocidos atesoramientos de la región, plantean la nece- alcanzar demasiadas conclusiones claras, aunque las dis-
sidad de interpretar socialmente las realidades humanas cusiones sirvieron para remarcar los puntos débiles del
de este momento. Concluyen con que son más importan- discurso sobre los que las futuras investigaciones trata-
tes los indicios de explotación de servidumbre a escala rán de ahondar en los años próximos. En este trabajo por
doméstica que las estructuraciones sociales o políticas a hacer tendrán un destacado papel los profesionales y las
escala supralocal. Jesús Sesma, Juan José Bienes, Ande empresas de la Arqueología de gestión, cuyo trabajo está
Erce, J. Antonio Faro y Mikel Ramos realizaron una aportando buena parte de las novedades recientes sobre
exhaustiva revisión de las evidencias de cerámicas Cogotas I, tal y como quedó patente en el programa de la
Cogotas I en Navarra. Amparo Barrachina expuso los Reunión.
datos obtenidos del Cerro del Pic dels Corbs (Sagunt, Como colofón al evento, el último día se realizó una
Valencia), enclave de larga secuencia ocupacional donde excursión al yacimiento de El Casetón de la Era (Villal-
las cerámicas cogoteñas aparecen en una fase en la que ba de los Alcores, Valladolid). Tras visitar el lugar y reci-
la estructura del poblado se reorganiza por completo. Por bir una amplia explicación sobre el terreno por parte de
último, Antonio Ruiz Gil presentó la noticia de algunos José Antonio Rodríguez Marcos, los participantes y asis-
hallazgos aislados de escasos fragmentos cerámicos en tentes cerraron la Reunión con una comida.
contextos gaditanos de la Edad del Hierro, aunque debi- En definitiva, los objetivos establecidos para la reu-
do a lo exiguo de la muestra y a su poca claridad diag- nión fueron cumplidos, permaneciendo a la espera de la
nóstica poco pudo aportar a la discusión general de la necesaria publicación de unas actas que cristalicen lo allí
reunión. discutido y presentado. Al mismo tiempo, hemos de con-
Lo apretado del programa y los desajustes horarios fiar en que las líneas de trabajo sobre Cogotas I asuman
impidieron el desarrollo del debate en cada jornada. No los retos planteados en la Reunión y que en los próximos
obstante, se había reservado por completo la tarde del años puedan ir aclarándose algunas de las cuestiones en
tercer día para la discusión y reflexión conjunta, cum- debate sobre este grupo arqueológico.
pliendo con los objetivos iniciales de la Reunión. Cogo-
tas I sigue siendo un tema de investigación en el que aún
hoy las incertidumbres continúan predominando sobre
las certezas. A pesar de todo, un animado y fructífero diá- David González Álvarez
logo abordó temas como la posible jerarquización del Becario FPU. Departamento de Prehistoria, UCM
patrón –o patrones– de poblamiento en Cogotas I; la davidgon@ghis.ucm.es

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ABARQUERO MORAS, F.J. (2005): Cogotas I. La difusión de un tipo cerámico durante la Edad del Bronce. Junta de
Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, Valladolid.
FERNÁNDEZ-POSSE, M.D. (1998): La investigación protohistórica en la Meseta y Galicia. Síntesis, Madrid.

173 Complutum, 2010, Vol. 21 (1): 169-196