You are on page 1of 15

Bestiario corporativo: Monstruos en tu trabajo

Estos engendros con las que miles de héroes y heroínas tienen que
lidiar, se hacen llamar en nuestros días de forma genérica "jefes" y
"compañeros".

Las nuevas aventuras de la humanidad suceden en laberintos minoicos de tabla roca,
en   naves   de   cristal   que   navegan   mares   de   politiquería   corporativa   plagados   de
monstruos   horrendos   que,   si   Heracles   los   tuviera   que   enfrentar,   pondría   sus
sandalias en polvorosa. Son bestias que lejos de ser adversarios dignos (como lo
sería   la   competencia   de   otra   empresa),   resultan   ser   enemigos   ilógicos   que   se
alimentan del dolor ajeno. De estos seres emanan todo tipo de humores fétidos de
envidia y retroceso. Estos engendros con las que miles de héroes y heroínas tienen
que   lidiar,   se   hacen   llamar   en   nuestros   días   de   forma   genérica   “jefes”   y
“compañeros”.
Soy un viejo sobreviviente, y en ayuda de los que sufren su propia Odisea, he aquí
una descripción de las bestias que yo he enfrentado; que sirva de guía o al menos de
entretenimiento para otros argonautas. No son fantasías, son muy reales… y es muy
probable que en este momento tu propia epopeya incluya al menos uno de ellos.
Nota: A todas las bestias se les nombra en femenino o masculino, pero pueden ser
de cualquier género.

“Sin   sentimientos   de   respeto,   ¿cómo   distinguir   a   los   hombres   de   las


bestias?” Confucio.
Cíclope

Monstruo   de   poca   visión,   no   muy   hábil.   Cuando   no   es   lento   es   estorboso   o


simplemente  tonto.  Poco capaz,  pero  de  gran  tamaño dentro  de  la  organización;
aunque  lo desprecies  tiene  suficiente  poder para  aplastarte  y desaparecerte  de la
historia.   John   Hoover   en   su   libro   “Cómo   trabajar   para   un   idiota”,   describe   la
experiencia con un cíclope de la siguiente forma: "Los idiotas no saben que lo son, y
cuando llegan a ser jefes no es gracioso. Ellos se creen más de lo que son”.
Tip heróico: Al ser de visión corta, ofrécele la tuya. Hazle creer que tus ideas son
de él, sonreirá bobo y pensará que es un genio. Se necesita ser un auténtico héroe
para tolerar que él se lleve el reconocimiento, pero será temporal; en algún momento
tendrás que cegarlo y largarte de su lado, dejándolo solo en su cueva de egoísmo e
imbecilidad… a menos, claro, que te hayas acostumbrado al agrio potaje que te da
para mantenerte vivo y preso (tu seguro sueldo quincenal).
Arpías
 

Es un grupo de jefecillos en la empresa; ambiciosas aberraciones que se dedican a
“arpiar” a los demás por el poder que les es conferido por el propio pueblo y algún
dios. Con sus garras pescan y llevan al Hades sus hurtos, incluidas las almas de las
otrora   buenas   personas.   Solamente   ven   por   su   propio   interés.   Preparan   caldos   y
pócimas diabólicas en sus “juntas”, que realmente son aquelarres siniestros con el
diablo (lo besan convertido en chivo pensando que eso les dará dinero y poder). Es
difícil que prosperen tus ideas en beneficio de la organización ante esta magia negra.
Tip heróico: Se requiere  de  una capa  invisible de  paciencia (pídesela a Cronos,
padre del tiempo). Dismimuladamente, ponte de su lado como mero observador del
aquelarre, pero no beses al chivo de la corrupción, por atractivo que te parezca al
estar   ahí.   Estas   bestias   se   cruzaron   con   otras   llamadas   “las   grises”   y   se   vieron
afectadas por una maldición: poseen entre todas, un solo ojo que comparten (su
egoísmo)   para   ver   en   turnos.   Así   que   finge   que   sostienes   ese   horroroso   ojo…
mientras en la olla que ellas rodean, vierte cuatro ramas verdes de responsabilidad
social, tres amargas gotas de lágrimas de estoicismo, y un corazón de pasión por un
proyecto importante (sólo uno para que no lo noten). Piensa que todo es temporal, su
pobre ojo eventualmente será comido por el chivo con el que bailan desnudas, de
eso que no te quepa duda.
Górgona

Persona que probablemente fue bella en algún sentido (no necesariamente físico),
pero la vida le ha jugado mal, y ahora vive molesta petrificando a todo el que se
presente ante su vista. Las serpientes de su cabeza le hablan todo el tiempo sobre
ideas negativas, que le hacen desconfiar en 360° y atacar brutalmente, sin piedad. La
górgona más famosa fue Medusa, hoy es muy común encontrar especímenes en el
área de finanzas o contabilidad, pero su hábitat puede ser cualquier lugar que le
permita ejercersu agrio poder. Una característica importante es que actúa como si la
empresa fuera suya.
Tip heróico: No la enfrentes directamente, busca que su amargura se refleje en tu
escudo  de  sensatez  y  educación,  no  te  petrifiques  odiándola.  Al  ver  sus  propios
actos,   eventualmente   cambiará   (pasa   cuando   se   enferman   de   tanta   acidez   en   su
sangre) o morirá bajo su propio poder petrificada... algún día… porque viven mucho
en las empresas.
Pitón

Gigantesca víbora, ágil e inteligente, tal vez con menos estudios que tú, pero mucho
más malicioso y ambicioso. Tiende a perseguir porque se siente a su vez perseguido
por un dios que sabe lo que es y hace… a ese dios unos le llaman Apolo, otros
Consciencia. Se desplaza siempre baja el agua; el cree que se esconde, pero todos lo
notan. Hiede de la boca (invariablemente) y a veces consiente a algunos humanos
que tontamente creen que son ayudados; lo que no saben es que en realidad son
esclavos o ganado de engorda. Odia a los que saben más o que destacan, el Pitón es
envidioso   sin   saberlo   y   le   repugna   lo   que   brilla,   trata   de   engullirlo   o   como
anaconda… lo estrangula.
Tip   heróico: Tienes   dos   opciones:   evadirlo   o   enfrentarlo.   Evadirlo   es   lo   más
sensato, recuerda que hiede (con esta bestia tu mejor arma es el olfato intuitivo), así
que   sabrás   cuando   está   cerca.   Le   gusta   que   su   presa   madure...   tarda
aproximadamente un año en atacarte repentinamente para que desaparezcas. Así que
cuando lo percibas, ten claro el tiempo que te queda para moverte.
Es más divertida la segunda opción: enfrentarlo. Es más poderosos que tú y muy
inteligente, así que vale la pena sacar la espada de nombre “Autoestima” que Zeus te
dio, y clavársela varias veces en el ego de su ignorancia. Es importante que nunca
olvides  que  el escudo que  te  dio Atenea  llamado “Idealismo”  es  mayor que  tus
propios   intereses,   y   de   ahí   proviene   su   magia   y   poder.   Como   buen   héroe,
probablemente   mueras   (te   corran)   …   pero   he   aquí   lo   maravilloso:   aunque   seas
griego, pasarás como vikingo al Valhalla por tu heroísmo (una especie de Olimpo).
En otro paraíso (empresa, institución) podrás contar tus aventuras para que otros
aprendan, o regresar a la tierra y volverte Pitoniso(a), gracias al poder predictivo que
te dejó su mal olor de boca.
Grifo

Son estos monstruillos que aparecen adosados en catedrales dando un toque maligno
y   diabólico   a   las   fachadas.   En   las   organizaciones   se   presentan   como   burócratas
molestos que con su pequeño poder pueden causarte grandes corajes. Pareciera que
no pueden hacerte gran daño a simple vista, pero intenta pasar una requisición, gasto
de viaje, o resolver algún tema de calidad, y estarán ahí para arruinar tu día. En el
gobierno   son   las   personas   de   ventanilla   que   pueden   detener   a   gente   enferma
esperando   servicio   médico,   mientras   ellos   desayunan;   o   pedir   documentos
innecesarios que obviamente no traes; o en general hacer patente su pico punzante
en algún trámite porque disfrutan tu dolor… sus alas son las normatividades que
algún cíclope creó y que ellas “resguardan”.
Tip heróico: No queda más que fingir que eres su amigo. Su frustración se debe a
que en el fondo se sienten fracasados, creen merecer más y quieren demostrar su
poder   de   alguna   forma.   Platica   con   ellos   sonriente   y   si   la   cosa   se   pone   difícil,
ofréceles un regalo (sin caer en el soborno ilegal), hasta un simple detalle como
galletas   de   la  maquinita   funciona  a   veces.  Tienes   que   calibrarlos; el  objetivo  es
agradarles,   de   ahí   en   adelante   no   te   picotearán…   e   inclusive   es   posible   que   te
ayuden en algunas de tus misiones heroicas.

Cancerbero

Es el perro (perra) de tres cabezas que guarda las puertas del Hades. En las empresas
adquirió trabajo como el personaje que tienes que tratar antes de que puedas platicar
con un pez gordo o dios. Una secretaria o asistente personal podría ser en realidad
un espécimen Cancerbero, lo puedes reconocer por su actitud altiva y por la lealtad
mal entendida en poder dar acceso o no al personaje importante. Pueden rechazarte
ferozmente  o  inclusive   darte   órdenes   dados   que  están  envestidos  del  halo  de  su
patrón.   Smithers,  el  asistente  del  Sr.  Burns,   y Doug Stamper  asistente   de   Frank
Underwood, son excelentes especímenes de este mortífero can.
Tip heróico: A esta bestia sólo dos veces la vencieron. La primera fue Orfeo con
una   lira,   y   la   segunda   Herácles   (Hércules   para   los   amigos)   con   fuerza   bruta.
Ninguno pudo eliminarlo. No es recomendable que utilices tu fuerza herculina que
sabemos tienes, mejor encántalo con palabras bonitas, son música para sus sensibles
oídos de perro fiel.
Minotauro

El   hombre   con   cabeza   de   toro,   hijo   putativo   del   mismísimo   rey   Minos   (de   ahí
proviene el nombre de la cultura minoica, y de ahí vienen las corridas de toros). Este
monstruo lo encontramos en las empresas como “el hijo(a) del dueño”. Cabe señalar
que no todos los hijos o nietos resultan así; este en particular, es una persona que
lejos de ser productivo como el pater familias (que casi siempre es el fundador), es
más bien ajeno a lo que se le exige como heredero. Cuando no es incompetente
(debido a ser excesivamente consentido toda su vida), es débil o simplemente no
tiene pasión por la empresa (sueña con ser otra cosa que nunca será). Está encerrado
en un laberinto mental, resultado de su insatisfacción egótica: nunca podrá ser como
su padre (madre), por ello enviste a mancebos y doncellas que le son entregados en
sacrificio   para   mantenerlo   calmado.   Hace   y   deshace   cosas   sin   sentido,   ordena
tonterías como “dueño” que es, y te puede llevar entre los cuernos si caes en ese
lugar.
Tip heróico: Solo eres nadie… necesitas una Ariadne que te ayude con su hilo a
recorrer el laberinto sin miedo a perderte. Ese hilo es un plan de salida: te ayuda a
estar consciente de que no estás en un mundo real, y que permanecer ahí, puede
acabar con tu vida. Toréalo un rato y luego salte de esa vida… a menos que te guste
exponer, en tu entallado traje de luces, eso que pones por delante. ¿Lo vale?

Tifón

Es una bestia espantosa e impresionante que hasta los dioses temen, inclusive venció
a Zeus por un momento. Lanza fuego por los ojos y es del tamaño de una montaña,
pero no te confundas… en tu empresa puede ser un hombre de baja estatura, una
mujer linda y esbelta, o una persona de características físicas indistintas. Lo terrible
de esta bestia es la ambición que tiene de llegar al poder. Su fealdad es interna, y es
tal, que puede pasar por encima de quien sea. Sufre el delirio de llegar a ser el CEO,
Presidente o dueño de la organización, si lo logra será brutal y despedirá a cuanta
persona se le antoje. Si no lo logra, será también devastador porque urdirá planes
maquiavélicos, alianzas destructivas y cualquier cosa que esté a su alcance para ser
cada   día   un   poco   más   poderoso(a).   En   política   abundan,   actúan   como   Frank
Underwood de House of Cards pero casi siempre sin esa personalidad, más bien,
suelen   tener   un   fuerte   complejo   escondido   (búsquese   razones   de   que   Hitler   y
Napoleón fueran tan destructivos… se vale soltar una risita).
Tip heróico: Alíate con Zeus, con el que aún está en la cima del monte Olimpo.
Sólo   él   puede   detenerlo   con   sus   relámpagos   y   mandarlo   al   mar   a   que   genere
tormentas de frustración. Aliarte con Tifón no funciona porque tarde o temprano te
traicionará. Zeus, en cambio, funcionará por un rato y así podrás salir de ese lugar…
porque la otra es convertirte tú mismo en un Tifón (no recomendable por aquello del
complejo).
Sátiro y Sirena
 

El Sátiro es mitad hombre, mitad cabra. Es lascivo y vulgar. Es el que seduce y/o
acosa en el trabajo. Si es jefe, es el que ofrece favores a cambio de “salir a cenar”.
Cree que es discreto, pero todos notan que su comportamiento no es adecuado. La
inmoralidad sexual lo une conceptualmente con la Sirena: bestia que es mitad pez,
mitad mujer. Es la escaladora que basa su éxito en ofrecerse, primero juega un poco
y seduce a quien le conviene. Existen sirenos, mal llamados tritones, con el mismo
patrón de comportamiento animal. Al final, tanto el Sátiro como la Sirena quieren
abusar   de   ti,   no   les   importas   como   persona,   sólo   el   beneficio   que   obtienen   sin
importar el daño.
Típ heróico: Al Sátiro denúncialo, es lo único que puedes hacer, no temas y hazlo.
Aun si es el propio dueño o máxima autoridad; se avergüenzan y se alejan, eso te
dará tiempo para maniobrar y cambiar de ambiente. Para vencer a la Sirena, debes
evitar sus cantos; si es macho no creas halagos falsos a tus virtudes. Y si es hembra,
aléjate   de   esa   ilusión   de   conquistador   que   se   debe   a   vestidos   e   insinuaciones
tentadoras. Entiende que no le eres atractivo por tu galanura; si llegas a sentir sus
filosos colmillos en tu cartera, sus escamas sin maquillar y el olor a pescado que
expide   de   su   otra   mitad…   es   que   es   ya   demasiado   tarde,   mi   querido   amigo
argonauta… yo te abandonaría en el arrecife por tonto.

El Vellocino de Oro
 

Si bien ese pelaje de oro pertenece a una bestia, no necesariamente es malo… pero
se puede convertir en algo peligroso. El pelaje pertenece al carnero Krysomallos y
es resguardado por un dragón.
El vellocino es una idea, un negocio, un objetivo grande que… si logras… puede
hacerte rico o de perdida, independiente. Es en realidad tu salida del mundo del
“empleado”, no porque esté mal serlo, sino porque a la larga te conviene crear tu
propio universo, tu propia Tierra, donde no temas siempre el que una bestia te corra
dándote una patada con su pesuña.
Escucha bien ¡Oh Héroe Corporativo! El vellocino es importante pero no lo único,
recuerda que tienes una damisela (o caballero) por quien luchas y con quien sueñas
regresar   algún   día   a   tu   villa.   También   recuerda   valorar   a   los   argonautas   que   te
acompañan en estas aventuras. Existe un mundo más allá de tu objetivo, hecho por
gente, plantas, animales, aire, agua, tierra… nunca lo olvides. Si no entiendes que
ese vellocino es solo parte de ser héroe, y que ser héroe no es otra cosa que servir al
bien común, puedes convertirte en alguna de los monstruos antes mencionados. Si
eso pasa, tal vez te des cuenta demasiado tarde… pues seguramente lo harás cuando
un héroe como el que alguna vez fuiste… te tenga en la mira de su arco, con su
mano apretando tu único y desgastado ojo egoísta. Es característica de la bestia no
darse cuenta que lo es: no tener consciencia hasta que ve la muerte.
Ya tienes nuevas armas y tácticas que te otorgaron los dioses. Ahora vuelve a esa
nave   de   tabla   roca   y   aglomerado…   y   lucha   con   inteligencia…   ¡Oh   poderoso
guerrero! ¡Que Atenea y Jobs te acompañen!

"Un verdadero héroe no se mide por el tamaño de su fuerza, sino por el tamaño de
su corazón." Zeus (Hércules, Disney)

*Las ilustraciones fueron interpretaciones inspiradas por el libro Greek Legends de Terry Deary

Related Interests