You are on page 1of 2

El hecho de que existan opiniones completamente diferentes en cuanto al DACA

se refiere no es una sorpresa, sobre todo si tenemos en cuenta la historia de Estados


Unidos cuando se trata de los migrantes. En este sentido, dentro de la misma sociedad
americana (en este caso hablamos de los que nacieron y crecieron en EUA, hijos de
padres estadounidenses) hay dos posturas muy definidas en cuanto a la cancelación del
DACA. Están los estadounidenses que están a favor de que los dreamers sigan en
Estados Unidos y, aquellos que están en contra y que preferirían que este programa sea
completamente eliminado.
Del lado de los que están a favor del DACA, tenemos en su mayoría a jóvenes
estadounidenses que están de acuerdo con que los dreamers continúen no solamente
dentro del programa DACA sino también dentro de Estados Unidos, en este caso, desde
el 5 de septiembre de 2017, cuando el actual presidente de los Estados Unidos Donald
Trump anuncio que se suspendería toda nueva solicitud de inscripción al programa,
hicieron público su descontento, especialmente en las redes sociales donde han estado
activos desde el momento en que Donald Trump anuncio su candidatura para la
presidencia.
Es importante notar que las acciones de las personas que están a favor del DACA
no se han quedado solamente en la esfera de las redes sociales y el internet. Sino que
también han demostrado su apoyo en forma de marchas, desde el 28 de agosto del 2017.
Es importante notar que la acción para cancelar el DACA no viene tanto como una
sorpresa, en especial si se toma en cuenta el hecho de que Donald Trump ha estado
atacando a los latinos, en especial a los mexicanos desde el comienzo de su campaña.
Pero algo es curioso notar que, según el presidente, buscaba solamente el deshacerse
de “los malos hombres” pero al intentar deshacerse del DACA demuestra que sus
intenciones son simplemente eliminar a todos los latinos de Estados Unidos, incluso a
aquellos que ayudan a la sociedad y no tienen ningún problema con la ley.
¿Por qué es tan importante la postura y las palabras del presidente en cuanto al
DACA? Es bien sabido que Estados Unidos tiene un gran problema cuando se trata de
los migrantes (incluso aquellos que ellos mismos llevaron al país) pero ningún presidente
o figura de tanta autoridad había hablado tan despectivamente acerca de ellos. Al subir
el presidente Donald Trump al poder y en realidad, desde el inicio de su campaña,
diferentes supremacistas blancos han sido muy abiertos en cuanto a su disgusto por los
mexicanos y desde el anuncio de la suspensión del DACA han demostrado su apoyo a
esta decisión. Sin embargo, el apoyo por la deportación de los dreamers no solamente
se quedó en unas palabras, sino que los supremacistas blancos de igual manera tomaron
las calles el 12 de agosto del 2017.
Es importante notar que este tipo de rally no se había visto desde los años 50 en
Estados Unidos, cuando la segregación racial todavía era un problema en la sociedad.
Pero desde la llegada de Donald Trump al poder, parece que no ha habido problema
para los supremacistas blancos en demostrar su descontento por cualquier persona que
no sea nacida y crecida en Estados Unidos de padres que sean estadounidenses.
Además del obvio problema del racismo en pleno siglo 21, el hecho de que personas que
se denominan a sí mismos nazis (algo irónico si consideramos el hecho de que Estados
Unidos lucho contra ellos en la segunda guerra mundial) crean que tienen derecho de
decidir sobre la vida y futuro de jóvenes que llegaron al país cuando eran solamente unos
niños y que realmente, no tuvieron otra opción; es algo sorprendente y que parece casi
salido de una novela distópica.
Si bien existen otros tipos de posturas dentro de la sociedad estadounidense, las
dos posturas a favor y en contra del DACA parecen ser las más importantes en especial
porque son estas dos las que han causado más revuelo y, en el caso de los
supremacistas blancos, han llegado al punto de usar la violencia contra aquellos que
apoyan a los dreamers y otros migrantes. Una pregunta que queda en la mente es
¿piensan los supremacistas blancos acerca de cómo la deportación de estos jóvenes
que apoyan a la economía de Estados Unidos los afectaría a ellos? Parece ser obvio que
no, pues piensan que Estados Unidos simplemente podría sobrevivir sin ningún migrante,
lo que parece imposible considerando que el país fue creado de esa manera, siendo ellos
los primeros, pero es obvio que olvidan su propia historia.