Magrini,  Flavia                                                                                                                      

                                                                                                                                                                         25-­‐08-­‐10   Comunicación  Social,  UCES,                                                                                                                                                                                                                    Trabajo  Práctio  1   Miércoles-­‐mañana   LEJOS DE SER SALMONES “Fluyendo como el agua […] avanzas veloz con ella, sin ir nunca contra la corriente, sin detenerte hasta estancarte, sin aferrarte a los márgenes ni a las rocas del río (Observer Magazine, 2003)” (Bauman, 2007). El mundo de hoy se nos presenta en estado líquido, informe y por lo tanto maleable. Como destaca Bauman en su libro “Vida líquida” (2006), la vida misma se encuentra tan diluida que se escurre entre nuestras manos. Dejamos de ser los escritores de nuestra historia, los capitanes de nuestro barco para convertirnos en maniquíes expuestos en la vidriera del mundo llamada facebook, en la que la línea de lo público y lo privado se encuentra totalmente desdibujada. En este mundo que está “loco, loco” como recalca el director Stanley Kramer en una película (“El mundo está loco, loco, loco”,1963), la vida es una carrera en la que se hace imposible mirar atrás, una carrera en la que luego de cada línea de llegada comienza una nueva salida y es preferible andar livianos de equipaje, dejando a un costado de la pista todo lo que no necesitamos, lo que no es útil porque aquello que nos ata actúa como un arma de doble filo obligándonos a frenar de vez en cuando y eso resulta imposible si pretendemos alcanzar la meta antes de que el vecino nos gane. La sociedad de consumo en la que estamos inmersos nos incita, a partir de un bombardeo publicitario, a seguir el modelo de vida que nos proponen las empresas. Nos direccionan y cambian nuestro rumbo según su antojo obligándonos a desandar lo andado, a arrojar en el cesto objetos, ideas y personas. Nos sacuden de un lado para otro hasta marearnos y aturdirnos y así vendernos una felicidad que dura menos que un chupetín. Como consumidores actuamos como los peces que siguen la corriente en el afluente empresarial. Perdimos el control de nuestro timón, mejor dicho, cedimos nuestro timón a manos de las grandes marcas que nos moldean a gusto y piacere fijando los valores que deben regir nuestro mundo y estableciendo los cánones de belleza, sabiduría y familia entre muchos otros. A la hora de mostrar su presencia, Droopy, el perro detective de los dibujos animados, no les llega ni a los talones a estas diosas que se pelean por ver cuál llama más la atención ya que dentro de esta sociedad líquida, las marcas se expanden como lo hace el café que suelo derramar a la mañana: se apropian del espacio público, opacan a músicos, artistas y deportistas. “Una marca no es una palabra inocente” (Manucci, 2004,p.2) porque cada empresa tiene una identidad y su alma se plasma en la marca, buscan que los individuos se identifiquen y relacionen con la marca al igual que lo hacen con una persona, que les despierte algún sentimiento. Pero ojo, porque juegan en el terreno de lo intangible, de “lo esencial es invisible a los ojos” y terminan vendiéndonos fruta podrida. Para cerrar quiero dejar una pregunta para no condicionar a nadie con mi reflexión y fomentar la libertad de pensamiento que cada vez se encuentra en mayor peligro de extinción: ¿Será hora de seguir el consejo del “No logo” que propone Klein (2001,p.25) de revelarnos contra las multinacionales, de recuperar nuestra propia identidad lejos de aquella que nos imponen las marcas? ¿Podremos elegir nadar contra la corriente como lo hacen los salmones si así lo queremos o seguiremos siendo como las hojas que el viento hace bailar ridículamente en otoño?       1    

Magrini,  Flavia                                                                                                                                                                                                                                                                                                25-­‐08-­‐10   Comunicación  Social,  UCES,                                                                                                                                                                                                                    Trabajo  Práctio  1   Miércoles-­‐mañana     REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • • • • Bauman, Z. (2007).Vida líquida. Buenos Aires: Paidós. Introducción y capítulo 1. Costa, J. (1999). La comunicación en acción. Buenos Aires: Paidós. Capítulo 4. Klein, N. (2001).No logo: El poder de las marcas. Buenos Aires: Paidós. Introducción, capítulos 1 y 2. Manucci, M. (2004). De los medios a los símbolos. Intangible Capital. Número 2, agosto.  

2