You are on page 1of 4

I.

TEMPLABILIDAD

1.1. Definición
La templabilidad se define como “la susceptibilidad a endurecer por enfriamiento rápido” o “como la
propiedad que determina la profundidad y distribución de la dureza producida por temple en
aleaciones ferrosas”.

Capacidad de un acero de transformar parcial o completamente desde la austenita a algún


porcentaje de martensita hasta una dada profundidad cuando se enfría bajo determinadas
condiciones”.
Determina el perfil o gradiente de durezas que se obtiene en una pieza templada pero “no” los valores de
durezas obtenibles “ni” la dureza máxima. Es una propiedad intrínseca de la aleación y por lo tanto no
depende de variables externas tales como la velocidad de enfriamiento.

La templabilidad de un acero es la propiedad que determina la profundidad y distribución de la dureza


producida por temple, es decir, la facilidad para formar martensita a una mayor profundidad, dificultando
la aparición de otros productos de transformación.
1.2. Factores que afectan la templabilidad de los aceros:

a) El tamaño de grano de la austenita


Un grano muy fino tiene mucha área de límite de grano que facilita la nucleación de ferrita y perlita,
disminuyendo la templabilidad del acero.
Por otra parte, un grano grande de austenita no es deseable por que reduce la ductilidad final del acero y
aumenta la tendencia al agrietamiento en el temple, así pues, no es buena práctica hacer crecer el grano
austenítico.
b) El contenido de carbono
Un incremento del contenido de C en un acero aumenta fuertemente su dureza y su templabilidad. Sin
embargo, un alto % de C no siempre es deseable, por eso, una alternativa para aumentar la dureza de un
acero de bajo C es añadir elementos de aleación. La relación entre el %C, el tamaño del grano de la
austenita y el Di, se muestra en la Figura 1.

1.3. Variables en la templabilidad de los aceros:

1. Aleantes: con excepción del Co, los aleantes disueltos en la austenita retrasan las transformaciones
con difusión (perlita y bainita) y por lo tanto aumentan la templabilidad del acero.
Las condiciones de austenización son fundamentales para asegurar que todos o la mayoría de los
aleantes estén disueltos en la austenita, de otro modo no podrán ejercer el efecto positivo sobre la
templabilidad y hasta pueden deteriorarla a través de efectos indirectos.
El efecto sinérgico entre varios aleantes indica que es más económico lograr la templabilidad combinando
pequeñas cantidades de varios de ellos antes que con una mayor cantidad de sólo uno.
Los aleantes no sólo determinan el porcentaje de martensita en la estructura de temple para una dada
velocidad de enfriamiento sino también el tipo y porcentaje de los otros microconstituyentes que
acompañan a esa fase en la estructura final de temple.
Cuando la fracción de martensita es alta (>70%), la dureza del acero depende casi exclusivamente de la
dureza de la martensita, en cambio cuando esa fracción se reduce, la presencia de otros
microconstituyentes también influye.

Los aleantes más utilizados para aumentar la templabilidad en los aceros son: Mn, Cr, Mo, Ni y B. Existen
varios más, pero su uso es más restringido y específico. Por otra parte existen varios aleantes que
ejercerían un efecto muy intenso sobre la templabilidad, pero ellos tienen tendencia a formar carburos y
nitruros (W, Ti, Nb, V) que son poco solubles a la temperatura de austenización y por lo tanto no
contribuirían en la templabilidad del acero; por el contrario podrían llegar a disminuirla.

2. Tamaño de grano: un incremento del tamaño de grano produce un incremento en la templabilidad del
acero, pero su efecto es menor al de los aleantes. En general esta variable no se usa como método para
aumentar la templabilidad pues el aumento del tamaño de grano deteriora las propiedades finales y trae
inconvenientes en el propio temple (mayor riesgo de fisuración). En la gran mayoría de los aceros, se
prefiere tratar de mantener el tamaño de grano austenítico fino, mientras que la templabilidad se logra con
la adición de los aleantes.
3. Presencia de otras fases: aumentan los sitios de nucleación y aceleran las transformaciones con
difusión. Además esas fases pueden retener aleantes (incluido el propio C) que de ese modo no estarán
en solución en la austenita. Ejemplos de estas fases son los carburos, nitruros y carbonitruros no
disueltos.
1.4. Severidad de temple (H)
Es una propiedad del medio de enfriamiento que indica su capacidad para extraer el calor desde la
superficie de la pieza.
Una severidad infinita baja instantáneamente la temperatura de la pieza hasta la del baño de temple.
La severidad de temple se mide experimentalmente y depende fuertemente de:
(1) composición del medio de temple,
(2) temperatura del medio,
(3) grado de agitación.

Si bien es una gran simplificación caracterizar el proceso de enfriamiento en un medio líquido mediante
“H”, ha resultado ser muy útil en los cálculos de templabilidad.

H = (f medio,T,agitación)