You are on page 1of 3

LOS DEPÓSITOS DE MINERAL DE LATERITA DE NÍQUEL: RESISTIDO SERPENTINITAS

Los minerales de laterita de níquel representan más del 60% del suministro mundial de níquel.
Ellos son el producto de la intemperie intensiva profunda de serpentinitas bajo condiciones
tropicales húmedas.

El níquel se concentra a más del 1.0% en peso y está alojado en una variedad de óxidos
secundarios, silicatos de Mg hidratados y esmectitas. La formación, mineralogía y grado de los
depósitos están controlados por la interacción de la litología, la tectónica, el clima y la
geomorfología. Más los depósitos tienen un desarrollo multifásico, evolucionando según su
clima y / o cambio del entorno topográfico. Se formaron los depósitos más ricos (> 3% en peso
de Ni) donde los regolitos ricos en óxido se elevaron y el Ni se lixivió para concentrarse en
silicatos neo-formados en la saprolita.

Las lateritas de níquel son regolitos intensamente erosionados con uno o más más horizontes
que contienen reservas explotables de níquel (Ni), comúnmente, cobalto (Co) y, raramente,
escandio (Sc). Son definido por criterios económicos, más que geológicos, a saber que los grados
y tonelajes de Ni-Co son suficientes para ellos ser extraído, procesados y rehabilitados con
financiamiento (y beneficio social. Las lateritas de níquel se forman en serpentinitas y, para los
que se encuentran en rocas ultramáficas, parcialmente o sin serpentinizadas, los minerales
serpentinos son comúnmente algunos de los primeros productos de intemperismo.

Lateritas de níquel constituyen del 60 al 70% de los recursos de níquel del mundo, pero a pesar
de que se han extraído durante unos 140 años, hasta 2000 representaban menos del 40% de la
producción mundial de Ni, siendo el resto de sulfuro de minerales.

CARACTERÍSTICAS DE DEPÓSITO
Regolito lateríticos

Los regolitos lateríticos generalmente consisten en muchos o todos los siguientes horizontes
(desde la base): saprock, saprolite, plasmic zona, zona moteada, duricrust ferruginoso y / o
aluminoso o gravas, y suelo (Eggleton 2001); saprolite puede comprender más del 80% del
espesor total del perfil. Ellos tienen desarrollado bajo condiciones tropicales húmedas a
subtropicales, bajo regímenes climáticos actuales y / o pasados. Un regolito laterítico
desarrollado en rocas ultramáficas puede contener económicamente concentraciones
significativas de Ni en uno o más horizontes, y son estas unidades las que lo definen
comercialmente como una "laterita de Ni"

Hay tres tipos generales de mineral, basados en el minerales que albergan Ni: óxidos, silicatos
de Mg hidratados y arcilla silicatos.
La mayoría de los perfiles de laterita de Ni tienen dos tipos de mineral, un componente de
óxido y un silicato hidratado o un componente de silicato de arcilla.

Los depósitos de óxido

Están dominadas por oxihidróxidos de Fe, principalmente de goetita, en los mediados a saprolita
superior y se extiende hacia arriba a la zona de plásmica. El níquel se encuentra alojado
principalmente en goethita, por sustitución de Fe y / o por adsorción. Óxidos de manganeso
comúnmente abundante y se enriquecen en tanto Co y Ni. Depósitos de óxido tienen grados
medios de aproximadamente 1,0 a 1,6% en peso Ni y representan aproximadamente el 60% del
total de recursos de laterita de Ni.
Depósitos de silicato de magnesio hidratado.

Los depósitos de silicato de Mg hidratado se forman en la saprolita media a inferior, con Ni


concentrado en variedades nickeloanas de serpentina, talco, clorita y sepiolita, algunas de las
cuales están pobremente definidas y conocidas informalmente como "garnierita" (Figuras 2C,
4). Estos son los depósitos de mayor ley (localmente de 2% a más de 5% de Ni) e, históricamente,
la mayoría de las lateritas de Ni eran de este tipo. Representan aproximadamente el 32% de los
recursos totales de laterita de Ni, con una ley media de 1,44% en peso.

La mayoría de los depósitos de silicato de Mg hidratados se desarrollan en peridotita de


harzburgita oftolítica y serpentinizada, y son más conocidos por las regiones de alto relieve
tectónicamente activas en la zona del Pacífico y el Caribe.

La lizardita primaria parcialmente erosionada, en la cual el Mg ha sido intercambiado por Ni, es


un mineral hospedador significativo en muchos depósitos (Golightly 1979, Pelletier 1996).
Además, el Ni está alojado en una amplia variedad de minerales de silicato neo formado, algunos
de los cuales pueden ser muy ricos en Ni (3-40% de Ni).

Los depósitos de arcilla de silicato

Los depósitos de laterita de arcilla y silicato Ni han sido recientemente reconocidos y explotados
como un tipo de mineral, aunque la presencia de arcillas gruesas que contienen Ni en el regolito
desarrollado en El lecho rocoso peridotítico serpentinizado se conoce desde hace mucho
tiempo. Los principales minerales del mineral son Saponita rica en Ni y esmectita en saprolita y
pedolito medio a superior (Figuras 2D, 5). Los depósitos generalmente tienen grados de 1.0-
1.5% en peso de Ni y representan aproximadamente el 8% de los recursos totales de laterita de
Ni.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA DISTRIBUCIÓN Y FORMACIÓN DE NÍQUEL LATERITA

La geología lecho de roca


Litología de Las lateritas de níquel se forman casi exclusivamente en rocas ultramáficas ricas en
olivino y sus equivalentes serpentinizados, que representan un protore que contiene 0,2 a
0,4% de Ni. El tipo de depósito está parcialmente influenciado por la litología de las rocas
ultramaficas

El grado de serpentinización de las peridotitas influye en la naturaleza y abundancia de silicatos


de Mg hidratados que se forman en perfiles desarrollados en entornos de drenaje libre.

Entorno tectónico Alrededor del 85% de los recursos de laterita de Ni se encuentran en los
terrenos de acreción del cinturón Circum-Pacífico, el Caribe y los Balcanes, principalmente en
dunita ofiolítica serpentinizada y peridotita de harzburgita.

Los depósitos restantes se encuentran en serpentinitas en terrenos cratónicos, formados por


peridotitas basales y dunitas en Archaean a intrusiones en capas paleozoicas.

Estructura Las fracturas, averías y zonas de cizalla en lecho de roca y regolito puede fuertemente
influir en el espesor, el grado y, en algunos lugares, tipo de depósito de laterita de Ni.

Clima

La mayoría de los depósitos de laterita de Ni se producen en las presentes zonas tropicales


húmedas.
No existe una relación clara entre el presente clima y el tipo de mineral, grado o tamaño. Aunque
silicatos de Mg hidratados son más abundantes en los trópicos y silicatos de arcilla presente en
las zonas semiáridas, esta distribución es en gran parte debido a sus ajustes tectónicos,
estructurales y geomorfológicos, que afectan el estado de drenaje y la vulnerabilidad a la
erosión.

Edad de meteorización

Debido a que la mayoría de los depósitos de laterita de Ni, y los paisajes en los que ocurren, se
formaron y evolucionaron durante largos períodos bajo diferentes regímenes de intemperismo,
solo podemos estimar los períodos de meteorización más intensa, en lugar de atribuir tiempos
de formación específicos.

Los depósitos más antiguos ocurren en cratones, partes de los cuales pueden han estado
expuestos a la intemperie subaérea durante gran parte del Fanerozoico.

Geomorfología

Las lateritas de níquel se producen en regiones con un regolito profundo y fuertemente


meteorizado. Esto implica (1) formación en terrenos con suficiente estabilidad tectónica y bajo
relieve que la tasa de meteorización excede la de la erosión, y (2) preservación debido a bajo
relieve y protección contra la erosión ya sea por enterramiento o blindaje por duricrusts
ferruginosos o silíceos. Estas condiciones prevalecen en cratones pero menos en terrenos de
acreción. En este último, la mayoría de los depósitos se producen en mesetas disectadas, donde
los restos elevados de una cubierta de regolito previamente más extensa se erosionan
activamente y se conservan bien solo debajo de duricrust en crestas, laderas superiores y
terrazas.

FORMACIÓN Y EVOLUCIÓN DE LATERITAS DE NIQUEL

Formación directa Muchos depósitos se formaron durante un episodio de intemperismo


esencialmente continuo bajo un clima de sabana predominantemente húmedo. En ambientes
de drenaje libre, el Ni liberado por la hidrólisis de olivino u olivino serpentinizado se retiene en
gran medida y está hospedado por goethita.

Formación de múltiples etapas La elevación tectónica ha jugado un papel importante en la


formación de algunos depósitos en áreas de bajo relieve original al rejuvenecer la topografía y
bajando niveles freáticos previamente altos.

CONCLUSIONES

La formación de lateritas de Ni implica la interacción de numerosos factores geológicos y


ambientales. Comienza con el emplazamiento y la serpentinización del protocolo ultramáfico,
seguido de la exposición a un clima tropical húmedo y el desarrollo de un regolito profundo y
intensamente meteorizado. Durante esta fase, el Ni se concentra en goetita y / o esmectita y el
enriquecimiento es en gran parte residual, debido a la pérdida de Mg y Si. Posteriormente, la
mayoría de los depósitos han sido sometidos a cambios tectónicos y / o climáticos. Donde estos
causaron poca erosión, condujeron al entierro o, con climas más áridos, redujeron la velocidad
de exposición a la intemperie, los depósitos se preservaron con solo modificaciones menores.