You are on page 1of 9

Diseño y medición del trabajo

El diseño del trabajo consiste en especificar las actividades de trabajo de un individuo


o un grupo en el contexto de una organización. Con el diseño se pretende asignar las
funciones en una empresa de manera que se satisfagan las necesidades de la empresa
u organización y la tecnología, pero también deben cumplir los requerimientos
personales de los trabajadores.

En los últimos años, el papel del diseño del trabajo ha cobrado mucha importancia
principalmente por dos motivos:

1. La importancia de la calidad en los productos. Para conseguirla es necesario que un


buen diseño de los puestos de trabajo y sobre todo la implicación de los trabajadores.
El compromiso de los trabajadores se reconoce como un factor clave para llevar a la
empresa al éxito.

2. El cambio continuo de la naturaleza de los trabajos y su localización. Los rápidos


avances tecnológicos han hecho que se requieran en los trabajos mayor conocimiento
técnico, mayor habilidad y mayor implicación por parte de los empleados.

Para llevar a cabo el diseño de un puesto de trabajo es necesario tener en cuenta las
características esenciales de los trabajadores, las tareas que se han de realizar, el
horario de trabajo, los motivos de la empresa para llevar a cabo ese trabajo y así
traducirlos en objetivos motivantes de los empleados. Se trata de factores técnico-
físicos basados en el contenido de los trabajos a realizar y el contexto físico de los
mismos y de factores socio-psicológicos basados en aspectos sociales y personales de
los trabajadores.

Dentro del primer tipo de factores, es importante determinar el grado de


especialización que el empleado va a tener en la realización de sus tareas. La
especialización, por un lado, ha permitido a las empresas producir gran cantidad de
bienes a bajo coste, pero una especialización extrema puede tener consecuencias
negativas para los trabajadores, pues causa sensación de rutina, aburrimiento y su
capacidad de aprendizaje se limita enormemente. Estas consecuencias negativas en
los trabajadores se acaban traduciendo en consecuencias negativas para el propio
proceso productivo. Las empresas deben buscar el grado óptimo de especialización.

El diseño del trabajo se realiza teniendo en cuenta los dos tipos de factores antes
comentados mediante los métodos humanos y los métodos técnicos.

MÉTODOS HUMANOS.

Los métodos humanos tratan de hacer el trabajo más interesante a los empleados
reduciendo fundamentalmente el grado de especialización. Se puede hablar de tres
métodos desarrollados para conseguir la satisfacción de los trabajadores, el modelo de
las características del trabajo, la teoría de los dos factores de Herzberg y la teoría de
los sistemas socio-técnicos.

– Modelo de las características del trabajo: Este modelo plantea como la interacción
entre un conjunto de características del puesto y diferencias individuales influyen en
la motivación, satisfacción, productividad y tendencias de abandono como el
absentismo.

El modelo establece en forma genérica que cuando el colaborador encuentra en su


puesto de trabajo las cinco dimensiones básicas del puesto, experimenta los estados
psicológicos que se ubican al centro del modelo, y éstos conllevan a que el sujeto
muestre resultados como satisfacción alta, motivación intrínseca, baja rotación y
absentismo. En la figura siguiente se pueden ver las dimensiones básicas en relación
con los estados psicológicos y los resultados en el trabajo.
-Modelo de las características del trabajo.

Es importante por tanto que en una empresa se den las dimensiones básicas que
especifica la figura y es en el diseño del trabajo dónde se especifican estos puntos al
asignar las tareas.

Las cinco dimensiones son:

1. Variedad de habilidades: Se busca la realización de diversas actividades por parte


de los trabajadores, para que así utilicen muchas de sus aptitudes y habilidades. Así el
trabajador puede ver el empleo más interesante y le puede suponer un reto constante
que lo mantiene activo y con ganas de esforzarse.

2. Identidad de la tarea: El trabajador quiere ser responsable de una fase concreta del
trabajo para así mantener su interés.

3. Significado de la tarea: Se refiere a la percepción del trabajador sobre la influencia


de su trabajo en otras personas.

4. Autonomía: Es la libertad que tiene el trabajador para realizar sus tareas.

5. Retroalimentación: Retroalimentación del trabajo, de los agentes sociales y del


contacto con otros.

Así con estas cinco dimensiones se consigue reducir el absentismo laboral, disminuir
los retrasos en la entrada de trabajadores, mejorar la productividad y calidad,
solucionar problemas de trabajo diario, aumentar las habilidades y enriquecer
personalidad y por último mejorar la formación e integración de trabajadores.
Teoría de los dos factores de Herzberg.

Esta teoría habla de dos factores en el trabajo:

– Factores higiénicos o insatisfactorios: Se refieren a las condiciones que rodean al


empleado mientras trabaja, incluyendo las condiciones físicas y ambientales del
trabajo, el salario, los beneficios sociales, las políticas de la empresa, el tipo de
supervisión recibido, el clima de las relaciones entre la dirección y los empleados, los
reglamentos internos, las oportunidades existentes, etc. Herzberg, considera esos
factores higiénicos como muy limitados en su capacidad de influir poderosamente en
el comportamiento de los empleados. Escogió, la expresión “higiene” exactamente
para reflejar su carácter preventivo y profiláctico y para mostrar que se destinan
simplemente a evitar fuentes de insatisfacción del medio ambiente o amenazas
potenciales a su equilibrio. Cuando esos factores son óptimos, simplemente evitan la
insatisfacción, ya que su influencia sobre el comportamiento no logra elevar
substancial y duraderamente la satisfacción. Sin embargo, cuando son precarios,
provocan insatisfacción.

– Factores motivadores o satisfactorios: Se refieren al contenido del cargo, a las


tareas y a los deberes relacionados con el cargo. Son los factores motivacionales que
producen efecto duradero de satisfacción y de aumento de productividad en niveles
de excelencia, o sea, superior a los niveles normales. El termino motivación, para
Herzberg, incluye sentimientos de realización de crecimiento y de reconocimiento
profesional, manifestados por medio del ejercicio de las tareas y actividades que
ofrecen suficiente desafío y significado para el trabajador. Cuando los factores
motivacionales son óptimos, suben substancialmente la satisfacción; cuando son
precarios, provocan ausencia de satisfacción.
Teoría de los sistemas socio- técnicos.

Esta teoría considera que el sistema socio- técnico se estructura en dos subsistemas:

*El subsistema técnico: conlleva la tecnología, el territorio y el tiempo. Es el


responsable de la eficiencia potencial de la organización.

*El subsistema social: comprende los individuos, las relaciones sociales y las
exigencias de la organización tanto formal como informal. Transforma la eficiencia
potencial en eficiencia real.

Estos dos subsistemas presentan una íntima interrelación, son interdependientes y se


influyen mutuamente. El enfoque socio-técnico concibe a la organización como una
combinación de tecnología y a la vez un subsistema social.

MÉTODOS TÉCNICOS.

El estudio del trabajo tiene como objetivo incrementar la productividad sin recurrir a
grandes inversiones de capital y sin exigir un mayor esfuerzo a la mano de obra. Este
incremento de productividad se consigue únicamente racionalizando el trabajo, para
ello se debe eliminar el tiempo suplementario y el tiempo improductivo. Para realizar
cualquier trabajo el tiempo que se invierte es el tiempo mínimo para realizar una tarea
más el tiempo suplementario y el tiempo improductivo.

El tiempo suplementario se divide a su vez en A (debido a un mal diseño en el


producto) y en B (debido a que el proceso productivo está mal diseñado).

El tiempo improductivo (el trabajador no realiza ningún trabajo) que se divide en el C


(el trabajador está parado por causas imputables a la dirección o el D (por causas
imputables al trabajador).

El estudio trata de incrementar la productividad reduciendo o eliminando el tiempo


suplementario y el tiempo improductivo, mediante el diseño de procesos productivos
más eficaces que mejoren la utilización de materiales, máquinas y mano de obra,
mejorando la distribución en planta, equilibrando la cadena de producción con el fin
de eliminar cuellos de botella (menos salida de la entrada siguiente), mejorar la
motivación de los trabajadores para reducir el absentismo y los descuidos (reducción
de accidentes). Por lo tanto, el estudio del trabajo no tiene como único objetivo el
incremento de la productividad, porque tiene otros como la mejora de la calidad de
los productos, la mejora de los sistemas productivos, así como la mejora de la
satisfacción de los trabajadores y la seguridad en el trabajo.

El estudio del trabajo implica el estudio de métodos (registro sistemático de los


modos existentes de llevar a cabo un trabajo, como medio de idear y aplicar métodos
más sencillos y eficaces, reduciendo los costes) y la medición del trabajo (aplicación
de técnicas para determinar el tiempo que invierte un trabajadores en llevar a cabo
una tarea definida efectuándola según una norma de ejecución preestablecida).

Estudio de métodos.

Este estudio trata de eliminar los tiempos suplementarios realizando un examen


crítico de los procedimientos utilizados, tratando de mejorar esos procedimientos para
reducir el esfuerzo humano, mejorar la utilización de materiales, de máquinas y de
mano de obra, y eliminar los movimientos innecesarios tanto de materiales como de
personal.

Medición del trabajo.

Consiste en la aplicación de diferentes técnicas para determinar el tiempo que invierte


un trabajador cualificado en llevar a cabo una tarea definida, efectuada según una
norma de ejecución previamente establecida (que se habrá establecido en el estudio
de métodos). Con la medición del trabajo se pretende:
*Comparar la eficacia y la eficiencia de los métodos de trabajo, en condiciones de
igualdad el mejor método será aquel con el que se tarde menos tiempo en realizar la
tarea.

*Repartir la carga de trabajo entre los distintos equipos de trabajadores con el fin de
que todos utilicen un tiempo similar.

*Determinar el número de operaciones que puede realizar.

*Obtener información para la programación de la producción, conociendo las


necesidades de la mano de obra para una determinada cantidad de producción.
Además podemos así saber el tiempo que utilizamos en dicha producción y podemos
determinar los plazos de entrega de nuestros productos a los clientes.

*Establecer incentivos, ya que con la medición del trabajo se establece el tiempo tipo
y si un trabajador realiza el trabajo en un tiempo inferior al tipo se le asigna una
prima.

*Controlar los costes de mano de obra, ya que una vez fijado el tiempo tipo todos
aquellos trabajadores que utilicen para realizar la tarea un tiempo superior al tipo,
significa que están teniendo tiempo improductivo (están parados en algún momento)
lo que permite destacar aquellos trabajadores improductivos que están superponiendo
un coste superior para la empresa.

Algunas técnicas de medición del trabajo son:

– Muestreo del trabajo. El muestreo del trabajo consiste en determinar mediante


muestreo el tiempo en el que no se está realizando ningún trabajo (el tiempo que se
pierde), tiempo improductivo.

– Tiempos indeterminados. Lo que utilizan para calcular el tiempo tipo son unas
tablas que determinan cada tarea, cuanto tiempo requiere para su realización.
– Datos tipo. Parecido al anterior, sólo se utilizan tiempos predeterminados para las
tareas más repetitivas, utilizándose el cronómetro en las tareas más específicas.

– Estudio de tiempos. Se utiliza para registrar los tiempos y ritmos de trabajo


correspondientes a una tarea, efectuados en condiciones determinadas para analizar
esos datos y conocer el tiempo que se tardará en realizar esa tarea según una norma
preestablecida. Las fases en el estudio del tiempo son:

*Elegir el trabajador que vamos a medir, el trabajador debe ser cualificado,


entendiendo por esto aquel que tiene las condiciones físicas y los conocimientos
necesarios para efectuar el trabajo según las normas de seguridad, cantidad y calidad.

*Comprobar el método de ejecución, ya se habrá realizado en el estudio de método y


simplemente tendremos que obtener en la hoja donde se ha registrado el nuevo
método de trabajo.

*Determinar el número de veces que vamos a realizar la medición, para comprobar


cuál será el tiempo medio.

*Cronometrar cada uno de los elementos de que se descompone la tarea que se


analizan tantas veces como nos diga el paso anterior. Una vez realizado el
cronometraje de cada uno de los elementos, se añade a estos tiempos, tiempos
suplementarios para reponerse de la fatiga para atender a las cuestiones fisiológicas y
la suma de estos tiempos más el tiempo cronometrado será el tiempo tipo, tiempo que
servirá para establecer las necesidades de mano de obra, para establecer las primas de
producción y para realizar una adecuada programación de tareas.

Conocido en profundidad el diseño del trabajo, sólo me gustaría comentar la


importancia que creo que tiene este punto en las empresas. Que importante es tanto
para la empresa como para el trabajador que éste se encuentre a gusto y apoyado por
la empresa. Es muy importante evitar esa rutina que amarga a la sociedad y que hace
que no realicemos bien el trabajo al que nos dedicamos. Es verdad, que en ocasiones,
es complicado solucionar este último punto, pero la empresa puede hacer mucho para
que el trabajador tenga ganas de mejorar en sus tareas y quiera mejorar la eficiencia
de la misma. La empresa debe implicar a los trabajadores, hacerlos formar
activamente en la familia empresarial para que empleen sus habilidades y aptitudes en
la mejora de la producción.

Sin embargo, a pesar de que parece muy fácil, llevar a cabo todas estas ideas, hoy en
día, todavía existen multitud de empresas que no cumplen estas características y sólo
consiguen la desmotivación de los trabajadores.