You are on page 1of 1

La historia de la consolidación americana es muy larga y sus antecedentes se

remontan hasta 1810 en que el chileno Juan Egana habló sobre la posibilidad de unión de las
naciones americanas, (refiriéndose en el fondo, a las de origen hispanoamericano). Luego en
1815, Don Simón Bolívar enfocó el mismo tema en su famosa Carta de Jamaica. La primera
reunión en este sentido tuvo lugar en Panamá en
1826, pero fue un fracaso porque sólo asistieron Perú,
México, Colombia y los países de América Central.
Así fueron pasando los años; pero la idea de Simón
Bolívar siguió germinando un poco más y en 1847, se
reunió en Lima el primer Congreso Americano con
asistencia de países como Perú, Bolivia, Chile,
Ecuador y Colombia. Luego en 1856 el Congreso
continental de las Repúblicas Americanas en Santiago
de Chile. En 1846 hubo, por segunda vez, una
reunión en Lima, denominada esta vez Congreso
Americano, con la asistencia de Perú, Chile, Bolivia,
Colombia, Ecuador, Guatemala y Venezuela.

Ulteriormente el término latinoamericano fue


sustituido por el de panamericanismo. Así, todos los países americanos, excepto la República
Dominicana, se reunieron en Washington en la Primera Conferencia Internacional de los
Estados Americanos. De esta histórica reunión nació la UNION PANAMERICANA, el 14 de
Abril de 1890, fecha que se recuerda como el DIA DE LAS AMERICAS en todos los países
miembros de la Unión Panamericana.

Este organismo se reunió ocho veces en forma regular y cuatro en forma


extraordinaria, antes de la creación de la Organización de Estados Americanos en 1944 – 1948.

A través de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, los países


miembros se esfuerzan por lograr un orden de paz y justicia, fomentar su solidaridad,
robustecer su colaboración y defender su soberanía, integridad territorial e independencia. Para
lograr estos principios en que se funda y cumplir con sus obligaciones regionales, la OEA se ha
propuesto los siguientes objetivos: afianzar la paz y la seguridad continental; asegurar la
solución pacífica de las controversias que surjan entre los estados miembros; promover por
medio de la acción cooperativa su desarrollo económico, político y social, entre otras acciones.

No siendo suficientes todas estas acciones se hizo urgente establecer la


reglamentación del Organismo Internacional Americano, y el 30 de Abril de 1948 se firmó en
Bogotá la Carta de la Organización de los Estados Americanos, documento fundamental donde
se consagran todos los principios del derecho americano.