You are on page 1of 1

BARTIMEO, EL CIEGO (Marcos 10:46–52)

1. Oscuridad (v. 46): el pobre ciego vivía en tinieblas, no podía apreciar las
hermosuras de la naturaleza creada por Dios, del mismo modo el pecador cegado por
Satanás (2 Co. 4:4) no puede percibir las cosas de Dios (1 Co. 2:12).

2. Oportunidad (v. 47): a) El Señor nunca más pasó por Jericó; Bartimeo supo
aprovechar su única oportunidad. Hay muchos casos así entre los que escuchan el
Evangelio.
Por esto tenemos en Is. 55:6: «Buscad a Dios mientras pueda ser hallado». Esto
significa que hay un término a las oportunidades espirituales de muchos pecadores. b)
Jesús dijo a sus discípulos (Jn. 12:35, 36): «Entretanto que estoy en el mundo, luz soy
del mundo.» Así era, por lo corta que fue la vida del Salvador.
En el caso de los pecadores vivientes, incluyendo los redimidos, lo corta que es
nuestra propia vida, nos impulsa a testificar. c) Jesús declaró: «Porfiad a entrar» (Lc.
13:24, 25).

3. Obstáculos (v. 48): muchos le increpaban. Hay también obstáculos hoy … a)


Parientes se oponen. b) Amigos se burlan. c) Vecinos critican. d) Negocios estorban. e)
Placeres llaman. Hay que vencerlos todos.

4. Obediencia (vv. 49, 50): Jesús le llamó y Bartimeo acudió aprisa, respondiendo
inmediatamente: echando su capa. La vista valía mucho más que la capa, por buena y
nueva que fuese. Así es entre todas las cosas del mundo y lo que Jesús nos ofrece.

5. Oferta (v. 51): Jesús sabía lo que necesitaba, pero quería que expresara con
palabras su necesidad. Jesús conoce la nuestra … luz espiritual (Mt. 4:16; Jn. 8:12; 1 P.
2:9).

6. Operación (v. 52): el Señor es un oculista experto. En un instante puede abrir


nuestros ojos para que veamos. Así ha ocurrido a muchos convertidos (2 Co. 4:6).

7. Ocupación (v. 52): Bartimeo no volvió a la vieja vida de mendigo, siguió al Señor,
gozoso de servirle. Así debe ser con nosotros; la gratitud se expresa en consagración y
servicio.