02 columna invitada 

enfoque 

■  Domingo 7 de febrero del 2010 >>  reforma

Más que el matrimonio gay
La acción de inconstitucionalidad promovida por la PGR contra  
las reformas al Código Civil del DF pone a prueba al Estado moderno.

José Luis Caballero y Alejandro Juárez

E
enfoque
Una publicación de enfoque@reforma.com

GrUPo reforma

Número: 825 fecha: 7 de febrero rené Delgado Director Editorial agustín Correa Subdirector Comercial ernesto Núñez albarrán Editor maricarmen Vergara octavio ortega Coeditores ernesto montes de oca Coordinador Gráfico Karla Garduño morán martha martínez Jésica Zermeño Núñez Reporteras olivia Payán Coeditora Gráfica miguel Cedillo Diseño alejandro fernández Publicidad / 5628 7534
Es una publicación semanal editada y distribuida por Consorcio Interamericano de Comunicación, S.A. de C.V. Oficinas y Talleres : Av. México Coyoacán No. 40. Col. Santa Cruz Atoyac C.P. 03310. Delegación Benito Juárez, México, D. F. Correo electrónico: enfoque@reforma.com Teléfono: 5628 7245 Fax: 5628 7259 Internet: http://www.reforma.com/enfoque No. de Reserva Derechos de Autor: 04-2007-091317342600-107 Certificado de Licitud de Título y Contenido: En trámite

foto portada: Mariela Sancari.

l gobierno federal ha puesto al descubierto su talante homofóbico con la presentación de la acción de inconstitucionalidad en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. Las reformas al Código Civil del Distrito Federal en este sentido no han hecho más que reconocer igualdad jurídica a las personas homosexuales, al tiempo que, en un nivel simbólico, avanzan contra la discriminación fáctica, histórica y normativa que, en general, ha padecido este sector a lo largo del tiempo. Aún cuando el presidente Felipe Calderón reconoció en su discurso ante la Conferencia Internacional sobre el SIDA que se han tenido que enfrentar “los mitos, la homofobia, los prejuicios, la discriminación que causan tanto daño social como el virus”, la Procuraduría General de la República ha impugnado una medida que contribuiría a remediar justamente aquello que el Presidente denunciaba en 2008. Más allá de las incongruencias éticas y los dilemas morales de una administración, el impacto de la acción de inconstitucionalidad repercute no solamente en el ámbito del reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersexuales), sino en el devenir de México. En resumidas cuentas, este debate se centra en la consolidación de un solo modelo de país y de ciudadano, afincado en una cosmovisión anacrónica del siglo XIX; o bien, en reconocer y celebrar la pluralidad y la diversidad como motor de todo Estado moderno, democrático y consecuente con la universalidad de los derechos humanos. El derecho no es un conjunto de normas y principios estáti-

cos; por el contrario, debe recuperar su papel como promotor de cambios sociales e interpelar a un modelo cultural ya rígido e insuficiente en la garantía de los derechos humanos sin discriminación. Esta visión del derecho como un agente de transformación social y no de aletargamiento de la sociedad y la cultura es la que deben adoptar los ministros y ministras de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al entrar en el análisis de la acción de inconstitucionalidad. Pero además, la Corte debe incorporar a su

deliberación los estándares internacionales de derechos humanos, así como los avances científicos, sociales y culturales que se han registrado en la última época. De igual manera, tiene que referirse a la experiencia internacional. Desde la biología, la medicina, la psicología y el psicoanálisis; la sociología y la antropología, en las que se inscriben los estudios más acabados de géne-

ro y deconstrucción de los paradigmas machistas y heterodominantes, se han hecho grandes aportaciones al entendimiento de la diversidad cultural, social y sexual de las sociedades contemporáneas, lo mismo que a los nuevos modelos familiares. El Estado mexicano, en su vertiente más acabada de Estado social de derecho, nunca ha excluido del modelo de cobertura familiar a los hogares monoparentales. Por ello, se está imponiendo una interpretación restrictiva y contraria al principio pro persona, del artículo 4 constitucional. La resolución de la Corte debe concordar con el derecho internacional, de modo que no predomine un modelo único de familia. Su decisión debe referir la protección de la ley a todos los modelos de familia, incluidas las familias conformadas por parejas del mismo sexo. Desde la perspectiva de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, a partir del interés superior de éstos (un principio recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño), debe considerárseles como verdaderos sujetos de los derechos, con capacidad de decidir, independientemente del modelo familiar que los acoja. La igualdad y la no discriminación constituyen derechos humanos. No son una dádiva o prerrogativa que concede el Estado, sino condición inherente a las personas por el simple hecho de existir. Son independientes de la voluntad del gobierno, de la orientación sexual, y no se consultan ni se negocian. Es responsabilidad del Estado garantizar su respeto, ejercicio y protección conforme a los estándares más elevados en cada materia.
José Luis Caballero Ochoa es académico investigador de la Universidad Iberoamericana. luis.caballero@uia.mx Alejandro Juárez Zepeda es coordinador del Ombudsgay de i(dh)eas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos, A.C. ombudsgay@idheas.org

Horacio Sierra

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful