Elc¡

NIco¡,tÁeu¡¡

l.LIBRO I SoERE LA FELICIDAD Intrcduccióflr toda actiriala¿l humana tiene un fin Todo alte y toda investigación €. párá llegar á lá áfimáción general d€ un fin sup¡eno de la vida s ro I * : lor qú€ ^ri3tótel$ olra Ia áctividad y otra la produeión. l. las accion€s mora. Ia victo a. una <lasific{Dn d. O c¿pacidád de acruar referido. Pero cua¡tas de ellas están subordinadas a una sola facultad 3 (como la Cono c@tumbrc .¡ acción y libre elección parccen tender a algún bien. .rza d . Sin emba¡go. .c. el de la estmtegia.slárc. que el bien es aque- llo hacia lo que todas las cosas tienden1. quizá. cafu. el de la construcción naval. €l autor. es evidente que hay algunas diferencias entre los fines. con razón.r ! ¡a acdvidad. ñ& bi. úa cos¿ es la áeióú. toda roe.l obj€ro de su inv€rriSEión. muchos son también los fines. En 3. artes y ciencias. .l produto. ApoyÁndose .s.n rrxros de Pl¿ron. en efecto. pues unos son actividades y los otrcs obms aparte de las actividades.¡ a la ci€ncia qu. rodo.r.n A. el d€ la economla. igualm€nte. las obras son naturalmente preferibles a las actividades '. en los casos en que hay algunos fines aparte de las acciones.ist&el€s. anr. por esto se ha manifestado.s né . pu$ ésta ricne @mo fitr a áquéI.mpi. la riqüeza.$¿b¡. el fin de la medicina es la salud. g6. Pero como hay muchas acciones.a éste tr¡ta' do dereminando. el navío.

clo sc dbt¡n¡ü. t¡cs. como ocurre en las ciencias mencionadas.t ¡¡ te de lá @nsrruccióú.20 do de tales premisas. Una inestabilidad asl la tienen también los blcnes a causa de los perjuicios qu€ causan a muchos. paraca. la polltica !. es evidente que es mucho más ¡r¡nde y más perfecto alcanzar v salvagua¡dar el de la eiudad. es bastarte con llegar a concluil¡¡nes s€m€jantes. tan absurdo s€ría aceptar qu€ un 2s fr¡rtcñático emplea¡a la pe¡suasión como exigi¡ de un Iclórico demostracion€s. rl La ciencia pollüca fto es ura ciencia eaacta Nuestra exposición será suficientemente satisfactoria. y del mismo modo otras artes se subordinan a oti¡t diferentes). Las cosas nobles y justas que son objeto ts dc la polltica presenta¡ tantas diferencias y desviacio. Esta es. en todas ellas los fines de las principalcr. éat¡ y toda actividad guer¡em se subordinan a la estrato¡h. de las cosas que hacemos hay algún fin qur queramos por si mismo.. como la estntegia. €ia que riere como fin fijar l. rla qu€ ha de ser la suprema y directiva en grado sumo.1. que parecen existir sólo por conv€nción y no por noturaleza. €n defi¡itiya. pues. además. porque no se ha de buscar el mismo rigor en todos los razonamientos.n rat* d. fiomta. la cce ¡ En ei t€xto (ciencias arqujrecróni€as. cuál es estc blan y a cuál de las ciencias o facultad€s pertenece. y lo que eleeimos no está determinado por ot!¡ 20 cosa -pu€s asl el proceso seguiría hasta el infinlto. de los ciudada¡os y. 5 En el senrido nÁs ¡oble y élér¡do d. ¿No es verdrd. a su vez. lc acc¡ón qú. Hablando. debemos intentar datat( minar. de tales cosas y partien. Y cuan' do tratamos de cosas que ocur¡en generalmente y se parte de tales premisas. la retórica. y otros por su coraje. de modo que constituirá el bien dcl hoñbre. pues. la ciuüd. cll¡ es la que regula qué ciencias son necesarias €n lá3 clu. tA ci6. aa con vistas a los primeros como se persiguen los scgl¡¡t dos. pero es más hermoso y divino cons€guirlo pa- s tr 2. Pr¡es aünque sea el úismo el bien del indi vlduo y el de Ia ciudad. lo Si.i¡. es evid€nl¡ que €ste fin será lo bueno y lo mejor. dades y cuáles ha de apr€nder cada uno y hasta quó extr€mo. €s d€. y las demás cosas por caurr de é1. porque procurar el bien de una persona es algo dcseable. rs son preferibles a los de las subordinadas. La ehca loma pa e de Ia politica un pueblo y para ciudades. úel¿fo. as€8uren el bie. además. como aquellos qu! 3. Vemos. . tiende nuestra investigación.s no¡nas s. y.130 131 fabricación de frenos y todos los otros a¡reos dc lol caballos se subordinan a la equitación. evidentemente. pues. el fin de ella incluirá los fines dc las demás ciencias. En efecto. entonc€s. Y puesto que la política se sirve de ¡ac demás ciencias y prcscribe. pu€s algunos han perecido a causa de su riqueza. ya qu. manifiestamente.t€ müual de los obreros. esquemáiicamente al menos. Del mismo modo se ha de aceptar e¡¡da uno de nuestros razonamienrosi porque es propio rlel hombre instruido buscar la exactitud en cada materlo en la medida en que la admite la naturaleza del üiunto. de suerte que el deseo sefia vaclo y vano-.a iomad¡ d. qué se debe haccr y qué se debe evitar. que es una cierta disciplina política. A esto. qu€ las facultades más cstl madas le están subordinadas. cs presentada tan claramente como lo permite la ma- apuntan a un blanco. . como tampoco en todos los trabajos manuales. en que i6 ci€nciá det arquil. del á. que el conocimiento de este bien tend¡á Un gran peso en nuestra vida y que. lcria. alcanzarlarnos mejor el qur 2s roe4b debemos alcanzar? Si es asl. Y no importa que los fines de las acciones 3a¡n las actividades mismas o algo diferente de €llas. hemos de contentamos con mosl¡ar la verdad de un modo tosco y esquemático.l rémino.

r y acciones según la razón. cada uno juzga bi€n aquello ricnen conciencia de su ignorancia adrniran a los que clicen algo grande y que está por encima de ellos.r il¿ modelos a lás cosas p. sino la acción. incluso. fiestas como el placer. siendo dócil a sus pasiones. en suma. o la riqueza. ! Dhs 293 ss. Tttbojos Alusión a las ¡deas de Plátón qu€ €xist€n por sl ñ¡súas y sir. Pero rlgunos €reen que.I32 roer. el joven no es un discípulo apropl. o los honorei. ÉTrc^ McoMÁouE^ qr¡a L¡BRO I 133 ¡a absoluta. y de una ñar¡ Por otra parte. el modo de recibi¡ las enseñanzas y eI objero de nuirtrr investigacion. fro . volvamos de nr¡evo a ptanreamor lr conoce. en cambio. !l conocimiento ¡esulta inrltll. como para los incontinc& ro tes. eI que hace caso al que bien Ie acon' fseja. para ser capaz de ser un competente disclpulo de las cosas buenas y jüstas y. En efecto.. Un hombrc asl tiene ya o puede fácilmente adqu¡rir los principros. sino en vivir y procurar tode3 h cosas de acuerdo con Ia pasión. en el estadio. con razón. pues. Pero sobre lo que es la felicidad discut€n y no lo explican del mismo modo €l vülgo y los sabios. otror. para tales personas. $ bueno. la riqueza. en absoluto. piensa quc le 2s felicidad es la salud. en cambio. No hay duda de que rc ha de empezar por las cosas más fáciles de conocer. que los razonamientos ro que paÍen de los principios difieren de los que conduccn a ellos. y si esto está ¡uficientemente claro no hab¡á ninguna necesidad del porqué. No olvidemos. Dieergencias acerca de Ia naturaleza.sl como. puG¡ tanto €l vulgo como los cultos dicen que es la felicldad. apafe d€ toda esta multitud de bien. pcro éstas lo soü en dos sentidos: unas.ticuláres. este p¡oblema e inqüirla si la investigación ha dc pa¡tir de los principios o remontarse hacia ellos. cuando se tra¡ de la polí¡ica. t el que ni comptende pot s{ misffio ni Io que escu' ¿st¿. para nosotros. ap¡enderá et¡ vano y sin prcvecho. jüzga bien el instruido en ella. otra cosa: muchas veces. pues el defecto no radica en el dempo. y basla con examinar las predominaÍtes o que parecen ¡ene¡ alguna razón. P€ro quizá es inútil exami- 4. Ast. puesto que el fin d€ la politica no 6a el conocimiento. Y baste esro como jnrroducción sobre el discfpulo. asimisno. pues¡ quiza. los quc nar a fondo todas las op¡niones.s. y de estas cosas es t¡. S(> brc su nombre. pa¡a los que orientan sus afan. . es r(tiene en su mente. si es pobre. una misma person¡ opina cosas distintas: si está enferma. Pero aquel que no posee ninguna dc estas cosas. casi todo €l mundo está de acuerdo. pua¡ unos creen que es alguna de las cosas tangibles y msnl. y los ¡azonamientos parten de €llas y versan sobrc clltai s además. de la política. empezar por las más fáciles de conocer Para nosotros. un hombre ifttltil v. Por esto. €s s mcnester que haya sido bien conducido por süs costumbrcs. y piensan que vivir bien y obmr bien es lo mismo $¡€ . Debemos. escuch€ las palabras d€ Hesiodo': EI meior de todos los ho/nbres es el que por sí tflismo to Íamprende todas las cosas. lrs otras. de la lelicidad Puesto que lodo conocimien¡o y toda elección tlan. ls cuestióni cuál es la meta de la polltica y cuál cs cl bien supremo entre todos los qu€ pueden realizarsc. en c¡ü rnateria. también Platón süscitaba. sin embargo. Pues el pünto de partida es el qué. den a algun bien. . el instruido en todo.dü. el saber acerca de estas coll¡ será muy provechoso. uno ha de co¡rer desd€ los lo$b jucc€s hacia la meta o al revés.a¡ 20 feliz. ya que no tien€ expe¡iencia de las acciones de la üü.n buen juez. existe otro bien en sí y qüe es la causa de que to dos aquéllos sean bienes ó. y poco importa sl al joven en edad o de carácrer jr¡venil.

ro d. Ia erp¡esión ti.n. r¡¡ y¡d¿ de A¡3úteles: ¡Di. Dejémoslos. No es sin razón el que "t hombres pa¡coa! los entender el bien y la feticidad paÍi€ndo d€ los Y basta sobrc esto. plac. Qui¿ !€ rrare de Aturbanipal. ¡ . zo b que existe por sí mismo y es sustancia es anterio¡ por naturaleza a la relación (que parec€ una mmificaclón y accidente del ente).rd¡d€ros debat€t filosófi@s. este bien es más supedicial que lo qr.uláción. por eso.mbargo. algo violento. .. pr¡at buscan ser honrados por los hombres s€nsatos y pot los que los conocen. no crearon una ldca de los nrlme¡os). pero es lo cv¡dente que tampoco lo son. y es evidente qu€ la dqueza no es el 5 la contemplativa-. p¿da.:n. ahora bien. es evidente. además. que. que $iaba . lo Tal vez se podrla suponer que ésta sea el fin de la vlü politica. :1' Pero sigamos hablando desde p. 2s buscamos. pero su actitud tiene algún fundámento po¡qua muchos de los qu€ están en puestos el€vados coñ¡r¡tr ten los gustos de Sardanápalo 3.rq bi. la. u¡ alcance € indic¡.n que buscamos. siendo ls lmbas cosas queridas.¡é! an. puor. pues. Los qu€ introdujeron esta doctrina no formularon ldéas sobre las cosas en las que se establecia un orden dc prioridad y posterioridad (y. ¡ey de \tnive (ó6?-ó¿?J. y nadi€ juzt¡. Por cllo. l*. pues es útil en orden a otro.ttlt. pues éstos se quie¡en por sl mismos. cuando se trata de salvr la vcrdad.sir¡o.al rodos conocido €l famoso prcyerbio que se e¡. en tercér lu¡li div. en efecto. y. y por su virtud.nado un . Ast el r'L¡lgo y los más groseroB lor ldít! tifican con el placer. pero el bien se dice en la susluñcia y en la cualidad y en la relación. fánoso por ll. rs Pincipales modos de t'¡da rá fcliz al que viva así. pot otm parte. esos hoñbres parecen persegui¡ los honoFa para pemuadirse a sí mismos de que son buenos. En cambio.mcnte de ello en nuestrcs esc¡itos enciclopédicos '. y adivin¡rnot que el bien es algo propio y difícit de arIebatar. En cuanto a la vida de negocios.n.r¡e rey que h¿ce Eterencia a iu gén.pit¡flo . pad. F} ¡o. trlat la que acabamos de decir. 6.} 20 tias. pues ya hemos hablado st¡ficien. vtd¡ . No €stÁ clárc si se refiere a $criios d.var uná vid¡ d. que examinarcmos más adelante.n cir. uno podía considerar como fines los antes mencionados. y. Quiz&. La AúoloEía Palatind (VI¡ 325) n6 ha coús.o qu" n! "n desviamos.o. Mo¡arcá . pero salta a la vista que es incompleta..o lo que nos es propio.zca grandes males y los mayores infortunios. o bien r v. de modo que no podrá habe¡ una idea común a ambas. aman la vida volupt¡¡g sa -los principales modos de vida son. a no ser pa¡a defe¡d€r €sa tesis. esp€cialm€nte siendo filósofos: pues. siñpleñenr€. vulSarizáción. en opinión de estos hombres.6 Plato. aunque esra invesligac¡on nos resulte difrcil por ser amigos nucst¡os los qu€ han introducido las ideas. Relutación de la idea platónica del Bien Quizá sea mejor examinar lh noción del bien univerral y preguntarnos qué quiere deci¡ este concepto. El t€rcer modo de vida es el cont€mplativo. los rrarot dotados y los activos creen que el bien son los honotttl pues tal es o¡dina amente el fin de ta vida politicr.134 135 5.ur.viÍud es sup€rlor. La gene¡alidad de tos hombrcj ¡¡ muestran del todo serviles al prefe r una vidá dc tl. sin .ue¡t¡a cn r0 Es d. ya que parece que radica más en los qr¡ conceden los hono¡es que en el honrado. t. 'núi 8. ya quc puede suceder que el que posee la virtud esté dormido roe6¡ o inactivo durante toda su vida. . por eso. s¿d maqis amia *ntut. Ia poltica y. que es mejor y que debemos sacrifica¡ inclu.. sin duda. es justo preferir la ve¡dad'o. géneros de vida. aunque muchos a¡gumentos han sido formulados sob¡e ellos. b¡e Ia rumb¿ de . Parece.

o más bien por analosía?'1 Como la vista dolu. ya se aplique al hombrt en sí rnismo ya a un homb¡e individual. hay muchas cicncl¡r. de los bienes útiles los qu€ son bienes por sí mismos.. aparecerá por necesidad en todos ellos la misma noción del bien. s6teni. ¿Acaso por proceder d€ un solo bien o por tender todas al mismo fin. sino que se dicen según una sola €spe' cie los que se buscan y aman por sí mismos.mino qúe. tampoco en cut¡¡r to a bien. Después de esrablecer que la n@ió¡ del Bien no es u rérmi_ no univoco. precisamen' algo común en virtud de una id€a Entonces.so¡ dc él .t. considercmos si éstos se dicen según una sola idea. y que €l Bi€n y la Bell€z¡ ap{. las virtudes.isando más $te co¡cepto expue3ro ya en los lóp¡. puesto que la palabra "bienr se emplcr {t tantos sentidos como la palabra (ser' (pues se dic. la ciencia de la oportunidad. aquéllos son bienes por El mismos.miá.. desisna ¡ealidades distiúl8 Pre' .n. sideradás como bueras y en la ot¡a las no rm bu€nd o m¡l¡. Ahora.s dc plrrll. €n tanto que bienes. como cl pensar y el ver y algunos placeres y honorcs? Pues todos éstos. que los bienes pueden decirse de dos modos: unos po¡ sl mismos y los otros por éstos. como Ia noción d€ la blancura cn la nieve y en la c€rusa.r la 3s estrat€gia. qu€. es decir. Los pitagóricos parece que dan una opinión már ra. roslmil sobre esta cuestión. bajo un mismo nombre. Pero ¿qué bicnes hay que colocar en la clase de bienes po¡ sf mismos? ¿Acaso cuantos buscaños. prudencia y placer son olras v dif€renles. Ni tampoco trtor ser €temo sería más blrr¡ pues un blanco qu€ dura mucho tiernpo no lo es í!¡¡ s que el que dura un solo dla. y en la enfermedad. pues en cu¡r¡lo homb¡e. 2s 137 que los argumentos (de los platónicos ) no incluyen todos los bienes. Ia defintcld¡ de hombre es una y la misma. incluso de los bienes que ca€n bajo una sola categorl* asi. pero do.ncuenra er la mismá columná qu€ el Bi. en el alimento es la medicina. en la de lugar. por otra pafe. rambién habrla una ciencia da to dos los bienes. D.l3ó Además. l. se pregunla si no será u¡ lérmino equ¡voco. pios conlra¡ios que col@aban en dos columas: e¡ u¡a la3 cos. sino sólo en una.. aunque los busqueños por otra cosa. pues. perc d d¡rt¡ro de él y terior. S€ puede süscitar una duda acerca de lo dicho. Separando. incluso aislados.! la categoría de sustancia. porqüe no podrfa ser usada qt 30 todas las categorías.rm¡n. mientras que los bienes que los producen o los d€fienden de al_ gún modo o impiden sus contrarios se dicen por refe_ rcncia a éstos y de otra manera Es evidente.. Si. 6 ré. en nada difier€n. como bien€s por sl mismos ¿O sólo se ha de considerar como bien en si Ia Idea ( del bien ) ? En este caso las especies de bienes exisli rlan en vano. y Espeusipo parece seguirlos '1. h oportunidad. y l¡ da h justa medida. el hábitat.dor e imp. El Uno s€ . ¿en qué mane¡a estas cosas son llamadas bienes? Porque no se parecen a las cosas que son homónimas por azar. rú1o los pitasó¡icos coDo EsP€usi' esrabd más cerca del pünb de vish de A¡isóEles que del de P¡aión 1. qu€ los p¡iheros principlos &r ind. y si es así. es claro que no podía haber una noción comút¡ univ€rsal y única.cta¡ e¡ cl curs d. al colocar lo uno en la so¡la de los bienes. jemos esta mate¡ia para otra discusión. Por otra partlr puesto que de las cosas que son según una sola idaa hay una sola ciencia.ión del mundo. sobrino . en la de tiempo. pc drlan considera¡se. en la de cantidad. por lo tanto. Pero las nociones de honor.on. 1r Alsunos pjlagóricos reonoclan que hábla diez p¡¡. en la guer¡a . Uno podría también pr€günta-rse qué quiere decir oon toeóú (cada cosa e¡ sí misma. pues. en la de ¡elación. si. Espeusipo. la Juatt medida. y asf sucollv] ment€). no es el bien 2s A.te Plárón y suc. áhi Fo. la medicina. como Dios y el intelectoi an la de cualidad. lo útil. por ejemplo. y cn ¡9r ejercicios fisicos Ia gimnasia.ad.ot disriDsue A¡is' róteles 1res tipo3 de equíoco que enumerá sumaridenle Po¡ (úále .n l.rfcctos. Por' ¡o 15 20 rc. con todo. en cambio.

con rodo. Ias flautas y.r al roer¡ bien. Aristótetes cree. si hay sólo un bien perfecto. vuelve al mis_ rno punto.e el auto¡. y si hay varios. orrá D.¡ct. serla muy úril para alcanzar los bien€s quc at pueden adquirir y realizar. pu€s la clesimos por ella misma y nun(a Por otra (osa mien'lal es.. en general. nos di. ya que cura a cada individuo. (Sobre era cuesrión. pues es con vlstas al fin como todos hacen las derrxís cosas.l carpintero de conocer el Bien en sr. la inteligencia en el alma.. um td.138 30 ET¡C^ NICOMÁQUEA 119 en el cuerpo. nás n€c$aria l.. los instrumentos. llamamos perlecro lo que s¡empre se elige por sl mismo y nunca 2s 30 Tal parece ser. sino la satud det hombre. en la arquitectura. Y lo úismo pod¡lamos decir acerca de la ldea. puat si el bien predicado en común de varias cosas eg É¡ü menre uno. y en toda acción y decisión es el fin. véálc É. la lictoria. po¡r que una detallada investigación de esta cuestión ¡oú más pmpio de otra disciplita filosófica. Pero acaso debemos dejar esto por aho¡¡. y. ñente. en la estrategia. y b¡a. en la medicina. algui€n podna pensar que conoc. po. otro en la estrat€gia. P€ro. y asl sucesivamenle. pero d€bemos intentar aclarar más esto Pu€sto que parece que los fines son varios y algunos dc éstos los elegimos por ot¡os. y asl succalvt. EI bien del hoñbrc es un lin efl sl mismo. l€ proporciona . Esre argumento ticnc. perÍecto Pero volvamos de nuevo al bien obj€to de nuestra investi8ación e indaguemos qué es. sino que *¡ ésr. si hay algún fin de todos los actos. cjeÍamente. quizás.iación. ése s€rá el que buscaños. €s evidente que no son todos perfectos. ¡s el hombre no podrta reatizarlo nt adquririrlo. pero lo mejor parcce ser algo pcrfecto. tln ctuda. ya por otra cosa. g¡a' éntiende igúáldad d€ r. ya po¡ sl mismos. no es floll ver qué provecho sacarán pa¡a su arte el teiedor o . en cfecto. Por consiguient€. el bien de cada una? ¿No cs aquetlo a causa de lo cual se hacen las demás cosas? Esto es. rl8or. Además. sobre todo. por tanto. rodas. y si hay \'arios.id^á 1" ¿rtlaiño¡la? erúos Todos. o.can una ayuda tan Irr¡ porrante y ni siquie¡a la busquen. la casai en otros casos.) 'r Sin resar la necesid¡d para el médico d€l co¡cepro untvd.. serán éstos Nuestrc ra' zonamiento. qu. cieía verosimilitud: pero parec€ estar en d.¡l de salud. y al que nunca se elige por causa de otm cosa. aspi¡an a al¡ü¡ bi€n. a pesar de las digrcsiones. en ef€cto. mas bien aún.rr.l estudio de los caes parliculáres. la felicidad r'. Es evid€nte que el médico no consideia ¡¡t la salud. expe¡i. I t que. en Ia medicina. otras cosas. De suerte 20 8. el más perfecto de ellos. Porque parece ser distinto en cada actividad y en cada a¡te: uno es. Io consi deramos más perfecto que a los que s€ elieen. ¿Cuál es. y atrF nociéndolos los lograremos. 4 '¡ Petu. miedro del bi€n mismo.. como la ¡iqueza. 7. porque poseyendo esic r¡(} deio_conoceremoj tambien mejor nuesrros bi€nes. al que se bt¡sca Por sí rnismo 1€ llama' mos más perfecto qu€ al que se busca por otra cosa. y lo qur ' buscamos aho¡a es algo de esta naturaleza. no nieea Aristóieles él Bi€n rrmsenden!.l renadela ética arislotéli4 roeTb . te con lo dicho sob¡e estas cosas. no es razonabla que todos los técnicos descono. ¿en qué consisr€ la feli. y VII 2.. Sencillarnente. o cOmo iodrfa ror mejormedico o mejor general el que haya conrempledo ro esra id€a.Í¡ r cuerdo con las ciencias. y buscando lo que les falta descuidan el co¡iJ. l¡ de este hombre. la salud. Ahora bien. o algo separado que exisre po¡ st miaúo. éste será el bien realizable.

p€¡o diqcrermos .tépedie¡r. entonces. v ' ró I na de l& &c'one3 * u¡ desgrac jado. Arisióteles. será esta función? El vivir. pues extendiénde las. ta .rs Bldad de añadi¡le nada. pe¡o €sta cuestión ta examinr. €l bien que.2. rs El p.uál e! €l mFjo¡ cánino par¿ ál( /árta. r¡ fclt.oblema que se 3uscira aqui €s e¡ de si hay un fin qut ú pe. y el homb¡e. pues la adición origina una superabundancia d€ bienes. D€beúos.€ cidad lrcn rr¿ analirada d. Si. Pero aquéI. de un 2s éscultor y de todo artesano.n uoa po¡r.um.gtñoa liempF po¡ elh mism¿ ) nunla por orra cos ) qu€ consid. los deseamos en verdad..uerdo€n que naertamos ta relicrd¿d.d.n N 'ndependien. Y cc mo esta vida racional tiene dos significados. Bl sotirario. . @. cuando lo pos€€m6. hay que tomarla en sentido activo. pues.llo¡ s se¡emos felic€s. pues. . balra ¿ sr ftmo que incluy.s mente se dice en esta acepción. €l placer. *ria un fi¡ lompl. pues el bi€n pe ecto pa¡ece ser suficient€. Es lo más deseable de todo.a los padres. No obsranre.ro3 -i rodo lo deseable €n lá \ ida Seg'jm el auror. con Gl ser que vive una vida solitaria. sino también en relaclón con los padres. si hay alguna función que ¡e es prcpia.140 LIBRO r l4l taja resultara de €llas). lo ¿l conceDro ) en. D. entre los bienes. aunqu€ ninguna vcn. I lo24{r L. la intelig€ncia y . ¿Acaso existen funciones y actividades propias del carpintero. blecer un hmi¡e en estas relaciones. ..n et tjb¡o X ps¡a t¡. el mayor es siempre más deseable.3). d.o.idad I Prcpimmre.od¡ virtud. y creernos que tal es la felicidad. En cambio. bre. con lo. que la felicidad es algo perfecto y suficiente. dejar de lado la vida de nut ción y crecimiento.sisa lbr si mismo y no esré $bordi¡ado a olro.o amigos y concir¡dadanos. ción propia del ojo y de la mano y del pie. cimos suficienr€ no en relación con uno mismo. ¡ hace deseable la vida y no necesita nada. po¡ üna parte.c.ria I 2. puesto que el hombre es por naturatera Lrn ser social . de t.l álma de a(uerdo co¡ tá vinud p. ni €n geneml por ninguna otmr5. Decir que la felicidad es lo mejor pa¡€ce ser algo uo féli. sino que éste es por naturaleza inactivo? ¿O no es 30 mejor admittu que así como parece que hay alguna fun. la función propia del hombr€ es una actividad del alma según la . pero.to hen¡e a tos o¡ros. .tó \rr. pues parece que primo¡dial. unánim€mente reconocido. parece también común a las plantas.rfec¡a lE. Resta.s. pero pa' roes. Acaso se consegui¡ía esto.l. nadie busca Ia felicidad por estas cosas.. del zapatero.q cu¿ndo po3ee Lodo Io n*3ar¡o p. y. remos luego. tras que los honores. Consideramos suficiente lo que por sl solo a. . la posee y piensa... si se Ie añade eI más pequeño de los bienes. precisamente. morat arúloré¡.cr. con todo. y en general de los que rea¡izan alguna tunción o actividad parece que lo bueno y el bien están en la tuncion. en efecto. k cu¡l rie¡e po¡ óbjeto las realidad$ nás subtim. en el caso del hombre.os hace in. y. ha) que c!l¡. obedece a la razón. pero también los deseamos que deseariamos lodas €slas cosas. pero ninguna del hom. Ia feth idad es um úttvt. aI buey y a todos los animales. y en general de cada uno de los miembros. ci€rta actividad pro' pia del ente que tiene razón. ya que es el fin de los actos. dad d. rcf. si se lograra captar la función del hombre. pol. sin nece. así también pertenece¡ia al homb¡e alguna función aparte d€ éstas? ¿Y cuál.n . Bn ef€cto. y por otra. hiios y mujer. t¡¡ rl¡. asr rambien ocurre.grr a ¡. gos más inpo¡t res d€l co¡e¡ro de fetjcidad son qu.ncompt. nuero . que la f. como en el caso de un flautista.annal potro. sin duda. Es manifiesto.r¡¡no¡ a la telic'dad lomo álgo que s. cenrr¿te. dl de causa de la felicidad. €n general.lic¡ded sup¡ema rddcq en ¡a vidá (onr€mpt¿rira. conclu.t&r d. pero es evidente que resulta más dcseable. hecho para !i\ir.d. pues.. p¡r. Seguiría después la s€nsitiva. se iÍa hasta el infinito. es deseable cxponer aún con ñás claridad lo que es. d-escendientes y amigos de los ami8o. pues pensamos que Sracias a. rece qu€ también ésta es común al caballo. En si. y aqul buscamos lo propio. en uná ciud. 1251. quía'ó. por sr mismos (pr¡csro Parece qu€ también ocure lo mismo con la aut¡r.r.

na acrtvl oao oet alma y unas acc¡ones razonables. )tr H.i rn PL^tóN (cf.l aubr . Po¡ tanto. Tlabajos . y otros de diversa man€m. . Parece que todos podrian conrinuar y coú. habla s6ló de bienes del aloa. si€ndo €sto así. y además en una vida entera. y que por él se hacen evidentes muchas de las cuestiones que s 8. al menos en ls I rL Esla división ¿€ los bi€úes se en uentra rdbién muchas ve . la definición (de la r0 lclicidad. .tu\€ de tc ret¡idad at nióov¿t adoteeenr.. ya quq. unos se contemplan po¡ inducción.o. Lo mismo se ha de hacer en las de.d de acuerdo con la ltittu¡l S€ ha de considerar.. decimos que la fui cion del hombre es una c¡erta v¡da. ya que el hecho es p¡imero y principio.€x. y ésra es . ¡esulta qu€ el bien del ¡"-tr" cs úni r0 dlendos€ a ta obra la excelencia queda la virrud (pr¡{ es propro de un cilarisra rocar la citara y del bucn cto. con €t eje¡Licro de las vj¡ludcr. pues el rieápo cr buen descubridor v coad¡uvanre en tales mareria¡. ) no sólo desd€ la conclusión y las premisas. ro. en cuanto es útil para su obra.m'tlic ¿el rraraü Ac¿tcd de! almd. como cuando se t¡ata de los principios.mplar la verdad. Aas 40. Y dc los principios. Tampoco se ha de exigtu la causa por igual en lodas las cuestiones.*o"r. clpal. pues en algunos casos es suficientc indicar bien el hecho. como el tocar la citara e3 pno¡L d€ un cirarira y de u¡ buen crrarisra. ¡l dltid¡r los bienes en bi€nes d€l álña y bicn€s del cúerPo.. FI 1. deb€ños intentar prcsentar cada üno según su prcpia naturaleza y se ha de poner la mayor diligencia en d€finirlos bien. dÉl mos que esta tLrncion es especificamenre propia dcl hoD Dre v de¡ hombre bueno. Asr.-co 20 ni un solo dia ni un instante ( bastan ¡ para hacrr venturoso y feli¿.intc.ap¿ d.n"¡il y.. i' fn . Ios del alma y los del cuerpo. sino. pletar.. y las aceloncs y las actividades anímicas las referimos al alma.l ánsulo r€c!o. . los llamados exteriores. y si. en cada un¡ según. pero debemoi tambió¡ recordar lo que llevamos dicho ) no buscar del mi¡mo modo el rigor en rodas las cuesriones. pucs con Ia verdad concuerdan todos los datos. Parcce. pues tlcnen gmn importancia para lo que sigue. los bien€s en tres clases'1. o que implica la razón. La lelicídad es una actirid.le la definición . por o¡ra parlc. e ¡"n¿.\42 ra¿ón. ni un solo día. D¡ anf han surgido los progresos de las artes. $p¡ra de la derrin¡ hil. prcp¡o dades d. Asl nuestn definición debe ser cor¡ecta. ro y €t geOmetra buscan de disrinra manera el á¡gulo 30 recto Ie: uno. cada uno se realiza bien según su propia virtud. Sirva lo preced€ para describi¡ el bien. por tanto. _que tal vez.la ma&ria qu€ sr¡byazga a ellas y en un grado apropiadoa la pa¡ricular invesrigacjón. y si lrt virtudes son varias. Sólo lá edád eduhá e. porque uná ¡o| londrina no hace verano. de acu€rdo con Ia mejor y más part fecta. pues aspira a cont. ¿¿)¿r III ó97b1 Eutidetuo 279*b| Por otra pafte. y asl tampo.o Ie bá(r¿ €¡ uso (oRlo det egülo G. el ót¡o . al cárprnre. el car.. decimos que los del alma son los más importantes y los bienes por excelencia.lá añade a s oricio el @¡ociniento .stoDo. y si esto es así. ot¡os mediante cierto hábito. rista tocarla_bi€n). Divididos. roe6ü otros por percepción. quc el principio es más de la mitad del todo. ilno también a partir de lo que se dice acerca de ella.fecro. pero ron lo falso pronto discrepan. I ra.a. y la del lnrn rs br€ bueno estas mismas cosas bien y t. pu€s. . polert. y asi en todl Jll t43 busca qué es o qué propiedades ti€n€. pues cadt zs uJlo pr¡ede añadi¡ lo que falta. mÁs cosas y no permitir que lo accesorio domine lo prin- I actividad del alma de acuerdo con la virtud.¡.". pues.lo que €rrá bien bosquejado..1. se debe hacer su bosquejo artes de describirló con detalle.

Lo sino que todas ellas pertenec€n a las actividades me iores. y son ciones las qu. pero lo tnás aqru¿lable es lograr Io que uío 4ma2t. po¡qu€ no lo son por natr¡raleza. y la vida de L¿ vi. prcfer€nteúente. y ambas cosas en sumo grado. y qu. como en el que duerme o está inactivo por cualquie¡ otra razón. otros incluy€n. 30 2r nu$r¡a3 ac. acompañadas de 20 éstos es por sí misma agradable. mientras que Ias cosas que son por naturaleza agradables son agradables a los que aman las ce sas nobles. pues la actividad conform€ a la virtud es una actividad propia de ella. De estas opiniones. Es también correcto decir que eI fin consiste en ciertas acciones y actividades. Ahora bien. nos hacen felices o desgraciados. y en general las cosas virtuosas gustan al qu€ ama la virtud. que todas las condicie nes requ€údas pa¡a Ia felicidad se encuent¡an en nuest¡a 25 definición. y juzga como ya hemos dicho. en un modo de ser o en t¡na actividad. la prosperidad material. unas son sustentadas por rnuchos y antiguos. para la mayoría de los hombres los placeres son objeto de disputa. Si esto 20 es asl. ya que al úenos en algún punto o en la mayor parte de ellos han acertado.mplo de D. por pocos.¡á hunaná es. sé enconhba en los ptupilee del t. ya que ésta actüará necesariament€ y actuará bien. lo mejor. Asl Ia vida de estos hombres no necesita del \. ni libre al que no se goza en las ac" ciones liberales. 30 Nuestro mzonamiento está de acuerdo con los que dicen que la felicidad es la virtud o alguna clase de virtud. y nadie llamará justo al que no se complace en la práctica de la justicia. Porqu€ el modo de ser puede estar pr€sente sin producfu nin' gún bien. otras. Pero quizás hay no pequeña diferencia en poner el bien supremo en una posesión o en roee¡ un uso. Añadamos que ni siquiera es bueno el que no se complace €n las acciones buenas. la salud. a lo que s€ llama buena vida y buena conducta. e igualmente en todo lo demás. y la mejor de todas éstas decimos que es la felicidad. Es evidente. La felicidad. placer como de una especie de aladidum. pues asl se desprende de los bienes del alma y no de los exterio¡es. lo más hermoso y lo más agradable.144 ÉTrca NrcoMÁouE^ 145 relación con esta doctrina que es antigua y aceptada por los filósofos. pero ilüstrcs. sino los que compiten (pues algunos de éstos vencen). a otros estas mismas cosas o algunas de ellas. pues a esto es. las acciones de acue¡do con la viÍud serán por sí mismas ag¡adables. a otros una cierta sabiduria.r tito d ¡mcnpción qu. por consiguiente. Tales son las acciones de acuerdo con la 15 virtud. el €spectáculo para el amante de los espectáculos. si el hoñbre virtuoso juzga rectamente acerca de todo esto. es lo mejor. sino que tie. además. Y así como en los Juegos Olímpicos no son los s más hermosos ni los más fueÍes los que son co¡onanados. Concuerda también con nuestro razonamiento el que el hombre feliz vive bien y obra bien. . y €stas 2s cosas no están separadas como en la inscripción de Delosi t ás hemoso es lo lnás iusto. acción. de sueÍe que son ag¡adabl€s para ellos y por sl mismas. Y también serán buenas y hermosas. poco más o menos. * in*rta tmbién al pnncipio de lá E¡t a Erd¿ui¿ i i . y para cada uno es placentero aquello de lo que se dice aficionado. como el caballo para el que l€ gustan los caballos. y es poco razonable suponer que unos y otros se han equivo" cado del todo. En efecto.los. y del misúo modo ro plac€r o sin él. también las cosas justas para el que ama la justicia. ne el placer en sf misma. además. pero con la actividad esto no es posible. a unos les parece que es la virtud. a ot¡os Ia prudencia. Porqu€ el placer es algo qüe pertenece aI alma. asl también €n Ia vida los que actúan ¡ectamente alcanzan las cosas buenas y hermosas'::.

no pod a s se¡ feliz del todo. Con todo. Por Ia misma causa. . 10 La telicidad y Ia buena suerte otra dádiva que los hombres r€ciban ae los dios€s. Entonces. P€ro si es ñejor que la felicidad sea alcanza. sino que sobrevenga mediante la virtud y cierto aprendizaje o €j€rcicio.r los dioses que el üár. una vi¡tud perfecta y una vida entera. pues establecimos que el fin d€ la política es el mejor bien.a En d€finiliva. hubiesen muerto.t46 roeeb 147 Pero es evidente que la felicidad necesita también de los bienes exterioreq. ni al caballo ni a ningún otro animal. La respuesta a nuestra búsqr¡eda también es €vidente por nuestra definición: pues hemos dicho que ( la felicidad ) es una cie¡ta actividad del alma de acuerdo con la virtud. pues el premio y el fin d€ la virtud es lo m€jor y. como diiimos: pues es imposible o no es fácil hace¡ el bien cuando no se cuenta con recursos. esto es. De los demas bienes. y por esta razón algunos id€ntifican la f€licidad con la buena suerte. como dijimos. empañan la dicha. hiio d€ Aquil. o. y la polltica pone el 30 mayor cuidado en hace¡ a los ciudadanos de una cie¡ta cualidad. mientras que otros ( la identifican ) con i la vi¡tud. de la mejo¡. Pues si hay alguna . Pues la felicidad requiere. pues ninguno de ellos es capaz de participar de tal actividad. tampoco el nifro €s feliz. evid€nt€menre. pues por medio de cierto aprcndizaje y diligencia lo pueden alcanzar todos los que no están incapacitados pa¡a la virtud. la f€licidad parece necesitar también de tal prosperidad. lo mismo pu€den s. Todo esto también está de acue¡do con Io que dijimos al principio. nas. . pues no rrooa es capaz todavia de tales acciones por sü edad. se h3c€n po¡ medio de los amigos o de la riqueza o el poder polttico.s r¡en a Io largo de la vida. principalmente. y quizá menos aún aquel cuyos hijos o amigos fueran completamente malos. como se cuenta de Priamo en los po€mas troyanos:r. especialmente por ser la mejor de las cosas huma.20 da de este modo que por m€dio de la fortuna. pues uno que fuera de semblante felsimo o mal nacido o solo y sin hijos. algo divino y ven- De ahí surg€ la dificultad d€ si la felicidad €s algo que pued€ adquirirse por €l estudio o por la costumbre o po¡ algún otro ejercicio. 9. como la nobleza de linaje. ot¡os son por naturaleza auxilia¡es y útiles como instrumentos. €n efecto. parece ser el . tu¡oso. ¡nás divino de los bien€s. es razonable que no llamemos feliz al buey. tino divino o incluso po¡ suert€ :a. es razonable que sea asl. como si se tratase de instrumentosj pero la carencia de algunas cosas. Además. es razonable pensar que la felicidad sea un don de los dioses.5 ch6 El legendario rey de Trcya. Pe¡o quizás este problema s€a más p¡opio de otIa Is investigación. De acue¡do con esto. o de cualquier causa y. ya que muchos cambios y azares de todo géne¡o ocu. lr. o si sobreviene por algin des. buenos hijos y belleza. ya que las cosas que €xist€n por natu¡aleza se realizan siempre del mejor modo posibl€. nos. como hemos dicho. buenos y capaces de acciones nobles. es compartido por muchos hombres. pero algunos de ellos son llamados felices porque se espera que lo sean en €l futuro. unos son necesarios. que iuvo que ver ¡a muené de mudé 3us hijos y los sufrini€nlos de su pueblo y qu€ murió o os m d€ Nepiólemo. y es posible que el más próspero sufra grardes calamidades en su vejez. € igualmente las cosas que proceden de un arte. Pero confiar lo más grande y lo más hermoso a la fortuna sería una 25 gran incongn¡encia. y nadi€ . aun cuando la felicidad no sea enviada por los dioses. siendo bue. Arisrótelés suscita el problena de si ¡a f€licidad rádicB €n no$lrcs o procede d€ uá fuente exterior qu.s. Muchas cosas.

absurdo si el muefo cambiara también con sus descendientes y fuera. representando al homb¡e feliz como una especie de camaleón y sin fundamentos sólidos. como dice Solón. y las más ls valiosas de ellas son más firmes. ya que qüizá 3o por aquello podamos comprende¡ también lo que ahora indagamos. 10. Lidia. y otros al 2s contrario. para el que viv€. también eso seria objeto de discusión.a felicidad t los bienes etteiores Entonc€s. a cáusa de Ia mudanza de las cosas. la vida humana las necesita. esto presenta también una dificultad. lroob si seguimos las vicisitudes de la fortuna. sin duda. porque es evidente que a los que se apartan de sus padres les puede pasar cualquier cosa. Y ésta parcce ser la razón por la cual no las olvidamos. cuando üno es feliz. entonces. asimismo. y las con' trarias. roso un hombre por estar libre ya de los males y de los infortunios-. pues si un hombre ha vivido una vida venturosa hasta Ia vejez y ha muerto en consonancia con ello. que de ninguna manera cam_ bia fácilmente. ya desgraciado. cuárdo . aunque. rey d. Sin embargo. y así algunos de ellos pueden ser buenos y alca¡zar la vida que merecen. ¿no hemos de considerar feliz a nin$ln hombre mienrras viva. por ejemplo.s1. y por no cree¡ que la 35 felicidad es algo €stable. sino qüe sólo entonces se podría considerar ventu. Serla. Lo que buscamos. no lo es por no querer declarar felices a los que viven. Y si hemos de establecer tal condición. que las ciencias. sino que las vicisitudes de la fortuna giran sin cesar en torno a ellos? Porque está clato que. sino que sera n€cesario. Pero volvamos a la primera dificultad. honores. y seú feliz toda su vidai pues si€mp¡e o prcferentemente hará y contemplará lo que es con' fo¡me a la virtud.sarde sG fabulosas ¡iqueza". €l cual. ap.ó HERóDom (I 3C33) adbuy€ esta frás€ a Solón.Pero €n modo algu. porque los hombres virtuosos viven sobr€ todo y más continuaúente de acuerdo con €llas. Ilamaremos al mismo hombre tan pronto feliz como desgraciado. y soportatá las vicisitudes de la 20 vida lo más noblemente y con moderación en toda circunstancia €l que €s ve¡daderamente bueno y (cua_ considera feliz al que ha sido vlctirna de tales percances y ha acabado miserablemente. sabio visitó áCr€s. prosperidad e infortunio de sus hijos y de sus descendientes en general. que pa¡ecen más firmes. ¿es acaso feliz después de su muerte? Peru ¿no es esto completament€ absurdo.r¿ (onqd.liz por el les'slado' ar€nien:e . pero las actividades de acuerdo con la virtud de. en realidad. Este ¡azonami€nto viene confirmado por Io que ahora discutlamos.s no serla correcto seguir las vicisitudes de la fortuna. muchos cambios pueden ocu¡rir a sus d€scendient€s. sob¡e todo para nosotros que decimos que la felicidad consiste 15 en algunna especie d€ actividad? Pero si no llamaños feliz al hombre muerto Solón quiere decir -tampoco esto. €n ninguna obm humana hay tanta estabilidad como en las actividad€s i'irtuosas. no . considera¡ a cada uno venturoso no por serlo ahora. entonces. I. de verdad.rádó f. pertenecerá al hombre feliz.a el hombre muerto existen tam20 bién un mal y un bien. pues parece que pa. ya feliz. incluso. como dijimos. pero no es consciente de ello. porque Ia bondad o maldad de un homb¡e no dep€nden de ellas.lo sempeñan eI papel principal en Ia felicidad. pero tam- Io . ver el fin de su vida? 26. Pues si debemos ver el fin y. En efecto. ¿cómo no es absurdo decir Aue. el contrario. como existen. deshonras.t48 ÉrrcA N¡coMÁouEA t49 bién es absurdo suponer que las cosas de los hijos en nada ni en ningún momento int€resa¡ a los padres. sino porque Io fue antes.

cuando uno sopofa con calma muchos y grandes infoÍunios. o quizá. Ia lelicidad de los muertos y Ia bueña o ftala suer te de los descefidiefltes En cuanto a que la suerte de los descendientes y de todos los amigos no contribuya en nada a la situación de los muertos. o sea. Con todo. es eüdente que los de pequefra importancia.rc¡a del ñueno. Así. de la misma man€ra que de los 30 infortunios propios unos tienen peso e influencia en la vida. llamaremos:o venturosos entr€ los vivientes a los que poseen y poseerán Io que hemos dicho. parece demasiado hoatil y contra o a las opiniones de los homb¡es ". 4. si cae €n los infortunios de Príamo.?. favorables o adversos. sino por ser noble y magnánimo. como dijimos.! abiertdcnte :t táda y dis. como un buen general empl€a el ejé¡cito de que dispon€ Io más eficazmente posibl€ para Ia guerra. se ha de con.¡ p/otáCo. más bien. Él pásaj. y establecemos que la felicidad es fin y en todo absolutañente perfecta? Si esto es así. y unas nos tocan más de cerca que ot¡as. Y si esto es así.utid¿ por PuróN Expresión sscada de un lo€ma de S¡MóñroEs (fr. l¡s accio¡és de los úigos ¿Ie. rigen la vida. mientras que los grandes y numerosos harián la vida más venturosa (pues por su naturaleza añaden orden y belleza y su uso es noble y bueno). 1an en . aunque tampoco venruroso. puesto que son 2s muchas y de muy diversas maneras las cosas qu€ suceden. pues no se apartará fácilmente de la felicidad. así tarn" bién ocurrc con los de todos los amigos. en todo caso. opri' men y corrompen la felicidad. pueslo que el futuro no nos es manifiesto.150 l5l visto de bienes ext€rnos no por algún p€ríodo fortuito. lras un período la¡go y duradero. mucho más que los delitos y terribles acciones que suceden en Ia escena difieren de los que se presuponen en las tragedias. el homb¡e feliz jamás será desgraciado. y de la misma manera que todos s los ot¡os artífices. Pero. . y un buen zapaterc hace el m€jor calzado con el cuero que se le da. que el hombre ve¡daderamente bueno y prudente soporta dignamente todas las vicisitudes de la fo¡tuna rror¡ y actúa siempre de la mejor manera posible. drilátero.s qu. d€spués de tos cuales no volverá a ser feliz en breve riempo. en cambio. no por insensibilidad. sin tacha. sé sea del úismo . DEELI ano. Sin embaryo. llamar feliz al que acrúa de ts acuerdo con la vida perfecta y está suficienremeate pro- ll. ¿Qué nos iñpide. como hay muchos acontecimieritos que ocurren po¡ azares de fortuna y se distinguen por su grandeza o pequeñez.is cluir que €xist€ esta diferencia. I tante ni tornadizo.6 339a347^.les no quiere opo¡erce lár cre. porque traen penas e im30 piden muchas acrividades. no 2s tienen mucha influencia en la vida.ncias popúlares acer€ de lá su€¡l€ d€ los muer' los. Pero ya que los sufriñientos que afectan a los vivos difieren de los que afectan a los muertos. discutir cada una de ellas serla üna tarea larga e intermi¡able. . pues. venturosos €n cuanto hombres. ni por los infoflunios qu€ sobrevengan. Aristót. también en éstos b lla la nobleza. €stá teñido de u¡ gran cscepticismo. y quizá sea suficiente tratarlo en gen€ml y esquemáticamente. si las actividades. Ahora bien. clusión qu. en el que se haya hecho dueño de grandes y hermosos bienes.s¡sá m€dida 6 la felicidad o d€sR. sino. sino duÉnte toda la vida? ¿o hay que añadir que ha de continuar viviendo de esta man€ra y acabar su vida de modo análogo. en cualquier circunstancia. si acontece lo contrario. 10 a no ser grandes y muchos. Y sobre estas cuestiones baste con lo dicho. que ¡pÉia¡ el lector. ningln hombre venturoso llegará a ser d€sgraciado. pues. Nosotros creemos. mient¡as qu€ otros parecen más ligeros. Pero. pues i5 nunca hará lo que es odioso y vil. y la con' Como pu€d€ a . Perc no s€rá incons.

de la virrud. Parcce. debemos ocuparnos de la virtud. todos hacemos todas las deúás cosas. cooo a los dioses qu€ son fin en sr milnos. Y pa¡ece que Eudoxo !'. es evidente. indicaba que era superior a 30 Ias cosas elogiables. Como eiemplo de éstos tenemos a los lo legisladores de Creta y de Lacedemonia y los otros semejantes qüe puedan haber €xistido. que ni puede hac€¡ felices a loB que no lo son ¡i privar de su ventura a los que son s felices. quizá. lib¡o x. y olrcs que qón bien€i es decir que bu3cáóos a cau"a 'nsltumenráles. y a los mas ditinos de los hombres los llamamos bi€navenrurados. que todo lo elogiable se elogia por ser de ciena lndole y por rener cierra refe¡encia a algor y asf €¡ogiamos al justo y al viril. pu€s pensaba que el hecho de no ser elogiado. pues esta claro que no es una s¡mple facul¡ad. y si no. Parece. s€gln esto. sino algo mayor y mejor ". como dijimos. lo La lelicida.l ñás el€vado bien p¡¡a el ¡ombre ^ssrótElEs c. del mismo modo que Dios v el bien. con mzón. pe¡o.fl"' t52 no se sabe si los muertos participan de algún bi€n o ¡¡orü de los contrarios.iric¿ de su hedonismo. sobre todo. Y parece también que el verdadero polltico se esfuerza en ocuparse. sostuvo la excelencia del plac€r. 20 Y si la alabanza es de tat índote. e igualúente sus desgracias. es claro que áe bs cosas mejores no hay alabanza. sus partes t sus virtudes Puesto que la felicidad es una actividad del alma s de acuerdo con la virtud perfecta. Y si esta investiga' 30 Discipulo de ?latón qu. EI alma. d. pues. digna de honor. que Ia felicidad es cosa perfecta y digna de ser alabada. por lo que s€ ha dicho. Y pa¡ece que es así también por ser princiPio. siendo un bien. ¡. a tos primercs tos hon¡amo". pues tal vez inv€stigaremos mejor lo referente a la felicidad. Esto es evidente también cuando elogiamos a los dioses. úi€ntras que el encomio pefenece a las obras tanto corpo¡al€s como anímicas. ya que por ella los hombres realizan Ias nobles acciones. y esto sucede porque las alabanzas se refieren a algo. so¡ fin en 3r ñismos. si nisno y a t¡ay dos clases dé bi€nes. 13. que la prosperidad de los amigos afecta de algrtn modo a los muertos. en efecto. rr02. oua¡. pues quiere hacer a los ciudadanos buenos ) sumi sos a las leyes. rs y a cada uno de los demás por tener cieta cualidad narural y servir para algo bueno y vifluoso. s¿¡ra. t2. pues las otras cosas están rcfe¡idas también a éstas Por' que el elogio pertenece a la vi¡tüd. . ya que. coñsideráb¿ el plac€r @úo un fit en hac€ una . porque nadie elo' 25 gia la felicidad como elogia Io justo. pues aparece como ridiculo asimilarlos a nosotrcs. obieto de honot r no de alabanza Examinadas estas cuestion. sea absolutamente sea con relación a ellos. sino que la ensalza como algo más divino Y mejor. pues de los dioses decimos qu€ son bienaventurados y felices. y en general al bueno y a la virtud po¡ sus accion€s y sus ob&s. Ia precisión en estas materias 3s es más prcpia de los que se dedican a los encomios. P€ro. Y asi también ¡especto de los bienes. es 153 de tal magnitud e índole.e¡o en tal grado y medida que ni pueden hacer que los felices no lo sean ni otra cosa semejante. para nosotros. y el p¡incipio y la causa de los bi€nes lo conside¡amos algo digno de honor y divino. que si algún bien o su contrario llega hasta ellos €s débil o pequeño. más bien. consideremos si la feli" cidad es una cosa elogiable o. y al robusto y al ágil.s. pu€s.d.osa3 A esrG lo\ álab¿nor. Y éste parece ser el caso. parece. a causa de ella. Unos qu.

es decir. Más ad€lante de de l€nciár en tal o cual acrividád. en efecto. Llamamos virrud huma¡a no a la del cuerpo. y tanto más cuarrto que la política es más estimable y mejor que la m€dicin. Pues elogiamos la Ézón y la parte ls del alma que tiene razón. As¡ como él oculrisla . además lá huna¡a. Nada importa pam esta cuestión si éstas se distinguen como las partes del cuerpo y rodo 1o divisible.. es evidenÉ que el político deb€ conoc€r.ru no penenece a la virlud humana. que su virtud rr02b común y no hümana. qu€ el cab¿¡lo. ".ro. Y. sino a la del alma. Aho¡a bien. pero la ha de cons¡de_ Ér con vistas a esras cosas y en la medida pertinent€ 2s a lo que buscamos.go ¿/er4 €n ouchas aasioúes. los atribu2d tos d€l a¡ma. como cualquie¡ otrc animal. Jo!¡! @menta¡ asi esre pasaj. Pero basta de estas cosas. en cierto modo. ya que también buscáb?rmos eI bien humano v la felicidad humana. los médicos distinguidos se afanan por conoc€r muchas cosas acerca del cuerpo. úa p¿¡re del álma. pues el sueño es una inactividad del alma en cuanto se dic€ buena o mala. los sue' ños de los hombres superiores son mejores que los de los hombres ordinarios. de alguna ma' nera. pues esta facultad del alma pucde admitirse en todos los se¡es que se nutren y en los embrion€s. v el bueno v el malo no se dislinguen durante el sueño di". por ejemplo. y esLa Darre lucha v resisle a la razón Pues deIamisma20 man.o. riene su tunción propia y su viriú<l prcpia. y hay que servirse de ellos. sino que Posee un significa' . que en los es sueños actua principalment€ esta parte y esta facultad. dunnte media vida. debe conoce. en este caso. t¡o examen es acaso demasiado penoso para lo que nos la razón pero naturalmenie inseparables. y d€cimos que la felicidad es una actividad del alma. e3 ráro e¡ la tir) Etica N¡con¿qu.. Dar* r€fenrce a {€scritos dé Ia escuela acadénicá¡..rral.t€b€ conocer no sólo et ojo hunáno sino también €l cuerpo enl. . asi lambién el mora¡jsta que esrudia ia feli cidád. P€ro parece que hay también otra naturaleza d€l alma que es irracional. No obstúte.a (viriud". A. pues. parece. tanto en el hombre continente como en el incontinente. r3 Esta fráse par€cé indicár álso asr como . hay virrudes d€l cueeo y vi¡rud€s Ios ánimales. mientras qu€ €n los I R. G^ursEr y J. ya qu€ le exhorta rectamente a hac€r lo qu€ es mejor. excepto cuando ciertos movünientos penetran un poco y. pues los impulsos de los incontinentes se mu€ven en sentido contrario r¡ Pe¡o.rlraños .cos ri. Asi. que los felices y los d€sgraciados no r i'o. d€ la razón. háy (t¡Oóá19-2t).t. pues una mayor p. asl ocurr€ también con el alma. como l¿s d€l cabatto. como el docror que cura tos ojos debe conoc€r también rodo el cuerpo. sisuiendo a !la!ón. pr¡es es más razonable que (admi- Algunos punto{ acerca del alma han sido también suficientemente estudiados en los rratados exoté. es evidente que nuestro examen estará de acuerdo con nuestra intención original.os dirá cualquier otra. Y si esto es así. la es¿u€ta peripaiét¡cÉr. o si son dos para !' De esro s€ deduce que hay oirás ctáses de virrud. en alsunos casos. Ia causa de lJ nutricion y el crecimiento. áclividad . De Io irracional. Es evidente.ecisión en nues. y de' lo iemos rambi¿n de lado la pa¡re nutriliva ya que su na_ i.: . sino nás bi€n con Ia (€xce- Ar¡stórEc5.154 LIBRO ¡ 155 ción pertenece a la política. r. ". asi tambien el po¡Iico ha de consid€rar et alma. Esto es normal que se diferencian ocurra. 15 Claramente es la virtud humana } que debemos investigar. no s€ coÍesponde con nuesr. que t€ner en cue¡la qué el Émino s¡i. como en la circunfercncia lo convexo y lo cóncavo. cono aqui.ra cue los miembros paralitkos del cuerpo cuando queremos moverlos hacia la de¡echa se van en sentido contra o hacia la izquierda.El Érñi¡o ¡¡¿u4 que pe.lé¡e€ al v@abulario ac. y ésta misma también en los orga' nismos perfectos. una part€ pa¡ece comtln y vegetativa.démi@. por ejemplo.ay no tiene valor tenico. €t alma entera. que una parte 30 del alma es irracional y la ot¡a ti€ne razón. pe¡o qu€ participa. Perc también apár€ce en estos hombres algo que por su naturaleza viola la razón.

que se le opone y rcsiste.Dcia o inclinación in¡ah. pero no €n el senrido de las maremáricas'. probablemente más dócil en €l hombre ñodemdo y va¡onil.156 157 ta. participa de algún modo. en cierto modo.es de impulrcs sú¡ en muruá @n¡¡adic'bn. mientras que lo apetitivo.rac¡otuI. (p€nsar. cap^z sólo de escucha¡ ( al^ razón ). rr tido d€ conme¡surabl€.ro en €l co¡ridente. la ¡¿u¿ s€ €ncue¡tm tanro en to3 se. cuerpos vemos lo que se desvía.¡tidos qué pu€dé te¡e. pues todo concu€¡da con la razón.) Pero esta parte tañbién parec€ participar de la razón. al "a¡io pot su modo de ser' y llamamos virtuá. y. empleamos la expresion ..s impúlsos: un6 qúe prcc€dé¡ tlel pensam¡e¡ro racio¡al. En mateñáticas. otra. otros de¡ dew inacionalj h. mieritras que la liberalidad y la modedo ouy amplio: p¡incipio i¡lemo de c¡mbjo. pues al menos obedece a la razón en el hombre continente. como dijimos.r . (En qué sentido es distirito noln25 teresa. . la sabiduría. tlay en el alña dos class de tat.omo én el inco¡dnente e3tas dos. obe<le c€¡.. re¡d. Él auror ju€ga aqui €on 16 diye¡so5 s. y también elo_ niLo. y. como s€ escucha a un padr€. Asl también lo i¡racional parece ser doble. mas. capaz de da¡ cuen¡a de also'.." los modos de ser elogiables " También la virtud se divide de acuerdo con esta¿iferencia. será la parle irracional la que habrá que dividir 3s en dos: una. es manso o moderado. además. pues lo veSetarivo no parricipa en absoluto de la razón. persuadida por la razón. quizá. cuando hablamos no d€cimos que es sabio o inie' carácte¡ de un hombre. se. eue lL la parte irracional es. tañbién en el alma debemos conside¡a¡ no menos la existencia de algo contrario a la razón. la e¡presión sie¡ifica s. Y si hay que decir que esia parre tiene ¡azón. primariamente y en sí misma.. en cuanto que 30 la €scuche y obedece. así. pues decimos que unas son dianoéticas y orras éticas. I rcdrcdóa."t.n d sen- I .¡ener en cuen- del ración son éticas De este ñodo. "ino qu. asi. ii*. cuando se trata del paáre y de los amigos. la inteligencia y la prudencia son dianoéticas. €n griego lá €xprcsiór ¡¿so¿ l¿¿¿in. lo indica tañbién la advert€ncia v toda censura v exhoíación.lá. y es. tLEthqú ¿ Nionaque. y en general Io desiderativo.s i¡an¡mados como é¡ 16 úimal€s. en el alma no lo ve¡nos.