You are on page 1of 3

EJERCICIO DE “TOMAR A LA MADRE”

Al pensar en tu madre reconoce cómo te sientes sin importar cómo sea tu


relación con ella hoy, si está viva o la conociste . Cuando traes a tu madre o la imagen
que tienes de ella a tu mente en tu cuerpo la sensación que siente es de paz, tranquilidad, de estar cobijado,
contenido o cuando piensas en ella sientes algún tipo de contracción, o miedo, angustia, tal vez te sientes muy
muy pequeño y desvalido, solo esta pequeña observación interna permitirá reconocer qué tan fuerte está tu
vínculo con ella o que tan débil; es un ejercicio de diagnóstico que rápidamente te deja ver si hay algo por

hacer para fortalecer tu vínculo con ella. Ahora imaginándola frente a ti le dices:
Tú eres mi madre y yo soy tu hijo, más allá de lo que sucedió y de
cómo sucedió, tú eres quién me dio la vida y por eso te doy
gracias.
Haz esto una vez al día por 3 días y reconoce si algo cambia en tu
cuerpo y las sensaciones que sientes hacia ella.
EJERCICIO DE “TOMAR AL PADRE”
tu padre también te dio la vida: él participó. Tu padre, permanece en tu corazón. Significa esto que sin
importar qué pasó en tu relación con él, sin importar si te ha acompañado toda la vida y sigue presente o si ni
siquiera lo conociste, en donde él realmente se encuentra y ha estado siempre es en tu corazón, y allí es donde
lo puedes encontrar, allí es donde te reconcilias y sanas tu vínculo con él.

Reconoce que sucede cuando piensas en tu padre, Ahora imaginándolo frente a ti le dices : Tú
eres mi padre y yo soy tu hijo, más allá de lo que sucedió y de
cómo sucedió, tú eres quién fue hacia mi madre y puso en ella mi
vida y por eso te doy gracias.
Haz esto una vez al día por 3 días y reconoce si algo cambia en tu
cuerpo y las sensaciones que sientes hacia el.

RECONCILIACION ENTRE HOMBRE Y MUJER


La reconciliación no tiene que ver con perdonar sino con el hecho de poder ver al otro y reconocerlo tal cual
como es con su historia y la historia de sus ancestros como fue, y que el otro me pueda ver de igual manera.
Comienza mirando tú mismo atrás y reconociendo tu propia historia, que vienes de una historia de mujeres y
hombres que fue de cierta manera y que determina la forma en que te relacionas con las personas de tu
propio sexo y del otro sexo.

Observa en tu cuerpo cómo se siente ser hombre o mujer, es decir, si eres mujer cómo te sientes siendo mujer
y reconoce si es cómodo o es incómodo.

Generalmente cuando hay carga cuando hay contracción, cuando es incómodo es porque de alguna forma no
hemos sanado esta relación con aquellos ancestros de nuestro mismo sexo porque seguramente estamos
cargando con sus vivencias no resueltas.

Ahora imagina a tu pareja frente a ti o a alguien muy cercano del otro sexo. y le dices :

Tu eres un hombre (o una mujer) y yo soy una mujer (un hombre). En mi


está puesta toda la historia de mis ancestros hombres/mujeres de mi
mismo sexo. En mi habita su dolor su rabia y su culpa; a veces siento eso
hacia ti, pero casi nunca tiene que ver contigo. Hoy elijo empezar a verte
como eres realmente más. allá de la historia de nuestros ancestros y con
mucho amor hacia ellos.
Haz esto una vez al día por 3 días y reconoce si algo cambia en tu cuerpo y las sensaciones que sientes hacia el
otro.

SANAR LAS ADICCIONES

las adicciones se dan cuando no has podido tomar a tu padre y estás buscando la fuerza para vivir la vida en
otra parte.

Tomar al padre es el primer paso que le permite al adicto tomar la 16 fuerza para enfrentar su adicción y
encaminarse hacia la desintoxicación y el cambio de hábitos que llevan a la recuperación

El ejercicio que te propongo es que consideres a qué eres adicto, que es aquello que no puedes controlar
cuando lo quieres para ti: puede ser dulce, cigarrillo, victimizarte, puede que ya tengas clara una sustancia,
pero si no es así si no fumas, si no tomas, sino eres adicto a una sustancia entonces considera que es aquello
que no eres capaz de no tener, cuál es aquella indulgencia que te das todo el tiempo y no le pones freno ni
límite: puede ser comprar compulsivamente, comer dulce, comer de sal, puede ser simplemente estar ansioso
y tener que estar haciendo algo todo el tiempo, hacer y hacer en forma de indulgencia y no no darte el
permiso de parar. Cuando tengas claro a que eres adicto piensa:

eso a lo que eres adicto ¿para qué te está dando fuerza? ¿para levantarte?, lo que te da es esperanza?, lo que
te da es como cariño o abrigo emocional?, qué es? ¿qué es lo que no tienes en tu vida que esta sustancia está
sustituyendo y reconoce cómo ese vacío está originalmente en algo que crees que te faltó de tu padre o tu
madre.

imagina a tu padre, tu madre o ambos frente a ti y les dices: Tomo


el 100% de lo que SI me
dieron. Lo que no me pudieron dar no existe, no lo puedo tomar. Pero lo
que SI me dieron: la vida y todo lo demás eso si lo puedo tomar. Lo bueno
y lo otro también, gracias a todo eso soy el que soy hoy y elijo poner toda
mi historia a mi favor. Todo lo que me dieron fue suficiente porque aquí
estoy en la vida, yo sobreviví, fue suficiente.

INCLUIR A LOS HERMANOS NO NACIDOS


Cuando dices somos cinco yo soy el tercero no cuentas a ese que sabes que
no nació o que murió muy temprano entonces puedes ahora incluirlo en la
cuenta, ubícate y reconoce cuál es tu lugar cuál es tu número y te lo dices:
“soy el numero tal”. Tal vez puedes preguntar un poco con respeto si se
sabe la existencia de otros hermanos solo esto va a generar un movimiento
en ti y vas a sentirte más ubicado en relación a tu contexto familiar.