You are on page 1of 307

ESTUDIOS DE TEORÍA DEL DERECHO

NATURAL
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS
Serie Estudios Jurídicos, núm. 312

COORDINACIÓN EDITORIAL

Lic. Raúl Márquez Romero


Secretario Técnico

Lic. Wendy Vanesa Rocha Cacho


Jefa del Departamento de Publicaciones

Rosa María González Olivares


Cuidado de la edición

José Antonio Bautista Sánchez


Formación en computadora

Edith Aguilar Gálvez


Elaboración de portada
JOHN FINNIS

ESTUDIOS
DE TEORÍA
DEL DERECHO
NATURAL
Javier Saldaña Serrano
Carlos I. Massini Correas
Editores

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO


INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS
México, 2017
Primera edición: 14 de diciembre de 2017

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS


Circuito Maestro Mario de la Cueva s/n
Ciudad de la Investigación en Humanidades
Ciudad Universitaria, 04510 Ciudad de México

Impreso y hecho en México

ISBN 978-607-02-9742-7
CONTENIDO

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IX
Javier Saldaña Serrano

Estudio preliminar a John Finnis: teoría


del derecho natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XXI
Carlos I. Massini-Correas

¿Qué es la filosofía del derecho? . . . . . . . . . . . . . . . 1


I. Jurisprudencia o filosofía del derecho . . . . . . . . . . . . . . 6
II. Teorías del derecho natural y positivismo . . . . . . . . . . . 7
III. La normatividad jurídica como distinta de la normati-
vidad moral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
IV. Filosofía jurídica y nuevos desafíos éticos y políticos . . . 14
Sobre la incoherencia del positivismo jurídico. . . 17

La “tradición de la ley natural”. . . . . . . . . . . . . . . . 39


I. Contra el escepticismo ético, el dogmatismo, el conven-
cionalismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
II. Sobre la metodología de las ciencias sociales . . . . . . . . 41
III. Críticas a las teorías agregativas del derecho . . . . . . . . 43
IV. Una nota sobre la enseñanza de la jurisprudencia . . . . 44
Aristóteles, Santo Tomás y los absolutos
morales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

VII
VIII CONTENIDO

Teoría de la ley natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63


I. Posibilitando la positividad: los hechos sociales generan
razones para la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
II. Las personas humanas no son creaciones del derecho
sino su razón de ser . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
III. Principios jurídicos para remediar el derecho positivo
defectivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
IV. ¿“Lex iniusta non est lex”? ¿Las normas seriamente injus-
tas obligan? ¿Obligan jurídicamente? . . . . . . . . . . . . . . 88
V. ¿Pueden las teorías generales del derecho ser libres de
valoraciones? ¿De valoraciones morales? . . . . . . . . . . . 91
VI. Otros elementos de la teoría del derecho natural . . . . . 95
Revisando los fundamentos de la razón
práctica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

Derecho natural y razonamiento jurídico. . . . . . . 135

Derecho, moral y “orientación sexual”. . . . . . . . . 165

La filosofía del derecho: raíces y temas


recientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

Ley natural y derechos naturales,


30 años después. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

PRÓLOGO

Este libro que nos han encargado presentar reúne algunos de los
más importantes trabajos escritos por el profesor John Finnis acer-
ca de la teoría del derecho, en especial sobre la teoría del derecho
natural, la mayoría de los cuales han sido traducidos y publicados
en lengua castellana por prestigiosas revistas de filosofía del dere-
cho. Algunos de estos trabajos han sido traducidos expresamente
para el presente volumen por reconocidos teóricos del derecho
iusnaturalistas. Pero lo importante es que, en su conjunto, estos
estudios hacen posible tomar en cuenta y comprender las ideas
de este destacado iusfilósofo australiano, residente en Oxford, que
se ha constituido en el más relevante y original representante del
pensamiento iusnaturalista de la segunda mitad del siglo XX y los
inicios del presente.
En lengua castellana, la obra del profesor Finnis es ya bas-
tante conocida, principalmente por la relevante traducción que
el profesor chileno Cristóbal Orrego hiciera de la que sin duda es
su más importante obra, Natural Law and Natural Rights, publicada
con el título de Ley natural y derechos naturales por la editorial argen-
tina Abeledo-Perrot en 2000. Antes, en 1992, se había publicado
una traducción de Gabriel García Norro a otro de sus libros, Ab-
solutos morales, publicado por la editorial española EIUNSA. Por
lo tanto, Estudios de teoría del derecho natural es el tercer libro de John
Finnis que ve la luz en nuestro idioma, esta vez bajo el sello de
la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), especí-
ficamente de su Instituto de Investigaciones Jurídicas. Este Ins-
tituto, ya en 2013, había publicado sobre este autor el volumen
colectivo Ley, moral y razón. Estudios sobre el pensamiento de John M.
Finnis, a propósito de la segunda edición de Ley natural y derechos naturales,
compilado por el iusfilósofo argentino Juan Bautista Etcheverry.
IX

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

X PRÓLOGO

Antes de reseñar brevemente el contenido del presente li-


bro, es conveniente describir en algunas líneas cómo se gestó la
idea de dar vida a esta obra. Todo comenzó en una de las muy
variadas estancias académicas que el profesor Carlos I. Massini
Correas hiciera en México, en la que conversamos sobre la ne-
cesidad de ofrecer al público interesado una serie de argumen-
tos renovadores del iusnaturalismo en este país, que se caracte-
rizaran por entrar en diálogo con las restantes teorías jurídicas
dominantes y que mostrara, de paso, la vitalidad e interés de la
tradición iusnaturalista. Esto porque en el ámbito mexicano, el
positivismo jurídico normativista ha ejercido una fuerte influen-
cia, casi podríamos decir a niveles excluyentes, y aunque el de-
recho natural ha estado brillantemente representado por auto-
res tan renombrados como los profesores Luis Recaséns Siches,
Antonio Gómez Robledo, Agustín Basave Fernández del Valle,
Eduardo García Máynez (en un cierto sentido), y más reciente-
mente el filósofo analítico Mauricio Beuchot, faltaba una obra
que le viniera a dar nuevos bríos a esta corriente de pensamiento,
tan fuertemente defendida en México a lo largo de toda su his-
toria jurídica, y excluida injustificadamente de los debates en los
últimos tiempos.
Lo anterior nos llevó a pensar en la conveniencia de reunir
en un volumen único la mayor parte de los trabajos traducidos
al castellano de quien es hoy, sin duda, el más importante repre-
sentante de la teoría clásica de la ley natural en el mundo anglo-
sajón, el profesor emérito de la Universidad de Oxford, John M.
Finnis, todavía catedrático Biolchini Family en la Universidad
de Notre Dame (Indiana, EE. UU.). Así, el profesor Massini y
quien estas líneas escribe nos dimos a la tarea de reunir —y en el
caso del profesor argentino de traducir— varios de los diversos
artículos del profesor Finnis. El resultado de este esfuerzo es el
presente volumen.
Como se podrá observar, el libro se compone de diez traba-
jos, precedidos de un brillante e ilustrativo estudio introductorio
del profesor Massini Correas sobre la vida y obra del pensador

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

PRÓLOGO XI

australiano. Es probable que en una primera impresión se pueda


pensar que estos artículos no guardan ilación alguna, que son
trabajos dispersos, pero en realidad esto no es así. Como se trata-
rá de mostrar en el desarrollo de este prólogo, los compiladores
nos hemos encargado de darles a todos estos trabajos una cier-
ta unidad, un hilo discursivo unitario que presente los trabajos
que componen el libro en forma secuencial. Por otra parte, quizá
valga la pena dejar claro desde el principio que el objetivo de la
exposición que sigue es, simplemente, el de entusiasmar al lector
y animarlo a profundizar en la lectura detenida del mismo, por lo
que sólo se delinean algunos aspectos de los trabajos que compo-
nen el volumen, y se remarca su unidad conceptual.
La unidad a la que nos referimos comienza a mostrarse des-
de el primer capítulo del libro, el cual aborda la pregunta básica
que todo profesor de filosofía del derecho se ha hecho alguna
vez, a saber: ¿qué es la filosofía del derecho? Éste es el cuestiona-
miento inicial del que parte Finnis, estableciendo desde el primer
momento de su análisis que este particular tipo de filosofía per-
tenece a la razón práctica, entendida como aquella que procura
hacer razonables las deliberaciones y elecciones que las personas
toman en cada una de sus acciones, en especial las jurídicas.
Comprender la filosofía jurídica como parte de la razón prác-
tica conlleva igualmente otro tipo de consideraciones sobre el de-
recho que el profesor John Finnis destaca también. Así, por ejem-
plo, expone argumentos tan importantes como el de la unidad de
la razón práctica y de las materias que la integran (ética, política
y derecho), o el de cómo las elecciones que hacemos tienen como
finalidad la consecución del bien común como concepto clave del
derecho (idea ésta que, como sabemos, fue rechazada por Kel-
sen). Del mismo modo, el profesor Finnis no se cansa de insistir
en que la filosofía del derecho apela directamente a la ética para
comprender mejor los bienes humanos básicos, o de reconocer
que la descripción completa del derecho pasa necesariamente
por el derecho positivo, etcétera. Éstos y otros temas son explica-
dos detalladamente por el profesor Finnis en el primer capítulo,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XII PRÓLOGO

dedicado a exponer que la filosofía del derecho es parte de la ra-


zón práctica en su dimensión filosófica.
Una vez establecida la cuestión inicial, Finnis aborda uno de
los tópicos más provocativos para cualquier filósofo del derecho
contemporáneo: el del fuerte cuestionamiento que ha recibido
en nuestro días el paradigma dominante en buena parte de la
cultura jurídica occidental, incluyendo, claro está, la mexicana.
Me refiero al positivismo jurídico —a la Kelsen—. Naturalmen-
te, Finnis no escribió este trabajo pensando en la cultura jurídi-
ca mexicana, pero he marcado este énfasis porque, desde hace
mucho tiempo y en diferentes lugares del mundo, el positivismo
jurídico normativista ha recibido fuertes críticas, hasta el límite
de que, en algunos casos, como el de Manuel Atienza, se sostiene
que habría que abandonarlo.
La crítica y propuesta de abandono de esta particular for-
ma de entender y explicar el derecho se ha debido a diferentes
factores, pero ha sido la necesidad de la inclusión de elementos
morales, y por tanto valorativos, en el derecho, lo que en gran
medida ha motivado su pérdida de hegemonía. Y no es que el
actual positivismo jurídico excluya dicho elemento moral, sino
que es la forma en que lo incorpora lo que lo hace inconsistente.
Por eso Finnis no duda en calificar al actual positivismo como
incoherente.
Son muchas las razones por las que el profesor Finnis califi-
ca de incoherente al positivismo jurídico actual, y faltaríamos al
propósito de este prólogo si diéramos cuenta de todas ellas. Pero
quizá todas éstas puedan ser resumidas en unas cuantas líneas,
como magistralmente lo ha hecho Orrego, al dejar establecido
que resulta cuando menos extraño pensar que el positivismo jurí-
dico actual establezca que el derecho son razones para la acción
de tipo jurídico, pero —como lo hace Hart— rechace al mismo
tiempo la obediencia a las leyes cuando son injustas, para termi-
nar reconociendo finalmente —como lo hace Raz— la apelación
a normas no jurídicas (morales) como criterios de respuesta a los
problemas jurídicos.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

PRÓLOGO XIII

Establecida la pregunta inicial, y explicada la principal in-


coherencia del positivismo jurídico, Finnis pasa, en un breve tra-
bajo, a delinear lo que la tradición de la ley natural ha represen-
tado en la historia de occidente, explicando esta ley como aquel
conjunto de proposiciones verdaderas que identifican los bienes
humanos básicos, los requerimientos de elección correctos y las
normas morales como directivas genéricas para la acción. Esta
ley es caracterizada por Finnis a través de tres notas identificato-
rias, a saber: (i) el rechazo del escepticismo ético en cualquiera de
sus formas (dogmatismo y convencionalismo); (ii) la aclaración
de la metodología de las ciencias sociales, entre descriptivas, ex-
plicativas y directivas, y (iii) la oposición a cualquier intento de
defender concepciones agregativas de lo correcto y lo justo (con-
secuencialismo y utilitarismo, principalmente).
Las tesis anteriores, aunque breves, son muy complejas y en
muchos casos han sido objeto de diferentes críticas, quizá por
la poca precisión con la que han sido presentadas. Estas críticas
muchas veces parten de las erróneas interpretaciones que se han
hecho de los dos más importantes teóricos del derecho natural
clásico, a saber: Aristóteles y Tomás de Aquino. Pero Finnis se
encarga, en el capítulo “Aristóteles, Santo Tomás y los absolu-
tos morales”, de hacer una serie de puntualizaciones sobre algu-
nas de estas interpretaciones a lo señalado por estos pensadores.
El punto es muy concreto y puede resumirse en una pregunta:
¿Aristóteles y Tomás de Aquino reconocieron la existencia de
absolutos morales, es decir, de prohibiciones morales que no ad-
miten excepción bajo ninguna circunstancia? La respuesta que
ofrece Finnis es afirmativa y no se cansa de explicar, con lujo de
detalle, la justificación que estos pensadores dieron de dicho tó-
pico de la filosofía y de la filosofía práctica.
En la misma línea argumentativa que el capítulo anterior,
Finnis nos ofrece el trabajo titulado “Teorías de la ley natural”,
en el que igualmente se propone llevar a acabo una labor de es-
clarecimiento y de superación de algunos malentendidos que han
generado los intensos debates entre iusnaturalistas y iuspositivis-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XIV PRÓLOGO

tas. Son varios y muy ricos los argumentos que el autor australia-
no expone para hacer ver cómo dicha contienda secular, a más
de partir de inexactitudes, ha provocado desgastes innecesarios
en uno y otro bando. Para muestra de lo afirmado basta exhibir
uno de los principales contrasentidos que ha generado el men-
cionado debate.
Según los críticos del derecho natural, éste no reconocería
que el orden jurídico tuviera como base un hecho social, o que
tal derecho ofreciera razones fuertes para actuar conforme a ta-
les razones establecidas por la autoridad en las normas. Pero es-
tas críticas son falsas y ningún iusnaturalista serio las suscribiría.
Textualmente Finnis señala, siguiendo la tradición clásica, que
las “teorías de ley natural aceptan que el derecho puede ser con-
siderado o expuesto tanto como un puro hecho social de poder y
práctica, como un conjunto de razones para la acción, que pueden
ser y frecuentemente son sólidas en cuanto razones y por lo tanto
normativas para la gente razonable a la que se aplican”.
Al hilo de estas consideraciones y aclaraciones, Finnis aborda
en forma más detallada y puntual el tema de los “Fundamentos
de la razón práctica”, el que, como su nombre lo indica, trata
sobre las bases de la deliberación para saber qué elegir y qué ha-
cer. Para el análisis específico de este tema, el profesor oxoniense
comienza con el argumento del que partiría cualquier iusnatura-
lista serio, esto es, formulando una dura crítica a aquellas teorías
que rechazan la noción de razón práctica, como fue la postura de
Kelsen, para quien, como sabemos, la justicia es un ideal irracio-
nal. Por este motivo y según el profesor vienés, hablar de razón
práctica es un sinsentido, porque si es razón no es práctica, dado
que la práctica no puede ser racional.
La tesis anterior, como lo había mostrado antes la doctrina de
la ley natural y lo ha repetido más recientemente alguna parte
de la doctrina (v. gr. Alexy), hoy prácticamente nadie la sostiene.
Más aún, como es fácil comprobar, asistimos hoy a una rehabili-
tación de la razón práctica. Esto, por sí solo, es digno de resaltar,
pero la explicación más fuerte que Finnis da sobre los fundamen-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

PRÓLOGO XV

tos de la razón práctica va encaminada a derrumbar la falsa tesis


sostenida por los positivistas kelsenianos, en el sentido de aceptar
que la validez del derecho pueda ser explicada suficientemente
negando criterios materiales relativos al contenido del derecho.
Dicho de otra forma, hoy existe una dura crítica a considerar que
la validez jurídica sea sólo de carácter formal (sea por la autoridad
competente que da la norma o por el procedimiento escalonado
de su creación), para dar paso a un debate sobre una validez ma-
terial o sustancial en el derecho. Finnis lo deja establecido clara-
mente: ¿cómo se puede hablar seriamente de validez jurídica sin
hacer referencia a aquellas consideraciones de contenido referi-
das a los sujetos, quienes necesitan recibir directivas coherentes y
practicables de la autoridad para su convivencia, o reconocer el
hecho de que las leyes deben cambiar cada cierto tiempo, o que
los requerimientos y autorización del derecho deben ser conoci-
dos por los sujetos, o que las disputas deben ser resueltas y que
se deben facilitar las transacciones y su efectividad, etcétera? De
ahí que se tenga que hablar de una nueva teoría de la validez
jurídica que ya no es puramente formal, sino sustancial y, en un
sentido más general, de carácter moral.
Otro de los capítulos integrados en el libro es el relativo al
“Derecho natural y razonamiento jurídico”. Aquí John Finnis
ofrece una justificación del derecho natural y del razonamiento
jurídico en general (principalmente el judicial), a partir de una
explicación muy puntual de aquello que en su propuesta consti-
tuye el argumento central de su postura iusfilosófica: los bienes
humanos básicos.
Igual que en el resto de los trabajos, son varios los razona-
mientos que el autor desarrolla en su artículo, pero quiero llamar
la atención sobre uno de ellos, sobre todo porque este tema ha
tomado una especial fuerza en los últimos años, particularmen-
te en el ámbito de la filosofía del derecho. Me refiero al tema
de las emociones. Si tuviera que formularse en términos de un
interrogante la relevancia de este tema, quizá la pregunta sería
la siguiente: ¿juega algún papel el tema de las emociones en la

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XVI PRÓLOGO

justificación del derecho natural?, ¿los iusnaturalistas han consi-


derado alguna vez el tema de las emociones? En rigor, pareciera
que nos estamos preguntando sobre si las emociones ocuparon la
atención de los autores más representativos del derecho natural
clásico, como Aristóteles o Tomás de Aquino, o si este asunto hoy
merecería alguna preocupación académica por parte de Finnis.
Este tema es especialmente significativo para cualquier ius-
naturalista y, contra lo que pueda pensarse, el iusnaturalismo
clásico ha presentado sólidos argumentos sobre el argumento de
las emociones. Finnis, por ejemplo, asiente positivamente a este
punto al señalar que todas nuestras acciones tienen una moti-
vación emocional que involucra nuestros sentimientos, así como
otros elementos de nuestra corporeidad, pero, aclara, estas accio-
nes son motivadas racionalmente, es decir, tienen también una
motivación inteligente, ya que buscan realizar un bien inteligible.
Otro tema igual de controvertido como el anterior es el de
la orientación sexual y la respuesta que puede ofrecer el dere-
cho natural a tal cuestionamiento. Lo que Finnis califica como
“posición europea predominante” muestra claramente que las
políticas de Estado, por ejemplo las de Inglaterra hasta antes de
la década de los noventa, específicamente las de orden jurídico,
prohibían la exhibición y promoción de actos homosexuales, y
aunque se pensara que hoy esto ha cambiado radicalmente, no
es del todo así. Hoy también los Estados dejan perfectamente es-
tablecido por medio de leyes y políticas públicas que no pueden
renunciar a su legítimo interés en la moral pública, y en conse-
cuencia a ofrecer una educación tanto a niños como a jóvenes
orientada a lo que es realmente valioso, así como tampoco pue-
den renunciar a un hecho decisivo de cara a una consideración
reflexiva sobre un hecho actual, esto es, “que una vida envuelta
en conductas homosexuales es mala”.
Casi en la última parte del libro y en una especie de balance
conclusivo, Finnis vuelve a tratar varios temas centrales que iden-
tifican a la filosofía del derecho de nuestro tiempo y que deja su-
ficientemente en claro para que no se vuelva a incurrir en impre-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

PRÓLOGO XVII

cisiones. Uno es el tema de considerar y aceptar —como lo haría


cualquier iusnaturalista— que el derecho es el derecho positivo,
o para usar sus propias palabras en el debate iusnaturalismo vs.
iuspositivismo, que

cada una es una teoría del derecho positivo, es decir, del derecho
hecho por o adoptado —impuesto— por una específica comuni-
dad, por personas identificables que pretenden tener la autoridad
de hacer o aplicar reglas cuya validez se deriva inmediatamente
(si no finalmente) del hecho de que esas personas las han hecho
autoritativamente o, al menos, las han determinado.

Sin duda, ésta podría ser una primera conclusión que, como
se ve, ofrece una noción de derecho que cualquier jurista, sea ius-
naturalista o no, podría suscribir sin ningún reparo.
Es importante poner énfasis en la idea anterior por varias
razones. Una es que cuando los iusnaturalistas hablan de dere-
cho natural y explican, por ejemplo, el tema de la naturaleza
humana, no están hablando solamente de una naturaleza metafí-
sica. En el caso de Finnis, por ejemplo, claramente establece que
hablar de naturaleza humana en el ámbito de la razón práctica
es hacer referencia a aquel conjunto de bienes humanos básicos
que si son seguidos, ayudan al florecimiento humano en todos sus
aspectos básicos.
Los iusnaturalistas han aceptado siempre la tesis de que en
la consideración general del derecho, el derecho positivo juega
un papel fundamental. Así lo reconoció, entre otros, Aristóteles,
quien nos había enseñado que el derecho de la polis es natural
y legal, igual que lo comentaría después Tomás de Aquino. En
este sentido, Finnis reconoce igualmente que el derecho positivo
es también relevante porque a través de él, por ejemplo, se ha-
cen obligatorias acciones que antes de ser establecidas no eran
obligatorias. Del mismo modo, el derecho es derecho positivo,
porque sin reducir la sanción a la pura coacción penal, el dere-
cho ha de apelar a ella para prohibir con la fuerza las relaciones
interpersonales deshonestas o negligentes.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XVIII PRÓLOGO

Después de hacer un repaso por el pensamiento de los más


significativos teóricos de la filosofía del derecho contemporá-
nea, Finnis se detiene en Hart para mostrar que a partir de este
pensador ya nadie se atreverá a negar la presencia de elementos
morales en el derecho y de sus consecuentes juicios de valor. El
problema, sin embargo, es cómo tienen presencia esos elementos
morales y a qué tipo de moral se refiere.
Este no es el lugar para hacer comentarios laudatorios a los
aportes que Hart hizo a la filosofía del derecho, pero sí es impor-
tante destacarlos por el papel que tuvieron en la obra de Finnis.
Algunos de éstos son: la crítica que hiciera Hart a Austin y a Kel-
sen con su propuesta de las reglas como razones para la acción,
más que como normas para coaccionar; la distinción entre el
sentido focal y los sentidos derivados del derecho; la diferencia-
ción entre el punto de vista interno y el punto de vista externo
también en el derecho. Todos estos representan, sin duda, signi-
ficativos aportes de la filosofía analítica del derecho que Finnis
consideró en su obra y sin los cuales ésta difícilmente se enten-
dería.
El último capítulo del libro, titulado “Ley natural y derechos
naturales, 30 años después”, recoge las reflexiones que presentó
el profesor de Oxford con ocasión, precisamente, de las tres dé-
cadas de la aparición de su libro. En rigor, estos pensamientos
son una gran evaluación personal de cómo Finnis observa el pa-
norama actual, no sólo del mundo en general, sino de los logros
y alcances de la filosofía del derecho de hoy. Por supuesto que
resulta especialmente atractivo el balance que hace el profesor
oxoniense porque, desde una mirada crítica y a tres décadas de
sus iniciales reflexiones filosóficas, da cuenta de sus alcances y
también de sus limitaciones, pero, sobre todo, plantea nuevos in-
terrogantes y líneas de trabajo por donde posiblemente discurran
las venideras aventuras iusfilosóficas de la sociedad occidental.
Como se advirtió al inicio de estas líneas, la intención de este
prólogo no ha sido otra que tratar de provocar algún tipo de en-
tusiasmo entre el público interesado por la filosofía del derecho

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

PRÓLOGO XIX

mexicana para poder acercarse a un estudio serio y riguroso del


derecho natural, realizado por quien ya puede ser considerado
un clásico de la filosofía del derecho, un pensador que ha sabido
entender y exponer, con la mayor rigurosidad intelectual posible,
los fundamentos que han sostenido y mantendrán aún viva —su-
ponemos que por mucho tiempo— lo que Robert P. George lla-
mara, siguiendo a I. Berlin, la “tradición central de occidente”.

Javier Saldaña Serrano


Santiago de Chile, invierno de 2017

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS:


TEORÍA DEL DERECHO NATURAL

Dominus illuminatio mea*

I. El autor y la obra

Una de las ideas más atrayentes y más difundidas en la filosofía


contemporánea es la del carácter tradicional que revisten casi todas
las empresas filosóficas. El más notorio difusor y defensor de esta
idea es el filósofo escocés residente en los Estados Unidos, Alasdair
MacIntyre.1 En varios de sus libros, pero en especial en After Vir-
tue2 y Three Rival Versions of Moral Inquiry,3 el multifacético pensador
escocés ha desarrollado la idea de que no es posible pensar —se
entiende que pensar con cierta profundidad y provecho— fuera
de alguna tradición de pensamiento e investigación. Pero quien
ha resumido de modo magistral esta idea de la dependencia-de-
tradiciones ha sido el filósofo italiano Giuseppe Abbà:

ningún filósofo —escribe— comienza a pensar desde cero; an-


tes bien, se encuentra enfrentado a aquellos problemas filosóficos

* Lema de la Universidad de Oxford. John Finnis afirma, en el prefacio de


Natural Law and Natural Rights, que este lema debería colocarse en la parte final
de ese libro.
1 Sobre MacIntyre, véase Matteini, M., MacIntyre e la rifondazione dell’etica,
Roma, Città Nuova Editrice, 1995; y varios autores, Alasdair MacIntyre, ed. M.
Murphy, Cambridge, Cambridge University Press, 2005.
2 MacIntyre, A., After Virtue. A Study in Moral Theory, 3a. ed., Notre Dame-
Indiana, University of Notre Dame Press, 2007.
3 MacIntyre, A., Three Rival Versions of Moral Enquiry. Encyclopedia, Genealogy,
and Tradition, Notre Dame-Indiana, University of Notre Dame Press, 2006.
XXI

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

que le resultan planteados por la lectura que él ha hecho de la


obra de otros filósofos… Esto, que vale para un filósofo indivi-
dual, vale también para un conjunto de filósofos que adoptan,
en diversos tiempos, la misma figura de filosofía moral elaborada
por el fundador de una estirpe o escuela filosófica. Continuando
su desarrollo, defendiéndola, corrigiéndola, modificándola bajo
la presión de nuevos problemas, de nuevas objeciones, de nuevas
críticas, de nuevas figuras, ellos dan vida a lo que se llama una
tradición de investigación.4

Esta idea de un pensamiento dependiente-de-tradiciones no


implica cerrazón a las ideas defendidas por otras tradiciones dis-
tintas y competitivas, ni inmovilismo, ni carencia de adaptación
a los nuevos problemas y a las nuevas realidades. Antes bien,
supone que no es posible pensar filosóficamente con beneficio y
rigor sin un diálogo con otras vías de indagación, pero también
que no se progresa en el pensamiento sino a partir de un punto
de partida sólido y que no se pueden abordar eficazmente los
nuevos problemas sin saber a ciencia cierta de dónde se viene y
dónde se está parado.5 Por otra parte, y como consecuencia de lo
anterior, fuera del pensamiento dependiente-de-tradiciones sólo
quedan dos alternativas posibles: la originalidad radical de los
genios de la filosofía o la esterilidad y pauperización de la espe-
culación filosófica.
En el caso del presente libro, se trata de un conjunto de en-
sayos de filosofía práctica que se inscriben claramente en una
tradición de pensamiento: la del iusnaturalismo clásico. Esta tra-
dición, que fue designada por Isaiah Berlin como la “tradición
central de occidente”,6 tiene sus raíces en el pensamiento griego

4
Abbà, G., Quale impostazione per la filosofía morale?, Roma, LAS, 1996, p. 27.
Cfr.
5 Massini-Correas, C. I., “Tradición, universalidad y dialéctica de las
filosofías prácticas”, en varios autores, Scientia, Fides & Sapientia. Escritos dedicados
a Gustavo Eloy Ponferrada, La Plata, Argentina, ed. G. Delgado & M. E. Sacchi,
Ediciones Universidad Católica de La Plata, 2002, pp. 373-385.
6 Véase George, R. P., Making Men Moral. Civil Liberties and Public Morality,
Oxford, Clarendon Press, 1995, p. 19.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXIII

clásico de Platón y Aristóteles, atraviesa la especulación roma-


na, principalmente con Cicerón, resurge en la baja Edad Media
como una de sus corrientes principales, ejerce el cuasi-monopo-
lio del pensamiento práctico en la Edad Moderna y —luego del
paréntesis de la hegemonía positivista— resurge en la segunda
posguerra como una corriente viva y presente en los debates ius-
filosóficos contemporáneos.
Pero los ensayos aquí reunidos reconocen también otra raíz
tradicional: la de la Analitic Jurisprudence en la que fue formado su
autor durante su juventud y que se conforma, por una parte, por
el positivismo radical de Jeremy Bentham y John Austin,7 y por la
otra, por el modo analítico de pensar, centrado en el lenguaje
corriente y que tiene sus raíces en George E. Moore y el segundo
Wittgenstein.8 Para la Analitic Jurisprudence, el derecho está cons-
tituido exclusivamente por reglas que tienen su fuente en hechos
sociales y cuya vía excluyente de acceso cognitivo está dada por
el análisis lógico-semántico del lenguaje jurídico que usan co-
rrientemente los operadores del derecho. Para esta perspectiva,
al menos en algunos de sus autores centrales, en el derecho no
hay casi lugar para valoraciones, ni principios morales, ni bienes
humanos; se trata principalmente de mandatos de acción con un
objetivo de mera supervivencia o de control social.9 El autor de

7 Sobre esta versión del positivismo, véase Hart, H. L. A., “Introduction”,


en Austin, J., The Province of Jurisprudence Determined, Indianapolis-Cambridge,
Hackett Publishing, 1998, pp. vii-xxi; también, Marmor, A., Philosophy of Law,
Princeton & Oxford, Princeton University Press, 2011, pp. 35-59.
8 Acerca de la filosofía analítica, véase Tugendhat, E., Introduzione alla filoso-
fia analítica, Genova, Marietti, 1989; y varios autores, Précis de philosophie analy-
tique, ed. P. Engel, París, PUF, 2000.
9 Sobre la Analytic Jurisprudence, véase, entre muchos otros, Shiner, R., Norm
and Nature. The Movements of Legal Thought, Oxford, Clarendon Press, 1992, p.
199; Marmor, A., Positive Law and Objective Values, Oxford, Clarendon Press,
2001, pp. 49 y ss.; Bix, B., “Legal Positivism”, en varios autores, The Blackwell
Guide to the Philosophy of Law and Legal Theory, ed. M. P. Golding & W.A. Edmund-
son, Malden-Oxford-Carlton, Blackwell Publishing, 2006, pp. 29-49; Finnis, J.,
“Legal Philosophy: Roots and Recent Themes”, en Collected Essays: IV, Philosophy
of Law, Oxford, Oxford University Press, 2011, pp. 157-173.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXIV CARLOS I. MASSINI-CORREAS

estos ensayos adoptó inicialmente esta perspectiva, para aban-


donarla poco tiempo después y escribir sus trabajos teniéndola
como principal oponente; pero no obstante este abandono y esta
oposición, siguió conservando la problemática, el lenguaje y el
estilo argumentativo de la Analitic Jurisprudence.
En este contexto intelectual se inscribe el autor de los ensa-
yos que componen este libro, John Mitchell Finnis, actualmen-
te profesor emérito de Jurisprudence (Teoría del Derecho) en la
Universidad de Oxford, y docente e investigador en la Univer-
sidad de Notre Dame, Indiana, como Biolchini Family Professor of
Law. Finnis nació en 1940 en Adelaide, South Australia, don-
de realizó sus estudios escolares —en la South Australia Church
of England School— y universitarios de grado, recibiéndose de
Abogado en la University of Adelaide. Cabe destacar que tanto
su padre como su abuelo materno eran profesores de filosofía en
esa misma universidad. Después de recibido, a los 21 años, ganó
la Rhodes Scolarship correspondiente a 1962, para realizar estudios
de posgrado en la Universidad de Oxford, donde llevó a cabo
sus cursos e investigaciones de doctorado bajo la supervisión del
profesor H. L. A. Hart. Estos trabajos culminaron en 1965 con
su tesis doctoral sobre The Idea of Judicial Power, en la que se estu-
diaba el tema con referencia principal al derecho constitucional
federal australiano.
Además de sus estudios doctorales, Finnis leyó con prove-
cho el libro central del jesuita canadiense Bernard Lonergan,
Insight,10 que lo ayudó a desembarazarse de los prejuicios empi-
ristas adquiridos en su educación formal, y también algunas de
las obras del Beato John Henry Newman referidas a la revelación
cristiana. Asimismo, ya estando en California, comenzó la lec-
tura de las obras de Germain Grisez, profesor en el Mount St.
Mary’s University de los Estados Unidos, en especial su conocido
artículo “The First Principle of Practical Reason. A Commen-

10 Lonergan, B. J. F., Insight. A Study of Human Understanding, London, Long-


mans, Green & Co., 1964 (la primera edición es de 1957).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXV

tary on the Summa Theologiae 1-2, Question 94, Article 2”,11 en el


que descubrió un nuevo approach a los textos clásicos de la teoría
de la ley natural que resultaba inmune a la acusación positivista de
incurrir en la denominada “falacia naturalista”. Años más tarde,
Finnis realizó varios trabajos de filosofía y teología moral en co-
laboración con Germain Grisez.
Ya doctorado, comenzó una carrera académica que lo llevó
a enseñar primero —por recomendación de Hart— en la Uni-
versidad de Berkeley en California, entre 1965 y 1966; al fina-
lizar este curso, fue designado tutor en derecho en el University
College de la Universidad de Oxford, donde ha enseñado —con
algunos breves intervalos— desde 1966 hasta la actualidad. En
1971 tuvo a su cargo un curso en la Universidad de Adelaide, en
1993/94 enseñó en el Boston College de los Estados Unidos, y
entre 1976 y 1978 fue docente e investigador en la Universidad
de Malawi, un pequeño estado africano, ubicado en el sudes-
te del continente, entre Zambia y Mozambique, y que tiene al
inglés como uno de sus idiomas oficiales. Allí aprovechó para
escribir la mayor parte de Natural Law and Natural Rights, que fue
su primer libro importante y el que sentó las bases de su vasto
renombre en el mundo académico y jurídico.12
Su carrera en la Universidad de Oxford fue especialmente
destacada; como ya se dijo, en 1966 fue designado tutor del Uni-
versity College, al que ha pertenecido desde entonces y donde
tuvo su despacho por décadas, durante un tiempo ubicado exac-
tamente sobre el que ocupaba Ronald Dworkin. Entre 1972 y
1989 fue Rhodes Reader en el derecho del British Commonwealth y
de los Estados Unidos, y desde 1989 ejerció como Professor in Law
& Legal Philosophy, con la máxima categoría docente que se puede
alcanzar en esa Universidad. De modo concomitante con lo an-
11
Grisez, G., “The First Principle of Natural Law. A Commentary on the
Summa Theologiae, 1-2, Question 92, Article 2”, Natural Law Forum, Notre Dame,
núm. 10, 1965, pp. 168-196.
Véase Orrego, C., “Estudio preliminar”, en Finnis, J., Ley natural y derechos
12

naturales, trad. de C. Orrego, Buenos Aires, Abeledo-Perrot, 2000, pp. 9-32.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXVI CARLOS I. MASSINI-CORREAS

terior, fue designado entre 1986 y 1991 miembro de la Comisión


Teológica Internacional de la Santa Sede, y desde 1989 integra
la British Academy. Además, Finnis ejerció también la profesión
de abogado, asesorando a numerosos estados australianos en ma-
terias constitucionales y como abogado miembro del Gray’s Inn
de la English Bar ante varias cortes de apelaciones. Entretanto,
llevaba adelante en la Universidad de Oxford un seminario pe-
riódico de filosofía del derecho, junto con Herbert Hart y Joseph
Raz, en el que se debatían públicamente los temas más polémi-
cos de la teoría jurídica y de la filosofía práctica.
Por otra parte, John Finnis había sido educado religiosamen-
te —como la mayoría de los niños anglosajones— en el cristia-
nismo anglicano, pero al alcanzar la adolescencia no practicaba
la religión que, en general, lo tenía sin demasiado cuidado: a to-
dos los efectos prácticos, era un agnóstico. Pero entonces leyó un
libro apologético escrito por un sacerdote poco conocido, pero
que le hizo replantearse los problemas del cristianismo y comen-
zar un proceso de conversión, proceso que culminó con su bau-
tismo como fiel de la Iglesia católica, el 19 de diciembre de 1962,
en la iglesia de St. Aloysius de Oxford. Finnis comparte esta re-
ligión con su esposa —Carmel McNally, graduada en literatura
inglesa— y en la que fueron educados sus seis hijos.13 Como in-
telectual católico, Finnis se ha desempeñado en el Reino Unido
como directivo del Linacre Centre for Health Care Ethics (hoy
Anscombe Bioethics Centre), como asesor del Catholic Bishops’s
Joint Comitee on Bioethical Issues (1981-88), y en el Vaticano,
como miembro de la Comisión Teológica Internacional (1986-
92), del Consejo Pontificio Justicia y Paz (1990-95) y de la Acade-
mia Pontificia Pro Vita, desde 2001 hasta la actualidad.
En lo que respecta a su obra publicada, ya se dijo que su pri-
mer libro relevante fue Natural Law and Natural Rights (en adelante
NLNR), publicado en 1980 en la prestigiosa colección de Oxford

13 En este punto, puede verse: www.twotlj.org/Finnis.htme, consulta del 16 de


abril de 2013.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXVII

University Press, Clarendon Law Series, y que le había sido encarga-


do por uno de los directores de la colección, Herbert Hart, cator-
ce años antes. Este libro fue objeto de numerosas reimpresiones
y recientemente se ha editado una segunda edición por Oxford
University Press,14 la que contiene un extenso Postscript (65 pp.),
en el que Finnis aclara varias de sus doctrinas e interpretaciones
y responde a algunas de las críticas que se han dirigido al libro.
No cabe duda que este libro, algunas de cuyas afirmaciones han
sido corregidas, ampliadas y aclaradas por su autor en escritos
posteriores, es uno de los textos relevantes de la filosofía del dere-
cho contemporánea. En efecto, son pocos los volúmenes de filo-
sofía jurídica —y, en general, de filosofía práctica— que han sido
objeto de más referencias, recensiones, artículos, notas críticas y
citas que NLNR.
Sobre este libro, el iusfilósofo positivista Neil Mac Cormick
escribió:

pocas veces he leído una obra de filosofía con un mayor senti-


miento de excitación y descubrimiento que el que experimenté
en la primera recorrida sin aliento a través de la pre-edición de
Natural Law… Él [libro] sigue siendo para mí un hito intelectual;
uno de esos pocos libros que hacen surgir un cambio permanente
en la propia comprensión; una transformación en el propio para-
digma personal.15

Y por su parte, el pensador iusnaturalista Mark Murphy, que


profesa en la universidad de Georgetown, sostiene:

Finnis, J., Natural Law and Natural Rights, 2a. ed., Oxford, Oxford Univer-
14

sity Press, 2011, 494 pp. (en adelante se citará NLNR, haciendo siempre refe-
rencia a la segunda edición). También influyó de modo importante en la muta-
ción de las ideas de este autor la lectura del libro central del jesuita canadiense
Bernard Lonergan; Lonergan, B. J. F., Insight. A Study of Human Understanding,
London, Longmans, Green & Co., 1964 (la primera edición es de 1957).
15
MacCormick, N., “Natural Law and the Separation of Law and Mo-
rals”, en varios autores, Natural Law Theory. Contemporary Essays, ed. R. P. George,
Oxford, Oxford University Press, pp. 105 y 106.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXVIII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

es bastante claro que la resurrección contemporánea del punto de


vista estricto de la ley natural, en el marco de la iusfilosofía analí-
tica, data del libro de John Finnis de 1980, Natural Law and Natural
Rights. Las tesis defendidas por Finnis en esa obra cubren todo el
espectro de campos filosóficos en los que las doctrinas de la ley
natural han sido defendidas… y esas explicaciones se encuentran,
del mismo modo que las ofrecidas por el teorizador paradigmá-
tico de la ley natural, Tomás de Aquino, fuerte y adecuadamente
integradas.16

En ese libro, su autor reformuló la doctrina clásica del de-


recho natural, presentándola en el lenguaje, las estructuras ar-
gumentativas y la temática propias de la teoría jurídica analítica
dominante en Gran Bretaña desde mediados del siglo XIX. Fin-
nis conocía muy bien esa tradición, ya que había sido formado
en ella, tanto en sus estudios de grado como de posgrado, hasta
“el momento —escribe Finnis— en que comencé a sospechar
que podría haber algo más que superstición y tinieblas en las
doctrinas de la ley natural”.17 Este nuevo estilo de presentación
trastocó completamente la imagen del iusnaturalismo comparti-
da por la gran mayoría de los juristas y pensadores del derecho,
según la cual se trataba de una doctrina dogmática, primitiva y
basada en fundamentos exclusivamente religiosos. Es más, se re-
ferían a él con la etiqueta de “iusnaturalismo teológico” y lo ex-
ponían en una síntesis ridícula y caricaturesca, hasta el extremo
en que resultaba difícil entender cómo alguien en la historia del
pensamiento podía haber sostenido semejante bobería; las varias
presentaciones efectuadas por Hans Kelsen del iusnaturalismo
resultan muy ilustrativas a ese respecto.18

Murphy, M., “Natural Law Jurisprudence”, Legal Theory, Cambridge,


16

núm. 9, 2003, p. 241.


Ibidem, p. vi.
17
18
Entre otros lugares, véase Kelsen, H., “The Natural Law Doctrine Before
the Tribunal of Science”, The Western Political Quarterly, Salt Lake City-Utah,
vol. II, núm. 4, 1949, pp. 481-513.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXIX

En este sentido, la presentación realizada por Finnis en NLNR


obligó a los estudiosos de la teoría jurídica a tener en cuenta al
iusnaturalismo como una corriente filosófica razonable y que te-
nía algo que decir en el debate de las ideas contemporáneas. Se-
gún lo resume muy bien Orrego,

Finnis volvió a poner sobre la mesa cuestiones como la inextrica-


ble unión de las valoraciones —morales, en último término— y
las descripciones en las ciencias sociales; la necesidad de explicar
el derecho positivo en el contexto más amplio de la razonabilidad
práctica y de los bienes humanos básicos fundantes del orden mo-
ral; la teoría de la justicia, de la obligatoriedad del derecho, del
bien común, de la autoridad, de los derechos humanos naturales;
el problema de la ley injusta, considerado a la vez desde el punto
de vista jurídico, político y moral, sin excluirlo de la teoría analí-
tica del derecho, e incluso la cuestión de Dios como fundamento
último del orden moral.19

Paradojalmente, luego de un momento de desconcierto ini-


cial, el libro fue resistido duramente en los ambientes más con-
servadores del iusnaturalismo clásico de raíz tomista, que no
comprendieron o no tuvieron en cuenta su estructura argumen-
tativa analítica, ni hacia quienes estaba dirigido, ni la índole de la
formación intelectual de su autor, ni las ideas de los autores a los
que se oponían las principales tesis del libro. En el Postscript de la
segunda edición de NLNR, Finnis se refiere a estas incompren-
siones diciendo que:

Orrego, C., op. cit., p. 14. Sobre el impacto intelectual de NLNR, Fulvio
19

di Blasi ha escrito: “Este libro, en efecto, desde su primera aparición, se ha im-


puesto a la atención general de los estudiosos de ética, derecho y política como
el esfuerzo más imponente y original de retomar críticamente los temas clásicos
del derecho natural y de los derechos naturales, que en la filosofía del derecho
contemporánea, sobre todo la de matriz analítica, habían caído al presente en
un descrédito total”; Di Blasi, F., Dio e la legge naturale. Una rilettura di Tommaso
d’Aquino, Pisa, Edizioni ETS, 1999, p. 22.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXX CARLOS I. MASSINI-CORREAS

quedé desconcertado por la inhabilidad o poca voluntad de los


escritores modernos de esa tradición [de la ley natural] para en-
frentarse a los estudiantes seculares de nuestros días, tal y como
están equipados intelectualmente por sus maestros de colegio y
los periodistas con puntos de vista derivados de Hume y Russell
u otras variantes del escepticismo moderno acerca del bien y el
mal, lo correcto e incorrecto en la acción humana, y con el deter-
minismo cientista, el materialismo y otras concepciones (e. g., el
positivismo lógico) acerca de las limitaciones de la razón. Por ello
no debí haberme sorprendido, como lo fui, por la inhabilidad y la
poca voluntad de los recensionistas y otros lectores de la tradición
más o menos Tomista, para tomar en cuenta el género del libro y
la audiencia a la que estaba dirigido primariamente, como parte
integral de la Clarendon Law Series… El libro era, pensaron, una
capitulación ante Hume y su falacia “Ser y Deber-Ser”.20

Es cierto que el libro no tenía la estructura expositiva de los


manuales clásicos de filosofía tomista y de ius naturae, en los que
la explicación de la ley natural era precedida de una larga intro-
ducción epistemológica, antropológica y metafísica, y en los que
se suponía que la audiencia estaría formada por jóvenes católi-
cos practicantes o simplemente por seminaristas. En este aban-
dono de las formas expositivas y en algunas otras afirmaciones
discutibles, los representantes de un tomismo excesivamente es-
tructurado e inmovilista creyeron ver una rendición incondicio-
nal ante las ideas del mundo moderno y un abandono de las
tesis centrales de la tradición tomista. Buscaron en el libro sólo
los puntos en los que se apartaba de la ortodoxia tomista y no
sus contribuciones a la mejor comprensión de las tesis iusnatu-
ralistas por parte de los lectores más o menos secularizados. La-
mentablemente, se trata de un malentendido que no ha logrado
todavía ser superado.21

20
NLNR, pp. 415 y 416.
21
En este punto, véase, como ejemplo, entre una bibliografía muy vasta:
May, W. E., “Contemporary Perspectives on Thomistic Natural Law”, en varios
autores, St. Thomas Aquinas & the Natural Law Tradition. Contemporary Perspectives,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXXI

Después de la publicación de NLNR, Finnis publicó en


1982 Fundamentals of Ethics, que recoge el contenido de las Ca-
rroll Lectures impartidas en la Universidad de Georgetown; en
1987, Nuclear Deterrence, Morality and Realism, en asociación con
Germain Grisez y Joseph Boyle; en 1991, Moral Absolutes. Tradi-
tion, Revision and Truth, que incluye el contenido de las J. McGivney
Lectures ofrecidas en 1988 en la Catholic University of America,
y en 1998 Aquinas. Moral, Political, and Legal Theory, que integra
la colección Founders of Modern Political and Social Thought, editada
por Mark Philp para Oxford University Press. Por otra parte,
esa misma editorial publicó, en 2011, cinco volúmenes magní-
ficamente editados de Collected Essays de John Finnis, con los si-
guientes títulos: Reason in Action, Intention & Identity, Human Rights
& Common Good, Philosophy of Law y Religion & Public Reasons. Es-
tos volúmenes, que totalizan más de dos mil páginas, incluyen la
gran mayoría de los artículos y notas publicadas por Finnis a lo
largo de más de cuarenta años de ardua labor y constituyen una
fuente invalorable para el conocimiento de la integralidad y de
la evolución de su pensamiento.

ed. J. Goyette et al., Washington D. C., The Catholic University of America


Press, 2004, pp. 113-156; Long, S. A., “Natural Law or Autonomous Practical
Reason: Problems for the New Natural Law Theory”, en ibidem, pp. 165-193
(el primer trabajo defiende las ideas de Finnis y sus colegas; el segundo las im-
pugna). Véase, asimismo, Lisska, A. J., Aquinas’s Theory of Natural Law. An Analytic
Reconstruction, Oxford, Oxford University Press, 1996; George, R. P., In Defense
of Natural Law, Oxford, Oxford University Press, 2001; Donnelly, B., A Natural
Law Approach to Normativity, Aldershot-Burlington, Ashgate, 2007, pp. 96 y ss.;
Westerman, P., The disintegration of Natural Law Theory, Leiden-New York-Köln,
Brill, 1998, pp. 231 y ss.; López Martínez, A., El debate anglo-americano sobre la
teoría tomista de la ley natural, Roma, Pontificia Universitas Sanctae Crucis, 2006;
varios autores, Natural Law & Moral Inquiry, ed. R. P. George, Washington D. C.,
Georgetown University Press, 1998; y varios autores, The Revival of Natural Law.
Philosophical, theological and ethical responses to the Finnis-Grisez School, ed. N. Big-
gar & R. Black, Aldershot, Ashgate, 2000. Puede verse también la bibliografía
citada por Orrego, C., op. cit., passim.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXXII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

II. La teoría finnisiana del derecho:


la perspectiva metódica de abordaje

Una de las características principales de la empresa intelectual en-


carada por John Finnis es que su propuesta de teoría del derecho
se encuentra enmarcada en el contexto de un sistema completo
de filosofía práctica: la suya es una filosofía del derecho que su-
pone una filosofía política y una ética general. En lo que sigue del
presente estudio, la investigación se centrará en los aspectos más
propios de la teoría del derecho, dando por supuestas o mencio-
nando sólo incidentalmente las doctrinas morales y políticas con
las que se encuentra vinculado. En otros lugares, el autor de estas
líneas se ha referido in extenso a esos temas y resultaría reiterativo
volver a desarrollarlos aquí.22 Por ello, se hará un esfuerzo de aná-
lisis descompositivo, concentrando el desarrollo de las ideas del
profesor oxoniense en sus aspectos más propiamente jurídicos, es
decir, en su elaboración de una teoría del derecho iusnaturalista y
en las críticas que dirige a algunos de sus principales oponentes:
los positivistas jurídicos.
Finnis comienza su teoría del derecho con algunas precisio-
nes metodológicas acerca del modo en que se abordará el estudio
de su objeto, y hace especial hincapié en dos de ellas: la primera
referida al carácter principalmente práctico de la aproximación y
de la explicación acerca de lo jurídico, y la segunda acerca del
uso de la llamada analogía de atribución como instrumento para
determinar el caso central del derecho y la significación focal
del correspondiente término “derecho”. Respecto de lo primero,

22 Véase, principalmente, Massini-Correas, C. I., “The New School of Na-


tural Law. Some Approaches”, Rechtstheorie, Berlín, núm. 30-4, 1999, pp. 461-
478; “Derechos humanos y bienes humanos”, en Teoría del derecho y de los derechos
humanos, Lima-Perú, ARA Editores, 2011, pp. 23-51; “Sobre ciencia práctica
y prudentia. Aproximaciones desde las ideas de John Finnis”, Sapientia, Buenos
Aires, núms. 227 y 228, 2010, pp. 41-53; “Sobre razón práctica y naturaleza
en el iusnaturalismo. Algunas precisiones a partir de las ideas de John Finnis”,
Rivista Internazionale de Filosofia del Diritto, Milano, núm. 89-4, 2013, pp. 497-517.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXXIII

Finnis precisa que “el desarrollo de la teoría del derecho sugiere,


y la reflexión sobre la metodología de cualquier ciencia social
confirma, que un teórico no puede proporcionar un análisis y
descripción teorética de los hechos sociales a menos que también
él participe en la tarea de valorar, de comprender qué es real-
mente bueno para las personas humanas y qué exige realmente
la racionalidad práctica”, y esto es así, toda vez que “las accio-
nes, prácticas, etc., solamente pueden comprenderse plenamente
captando su fin, es decir, su objetivo, su valor, su relevancia o
importancia, tal como fueron concebidos por quienes realizaron
esas acciones, participaron en esas prácticas, etc.”.23
Para Finnis, esta necesidad de atención central al punto de
vista práctico se revela claramente en la crítica de Hart a Austin
y a Kelsen, en la que el antiguo profesor oxoniense pone de re-
lieve que la doctrina de esos autores no se adecuaba a los hechos
pertinentes, aclarando Finnis que

los hechos a los que esa teoría no se adecuaba, según Hart, eran
hechos acerca de las funciones… La descripción (“concepto”) del
derecho de Hart se construye apelando, una y otra vez, al fin
práctico de los componentes del concepto. El derecho ha de des-
cribirse en términos de reglas para la orientación de funcionarios
y de ciudadanos por igual, y no meramente como un conjunto de
predicciones de lo que harán los funcionarios… El derecho debe
establecer sanciones y un contenido mínimo de reglas primarias
con el fin de garantizar la supervivencia de la sociedad o de sus
miembros y para darles a éstos una razón práctica para conformarse
con él.24

Pero además, en su obra posterior, Aquinas. Moral, Political, and


Legal Theory, Finnis precisa que

23
NLNR, p. 3.
24
NLNR, pp. 40 y 41. En este punto, véase Covell, Ch., In Defence of Natu-
ral Law. A Study on the Ideas of Law and Justice in the Writings of Lon Fuller, Michael
Oakeshott, F.A. Hayek, Ronald Dworkin and John Finnis, London, MacMillan, 1999,
pp. 198 y 199.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXXIV CARLOS I. MASSINI-CORREAS

lo que es práctico, es acerca de qué cosa hacer… No es acerca


de lo que es el caso, tampoco acerca de lo que será el caso. Es
acerca de lo que ha de ser hecho, debe ser hecho —una pres-
cripción y no, en cuanto tal, una predicción—. Si uno tiene una
intención, el propio conocimiento de esa intención es, primero y
principalmente, conocimiento práctico, un conocimiento del fin,
del propósito que uno tiene y de los medios de la conducta propo-
sitiva. Como conocimiento práctico, es realmente conocimiento,
verdadero y, en su propia dimensión, completo, aun cuando la
conducta resulte impedida y nunca tenga lugar.25

Un poco más adelante precisa que

una ciencia o teoría es práctica en el sentido más pleno, si ella es


acerca de y dirigida hacia aquello que es bueno hacer, tener, obtener
y ser… Es práctica en su sentido más pleno cuando es acerca, y
prescribe, lo que ha de ser hecho en el campo abierto a fines de la
vida humana en su conjunto, por elecciones y actos… y en vista
de objetos, fines-bienes que proveen razones para obrar y otor-
gan sentido a la vida individual o grupal como un todo abierto
a fines.26

Aquí resulta conveniente recalcar que los autores contra


los que escribe John Finnis —los positivistas estrictos— sostienen
que el teórico social es un espectador de un espectáculo que pue-
de tener cualquier fin-bien, y que es muy poco lo que puede de-
cirse acerca de la razonabilidad de los fines. Finnis muestra que
todo espectador indispensablemente habla del fin de la obra y lo
valora, y esto es inevitable porque de lo contrario no se podría
describir el espectáculo como tal espectáculo, es decir, saber que
esto es un espectáculo y no una matanza, que esto es un espec-
táculo y no la vida real, etcétera Dicho de otro modo, que un
análisis interesante y explicativo de la realidad social implica, de

25 Finnis, J., Aquinas. Moral, Political, and Legal Theory, Oxford, Oxford Uni-
versity Press, 1998, p. 38 (en adelante AQ).
26 Ibidem, p. 41.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXXV

algún modo, el análisis de la razonabilidad de fines y bienes. Esto


es así porque cuando nos preguntamos por el derecho nos pregun-
tamos cuál es la decisión razonable, y la respuesta a esta pregunta
implica: (i) la existencia de varios fines (y medios) eslabonados
que hacen a una decisión razonable (o irrazonable); (ii) la acep-
tación de que esa cadena puede ser conocida. En esto último
quizá resida el núcleo de la perspectiva práctica: al teórico del
derecho no le interesa cualquier decisión, sino sólo la justa o
razonable.27
La adopción de esta perspectiva resulta entonces indispen-
sable para la explicación y comprensión de las realidades prácti-
cas, toda vez que su sentido se revela a partir de los fines-bienes
del obrar y sólo al que tiene acceso a esos fines, así como a las
realidades vinculadas con ellos: normas, instituciones, facultades
de hacer o de no hacer, etcétera. Esto es así, toda vez que la ex-
periencia de la que parte más relevante del conocimiento ético
y jurídico es intrínsecamente una experiencia práctica, colma-
da de valoraciones, directivas, intenciones, praxis intencionales e
instituciones, que adquieren su sentido —y por lo tanto pueden
ser comprendidas— sólo por referencia a fines-bienes humanos.
Este punto de vista ha sido denominado por Giuseppe Abbà la
“perspectiva de la primera persona”, o “perspectiva del actor”,
que el autor italiano opone a la “perspectiva del espectador”, o
de la “tercera persona”, que es la adoptada por la gran mayo-
ría de los autores modernos, como Adam Smith en su Teoría de
los sentimientos morales, o John Rawls en su Teoría de la justicia.28 Ha
escrito en este punto Abbà que “la vida buena, en cuanto vida a
conducir por parte de los individuos, es precisamente el tema de la
Ética. Debe notarse que ella es considerada desde el punto de vista

27
Debo estas últimas consideraciones a una indicación del profesor Juan
Cianciardo.
Véase Rawls, J., A Theory of Justice, Cambridge-Massachusetts, The
28

Belknap Press of Harvard University Press, 1971; Smith, A., La teoría de los
sentimientos morales, trad. de C. Rodríguez Braun, Madrid, Alianza, 1997.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXXVI CARLOS I. MASSINI-CORREAS

de los agentes, en cuanto este es el fin que ellos realizan, la vida que
practican, ejercitando su sabiduría práctica”.29
Esto ocurre del mismo modo en el caso del derecho, toda vez
que resulta imposible saber de qué estamos hablando si se hace
abstracción de los fines para los que se sancionaron las normas,
de los bienes a alcanzar mediante los actos jurídicos, los valores
que presiden su regulación, el sentido propio del sistema jurídi-
co-normativo, etcétera. El derecho —toda la realidad jurídica—
pertenece al orden práctico,30 aquel que la razón pone en las
conductas en orden al bien humano. De aquí que la perspectiva
adecuada —adecuada a su objeto— para la consideración del
derecho sea la propia del agente de praxis, que reflexiona sobre
el fin de cada institución jurídica y del derecho como un todo, y
sobre los medios para alcanzarlos en la convivencia política. Esto
se percibe especialmente en el caso de la interpretación jurídica,
donde la desatención del aspecto valorativo-finalista torna impo-
sible la realización de cualquier labor hermenéutica.31

III. La aproximación “analógica”

Pero esa aproximación práctica tiene otra nota relevante: se trata


de un approach “analógico”, es decir, que focaliza las consideracio-
nes en el caso central de la realidad estudiada, para después pasar al
análisis de aquellas otras concreciones de esa realidad en las que
la significación principal del término —y del concepto— de que se
trata se da de un modo determinado, o matizado, o imperfecto,
o diluido, o parcial, o menguado, o aun desfigurado o pervertido.

29 Abbà, G., Quale impostazione per la filosofía morale?, Roma, LAS, 1996, p. 42.
Véase Rhonheimer, M., La perspectiva de la moral. Fundamentos de la ética filosófica,
trad. de J. Mardomingo, Madrid, Rialp, 2000, pp. 41 y ss.
30 Véase AQ , pp. 20-42.
31 Véase, entre otros lugares, Massini Correas, C. I., Objetividad jurídica e
interpretación del derecho, México, Porrúa, 2008, passim.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXXVII

El campo propio de cualquier teoría o ciencia —escribe Finnis—


incluye propiamente todo lo que está relacionado con un tipo
central y las formas relevantes de “relación con el tipo central”
incluyen, inter alia, no sólo lo que genera realidades de ese tipo,
sino también sus característicos defectos o corrupciones y las cau-
sas de esas frustraciones o fallas (breakdowns). Por lo tanto, una
versión diluida o corrupta del tipo puede correctamente… ser
llamada por el mismo nombre, aunque no exactamente con el
mismo significado (“unívocamente”, como traduce el Aquinate),
ni de modo meramente equívoco, sino por el tipo de relación-en-
la-diferencia de significado que Tomás de Aquino (cambiando el
vocabulario de Aristóteles) llama analogía.32

Finnis está haciendo referencia aquí a lo que tradicionalmen-


te se ha denominado “analogía de atribución”, figura lógica —y
en definitiva ontológica— según la cual un término se aplica pro-
pia y formalmente a una cierta índole de realidades, pero tam-
bién a otras de modo semejante pero no idéntico; esto es lo que
sucede, v. gr., con términos como “luz” que se aplica de modo
principal y formalmente al agente físico que hace visibles los ob-
jetos, pero también se dice de una persona inteligente que es una
“luz”, de Dios que es la “luz” del mundo, de un autor que dio
a “luz” un nuevo libro, y del utensilio que sirve para alumbrar.
En todos los últimos casos, la palabra se usa porque la realidad
designada tiene una semejanza con el caso central, o porque es
su causa o su efecto, o su condición, etcétera.33 Otro tanto ocurre
en las realidades prácticas, tal como ocurre, v. gr., con la palabra
“político”, que se aplica con distintos grados de propiedad a un
tipo de comunidad, a los grupos que intentan influir en el gobier-
no de esa comunidad, a un tipo de carácter especialmente dúctil

32
AQ , p. 43.
33
Sobre la noción de analogía, véase McInerny, R., Studies in Analogy, The
Hague, Martinus Nijhoff, 1968; Gambra, J. M., La analogía en general, Pamplona,
EUNSA, 2002; Montagnes, B., La doctrine de l’analogie de l’être d’aprés Saint Thomas
d’Aquin, Louvain-Paris, Publications Universitaires de Louvain-Béatrice-Nau-
welaerts, 1963.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XXXVIII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

o a una cierta clase de actividades. En estos casos, el significado


focal es el que corresponde a cierto tipo de actividad “política”,
aplicándose analógicamente a la comunidad en la que esa activi-
dad se desarrolla, al tipo de carácter que la facilita y a los grupos
que la realizan y promueven.
En este punto, Finnis agrega:

aprovechando la sistemática multiplicidad de significados de los


términos teóricos que uno usa, se puede diferenciar lo maduro de
lo inmaduro en los asuntos humanos, lo refinado de lo primiti-
vo, lo plenamente realizado de lo corrompido, el buen ejemplar
del caso desviado, lo que se dice “con propiedad”, “sin restriccio-
nes” y “hablando de modo absoluto” (simpliciter), de lo que se dice
“en cierto sentido”, “por decirlo así” y “de algún modo” (secun-
dum quid), pero todo esto sin ignorar ni desterrar a otra disciplina
los casos de la materia de estudio que sean inmaduros, primiti-
vos, corrompidos, desviados o que de cualquier otra forma sean
ejemplos sólo “en un sentido restringido” o bien “en un sentido
amplio”.34

En este lugar, Finnis equipara las nociones analógicas de atri-


bución propia y formal y de atribución secundaria con las de
predicación simpliciter y secundum quid, lo que Tomás de Aquino no
hace expresamente, pero que —con las debidas precauciones—
puede realizarse en ciertos casos.
En el caso de “derecho”, Finnis sostiene que el “significa-
do focal” es el que corresponde a “un punto de vista en el que
el establecimiento y el mantenimiento de un orden jurídico, en
cuanto distinto de uno discrecional o estáticamente consuetudi-
nario, se considera un ideal moral, o bien una apremiante exi-
gencia de justicia, entonces ese punto de vista constituirá el caso
central del punto de vista jurídico”.35 Dicho en otras palabras,

34
NLNR, pp. 10 y 11.
35
NLNR, pp. 14 y 15. En este punto, véase Pereira Sáez, C., La autoridad del
derecho. Un diálogo con John M. Finnis, Granada, Comares, 2008, pp. 17-39.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XXXIX

para el pensador australiano, el significado principal de “dere-


cho” incluye constitutivamente una dimensión ético-valorativa.
Por ello es posible distinguir en este significado focal dos dimen-
siones centrales: (i) la que corresponde al ordenamiento jurídico posi-
tivo, que puede denominarse dimensión institucional, autoritativa
o social-fáctica, y (ii) la que corresponde a un ideal racional o de
justicia, que determina el sentido y la razón de ser del derecho.
Ambas dimensiones integran lo que puede llamarse propiamente
“derecho”, y las atribuciones secundarias se referirán a aquellas
realidades que realizan estas dos dimensiones de modo disminui-
do, parcial o imperfecto.
Esto es lo que un pensador relevante como Robert Alexy
denomina el “carácter dual del derecho”,36 a lo que ha aludido
recientemente N. E. Simmonds cuando afirma que el derecho
consiste también en un “ideal moral”, 37 y que Finnis expone al
decir que

durante la centuria que va desde alrededor de 1850 hasta apro-


ximadamente 1950, la perspectiva prevaleciente entendía al de-
recho como una manifestación de poder, dominio y dirección,
por la cual las personas o instituciones soberanas expresaban su
voluntad acerca de cómo los miembros de la comunidad debían
comportarse, y reforzaban estos imperativos con la amenaza y
ejecución de sanciones. El punto de vista prevalente hoy en día
no deja de lado la necesidad de sanciones impuestas por la fuerza
a los recalcitrantes, pero enfatiza la oportunidad y la responsabili-
dad de los gobernantes de gobernar para el beneficio, no privado
o partidista, sino común y de realizar esto por medios que tiendan

Véase Alexy, R., El concepto y la naturaleza del derecho (en adelante CND),
36

trad. de C. Bernal Pulido, Madrid, Marcial Pons, 2008, p. 44. Sobre el pensa-
miento iusfilosófico de Robert Alexy, puede verse Vigo, R., “La teoría jurídica
discursiva no positivista de Robert Alexy”, en varios autores, La injusticia extrema
no es derecho (de Radbruch a Alexy), ed. R. L. Vigo, Buenos Aires, Universidad de
Buenos Aires-La Ley, 2004, pp. 25-71.
Véase Simmonds, N. E., Law as a Moral Idea, Oxford, Oxford University
37

Press, 2008.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XL CARLOS I. MASSINI-CORREAS

a asegurar que todas las decisiones relevantes sean adoptadas en


línea con la verdad acerca de los hechos y con transparencia e
imparcialidad en los procedimientos legislativos, ejecutivos y ju-
diciales.38

Finnis no desarrolla esta doctrina con la claridad que lo hace


Alexy,39 pero es notorio que para el profesor de Oxford, el dere-
cho, al menos en su “caso central”, consta de dos dimensiones,
elementos o co-principios: uno de ellos de carácter fáctico-social
y autoritativo, que se concreta en un sistema normativo positivo y
en instituciones sociales que lo crean y aplican, y otro de índole
racional-valorativo, que determina el sentido ético-práctico del sis-
tema normativo y de las realidades jurídica a él vinculadas. Des-
de esta perspectiva, puede decirse que existen dos dimensiones en la
validez del derecho: la fáctico-social y la racional-valorativa; sobre
este tema se volverá más adelante.

38 Finnis, J., “Legal Philosophy: Roots and Recent Themes”, en Collected


Essays-IV (Philosophy of Law), Oxford, Oxford University Press, 2011, p. 157.
En NLNR, Finnis sostiene que “todo esto [la positividad del derecho] no de-
biera oscurecer la medida en que el pensamiento jurídico de hecho sí permite
(y razonablemente) que el sistema de reglas sea penetrado por principios de
razonabilidad práctica que derivan su autoridad de su conveniencia (según jus-
ticia y en favor del bien común) y no, o no solamente, de su origen en algún acto
pasado de disposición o en algún uso establecido. El sistema jurídico… es más
abierto que lo que el modelo sugiere —es decir, más abierto al flujo ilimitado
del razonamiento práctico, en el cual puede juzgarse que una disposición, váli-
da según criterios formales de validez del sistema (“reglas de reconocimiento”),
es, o ha llegado a ser, injusta y, por tanto, después de todo, total o parcialmente
inaplicable—”; NLNR, p. 356.
39 En op. cit., pp. 44, Robert Alexy escribe: “dos propiedades son esenciales
para el derecho: la coerción o fuerza, de un lado, y la corrección o rectitud, del
otro. La primera se refiere al elemento central de la eficacia social del derecho;
la segunda expresa su dimensión ideal o crítica”. Y más adelante precisa que “el
derecho implica necesariamente dos dimensiones: una dimensión real o fáctica
y una dimensión ideal o crítica… Como consecuencia, qué sea el derecho es
algo que depende no sólo de los hechos sociales, sino también de qué es aquello
que el derecho debe ser” (p. 73).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XLI

Lo que resulta importante destacar, en lo que se ha explicado


hasta ahora, es que desde la perspectiva de John Finnis la apro-
ximación propia del pensamiento acerca del derecho es, a raíz
del carácter práctico del conjunto de realidades que se denomi-
nan “jurídicas” o “derecho”, la perspectiva del agente de praxis,
de quien piensa acerca de su obrar en procura del bien humano
completo, es decir, del bien ético o bien moral. Dicho de otro
modo: existe una clara continuidad en el pensamiento práctico-
moral y el práctico-jurídico, y por lo tanto la perspectiva propia
para el abordaje de las realidades jurídicas es la práctico-moral,
que permite develar el sentido propio de lo jurídico y trascender
una mera descripción de hechos sociales, que no podría estable-
cerlos en cuanto jurídicos, ni comprender su sentido normativo.
Este punto de vista práctico-moral equivale en varios sentidos
—no en todos— al “punto de vista interno”40 propugnado por
Hart y es el que hace posible el desarrollo de una teoría jurídica
práctica, ordenada a la comprensión del sentido y a la solución de
las cuestiones jurídicas.
Ahora bien, esta perspectiva se enfrenta con una realidad —el
derecho— múltiple y variada, compuesta por elementos que per-
tenecen a distintas categorías, y que no puede por lo tanto ser
abordada sino de modo analógico, es decir, distinguiendo entre
un caso central de aplicación del nombre, en el que el tipo o ín-
dole de esa realidad se da de un modo pleno y completo, y otros
casos periféricos, en los cuales las realidades designadas realizan la
índole analógica de modo imperfecto, disminuido o defectuoso.
El punto de vista práctico permite determinar el caso central de
“derecho” y establecer su significación focal, que es —según Fin-
nis— la de un conjunto de normas producidas por una autori-
dad, dirigidas a resolver razonablemente y para su bien común
los problemas de coordinación de la comunidad política.41

40 Hart, H. L. A., The Concept of Law, 2a. ed., Oxford, Oxford University
Press (Clarendon Law Series), 1997, pp. 255 y passim.
41 NLNR, p. 276.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XLII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

IV. La teoría iusnaturalista del derecho

En un extenso artículo publicado en la Stanford Encyclopedia of Phi-


losophy, con el título de “Natural Law Theories”,42 Finnis resume
sus ideas respecto a la teoría del derecho que corresponde a una
visión iusnaturalista —iusnaturalista clásica— de la realidad jurí-
dica. Comienza aclarando que los iusfilósofos “positivistas” pre-
sentan sus planteos como radicalmente opuestos a los del iusna-
turalismo, pero que en cambio los pensadores de la Natural Law
Theory no hacen ningún esfuerzo por negar la mayoría de las tesis
ius-positivistas; al contrario, para los iusnaturalistas,
el derecho puede ser considerado o expuesto tanto como un puro
hecho social, cuanto como un conjunto de razones para la acción,
que pueden ser y frecuentemente son sólidas en cuanto razones
y por lo tanto normativas para la gente razonable a la que se
aplican. Este carácter dual del derecho positivo está presupuesto
en el eslogan bien conocido “el derecho injusto no es derecho”.
Entendido correctamente este eslogan indica porqué… la oposi-
ción positivista a las teorías del derecho natural es un sinsentido,
ya que es redundante: aquello que los positivistas ven caracterís-
ticamente como realidades que deben ser afirmadas, son también
afirmadas por la teoría del derecho natural, y aquello que ellos
ven como ilusiones que deben ser disipadas, no es parte de la teo-
ría del derecho natural.43

Esta es en rigor la tesis central del iusfilósofo australiano res-


pecto de la oposición iuspositivismo-iusnaturalismo: el iusnatu-
ralismo también sostiene las tesis principales propuestas por el
iuspositivismo, más otras que completan la comprensión y explica-
ción del fenómeno jurídico y la hacen más adecuada y acabada.
Para estas teorías iusnaturalistas —sostiene Finnis—,

42
Finnis, J., “Natural Law Theories” (en adelante NLT), en Stanford Ency-
clopedia of Philosophy, http://plato.stanford.edu/entries/natural-law-theories/ , consulta
del 10 de abril de 2013.
43 NLT, pp. 1 y 2.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XLIII

la cuestión central… es la siguiente: ¿cómo y porqué puede el de-


recho, y su positivación en la legislación, las decisiones judiciales
y las costumbres, proporcionar a sus sujetos razones fuertes [es
decir, obligatorias] para actuar de acuerdo con él? ¿Cómo puede
la validez jurídica (“formal” o “sistémica”) de una norma, juicio
o institución, o su facticidad o eficacia como fenómeno social…,
hacerlas autoritativas en las deliberaciones de sus sujetos.44

Para Finnis, la teoría del derecho natural sostiene que las


normas “basadas en fuentes sociales” (legislación estatal, juris-
prudencia, costumbre jurídica, etcétera) revisten una impor-
tancia central en la capacidad del derecho de promover el bien
común, tal como lo sostiene Tomás de Aquino en un conocido
texto de la Summa Theologiae, I-II, q. 95, a. 1. Todas esas teorías
defienden que el derecho tiene también una dimensión moral, de
búsqueda del bien humano y de exclusión de los grandes males
sociales de la anarquía y la tiranía.45
Según Finnis, esta dimensión moral del derecho se descubre
al considerar qué cosas ha de perseguir el hombre y qué cosas ha
de evitar en su conducta; esta consideración lleva rápidamente a
entender y asentir que ciertos estados de cosas, como la salud, el
conocimiento, la armonía con los demás, etcétera, son intrínse-
camente deseables para el hombre. Esta deseabilidad intrínseca
de esos —y otros— estados de cosas se articula normativamente
a través de “principios del razonamiento práctico fundacionales
y no derivados”, que promueven y dirigen hacia esos bienes in-
teligibles. Ahora bien, estos principios —denominados “princi-
pios de derecho natural”— reciben mayor especificidad de dos
formas: (i) a través de una inferencia rigurosa que descubre lo que
esos principios implican (conclusiones), y (ii) a través de una selec-
ción entre alternativas razonables de regulación, selección racio-
nal a través de una determinación (determinatio) de aquello que en
los principios se encuentra indeterminado. En las comunidades

Ibidem,
44 p. 3.
Ibidem,
45 p. 4.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XLIV CARLOS I. MASSINI-CORREAS

políticas, “el modo habitual de llevar a cabo esas necesarias de-


terminaciones, es la institución de la autoridad gubernamental,
actuando en primera instancia a través de la legislación y de otras
formas de generar normas, i. e., actuando como una fuente fácti-
co-social de derecho positivo”.46
Aquí resulta conveniente hacer referencia, aunque sea de
modo incidental, a las que Finnis denomina características princi-
pales del orden jurídico, que permiten distinguir al derecho de la
política, las convenciones y usos sociales, la etiqueta, los juegos
y de toda otra forma de interacción en comunidad.47 La prime-
ra de estas características —si bien Finnis la enumera separada-
mente— es la de ser un orden coactivo, es decir, que prevé ciertas
desventajas para quienes incumplen sus imperativos, desventajas
“que son parte de la empresa de ordenar jurídicamente a la so-
ciedad, una empresa racionalmente exigida sólo por ese comple-
jo bien de los individuos que denominamos el bien común”. La
segunda se refiere a que “el derecho introduce definición, precisión,
claridad y por tanto previsibilidad en las interacciones humanas,
mediante un sistema de reglas e instituciones interrelacionadas
de tal manera que las mismas reglas definen, constituyen y re-
gulan las instituciones y las instituciones a su vez crean y admi-
nistran las reglas y resuelven las cuestiones sobre su existencia,
alcance, aplicabilidad y funcionamiento”, de modo tal que puede
decirse que “el derecho regula su propia creación”.48
La tercera característica es que cualquier regla o institución
jurídica, una vez creada, permanece válida a lo largo del tiempo, hasta
que sea derogada válidamente; la cuarta característica se refiere
a que “las reglas de derecho regulan no solamente la creación, admi-
nistración y aplicación de tales reglas, ...sino también las condi-
ciones bajo las cuales un individuo privado puede modificar la ex-
tensión o la aplicación de las reglas”49 a través de actos jurídicos.

Ibidem,
46 pp. 4 y 5.
47
Véase NLNR, p. 267.
Ibidem, p. 268.
48

Ibidem, pp. 268 y 269.


49

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XLV

La quinta se refiere a la cualidad del derecho, según la cual los ac-


tos jurídicos —públicos y privados— pasados tienen relevancia con-
tinua, es decir, proporcionan ahora razones suficientes y excluyentes
para actuar de la manera prevista en su creación. Finalmente, la
sexta remite al “postulado operativo” según el cual toda cuestión
práctica o problema de coordinación actual ha sido “previsto” en
todos sus aspectos por alguno de esos actos jurídicos pasados y,
por lo tanto, no hay “lagunas” en el derecho. Finnis sintetiza estos
caracteres en dos eslóganes: “el derecho es un orden coactivo” y
“el derecho regula su propia creación”.50
Luego de estas consideraciones acerca de los caracteres “for-
males” del derecho, Finnis dedica unas páginas —consecuentes
con otras distribuidas a lo largo de varias de sus obras— a una
defensa en toda la línea del gobierno del derecho (Rule of Law),
en una versión de esa idea que no está basada en la mera auto-
nomía, como sucede en el caso de las versiones liberales, sino
centralmente en el bien humano común y la dignidad de las
personas. Finnis argumenta esa idea a partir del famoso texto
aristotélico de Política, III, 15, 1286 a ss.,51 en el que el Estagiri-
ta desarrolla la idea de que —contra el pensamiento del primer
Platón — “es mejor que gobierne la ley que cualquiera de los
hombres”,52 aunque se trate del mejor entre ellos. Para Aristóte-
les, sostiene el profesor de Oxford,
es preferible que el gobierno sea ejercido por o de acuerdo con las
leyes, ya que: (i) las leyes son producto de la razón y no de las pasio-
nes; (ii) la soberanía de un gobernante o de una asamblea tiende a
la tiranía (i. e., el gobierno en interés de un grupo o facción, no del
bien común); (iii) la igualdad demanda que cada persona madura
tenga alguna participación en el gobierno; y (iv) la rotación de los
cargos y de los que los ejercen es deseable y difícilmente puede ser

Ibidem,
50 pp. 269 y 270.
51
Sobre la inteligencia de este texto, véase Castaño, S. R., “Brève analyse
de l’empire de la loi chez Aristote”, en Archiv für Rechts-und Sozialphilosophie, Stutt-
gart, núm. 83-4, 1997, pp. 548-554.
Aristóteles, Retórica, I, 1, 1354 a 32- b 16.
52

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XLVI CARLOS I. MASSINI-CORREAS

manejado sin regulación legal. Por lo tanto —concluye Finnis—


para Aristóteles el caso central de autoridad práctica es el gobier-
no de una polis por la ley y por gobernantes reglados legalmente.53

Ahora bien, para el autor australiano, la doctrina de Tomás


de Aquino es especialmente similar a la de Aristóteles, aunque
pone mayor atención a los aspectos formales de la idea del go-
bierno del derecho.54 Por su parte, afirma Finnis, Lon Fuller, en
su conocida obra The Morality of Law,

reconociendo el liderazgo del Aquinate en esta discusión de los


aspectos formales y procedurales del sistema jurídico, reúne las
puntualizaciones dispersas y fragmentarias realizadas en este
tópico, en una lista ordenada de ocho elementos del gobierno
del derecho... Fuller muestra que esos ocho elementos concuer-
dan como un conjunto de desiderata (o requerimientos) porque
son implicaciones o especificaciones de la aspiración y el deber
de tratar a la gente como presuntivamente dotadas de un tí-
tulo —como materia de imparcialidad y de justicia— a ser go-
bernados como personas libres, fundamentalmente iguales a sus
gobernantes, y no como títeres o peones de ajedrez que pueden
ser manejados y ordenados a través de la manipulación, la incer-
tidumbre, el miedo, etc.55

En este punto, Finnis discute la interpretación de las ideas de


Fuller realizada por Hart, Dworkin y Raz, según la cual los desi-
derata del rule of law propuestos en la obra de Fuller (publicidad,
posibilidad y carácter previo de las normas, actividad de los go-
bernantes de conformidad con ellas, estabilidad y coherencia de

53
NLT, p. 7.
54
Sobre esta doctrina, véase Viola, F., “Legge umana, Rule of Law ed etica
delle virtù in Tommaso d’Aquino”, en Mangini, Michele & Viola, Francesco,
Diritto naturale e liberalismo. Dialogo o conflitto?, Torino, Giappichelli Editore, 2009,
pp. 363.
55 NLT, p. 7.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XLVII

esas normas, etcétera)56 no revisten carácter propiamente moral,


sino que resultan sólo convenientes para el buen funcionamien-
to del derecho, aun bajo un régimen tiránico.57 Por el contrario,
para Finnis, los ocho desiderata, pero en especial el que exige que
los gobernantes respeten sus propias normas, son especialmente
obstructivas y no promotores de los propósitos del tirano. Pero
además, “la preocupación primaria de Fuller, así como de la am-
plia tradición de la teoría de la ley natural, es con una raciona-
lidad y unas implicancias específicas de razonabilidad que sean
completas y coherentes: es decir, con un juicio y una elección
moralmente razonables”.58
Esto significa que según Finnis, para Fuller y la completa
tradición del derecho natural, para alcanzar la plena vigencia del
gobierno del derecho no es suficiente con respetar sus aspectos
procedimentales, sino que es necesaria además la presencia de
un mínimo de virtud en los gobernantes y una cierta adhesión a
los bienes humanos básicos. En este punto, resulta especialmen-
te esclarecedor el trabajo de Francesco Viola citado más arriba.
Pero para Finnis,

la teoría jurídica del derecho natural tiene su nota distintiva más


característica en su explicación del derecho puramente positivo,

56 Los ocho desiderata del gobierno del derecho son los siguientes: (i) las
reglas han de ser prospectivas, no retroactivas; (ii) deben se posibles de cumplir;
(iii) tienen que promulgarse adecuadamente; (iv) han de ser claras y comprensibles
para la gran mayoría; (v) deben resultar coherentes entre sí; (vi) serán relativa-
mente estables; (vii) la aplicación de las reglas a casos particulares tiene que estar
orientada por reglas como las precedentes pero generales; y (viii) las autoridades
jurídicas deben aplicar las reglas coherentemente y según su tenor, así como dar
cuenta del cumplimiento de esas reglas. NLNR, pp. 270 y 271.
57 La discusión en torno al fundamento y a la finalidad del rule of law ha
resurgido últimamente en los trabajos de Matthew H. Kramer y de Nigel Sim-
monds. La posición del primero puede verse en “Once More into the Fray
Challenges for Legal Positivism”, 58 University of Toronto Law Journal, Toronto,
núm. 58-1, 2008; la del segundo, en Law as a Moral Idea, Oxford, Oxford Uni-
versity Press, 2007, cap. 3: “Evil regimes and the Rule of Law”, pp. 69-111.
58 NLT, p. 8.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

XLVIII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

el cual, aunque dependiente para su estatus jurídico del hecho de


haber sido puesto por ciertas personas e instituciones, no obstante
participa de la característica del derecho de conllevar, al menos
presuntivamente y de modo derrotable (defeasibly), una obligación
moral de cumplimiento. Acerca de estas normas de un sistema
jurídico positivo, Tomás de Aquino dice que, a pesar de que ellas
han de ser, y se presume que son, “derivadas del derecho natu-
ral”, tienen su fuerza jurídica solo por ser parte de un determina-
do sistema jurídico positivo.59

Y cita aquí el conocido texto tomista de la Summa Theologiae,


I-II, q. 95, a. 3, que interpreta en el sentido de que la mayor par-
te del derecho positivo —el obtenido por determinación de los
principios del derecho natural— podría razonablemente haber
sido de otra manera, pero una vez que ha sido determinado por
la autoridad competente y conforme a los procedimientos esta-
blecidos, adquiere obligatoriedad moral estricta. “La normativi-
dad moral del principio [de derecho natural] resulta replicada en
las normas más específicas creadas por la determinatio, aun cuando
la última no sea un inferencia directa de la primera”.60
Ahora bien, esta obligación moral de obedecer al derecho pu-
ramente positivo, desde la perspectiva finnisiana, reviste un ca-
rácter presuntivo o prima facie, y se basa en el principio moral que
establece que el bien común requiere que la autoridad política
actúe para especificar, aplicar y reforzar algunas normas indis-
pensables para la convivencia. Y esta obligación es prima facie,
toda vez que, como se verá a continuación, puede ser suspen-
dida, anulada o derrotada en aquellos casos en que la norma
resulte gravemente injusta. “Por lo tanto —concluye Finnis— en
relación con el derecho positivo establecido, la teoría del derecho
natural… comparte la principal tesis de los positivistas jurídicos
contemporáneos: que el derecho depende para su existencia y
validez de ciertos hechos sociales”.61

Ibidem,
59 pp. 9 y 10.
Ibidem,
60 p. 10.
Ibidem, p. 11.
61

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... XLIX

V. ¿Lex iniusta non est lex?

Ahora bien, la obligatoriedad del derecho puramente positivo de-


riva fundamentalmente de su carácter autoritativo.62 Esto ha sido
estudiado y desarrollado por varios autores de la Analytical Juris-
prudence, como Hart y Raz, para quienes el tipo de razones para la
acción —llamadas exclusionarias— propuestas a los sujetos actuan-
tes por el derecho positivo se caracterizan por ser independientes
de su contenido concreto, y dependientes exclusivamente de la
autoridad que las crea y promulga. Estas razones excluyen —de
aquí la expresión “exclusionarias”— toda otra razón, particular
o de contenido, que pueda tener el sujeto para cumplir con la
misma conducta prescrita; en otras palabras: el sujeto obligado
debe cumplir con la conducta reglada no porque su contenido sea
adecuado o correcto, sino porque está determinada y mandada
por la autoridad. Hasta aquí, la teoría del derecho natural es muy
similar a la propuesta por el positivismo jurídico analítico contem-
poráneo. Pero —y ahora comienzan las diferencias—

esta independencia de contenido de las razones autoritativas im-


plica su obligatoriedad presuntiva. La capacidad de ser despla-
zada que reviste esta presunción [de obligatoriedad] está impli-
cada en la dependencia de su fuerza perentoria... y exclusionaria
de esas razones respecto de un trasfondo presupuesto de bienes
y necesidades humanas básicas y de principios morales básicos y
normas, un trasfondo que supone que si una razón autoritativa-
mente proferida (positiva) entra en conflicto suficientemente claro
con esas necesidades, bienes, principios o normas permanentes,
su fuerza exclusionaria deviene exhausta o superada y las obliga-
ciones positivas resultan derrotadas.63

62
En este punto, véase NLNR, pp. 231-259. Asimismo, véase: “Introduc-
tion”, en Finnis, J., Collected Essays, vol. IV: Philosophy of Law, Oxford, Oxford
University Press, 2011, pp. 1-9.
63
NLT, p. 11.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

L CARLOS I. MASSINI-CORREAS

Dicho en otras palabras, la obligatoriedad moral presunti-


va o prima facie de las determinaciones normativas autoritativas,
obligatoriedad que excluye todo otro tipo de razones para obrar,
desaparece cuando la norma de que se trata atenta gravemente
contra un bien humano básico —un principio del derecho natu-
ral—. En ese caso, la presunción de obligatoriedad queda elimi-
nada, y resurge la obligación —postergada anteriormente— de
obrar por buenas razones morales.
En casos como el precedente, en que la aplicación de una
norma resultará en una injusticia grave y evidente, esa norma no
sólo pierde su obligatoriedad moral, sino —al menos en ciertos
contextos discursivos—64 también su validez jurídica. Para Fin-
nis, “si el contexto discursivo hace apropiado puntualizar su falta
de normatividad para jueces y ciudadanos, se puede decir que
la norma, a despecho de sus vínculos con fuentes social-fácticas,
no sólo es moralmente no-directiva, sino también jurídicamente
inválida”.65 Esto supone la aceptación, implícitamente presente
en los textos de Finnis, de una doble dimensión de la validez
jurídica de las normas positivas: (i) una validez fáctico-social, que
proviene del carácter autoritativo de las fuentes sociales, y (ii) una
validez racional-moral, vinculada al respeto y adecuación de esas
normas a los principios —morales— que prescriben la persecu-
ción, promoción, respeto y defensa social de los bienes humanos
básicos en la vida social.66
Respecto del sentido relevante del principio lex iniusta non est
lex —el derecho injusto no es derecho—, Finnis realiza algu-
67

64
Véase ibidem, pp. 16 y 17.
Ibidem,
65 p. 17.
66
En este punto, véase, para mayores precisiones, Zambrano, P., “El dere-
cho como razón excluyente para la acción. Un aproximación desde la teoría
iusnaturalista del derecho de John Finnis”, en varios autores, Razón jurídica y ra-
zón moral. Estudios sobre la valoración ética en el derecho, coord. J. Cianciardo, México,
Porrúa, 2012, pp. 71-115.
67 Sobre los antecedentes y sentido de este principio, puede verse Massini-

Correas, C. I., “La máxima lex iniusta non est lex y algunas opiniones contem-
poráneas”, en varios autores, In umbra intelligentiae. Estudios en homenaje al Prof.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LI

nas precisiones especialmente importantes; la primera consiste


en aclarar que esa expresión es equivalente a la de Hart, “esto es
derecho, pero demasiado inicuo para ser obedecido y aplicado”,
ya que en la primera parte de la frase se habla de “el derecho”,
lo que significa que la norma pertinente es, en cierto sentido y en
principio, “derecho”; y en la segunda se afirma que “desde que
la justicia es el verdadero objetivo de tener y respetar el derecho,
esta deficiencia particular del derecho respecto de la justicia lo
priva del significado decisivo que todo derecho debe tener. Se
trata aquí entonces —concluye Finnis— de derecho sólo en el
sentido de que ha de ser juzgado… como un sentido no-central,
distorsionado o secundario de derecho”.68
La segunda precisión se refiere a la necesaria aplicación al
caso de la dialéctica analógica entre casos centrales (simpliciter) y
casos secundarios o desviados de derecho (secundum quid); en efec-
to, lo que se quiere decir con la expresión analizada es que el de-
recho gravemente injusto no es pura y simplemente derecho, sino
un caso defectivo o hasta pervertido de derecho. Pero no obstante
esto, en el caso de no revestir una norma el carácter de derecho
simpliciter, se puede hablar a su respecto de “derecho”, pero secun-
dum quid, es decir, en un cierto sentido: el sentido formal, corres-
pondiente a su origen en fuentes sociales.69 Puede decirse enton-
ces que una norma emanada legítimamente de una fuente social
jurídicamente reconocida, pero que contiene prescripciones que
conducirían en su aplicación a daños graves e injustificados al bien
común, tiene validez social-fáctica, pero no validez racional-normativa,
que es casualmente —esta última— la que genera en definitiva el
deber moral de obedecer al derecho. Y esto es así, toda vez que
si bien el derecho puramente positivo o positivo per se,70 que es el

Juan C. Cruz, ed. A. L. González & I. Zorroza, Pamplona, EUNSA, 2011, pp.
587-604.
68 NLT, p. 17.
69 Véase Tomás de Aquino, Summa Theologiae, I-II, q. 92, a. 1, ad 4.
70 Véase Casaubón, J. A. et al., Introducción al derecho – 3 – Derecho, Buenos
Aires, Ariel, 1981, pp. 42 y passim.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

resultado de una determinatio autoritativa, obtiene su carácter obli-


gatorio de su origen en la autoridad, esta última recibe su índole
propia, su poder legítimo, de su orientación decisiva al bien co-
mún; en definitiva, de un principio moral y no de un hecho social
como, por otra parte, no puede ser de otro modo, bajo pena de
caer inexorablemente en la falacia ser-deber ser.71
La tercera de las precisiones remite a una objeción, articula-
da originariamente por Hart, y reiterada por numerosos iuspositi-
vistas, según la cual el principio “el derecho injusto no es derecho”
tendería a desalentar o confundir la crítica moral del derecho, ya
que el derecho injusto pasaría a ser automáticamente un no-de-
recho, es decir, no sería derecho en ningún sentido posible y por
lo tanto no podría ser criticado moralmente en cuanto derecho.72
Esto aparece a primera vista como una banalidad, toda vez que
una norma injusta podría perfectamente ser criticada moralmen-
te, aunque no se la denominara “derecho”. Pero por otra parte,
la objeción olvida no sólo la utilización analógica del término
“derecho”, sino que existe un giro lingüístico habitual según el
cual se dice que un profesor que no sabe no es un profesor, o que
una madre que no se preocupa por sus hijos no es una madre. En
realidad, con estos giros lo que se quiere decir es que no se trata de
un profesor o de una madre en sentido propio y completo, sino
sólo en sentido defectivo o degradado.73
En definitiva, según la interpretación finnisiana del adagio
clásico lex iniusta non est lex, interpretación que aparece como la
más correcta, lo que se quiere decir es que una norma jurídica
grave y notoriamente injusta —no es suficiente con una injus-
ticia leve o problemática— pierde su capacidad de obligar en

71 Véase, en este punto, Massini-Correas, C. I., La falacia de la “falacia natu-


ralista”, Mendoza, Argentina, EDIUM, 1995, passim.
72 Véase Hart, H. L. A., The Concept of Law, 2a. ed., Oxford, Oxford Uni-
versity Press (Clarendon Law Series), 1997, p. 209.
73 Sobre este argumento y su crítica, véase Kretzmann, N., “Lex iniusta non
est lex. Laws on Trial in Aquinas’s Court of Conscience”, American Journal of
Jurisprudence, Notre Dame, núm. 33, 1988, pp. 99-122.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LIII

conciencia, con lo que se frustra lo que se ha denominado vali-


dez racional-valorativa. Pero no obstante esto, la norma injusta
puede seguir obligando, a través de una “obligación colateral” de
respetar las leyes, cuando la desobediencia pueda derivar en un
daño grave para el bien común. Aquí podría seguirse hablando
de “derecho” respecto de esa norma, aunque sólo en sentido for-
mal o defectivo; en ese caso, bien podría decirse que lex iniusta est
(secundum quid) lex.74

VI. La incoherencia del positivismo


jurídico

Además de haber sistematizado de modo prácticamente comple-


to la teoría del derecho del iusnaturalismo clásico en los términos,
modos de argumentar y problemas propios de la teoría analítica
del derecho, John Finnis ha dedicado varios trabajos a la crítica
de las ideas morales y jurídicas contemporáneas. En esta tarea,
ha dedicado numerosas y esclarecedoras páginas a la valoración
y crítica del positivismo jurídico, en especial en su versión ana-
lítica. Uno de los trabajos que desarrollan esa crítica es el que
fuera publicado en la Notre Dame Law Review con el título de “On
the Incoherence of Legal Positivism”,75 y cuya traducción caste-
llana apareció en un volumen colectivo publicado en México en
2006.76
En ese trabajo, Finnis comienza definiendo al positivismo ju-
rídico como “la propuesta de que el derecho estatal es, o debería
ser sistemáticamente estudiado como si fuera, un conjunto de
normas originadas exclusivamente en convenciones, órdenes u otros

74
Véase NLNR, pp. 363-366.
75
Finnis, J., “On the Incoherence of Legal Positivism”, Notre Dame Law Re-
view, Notre Dame, núm. 75, 2000, pp. 1597-1611.
76 Finnis, J., “Sobre la incoherencia del positivismo jurídico” (en adelante
IPJ), trad. de C. Pereira Sáez, en varios autores, Humanismo jurídico. Ensayos es-
cogidos, ed. G. Tenorio, México, Porrúa, 2006, pp. 1-18.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LIV CARLOS I. MASSINI-CORREAS

hechos sociales similares”.77 A esto agrega que “tal y como fue


desarrollado por Bentham, Austin y Kelsen, el positivismo jurídi-
co era oficialmente neutral respecto de la cuestión de si hay, fuera
del derecho [positivo] criterios morales cuyo carácter directivo
en la deliberación (normatividad, autoridad, obligatoriedad) no
es completamente explicado por ningún hecho social”.78 Es decir,
el positivismo jurídico consiste, en su núcleo duro y raigal, en la
idea de que el derecho positivo de las comunidades políticas exis-
te con total independencia, incompatibilidad y extrañamiento de
cualquier tipo de valoración moral, de principios ético-jurídicos
o de bienes humanos a perseguir. Y también en su núcleo duro
supone, asimismo, el más radical escepticismo ético, ya que sólo
ese escepticismo puede justificar radicalmente el extrañamiento
entre la moral —que se supone incognoscible y fruto de opciones
meramente subjetivas de raíz emotiva— y las normas sociales del
derecho.79
Pero Finnis reconoce que, en la actualidad,

[el] positivismo jurídico excluyente —defendido hoy por filósofos


del derecho como Joseph Raz— es muy diferente. A la vez que
afirma que todo el derecho se basa en y es validado por fuen-
tes fáctico-sociales —afirmación que lo constituye en positivis-
mo jurídico excluyente— acepta también que los jueces pueden
tener, y no es raro que tengan, la obligación jurídica y moral de
incluir en su razonamiento judicial principios y normas que son
aplicables porque, aunque no son jurídicamente válidas (porque
hasta el momento no han sido puestas por ninguna fuente fác-
tico-social) son, o el juez en cuestión las considera, moralmente
verdaderas.80

77
IPJ, p. 2 (énfasis añadido).
Idem.
78
79
En este punto, Finnis coincide con los más acérrimos positivistas: Finnis,
J., “Scepticism’s Self-Refutation” y “Self-Refutation Revisited”, en Collected Es-
says: I, Reason in Action, Oxford, Oxford University Press, 2011, pp. 62-91; Buly-
gin, E., El positivismo jurídico, México, Fontamara, 2006, pp. 119 y passim.
80
IPJ, p. 5.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LV

Esto es así, según el autor australiano, porque

el derecho tiene una doble vida. Una de sus vidas… es (i) su exis-
tencia como el puro hecho de que determinadas personas han he-
cho esto o lo otro en el pasado… Estos hechos proporcionan su
explicación del derecho de una comunidad para el “positivismo
jurídico excluyente” (nótese sin embargo, que los positivistas ju-
rídicos empiezan a abandonar, con razón, la opinión de que la
teoría jurídica debe atender sólo a aquello que está puesto en las
fuentes fáctico-sociales…). La otra vida del derecho —continúa
Finnis— es (ii) su existencia como criterios directivos para las deli-
beraciones en conciencia de quienes tienen la responsabilidad de
decidir (hacer justicia) según derecho.81

Un poco más adelante, luego de considerar a las disputas


entre positivistas “incluyentes” y “excluyentes” como “un estéril
conflicto de demarcaciones”, Finnis reitera su opinión de que el
derecho debe considerarse, en general, (i) como un conjunto de he-
chos complejos relativos a las prácticas de ciertas personas en un
momento específico, y (ii) como buenas razones para la acción.82
El problema principal de los positivistas jurídicos en este
punto es que, como sostiene el profesor de Oxford,

deberían reconocer (pero no lo hacen) [que] ningún hecho o


conjunto de hechos, por muy complejo que sea, puede propor-
cionar por sí mismo una razón para actuar, menos aún un “deber”
del tipo de los que podrían tener autoridad por sobre el interés
propio del individuo… Ningún deber de un mero ser. Así, el po-
sitivismo, en la medida en que se enorgullece de ocuparse sólo
de hechos, no puede ofrecer una comprensión adecuada, ni de
las razones para la acción (los deberes), ni de la única fuente
concebible de estos deberes, es decir, los verdaderos e intrínsecos
valores (los bienes humanos y los primeros principios del razo-
namiento práctico… que nos dirigen hacia esos bienes como al-

Ibidem,
81 pp. 7 y 8.
82
Véase ibidem, pp. 8 y 9.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LVI CARLOS I. MASSINI-CORREAS

go-que-ha-de-procurarse, y señalan a los que le perjudica como


algo-que-ha-de-evitarse).83

Por todo lo anterior, Finnis concluye que el positivismo jurí-


dico incurre no en una, sino en varias incoherencias; la primera
radica en su pretensión de justificar la obligatoriedad del dere-
cho y el correspondiente deber moral de obedecerlo sólo a partir
de ciertos hechos sociales, denominados habitualmente “fuentes
sociales”, que pueden ser todo lo complejos que se quiera, pero
al fin y al cabo son meros hechos sociales. Finnis repite reiterada-
mente el principio: ningún deber a partir del [mero] ser, y los posi-
tivistas lo aceptan, aplicando el principio —incorrectamente— a
las teorías del derecho natural, pero se abstienen de aplicarlo a las
propias teorías iuspositivistas a las que ese principio desautoriza
decisivamente.
Pero sobre todo, Finnis niega capacidad al iuspositivismo
para justificar racionalmente la autoridad del derecho. Aquí el
problema radica en que el significado focal de “autoridad” o
“autoritativo” es el sentido moral y no meramente técnico-con-
dicional de amenazar con un daño si no se realiza una determi-
nada conducta. En este último sentido se está en presencia de
un accionar propio de una banda de gánsteres, que exigen una
“contribución” a los comerciantes de la zona bajo la amenaza de
colocarle una bomba al negocio. Por el contrario, Finnis reitera
varias veces que

la condición de autoritativo del derecho, en el sentido focal de


“autoritativo”, no es otra cosa que su sentido moral de autorita-
tivo. Repitámoslo: la mayoría de nuestras leyes no tendrían auto-
ridad moral de no ser leyes positivas, jurídicamente válidas. Así
que su autoridad moral es también verdadera autoridad jurídica.
Las leyes que, por su injusticia, carecen de la condición moral de

Ibidem,
83 pp. 14 y 15.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LVII

autoritativas, no son jurídicamente autoritativas en el sentido fo-


cal de “autoritativo”.84

Dicho en otras palabras, al negar el positivismo jurídico el


carácter moral del sentido focal de “autoridad”, termina acep-
tando el carácter estrictamente jurídico de normas como las que
establecían el apartheid hace pocos años en Sudáfrica, tal como se
ven obligados a hacerlo, v. gr., Coleman y Leiter85 en un ejemplo
citado por Finnis. Para este último autor,

en la filosofía del derecho hay un nombre para la teoría del de-


recho que se compromete a identificar y debatir, abierta y críti-
camente, los principios y exigencias morales que responden a las
exigencias de las personas que deliberan de que se les muestre por
qué una norma jurídica, válidamente promulgada, es obligatoria
y autoritativa para ellos precisamente como derecho: este nombre
es (para bien o para mal) el de “teoría del derecho natural”.86

Y esto es así casualmente porque esa teoría reconoce que el


sentido radical de “autoridad jurídica” tiene necesariamente una
connotación ética, derivada de su ordenación constitutiva al bien
humano, al menos en su significación focal. Fuera de esa ordena-
ción, podrán darse formas degradadas de autoridad, como en el
caso de los gobiernos despóticos, o corruptos, como en el ejemplo
de la banda de gánsteres. Por todo ello,

el positivismo, coherentemente, no llega nunca más que a informar


de las actitudes y de la concurrencia de comportamientos… [pero]
no tiene nada que decir a los funcionarios o a los ciudadanos par-
ticulares que quieren juzgar si, cuándo y porqué, la autoridad y la
obligatoriedad pretendidas e impuestas por aquellos que están actuan-

84 Ibidem, p. 16. Véase, además, Finnis, J., “Positivism and «Authority»”, en


Collected Essays, IV, cit., pp. 74-87.
85 Véase Coleman, J. L. & Leiter, B., “Legal Positivism”, en varios autores,
A Companion to Philosophy of Law and Legal Theory, ed. D. Patterson, Oxford,
Blackwell, 1996, pp. 241-260.
86 IPJ, p. 16.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LVIII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

do como funcionarios de un sistema jurídico, y sus directrices, son


de verdad razones autoritativas para su propia acción…87

Esto es así porque “razones para la acción”, en su sentido fo-


cal o propio, son sólo las razones morales, ya que son las únicas que
pueden propiamente aportar una razón, que no sea meramente
hipotético-condicional y que tenga el sentido de ordenar razona-
blemente hacia el bien humano. En rigor, razones, que son aquellas
por las cuales actúan los seres humanos racionales, son las que
presentan un bien o dimensión de un bien como la causa final
—motivo radical— de esa conducta. El positivismo jurídico está
incapacitado para explicar esto coherentemente.
En definitiva, en la exposición finnisiana queda en claro que
el positivismo jurídico, respecto al iusnaturalismo, es redundante,
ya que reitera una de las partes constitutivas de la teoría del dere-
cho natural: la referida a la dimensión fáctico-social del derecho,
concentrándose exclusivamente en ella, y dejando de lado com-
pletamente —al menos en el positivismo originario de Bentham,
Austin y Kelsen— la dimensión crítico-racional que también in-
tegra constitutivamente el derecho. Pero por ello, el positivismo
no sólo es redundante respecto de la teoría iusnaturalista, sino
que es esencialmente incompleto en cuanto explicación del dere-
cho. El iusfilósofo germano-argentino Werner Goldschmidt sos-
tenía que el positivismo jurídico explicaba sólo el 33,33 por cien-
to de la realidad jurídica; desde la perspectiva finnisiana explica
un poco más: el 50 por ciento, pero siempre resulta radicalmente
incompleto en cuanto explicación de la realidad jurídica.

VII. Conclusiones: derecho natural


y teoría del derecho

Luego de la anterior reseña del pensamiento de John Finnis acerca


de los lineamientos generales de una teoría del derecho iusnatura-

Ibidem,
87 pp. 17 y 18.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LIX

lista y de la incapacidad constitutiva del positivismo jurídico para


explicar de modo completo y coherente el fenómeno jurídico, con-
viene sintetizar los principales resultados que pueden extraerse de
esas ideas. Éstos son los siguientes:
a) El modo de aproximación a la realidad jurídica propues-
to por Finnis tiene dos características fundamentales: es
práctico y analógico; el approach práctico hace posible la cap-
tación del sentido de las realidades humano-prácticas, en
especial las jurídicas, en cuanto hace patente los fines, va-
lores y bienes a los que se orienta y que le otorgan justifica-
ción racional; sin esta perspectiva, afirma Finnis, no sería
siquiera posible distinguir las realidades jurídicas de las
que no lo son; y el carácter analógico del conocimiento jurí-
dico hace posible la comprensión integral de una realidad
tan compleja como la jurídica, en la que sus diferentes ele-
mentos son jurídicos en diferentes grados, existiendo casos
centrales y secundarios, deficientes o corruptos; en defini-
tiva, esta perspectiva práctico-analógica es la más adecuada
para una comprensión integral y de sentido de la realidad del
derecho.
b) En la realidad múltiple y compleja del derecho es posi-
ble distinguir dos dimensiones centrales o elementos comple-
mentarios que lo constituyen: (i) la dimensión fáctico-social,
que incluye las fuentes sociales del derecho, las institucio-
nes autoritativas que lo configuran o aplican, los actos de
fuerza que respaldan su cumplimiento, etcétera, y (ii) la
dimensión racional-valorativa, que se integra con las delibe-
raciones, juicios, valoraciones, intenciones, imperativos y
calificaciones que ponen en marcha al derecho: lo crean,
aplican y justifican racionalmente, proveyendo a los suje-
tos jurídicos de razones para el obrar,88 que es el modo como

Sobre la noción de razones para la acción, véase Boyle, J., “Reasons for Ac-
88

tion: Evaluative Cognitions that Underlie Motivations”, en The American Journal


of Jurisprudence, Notre Dame-Indiana, núm. 46, 2001, pp. 177-197.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LX CARLOS I. MASSINI-CORREAS

actúan propiamente seres racionales como los humanos,89


esta “naturaleza dual” o “doble vida” del derecho conduce
a la postulación de una validez doble para el derecho: (i) la
fáctico-social, u originaria, o causal, o fontal, que hace re-
ferencia al conjunto de hechos sociales realizados o legiti-
mados por una autoridad, hechos que producen, aplican
o ejecutan normas sociales; es decir, se trata de la validez
que arraiga en las “fuentes sociales”, y (ii) la racional-valora-
tiva, o finalista, o de sentido, que remite a los criterios, va-
lores, bienes y razones que justifican el obrar humano jurí-
dico; sin esta segunda dimensión de la validez, el derecho
se reduce a un mero hecho o hecho bruto sin capacidad de
generar razones para la acción y regular humanamente a
los seres humanos, racionales por definición.
c) La validez racional-valorativa es la que justifica en defini-
tiva el deber de obediencia al derecho positivo, en razón,
principalmente, de la necesidad de la coordinación y re-
gulación de las conductas para el logro del bien común
social, que no es sino el mejor bien personal de todos los
sujetos jurídicos; en este sentido, las normas provenientes
de las fuentes sociales generan un deber estricto —deber
ético— de conformidad y acatamiento, pero este deber tie-
ne el carácter de prima facie o presuntivo, en razón de que,
en caso de injusticia severa y palmaria de una norma, ésta
resultará suspendida o anulada —derrotada, les gusta decir
a los analíticos— y recobrarán su vigencia inmediata los
principios racionales del derecho natural.
d) Es también esta doble validez la que explica el sentido del
principio tradicional lex iniusta non est lex, unida al carác-
ter analógico del concepto y del término “derecho”; las
normas grave y palmariamente injustas carecen de validez
racional-valorativa, y por lo tanto no conviene considerar-
89 En este punto, véase Murphy, M. C., Philosophy of Law, Malden-Oxford-
Carlton, 2007, pp. 39 y passim; del mismo autor, Natural Law in Jurisprudence and
Politics, Nueva York, Cambridge University Press, 2009, p. 4 y passim.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LXI

las como derecho en su sentido pleno o significación focal,


sino sólo en sentido secundario: en cuanto degradaciones
o corrupciones del derecho integral; de este modo, sostie-
ne Finnis, una norma injusta será “derecho” en un cierto
sentido, sólo formal o causal-originario, pero no lo será en
el sentido propio y formal o focal, de una directiva efecti-
vamente ordenada al bien humano común.90
e) El positivismo jurídico, por su parte, resulta —según Finnis—
radicalmente incompleto e incoherente: incompleto, porque
deja sin explicar toda una dimensión —la más radicalmen-
te humana— del fenómeno jurídico: la dimensión racio-
nal-valorativa; e incoherente, ya que su explicación de la au-
toridad del derecho y de las razones para la acción que esta
autoridad genera no se refiere propiamente a razones de
carácter deóntico, sino sólo a motivos técnico-condiciona-
les para evitar daños previsibles, con lo que el Estado queda
reducido estrictamente a una “banda de gánsteres mejor
organizada”, según el conocido dictum atribuido a Max We-
ber; y los sujetos jurídicos dejan de ser considerados propia-
mente como seres humanos que se dirigen racionalmente,
para reducirse a animales superiores que reaccionan instin-
tivamente frente a estímulos desagradables; y además, con
su pretensión de derivar un deber de obediencia al derecho
de meros hechos sociales, incurre claramente en la conocida
falacia ser-deber ser, que invalida toda su argumentación;
todo esto, por supuesto, se refiere al positivismo en sus ver-
siones clásicas: el neopositivismo, “incluyente” o no, debe
ser objeto de otras consideraciones, en especial referidas a
si se trata propiamente de un “positivismo”.
f) La versión finnisiana de la teoría del derecho iusnaturalista
tiene el enorme mérito de haber reformulado, desarrolla-
do y actualizado la teoría clásica del derecho natural, dán-
90 Sobre la noción de bien común, resulta especialmente ilustrativo el libro de
Keys, M. M., Aquinas, Aristotle, and the Promise of the Common Good, Cambridge-
New York, Cambridge University Press, 2006.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LXII CARLOS I. MASSINI-CORREAS

dole la estructura y el estilo argumentativo de las propues-


tas contemporáneas —en especial analíticas— de filosofía
jurídica; de este modo, el iusnaturalismo pudo entrar nue-
vamente en el debate iusfilosófico contemporáneo, del que
había sido desplazado, en parte por la intolerancia del po-
sitivismo, hegemónico durante un siglo, pero también en
parte por su propia renuencia a la actualización de su len-
guaje y modalidades argumentativas; es cierto que varias
de las tesis finnisianas, en especial en el campo de la teoría
ética, suponen interpretaciones discutibles de los textos de
la tradición de la ley natural: estas tesis deberán discutirse
en su sede propia, pero en lo que respecta a la teoría del
derecho, su contribución resulta de un valor intelectual
notable que enriquece y desarrolla los postulados de la va-
liosa tradición de la teoría del derecho natural y significa
una contribución de especial relevancia para la filosofía
jurídica contemporánea.
g) Finalmente, conviene terminar con unas palabras acerca
de la filiación tomista de la obra de Finnis acerca del de-
recho, lo cual es importante, ya que varios autores han
negado a este autor toda posibilidad de enraizamiento con
la obra del Aquinate, y aun han llegado a decir —el autor
de estas líneas lo escuchó personalmente— que no podía
considerarse a Finnis como católico; en este punto convie-
ne traer a colación la opinión del mismo Finnis, quien en
su trabajo “Practical Reason’s Foundations” escribe que
no es cuestión de aceptar la explicación de Tomás de Aquino sim-
plemente porque es la suya, o porque incorpora la de Aristóteles
(y Platón), o bien porque se ajusta a algunos de los principales as-
pectos de los hábitos de pensamiento de los juristas. Todo en ella ha
sido cuestionado, y para ser reutilizado (si lo merece y en la medida
en que lo merezca), ha de ser analizado a la luz de esos cuestio-
namientos y críticas.91

Finnis, J., “Practical Reason’s Foundations”, en Collected Essays, I: Reason in


91

Action, Oxford, Oxford University Press, 2011, p. 22 (hay traducción castellana:

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ESTUDIO PRELIMINAR A JOHN FINNIS... LXIII

Por lo tanto, queda claro que la perspectiva adoptada por


Finnis respecto del pensamiento del Aquinate es la de receptarlo
a través de —y teniendo en cuenta— las críticas que se le han efec-
tuado, y buscando los argumentos y reformulaciones que hagan
posible superarlas. Esta especial perspectiva de abordaje debe ser
especialmente considerada cuando se estudian —y critican— las
opiniones del profesor oxoniense.

Carlos I. Massini-Correas
Universidad de Mendoza-Universidad Austral

“Revisando los fundamentos de la razón práctica”, en Persona & Derecho, trad.


de C. I. Massini-Correas, Pamplona, núm. 64, 2011, pp. 15-42). En un sentido
similar, Guido Soaje Ramos escribió con acierto que “un tomismo vivo, según
entiendo, supone en el nivel de las convicciones fundamentales, que opus philo-
sophicum semper perfectibile y que, en consecuencia, no se trata sólo de poseer, con
la mayor fidelidad posible, un rico patrimonio heredado”; Soaje Ramos, G.,
“Ética y antropología filosófica”, en Ethos, Buenos Aires, núms. 16-18, 1988-
1990, pp. 53 y 54.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO?*

Como la ética y la filosofía política, las partes de la filosofía de las


cuales depende de manera directa, la filosofía del derecho pertene-
ce a la filosofía de la razón práctica. La razón práctica, y con ello
la filosofía de la razón práctica (filosófica porque considera los pro-
blemas de la razón práctica en su completa universalidad) procu-
ra hacer razonables las deliberaciones y elecciones a través de las
cuales las personas dan forma a sus acciones libremente escogidas
y de ese modo también se configuran a sí mismas y a sus comuni-
dades. La ética considera tales problemas en la forma en que ellos
colocan a todo individuo, sin excepción, ante la situación de elegir
una conducta significativa (acción o inacción), elección que, dando
forma al mundo, también modelará su propio carácter. La filosofía
política (comprendiendo —aunque sin absorberla— a la filosofía
de lo doméstico y de lo familiar) considera los problemas que se
nos plantean a cada uno de nosotros precisamente en la medida
en que necesitamos actuar en conjunto con otros miembros de
nuestras comunidades, como miembros o líderes cuyas elecciones
son elecciones para la comunidad a cuyas acciones intentamos que
nuestras acciones contribuyan. La filosofía del derecho (filosofía
jurídica)** amplía y especifica la filosofía política al considerar pre-
cisamente en qué medida las elecciones hechas hoy para el futuro
de la propia comunidad política deberían estar determinadas o
configuradas por elecciones hechas y actos realizados en el pasado,
en la forma de contratos, testamentos, Constituciones, actos legis-
lativos, costumbres, decisiones judiciales y cosas por el estilo.
*
Traducción de Carlos I. Massini-Correas.
**
Finnis utiliza aquí las expresiones philosophy of law (filosofía del derecho) y
legal philosophy (filosofía jurídica) como sinónimas. En el texto así las hemos tra-
ducido (atribuyendo también la traducción “filosofía jurídica” para la expresión
philosophy of laws): N. del T.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

2 JOHN FINNIS

Tal cuestión es en sí misma el tema de varios “principios ge-


nerales del derecho reconocidos por las naciones civilizadas”,1
principios fundamentales que toman parte directamente en las
determinaciones necesarias. La filosofía del derecho identifica
los fundamentos para aceptar tales principios como apropiados
(justos) y autoritativos, junto con los fundamentos para juzgar
1 Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, artículo 38 (1) (d). En Na-
tural Law and Natural Rights (1980/2011), [NLNR] yo presento una breve lista:
“Comenzando con… las máximas de segundo orden que favorecen la con-
tinuidad en los asuntos humanos —i. e. que favorecen el bien del orden dia-
crónico, en cuanto distinto del bien de una situación final futura—, podemos
encontrar una serie de principios de segundo orden relacionados que incluyen
el principio de estabilidad, pero que van cada vez más allá de él para incorporar
nuevos principios o valores. En cada caso ellos están disponibles en la forma de
primer orden para guiar al legislador. La forma en prosa requiere aquí una ex-
posición lineal que simplifica excesivamente y que disfraza sus interrelaciones:
i) la privación forzosa de derechos de propiedad ha de ser compensada por el
damnum emergens (daño emergente), si no lo es también por el lucrum cessans (pérdi-
da de beneficios esperados); ii) no hay responsabilidad por daños involuntarios,
sin culpa; iii) no hay responsabilidad penal sin mens rea; iv) nemo contra factum pro-
prium venire potest (estoppel o prohibición de ir contra los actos propios); v) no hay
protección judicial para quien invoca su propio delito (quien procura equidad
debe obrar equitativamente); vi) no hay amparo para el abuso de derecho; vii) el
fraude lo destruye todo (fraud unravels everything [frase célebre de Lord Denning,
MR., en “Lazarus Estate Limited v. Beasley”, 1956, 1 QB 702, 712 —N. del
T.—]); viii) los beneficios recibidos sin justificación y a expensas de otro deben
ser restituidos; ix) pacta sunt servanda (los contratos deben ser cumplidos); x) hay
relativa libertad para cambiar por acuerdo los modelos (patterns) existentes de
relaciones jurídicas; xi) al determinar los efectos jurídicos de pretendidos actos
jurídicos, el débil debe ser protegido de su debilidad; xii) las disputas no han de
ser resueltas sin dar a ambas partes una oportunidad de ser oídas; xiii) nadie
puede ser juez en causa propia.
Estos “principios generales del derecho” son ciertamente principios. Esto
quiere decir que, más que exigir, ellos justifican reglas y determinaciones par-
ticulares, y que en su aplicación a las circunstancias concretas están delimita-
dos por otros principios similares. Cualquiera de ellos, además, ocasionalmente
puede ser desplazado (lo que no es lo mismo que violado, modificado o dero-
gado) por otros componentes importantes del bien común, otros principios de
justicia. Tampoco ha de olvidarse que existen normas de justicia que nunca
pueden ser derogadas o desplazadas, y que se corresponden con los derechos
humanos absolutos.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 3

apropiada y autoritativamente los diferentes tipos de actos de


creación del derecho privado y público y de afectación de dere-
chos (actos jurídicos) mencionados más arriba. Así como la ética
busca la realización (fulfillment) de todas las formas básicas de bien
humano, en la medida en que las elecciones y acciones puedan
conducir, o ser contrarias, a tal realización, y la filosofía política
se ocupa de la incidencia de las elecciones y acciones sobre el
bien común de una comunidad política —sobre la realización y
los derechos humanos de todos sus miembros—, la filosofía del
derecho indaga sobre los fundamentos para aceptar la justicia de
los principios básicos del derecho y la autoridad (authoritativeness)
de los actos jurídicos privados y públicos en la incidencia de ta-
les principios y actos sobre el bien común. Este bien común se
extiende en continuidad significativa desde el pasado en el cual
los miembros de la comunidad eligieron aquellos actos (como al-
ternativas opuestas, razonables e irrazonables) hasta el presen-
te, que tales actos pretenden precisamente determinar y que de
modo similar pueden ahora determinar (en la debida medida) la
futura realización de la misma comunidad históricamente exten-
dida y de sus miembros.
El alcance de la filosofía del derecho es de este modo el al-
cance de la nomothetike2 de Aristóteles y de la legis positio3 de Santo
Tomás de Aquino, que él entendía como extendiéndose más allá
de la filosofía —la ciencia práctica—, cuya verdad filosófica le
permite a uno participar en la elaboración de la Constitución
y de la legislación, incluyendo también (subordinada al consti-
tuyente y al legislador en cuanto tales) el arte y la sabiduría que
necesita el juez, para no mencionar asimismo el entendimiento
cívico, la obediencia al derecho y la lealtad crítica del buen ciu-
dadano.4

Nicomachean
2 Ethics [NE], X.14: 1181b20.
Aquinas,
3 In Eth., X.16 nn. 11-17; III Sent. d. 33 q. 3 a. 1 sol. 4c.
4 Aquinas, III Sent. d. 33 q. 3 a. 4 sol. 6c: “la justicia… está en el juez así
como también en el que legisla, y está en los otros así como en lo regulado.
Mas al juez corresponden dos cosas: una es que se realice la igualdad entre las

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

4 JOHN FINNIS

Para su comprensión de los bienes comunes a todas las per-


sonas, incluyendo todo lo que pueda ser pensado filosóficamente
acerca de la realización humana, la filosofía jurídica apela direc-
tamente a la ética. Tal comprensión toma la forma de los pri-
meros principios de la razón práctica, dirigiéndonos a cada uno
de nosotros a todos los bienes humanos básicos (cada uno un as-
pecto irreductible del florecimiento humano), y de los principios
específicamente morales que nos dirigen a elegir y actuar razo-
nablemente, enfrentados como lo estamos no con uno sino con
muchos bienes, no con una forma de realizar cada bien sino
con varias, y no con una persona en el cual esos bienes pueden
ser realizados, respetados u ofendidos, sino con muchas. Para su
comprensión del bien común de las familias, de otras asociacio-
nes de la sociedad civil y del Estado, la filosofía jurídica se apoya
directamente en la filosofía política. Esta comprensión incluye lo
que puede decirse en general, sobre la base de una amplia expe-
riencia humana, acerca de las condiciones fácticas de coexisten-
cia y cooperación en la vida política y en la acción colectiva, con-
diciones que el poder estatal y la legislación necesitan considerar
plenamente y que por eso son parte de la materia de la filosofía
política y jurídica.
Un ejemplo elemental de tales condiciones es el hecho de
que la unanimidad acerca de las formas específicas de la vida en
común y de la acción común no resulta prácticamente alcanza-
ble o disponible como fuente de cooperación en la vida de una
comunidad política. Ésta, en la práctica, necesita y justifica el
concepto y las instituciones de la autoridad, considerada como jus-
tificación, si bien presunta y susceptible de ser dejada de lado (de-
feasible), de la obligación de cumplir con las directivas autoritativas

personas, y para eso existe la ley positiva; otra es castigar a los que ocasionan
desigualdad, y para eso es la justicia retributiva” [iustitia… est in iudice sicut in
regulante, et est in aliissicut in regulatis. Ad iudicem autem duo pertinent: unum est quod
aequalitates in aliis faciat, et ad hoc est legis positiva; aliud est ut inaequalitatem facientes
puniat, et ad hoc est vindicativa].

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 5

(legislativas, judiciales o ejecutivas, etcétera).5 O, una vez más,


datos elementales acerca de las limitaciones de la previsión hu-
mana justifican la institución o práctica que nosotros llamamos
equidad (apartamiento de la letra de la ley establecida en interés
de sus propósitos subyacentes y de la justicia).
Sobre estas bases, la filosofía del derecho extiende la ética
y la filosofía política al campo de lo específicamente jurídico.
Tal campo, como he dicho más arriba, se caracteriza porque los
fundamentos para las decisiones presentes acerca del futuro se
arraigan en hechos del pasado. Esos hechos son las fuentes del
derecho, ya sea en legislación escrita o en la práctica y costum-
bres de los jueces o de otros, o en doctrina disponible de juristas
académicos. Las fuentes son entendidas en el sentido de ofrecer
un conjunto de proposiciones normativas (acerca de poderes y
obligaciones) que a su turno son interpretadas de modo que sean
coherentes en un sentido más rico y exigente que la mera evita-
ción de contradicciones directas al momento de su especificación
completa como normas de elección y de acción. Cada uno de ta-
les conjuntos de proposiciones —“el sistema jurídico”, “la ley del
país”, “nuestro derecho”, etcétera— es considerado aplicable, en
principio en su totalidad, a cada persona y hecho dentro de su
jurisdicción. Y se considera que la validez de cada proposición
en el sistema jurídico es controlada por otras proposiciones más
allá del conjunto y es una precondición para su aplicabilidad a
las personas y hechos en particular.
Conceptos tales como jurisdicción y validez no son, en su
sustancia, desconocidos para la filosofía política; ya están implíci-
tos en la discusión de Aristóteles sobre la deseabilidad (desirability)
del Estado de derecho (Rechtsstaat).6 Pero ellos quedaron más bien
implícitos e inarticulados hasta que la filosofía del derecho los
tomó del discurso jurídico. Lo hizo precisamente para explicar
5
Véase “Positivism and «Authority»”, ensayo 4 en The Collected Essays of
John Finnis, Oxford University Press, 2011, vol. IV [CEJF, IV]; Natural Law Natu-
ral Rights, capítulo IX.
6 Véase especialmente: Politica, III, 16: 1287a.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

6 JOHN FINNIS

por qué cada sistema jurídico desarrolla apropiadamente estos (y


otros) conceptos como instrumentos técnicos para asegurar que
las reglas e instituciones de un sistema jurídico puedan hacer con
relativa frecuencia lo que el razonamiento filosófico y la delibe-
ración política como tales frecuentemente no pueden hacer, es
decir, proporcionar una respuesta inequívoca a algunas cuestio-
nes relativamente específicas acerca de cuál será la elección y
la conducta correctas en una específica y ciertamente particular
situación. La capacidad del derecho positivo —el conjunto de
proposiciones de derecho de nuestro sistema jurídico— de pro-
porcionar tales respuestas determinadas es un modo primario a
través del cual el mismo conecta pasado, presente y futuro de
la comunidad, confiere efecto a las legítimas expectativas o, al
menos, a derechos legalmente adquiridos, incluyendo derechos
de propiedad, contractuales y cuasicontractuales, fideicomisos,
derechos a la compensación y restitución, etcétera, y así hace
posible una vasta expansión de la vida económica y cultural, y
elecciones familiares e individuales de conducta y vocación rela-
tivamente seguras y autónomas. Todo esto es parte de la filosofía
política y del arte político, una parte tan extendida y especializa-
da como para merecer su distinto (¡no separado!) lugar y nombre:
filosofía del derecho.

I. Jurisprudencia o filosofía del derecho

Si seguimos el inequívoco y saludable ejemplo de Tomás de Aqui-


no, no haremos distinción entre lex y ius cuando el último término
significa lo que significa en, por ejemplo, las frases ius civile o ius
naturale —frases empleadas por Santo Tomás de manera entera-
mente sinónima de lex civilis y lex naturalis, respectivamente—.7 Por
eso es que “jurisprudencia” (jurisprudence) y “filosofía del derecho”
(philosophy of law) pueden con propiedad ser usadas enteramente
7 Véase Finnis, Aquinas: Moral, Political and Legal Theory, Oxford University
Press, 1998 [Aquinas], 135.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 7

como sinónimas, tal como es usual en los países de habla inglesa.


Por supuesto que ambos elementos etimológicos del término “ju-
risprudencia” ejercen alguna fuerza gravitacional (lejos de ser irre-
sistible) respecto de los relativamente más particularizados, menos
universales y con ello menos filosóficos.8 Pero así como Tomás
de Aquino trata la legis positio para designar no sólo el altamente
particular asunto de dictar leyes, sino también el nivel supremo
de politica, la teoría/filosofía política, y considera a la política en
cuanto filosofía al mismo nivel que la philosophia moralis —más aún,
como una rama o especie, con suprema dignidad, de la philosophia
moralis—9, del mismo modo también podemos considerar correc-
tamente a la jurisprudencia y a la filosofía del derecho como ex-
tendiéndose desde la exploración de las técnicas específicamente
jurídicas (investigando críticamente aquellas fundamentaciones
racionales técnicas según consideraciones de florecimiento huma-
no y corrección moral) hasta los más elevados y amplios principios
y demás consideraciones de la teoría moral y política.

II. Teorías del derecho natural y positivismo

En tanto que “derecho natural”, en el presente contexto, significa


lo mismo que “los principios y standards normativos de la ética y
la política” (o “filosofía política normativa”), todo lo dicho hasta
aquí en este artículo es una pieza de teoría del derecho natural.
Tal teoría contiene de manera autónoma, como uno de sus ele-

8 Pero tal fuerza no es irresistible, como lo podemos ver en las frases de


apertura (de Ulpiano) de las Institutas de Justiniano, frases que siguen siendo
acertadas: “Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuere. Iurispruden-
tia est divinarum at que humanarum rerum notitia, iusti atque iniusti scientia”.
9 In Eth., prol. (I.1 n. 6) y I. 2 nn. 1-12 (en que llama a las otras ramas ética
(monástica) y filosofía doméstica (oeconomica); Aquinas, 114-5. Et indeest, quod moralis
philosophia in tres partes dividitur. Quarum prima considerat operations unius hominis or-
dinatas ad finem, quae vocatur monastica. Secunda autem considerat operations multitudinis
domesticae, quae vocatur oeconomica. Tertia autem considerat operations multitudinis civilis,
qua evocatur politica.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

8 JOHN FINNIS

mentos intrínsecos, la tesis de que las sociedades humanas necesi-


tan el derecho positivo, y una descripción de varias características
necesarias del derecho, de los sistemas jurídicos y del Estado de
derecho. La teoría del derecho natural, en este contexto, sólo es
otro nombre de la filosofía jurídica. Ella es plenamente positivista,
si por tal se entiende que, apropiadamente desarrollada, produce
una descripción suficiente y completa del concepto, instituciones
características y fuentes del derecho positivo y del Estado de dere-
cho. No existe un lugar apropiado para un positivismo fuera de la
teoría del derecho natural.10
El (ius)positivismo que es autoconcebido como opuesto de
algún modo a la teoría del derecho natural es (sólo en la medida
en que el mismo sostiene aquella auto-identificación e incluye tesis
que difieren de las de la teoría del derecho natural)11 un conjunto
10 Véase, además, CEJF, IV, ensayos 1, 5 y 7; y Finnis, “Natural Law Theo-
ry: Its Past and Its Present”, en Marmor (ed.), Routledge Companion to the Philosophy
of Law, 2012. Por supuesto que hay lugar para cuidadosas exposiciones doctri-
narias histórica y estrictamente descriptivas de sistemas jurídicos particulares.
Pero las mismas no tienen el carácter de teoría o filosofía.
11 Obsérvese que no es claro en qué medida estas dos características pueden
encontrarse en teorías o posturas teoréticas como las de John Gardner y Leslie
Green, o incluso (al menos gran parte del tiempo) de Joseph Raz. Es que estos
teóricos, cada uno a su manera, aceptan que la filosofía del derecho contiene
legítimamente tesis —quizás numerosas— que no pueden ser llamadas positi-
vistas y son tesis morales y/o de filosofía moral; cada uno considera positivista
sólo la restringida tesis de que el derecho positivo sólo se identifica por refe-
rencia a las fuentes fácticas sociales, una tesis explícitamente compatible con
la posición de que los jueces legítimamente pueden, y con frecuencia deben,
razonar “conforme a derecho”, un derecho y forma de (dice) “razonamiento
jurídico” que incluye (además del derecho positivo identificable a partir de las
fuentes fácticas sociales) también principios morales (incluso, según Raz, si no
hay derecho positivo que siquiera tácitamente autorice tal recurso judicial a
principios morales): véanse los pasajes de Green ya citados (ibidem, p. 247) de su
artículo exponiendo y defendiendo el positivismo jurídico:
“El argumento valorativo es, por supuesto, central para la filosofía del de-
recho en general. Ningún filósofo jurídico puede ser sólo un positivista (legal
positivist). Una teoría completa del derecho exige además una exposición de
qué clases de cosas podrían posiblemente contar como los méritos de la ley (¿la
ley debe ser eficiente o elegante, así como justa?); o de qué rol debería jugar el

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 9

de teorías más o menos confusas y arbitrariamente recortadas,


pensadas en algunos casos sobre la base de graves malentendi-
dos12 acerca de la tradición de la teoría del derecho natural y de
algunos de sus teoremas, y en otros casos simplemente como la
expresión del escepticismo moral (negación de que exista alguna
proposición verdadera sobre el bien humano y la corrección mo-
ral) —y en algunos casos, tal como en Kelsen, sobre ambas ba-
ses—. Ninguna de estas bases es defendible. Los malentendidos
deben ser superados prestando atención a la evidencia y leyendo
textos clásicos con algún cuidado y atención. El escepticismo so-
bre la verdad práctica puede aparecer a primera vista como una
base más plausible para el positivismo jurídico. Pero, dejando de
lado las respuestas que podrían darse con toda corrección contra
las tesis y argumentos escépticos en ética (o “metaética”),13 ha de
reconocerse que si el escepticismo es correcto, la filosofía del de-
recho no existe. A lo sumo puede haber exposiciones históricas
(siguiendo los relatos de competentes prácticos del derecho) de
sistemas normativos —aceptados o impuestos— de comunida-
des particulares autointerpretados como jurídicos, y de sistemas
análogos a aquéllos. La historia o conjunto de historias podría ser
complementada con alguna clase de estadística acerca de la fre-
cuencia o “tipicidad”. Pero si no puede decirse nada verdadero

derecho en la adjudicación (¿debe aplicarse siempre la ley válida?); o de qué


pretensión tiene la ley sobre nuestra obediencia (¿existe un deber de obedecer?);
y además, de las cuestiones centrales acerca de qué leyes deberíamos tener y si
deberíamos tener alguna ley. El positivismo jurídico no aspira a responder estas
cuestiones, a pesar de que su pretensión de que la existencia y contenido de las
leyes depende exclusivamente de hechos sociales es lo que les da su forma”.
Green, “Legal Positivism”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy, Spring 2003
edn; http://plato.stanford.edu/archives/spr2003/entries/legal-positivism.
12 Véase, por ejemplo, CEJF, IV, 7-8, 105, 182-6 (las páginas mencionadas
en último término son la parte principal del ensayo “The Truth in Legal Positi-
vism”); NLNR, 363-6.
13 Véase v. gr., Finnis, Fundamentals of Ethics, Oxford University Press &
Georgetown University Press, 1983, cap. II; CEJF, I, ensayos 1 a 6; Dworkin,
Ronald, Justice for Hedgehogs, Harvard University Press, 2011.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

10 JOHN FINNIS

acerca del bien humano, no hay nada que pensar o decir sobre
normatividad, autoridad, obligación, validez y conceptos simila-
res, pues todos ellos obtienen su sentido a partir de la presuposi-
ción de que la razón práctica puede distinguir entre verdadero y
falso, buena razón y falta de razón, y así sucesivamente.
En cuanto a la atención a los hechos, que los positivistas
creen que es una virtud de su método, ella está plenamente presen-
te y operativa en cualquier filosofía del derecho adecuada (como
la teoría del derecho natural), pues la razón práctica avanza en la
deliberación hacia la elección (sea en concreto, o más universal
y abstractamente, “filosóficamente”), y lo hace así por medio del
uso no sólo de premisas normativas sobre el bien y lo correcto,
sino también, indispensablemente, de premisas fácticas acerca de las
condiciones en las cuales el bien puede ser alcanzado o podría
ser dañado. La verdad de tales premisas ha de obtenerse a través
de una rigurosa atención a los hechos, la experiencia, lo típico, lo
probable, lo física, biológica o psicológicamente posible, etcétera.
En síntesis: la filosofía del derecho se estudia mejor sin de-
pendencia de aquel equívoco calificado como “positivista”. ¿De-
beríamos rechazar también el rótulo de “teoría del derecho natu-
ral”? Cualquier teoría o filosofía del derecho aceptable necesitará
atender a dos amplias clases de principio norma y estándar: aque-
llos aplicables por las personas con razonabilidad práctica sólo
porque son estándares elegidos o establecidos fácticamente de
otra manera por elecciones pasadas de su comunidad, y aquellos
que son aplicables hayan sido o no elegidos o ratificados. Para
éstos la historia de nuestra civilización ha adoptado el nombre
“derecho natural”. La adopción puede ser rastreada hasta la lu-
cha de Platón con la teoría sofista de que la fortaleza y la astucia
más o menos egoístas naturalmente —y por así decirlo, correcta
y razonablemente— prevalecen en la deliberación humana. La
brillante recuperación platónica de lo “correcto por naturaleza”
de este error sofístico14 ha sido decisiva para nuestro vocabulario,

14
“Natural Law Theory…”, n. 10 supra.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 11

haciendo su camino a través de Aristóteles, los estoicos, Cicerón,


San Pablo, Gayo y Tomás de Aquino y sus sucesores hasta la
Carta de las Naciones Unidas15 y la actualidad. No hay ninguna
simetría de inutilidad (unserviceability) entre los rótulos “positivis-
mo” y “teoría del derecho natural”, a pesar de que el segundo,
seguramente, padece malentendidos tan graves como los de los
sofistas, complicados además por una larga secuencia civilizacio-
nal de reversiones, crecimientos y desechos cuasi-filosóficos (qua-
si-philosophical flotsam and jetsam).

III. La normatividad jurídica como distinta


de la normatividad moral

Una razón importante para querer introducir el derecho positivo


y el Estado de derecho es la de resolver disputas dentro de una
comunidad política acerca de lo que la moral (especialmente la
justicia) exige, recomienda o permite. Existe así una buena razón
para introducir una manera de pensar —llamémosla pensamiento
jurídico (legal thinking)— en la cual (dentro de límites indefinidos
pero importantes) el mero hecho de que una persona o cuerpo de
personas autorizado jurídicamente (“constitucionalmente”) haya
pronunciado su determinatio16 acerca de una cuestión discutida o dis-
cutible, es considerado como fundamento suficiente para afirmar
la validez jurídica de la determinatio y de su producto proposicional
(regla, juicio, etcétera). En esta manera de pensar, las cuestiones
de la justicia o injusticia de la determinatio, una vez que ésta ha sido
hecha, son empujadas a los márgenes del ámbito del derecho. Sólo
cuando los extremos morales son alcanzados, las cuestiones de jus-
ticia y moralidad vuelven a ser relevantes. Este hablar de “validez”

15 Artículo 51: “Aucune disposition de la presente Charte ne porte atteinte au


droit naturel de légitime defense...”. Artículo 111: “La presente Carta, de la cual
los textos chino, francés, ruso, inglés y español son igualmente auténticos…”.
16 Véase NLNR, 284-6, 294-5, 380; CEJF, IV en pp. 2, 12, 123, 128, 131-2,
149, 161, 179-83, y ensayo 13.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

12 JOHN FINNIS

puede —en mayor o menor medida— ser enteramente reservado


al discurso jurídico intrasistemático (derecho positivo), y adoptado
para implicar una obligatoriedad no moral sino jurídica (una obli-
gatoriedad que no ha de ser entendida de manera reduccionista
como mera exposición [liability] a pena o castigo).17
La teoría del derecho natural no discute —más bien pro-
mueve— la distinción o bifurcación entre validez (y obligatoriedad)
(jurídica) intrasistemática y validez (y obligatoriedad) en sentido moral.18
Por cierto no es irrazonable ver que tal distinción funciona en
el famoso dicho “una ley injusta no es derecho”. Tal modo de
hablar no es autocontradictorio, paradójico o siquiera objetable:
“un amigo mentiroso no es un amigo”; “un argumento lógica-
mente inválido no es ningún argumento”; “una medicina de cu-
randero no es una medicina”. Así, también en el famoso dicho
o teorema: “ley injusta” (unjust law, lex iniusta) se habla de una
regla u orden jurídica intrasistemáticamente válida,19 y “no de-
recho” (not law, non lex) significa que, habiendo sido transgredidos
los límites morales, esa misma ley carece de validez (en cuanto ley) en
sentido moral (es decir, legitimidad) y así, en cuanto tal,20 carece de
obligatoriedad moral.
Cambios de significado de este tipo fueron estudiados de
cerca por Aristóteles en conexión con su exposición de los tipos
de equívoco u homonimia, y de lo que ahora podríamos llamar
17 En tal contexto discursivo, uno podría optar por usar “legitimidad” para
significar relevancia moral, fundamentando obligatoriedad moral. Pero “legi-
timidad” tampoco está libre de ambigüedad, desde que algunos escritores en
la teoría jurídica contemporánea parecen tratarla, quizá, como sinónimo de
validez (puramente jurídica).
18 NLNR, en pp. 314-20.
19 Por supuesto que el hablante podría alternativamente estar queriendo
predicar la injusticia de ciertas creencias y prácticas —observables como he-
chos sociales de reconocimiento de ciertos actos y hechos como leyes— sin
querer postular validez jurídica ni siquiera en un sentido técnico, restringido y
amoral.
20 Cumplir con ella en alguna medida puede seguir siendo moralmente
obligatorio, a causa de los efectos colaterales del (público) incumplimiento:
NLNR, p. 361.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 13

predicación análoga. Puede decirse que un término es análogo


cuando su significado cambia más o menos sistemáticamente se-
gún el contexto. El tipo de analogía más relevante en el campo
de los asuntos humanos es lo que Aristóteles llamaba homonimia
pros hen. Ésta existe cuando los varios significados relevantes de
una palabra son todos referibles a un significado (o sentido o uso)
focal, un significado que distingue un caso primario o central del
tipo de realidad o materia bajo consideración —focal y central
en algún contexto de discurso o indagación—. Los sentidos no
focales y los casos no centrales pueden ser considerados como
secundarios por cuanto ellos son casos inmaduros o desviados,
o de alguna otra manera son concreciones o aspectos falsifica-
dos de la realidad, al menos cuando se los considera desde algún
punto de vista adecuado o para algún propósito teórico o prácti-
co apropiado. Todos los teóricos del derecho que se identifican a
sí mismos como positivistas —es decir, como contrarios a lo que
ellos piensan que es la teoría del derecho natural— han prestado
demasiada poca atención a este aspecto de nuestro lenguaje y su
compromiso con la realidad (y la realización [fulfillment]). De ese
modo, toda la ciencia jurídica de Kelsen será construida sobre
suposiciones no examinadas y simplistas acerca de la univoci-
dad de “derecho” y la supuesta necesidad de una única forma
de norma que se corresponda una a una con la definición úni-
ca (single-feature definition) del derecho como un orden social para
controlar la conducta a través de la amenaza de la sanción.21 Y
la casi universal hostilidad de quienes se autoidentifican como
positivistas con el teorema de lex iniusta non est lex pasa por alto la
multivocidad de términos tales como “ley” y “validez”. Lo que
es central en un contexto o para un conjunto de propósitos es
secundario en otro contexto o en relación con otros propósitos.

21 Véase Kelsen, Hans, General Theory of Law and State, Harvard University
Press, 1945, 19, 45 (“Si la «coerción» en el sentido definido aquí es un elemento
esencial del derecho, entonces las normas que conforman un orden jurídico
deben ser normas que establecen un acto coercitivo, es decir, una sanción” [non
sequitur]).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

14 JOHN FINNIS

Por eso la complejidad de las relaciones entre validez jurídica y


legitimidad moral del derecho, y entre obligatoriedad jurídica en
un sentido intrasistemático y en un sentido moral, se manifiesta
en polos duales de centralidad: el técnico-jurídico y el de lo de-
bido moralmente. Pero dado que los proyectos inmorales o amo-
rales de creación y sostenimiento del derecho son parasitarios
de la razonabilidad más plena del derecho moralmente justo, es
el segundo polo el que tiene la primacía filosófica, así como pri-
macía en la conciencia del legislador reformista y (con algunas
complejidades de responsabilidad añadidas) en la conciencia del
auténtico (caso central) juez.

IV. Filosofía jurídica y nuevos desafíos


éticos y políticos

A pesar de que, como se ha dicho ut supra, la filosofía jurídica tie-


ne un espacio y un carácter técnico cuasi-distinto, la idea misma
(concepto) del derecho (una idea sin la cual ninguna ley puede ser
hecha o sostenida) es tan dependiente de principios más amplios
del pensamiento y la filosofía moral y política, que ni el derecho
ni su filosofía pueden evitar comprometerse con los problemas
éticos y políticos y los desafíos de la época. Aspectos particulares
del contenido de nuestro derecho (incluyendo sus reglas procedi-
mentales e instituciones) pueden mejorar o, en otros casos, dañar
y agravar el bien común de nuestra comunidad. El instrumental
jurídico puede, con no poca frecuencia, suministrar una vía fácil
para cambios sociales destructivos, tal como el aparato del litigio
con derechos humanos (human rights litigation), en muchos lugares,
ha provisto de una vía fácil para el aborto, la eutanasia, la in-
migración perjudicial y el “matrimonio” del mismo sexo, para la
opresión de las críticas de la conducta homosexual y para otros
males destructivos. Pero lo que las elites sociales desean puede, con
mucha frecuencia, ser alcanzado sin recurrir demasiado a dicho
instrumental, o incluso en contradicción con él.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA DEL DERECHO? 15

Me parece que la tarea de la filosofía jurídica es doble hoy


en día. Ella debe conservar clara su relación intrínseca con, y su
dependencia de, todas las verdades de la filosofía moral y política,
en particular por la vía de proveer una crítica constante de cada
forma de filosofía jurídica que niegue o distorsione tal relación.
Por su dominio y su comprensión explicativa fundacional del ins-
trumental técnico del derecho, debe permanecer en posición de
criticar y exponer —en la esperanza de evitar— toda manipula-
ción de ella misma para propósitos destructivos del bien común,
un bien que incluye, pero que no se agota por, el sostenimiento
de derechos jurídicamente cognoscibles.
De especial importancia en las décadas venideras será una
recuperación de la toma de conciencia entre los filósofos del de-
recho de que la forma paradigmática del derecho, el ius civile, es
el derecho de un pueblo22 establecido por un acto constituyente
(o por una costumbre constituyente) y por continuos actos legisla-
tivos de autodeterminación como pueblo, actos que pueden y de-
berían ser compatibles con sus obligaciones de realizar y respetar
derechos (derechos humanos, en cuanto contenidos en el ius natu-
rale) y sus responsabilidades hacia otros pueblos y la autodetermi-
nación, derechos y necesidades de esos otros pueblos. Así como
incontables pensadores en los siglos XIX y XX aceptaron dema-
siado despreocupadamente la justicia de las nociones comunistas
de una comunidad sin propiedad, nociones que no atienden ade-
cuadamente a las condiciones de largo plazo para una sustenta-
ble, próspera y justa sociedad de personas libres, con el resultado
de que incontables millones de personas sufrieron más o menos
directamente por la aplicación en sus Estados de esos errores del
pensamiento práctico, del mismo modo muchos pensadores de la
actualidad aceptan demasiado alegremente (explícita o implícita-
mente) la justicia de las nociones cuasi-comunistas de una huma-
nidad sin fronteras, nociones incompatibles con las condiciones
de largo plazo de un orden político y de un Estado de derecho

22
Véase CEJF, IV.21 sec. V, pp. 430-4, y nota 24 infra.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

16 JOHN FINNIS

sustentablemente justo y civilmente libre. Incluso en el corto pla-


zo, esta clase de error del pensamiento práctico resulta en el
tipo de comunidad política crecientemente familiar, cuya interna
diversidad multicultural de lealtades supremas de sus pueblos es
a la vez promovida y contestada por un aparato de seguridad y
vigilancia en permanente crecimiento, una disminución severa de
la libertad del discurso político e intelectual, y una explosión de le-
gislación y burocracia regulatoria indiferente al beneficio de lograr
una sociedad cuya autodeterminación en gran medida se expresa
en aquel compartir expectativas que Ulpiano y Santo Tomás de
Aquino23 llamaban “costumbre común”.
Los que practican la filosofía del derecho pueden ser espe-
cialmente susceptibles a este tipo de error, en la medida en que
ellos conciban a los sistemas jurídicos simplemente como conjun-
tos de normas antes que como los principios, normas e institu-
ciones adoptados por un pueblo extendido en límites temporales
y territoriales, en cumplimiento más o menos adecuado de su
responsabilidad moral de hacerlo así.24

23
Véase Summa Theologiae, I-II q. 97 a. 2 (“¿debe siempre modificarse la ley
humana cuando existe la oportunidad de hacer una mejora en ella? No”).
24 Véase CEJF, IV, en p. 16; CEJF, II ensayos 6 (“Law, Universality and So-
cial Identity”) y 7 (“Cosmopolis, Nation States, and Families”), y nota 22, supra.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA
DEL POSITIVISMO JURÍDICO*

El positivismo jurídico es una empresa intelectual incoherente. Se


incapacita a sí mismo para llevar a cabo la tarea explicativa que se
propone. En consecuencia, ofrece a quienes lo estudian pretendi-
das e inválidas derivaciones del deber a partir del ser.
En este breve ensayo apunto varios rasgos del positivismo ju-
rídico y de su historia antes de intentar identificar esta incohe-
rencia esencial. No pretendo renunciar a mi opinión de que la re-
flexión sobre el derecho y la teoría jurídica se lleva a cabo mejor
sin hacer referencia a las inestables y parasitarias categorías aca-
démicas o etiquetas tales como “positivismo” (o “liberalismo”,
o “conservadurismo”, etcétera). Uso el término por comodidad,
para designar una deslavazada familia de teorías y de pensado-
res que participan en nuestro diálogo contemporáneo y que han
usado el término para describir sus propias teorías, o las teorías
jurídicas de los escritores que quieren que admiremos.

La idea de que no hay criterios de conducta salvo aquellos crea-


dos —establecidos, puestos— por convenciones, órdenes u otros
hechos sociales similares era bien conocida para Platón1 y Aris-
tóteles.2 El desarrollo de una crítica sostenida de cualquier idea
* Publicado originalmente como “Propter honoris respectum. On the Incoher-
ence of Legal Positivism”, Notre Dame Law Review, 2000, 75, pp. 1597-1611.
Traducción de C. Pereira Sáez. Supervisión de Carlos I. Massini-Correas.
1 Véase Platón, Las leyes, IV.
2 Véase Aristóteles, Ética a Nicómaco, I, § 13.
17

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

18 JOHN FINNIS

de este tipo fue un objetivo primordial de estos filósofos y, en al-


guna medida, de sucesores suyos, como Cicerón.3 Actualmente,
los impulsores de esta clase radical de “positivismo excluyente”
son los seguidores, conscientes o inconscientes, de Nietzsche o de
otros que, como él, reducen la ética y la teoría normativa política
o jurídica a una búsqueda de la “genealogía” de las fuentes histó-
ricas (quizá en parte o completamente psicológicas) de los criterios
éticos, políticos o jurídicos. Estos autores suponen o declaran que
estas fuentes sólo pueden consistir en un ejercicio de voluntad de
individuos carismáticos o de grupos que ambicionan el poder, o en
los impulsos y compulsiones subracionales de dominación, sumi-
sión, etcétera, supuestamente similares a la voluntad.
El positivismo jurídico es, en principio, una propuesta más
modesta: la de que el derecho estatal es, o debería ser, sistemáti-
camente estudiado como si fuera un conjunto de normas origina-
das exclusivamente por convenciones, órdenes y otros hechos so-
ciales similares. Tal y como fue desarrollado por Bentham, Austin
y Kelsen, el positivismo jurídico era oficialmente neutral respecto
de la cuestión de si, fuera del derecho, hay criterios morales cuyo
carácter directivo (normatividad, autoridad, obligatoriedad) en
la deliberación no es completamente explicado por ningún he-
cho social. Por supuesto que Bentham y Austin no creían que la
obligatoriedad de la moral utilitarista que promovían dependiese
de la aprobación de alguna persona o algún grupo, aun cuando
Austin sostuviera que todo el contenido de las normas utilitaris-
tas está también ordenado por Dios. La teoría oficial de Kelsen,
hasta casi el final de su vida, era —por lo menos cuando estaba
haciendo filosofía jurídica— que puede haber verdades morales,
pero si las hay, están totalmente fuera del campo visual de la cien-
cia jurídica o filosofía jurídica. Sin embargo, al final de su vida
su postura fue de un completo escepticismo moral4 o de un vo-

3
Véase Cicerón, De Finibus, 1-7, 3.20.
4
Véase,e. g., Kelsen, H., General Theory of Norms, trad. de M. Hartney, Ox-
ford University Press, 1990, pp. 226.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 19

luntarismo moral puro: las normas morales no podrían ser otra


cosa que mandatos divinos, si Dios existiese. Estas tesis últimas
de Kelsen son la consumación no sólo de la línea voluntarista
que recorre todo su pensamiento sobre el derecho positivo, sino
también de todas las teorías anteriores que daban por supuesto
que el derecho y su obligatoriedad son y deben ser producto de
la voluntad y el poder coactivo de un superior.
La generalmente llamada Escuela Moderna del Derecho Na-
tural ejemplifica, en gran parte, esta teoría. Esta tradición surge
claramente antes de 1660, año en que Samuel Pufendorf publicó
en La Haya su Elementorum jurisprudentiae universalis libri duo.5 Aquí,
o en el largamente inédito Questions Concerning the Law of Nature6
(hacia 1660-1664) de John Locke, pueden estudiarse rasgos ca-
racterísticos de este tipo de teoría del derecho natural. Ambos
escritores son claramente deudores de Hugo Grocio en algunas
cosas, y de Thomas Hobbes en otras. De manera muy signifi-
cativa, Pufendorf describe De cive (1642), de Hobbes, donde se
anuncian las principales tesis morales y jurídicas de su más famo-
so Leviathan (1651), como “en su mayor parte sumamente aguda
y sólida”.7
A partir del influyente De iure belli at pacis (1625) de Grocio,
Locke y Pufendorf toman la idea, atractiva pero bastante opaca,
de que la moral y los principios básicos del derecho son una cues-
tión de “conformidad con la naturaleza racional”.8 Estos autores
nunca abordan en serio las preguntas relativas a cómo se conoce
esa naturaleza y por qué es prescriptiva para toda persona. Hob-
bes afronta y contesta tales preguntas fundamentales. Sin embar-
go, sus respuestas tratan nuestro razonamiento práctico como si

5 Pufendorf, S., Elementorum jurisprudentiae universali libri duo (trad. De W. Ab-


bott Oldfather, Clarendon Press, 1931) 1672.
6 Locke, J., Questions Concerning the Law of Nature (trad. de R. Horwitz et al.,
Cornell University Press, 1990), 1664.
7 Pufendorf, S., op. cit., xxx.
8 Grocio, H., De Jure Belli at Pacis (trad. de F.W. Kelsey, William S. Hein &
Co., 1995), 1625, libro I, p. 38.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

20 JOHN FINNIS

estuviese por completo al servicio de la motivación de pasiones


sub-racionales, como el miedo a la muerte o el deseo de superar a
los demás —motivos del mismo tipo que la tradición clásica con-
sidera que necesitan ser dirigidos por la captación por la razón
de los fines últimos y mejores, de bienes verdaderos e intrínse-
cos, de razones realmente inteligentes para la acción—.
“[N]inguna ley sin legislador”.9 Ninguna obligación sin su-
jeción a la “voluntad de un poder superior”.10 “La definición
formal de la ley es: la declaración de una voluntad superior”.11
“La norma de nuestras acciones es la voluntad de un poder
superior”.12 La ley sin (la perspectiva de) el castigo es vana.13 Los
fundadores de la Escuela Moderna de la Ley Natural consideran
estas definiciones y axiomas (que son de Locke) aplicables tanto a
la ley natural, los principios mismos de la moral, como al derecho
positivo de los Estados.14 Así, la obligación se está “deduciendo”
abiertamente de un hecho, el hecho de que tal o cual cosa ha sido
querida por quien tiene poder para infligir un daño. Es cierto que
cuando está en juego la ley natural (la moral), se supone que el
superior, Dios, es sabio. Pero a la idea de la divina sabiduría no
se le da ningún papel positivo en la explicación de por qué los
mandatos divinos crean obligaciones para una conciencia racio-

9
Locke, J., op cit., p. 193.
Ibidem,
10 p. 167; véase, también, p. 159.
11 Ibidem, p. 103.
12 Ibidem, p. 205.
13 Véase ibidem, p. 193.
14 Véase, e. g., Pufendorf, S., op. cit., p. 89: “Porque, si has excluido a Dios
de la función de administrar justicia, toda la eficacia de… los pactos, a cuya
observancia una de las partes contratantes no puede obligar por la fuerza a la
otra, se extinguirá de inmediato, y cada uno medirá la justicia según su propia
ventaja particular. Y, ciertamente, si queremos confesar la verdad, una vez que
se ha suprimido el temor a la venganza divina, no parece haber razón suficiente
por la que yo debiera estar en absoluto obligado, una vez que las condiciones
que determinan mi ventaja hayan cambiado, para proporcionar aquello que me
había obligado a proporcionar a la otra parte cuando mis intereses me orienta-
ban en aquella dirección; siempre que, por supuesto, no tenga mal real alguno
que temer, por lo menos de ningún hombre, como consecuencia de ese acto”.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 21

nal. El derecho de Dios a legislar se explica, en cambio, mediante


la analogía del puro poder: “¿Quién, en efecto, dirá que el barro
no está sujeto a la voluntad del alfarero, y que la vasija no puede
ser destruida por la misma mano que la formó?”.15
Locke, como Hobbes, es incómodo, aunque vagamente cons-
ciente de que el “deber” no puede inferirse del “ser” sin algún
“deber” ulterior. Es decir, es incómodamente consciente de que
el hecho de que una conducta fue querida por un superior, o in-
cluso por una parte de un contrato, no explica por qué esa con-
ducta es obligatoria ahora. Por eso piensa, a veces, en completar
su crudo voluntarismo (los deberes se explican por actos de vo-
luntad) con la racionalidad de la coherencia lógica: los principios
morales fundamentales son tautologías, normas que sería auto-
contradictorio negar.16 Hobbes había aventurado una explicación
similar de la obligatoriedad de los contratos (como su contrato
social fundamental de sujeción al soberano). Aun así, su expli-
cación oficial y más importante era del tipo “triunfan bastos”
(la voluntad respaldada por una fuerza superior, esto es, por la
capacidad de infligir un daño).17 Este recurso a la coacción ad-
mite tácitamente que el hecho de que alguna otra persona haya
querido que haga o me haya ordenado hacer algo no proporciona
por sí mismo razones para la acción, ni normatividad o carácter
directivo para mis deliberaciones.
Más aún, como argumenta Kelsen, la confianza en la volun-
tad de un superior para explicar el derecho y su normatividad no
deja, al final, lugar a exigencia alguna de consistencia lógica en el
derecho, ni a ningún intento de razonar desde una regla general
(el asesinato ha de ser castigado) hasta una conclusión obligatoria

15 Locke, J., op. cit., p. 167; véase, también, pp. 164-166: “[P]atet… posse
homines a rebus sensibilibus colligere superiorem esse aliquem potentem sapientemque qui
in homines ipsos jus habet et imperium. Quis enim negabit lutum figuli voluntati esse
subjectum, testamque eadem manu qua formata est” (cursivas añadidas).
16 Véase ibidem, pp. 178 y 179 (este pasaje fue suprimido por Locke en 1664).
17 Véase Finnis, J., Natural Law and Natural Rights, Oxford, Clarendon Press,
1980, pp. 348 y 349.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

22 JOHN FINNIS

(Smith, habiendo asesinado a Jones, ha de ser castigado).18 De ahí


la postura final de Kelsen, penosa para muchos que quieren ser
positivistas: la única fuente de normatividad y, por tanto, de la
normatividad de una norma particular, es la positividad, es decir,
la volición real de esa norma por un superior. Desde este presu-
puesto, ni siquiera la racionalidad del razonamiento jurídico ló-
gico e incontrovertido puede nunca dar lugar a la obligatoriedad:
nada, excepto un acto de la voluntad, puede hacerlo.19
Las tesis últimas de Kelsen no pueden ser anuladas como ex-
centricidades de interés meramente biográfico. De todas formas,
el positivismo jurídico —llamado a veces “positivismo jurídico
excluyente”— defendido hoy por filósofos del derecho como Jo-
seph Raz es muy diferente. A la vez que afirma que todo el de-
recho se basa en y es validado por fuentes fáctico-sociales —afir-
mación que le hace positivismo jurídico excluyente—, acepta
también que los jueces puedan tener, y no es raro que tengan,
la obligación jurídica y moral de incluir en su razonamiento ju-
dicial principios y normas que son aplicables porque, aunque no
son jurídicamente válidas (porque hasta el momento no han sido
puestas por ninguna fuente fáctico-social), son o el juez en cues-
tión las considera moralmente verdaderas.20

II

La teoría clásica de la ley natural no rechaza las tesis de que lo que


ha sido puesto es positivo y lo que no ha sido puesto es no positi-
vo (de hecho, el mismo término “derecho positivo” es un término
importado a la filosofía por Tomás de Aquino, que fue también el
primero en proponer que todo el derecho de una comunidad polí-

18
VéaseKelsen, H., op. cit., pp. 189-193 y 211-251.
19
Véaseibidem, p. 6: “En términos generales: ningún Deber sin una volun-
tad (aunque sea sólo ficticia)”.
20 Véase, e. g., Raz, J., Ethics in the Public Domain, Oxford, Clarendon Press,
1994, pp. 190 y 191.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 23

tica puede ser filosóficamente considerado como derecho positivo).21


Sin embargo, estas tesis necesitan en gran medida ser aclaradas.
¿Qué significa decir que una regla, principio u otra norma “ha sido
puesta por una fuente fáctico-social”? ¿Significa lo que entendió
que significaba el último Kelsen, que nada menos que el expreso
establecimiento de la norma misma en toda su especificidad —y
ningún tipo de mera derivación (inferencia) o posibilidad de deri-
vación— es suficiente? Es virtualmente imposible encontrar algún
otro positivista que siga a Kelsen en esto. Pero, si no es así, ¿qué
tipo de consistencia-con-lo-que-ha-sido-específicamente-estableci-
do por una fuente fáctico-social es necesaria y suficiente para que
una norma merezca ser considerada como “puesta”? ¿Según qué
criterios ha de contestarse esta última pregunta teórica?
Está claro, entonces, que los filósofos del derecho tienen es-
casos motivos para contentarse con idea alguna de que la teo-
ría jurídica debe, simplemente, informar de los hechos sociales
relativos a qué ha sido y qué no ha sido expresamente puesto
mediante actos reales de expresión deliberada, en esta o aquella
comunidad. El mismo Raz va bastante más allá de un proyecto
así de limitado cuando afirma que los tribunales tienen, caracte-
rísticamente, el deber jurídico y/o moral de aplicar normas no
jurídicas.
Considérese ahora el proceso judicial o jurídico de identifi-
cación de una norma moral como norma que cualquiera que de-
cida un caso determinado tiene el deber de aplicar, aun cuando
no haya sido (todavía) puesta por el hecho social de la costumbre,
la promulgación o la previa decisión judicial. Esta norma moral
determinada será, normalmente, una especificación de un prin-
cipio moral muy general, como la equidad, que rechaza el trato
favorable o desfavorable que resulta arbitrario cuando se evalúa
según los principios de que los casos iguales deben tratarse de
la misma manera y los casos distintos de manera diferente, y
de que uno debe hacer por los demás lo que le gustaría que los
21 Véase Finnis, J., “The Truth in Legal Positivism”, en George, R. (ed.),
The Autonomy of Law, Oxford, Clarendon Press, 1996, pp. 195-214.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

24 JOHN FINNIS

demás hiciesen por él o por las personas a quienes ya favorece.


Pero tal especificación —hacer más específico— de un principio
moral general no puede tener lugar sin atender cuidadosamen-
te al modo en que ya la ley indiscutidamente puesta trata a las
personas, cosas y actividades. Sin esa atención, no puede estable-
cerse qué casos son iguales y qué casos diferentes, ni saber a qué
clases de personas, actos o cosas la ley positiva existente favorece
o desfavorece. Por lo tanto, sólo quienes conocen el conjunto de
leyes relevantes lo bastante bien como para saber qué nueva nor-
ma de solución de conflictos realmente se adecúa mejor que otra
norma alternativa pueden hacer adecuadamente la elección de
la norma moralmente correcta, de la solución moralmente co-
rrecta para el caso que se tiene entre manos. Esta elección, cuan-
do es hecha de esta manera por los jueces, es, en cierto modo,
crear derecho nuevo. Sin embargo, esta responsabilidad judicial,
como los jueces se recuerdan periódicamente a sí mismos (y a los
abogados, y a su público), difiere significativamente de la auto-
ridad de los legisladores para promulgar medidas revocatorias
generales, para hacer clasificaciones novedosas de las personas,
cosas y actos, y trazar líneas claras de distinción que podrían,
de forma razonable, haber sido trazadas de otra manera. Puede,
razonablemente, señalarse esta significativa diferencia diciendo
que la “nueva” norma judicialmente adoptada, al estar tan es-
trechamente controlada por las contingencias del derecho puesto
existente, era ya, en un sentido importante, parte del derecho.22 El
rechazo del positivismo jurídico excluyente de aceptar este modo
de hablar es infundado y está inadecuadamente motivado.

III

Para un juez, y para un abogado que intenta seguir el razona-


miento judicial, el derecho tiene una doble vida.

22 Véase Finnis, J., “The Fairy Tale’s Moral”, Law Quartely Review, 115,
1999, pp. 170, 174 y 175.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 25

Una de sus vidas (por decirlo de alguna manera) es (i) su exis-


tencia como el puro hecho de que determinadas personas han
hecho esto y lo otro en el pasado, y de que determinadas perso-
nas tienen, aquí y ahora, tal y tal otra disposición para decidir
y actuar. Estos hechos proporcionan su explicación del derecho
de una comunidad al “positivismo jurídico excluyente” (nótese,
sin embargo, que los positivistas jurídicos empiezan a abando-
nar, con razón, la opinión de que la teoría jurídica debe atender
sólo a aquello que está puesto en las fuentes fáctico-sociales, al
afirmar que el derecho es sistemático: el contenido de lo que se
considera “expresamente puesto” es establecido por el conteni-
do de otras reglas y principios del sistema, con el resultado de que
incluso si estas otras normas están, cada una de ellas, puestas
por hechos sociales, ningún creador del derecho, judicial o de
otro tipo, establece, de hecho, o puede establecer por sí mismo
el contenido y efecto jurídicos de su acto —el hecho social— de
posición).
La otra vida del derecho es (ii) su existencia como criterio
directivo para las deliberaciones en conciencia de quienes tienen
la responsabilidad de decidir (hacer justicia) según el derecho.
Desde este punto de vista “interno”, los hechos sociales de po-
sición aportan muy poco y demasiado. Muy poco porque en los
casos de desarrollo jurídico del tipo que he esbozado, estos hechos,
aunque no son irrelevantes, deben completarse con las normas
morales a aplicar por verdaderas. Y demasiado porque, a veces,
las fuentes fáctico-sociales producen normas tan viciadas desde el
punto de vista moral que incluso los jueces que han jurado seguir
el derecho deben rechazarlas en favor de reglas alternativas más
coherentes con los principios morales (con la plena conformidad
con la razón práctica) y con todas aquellas otras partes del dere-
cho puesto que son coherentes con el principio moral.
Los “positivistas jurídicos incluyentes” son reacios a separar
la pregunta “¿cuál es el derecho que rige este caso?” de la pre-
gunta “¿cuál es, según nuestro derecho, mi deber como juez en
este caso?”. Si el derecho de la comunidad considerado en su

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

26 JOHN FINNIS

conjunto, explícita o implícitamente, exige, o incluso autoriza, a


los jueces a que se pregunten, en cierto tipo de casos, qué exige
la moral en circunstancias de ese tipo, entonces la norma o nor-
mas morales que respondan a esa pregunta —o por lo menos las
conclusiones morales aplicables en tales circunstancias— tienen
autoridad tanto jurídica como moral. La norma o normas mo-
rales, en esta medida y por esta razón, han de ser consideradas
como parte de nuestro derecho. Están, como dicen algunos, “in-
cluidas” en, o “incorporadas” al derecho de la comunidad. El
positivista jurídico excluyente (recordamos) insiste en que tales
normas, incluso aunque determinen el deber de los jueces en un
caso tal, quedan fuera del derecho, excluidas por su carencia (al
menos hasta el momento) de pedigrí fáctico-social.
Las discusiones entre positivistas jurídicos excluyentes e in-
cluyentes son, en mi opinión, un estéril conflicto de demarcacio-
nes, poco más que una disputa acerca de las palabras “derecho”
y “sistema jurídico”. Es posible, sin duda, considerar el derecho
en general, y el derecho de una comunidad particular, pasada
o presente, como (i) un hecho complejo relativo a las opiniones
y prácticas de un conjunto de personas en un momento dado.
Quienes consideran el derecho precisamente de este modo tien-
den, de manera no irrazonable, a dar prioridad a las creencias
y a las prácticas de aquellos miembros de la comunidad que se
ocupan del derecho como profesionales, tales como jueces, ase-
sores jurídicos, agentes judiciales, policía, etcétera. Al describir
este complejo hecho, bien pueden (como hace Hart) tratar al de-
recho como una razón para la acción, y describir la ley como un
conjunto de razones (de las que algunas autorizan, algunas obli-
gan y algunas hacen ambas cosas) que se sistematizan mediante
interrelaciones de derivación, restricción interpretativa y otros
tipos de interdependencia, y que pretenden dar una orientación
coherente. Aun así, dado que este tipo de teóricos se interesan
por los hechos relativos a las creencias y prácticas de un grupo de
personas, no necesitan hacer juicios sobre si las normas del siste-
ma son, de hecho, coherentes, o si sus reglas más básicas de vali-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 27

dación, autorización, creación y reconocimiento explican de ma-


nera satisfactoria las otras normas del sistema, o dan a cualquiera
una razón verdaderamente razonable y racionalmente suficiente
para actuar de una manera específica, sea como juez, ciudadano
o de algún otro modo.
Es posible, sin embargo, considerar el derecho, y el derecho
de una comunidad particular, precisamente como (ii) buenas ra-
zones para la acción. Pero cuando la deliberación sigue su curso,
las razones que tenemos para la acción (y para abstenernos de la
acción) realmente buenas y las únicas que son de verdad suficien-
tes son razones morales: esto es lo que significa que una razón
sea moral a los ojos de cualquiera que procura pensar y actuar
con la autonomía, auto-determinación y rectitud de conciencia
que la tradición clásica hace centrales.23 Y es obvio que, para los
propósitos de este tipo de consideración, nada contará como derecho a
no ser que esté de acuerdo con las exigencias de la moral, tanto
positivas como negativas. Una moral sólida exige, ciertamente,
que nos preocupemos de hacer, aplicar, cumplir y sostener las
leyes positivas, basadas en fuentes fáctico-sociales y con pedigrí,
y que las mantengamos en coherencia entre sí. Estas leyes positi-
vas añaden algo, mucho en realidad, a las directrices inherentes
a la moral. Este algo añadido es específico para la comunidad,
el momento y el lugar en cuestión, incluso si es, como sin duda
muchas veces debe ser, igual en contenido a las normas de dere-
cho positivo sobre las materias relevantes de otras comunidades
particulares.
La teoría clásica de la ley natural se ocupa, principalmente,
del segundo tipo de investigación. Pero tiene un absoluto respeto
hacia las consideraciones descriptivas, históricas, “sociológicas”
del primer tipo, y trata de beneficiarse de ellas. La teoría clá-
sica de la ley natural también ofrece razones24 para juzgar que

23
Véase Platón, Gorgias; Aquino, Tomás de, Summa Theologiae, I-II, prólogo,
y Finnis, J., Aquinas. Moral, Political, and Legal Theory, Oxford, Oxford University
Press, 1998, pp. 20, 124 y 125.
24 Véase Finnis, J., Natural Law…, cit., pp. 3-22.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

28 JOHN FINNIS

las descripciones generales del derecho serán fructíferas sólo si su


estructura conceptual básica se deriva, de manera consciente y
crítica, de la comprensión de las buenas razones que las investiga-
ciones del segundo tipo tratan de alcanzar mediante el debate
abierto y la valoración crítica.
Cualquiera que haga y se adhiera firmemente a esta distin-
ción básica entre (i) las preguntas acerca de lo que es (o era, o es
probable) y (ii) las preguntas acerca de lo que debe ser, observará
que gran parte del debate entre los positivistas jurídicos surge de,
o por lo menos supone, una falta de atención a esta distinción. De
hecho, mucha de la literatura iusfilosófica contemporánea parece
balancearse sin remedio entre lo rigurosamente descriptivo (“ex-
terno” a la conciencia) y lo rigurosamente prescriptivo (“interno”
a la conciencia), ofreciendo varias, pero siempre incoherentes,
mezclas de los dos. ¿Qué es lo que permite a los positivistas jurí-
dicos “excluyentes” sostener, ni siquiera conceder, que los jueces
tienen, a veces, el deber de salir del derecho y aplicar normas mora-
les? ¿Cómo puede un “positivismo” consagrado a (según dicen)
los hechos incluir propuestas sobre el deber moral?
Una comprensión rigurosamente descriptiva del derecho de
Ruritania no puede hacer más que informar de la más o menos
amplia aceptación que existe en Ruritania de que, en determina-
das circunstancias, los jueces deban resolver los casos median-
te la aplicación de normas que juzgan moralmente verdaderas,
aunque no tengan pedigrí —es decir, aunque no estén, hasta el
momento, certificadas por alguna fuente fáctico-social del dere-
cho—. Supóngase ahora que la regla de reconocimiento referida
incluye en sus propios términos la declaración de que cualquier
norma sin pedigrí que los jueces estén obligados o autorizados
por dicha regla de reconocimiento a aplicar (porque la consideren
moralmente verdadera) debe ser entendida y declarada por los
jueces parte integral del derecho de la comunidad. ¿Qué razón tienen
los positivistas excluyentes para decir que tal regla de reconoci-
miento es, de alguna manera, infiel a la naturaleza del derecho?

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 29

Supóngase, por otro lado, que la regla de reconocimiento


de Ruritania estipula que cuando a los jueces se les exija o se les
autorice a aplicar una norma sin pedigrí porque la consideren
moralmente verdadera, éstos deben hacerlo tratándola no como
parte del derecho de Ruritania, sino más bien como análoga a
aquellas reglas de Estados extranjeros que son aplicables en los
tribunales de Ruritania en virtud de las reglas de elección-del-
derecho del derecho de conflictos de leyes de Ruritania (esta esti-
pulación bien podría tener consecuencias jurídicas, como en los
casos relativos a la aplicabilidad retroactiva de la norma, o a su
uso en la valoración de si ha habido un “error de derecho” para
los propósitos de las reglas de limitación de la acción o de resti-
tución). ¿Qué razón tienen los “positivistas jurídicos incluyentes”
para sostener que esta regla de reconocimiento es, de alguna ma-
nera, infiel a la naturaleza del derecho? Pero si reconocen que
no es en modo alguno infiel a la naturaleza del derecho, ¿qué es
“positivista” en su postura? Y ¿es posible que una polémica ilus-
filosófica entre “ismos” rivales tenga un contenido teórico serio
si puede verse afectada por lo que una comunidad determinada
declare que es su derecho?
En mi opinión, en la polémica contemporánea entre posi-
tivistas jurídicos excluyentes e incluyentes no está en juego de
forma sistemática ninguna verdad sobre el derecho. No vale la
pena continuar con la discusión principal. Siempre que se sea
claro e inequívoco con los lectores, no importa nada que el dere-
cho positivo se defina como (todas y sólo) las normas con pedigrí o,
en cambio, como (todas y sólo) las normas aplicables por los jueces
cuando actúan como tales.25 Cada una de las definiciones tiene
sus ventajas y sus inconvenientes. Considerar derecho sólo lo que
tiene pedigrí tiene los inconvenientes ya mencionados: (a) la re-

25
Véase un ejemplo de la polémica sobre cuál de estas alternativas es co-
rrecta en Dworkin, R., “A Reply by Ronald Dworkin”, en Cohen, M. (ed.),
Ronald Dworkin and Contemporary Jurisprudence, London, Duckworth, 1984, p. 261,
y Raz, J., “Legal Principles and the Limits of the Law”, en Cohen, M., op. cit.,
pp. 84 y 85.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

30 JOHN FINNIS

lación entre el deber jurídico y el deber de los tribunales parece


caer fuera de la “ciencia” o “filosofía” del derecho, y (b) parece que
no hay ninguna manera de especificar con precisión qué se con-
sidera “con pedigrí” (“derivado”, “derivable”, etcétera), excepto
la amputación de la mayor parte del método y del pensamiento
jurídico —de todo razonamiento de una norma a otra, o a partir
de la coherencia sistemática— que hace el último Kelsen en vir-
tud de su exigencia de que haya un acto específico de voluntad
que dé pedigrí a todas y cada una de las proposiciones de dere-
cho. Considerar derecho cualesquiera normas que los tribunales
tengan el deber judicial de imponer tiene el inconveniente de que
no puede hacerse bien —de manera crítica y suficiente— sin asu-
mir precisamente la tarea de la doctrina clásica de la ley natural,
y seguir, en lo sustancial, su camino.

IV

Como he apuntado, la “positividad” del derecho fue expresada,


adoptada y explicada por primera vez por los filósofos clásicos
de la ley natural. El positivismo jurídico se identifica a sí mismo
como un desafío para las teorías del derecho natural. Ha tenido,
digamos, 225 años26 para hacer inteligible este desafío. La mejor
exposición que sus defensores contemporáneos pueden ofrecer de
este desafío es “no hay una relación necesaria entre el derecho y la
moral”.27 Pero la filosofía del derecho clásica ha afirmado siempre

Esto es, desde Jeremy Bentham. Véase Bentham, J., A Comment on the Com-
26

mentaries and a Fragment on Government (ed. de J. H. Burns y H. L. A. Hart, Hu-


manities Press, 1977), 1776.
Coleman, J. L. y Leiter, B., “Legal Positivism”, en Patterson, D. (ed.), A
27

Companion to Philosophy of Law and Legal Theory, Oxford, Blackwell, 1996, pp. 241-
260. Los autores añaden otra “creencia central” y otro compromiso “ulterior”:
(i) “qué se considere derecho en una sociedad particular es fundamentalmente
una cuestión de hecho social o convención («la tesis social»)” (ibidem). El filósofo
iusnaturalista clásico observará que esto es equívoco entre a) la proposición
tautológica de que lo que es considerado derecho en una sociedad particular

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 31

este enunciado con entusiasmo. Algunas leyes son completamente


injustas, completamente inmorales; el hecho de que las fuentes
sociales autorizadas o reconocidas como fuentes de derecho válido
declaren o promulguen algo como derecho no implica en modo
alguno que sea (ni siquiera que alguien lo considere) moralmente
aceptable, ni siquiera que sea relevante a la hora de considerar
las responsabilidades morales de alguien (sean verdaderas o co-
rrespondan a una concepción convencional o idiosincrásica). Por
lo tanto, no hay ninguna relación necesaria entre el derecho y la
moral o la responsabilidad moral. La pretensión de que las teorías
del derecho natural pasan por alto algunos de los hechos sociales
relevantes para el derecho es simplemente, y de manera demos-
trable, falsa.
De este modo, el enunciado que presuntamente define el po-
sitivismo jurídico necesita en gran medida ser aclarado.28 Y, lo
que es aún más fundamental, no es posible hacer ninguna aclara-
ción seria sin considerar ambos términos de la supuesta disyunti-
va: derecho y moral. No es posible afirmar racionalmente que no
hay relación necesaria, en ningún sentido relevante de “relación”
ni de “necesidad”, sin atender de manera crítica y seria a lo que
la moral tiene que decir respecto del derecho, ya sea en general, ya
sea como el derecho de comunidades determinadas. ¿Qué fun-
damento hay para sostener, dar a entender o permitir que se crea
que los abogados, los jueces y otros ciudadanos o sujetos del de-

es considerado derecho en esa sociedad, y b) la proposición falsa de que lo que


las personas completamente razonables (por ejemplo, los jueces completamente
razonables) que reflexionan sobre sus responsabilidades consideran derecho es
todo y sólo aquello que otras personas de esa sociedad consideran derecho
—falso porque ser no implica deber (por ejemplo, el deber de la responsabilidad
razonable)—; (ii) “un compromiso con la idea de que los fenómenos que com-
prenden el ámbito en cuestión (por ejemplo, el derecho…) deben ser accesibles
a la inteligencia humana”; la teoría clásica del derecho natural participa plena-
mente en este compromiso en cuanto define la ley natural como los principios
accesibles a la inteligencia humana, y la ley positiva como las reglas diseñadas
por las inteligencias humanas.
28 Véase Finnis, J., “The Truth…”, cit., pp. 203 y 204.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

32 JOHN FINNIS

recho no deben o no necesitan atender —precisamente cuando


consideran cómo afecta el derecho a sus responsabilidades como
abogados, etcétera— a la pregunta de qué tiene la moral que decir
sobre el derecho y sobre qué merece ser considerado derecho? Y
¿dónde va a encontrar el estudioso del derecho tal atención crí-
tica y seria a la moral en cuanto afecta al derecho, y a la misma
idea de derecho, y a los derechos particulares, que no sea en la
investigación que, cualquiera sea su etiqueta, se extiende tanto
y tan ambiciosamente como la filosofía clásica de la ley natural?
Considérese el siguiente argumento recientemente ofrecido
por Jules Coleman y Brian Leiter:

Ahora puede verse el problema de la explicación de la autoridad


del jurista iusnaturalista. Porque, una norma, para ser derecho,
debe ser exigida por la moral. La moral tiene autoridad, en el
sentido de que el hecho de que una norma sea una exigencia de la
moral da al agente una razón (quizá superadora) para cumplirla.
Si la moral tiene autoridad, y las normas jurídicas son necesaria-
mente morales, entonces el derecho tiene, también, autoridad.
Sin embargo, este argumento de la autoridad del derecho es,
en realidad, fatal para él, porque hace a la autoridad del derecho
una repetición de la de la moral… si todas las exigencias jurídi-
cas son también exigencias morales (como creería el jurista ius-
naturalista) entonces el hecho de que una norma sea una norma
de derecho no proporciona a los ciudadanos una razón adicional
para la acción. La teoría del derecho natural es, entonces, insufi-
ciente para explicar la autoridad del derecho.29

La crítica que emiten aquí Coleman y Leiter fracasa por


completo. Ninguna teoría del derecho iusnaturalista ha preten-
dido nunca que “una norma, para ser derecho, debe ser exigida
por la moral”, ni que “todas las exigencias jurídicas son también”
—con independencia de haber sido válidamente puestas como
derecho— “exigencias morales”. Los filósofos iusnaturalistas sos-

29
Coleman, J. y Leiter, B., op. cit., p. 244.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 33

tienen que el contenido de una regla jurídica justa y válidamen-


te promulgada, como “está prohibido ir a más de 35 m.p.h por
ciudad”, no es exigido por la moral mientras no sea válidamente
establecido por la autoridad jurídica con competencia (con au-
toridad jurídica) para hacer una regla tal. El elemento central
de la filosofía del derecho iusnaturalista es su explicación de cómo
la elaboración del derecho “estrictamente positivo” puede crear
obligaciones morales que no existían hasta el momento de la
promulgación.
Lamentablemente, el error de Coleman y Leiter, profundo
como es, tiene muchos precedentes. Kelsen, en concreto, solía
alegar que, según la filosofía del derecho natural, el derecho posi-
tivo es una mera “copia” del derecho natural, y “simplemente re-
produce el verdadero derecho, de alguna manera ya existente”,30
afirmación que, según se ha demostrado, es una mera caricatu-
ra.31 Como Coleman y Leiter, Kelsen no citó ningún texto que
apoyase su alegación sobre lo que la filosofía del derecho natural
dice, porque (como tuvo todas las oportunidades de saber) nin-
guno podía ser citado.
Como los cincuenta y cinco años de la teoría del derecho
de Kelsen ponen perfectamente de manifiesto, los esfuerzos del
positivismo por explicar la autoridad del derecho están condena-
dos al fracaso. Porque, como bien dicen Coleman y Leiter, “una
autoridad práctica es una persona o una institución cuyas direc-
trices dan a los individuos una razón para actuar (en cumplimiento
de estos dictados)”32 y, podrían haber añadido, una razón que no
es una mera réplica, para cada individuo, de las razones “pru-
denciales” de su propio interés para actuar de esa manera. Sin
embargo, como deberían reconocer (pero no lo hacen), ningún

30 Kelsen, H., General Theory of Law and State, trad. de A. Wedberg, Harvard
University Press, 1945.
31 Véase Finnis, J., Natural Law…, cit., p. 28.
32 Coleman, J. y Leiter, B., op. cit., p. 243 (cursivas añadidas). Por “dicta-
dos” entiéndase directriz o prescripción (ley, sentencia judicial, etcétera). Véase
Finnis, J., Aquinas…, cit., p. 256, nota 4.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

34 JOHN FINNIS

hecho o conjunto de hechos, por muy complejo que sea, puede


proporcionar por sí mismo una razón para actuar, menos aún un
“deber” del tipo de los que podrían tener autoridad sobre el in-
terés propio de un individuo (como se dijo, la “autoridad” que
no hace más que seguir el rastro del “quiero” del interés propio
es redundante para el individuo a quien se dirige e inútil para la
comunidad). Ningún deber a partir de un mero ser. Así, el positi-
vismo, en la medida en que se enorgullece de ocuparse sólo de
hechos, no puede ofrecer una comprensión adecuada ni de las
razones para la acción (los deberes) ni de la única fuente concebi-
ble de estos deberes, es decir, los verdaderos e intrínsecos valores
(los bienes humanos básicos y los primeros principios del razo-
namiento práctico, proposicionales, que nos dirigen hacia esos
bienes como algo-que-ha-de-procurarse, y señalan a lo que les
perjudica como algo que ha-de-evitarse).

La incoherencia del positivismo jurídico —su incapacidad, inhe-


rente y auto-impuesta para llevar a cabo la tarea explicativa que se
propone— resulta muy bien ilustrada por el esfuerzo de Coleman y
Leiter por explicar “la autoridad de la regla de reconocimiento”.33
Dado que introducen su explicación con la observación de que
“todos reconocemos casos de leyes vinculantes que son moralmen-
te censurables (por ejemplo, las leyes que respaldaban el apartheid
en Sudáfrica)”,34 podemos examinar convenientemente sus expli-
caciones de esta obligatoriedad, de esta condición autoritativa,
preguntando cómo podrían figurar tales explicaciones en las de-
liberaciones de un funcionario (digamos, Nelson Mandela en la
década de los cincuenta) en Sudáfrica en aquellos días. El joven
Mandela (imaginemos) pregunta a Coleman y Leiter por qué la
regla de reconocimiento sudafricana, que sabe que es el contenido

33
Coleman, J. y Leiter, B., op. cit., p. 248.
Ibidem,
34 p. 243.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 35

proposicional de las actitudes que acompañan y respaldan el he-


cho sustancial de la concurrencia del comportamiento oficial en
Sudáfrica, le da una razón para la acción de un tipo tal que pue-
da, razonablemente, juzgar como autoritativa. ¿Cómo, pregunta,
puede este hecho de la concurrencia del comportamiento oficial
hacer que el derecho sea no simplemente aceptado como jurídica-
mente autoritativo, sino realmente autoritativo como derecho para él y
para cualquier otra persona que reconozca su injusticia?
La explicación de Coleman y Leiter es la siguiente: (1) a me-
nudo, tu propio interés te exige coordinar tu comportamiento
con el de estos funcionarios y otras personas que, de hecho, es-
tán actuando al igual que ellos (pero Mandela está preguntando
por directrices autoritativas, no por las orientaciones del interés
propio. El interés propio exige la cooperación con los gángsters
locales, pero sus indicaciones no son autoritativas); (2) además,
en caso de que creas que aquellos funcionarios están intentan-
do hacer lo que exige la moral, tienes una razón para seguir su
ejemplo (Mandela no lo creerá, y con razón); (3) puedes “creer
que la regla de reconocimiento proporciona algo así como los
criterios correctos para estimar la validez de las normas subor-
dinadas a esta regla”35 (Mandela, con razón, no lo cree); (4) “[A]l
margen de [tus] opiniones relativas a los méritos sustantivos de
la regla de reconocimiento en sí misma, la evitación de la confu-
sión y el caos, así como las condiciones de la estabilidad liberal[,]
exigen la coordinación entre los funcionarios”.36
Aquí, por fin, en el punto (4), Coleman y Leiter ofrecen una
razón del tipo relevante, una razón sobre la que podría debatirse
racionalmente, confrontándola con razones del mismo tipo. La
exigencia que se afirma en la frase citada va mucho más allá del
“hecho de la concurrencia del comportamiento”; reconoce im-
portantes valoraciones relativas al orden, la paz y la justicia (al
“liberalismo”); en realidad, no es sino una exigencia moral. Es po-

Ibidem,
35 p. 248.
Idem.
36

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

36 JOHN FINNIS

sible explicar la condición autoritativa del derecho sólo si se reco-


noce que la “tesis de la posibilidad de separación” confunde tesis
defendibles e indefendibles, y si se abandona, como el error que
es, la interpretación o versión “positivista” que Coleman y Leiter
apoyan. En la filosofía del derecho hay un nombre para la teoría
del derecho que se compromete a identificar y debatir, abierta y
críticamente, los principios y exigencias morales que responden a
las peticiones de las personas que deliberan de que se les muestre por
qué una norma jurídica, válidamente promulgada, es obligatoria
y autoritativa para ellos precisamente como derecho: este nombre
es (para bien y para mal) el de “teoría del derecho natural”.
Coleman y Leiter podrían replicar que estoy confundiendo
la autoridad jurídica con la moral. Pero este tipo de réplica se
apoya en la idea equivocada, ya discutida, de que el derecho po-
sitivo, tal y como lo entiende la teoría del derecho natural, no
añade nada a las exigencias morales pre-existentes. Una vez que
reconocemos que muchas exigencias jurídicas (¡no todas!) no se-
rían exigencias morales de no haber sido jurídicamente creadas
según los propios criterios de validez jurídica del derecho, pode-
mos ver con facilidad el sentido que tiene decir que la condición
de autoritativo del derecho, en el sentido focal de “autoritativo”,
no es otra cosa que su condición moral de autoritativo. Repitá-
moslo: la mayoría de nuestras leyes no tendrían autoridad moral
de no ser leyes positivas, jurídicamente válidas. Así que su autori-
dad moral es también verdadera autoridad jurídica. Las leyes que,
por su injusticia, carecen de la condición moral de autoritativas,
no son jurídicamente autoritativas en el sentido focal de “autori-
tativo”. Su “autoridad” es, en último término, nada más que la
“autoridad” de la banda de malhechores, de la gente con poder
que puede obligar a cumplir su voluntad so pena de desagradables
consecuencias, pero que no puede crear lo que cualquier persona
que se respete a sí misma consideraría una auténtica obligación.
La estrategia fundamental de la teoría del derecho natural
para explicar la autoridad del derecho apunta a la infra-deter-
minación (muy lejos de la pura indeterminación) de la mayoría,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

SOBRE LA INCOHERENCIA DEL POSITIVISMO JURÍDICO 37

si es que no de todas, las exigencias de la razón práctica en el


ámbito de la auto-determinación trascendente (no simplemente
tecnológica) de las personas y las sociedades. En realidad, cuanto
mejores y más inteligentes sean las personas, más esquemas de
coordinación social (incluyendo siempre la coordinación “nega-
tiva” de la mutua tolerancia) a nivel político —propiedad, mo-
neda, defensa, procedimiento jurídico, etcétera—, buenos pero
incompatibles (que no pueden coexistir), propondrán. Así, al ser
prácticamente inalcanzable la unanimidad respecto de los méri-
tos de esquemas particulares, pero ser necesaria para el bien co-
mún (la justicia, la paz y el bienestar) la coordinación según algún
o algunos esquemas, estas buenas personas tienen razón suficiente
para reconocer la autoridad, esto es, un procedimiento aceptado
y aceptable para elegir esquemas de coordinación particulares
con los que, una vez así elegidos, cada miembro razonable de la
comunidad está moralmente obligado a cooperar precisamente porque
han sido elegidos —es decir, precisamente como jurídicamente obligato-
rios para la conciencia moralmente correcta—.
Este es el origen de la independencia material y la perentorie-
dad que Hart, con toda razón, reconocía en su obra tardía como
características de las razones jurídicas para la acción, y como la
esencia de su condición autoritativa.37 Y, como muestra la expli-
cación, esta independencia material y esta perentoriedad no son
incondicionales ni sin excepción. Un grado suficiente de injusti-
cia material negará la perentoriedad —en-conciencia—. Con el
debido respeto a Coleman y Leiter, las leyes de Sudáfrica, o algu-
nas de ellas, no eran vinculantes, a pesar de que comúnmente se
las considerase y tratase e impusiese como vinculantes.
El positivismo, coherentemente, no llega nunca más que a in-
formar de las actitudes y de la concurrencia del comportamiento
(puede que de las actitudes sofisticadas y articuladas que cons-
tituyen el conjunto de reglas de reconocimiento, cambio y ad-
judicación). No tiene nada que decir a los funcionarios o a los
37 Véase Hart, H. L. A., Essays on Bentham: Studies in Jurisprudence and Political
Theory, Oxford, Clarendon Press, 1982, pp. 243-268.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

38 JOHN FINNIS

ciudadanos particulares que quieren juzgar si, cuándo y por qué,


la autoridad y la obligatoriedad pretendidas e impuestas por aquellos
que están actuando como funcionarios de un sistema jurídico y por
sus directrices son de verdad razones autoritativas para su propia
acción en conciencia. El positivismo no hace más que repetir
(l) lo que cualquier abogado competente —incluyendo todos los
partidarios de la teoría del derecho natural jurídicamente com-
petentes— diría que son (o que no son) leyes intra-sistemática-
mente válidas, que imponen “exigencias jurídicas”, y (2) lo que
cualquier prudente observador de la calle advertiría que son las
consecuencias probables del incumplimiento. No puede explicar
la condición autoritativa, para la conciencia (el juicio racional
último) de un funcionario o de un ciudadano particular, de estas
supuestas e impuestas exigencias, ni de su carencia de tal autori-
dad cuando son radicalmente injustas. El positivismo es, en últi-
mo análisis, redundante.
A pesar de toda su sofisticación, el positivismo contemporá-
neo no puede superar la postura adoptada por Austin en su bru-
tal explicación de la condición autoritativa de las leyes inicuas: si
digo que las leyes gravemente contrarias a la moral no son vin-
culantes, “el tribunal de justicia demostrará la falta de carácter
convincente de mi razonamiento colgándome, en aplicación de
la ley cuya validez he impugnado”.38 Lo que es más importante
es que la explicación de Austin es absurdamente irrelevante para
las preguntas más serias que podrían plantearse acerca de la au-
toridad del derecho, a ninguna de las cuales responde.

38 Austin, J., The Province of Jurisprudence Determined (ed. de H. L. A. Hart),


New York, Noonday Press, 1954, 1832. Véase, también, Finnis, J., Aquinas…,
cit., p. 355.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA “TRADICIÓN DE LA LEY NATURAL”*

No tiene demasiado sentido hablar de una tradición de la ley na-


tural, porque “ley natural” (en el contexto de la ética, la política,
el derecho y la jurisprudencia)** significa simplemente el conjunto
de proposiciones verdaderas que identifican los bienes humanos
básicos, los requerimientos generales de la elección correcta y las
normas morales específicas deducibles de estos requerimientos en
cuanto tienen que ver con (o dependen de) los bienes básicos par-
ticulares. Pero sí existe una tradición de teoría y de teorización
acerca de la ley natural (y la sentencia precedente, una concreción
contemporánea de esta teorización, está en la misma línea de los
clásicos de esa tradición). Esta “tradición de la teoría de la ley na-
tural” tiene tres caracteres principales:
Primero: crítica y rechazo del escepticismo ético, del dogma-
tismo y del convencionalismo.
Segundo: esclarecimiento de la metodología de las teorías so-
ciales descriptivas y explicativas (e. g., ciencia política, economía,
jurisprudencia…).
Tercero: crítica y rechazo de las concepciones agregativas
de lo correcto y lo justo (e. g., consecuencialismo, utilitarismo, de
maximización de la riqueza, “proporcionalismo”...).
En el ámbito de la jurisprudencia, los cometidos de la tradi-
ción consisten en mostrar:

—— cómo una comprensión del derecho presupone una com-


prensión práctica (i. e., una comprensión del objetivo, del
*
Traducción de Carlos I. Massini-Correas.
**
En este texto se traduce el término inglés jurisprudence (i. e., saber jurídico
profesional, o lo que los juristas continentales llaman “ciencia jurídica”) por
“jurisprudencia”, guardando el sentido que tiene la palabra inglesa (N. del T.).
39

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

40 JOHN FINNIS

bien) de la comunidad, la justicia y los derechos, y la au-


toridad —como razones de elección y acción—;
—— cómo una definición (i. e., un resumen de la propia com-
prensión) del derecho puede y debe incluir una referen-
cia a las funciones u objetivos morales del derecho (es-
pecialmente, pero no sólo, las ideas “procedimentales”
del Estado de derecho), sin excluir por ello las normas
inmorales de la percepción de los juristas acerca del estu-
dio de la jurisprudencia;
—— cómo las normas positivas se derivan de la ley natural
(principios morales) en al menos dos formas diferentes;
—— cómo las normas injustas, siendo normas, pueden crear
a veces una obligación moral, pero carecen siempre de la
autoridad moral (y, por lo tanto, parte del carácter) que
las normas, en virtud de haber sido establecidas legal-
mente, tienen de modo característico.

I. Contra el escepticismo ético, el dogmatismo,


el convencionalismo

(a) Las negaciones escépticas de al menos un bien humano


básico (verdad y conocimiento) son auto-refutatorias. La
teoría de la ley natural es una teoría que trata de explicar
el hecho de que realizarla (o cuestionarla) es algo que vale
la pena. Las teorías que no tienen lugar para el hecho de
su propia existencia, o para el valor de su misma prosecu-
ción, son auto-refutatorias.
(b) La mayoría de los escepticismos contemporáneos acerca de
los bienes humanos básicos, y/o de los requerimientos de la
razonabilidad práctica, están basados en un deslizamiento
lógicamente ilícito (especialmente común en la era actual)
desde “ser” a “deber”. Por ejemplo:
—— Yo tengo un sentimiento de aprobación de X; luego, X es
bueno (es valioso… u obligatorio, o…).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA “TRADICIÓN DE LA LEY NATURAL” 41

—— Yo estoy comprometido, he adoptado, he optado por, he


elegido, he decidido acerca de… el principio práctico
X…; luego, X debería ser hecho.
—— En el pensamiento actual/la sociedad contemporánea,
X es ampliamente visto como (no) bueno/obligatorio;
luego, X es (no) bueno/obligatorio.
—— X no es universalmente/comúnmente considerado como
bueno/obligatorio; luego, X es (no) bueno/obligatorio.

Una teoría explícita de la ley natural fue emprendida por


Platón y Aristóteles precisamente como una crítica de non sequi-
turs, como los anteriormente enunciados. Estos pensadores y sus
seguidores, como Tomás de Aquino, respetan la distinción entre
ser y deber, hecho y valor, mucho más cuidadosamente que, por
ejemplo, David Hume. Las afirmaciones en contrario son mitos
o incomprensiones.1
La crítica del escepticismo está estrechamente vinculada a la
principal estrategia de la jurisprudencia contemporánea: aten-
ción, no meramente a la estructura externa, prácticas o aun sen-
timientos, sino más bien a las razones características que la gente
tiene para actuar de aquellos modos que conduzcan a la constitu-
ción de fenómenos sociales específicos (como el derecho). La juris-
prudencia se ocupa de los tipos de justificación para las decisiones.
Nota: estando interesada en la verdad, la teoría de la ley na-
tural es completamente distinta de los movimientos políticos, ya
sean conservadores, liberales, radicales, o los que sean.

II. Sobre la metodología de las ciencias sociales

Puede ser mostrado conclusivamente que la “jurisprudencia ana-


lítica” o la “sociología descriptiva del derecho”, emprendida por

1 Para la verificación textual de las dos últimas afirmaciones, véase Finnis,


John, Natural Law and Natural Rights, Oxford & New York, 1980, 330-38, 470-78,
53-55.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

42 JOHN FINNIS

Bentham, y desarrollada por Austin, Kelsen, Weber, Hart, Raz y


otros, escapa de la arbitrariedad metodológica sólo presuponien-
do ciertas valoraciones en su selección y/o formación de los con-
ceptos a usar en sus análisis, descripciones y desarrollos. Pero ella
tiende hacia la arbitrariedad en la medida en que (en el caso de
Bentham, Austin y Kelsen) renuncia o suprime estas valoraciones,
o bien (en el caso de Weber y Hart), las asumen como indiscutibles
opciones o presupuestos.2
La teoría de la ley natural reconoce plenamente el lugar de
las ciencias sociales descriptivas/explicativas (de las cuales la ma-
yor parte de la Política de Aristóteles es un modelo temprano),
muy distinto del razonamiento práctico crítico-justificatorio acer-
ca de lo bueno y lo correcto en los agrupamientos sociales. Pero
la teoría de la ley natural sostiene que la formación y selección
de conceptos para las descripciones y explicaciones sociales está
y debe estar (salvo que haya de permanecer pueblerina) guiada
por las evaluaciones que una reflexión crítica sobre la situación
humana muestre como críticamente justificadas.
En resumen, la teoría de la ley natural trata de realizar abier-
tamente, críticamente y a través de la discusión, aquello que la
mayoría de los demás pensadores analíticos y descriptivos reali-
zan de modo encubierto y dogmático. Una vez que se reconoce
el método de definición utilizado por Aristóteles (entre casos cen-
trales y casos secundarios, tal como son juzgados por personas de
razonabilidad práctica), se puede ver que su metodología de las
ciencias sociales (en cuanto distinta de algunas de sus historiográ-
ficamente primitivas aplicaciones) es enormemente más sofistica-
da y más abierta a los datos frescos y a la mejor comprensión que
muchas de las obras más modernas en esos campos.

Véase Finnis, supra nota 1, capítulo I; y Finnis, John, “On «Positivism»


2

and «Legal Rational Authority»”, 5 Oxford J. Legal St., 1985, 74-90.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA “TRADICIÓN DE LA LEY NATURAL” 43

III. Críticas a las teorías agregativas


del derecho

Más importante (para la ética, la teoría política y la jurispruden-


cia) que la consideración de los bienes humanos básicos, es la ex-
plicación del segundo nivel de reflexión ética, que identifica los
“requerimientos de razonabilidad práctica” o “modos de respon-
sabilidad”. La mayoría del pensamiento ético y jurídico moderno
asume acríticamente que la razonabilidad requiere la agregación
de bienes o valores. Pero más allá de los contextos establecidos
por objetivos simples (proyectos, o la realización de compromisos
sencillos), no hay, en situaciones de elección moral o política signi-
ficativas, un bien netamente superior o un mal menor susceptibles
de ser identificados por cálculos o evaluaciones agregativas. Esto
es, la convicción de que esto no es solamente quimérico práctica-
mente, sino incompatible con la libre elección e incoherente.
Los derechos humanos, e instituciones como el Estado de
derecho, revisten justificadamente la configuración que tienen en
la medida en que los métodos ético/políticos agregativos son in-
justificables. Los principios kantianos de imparcialidad y respeto
por la “humanidad” son mucho más razonables que los varios
utilitarismos, pero estos principios necesitan (y pueden alcanzar)
el sustento de la descripción de la naturaleza humana (“huma-
nidad”) —y de los principios prácticos básicos— provista por la
comprensión de los bienes humanos básicos.
Al ir más profundamente que las teorías contractualistas de
la autoridad, o que las teorías voluntaristas del contrato, una
teoría de la ley natural puede dar una mejor explicación de los
problemas tradicionales de la jurisprudencia, tales como la for-
mación de las costumbres obligatorias (como en el derecho inter-
nacional), la continuidad del derecho a través de las revoluciones,
la autoridad de los gobiernos de facto, las relaciones entre las
contractuales y otro tipo de obligaciones, las relaciones entre la
responsabilidad extracontractual y otros esquemas para reparar
pérdidas, etcétera.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

44 JOHN FINNIS

IV. Una nota sobre la enseñanza


de la jurisprudencia

La jurisprudencia, me parece, puede muy bien ser introducida en


los cursos de Introducción al Derecho:
—— Para mostrar cómo los estándares procedural/constitu-
cionales del Estado de derecho (bien expuestos en Fuller,
The Morality of Law, caps. II y VI) relacionan al dere-
cho (y a nuestro derecho) con la teoría política (y con las
creencias y compromisos de nuestra política), y resultan
en normas jurídicas e instituciones altamente específicas
y problemáticas;
—— Para mostrar cómo las instituciones del derecho privado,
como la responsabilidad extracontractual, los contratos
o la quiebra, representan concepciones morales elabora-
das en parte por la aplicación, en parte por la determina-
ción (constructiva, no-deductiva, y en ese sentido “libre”,
implementación o especificación de nociones generales)
y en parte por consideraciones de consistencia que son al
menos parcialmente deductivas.3
Los cursos dedicados a la “jurisprudencia” necesitan abordar
frontalmente las cuestiones metodológicas sugeridas más arriba
como el marco para una reflexión fructífera sobre el trabajo de
juristas específicos (importa bastante menos cuál de los juristas
sustanciales, vivos o muertos). Reflexionar sobre estas cuestiones
es reflexionar sobre la “teoría de la ley natural”; por supuesto,
ello es así (cualesquiera sean las etiquetas que se favorezcan ha-
ciendo teoría de la ley natural) salvo que se esté determinado de
antemano a que las respuestas hayan de resultar a favor del es-
cepticismo, o del “convencionalismo de personas modernas”, o
del provincianismo metodológico, o de alguna teoría de la justi-
cia meramente agregativa.
3 Véase, e. g., las reflexiones sobre el derecho de quiebras en Finnis, supra
nota 1, pp. 188-93.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS


Y LOS ABSOLUTOS MORALES

En la mitad exacta de su Natural Right and History, entre las páginas


160 y 162 de las 323 que tiene el libro en las ediciones originales
inglesa y norteamericana, y en el núcleo de su discusión sobre el
tipo central (el aristotélico) de los “tres tipos de doctrinas clásicas
de derecho natural”,1 Leo Strauss ha propuesto una ense­ñanza
centrada en su propio pensamiento e influencia.
Su desarrollo comienza como si estuviera explicando a Aris­
tóteles, pero, manifiestamente, va más allá de ese pensamiento
hacia el suyo propio:

Toda acción está relacionada con situaciones particulares. En


consecuencia, la justicia y el derecho natural residen, por decirlo
así, más en las decisiones concretas que en las reglas generales...
En cada conflicto humano existe la posibilidad de una decisión
justa basada en la completa consideración de todas las circunstan-
cias, decisión requerida por la situación. El derecho natural, así
comprendido, es obviamente mutable. Más aún, difí­cilmente se
puede negar que en todas las decisiones concretas, los principios
generales están implícitos y presupuestos. Aristóteles reconoce la

*
Traducción de Carlos I. Massini-Correas, Universidad de Mendoza,
Argentina. Publicado originalmente en Persona y Derecho, Pamplona, núm. 28,
1993.
1 Strauss, Leo, Natural Rights and History (una extensa versión de las confe-
rencias Charles R. Walgreen, dadas en octubre de 1949), University of Chicago
Press, 1953, p. 146. Ésta y las páginas que serán citadas pertenecen al capítulo
central del libro, cuando consideramos la introducción y las dos mitades de los
capítulos V y VI, respectivamente.
45

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

46 JOHN FINNIS

existencia de tales principios, por ejemplo: de justicia “conmuta-


tiva” y “distributiva”... El bien común consiste normalmente en
lo que es requerido por la justicia conmutativa y distributiva o
por otros principios morales de esta especie o en lo que es com-
patible con estos requerimientos. Porque, por supuesto, el bien
común abarca la mera existencia, la mera supervivencia, la mera
independencia de la comunidad política en cuestión. Llamemos
“situación extrema” a una situación en que está com­prometida la
verdadera existencia o la independencia de una sociedad. En si-
tuaciones extremas puede haber conflictos entre lo que requiere la
propia preservación de la sociedad y los reque­rimientos de la jus-
ticia conmutativa y distributiva. En tales situaciones, y solamente
en tales situaciones, se puede decir justamente que la seguridad
pública es la ley suprema. Una sociedad decente no irá a la guerra
excepto por una causa justa. Pero lo que haga durante la guerra
dependerá, hasta cierto punto, de lo que el enemigo —probable-
mente un enemigo absolutamente inescrupuloso y salvaje— lo
fuerce a hacer. No hay límites asig­nables a lo que pudieran llegar
a ser represalias justas. Pero la guerra arroja su sombra sobre la
paz... Las sociedades están amenazadas no solamente desde afue-
ra. Las consideraciones que se aplican a los enemigos extranjeros
pueden ser muy bien aplicadas a los elementos subversivos dentro
de la sociedad. Dejemos estas tristes exigencias cubiertas con el
velo con que justamente están cubiertas. Es suficiente repetir que,
en situaciones extremas, las reglas normalmente válidas del dere-
cho natural quedan justamente cambiadas en concordancia con
el derecho natural; las excepciones son tan justas como las reglas.2

La conclusión es que Platón y Aristóteles lograron evitar tan-


to la scylla del “absolutismo” como el Carybdis del “relativismo”,3
pero no así Santo Tomás.
Strauss anticipa así notablemente los principales temas de
la crítica que, en los cuarenta años siguientes, iba a ser dirigida
por ciertos católicos contra las enseñanzas de la moral cristiana
que el Aquinate ayudó a transmitir. Estos son los temas: el juicio

Ibidem,
2 pp. 159 y 160.
Idem.
3

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 47

moral tiene su verdad solamente en y para “situaciones parti-


culares”; en situaciones de “conflicto” se podría hablar de un
“bien común” particular que relativiza los principios de justicia
y suspende ciertas “reglas de derecho natural”; no hay una sola
regla (moral)... que no esté sujeta a excepción;4 lo que importa
últimamente no es lo que se hace, sino que se haga con una cier-
ta “actitud”, por ejemplo: de “renuncia”. Cualquiera que sea el
éxito de Strauss en articular el espíritu de “los clásicos”, cierta-
mente transmite algunos elementos del espíritu de la mitad y fin
del siglo veinte.
Además, este pasaje de Strauss debe ser tomado como una
estudiada defensa de la “guerra total”, política practicada por
los aliados en la guerra que terminó solamente cuatro años antes
de las conferencias de Strauss y que fue extendida a la seguridad
política de posguerra en Occidente. La disuasión nuclear trata a
la “situación extrema”, en un aspecto decisivo, como lo simple-
mente “normal”.5 En realidad, lo que Strauss está enseñando es
que una sociedad cuya “mera independencia” está amenazada
por un enemigo injusto está justificada si ejecuta represalias ilimi-
tadas y otros actos admitidamente contrarios a la justicia conmu-
tativa. Para el Aquinate (que inventó el uso de “conmutativo”),
la justicia conmutativa es aquella justicia cuyo verdadero primer
componente es la absoluta exclusión de matar intencionadamen-
te inocentes.6 Pero Strauss es en rigor un representante de los

Ibidem,
4 p. 161.
5
Crosey, Joseph y Strauss (eds.), The History of Political Philosophy, y discípulo
relacionado con la edición de los Festschrift para el 65 cumpleaños de Strauss,
publicó en 1961, “The moral Basis of International Action” (en su Political Phi-
losophy and the Issues of Politics, University of Chicago Press, 1977, pp. 172-188,
esp. 184-5), una justificación de la disua­sión nuclear sobre una base que, en la
literatura académica, parece estar más cerca de apoyarse simplemente en el
eslogan “antes muerto que rojo”, sin olvidar la esencia de la política que él de-
fiende: “Si tenemos que morir en manos de los rojos, no será sin una represalia
ilimitada y sin trabas”.
6 Summa Theologiae, II-II, q. 64, a. 2, ad 3; a 6. La q. 64 es la primera de las
quince cuestiones y sesenta y cinco artículos dedicados a la justicia conmutativa.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

48 JOHN FINNIS

modernos, que dan por sentado que el principio de Caifás es el


correcto: es mejor que un hombre —o unos pocos hombres—
mueran injustamente a que perezca todo el pueblo. Frente a esta
cuestión moral decisiva, las diferencias entre Strauss y Voegelin,
o Arendt, o Rawls, o Nagel, o Dworkin u otros incontables, sim-
plemente desaparecen. Todos rechazan los absolutos morales a
los que nuestra civilización rendía hasta ayer acatamiento, por lo
menos de labios para afuera.

II

Strauss proclama que esta enseñanza, representativa de la moder-


nidad, es también el punto de vista de Aristóteles y un camino me-
dio seguro entre los extremos del convencionalismo de Averroes
y el absolutismo tomista.7 Pero, ¿qué es lo que de hecho pensaba
Aristóteles? Strauss se apoya en un solo texto, en una o dos líneas,
más bien coyunturales, de la Ética a Nicómaco, V, 7: “aunque lo justo
sea, por naturaleza, aquello que en cualquier parte tiene la misma
fuerza” es “completamente mudable”.
Ahora bien, se encuentran en el Aquinate afirmaciones pare­
cidas, aparentemente universales u omniabarcantes. Me referiré
a dos ejemplos importantes. El primero es que los principios mo-
rales comunes primarios son verdaderos para todos en cualquier
parte, pero las “conclusiones particulares” son verdaderas sólo
para la “mayor parte” de los casos (ut in pluribus), con excepciones
(ut in paucioribus), porque cuanto más se acerca uno a lo particular,

7 Los lectores cuidadosos no tomarán este discurso de vía medía demasiado


seriamente porque el propio punto de vista de Strauss coincide exactamente
con lo que atribuye a los averroístas (incluyendo a los aristotélicos islámicos y
judíos): las reglas morales presentadas por la sociedad como universalmente
válidas son, en verdad, sólo generalmente válidas, de modo que presentadas sin
cualificaciones ni excepciones son falsas, y por ello no naturales sino convencio-
nales.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 49

con lo que toda acción está relacionada, tanto más los principios
generales se vuelven inadecuados.8
Pero esta afirmación es en sí misma sólo una generalización.
Se aplica a la mayoría de los principios morales y normas, ya
que la mayoría son indicaciones afirmativas que especifican la
respon­sabilidad “de hacer algo”, tal como devolver lo que se ha
pedido prestado. Pero no se aplica a las pocas pero vitales normas
morales negativas, de las que en cada situación se requiere una,
por ejemplo “no elegir matar al inocente”, “no mentir o cometer
adul­terio o sodomía”. Estos preceptos obligan siempre y en cada
situación (semper et ad semper). Nunca es posible cometer un robo
o un adulterio. Pero los preceptos afirmativos, aunque siempre
obligan, no lo hacen en cada situación, sino que sólo en relación
al tiempo y lugar (semper sed non ad semper, sed pro loco et tempore);9 así,
no se debería devolver lo que uno ha pedido prestado si se tra-
tara de un arma mortal y quien la prestó se hubiera vuelto loco
o traidor.10 Para repetirlo una vez más, la afirmación “las reglas
morales son una generalización, no universalmente ver­dadera”
es sólo una generalización, no universalmente verdadera.
Hay un segundo conjunto de afirmaciones en las que el
Aqui­nate parece tratar a todas las normas morales específicas
como sujetas a excepciones. Efectivamente, lo encontramos di-
ciendo que los mandamientos de la segunda tabla del Decálogo
(por ejemplo: no matar, no cometer adulterio, no robar) están su-
jetos a la dispensa divina, en aquellos casos excepcionales en que
Dios milagrosamente comunica su voluntad para permitir matar,
adul­terar, y así sucesivamente.11

S. Th.,
8 I-II, q. 94 a. 4c; en el ad. 2, el Aquinate agrega que lo afirmado en
Et. Nic., V, 7, sobre que el derecho natural es “mudable” significa justamente eso.
9 Aquino, Tomás de, Ad Rom., a. 13, lect, 2; también III Sent, d. 25, a. 1 b
ad.3; IV Sent, d. 17, q. 3, a. 1 d, ad. 3; Q. D. de Virt. III, a. 1 c y ad. 4; De Malo, q.
7, a. 1 ad. 8; S. Th., II-II, q. 33, a. 2c.
10 S. Th., I-II, q. 94, a. 4c. Ese es el ejemplo dado para ilustrar el ut in pluri-

bus, carácter de (la mayoría de) las normas morales.


11 I Sent., d. 47, q. 1, a. 4; II Sent., d. 33, q. 1, a. 2; De Malo, q. 3, a. 1, ad. 17.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

50 JOHN FINNIS

Algunos teólogos quieren hacer de estos pasajes el fundamen-


to para tomar el “camino medio” de Strauss. Pero la enseñanza
del Aquinate es diferente. Siempre que él considera, directa y
formal­mente, si Dios puede dispensar del Decálogo, la respuesta
del Aquinate es clara: no puede haber dispensa para ninguno de
los últimos siete mandamientos.12
Esto no supone una contradicción. En el conjunto de pasa-
jes mencionados primero, donde incidentalmente cita la dispensa
divina, el Aquinate está considerando el “comportamiento físi-
co” involucrado en los actos humanos de matar, tener relacio-
nes sexuales o tomar la propiedad ajena; si los mandamientos
son considerados como simplemente recayendo sobre compor-
tamientos de ese tipo o sobre alguna descripción “convencio-
nal” de ellos, entonces el comportamiento que normalmente (o
bajo una descrip­ción convencional) está prohibido puede ser y
excepcionalmente ha sido divinamente permitido. Pero la mo-
ralidad, hablando estrictamente, no tiene nada que ver con el
comportamiento físico como tal (ni con sus descripciones, me-
ramente convencionales), sino con el comportamiento físico en
cuanto “humanamente elegido e intentado”, es decir, con “ac-
tos humanos”.13 Considerados en tanto pesan sobre los actos hu-
manos, los mandamientos no tienen excepciones y no pueden
ser dispensados ni aun por Dios (porque la bondad de Dios y su
santidad son incompatibles con que pueda querer ningún mal).
Aquellas ocasiones en que —en la exégesis aceptada por Santo
Tomás— Dios parece hacer una excepción a los mandamientos
son en realidad situaciones en las que Dios cambia de tal modo
las condiciones o las circunstancias del comporta­miento, que lo
que es humanamente deseado, elegido o intentado, no es una
acción de matar al inocente, sino de efectuar la justicia divina so-
bre los culpables; no una acción de tener relaciones sexuales con

III
12 Sent., d. 37, q. un. a. 4c y ad. 1; S. Th., I-II, q. 100, a. 8.
13 I
Sent., d. 36, q. un, a. 5, ad. 5; d. 40, q. un, a. 1, ad. 4; a. 2c y ad. 3; IV
Sent., d. 16, q. 3, a. lb, ad. 2; De Malo, q. 2, a. 4c y ad. 9; S. Th., I-II, q. 1, a. 3,
ad. 3; q. 20, a. 2c.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 51

una mujer que no es su esposa, sino relaciones con una mujer


hecha esposa divinamente por Dios, y no un acto de robo, sino
de tomar posesión de lo que Dios había hecho ya su propiedad
personal.14
De esta manera, las afirmaciones “puede haber dispensas al
Decálogo”, así como “las normas específicas pueden tener excep­
ciones”, son sostenidas por el Aquinate sólo con una cualificación
tácita. Así, “el Derecho Natural es totalmente mudable” de Aris-
tóteles tal vez esté pensado para ser tomado igualmente con una
inexpresada cualificación.
En la Ética a Nicómaco, II, 6, al definir las acciones, las pasio-
nes y las disposiciones correctas como intermedias entre los exce-
sos, Aristóteles añade:
Pero no cada acción ni cada pasión admite un medio, porque
algunas tienen nombres que ya implican maldad, por ej.: ren-
cor, desvergüenza, envidia y, en el caso de las acciones, adulterio,
robo, asesinato ...No es posible, entonces, estar nunca en lo co-
rrecto con respecto a ellas; se está siempre en el mal.
La bondad o la maldad, con respecto a tales cosas, no depen-
den de cometer adulterio con la mujer correcta, en el tiempo co-
rrecto y en la forma correcta, sino que simplemente hacer cual-
quiera de estas cosas es hacer el mal [Et. Nic., II, 6; 1107 a 9-17].

La interpretación académica realizada por W. F. R. Hardie


sobre este pasaje, característica de la mitad del siglo veinte, ase-
gura que Aristóteles está realizando
una precisión puramente lógica, que surge del hecho que ciertas
palabras son usadas... como implicando, como parte del signifi-
cado de la palabra, que son excesivas o defectivas y por lo tan-
to erróneas...; no tiene sentido preguntar cuándo un asesinato es
bueno, porque llamar “asesinato” a matar es decir que está mal....
Esto y no otra cosa es lo que Aristóteles quiere decir.15

Cfr. P. Lee, “Permanence of the Ten Commandments: St. Thomas and


14

his modern commentators”, Theological Studies, 42, 1981, 422-43.


W. F. R. Hardie, Aristotle’s Ethical Theory, Oxford, 1968, 137.
15

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

52 JOHN FINNIS

Esto es como si Aristóteles se anticipara a los teólogos que


dicen que el Decálogo meramente nos exhorta a través de formu­
laciones formales y tautológicas a abstenernos de cualquier cosa
que sabemos que, de cualquier manera, está mal: no matar ma-
lignamente, no tener relaciones con la persona que no correspon-
de o en la ocasión no indicada. Para estos teólogos, la protesta de
San Pablo en contra de hacer el mal en favor del bien (Rom. 3, 8)
significa meramente “no hagas el mal moral en favor del bien no
moral”; o, en su lenguaje moral, “¡no elijas, en consideración a
un bien globalmente mayor, un bien globalmente menor!”.
Hardie no ofrece ningún argumento y permanece en silencio
sobre las palabras “la bondad o la maldad, con relación a tales
cosas, no dependen de cometer adulterio con la mujer correcta,
en el tiempo correcto y en la forma correcta”. Nos permite su-
poner que Aristóteles estaría de acuerdo con que uno puede, por
supuesto, en las circunstancias correctas (tal vez excepcionales),
tener relaciones con alguien que no sea su esposa. Si ello es así,
Aristóteles eligió ciertamente un camino equivocado para expre­
sarse. El pasaje paralelo de la Ética a Eudemo, no mencionado por
Hardie, parece aún menos “puramente lógico”; “un hombre no
es un adúltero por tener relaciones con mujeres casadas más de lo
que debiera (no hay tal cosa); eso es siempre un vicio”.16 Y en el
mismo texto, Aristóteles anota que la gente acusada de adulterio
admitirá haber tenido relaciones sexuales con una mujer casada,
pero negará que haya sido adulterio, alegando que fueron forza-
dos por razones de necesidad.
La compulsión o la necesidad (Aristóteles los trata como si-
nónimos) es el tema de otro pasaje que aparentemente se refiere
a los absolutos morales (Et. Nic., III, 1). Está discutiendo “invo­
luntariamente” las pasiones y las acciones y se pregunta si hay
involuntariedad cuando se hace “algo ruin” (aischron, en latín, tur-
pe), por temor a males mayores o por un noble fin; por ejemplo,
“si un tirano le ordena a alguien hacer algo ruin, teniendo a sus

Ética
16 a Eudemo, II, 3, 1221b, 20-22.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 53

padres o hijos en su poder, bajo la amenaza de que si él hiciera


la acción, éstos serían salvados, pero de otra manera se les daría
muerte ... “ (1110 a 4-7).
¿Cuáles son los actos ruines que Aristóteles acepta que se
pueden elegir laudablemente por un objeto noble y grande? As-
paso, uno de los primeros comentaristas de Aristóteles (c. 200
a. C.), abre la línea de interpretación adoptada, independiente­
mente, por el Aquinate. Lo que Aristóteles tenía en mente en
esta ocasión, dicen ellos, no eran actos moralmente malos, sino
mera­mente “ignominiosos”.17 Así, dice Aspaso, sería recomenda-
ble obedecer a un tirano que amenazara con destruir la propia
ciudad y familia a menos que el mandato fuese de llevar pública-
mente ropas del otro sexo.18
Pero el anónimo Viejo Escoliasta (¿200 a. C.?) ofrecía una
interpretación que, todavía más que el texto de Aristóteles, for-
zaba a los cristianos del medioevo a aclarar su propia enseñanza
moral, ya clara a pesar de la incapacidad de comprensión de los
revi­sionistas del siglo veinte. El Viejo Escoliasta ofrece un ejem-
plo de “actos ruines” dignos de alabanza: tener relaciones sexua-
les con la esposa de otro con el fin de derribar a un tirano. El mal
moral, añade, reside no en los actos, sino en sus “intenciones”.
Así, podríamos establecer su punto de vista en que el fin justifica
los medios.19
Roberto Grosseteste, arzobispo de Lincoln, introdujo al Vie-
jo Escoliasta en la cristiandad latina. En este punto del comenta-
rio, intercaló una de sus infrecuentes notas personales:

La religión cristiana declara y sostiene que el pecado no debe


ser cometido ni por perseguir algún bien (utilitas) ni para evitar
la ignominia. De esta manera, ya que es pecado mentir y pecado
tener relaciones sexuales con la esposa de otro (alienae uxori misceri),

17
Aquino, Tomás de, In Ethicorum, N. 393 y 394.
18
Aspasius, en Heylbut (ed.), Commentaria in Aristotelem Graeca, Berlín, 1889,
vol. 20, 61.
Heylbut (ed.), Commentaria in Aristolelem Graeca, Berlín, vol. 20, 1892, 142.
19

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

54 JOHN FINNIS

esto no debe hacerse por ningún motivo. De esta manera, la en-


señanza dada más arriba no es una doctrina sino un error por los
ejemplos que propone. Porque (y aquí se hace eco de la Vulgata
de San Pablo en Romanos 3, 8) los males del pecado no deben
ser hechos para alcanzar otros bienes. Por otra parte, los males
del sufrimiento o del castigo (poena) aunque sean verdaderamente
vergonzosos (turpia), teniendo en cuenta que no son pecaminosos,
se pueden hacer y tolerar por causa de otros bienes.20

Tomás de Aquino, escribiendo casi treinta años después, fue


terminante y bien conciso; él expone el siguiente argumento, des-
tinado a demostrar que el sexo, fuera del matrimonio, no puede
ser sino intrínsecamente malo (pecata ex genere, o secundum se): “lo
que es pecaminoso no debe hacerse por ningún motivo, aunque
sea bueno, como Pablo dice en Romanos 3, 8.... Pero dice el Co-
mentador en la Ética: un hombre recto comete adulterio con la
esposa de un tirano para que el tirano pueda ser muerto y el país
liberado. Por lo tanto, el adulterio no es intrínsecamente malo;
mucho menos cualquier otro acto de fornicación” (De Malo, q.
15, a. 1, arg. 4).

¿La respuesta del Aquinate?

“El Comentador no debe ser apoyado en este punto: porque


no se puede cometer adulterio por causa de ningún bien (pro nu-
lla enim utilitate debet aliquis adulterium commitere), lo mismo que no
se puede decir una mentira para obtener alguna ventaja (propter
utilitatem aliquam), como dice Agustín en su Contra Mendacium”.21

20
Mercken, H. Paul F. (ed.), Corpus Latinum Commentarium in Aristotelem Grae-
corum, Brill, Leiden, 1973, VI, 1, 239 y también para una nota similar de Gros-
seteste sobre 1110 a. 1.
21 De Malo, q. 15, a. 1, ad. 4. La opinión del comentador (y del viejo esco-
liasta) es rebatida en términos similares por San Alberto, Super Ethica Commentum
et Quaestiones (c. 1250-1252), Opera Omnia, SIV (I) (ed. W. Kuebel, Aschendorff,
1968), p. 125 (ad 1107 a 8-32), p. 380 (ad 1136 b 15­1137 a 30), citando a Ro-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 55

Por lo tanto, desde Agustín en el siglo IV (por supuesto, des-


de antes de él, ya que en medio de la controversia Agustín trata
esto como algo incontrovertido) hasta 1964, los términos como
“adul­terio” no fueron definidos por los grandes filósofos y teólo-
gos como un uso inicuo del sexo. Más bien, al haber sido defini-
do como, por ejemplo, el sexo que involucra a una persona ca-
sada con quien no está casada, será juzgado siempre como malo,
en cualquier circunstancia, aun en el caso en que, por ejemplo, el
“bien común” o la salus populi estuviesen comprometidos.
Y lo mismo sucede con el asesinato. El Aquinate lo define, en
efecto, como la muerte intencional del inocente y argumenta que
está completamente excluido por el quinto mandamiento y que es
un acto intrínsecamente malo (secundum se malo). Tales actos, ano-
ta él, “no deben hacerse ni por un buen fin, tal como Agustín y
Aristóteles lo aclaran”.22 Porque su opinión acerca de Aristóteles
está basada en aquel pasaje de la Ética, II, 6, que una interpre-
tación moderna lee como exento de contenido ético. Para mí,
el texto de Aristóteles no es lo suficientemente claro como para
decidirse de modo definitivo entre las interpretaciones medieva-
les y modernas. Pero al mencionar a Aristóteles junto a Agustín,
sugiere el Aqui­nate que la no excepcionalidad de las normas mo-
rales absolutas es accesible al pensamiento filosófico y a la razón
práctica reflexiva, aun sin ayuda de la divina revelación.

III

¿Es esto así?

Aunque no lo haya negado claramente, Aristóteles no afirma


nunca la no excepcionalidad de las normas morales. Y esto no

manos, 3, 8 y Contra Mendacium, c. 9, y p. 142 (ad N.E., III, 1). El argumento de


Agustín sobre los absolutos morales en el Contra Mendacium llegó a ser modelo
general por medio de las Sentencias de Pedro Lombardo, II, d. 40.
22 S. Th.,II-II, q. 64, a. 2, obj. 3 y ad. 5.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

56 JOHN FINNIS

es sorprendente. Salvo que se hayan realizado ciertas aclaracio-


nes, afirmarla significa estar afirmando que hay situaciones en
las que uno se enfrenta a un verdadero “conflicto de deberes”,
queda estrictamente perplejo y no puede dejar de obrar mal. Las
aclara­ciones necesarias para evitar este absurdo moral son las
siguientes: i) dentro del complejo representado por el comporta-
miento, los resultados y las causas de la propia elección, se puede
ser capaz de distinguir qué es lo elegido, es decir, intentado (ya sea
como medio o como fin), y qué es lo que está previsto, causado y
aceptado, pero no intentado; ii) se debe notar que las acciones ex-
cluidas por las normas morales absolutas están descritas en térmi-
nos de lo que se intenta como fin o como medios, no en términos
de fracciones de comportamiento físico como tal ni en términos de
otros resul­tados previstos (pero no intentados); iii) se debe estar
capacitado para decir por qué la exclusión de ciertas intenciones,
de fines o de medios y las acciones físicas que ejecutan esas inten-
ciones, es moralmente importante. Para hacer esto se necesitará,
a la vez, iv) una estimación de los bienes humanos que proveen
las razones últimas para las elecciones, y v) una concepción de
la libre elección como el compromiso propio con fines y medios
identificados en una propuesta que se adopta para sí sin estar
determinado, además, por ningún factor, cualquiera que éste sea
(ya sea la razón o el deseo).
Aunque ninguno de estos desiderata es negado por Aristóteles,
y los elementos de cada uno de ellos están diseminados en sus
obras, ninguno es claramente afirmado. En el Aquinate, por el
contrario, cada uno de ellos está afirmado y, de alguna manera,
explicado y justificado. Pero no están presentados conjuntamente
en una relación, ordenada y accesible, del sentido y de la fuer-
za racional de los absolutos morales. Tampoco los seguidores del
Aquinate suplieron esta sistematización ausente. Por ello, ha lle-
gado a ser común proclamar que los absolutos morales, incluyen-
do el asesinato, el adulterio, el robo, etcétera, están intuidos como
principios absolutamente básicos, primarios e inderivados, en ese
hábito de los primeros principios que el Aquinate llama synderesis.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 57

Nadie puede, por lo tanto, condenar a Strauss por adjudicar


este punto de vista al Aquinate. Pero, ciertamente, no es el punto
de vista de Tomás de Aquino, porque el Aquinate establece muy
claramente que las normas morales de la forma y contenido del
Decálogo no son principios primarios no-derivados o per se nota,
sino más bien conclusiones de verdaderos principios previos, no
derivados o per se nota.23 Pero si esto es así, necesitamos una ex-
plicación del primer principio moral (o principios morales) de los
que están derivadas estas conclusiones.
Ofrecer esa explicación, en un esfuerzo filosófico libre, apto
para ser juzgado en su propio nivel, es el intento del núcleo de la
teoría ética ensayada en estos últimos veinticinco años por Ger-
main Grisez, Joseph Boyle, yo mismo y otros. Nuestra teoría,
tal como permanecía en 1986, está sintetizada en los capítulos
10 y 11 de nuestra obra Nuclear Deterrence, Morality and Realism
(Oxford U. P., 1987). Aquí mencionaré solamente unos pocos
puntos clave.
La acción es inmoral cuando va contra la razón. Ahora bien,
la elección de la acción será contra la razón si es que hay una ra-
zón en contra de realizar esa acción y no hay una razón racional-
mente preferible para realizarla. Entre las diferentes razones posibles
contra una elección, una puede ser la siguiente: que la opción
implique el propósito de perjudicar o impedir alguna determi-
nación de un bien humano básico (no-instrumental o intrínseco),
algún aspecto irreductible del bienestar de una persona humana,
tales como la vida del cuerpo, el conocimiento de la verdad, la
armonía con las demás personas y otras por el estilo. Ahora bien,
en cualquier situación en que tal acción pueda ser elegida, nin-
guna “razón” para elegirla puede ser racionalmente preferible a
la razón en contra de esa elección.

23 P. ej.: S. Th., I-II, q. 95, a. 2c; q. 100 a. lc, 3c. y ad. 1, 6c, llc y ad. 1;
también q. 94, a. 6c. Véase Finnis, J., “Natural Inclination and Natural Rights:
Dcriving «Ought» from «is» According to Aquinas”, en Elders y Hedwig (eds.),
Lex et Libertas: Freedom and Law according to St. Thomas Aquinas, Vatican City, 1987,
43-45 a 52-3.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

58 JOHN FINNIS

Porque si hubiera una razón (para hacer x) que un méto-


do racional de comparación identificara como preferible (antes
del juicio moral), la razón alternativa (en contra de hacer x), así
iden­tificada como racionalmente inferior, cesaría de ser racio-
nalmente aprobable, al menos con respecto a esa situación de
elección. La razón así identificada como preferible y la opción
favorecida por esa razón quedarían sin oposición racional. No
quedaría la posibilidad de una elección racionalmente motivada y
moralmente significativa entre opciones alternativas. Porque es
posible una elección racionalmente motivada justamente donde
se tienen real­mente razones para las opciones alternativas; en-
tonces la elección es moralmente significativa porque es libre, no
siendo un factor cualquiera, sino la elección en sí misma, la que
establece qué alternativa es la elegida.
Así, la razón por la que hay elecciones moralmente signifi­
cativas es, precisamente, porque antes del juicio moral no existe un
método racional de identificación de las razones para las opcio-
nes alternativas como racionalmente superiores o inferiores. Por-
que las concreciones de los bienes humanos básicos, concrecio-
nes consi­deradas precisamente como razones para el juicio y la
acción moral, son inconmensurables unas respecto a otras. Y esto
no debe sorprender, porque esas concreciones no son otra cosa
que aspectos de las personas humanas, presentes y futuras, y las
personas humanas no pueden ser sopesadas ni balanceadas.
Entre los factores que componen esta inconmensurabilidad
racional, pre-moral, de las opciones moralmente significativas,
está la reflexividad de la libre elección en sí misma. Las elecciones,
al no estar determinadas por ninguna otra cosa salvo el acto de
elección del que elige reflexivamente, forman el carácter del que
elige, su personalidad, su alma. Las elecciones, de hecho, per­duran;
persisten en el elector hasta que, si esto sucede, son revertidas por
una elección contraria. ¿Cómo se podría valorar sensatamente el
total neto del valor pre-moral y del disvalor de ese cambio y de
los cambios de actitud, hechos y prácticas que resultan a menu-
do de una sola elección? Esta especie de consecuencia no puede,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 59

simplemente, ser mensurada con las otras consecuencias de la


elección.
Por otra parte, el Aquinate nunca busca resolver una cues-
tión moral identificando una opción como un mal menor. Él re-
chaza, donde quiera que sea, el intento de resolver los problemas
morales por medio de ese principio, que el final del siglo veinte,
incluyendo sus epígonos teológicos, trata como el autoevidente
mayor prin­cipio de la moralidad (o al menos, como el principio
moral patrón en “situaciones conflictivas”): ¡elige el mal menor!
Aunque nunca discute el tema, el Aquinate parece dejar en cla-
ro que es imposible —no meramente inmoral sino imposible—
guiar un juicio moral en una situación de elección moralmente
significativa, identificando una opción como si involucrara ma-
yor bien o menor daño que las opciones alternativas.24
Muchos usos de “mayor bien” y del “menor mal” son le-
gítimos y no presuponen que pueda hacerse lo imposible: i) en
el razonamiento técnico, en el que se gradúan las razones por
su instrumentalidad y su utilidad relativas a una meta definida;
ii) en la ordenación contemplativa de los distintos aspectos del
universo, sobre la base de alguna jerarquía de dignidad o exce-
lencia; iii) al expresar juicios morales ya efectuados, o iv) al ex-
presar alguna clasificación que no se haya encontrado por medio
de la razón, sino que haya sido “hecha” para corresponder con
los propios senti­mientos y emociones.25 Ninguna de las legítimas

24
El Aquinate lo rechaza en IV Sent., 6, 1, 1, ad 4; 9, 1, 5, 1 ad. 3.; S. Th.,
II-II, q. 110, a. 3 ad 4; III, q. 68, a. 11, ad 3; q. 80, a. 6, ad 2. Su única apelación
está en un análisis de la inconstancia y la precipitación, en donde no parece
haber ninguna cuestión moral a resolver.
25 Toda acción moral se hace posible por medio de sentimientos y emocio-
nes, y las preferencias y prioridades participadas por el sentimiento son muy
comunes; toma muchas formas legales, políticas y culturales y a menudo son
“razonables”, en el sentido que no están en contra de ninguna razón: ellas no
implican ninguna elección de destruir o dañar un bien humano básico, ni una
parcialidad irrazonable entre las personas, y no expresan un deseo opuesto a
la apertura a la realización integral humana —el bien de todas las personas y
comunidades—, sino meramente un deseo emocional: aversión, hostilidad o

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

60 JOHN FINNIS

jerarquizaciones del hablar común dan a “mayor bien” o a “mal


menor” el sentido exigido por aquellos que, desde la Ilustración,
han buscado asumir el rol de la divina providencia, tratando de
guiar el juicio moral por medio de estimaciones racionales de to-
dos los bienes y males premorales involucrados en las opciones y
en sus consecuencias.
Un absoluto moral sustantivo (no meramente formal) es una
norma en la que un acto humano está descrito en términos que,
aunque no sean morales, nos capacitan para afirmar que nin-
gún acto de esa descripción precisa puede ser elegido sin preferir
una emoción a la razón, es decir, sin seguir ciertas preferencias
emocionales a expensas del tipo de razón constituido por una
determinación de un bien humano básico, por ejemplo: la vida
humana (en el caso de asesinato directo), la verdad en la comu­nicación
(como en el caso de la mentira, propiamente definida), la armonía
interpersonal (como en el caso de la esclavitud, compren­dida más
precisamente de lo que Aristóteles o el Aquinate lo hicieron; o de
la manipulación de seres humanos), o el complejo de los bienes
básicos de la vida y la armonía interpersonal e intra­personal in-
volucrados en la relación conyugal, sexualmente expresada, de
amistad procreadora (como en el caso del adulterio).
Las normas morales absolutas de esta especie son solamente
un fragmento de la moralidad. Son solamente la manifestación
de los principios básicos de la moral: se debería elegir siempre y
también desear aquellas y solamente aquellas posibilidades cuyo
deseo es compatible con la realización humana integral: el bien
de todas las personas y comunidades, considerado no como la
meta definitiva de un plan para unos millones de años, sino como
un ideal modélico y crítico. Este principio no es otra cosa que
una expre­sión de la captación práctica inteligente de la directivi-

inercia. No obstante, al ser preferencias basadas en el sentimiento, no revelan


una preferencia racional, con la que podría dar una razón para elegir, lo que
es una razón para no elegir: una razón no basada en el sentimiento, sino cons-
tituida por (la inmediatez del propio deseo de) alguna concreción de un bien
humano básico.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

ARISTÓTELES, SANTO TOMÁS Y LOS ABSOLUTOS MORALES 61

dad integral de los bienes humanos básicos, como razones finali-


zadamente abiertas para la acción —como han de serlo todas las
razones para la acción—.
La vida, la verdad y la armonía interpersonal como tales son
todos bienes humanos básicos que brindan razones para fomen-
tar y respetar a la comunidad, no solamente al nivel de relaciones
conyugales o de vecindad inmediata, sino al nivel de la política,
del Estado. La emoción más común y más fácilmente encubierta
es aquella que incita a absolutizar la propia política concreta, al
hacer de su propio destino, más que la realización integral hu-
mana como tal, el horizonte de la propia deliberación y elección.
Tal vez sólo el horizonte de la fe cristiana y de la escatología, no
asequible a Aristóteles, hace posible sobrepasar esa absolutiza-
ción de hori­zontes emocionalmente determinados.
Una emoción de este tipo es la que fundamenta la política
implícitamente defendida por Strauss y, virtualmente, por todo
filósofo político de nuestra generación: la que busca asegurar el
futuro de nuestra comunidad (con todos sus indudables y verda­
deros bienes, incluyendo su justicia), conformando y haciendo
pública la intención, condicional pero real, de imponer directa­
mente sobre los inocentes de un Estado agresor, e indirectamente
sobre los inocentes de varios o de todos los demás Estados, la des-
trucción del cuerpo y la muerte, conjuntamente con la ruina de
todo bien humano que ellos valoren como su propio bien.
Todos los argumentos acerca de que esta política es una exi-
gencia racional del “bien común” son demostradamente falaces,
como sostenemos en los capítulos 7 y 9 de Nuclear Deterrence. Igual-
mente falaces, como sostenemos en los capítulos 8 y 9, son los ar-
gumentos de que la política involucra “el mayor mal” (pre­moral).
La falla inevitable de todos estos argumentos conse­cuencialistas
abre el camino a un método más adecuado para guiar una elec-
ción moralmente significativa. También abre el camino a una
concepción de la política en la que el asegurar y respetar el bien
común no incluye ni la injusticia de estar preparado a llevar a
cabo, “si fuera necesario”, grandes masacres de inocentes como

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

62 JOHN FINNIS

repre­salia, ni el absurdo de estar dispuesto y de desear llevar a


cabo tales represalias, “si fuera necesario”, después de la ente-
ra des­trucción de nuestra propia comunidad, con su demasiado
estrechamente concebido y demasiado técnicamente perseguido
“bien común”.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL*

Este trabajo considera la teoría de la ley natural sólo en cuan-


to teoría del derecho. Esto no quiere decir que la teoría jurídica
pueda ser adecuadamente identificada y elaborada independien-
temente de la teoría moral o política. Tampoco significa negar
que existan teorías valiosas de la ley natural concentradas mucho
más en los problemas fundamentales de la ética y la teoría política
que con el derecho o con la teoría del derecho. Un modelo de
estas teorías más amplias y fundacionales es el libro Aquinas’ Mo-
ral, Political, and Legal Philosophy (Finnis, 2005/2011). En el presente
trabajo, la expresión “teoría del derecho natural” va a ser usada en
lugar (shorthand) de “teoría de la ley natural”, en la medida en que
se refiere al derecho y es una teoría del o acerca del derecho. Esta
focalización tiene el importante efecto incidental de que muchas
de las diferencias históricamente importantes entre los teóricos de
la ley natural pueden ser omitidas, diferencias que pertenecen más
a los fundamentos de la normatividad que a la naturaleza y funcio-
nes (o “el concepto”) del derecho positivo.
Los teóricos del derecho que presentan o entienden sus teo-
rías como “positivistas”, o como concreciones del “positivismo
jurídico”, toman a sus teorías como opuestas a, o por lo menos
como claramente distintas de, la teoría de la ley natural. Por otra
parte, los teóricos de la ley natural no conciben sus teorías sim-
plemente como opuestas a, o como distintas de, el positivismo
jurídico (en contra, Soper, 1992: 2395). La expresión “derecho

*
El presente trabajo se publicó originalmente con el título de “Natural
Law Theories”, en The Stanford Encyclopedia of Philosofy, Fall 2011 Edition, Zalta,
Edward N. (ed.), http://plato.stanford.edu/entries/natural-law-theories. Traducción
de Carlos I. Massini-Correas.
63

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

64 JOHN FINNIS

positivo” o “ley positiva” fue puesta en amplia circulación filosó-


fica por Tomás de Aquino, y las teorías de la ley natural que lo si-
guen comparten, o al menos no hacen esfuerzo en negar, varias o
virtualmente todas las tesis “positivistas” —excepto por supuesto
la simple tesis de que las teorías de la ley natural están equivoca-
das—. Las teorías de la ley natural aceptan que el derecho puede
ser considerado o expuesto tanto como un puro hecho social de
poder y práctica, como un conjunto de razones para la acción, que
pueden ser y frecuentemente son sólidas en cuanto razones y por
lo tanto normativas para la gente razonable a la que se aplican.
Este carácter dual del derecho positivo está presupuesto en el es-
logan bien conocido “el derecho injusto no es derecho”. Enten-
dido correctamente, este eslogan indica por qué —salvo que se
base sobre la negación escéptica de la existencia de algunas razo-
nes sólidas para la acción (una negación que puede ser dejada de
lado, ya que su defensa es auto-refutatoria)— la oposición positi-
vista a las teorías del derecho natural es un sinsentido, ya que es
redundante: aquello que los positivistas ven característicamente
como realidades que deben ser afirmadas son también afirmadas
por la teoría del derecho natural, y lo que ellos ven característi-
camente como ilusiones que deben ser disipadas, no es parte de
la teoría del derecho natural. Pero en razón de que las teorías
concebidas por sus autores como positivistas son, en general, do-
minantes en el ambiente de aquellos que probablemente leerán
este trabajo, parece conveniente referirse a esas teorías a lo largo
de este artículo con la esperanza de superar algunos malos enten-
didos que (así como estimulan ciertas clarificaciones y mejoras en
la teorización del derecho natural) han generado algunos debates
innecesarios.
La indicación realizada en el parágrafo precedente ha sido
realizada de otro modo por Cristóbal Orrego (2007). Cuando las
explicaciones de la aplicación y del razonamiento judicial pro-
puestas por la corriente central de las teorías jurídicas se agregan
a las explicaciones acerca del (concepto de) derecho realizadas
por esas teorías, resulta claro que, en el nivel de las proposiciones

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 65

(como distinto del correspondiente a los nombres, palabras y for-


mulaciones), esas teorías comparten (aunque no siempre sin au-
to-contradicción) las principales tesis acerca del derecho que pro-
ponen los teóricos del derecho natural, como Tomás de Aquino:
(i) que la ley establece razones para la acción, (ii) que las normas
pueden y presuntivamente (defeasibily) crean obligaciones morales
que, en cuanto tales, no existían previamente al establecimiento
de esas normas, (iii) que ese tipo de obligación jurídico-moral
resulta vencido o derrotado por la grave inmoralidad (injusticia)
de la norma positiva, y (iv) que la deliberación, razonamiento
y decisión judicial, así como cualquier otra paradigmáticamen-
te jurídica, incluye, concurrentemente, tanto al derecho natural
(moral), como al derecho (puramente) positivo. La indicación de
Orrego parece resultar confirmada, e. g., el artículo sobre el po-
sitivismo jurídico de la Stanford Encyclopedia of Philosophy (Green,
2003). Pareciera, por lo tanto, que las teorías “positivistas” con-
temporáneas son teorías del derecho natural que se distinguen
del cuerpo principal de la teoría del derecho natural: (a) por su
negativa de que la teoría del derecho (en cuanto distinta de la teo-
ría o teorías de la aplicación, del deber judicial, de la obligación
jurídica de los ciudadanos, etcétera) necesaria o apropiadamente
comprenda los temas relacionados recientemente enumerados y,
de acuerdo a esto, (b) por el carácter incompleto de sus teorías del
derecho, es decir, por la ausencia en éstas (y usualmente, aunque
no siempre, en sus explicaciones de los asuntos relacionados) de
una sistemática atención crítica a los fundamentos de los recla-
mos normativos, morales o de otro tipo, que sus teorías realizan
o presuponen.
En síntesis: una teoría del derecho natural acerca de (la na-
turaleza del) derecho procura tanto dar una explicación de la
facticidad del derecho como responder a las cuestiones que re-
sultan centrales para la comprensión del derecho. Tal como han
sido enumeradas por Green (2003) (después de haber observado
que “ninguna filosofía jurídica puede ser sólo positivista”), es-
tas cuestiones ulteriores (que “el positivismo jurídico no aspira a

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

66 JOHN FINNIS

responder”) son: ¿qué tipo de realidades pueden plausiblemente


contarse como méritos del derecho?, ¿qué papel han de jugar en
la aplicación del derecho?, ¿qué reclamo tiene el derecho a nues-
tra obediencia?, ¿qué leyes hemos de tener?, y ¿hemos de tener
derecho en definitiva? Todas estas cuestiones, aunque organiza-
das y articuladas de modo un poco diferente, serán tratadas en el
presente trabajo.

I. Posibilitando la positividad: los hechos


sociales generan razones para la acción

El punto de apoyo y cuestión central de las teorías del derecho na-


tural es la siguiente: ¿cómo y por qué puede el derecho, y su posi-
tivación en la legislación, las decisiones judiciales y las costumbres,
proporcionar a sus sujetos razones fuertes para actuar de acuerdo
con él? ¿Cómo puede la validez jurídica (“formal”, “sistémica”) de
una norma, juicio o institución, o su facticidad o eficacia como fe-
nómeno social (e. g., de una práctica oficial), hacerlas autoritativas
en las deliberaciones de sus sujetos?
El sentido y fuerza de estas preguntas, y los caracteres prin-
cipales de los tipos de respuestas dados por las teorías del dere-
cho natural, ameritan una indicación preliminar. Por un lado,
las teorías de la ley natural sostienen que el carácter “basado
en fuentes” del derecho —su dependencia de hechos sociales,
tales como la legislación, la costumbre o los precedentes estable-
cidos judicialmente— es un elemento fundamental y primario en
“la capacidad del derecho de promover el bien común, asegurar
los derechos humanos, o gobernar con integridad” (cfr. Green,
2003). Por otro lado (otra vez cfr. Green, 2003), la cuestión de
“si el derecho es por su propia naturaleza moralmente proble-
mático” ha sido desde el principio objeto de consideración por
los líderes de la tradición iusnaturalista (la primer cuestión que
presenta Tomás de Aquino acerca de la ley humana en el núcleo
de su discusión sobre el derecho, Summa Theologiae, I-II, q. 95, a.
1, es si la ley humana [derecho positivo] es beneficiosa —¿no se

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 67

harían las cosas mejor con exhortaciones y advertencias, o con


jueces designados simplemente para “hacer justicia”, o con lí-
deres sabios gobernando como lo considerasen mejor— [véase
abajo I.3]). Los textos clásicos y los principales entre los contem-
poráneos de la teoría del derecho natural tratan al derecho como
moralmente problemático, entendiéndolo como un instrumento
indispensable para un gran bien, pero que rápidamente deviene
un instrumento de un gran mal, salvo que sus autores, de modo
vigilante y firme, lo realicen bien, reconociendo y cumpliendo
sus deberes morales de hacerlo, tanto fijando el contenido de sus
normas y principios como en los procedimientos e instituciones
mediante las cuales lo producen y administran. Todas las teorías
del derecho natural entienden al derecho como un remedio con-
tra los grandes males de, por un lado, la anarquía, y, por el otro,
la tiranía. Una de las formas características de la tiranía es la
cooptación del derecho como una máscara para decisiones fun-
damentalmente ilegítimas, ocultas bajo las formas del derecho y
la legalidad.

1. Razones básicas para la acción y la necesidad


de la autoridad gubernamental

Si se piensa cuidadosa y perceptivamente acerca de qué co-


sas perseguir (o evitar) y hacer (o abstenerse), se puede rápida-
mente entender y asentir a afirmaciones prácticas, tales como
que la vida y la salud, el conocimiento y la armonía con los de-
más, son deseables para nosotros y cualquier otro. La deseabi-
lidad intrínseca de estados de cosas como la propia realización
(flourishing) en vida y salud, en el conocimiento y en las relaciones
amistosas con los demás, se articula a través de principios del
razonamiento práctico fundacionales y no-derivados (razonando
hacia la elección y la acción). Estos principios del razonamiento
práctico conducen hacia acciones, disposiciones y acuerdos que
promueven esos bienes inteligibles, y ese carácter directivo o nor-
mativo se expresa a través de expresiones como “yo he de…” o

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

68 JOHN FINNIS

“yo debo…”, en sentidos que, no obstante realmente normativos,


son sólo incipientemente morales.
Una teoría moral de la ley natural dará una explicación
acerca del modo en el cual los primeros principios de la razón
práctica toman su fuerza moral al ser considerados no indivi-
dualmente, sino en su normatividad integral y única. Este ca-
rácter directivo integral se torna específico (aunque todavía en
gran medida general) en principios tales como el mandamiento
de amar a los demás como a nosotros mismos; o en la regla de
oro de hacer a los demás lo que quisiéramos que nos hicieran a
nosotros, o de no hacer a los otros lo que no quisiéramos que nos
hicieran a nosotros; o en los “imperativos categóricos” de respe-
tar, y tratar como intrínsecamente valiosos a la humanidad (los
aspectos básicos de la realización humana) en uno mismo y en
los otros, de modo tal que cada una de nuestras comunidades sea
tratada como un reino de fines —de personas consideradas cada
una como un fin en sí mismo—.
A estos principios, de alto nivel pero no sin contenido, pue-
de dárseles mayor especificidad en dos formas: (1) identificando
aquello que, dados ciertos caracteres estables de la realidad hu-
mana, ellos implican (véase I.2-4), y (2) a través de una selección
—racional, pero no estrictamente deductiva— entre especifica-
ciones alternativas, una selección denominada por el Aquinate
determinatio (en plural, determinationes) (véase I.5). Las comunidades
políticas son un tipo de instituciones cuyo estatus racional como
un objetivo normalmente deseable y obligatorio para, y como el
contexto de, una acción (y tolerancia) colaborativa, puede ser fá-
cilmente visto como implicado por los principios prácticos y mo-
rales fundacionales. En estas comunidades, el modo normal de
llevar a cabo las necesarias determinationes es la institución de la
autoridad gubernamental, actuando en primera instancia a través
de la legislación y de otras formas de generar normas, i. e., actuan-
do como una fuente fáctico-social de derecho positivo (puesto).
La parte teorético-política de la teoría del derecho natural
explica y elabora los fundamentos y formas adecuadas de la au-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 69

toridad gubernamental. Explica las diferencias y similitudes en-


tre la autoridad práctica de los gobernantes (incluidos los elec-
tores democráticos actuando como selectores de representantes
o como decidores plebiscitarios) y la autoridad teorética de los
expertos y personas de juicio sensato. Explica las bases para ins-
tituir y aceptar la autoridad práctica como un medio casi necesa-
riamente invariable para prevenir formas de daño y descuido, las
cuales, por resultar contrarias a los principios morales de mayor
nivel (al menos en cuanto se refieren a relaciones entre personas),
envuelven o suponen injusticia. La teoría política subsume, como
una de sus ramas, a la teoría jurídica. En cuanto teoría del dere-
cho, la teoría política explica el normal deseo de que la autoridad
gubernamental en las comunidades políticas sea ejercido dentro
del marco de (en el eslogan clásico) un “gobierno de la ley y no
de los hombres” (I.3).

¿Por qué derecho “natural”? ¿Falacia naturalista?

¿Qué intenta la corriente central de la teoría del derecho na-


tural al usar la palabra “natural” en el nombre de esa teoría? La
respuesta más breve y precisa es que intenta significar “de ra-
zón”, como en las expresiones “la ley de la razón” o “los requeri-
mientos de la razón”. Tomás de Aquino es particularmente claro
y explícito al decir que, en este contexto, “natural” se predica de
algo (como una ley o una virtud) sólo cuando y en razón de que
aquello de lo que es predicada se encuentra en línea con la ra-
zón, con la razón práctica, o con los requerimientos de la razón
práctica (véase Finnis, 1980: 35-6). Más todavía, él emplea, a lo
largo de todas sus obras, un axioma metodológico: la naturaleza
de X se aprehende comprendiendo las capacidades de X, las que a
su vez son comprendidas entendiendo sus ac[tua]ciones, las que
en definitiva son comprendidas por el entendimiento de sus obje-
tos. Pero los objetos de los actos electivos son los bienes intrínse-
cos e inteligibles (aspectos del perfeccionamiento humano) hacia
los que estamos dirigidos por los primeros principios de la razón

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

70 JOHN FINNIS

práctica. De este modo, la ecuación, en este contexto, entre “na-


tural” y “racional” y sus términos vinculados, no es una mera
confusión, sino que está basada en una distinción entre epistemo-
logía y ontología: en el orden del ser, lo que es bueno y razonable
para nosotros es el resultante de lo que es fundacional: nuestra
naturaleza dada; pero en el orden del llegar a ser conocido, el co-
nocimiento de nuestra naturaleza es, en una parte significativa,
el resultante de nuestra comprensión de cuáles tipos de posibles
objetos de elección son buenos.
Aunque el núcleo de la corriente central de la teoría clásica
de la ley natural no resulta contaminada por ninguna “falacia
naturalista” (Finnis, 2005, 2.4.2), el conocimiento no-práctico de
los hechos cuenta, en esa teoría, de varios modos. El conocimien-
to de la posibilidad fáctica de (digamos) adquirir conocimiento,
o de perder o salvar la vida, es un dato (no necesariamente una
premisa) para la comprensión de que esas posibilidades son asi-
mismo oportunidades —que actualizando la posibilidad podrían
ser bienes para uno mismo y para otros—. Otros tipos de hechos
relevantes incluyen los hechos acerca de ciertas capacidades hu-
manas radicales y de su ausencia en ciertos animales —estos he-
chos son los datos para la penetración en el sentido y límites de la
clase (personas, seres humanos) de los “otros”, en la frase “bueno
para uno mismo y para otros”—. O también, hechos acerca de la
provisión limitada de recursos y de la limitada fuerza de la volun-
tad humana (la necesidad de incentivos, etcétera) que hacen a la
apropiación de recursos por propietarios particulares (I.5) un re-
querimiento normal de la justicia, tanto para los no-propietarios
como para los propietarios.

2. La autoridad política como remedio para la anarquía,


la injusticia y la pobreza

Los textos primeros (e. g., el platónico o pseudo-platónico Mi-


nos: Lewis, 2006) y más fundacionales (e. g., Gorgias, La República

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 71

y Las leyes, de Platón, y La política de Aristóteles) de la tradición


de la teoría de la ley natural recuerdan a sus lectores los males
evidentes de la anarquía: un estado de cosas en el cual ninguna
persona o conjunto de personas reclama eficazmente o es acepta-
do ampliamente como teniendo autoridad para restringir el uso
de la violencia, el robo y el fraude, y en el que cualquier norma
convencional de conducta se transforma en vacía, en razón de
las disputas irresolubles acerca de su contenido y/o su aplicación.
En una situación como esa, el más fuerte, artero y rudo se apro-
vecha de los más débiles; la educación de los niños (que necesita
de recursos fuera de la familia) es difícil de realizar, y la actividad
económica resulta atrofiada por la inseguridad de las propiedades
y la falta de confianza de los emprendimientos. Aquí es evidente
la necesidad de personas que articulen y refuercen estándares
de conducta que tiendan a promover el bien común de la segu-
ridad corporal, el acceso estable a los recursos, la cooperación
en las actividades económicas y educacionales, y la rectificación
(a través de la punición, la compensación o la restitución) de al
menos las más graves injurias interpersonales, sean de comisión
o de descuido. Para articular esa necesidad, hay que exponer las
razones para instituir y mantener la autoridad política, especial-
mente el gobierno y la legislación estatal, con la condición de
que esas instituciones lleven adelante sus actividades legislativas,
ejecutivas y judiciales, sustancialmente para el bien común de los
habitantes del territorio relevante, más que para los intereses de
un segmento de la población injustamente indiferente u hostil a
los intereses y el bienestar de los otros segmentos.

3. El gobierno de la ley como remedio para los peligros


de tener normas

Aristóteles (Política, III.15.1286 a - IV 4 1292 a) debate vigo-


rosamente la cuestión de si la autoridad política es mejor ejerci-
da a través del “gobierno [primacía, supremacía] de la ley” o el

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

72 JOHN FINNIS

“gobierno de los hombres”, sea el de la mejor persona, o de una


asamblea democrática, o por supuesto el de una corte de justicia
(Retórica, I, 1, 1354 a 32 – b 16). Él ordena sus argumentos para
sugerir la respuesta de que en casi todas las sociedades, en casi
todas las ocasiones y asuntos, es preferible que el gobierno sea
ejercido por o de acuerdo con las leyes, ya que: (i) las leyes son
producto de la(s) razón(es) y no de las pasiones, (ii) la soberanía
de un gobernante o asamblea tiende a la tiranía (i. e., gobierno
en interés de un grupo, no del bien común), (iii) la igualdad de-
manda que cada persona madura tenga alguna participación en
el gobierno, y (iv) la rotación de los cargos y de los que los ejer-
cen es deseable y difícilmente puede ser manejado sin regulación
legal. Por lo tanto, para Aristóteles, el caso central de autoridad
práctica es el gobierno de una polis por la ley y por gobernantes
reglados legalmente.
La explicación de Tomás de Aquino de la ley humana positi-
va trata el caso central del gobierno como el auto-gobierno de un
pueblo libre, por los gobernantes e instituciones que ese pueblo
ha designado para ese propósito, y el caso central del derecho es
el de la coordinación por la ley de sujetos voluntarios, ley que,
por su carácter público (promulgación), claridad, generalidad,
estabilidad y carácter práctico, trata a esos sujetos como parti-
cipantes en la razón pública (Summa Theologiae, I-II, q. 90, a. 4 c;
q. 95, a. 3 c; q. 96, a. 1; q. 97, a. 2). Porque define las leyes como
proposiciones prácticas universales (en el sentido lógico de “uni-
versales”) concebidas en la razón del gobernante, y comunicadas
a la razón del gobernado de tal modo que éste pueda tratar esas
proposiciones, al menos presuntivamente, como razones para la
acción —razones tan decisivas para cada uno de ellos como si
hubieran sido concebidas por cada cual y adoptadas por ellos
mismos a través de un juicio y elección personal—.
Lon Fuller (1969) reconociendo el liderazgo del Aquinate en
esta discusión de los aspectos formales y procedurales del siste-
ma jurídico, reúne las dispersas y fragmentarias puntualizaciones
realizadas en este tópico, en una lista ordenada de ocho elemen-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 73

tos del gobierno de la ley (rule of law), es decir, de la primauté du


droit, del sistema jurídico, del Rechtsstaat. Fuller muestra que esos
ocho elementos concuerdan como un conjunto de desiderata (o
requerimientos) porque son implicaciones o especificaciones de
la aspiración y el deber de tratar a la gente como presuntiva-
mente dotadas de un título —como materia de imparcialidad y
de justicia— a ser gobernadas como personas libres, fundamen-
talmente iguales a sus gobernantes, no como títeres o peones de
ajedrez que pueden ser manejados y ordenados a través de la
manipulación, la incertidumbre, el miedo, etcétera. El resultado
normal de esa imparcialidad en los procedimientos para elaborar
y mantener el derecho será también el de fortalecer la eficacia del
derecho.
Lamentablemente, la superficie del texto de Fuller da más
prominencia a la efectividad que a la imparcialidad, y varios crí-
ticos (e. g., Hart, Dworkin) pasan por alto las connotaciones mo-
rales de las alusiones de Fuller a la reciprocidad entre gobernantes
y gobernados, considerando al título de su libro, The Morality of
Law, una denominación impropia. Esta tesis ha sido elaborada
más cuidadosamente sobre diferentes bases por Raz (1979) y Kra-
mer (2004a y 2004b): a pesar de que el gobierno de la ley (y su
cumplimiento) puede ser moralmente importante y aun una vir-
tud moral (en cuanto normalmente necesaria para un completo
gobierno justo en una sociedad justa, y especialmente para dis-
minuir los peligros que se siguen de la existencia de la autoridad
política, así como de la ley misma), resulta no obstante moral-
mente neutral, desde que (en Estados que emplean las formas del
derecho) ese modo de gobierno sería normalmente necesario aun
para gobernantes profundamente injustos para realizar sus pro-
pósitos inmorales. Sería como un cuchillo filoso, cuyo filo lo hace
apto para una cirugía que puede salvar una vida, pero también
para la acción de asesinos furtivos y crueles (Raz, 1979: 224-6).
Finnis (1980/2011) y Simmonds (2004, 2005, 2006, 2007)
han desafiado el reclamo cuasi-empírico de que aun los tiranos
viciosos necesitan o encuentran apto, para la eficacia de su do-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

74 JOHN FINNIS

minación, cumplir con los requerimientos del gobierno de la ley.


El octavo de los requerimientos propuestos por Fuller para el
gobierno de la ley, es decir, la adhesión de los gobernantes, en su
conducta en cuanto tales, a sus propias normas, es especialmen-
te obstructiva, más que promotora, de los propósitos del tirano.
Pero el foco del interés de Fuller y el más fructífero ámbito de
debate no se encuentra tanto en los fenómenos históricos o socio-
lógicos, sino en las razones prácticas “internas” que están en jue-
go. Si los gobernantes no respetan en algún aspecto los derechos
e intereses de algunos de sus sujetos, en relación con cuestiones
sustantivas (vida, seguridad corporal, libertad, propiedad, y así
sucesivamente), ¿por qué tendrán los gobernantes que respetar
esos derechos —qué razón tienen para hacerlo— en las cuestio-
nes de procedimiento involucradas en el gobierno de la ley (dán-
doles información imparcial acerca de lo que se espera de ellos
y adhiriendo como gobernantes al derecho promulgado cuando
valoran su conducta, así como en otros tratos gubernamentales
con esos sujetos)? Una más o menos inconsistente voluntad de los
gobernantes de atar sus manos por una adherencia escrupulosa a
la justicia procedimental, mientras son sustantivamente injustos,
es por supuesto psicológicamente posible. Pero la preocupación
primaria de Fuller, así como la de la amplia tradición de la teoría
de la ley natural, es con una racionalidad y unas implicancias es-
pecíficas de la razonabilidad que sean completas y coherentes: es
decir, con el juicio y la elección moralmente razonables.

4. Ius Gentium - ius cogens - mala in se - derechos humanos:


normas jurídicas y derechos establecidos en cuanto elementos
moralmente necesarios de cualquier sistema jurídico

Fuller ofrece una teoría de la ley natural meramente proce-


dimental, aunque no niega que una teoría de la ley natural sus-
tantiva sea posible y apropiada. Y por supuesto no hay razón su-
ficiente para seguirlo en su restricción del alcance de la reflexión

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 75

teórico-práctica acerca de lo que es necesario para una sociedad


política que valora las auto-restricciones y la aceptación de las
responsabilidades que el derecho requiere a aquellos a quienes
se aplica. Porque resulta claro que los procedimientos e institu-
ciones del derecho están al servicio de propósitos sustantivos: la
restricción de la violencia, el robo y el fraude, la devolución de
las cosas desapropiadas a sus propietarios legítimos o poseedores
y de las pérdidas incorrectamente impuestas, la protección de
los bienes intangibles, como la reputación contra la difamación
injustificada, así como de los inmaduros, los mentalmente inhá-
biles y otras personas vulnerables, contra la explotación sexual o
de otro tipo, y así sucesivamente. Aquella porción de nuestro de-
recho positivo que consiste en principios jurídicos o normas que
efectivizan propósitos como los recientemente enumerados son
habitualmente denominados, por las teorías del derecho natural,
ius [o jus] gentium.
Acuñada por los juristas del derecho romano clásico, como
Gayo (c. 165 AD), esta expresión —literalmente “la ley de los
pueblos”— alude al conjunto de normas y principios que se en-
cuentran de modo similar, aunque no idéntico, en virtualmente
todos los sistemas jurídicos. La razón de su ubicuidad es, gene-
ralmente hablando, que cualquier consideración razonable de
aquello indispensable para que los individuos, las familias y otras
asociaciones puedan vivir juntos tolerablemente bien en la socie-
dad política, identificará estos principios y normas como necesa-
rias. En el derecho moderno, éstas son designadas, en principio,
por nombres tales como “los principios generales del derecho
reconocidos por las naciones civilizadas” (Estatuto de la Corte
Internacional de Justicia, artículo 38), ius cogens erga homnes (literal-
mente “derecho que es vinculante [sin acuerdo o promulgación
u otras formas de adopción] en relación con todos”, “derecho
superior”, o “derechos humanos fundamentales”.
En la teoría del derecho de Tomás de Aquino, ellas son desig-
nadas como conclusiones (implicaciones) de los principios de nivel
más elevado, de los principios morales más generales. En la tra-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

76 JOHN FINNIS

dición del derecho natural, las incorrecciones recogidas por esos


principios son denominadas mala in se, como distintas de los mala
prohibita —cosas que son incorrectas en sí mismas, como distintas
de aquellas que son incorrectas sólo porque están prohibidas por el
derecho (positivo)— y esta distinción permanece en uso, por bue-
nas razones, en el razonamiento judicial.
Algunas teorías jurídicas hablan de estos principios y reglas
como pertenecientes al derecho en razón de una necesidad de
tipo conceptual. Hart (1961) puede ser leído de este modo. Pero
aun la explicación de Hart, examinada más de cerca, identifi-
ca la necesidad relevante no como conceptual o lingüística, sino
como una concreción de la necesidad racional de medios indis-
pensables para asegurar objetivos que no son opcionales. Es por
esta razón que Hart se refiere a ellos como constituyendo “los
contenidos mínimos del derecho natural”. Podría haber expre-
sado más perspicuamente este significado si hubiera hablado del
“contenido mínimo del derecho positivo, el conjunto mínimo de
principios que, en razón de resultar racionalmente necesarios
—dados ciertos «truismos» fundamentales sobre la naturaleza
humana y las necesidades humanas— para asegurar propósitos
compartidos por todas las sociedades humanas capaces de so-
brevivir, pueden ser llamados derecho natural”. El hecho es que
estos elementos de nuestro derecho son tanto positivos (realiza-
dos por y formando parte de la práctica oficial) como naturales
(requeridos racionalmente al menos por el mínimo de realización
humana). Estas cuestiones son discutidas más extensamente más
abajo en la sección III.

5. “Derecho puramente positivo”: las determinationes y su autoridad


jurídico-moral para ciudadanos y jueces (los hechos generan razones
para la acción)

La teoría jurídica del derecho natural tiene su característica


más distintiva en su explicación del derecho puramente positivo,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 77

el cual, aunque enteramente dependiente para su estatus jurídi-


co del hecho de haber sido puesto por ciertas personas o insti-
tuciones, no obstante participa de la característica del derecho
de conllevar, al menos presuntivamente y de modo derrotable
(defeasibly),** una obligación moral de cumplimiento. Acerca de
estas normas de un sistema jurídico positivo, Tomás de Aquino
dice que a pesar de que ellas han de ser, y se presume que son,
“derivadas del derecho natural”, tienen su fuerza jurídica sólo por
ser parte de un determinado sistema positivo (ex sola lege humana
vigorem habent: ST, q. 95, a. 3).
Su explicación, ligeramente actualizada, sería la siguiente:
esta gran parte (positiva) de nuestro derecho podría razonable-
mente haber sido diferente, en el sentido en que cada detalle de
un hospital maternal podría haber sido de algún modo diferente,
y gran parte de su diseño podría haber sido muy diverso, aun-
que ciertos caracteres (e. g., que las puertas y los techos tengan
más de un metro de altura) están supuestos en la comisión de
construir un hospital maternal, y cada característica de la obra
tiene alguna conexión racional con la comisión. Este tipo de co-
nexión racional que se mantiene aun cuando el arquitecto tiene
una amplia libertad de elección entre alternativas infinitamente
diferentes, es llamado por Tomás de Aquino una determinatio de
los principios —un tipo de concretización de lo general, una par-
ticularización que une la necesidad racional del principio con la
libertad (del legislador) de elegir entre concretizaciones alterna-
tivas, una libertad que incluye elementos de (en el buen sentido)
arbitrariedad—.
Una vez que la determinatio es realizada válidamente, cum-
pliendo los criterios de validez provistos por el derecho constitu-

** Cabeconsignar que las palabras “derrotable”, “derrotablemente” y “de-


rrotabilidad” no figuran en el Diccionario de la Real Academia Española (con-
sulta informática del 26 de enero de 2013), y por lo tanto no podrían, al menos
en principio, ser utilizadas en la lengua española. No obstante, como han sido
aceptadas ampliamente en la literatura científico-jurídica, se emplearán varias
veces en la presente traducción.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

78 JOHN FINNIS

cional del sistema jurídico relevante, ésta modifica el estado pre-


existente del derecho, introduciendo una norma o proposición
de derecho nueva o corregida. La norma de derecho nueva o
enmendada proporciona a los jueces, otros oficiales y a los ciu-
dadanos, nuevas o enmendadas razones para la acción (o para la
abstención). El hecho de que la norma nueva o corregida depen-
da de una fuente social-fáctica, constituida o empleada por el acto
de determinatio, no implica que una razón normativa (un “deber”)
sea ilógicamente derivada de un mero hecho (un “es”). Más bien,
la norma nueva o enmendada es normativa, directiva y (cuando
ese es su sentido normativo) obligatoria, porque ese hecho social
puede ser la segunda premisa en un silogismo práctico cuya pri-
mera premisa es normativa: “debe haber un hospital maternal
en esta ciudad”, “la gente debe ser protegida contra los atentados
homicidas”, “la gente debe ser requerida para contribuir a los
gastos públicos de las funciones gubernamentales apropiadas”,
“las víctimas de asalto, robo, ruptura de contratos, negligencia,
etcétera, deben ser compensadas”, “el tráfico vial debe ser regu-
lado para reducir los daños por colisiones”, y así sucesivamen-
te. La normatividad moral del principio resulta replicada en las
normas más específicas creadas por la determinatio, aun cuando la
última no sea una inferencia directa de la primera.
Esto quiere decir que la norma concretizada es (tanto moral
como jurídicamente) normativa, en razón de que esa normativi-
dad está (presuntivamente y prima facie) implicada por el principio
(moral) de que el bien común (cuyo contenido fundamental es
dado por los principios fundacionales de la razón práctica: I.1)
requiere que las instituciones autoritativas actúen para especifi-
car, aplicar y reforzar algunas normas en las materias relevantes.
Los hechos sociales transforman a una norma positiva en razón
para la acción porque la deseabilidad de la autoridad como me-
dio para asegurar el bien común, y la deseabilidad del “gobierno
de las leyes y no de los hombres”, son razones potentes y perma-
nentes para el reconocimiento de esos hechos como instancias de
legislación válida que dan presuntivamente razón suficiente para

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 79

su cumplimiento. El derecho puramente positivo que es jurídi-


camente válido es (presumible y derrotablemente) también mo-
ralmente válido y vinculante —tiene la forma moral o el signifi-
cado de la obligatoriedad jurídica— cuando y en razón de que
ocupa su lugar en un esquema de razonamiento práctico cuyo
más próximo punto de partida es la necesidad moral de justicia
y paz, y cuyo punto de partida más fundamental es la gama de
formas básicas en las que el bienestar humano puede ser promo-
vido y protegido, del modo recogido en los primeros principios
de la razón práctica.
Por lo tanto, en relación con el derecho positivo estableci-
do, la teoría del derecho natural —tal como es reconocido por
un buen número de positivistas jurídicos, e. g., Raz, 1980: 213;
Gardner, 2001: 227— comparte la principal tesis de los positi-
vistas jurídicos contemporáneos: que el derecho depende para su
existencia y validez de hechos sociales.

Obligatoriedad “presuntiva” y prima facie

La obligación u obligatoriedad jurídico-moral de una norma


jurídica es la contraparte de la autoridad o autoritatividad de su
autor (el que la promulga) o de otra fuente. La idea de autoridad
ha sido clarificada por teóricos jurídicos contemporáneos, como
Raz y Hart, a través de la reflexión sobre los tipos de razones
para la acción intencionalmente propuestas a los sujetos poten-
cialmente actuantes por un ejercicio de la autoridad práctica.
Los tipos relevantes de razón práctica han sido llamados indistin-
tamente exclusionarios, perentorios o pre-emptivas, e indepen-
dientes de su contenido. La idea central es que los sujetos son
instruidos para tratar la razón proferida (es decir, la previsión
normativa, o la orden judicial), en sus deliberaciones para la elec-
ción o la acción, como una razón que no simplemente se agrega
a las otras razones que él ya tiene para actuar en un sentido y no
en otro, sino que más bien las excluye y toma el lugar de algunas
de esas razones.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

80 JOHN FINNIS

Y esta fuerza exclusionaria, perentoria o pre-emptiva es de-


bida no al atractivo inherente para la razón del contenido de la
razón proferida, sino al estatus de su autor —o de otra fuente—
en cuanto titulada —por ejemplo, por su papel en un esquema
constitucional de gobierno para la solución de los problemas
de coordinación de una comunidad política— para ser obede-
cida, cumplidos sus mandatos, tratada como autoritativa (véa-
se e. g., Raz, 1986: 35-69). Esta independencia de contenido de
las razones autoritativas implica su obligatoriedad presuntiva. La
capacidad de ser desplazada que reviste esta presunción está im-
plicada en la dependencia de la fuerza perentoria, pre-emptiva
o exclusionaria de esas razones respecto de un trasfondo presu-
puesto de bienes y necesidades humanas básicas, y de principios
morales básicos y normas, un trasfondo que supone que si una
razón autoritativamente proferida (positiva) entra en conflicto
suficientemente claro con esas necesidades, bienes, principios o
normas permanentes, su fuerza exclusionaria deviene exhausta o
superada, y las obligaciones positivas resultan derrotadas.
Dicho de un modo menos abstracto, tanto la efectividad del
derecho, como solución a los problemas de coordinación y pro-
motor del bien común, como la imparcialidad de demandar adhe-
sión a ese derecho, resultan dependientes de su ser tratados, tanto
por los sujetos como por los administradores del sistema jurídi-
co, como jurídica y moralmente titulados, precisamente en cuan-
to derecho válidamente elaborado, para prevalecer frente a todas
las otras razones, salvo las razones morales competitivas de mayor
fuerza. Es esta titulación la que es negada por la injusticia grave
de una norma o de un sistema jurídico. Véase III y IV más abajo.

II. Las personas humanas no son creaciones


del derecho sino su razón de ser

Hablar de aspectos del bienestar o del florecimiento humano y


de los principios de la razón práctica no ha de distraer la aten-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 81

ción de una verdad importante, implícita tanto en el tratamien-


to filosófico y jurídico clásico de griegos y romanos acerca de la
justicia como en la atribución jurídica moderna de los derechos
humanos. Por supuesto, la Declaración Universal de Derechos
Humanos (1948) vincula las dos tradiciones de discurso al colocar
a la cabeza de su articulación de los derechos humanos el núcleo
(“todos los seres humanos han nacido libres e iguales en dignidad
y derechos”) del dicho jurídico romano (Institutas, 1.2.2) acerca de
que “por naturaleza, desde el comienzo, todos los seres huma-
nos han nacido libres e iguales”, un dicho acerca de la iustitia, la
justicia como fundamento y estándar para el ius, el derecho. Los
mismos textos del derecho romano, promulgados como derecho
permanente por Justiniano en 533-535 d. C., sostienen más de
una vez que el objetivo del derecho (su causa “final” o razón expli-
cativa) son las personas humanas en razón de las cuales es elabo-
rado, es decir, todas las personas humanas, hasta los tiempos en los
que el ius gentium, la ley común de los pueblos, fue distorsionado
por las guerras y la esclavitud. El derecho, establecido para asu-
mir un lugar directivo en el razonamiento práctico hacia un juicio
moral ajustado, existe en razón de las personas humanas: todos
los miembros de la comunidad regulada por ese derecho y todas las
otras personas incluidas en el ámbito del derecho.
Esa tesis cae juntamente con aquellas partes de la teoría ju-
rídica que son reconocidas pero no exploradas demasiado por
los positivistas jurídicos contemporáneos. Fue ignorada y hasta
negada por las primeras formas del positivismo jurídico, dotadas
de mayor ambición de cubrir la totalidad de la filosofía jurídica,
e. g., la de Hans Kelsen. Kelsen negaba que las personas fueran
reconocidas por el derecho o bien por una adecuada teoría del
derecho o ciencia jurídica, excepto en la medida en que resul-
taran el sujeto de una norma jurídica positiva. Pero contra esa
restricción, que ha desviado a algunos tribunales que han adop-
tado la ciencia jurídica kelseniana como guía del razonamiento
judicial, es posible sostener (Finnis, 2000) que la igualdad y digni-
dad fundamental de los seres humanos ha de ser defendida como

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

82 JOHN FINNIS

parte de un concepto o una comprensión racionalmente sólida


del derecho.
Esta defensa requiere una explicación de la diferencia entre
las capacidades que están activas aquí y ahora, o están más o me-
nos listas para ser activadas, y las capacidades radicales tal como
existen en los primordiales epigenéticos de los seres humanos,
aun los muy jóvenes, y en la constitución genética y somática aun
de los gravemente discapacitados. Aunque esa explicación hace
posible la defensa de la igualdad fundamental de los seres huma-
nos, y por lo tanto una teoría jurídica humanista, el objetivo de la
explicación no es privilegiar una especie biológica en cuanto tal,
sino afirmar el significado jurídico del estatus de personas —sus-
tancias de naturaleza racional— como inherentemente titulares
(sujetos) de derechos de un tipo diferente, y merecedores de mayor
respeto y valor finalista que los derechos que son muchas veces,
como medios técnicos, atribuidos por el derecho a los animales,
a ídolos, barcos u otros objetos de los procedimientos jurídicos.

III. Principios jurídicos para remediar


el derecho positivo defectivo

1. La adjudicación entre el positivismo inclusivo y exclusivo

La tesis positivista de que todo derecho depende para su existen-


cia, validez y obligatoriedad de sus fuentes fáctico-sociales está
muchas veces acompañada, tal como en el “positivismo jurídico
excluyente” (Raz, 1980: 212-24; Raz, 1985), por la tesis de que los
jueces, como “instituciones primarias de aplicación del derecho”,
tienen un deber (no sólo moral, sino también jurídico) de decidir
cierto tipo de casos (e. g., casos en los que la norma jurídica exis-
tente produciría injusticia), mediante la aplicación de principios
o normas morales que suponen el abandono o la rectificación de
parte del derecho existente. Los positivistas jurídicos “incluyentes”
atemperan esto sosteniendo que el deber judicial y la autorización

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 83

de apartarse del derecho existente a través de la aplicación de prin-


cipios o normas morales está restringido a aquellas clases de casos
en los que una regla de derecho con una fuente jurídica social-
fáctica dirige al tribunal a hacerlo; el efecto de esa directiva, sostie-
nen, es el de incluir en el sistema jurídico las normas o principios
morales indicados (si es que hay alguno).
La teoría de la ley natural coincide con Raz y Gardner en
rechazar la restricción inclusivista como infundada, pero disiente
de ellos al sostener (como también lo hace Dworkin, 1978: 47)
que cualquier norma o principio que un tribunal está obligado
o autorizado a aplicar, precisamente como tribunal, puede razo-
nablemente ser reconocido y contar como derecho, i. e., como
norma o principio que ha de ser considerado ya como parte de
nuestro derecho. En contra de los positivistas en general, esa teo-
ría sostiene que (i) poco o nada interesa que los principios mora-
les que obligan a los tribunales en cuanto tales sean considerados
o no parte de nuestro derecho; pero (ii) si algo importa en el
nombre —si, por ejemplo, es reclamado que las cortes no pueden
“tomar noticia judicial” de cualquier norma o principio que no
“sea parte de nuestro derecho” (y por lo tanto, como en el caso
de las normas de derecho extranjero, debe recibir pruebas de la
existencia de esas normas y de su contenido)— es más sensato
decir que las normas o principios judicialmente aplicables (no
como en el caso de la ley extranjera aplicable) son ipso iure (i. e.,
precisamente en cuanto jurídica y moralmente aplicables) nor-
mas de derecho. Esas normas pertenecen a la porción de nuestro
derecho correspondiente al ius gentium.
¿Equivale esto a un reconocimiento de que la teoría de la ley
natural está significativamente menos interesada que las teorías
positivistas contemporáneas en establecer los límites precisos y el
contenido del derecho de fuentes social-fácticas (puesto, puramen-
te positivo) de nuestra comunidad? No realmente. Porque (i) las
teorías positivistas contemporáneas han abandonado la tesis de los
iuspositivistas “clásicos”, como Bentham, en el sentido de que
tanto los jueces como los ciudadanos han de cumplir (como ob-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

84 JOHN FINNIS

jeto de una obligación político-moral) con la ley positiva de su


comunidad: sus tratados o ensayos de teoría jurídica implícita
o explícitamente recomiendan a los jueces y a los ciudadanos la
afirmación hartiana: “Esto es derecho; pero es demasiado inicuo
como para ser aplicado u obedecido” (Hart, 1961: 203; 1994:
208), mejor que la benthamita “Bajo un gobierno de leyes… obe-
decer puntualmente y… criticar libremente” (Bentham, 1776);
de este modo, su interés en distinguir la ley positiva de otros es-
tándares para una segura y legitimada adjudicación aparece, en
último análisis (y a pesar de las apariencias), como siendo mera-
mente provisional.
Por otra parte, (ii) las teorías de la ley natural sostienen tan
fuertemente como cualquier teoría positivista que una adjudica-
ción segura y legitimada da prioridad a una atención consciente
y experta a las fuentes social-fácticas y a las reglas y principios
enraizados en esas fuentes, poniendo éstas aparte sólo si son, y en
la extensión en que lo sean, “demasiado injustas para ser aplica-
das”, y adaptan la nueva regla resultante para que resulte cohe-
rente todo lo que sea posible con las restantes (y no tan injustas)
doctrinas, normas y principios del sistema jurídico particular en
que el juez ejerce su jurisdicción.

Un caso testigo: la cuestión Nüremberg

Las personas reconocidas como los mayores criminales de


guerra alemanes fueron juzgadas en 1945 por delitos especifica-
dos en un acuerdo (The London Agreement and Charter of 8
August 1945) suscrito entre los Estados que gobernaban Alema-
nia después de su rendición. Los jueces sostuvieron que los acu-
sados habían estado, en todas las ocasiones relevantes, obligados
por (y en varios casos habían actuado en violación de) los princi-
pios y normas especificados en la Carta de Londres, obligaciones
derivadas no —por supuesto— del acuerdo (que se había realiza-
do después de los actos en cuestión), sino más bien, como algunos

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 85

de los crímenes imputados, del derecho internacional, así como


en el caso de los imputados por “crímenes contra la humanidad”,
de los “dictados elementales de la humanidad”. Considerar a los
acusados responsables de la violación de estas normas y dictáme-
nes, y rechazar cualquier argumento acerca de que la adecuación
de sus actos a la ley alemana podía hacerlos legítimos, no signifi-
có (y así lo estableció el tribunal) violar el principio de derecho y
de justicia de que nadie puede ser castigado salvo por violación
del derecho.
El resultado de estos fallos puede ser explicado por (i) el positi-
vismo excluyente: el tribunal estaba moralmente autorizado para
aplicar normas morales, a pesar de que las normas así aplicadas
no eran normas de derecho, ni al tiempo de comisión de los crí-
menes ni al tiempo de la acusación. Pero los términos de esas sen-
tencias pueden ser explicados por (ii) el positivismo incluyente: la
Carta de Londres era derecho positivo para el tribunal y lo man-
daba aplicar normas morales que, en virtud de esa directiva jurí-
dica, eran también normas jurídicas. Todavía, (iii) la explicación
de la teoría del derecho natural aparece como la más explicativa:
las normas morales aplicadas eran también normas del “derecho
superior”, aplicable en todos los tiempos y lugares (y por lo tanto
en Alemania y sus territorios, antes y después de la Carta) como
fuente de argumentación y de juicio “de acuerdo con el dere-
cho” cuando las fuentes social-fácticas, que son las normalmente
dominantes y cuasi-exclusivas fuentes del derecho, eran en justi-
cia, guías insuficientes e inadecuadas para cumplir obligaciones
como la obligación judicial de hacer justicia conforme a derecho,
o la obligación de todos de comportarse con una humanidad ele-
mental, aun bajo órdenes de no hacerlo. Esto es así aun cuando
esas órdenes tuvieran validez jurídica intra-sistémica, de acuer-
do con los criterios formales o social-fácticos de algún sistema
jurídico existente. Y si alguien tiene dudas acerca de la justicia
de los vencedores, esas dudas pueden, asimismo, remitirse a los
principios del mismo derecho superior, ius gentium, o derecho de
la razón o de la humanidad.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

86 JOHN FINNIS

2. El derecho natural y el derecho (puramente) positivo


como dimensiones concurrentes del razonamiento jurídico

La teoría de la ley natural se encuentra, a este respecto, próxi-


ma a la explicación de Ronald Dworkin del derecho y de la ad-
judicación, no sólo en situaciones fronterizas como la de Nürem-
berg, sino también en el trabajo cotidiano de un sistema jurídico
sofisticado. La adjudicación normal y el razonamiento judicial
tienen dos dimensiones o criterios para distinguir la corrección
de la incorrección en los juicios. Una dimensión comprende las
fuentes social-fácticas (leyes, precedentes, prácticas, etcétera), lla-
mados por Dworkin “materiales jurídicos”. La otra dimensión
abarca los estándares morales, presumiblemente aquellos preva-
lecientes en la comunidad a la que pertenece el juez, pero en úl-
timo análisis, sólo aquellos estándares que el juez puede aceptar
como en verdad moralmente irrebatibles.
Una interpretación de nuestro derecho que sea moralmen-
te la más adecuada será jurídicamente correcta aun cuando se
ajuste menos a los materiales jurídicos que otras interpretaciones
alternativas, supuesto que se ajuste “lo suficiente” a las fuentes
social-fácticas. Los estándares morales así aplicados, que Dwor-
kin (en la misma línea que la teoría del derecho natural) trata
como susceptibles de ser moralmente objetivos y verdaderos, fun-
cionan por lo tanto como fuentes directas de derecho y, en cierto
sentido, como siendo ya derecho, excepto cuando su ajuste con
el conjunto completo de las fuentes social-fácticas sea tan débil
que sería más correcto (según Dworkin) decir que los jueces que
los aplican están aplicando moral y no derecho (y por lo tanto,
si ellos afirman que están aplicando derecho, se estarían equi-
vocando o mintiendo —una mentira que Dworkin considera a
veces encomiable—) (Dworkin, 1978: 326-7, 340).
Una teoría del derecho que, a diferencia de la de Dworkin, se
coloque a sí misma directamente en la tradición de la teorización
del derecho natural, probablemente se apartará de estas posicio-
nes de dos maneras. (i) No aceptará la tesis de Dworkin de que

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 87

aun en los casos muy difíciles existe sólo una respuesta correcta
en derecho; negará su asunción de que existe una sola medida
correcta y racionalmente identificable acerca de cuánto ajuste
con los materiales jurídicos existentes (fuentes social-fácticas) es
“suficiente” (necesario y suficiente) como para habilitar el uso
de estándares morales para identificar la interpretación jurídica-
mente correcta del derecho. En ausencia de esa única medida,
el razonamiento jurídico deberá a menudo —y en los casos muy
difíciles, usualmente— contentarse con mostrar que dos o tres
interpretaciones alternativas se distinguen de un número indefi-
nido de otras interpretaciones por ser correctas, es decir, no erró-
neas (aunque no las únicamente correctas). (ii) Cuando los jueces,
en orden a evitar una grave injusticia, se apartan de la compren-
sión del derecho ya establecida (y quizá de los términos claros de
un decreto) y aplican una interpretación alternativa, moralmen-
te imperada, considerándose autorizados para hacerlo por la ley
superior de la razón, la naturaleza y la humanidad, no estarán
mintiendo si afirman que, haciéndolo, están tanto rectificando
como aplicando el derecho (de su Estado). Véase IV, más abajo.

3. Implicaciones del gobierno de la ley necesarias para la positividad

En la misma línea de la explicación de dos dimensiones pro-


puesta por Dworkin (así cualificada), la teoría del derecho natural
asentirá a la tesis que Green considera característica del positi-
vismo jurídico:

[1] el hecho de que una política sea justa, sabia, eficiente o pru-
dente, nunca es una razón suficiente para pensar que sea real-
mente derecho, y [2] el hecho de que [un derecho] sea injusto,
insensato, ineficiente o imprudente, nunca es una razón suficiente
para dudar [de que sea derecho].

Porque en referencia a [1]: lo que el gobierno del derecho y


no de los hombres requiere es la institución de un sistema jurídico,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

88 JOHN FINNIS

un corpus iuris, y de este modo lo que un principio de la moralidad


(derecho natural) o ius gentium implica que sería un apropiado
gobierno del derecho es, sin embargo, no todavía una parte de
nuestro derecho —menos aún es una mera “política” hecha de-
recho al ser “prudente” o “eficiente”—, salvo que su contenido,
conceptualización y forma estén de tal modo informados, ya sea
en el pensamiento judicial u otro saber jurídico o en los juicios o
la legislación, como para cohesionar con las restantes partes (es-
pecialmente las partes más vecinas) de nuestro derecho.
Y en referencia a [2]: una teoría del derecho natural, cons-
ciente del carácter deseable del gobierno del derecho y no de los
meros jueces (véase I.3), puede muy bien ser más cautelosa que el
mismo Dworkin al apartarse del derecho establecido (basado en
fuentes social-fácticas). En aquellas ocasiones en que este aparta-
miento está moralmente justificado, la teoría sugerirá que el juez
está autorizado a proceder de acuerdo con el derecho superior y
perenne de la humanidad, el ius gentium o conjunto de principios
universales de derecho y justicia comunes a todos los pueblos ci-
vilizados, que priva al derecho establecido —más precisamente,
al que ha sido aceptado en una determinada jurisdicción como
derecho establecido— de su carácter directivo tanto para los su-
jetos como para los jueces. ¿Esta autorización moral es también
“jurídica” y “conforme a derecho”? ¿El derecho establecido, que
el juez está moralmente autorizado a dejar de lado, ha de ser tra-
tado, aun antes de que el juez dicte sentencia, como no-derecho?
La sección siguiente argumenta que la cuestión ha de ser respon-
dida tanto con un “sí” como con un “no”.

IV. ¿“Lex iniusta non est lex”? ¿Las normas seriamente


injustas obligan? ¿Obligan jurídicamente?

En esos casos, el derecho establecido por fuentes social-fácticas,


al perder su carácter directivo para jueces y ciudadanos, ¿pierde
también su validez jurídica? La respuesta depende del contexto

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 89

discursivo en el que se plantea la cuestión. Si un curso de pensa-


miento y reflexión hace apropiado reconocer el carácter de “esta-
blecido” o “puesto” de las normas como cognoscible con referencia
a las fuentes social-fácticas, se puede decir que son jurídicamente
válidas, pero demasiado injustas como para ser obedecidas y apli-
cadas. Pero si, en cambio, el contexto discursivo hace apropiado
puntualizar su falta de normatividad para jueces y ciudadanos, se
puede decir que la norma, a despecho de sus vínculos con fuentes
social-fácticas, es no sólo moralmente no-directiva, sino también
jurídicamente inválida. Cada modo de hablar dice una parte im-
portante de la verdad, o mejor aún, dice la verdad con un énfasis
que difiere del que corresponde al otro.
El significado de “un derecho injusto no es derecho” es esen-
cialmente idéntico al de la frase de Hart, “esto es derecho, pero
demasiado inicuo para ser obedecido y aplicado” (o alegable
como defensa). La excitación y la hostilidad surgidas entre los
teóricos jurídicos modernos (especialmente Hart) por el primer
modo de hablar resultan injustificadas. Nadie tiene dificultad
para comprender locuciones tales como “un argumento invá-
lido no es un argumento”, “un amigo desleal no es un amigo”,
“una medicina de curandero no es una medicina”, y así sucesi-
vamente. Lex iniusta non est lex tiene la misma lógica: reconoce, en
sus palabras iniciales, que lo que está en cuestión es, en ciertos as-
pectos importantes —quizá normalmente y presuntivamente de-
cisivos—, derecho, pero luego, en su retractación o negación de ese
predicado, afirma que, desde que la justicia es el verdadero obje-
tivo de tener y respetar el derecho, esta deficiencia particular del
derecho respecto de la justicia lo priva del significado decisivo
que todo derecho pretende tener. Se trata aquí entonces de de-
recho sólo en el sentido de que ha de ser juzgado —especialmen-
te cuando el derecho es considerado, como por el mismo Hart,
como un tipo de razón o pretendida razón para el obrar— como
un sentido no-central, distorsionado o secundario de derecho.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

90 JOHN FINNIS

Nota: La teoría política clásica, tal como fue expuesta por Platón,
Aristóteles y Tomás de Aquino, hace un uso regular de esta distin-
ción entre instancias centrales e instancias pervertidas o de algún
modo marginales de un mismo concepto o término analógico,
y de este modo el Aquinate nunca dice pura y simplemente “el
derecho injusto no es derecho”, sino más bien “el derecho injus-
to no es pura y simplemente [simpliciter] derecho” o afirmaciones
similares. Además, él dice en varios lugares que “un juicio injusto
[de un tribunal] no es un juicio” y parece claro que puede ha-
ber utilizado la locución simplificada, en forma de eslogan, como
abreviatura.

Todo esto parece haber sido pasado por alto por Hart en su
polémica (Hart, 1961: 204-7; 1994: 208-12) en contra del ada-
gio lex iniusta non est lex. El argumento de Hart de que el uso del
eslogan podría tender a desalentar o confundir la crítica moral
del derecho, aparece como histórica y lógicamente indefendible.
El eslogan es ininteligible salvo como una expresión y una inci-
tación a comprometerse en ese tipo de crítica, y no puede ser
rechazado sin antes haberlo citado equivocadamente, tal como
lo hacen invariablemente Hart y todos aquellos que utilizan su
argumento, apartando la atención del primer predicado del eslo-
gan y de su aserción implícita: que la norma injusta en cuestión
es una regla de derecho.
Algunas teorías han adoptado ciertas afirmaciones de la teo-
ría del derecho natural, y afirman ser teorías del derecho natural,
pero han sostenido que aun las normas más injustas crean una
obligación de obedecer, obligación que es a la vez jurídica y mo-
ral. La de Kant (véase Alexy, 2002: 117-121) es una de esas teo-
rías: un sistema jurídico puede estar integrado enteramente de
derecho positivo, pero debe ser “precedido por un derecho na-
tural que establezca la autoridad del legislador… a obligar a los
demás simplemente por su acción arbitraria”. Pero esta preten-
dida norma básica de derecho natural mira no a la justicia de los
contenidos de las normas jurídicas positivas, sino exclusivamente
a la necesidad de certeza jurídica y de paz cívica, que Kant adop-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 91

ta para excluir todo derecho de resistencia a las leyes injustas, así


como cualquier negativa de que son plenamente jurídicas. Alexy
ha puesto de relieve las confusiones e inconsistencias de las ten-
tativas de Kant de evadir la posición clásica acerca de que las
normas cuya injusticia es lo suficientemente grave, pueden y de-
ben considerarse desprovistas del carácter jurídico predicable de
las normas de derecho, y que los ciudadanos y los tribunales, en
tanto que tribunales, están jurídica y moralmente titulados para
considerarlas como —o tratar como si fueran— no-derecho. En
éste, como en varios otros aspectos, los desarrollos filosóficos de
los siglos dieciocho y diecinueve (así como sus homólogos de los
siglos veinte y veintiuno) han sido no tanto progresos como re-
trocesos.

V. ¿Pueden las teorías generales


del derecho ser libres de valoraciones?
¿De valoraciones morales?

Las descripciones de las valoraciones realizadas por personas par-


ticulares o sociedades pueden por supuesto ser libres de valora-
ción. Sin duda, el historiador, el detective u otros observadores
piensan que existe algún valor en realizar su investigación y la
descripción resultante, pero esa valoración no necesita de ningún
modo entrar en la descripción misma. Todavía menos necesita
la descripción aprobar o desaprobar las valoraciones que ella re-
porta. Pero la situación es distinta si a lo que se aspira es a ofre-
cer una explicación general de instituciones o prácticas humanas,
como el derecho, la amistad, las constituciones, y así sucesiva-
mente. Aquí se confronta la necesidad de seleccionar y priorizar
no sólo la investigación en sí misma, sino más bien un conjunto
de conceptos (y sus términos correspondientes) de entre (o arriba
o abajo) el conjunto de términos y conceptos empleados en la
auto-comprensión de los individuos o grupos bajo (o disponibles
para) estudio.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

92 JOHN FINNIS

Donde el sujeto o materia de la explicación general proyec-


tada es alguna práctica o institución ideada por (más o menos
adecuados ejercicios de) la razón, y dirigida a la deliberación ra-
cional de individuos o grupos, normalmente no habrá una buena
razón para no priorizar aquellas formas de esa práctica que son
más racionales, más razonables, más receptivos a razones, que
otras formas de las “mismas” o análogas prácticas o instituciones.
El estándar para asignar razonabilidad a este propósito teorético
es, en último análisis, el conjunto de criterios de razonabilidad
que el teórico descriptivo usaría al tratar con problemas prácticos
similares en su propia vida.
Esta necesidad de una selección de conceptos y términos car-
gados de valor para su uso en una teoría general de realidades
sociales como el derecho, ha sido puesto en evidencia en la obra
de Max Weber, profeta de la ciencia “libre de valoraciones”. Por
ejemplo, en su consideración de las formas de dominación (He-
rrlichkeit) identifica tres tipos puros, centrales, característicos (ideal
Typen): carismático, tradicional y racional (burocrático, jurídico).
Pero las explicaciones de los dos primeros tipos son enteramen-
te en términos de cómo ambos difieren del tipo racional, cuya
racionalidad es auto-evidente para Weber y sus lectores sobre la
base de su propio conocimiento de los bienes humanos (aspectos
básicos del bienestar humano) y de las verdades prácticas a ellos
relacionadas (véase Finnis, 1985: 170-72). La teoría del derecho
natural, tal como fue practicada ya en la Ética y la Política de
Aristóteles, hace estas valoraciones del teórico de modo abierto
y explícito (no oculto y embarazoso), y las somete a debate y es-
crutinio racional.
Raz, Dickson y otros aceptan que ciertas valoraciones son
necesarias, pero niegan que ellas sean morales (Dickson, 2001).
Pero una vez que comenzamos a reflexionar sobre razones, ¿pue-
den contar otras razones salvo las buenas razones? Si una razón
moral no es nada más que la razón práctica en su máxima ex-
presión, totalmente crítica y adecuada como razón, las razones
morales tendrán un lugar decisivo en la formación de los con-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 93

ceptos de la ciencia moral, incluyendo los de una teoría general


descriptiva del derecho. Y esto parece no haber tenido el efecto
temido por Hart, es decir, el remitir el estudio de las leyes e ins-
tituciones perversas a otra disciplina distinta (Hart, 1961: 205;
1994: 209). Por el contrario, ellas son el objeto de viva atención
en la teoría del derecho, precisamente por su oposición a los sis-
temas jurídicos (sustantiva y procedimentalmente) moralmente
buenos. La Política de Aristóteles, si bien en definitiva es metodo-
lógicamente imperfecta, es un primer testimonio de este tipo de
reconocimiento clarividente y de la descripción de formas, prác-
ticas e instituciones sociales irrazonables en el marco de una teo-
ría descriptiva orientada por los juicios morales del teórico social.
Por otra parte, la teoría social descriptiva es sólo un aspec-
to subordinado de las teorías del derecho natural. Su enfoque
principal es típicamente el de identificar las condiciones bajo las
cuales el derecho está justificado, tanto en el sentido de que el
derecho puede y ha de ser preferible a la tiranía o a la anarquía
o aun al más benevolente “gobierno de los hombres”, como en el
sentido de que tal o cual principio jurídico, institución o norma
pueden ser juzgados como preferibles a razones alternativas o
a pretendidas razones para la acción. Como dice Green (2006):

Los argumentos valorativos son, por supuesto, centrales a la fi-


losofía del derecho genéricamente considerada. Ningún filósofo
del derecho puede ser solamente un positivista jurídico. Una teo-
ría del derecho completa requiere también una explicación de
qué tipo de cosas pueden considerarse como méritos del derecho
(¿puede el derecho ser eficiente o elegante tanto como justo?);
cuál es el papel que el derecho ha de jugar en la adjudicación (¿las
normas válidas deben ser siempre aplicadas?); qué título tiene el
derecho a nuestra obediencia (¿existe un deber de obediencia?);
o también de cuestiones centrales como qué normas debemos te-
ner o si hemos de tener leyes pura y simplemente. El positivismo
jurídico no aspira a responder estas cuestiones, a pesar de que su
reclamo de que la existencia y contenido del derecho depende
sólo de hechos sociales sí les da forma.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

94 JOHN FINNIS

No sería mejor decir: ¿ningún filósofo del derecho necesita, o


habría de, ser un positivista jurídico? Porque la dependencia del
derecho de los hechos sociales es totalmente reconocida, e inclu-
sive explicada, por las teorías del derecho natural. Y esto no es
una “concesión” de parte de los teóricos del derecho natural, ya
que sus posiciones principales fueron articuladas por Tomás de
Aquino varios siglos antes de que emergiera el positivismo jurídi-
co con su desafío a (lo que tomaron por ser) la teoría del derecho
natural. La críticas positivistas a la teoría de la ley natural, cuan-
do no descansan sobre el escepticismo acerca de la posibilidad
de juicios morales, un escepticismo explícitamente confutado (di-
savowed) en el pasaje anterior, descansa sobre malos entendidos de
ciertos pasajes de las obras de teóricos del derecho natural. Sobre
estos malentendidos, véase Finnis, 1980: 23-55; Soper, 1992.
Una vez más: ¿cómo pueden cuestiones fundamentales como
“¿hemos de tener derecho en definitiva?” ser “informadas” por
la tesis positivista de que la existencia y contenido del derecho
depende sólo de hechos sociales? La propuesta de Green ¿no in-
vierte el orden razonable de indagación y reflexión? Las necesi-
dades sociales básicas y las circunstancias sugieren fuertemente a
la gente, virtualmente en todos los tiempos y lugares, que deben
elaborar y conservar ciertas normas del tipo de las que llamamos
derecho, normas que dependen directamente y en su mayor par-
te de hechos sociales, como la costumbre, la legislación autorita-
tiva y la adjudicación. La filosofía jurídica reformula y clarifica
críticamente ese razonamiento práctico elemental, algo que Hart
hizo en su libro de 1961, donde construyó una consideración des-
criptiva y explicativa del derecho (es decir, que refina su y nuestro
concepto o comprensión del derecho) a través de la explicación
de cómo las normas difieren de los hábitos, de cómo los poderes
tienen diferentes funciones y diverso valor social que las obliga-
ciones, y de ese modo no son aptos para reducirse a obligaciones,
y cómo las reglas “primarias” que condenan la violencia extre-
ma, el robo y el fraude necesitan, en razón de su falta de movilidad,
y de certeza en su contenido y su aplicación, ser suplementa-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 95

das por reglas “secundarias” de reconocimiento, adjudicación y


cambio, el suplemento remedial que incluye a una sociedad en el
dominio del gobierno del derecho y de un sistema jurídico.
¿No pueden estos elementos del libro de Hart ser tomados
como una instancia de una teoría del derecho natural, realiza-
da de modo primariamente descriptivo (más que primariamente
justificatorio), y con una indagación incompleta de los recursos
de la razón práctica, recursos a los que se echa mano (draw upon)
en una completa descripción explicativa general del derecho?
¿No es que la descripción de Hart, a pesar de no ser completa,
funciona tan bien como lo hace precisamente porque exhuma al-
gunas justificaciones elementales concebidas y puestas en uso por
la gente cuyas actividades proveen el material para las descrip-
ciones? ¿No comparte él la metodología profunda de Aristóteles
y de la tradición del derecho natural (Finnis, 2003b) al hacer que
la identificación de qué es el derecho (del “concepto de derecho”)
dependa de su explicación de por qué el derecho es una respuesta
racional a las comunes necesidades humanas?
Nada de esto significa decir que una teoría jurídica sólida
(sound), del tipo de la explicada en este trabajo, necesite ser lla-
mada “teoría del derecho natural”. Como toda filosofía, debe ser
hecha considerando proposiciones, no etiquetas.

VI. Otros elementos de la teoría


del derecho natural

Pensada como parte de una teoría comprehensiva de la razón


práctica, que está ordenada a dirigirnos al bien común de cada
una de nuestras comunidades y de sus miembros, cualquier teoría
jurídica del derecho natural aporta al derecho todas las tesis pro-
puestas y defendidas por las partes política y moral de la teoría del
derecho natural y en una comprensión profunda de la formación
humana y de las características durables de nuestras circunstan-
cias. Por ello, además de las cuestiones enumeradas por Green, tal

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

96 JOHN FINNIS

como fue citado en la sección 5 más arriba, cuestiones como las


tres que siguen (véanse otras en Finnis, 2002) son abordadas por la
teoría del derecho natural como integrantes de la ciencia jurídica,
de la teoría y de la filosofía del derecho.

1. La intención en la acción y la expresión

Las normas jurídicas son proposiciones de la razón práctica


aptas para ser tomadas como directivas en las deliberaciones de
los sujetos jurídicos individuales en vistas al juicio, la elección
(decisión) y la acción (incluyendo la tolerancia elegida). Por ello,
una teoría del derecho sólida tendrá una comprensión integrada y
crítica de la estructura de la acción electiva, especialmente de las
relaciones entre la intención de los fines, la adopción de los medios,
el carácter dual de casi todos los fines que son también medios, y
de casi todos los medios que son también fines, y de la necesidad
y posibilidad normal de elegir libremente entre opciones que su-
ponen o prometen beneficios y desventajas inconmensurables (o
incompletamente conmensurables) (Finnis, 1997) con los benefi-
cios y desventajas de las opciones alternativas. Una comprensión
como esa clarificará las muchas veces rudimentarias explicacio-
nes dadas en la dogmática jurídico-criminal (tanto en los casos
judiciales como en los libro de texto) sobre el actus reus y el mens
rea, explicaciones que muchas veces fallan al distinguir entre la
acción como una porción de conducta física y convencionalmen-
te demarcado, y la acción como la realización de la elección de
una opción, es decir, de una proposición formada, y por lo tanto
dotada de una descripción privilegiada, en las deliberaciones del
sujeto actuante.
La diferencia entre los medios (o fines) intentados o elegi-
dos y los efectos previsibles o completamente previstos (“efectos
colaterales”), así como la consecuente diferencia entre los están-
dares morales y los presuntivamente jurídicos, aplicables respec-
tivamente a efectos queridos y no-queridos, es psicológica y mo-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 97

ralmente real. Pero esto es muchas veces distorsionado por una


dogmática jurídica simplista, muy opuesta al riesgo (muy real)
de que los acusados recurran a evasivas o mentiras acerca de lo
que tienen en mente. Lo que cuenta y puede frecuentemente ser
inferido a pesar de las evasivas o mentiras, es la descripción del
acto bajo la cual el comportamiento elegido es atractivo para el
acusado en sus deliberaciones reales (como distintas de las des-
cripciones racionalizadas del acto, adoptadas para presentar esa
motivación bajo una mejor luz).
La realidad de la intención en el distinto pero relacionado
campo de la comunicación de sentido será también explorada
y defendida por una teoría jurídica del derecho natural. Esto no
implica un originalismo simple y no-cualificado en la interpreta-
ción constitucional, o una simple negación de la insistencia, ca-
racterística de la dogmática jurídica, sobre que la intención de las
partes al realizar declaraciones o acuerdos ha de ser establecida
“objetivamente (no subjetivamente)”, es decir, con referencia a lo
que un observador razonable habría tomado como el significado
de la declaración en cuestión. Porque un observador de este tipo
(y por lo tanto, el punto de vista “objetivo”) dará presuntivamen-
te primacía en esta interpretación a lo que (en la medida en que
el observador lo puede discernir en las circunstancias de la decla-
ración realizada [=afirmación]) la declaración del autor (“subje-
tivamente”) realmente significa (=intenta expresar o establecer).

2. Responsabilidad y castigo

La responsabilidad criminal (culpa) se da primariamente


por acciones y consecuencias intentadas por el acusado. La res-
ponsabilidad por negligencia es relativamente excepcional en
el derecho criminal moderno, aunque es la forma predominan-
te de responsabilidad en el actual derecho de las compensacio-
nes (“derecho civil”) (los deberes y estándares de cuidado usados
para atribuir responsabilidad por daños (tort)/delictual/civil son

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

98 JOHN FINNIS

en parte directamente morales y en parte convencionales —en


ninguna parte son sólo basados en fuentes sociales, en el sentido
de fuentes dotadas por el positivismo jurídico de una primacía
incondicional—).
La enunciación jurídica de las normas del derecho criminal/
penal (mayormente prohibiciones) tiene como su principal ob-
jetivo la eliminación o al menos el desaliento de las formas de
acción (u omisión) especificadas. En esta fase de la institución
jurídica del derecho criminal y del castigo, el objetivo puede ser
llamado disuasión (deterrence). El hecho de que este objetivo fun-
cione en parte forzosamente por aplicación de la sanción amena-
zada en el caso de violación y condena, no supone, por supuesto,
que la disuasión sea el fin primario o formativo del castigo. Por
supuesto, la institución del castigo tiene su principal sentido y jus-
tificación no en la disuasión, sino en la restauración de ese balan-
ce presuntamente equitativo de cargas y beneficios que los cul-
pables destruyeron, precisamente al optar por elegir sus propios
propósitos y ventajas en lugar de refrenar su conducta para evitar
la violación del derecho. Al escoger esa opción preferencial, los
culpables se otorgaron a sí mismos una ventaja sobre todos aque-
llos que refrenaron su conducta de modo de respetar el derecho.
De ese modo, los infractores disturbaron el balance presun-
tivamente equitativo de ventajas y desventajas entre ellos y los
respetuosos del derecho. Por lo tanto, el propósito primario del
castigo es el de restaurar razonablemente ese balance disturbado,
privando a los infractores condenados de su ventaja injustamente
obtenida —excesiva libertad de acción— imponiéndoles medi-
das, castigos, cuyo propósito preciso es restringir su libertad de
acción, sea por multas o prisión, proporcionalmente al grado en
el cual ellos satisficieron su auto-preferencia. En este sentido, el
castigo busca asegurar que, en el periodo de tiempo que va desde
antes del delito hasta el del castigo, nadie gane delinquiendo una
ventaja sobre sus conciudadanos.
Por ello, mientras la compensación del derecho civil (daño,
delito, etcétera) rectifica el balance roto de ventajas y desventajas

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

TEORÍA DE LA LEY NATURAL 99

entre los damnificados y los perpetradores del daño, el castigo en


el derecho criminal (penal) rectifica la relación entre los delin-
cuentes y los miembros de la comunidad respetuosos del derecho. La jus-
tificación retributiva (propósito general justificatorio) del castigo
explica por qué la competencia mental y el dolo o mente criminal
(mens rea) son pre-condiciones estándar de la culpabilidad crimi-
nal y del merecimiento del castigo. Esta justificación es compa-
tible con objetivos concurrentes como la disuasión, protección o
reforma, que aparecen como efectos colaterales suplementarios
de la sentencia retributiva, y con propósitos organizativos de me-
didas específicas y de caracteres, e. g., del régimen de prisión.
Ambos presuponen y refuerzan la realidad de que la comunidad
política en cuestión se presenta frente a los delincuentes y los res-
petuosos del derecho como siendo nuestra comunidad.

3. Cada sistema jurídico es de y para una comunidad


política particular

El examen de (i) cómo un sistema jurídico deviene indepen-


diente de otro mediante un proceso legítimo y (ii) cómo partes
de un sistema jurídico (e. g., su Constitución o sus normas para
identificar a los agentes públicos) son reemplazadas por el ilegíti-
mo proceso de un coup d’état o revolución, demuestra (véase Raz,
1979: 100-109) que la identidad de un sistema jurídico subsisten-
te como uno y el mismo sistema de normas jurídicas no puede ser
explicado (o coherentemente descrito) por una explicación que
se refiera sólo a las normas y a sus interrelaciones como normas
validadas y normas validantes. La identidad no-simultánea de un
sistema jurídico es una función de la identidad subsistente de la
comunidad de la que es su sistema jurídico.
La teoría jurídica está sub-alternada a la comprensión his-
tórica (incluida la auto-comprensión) de una comunidad y de
sus miembros de ser esta comunidad —paradigmáticamente este
Estado-nación— más que una secuencia accidental o aglome-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

100 JOHN FINNIS

ración de personas o eventos, y esta comprensión deberá ser en


cierta medida sustancial no-dependiente de las normas jurídicas
que la comunidad tuvo éxito en constituir para sí misma y sus
miembros. Sin lugar a dudas, el propósito compartido de vivir
juntos bajo el gobierno del derecho y la memoria compartida
del reconocimiento compartido de ese derecho como nuestro de-
recho son normalmente componentes importantes de esa com-
prensión compartida de la identidad político-comunal y jurídi-
ca. Pero otros propósitos compartidos, recuerdos y disposiciones
para actuar deben estar también sustancialmente presentes si el
fenómeno de la legítima independencia y del cambio constitucio-
nal revolucionario han de ser como lo son.
El realismo crítico de la teoría del derecho natural, eviden-
ciada en su aproximación a la realidad de la intención, como
distinta de la previsión y la inatención, y de la elección auto-
preferencial y de las diferentes relaciones entre (i) criminal y res-
petuoso del derecho, y (ii) causante del daño y víctima, la habilita
de modo similar a emprender una reflexión crítica, en el marco de
la teoría jurídica ampliamente entendida, acerca de los tipos de co-
munidad capaces de sostener y ser ordenadas, al menos en parte,
por los sistemas jurídicos.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS


DE LA RAZÓN PRÁCTICA*

Nuestras investigaciones, reflexiones y comunicaciones son ac-


ciones. A veces son meramente espontáneas, pero con mucha
frecuencia, como sucede con otros tipos de acción, suponen una
deliberación, elección y esfuerzo continuo, todo lo cual hace per-
ceptible la propia capacidad de res­puesta a las oportunidades. Este
trabajo trata una vez más sobre algunos de los principales elemen-
tos de esa capacidad de respuesta.

Hacer derecho nos sumerge tanto en actividades de razón práctica,


al tener que pensar qué elegir o hacer, cuanto en cierta reflexión
sobre el contenido y estructura de ese pensamiento. Como dice el
Aquinate, las leyes, sean extre­madamente generales o muy especí-
ficas, son todas “proposiciones universales de la razón práctica”.1
Desde que se comienzan los estudios jurídicos, espe­ cialmente
en el ámbito del common law, trabajamos para identificar las pro­
posiciones jurídicas que son correctas en ese ámbito (digamos, vá-
lidas). Para uno mismo y para otros, mostramos tanto el contenido
como la corrección de esas proposiciones por referencia a otras
proposiciones anteriores, esco­giendo condiciones para la validez

* Publicado originalmente como “Foundations of practical reason revisi-


ted”, American Journal uf Jurisprudence, South Bend, núm. 50, 2005, pp. 109-131.
Publicado en castellano en Persona y Derecho, Pamplona, núm. 64, 2011. Tradu-
cido por Carlos I. Massini-Correas. Colaboración idiomática de Ángeles Mas-
sini Pontis. Revisado por la redacción de la revista.
1 Summa Theologiae, I-II, q. 90, a. l, ad 2.
101

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

102 JOHN FINNIS

de una proposición jurídica, algunas de las cuales son denomi-


nadas por los juristas “fuentes del derecho” (de esta jurisdic­ción)
y otras “principios de interpretación”. Algunas teorías jurídicas
de los si­glos XIX y XX, como las de John Austin y Hans Kelsen,
podrían interpretarse en el sentido de que todas las condiciones de
validez jurídica se refieren a la forma y al hecho originante: for-
mas de transacción o procedimiento, como que la promulgación
pueda datarse en una legislatura en particular. Esta pos­tura tiene
un atractivo inicial para los juristas, acostumbrados como están a
buscar el “origen del título” (root of títle) en forma de transacción
datable, como venta, traspaso, inscripción en el registro, u otras
por el estilo. Pero ha resultado ser tan equivocada como autodes-
tructiva, al negar que los criterios o premisas para juzgar la validez
o corrección de las proposiciones jurídicas deban hacer referencia
también al contenido, esto es, al tipo de conducta que la proposi-
ción cuya validez está en cuestión busca imponer o autorizar, así
como a las vías a través de las cuales otras proposiciones jurídicas
imponen o autorizan esas conductas.
Las teorías que lo niegan se equivocan al suponer que pueda
explicarse la validez del derecho, tanto en el pensamiento como
en la práctica jurídica, sin que se reconozca la centralidad en
ambos niveles, de criterios de contenido tales como: (i) que las
proposiciones de derecho supuestamente válidas no de­ben con-
tradecir o ser inconsistentes entre sí en la práctica; (ii) que las
propo­siciones validadas por transacciones jurídicas particulares
y datables continúan siendo válidas salvo y hasta que se produz-
ca algún acontecimiento invalidante, y (iii) que las transacciones
posteriores y sus consecuencias normativas prevalecen sobre las
transacciones precedentes de la misma índole. Ninguno de estos
criterios se asienta sobre ninguna proposición fáctica o evento
originante y ninguno es un requisito lógico, ya que ningún requi-
sito lógico excluye la posibilidad de que cierta comunidad, y por
ende cada uno de sus miembros, esté simplemente confundido
y/o que sus gobernantes emitan reglas contra­dictorias para con-
fundir a los gobernados.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 103

Las teorías que buscan excluir de la “ciencia jurídica” to-


dos los crite­rios no-formales de validez fracasan en sus propó-
sitos explicativo-descrip­tivos. En cualquier comunidad, los cri-
terios de determinación de la validez empleados en su derecho
hacen referencia a consideraciones de contenido, tales como que
los sujetos de derecho necesitan recibir directivas coherentes y
practicables, que la ley debe cambiar cada cierto tiempo, que los
reque­rimientos y autorizaciones del derecho deben ser conocidos
previamente por los sujetos, que las disputas deben ser resueltas,
que se deben facilitar las transacciones y su efectividad, que las
incorrecciones deben ser rectificadas, las expectativas razonables
respetadas, el fraude desincentivado, y así sucesivamente. Los
criterios de contenido, como los principios generales del derecho
que acabo de mencionar, son llamados a veces, y razonablemen-
te, principios de interpretación. Dan forma al modo en que cual-
quier jurista entiende las declaraciones u otros acontecimientos
originantes que preten­dan dar validez a proposiciones jurídicas
en una jurisdicción particular, y también dan forma a cualquier
afirmación jurídica de esa supuesta validez. Todos estos criterios
generales, y aun las más específicas instituciones y las reglas que
las hacen efectivas en las distintas comunidades, asumen presu­
puestos acerca de lo que sería bueno para esa comunidad, y qué
sería daño­so (inestabilidad, inseguridad, disputas irresolubles, di-
ficultad para llegar a acuerdos que eviten conflictos futuros, falta
de respuesta a las nuevas amenazas y oportunidades, etcétera).
Dicho brevemente: las fuentes del derecho incluyen no sólo
sentencias relevantes de los más altos tribunales, leyes aplicables
y documentos constitu­cionales, escritos de juristas y principios y
estructuras de la lógica, sino tam­bién principios que articulan
lo que en el pensamiento jurídico de cada uno se nos aparece
(como se lo ha parecido a muchos otros) como requerimientos de
una conducta civilizada, decente y humana. E incluso, compren-
der un sistema jurídico, y por supuesto participar en su mante-
nimiento, aplicación y desarro­llo, supone comprometerse con la
razón práctica de un modo que invita a ser conscientes de (y da

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

104 JOHN FINNIS

la oportunidad de reflexionar sobre) su estructura, forma, proce-


dimiento, criterios y lógica, como un conjunto de razones para
la acción que cuentan como razones jurídicas, en razón de su
función de escoger en el sistema bienes posibles y maneras de
alcanzarlos, así como daños posibles y modos de evitarlos. A ve-
ces, sin duda, esta referencia a bienes y daños es inme­diata, pero
pienso que más comúnmente ha de ser discernida “remontándo-
se” desde la proposición jurídica específica hasta los principios de
los cuales “deri­va”; principios que articulan esa referencia como
parte del proceso racional de interpretación y validación, por el
cual, como buenos juristas, podemos justi­ficar la afirmación de
que determinada proposición (“p”, y es parte de nuestro dere-
cho que “p”) es una proposición de derecho válida o verdadera
(al menos del derecho de esta jurisdicción).

II

De este modo, un jurista, particularmente en la tradición jurídica


del common law,2 puede encontrar atractiva una explicación de la
2 Los juristas de la tradición romanística moderna se inclinan a llamar al
objeto de su disciplina droit, o derecho, o diritto, Recht, ius, “right”, términos que
su tradición de teoría interpretativa opone a lex y sus derivados loi, ley, “law”.
Indudablemente, lo que es justo entre las personas en una materia dada concierne
directamente a la ley. Pero esas relaciones no son tan fundamentales que no
puedan ser explicadas y mostradas como just(ificadas) por referencia a los prin-
cipios de la razón práctica (las proposiciones más universales acerca de lo que
ha de ser realizado u omitido). Desafortunadamente, aun la tradición inglesa de
traducción e interpretación de Tomás de Aquino se corrompió en este punto,
como muestra la muy discutible traducción dominicana de la afirmación del
Aquinate de que lex is aliqualis ratio iuris, como “law is an expression of right”,
cuando la traducción obvia y correcta es algo así como “law is (in the nature of)
a foundation of or informing idea behind right(s)” justamente, como explican las
afirmaciones precedentes del Aquinate, del modo en que la ratio de un edificio
es lo que preexiste en la mente del constructor y regula (provee la “regla” para)
la labor de construcción. Como se dice en la Summa Theologiae, II-II q. 57, a.
1, ad 2: “sicut eorum quae per artem exterius fiunt quedam ratio in mente
artificis praeexistit quae dicitur regula artis, ita etiam illius operis iusti quod

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 105

razón práctica como la que el Aquinate ofrece en su argumenta-


ción acerca del derecho, en la que trata cada ley positiva como
una proposición derivada de los primeros principios de la razón
práctica, ya sea a modo de “conclusión”, o bien, mucho más co-
múnmente, por la especificación, racional pero no deductiva, que
él llama determinatio.3
Pero no es cuestión de aceptar la explicación de Tomás de
Aquino sim­plemente porque es la suya, o porque incorpora la
de Aristóteles (y Platón), o bien porque se ajusta a algunos de los
principales aspectos de los hábitos de pensamiento de los juristas.
Todo en ella ha sido cuestionado y para ser reuti­lizado (si lo me-
rece y en la medida en que lo merezca) ha de ser analizado a la
luz de esos cuestionamientos y críticas.
Se supone comúnmente que el modo fácil de mostrar qué se
quiere decir con “razón práctica” o “racionalmente exigido”, es
señalar los casos en los que optando por, y haciendo o realizando
X, se va a alcanzar lo que se quiere (se va a satisfacer el propio
deseo, o el deseo dominante aquí y ahora). La necesidad de me-
dios para lograr un fin establecido por el propio deseo, se toma
paradigmáticamente como necesidad, racionalidad y normativi-
dad prácticas (“práctica”, al menos entendida como distinta de,
por ejemplo, la normatividad lógica). Estas afirmaciones pueden
calificarse como humeanas, o neo-humeanas, y efectivamente lo

ratio determinat quedam ratio praeexistit in mente, quasi quedam prudentiae


regula; ideo lex non est ipsum ius, proprie loquendo, sed aliqualis ratio iuris”. La
frase reemplazada aquí por elipsis obscurece las aguas recurriendo al sentido
(específico del derecho romano) de ley como algo escrito, pero el argumento es
claro en general, y debería presidir cualquier traducción de ratio iuris.
3 Sobre la determination, véase Summa Theologiae, I-II, q. 96, a. 4c; Finnis,
J., Natural Law & Natural Rights, pp. 282-290, 295-296; “On «the Critical Le-
gal Studies Movement»’’, American Journal of Jurisprudence, 1985, 30, pp. 21-42;
también en Oxford Essays in Jurisprudence, ed. John Bell & John Eekelaar, tercera
serie, Oxford, Clarendon Press, 1987, pp. 145-165; “Natural Law & Legal Rea-
soning”, George, R. P. (ed.), Natural Law Theory: Contemporary Essays, Oxford,
Clarendon Press, 1992, pp. 134-157; “The Truth in Legal Positivism”, George,
R. P. (ed.), The Autonomy of Law: Essays in Legal Positivism, Oxford, Clarendon
Press, 1996, pp. 195-214.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

106 JOHN FINNIS

son,4 pero el mismo Hume da una ver­sión desconcertante de la


idea de razón práctica:

Entiendo que no es contrario a la razón preferir la destrucción de


todo el mundo a un arañazo en mi dedo. Ni es contrario a la
razón elegir mi ruina total para evitar la mínima incomodidad
a una persona de la India completamente desconocida para mí.
Tampoco es contrario a la razón preferir un bien pequeño pero
conocido a uno mayor, y tener un afecto más ardiente por el pri-
mero que por el segundo. Un bien trivial puede, en ciertas cir-
cunstancias, producir un deseo superior del que produce el más
grande y más valioso disfrute.5

Esta afirmación de Hume me impresionó hace tiempo como


una admi­sión de lo que implica su explicación de la razón. Esto
es, que no es contrario a la razón que el deseo de un bien trivial me
desvíe de hacer lo que es necesario para alcanzar el más grande
y valioso disfrute propio, o para salvar a cada uno (o al mundo
entero) de la destrucción. Es decir, que la “prudencia”, en su es-
trecho sentido moderno de auto-interés, no es más requisito ra-
cional (ni siquiera motivo racional) que la moralidad, tomada en
el estrecho sentido moderno que establece su contenido por un
contraste implícito con el auto­interés.
No se trata aquí de que Hume se haya dejado llevar por el
amor a la pa­radoja o al efecto retórico. No es más que una de
las formas en las que Hume niega, o se ve obligado a negar, la
existencia de la razón práctica, a favor de un cuadro en el que

4
En realidad son más que neo-humeanas, tan importantes han sido tanto
sus fuentes como su influencia; acerca de los elementos neo-kantianos y webe-
rianos (por no mencionar los nietzscheanos) en la “moderna distinción hechos-
valores” y la llamada “positividad de los valores”, véanse mis reflexiones sobre
el Max Weber de Anthony Kronman (Stanford, Stanford University Press, 1983),
en “On «Positivism» and «Legal Rational Authority»”, Oxford Journal of Legal
Studies, 5, 1985, pp. 74-90.
5 Hume, D., A Treatise on Human Nature, ed. L. A. Selby-Bigge, rev. P.H. Nid-
ditch, Oxford, Oxford University Press, 1997, p. 416 (la cursiva es del autor).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 107

simplemente hacemos lo que hacemos, y en el que lo que de he-


cho hacemos, en cada situación, muestra qué es lo que deseamos
(quere­mos) más; muestra cuál es nuestro fin (dominante) y los
medios que creemos disponibles y eficaces. En un cuadro como
éste, simplemente no hay lugar para la normatividad, para ser
conducido o impelido a adoptar ciertos medios (en razón de su efica-
cia para el propio fin (o fines) que, no obstante, uno po­dría (irra-
cional o al menos irrazonablemente) no adoptar. Lo que cuenta
es el deseo dominante de cada uno en cada momento, que puede
muy bien ser el deseo de evitar las cargas y/o los efectos negati-
vos colaterales de los medios necesarios para alcanzar lo que fue,
hasta hace muy poco, el propio deseo dominante. El es de “es lo
que en este momento más deseo”, así como el es de “es aquello que
yo más deseaba hasta hace un momento” (y, también, el es de
“mi inteligencia es del tipo que encuentra medios para conseguir
fines”), no proveen de fundamento para un debe. De este modo, la
mecánica del deseo (finalmente reducible a algo tan crudo como
Hobbes lo pinta) ha eliminado todo el espacio conceptual que
podría haber sido ocupado por la razón prác­tica. Una razón
que es esclava del deseo puede indicar modos astutos para satis-
facer alguno de los propios deseos, pero no proporciona razones
para el obrar.
Estas implicaciones de la posición humeana han sido metó-
dica y efi­cazmente revisadas por Christine Korsgaard (1997) en
su crítica a los presu­puestos estándar sobre la normatividad de
la razón instrumental, y más par­ticularmente sobre la normati-
vidad o racionalidad práctica de la prudencia (auto-interesada).6
Allí llega a una conclusión, pienso yo, fuerte pero justifica­da. No
puede haber (sostiene) racionalidad práctica en absoluto (ni tam-
poco imperativos hipotéticos, ni medios racionalmente exigidos)
salvo que existan “algunos principios racionales que determi-

6 Korsgaard, C., “The Normativity of Instrumental Reason”, en Ethics &


Practical Reason, Garrett Cullity & Berys Gaut, Oxford, Oxford University Press,
1997, pp. 214-254.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

108 JOHN FINNIS

nen qué fines son merecedores de preferencia o persecución”,7


“principios normativos que impongan la adop­ción de fines”,
“algo que otorgue estatus normativo a nuestros fines”,8 propor­
cionando “razones incondicionales para tener ciertos fines, así
como principios incondicionales de los cuales se derivan esas
razones”9 (esto se puede expresar del siguiente modo: si no se
llevan las razones hasta el final, no hay manera de que puedan
entrar imperativamente en nuestras deliberaciones, porque “sal-
vo que algo agregue normatividad a nuestros fines, no podrá
exigirse la adopción de los medios que conducen a ellos”.10 Más
aún, esos fines han de ser “buenos en un sentido que vaya más allá
de lo deseable en un caso particular”.11 Porque “yo debo tener
algo que decirme a mí mismo acerca de por qué estoy [queriendo
un fin, y estando comprometido y permaneciendo comprometi-
do con él, aun frente a deseos que podrían distraerme y debili-
tarme, que pudieran disuadir­me]; algo mejor [que decirme a mí
mismo] que el hecho de que esto sea lo que quise ayer”12 [o hace
un momento; o incluso, si hay sentimientos encontrados, en este
preciso momento]).
Podemos resumir las observaciones de Korsgaard diciendo
que las razo­nes básicas para querer (para elegir y realizar la pro-
pia elección) establecen qué es bueno en aquello que la acción procu-
ra, y bueno de tal modo que pueda decirse que proporciona una

Ibidem,
7 p. 230.
Ibidem,
8 p. 250.
9 Ibidem, p. 252.
lbidem, p. 251.
10

Ibidem, pp. 250 y 251. Korsgaard, en las páginas 251 y 252, está tentada
11

de retractarse de esto para aceptar como “acto heroico existencialista”, “sim-


plemente tomar la propia voluntad en un cierto momento como normativa, y
comprometerse uno mismo para siempre con el fin seleccionado en ese mo-
mento”, “sin otra razón que la que uno lo quiere así”. Pero entonces debería
de conceder que, salvo que una persona así considere que hay algo de valioso
haciendo eso, algún bien o razón para hacer eso, ese “acto de compromiso” y
de subsiguiente “tomarlo como normativo” no es racional sino irracional.
Ibidem, p. 250.
12

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 109

razón incondicional para actuar en persecución de ese bien(es),


o al menos para evitar lo que podría negar ese bien(es). Esas ra-
zones que identifican bienes son incondicionales; interpreto a la
autora no en el sentido de que sean “categóricos” o “morales”,
sino en el de que son no-dependientes, no necesitan una justifica-
ción o validación (son primarios, intrínsecos, básicos).

III

Ahora bien, Korsgaard (por lo que sé), como otros filósofos con-
temporáneos, se abstiene de formular y responder a la cuestión
de si podemos especifi­car las razones básicas para querer y hacer,
y considerarlas coordinadamente como un conjunto. En su caso,
esta abstención puede estar relacionada con la tradición filosófica
en la que explícitamente se sitúa. La influencia de esta tradición
(tan importante si queremos entender también gran parte de la
teo­logía moderna) puede verse cuando, en sus Oxford Lectures de
2002, al abor­dar la cuestión de si (tal como ella lo formula) “los
deseos y las inclinaciones son meras respuestas a las propiedades
benéficas de los objetos, y sólo tene­mos que hablar de esas propie-
dades benéficas cuando hablamos de nuestras razones, y no de los
deseos o las inclinaciones en sí mismos”. Su respuesta es: “como
kantiana, no estoy de acuerdo” y desarrolla ese argumento de dos
maneras. Primero:

en Kant, [i] los caracteres de los objetos que deseamos y que


mencionamos cuando explicamos por qué valoramos esos obje-
tos, no les da­rían valor si no fuera por el modo en que esos ob-
jetos están relacionados con la fisiología y la psicología humanas.
[ii] En la base de cualquier deseo o inclinación, no importa lo
argumentativamente que lo defendamos, existe una adecuación-
a-nosotros básica, que es cuestión de naturaleza y no de ra­zón.
[iii] El valor es relacional y con lo que está relacionado es con
nuestra naturaleza.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

110 JOHN FINNIS

Con respecto a este primer modo de desacuerdo, quisiera re­


marcar que las tres proposiciones que ella identifica aquí como
kantianas, tal como están establecidas, me parecen sólidas, salvo
por el contraste implícito en “de naturaleza y no de razón”; y
ninguna de ellas proporciona suficientes razones como para du-
dar de que los deseos e inclinaciones inteligentes sean respuestas
a las propiedades benéficas de los posibles objetos de deseo, deli-
beración y elección.
En cuanto al segundo modo, apela de nuevo directamente
a esa específica tradición y a su maestro: “Como kantiana, creo
que son nuestras elecciones las que en última instan­cia confieren
valor a los objetos, aun cuando nuestras elecciones respondan a
ciertos caracteres de esos objetos”.
Interfiero en esta cita para sugerir que parte del problema
que se hace Korsgaard procede de la ambigüedad de la palabra
“objeto”. En efecto, en la antigua tradición que el pensamiento
kantiano (o al menos el de Kant) pretende tanto sostener como
criticar, los objetos de nuestra elección son (i) nuestras acciones,
(ii) los estados de cosas que las acciones pueden realizar o al me-
nos ocasionar y (iii) la consiguiente plenitud (al menos en parte,
si no completamente) de las personas, que es el último objetivo
de las acciones y de los efectos que persiguen. En este modo de
entender el término “objeto”, no cabe el pensamiento de que
nuestras elecciones, respondiendo a cierta característica de un
objeto, le confieran valor a ese objeto. Menos plausible aún sería
si se entiende que el término “objeto” incluye a una persona que
podría ser beneficiada o dañada por mi elección y mi acción.
Pero para vol­ver al segundo punto de Korsgaard:

Al elegir objetos, al conferir valor a las cosas que responden a


nuestra na­turaleza según modos aceptables, un agente afirma su
propio valor. Hace que lo que le importa importe absolutamente
y, de ese modo, lo hace merecedor de su elección.
[Volveremos en seguida a estas cuestionables afirmaciones,
después de dejar que Korsgaard agregue sus propias y bien cal-
culadas salvedades].

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 111

Pero incluso aunque el mismo agente crea esta teoría kantiana,


de ahí no se sigue que deba pensar de sí misma que elige objetos
simplemente porque quiere o le gustan. Aún puede hablarse, a sí
misma y a otros, acerca de qué es lo que le gusta en estos objetos
y por qué. Por ello a pesar de que puede deducirse de lo que digo
que elegimos cosas “porque las queremos”, de donde la inclina-
ción proveería a la razón, de aquí no se sigue que cuando alguien
nos pregunta
[y ese alguien puede ser muy bien “el mismo agente”, tal como
la misma Korsgaard ha señalado anteriormente sobre ese mismo
punto: “yo debo tener algo que decirme a mí mismo”]
(cuando alguien nos pregunta) por qué escogemos algo (no se
sigue de aquí que) la respuesta correcta sea “porque lo quería”...
(C)uando explicamos los propios valores a otra persona, es muy
poco informativo mencionar, como base del valor, el hecho de
que uno tenga una inclinación hacia el objeto. El otro lo sabe...
(Q)uiere conocer nuestra inclinación, qué es lo que nos conduce
al objeto. Y lo especificamos describiendo el incentivo, en la me-
dida de lo posible,
[es decir, proporcionando una representación cargada de mo-
tivaciones del objeto, presen­tándolo como deseable o repugnante
de algún modo específico].13

Tomando este pasaje en su conjunto, y dando todo su peso a


sus bien calculadas salvedades, en las que se extiende tras los tres
primeros postulados, me pregunto si no nos encontramos ante
otra manifestación de las sombras de la Ilustración: Hume fun-
dando todo lo referente a la razón práctica (o lo que inocente-
mente pensamos como tal) en los deseos que están constituidos
en nuestra naturaleza, en nuestra “fisiología y psicología huma-
na”; Kant ne­gando que eso pueda justificar la fuerza racional, la
normatividad (el carácter prescriptivo o directivo) de cualquier
razón para la acción y adscribiendo esa normatividad a la au-

Korsgaard, C., Self-Constitution: Action, Identity, and lntegrity (The John Locke
13

Lectures, 2002), Lecture Four, “Expulsion from the Garden: the Transition to Hu-
manity”, 4.4.4, with 4.1.1, http://www.people.fas.harvard.edu/korsgaar/Korsgaard.
LL4.pdf.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

112 JOHN FINNIS

to-legislación de la razón; Korsgaard tomando todo esto como


“un compromiso de uno mismo” con fines, pero con un Kant
incapaz de proveer explicación fundamental alguna acerca de
con qué fines resulta ra­cional e inteligente comprometerse. Y en
todo ese tiempo, los aristotélicos del momento (como algunos
todavía hoy) han sido incapaces de proveer la ayuda que intui-
mos en la idea de Korsgaard de un “ajustado-a-nosotros básico
que es cuestión de naturaleza”, porque también ellos lo tratan
“como asunto de la naturaleza y no de la razón”,14 habiendo per-
dido conexión con la comprensión epistemológica fundacional
de Aristóteles y el Aquinate que lamento no ha­ber argumentado
como tal en Natural Law and Natural Rights: una naturaleza como
la nuestra se conoce entendiendo los objetos que dan sentido a los
actos a través de los cuales se realizan las capacidades de un ente
de esa naturaleza.15

14
Para una afirmación complementaria sobre algunas deficiencias en la
tradición neo-aristotélica, véase mi Fundamentals of Ethics, Oxford, Clarendon
Press, 1983, p. 32, donde, habiendo mostrado que el punto de vista de Anthony
Kenny es que hay “algunos deseos que están más allá de toda pregunta, que
simplemente existen como «hechos naturales» acerca de mí mismo o de todos,
y que hacen posible el razonamiento y la razonabilidad práctica, sin ser ellos mis-
mos objeto de razón o comprensión”, yo continué: “Aquí obviamente hemos unido a
Hobbes con Hume. Pero no sólo a Hobbes y a Hume. Una escuela completa de
intérpretes de Aristóteles ha afirmado que, cuando Aristóteles decía «la delibe-
ración es acerca de los medios, no de los fines», quería acercarse a aquellos que
sostienen que los fines básicos de nuestra acción son provistos, no por nuestra
captación inteligente de ciertos objetivos como verdaderamente buenos, sino
más bien por los deseos con los que la naturaleza nos ha equipado, o que sim-
plemente tenemos. Y esa escuela de intérpretes ha encontrado apoyo en los
muchos neo-escolásticos que piensan que están siguiendo al Aquinate cuando
afirman que la prudencia concierne a los medios y no a los fines, y que la sindéresis
(el otro aspecto de la razón mencionada por el Aquinate en conexión con este
punto) no es una cuestión de comprensión de los fines, sino de intuición de las
verdades morales acerca de lo adecuado o lo obligatorio, es decir, acerca de
ciertas condiciones para la persecución de los fines (supuesto que los fines de la
acción humana son provistos por «inclinaciones» subracionales)” [cursivas en
el original].
Véase, Fundamentals of Ethics, pp. 20-22; Aquinas: Moral, Political and Legal
15

Theory, Oxford, Oxford University Press, 1998, pp. 29-34, 90-94,102.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 113

La confusión ilustrada que de aquí se deriva se ve claramen-


te en la oscilación, en este pasaje de Korsgaard, entre (a) la idea
de “conferir valor a las cosas que responden convenientemente a
nuestra naturaleza”, (b) la idea contraria según la cual la respues-
ta de esas cosas a nuestra naturaleza las hace valiosas previamen-
te a nuestra elección, y convierte esta última en inteligente y (en
principio) razonable, y (c) la idea de que como agentes tenemos
un valor propio que ha de ser “afirmado”, lo que puede signifi-
car simplemente “alegado” (libremente afirmado y, por lo tanto,
también libre­mente rechazable), pero que es más natural enten-
der como que es realmente un valor.
¿Qué hacer con la propuesta de que en la acción uno está
“afirmando su propio valor”? Primero: tal como creo que ella
presumirá, sería irrazonable de mi parte afirmar simplemente,
sin razón, que yo tengo mi propio valor, y que lo que me importa
a mí importa “absolutamente y es, en consecuencia, digno de mi
elección”, aunque usted y cualquier otro no tenga ese mismo tipo
de valor, y lo que le importe a usted y a otros no importe de la
misma manera. Por lo tanto, si no fuera evidente (susceptible de
ser afirmado de modo autoevidente) que los otros, al menos al-
gunos de ellos, y lo que a ellos les importa, es valioso de un modo
que me da razones incondicionales (si no categóricas u obligato-
rias) para actuar a favor de ellos, el pensamiento de que yo y mis
asun­tos tienen ese valor no tendría asidero. Segundo: los sólidos
argumentos de Korsgaard contra la interpretación de Hume (y
consiguiente negación, bus­cada o no) de la razón práctica mues-
tran suficientemente bien que mi mero deseo o determinación
de tratarme a mí mismo y lo que me importa como dotado de un
valor o dignidad inherente (absoluto), provee una razón para ha-
cerlo así. Tercero: decir (o pensar) que tanto yo como lo que es
objeto de mi elec­ción tienen valor exige ver si en esa proposición
hay algo de interés, algo digno de ser creído, sin que haya que
introducir condiciones y exclusiones. Para ser dignos de elección,
los objetos de mis elecciones, ¿no deben tener un valor distinto
del que se atribuye al objeto perseguido por un borracho que

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

114 JOHN FINNIS

busca una farola para una serenata, o bien (para cambiar la na-
turaleza de la duda) al del objeto de un estafador crudamente
egoísta y cruel, que adula para engañar, violar, robar y matar
por el sólo deseo de hacerlo? ¿Y puede mi valor contar algo en
una deliberación o en una reflexión, a menos que sea diferente
del de agentes tales como un cáncer vigoroso, o el de un cocodrilo
zambulléndose en su guarida con su presa aún viva, el niño de
alguien, entre sus fauces? De modo más pertinente aún, ¿no es
claro que los pensamientos acerca del valor de los propios ob-
jetivos, y de la identidad que uno inevitablemente adquiere al
per­seguirlos, no pueden ser afirmados razonablemente a menos
que en algunos casos pudieran equivocarse? Que pueden hacerlo
es algo que hemos aprendi­do todos (al menos por experiencia)
desde el comienzo de la edad de la razón, a los seis o siete años,
o cuando haya sido.

IV

Siguiendo al Aquinate, y la reformulación de su pensamiento por


Germain Grisez, así como la evidencia de (inter alia) la antropo-
logía empírica, Natural Law & Natural Rights ofrece una lista de
razones básicas para querer (desear inteligentemente) y hacer. Las
discusiones de la ciencia jurídica acerca del libro han tendido a
focalizarse demasiado exclusivamente en esa lista, como si las res-
puestas a todas las cuestiones decisivas estuvieran allí. Los filóso-
fos, por el contrario, han tendido a ignorarlas; muchos de ellos
quizá porque asumen que una enumeración tan directa y sencilla
no puede ser una respuesta verdadera a los problemas estudiados
por Hobbes, Hume, Kant o Nietzsche, aunque otros como Mar-
tha Nussbaum y Amartya Sen han rechazado esa suposición y
pro­puesto su propia lista, también breve y sustantiva.16 En 1995-7,
16
Véase la amplia y documentada discusión de sus listas (y de la mía) en
Alkire, S., Valuing Freedoms: Sen´s Capability Approach and Poverty Reduction, Oxford,
Oxford University Press, 2002.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 115

Sabina Alkire sometió estas listas, que en parte se solapan, a un


test de conformidad con la auto-comprensión de las mujeres en la
villa de Arabsolangi, en el lejano inte­rior de Afganistán, tal como
lo describe en su libro doctoral Valuing Freedom.
Tomás de Aquino pensó en estas razones básicas como los
primeros prin­cipios prácticos o principios de la razón práctica;
“principios” tanto como pro­posiciones de la mayor generalidad
y comprehensividad, cuanto como fuentes de todo pensamien-
to inteligente acerca de qué hacer. Son los “principios de la ley
natural o del derecho natural” que los juristas andan buscando.
Pero a pesar de que son pensados precisamente como una situa-
ción final en una búsqueda jurídico-práctica de las raíces de las
exigencias del derecho, lo que quiero subrayar en el resto de este
trabajo es que identificarlos y afirmarlos es sólo un comienzo.
¿Cuáles son las cualidades de pensamiento y de respuesta
que están in­volucradas en el trayecto desde los primeros prin-
cipios hasta los juicios rela­tivamente específicos aptos para ser
leyes en una comunidad política justa? Algunas de las cuestiones
que rodean a esta pregunta han sido exploradas recientemente
por Terence Irwin en “The Scope of Deliberation: A Conflict
in Aquinas” (1990)17 y “Practical Reason Divided: Aquinas and
his Critics” (1997).18 El primer artículo sugería que el Aquinate
sostiene incoherente­mente estas dos afirmaciones: (A) que la deli-
beración es siempre acerca de los medios, no de los fines, y que la
virtud intelectual del buen deliberar (pru­dentia) no tiene papel al-
guno en la identificación (y adopción) por la persona virtuosa del
fin o fines correctos, que sería más bien asunto de esa captación
no-deliberativa de los fines básicos y de los primeros principios
prácticos que el Aquinate denomina sindéresis y que afirma que
es participada del mismo modo por los viciosos y los virtuosos;
y al mismo tiempo (B), que la prudentia tiene (necesariamente) un
papel en esa identificación (y adopción) del fin o fines correctos

Review
17 of Metaphysics, 44, 1990, pp. 21-42.
18
En Cullity & Gaut, Ethics & Practical Reason, pp. 189-214.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

116 JOHN FINNIS

que distingue a la persona virtuosa de la viciosa. En su segundo


artículo, Irwin abandona tácitamente esta afirmación acerca de
la inconsisten­cia de Tomás de Aquino, y encuentra la necesaria
conciliación en la idea de que existe una “macro-prudencia”, la
virtud gubernativa del buen deliberar acerca de todo lo relacio-
nado con lo que constituye, por así decirlo, la felicidad en gene-
ral (206); la sindéresis, que comparten tanto los viciosos como los
virtuo­sos, nos dice nada más ni nada menos (según la tesis de
Irwin), que para todos y cada uno de nosotros hay un “fin univer-
sal” (203-204), “el bien final de los seres humanos con la natura-
leza que les es propia” (202); corresponde a la macro-prudencia
colocarnos en el camino de la acción correcta, determinando ese
fin universal y ese bien final.
Pero no es esa, pienso, la manera correcta de sintetizar las
afirmaciones del Aquinate (cuya inconsistencia [en el nivel de
las afirmaciones] ha intere­sado a sus seguidores durante siglos)19
en un conjunto coherente de propo­siciones acerca del papel de
las virtudes intelectuales (no menos morales; sumariamente, la
prudentia) en el establecimiento del contenido de la razón práctica
(y por lo tanto de la ética y de una buena política).20 El “primero
de los primeros principios de la ley natural” (202) no articula, ni
siquie­ra genéricamente, el concepto de un fin universal o bien
final de los seres de nuestra naturaleza.21 La vigorosa indagación

19
Véase el comentario de Cayetano a la Summa Theologiae, I-II, q. 66, a. 3,
ad 3 (Aquino, Tomás de, Opera Omnia [edición Leonina], VI, p. 433). Yo mismo
he tratado de mostrar en algunas reflexiones todavía inéditas sobre los pasajes
relevantes en el Aquinate cómo pueden y deberían ser sintetizadas: “A Problem
about Practical Reasonableness in Aquinas” (presentada, con un comentario de
Irwin, en Chapel Hill, North Carolina, en 1998).
20
Irwin muestra bien cómo “un agente virtuoso debe entender (quizá sin
formularlo) el tipo de consideraciones que conciernen al teórico” (210).
21
Después de haber citado la parte central de la I-II, q. 94, a. 2, acerca
de los primeros principios de la razón práctica, Irwin afirma: “En este pasaje
Tomás de Aquino se refiere a su previa discusión sobre el bien último (I-II, qq.
1-5)” (202). Pero yo no veo en la q. 94, a. 2 ninguna referencia, ni siquiera im-
plícita, a esa discusión acerca del “bien último”. La conexión que hace la q. 94,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 117

del Aquinate acerca de ese fin último, al comienzo de la Prima


Secundae (indagación guiada tanto por preocupaciones y premisas
específicamente teológicas, cuanto por el modelo de la Ética de
Aristóteles) producen poco o ningún fruto para una ética filo­
sófica, más allá de la noción paradójica de que existe una im-
perfecta beatitudo, una “total realización” incompleta, que consiste
en vivir de acuerdo con las virtudes. En qué consiste tener esas
virtudes, y de qué modo la propia com­prensión receptiva puede
avanzar desde los primeros principios captados en la sindéresis
hasta la distinción entre lo moralmente bueno y malo, y entre
elecciones virtuosas y viciosas, queda en las primeras secciones
de la Prima Secundae en tanta oscuridad como en Aristóteles en su
discusión sobre la eudaimonía en los capítulos I y X de la Ética tras
iluminar la virtud de justicia en el capítulo V.
No, el “primero de los primeros principios de la ley natural”,
que ocupa la misma posición en el pensamiento práctico que el
principio de no con­tradicción en todo el pensamiento,22 impo-
ne sólo que actuemos hacia algún objetivo inteligible, y los primeros

a. 2, entre bien y propósito no es, desde luego, “ni tautológica, ni trivialmente


analítica”, pero esto no es porque al afirmar la conexión el Aquinate “sostenga
que los agentes racionales, al actuar en razón del bien, buscan alcanzar una es-
tructura racional en sus objetivos” (o al menos él no está aquí haciendo, ni nece-
sita hacer) una afirmación sobre la “estructura racional en sus objetivos”, bajo
la descripción de un orden racional de objetivos hacia un único objetivo final. El hecho
de que qq. 1-5 parezcan argüir que cualquiera que tiene racionalidad no puede
por menos que tener un único objetivo final de ese tipo, es importante para el
Aquinate, pero no, pienso, para la q. 94, a. 2, ni tampoco para su desarrollo
en la estructura de los principios secundarios de la razón práctica, que son la
razón (ratio) de las virtudes morales y los principios más generales del derecho
positivo. La vinculación afirmada en la q. 94, a. 2, se mueve entre los conceptos
de lo deseable (apetecible) y lo perfectivo (aquello que hace mejor y por lo tanto
constituye una oportunidad); el estrecho vínculo entre ellos está expuesto con
la mayor claridad en la Summa Theologiae en I, q. 5, a. 1 (véase Natural Law and
Natural Rights, pp. 78 y 79).
Summa Theologiae, I-II, q. 94, a. 2c (“Hoc est ergo primum principium
22

legis, quod bonum est faciendum et prosequendum, et malum vitandum”);


Finnis, J., Aquinas, pp. 79, 80, 86 y 87.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

118 JOHN FINNIS

principios sustantivos son imperativos pre­cisamente al y por ele-


gir los tipos de objetivo (fin, bien, valor) que tienen la inteligi-
bilidad requerida; son inteligibles en cuanto que deseables por
ser be­neficiosos para alguien: vida, matrimonio, conocimiento,
amistad, razonabilidad práctica, así como semejanza y armonía
(incluso assimilatio) con la fuente trascendente de toda realidad y
valor.23
Cualquiera que parta de un conocimiento básico de la cau-
sa y el efecto y de lo que es posible (e. g., que las preguntas se
pueden responder, y que las respuestas unidas resultan ámbitos
de conocimiento) puede comprender tanto el contenido como la
imperatividad de las proposiciones que escogen y nos imponen
seguir estos bienes humanos básicos. Pero no se puede responder
en concreto a esa imperatividad sin considerar esos fines tanto en
su relación mutua como en relación con lo que puede realizarlos
y/o hacerlos efectivos de modo inteligente. Porque no podemos
perseguir ningún tipo de fin, por más que sea último o “macro”,
sin ponerlo en relación con los medios (con algo que promueva
o realice y concrete un fin de ese tipo: Summa Theologiae, I-II, q.
12, a. 4). Por lo tanto, todo lo referente al modo en que estos
bienes huma­nos básicos inteligibles son coherentes entre sí y son
realizables sensatamente (razonablemente) es asunto de la racio-
nabilidad práctica, es decir, de la pruden­cia.24 No hay una “facul-

Aquí ajusto levemente la lista que propone el Aquinate en ST, q. 94, arts.
23

2 y 3, cambiando “conocimiento de Dios”, para acomodar la estrecha relación


que él ve entre la deseabilidad del conocimiento de Dios y la deseabilidad de,
conociéndolo, ser como él; Summa contra Gentiles, III, c. 25, n. 1; Finnis, J., Aqui-
nas, pp. 308-315.
24
Cuando Philippa Foot se liberó del neo-humeanismo que apunté como
fundamental a su pensamiento moral en mi “Reason, Authority and Friendship
in Law and Morals”, Jowett Papers, 1968-1969, ed. B.Y. Khanbhai, R.S. Katz, &
R.A. Pineau (Oxford, Basil Blackwell,1970), pp. 101, 24 (y véase su comentario
en la p. 25), y Finnis, J., Fundamentals of Ethics, pp. 28, 29, 62, una parte impor-
tante de esa liberación provino de ver el error de sostener, tal como tantos lo
han hecho y lo hacen, que “primero llegamos a la teoría de la acción racional, y
después tratamos, lo mejor que podemos, de encajar la racionalidad de los actos
de justicia y caridad”; “Does Moral Subjectivism Rest on a Mistake?” [su Hart

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 119

tad especial” llamada sindéresis.25 En realidad, de un fin a otro


de la razón(amiento) práctica, sólo hay el propio entendimiento
(intellectus, intelligere) con sus orígenes o raíces o fundamentos en
actos no-deduc­tivos de profundización en, de entendimiento de,
los datos de la experiencia, y después el esfuerzo y la disciplina
del juicio razonable, como es propio de una “persona de buen
juicio”. “Juicio”26 es sin duda la expresión inglesa práctica para
indicar prudentia, que en sí misma no es más que la prolongación
de la propia inteligencia a la conformación (informando y dirigien-
do, con la inteligibilidad integral de los bienes básicos) de las pro-
pias deliberaciones, juicios, elecciones y a la transformación de
las propias elecciones en acciones, y en el cumplimiento posible
según las circunstancias propias y de aquellos a quienes beneficia
nuestra acción.
Estoy de acuerdo con Irwin (y con Aristóteles y Tomás de
Aquino) en que los principios elegidos por una ética filosófica
y que informan esa teoría ética y toda teoría política y jurídica
dignas de ese nombre, no pueden ser otra cosa que una reflexi-
va, auto-consciente y convenientemente extensa, versión de la
prudencia, de un pensamiento sensato acerca de lo que hay que
hacer con la propia vida, incluyendo la vida como ciudadanos.

Lecture de 1994 en Oxford], Oxford Journal of Legal Studies, 15, 1995, pp. 1-14, en
pp. 4 y 5. Acerca del error que Sidgwick denominó y defendió como “el punto
de vista ético moderno”, véase por ejemplo mis comentarios en Aquinas, 111,
sobre las teorías “construidas para exponer la racionalidad y/o primacía natu-
ral de la «prudencia» egoísta, y explorar la cuestión de cómo podemos «trazar
un puente» entre esa prudencia (de una orilla) y moralidad (en la costa más
lejana)”. Cfr. Finnis, J., Natural Law and Natural Rights, p. 134.
25 La primera afirmación del Aquinate sobre la sindéresis es que no es una
potencia (sino más bien un habitus). ST, I, q. 79, a. 12c; cfr. Irwin, p. 201.
26 “Mis días de inexperiencia. Cuando mi juicio aún estaba verde”, Anthony
& Cleopatra, 1.5.607; véase también 1.4.555: “jóvenes, que siendo maduros en
conocimiento, empeñan su experiencia en su placer presente, y así se rebelan
contra el juicio”; asimismo, 2.2.754, 3.13.2279, y otros lugares incontables en
las reflexiones de Shakespeare sobre los caracteres y las acciones. No importa,
en definitiva, que Cleopatra esté equivocada, o coqueteando, al decir que ahora
es menos inmadura, menos falta de razonabilidad práctica.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

120 JOHN FINNIS

Menciono esto aquí porque la idea de que no se puede hacer


bien teoría ético-política sin poseer la virtud moral (e intelectual)
de la razonabilidad práctica puede parecer arrogante, pero en
realidad es un reconocimiento de que en este tipo de teorización
se tiene una vulnerabilidad especial e inevitable al error teóri-
co, concretamente al que es consecuencia de algún lamentable
defecto en nuestro carácter, que supone cierta falta de prudentia.
Por supuesto, se puede ser, para decirlo “académicamente”, par-
tidario de buscar el propio camino en el marco de un sistema
ético que se acepta en proposiciones ya articuladas por otros, ya
sea por un magister individual o por una comunidad, “escuela”
o tradición, y más aún si se trata de un sistema jurídico (como
no­sotros hoy podríamos ser partidarios, por ejemplo, de la escla-
vitud tal como se daba en el derecho romano. Esto no necesita
una razonabilidad práctica muy desarrollada, ni prudentia ni otras
virtudes. Pero no se trata de una teo­ría, propiamente hablando).
No obstante, de aquí no se sigue que todos los errores o de-
bilidades que se cometen al teorizar deban ser atribuidos a las
propias imperfecciones morales. Los descuidos y errores en el
juicio teórico pueden estar motivados por no reflexionar con pre-
cisión en nuestras deliberaciones y disposiciones, y/o no razo-
nar correcta y enérgicamente a partir de esas reflexiones. La ex­
plicación de la ética propuesta en Natural Law and Natural Rights
se equivoca al identificar lo que valida y unifica la inteligibilidad
de los ocho o nueve principios sobre los cuales versa su capítu-
lo sobre los “requerimientos meto­dológicos de la razonabilidad
práctica”. Debería haber explicado estos principios proto-éticos
como especificaciones del principio maestro de la moral, según
el cual debemos permanecer abiertos, en todo nuestro deliberar
y que­rer, a la realización completa (que ni es la propia ni indi-
ferente a la propia, sino que radica en la realización de todas
las personas humanas en todas sus comunidades). Estas especifi-
caciones aportan algo verdaderamente decisivo que “decirnos a
nosotros mismos” (tal como lo dice Korsgaard) frente a las mo-
tivaciones emocionales que pueden desviarnos de (en la medida

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 121

en que son distintas de las que nos mantienen en ello) responder


con razonabilidad integral a las directivas de las razones básicas.
Y de este modo nos movemos a partir de la comprensión, en
sí misma pre-moral,27 de los bienes humanos básicos, las razo-
nes prácticas básicas, en pos de distinciones y razones mora­les
(desde, por ejemplo, bienes como “vida-saludable”, o integridad
racional-­emocional, con sus correlativos males o daños corpo-
rales o psicosomática, falta de armonía y sufrimiento, hasta la
distinción moral entre la crueldad y la acción benéfica de infligir
un sufrimiento como un efecto colateral de, por ejemplo, curar
o auxiliar).

Este trabajo se mantiene en los fundamentos y no va más adelan-


te, ni hacia los principios intermedios que estructuran el pensa-
miento específicamente moral (y en realidad el jurídico) ni hacia
dialécticas de método ético, tales como uti­litarismo, consecuencia-
lismo o proporcionalismo y sus contrincantes teórico-­jurídicos.28
El tema del trabajo son los primeros principios prácticos en su
contenido progresivamente desvelado. Un motivo para mantener-
se aquí es subrayar la unidad de la propia razón. Si bien la razón

“Pre-moral” no significa “no-moral”; véase Aquinas, 87: “El sentido moral


27

de «debe, entendido de modo crítico, no meramente convencional, se alcanza...


cuando se sigue la relación del (absolutamente) primer principio práctico con
todos los otros primeros principios, conforme a una razonabilidad que no es
restringida ni desviada por ningún factor subrracional, como puede ser una
emoción distractiva. En ese sentido, el «debe» de los primeros principios es
«incipientemente» o «virtualmente», pero todavía no actualmente, moral en su
normatividad o carácter directivo”.
Véase Natural Law and Natural Rights, pp. 111-124; Fundamentals of Ethics, pp.
28

80-135; Nuclear Deterrence, Morality and Realism, Oxford, Clarendon Press, 1987,
pp. 177-272; Moral Absolutes, pp. 13-83; “Commensuration and Public Reason”,
in Incommensurability, Incomparability, and Practical Reason, ed. Ruth Chang, Cam-
bridge-Mass., Harvard University Press, 1997, pp. 215­-233, 285-289.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

122 JOHN FINNIS

encaminada a la delibe­ración y a la elección tiene sus primeros


principios, verdaderamente primeros y no deducibles, la razón
teórica o especulativa y la razón práctica no son de ningún modo
dos potencias diferentes. Cuando pensamos seriamente acerca
de qué sería bueno hacer, alcanzar, o llegar a ser, nos basamos en lo
que cree­mos acerca de lo que puede ser, es, ha sido, o es probable.
Y comprender ver­dades básicas, tales como que “el conocimiento
es bueno y deseable y ha de ser valorado y buscado” (accesible aun
para aquellos que no lo hacen), presupone una conciencia (podría-
mos decir “teorética”) de la posibilidad (accesibilidad) de superar
la ignorancia, una conciencia que es complementada con el nue-
vo conocimiento “práctico”, original y no derivado lógicamen-
te (no-deducido), articulado en esa misma proposición práctica.
Igualmente, cuando pensamos seriamente acerca de qué índole
de ser somos los seres humanos, nos basamos en ese conjunto de
principios prácticos originales y primarios que son no sólo la fuen-
te (principium) de la normatividad29 articulada en el pensamiento
jurídi­co30 y moral, sino también una fuente de nuestro conoci-
miento de la naturale­za humana. Porque, repito, conocemos la
naturaleza de una realidad dinámica como la nuestra conociendo
las capacidades de ese tipo de ser que somos, y a su vez conoce-
mos las capacidades conociendo las actividades de las cuales esos
seres son capaces, y sólo comprendemos esas actividades cono-
ciendo su objetivo —que es precisamente lo que encontramos al
identificar cada una de las formas básicas de bien humano—.

29
Hay otras fuentes de normatividad, lógicas, técnicas o naturales. Pero en
tanto el pensamiento propio en lógica, tecnología y arte, así como en ciencias
naturales y en el ámbito ético y jurídico, es una acción sujeta a las propias elec-
ciones, la dirección real del pensamiento y la argumentación depende siempre,
al menos en parte, de la normatividad práctica que implica la bondad y la
prosecución del valor propias del conocimiento.
Por supuesto, existe mucho pensamiento jurídico que, de hecho, meramen-
30

te imita sin participar en el reconocimiento de la normatividad moral que da su


mejor sentido a la existencia del derecho; pero este pensamiento jurídico no es
central, por más frecuente que sea.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 123

“Identificar” es, no obstante, un término poco adecuado. De


lo que es­tamos hablando es de un entender cada uno de esos
aspectos o modos desea­bles de ser persona o una comunidad
humanas. Tal como vengo diciendo, ese entender es igualmente
una percepción, es ser consciente, de la normatividad que, una
vez desarrollados su contenido y su fuerza, llamamos moral; es
ser consciente tanto del contenido como de la fuerza racional
(normatividad, im­peratividad) de las proposiciones morales. Lo
más específico y propio de las normas morales no será más que
una especificación de lo que estaba (está) genéricamente conte-
nido como imperativo en los principios que expresan las formas
básicas de la oportunidad/perfección humana. Por lo tanto: lo
que es­tos principios básicos contienen, lo que son verdaderamen-
te estas formas bási­cas de bienestar humano, ha de ser indagado
con celo y cuidado (con esfuerzo) y con todos los recursos de la
reflexión, incluyendo aquello que vagamente denominamos fic-
ción (por ejemplo, El rey Lear).
Lo que llamamos voluntad es esencialmente nuestra capaci-
dad de respuesta a la propia comprensión de esas oportunidades
(si la enseñanza de Hume acer­ca de la incapacidad de la razón
para motivar fue el resultado de su equivocada comprensión del
comprender, o más bien de su equivocada comprensión de los
múltiples estratos de los apetitos humanos, poco interesa: esa en-
señanza es completamente equivocada).31 Cuando tratamos de
expandir nuestra compren­sión de las formas básicas de oportu-
nidad que se nos abren, respondemos (con ese tipo de interés ge-
nérico o actitud proactiva que el Aquinate llama voluntas simplex)
a la bondad inteligible de cualquier tipo de bien que sea en ese
momen­to el objeto de nuestra indagación, pero también respon-
demos con algo más concreto y cercano a la elección, esto es, con

31
A las críticas de Korsgaard, resumidas en el apartado III, hay que agregar,
por ejemplo, George, R. P., “A Defense of the New Natural Law Theory”, en In
Defense of Natural Law, Oxford, Oxford University Press, 1999, pp. 17-30; Boyle,
J., “Reasons for Actions: Evaluative Cognitions that Underlie Motivations”,
American Journal of Jurisprudence, 46, 2001, pp. 177-197.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

124 JOHN FINNIS

la intención, hacia el bien inteligible del conocimiento, y hacia el


bonum rationis, el bien del influjo motivador que proviene de la ra-
zón y su normatividad en nuestra propia vida, más existencial que
meramente proposicional (en nuestro deliberar, elegir y hacer).32
En los últimos veinticinco años, varios de los que estamos
comprometi­dos en tareas de reflexión práctica (Natural Law &
Natural Rights es una mani­festación), hemos ensayado diferentes
explicaciones de los bienes humanos bá­sicos. Por ejemplo, el ma-
trimonio no fue identificado propiamente en NLNR, donde la
vida, la transmisión de la vida y la amistad quedaron en una posi-
ción incierta.33 Creo que un buen ejemplo es la reflexión sobre la
complementa­riedad de los dos sexos, y acerca del modo en que,
en los actos maritales, la pareja puede actualizar, expresar y tener
experiencia de su compromiso con el matrimonio como forma
de amistad orientada y apropiada a la procreación.34 Después
está ese bien que podemos llamar armonía entre las personas,
o amis­tad, sociabilidad, o incluso justicia. La igualdad radical
(fundacional) entre las personas que es en realidad su verdadero
núcleo, se puede entender al reflexio­nar sobre situaciones extre-
mas, como, por ejemplo, si una represalia contra los habitantes
de una ciudad enemiga, o un ataque bélico estratégico contra los
habitantes de una ciudad o región, o la producción de seres hu-

Sobre el bonum rationis, ampliamente descuidado en las explicaciones e


32

intentos de recreación de la teoría moral del Aquinate, aun cuando es el bien al


cual la prudentia es la respuesta adecuada, véase Summa Theologiae, I-II, q. 94, aa.
3 & 4; asimismo, q. 91, a. 2c, q. 93, a. 6c; Aquinas, pp. 83-85, 98 y 99.
Véase, Natural Law and Natural Rights, pp. 86 y 87. Los editores y traducto-
33

res de las consideraciones del Aquinate acerca de los principios básicos en la


Summa Theologiae, I-II, q. 94, a. 2c, han mostrado una falla similar en la comp-
rensión de este asunto: véase, Finnis, J., Aquinas, pp. 82, 97 y 98.
Véase, por ejemplo, Grisez, G., The Way of the Lord Jesus, vol. 3: Living
34

a Chistian Life, Quincy-Illinois, Franciscan Press, 1993, cap. 9, especialmente


la sección E; Finnis, J., “The Good of Marriage and the Morality of Sexual
Relations: Some Philosophical and Historical Observations”, American Journal
of Jurisprudence, 42, 1997, pp. 97-134. En cierta medida se trata de un redescu-
brimiento por parte de la filosofía de algo ampliamente alcanzado en otros
dominios del pensamiento.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 125

manos a través de la manipulación técnica, son oportunidades o


meras tentaciones.
El bien que tenemos quizá mayor posibilidad de considerar
de cerca es el de la vida humana misma. Desde su comienzo a su
fin, es nada menos que la existencia real de la persona, del ser hu-
mano. El Aquinate, precisamente cuando presenta su lista de los
bienes humanos básicos, completa, aunque no exhaustiva, dice
que este bien es, como la existencia, uno que compartimos con
todas las otras creaturas, cualesquiera que éstas sean.35 Si bien
esto es verdadero, sería muy engañoso si impide que percibamos
las grandes diferencias entre la existencia de una molécula (o un
lago) de agua, la vida de una zanahoria, la vida de un gato y la
vida de un ser humano. Porque la vida humana es la existencia de
un ente con las capacidades radicales (reales en su orientación a la
acción aun cuando se encuentren impedidas en su actuación por
inmadurez, sueño, enfermedad o vejez) para vivir con santidad,
heroísmo, vergüenza o culpa.
Pero estas son categorías morales (si no también jurídicas)
del carácter humano, por lo que restringiré mi exposición de este
punto a categorías más fundamentales, tales como significado,
verdad y libertad. Nuestra naturaleza en cuanto creaturas hu-
manas, la matriz de las capacidades radicales que todos tenemos
desde el comienzo, viene ejemplificada por cómo hacemos co-
sas con palabras. Ciertos sonidos o señales, puramente físicos,
aun cuando permanezcan en la imaginación y la memoria como
estados cerebrales, transmiten, a través de cierta forma de cor-
porización, tanto comprensión como intención (voluntad de co-
municar esto y no aquello o no esto)36 entre personas completamente
separadas en todas las dimensiones físicas. Esta comunicación
muestra, de modo análogo a como el efecto muestra la causa,

ST,
35 I-II, q. 94, a. 2c.
36 sentido dual de “significado” (meaning) es una de las realidades sutil-
Este
mente evocadas en The Tempest, 1.2.496-499: “When thou didst not, savage /
Know thine owne meaning; but wouldst gabble like / A thing most brutish, I
endow’d thy purposes / With words that made them known”.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

126 JOHN FINNIS

cómo el ser, constitución y existencia de sus autores humanos, su


materialidad o corporeidad (física, química, biológica o psico-
somática) está unida con algo tan inmaterial como un significado
que se puede compartir a través del espacio o del tiempo (o en
la mesa del comedor o en la sala de un tribunal). Según argu-
menta el Aquinate, esta unidad se ve al hablar del alma como la
forma y act(ualización) del cuerpo, de modo que puede decirse
que “contiene” al cuerpo y es su misma base.37 Así llegamos al
funda­mento metafísico de la igualdad humana, que implica la
no-igualdad de todo el resto de las creaturas de las que tenemos
experiencia; de todas ellas puede decirse no que son no-huma-
nas, sino sub-humanas, o carentes de la dignidad de los humanos
porque les falta nuestra capacidad radical fundacional.38
En el pensamiento práctico, la metafísica de la persona hu-
mana (que acabo de exponer esquemáticamente) normalmente
queda fuera del foco de atención. En su lugar queda, en primer
lugar, la idea, intrínseca a la captación inicial de los primeros
principios prácticos, según la cual bienes básicos, como el cono-
cimiento, la vida y la amistad, son buenos no sólo para mí o para
ti, sino para “cualquiera”, y en segundo lugar, la conciencia o
asunción de que nuestras elecciones, y por lo tanto nuestras ac-
ciones, importan, y de que somos responsables en los cuatro sen-
tidos que distinguió Hart:39 causamos efectos, te­nemos al menos la

37
Véase Finnis, J., Aquinas, pp. 177-179; “«The Thing I am»: Personal
Identity in Aquinas and Shakespeare”, Social Philosophy and Policy, 22, 2005, pp.
250-282, especialmente pp. 253-257; también en Personal Identity, ed. Ellen Fran-
kel Paul et al., Cambridge-New York, Cambridge University Press, 2005, pp.
250-280, especialmente pp. 253-257.
38 Sobre la “capacidad radical”, véase mis “A Philosophical Case Against
Euthanasia”, “The Fragile Case for Euthanasia: a Reply to John Harris”, y
“Misunderstanding the Case Against Euthanasia: Response to Harris’s first Re-
ply”, en Euthanasia: Ethical, Legal and Clinical Perspectives, ed. John Keown, Cam-
bridge, Cambridge University Press, 1995, pp. 23-35, 46-55, 62-71, especial-
mente pp. 30, 31, 68-70.
39 Hart, H. L. A., Punishment and Responsibility, Oxford, Oxford University
Press, 1968, capítulo 10.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 127

capacidad de preocuparnos y de elegir, podemos tener roles y de-


beres de cuidado y dirección y, consecuentemente, responsabilidad
por la que ser elogiados o reprobados, por mérito o culpa, lo que
no tiene sentido salvo que nuestras elecciones libres no corregi-
das permanezcan en nosotros como la dimensión intransitiva,
auto-conformadora, constitutiva de identidad, de las acciones u
omisiones elegidas.
Nuestro interés en esa atribución de responsabilidad múl-
tiplemente fun­dada implica una intuición práctica-y-teórica de
que nuestra existencia es la de entes que hoy importan debido a
nuestras identidades subsistentes e indi­viduales, cada una con un
pasado, así como con un futuro. Esta trascendencia de lo mate-
rial, tanto en los beneficios que prevemos cuanto en las personas
que sabemos abiertas a recibirlos, es parte de lo que justifica
el pensamiento de que cada uno de nosotros importa; impor-
ta en vida o muerte, en salud o enfermedad, en conocimiento
o ignorancia, en razonabilidad o irrazonabili­dad, en amistad o
egoísmo. Es parte de lo que justificaba Elizabeth Anscombe al
referirse, filosóficamente, al “valor místico del ser humano”.40 A
pesar de que ella trataba la palabra “mística” del mismo modo
que trataba la expresión de Aristóteles acerca del florecer del ros-
tro de los jóvenes para explicar la re­lación entre el placer y el
objetivo de una elección razonable (ella lo llamaba “balbuceo”),
creo que es una palabra más adecuada para expresar el valor de
la existencia de cada ser humano que la palabra “absoluto”, que
alguien podría reconocer en la exposición de Korsgaard.
Necesitamos una conciencia de ese tipo del valor de lo huma-
no si tenemos que dar sentido a la fuerza normativa, al carác-
ter imperativo de los principios de la razón práctica, carácter
que tienen cuando se toman, no uno tras otro, separadamente
de los demás, sino en su imperatividad integral, bajo la impera­
tividad regulativa del bien de la racionalidad práctica misma (es

Human Life, Action and Ethics: Essays by G.E.M. Anscombe (St. Andrews Stud-
40

ies in Philosophy & Public Affairs), ed. Mary Geach and Luke Gormally, London,
Reutledge, 2005, p. 260.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

128 JOHN FINNIS

decir, cuando se toma como moralmente normativa). Algunas veces


la muerte de alguien que conocemos refuerza en nosotros esa
conciencia. Shakespeare, que representa incomparablemente la
actualidad, la total vitalidad de las vidas humanas, pero cuyas in-
tenciones eran al mismo tiempo más filosóficas de lo que a menu-
do se reconoce, tomó la muerte real de algunos individuos como
ocasión para mostrar (¡entre otras cosas!) la dependencia entre
la razón práctica y su impe­ratividad y una conciencia receptiva
del valor que los seres humanos tienen y que pueden aumentar
o disminuir por su receptividad hacia él. En un poema enigmá-
tico y sin paralelo, publicado originalmente en 1601 y conocido
co­múnmente como El fénix y la tórtola (Phoenix and Turtle), inmor-
taliza, como Patrick Martin y yo hemos tratado de mostrar,41 el
matrimonio y muerte de una joven viuda poco después de su eje-
cución pública por razones religio­sas en los últimos días de febre-
ro de 1601; celebra, por decirlo así, no sólo la unión entre esposa
y esposo (fénix y tórtola) a lo largo de años de separación a causa
del exilio del esposo por causas religiosas, sino también su fide-
lidad a través de los años después de su muerte. La palabra uti-
lizada en el poema para plasmar constancia y fidelidad al com-
promiso es, tal como era entonces el uso común de las palabras,
“verdadero” y “verdad”. A pesar de la extrema abstrac­ción de su
“himno” central, ya su riguroso acomodamiento a las formalida-
des del razonamiento y de la religión, lo que el poema expresa
principalmente es la pena, que parece ser sin duda la del autor
mismo, y una especie de admiración ante la costosa y activa leal-
tad de los esposos entre sí (así como hacia lo que ellos defienden
como lo más querido, conservado en común, y por causa de lo
cual cada uno murió en soledad). La cercanía y constancia en el
amor de esta pareja, especialmente mientras estuvieron separados
por el exilio, es celebrada, a lo largo de siete estrofas, a través de
una serie de paradojas virtuosas, cuasi­-matemáticas, cuasi-meta-
físicas, que culminan en la estructura causa-y-efecto, evidencia-

“Shakespeare Intercession for Love´s Martyr”, Times Litterary Supplement,


41

18.05.2003, pp. 12-14; véase, asimismo, “The Thing I Am”, pp. 267-270.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 129

e-inferencia, antecedente-y-consecuente, que se introduce junto


con el cuasi-personal y último sujeto del poema, la razón misma:

Reason, in itself confounded, Saw Division grow together,


To themselves yet either neither,
Simple were so well compounded. That it cried, how true a
twaine, Seemeth this concordant one,
Love hath Reason, Reason none,
If what parts, can so remaine.42

“El amor tiene razón” se presenta aquí con el mayor cuida-


do como expresión del propio juicio autocomprensivo de la ra-
zón. Cualquiera que acepte una posición como la que he venido
sosteniendo o re-presentando en este trabajo, querrá tomar esta
42 Líneas 41-48. El himno del poema comienza en la línea 22 con “Love
and constancy is dead”, y su lamento (“Threnos”) alcanzará su conclusión no
del todo final en la línea 64 con “Truth and beauty buried be”. Ese lamento
comienza en la línea 53 con “Beauty, truth and rarity, / Grace in all sim-
plicity, / Here enclos´d cinders lie”, y termina (líneas 65-68) “To this urn let
those repair / That are either true or fair: / For these dead birds sigh a prayer”
—afirmando así que la muerte de esta pareja ejemplar no es ni el olvido ni la
exterminación—. Nota del traductor: no he traducido por mí mismo el verso de
Shakespeare porque no me considero con la capacidad necesaria para hacerlo;
como dijera hace ya varios años mi padre, quien tradujo a Píndaro, Gerard de
Nerval, Alfred de Musset, Charles Maurras y varios otros poetas, la traducción
de la poesía requiere de una habilidad y un entrenamiento especial, y no es sufi-
ciente con el buen conocimiento de la lengua (Massini Correas, C., “Confesión
de un traductor”, Revista de Estudios Franceses, Mendoza, Facultad de Filosofía y
Letras, núms. 4 y 5, 1949, pp. 177-195). Por otra parte, algunas de las traduc-
ciones al español de este verso que he podido consultar, en especial las de Luis
Astrana Marín y Ramón García González, han sacrificado ostensiblemente la
literalidad y el contenido filosófico del poema en homenaje a la rima y a la mé-
trica, con un resultado claramente decepcionante. Transcribo aquí entonces la
traducción de Edison Simons de los versos citados, que me parece la más fiel al
texto shakespeariano: “La razón, en sí misma confundida, / Vio junta crecer
la división, / Ante sí mismos ni uno ni otro empero / Tan bien compuestos
estaban los simples, / Que ella gritó: ¡cuán verdadero par / Parece este uno
concordante! / Amor tiene razón, razón ninguna, / Si así pueden quedar las
partes”. En Shakespeare, W., El tórtolo y fénix, ed. Nicole d’Amonville, Barcelo-
na, Herder, 1997, p. 107.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

130 JOHN FINNIS

afirmación en un sentido que corresponda no al humeano-webe-


riano “el deseo crea la razón” y “confiere valor a sus objetos”, ni
tampoco al pascaliano “el corazón tiene sus razones, que la razón
no conoce”. ¿No podría ser que este “el amor tiene Razón” del
poeta fuera compatible con (o quizá incluso confirmara) la pro-
posición de que el amor de las personas, de cada una hacia su
propio bien, contiene las razones que señalan los primeros prin-
cipios prácticos, los bienes humanos hacia los que esos principios
nos encaminan, siendo cada uno de esos bienes un aspecto del
valor (en privación o realización) de cada ser humano?
Los primeros principios de la razón práctica son, por así de-
cirlo, transparentes para las personas que pueden realizarse según
la dirección en que estos principios nos encaminan; tan transpa-
rentes que, en verdad, respondemos a través de esas personas
cuando respondemos a la llamada de esas razones. Un amor de
ese tipo va desde el omniabarcante “Ama a tu prójimo como a ti
mismo”, hasta un compromiso particular con otro43 (por ejem-
plo, el único compromiso exclusivo que es el amor marital) y está
en la esencia de toda la normatividad práctica que llamamos mo-
ral y, en ciertos casos, jurídica. Y para reincidentes como noso-
tros, las relativamente pocas personas de virtud heroica pueden
ser un recordatorio, inspirador más que deprimente, de que si no
es por nuestra propia respuesta (nuestro “amor” y “voluntad”)
a lo que esas razones exigen de nosotros, la capacidad racional
podría no ser y no será para cada uno de nosotros nada más que

Véase Finnis, J., Aquinas, p. 127: “«Debemos amar a nuestros prójimos».


43

Pero amar a una persona voluntariamente (no sólo emocionalmente) es querer


el bien de esa persona. Por tanto, amar a nuestro prójimo es querer su propio
bien —y no solo éste o aquel bien, sino el bien, de algún modo, integral—; y
nada inconsistente con el todo armonioso que incluye el propio bien (del mis-
mo modo integrado en sí mismo y con los bienes de otros). Así, el principio del
amor al prójimo tiende a unificar los propios objetivos. Más aún, el amor al
prójimo requerido por este principio no necesita ser una amistad concreta (FN:
El amor involucrado en una amistad concreta (amor amicitiae) ha de tener en
su núcleo, no obstante, la propia voluntad en cuanto amigo de tratar al amigo
como uno se trata a sí mismo —amans se habet ad amatum, in amore amicitiae, ut ad
seipsum—: ST, II-II, q. 28, a. 1, ad 2)”.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 131

lo que Hume pretendía que debía ser para todos: una esclava de
las pasiones, que por lo tanto es, no da ni tiene “ninguna razón”.
Si el poeta, que fue un maestro de juicio (aunque buscara no
parecer­lo), y cuya capacidad artística alcanza su fuerza más pro-
funda en representa­ciones de reconciliación y amistad, niega que
el más alto y el más profundo imperium pertenezcan al ciego deseo
o aversión, entonces tenemos un testigo elocuente o un abogado
(aunque no precisamente un argumento); pero que esa interpre-
tación sea adecuada o no es una quaestio disputabilis para otro día.
En cada caso puede haber quien encuentre más persuasiva la re-
sonancia de los principios argumentados en la experiencia viva,
en las aspiraciones y esfuerzos, y no me refiero solamente a los
pobres provincianos de tierra adentro.

Postscriptum

A. Inclinaciones naturales y primeros principios prácticos

Patrick Lee me pide que sea más explícito o preciso acerca


de lo que he llamado la de­pendencia de la razón práctica y de
su imperatividad de una conciencia receptiva al valor que tienen
los seres humanos y que puede incrementar o disminuir a través
de su propia receptivi­dad a ese valor. Esto está vinculado (desde
mi punto de vista) con la cuestión de si Lee está en lo correcto
al decir que, de acuerdo con el Aquinate, nuestras intuiciones de
los bienes humanos, las intuiciones que se articulan en los prime-
ros principios prácticos, se orientan “hacia nues­tras inclinaciones
naturales”, inclinaciones que son “datos para la percepción prác-
tica”. Ése no es el modo en que leo al Aquinate, pero tampoco,
y eso es más importante, creo que sea el modo en que las cosas
(hasta donde puedo ver) realmente son. En realidad, pienso que
la intuición práctica, por ejemplo, de que el conocimiento es bue-
no y digno de ser perseguido, toma como punto de partida (al
que la intuición agregará algo nuevo) la conciencia, no sólo del

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

132 JOHN FINNIS

impulso (inclinación) a preguntar y de la experiencia de satisfac-


ción cuando se responde a la pregunta, sino también la intuición
“teorética” de que es posible el conocimiento. A la experiencia
de una pregunta que obtiene una respuesta, de otra pregunta que
también obtiene una respuesta, y así sucesivamente, esta intui-
ción no-práctica agrega el original (nuevo) en­tendimiento de que
hay un horizonte completo de posibilidades (que se puede llamar
verdad y conocimiento) del cual las respuestas particulares a pre-
guntas particulares son sólo concre­ciones. Sólo entonces la intui-
ción práctica agrega el entendimiento práctico posterior de que ese
campo de posibilidades es también un campo de oportunidades,
beneficios, perfecciones, etcétera. Cuando se sigue esta segunda
intuición práctica, al elegir comprometerse con el estudio, la re-
flexión, la investigación, y así sucesivamente, la propia compren-
sión original, tanto de las posibilidades del conocimiento como
de su valor, es ampliada y profundizada en gran medida.
Pienso que este reforzamiento mutuo de las intuiciones teo-
rética y práctica es penetran­te. A través de él, la inicialmente
infantil intuición de la verdad práctica que ve las oportuni­dades
como oportunidades para mí y para cualquiera como yo, o el ser
amigo, como el valorar y desear el bien de otro u otros por su
propio bien, resulta reforzado por el conocimiento de mi propia
capacidad y la de otros de hacer los esfuerzos, asumir los compro-
misos, estar dispo­nible para los demás, etcétera, propios de la
amistad, pero también de desarrollar racionalizaciones retorci-
das y evasiones traicioneras, y así sucesivamente. A través de esta
profundización sobre­viene el entendimiento práctico del valor
de la persona para la cual o por la cual esos actos de voluntad y de
comunicación son posibles.

B. Razón y amor

El comentario de Terence Irwin en nuestra conferencia dio


lugar a algunas cuestiones inquisitivas acerca de la amistad y la

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

REVISANDO LOS FUNDAMENTOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA 133

realización o eudaimonía. Él recogió mi explicación de “El amor


tiene razón, la razón ninguna” y dijo: “Entiendo que Finnis quie-
re decir que el amor a las personas por su propio bien ayuda a
explicar de qué modo los hechos acerca de la realiza­ción huma-
na constituyen razones que guían nuestra acción, y de ese modo
ayudan a explicar la normatividad”. Y más tarde dijo que “tal
y como yo entiendo la visión shakesperiana de Finnis, él asigna
una suerte de prioridad al amor en la generación de las razones”.
Pero quiero mantener, y sugiero que el poema mantiene la
prioridad de la intuición y de la comprensión de los bienes por
encima de toda respuesta de la voluntad, incluyendo el tipo de
respuesta totalizante propio de la amistad o del amor amicitiae.
La razón que es presentada en el poema es al principio la
razón teorética, la que queda confundida por las paradojas de
la unidad y la diferencia, cuasi-paradojas conceptuales como que
el uno no es un número y así sucesivamente (y también queda
desconcertada por la unidad de la amistad, una unidad que es,
pienso, aprehendida no demasiado bien por la noción aristotélica
del amigo como “otro yo”, como por la también noción aristoté-
lica de que en la amistad está en juego un verdadero bien común
no reducible a mi bien o tu bien, y completamente ajena a una
palabra o frase como “auto-interés”.
Y finalmente, lo que la razón encuentra desconcertante es la
constancia de la pareja del poema en su compromiso con el otro
y con el bien de la verdad que cada uno está buscando más allá
de ellos mismos. Lo que asombra a la razón en el poema es (tal
y como dice) que su unidad pueda sobrevivir a lo que los separó
(tal como el poema no dice explícitamente, pero al descifrarlo
sus lectores pueden saberlo: el exilio, la pobreza y finalmente la
muerte).
Por ello entiendo que el poema dice no que el amor propor-
ciona motivos descono­cidos para la razón, motivos que actúan
en lugar de la razón, sino más bien (i) que el amor ejemplifica-
do en la literalmente ejemplar pareja tiene las razones verdaderas
(completamente cognoscibles por la razón) que vienen dadas por

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

134 JOHN FINNIS

el valor de las personas involucradas, su ver­dadera capacidad de


ser amados, pero (ii) que para vivir de acuerdo a esto hace fal-
ta más que la inteligibilidad de los bienes amables concretados
en estas personas amables; hace falta la respuesta incondicional
de estas personas, y (iii) que observar por ejemplo esa respuesta
devo­ta, constante, “verdadera”, nos habilita para profundizar y
reforzar el propio entendimiento de los bienes del conocimiento,
la amistad, y la razonabilidad práctica, y así también el propio
entendimiento del bien/valor de las personas cuyas vidas concre-
tan y ejemplifican esos bienes de modo tan asombroso. El amor
tiene razones, pero podrían quedarse en “no razón” si se mantu-
vieran como meras inteligibilidades sostenidas por la razón, y no
se encarnaran, más allá de la fungibilidad de bienes que pueden
ser y son capaces de concreción en incontables personas, en el
compromiso a esta persona particular (algo parecido a este problema
surge en el patriotismo y en otras formas de lealtad).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL
Y RAZONAMIENTO JURÍDICO*

El razonamiento moral, el razonamiento jurídico y sus interre­


laciones no pueden ser comprendidos reflexivamente sin atender
a dos causas diferentes de ambigüedad. Estas causas son, en cada
caso, bien conocidas: 1) la distinción entre las razones y los senti-
mientos, y 2) la distinción entre la acción (formación de la propia
existencia por medio de las propias elecciones) y el hacer (ejercicio
de la técnica por medio de la actividad sobre cierta forma de obje-
to o método cultural). Pero esas distinciones no son bien compren-
didas en general y las trampas que ellas establecen para el análisis
de la moralidad y la adjudicación son general­mente descuidadas.

Nosotros somos animales, pero inteligentes. Nuestras acciones


tienen todas una motivación emocional; involucran nuestros sen-
timientos, nuestra imaginación y otros aspectos de nuestra cor-
poreidad, y pueden ser observadas íntegramente (aunque sea en
algunos casos por introspección) como partes del comporta­miento.
Pero las acciones, racionalmente motivadas, tienen también una
motivación inteligente —buscan realizar (proteger, promover) un
bien inteligible—.
Así, nuestros propósitos, los estados de cosas que típicamente
buscamos realizar, tienen un doble aspecto: la meta que imagi­
namos y que compromete nuestros sentimientos y el beneficio
inteligible que apela a nuestra racionalidad por la promesa de
realizar, ya sea inmediatamente o instrumentalmente, algún bien

* Traducción de Carlos I. Massini-Correas. Publicado originalmente en


Persona y Derecho, Pamplona, núm. 33, 1995.

135

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

136 JOHN FINNIS

humano básico. Mientras que algunos de los propósitos con que


empleamos la inteligencia para perseguir algo pueden ser motiva-
dos, en su esencia, solamente por el sentimiento, otros propósitos
están motivados en su esencia por una comprensión de un bien
humano básico. El modo de hablar en que la “razón” se refiere
a los propósitos, “la razón por la que él hizo eso”, equi­valente a
su “propósito de hacer eso”, falla al establecer la dis­tinción. Pero
ninguno de los términos relacionados —”propósito”, “meta”,
“intención”— está libre de la misma ambigüedad. Por ello, espe-
cifico que cuando hablo de “razones” en este capítulo me refiero
(excepto cuando discuto las razones técnicas) a las razones que
dan fundamento a la acción inteligente, motivada en esencia por
un bien humano básico (más precisamente por el beneficio inteli-
gible prometido por la realización de un bien básico).1
Una descripción de las razones básicas para la acción no de-
bería ser racionalista. El florecimiento humano no debe estar re-
ferido solamente en términos de ejercer capacidades para razo­
nar. Como los animales, somos substancias orgánicas, parte de
cuyo bienestar es la vida corporal, mantenida con salud, el vigor y
la seguridad, y transmitida a nuevos seres humanos. Considerar
a la vida humana como una razón básica para la acción, es com-
prenderla como un bien, en el que infinitos seres pueden partici-
par de muchas maneras, yendo más allá de cualquier meta o pro-
pósito que cualquiera pudiera visualizar y perseguir, pero dando
sentido a muchos propósitos y proporcionando apoyo racional a
muchas e indefinidas metas.2
Este sentido de razón (básica) para la acción es válido para
los demás bienes humanos básicos: el conocimiento de la realidad

1
Para el uso que aquí hago de las palabras “intención”, “meta”, “senti-
miento”, “beneficio”, “motivados” y “bien humano básico”, véase Grisez, Ger­
maine et al., “Practical Principles, Moral Truth and Ultimate Ends”, American
Journal of Jurisprudence, 32, 1987, 99-110.
2 Véase Finnis, John et al., Nuclear Deterrence, Oxford, Oxford University
Press, 1987, 274-8; Finnis, John, Natural Law and Natural Rights, Oxford, Claren-
don Press, 1980, 84-5, 100.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 137

(incluyendo su apreciación estética); la excelencia en el trabajo y el


juego, donde se transforman las realidades naturales para expre-
sar significados y servir a propósitos; la armonía entre los individuos y
los grupos de personas (paz, buena vecindad y amistad); la armonía
entre los propios sentimientos y los propios juicios y elecciones (paz interior);
la armonía entre las propias elecciones y juicios y el comportamiento (la paz
de la conciencia y la autenticidad, en el sentido de corresponden-
cia entre uno mismo y su expresión) y la armonía entre uno mismo y
las más amplias expresiones de la realidad, incluyendo la realidad cons­
tituida por la dependencia del mundo de una fuente de significado y
valor, más que humana.
Tal afirmación de los bienes humanos básicos involucra una
descripción de la naturaleza humana.3 Pero no presupone esa des-
cripción. No es una tentativa de deducir las razones para la ac-
ción de algunas concepciones teóricas preexistentes de la natu-
raleza humana. Tales tentativas desafiarían vanamente la verdad
lógica (bien respetada por los antiguos)4 de que el “debe” no pue-
de ser deducido del “es”: la conclusión de un silogismo no puede
contener lo que no está en sus premisas. Más bien, una comple-
ta relación de la naturaleza humana sólo puede ser ela­borada
por alguien que comprende prácticamente los bienes humanos,
es decir, como razones para la elección y la acción, como razones
que dan completo sentido a los sentimientos y espontaneidades
subyacentes. Una descripción del razonamiento práctico puede
ser llamada teoría de la “ley natural” porque los primeros princi-

3 Véase Finnis, John, Fundamentals of Ethics, Oxford, Oxford University


Press, 2983, 20-2; Finnis, “Natural Inclinations and Natural Rights...”, en L.
Elders y K. Hedwing (eds.), Lex et Libertas (Studi Tomistici, 30, Librería Editrice
Vaticana, 1987), 43-49.
4 Así, el principal tratado de Aristóteles sobre la naturaleza humana es su
Ethica, que es una tentativa de identificar el bien humano y es, de acuerdo con
su autor y desde el principio hasta el fin, un esfuerzo de comprensión práctica
en oposición a la teórica (véase, por ejemplo, Nicomachean Ethics, 1, 1, 1094 a
26 - b 12, con el comentario del Aquinate); Finnis, Fundamentals of Ethics, 24.
La “ética” de Aristóteles no está derivada de ningún tratado anterior sobre la
naturaleza humana, ni siquiera de su De Anima.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

138 JOHN FINNIS

pios del razonamiento práctico son aquellas razones básicas que


identifican a los bienes humanos básicos como razones últimas
para la elección y la acción; razones para la acción que concre-
tarán y expresarán la naturaleza humana, precisamente porque
participan en estos bienes, es decir, concretando (actualizando
y realizando) aquellos aspectos últimos del desa­rrollo humano.5

II

En la medida en que el razonamiento jurídico deriva y partici-


pa en la razonabilidad práctica, una teoría completa del razo­
namiento jurídico debe diferenciarse de algunas teorías corrientes
hoy en día. En el núcleo de los “Critical Legal Studies”, por ejem-
plo, hay una negación de la existencia de cualquier bien humano
objetivo. De las cuatro razones (todas malas) que Roberto Unger
ofrece para negar que haya bienes humanos objetivos, creo que
el argumento más cercano a su núcleo es que al afirmar que exis-
ten esos bienes “se niega toda significación a una elección que no
sea la pasiva aceptación o rechazo de verdades independientes y
no atiende la significación de la elección como expresión de la
personalidad”.6
Pero, en realidad, es la diversidad de los bienes humanos ra-
cionalmente atrayentes lo que hace la libre elección a la vez posible
y frecuentemente necesaria. Como cualquier otro término que
concierne a la actividad humana, “elección” está afectado, en el
lenguaje usual, por ambigüedades originadas particularmente7
5
En Aristóteles, “natural” (como en “derecho natural” o “derecho por
naturaleza”) también connota objetividad o verdad: véase Fundamentals of
Ethics, 24.
6 Mangabeira Unger, Roberto, Knowledge and Politics, Nueva York, Free
Press, 1975, 77. Sobre éste y otros argumentos, véase Finnis, “On the Critical
Legal Studies Movement”, en J. Eckelaar y J. Bella (eds.), Oxford Essays in Juris-
prudence: Third Series, Oxford, Oxford U. P., 1987, 144-165; o en American Journal
of Jurisprudence, 30, 1985, 21-42.
7 Pero no exclusivamente; las ambigüedades surgen aquí de varias fuentes,
fenomenales y culturales; de esa manera, se puede decir que los movimientos

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 139

en la distinción entre razón y sentimiento. En su sentido central,


fuerte, la elección libre es la adopción de una entre dos o más op-
ciones alternativas, racionalmente atractivas e incompatibles, ta-
les que sólo la elección misma determina cuál opción es elegida y
perseguida.8 Muchos aspectos de la vida social e individual y mu-
chas obligaciones individuales y sociales están estructuradas por
la elección entre opciones racionalmente atractivas, cuyo atrac-
tivo racional puede ser explicado, esencialmente, en tér­minos de
oportunidades humanas básicas, entendidas como objetivamente
buenas (aunque realizables de diferente manera). Ningún sentido
completo de “objetividad” y de “verdad” puede ser atribuido,
aquí o en cualquier parte, de otra manera que en términos de
juicios racionales abiertos a todas las cuestiones pertinentes.
Pero si los bienes humanos básicos, por su objetividad y ver-
dad, hacen tan accesible la libre elección ¿cuáles pueden ser las
bases para identificar las elecciones que, aunque racionales, de-
ben ser rechazadas porque son irrazonables, incorrectas o inmo-
rales?
El pensamiento moral es simplemente pensamiento racional
en su máxima extensión, que integra las emociones y los senti­
mientos, pero sin someterse a ellos. El principio fundamental de la
racionalidad práctica es “toma como premisa al menos una de
las razones básicas para la acción y síguela hasta el punto en que,
de alguna manera, des lugar a la concreción de este bien en
la acción. No actúes sin sentido”. El principio fundamental del
pensamiento moral es, simplemente, la exigencia de ser comple­
tamente racional; en tanto cuanto esté en tu poder, no admitas
nada más que las razones básicas para la acción, para dar for-
ma a tu pensamiento práctico en tanto encuentras, desarrollas
y utilizas las oportunidades para lograr el desarrollo humano a

son “elegidos” y “libres” en tanto no son objeto de compulsiones físicas o com-


pulsiones “externas” o sociales, y así sucesivamente.
8 Sobre la libre elección y sus condiciones, véase, por ejemplo, Finnis et al.,
Nuclear Deterrence, 256-60; Boyle, Joseph et al., A Self-Referential Arguments, Notre
Dame, Ind, Notre Dame U. P., 1976; Aquino, Tomás de, De Malo, q. 6, a. um.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

140 JOHN FINNIS

través de acciones elegidas. Sé enteramente razonable.9 La fra-


se de Aristóteles orthos logos y de sus posteriores seguidores recta
ratio, recta razón, debería simplemente ser comprendida como
“razón destrabada”, razón no desviada por las emociones y los
sentimientos. De este modo, la razón no desviada y la voluntad
moralmente buena están guiadas por el primer principio moral:
que se debe elegir (o de otra manera, querer) aquellas y sola-
mente aquellas posibilidades cuyo quererlas es compatible con
una voluntad dirigida hacia el desarrollo completo de todas las
personas humanas, en todos sus bienes básicos hacia el ideal de
la realización humana integral”.
Tomemos una forma paradigmática de inmoralidad. La emo­
ción puede hacer que uno desee destruir o dañar lo bueno de la
vida en alguien que uno odia; o lo bueno del conocimiento; así,
uno mata o injuria o engaña a aquella persona sólo por senti­
miento de aversión. Ello es inmoral, porque aquí hay un princi-
pio moral general, por decir así, metodológico, intermedio entre
los principios más básicos de la razón práctica (los bienes básicos
o las razones para la acción y el primer principio moral) y las
normas morales particulares contra la muerte o la mentira. Este
principio moral intermedio, que algunos llaman un “modo de
responsabilidad”,10 excluirá el pagar la injuria con la injuria o
responder a la propia debilidad o contrariedades con la propia
destrucción.
Tal vez más inmediatamente apropiado a la teoría política y
jurídica es el principio moral intermedio que requiere que uno
actúe imparcialmente: que uno no limite su interés por los bienes
humanos básicos simplemente a los propios sentimientos de au-
topreferencia o de preferencia por aquellos que están cerca y son
queridos. La imparcialidad (y su paradigmática formulación en
la regla de oro) no excluye el tratar a personas diferentes en forma
9
Véase Grisez et al., Nuclear Deterrence, 119-25.
Cfr.
10 Nuclear Deterrence, en 284-7; en Natural Law, 100-13, los llamo “reque-
rimientos básicos de la razonabilidad práctica”, y en Fundamentals of Ethics, 69,
70, 74-6, los llamo “principios morales intermedios”.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 141

diferente; requiere solamente que el tratamiento diferencial esté


justificado, ya sea por los límites inevitables del propio accionar o
por los requerimientos inteligibles de los bienes básicos. Diré algo
más (VII en adelante) sobre el rol legítimo de los sentimientos al
efectuar elecciones imparciales en las que uno prioriza bienes (o
concreciones de los bienes básicos) por los propios sentimientos,
sin priorizar a las personas simplemente por sentimientos.
Hay otros principios morales intermedios. Es muy importan-
te, para la estructuración del pensamiento jurídico, el principio
que excluye el actuar contra una razón básica, al elegir la des-
trucción o el daño de algún bien básico, en cualquiera de sus
concreciones en la persona humana (VI en adelante). Un bien
humano básico siempre es una razón para la acción y siempre
proporciona una “razón” para no elegir, destruir, dañar o im-
pedir alguna con­creción de ese bien; pero desde que las concre-
ciones del bien humano comprometidas en alguna elección mo-
ralmente signi­ficativa no son conmensurables por la razón antes
de la elección, nunca puede haber una razón suficiente para no
tomar esa razón negativa como decisiva para la elección. Sola-
mente los factores emocionales, tales como el deseo o la aversión,
podrían motivar una elección que lo rechazara.
Sin duda, las razones básicas para la acción, como la frase lo
sugiere, presentan muchas razones para la elección y para la ac-
ción; muchas razones para... Y desde que uno es finito, la propia
elección de algún propósito, aunque sea de largo alcance, inevi-
tablemente tendrá como efecto lateral algún impacto negativo (al
menos, la no realización de) sobre otras concreciones posibles de
éste o de otros bienes básicos. En este sentido, cada elección está
“en contra de alguna razón básica”, pero sólo como efecto late-
ral. En las elecciones que están excluidas por el principio moral
intermedio ahora en cuestión, el daño o el perjuicio o el impedi-
mento de la concreción de un bien básico (el daño de algún as-
pecto básico de la existencia y el bienestar de alguien) es elegido
como medio, es decir, “como parte” de la descripción de la op-
ción adoptada por la elección. Mientras que el primer principio

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

142 JOHN FINNIS

intermedio excluye hacer de tal daño o destrucción el propio fin,


este principio excluye hacerlo el propio medio. Los conceptos de
fin y medios (que definen una opción) vienen juntos en una con-
cepción tan fundamental a nuestro derecho: la intención.11

III

Aun en un bosquejo tan rápido, empieza a hacerse claro que una


teoría del derecho natural, que es primariamente una teoría de
los bienes humanos como principios del razonamiento práctico,
debe acomodarse en su exposición —como el mismo razonamien-
to práctico debe tomarlas en cuenta— a ciertas características de
nuestro mundo.
Entre estas características están: la realidad de la libre elec-
ción y la significación de las elecciones como perdurables en el
carácter del que elige, más allá del tiempo del comportamiento
que las ejecuta; y la distinción entre lo que es elegido como fin
o como medio (es decir, como intentado) y lo que está previsto y
aceptado como efecto lateral (es decir como un efecto no inten-
cional).
De nuevo, hay ciertos hechos básicos, como aquel que Ro-
bert Nozick pasa por alto al declarar que (virtualmente) todo lle-
ga al mundo ya asignado a alguien que tiene un derecho sobre él,
siendo la realidad que, por el contrario, los recursos naturales, de
los que todo lo hecho ha sido hecho, preexisten a todos los dere-
chos y no vienen al mundo asignados a nadie en particular; los
recursos del mundo son fundamentalmente comunes y nin­guna
teoría de los derechos puede, adecuadamente, asignar un recurso

11
Sobre la noción de intención, véase Finnis, “Intention and Side­Effects”,
en Frey, R. G. y Morris, Christofer (eds.), Liability and Respon­sability: Essays in Law
and Morals, Cambridge, Cambridge University Press, 1991, 32-64; para la rela-
ción entre el análisis de la acción aquí bosquejado y la forma de responsabilidad
que excluye la elección de destruir, dañar o impedir cualquier determinación de
todo bien humano básico, véase Nuclear Deterrence, 286-90.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 143

a una persona tan absolutamente como para negar esa comuni-


dad original de las existencias del mundo.12
Una característica adicional del mundo, que ha de ser teni-
da en cuenta por una teoría completa del derecho natural, es la
dis­tinción entre los órdenes de la realidad con los que la razón
humana está relacionada. Atendiendo a este conjunto de dis­
tinciones, veremos la segunda de las dos fuentes de ambigüedad
que mencioné al principio.
Casi todos los estados de cosas humanas interesantes concre-
tizan los cuatro órdenes de la realidad con que la razón humana
está relacionada. Consideremos, por ejemplo, una confe­rencia:
1) uno oye los sonidos producidos por las cuerdas vocales del ora-
dor: hay un orden de la naturaleza que de ninguna manera esta-
blecemos por medio de nuestro entendimiento, pero que pode-
mos investigar por medio de nuestro entendimiento como en las
ciencias naturales o (como ahora) en la metafísica; 2) uno oye al
orador exposiciones, argumentos, explicaciones y colocamos al propio
entendimiento en sintonía con ellos (aunque sea solamente hasta
el punto necesario para rechazarlos como equivocados); hay un
orden que se puede dar a las propias investigaciones, compre­
hensiones y razonamientos; es el orden estudiado por la lógica, la
metodología y la epistemología; 3) uno oye al conferenciante, quien
(como la audiencia) está libremente comprometido en una acti-
vidad y, por lo tanto, participa en una relación humana; hay un
orden que se puede poner en las propias disposiciones, eleccio-

12 Nozick, Robert, Anarchy, State and Utopia, Oxford, Blackwell, 1974, 160;
Finnis, Natural Law, 187. Cfr. el principio del dominio eminente, o la forma en
que las leyes de insolvencia, aun cuando son razonablemente variables entre
país y país, están estructuradas todas alrededor de algún principio de igualdad
entre los grupos de acreedores. Pero la implicación más obvia es el principio de
que, en condiciones de gran escasez y privación, los bienes se vuelven de nuevo
comunes, justo en la medida necesaria para permitir a aquellos que están en
peligro, apropiarse de lo que necesitan para prevenir, por ejemplo, la ham-
bruna; este principio moral puede calificar aun la definición legal del robo, ya
sea directamente o por vía del concepto de (des)honestidad; véase Smith, J. C.,
Justification and Excuse in the Criminal Law, Londres, Stevens, 1989, 50-2.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

144 JOHN FINNIS

nes y acciones —la propia “praxis”, el propio hacer, la propia


existenz—, el “orden existencial” estudiado por la biografía y la
historia de los asuntos humanos y por la filosofía moral y política;
4) uno oye el idioma de la conferencia y las asevera­ciones ordenadas
por medio de una técnica retórica y expositiva, haciendo y des-
cifrando los símbolos formalizados de un lenguaje, así como los
menos formalizados, pero símbolos también convencionales, y
las expresivas rutinas de una forma cultural y de una técnica: el
orden que uno puede poner inteligentemente en la materia que
está sujeta a nuestro poder, como para hacer objetos tales como
fonemas, palabras, poemas, botes, software, misiles balísticos y
sus trayectorias programadas —el orden de la “poiesis”, del hacer,
de la cultura— estudiado en las artes y las tecnologías, y en la
lingüística y la retórica13 (correspondientes a estos cuatro órdenes
hay cuatro sentidos de “oír”, irreductibles y distintos).
Casi toda forma de deformación reduccionista en teoría so-
cial (digamos, política) y muchas incomprensiones destructivas
en casi todos los aspectos de la teoría jurídica pueden ser ras-
treadas como un descuido de las complejidades y ambigüedades
creadas por la irreductible distinción entre esos cuatro órdenes,
cuya irreductibilidad de unos respecto de los otros está escondi-
da por el hecho de que cada uno, en cierto modo, incluye a los
demás.
La distinción particularmente relevante en teoría jurídica es
la que existe entre el tercer orden (existencial, moral) y el cuar-
to orden (cultural, técnico). Pocas elecciones moralmente signi­
ficativas pueden ser llevadas a cabo sin emplear alguna técnica
formada culturalmente; y ninguna técnica puede ser habilitada
para uso humano sin alguna elección moralmente significativa.
Pero cada técnica tiene una integral inteligibilidad del cuarto

Para una explicación elemental (diferentemente enumerada), véase Na-


13

tural Law, 136-8; 157; para la exposición profunda, explicación y reflexión con-
cerniente a los cuatro órdenes, véase Grisez, Germain, Beyond the New Theism:
A Philosophy of Religion, Notre Dame, Ind, Notre Dame University Press, 1975,
230-40.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 145

orden, que puede ser totalmente explicada sin referencia a las


elecciones moralmente significativas por las que pueden ser pues-
tas en obra, así como a los principios morales del razona­miento
práctico pertinentes a tales elecciones.
Entre las ambigüedades creadas por las distinciones entre el
tercer y cuarto orden, está la ambigüedad del término “elección
racional”. Éste tiene, por lo menos, tres importantes sentidos dife­
rentes:
1) una elección que es totalmente razonable se aviene a todos
los requerimientos del razonamiento práctico y por eso es
moralmente recta;
2) una elección que es racionalmente motivada en el sentido
de que su objeto ha sido formado por la inteligencia prác-
tica y tiene un atractivo racional, aun si está, en algunos as-
pectos, motivada esencialmente por el sentimiento más que
por la razón; sentimientos que tienen, en alguna medida,
restringida e instru­mentalizada a la razón y esta elección
es, por lo tanto, irrazonable e inmoral aunque sea racional;
3) una decisión y acción que es técnicamente (tecnológica-
mente) correcta, es decir, identificable de acuerdo con al-
gún arte o técnica como la más efectiva para alcanzar el
objetivo técnico relevante; típicamente la decisión por la
cual existe, dentro de esta técnica (por ejemplo, este jue-
go), una razón dominante que puede ser proporcionada
a las razones en favor de las opciones alternativas y que
incluye todo lo que éstas ofrecen y algunas más.
El sentido 3 es el único en el que los economistas y los ex-
ponentes de la teoría de los “juegos” o de la “decisión” usan co-
múnmente la frase “elección racional”. Yo he usado los tér­minos
“racional” (y sus afines) y “elección”, en la sección II, en el senti-
do 2 (o en los sentidos 1 y 2), pero nunca en el sentido 3. Aquí se
da una oportunidad para malas interpretaciones.14 En los senti-

Véase Finnis, “Concluding Reflections”, Cleveland State Law Rev., 38, 1990,
14

235-8.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

146 JOHN FINNIS

dos 1 y 2, lo que hace necesaria la elección racional es la incon-


mensurabilidad de los bienes y males inteligibles invo­lucrados en
las opciones alternativas; si las opciones fueran completamente
conmensurables, las alternativas podrían ser iden­tificadas como
lisa y llanamente superiores e inferiores, y la infe­rior perdería
su atracción racional, caería fuera de la deliberación racional;
la elección racional sería innecesaria y, en un sentido significa-
tivo, imposible (VI más abajo). Pero en el sentido 3, la elección
racional es posible sólo cuando una opción puede ser identificada
como lisa y llanamente superior.

IV

El razonamiento y la racionalidad jurídica tienen, sugiero, su ca-


rácter distintivo y su peculiar evasividad, porque al servicio de un
propósito del tercer orden, el existencial y moral de vivir juntos
en un justo orden de relaciones imparciales y correctas, existe y se
está construyendo un objeto del cuarto orden: “la ley” (como en
“la ley de Inglaterra”). Ésta es un objeto cultural, bastante comple-
jo, que comprende un vocabulario con muchos significados artifi-
ciosamente consignados, reglas que identifican decisiones y argu-
mentos permitidos y excluidos y, correspondientemente, muchas
rutinas técnicas o procesos (tales como alegatos, juicios, escrituras,
etcétera), constituidos y regulados de acuerdo a ciertas fórmulas,
significados asignados y reglas de argumentación y decisión.
Este objeto cultural, construido o (como se dice) establecido
por elecciones humanas creativas, es un instrumento, una técni-
ca adoptada para un propósito moral y adoptada porque no hay
otra forma disponible de estar de acuerdo sobre los lapsos signifi­
cativos de tiempo acerca de, precisamente, cómo perseguir bien
el proyecto moral.
La autoridad política, en todas sus manifestaciones, inclu-
yendo las instituciones jurídicas, es una técnica para obrar sin
unanimidad al hacer elecciones sociales —donde la unanimidad

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 147

sería, casi siempre, inasequible o temporaria— en orden a ase-


gurar la prácticamente (casi) unanimidad sobre cómo coordinar
las acciones (incluyendo las abstenciones) de los miembros de la
sociedad.15
El razonamiento jurídico es, entonces (por lo menos en gran
parte), un razonamiento técnico, no moral. Como todo razona­
miento técnico, está ordenado a conseguir un propósito parti-
cular, un estado definido de cosas alcanzable por medio de la
dispo­sición eficiente de los medios hacia el fin. El fin particu-
lar es aquí la resolución de las disputas (y otras imputaciones
de incon­ducta), por medio de la provisión de una directiva,
suficiente­mente definida y específica, para identificar a una parte
como correcta (en-lo-correcto) y a la otra como incorrecta (no-
en-lo-­correcto).
De aquí los diferentes artificios de la ley: los términos de-
finitorios y las reglas especificatorias con la suficiente y nece­
sariamente artificial claridad y definición como para establecer
las “líneas claras” que hacen de tantas cuestiones jurídicas de
la vida real, “cuestiones fáciles”. Las definiciones jurídicas y las
reglas están para proveer al ciudadano, al asesor legal y al juez
de un algoritmo (cálculo) para decidir en tantas cuestiones como
sea posible —en principio, cada cuestión— si (o no) este curso
de acción podría (o no) ser legítimo: este arreglo es válido; ese
contrato está por terminar; estas pérdidas son compensables por
los daños y aquéllas no lo son, y así sucesivamente. Tanto como
es posible, la ley está para proveer los recursos de razonamien-
to —leyes y reglas basadas en las leyes, reglas de la ley común y
costumbres— capacitadas para catalogar (conmensurar) resolu­
ciones alternativas a las disputas como correctas o incorrectas y,
por lo tanto, como mejores o peores.

15 Véase, además, Finnis, Natural Law, 231-7; Finnis, “The Authority of


Law in the Predicament of Contemporary Social Theory”, Notre Dame Journal
of Law, Ethics and Public Policy, 1984, 115-37; Finnis, “Law as Co­ordination”,
Ratio Juris, 2, 1989, 97-104.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

148 JOHN FINNIS

Las herramientas de los abogados, su habilidad para encon-


trar y usar los recursos autoritativos, son medios al servicio de un
propósito lo suficientemente definido como para constituir una
técnica, una forma de razonamiento técnico. El propósito, otra
vez, es la resolución inequívoca de cada disputa (otra cuestión
es la decisión justa) que pueda ser, de alguna manera, prevista y
realizada. Más aún, esta búsqueda de la certeza por medio de un
conjunto completo de respuestas, unívocamente correctas, está
en sí misma al servicio de un bien más amplio que, como todos
los bienes humanos básicos, no es reducible a una meta definida,
sino que más bien es un bien abierto, ilimitado, en el que las per-
sonas y sus comunidades pueden participar, sin capturar nunca,
o exhaustivar, el bien de la justa armonía. Este bien es un bien
moral en tanto es promovido por sí mismo y respetado como un
aspecto del desarrollo integral humano ideal. Como bien moral,
sus implicaciones están especificadas por todos los principios mo-
rales que le están vinculados.
Así emerge la tensión acerca de la cual discurre la obra de
Ronald Dworkin sobre el razonamiento jurídico.

Dworkin busca resolver la tensión entre el carácter del razo­


namiento jurídico, como técnica culturalmente especificada para
alcanzar respuestas predecibles a los problemas de coordinación
social, y su carácter en cuanto, en cada uno de sus decisivos mo-
mentos judiciales, legislativos y ejecutivos, acto moral que partici-
pa de la justicia (o injusticia). Pienso que la resolución que intenta
falla al captar la real naturaleza y las implicaciones de esa tensión.
En el razonamiento judicial, tal como está descrito por
Dwor­kin, dos criterios de juicio son utilizados; como veremos,
hay entre estos dos criterios una especie de inconmensurabili-
dad, análoga a la inconmensurabilidad entre los bienes huma-
nos involucrados en las elecciones significativa y racionalmente

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 149

motivadas. Uno de estos criterios o dimensiones pertenece a lo


que he llamado el tercer orden o racionalidad (moral); y el otro,
al cuarto orden (técnico). La primera dimensión es la que Dwor-
kin llama “ajuste” (fit): coherencia con los “materiales” jurídicos
existentes, creados por decisiones políticas pasadas, es decir, con
la legislación y con la decisión judicial autoritativa (precedente).
A la segunda dimensión la llama “justificación”.16 Y trata de
demostrar que una única respuesta correcta (“lo recto”) está dis-
ponible en la “mayoría” de los casos difíciles.
Se puede negar esta última tesis sin comprometerse con nin-
gún tipo de escepticismo sobre la objetividad de los bienes hu-
manos o sobre los juicios correctos acerca de lo bueno y lo malo.
No necesita nuestra negativa estar referida al argumento popu-
lar que Dworkin está directamente comprometido a despre­ciar
y demoler: el argumento de que el desacuerdo es endémico e
inerradicable (porque el no estar de acuerdo es un mero hecho
entre las personas y es lógicamente irrelevante para los méritos
de cualquier práctica o reclamo interpretativo). No es necesario
para negar la tesis de Dworkin sobre una-respuesta-correcta ba-
sarse en el hecho de que nadie tiene los poderes “sobrehumanos”
del juez imaginario de Dworkin.
Aun un juez ideal, con poderes sobrehumanos, no podría
buscar sensiblemente una única respuesta correcta para un caso

Véase Dworkin, Ronald, Law’s Empire, Cambridge, Mass., Harvard Uni-


16

versity Press, 1986, 255. Este término parece confuso, ya que ambas dimensio-
nes son, en esta explicación, necesarias para justificar una decisión judicial. Su
nombre previo para la segunda dimensión (inherente y sustantivamente moral),
“rectitud”, era mejor; véase Dworkin, Taking Rights Seriously, Cambridge, Mass.,
Harvard University Press, 1978, 340-1. Además, los rótulos adoptados por
Dworkin tienen el mérito de hacer claro este ajuste, precisamente porque una
condición necesaria para asegurar ciertos bienes y requerimientos morales y
políticos, tales como comunidad e integridad, es una cuestión de hechos históri-
cos, es decir, hechos sobre cuáles juicios y decisiones han sido efectuados por
las instituciones pertinentes en una sociedad dada, en un lapso de tiempo dado
y la extensión en la cual el juicio o decisión actual o hipotética corresponde en
contenido a previos juicios y decisiones.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

150 JOHN FINNIS

difícil (tal como los abogados, en los sistemas jurídicos sofis­


ticados, usan el término “caso difícil”). Porque en tal caso la bús-
queda de una respuesta correcta es prácticamente incoherente
y sin sentido, de la misma manera que una investigación acerca
de la novela inglesa que fuera “más romántica y corta” (o “más
divertida y mejor” o “más inglesa y más profunda”).
Al asumir con Dworkin que hay dos “dimensiones” o crite-
rios de evaluación judicial, podemos decir que un caso es difícil
para la decisión judicial (no meramente original), cuando no sólo
hay más de una respuesta que no está en evidente violación de
una regla aplicable, sino también que las respuestas que están
disponibles pueden ser catalogadas en diferentes órdenes en ra-
zón de cada uno de los criterios de evaluación pertinentes: para
las novelas, su brevedad y su idiosincrasia inglesa (o humor, o
profundidad, o... ); para los juicios jurídicos, su adaptación a la
legislación previa y al precedente y, déjesenos convenir (no con-
ceder) con Dworkin, su inherente profundidad moral.17 En ese caso
se encuentra lo que los teóricos de la “elección racional” (en el
sentido 3) llaman “intransitividad”, un fenómeno que esas teorías
reconocen no poder manejar realmente:18 la solución A es mejor

17
A lo largo de toda esta discusión sobre las dimensiones de la valoración
en Dworkin, daré por aceptada su aseveración de que la “moralidad y la salud
moral” se refieren a una “dimensión de valoración” que puede estar, a veces,
rectamente (en un cierto sentido de “recto” relevante a la deuda judicial) subor-
dinada a algún otro criterio o criterios (tales como “ajuste”). Pero la verdad aquí
es diferente, aunque no simple; la moralidad siempre triunfa sobre cualquier
otro criterio de elección, aunque no de tal manera como para hacer irracional
la elección inmoral; pero las condiciones verdaderas de cualquier verdad(es)
moral relevante para un juez, incluyen hechos sobre el ajuste; si los hechos so-
bre el ajuste no pueden (en estándares de juicio moral) ser reconciliados con la
moralidad, uno está, de hecho, en una situación de lex injusta, para lo cual véase
Finnis, Natural Law, cap. 12.
18
En la “teoría del juego” —un vasto y sofisticado cuerpo de razonamiento
sobre las situaciones de la vida ordinaria (por ejemplo, el “regateo”), y conce-
bido como si aquellas tuvieran la simple, de objetivo unitario, autointeresada
estructura de un juego competitivo—, el primer axioma es el de la transitividad:
si “a” es mejor que “b” y “b” es mejor que “c”, entonces “a” debe ser mejor que

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 151

que la solución B, en la escala del ajuste jurídico, y la B que la


C, pero la C es mejor que la A en la escala de la “fuerza moral”;
así es que no hay suficiente razón para declarar a A o a B, o a
C como la absolutamente mejor decisión judicial. Si el orden de
calificación fue el mismo en ambas dimensiones, por supuesto el
caso no fue un caso difícil, y el sistema legal ya tenía lo que siem-
pre se desea de él: una única respuesta correcta.
En sus obras anteriores a Law’s Empire, Dworkin trató de su-
perar esa inconmensurabilidad de las dimensiones o criterios de
evaluación, al proponer una especie de orden lexicográfico (en la
terminología de Rawls: “lexical”). Los candidatos para el “mejor
informe” sobre el derecho de Inglaterra en 1980 debían fijar ade-
cuadamente el material legal inglés entonces existente y, entre los
que satisfacen este criterio umbral, aquel que se sitúa más alto en
el otro criterio (fuerza moral), sería sobre todo y absolutamente
“el mejor”, aunque se sitúe como menos ajustado que los de-
más.19 Pero esta solución era vacía, ya que no identificaba ningún
criterio, aunque sea en esbozo o “en principio”, para especificar

“c”; si “x” es peor que “y” e “y” que “z”, entonces “x” es peor que “z”, etcétera,
y de modo similar para los predicados comparativos diversos de “es mejor que”,
o “es peor que”, por ejemplo “es preferible a”... Véase H. D. Luce y H. Raiffa,
Games and Decisions, New York, Wiley, 1957, cap. 1. Maestros inteligentes de la
teoría del juego reconocen que, en la vida real, las intransitividades abundan:
“a” es mejor que “b” en un aspecto (por ejemplo la proximidad de la escuela), y
“b” es mejor que “c”, en otro aspecto (por ejemplo los entretenimientos físicos),
pero ya que las dos bases de comparación (proxi­midad y entretenimientos) no
son conmensurables unas con otras, no se sigue que “a” sea mejor que “c” en
cualquier aspecto, incalificadamente. De esta manera, Luce y Raiffa están ob-
ligados a decir: “Podemos decir que nos referimos solamente al comportamien-
to que es transitivo”, agregando esperan­zadamente que “creemos que esto no
necesita ser siempre un estudio vacuo” (ibidem, 25). En la misma página, recono-
cen la causa típica y el efecto de las intransitividades: un tópico o una situación
fuerzan “elecciones entre alter­nativas inherentemente incomparables”. La idea
es que cada alternativa invoca “respuestas” sobre muchas escalas de “atributos”
diferentes y eso, aunque cada escala pueda ser transitiva en sí misma, su amal-
gamamiento no necesariamente lo es.
19 Véase, por ejemplo, Dworkin, Taking Rights Seriously, 340-2.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

152 JOHN FINNIS

cuándo es adecuado “el ajustamiento”, es decir, para situar el


umbral (del ajuste) más allá de cuál criterio de la fuerza moral
pudiera prevalecer (es como si a uno le dijeran que buscara, para
la novela más divertida, entre aquellas que son “bastante cor-
tas”). Presumiblemente, los candidatos para la respuesta correcta
a la pregunta “¿Cuándo es adecuado el ajusta­miento?” estarían
catalogados en términos tanto de ajuste como de profundidad.
Una regresión al infinito, de la viciosa clase que anula las expli-
caciones racionales, estaba en marcha.
En Law’s Empire, Dworkin abandona la descripción de una
simple ordenación lexical entre esos dos criterios. Nos hemos
quedado con poco menos que una metáfora: “balance” como en
“balance general de las virtudes políticas”, incluidas en las inter-
pretaciones competitivas o descripciones de la ley [de Inglaterra
(en 1990)]. Pero, en ausencia de algún baremo que pudiera con-
mensurar los diferentes criterios, las instrucciones para el balan-
ce (o mejor para sopesar) pueden legítimamente significar poco
más que: “tenga en mente, conscientemente, todos los hechos
relevantes y elija”. O en la esfera jurídica: “Oiga los argumentos,
sentado en la más Alta Corte y luego vote”.
Al comprender la racionalidad práctica en todas sus formas,
se puede apreciar una característica de la experiencia de la elec-
ción. Después que uno ha elegido, los factores que favorecen la
opción elegida parecerán, generalmente, sobrepasar o sobreba-
lancear aquellos que favorecen las opciones alternativas rechaza-
das. La opción elegida —hacer “x”, adoptar la regla o la inter-
pretación “y”— parecerá generalmente (a la persona que eligió
aunque no a los observadores) tener una supremacía, una única
rectitud. Pero este sentido de supremacía, de la corrección de una
opción (la elegida), no alterará la verdad de que la elección no es-
taba racionalmente determinada, es decir, no estaba guiada por
la identificación de una opción o respuesta como “la correcta”
(y esto no significa que fuera irracional; estaba entre las opcio-
nes racionalmente atractivas). Más bien, la elección estableció la
respuesta “correcta”, es decir, la establecida, en última instan-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 153

cia, por referencia a las disposiciones y sentimientos del elector.20


Cuando la elección en un caso difícil está hecha por (la mayoría)
de la más alta corte (un mero asunto fáctico), la única rectitud de
la respuesta está establecida no solamente por la actitud de aque-
llos que la han elegido, sino también para el sistema jurídico o
la comunidad para la cual ha sido autoritativamente decidido y
establecido como en una regla.

VI

La inconmensurabilidad de las dos dimensiones o criterios de


Dworkin para el juicio judicial tiene significativas similitudes con la
inconmensurabilidad de los bienes (y razones) compro­metidos en
las opciones alternativas disponibles para la elección moralmente
significativa, en cualquier contexto. La racionalidad moral y políti-
ca que sostiene (aunque no agota) la racionalidad jurídica, no pue-
de ser entendida sin una comprensión de la inconmensurabilidad.
La inconmensurabilidad, la ausencia de cualquier baremo
racionalmente identificable para medir, o de una escala para so-
pesar los bienes y los males en debate, es mucho más penetran-
te e intensa de lo que se podría imaginar de la simple descrip-
ción dworkiniana del razonamiento jurídico, a lo largo de las dos
dimensiones de adecuación o ajuste legal y solidez moral. Uno
encuentra la inconmensurabilidad en contextos sencillos, tales
como tener que elegir entre ir a una conferencia, leer un buen
libro, ir al cine y hablar con los amigos. Uno la encuentra en
relación con las grandes elecciones sociales, como rechazar o re-
pudiar la disuación nuclear:21 explorando tal elección se ilustrará
ampliamente la impotencia de todas las formas de razo­namiento

20 Véase Grisez, “Against Consequentialism”, American Journal of Jurispru-


dence, 23, 1978, 46-7.
21 Véase Finnis et al., Nuclear Deterrence, Morality and Realism, 207-72; Raz,
Joseph, The Morality of Freedom, Oxford, Oxford University Press, 1986, 321-66,
explora la inconmensurabilidad con algunas conclusiones similares.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

154 JOHN FINNIS

agregativo para una elección moralmente significativa, elección


aparte de la tarea puramente técnica o tecnológica de identificar
los más costo-eficientes medios para una única meta limitada.
El razonamiento más característico de la racionalidad téc-
nica es el “análisis del costo-beneficio”, que compara los costos
de las opciones alternativas con los beneficios probables.22 Esto
puede ser llevado a cabo, con entera racionalidad, cuando: a) las
metas están bien definidas, b) los costos pueden ser comparados
con algunas unidades definidas (por ejemplo el dinero), c) los be-
neficios pueden ser también cuantificados, de forma que resulten
conmen­surables unos con otros, y d) las diferencias entre los me-
dios, además de su eficiencia, los costos mensurables y beneficios
mensurables, no son considerados como significativos. Ninguna
de estas condiciones se cumple en el razonamiento moral.
Por supuesto, la elección moralmente significativa sería inne­
cesaria y, con una cualificación,23 imposible, si una opción pu-

22
Hay otras formas de razonamiento en el cuarto orden, el cultural, por
ejemplo el estético. Aquí los artífices no están guiados por una meta adecuada-
mente identificable independientemente de los medios eficaces que ellos pue-
dan calcular y adoptar para alcanzarlo; la creación artística, de esta manera,
excede a la técnica. En cambio, tales artífices, respondiendo a la sensible parti­
cularidad del asunto sobre o con el cual trabajan, están, cada uno, guiados por
un “sentido” del objeto, un sentido que no puede ser articulado de otra manera
que por la producción del objeto, el cual sirve para medir la adecuación de
cualquier intento particular. Hay una interacción entre el proceso de creación y
esa “concepción” o “anticipación” imaginativa del objeto; la anticipación puede
ser perfeccionada o alterada, aun radicalmente, sin desaparecer durante el pro-
ceso. Valorar lo artístico, el valor estético (bondad o maldad) del producto final,
involucra una apreciación estética de la unidad entre “lo que la obra está tra-
tando de decir” y “cómo lo está diciendo”; la comprensión estética no viene a
descansar en cada extremo, ni tampoco usa un criterio completamente anterior
y externo a la composición misma. Supuesto que una composición tiene una
especie de unidad interior, claridad e integridad, puede tener un valor estético
que puede gobernar y reformar, más bien que ser gobernada por modelos pre-
existentes que generalizan los caracteres de objetos estéticos previos que, por su
propia unidad interior, claridad e integridad, establezcan por ellos mismos su valor
artístico.
23 La cualificación: puede haber elección (digamos) entre dos opciones, una
de las cuales está racionalmente motivada, pero la otra, aunque formada en

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 155

diera ser demostrada como la mejor, en una sola escala que como
todo razonamiento agregativo, jerarquizara las opciones en un
único orden transitivo. Si hubiera una razón (para hacer “x”)
que algún método racional de comparación (por ejemplo la suma
de los bienes y de los males en un análisis completo del costo­
beneficio), identificara como racionalmente preferible, la razón
alternativa (contra hacer “x”), al estar así identificada como ra-
cionalmente inferior, cesaría de ser racionalmente atractiva, al
menos en esa situación de elección. La razón así identificada
como dominante, como incualificadamente preferible y la op-
ción favorecida por esa razón, sería racionalmente carente de
oposición. Allí no cabría ninguna elección, del tipo que esas teorías
morales buscan guiar, porque las elecciones moralmente signi­
ficativas que las teorías morales buscan orientar se dan entre op-
ciones alternativas que poseen un requerimiento racional.
Identificar ciertas opciones como moralmente incorrectas no
supone identificar una opción como (moralmente) la única co-
rrecta. Por supuesto, aun cuando una opción pueda ser juzgada
como la única opción (moralmente) correcta para una persona
dada (un juicio moral que solamente los principales compromi-
sos de esa persona y sus disposiciones harán posible), esto im-
plica solamente que las opciones inmorales alternativas no son
totalmente racionales. Eso no implica, de ninguna manera, que
esas opciones alternativas sean irracionales, es decir, carentes de
atractivo racional en términos de bienes humanos, genuinos e
inteligibles, que serían asegurados por las opciones inmorales
y sacrificados por la opción moralmente recta. Racionalmente
motivada de esta manera, la elección moralmente significativa
resulta posible —por supuesto, es característica de la situación
humana— aun en el caso, quizá relativamente poco común, de
“una respuesta (opción) moral correcta”.

su estructura de medios por la inteligencia, está motivada, en última instancia,


sólo por el sentimiento. Pero ésta no es la clase de elección que concierne al
razonamiento moral, aunque la lucha contra las tentaciones que surgen de las
motivaciones emocionales tiene innegablemente significación moral.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

156 JOHN FINNIS

Pero cuando los razonamientos técnicos identifican a una op-


ción como la únicamente correcta, es decir, como dominante, lo
hacen demostrando que ella ofrece todo lo que las otras opciones ofre-
cen y algo más; ella es incalificadamente mejor. Las otras opciones,
entonces, carecen de atractivo racional. Tal deliberación no ter-
mina en una elección —en el sentido más rico y central de este
término ambiguo— sino en la comprensión, la “decisión” (no en
la elección sino en el juicio racionalmente formado) y la acción.
Uno de los principios de la moralidad, ya lo he dicho (II más
arriba), excluye el actuar contra una razón básica al elegir la des-
trucción o el daño de cualquier bien humano básico, en cual-
quiera de sus determinaciones. Porque esas determinaciones no
son sino aspectos de las personas humanas, presentes y futuras, y
las personas humanas no pueden ser racionalmente reducidas a
factores conmensurables captados por el razona­miento técnico.
Estas concreciones del bien humano constituyen razones en con-
tra de cualquier opción que involucre la elección (intención) de
destruir o dañar cualquiera de ellas. La signifi­cación de la incon-
mensurabilidad de los bienes involucrados en tales opciones mo-
ralmente significativas está en que ninguna razón para tal opción
puede ser racionalmente preferible a esa razón en contra. Y lo
mismo es verdadero para la razón en contra de una opción que esté
constituida por la parcialidad de tal opción.
Se puede preguntar ¿cuáles son las razones para regular la
propia elección, de acuerdo a una razón-contra, más bien que por
cualquier razón-para? De nuevo, ellas no pueden ser estable­cidas
sin referencia a algunas características de nuestro mundo, el con-
texto fundamental de toda elección humana. Las opciones que
son razones para mi elección son infinitas en número. Siendo fi-
nito, simplemente no puedo hacer todo, no puedo elegir cada
opción para la que existan razones. Pero puedo abstenerme de
hacer algo, puedo respetar cada seria razón en su contra. Así es
que un deber afirmativo incondicional o absoluto (deber de...),
impondría un peso imposible y sería irracional; pero los abso-
lutos morales negativos (deberes de no...), si están correctamente

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 157

establecidos, en atención a la distinción entre intención y efectos


colaterales, pueden ser siempre impuestos, en cualquiera o en
todas las circunstancias.
Además, muchos bienes humanos (por ejemplo las vidas de
los demás) son regalos, dones, que podemos destruir o dañar, pero
que no podemos crear. Aquí también hay un fundamento de la
asimetría inteligible entre las razones-para y las razones-contra.
Tampoco la prioridad, dentro de su ámbito, de las razones-con-
tra otorga a la moralidad como un todo un carácter negativo o
eleva a la pureza moral al rango de una meta suprema. El primer
elemento del primer principio de la razón práctica sigue siendo
que el bien humano tiene que ser hecho y perseguido. El segundo
elemento es que el mal tiene que ser evitado. Pero un completo
respeto y una adhesión a los deberes absolutos de evitar el mal
deja un campo abierto para (más numerosas) responsabilidades
positivas, individuales y sociales.

VII

Los absolutos morales dan al razonamiento legal su esqueleto: la


exclusión del asesinato intencional; de la injuria intencional hacia
la persona y aun de los intereses económicos de la persona; del
fraude deliberado,24 en vista a asegurar los resultados deseados;
24 La ley inglesa declara no reconocer el principio de que el intento de
dañar es suficiente para hacer ilegal una acción legal. Bradford Corporation versus
Pickles (1895) A. C. 587; Allen versus Flood (1898) A. C. 1. Pero la significación de
esta declaración está reducida considerablemente por (i) la doctrina establecida
en Quinn versus Leathem (1901) A. C. 495, y Crofter Hand Woven Harris Tweed versus
Veitch (1942) A. C. 435, de que un acuerdo para actuar que dañe al demandante
con la intención predominante de perjudicarlo es un agravio aun si los actos
en sí mismos son de otra manera legales, y por (ii) las siguientes doctrinas que
transforman acciones en agravios para aquellos que están dañados por un acto
incorrecto, por ejemplo de fraude, induciendo o amenazando la ruptura de un
contrato, etcétera, cuando ese acto está intentando dañarlos, aun cuando ellos
no tuvieran de otro modo acción con respecto al fraude, la intimidación o la
ruptura o interferencia del contrato; véase, por ejemplo, Lonrho plc versus Fayed

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

158 JOHN FINNIS

de la esclavitud, que trata a la persona humana como a un ob-


jeto de bajo rango, de ser más bien que como un sujeto humano
autónomo. Estos absolutos morales que “son racionalmente de-
terminados y esencialmente determinables constituyen los dere-
chos humanos más básicos; y los fundamentos de la ley criminal y
de las leyes de daños intencionales o delitos, para no mencionar
todas las leyes, principios y doctrinas que penalizan el fraude in-
tencional, retirándole todo apoyo legal directo y excluyéndolo del
proceso legal”.
La racionalidad de todas estas normas, morales y jurídicas,
depende de la inconmensurabilidad de los bienes y males huma­
nos en juego en opciones para elección moralmente significa­
tivas. Esta inconmensurabilidad tiene ulteriores implicaciones de
importancia para el razonamiento jurídico.
El centro de la norma moral de imparcialidad es la regla de
oro: “haz a los demás lo que desearías que te hicieran a ti; no im-

(1991) 3 AH E. R. 303 (HL). Además, el carácter fundacional de la doctrina en


Bradford Corporation versus Pickles y Allen versus Flood está cuestionado por el hecho
que, en América, ella ha sido rechazada: véase Barr Ames, James, “Hasta qué
punto un acto puede ser una injuria debido al injusto móvil del actor”, 18
(1905), 411-22, y Prosser on Torts, sect. 130. Además, la adopción, por la Cámara
de los Lores, en 1890, del principio de que el móvil solo no puede hacer ilegal
un acto individual, fue profundamente confundido, por un análisis imperfecto
de la acción y de la intención. (1) Hubo una falla fundamental al distinguir
sentimientos de razones para la acción, por ejemplo Lord Watson expresó ese
principio de esta manera: “Cuando el acto dado es legal, aparte de los sen-
timientos que lo impulsan, la ley civil tendría que no tomar conocimiento de su
móvil” [(1898) A. C. a. 94]. (2) Correspondientemente, hubo una falla para ver
que los actos deberían ser descritos, identificados, en términos de los fines y de
los medios identificados en las deliberaciones que formulan las opciones entre
las que el actor elige y así se debe distinguir claramente entre fines, medios y
efectos laterales; el argumento que los lores rechazaron en 1898 incluía junto
a la “malicia” un propósito de “beneficiarse a expensas de su vecino”, lo que
confunde el caso donde la pérdida para el vecino es el objeto (y el beneficio
financiero para sí no es más que un efecto lateral bienvenido), con el caso en
donde el beneficio financiero para sí mismo es el objeto (y la pérdida para el
vecino nada más que prevista, tal vez un efecto lateral bienvenido); los lores
rechazaron el argu­mento sin identificar esta radical ambigüedad.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 159

pongas a los demás lo que no quieres que te obliguen a aceptar”.


Esto tiene dos aspectos. Primero: la racionalidad prác­tica, fuera
del limitado contexto técnico de los juegos competi­tivos, inclu-
ye una norma racional de imparcialidad. Esta norma no excluye
todas las formas y sentimientos de preferencia por sí mismo y
por aquellos que están cerca y son queridos, sino más bien todas
aquellas formas de preferencia que están motivadas solamente
por deseos, aversiones u hostilidades que no corres­ponden a los
aspectos inteligibles de las razones reales para la acción: los bienes
humanos básicos realizables en las vidas de otros seres humanos,
así como en la vida de uno mismo y de aquellos que están cerca
de nuestro corazón.
El segundo aspecto de la regla de oro es este: aunque la im-
parcialidad sea una norma racional que requiere trascender todos
nuestros sentimientos no integrados racionalmente, su aplicación
concreta en la vida personal presupone una conmen­suración de
los beneficios y de las cargas que la razón es impotente para con-
mensurar. Porque para aplicar la regla de oro se debe saber qué
cargas se consideran demasiado grandes para aceptarlas. Y este
conocimiento, que constituye una conmen­suración pre-moral,
no puede serlo por una conmensuración racional. Por lo tanto,
sólo puede ser la propia conciencia intui­tiva el propio discerni-
miento de los propios “sentimientos” hacia varios bienes y males,
como concretamente recordados, experi­mentados o imaginados.
Esto, lo repito, no es una conmensu­ración racional y objetiva
de los bienes y de los males; pero una vez establecidos en nues-
tros sentimientos e identificados en nuestra conciencia, capacitan
para medir nuestras opciones por medio de un estándar objetivo
y racional de imparcialidad interpersonal.
Analógicamente, en la vida de una comunidad, la conmensu­
ración preliminar de los factores racionalmente inconmensu­
rables se cumple no por juicios racionalmente determinados,
sino por “decisiones” (elecciones). ¿Es justo imponer a los demás
los riesgos inherentes a conducir a más de 10 millas por hora? En
nuestra comunidad sí, ya que nuestra comunidad ha decidido,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

160 JOHN FINNIS

por costumbre y por ley, tratar esos riesgos y daños como no de-
masiado grandes. ¿Tenemos una crítica racional para una comunidad
que decidiera limitar el tráfico en las rutas a 10 millas por hora y
aceptar todos los costos económicos y de otra clase de tal decisión?
¿O no tener la institución de los trusts o de trusts inmobiliarios?
No, no tenemos ninguna crítica racional para tal comunidad. Pero
sí tenemos una crítica racional para alguien que conduce a 60 mi-
llas por hora, pero que, cuando es chocado por otro, se queja y ale-
ga que el mero hecho de que la velocidad del otro excediera las 10
millas por hora establece la negligencia del otro. O de aquellos que
desean recibir los beneficios de los trusts (por ejemplo beneficios
en las tasas), pero no quieren aceptar la distinción de la ley entre
trust y contrato en el caso de quiebra.
En general, tenemos una crítica racional para alguien que
acepta los beneficios de estas u otras decisiones generales, pero re-
chaza las cargas cuando pesan sobre él y sobre aquellos por los que
se siente interesado. En definitiva, la decisión de permitir al tráfico
de las rutas circular a más de 10 millas por hora, o de definir los
trusts tal como lo hace la ley inglesa, era racional­mente indetermi-
nada.25 Esto no significa que no esté completa­mente guiada por la
razón; el bien de la vida corporal humana y de la integridad es una
razón genuina, siempre prácticamente relevante, y la demanda
racional de consistencia con nuestra tolerancia individual y co-
mún o intolerancia para con otras amenazas —no del tráfico— a
ese bien, provee de cierto criterio racional para la decisión. Y,
similarmente, para con los trusts, cuya racionalidad desafió mu-

25
Por supuesto, esto no significa que fuera “indeterminado”, en el sentido
fuerte de la palabra, que el Movimiento de Estudios Crítico-Jurídicos usa tan
vagamente y no rigurosamente, por ejemplo indeterminado en el sentido de
estar completamente sin la guía de la razón (véase Finnis, “On the Critical
Legal Studies Movement”, 147, 157-61). Porque el bien de la vida corporal y la
integridad es una razón genuina, prácticamente relevante, y un criterio racional
adicional para la decisión está proporcionado por los hechos acerca de los tiem-
pos de reacción humanos y la susceptibilidad a los impactos, y por la demanda
racional de compatibilidad con nuestra tolerancia, o la intolerancia individual
y colectiva de otras —no del tráfico— amenazas a ese bien.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 161

chos intentos legislativos, durante centurias, para suprimir esta


peculiar doble propiedad. Sin embargo, aunque racionalmen-
te indeterminada, la decisión de permitir un movimiento más
rápido del tráfico, una vez hecha, provee un modelo racional,
completamente determinado, para tratar a aquellos acusados de
incorrección o a los que infligen incorrectamente un daño. Tal
como sucede con los trusts en bancarrota.
En el desarrollo del proceso jurídico, mucho gira sobre el
principio —principio de imparcialidad— de que los litigantes (y
otros involucrados en el proceso) deberían ser tratados por los
jueces (y por otros con poder de decisión) imparcialmente, en el
sentido de que deberán ser tratados, en tanto como sea posible,
por cada juez tal como debieran ser tratados por cualquier otro
juez. Creo que, sobre todo, es esto lo que conduce al derecho
hacia lo artificial, la racionalidad de establecer y perseguir un
conjunto de normas positivas, identificables, en tanto sea posi-
ble, simplemente por sus ‘’fuentes’’ (por ejemplo por el hecho
de su promulgación u otro suceso constitutivo) y aplicadas, tanto
como sea posible, de acuerdo con su significado estipulado pú-
blicamente; dilucidado éste con la menor referencia posible a las
considera­ciones que, porque no están controladas por los hechos
referidos a las fuentes (acontecimientos constitutivos), es proba-
ble que sean traídas a colación diferentemente por los diferentes
jueces. Esta orientación al aislamiento de lo jurídico respecto del
razona­miento moral no puede jamás ser completa.
La inconmensurabilidad tiene ulteriores implicaciones vincu­
ladas al razonamiento jurídico. Ella descarta la técnica propuesta
para el razonamiento jurídico conocida como “análisis econó-
mico del derecho”. Porque es central en esa técnica que cada
pegunta seria acerca del orden social pueda ser resuelta por la
agregación del bien total neto prometido por las opciones alter-
nativas, en términos de un factor simple conmensurante (o maxi-
mizador), a saber, la riqueza medida en términos del dinero que
los actores sociales relevantes estarían deseosos y fueran capaces
de pagar para asegurar su opción preferida. Igualmente impor-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

162 JOHN FINNIS

tante para el análisis económico es la concepción o tesis de que


no hay diferencia de principio entre comprar el derecho de infli-
gir intencionalmente un daño y comprar el derecho de no tomar
precauciones que eliminarían un número equivalente de daños
causados accidentalmente.26 Una posición crítica del análisis eco-
nómico del derecho enfocará estas dos características suyas. Crí-
ticas menos fundamentales, como las de Dworkin (prove­chosas
y que valen la pena),27 dejan a estas características intactas. Por
supuesto, la propia distinción de Dworkin entre los derechos y
las metas colectivas (estas últimas propuestas por Dworkin como
legítimo ámbito de las legislaturas) es una distinción que supone
acríticamente que las metas colectivas pueden ser racionalmente
identificadas y preferidas a las alter­nativas por agregación de va-
lor, sin hacer caso a los principios de imparcialidad distributiva y
otros aspectos de la justicia, prin­cipios que en sí mismos consti-
tuyen derechos y que no pueden ser negociados de acuerdo con
ninguna metodología racional, contra las mensurables cantida-
des de valor.28

VIII

En suma, gran parte de la teoría académica sobre el razonamien-


to judicial exagera grandemente el alcance con el cual la razón
puede establecer cuál es el mayor bien y el menor mal. Al mismo
tiempo, tal teoría minimiza la necesidad de fuentes autoritativas.
Tales fuentes, en tanto que son claras y respetan los pocos dere-
chos y deberes morales absolutos, tienen que ser respetadas como
las únicas bases razonables para el razonamiento y decisión judi-

Véase Finnis, “Allocating Risks and Suffering”, Cleveland State Law Review,
26

38, 1990, 200.


Dworkin, A Matter of Principle, Cambridge, Mass, Harvard University
27

Press, 1985, pt. IV.


28
Véase Finnis, “A Bill of Rights for Britan? The Moral of Contemporary
Jurisprudence”, Proc. Brit. Acad., 71, 1985, 318-22.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO NATURAL Y RAZONAMIENTO JURÍDICO 163

cial, en relación con aquellos incontables puntos de disputa que


no involucran directamente derechos y deberes absolutos. Una
teoría del derecho natural de la tradición clásica no pretende que
la razón natural puede identificar la respuesta correcta a las in-
contables preguntas que surgen para el juez cuando encuentra las
fuentes poco claras.
Desde el punto de vista clásico, expresado por Tomás de
Aquino con una clara deuda hacia Aristóteles,29 hay muchas for-
mas de andar mal y actuar mal; pero en muchas, tal vez en la
mayoría de las situaciones de la vida personal y social, hay un
buen número de opciones “correctas” (es decir, no malas) incom-
patibles. Las principales elecciones personales o las decisiones so-
ciales autoritativas pueden reducir grandemente esta variedad de
opciones para la persona que ha hecho este compromiso o para
la comunidad que acepta tal autoridad. Todavía, esas eleccio-
nes y decisiones, aun cuando razonables y racionales, son en la
mayoría de los casos no requeridas por la razón. No están pre-
cedidas por ningún juicio racional acerca de que esta opción es la
respuesta correcta o la mejor solución.

Véase Aquino, Tomás de, Summa Theologiae, Ia-IIae, q. 95, a. 2; Aris-


29
b a
tóteles, Nicomachean Ethics, 5, 10, 1134 19-1135 6; Finnis, “Natural Law”, 281-
90, 294-5.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL
Y “ORIENTACIÓN SEXUAL”*

I. Durante los últimos treinta años, ha surgido en Europa un pa-


trón común para reglamentar legalmente la conducta sexual.
Este patrón o plan, al que llamaré “posición [europea] moderna
predominante”, es aceptado por la Corte Europea de Derechos
Humanos y la Comisión Europea de Derechos Humanos (las dos
instituciones judiciales y cuasi-judiciales supranacionales de la
Convención Europea para la Protección de los Derechos Hu­manos
y las Libertades Fundamentales [1950], a la cual pertenece la gran
mayoría de los Estados europeos, miembros o no de la Comunidad
[Económica] Europea, ahora conocida como Unión Europea). La
posición europea moderna predominante tiene dos puntos de apo-
yo. Por una parte, el Estado no está autorizado a tipificar como
delito (y de hecho no lo hace) al acto sexual in­moral (por ejemplo,
al acto homosexual), privado, entre personas adultas que hubieran
prestado su consentimiento. Por otra parte, los Estados sí tienen
autoridad para desalentar, digamos, la conducta y la “orientación”
homosexual (esto es, el deseo abierta­mente manifiesto de interve-
nir en una conducta homosexual). Y por lo común, aunque no
universalmente, lo hacen. Es decir, los Estados mantienen leyes
y políticas criminales y administrativas que tienen entre sus fines
desalentar tal conducta. Muchas de estas leyes, reglamentaciones y
políticas discriminan (distinguen) entre la conducta heterosexual
y homosexual de manera adversa para esta última.
En Inglaterra, por ejemplo, tiempo después de que el Parla­
mento desincriminara la conducta privada del homosexual adulto

*
Traducción de “Law, morality and sexual orientation”, Notre Dame Law
Review, vol. 69, t. 5, 1994, a cargo de Jorge Ignacio Oría. Publicado original-
mente en Persona y Derecho, Pamplona, núm. 41, 1999.
165

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

166 JOHN FINNIS

por medio del Acta de Ofensas Sexuales de 1967, la Cámara de


los Lores (House of Lords), cumpliendo su función de tribunal su-
perior, reafirmó que un jurado puede legalmente imputar el car-
go de conspiración para corromper la moral pública, en el caso
de la oferta publicitaria por personas, de su disponibilidad (no­
comercial) para actos homosexuales.1 La Corte de Apelaciones
ha reafirmado de manera constante, particularmente en 1977,
1981 y 1990,2 que las solicitudes públicas de hombres adultos por
otros hombres adultos caen dentro de la prohibición estatutaria
de “importunar con fines inmorales en un lugar público”.3 El
Parlamento ha aceptado pacíficamente ambas interpretaciones
judiciales acerca de la posición de la ley constitucional, estatu­
taria y del common law. También ha votado más de una vez, con
el objeto de mantener la posición legal por la que se sostiene que
la edad del consentimiento para las relaciones sexuales acep­tadas
por la ley es de 21 años para las homosexuales y de 16 para el
trato heterosexua1;4 en febrero de 1994, la Cámara de los Comu-
nes (House of Commons) votó para establecer la edad del consenti-
miento homosexual a los 18 años, lo que reduciría —pero a la vez
mantendría— la diferencia entre la conducta homosexual y la
heterosexual.5 En 1988, el Parlamento prohibió específica­mente
a los gobiernos locales de Inglaterra hacer cualquier cosa diri-
gida a “promover intencionalmente la homosexualidad” o que
“promoviese la enseñanza, en escuelas oficiales, de que la homo­
sexualidad es aceptable como una pretendida relación familiar”.6
1 Knuller (Publishing, Printing and Promotions) Ltd. v. Director of Pub. Prosecutions,
[1973] A.C 435 (1972).
2 Regina v. Goddard, Crim App. R 185 (1990); Regina v. Gray, 74 Crim App. R
324 (1981); Regina v. Ford, 66 Crim App. R 46 (1977).
3 Sexual Offences Act, 1956, 4 & 5 Eliz., 2, ch. 69 y 32 (Inglaterra).
4 lbidem, § 6 (1) (actos heterosexuales: edad de consentimiento 16 años); Se-
xual Offences Act, 1967, cap. 60, § 1 (1) (Inglaterra) (actos homosexuales: edad
de consentimiento 21 años).
5 El proyecto de ley debe, aún, ser aprobado por la Cámara de los Lores.
6 El estatuto establece:
“2A (1) Una autoridad local no podrá:

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 167

Las provisiones de la ley inglesa relativas al matrimonio y a la


adopción manifiestan, de manera similar, un propósito, o al me­
nos un deseo, de desalentar la conducta homosexual e impedir
su promoción por cualquier forma de actividad que invite a ella,
salvo la de los adultos que hubieran prestado su consentimiento,
y en un ambiente completamente privado.
La posición inglesa descrita supra guarda total conformi-
dad con la posición sustentada por las instituciones europeas de
dere­chos humanos. Cuando la Corte Europea de Derechos Hu-
manos, en 1981, adoptó (y reafirmó en 1988) la posición que el
Parla­mento de Inglaterra había tomado en 1967, determinó que
la prohibición penal de la actividad homosexual privada entre
adul­tos no era necesaria para asegurar el legítimo objetivo del
Estado de tutelar la moral.7 Con esto, la Corte dejó expresamen-
te incó­lume, y en principio, confirmada, la decisión de la Comi-
sión Eu­ropea de Derechos Humanos del 13 de marzo de 1980
(y de la Comisión del 12 de octubre de 1978 y del Consejo de
Ministros, por resolución DH [79] 5 del 12 de junio de 1979)
de que los Estados pueden prohibir actos homosexuales consen-
suales que involucren a un hombre menor de 21 años, no obs-
tante el derecho de no discriminación en la protección legal de
los derechos reco­nocidos en la Convención, y a pesar de que la
ley inglesa a la que nos referimos establece que la “edad para el
consentimiento” será de 16 años para la relación heterosexual (y
de 18 para otros propósitos).

(a) promover intencionalmente la homosexualidad o publicar materiales con


intención de promover la homosexualidad;
(b) promover la enseñanza, en cualquier escuela mantenida, de la acepta­
ción de la homosexualidad como una pretendida relación familiar”.
Local Government Act, 1986, cap. lO, § 2A (Inglaterra), insertado por el Local
Government Act, 1988, cap. 9, § 28 (Inglaterra).
Una “escuela mantenida” es cualquier escuela cuyos fondos provienen de
una autoridad gubernamental local, lo que incluye a la mayoría de las escuelas
de Inglaterra.
7 Dudgeon v. United Kingdom, 45 Eur. Ct .H.R. 21 (ser.A) (1981); Norris v. Ire-

land, 142 Eur. Ct. H.R. 20 (ser.A) (1988).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

168 JOHN FINNIS

Posteriormente, la Comisión reafirmó esa decisión y decla-


ró inaudibles (“inadmisible” para procesos jurídicos posteriores)
las quejas formuladas bajo las cláusulas antidiscriminatorias de
la Convención, contra la ley suiza, de larga data, que considera
acto criminal a la prostitución homosexual (hombres o mujeres)
pero no a la prostitución heterosexual.8
II. La posición [europea] moderna predominante está de
acuerdo con quienes opinan que (tal vez con excepción de algu­
nos casos y contextos especiales) sería injusto que A impusiera
cualquier desventaja sobre B, simplemente porque A cree (a lo
mejor correctamente) que B tiene inclinaciones sexuales (sobre
las que puede o no actuar) hacia personas del mismo sexo (casos
especiales suelen surgir más comúnmente, por ejemplo, donde
la inclinación de B es hacia un “amor de hombre a niño”, es de-
cir, pederastia). La posición no da a B la más amplia protección
legal concebible contra tan injusta discriminación (como tam-
poco la da contra actos privados innecesarios de discriminación
en la locación para vivienda o empleo de personas con opinio-
nes polí­ticas poco populares o excéntricas). Pero la posición en
sí no fomenta, patrocina o impone semejante carga injusta (y
está acompañada de muchas protecciones legales para personas
homo­sexuales en lo que respecta a asaltos, amenazas, discrimina-
ción irrazonable por instituciones u oficiales públicos, etcétera).
El interés de la posición moderna predominante, en sí mis-
ma, no es en inclinaciones, sino solamente en ciertas decisiones de
expresar o manifestar la deliberada promoción de —o el ánimo de in-
volucrarse en— actividades o conductas homosexuales, inclu­yendo
la promoción de formas de vida (por ejemplo la cohabitación
alegadamente marital), que a su vez incitan a tales actividades y
las presentan como una alternativa válida o aceptable a la unión
heterosexual, que el Estado reconoce como matrimonio. Las le-
yes estaduales y las políticas estaduales que ya he señalado, suje-

8 Solicitud 11680/85, decisión del 10 de marzo de 1988, inédita; véase


Delmas-Marty, Mireille, The European Convention for the protection of Human Rights:
International protection versus National restrictions, 1992, 253-54.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 169

tas solamente al requisito constitucional (explícito o implícito) de


libertad para la discusión de ideas, pretenden desalentar decisio­
nes deliberadamente orientadas hacia la conducta homosexual y
manifestadas públicamente.
La posición moderna predominante difiere de la posición a
la que ha reemplazado, la cual considera a la sodomía consensual
entre adultos, y actos semejantes, crímenes per se. Los Estados
que se adhieren a la posición moderna predominante dejan claro
por medio de leyes y políticas, como aquellas a las que he hecho
refe­rencia, que el Estado de ninguna manera ha renunciado a su
legítimo interés en la moral pública y en la educación tanto de los
niños como de los jóvenes, orientada hacia lo que es realmente
valioso y contra las formas de conducta y de vida tentadoras pero
malas. Ni han renunciado dichos Estados al juicio de que una
vida envuelta en conductas homosexuales es mala, incluso para
quien haya sido tan desafortunado como para tener inclinaciones
innatas o cuasi-innatas hacia la homosexualidad.
La diferencia entre la posición moderna predominante y la
po­sición a la que ha reemplazado se puede expresar de la si-
guiente manera. La posición moderna predominante considera
que la responsabilidad del Estado de sostener los verdaderos va-
lores (mora­lidad) es una responsabilidad subsidiaria (auxiliar) a la
responsa­bilidad primaria de los padres y de las asociaciones vo-
luntarias, no políticas. El papel subsidiario del gobierno está am-
pliamente enfatizado y cada vez más aceptado, por lo menos en
principio, en la política europea contemporánea (fue, por ejem-
plo, una de las piedras angulares del Tratado de Maastricht de
1992). Esta concepción del rol gubernamental ha sido tomada
para excluir al Estado de la asunción de un rol directamente pa-
ternalista y disci­plinario, sobre adultos capaces de prestar su pro-
pio consenti­miento. Ese era el rol que la teoría y praxis política
atribuía ante­riormente al Estado en la convicción de que surgía
por una necesidad lógica, de la realidad de que el Estado debía
estimular los verdaderos valores y desalentar la inmoralidad. Esta

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

170 JOHN FINNIS

convic­ción se juzga ahora equivocada (juicio que defenderé en la


parte final de este ensayo).
De esta manera, la teoría y práctica moderna traza una
distin­ción que no aparece en las anteriores disposiciones legales,
una distinción entre: a) la supervisión de la conducta verdade-
ramente privada de los adultos, y b) la supervisión del dominio o
ámbito público. La importancia de este último incluye las siguientes
consideraciones: (1) éste es el ámbito o dominio público en que
la juventud (de cualquier inclinación sexual) es educada; (2) es
el contexto en el que y por el que todos los que tienen responsa­
bilidad sobre el bienestar de la gente joven son ayudados o impe­
didos de asistirlos para que eviten formas de vida malas; (3) es el
medio en el cual y por el cual todos los ciudadanos son alentados
y ayudados, o desalentados y socavados, en su propia resistencia
a ser atraídos por tentaciones que los alejan de sus aspiraciones a
ser personas de carácter íntegro y a ser personas autónomas, ca­
paces de controlarse, en lugar de esclavos del impulso y la grati­
ficación por los sentidos.
Mientras que el tipo (a) de supervisión de las conductas verda­
deramente privadas de los adultos es considerada fuera del rol
normalmente propio del Estado (con excepción del daño sobre
el cuerpo en el sado-masoquismo y la asistencia en el suicidio), el
tipo (b) de supervisión del ambiente moral-cultural-educacional
se mantiene como parte muy importante de la justificación del
Estado para exigir legítimamente la fidelidad de sus ciudadanos
decentes.
III. La posición moderna predominante es parte de un or-
den político-legal que sistemáticamente proscribe muchas for-
mas de discriminación. Es así como la Convención Europea so-
bre De­rechos Humanos (modelo para docenas de Constituciones
promul­gadas en los últimos treinta y cinco años por las autorida-
des británicas, para las naciones que obtenían su independencia)
esti­pula que la protección de los derechos que ella establece debe
ser aprovechada sin discriminación de ninguna índole, como son
“sexo, raza, color, lengua, religión, opinión política o de otra ín­

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 171

dole, origen nacional o social, asociación con una minoría na­


cional, propiedad, nacimiento u otro status”.
Pero la posición moderna predominante deliberadamente
re­chaza propuestas de incluir en dichas listas el ítem “orienta-
ción sexual”. La explicación dada comúnmente (correcta en mi
opinión) es ésta: la frase “orientación sexual” es radicalmente
equí­voca. Particularmente, cuando es utilizada por los promo-
tores de los “derechos de los gays”, la frase ambiguamente asi-
mila dos cosas que la posición moderna predominante distingue
cuidado­samente: (I) una disposición psicológica o psicosomática
que orienta interiormente hacia la actividad homosexual; (II) la
deliberada decisión de orientar e1 propio comportamiento público
para expresar o manifestar el propio interés activo y el respaldo de
la conducta homosexual y/o formas de vida que presumiblemente
involucran dicha conducta.
Se ha observado que las leyes y proyectos que proscriben “la
discriminación basada en la orientación sexual” son interpreta-
das por los movimientos “pro-derechos de los gays” en forma más
amplia que la discriminación consistente en la mera creencia de
A en que B es atraído sexualmente por personas del mismo sexo.
En ocasiones (se ha observado), los movimientos de “derechos de
los gays” lo interpretan como una protección legal extendida a
las activi­dades públicas con intenciones específicas de promover,
procurar y facilitar la conducta homosexual.
En círculos públicos europeos se ha notado que dichas leyes
han sido interpretadas por cortes norteamericanas con ese al­
cance. Un ejemplo que ha sido ampliamente difundido es el del
caso Universidad de Georgetown,9 donde se pidió a un instituto
educacional confesional que diera acceso equitativo a sus insta­
laciones a organizaciones “que participan en, y promueven esti-
los de vida homosexual [los que necesariamente incluyen con-
ductas homosexuales]” en manifiesta oposición a las creencias

9 Centro de Derecho de la Coalición de los Derechos de los Gays de la Universidad de

Georgetown. v. Georgetown Univ., 536 A.2d 1 (D.C 1987).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

172 JOHN FINNIS

y ense­ñanzas morales de la religión con la que dicha institución


estaba asociada.
Así, aunque la posición predominante acepta que los actos de
discriminación del tipo (I) son injustos, juzga que hay razones
de peso tanto para negar que tal injusticia pudiera ser apropiada-
mente remediada por medio de leyes contra “la discriminación
basada en la orientación sexual”, como para sostener que tal “re­
medio” daría como resultado la discriminación, y la injusticia (e
incluso el daño) contra las familias, asociaciones e instituciones
que se han organizado para vivir y trasmitir ideales de vida fami­
liar que incluyen una concepción elevada del valor de las ge­
nuinas relaciones sexuales conyugales.
De hecho, es aceptado por casi todos en ambos lados del de­
bate político, que la adopción de una ley destinada a la prohibi­
ción de la “discriminación en el campo de la orientación sexual”
requeriría el pronto abandono de todos los intentos de la comu­
nidad política por desalentar la conducta homosexual por medio
de una política educativa, de restricciones a la prostitución, del
no reconocimiento de “matrimonios” homosexuales o adopcio-
nes por parejas homosexuales, etcétera. Se juzga (rectamente,
desde mi punto de vista) que la ley, por fuerza, pasaría de ense-
ñar de distintas maneras que la conducta homosexual es mala, a
enseñar de manera masiva que es un tipo de actividad sexual tan
bueno co­mo cualquier otro (y per se, mucho menos cargado de
respon­sabilidades onerosas que la unión sexual del marido y la
mujer o, tal vez, de distinta manera, que la vida de aquellos que
viven en soltera castidad).
IV. La posición moderna predominante encierra varios jui-
cios, explícitos o implícitos, sobre la función propia de la ley y
los intereses relevantes de las comunidades políticas, y sobre la
mal­dad de la conducta homosexual. ¿Pueden estos juicios ser
defen­didos con argumentos reflexivos, críticos, públicamente
inteli­gibles y racionales? Creo que sí. Como ni aun defensores
de los “derechos de los gays” sostienen seriamente que el Estado
nunca puede tener interés en la moral pública o en la formación

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 173

moral de su juventud, o en el ambiente moral en que los padres,


otros educadores y la misma juventud, deben desarrollar esta
forma­ción, en este ensayo pondré énfasis, ante todo, en el tema
de fondo que recibe poca discusión pública: ¿qué hay de malo en
la conducta homosexual? ¿Su juicio como moralmente mala es
invaria­blemente una manifestación de mera hostilidad hacia una
minoría odiada, o una creencia religiosa, teológica y sectaria que
no puede servir de fundamento para una determinación consti-
tucionalmente válida que ponga en desventaja a aquellos que no
se ajustan a ella?
He usado y continuaré usando indistintamente los términos
“actividad homosexual”, “actos homosexuales” y “conducta ho-
mosexual” para referirme a los actos corporales sobre una per-
sona del mismo sexo, realizados con el fin de asegurar la satisfac-
ción sexual orgásmica de una o más partes.
Permítanme comenzar por destacar un dato poco conoci-
do. Los tres filósofos griegos más importantes, Sócrates, Platón
y Aristóteles, consideraban a la conducta homosexual como in-
trínsecamente vergonzosa, inmoral y ciertamente depravada o
depra­vante. Es decir, los tres rechazaban la parte esencial de la
ideología “gay” moderna y su estilo de vida.
Sócrates es retratado por Platón (y por Xenofonte) con fuer-
tes inclinaciones o intereses homosexuales (como también hetero­
sexuales) y promoviendo un ideal de romance homosexual entre
hombres y jóvenes, pero, al mismo tiempo, rechazando cabal­
mente la conducta homosexual. Esto aparece claramente en el
libro de Sir Keneth Dover, Greek Homosexuality.10 En las pa­labras
sintetizadoras de Dover: “El Sócrates de Xenofón carece de la sen-
sualidad y la urbanidad del Sócrates platónico, pero no hay duda
de que ambos condenan la cópula homosexual”.11 También está
aclarado por Gregory Vlastos en su último libro, precisamente so-
bre Sócrates: en el eros socrático que involucra relaciones de afec-
to entre hombres y niños o jóvenes, la intimidad está limitada al
10
Dover, Kenneth Y., Greek homosexuality, 1978, 154-59.
11 Ibidem,159.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

174 JOHN FINNIS

contacto intelectual y visual, la “gratificación terminal” está pro-


hibida12 (y a fortiori en las relaciones entre varones adultos, ya que
virtualmente todos los atenienses consi­deraban los actos sexuales
entre hombres adultos como intrín­secamente vergonzosos).13 Así
es como Vlastos aclara que Só­crates prohíbe precisamente lo que
yo he estado denominando conducta homosexual.
En el reciente caso sobre la segunda enmienda en Colorado,
Evans v. Romer,14 la profesora Martha Nussbaum, filósofa clási-
ca de gran influencia, presentó evidencia oral y escrita sobre es-
tas ma­terias como testigo experto de parte de los demandantes,
quienes buscan derogar una disposición de la Constitución de
Colorado que establece que ningún organismo oficial de Colo-
rado puede adoptar una ley o política “en virtud de la cual la
orientación, conducta, práctica o relación homosexual, lesbiana
o bisexual pueda constituir o de cualquier modo servir de base
para... un reclamo de status minoritario, cuotas preferenciales,
status prote­gido o reclamo por discriminación”. En su testimonio
oral (el 15 de octubre de 1993) negó drásticamente que el libro de
Dover, Greek Homosexuality, llegara a la conclusión de que Sócrates
condenaba la cópula homosexual. Nussbaum sostuvo que Do-
ver solamente afirmaba que Sócrates condenaba la seducción de
estu­diantes. Unos días después, el profesor Robert George, profe-
sor e investigador de teoría legal y política en Princeton, presentó
evidencia para demostrar que el libro de Dover inequívocamente
concluye que Sócrates, retratado por nuestras dos fuentes, Pla-
tón y Xenofonte, condenaba la cópula homosexual como tal y
no confinaba la prohibición a ninguna relación en particular. La
pro­fesora Nussbaum escribió prontamente15 a George aseguran-

12
Vlastos, Gregory, Socrates, ironist and moral philosopher, 1991, 38-39.
13
Hindley, Clifford y Cohen, David, “Debate: Law, Society and Homo-
sexuality in Classical Athens”, 133 Past & Present, 1991, 167, 179-80, 188 n. 14.
14 Núm. 92CV7223 (D. Den., archivada el 12 de noviembre de 1992).
15 Carta de Martha Nussbaum, profesora de filosofía y clásicos, Brown Uni-
versity (20 de octubre de 1993). La carta fue enviada por fax el 21 de octubre de
1993.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 175

do que eso era falso testimonio, dado en una temeraria desaten-


ción a la verdad. Solicitando perentoriamente que George se re-
tractara antes de la clausura del juicio el 22 de octubre de 1993,
dijo que el mismo Dover apoyaría personalmente la lectura de su
con­clusión sobre Sócrates. En esa oportunidad, Dover me escri-
bió el 23 de enero de 1994, y me autorizó a citarlo: “Ciertamente
es mi opinión que el Sócrates de Platón y de Xenofonte, conde-
naba la cópula homosexual como tal y no limitaba la prohibición
a ninguna relación particular. Ciertamente he querido decir eso
en la página 159 de mi libro”.16
¿Entonces, qué hay de Platón? Bueno, el mismo Platón, que
escribiera en su Banquete una famosa celebración de las rela­ciones
eróticas, románticas y espirituales de hombre a niño, puso muy en
claro que todas las formas de conducta sexual fuera del matrimo-
nio heterosexual son vergonzosas, malas y nocivas. Esto es parti-
cularmente evidente en el tratamiento que le da a este asunto en
su último trabajo, Las leyes, pero también está lo sufi­cientemente
claro en La República y en Fedro, e incluso en el mismo Banquete.
Esto está inequívocamente afirmado por Dover y Vlastos, am-
bos en desacuerdo con estas opiniones de Platón. Según Vlastos,
por ejemplo, Platón “veía la relación anal como «contraria a la
naturaleza» [nota al pie de pág.: Fedro 251A1, L[eyes] 636-7] una
degradación no solamente de la humanidad del hombre, sino in-
cluso de su animalidad...”.17

16
Carta de Kenneth J. Dover (25 de enero de 1994) (en el archivo del
autor).
Vlastos, Gregory, Platonic-studies, 25, 2a. ed., 1981. En la nota al pie, Vlas-
17

tos se queja de que por para phusin, “contrario a la naturaleza”, Platón, aquí y
en 836 A-C, quería decir algo “más fuerte” que la frase “contra las leyes” usada
por Dover en su artículo de 1966 sobre el eros y el nomos. Antes de la edición revi-
sada, Vlastos y Dover intercambiaron correspondencia sobre esta observación y
Vlastos cita una carta de Dover:
Lo que Platón efectivamente creía era que el acto era “anti-natural”, en el
sentido de “contra las reglas”; que era una explotación moralmente ignorante
del placer, más allá de lo “dado” (kata phnusin apodedosthei [Leyes], 634 c 4), que
era el producto de una akrateia ([636] C6), que puede ser agravada por el hábito

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

176 JOHN FINNIS

Añade Vlastos que es para Platón un tipo de acto mucho más


serio que el mero hecho de ir “contra las reglas”.18
La evidencia oral de Martha Nussbaum acerca de Platón
si­guió un curso notable. Ella afirmaba que la traducción de Las
leyes, 636,19 que había sido citada en mi testimonio ante el tri-
bunal, era inexacta; en vez de la frase: “aquellos culpables de
tal enormidad”, se debía leer en términos moralmente neutros,
“aquellos que primero se aventuraron a hacer estas cosas”. Por
lo tanto, no se podía confiar en ninguna de las traducciones o las
referencias a Platón de mi testimonio, y Platón, de hecho, apro­
baba la conducta homosexual. Entonces Robert George presen-
tó evidencia mostrando que todas las traducciones al inglés exis­
tentes, sin excepción, traducen la frase griega “pertinente” con
algún término peyorativo o usan un término peyorativo sobre
esa misma conducta en un punto equivalente de la oración pre-
via, y que en particular el filólogo Sir Kenneth Dover traduce
la palabra griega relevante tolmema como “crimen” (refiriéndo-
se al crimen moral). Así es que en su testimonio, el último día
del juicio, la profesora Nussbaum declaró que Liddell y Scott,
“el diccionario griego autorizado, en el que confían todos los
estudiosos de esta área”, traduce tolmema sólo con términos favo-

y el mal ejemplo. Su comparación de la homosexualidad con el incesto ([Leyes]


837E8-838E1) es particularmente reveladora.
Ibidem, 424. Vlastos inmediatamente hace notar que la alusión de Dover a
la comparación platónica de la homosexualidad con el incesto demuestra que
Dover reconoce la gran fuerza con que Platón está condenando lo que Vlas-
tos llamaba “relación anal” y Dover, más holgadamente, “el acto y la homo­
sexualidad”. Ibidem, 25, 424.
18 Ibidem, 25. Yo deseo agregar, por respeto a Platón, que el valioso libro

de Anthony Price rechaza firmemente la teoría de Vlastos de que Sócrates y


Platón, aunque prohibieran los actos homosexuales, aceptaban que los amantes
pudieran endilgarse, no obstante las caricias de las que se habla en Fedro, 255e.
Price, Anthony W., Love and friendship in Plato and Aristotle, 1989, 89-94.
19 “When male unites with female for procreation the pleasure expe­rienced
is held to be natural, but unnatural when male mates with male or female with
female, and those first guilty of these enormities were impelled by their weak-
ness for pleasure”; Platón, Las leyes, trad. de R.G. Bury, 1926, I, 636c en 41.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 177

rables o neutros: “una aventura, empresa, acción de osadía”.20


Sin embargo, de hecho, Liddell y Scott lo traduce como “aven-
tura, empresa, acto desvergonzado o atrevido”.21 Lo que hizo
Nussbaum fue citar la edición de 1897, una edición enteramente
reemplazada en 1940, sin revelar al tribunal su fecha o su edi-
ción. En suma, presentó un diccionario ante el tribunal precisa-
mente como “el diccionario autorizado, en el que confían todos
los estudiosos de esta área”, pero la cita que ella dijo haber to-
mado de ese diccionario era, de hecho, de un diccionario que
ni es autorizado ni en el cual confía estudioso alguno. Y lo hizo
porque de haber citado el verdadero “diccionario autorizado”
habría destruido el principal argumento de su testimonio oral
sobre Platón, mientras que si hubiese per­mitido al tribunal co-
nocer la verdad sobre la fuente decimonónica y obsoleta de su
lexicografía, habría privado a su testimonio del aparente sostén
autorizado que tanto necesitaba para contrarrestar el devastador
testimonio opositor de Dover.
En su testimonio oral, ella negó de lleno que el estudio de
Do­ver sobre Platón llegara a la conclusión de que este último
con­denaba toda cópula homosexual. No, dijo, Dover sólo con-
cluyó que Platón condenaba el sexo relacionado con el sobor-
no o la prostitución. Una vez más, Dover, enterado de dicha
argumen­tación, me permite citar su carta del 23 de enero de
1994: “Platón condena toda cópula homosexual (pp. 165-8 en
mi libro)”.22
Un elemento clave para la condena de la conducta homo­
sexual, por parte de Platón, es su repetido juicio, en Fedro y en Las
leyes, de que es para phusin, o sea contrario a la naturaleza. Sobre
este tema, el testimonio de la profesora Nussbaum fue claro:

Testimonio de Martha Nussbaum, fs. 10, Evans v. Romer. Nro. 92CV7223


20

(D. Den, archivado el 12 de noviembre de 1992) (21 de octubre de 1993) (dado


el 22 de octubre de 1993).
L1ddell-Scott, A Greek-English lexicon, 1803 (Sir Henry Stuart Jones y Ro-
21

derick Mc Kenzie, editores, 9a. ed., 1940, sup. 1968) (1992).


Dover, nota 16 supra.
22

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

178 JOHN FINNIS

los términos traducidos tendenciosamente como “de acuerdo con


la naturaleza” y “contranatural” o “contrario a la naturaleza”
se refieren en realidad (según mi experta opinión y el consenso
de recientes autores, como Price, cuyo estudio del pasaje [en Las
Leyes] ha sido ampliamente aceptado), a “nacimiento” y no a “na-
turaleza” en ningún sentido moral­mente normativo.23

La pretensión de que existe un consenso entre los autores


con­temporáneos, quienes rechazarían por tendenciosa la tra-
ducción “anti-natural” o “contrario a la naturaleza” o que apo-
yarían la extravagante traducción de para phusin realizada por
Nussbaum, fue una fábula pura. Según Nussbaum misma, el
“consenso mo­derno” sobre la materia se formó alrededor del es-
tudio “amplia­mente aceptado” de Price. Muy bien. Pero lo que
dice Nussbaum sobre el estudio de Price del pasaje en cuestión
es, sorpren­dentemente, la contracara exacta de la verdad. Ese
estudio traduce sin titubeos a para phusin, en Las leyes, ns. 636 y
841, como “antinatural”. Por ejemplo, su traducción del n. 636c

23 Supra,nota de Nussbaum nro. 20 a fs. 54. Este “consenso de los recientes


autores, como Price”, se transforma en la primera frase del párrafo siguiente
en “el consenso moderno”. Una referencia anterior aclara que la referencia al
estudio del pasaje “ampliamente aceptado”, de Price, pertenece a su libro: Love
and friendship in Plato and Aristotle, supra nota 18. El libro fue reseñado por la pro-
fesora Nussbaum en el Times Literary Supplement de febrero de 1990. A lo largo
de su disertación sobre Las leyes a fs. 51-55, Nussbaum se refiere al “pasaje” sin
identificarlo nunca o prestar atención al hecho de que en mi declaración, del 8
de octubre de 1993, yo había hecho referencia a cuatro pasajes, y citado textual-
mente dos pasajes de partes dis­tintas del libro de Platón, cada uno de los cuales
aplica a los actos homo­sexuales, la frase que ella comenta a fs. 54: para phusin. El
único pasaje que ella ha citado explícitamente ante el tribunal es el de Las leyes,
n. 636, libro I, pero algunos comentarios confusos a fs. 52 y la línea argumental
de fs. 54, sugieren que ha de haber tenido en mente, sobre todo, Las leyes, VIII,
n. 841 a fs. 54. No se debería pasar por alto que la discordancia entre “actos
homo­sexuales” y phusis está afirmada plenamente por Platón en Las leyes, VIII,
ns. 836 y 838.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 179

es: “la rela­ción homosexual, entre hombres o mujeres, parece ser


un crimen [tolmema] antinatural [para phusin] de primer grado”.24
Permítanme resumir cómo trató la profesora Nussbaum al es-
tudio “ampliamente aceptado” de Price. El libro de Price tra­duce
estos usos de para phusin como “antinatural”, y aun encontrán-
dose bajo juramento, las declaraciones de Nussbaum implican
sin vacilación que Price, rechaza esa traducción por tendenciosa.
Las conclusiones del largo apéndice sobre “La moralidad sexual
de Platón”, del libro de Price están firmemente basadas en su ra-
zonado juicio de que la palabra “antinatural” en estos pasajes da
a entender y transmite los juicios morales esenciales de Platón so-
bre la conducta sexual; e igualmente Nussbaum jura que eso sir-
ve de fundamento a su negativa de que el término tuviera “nin-
gún sentido moral normativo”, y a su argumento de que para
Platón significaba una mera incompatibilidad con la política co-
lonial pro natalista de la época. Nussbaum implícitamente sos­
tiene que el libro de Price apoya su argumento fundamental de
que la moralidad sexual expuesta al tribunal por Robert George
y por mí es puramente teológica, católica e incluso estrictamente
tomista en su origen, y “simplemente no tiene precedentes en los
ejemplares seculares de argumentación basada en ley natural de
la antigua Grecia”,25 incluyendo a Platón;26 sin embargo, el libro
de Price, de hecho, sostiene de manera saliente y explícita que
la po­sición principal de Platón sobre moralidad en la conducta
sexual, puesta en evidencia en La República y Fedro, como también
en Las leyes, era (mal que le pesara a Price) sustancialmente la mis­
ma que la sostenida por la tradición católica en su comprensión
de la ley natural.27
La invención del imaginario consenso moderno sobre el tér­
mino para phusin también obligó a la profesora Nussbaum a ocul-
24
Price,supra nota 18, en 230.
25
Nussbaum, supra nota 20 a fs. 14.
Ibidem, a fs. 67.
26

Price, supra nota 18, en 229-235 (nótense las referencias a Pablo VI y a


27

Juan Pablo II en 233-235).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

180 JOHN FINNIS

tar al tribunal el hecho de que las demás autoridades aca­démicas


citadas profusamente en su testimonio —Dover, Price, Vlastos,
Winkler— coinciden todas en usar los términos “anti­natural” o
“contrario a la naturaleza” para traducir para phusin en Las leyes,
cuando el término se refiere a actos homosexuales.28 Todos tra-
tan esta traducción como enteramente carente de con­troversias.
Todos juzgan que para phusin, utilizada así por Platón en Las leyes,
debe ser entendida como el núcleo de una condena firme y sin
atenuantes a la conducta homosexual. Todos re­chazan, explícita
o implícitamente, la aseveración de Nussbaum de que “el pasaje”
de Las leyes “no dice nada sobre actos se­xuales entre gente sol-
tera”. Como incluso Halperin y Winkler (los académicos abier-
tamente “gay” a los que Nussbaum recurre en su declaración),
tanto Dover como Price, y (como veremos) Vlastos, juzgan que
para saber o hablar acerca de las opiniones de Platón acerca de la
moralidad o la inmoralidad de todas las conductas no maritales,
como los actos homosexuales, no se necesita más que ir a estos
inconfundibles pasajes en Las leyes, textos compatibles con cual-
quier otro texto de Platón.29
En cuanto a Aristóteles, la discusión de Dover es menos satis­
factoria; olvida un buen número de pasajes relevantes, a pesar de
lo cual no contradice el consenso académico acerca del rechazo
de Aristóteles a la conducta homosexual. De hecho, dicha con­
ducta es frecuentemente representada por Aristóteles (en algunos
casos abiertamente y en otros mediante pistas) como intrínse­
camente perversa, vergonzosa y lesiva, tanto para los individuos
involucrados en ella como para toda la sociedad.30
Sobre Aristóteles, las manipulaciones en la declaración de
Nussbaum fueron tan profundas como a esta altura deberíamos

28 Dover, supra nota 10, en 165-68, Vlastos, supra nota 17, en 25, 425; Win-
kler, John J., The constraints of desire, 18, 21 N (1990).
29 Véase Halperin, David M., One hundred years of homosexuality, 1990, 91;
Winkler, supra nota 28, en 18, 21.
30 Véase Aristóteles, Ética Nicomaquea, VII 5: 1148b 29. Aristóteles, Política, II
1:1252a 33-39, junto con las insinuaciones en II 6: 1269b 28 y II, 7: 1272a 25.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 181

esperar. Nussbaum asoció el libro de Price con la aseveración de


su declaración en la que sostenía que Aristóteles apoyaba y apro­
baba los actos homosexuales. Pero en realidad el Aristóteles del
libro de Price está “bastante atónito” incluso por la cuidadosa y
restringida sugerencia de La República de Platón acerca de que “el
amante puede besar y tocar al amado, con su consentimiento,
como a un hijo”.31 Las oraciones finales de las reflexiones de Pri-
ce sobre la visión aristotélica del amor erótico concluyen que,
para Aristóteles, dicho amor es propiamente marital o pederás­
tico; en la misma página, Price nos recuerda que para Aristó-
teles la pederastia no sólo es tan transitoria como la niñez, sino
que además debería ceñirse a sus formas más elevadas, “mirando
más que amando” como Platón ya lo había dicho.32 No se inclu-
yen los actos homosexuales. ¿Qué encontramos en los dichos de
Nussbaum? “Estoy de acuerdo con la conclusión de Price”, dice,
citando la oraciones finales de Price, pero cortando sin indica-
ción alguna las primeras catorce palabras para que en lugar de
la referencia de Price al matrimonio y la pederastia (entendida
como excluyendo los actos sexuales), las pueda sustituir por sus pro-
pias palabras, “relaciones heterosexuales y homosexuales” (en-
tendidas como incluyendo actos sexuales entre hombres de cualquier
edad). Una distorsión falsificadora similar ocurre la única vez que
cita directamente a Aristóteles, y todos los otros pasajes de Aris­
tóteles que ella cita han sido manifiestamente abusados y mal
representados.
A pesar de que la ideología del amor homosexual (con su
con­secuente degradación de la mujer) continuó teniendo de-
fensores filosóficos hasta el final de la civilización griega clási-
ca, también continuó habiendo importantes escritores filosóficos,
absoluta­mente ajenos a la tradición judeo-cristiana, que enseña-
ban que la conducta homosexual no sólo es intrínsecamente ver-
gonzosa, sino que también es inconsistente con el reconocimien-

31 Price, supra nota 18, en 224-25 (citando a Platón, La República, 403b 4-6,
y Aristóteles, Política, 1262a 32-7).
32 Ibidem (citando a Platón, Las leyes, VIII 837 [4-5]).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

182 JOHN FINNIS

to de la igual­dad del hombre y la mujer en su valor intrínseco


(los antiguos no fallaron en notar que la orientación homoerótica
de Sócrates, aunque admirable por su castidad —abstención de
incurrir en con­ductas homosexuales—, iba acompañada por la
negativa de tratar a su esposa como una igual). Un buen ejem-
plo de dichos escritos es el Erotikos de Plutarco,33 escrito proba-
blemente a principios del siglo segundo, pero ciertamente libre
de influencia judeo­-cristiana. Su vasto corpus de escritos literario-
históricos y filo­sóficos es un esfuerzo de volver a capturar y reca-
pitular los más altos logros de la civilización clásica, y tuvo una
influencia muy significativa en el pensamiento occidental hasta
tiempos recien­tes. Me referiré al pensamiento de Plutarco sobre
estos temas más adelante.
Otro ejemplo es el del estoico Musonio Rufo (quien enseñó en
Roma alrededor del 80 d. C. y no fue influido por el pensamiento
judío o cristiano). Musonio Rufo rechaza toda conducta homo-
sexual como vergonzosa. La conducta sexual es aceptable y de­
cente sólo dentro del ámbito del matrimonio. El objetivo de dicha
institución no sólo incluye la procreación y la crianza de los niños,
sino también, integral y esencialmente, una completa co­munidad
de vida, cuidado mutuo y afecto entre los esposos.34
En el corazón de los rechazos platónicos, aristotélicos y del
resto de los antiguos al amor homosexual, y por ende a la ideo­logía
“gay” moderna, hay tres tesis fundamentales: (1) el compromiso
del hombre y la mujer en la unión sexual del matrimonio es intrín-
secamente bueno y razonable, y es incompatible con las relaciones
sexuales fuera del matrimonio; (2) los actos homo­sexuales son ra-
dical y peculiarmente no matrimoniales, y por esa razón intrínse-
camente irrazonables y antinaturales; (3) más aún, según Platón, si
no Aristóteles, los actos homosexuales tienen una especial similitud
con la masturbación solitaria, y ambos tipos de acto no-matrimo-
nial son manifiestamente indignos del hombre e inmorales.
33 Erotikos, Diálogo sobre el amor, 751 c-d,766-e 771-d.
Plutarco,
34
Musonius Rufus, Discursos, VII y VIII a. en Lutz, Cora E., “Musonius
Rufus, «the Roman Socrates»”, Yale classical studies, 1947, X, 85-89.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 183

V. Quiero ofrecer ahora una interpretación de estas tres te-


sis que las articula de manera más clara que la que intentaran
Platón o, hasta donde se sabe, Aristóteles. Es, pienso, una in-
terpretación fiel de lo que ellos dicen, pero toma sugerencias de
Plutarco y del iluminismo de Kant (quien también rechazaba la
conducta homo­sexual), a pesar de que incluso las indicaciones
de estos escritores permanecen sucintas. Mi interpretación tam-
bién articula pensa­mientos que históricamente han estado implí-
citos en los juicios de muchos no filósofos, y que se han sostenido
para justificar las leyes adoptadas en muchas naciones y Estados,
antes y después de que las creencias cristianas fueran política y
socialmente domi­nantes. Y es una aplicación de la teoría de la
moralidad y ley natural desarrollada en los últimos treinta años
por Germain Grisez y otros. Una exposición más completa pue-
de encontrarse en el capítulo sobre matrimonio, actos sexuales y
vida familiar en el nuevo volumen II de la gran obra de Grisez
sobre teología moral.35
La preocupación de Platón, en Las leyes, por la familiaridad,
el afecto y el amor entre los esposos en un matrimonio casto, la
representación de Aristóteles del matrimonio como una amistad
intrínsecamente deseable entre cuasi-iguales, y como un estado
de vida aun más natural a los seres humanos que la vida política,36
y la concepción de Musonio Rufo de los doble-bienes insepara-
bles del matrimonio, encuentran expresión en la cele­bración que
hace Plutarco del matrimonio —como una unión que no es pura-
mente instintiva, sino que es un amor razonable, y no solamente
para la procreación, sino también para la ayuda mutua, la buena
voluntad y la cooperación en sí mismas—.37 Las severas críticas

Grisez, Germain, The way of the lord Jesus, Living a Christian Life, 1993, 555-
35

574, 633-680.
Aristóteles, Ética nicomaquea, VIII, 12: 1162a 16-30. Véase tam­bién el pro-
36

bablemente pseudo-Aristóteles, Oeconomica, I, 3-4; 1343b, 121344a 22; III.


37
Plutarco detecta este concepto ya en los albores de la civilización ate-
niense, y, sin duda, anacrónicamente lo atribuye al gran legislador original de
Atenas, Solón: el matrimonio debería ser “una unión de vida, entre el hombre
y la mujer, para los placeres del amor y la procreación de los hijos”. Plutarco,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

184 JOHN FINNIS

que hace Plutarco a la conducta homosexual (y al menos­precio


por las mujeres implícito en la ideología homosexual)38 son un
desarrollo de las críticas que hace Platón a la conducta homo-
sexual y a toda otra conducta sexual extramatrimonial. Como
Musonio Rufo, Plutarco lo hace articulando mucho más explíci-
tamente el siguiente pensamiento. El intercambio genital entre
los esposos permite actualizar y experimentar (y de ese modo
expresar) su matrimonio en sí como una única realidad con dos
bendiciones (los hijos y el afecto mutuo).39 El coito no ma­rital,
especial pero no únicamente el homosexual, no tiene tal objetivo
y es por ende inaceptable.
El núcleo de este argumento puede ser aclarado comparán-
dolo con el tratamiento del matrimonio que hace San Agustín en
su De Bono Coniugali. El bien de la comunión marital es aquí un
bien instrumental, al servicio de la procreación y la educación
de los hijos, de manera que el bien intrínseco, no instrumental de
la amistad será promovido y realizado por la propagación de la
raza humana, y el bien intrínseco de la integración interna será
promovido y realizado por el remedio de los deseos desordena-
dos de la concupiscencia.40 Ahora, al considerar los matrimonios

La vida de Solón, 20, 4. Véase también Plutarco, Erotikos, 769. En el caso de las
esposas legales, la unión física es el comienzo de la amistad, de alguna manera,
un compartir de los grandes misterios. El placer es corto [o sin importancia:
Mikron], pero el respeto, el mutuo afecto y la lealtad que diariamente surge de
él [sexo conyugal] no condena ni a los Delfos por desvariar cuando ellos llaman
“armonía” a Afrodita, ni a Homero cuando de­signa tal unión como “amistad”.
También prueba que Solón era un legislador muy experimentado en leyes ma-
ritales. Él prescribía que un hombre debía relacionarse con su esposa no menos
de tres veces al mes —ciertamente no por el placer, sino que del mismo modo
en que las ciudades renuevan sus acuerdos de tiempo en tiempo, así debía de-
sear él que esto fuera una renovación del matrimonio y con tal acto de ternura
borrar las quejas que se acumulan en la convivencia diaria—.
38 Véase Plutarco, Erotikos, 768D-770A ; IX Moralia, 427 (Loeb ed. 1961);
véase también la espléndida traducción de D. A. Russell, Plutarch, 1973, 92.
39 Plutarco habla de la unión del marido y la mujer como una “amalgama
integral” [di’ holan krasis]. Plutarco, Erotikos, 769F; Caniugalia praecepta, 142F.
40 San Agustín, De bono coniugali, 9-9.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 185

esté­riles, San Agustín había identificado otro bien del matrimo-


nio, la societas natural (compañerismo) de los dos sexos.41
Si hubiera realmente integrado esto en su síntesis, habría
reconocido que en matrimonios estériles y fértiles por igual, la
comunión, compañerismo, societas y amicitia de los esposos —su
estar casados— es el bien propio del matrimonio, y es un bien
básico, intrínsecamente humano, no meramente instrumental a
ningún otro bien. Y esta comunión de vida matrimonial, este
amalgamamiento integral de las vidas de dos personas (como lo
llamara Plutarco42 antes que Juan Pablo II),43 tiene como elemen-
tos intrínsecos, como partes esenciales del mismo bien único, a
los bienes y fines a los que la tradición teológica, después de San
Agustín, subordinó dicha comunión. Debió cumplirse un proce-
so largo y gradual de desarrollo de doctrina, a través del Catecis-
mo del Concilio de Trento, las enseñanzas de Pío XI y Pío XII,
y eventualmente aquellas del Concilio Vaticano II —un proceso
brillantemente iluminado por Germain Grisez44 para traer a la
tradición a la posición de que la procreación y los hijos no son ni
el fin (primario o secundario) al que el matrimonio sería instru-
mental (como enseñaba San Agustín), ni que la procreación y los
hijos son instrumentos para el bien de los esposos (como supone
gran parte del pensamiento “cristiano liberal”)—. Más bien, la
paternidad, los hijos y la familia son la culminación intrínseca de
una comunión que, por no ser meramente instrumental, puede
existir y realizar a los esposos incluso si la procreación es impo-
sible para ellos.
Ahora bien, si, como enseña la reciente encíclica sobre los
fundamentos de la moral, Veritatis Splendor, “la comunión de per-
sonas en el casamiento”, violada por cada acto de adulterio, es

41 Ibidem,
en 3-3.
42
Plutarco,Erotikos, 769F; Coniugalia praecepta, 1421.
43
Juan Pablo II, “Mensaje a los matrimonios jóvenes en Toronto (octubre
1989)”, citado en Grisez, supra nota 35, en 571 n. 46 (“un gran proyecto de fusión
de sus personas hasta el punto de llegar a ser un solo cuerpo”).
Grisez, supra nota 35, en 556-569.
44

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

186 JOHN FINNIS

en sí misma “un bien humano fundamental”,45 cobran sentido


no sólo los elementos de los juicios filosóficos clásicos sobre la
conducta sexual no marital, sino también juicios similares sobre
dicha conducta alcanzados por gente decente que no puede arti-
cular premisas para explicar esos juicios, a los que llegan más por
una introspección sobre qué es y qué no es coherente con las rea-
lidades cuya bondad perciben y comprenden lo suficien­temente
bien como para desearlas y elegirlas. En particular, co­mienzan
a aparecer los elementos de una respuesta a la pregunta: ¿por
qué la amistad no marital no puede ser expresada y pro­movida
por actos sexuales? ¿Por qué es el intento de expresar afecto me-
diante el sexo orgásmico no marital, la búsqueda de una ilusión?
¿Por qué Platón, Sócrates, Xenofonte, Aristóteles, Mu­sonio Rufo
y Plutarco, en el corazón de sus reflexiones acerca de la cultura
homoerótica que los rodeaba, hacen el juicio deliberado y cuida-
doso acerca de la incapacidad de la conducta homosexual (y toda
gratificación sexual extramarital) para participar y pro­fundizar el
bien común de la amistad?
La respuesta está implícita en el rechazo filosófico y del sen-
tido común al sexo extramarital: la unión de los órganos pro-
creadores de los esposos realmente los une biológicamente (y la
realidad biológica es una parte, y no meramente un instru­mento
de su realidad personal); la procreación es una función y entonces,
en lo que respecta a esa función, los esposos son una realidad, y
su unión sexual puede actualizar y permitirles experi­mentar su ver-
dadero bien común —su matrimonio con los dos bienes, la paternidad
y la amistad, que (dejando de lado el orden de la gracia) son las
partes de su todo como un bien común inteligible, incluso si, in-
dependientemente de lo que los esposos quieran, su capacidad
para la paternidad biológica puede satis­facerse con el acto de la
unión genital—. Pero el bien común de amigos que no están ni
pueden estar casados (por ejemplo, hombre y hombre, hombre y

Juan Pablo II, Veritatis splendor, 1984, 13, 48; véase también id. en 50, 67,
45

78, 79.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 187

niño, mujer y mujer) no tiene nada que ver con tener hijos, y sus
órganos reproductores no pueden realizar una unidad biológica
(y por ende personal).46 Entonces, los actos sexuales entre ellos no
pueden lograr lo que esperan e imaginan. Como la activación de
uno o cada uno de sus órganos sexuales no puede ser una actua-
lización o una experiencia del bien marital —como sí puede serlo
el sexo marital (coito entre esposos de manera marital), incluso
entre cónyuges que resultan ser estériles—, no puede hacer más
que proveer a cada parte de una gratificación individual. A falta
de un bien común que pueda ser profundizado y experimentado por
y en esta unión corporal, esa conducta lleva a las parejas a usar sus
cuerpos como instru­mentos para una experiencia de auto-con-
ciencia; su decisión de llevar adelante esa conducta, por tanto,
des-une a cada miembro de la pareja, precisamente por tratarse
de dos personas que actúan.47
La realidad es conocida en la razón, no en la emoción; en la
realidad cualesquiera que fueren los sueños y deseos generosos o
los pensamientos de entrega con los que algunas parejas del mismo
sexo encaran sus actos sexuales, éstos no pueden hacer o expre-
sar más de lo que se expresa cuando dos extraños acometen la

Macedo, Steven, “The New Natural Lawyers”, The Harv. Crimson, el 28


46

de octubre de 1993, escribe:


En efecto, los “gays” pueden tener sexo en una forma abierta a la procrea-
ción y a una nueva vida. Pueden estar, y muchos lo están, pre­parados para
comprometerse en cualquier clase de relaciones amorosas que podrían resultar
en la procreación —si las condiciones fueran dife­rentes—. Al igual que en los
matrimonios estériles, para muchos sería su mayor deseo.
Aquí, la fantasía se despide de la realidad. La relación anal u oral, sea entre
esposos u hombres, no es más unión biológica “abierta a la procreación” que la
relación de un pastor con una cabra, fantaseando él con engendrar un fauno;
cada uno produciría al mutante deseado “de ser las condiciones diferentes”. La
unión biológica entre los humanos es la inseminatoria del órgano genital del
hombre con el órgano genital de la mujer; en la mayoría de los casos, no resulta
en procreación, pero es el comportamiento el que une biológicamente porque
es el comportamiento el que como tal da la posibilidad de procreación.
Para la argumentación completa, véase Grisez, supra nota 35, en 634-­39,
47

648-54, 662-4.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

188 JOHN FINNIS

misma actividad simplemente para brindarse placer recíproca­


mente, o cuando una prostituta complace a su cliente por dinero,
o cuando un hombre se masturba para darse el gusto o fantasear
con una relación más humana luego de una ardua jornada de
trabajo frente a una línea de montaje. Esta es, creo, la sustancia
del juicio de Platón —en esa parte de Gorgias que también re-
sulta decisiva para la crítica moral y político-filosófica del hedo­
nismo—:48 que no existe una diferencia importante, en lo que a
valor moral se refiere, entre la masturbación solitaria, un acto de
sodomía con una prostituta y la sodomía compartida por placer.
Los actos sexuales no pueden ser realmente de auto-entrega, ex­
cepto que sean actos por los cuales un hombre y una mujer reali-
zan y experimentan sexualmente la entrega verdadera de uno al
otro —en una unión afectiva, biológica y voluntaria, en un com­
promiso mutuo exclusivo y perpetuo— que al igual que Platón
y Aristóteles y la mayor parte de la gente llamamos matrimonio.
En síntesis, los actos sexuales no son unitivos en su signi­ficado
a menos que sean maritales (poniendo en acto la unidad del ma-
trimonio en todos sus niveles) y (como el bien común del matri-
monio tiene dos aspectos) no son maritales a menos que tengan
no sólo la generosidad de los actos de amistad, sino tam­bién su
significado procreador; esto es, que aunque no necesariamente
sean realizados con la voluntad de procrear o aunque no sean,
en determinadas circunstancias, capaces de procreación, no obs-
tante sean, como conducta humana, actos de tipo reproduc­tivo:
actualizaciones, en la medida en que los esposos puedan en las
circunstancias concretas, de la función procreadora en la cual
son biológica y por ello personalmente uno.
Los antiguos filósofos no discuten demasiado el caso de los
matrimonios estériles, o el hecho (bien conocido por ellos) de que
por largos periodos de tiempo (por ejemplo, durante el emba-
razo) los actos sexuales de una pareja casada son naturalmente
incapaces de causar generación. Parecen dar por sentado lo que

48
Platón, Gorgias, 494-5, especialmente 494el-5, 495b3.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 189

la tradición cristiana concluyó tiempo más tarde: que dicha es-


terilidad no convierte a los actos sexuales conyugales en no ma-
ritales (Plu­tarco indica que el sexo con un esposo estéril es una
muestra deseable de estima y afecto marital).49 En efecto, cuando
marido y mujer unen sus órganos reproductores en un acto se-
xual que, en la medida en que pueden hacerlo, es un acto apto
para generar vida, funcionan como una unidad biológica (y por
tanto personal) y, luego, pueden estar actualizando y experimen-
tando el bien co­mún de ser dos en una sola carne y la realidad del
matrimonio, aun cuando alguna condición biológica impida la
fecundidad de la unión. Su conducta difiere radicalmente de los
actos de un marido con su mujer que revistan las características
de la mas­turbación, como por ejemplo la sodomía, la fellatio y el
coitus interruptus.50 Para la ley, tales actos no consuman el matrimo-
nio porque, en realidad (no obstante la ilusión de intimidad y de
entrega al otro de la pareja), no actualizan el bien marital de ser
dos partes y una sola carne.

Plutarco, Vida de Solón, 20, 3. La filosofía moral post-cristiana de Kant


49

identificó la mala acción de la masturbación y la conducta homosexual (y bes-


tial) como consistente en la instrumentalización del propio cuerpo y (“siendo
la persona una unidad absoluta”) como el “mal a la humanidad en nuestra
persona”. Pero Kant, aunque enfatiza la igualdad entre el marido y la mujer
(imposible en el concubinato o en una prostitución más casual), no integró esta
idea con un entendimiento del matrimonio como un único bien de dos partes
que involucra inseparablemente tanto a la amistad como a la procreación. Por
ello dudaba ante la pregunta de por qué la relación marital es correcta cuan-
do la mujer está embarazada o en la menopausia. Véase Kant, Immanuel, La
metafísica de las costumbres, 277-79, 424-29 (trad. Mary Gregor, Cambridge Uni-
versity Press, 1991, 96-97, 220-22) (1797). El origen profundo de esta duda es
su negativa a permitir que los bienes inteligibles tuvieran algún rol estructural
en su ética, una negativa que lo coloca en contra de una filosofía moral clásica
como la de Aristóteles, y ciertamente contra cualquier teoría adecuada de la
ley natural, y, a la vez, está conectada con su separación dualista entre cuerpo,
y mente y cuerpo (sic), una separación que choca con su propia idea, recién
citada, de que una persona es una unidad real.
50
O deliberadamente anticonceptivo, que omití de la lista en el texto, sólo
porque no sería aceptado ahora por la ley civil secular como obstativo de la
consumación: una falla de comprensión. Véase comentario supra nota 46.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

190 JOHN FINNIS

¿Significa esto hacer “juicios morales basados en hechos


na­turales”?51 Sí y no. No en el sentido de que no busca inferir
conclusiones o tesis normativas de premisas no normativas (con-
sistentes en hechos naturales). Tampoco apela a normas como
“deben respetarse los hechos naturales o funciones naturales”.
Pero sí aplica razones prácticas pertinentes (especialmente que el
matrimonio y la integridad interior son bienes humanos básicos)
y principios morales (especialmente que uno nunca debe buscar
destruir, dañar, impedir o violar bienes humanos básicos, o pre­
ferir una instancia ilusoria de un bien humano básico a una ins­
tancia real de ese u otro bien humano) a datos referidos al orga­
nismo humano personal.
VI. Sociedades como la Atenas clásica y la Inglaterra contem­
poránea (y, virtualmente, toda otra) trazan una distinción entre el
comportamiento meramente (tal vez extremadamente) ofensivo
(tal como comer excrementos) y el comportamiento que es repu­
diado como destructor del carácter y de las relaciones humanas.
La cópula de humanos con animales es repudiada porque tra-
ta a la actividad sexual y a la satisfacción humanas como algo
bus­cado, divorciado de un bien común inteligible, igualado a las
cópulas instintivas de las bestias —y así, trata a la vida del cuer-
po humano en una de sus actividades más intensas, como vivida
apropiadamente, aun siendo meramente animal—. La cópula
genital deliberada de personas del mismo sexo es repudiada por
una razón muy similar. No es simplemente por ser estéril y dispo-

51
Macedo, supra nota 40, en 2:
Todo lo que podemos decir es que las condiciones deberían ser más radi-
calmente diferentes, en el caso de las parejas de “gays” y de les­bianas que en el
caso de matrimonios estériles, para que una nueva vida resulte del sexo... pero
¿cuál sería la fuerza moral de esto? La nueva teoría de la ley natural no hace
juicios morales basados en hechos naturales.
La frase de Macedo “basados en” se equivoca entre las primeras premisas
de los argumentos normativos (que deben ser normativos) y otras premisas (que
pueden y por lo general deben estar basados en hechos y, si fuera apropiado,
pueden referirse a hechos naturales, tales como el de que la boca de los seres
humanos no es un órgano reproductor).

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 191

ner a los participantes a la abdicación de la responsabilidad por


el futuro de la humanidad. Ni es simplemente porque no puede
verdaderamente realizar la mutua devoción que algunas personas
homosexuales esperan manifestar y experimentar por medio de
ella y que daña las personalidades de sus participantes por la
manipulación que des-integra las diferentes partes de su única
realidad personal. Es también repudiada porque trata las capaci­
dades sexuales humanas de manera profundamente hostil a la
convicción de aquellos integrantes de la comunidad que desean
comprometerse en un verdadero matrimonio, en el entendimien-
to de que sus goces sexuales no son un mero instrumento, o un
accesorio, o meras compensaciones, en vistas al cumplimiento
de las responsabilidades del matrimonio, sino más bien que esos
goces ayudan a los esposos a actualizar y tener la experiencia de su
compromiso inteligente de compartir esas responsabilidades, ese
genuino darse mutuamente.
Ahora, como ya he dicho, “la orientación homosexual”, en
uno de los dos principales sentidos de ese término altamente equí­
voco, es precisamente el deseo deliberado de promover y realizar
actos homosexuales —el estado mental, la voluntad y el carácter
cuya propia interpretación llegó a ser expresada con el deplo-
rable pero provechosamente revelador nombre de “gay”—. Esa
voluntad y toda la ideología “gay” trata a las capacidades sexua-
les de una manera profundamente hostil hacia el entendimiento
que tienen de sí mismos los miembros de la comunidad que están
deseando comprometerse en un verdadero matrimonio.
En este sentido, la orientación homosexual es, de hecho, una
permanente negación de la aptitud intrínseca de la relación se-
xual para actualizar y, en ese sentido, expresar, la exclusividad y
el compromiso ilimitado del matrimonio como algo bueno en sí
mismo. Todo el que acepte que los actos homosexuales pueden
ser un uso humanamente apropiado de las capacidades sexuales,
debe, si es coherente, considerar a las capacidades, a los órganos
y a los actos sexuales como instrumentos de gratificación per­
sonal de los “individuos” que los poseen. Tal aceptación es co-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

192 JOHN FINNIS

múnmente (y en mi opinión correctamente) juzgada como una


amenaza activa para la estabilidad de los matrimonios existentes
y los futuros; convierte en un sinsentido, por ejemplo, a la posi-
ción según la cual el adulterio es per se (y no meramente porque
puede conllevar un engaño), y de una manera signifi­cativa, con-
tradictorio con el amor conyugal. Una comunidad política que
juzga que la estabilidad y la generosidad protectora y educativa
de la vida familiar es de fundamental importancia para el pre-
sente y el futuro de esa comunidad, puede juzgar correctamente
que tiene un fuerte interés en negar que la conducta homosexual
—un “estilo de vida gay”— sea una elección y forma de vida vá-
lida y humanamente aceptable, y en hacer todo lo que apropia-
damente esté dentro de sus amplias funciones como co­munidad,
siempre sujetas al principio de subsidiariedad, para desalentar
tal conducta.
VII. He prometido defender el criterio de que el gobierno
de las comunidades políticas es subsidiario y está racionalmente
limitado, no sólo por el derecho constitucional y por las normas
morales que limitan la deliberación y las elecciones de toda per-
sona decente, sino también por los límites inherentes al obje­tivo,
propósito o fundamento que lo justifican. Ese fundamento es, por
supuesto, el bien común de la comunidad política. Y argumenta-
ré que ese bien común no es básico, intrínseco o cons­titutivo, sino
más bien instrumental.
Cada comunidad está constituida por la comunicación y la
cooperación entre sus miembros. Decir que una comunidad tiene
un bien común es simplemente decir que la comunicación y la
cooperación tienen un fin sobre el que sus miembros concuerdan,
más o menos, en que debe ser comprendido, valorado y perse­
guido. Hay tres tipos de bien común, y cada uno de ellos provee
el fin constitutivo de un tipo diferente de comunidad abierta, y
realiza, a su vez, un bien humano básico: (1) la ayuda afecti-
va mutua y el placer compartido de la amistad y la communio de
“verdaderos amigos”; (2) el compartir el marido y la mujer en la
vida matrimonial, unidos como personas corporales complemen­

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 193

tarias, cuyas actividades las hacen aptas para la paternidad —la


communio de los esposos y, si el matrimonio es fructífero, la de
sus hijos—; (3) la communio de los creyentes, que cooperan en la
devoción y en los servicios del culto requeridos por lo que ellos
creen que son verdades accesibles sobre la fuente última de todo
significado, valor y demás realidades, y sobre las maneras en las
que los seres humanos pueden estar en armonía con esa fuente
última. Las demás comunidades humanas, o bien están dedicadas
a alcanzar una meta específica o un conjunto de metas (como
una universidad, un hospital), y por lo tanto no están al servicio
ilimitado de sus miembros, o bien tienen un bien común que no
es básico sino instrumental. Cabe hacer notar que la asociación
y la cooperación, aun cuando estén orientadas hacia fines espe­
cíficos e instrumentales, más que básica e intrínsecamente bue-
nas (como por ejemplo, en una empresa de negocios), tienen un
carácter meramente instrumental, ya que actualizan el bien bási-
co de la amistad en alguna de sus formas centrales o no centrales.
La comunidad política —bien entendida como una de las
for­mas de colaboración necesarias, en beneficio de los bie-
nes bá­sicos, identificados por los primeros principios de la ley
natural­— es una unidad que coopera en el servicio de un bien
común que es instrumental, no básico en sí mismo. Es verdad
que es un bien “grande y divino”52 en su ambicioso contenido:
“asegurar todo el conjunto de condiciones materiales y de otro
tipo, incluyendo for­mas de colaboración, que tienden a favore-
cer, facilitar y fomentar el desarrollo personal de cada individuo
[en esa comunidad]”53 (que incluirá, en cada caso, constitutiva-

52 Ética nicomaquea, 1, 1; 1094b 9.


Aristóteles,
53
Finnis,John, Natural Law and Natural Rights, 1980, 147. Como indico, esta
definición de bien común de la sociedad política es similar a la que llegaron los
comentaristas franceses de Aquino al principio de mediados del siglo veinte.
Ibidem, en 160. Una definición similar fue adoptada por el Concilio Vaticano II:
“esa suma de condiciones que consienten a los individuos y a las colectividades
alcanzar su propia perfección más plena y rápidamente”, Gau­dium et spes, 1965,
26; véase también Dignitatis Humanae, 1965, 6.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

194 JOHN FINNIS

mente, el florecimiento de la familia, de la amistad y de otras


comunidades a las que la persona pertenezca). También es cier-
to que su rango propio in­cluye la reglamentación de amistades,
matrimonios, familias y asociaciones religiosas, como también la
de muchas organiza­ciones y asociaciones que están dedicadas a
fines específicos o que, como el Estado mismo, satisfacen un bien
común meramente instrumental (por ejemplo, económico). Pero
tal reglamentación de estas asociaciones no debería nunca (en
el caso de las aso­ciaciones con un bien común no instrumental),
o debería tan sólo excepcionalmente (en el caso de asociaciones
instrumentales), intentar asumir la autoridad de la formación, di-
rección o adminis­tración de esas iniciativas personales y asocia-
ciones interper­sonales. Más bien, su propósito consiste en llevar
a cabo la fun­ción subsidiaria54 (esto es, auxiliar, del latín subsidium,
ayuda) de asistir a individuos y grupos en la coordinación de sus
actividades teniendo en cuenta los objetivos y compromisos que
hubieran elegido, y para hacerlo de manera consistente con los
otros aspectos del bien común de esa comunidad, singularmente
compleja, abarcadora y exigente en su razón de ser, sus requeri­
mientos de cooperación y en su monopolización de la fuerza: la
comunidad política.55

54
Véase, Finnis, supra en 146-47, 159.
55
Ciertamente, el bien común de la comunidad política tiene elementos
importantes que son poco compartidos con otras comunidades intermedias:
por ejemplo, la restauración de la justicia por medio del castigo a aquellos que
hubieran ofendido a la ley justa; la represión y el constreñimiento coercitivo de
aquellos cuya conducta (en la que se incluye la omisión negligente) amenaza
injustamente los intereses de terceros, particularmente esos intereses identifi­
cados como derechos morales (“humanos”) o legales, y las medidas obliga­torias
correspondientes para asegurar la restitución, compensación o reparación de
la violación de derechos; y la determinación y defensa de un sistema de dere-
chos de posesión o propiedad que respete los diversos intereses, inme­diatos y
conferidos o remotos y eventuales que todos tienen en cada propiedad. Pero el
hecho de que esos y otros varios elementos del bien común político sean propios
de la comunidad política y responsabilidad de los dirigentes —el gobierno—, de
ninguna manera los convierte en bienes humanos básicos, o significa que el bien
común político no sea más que instrumental en sí mismo.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 195

El carácter fundamentalmente instrumental del bien común


político está indicado en las dos partes en que el Concilio Vati­
cano II se refiere a la libertad religiosa, una enseñanza consi­
derada por el Concilio como materia de ley natural (esto es, de
“la razón misma”).56 La primera parte de la enseñanza es que to-
dos tienen derecho a no ser coercionados en materias de creen­
cia y práctica religiosa. Porque el conocer la verdad sobre temas
fundamentales, compendiosamente llamados “religiosos” por el
Concilio, y el adherirse a ellos y poner en práctica la verdad que
uno ha llegado a conocer, es un bien tan significativo y una
responsabilidad tan básica, y la consecución de “este bien del
espíritu humano”57 es tan inherente y tan insustituiblemente
un asunto de aquiescencia personal, de decisión consciente, que si un
gobierno interviniese coercitivamente en la búsqueda personal
de creencias religiosas verdaderas o en la expresión popular de
las creencias que se suponen verdaderas, dañaría a esa gente y
violaría su dignidad, aun cuando su intervención estuviera ba-
sada en la correcta premisa de que su búsqueda ha sido condu-
cida negligentemente y/o los ha llevado hacia creencias falsas.
Los actos religiosos, de acuerdo con el Concilio, “trascienden”
la esfera propia de los gobiernos; el gobierno debe ocuparse del
bien común temporal y esto incluye (la función subsidiaria de) re­
conocer y promocionar la vida religiosa de sus ciudadanos, pero
los gobiernos no tienen la responsabilidad ni el derecho a diri-
gir los actos religiosos y “exceden sus propios límites” si preten-
den hacerlo.58
La segunda parte de las enseñanzas del Concilio concierne a
las restricciones apropiadas a la libertad religiosa, principalmen-
te aquellas restricciones que son

Dignitatis humanae, 2. En la parte siguiente, la declaración trata el asunto


56

como revelación divina. Ibidem, en 9-14.


Es una de las animi humani bona, mencionadas en ibidem, 1.
57
58
“Potestas igitur civilis, cuius finis proprius est bonum commune tem­
porale curare, religiosam quidem civium vitam agnoscere eique favere debet,
sed limites suos excedere dicenda est, si actus religioso dirigere vel impedire
praesumat”, ibidem, en 3.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

196 JOHN FINNIS

requeridas para [i] la efectiva protección de los derechos de todos


los ciudadanos y su coexistencia pacífica, [ii] un cuidado suficien-
te de la auténtica paz pública y de una vida en común ordena-
da en verdadera justicia, y [iii] un sostenimiento adecuado de
la moralidad pública. To­dos estos factores constituyen la parte
fundamental del bien común y están contenidas en la noción de
orden público.59

Aquí también el bien común político está presentado como


instrumental, al servicio de la protección de los derechos hu­
manos y legales, de la paz pública y de la moralidad pública —en
otras palabras, la preservación de un entorno social conducen-
te a la virtud—. El gobierno no está precisamente presentado
aquí como dedicado al dominio de la virtud y a la represión del
vicio como tales, aun cuando la virtud (y el vicio) son de impor-
tancia su­prema y constitutiva para el bienestar (o malestar) de los
indi­viduos y el valor (o disvalor) de sus asociaciones.
¿Es correcta la enseñanza del Concilio sobre la ley natural?
¿O deberíamos adherir a la más sencilla teoría de Aquino ex-
puesta en su tratado De regimine Principum, a saber, que el gobierno
debería mandar todo lo que lleve a la gente hacia su fin último
(celestial), prohibir todo lo que los aparta del mismo, y coer­
citivamente impedir a la gente de hacer el mal e inducirla a la
conducta moralmente decente?60 ¿Acaso tal vez la respuesta cor-
ta más persuasiva de esta enseñanza es todavía el famoso ataque
de Aristóteles a las teorías que, como la del sofista Licofrón, tra-
tan al Estado como a un mero arreglo para la seguridad mutua?61
59 Ibidem,
en 7.
De
60 regime principum, c. 14 (...ab iniquitate coerceat et ad opera virtuosa inducat).
Esta tesis está matizada, aunque no abandonada, en otras obras de Aquino.
Así, en la Summa Theologiae, II-II q. 104 a.5c, enseña que el gobierno humano
no tiene autoridad alguna sobre las mentes de las personas y sobre los movi-
mientos internos de su voluntad. Ibidem, I-II q.96 a.2, enseña que la búsqueda
gubernamental de la virtud debería ser gradual y no debería exigir demasiado
del ciudadano medio (el que no es virtuoso).
Aristóteles establece: “La polis fue formada no solamente para beneficio
61

de la vida, sino más bien para la buena vida... y... su propósito no es [meramen-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 197

Pero en dos aspectos cruciales, al menos, Aristóteles (y, con él, la


tradición) ha tomado la cosa demasiado a la ligera.
Primero: si el objeto, el fin o bien común de la comunidad
política fuera, ciertamente, lograr una vida autosuficiente, y si
la autosuficiencia (autarcheia) fuera ciertamente lo que Aristóteles
define como tal —una vida en la que no falta nada, de completa
realización—,62 entonces tendríamos que decir que la comuni-
dad política tiene un objetivo que no puede tener esperanzas de
alcanzar un bien común que está mucho más allá de su alcance.
Porque la reflexión filosófica subsecuente ha confirmado lo que
uno podía ya sospechar observando la oscilación manifiesta de
Aristóteles entre los diferentes conceptos de eudaimonia (y por lo
tanto, autarcheia): la satisfacción humana completa es nada menos
que la satisfacción (en principio) de todas las personas humanas,
en todas las comunidades, y no puede ser alcanzada en ninguna
comunidad, salvo el reino celestial; una comunidad vis­lumbrada
no por la pura razón (teoría de ley natural), sino sólo gracias a
la revelación divina; y que sólo puede alcanzarse por medio de

te] el de una alianza militar para la defensa... y no existe [meramente] para el


beneficio de las relaciones comerciales y de negocios... cualquier polis verdadera
y que no es tal meramente de nombre, debe tener a la virtud/excelencia como
un objeto de su cuidado (peri aretes epimeles einai: ser solícita de la virtud]. De
otra manera una polis cae en una mera alianza, distinta sólo por una cuestión
espacial de otras alianzas en las que los miembros viven a mayor distancia unos
de otros. De otra manera también, la ley se convierte en un mero contrato social
[syn­theke, contrato] —o (en las palabras del sofista Licofrón) en un «garante de la
justicia, como entre un hombre y otro»— en vez de ser, como debería, de tal ma-
nera que hiciera [poiein] a los ciudadanos, buenos y justos... La polis no es sola-
mente compartir una localidad común con el propósito de prevenir las lesiones
recíprocas o intercambiar bienes. Es­tas son precondiciones para la existencia
de una polis... pero una polis es una communio (koinomia) de clanes (y vecindarios)
para el buen vivir, con el objetivo de lograr una vida completa y auto-suficiente
[autarkous] ...por lo tanto, debe ser en beneficio de acciones verdadera­mente
buenas (kalon) y no de un mero vivir juntos”. Aristóteles, Política, III.5: 1280a32,
a35, 1280b7-13, b30-31, b34, 1281al-4.
62 Aristóteles, Ética nicomaquea, I, 7: 1097b8. Esto, dicho sea de paso, difiere
con amplitud de lo que Macedo, Stephen, Liberal virtues, 1990, 215­17, quiere
decir con “una persona autárquica”.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

198 JOHN FINNIS

un don divino que trasciende las capacidades de la naturaleza.


Por supuesto, la plenitud humana integral puede y debe ser el
concepto central de una teoría moral basada en la ley natural,
y, por ende, de una teoría política basada en la ley na­tural, y de-
bería ser concebida como una especie de comunidad ideal (que
responderá a la realidad del reino que la principal norma moral
de la fe cristiana nos incita a buscar).63 Pero esa comunidad ideal
no es la propuesta prematuramente en las pri­meras teorías de la
ley natural, como la de Aristóteles; esa comu­nidad ideal no es
la comunidad política.
Segundo: cuando Aristóteles habla de “hacer” buena a la gen-
te, constantemente64 usa la palabra poiesis, que tantas veces ha
contrastado con praxis y reservado para las técnicas (artes) de
manipulación de la materia.65 Pero ayudar a los ciudadanos a
elegir y actuar de acuerdo con la realización humana integral
debe involucrar algo que va más allá de cualquier arte o técnica.
Porque sólo los individuos, actuando personalmente, pueden ha­
cerse buenos o malos por elección. No es que sus vidas deban o
puedan ser individualistas; su deliberación y su elección estarán
moldeadas y ayudadas o impedidas por el lenguaje de su cultura,

63 Porque nada que no sea la plenitud humana integral, la plenitud de todas


las personas en todos los bienes humanos básicos, responde al conoci­miento
total por la razón y al interés total de la voluntad, por aquel bien hu­mano del
que se puede participar por medio de la acción. Y por eso el primer principio
de una sana moral debe ser: cuando se trata de actuar voluntaria­mente en
pos de los bienes humanos y evitar lo que se opone a ellos, se deben elegir y de-
sear solamente aquellas posibilidades cuyo deseo es compatible con la plenitud
humana integral. Decir que la inmoralidad está constituida por la reducción,
por la traba de la razón, por las pasiones, es equivalente a decir que el poder de
los sentimientos sobre la razón constituye una inmoralidad al desviar al hombre
hacia objetivos que no están de acuerdo con la plenitud hu­mana integral. Esta
comunidad ideal es, por lo tanto, el ideal más fundamental para la orientación
de la buena voluntad.
64 Aparte del pasaje recién citado, véase Aristóteles, Ética nicomaquea, I, 10:
1099b 32; II 1: 1103-4; X, 9: 1180b 24.
65 Por ejemplo, Aristóteles, Ética nicomaquea, VI, 5; 1140a 2; Aristóteles, Po-
lítica, 1, 2: 1254a 5.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

DERECHO, MORAL Y “ORIENTACIÓN SEXUAL” 199

por su familia, sus amigos, sus asociados y sus enemigos, por las
costumbres de su comunidad, por las leyes de su Estado y por la
impronta de influencias humanas de muchas clases provenientes
de lugares que trascienden las fronteras de su comunidad natal.
Sus elecciones los involucrarán en relaciones con otras personas
de todas esas comunidades, relaciones justas o injustas, genero-
sas o mezquinas, vengativas o caritativas. Y como miembros de
todas esas comunidades, tienen la responsabilidad de alentar a
sus com­pañeros hacia lo moralmente bueno y de desalentarlos
respecto de la conducta moralmente mala.
Sin lugar a dudas, la comunidad política es una cooperación
que sobrelleva las tareas únicas de brindar protección coercitiva
a todos los individuos y asociaciones legales dentro de su domi-
nio, y de asegurar un entorno económico y cultural en el que
todas estas personas y grupos puedan perseguir su propio bien.
Sin lugar a dudas, este bien común de la comunidad política la
convierte en mucho más que un mero arreglo para “prevenir las
lesiones recíprocas e intercambiar bienes”. Pero una cosa es sos­
tener, como requiere la razón, que la ratio de la comunidad polí­
tica requiere que la estructura administrativa pública, el Estado,
deba identificar, fomentar, facilitar y sostener, deliberada y pú­
blicamente, aquello que es verdaderamente valioso (incluyendo
la virtud moral); que deba identificar, desalentar y obstaculizar
deli­berada y públicamente aquello que es dañoso y malo, y que
deba, por medio de sus prohibiciones criminales y sanciones (al
igual que por sus otras leyes y políticas), asistir a personas con
respon­sabilidades de padres, para educar a los niños y a la gente
joven en la virtud y para desalentar sus vicios. Algo muy distinto
es, en cambio, sostener que esa ratio requiere o autoriza al Estado
a dirigir a la gente hacia la virtud y alejarla del vicio incluso por
medio de la penalización de actos viciosos realizados por adultos
en secreto y verdaderamente consensuales.66

66
Entonces, una tercera forma en que Aristóteles se toma las cosas dema-
siado a la ligera es el modo en que pasa de apoyar la responsabilidad del gobier-
no de asistir o sustituir a la disciplina paterna de la juventud, a sostener que esta

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

200 JOHN FINNIS

Entonces, había una sana e importante distinción de prin-


cipio que la Suprema Corte de Estados Unidos pasó por alto al
cambiar su doctrina de Griswold v. Connecticut67 (uso privado de
anticon­ceptivos entre esposos) por la de Eisenstadt v. Baird (distri-
bución pública de anticonceptivos a gente soltera).68 La verdad y la
relevancia de esa distinción, y su gran importancia para el bien
común, volvería a ser pasada por alto si las leyes que criminalizan
los actos privados de sodomía entre adultos llegaran a ser inva­
lidadas por la Corte sobre la base de cualquier criterio que con­
llevara también el requerimiento constitucional de que las leyes
toleren la publicidad o el marketing de servicios homosexuales, el
mantenimiento de lugares de recreación para la actividad homo­
sexual o la promoción de “estilos de vida” homosexuales por me­
dio de la educación y los medios públicos de comunicación, o el
reconocimiento de “matrimonios” homosexuales, o permitiera la
adopción de niños por personas homosexualmente activas, y así
sucesivamente.

responsabilidad continúa, y en forma igualmente coercitiva, “cu­briendo toda


una vida, ya que la mayoría de la gente obedece a la necesidad más que a los
argumentos, y al castigo antes que al sentido de lo que verda­deramente vale la
pena”. Aristóteles, Ética nicomaquea, X, 9:1180a 1-3.
67
381 U.S. 479 (1965).
405 U.S. 438 (1972). La ley atacada en Griswold fue la ley que prohí-
68

be el uso de anticonceptivos incluso entre personas casadas. La convicción de


Griswold, como un accesorio a dicho uso, cayó con la caída de la ley sustan-
cial que sancionaba a los autores principales de tales usos. Muy diferente, en
principio, hubiera sido una ley que prohibiera directamente las actividades de
Griswold como promotor público de la información sobre anticonceptivos y su
suministro. Si el derecho constitucional norteamericano no logra reconocer ta-
les distinciones, ello muestra, sugiero, su falta de recto principio.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO:


RAÍCES Y TEMAS RECIENTES*

El derecho es un medio para introducir y mantener el imperio


(el gobierno) de la razón en una comunidad de muchas familias
y vecindarios, en lugar del predominio de la violencia privada o
el fraude, o de la fuerza de los grupos dominantes que dirigen los
asuntos de la comunidad para beneficio de algunos y no de todos
sus miembros. Esta es, al menos, la concepción del derecho que ha
obtenido aceptación creciente en la filosofía británica y estadou-
nidense contemporánea. Durante la centuria que va desde 1850
hasta 1950 aproximadamente, la opinión prevaleciente entendió
al derecho como una manifestación de poder, dominación y man-
dato, por el cual personas soberanas u organizaciones de personas
soberanas expresaban su voluntad acerca de cómo debían com-
portarse los miembros de las comunidades políticas, y reforzaban
tales imperativos mediante la amenaza y la ejecución de sanciones.
La opinión ahora predominante no ignora de ninguna manera la
necesidad de sanciones impuestas coercitivamente para la recal-
citrancia, pero enfatiza la oportunidad y la responsabilidad que
tienen quienes establecen las reglas de gobernar en favor del be-
neficio común, y no del privado o partidario, y de hacerlo así por
medios que tiendan a asegurar que todas las decisiones relevantes
sean tomadas con arreglo a la verdad acerca de los hechos y con
transparencia y justicia (fairness) en los procedimientos legislativo,
ejecutivo y judicial.

* “Legal Philosophy: Roots and Recent Themes”, en Finnis, John, Collected


Essays, vol. IV: Philosophy of Law, Oxford, Oxford University Press, 2011, pp.
157/173. John Finnis es Emmeritus Professor en la Universidad de Oxford y Biol-
chini Professor of Family Law en la Universidad de Notre Dame. Versión española
de Eduardo R. Sodero.
201

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

202 JOHN FINNIS

La visión más moderna recupera de ese modo la tradición es-


tablecida en las reflexiones clásicas acerca del derecho que se en-
cuentran en las obras de Platón, Aristóteles, Cicerón y, en el siglo
XIII, de Tomás de Aquino. Dentro de la filosofía jurídica con-
temporánea, la oposición a este entendimiento del derecho como
medio de asegurar el orden social justo proviene no tanto de los
defensores de una resucitada teoría de la “voluntad” que desta-
ca las órdenes y la fuerza, cuanto de quienes proponen visiones
escépticas de que en verdad haya alguna “razón” a descubrir y
aplicar, o alguna consecuencia justa determinable a ser alcanza-
da por el razonamiento judicial o la deliberación legislativa. El
presente ensayo es escrito por un filósofo y abogado que conside-
ra que tales objeciones escépticas son generalmente infundadas,
y que el reciente “retorno” de la filosofía del derecho occidental
a sus raíces clásicas —reconceptualizadas y críticamente asumi-
das— está bien justificado.
La opinión predominante desde c. 1850 hasta c. 1950 por lo
común es llamada “positivismo” o “positivismo jurídico”. La vi-
sión clásica, revitalizada en las décadas recientes, es comúnmen-
te denominada “teoría del derecho natural” (natural law theory). Se
trata de rótulos confusos, porque cada una es precisamente una
teoría del derecho positivo, es decir, del derecho hecho por, o adop-
tado —impuesto— para una específica comunidad por personas
identificables que pretenden tener la autoridad de hacer o aplicar
reglas cuya validez se deriva inmediatamente (si no finalmente)
del hecho de que esas personas las han hecho autoritativamente
o, al menos, las han determinado. Además, la “naturaleza” a la
que se hace referencia en el título “derecho natural” no es la na-
turaleza estudiada por las “ciencias naturales”. Antes bien, ella
es entendida por los defensores de la teoría del derecho natural
como el bienestar humano —florecimiento humano, naturaleza
humana en buena forma— en todos sus aspectos básicos y en
todas las personas y comunidades humanas, en cuanto implícita o
explícitamente favorecido y respetado por un conjunto de princi-
pios que orientan las elecciones humanas hacia acciones correc-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 203

tas y alejadas de lo injusto, incluyendo las acciones de quienes


hacen (imponen) las leyes (como legisladores o como jueces) o las
hacen cumplir por la fuerza (ejecutiva o judicialmente).
Así, se está efectivamente de acuerdo en que el derecho —el
derecho positivo— debe ser distinguido de las leyes de la natura-
leza (que discuten la física, la química, la biología, la cosmología,
etcétera), de las leyes del pensamiento (discutidas por los lógicos)
y de la ley moral (que discuten los teóricos de la ética y los mora-
listas). Por cierto que, a lo largo de su historia, la filosofía jurídica
ha procurado diferenciar el derecho positivo (en adelante simple-
mente “derecho” o “el derecho”) de todos esos otros estándares.
Pero tal diferenciación puede tener más de un propósito teórico.
Ella puede dirigirse a clarificar la terminología y los límites con-
ceptuales. O igualmente puede intentar indagar si las analogías
u otras relaciones entre el derecho (positivo) y tales estándares o
normas de otros órdenes o dominios ontológicos y epistemoló-
gicos son analogías y relaciones que ayudan a explicar lo que es
más difícil de entender respecto del derecho. Y lo que la teoría
del derecho occidental ha considerado característicamente como
lo más difícil de entender del derecho son quizá estas tres ca-
racterísticas: (a) que el derecho puede “exigir” (necessitate) (hacer
obligatorias, en realidad, moralmente obligatorias) acciones que,
hasta su sanción, no eran exigibles de ese modo; (b) que las reglas
jurídicas y otras “instituciones” de alguna manera “existen” en
virtud de, pero también mucho después de, su imposición por la
legislación u otra “sanción jurídica”, o por precedente judicial
o por costumbre; (c) que muchas de las reglas del derecho tie-
nen una forma normativa y una función social distintas de sus
reglas que imponen obligaciones, y (d) que el derecho apela a
la coerción penal y correctiva para prohibir la fuerza (como así
también la deshonestidad y la negligencia) en las relaciones in-
terpersonales.
El vínculo entre la teoría o filosofía jurídica contemporánea y
la clásica puede ser rastreado hasta el mundo griego en los siglos
VI y V a. C.; los fragmentos sobrevivientes de los presocráticos

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

204 JOHN FINNIS

insinúan un fuerte debate que hoy en día, sin embargo, no ha


podido ser reconstruido con certeza. La conversación accesible
de la filosofía jurídica occidental en realidad comienza con dos
breves diálogos que reflejan los debates en los círculos socráticos:
una ingeniosa conversación puesta por Jenofonte en los labios
de los políticos atenienses Alcibíades y Pericles (Memorabilia, I,
2), y un diálogo “socrático” inciertamente atribuido a Platón (el
Minos). Cada uno retrata las dificultades que aguardan a los filó-
sofos que definen al derecho como cualesquiera que sea lo que
sancionen los gobernantes (rulers), y se olvidan de, o rechazan, re-
ferirse a problemas de derechos (morales), tales como los de si los
súbditos de la ley la han aceptado de alguna manera (Jenofonte)
o si lo que ella dispone es bueno, verdadero y conforme con “lo
que existe en la realidad” (Minos, 313b - 317d). Ambos diálogos
sugieren que si bien toda persona entiende el sentido en el cual la
(in)justicia de una ley es irrelevante para su realidad empírica de
estar asegurada por la sanción, existe —no obstante ello— bue-
na razón (good reason) para decir que, en una comprensión más
adecuada del derecho, las leyes injustas son “más un asunto de
fuerza que de derecho” y son “derecho no sin calificación” (Mi-
nos, 314e).
Así, surgen en los inicios del siglo IV a. C. dos posiciones,
cada una de las cuales todavía es defendida en la filosofía anglo-
parlante contemporánea. El positivismo jurídico moderno afir-
ma que, para ser descrito con realismo y claridad, el derecho
debe ser considerado sin referencia a ninguno de los predicados
morales que el mismo atrae en el discurso (por ejemplo, en la
evaluación moral y política), ajeno a la filosofía jurídica. La teo-
ría del derecho natural afirma que tal descripción olvida lo esen-
cial del derecho (the point of law); los sistemas jurídicos obtienen
su sentido y su forma (que una buena descripción del derecho ha
de identificar) de su esencia, y una evaluación racional de leyes o
sistemas jurídicos (o comunidades políticas) particulares utilizará
tal esencia (quizá compleja) como criterio para medir su confor-
midad con, o su desviación de, la verdadera idea de derecho (the

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 205

very idea of law). Platón expresó esta segunda posición: “las leyes
que no han sido sancionadas para el interés común de la comu-
nidad toda, no son verdaderamente leyes” (Las Leyes, 715b, tam-
bién 712e-713a; El político, 293d-3). Cicerón resumió así la visión
que era, y hasta el siglo XIX siguió siendo, la principal corriente
filosófica: “a la definición exacta del término «derecho» resulta
inherente la idea y el principio de elegir lo que es justo y verda-
dero” (De Legibus, II, 11).
Acerca de esta cuestión de la definición, Platón advertía que
el discurso ordinario acerca del “derecho” es una cosa y la defini-
ción explicativa del mismo es otra, y que ambas coexisten:

Sócrates: “Cuando quienes sancionan las leyes yerran el bien, en-


tonces también ignoran el derecho y lo legal. ¿O tú qué opinas?”
Hippias: “Hablando con propiedad, Sócrates, ciertamente que
eso es así; pero las personas habitualmente no lo dicen de ese
modo” (Hippias Major, 284d).

Aristóteles elaboró la versión apropiada de definición en


teoría social, inclusive jurídica (véase, por ejemplo, Política, III
1275a-b). En esta versión, la pura descripción o reportaje (“esto
y aquello pretenden ser, y por lo común son, llamados amistades,
comunidades políticas, constituciones... leyes”) puede coexistir
con definiciones explicativas en el marco de una teoría que trata
la justificación (y, donde es apropiado, la deslegitimación crítica)
como el modo primario de explicación. De este modo, el tipo hu-
manamente bueno de, digamos, amistad, comunidad, constitu-
ción... o derecho es el paradigma, el caso central escogido por la
definición explicativa y por un término correspondiente (“amis-
tad”..., “derecho”) en su sentido focal; especies de este tipo bue-
no son, en este sentido, la amistad, el derecho, etcétera, verda-
deros, propiamente o sin calificación (en griego, haplós; en latín,
simpliciter). Pero los ejemplos de tipos humanamente deficientes
quedan comprendidos en la exposición filosófica de la disciplina,
más precisamente como análogos al caso central. La filosofía de
los asuntos humanos, tal como es relevante para el derecho, se

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

206 JOHN FINNIS

refleja en leyes y sistemas jurídicos decentes, con debida atención


sobre lo que hace malas a las leyes y cómo importan las malas
leyes (NLNR, caps. X y XII).
Hasta Jeremy Bentham (preanunciado en el siglo XIV por
Guillermo de Ockham y Marsilio de Padua, y en el siglo XVII
por Francis Bacon, Thomas Hobbes y Baruch de Spinoza) existe
poca o ninguna filosofía específicamente jurídica que pueda ser
llamada positivista. Por cierto que desde Platón hasta Bentham,
la filosofía jurídica fue sustancialmente una filosofía del derecho
positivo, una materia considerada como distinta de los demás
temas de la filosofía moral y política, pero inteligible adecuada-
mente sólo sobre la base de los principios morales y de los fines
políticos identificados, explicados y defendidos en la filosofía mo-
ral y política. La auto-interpretación de la filosofía jurídica pre-
cisamente como una filosofía del derecho positivo puede ser ras-
treada hasta la Summa Theologiae de Tomás de Aquino (c. 1270).
Su análisis del concepto y de los tipos del derecho todavía es
leída por muchos filósofos del derecho angloparlantes contempo-
ráneos, y para algunos ha sido altamente influyente.
La expresión “derecho positivo” apareció en Francia hacia
1135, y pronto devino popular entre los juristas teoréticamente
formados. Pero la nueva terminología no modificó inmediata-
mente las antiguas ideas sobre el tema concreto de la reflexión
filosófica sobre el/los derecho/s. Aristóteles (NE, 5, 1134b) había
dividido lo justo político/la justicia política en natural y legal;
la segunda también la describió como convencional y humana.
Los juristas del siglo XII tardío y del siglo XIII dividieron el ius
(derecho/justo) en natural (la ley moral) y positivo, subdividien-
do éste en las categorías del derecho romano del ius gentium (las
leyes comunes a todos los pueblos) y del derecho civil (propio
de una comunidad determinada). Finalmente, Tomás de Aquino
(ST, I-II, q. 95 a. 2) trató la distinción entre derecho natural y ci-
vil como una distinción en el seno del derecho positivo (es decir,
dentro del derecho humanamente establecido). Algunas partes
del derecho positivo son conclusiones de los principios y normas de

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 207

la ley moral natural; para ellas reservó el nombre ius gentium. Las
otras partes son puramente positivas, a pesar de estar vinculadas
con principios morales a través de una relación inteligible e inde-
ducible que llamó determinatio (concreción).
De ese modo, la ley humana positiva en sus dos partes es fi-
nalmente diferenciada como un objeto necesario de la reflexión
filosófica. El “teórico del derecho natural” Tomás de Aquino será
seguido por el “positivista” de mediados del siglo XIX John Aus-
tin en la afirmación de que es por analogía con este analogado
primario que entendemos como derecho (a) la ley eterna de la
providencia creadora de Dios (comprensiva de todas las leyes que
investigan las ciencias naturales), (b) la ley natural, o principios
racionales de la buena y correcta deliberación y acción huma-
na, y (c) la “ley divina”, es decir, las normas del derecho positivo
especialmente promulgadas por revelación divina (por ejemplo,
como mandamientos), que incluyen, como la ley humana positi-
va (eclesiástica o secular), elementos tanto de la ley natural (mo-
ral) como de la ley puramente positiva.
Tomás de Aquino describe la ley humana positiva como he-
cha por la voluntad (es decir, por la decisión de adoptar un esque-
ma en desmedro de otro u otros). Pero cuando habla precisamen-
te, aduce que la ley es un asunto de razón antes que de voluntad;
la obligación tiene que ver con los medios requeridos para servir
y respetar los fines y principios de la razón práctica; el imperium,
por el cual uno, al ejecutar las elecciones propias, se dirige a sí
mismo (o, análogamente, como gobernante dirige la propia co-
munidad) corresponde a la razón antes que a la voluntad. Todo
esto pronto encontró oposición, y por los próximos 500 años la
filosofía del derecho estuvo dominada por los esfuerzos en ex-
plicar la fuente y obligatoriedad del derecho por referencia a la
voluntad, ya sea de los superiores o de las partes que acuerdan
un contrato social.
El A Fragment of Government de Bentham (1776) inauguró la
moderna filosofía del derecho angloparlante al proponer una dis-
tinción radical entre los “espacios” (provinces) de los expositores,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

208 JOHN FINNIS

quienes poniendo su atención en los hechos explican lo que es


el derecho, y de los “censores”, que por medio de atender a las
razones consideran lo que el derecho debe ser. La jurispruden-
cia expositiva de Bentham incluía un tratado, Of Laws in General,
inédito hasta 1945, pero muy similar a la exposición menos inge-
niosa de su pupilo Austin en The Province of Jurisprudence Determi-
ned (1832): todas las leyes propia y estrictamente así llamadas son
órdenes (commands), expresiones de deseo (acompañadas por la
amenaza de sanción) del soberano de una comunidad política in-
dependiente; aunque sean influyentes en los tribunales, las reglas
que no hayan sido creadas o adoptadas por orden soberana no
son propiamente leyes; tener una obligación jurídica significa ser
el destinatario de una orden y estar expuesto a la sanción que la
acompaña; todos los derechos jurídicos, incluyendo los poderes,
han de ser explicados en términos de órdenes y de permisiones, o
negaciones de obligación, más o menos complejas.
La filosofía del derecho angloparlante permaneció principal-
mente bajo la influencia de Bentham y Austin por más de cien
años (si bien la jurisprudencia histórico-comparativa oscila am-
pliamente). Incluso cuando los “realistas jurídicos” (legal realists)
americanos y otros rechazaron, en el segundo cuarto del siglo
XX, que la sustancia del derecho sean las reglas o cualquier
otro estándar establecido (posited) por órdenes o por cualesquiera
otros actos del pasado, ellos retuvieron y reforzaron la concep-
ción del derecho como un instrumento, en sí mismo moralmente
neutro, de “control social” para los propósitos de quienes están
en el poder (más exactamente, los tribunales y demás oficiales).
Hans Kelsen (1881-1973), cuyas ideas devinieron influyentes
en Gran Bretaña y en América a partir de la década del treinta,
y que vivió en los Estados Unidos desde 1940, intentó la unión
de temas kantianos con neo-hobbesianos y neo-humeanos. Esta
tentativa derivó en una concepción del derecho y del sistema ju-
rídico radicalmente centrada en la orden (command-centre-account
of law and legal system). La filosofía jurídica (teoría pura de la cien-
cia jurídica) debía estar libre de todo valor y de toda referencia al

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 209

hecho tal que pudiera sugerir que la normatividad del derecho


deriva de, o es reducible a, su eficacia u otra realidad empírica
(Kelsen, General Theory of Law and State y The Pure Theory of Law).
Kelsen buscaba, en efecto, una “tercera teoría”, compartien-
do con la teoría del derecho natural el intento de reproducir y
explicar de manera no-reduccionista la normatividad del de-
recho, y con el positivismo jurídico, el rechazo a toda norma o
valor no puesto y hecho efectivo por contingentes actos y hechos
humanos. El fracaso de la búsqueda se pone de manifiesto en los
muchos cambios de Kelsen entre visiones contradictorias acerca
de la fuente y la coherencia de las normas jurídicas, el conteni-
do de normatividad y el significado de las proposiciones de la
ciencia jurídica, y en su final confianza abierta sobre “actos de
voluntad ficticios” (Kelsen, The Pure Theory of Law, 2a. ed., y su
póstuma General Theory of Norms).
Que las explicaciones del derecho y la obligación jurídica de-
ben apuntar a ordenar o aceptar actos de voluntad fue rechazado
en la más influyente obra de filosofía jurídica escrita en idioma
inglés, The Concept of Law de H. L. A. Hart. Allí, y en su poste-
rior Essays on Bentham, las reglas jurídicas son descritas y explica-
das como “razones para acciones, independientes del contenido
y perentorias”; sus fuentes pueden ser órdenes, pero igualmen-
te puede ser cualquier hecho que tenga significación normativa
atribuida por “una regla (o conjunto de reglas) de reconocimien-
to” aceptada por jueces y oficiales (por cualquier razón que no
sea el temor a la sanción inmediata). No todas las leyes imponen
obligaciones; antes bien, muchas confieren poder (autoridad), y
una exposición (como la de Austin o la de Kelsen) que reduzca
tales reglas que confieren poder, o reglas facultativas, a ser con-
diciones o prótasis de obligaciones oculta la variedad de formas
y funciones normativas del derecho al pasar por alto la variedad
de sus funciones sociales. Una filosofía jurídica descriptiva puede y
debería (afirma Hart) estar libre de presuposiciones morales; tra-
tando de criticar a Tomás de Aquino, él sostenía que el derecho
no está “necesaria o conceptualmente” conectado con la morali-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

210 JOHN FINNIS

dad. Pero la filosofía jurídica debería aducir, entender y “repro-


ducir” el punto de vista o la “actitud interna” de aquellos par-
ticipantes de un sistema jurídico para quienes el derecho es una
razón genuina para la acción y algo con valor (no necesariamen-
te moral). De ese modo, la filosofía jurídica no puede sostener
con corrección que el derecho puede tener cualquier contenido.
La multifacética resistencia de Hart a las exposiciones reduc-
cionistas de las realidades jurídicas, y su estrategia de entender al
derecho como un tipo de razón creada, conservada y reconocida
por específicas razones (distinctive reasons), han impulsado muchas
líneas de investigación acerca del carácter (point) y la estructura
funcional no sólo del derecho y del sistema jurídico como un tipo
general de realidad social, sino también del razonamiento jurí-
dico o la deliberación judicial (por ejemplo, MacCormick, Legal
Reasoning and Legal Theory; Schauer, Playing by the Rules), del Estado
de derecho como un ideal distintivo del orden político-jurídico
(por ejemplo, Raz, The Authority of Law: Essays on Law and Mora-
lity) y del determinante aspecto moral y justificación(es) de insti-
tuciones jurídicas particulares, tales como el contrato, el daño,
el delito, la propiedad y el castigo (por ejemplo, Weinrib, The
Idea of Private Law). La atención en el método neo-aristotélico de
Hart de explicación por medio de casos centrales y secundarios
ha sugerido que, a pesar de su insistencia en la oposición entre
el positivismo jurídico que él defendía y cualquier teoría del de-
recho natural, tal oposición es innecesaria a menos que el positi-
vismo sea tomado (como lo hace Kelsen, aunque no Hart) para
rechazar que la valoración y el juicio moral tengan justificación
filosófica o verdad alguna.
Muchas teorías positivistas antes de Hart habían sido mo-
deladas según las ciencias naturales (incluyendo la matemática y
la psicológica). The Concept of Law abrió a la filosofía jurídica de
habla inglesa a problemas de método en la teoría social descrip-
tiva antes discutidos por Max Weber (en Economy and Society), y
mostró, según intentó hacerlo Hart con mayor o menor claridad,
que resulta infructuoso procurar una ciencia social general libre

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 211

de valores. Desde entonces, el interés se ha desplazado a colocar


a la teoría del derecho en una relación clara con la ética y con
una teoría de la política fundada éticamente (por ejemplo, The
Morality of Freedom de Hart) o a modelar la misma según la inter-
pretación de expresiones culturales tales como la literatura (por
ejemplo, Law’s Empire de Dworkin).
Por ejemplo, la crítica de Dworkin al “positivismo” a pri-
mera vista parece dirigida a establecer que Hart había descrito
erróneamente los tipos de estándares utilizados en la delibera-
ción judicial (Dworkin, “The Model of Rules”, en Taking Rights
Seriously, 1977). Pero en realidad, las tesis de Dworkin no fueron
que los principios difieren de las reglas, sino que ellos son auto-
ritativos no por estar validados por sanción o costumbre (usage),
sino por ser moralmente verdaderos (e irreduciblemente distintos
de las políticas utilitarias o basadas en otros fines colectivos), y
tal teoría del derecho, como prólogo de la adjudicación, es una
empresa práctica de “interpretación creativa” que participa en el
desarrollo de un sistema jurídico “liberal” que, sin violar la inte-
gridad al repudiar demasiados de sus “materiales” (Constitución,
leyes y precedentes), ha de tratar a los ciudadanos con igualdad
de consideración y respeto. El debate sobre estas tesis plantea in-
terrogantes acerca de si la teoría moral más bien inarticulada de
Dworkin es correcta (sound), si la analogía con la interpretación
literaria creativa no es una nueva forma de explicación reductiva,
y si la pretensión de que el derecho, incluso en los casos difíciles,
siempre puede ser identificado razonando moralmente a partir
de los materiales jurídicos no es, del mismo modo, una reduc-
cionista visión de la dependencia del derecho respecto de una
elección (acto de voluntad) autoritativa racionalmente infradeter-
minada entre dos o más alternativas razonables aun jurídicamente
abiertas.
La obra corriente en la filosofía o teoría del derecho anglo-
parlante contemporánea se resiste a la clasificación como positi-
vismo estricto o como teoría del derecho natural. Una obra que
se describe a sí misma como positivista (por ejemplo, The Authority

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

212 JOHN FINNIS

of Law de Raz, Inclusive Legal Positivism de Waluchow) o iusnatu-


ralista (por ejemplo, Natural Law and Natural Rights), de hecho se
ocupa ampliamente de temas destacados por la escuela “opues-
ta”. Está ampliamente aceptado que la tarea de la filosofía jurídi-
ca se diferencia —aunque deba referirse a ellas— de la ética, de
la filosofía política y de una teoría social general que se construye
a partir de antropología social e historia comparativa.
La ética indaga acerca de los estándares para el juicio co-
rrecto en la deliberación acerca de la elección y la acción, mien-
tras que la filosofía del derecho investiga los modos en los cuales
tales estándares se vinculan con las directivas establecidas, por
costumbre o por decisión autoritativa, para guiar las acciones de
las personas en la comunidad política, y de ese modo, supuesta-
mente, proteger intereses o derechos básicos, distribuir cargas y
ventajas equitativamente, y devolverles la posición anterior a las
personas tratadas injustamente. De ese modo, la filosofía jurídica
va más allá, pero no puede eludir los principales problemas de la
ética —problemas tales como el de si las proposiciones morales
pueden ser conocidas como verdaderas; si las verdades morales in-
cluyen intrínsecos bienes y razones para la acción más ricos que
la kantiana conformidad-con-la-abstracción-universalizante-
de-la-razón; si el juicio correcto es la maximización de valores
como resultado de una elección, y en qué medida la elección es
libre y la intención moralmente decisiva—.
Además, la filosofía política investiga acerca de los funda-
mentos sobre cuya base las personas pueden pretender (y preten-
den) tener autoridad para modelar las acciones de una comuni-
dad por la vía de dirigir la conducta individual, mientras que la
filosofía jurídica investiga sobre las razones para, y los modos de,
establecer tal autoridad y su ejercicio haciéndolos depender de
criterios formales (fuente, ámbito de competencia, procedimien-
to, promulgación y publicidad, integridad adjudicativa, etcéte-
ra). De este modo, la filosofía jurídica contribuye a, pero queda
involucrada en, los principales problemas de la filosofía políti-
ca —problemas tales como si la autoridad está justificada por

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 213

el acuerdo; si o por el propósito de beneficio; si los intereses son


derechos y los derechos aseguran la igualdad, libertad u otros be-
neficios, y si la acción política es correctamente comprendida a
partir del modelo de toma de decisiones en economía o en juegos
de competencia—.
Además, la teoría social generaliza desde el conocimiento de
sociedades particulares y eventos de su historia, mientras que la
filosofía jurídica investiga cómo tales sociedades pueden ser suje-
tos implícitos o portadores de “sistemas jurídicos”, y trata a algu-
nos de tales eventos como fuentes de elementos del sistema jurí-
dico. De ese modo, ella se enfrenta con un problema básico de la
teoría social general: cómo identificar un tema que pueda seguir
existiendo mientras los regímenes y Constituciones cambian y
desaparecen; y cómo elegir y justificar conceptos y términos des-
criptivos y analíticos, dada la variedad de auto-interpretaciones
sociales y vocabularios rivales revelados por la etnografía y por
estudios históricos comparativos y transculturales.
En línea con la distinción de Bentham entre jurisprudencia
expositiva y censoria, la filosofía jurídica frecuentemente es divi-
dida en analítica y crítica. La jurisprudencia analítica se propone
considerar la definición del derecho, la teoría del sistema jurí-
dico, el análisis de conceptos jurídicos, tales como deber, tran-
sacción e intención, y la teoría del razonamiento jurídico, espe-
cialmente en la adjudicación. La filosofía del derecho crítica se
propone evaluar el derecho y la obligación jurídica, el conteni-
do sustantivo mínimo de los sistemas jurídicos, aquellas virtudes
procedimentales interconectadas en la creación y aplicación del
derecho que son llamadas Estado de derecho, etcétera. Pero con-
tra tal división, algunos han alegado (por ejemplo, NLNR) que,
dado que crear y conservar los sistemas jurídicos le incumbe a las
razones, y como toda razón para la acción presupone y/o pro-
pone evaluación(es), cualquier exposición general de los sistemas
jurídicos (o del concepto del derecho y del sistema jurídico) debe
identificar tales evaluaciones modeladoras.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

214 JOHN FINNIS

Hart y Raz responderían que el análisis descriptivo del ca-


rácter del derecho como instrumento puede llevarse adelante sin
tener que evaluar los diversos propósitos y usos para los cuales
se emplea el instrumento. Pero esta respuesta parece insuficien-
te, pues el sentido característico del derecho como obligatorio y
autoritativo, como su sentido de establecer procedimientos apro-
piados y exigir juicios justos y fallos basados en la verdad, en sí
mismo propone una evaluación y crítica de condiciones sociales
alternativas (anarquía, dominación arbitraria). No puede haber
una comprensión o análisis adecuadamente cercano de lo que
caracteriza a sistemas jurídicos diversos —una exposición que de-
muestre por qué el derecho merece un lugar en cualquier des-
cripción general de la vida humana social— sin una comprensión
de los modos en los que las propias notas características del dere-
cho (incluso cuando han sido manipuladas injustamente) expre-
san una evaluación crítica de, y una respuesta constructiva afir-
mativa de valores frente a, los tipos de injusticia o de otra lesión
de bienes humanos que son inherentes a la ilegalidad de cual-
quier especie (análogamente, uno podría entender y describir un
argumento sin aceptarlo o aprobarlo, pero no puede entender y
describir bien al argumento en general a menos que acepte algunos
argumentos como buenos y adopte como normativos para la pro-
pia descripción/explicación general los criterios por los cuales
puede reconocerse su corrección).
Más y más firmemente, la filosofía jurídica norteamericana
y británica reconocen que el derecho es de alguna manera una
institución o producto del razonamiento humano, y dirigido al
razonamiento humano. En la medida que los filósofos del dere-
cho se esfuerzan por evitar el “reductivismo” (reductivism) —la res-
tricción de estrategias de investigación y reflexión a modelos in-
apropiados—, ellos reconocen más o menos explícitamente que
las leyes y los sistemas jurídicos, al igual que los hombres que son
sus creadores y destinatarios, de alguna manera pertenecen a los
cuatro “órdenes” con los cuales (como sostenía Tomás de Aqui-
no) tiene que ver la razón humana —a grandes rasgos, natura-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 215

leza, lógica, moralidad y cultura (Finnis, Aquinas: Moral, Political


and Legal Theory)—. Utilizando los símbolos convencionales del
lenguaje ordinario, y complementándolos con nuevas conven-
ciones y técnicas, las reglas jurídicas articulan concepciones del
orden natural (que la razón no crea, sino que sólo considera), de
lógica consistencia e implicación, y, sobre todo, de la corrección
e incorrección en la deliberación y acción oficial y extraoficial.
Esta articulación por medio de reglas jurídicas es altamente re-
flexiva: el eslogan kelseniano de que “el derecho regula su propia
creación” capta algo de esta reflexividad. Mas aún, incluso las
reflexiones filosóficas sobre el derecho (y la naturaleza, la lógica,
la moralidad y las técnicas no jurídicas) pueden encontrarse con
mucha frecuencia entre los conceptos y términos empleados al
crear, interpretar y hacer uso de las reglas, instituciones y pro-
cesos jurídicos. Los filósofos del derecho siempre están tentados
—aunque hoy en día se esfuerzan más y más por resistir la tenta-
ción— a resolver la complejidad resultante a través de la relativa
simplicidad de sólo un paradigma u otro.
La “filosofía del lenguaje ordinario” practicada en Oxford
en los años cincuenta (con raíces en Wittgenstein) alentó la opo-
sición a los métodos reductivistas. Entre los frutos más impor-
tantes de tal estilo de hacer filosofía —apenas una “escuela” de
doctrina filosófica— se encuentra Causation in the Law, de Hart y
Honoré. Algunas interpretaciones de la causa, en particular las
interpretaciones alemanas a partir de Kant, han sostenido que
la misma es por movimientos físicos, no pudiendo ser alteradas
por los fines del actor u otros estados psíquicos (que sólo son re-
levantes para imputar culpabilidad o responsabilidad jurídica).
Tales interpretaciones de la causalidad humana están modeladas
sobre interpretaciones científico-naturales de la causalidad como
regularidades, o probabilidades, o alguna propiedad inherente
de objetos o sucesos. Algunas otras teorías jurídicas de la causa,
en particular estadounidenses, han reducido la “causa fáctica”
(cause in fact) a la mínima conditio sine qua non (si no fuera por C,
E no habría ocurrido), y aducido que “causa jurídica” es mera-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

216 JOHN FINNIS

mente una construcción de políticas sociales (esto es, políticas mo-


rales y/o culturales) acerca de quién tiene la culpa y/o tiene que
responder. Contra tales reducciones se yergue la interpretación
de Hart y Honoré: la determinación judicial de que el acto o la
omisión de alguien ha causado algún hecho y/o pérdida está jus-
tificada por consideraciones sustancialmente independientes de
conclusiones morales u otras políticas sobre la responsabilidad,
y son similares a concepciones científicas, históricas y de sentido
común al distinguir lo causalmente relevante como una subclase
dentro de la categoría de las condiciones sine qua non. En esta in-
terpretación, el concepto causal central, el de desviación de las
condiciones normales, se expande a sí mismo para incluir condi-
ciones culturalmente establecidas, como las expectativas contrac-
tuales o los deberes jurídicos; las atribuciones de responsabilidad
causal anidan en, pero no son reducibles a, las concepciones de
responsabilidad de roles y responsabilidad-deber de reparar, dis-
tribuciones de carga de la prueba, criterios y métodos de prueba,
y otras consideraciones no causales. La complejidad de una tal
interpretación no reductivista refleja la irreducible complejidad
de la vida de seres que viven en el mundo natural como sujetos
agentes, artífices y creadores que razonan y eligen, y para quie-
nes la “normalidad” se mide por diversas medidas que se toman
de cada uno de los cuatro órdenes antes mencionados.
Considérese, ahora, la personalidad jurídica. Algunos han
dicho que por cuanto los únicos sujetos genuinos de las relacio-
nes jurídicas son miembros de las especies naturales, los seres
humanos, entonces cuando los abogados hablan de otros sujetos
de derecho (corporaciones, simples asociaciones, buques, ídolos,
etcétera) están hablando de meras ficciones. Otros (por ejemplo,
Kelsen) han dicho que el estatus de persona jurídica es simplemente
una creación del derecho, que libremente lo confiere o lo de-
niega, y que la lógica de las reglas jurídicas no deja lugar para
atribuirles a los seres humanos una prioridad jurídicamente cog-
noscible. Pero una exposición no reductivista puede (a) negar que
las asociaciones humanas son meras ficciones, (b) reconocer la

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 217

conveniencia de atribuir a las asociaciones e incluso a entes no-hu-


manos el estatus de sujetos de reglas y procesos jurídicos, (c) acep-
tar que en un análisis meramente lógico de las reglas y relaciones
jurídicas, el sujeto humano no tiene prioridad, pero (d) sostener
que dado que el verdadero objetivo de guiar la deliberación a
través del derecho es proteger y promover el bien de los seres hu-
manos, y dado que esa clase de sujetos está naturalmente consti-
tuida antes de cualquier decisión humana, las leyes se desordenan
radicalmente como leyes cuando niegan a cualquier ser humano
(esclavos, embriones...) la “igual protección de la ley” (como mí-
nimo, igualdad en la inmunidad y estatus jurídico fundamental).
Como lo precedente trata de poner en evidencia el muy de-
batido problema de definir al derecho, no puede ser resuelto por
ninguna técnica puramente “analítica” que aspire a ser neutral
y conceptualmente anterior a la toma de posiciones sustancia-
les acerca de cuestiones debatidas como, por ejemplo, el orden
natural y el orden moral. Por supuesto que las definiciones esti-
pulativas y/o las clarificaciones lexicográficas ayudan a la inves-
tigación y deberían evitar que se pasen por alto cuestiones dis-
cutidas. Pero las definiciones explicativas resumen los resultados
de la reflexión filosófica; ellas no son conjuntos o exposiciones de
datos lingüísticos o de regulaciones de la reflexión filosófica. En
la filosofía jurídica es particularmente fácil ver el valor de la ya
mencionada técnica clásica, presentada por Aristóteles, practi-
cada por sus seguidores medievales y recuperada —por no decir
completa y consistentemente utilizada— por Hart: se toma como
el tema de una definición explicativa el caso central del explanan-
dum (y correspondientemente el significado focal del término que
significa tal realidad), y se trata como secundarias y relativamen-
te periféricas, pero de ninguna manera como sin importancia o
irrelevantes, las muchas realidades que representan el caso cen-
tral en una forma diluida, inmadura o defectuosa (y correspon-
dientemente los usos secundarios del término).
Sobre esta base, uno puede (y debería) decir que un sistema
jurídico que niega personalidad jurídica y/o fracasa en proteger

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

218 JOHN FINNIS

los derechos fundamentales de algunos de sus súbditos humanos


no es meramente injusto o inmoral, sino también un ejemplo
empobrecido de sistema jurídico. Mas nótese que tal tesis de-
pende de la premisa adicional, ampliamente discutida, de que
lo que es considerado como el caso central o el buen ejemplo
en un tema de la filosofía social (por ejemplo, jurídica) se esta-
blece por referencia a las preocupaciones evaluativas no de los
“malos ciudadanos” —que sólo se preocupan por evitar sancio-
nes (como aducían los realistas jurídicos estadounidenses), ni de
jueces u otros oficiales moralmente despreocupados en cuanto
tales (como proponía Hart)—, sino más bien de personas que
entienden, aceptan y promueven el derecho como una respuesta
moralmente motivada y justificada a los males e injusticias de las
relaciones humanas no regladas legalmente.
Tales cuestiones de definición y metodología explicativa son
cuestiones dentro del orden de la lógica, esto es, del orden racio-
nal que introducimos en nuestro propio pensamiento. Algunos
de los problemas peculiares de la filosofía jurídica se presentan
primariamente dentro de este orden. ¿Cómo difiere el carácter
proposicional de las reglas jurídicas del de los principios jurídi-
cos u otros estándares jurídicos (véase Dworkin, Taking Rights Se-
riously)? ¿Cuáles son los tipos de oposiciones lógicas entre reglas,
y en qué medida es posible una contradicción entre reglas en un
sistema jurídico (compárese la Teoría pura del derecho de Kelsen con
su Teoría general de las normas)? ¿Son todas las reglas de, o al me-
nos reducibles a, un tipo lógico como el de la imposición de una
obligación bajo pena de sanción o la autorización hipotética de
sanciones (véase The Concept of Law de Hart; The Concept of Legal
System de Raz)? Si es así, ¿están correlacionados con las funciones
o fines sociales de los diferentes tipos de reglas (véase The Authority
of the Law de Raz)? ¿Cuáles son los tipos irreduciblemente dis-
tintos de derechos (quizá, reclamo, libertad, poder, inmunidad)?
¿Son los derechos meras construcciones lógicas de, o sombras de,
un concepto de deber lógica o explicativamente anterior? ¿Es
una libertad (permisión) la mera ausencia de un deber en contra-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 219

rio, o ella implica una prohibición de alguno de (o de todos) los


tipos de interferencia por parte de A en el ejercicio de la libertad
de B y, si es así, ¿implicaría esto siempre o alguna vez que B tiene
un derecho-libertad para hacer lo que no debería?
Tales cuestiones tienen un núcleo irreduciblemente lógico.
Pero el progreso en resolverlas exige atención cercana al especial
significado y uso de términos, tales como “regla”, “obligación”,
“derecho” y “libertad” dentro de la específica construcción cul-
tural y técnica llamada “derecho”. Esta construcción, por su par-
te, sirve característicamente a ciertos propósitos humanos, y lo
hace guiando la deliberación. Una exposición verdaderamente
general de él no puede ser limitada a registrar los propósitos,
fines y técnicas de una persona, o limitada a reproducir de un
modo “desconectado” su discurso “comprometido”. Ella debe,
antes bien, comprometerse hasta cierto punto en la reflexión so-
bre el orden moral (que a través de la razón traemos a nuestras
deliberaciones en miras a la elección y acción), preguntándose
cuándo la acción está relacionada inteligentemente con propó-
sitos humanos básicos y razones para la acción. En síntesis, to-
das las cuestiones enumeradas en el párrafo precedente exigen
la toma de alguna posición sobre el sentido del derecho (point of
law). ¿Es lo más esclarecedor considerar al derecho como un ins-
trumento de control social, sean cuales sean los propósitos de los
controladores? ¿O tal interpretación torna ininteligible mucho
del vocabulario y la lógica del derecho? ¿El derecho está para ser-
vir ante todo a la libertad, o es la libertad que él sirve (si lo hace)
sólo uno entre muchos beneficios fundamentales? Tales cuestio-
nes pueden parecer lejanas desde un análisis estrictamente ló-
gico, pero las respuestas a ellas han demostrado ser necesarias
(a pesar de insuficientes) para el análisis de la estructura de los
sistemas jurídicos como proposiciones, o contenidos de sentido
cuasi-proposicional, interrelacionados .
Los esfuerzos para reducir los problemas de la filosofía ju-
rídica al orden lógico han derivado en notables fracasos: por
ejemplo, el intento de Hobbes de explicar la obligación contrac-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

220 JOHN FINNIS

tual por la vía de equiparar ruptura con absurdo lógico (véase


NLNR), o la pretensión kantiana de que, dado que la falta de B
contradice el uso legítimo de la libertad de A, el uso de la coer-
ción por parte de A (o C) “para impedir” la falta de B debe, “en
virtud del principio de no contradicción”, ser compatible con la
libertad legítima. Como tales fracasos lo sugieren con fuerza, la
normatividad del razonamiento práctico y de las normas jurídi-
cas no es reducible a la normatividad de la lógica, sino que des-
cansa sobre la necesidad de medios para, o de respeto hacia, fines
básicos (bienes humanos básicos, razones básicas para la acción).
Algunos han tratado los problemas y conceptos morales vin-
culados con el derecho declarándolos ajenos a la filosofía jurídica,
o redefiniéndolos como técnico-culturales y no morales. ¿Afecta
la injusticia de una ley su autoridad, validez u obligatoriedad?
¿Es la equidad una cuestión simplemente de interpretación o ella
corrige (en miras a la justicia) las intenciones de los creadores
de la ley? Las leyes (y contratos) que crean obligaciones, ¿repre-
sentan nada más que una obligación de pagar la penalidad (o
indemnizar los daños) en caso de incumplimiento? Se ha dicho
que problemas como éstos serían meramente asuntos de concien-
cia, moralidad o ética individual. Pero en el propio (consciente)
ejercicio de su función judicial como tales, los jueces no pueden
evitar tales cuestiones. Y existen otras cuestiones incluso más
esencialmente vinculadas con el rol de adjudicación. ¿Es correcto
para un juez cambiar el derecho al costo de derribar las legítimas
expectativas de un litigante perdidoso? ¿O dejar de lado las polí-
ticas deliberadamente adoptadas por una mayoría democrática?
¿Pueden los jueces descansar sobre sus propios conocimientos
sin el respaldo, o incluso en contra, de la evidencia válidamente
aportada en el caso? Además, existen las responsabilidades sinte-
tizadas en el ideal del Estado de derecho (Rule of Law, Rechtsstaat
en alemán): para asegurar que el derecho sea claro, coherente,
estable, público, practicable, irretroactivo, general y, sobre todo,
respetado en la acción oficial (incluso judicial). ¿Es este conjunto
de propósitos y características del ordenamiento jurídico moral-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 221

mente neutral (como el filo de un cuchillo para cortar), tal como


pretende Raz en The Authority of Law)? ¿O el conjunto, considera-
do como un todo, debe tener el propósito moral de asegurar una
relación de justa reciprocidad entre gobernantes (rulers) y gober-
nados (ruled), por el reconocimiento de la dignidad y los derechos
de los gobernados (véase Fuller, The Morality of Law)?
Concluir que tales cuestiones son propiamente partes de la
filosofía jurídica no significa tomar partido en el perenne deba-
te sobre si definir al derecho como cualesquiera estándares cog-
noscibles a partir de fuentes fáctico-sociales (legislación, costum-
bre, precedente judicial) (Raz, Authority of Law), o más bien como
cualesquiera estándares que un juez debería considerar al dictar
sentencia (Dworkin, Taking Rights Seriously).
Nos queda que las leyes están manifiestamente en el orden
técnico-cultural (orden que a través del razonamiento nosotros
traemos al asunto sometido a nuestro poder); ellas son objetos
creados por decisión humana como un instrumento de coordina-
ción social. Este aspecto de la positividad del derecho parece es-
tar puesta en cuestión, con razón suficiente, tanto por las teorías
(realismo jurídico) que reducen el derecho a una predicción de la
acción judicial como por las teorías (por ejemplo, “derecho como
integridad” en Law’s Empire de Dworkin) que localizan el derecho
no en reglas y estándares existentes (considerados como meros
“materiales jurídicos”), sino sólo en el momento de decisión por
un juez que, en una “interpretación creativa”, somete los “ma-
teriales jurídicos” a lo que en última instancia es una evaluación
moral individual.
Los muchos y variados artefactos del derecho comprenden,
en primer lugar, las reglas del derecho mismas. Incluso aquellas
reglas que confieren expresión jurídica a una norma moral son
verdaderamente leyes positivas y por lo común de una forma ar-
tificial: la ley no prohíbe formalmente el asesinato, sino que an-
tes bien define el asesinato como un crimen, añade penalidades,
descalificaciones y otras consecuencias jurídicas a los crímenes,
y establece que los “crímenes” no pueden ser cometidos. Con

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

222 JOHN FINNIS

todo, la mayoría de las reglas jurídicas no son meras reformula-


ciones de normas morales, sino productos de una decisión social
innegablemente creativa. Su autenticidad no es inmediatamente
una cuestión de verdad moral, sino más bien de consideraciones
de forma, fuente y procedimiento comprendidas en el concepto
característicamente jurídico de validez.
La mayoría de los demás artefactos jurídicos pueden ser cla-
sificados bajo otro término característicamente jurídico: institu-
ciones. Las instituciones jurídicas no sólo incluyen organismos
públicos, tales como tribunales y legislaturas, sino también tipos
de construcciones jurídicas que involucran grupos de reglas (con-
trato, venta, propiedad, sociedades, crimen, delito...) y ejemplos
específicos de tales tipos, instituidos deliberadamente para el lo-
gro de su consecuencia jurídica (así, una Constitución, contrato o
sociedad en particular, pero no un delito o crimen en particular).
Y tales artefactos deben ser distinguidos de cualesquiera docu-
mentos empleados para crearlos o registrarlos. Es obvio que la
descripción y explicación de tales artefactos sería compleja inclu-
so si el orden técnico-cultural pudiese ser cerrado a los órdenes
de la naturaleza, la lógica y la moralidad. Pero no puede serlo, y
algunos de los debates más intensos en la filosofía jurídica con-
temporánea tienen que ver con la moral y con otros fundamen-
tos (por ejemplo, causa) de las instituciones jurídicas del crimen,
daño (delito), contrato y propiedad (por ejemplo, Fried, Contract
and Promise).
Otros artefactos jurídicos incluyen definiciones. Mientras
que el propósito de la definición en filosofía jurídica es sintetizar
una comprensión y explicación de los casos centrales (y no cen-
trales) y de los sentidos focales (y secundarios), el propósito de la
definición en derecho es más bien asignar objetos y tópicos de
la vida humana social a clases unívocas para los propósitos de una
regla dada (por ejemplo, gravar “barcos”). Otro artefacto jurídi-
co es el conjunto de reglas de inferencia que establecen presun-
ciones para el juicio jurídico sobre los hechos. Las definiciones
y las reglas de inferencia se encuentran en la práctica jurídica-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 223

mente peculiar de considerar que X es un ejemplo de Y, con


independencia de que él sea considerado o no una Y en la lógica
ordinaria o en, digamos, el discurso científico, histórico o moral.
Muchas cuestiones discutidas en la filosofía jurídica con-
temporánea se presentan en el debate sobre la interpretación de
Constituciones, leyes, sentencias y otros instrumentos (documen-
tos) y construcciones jurídicos. Los intérpretes jurídicos, ¿debe-
rían encontrar y seguir los compromisos originalmente asumidos
en las elecciones e intenciones moralmente significativas de sus
creadores? ¿O ellos deberían dar al lenguaje utilizado —un con-
junto de objetos convencionales empleados para crear un objeto
cultural nuevo e independiente (la Constitución, la ley de..., et-
cétera)— un significado y efecto nuevos de acuerdo con nuevas
comprensiones convencionales del lenguaje? ¿No están el acto de
legislación y el acto de interpretación judicial (si bien inmediata
y directamente ejercicios de una técnica cultural) limitados en su
plasticidad o maleabilidad no sólo por otras convenciones, sino
también por el carácter naturalmente dado (giveness) de los actos
humanos, por los requerimientos de coherencia lógica, y por la
significación moral de todo acto humano?
Durante los años ochenta y noventa, algunos teóricos, espe-
cialmente en los Estados Unidos, sostuvieron que todas las reglas
jurídicas —no sólo aquellas contenidas en textos autoritativos,
tales como una Constitución o una ley, sino también aquellas
transmitidas por las formas cuasi-consuetudinarias de adjudica-
ción del Common Law— son esencialmente indeterminadas, y con
ello son meramente mantos para el ejercicio de poder discrecio-
nal y elitista. Esta tesis del movimiento de Critical Legal Studies
(Unger, The Critical Legal Studies Movement) ha sido extendida a te-
sis “postmodernas” y “deconstructivistas” que por vías análogas
proponen negar la inteligibilidad estable de los textos y estánda-
res jurídicos. Pero las tesis de la última clase claramente se refu-
tan a sí mismas (self-refuting), puesto que su propia afirmación y
defensa exige que las declaraciones hechas por sus proponentes
tengan una inteligibilidad estable y determinada. Y las tesis crí-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

224 JOHN FINNIS

ticas “originales” sobre la indeterminación dependían para gran


parte de su plausibilidad de una equivocación acerca de “inde-
terminación”, esto es, un error en distinguir “indeterminado” de
“sub-determinado” o “no completamente determinado”. Es carac-
terístico de las reglas jurídicas que ellas resuelven algunas (quizá
realmente muchas) cuestiones para el propósito práctico de una
vida coordinada, pacífica y justa en la comunidad política, dejan-
do algunas otras cuestiones sin alguna respuesta clara. Después
de todo, las cuestiones que así se dejan sin resolver no necesitan
presentarse en la práctica, o si ellas lo hacen alguna vez pueden
ser resueltas, incluso resueltas justamente, sin tener que recurrir
a estándares o procedimientos jurídicos.
La dependencia de la moralidad (como así también de la na-
turaleza, la lógica y la técnica) que tienen el derecho y el razo-
namiento judicial, acoplado con el escepticismo moral o ético
ampliamente profesado en la cultura angloparlante contempo-
ránea, inclina a ciertos teóricos a una forma de “pragmatismo”
que trata las cuestiones principales de la filosofía jurídica como
cuestiones más allá de la capacidad de respuesta de la razón, y se
contenta a sí misma con un eclecticismo más o menos injusti-
ficado y sin principios (véase, por ejemplo, Posner, The Problems
of Jurisprudence). Tal escepticismo ha sido, parece, una fuente de
la popularidad del positivismo jurídico en la primera mitad del
siglo XX. En la medida que esto es así, queda para los así llama-
dos “teóricos del derecho natural” afirmar, explicar y defender la
racionalidad de la empresa jurídica en su conjunto. Al así hacer-
lo, esos teóricos no necesitan, y por lo común hoy no lo hacen,
repetir el tipo de afirmación característica de los “racionalistas”
de los siglos XVII y XVIII que de manera optimista y de algu-
na manera acríticamente exageraron el marco de las cuestiones
que tienen una respuesta correcta racionalmente determinada
con independencia de las elecciones jurígenas de las particula-
res comunidades y de sus representantes. Una cosa es reconocer
tal exageración cuando ocurre, y otra bien distinta es negar que
existen derechos humanos definidos e incluso sin excepciones,

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LA FILOSOFÍA DEL DERECHO: RAÍCES Y TEMAS RECIENTES 225

articulados en reglas, estándares e instituciones jurídicas que son


la columna vertebral de todo sistema jurídico llamada apropia-
damente, sin calificativos, “el derecho de esta comunidad”.
Cada tesis en la filosofía del derecho, como en cualquier otra
rama de la filosofía, debe satisfacer la precondición de que la
proposición que afirma sea totalmente consistente con la elec-
ción razonable del filósofo de investigarla, afirmarla y defenderla
argumentativamente, y con las condiciones naturales, racionales,
culturales, morales, familiares y políticas que hacen posible y fa-
cilitan, antes que obstruyen, tal investigación, afirmación racio-
nal y defensa intelectual honesta.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LEY NATURAL Y DERECHOS NATURALES,


30 AÑOS DESPUÉS*

Han pasado ya, en realidad, 45 años desde que el libro tuvo su


comienzo con la invitación a escribirlo y la cuidadosa especifica-
ción de su título de mi mentor y colega H. L. A. Hart (cuento esto
al comienzo del nuevo Postscript del libro, pero ustedes, en el gran
mundo de habla española, ya lo sabían por el notable “Estudio
preliminar” a la traducción de Cristóbal Orrego). Y han pasado
unos 40 años desde que el plan del libro adquirió la estructura de
algo así como unos eventuales trece capítulos: diez que identifican
los bienes humanos que pueden realizarse únicamente median-
te instituciones de derecho positivo, y que explican las exigencias
de la razón práctica que sólo esas instituciones pueden satisfacer;
flanqueando esos diez capítulos, por un lado, con dos capítulos
preliminares para situarlo en el contexto académico de la teoría le-
gal positivista, auto-configurada como ciencia social descriptiva y
pretendidamente avalorativa, y en el contexto más particularizado
de los malentendidos y las objeciones usuales a la teoría del dere-
cho natural, y por el otro lado, con una capítulo final que muestra
cómo la teoría desplegada en los diez capítulos centrales precisa
de, y puede ser abordada con, una mayor hondura explicativa, en
respuesta a las cuestiones planteadas por reflexiones teóricas acer-
ca de nuestra situación existencial fundamental, y por reflexiones
prácticas acerca del sentido último de todo desarrollo humano y
de toda pérdida humana.
Esos 45 años, tal como fueron vividos por el autor y la mayo-
ría (¡no todos!) de los lectores del libro, han sido años de relativa
prosperidad y paz, de instituciones políticas, económicas y legales
mayormente estables, de sustancial libertad para investigar y pu-
*
Traducción al castellano de Pilar Zambrano.

227

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

228 JOHN FINNIS

blicar, y de creciente habilidad para adquirir información y para


viajar por trabajo y por placer. La amenaza estructural profun-
da del balance de terror generado por la política de disuasión
nuclear ha pasado y, por ahora, se encuentra substancialmente
disipada u olvidada. Al mismo tiempo, y no menos en los cinco
primeros años de esos 45, las normas sociales y las instituciones
típicas de una civilización a grandes rasgos cristiana y humanis-
ta, especialmente las normas e instituciones sobre el matrimonio
y la familia, la protección del no-nacido, y la educación formal
de los niños mediante establecimientos educativos, y la infor-
mal a través de los medios de comunicación social, han sufrido
una disipación revolucionaria. Las estructuras económicas, edu-
cacionales y legales han asimilado concepciones de la igualdad y
de la titularidad de derechos que son despectivas de la sabiduría
tradicional acerca de las necesidades y de las clases apropiadas
del hogar. El consecuente colapso en la tasa de natalidad hasta
niveles completamente incompatibles con la sustentabilidad de
un pueblo se ha topado con el desconcierto de las clases dirigen-
tes y con la evasión de las consecuencias inmediatas mediante la
admisión de pueblos bien diferentes, cuyo arribo y asentamiento
preanuncia en algunos casos obvios, en el mediano y largo plazo,
desastres de rupturas sociales y políticas, guerra y ruina.
Pero cuando el libro estaba siendo concebido y escrito, el
despliegue de esos efectos estaba aún algunas décadas por de-
lante. Lo que domina la concepción y la composición del libro,
en una extensión que en buena medida quedó implícita, son las
revoluciones espirituales que se extendieron por la vida política,
eclesiástica y familiar de estas pacíficas y ricas sociedades de los
años sesenta, alcanzando una suerte de tormenta en la segunda
mitad de esa década con las revueltas estudiantiles de 1967/8, les
évenements de Mai 1968 que sacudieron al gobierno de Francia, y
la rearticulación de la enseñanza cristiana sobre sexo y matrimo-
nio en Humanae Vitae en julio de ese mismo año, un acto doctrinal
casi asfixiado por una resistencia y un rechazo internos sin para-
lelos (en ciertos sentidos) en la historia cristiana, un cuasi-cisma

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LEY NATURAL Y DERECHOS NATURALES, 30 AÑOS DESPUÉS 229

(quasi-schism) que, en sociedades como la norteamericana, inme-


diatamente hizo trizas la influencia del catolicismo en la política,
donde había sostenido una red de instituciones cívicas legales y
eficaces, protectoras de la moralidad pública, de los derechos del
no-nacido, la permanencia y los privilegios del matrimonio, y
demás. La estudiada marginalización y desatención de estas agi-
taciones y tensiones espirituales por parte del libro está en par-
te compensada por su aspereza declamatoria, en varios pasajes,
acerca de la amenaza nuclear disuasiva de infligir en los adversa-
rios vastas masacres de no-combatientes y en represalias finales
post-derrota: estos juicios se exponen como el fruto principal de
la crítica del libro a las teorías éticas que denomina consecuencia-
listas o utilitaristas. Pero las herederas teológicas de estas teorías,
que se proponen con el nuevo nombre de “proporcionalistas”,
fueron en gran medida pensadas para legitimar el abandono de
las normas sexuales características de la cristianidad desde el co-
mienzo, normas que el libro afirma sólo implícitamente y por
medio de citas de trabajos míos donde se las defiende. Como esta
defensa fracasa en comprenderlas precisamente como lo que en
verdad son —implicancias del bien humano básico del matrimo-
nio, el bien humano que el libro también fracasa en identificar
como distinto de sus aspectos constitutivos, la procreación y la
amistad— la decisión estratégica de no decir nada directo acerca
de las mismas tuvo el buen efecto secundario de no decir nada
prematuro o erróneo sobre ellas.
He estado diciendo que el libro fue compuesto y tuvo su re-
cepción en una suerte de oasis de paz y prosperidad, cuyos ha-
bitantes, aunque desde temprano involucrados en políticas (en el
momento de la concepción del libro) que polucionarían algunas
de sus reservas naturales y acabarían por agotar otras, no ha-
bían comenzado realmente a atender a los efectos debilitadores
de esas políticas, al menos no públicamente o en conversaciones
educadas (o cuando si les prestaron atención, a seguir los efectos
hasta sus causas). Pero el oasis, o el espejo de luz, estaba filosa-
mente enmarcado por la negrura de la violencia espeluznante de

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

230 JOHN FINNIS

la guerra de 1939 y 1941 a 1945, en parte intra-civilizacional y


en parte interracial, y por el apocalipsis nuclear, cuya inminencia
potencial siempre presente estaba simbolizada por las estaciones
radares esparcidas a lo largo de la costa este de Inglaterra, pues-
tas ahí para advertirnos durante cuatro minutos acerca del final.
En Malawi, donde fu escrita gran parte del libro, la sensación de
oasis o de un viñedo floreciendo hermosamente sobre las laderas
de un Vesuvio murmurante, siempre capaz de entrar en erupción
y enterrar todo durante la noche, estaba simbolizado por la pre-
sencia de colegas amigos expatriados, recientemente removidos
de la enseñanza del derecho en una Uganda velozmente absor-
bida por el torbellino de la autocracia vil y salvaje de Idi Amin.
La autocracia de Malawi no era ni vil ni salvaje, y descendió al
crudo asesinato político sólo en los años después de que me fui
con el libro completo en mis valijas. Pero el juicio corrupto por
traición de antiguos altos miembros del régimen, un proceso al
que asistí diariamente con mi clase de alumnos del último año de
la carrera de derecho de Malawi, acabó en el ahorcamiento del
inocente y en el indulto (reprieve) del moralmente culpable, y puso
suficientemente en claro cuáles son las delicadas pre-condiciones
del Estado de derecho y de la debida libertad de comunicación,
y las muy malas consecuencias de la deficiencia de estas pre-con-
diciones, limitaciones y libertades.
En el mundo de las reflexiones sobre la razón práctica don-
de se ubica el texto del libro, los años de su concepción eran un
jirón de corrientes cruzadas. En algunos elementos principales
recordaba a las corrientes cruzadas en el alma y en el trabajo del
filósofo práctico más influyente de Inglaterra, Jeremy Bentham.
Desde el comienzo hasta el final de su vida laboral (esto es, de
1776 a 1832), escribiendo 2000 palabras por día (todos los días),
su hedonismo psicológico determinista osciló entre el principio
moralista extremo de que “uno debe actuar siempre maximi-
zando los intereses (el balance de placeres y dolores) (pleasures net
of pains) del mayor número de personas y, de otra parte, el ex-
tremo a-moralismo del principio de que uno actúa —que todos

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LEY NATURAL Y DERECHOS NATURALES, 30 AÑOS DESPUÉS 231

actúan— siempre para maximizar su propio interés (el propio


balance de placeres). Mi genial y estudioso colega filosófico en la
Universidad de Oxford, John Mackie, enseñó en su libro Ethics,
ampliamente leído, que no hay valores objetivos, ninguna verdad
moral de ningún tipo y luego, sorpresivamente, en la segunda mi-
tad del libro, enseñó ¡que la ética puede inventarse-construirse!
El emotivismo y el prescriptivismo, la autollamada “meta-ética”,
que dominó en la filosofía moral inglesa en los años cuarenta y
cincuenta, y que estaba cediendo en los años sesenta de cara a
una crítica académica efectiva, pero no lo suficientemente pro-
funda y meticulosa, cuya eficacia fue luego bastante acrecida por
el nuevo deseo de muchos de hacer una crítica moral a lo que
quisieron denominar los crímenes de guerra de américa en Viet-
nam —y desde esos años, y el moralismo no apologético de la
Teoría de la justicia de John Rawls (1971)—, la filosofía reinante en
los seminarios de graduados en el mundo donde me he movido
ha sido una que, con poco o ningún esfuerzo de justificación o
explicación profunda, toma a los predicados y a las propocisiones
morales como capaces de ser ciertamente verdaderos. Pero esto
afectó poco las actitudes filosóficas que perviven en las escuelas y
en las mentalidades de los niños de colegio y de los estudiantes,
para quienes es axiomático que un “juicio de valor” de cualquier
tipo es “subjetivo”, incapaz de ser verdadero —un axioma psico-
lógicamente compatible, como lo muestra la experiencia de escu-
char a la gente joven, que afirma fervientemente que la violación
y el racismo, y quizá la tortura, son males morales—.
En los márgenes de este mundo, aunque por supuesto en el
centro de los mundos de vida de mucha gente joven de otros si-
tios, estaban el “estructuralismo” de Claude Lévi-Strauss, el et-
nógrafo, y de Noam Chomsky, el lingüístico; las nociones neo-
marxistas de que la naturaleza humana se puede transformar
mediante una revolución emancipatoria de un tipo que se man-
tiene audazmente sin especificar; el intento de corta duración
de Richard Posner, en 1979, de reemplazar la ética utilitarista y
otras corrientes con su economicismo. Mi abordaje a este conjun-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

232 JOHN FINNIS

to relativamente marginal de corrientes diversas quedó mayor-


mente sin registrar en mi bibliografía, aunque mis Collected Essays
incluyen, sin embargo, algunos ensayos publicados y sin publicar
de la década anterior a Natural Law and Natural Rights. Su núcleo,
que sería ampliamente extendido en Fundamentals of Ethics (1983),
está substancialmente resumido en el texto y en la nota final del
capítulo III.5 (“«Objeto de deseo» y «objetividad»”) de Natural
Law and Natural Rights, precediendo de forma inmediata la breve
sección acerca de auto-refutación. La significación más amplia
de la auto-refutación en filosofía me ha llamado la atención. El
parágrafo final del ensayo “Legal Philosophy: Roots and Recent
Themes”, que incluí en 1988 en una colección china de filosofía
inglesa y americana (ahora el ensayo 6 en el volumen IV de mis
Collected Essays), es simplemente éste (173):
Toda tesis de filosofía del derecho, como en cualquier otra
rama de la filosofía, debe satisfacer la precondición de que la
proposición que se afirma sea completamente consistente con la
elección razonable del filósofo de investigar, afirmar, y defender
argumentativamente, y con las condiciones naturales, racionales,
culturales, morales, familiares y políticas que hacen posible y que
facilitan, en lugar de obstruir, dicha investigación, aserción racio-
nal y defensa intelectual honesta.
En la década que precedió a NLNR, estaba interesado en
una implicancia todavía más amplia de la misma línea de pen-
samiento sobre la consistencia auto-referencial. En un trabajo
sobre la “Libertad de expresión”, escrito en 1970 para el semi-
nario de Oxford de Ronald Dworkin sobre los derechos (muy
poco tiempo después de la llegada de Dworkin a Oxford como
sucesor de Hart, y algunos años antes de que él y yo, con Raz,
comenzáramos seminarios conjuntos) incluí una exploración o
una prueba de esta implicación. El trabajo se publicó, ahora por
primera vez, como el ensayo 18 en el volumen I de mis Collected
Essays (302-3), y la sección central que les leeré articula mucho de
lo que son los fundamentos de NLNR, aunque nunca se expresa-
ron de este modo en el libro.

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LEY NATURAL Y DERECHOS NATURALES, 30 AÑOS DESPUÉS 233

Con la noción del bien, mi bien, tu bien, entramos en la “re-


gión de los principios”. Alguna gente diría que entramos en el
dominio de la ideología. Distinguen entre: (a) la ciencia políti-
ca y legal, que ofrece explicaciones descriptivas o fácticas de las
instituciones políticas y los sistema legales; (b) la ideología, que
ofrece recomendaciones sobre los fines ideales que la actividad
política y la organización legal debería proponerse, y (c) filoso-
fía política y legal, que ofrece clasificaciones y análisis de los tér-
minos, afirmaciones y argumentos de los científicos e ideólogos.
Pero esta pieza ortodoxa de botánica intelectual (que transcribí
de la introducción de A. M. Quinton a Oxford Readings in Political
Philosophy [1967]), es superficial y engañosa. Antes de la deno-
minada explicación fáctica y descriptiva de los fines ideales está
simplemente la actividad de hacerse preguntas sobre la vida del
hombre en la sociedad política. Las preguntas no presuponen
nada excepto un deseo de hallar explicaciones correctas en lugar
de explicaciones equivocadas de los hechos, y esquemas de acción
claros en lugar de esquemas obscuros. Pero la satisfacción de este
deseo depende de algo más que del mero desear. La consecución
de la verdad y de la opinión razonable tiene condiciones. Uno no
puede alcanzar la verdad y lo razonable si no entiende la propia
compostura psíquica y las trampas que pone al pensamiento ra-
cional acabado, salvo que uno esté dispuesto a imponerse las dis-
ciplinas necesarias del aprendizaje, la reflexión, la verificación,
y a rechazar el parti pris y el amour prope [la parcialidad y el amor
propio]; a menos que uno se involucre en la discusión racional
con sus amigos, o haya experimentado las exigencias de la dis-
cusión oral y pueda reproducirlas en su propio debate; a menos
que las condiciones económicas, sociales, y políticas en las cuales
uno trabaja le brinden ocio y descanso del trabajo físico duro, y
la información necesaria para hacer juicios ajustados sobre la
naturaleza humana y la sociedad; y (pero esto habrá agotado mí-
nimamente la lista de precondiciones) salvo que uno esté equipa-
do con las habilidades lingüísticas (conceptuales) necesarias para

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

234 JOHN FINNIS

concebir, sino completar, el proyecto de alcanzar la verdad y la


opinión razonable sobre la vida humana en la sociedad política.
Por ello, como sea que se defina la filosofía política y legal,
la actividad de continuar la filosofía política como un proceso
de cuestionamiento racional dependerá de condiciones fácticas de
contexto social, lenguaje, educación, realización económica, y
una cierta medida de estabilidad social y libertad política. Ahora
bien, la proposición que acabo de expresar no es una proposición
dentro de las explicaciones descriptivas o fácticas de las institu-
ciones políticas y actividades de la ciencia política; va más allá de
las instituciones que puedan existir y, por sobre los hallazgos em-
píricos de la teoría política, expresa algunos principios políticos
necesarios en virtud de las características empíricas de la natura-
leza humana, para animar a la realización de al menos un bien
importante. Más aún, la proposición de que en todo el mundo es
tan importante alcanzar la verdad en lugar del error y la claridad
en lugar de la confusión, no es una recomendación ideológica de
algún “fin ideal” inventado. En todo cuestionamiento y discusión
racional está implícita la afirmación del valor o el mérito (worth)
o el bien de la verdad y la claridad; esta afirmación no es de un
“concepto esencialmente discutido”, pues molestarse en cuestio-
nar o debatir racionalmente la afirmación implicaría afirmarla
con los propios actos, si no con las propias expresiones.
Ahí, por supuesto, se puede ver un despliegue explícito del
argumento de la auto-refutación por inconsistencia performati-
va. El trabajo del seminario continuó.
Esto no quiere decir que alcanzar la verdad y la claridad
sobre el derecho o la política (o sobre la cáscara de estos asun-
tos) es el mayor bien que uno puede procurar, o que la sociedad
debería organizarse de forma de sostener a una elite contempla-
tiva —aunque ésta es la conclusión a la que llegó Aristóteles—.
Después de todo, aun dentro de la esfera de la actividad estric-
tamente intelectual, el valor de alcanzar la verdad y la claridad
es tan evidente como el valor de compartirla con mis amigos. Al
fin y al cabo, el rango valioso de bienes de amistad que uno qui-

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LEY NATURAL Y DERECHOS NATURALES, 30 AÑOS DESPUÉS 235

siera compartir con sus amigos es más amplio que el compartir


búsquedas y logros intelectuales: no hay necesidad de desarrollar
este punto aquí.
Pero el fenómeno de la amistad nos recuerda el gran proble-
ma que subyace a todas las discusiones sobre derechos humanos.
¿Por qué tenemos deberes hacia nuestro amigos? (pues si noso-
tros no tenemos deberes de justicia, ellos no tienen derechos en
ningún sentido interesante). Así, para ser un buen amigo, uno
debe amar el bien de sus amigos, su desarrollo y su consecución,
como si fuera el propio bien. Más aún: ¿por qué tengo un deber
hacia mis amigos en casos donde ayudarles pone en peligro mi
propio bien? A fortiori, ¿por qué tengo deberes hacia aquellos que
no estaría dispuesto a llamar mis amigos? La pregunta es parti-
cularmente precisa, por supuesto, para alguien como Aristóteles,
para quien el mayor bien es la contemplación racional y la discu-
sión, de la cual sólo el filósofo y sus amigos filósofos son capaces:
no está claro que el bien de aquellos que son intelectualmente
incapaces de participar en esta actividad debería contar contra el
bien de los que sí pueden hacerlo.
A la pregunta “¿por qué debería ser justo respetar el bien
de mi amigo?” se han desarrollado recientemente tres líneas de
respuesta. La primera es la utilitarista, que pretende que es evi-
dente que uno debería procurar la utilidad, la mayor felicidad del
mayor número. Pero, como dice Mill al final de su utilitarismo, el
principio de utilidad o de la mayor felicidad… es una mera fór-
mula lingüística que carece de significado racional salvo que la
felicidad de una persona, que se supone igual en la escala, cuente
exactamente tanto como la de otra.
El problema que está abordando, significado por “carece de
significación racional”, es la indeterminación creada, por necesi-
dad lógica, por los superlativos conjuntos como —“la mayor feli-
cidad del mayor número”— ilimitados por una medida como la
escala (rate). ¿Quién gana el premio por “escribir el mayor número
de poesías en el más corto tiempo y a la mayor velocidad”? ¿“A”,
que luego de una hora presenta tres poesías de cinco versos; o

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

236 JOHN FINNIS

“B”, que luego de una hora presenta tres poesías de diez versos;
o “C”, que luego de un día presenta seis poesías de doce versos...?
La solución que ofrece Mill es una orden dirigida a cada uno
de nosotros cuando deliberamos sobre qué elegir; “considere la
felicidad de cada persona como de igual valor a la de toda otra
persona”. Pero la pregunta que le estábamos haciendo a Mill
era “¿Por qué no debería mi felicidad contar, para mí, más que
la tuya o la de cualquier otra persona?”. Bueno, Mill enfrenta
esta pregunta en la nota a pie que sigue a la oración que cité.
Su respuesta es una suerte de juego de palabras, un subterfugio
o una serie de subterfugios: “iguales cantidades de felicidad son
igualmente deseables, ya sea sentidas por la misma o por dife-
rentes personas” —para cuya explicación Mill ofrece: “Pues «fe-
licidad» y «deseable» son términos sinónimos”. Pero de vuelta:
¿para quién son “iguales cantidades”, e “igualmente deseable”?
¿Y son diez unidades “sentidas” por una persona “la misma can-
tidad que” e “igualmente deseable que”, diez unidades sentidas
por diez personas en la escala de una persona? Nadie es enga-
ñado por el intento de Mill de romper con enredos el círculo del
amor propio, el propio deseo —de cada uno de nosotros— de la
propia felicidad.
Por ello, una segunda línea de respuesta a “¿Por qué debería
respetar el bien de otros?” ha sido desarrollada más recientemen-
te apelando de forma directa al amor propio. Philippa Foot ar-
gumenta que no se le puede ofrecer ninguna razón a un hombre
para mostrarle que debe ser justo, excepto que es por su propio
beneficio, que le será provechoso. ¿Pero no puedo advertir que
mi injusticia, si la realizo con suficiente argucia y camuflaje, bien
puede pagar con generosidad, y que mi respeto por la justicia pue-
de conducirme a un desastre irrevocable —la muerte— y el
fin de todo provecho? En cualquier caso, el tipo de respuesta de
Foot no responde al sentido de la pregunta original, que pregun-
taba precisamente qué tipo de fundamentos racionales existen
para actuar en contra de la expectativa de sacar algún provecho
personal. Quien hace la pregunta debe tomarse por alguien que

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

LEY NATURAL Y DERECHOS NATURALES, 30 AÑOS DESPUÉS 237

advierte, y que está perplejo por, ese tipo de experiencia humana,


donde el interés compite con otras exigencias que recaen sobre el
propio obrar: que advierte y le provoca perplejidad, por ejemplo,
que es necesario para el propio bienestar que uno tenga amigos
reales, pero que las relaciones cultivadas por el propio bienestar
no sean amistades reales.
De vuelta, entonces, del amor propio al desinterés, que se ha
convertido en la tercera línea de respuesta recientemente desa-
rrollada, sin el beneficio del pretensioso petitio principii y subterfu-
gio de Mill sobre lo “deseado”, “deseable” e “igual”, en respuesta
a la pregunta “¿por qué debería, en justicia, respetar el bien de
otros?”. Se dice que no tengo ningún fundamento racional para
preferir mi bien al de cualquier otro: la única diferencia entre
mi bien y el tuyo, dada nuestra igual humanidad, es mi mera
identidad y la tuya, y eso no provee ninguna razón para que yo
procure mi bien a expensas del tuyo, o viceversa. Pero este ar-
gumento prueba demasiado, pues prueba que debería respetar
tus derechos; también prueba que no debería competir contra
ti por ningún premio o recurso escaso, ni tú contra mí, y que no
soy más responsable por mi padre anciano o por mis hijos que
por cualquier otra persona en el mundo —lo que es absurdo—.
Algunas formas de auto-preferencia son justas, aunque otras no.
¿Pero cómo sabemos cuáles? ¿Y por qué debería importarnos?
A estas preguntas, el trabajo para el seminario de 1970 ofrece
la siguiente respuesta, que pueden encontrar, sintetizada y ya no
ofrecida como puntualmente la mía, en la p. 108, capítulo V.4 de
NLNR (pp. 138-9 de Ley natural y derechos naturales). Esto es lo que
dije en 1970:
Me parece que la respuesta a la pregunta “¿qué formas de
autopreferencias son justas?” sólo puede hallarse adoptando el
punto de vista de alguien que está fuera del campo de juego en
el que tú y yo nos vinculamos mutuamente mediante acciones,
reacciones y pasiones; alguien que se supone que contempla por
igual el bien de cada persona involucrada en este campo de jue-
go. Para usar la cruda terminología psicologista hedonista de

DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de investigaciones jurídicas


Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/5dxe2X

238 JOHN FINNIS

Mill: se puede suponer que tal observador desea que cada hom-
bre en ese campo “sienta” la “misma cantidad de felicidad”. Des-
de tal punto de vista, algunas formas de competencia dentro del
campo de juego pueden ser la mejor forma de beneficiarnos a
ambos —aunque algunos ganarán y otros perderán en la pugna
por el premio como tal—, pues todos pueden ser fortalecidos y
vigorizados por la pugna. Por lo cual tal observador considera-
ría justas aquellas formas de auto-preferencia, de esfuerzo por
ganar, que no dejasen a los perdedores en peor estado que en
el que estarían si no hubiere habido ninguna competencia. Tal
observador también podría percibir las áreas de responsabilidad
que cada persona debería asumir en el campo de juego para que
todos se beneficien —pues si cada persona toma lo ancho del
mundo como su parroquia, el esfuerzo de cada uno se dispersará
tanto que nadie se beneficiará—.
Pero tú y yo estamos en el campo de juego. ¿Por qué debería
importarnos adoptar el punto de vista del observador, especial-
mente si somos aptos y fuertes y podemos ganar competencias
con un juego limpio, o hacer trampa y hacernos con la nuestra?
En principio, podría haber dos respuestas disponibles