You are on page 1of 9

Por qué las falsas terapias parecen funcionar

Por lo menos diez tipos de errores y prejuicios pueden convencer a las personas inteligentes y honradas de que se han logrado curas cuando no ha sido asi. Nada es más peligroso que la ignorancia activa. -- Goethe

Aquéllos que venden terapias de cualquier tipo tienen la obligación de demostrar, primero, que sus tratamientos son seguros y, segundo, que son eficaces. Esto último es a menudo la tarea más difícil porque hay muchas maneras sutiles para que las personas honradas e inteligentes (ambos, pacientes y terapeutas) puedan llegar a pensar que un tratamiento ha curado a alguien cuando no ha sido así. Esto es verdad tanto si estamos evaluando los nuevos tratamientos en medicina científica, como viejas recetas de medicina familiar, tratamientos del tipo "medicina alternativa" o las panaceas francamente mágicas de los sanadores por la fe. Para distinguir casuales mejoras fortuitas que podrían seguir a cualquier intervención, una serie de procedimientos objetivos han evolucionado para probar los remedios pretendidamente efectivos. A menos que una técnica, ritual, droga o un procedimiento quirúrgico puedan cumplir estos requisitos, es éticamente cuestionable ofrecerlo al público, sobre todo si el dinero esta de por medio. Debido a que la mayoría de las terapias "alternativas" (i.e., las no aceptadas por la biomedicina científica) entran en esta categoría, uno debe preguntar por qué tantos clientes que no comprarían un tostador sin consultar los “Informes al Consumidor”, con tanta credulidad, gastan grandes sumas en remedios de salud no comprobados y posiblemente peligrosos. Durante muchos años, los críticos han estado planteando dudas sobre las prácticas médicas marginales, pero la popularidad de tales panaceas no parece disminuir. Debemos preguntarnos por qué las pretensiones de empresarios en este área permanecen resistiendo tanto a los datos en su contra. Si una terapia "alternativa" o "complementaria": a. es inverosímil a priori en su campo (porque sus mecanismos implícitos o los efectos achacados contradicen leyes bien establecidas, principios, o resultados empíricos en física, química o biología), b. carece de una razón científicamente aceptable por si misma, c. tiene insuficientes evidencias de apoyo derivadas de investigaciones con resultados adecuadamente controladas (i.e., doble-ciego, randomizado, ensayos clínicos con controlplacebo), d. ha fallado en estudios clínicos bien controlados, hechos por evaluadores imparciales y no han podido proporcionar las explicaciones competentes de por qué parecen funcionar en escenarios no controlados, y, e. pueden parecer improbables, incluso a persona legas, en el campo del “sentido común”, ¿Por qué tantas personas razonablemente educadas continúan vendiendo y comprando tales tratamientos? La respuesta es, creo yo, mentiras en una combinación de vigoroso marketing de insubstanciales reclamos por sanadores "alternativos” (Beyerstein y Sampson 1996), el pobre nivel de conocimiento científico en el gran público (Kiernan 1995) y la "voluntad de creer" tan prevaleciente entre los buscadores atraídos por el movimiento “New Age” (Basil 1988; Totalidad y Levitt 1994). La demanda de medicina no científica es claramente un vestigio de los sentimientos de la "contracultura" popular de los años sesenta. Remanentes de la rebeldía, las inclinaciones a

por si solo. carcinogénesis.e. para los propósitos presentes merece la pena distinguir entre los dos. sugerencias. desorientación. los testimonios personales no ofrecen ninguna base por la que juzgar si una terapia adoptada. y auto-engaño. deben estar conectadas causalmente." Pero incluso cuando los síntomas mejoran siguiendo un tratamiento. Muchos productos de salud dudosos permanecen en el mercado principalmente porque los clientes satisfechos ofrecen los testimonios a su favor. Nuestra reacción subjetiva a las sensaciones duras a las que llamamos síntomas es moldeada por factores culturales y psicológicos como creencias. exposición tóxica. A través de padecimiento quiero decir los sentimientos de malestar. mantienen un fuerte atractivo para aquéllos comprometidos en la creencia de las curas de la "mente-sobre-la-materia". haciendo sumamente difícil determinar lo que es causa y lo que es efecto. La experiencia del padecimiento también es afectada (a menudo inconscientemente) por un reconocimiento social y psicológico que consiguen aquellos admitidos como “enfermos" por los “guardianes de la sociedad” (i. dolor. no puede demostrar que la terapia sea responsable de ello. pero ellos son un argumento débil debido a lo que Gilovich (1997) ha llamado el problema de "¿comparado con qué?". A menos que podamos aislar los muchos factores que contribuyen a la percepción de estar enfermo. Esencialmente. La distinción entre enfermedad y padecimiento. entre el consumo de refrescos de dieta y obesidad. auto-prejuicios. Sin comparación a un grupo similar de pacientes. aunque obviamente no tiene porqué. tecnológico. Igualmente. los destinatarios individuales nunca pueden saber si ellos se habrán recuperado con o sin él. Usaré “enfermedad” para referirme a un estado patológico del organismo debido a infección. ha curado una enfermedad. incluyendo muchas en el área de la medicina alternativa. y especializado tratamiento de la enfermedad (Cassileth and Brown 1988). Aunque se han criticado severamente la filosofía y la ciencia que subyacen en estas enseñanzas holísticas (Brandon 1985). etc. tratados idénticamente excepto que el pretendido elemento curativo es excluido. ¿Significa esto que los edulcorantes artificiales hacen que las personas tengan sobrepeso? Cuando contamos con experiencias personales para probar el valor de tratamientos médicos. degeneración del tejido. Para ciertos individuos. necesidades. La correlación no implica la causalidad Confundir correlación con causalidad es la base de la mayoría de las creencias supersticiosas. están diciendo. Hay una correlación alta por ejemplo. expectativas. Tenemos la tendencia de asumir que cuando las cosas ocurren juntas."regresar-a-la-naturaleza" de esa era sobreviven como anhelos nostálgicos por un retorno al cuidado de salud democratizado estilo-siglo-XIX (ahora envuelto en el estandarte de los derechos del paciente) y una aversión al burocrático. Aunque los términos de padecimiento y enfermedad se usan a menudo de forma indiferente. el estado privilegiado y los beneficios del papel de “enfermo” son suficientes para perpetuar la experiencia de enfermedad después de que haya sanado. ¿Los testimonios personales proporcionan un punto de apoyo para los productos de salud poco ortodoxos. una visión de la patología mas sistémica que localizada y la todo poderosa habilidad de la nutrición para restaurar la salud (concebida como el "equilibrio" de todo el cuerpo).. de hecho. o incluso crear sentimientos de padecimiento en ausencia de enfermedad (Alcock 1986). profesionales de salud). así que debe ser eficaz. disfuncionalidad u otras quejas que podrían acompañar a una enfermedad. el atractivo de los "holísticos" dogmas de la medicina alternativa es un descendiente de la fascinación por el misticismo Oriental que emergió en los años sesenta y años setenta. "lo probé y mejoré. esto. traumatismo. Por eso los ensayos clínicos controlados con medidas físicas objetivas son esenciales para evaluar terapias de cualquier tipo. muchos factores están variando simultáneamente. .

son estados físicos del cerebro. Cuando las "alternativas" afirman que han salvado a muchos individuos a las puertas de la muerte. alergias y síntomas gastrointestinales son ejemplos de enfermedades que normalmente "tienen sus altibajos. Remisión espontánea. entonces: ¿Por qué podrían los terapeutas y sus clientes. De esta manera. tanto consumidores como vendedores se inclinan por interpretar mal la mejoría debido a la variación cíclica normal como un efecto terapéutico válido. A menos que un terapeuta alternativo detallara casos de éxitos y fracasos en un número suficientemente grande de pacientes con la misma queja. Si los pensamientos. Aunque la investigación ha confirmado que tales efectos existen. Las terapias alternativas pueden recibir la aclamación no merecida de remisiones de esta clase porque muchos pacientes desesperados recurren a ellos cuando se sienten que no tienen nada que perder. El relativamente nuevo campo de la psiconeuroinmunología estudia cómo las variables psicológicas afectan al sistema nervioso. los pacientes tienden a buscar una terapia durante el empeoramiento de cualquier ciclo determinado. De nuevo. creencias. 1. glandular. A través del sistema límbico del cerebro.. 3. Muchas enfermedades son auto-limitantes--con la condición de no ser crónica o fatal. pero muchas investigaciones se han dedicado a revelar y posiblemente a insistir en que los procesos en el sistema inmunológico o en otra parte son responsables de estos repuntes inesperados. Los mecanismos exactos responsables de remisiones espontáneas no son totalmente conocidos. y al sistema inmune de manera que podría afectar la susceptibilidad y recuperación de la enfermedad (Ader y Cohen 1993. . en la ausencia de grupos de control apropiados. las variables psicológicas pueden tener efectos fisiológicos extendidos que tendrán impactos positivos o negativos en la salud. emociones. glandulares. deseos. no hay nada inherentemente místico en la noción de que estos procesos neuronales pudieran afectar los procesos celulares." Naturalmente. él o ella no puede asegurar que ha superado las normas publicadas para la recuperación sin ayuda. debe recordarse que son bastante pequeños. Así. excede la proporción esperada que se recuperarían sin ningún tratamiento (o que se recuperan fiablemente más rápido que si no fueran tratados). los propios procesos recuperativos del cuerpo normalmente restauran al paciente a la salud. concluyen que terapias inútiles funcionan? Hay diez buenas razones por lo menos. 2. Muchas enfermedades son cíclicas. Anecdóticamente las curaciones informadas pueden ser debidas a las "remisiones espontáneas raras pero posibles. raramente revelan qué porcentaje de su clientela aparentemente terminal presentan tales felices excepciones. suponiendo un pequeño porcentaje de la variación en las estadísticas sanitarias. esclerosis múltiple. Lo que se necesita es la evidencia estadística que sus "tasas de cura" exceden la proporción de la remisión espontánea conocida y la tasa de repuesta al placebo (vea abajo) para las condiciones que tratan. Mestel 1994). un tratamiento ficticio habrá tenido repetidas oportunidades de coincidir con mejorías que habrían sucedido de cualquier modo. los tumores desaparecen de vez en cuando sin un tratamiento más fuerte." Incluso con cánceres que casi siempre son letales.Diez errores y prejuicios La pregunta es. inmunes y otros a lo largo del cuerpo. sus defensores deben mostrar que el número de pacientes considerados curados. antes de que una terapia pueda reconocerse como curativa. La enfermedad puede haber seguido su curso natural. el eje pituitario hipotalámico y el sistema nervioso autónomo. que confían en evidencias anecdóticas y observaciones no controladas erróneamente. La artritis. Un experimentado oncólogo informó haber visto doce de estos casos en aproximadamente seis mil que ha tratado (Silverman 1987). etc.

respuestas condicionadas en varios sistemas fisiológicos. mejoras es el ubicuo efecto del placebo (Roberts. El efecto placebo. incluso cuando un tratamiento es fisiológicamente irrelevante por si mismo para la causa de la queja. y sin-tratamiento. con percepción retrospectiva. Chapman and Chapman 1967). Algunas respuestas al placebo producen cambios reales en la condición física. Igualmente. 5. De aquí el término “doble ciego” (el estándar de hecho en investigación). Después. otros son cambios subjetivos que hacen que los pacientes se sientan mejor aunque no ha habido ningún cambio objetivo en la patología subyacente. Sólo si las mejoras observadas en el grupo de tratamiento activo exceden a aquéllas en los dos grupos de control por una cantidad estadísticamente significativa se podrá reivindicar la legitimidad de la terapia. sociales y económicas) que pueden compensan a aquéllos que asumen el “papel de enfermo". los terapeutas también deben ser ciegos acerca de la pertenencia individual de los miembros a cada uno de los grupos. placebo. las barreras pueden romperse para permitir la comparación estadística de los grupos activo. las endorfinas (Ulett 1996. A través de una combinación de sugerencia. Lo esencial en pruebas de este tipo es que los pacientes se asignan al azar a sus grupos respectivos y que son "ciegos" con respecto a su papel activo o de placebo. aquéllos que evalúan los efectos del tratamiento también deben ser ciegos. y ocasionalmente objetivas. La historia de la medicina esta plagada con ejemplos de eso que. Se requieren tales precauciones porque señales escasamente perceptibles. esperanza. no necesitamos acusarlos de simulación consciente para señalar que sus síntomas son mantenidos no obstante por procesos psicosociales sutiles. pacientes a los que se han dado tratamientos biológicamente inútiles pueden experimentar a menudo un alivio considerable. A primera vista. adornos y señales verbales que señalan el acto de "tratarse. rituales. Algunos síntomas pretendidamente curados son de raiz psicosomática. Puesto que el poder de lo qué los psicólogos llama esperanza y “efecto de confianza” (vea abajo) son tan fuertes. 3). A través del contacto repetido con procedimientos terapéuticos válidos. creencia. Cuando el ensayo clínico se completa. estos síntomas (a veces llamados "psicosomáticos". Barrett y Jarvis 1993). como los perros de Pavlov. ya que existe abundante literatura sobre el "sesgo del experimentador" mostrando que profesionales honrados y bien especializados pueden “leer” inconscientemente los resultados que esperan cuando intentan evaluar fenómenos complejos (Rosenthal 1966. . pueden afectar los resultados experimentales. involuntariamente sugeridas por el suministrador del tratamiento que no sea “ciego”. Atribuciones de esta clase provienen de la falsa asunción de que un cambio en los síntomas como resultado de un tratamiento debe de haber sido una consecuencia específica de ese procedimiento. "histéricos" o "neurasténicos") se asemejan a algunos síndromes médicos reconocidos (Shorter 1992. reinterpretación cognoscitiva y desvió de la atención. Kewman y Hovell 1993. Dado que estas respuestas aprendidas pueden ser paliativas. todos nosotros desarrollamos. aparecen como procedimientos extraños que fueron avalados entusiásticamente por médicos y pacientes por igual (Skrabanek y McCormick 1990. ch. Una dificultad constante cuando se intenta medir la efectividad terapéutica es que muchas quejas físicas pueden deberse a un desajuste psicosocial y aliviarse con apoyo y consuelo. Merskey 1995). las terapias adoptadas deben probarse frente a un grupo de control de placebo (pacientes similares que reciben un tratamiento falso que se parece el "real" excepto por que se ha eliminado el ingrediente activo estudiado). los placebos pueden causar descargas de los propios analgésicos opiáceos del cuerpo. Una de las mayores razones por la qué los remedios ficticios se avalan con subjetivas. Aunque hay muchas "ventajas secundarias" (psicológicas. estas respuestas pueden ser activadas por la escena.4." Entre otras cosas. Ulett 1996).

sentido de pertenencia. desordenes en los campos de energía. Muchas investigaciones muestran que el dolor es en parte una sensación como la vista o el oido y en parte una emoción (Melzack 1973). A menudo con la ayuda de dispositivos de diagnóstico seudo científico. esto es obviamente valioso. Más triste aun. En cuanto los pacientes sufran menos. y apoyo existencial que sus clientes buscan. los practicantes de este tipo refuerzan la convicción del somatizador de que el insensible y estrecho de miras cuerpo médico. el sufrimiento puede ser reducido a menudo con recursos psicológicos. 6. que no encuentra nada físicamente mal. es incompetente e injusto negándose a reconocer una condición orgánica muy real. Así. Muchos supuestos tratamientos curativos ofrecidos por practicantes alternativos. muchos sanadores poco ortodoxos han empezado a referirse a ellas como "complementaria" en lugar de "alternativa. Merskey y Gross 1980). 7. Algo que pueda aliviar la ansiedad. Error de diagnóstico (por uno mismo o por un médico). la hacen más soportable. Una gran cantidad de ellos diagnosticados de "fatiga crónica". La rapidez de una cura plena. Shorter 1992). 8. las "alternativas" han empezado a anunciar que pueden mejorar los tratamientos biomédicos convencionales. a través de los roles rituales de "sanación". la primera consigue a menudo una porción desproporcionada del éxito. Las modernas Clínicas de Dolor ponen estas estrategias en buen uso todos los días (Smith. La desventaja es que alimentando ese deseo de diagnósticos médicos para las quejas psicológicas se promueve a los seudo científicos y al pensamiento mágico. Sus quejas son casos de somatización. pero solo por razones psicológicas. o incluso los conflictos irresolutos de las encarnaciones anteriores. reduzca la excitación. perpetúa el sentimiento anacrónico de que hay algo vergonzoso o ilegitimo en los problemas psicológicos. Rosenbaum 1997). Si la mejoría sigue al uso combinado de tratamientos "complementarios" y científicamente basados. pero debe tenerse cuidado de que el alivio puramente sintomático no desvíe a las personas de las terapias probadas hasta que sea demasiado tarde para ser eficaces para ellos. Huber 1991. aunque no sean capaces de afectar al propio proceso de la enfermedad. Las "alternativas" ofrecen consuelo a estos individuos que razones psicológicas necesidad de los otros para creer que hay etiologías orgánicas para sus síntomas. inflando excesivamente las proporciones de éxito de sus cantos de cisne. "síndrome de sensibilidad medioambiental” y otros desórdenes nerviosos (por no mencionar muchas demandas debidas a pretendidos efectos dañinos de injertos de silicona en mamas) se parecen mucho al somatizador tan clásico (Stewart 1990.Los sanadores “alternativos" alimentan a estos miembros de su "sana preocupación" y son convencidos equivocadamente de que están enfermos. Alivio sintomático frente a cura. los terapeutas de este tipo proporcionan la seguridad. distraiga la atención. El dolor es un ejemplo." En lugar de atender principalmente a los ideológicamente comprometimos o aquéllos por los que la medicina convencional no puede hacer nada mas. Muchos consumidores de terapias alternativas apuestan sobre seguro. Cuando. aun cuando la patología subyacente permanezca intacta. En un esfuerzo por atraer una mayor clientela. Se ha encontrado con frecuencia que reduciendo el componente emocional del dolor con éxito se deja la parte sensorial sorprendentemente tolerable. fomente una sensación de control o lleve a una reinterpretación cognitiva de los síntomas puede aliviar el componente agónico del dolor. Aceptan que los practicantes ortodoxos pueden aliviar determinados síntomas pero mantienen que la medicina alternativa trata las causas reales de enfermedad--desequilibrios dietéticos dudosos o sensibilidades medioambientales. . aliviando el dolor y la incomodidad es lo qué las personas enfermas más valoran. es bueno para todos. tienden a expresar las preocupaciones psicológicas en un idioma de síntomas como los de enfermedades orgánicas (Alcock 1986. pero todas esas necesidades no son ajenas a los practicantes científicos que además tienen mucho más para ofrecer.

podría demostrarlo inexacto. dinero y "enfrentarse" a un proceso alternativo de tratamiento (y quizás al universo del que es una parte) podría crear tal estado de desarmonía interior. el éxtasis psicológico puede suceder. el diagnóstico puede ser correcto pero su curso en el tiempo. Otras veces. A la magnitud con que los pacientes se dejan llevar por los aspectos mesiánicos de la medicina alternativa. se produce angustia mental. aun cuando no es un efecto específico de la terapia. de hecho. esto está lejos de ser malo. Si la "recuperación" se produce. Incluso cuando derivan en mejoras no objetivas. Cuando esta gente saludable recibe las curiosamente inoportunas noticias de los médicos ortodoxos de que no tienen ninguna señal orgánica de enfermedad. y por tanto la efectividad de. los médicos científicamente especializados no son infalibles y un diagnóstico equivocado. podría haber presión psicológica suficiente para encontrar algún valor redentor en el tratamiento. Esto. 9. puede llevar a un brillante testimonio de curación de una grave condición que nunca existió. Si un sanador entusiasta y optimista consigue elevar el humor y las expectativas del paciente. Esta actitud expectante también puede motivar a las personas para comer y dormir mejor y ejercitarse y socializar más. sentimientos o conocimientos existentes. por si solo. a menos que desvíe al paciente de los tratamientos más eficaces o el precio sea exorbitante.En esta era de obsesión de los medios de comunicación con la salud. Naturalmente. Tendemos a aliviar esta discordia reinterpretando (distorsionando) la información ofensiva. podría ayudar a acelerar la recuperación natural. Quizás porque sería psicológicamente desconcertante admitir a uno mismo o a otros que todo ha sido un derroche. muchas personas pueden verse inducidas a pensar que tienen las enfermedades que no tienen. La distorsión de la realidad por el culto de fuertes creencias es un acontecimiento frecuente (Alcock 1995). practicantes alternativos y sus clientes son propensos a malinterpretar las señales y recordar cosas como aquellas que desearían que hubieran sucedido. devotos que tienen una dependencia psicológica fuerte hacia la medicina alternativa pueden convencerse de que les ha ayudado. gravitan a menudo hacia practicantes alternativos que casi siempre pueden encontrar algún tipo de "desequilibrio" para tratar. El método científico evolucionó . Como alivio completamente sintomático. Muchos otros prejuicios auto-inducidos ayudan a mantener la autoestima y un funcionamiento social equilibrado (Beyerstein y Hadaway 1991). Según la teoría de disonancia cognoscitiva (Festinger 1957). seguido por un viaje a un santuario o un sanador alternativo. Si un paciente con una condición terminal se somete a tratamientos alternativos y sucumbe después de lo que el médico convencional predijo. que es inherentemente difícil de predecir. pueden ser selectivos en lo que recuerdan. cuando las experiencias contradicen actitudes. sobrestimando sus aparentes éxitos mientras ignoran. solamente hubo un pronostico excesivamente pesimista--la supervivencia fue más larga que la esperada normalmente. No haber recibido alivio después de empeñar tiempo. Porque las fuertes creencias tienden a ser defendidas vigorosamente manipulando incluso la percepción y la memoria. este optimismo puede llevar a mayor conformidad con. Distorsión psicológica de la realidad. Los productos psicológicos secundarios de esta clase también pueden reducir la tensión que se ha demostrado que tiene efectos perjudiciales en el sistema inmunológico (Mestel 1994). Beneficios derivados. Los sanadores alternativos tienen a menudo personalidades carismáticas (O'Connor 1987). 10. el procedimiento alternativo puede recibir el crédito de prolongar la vida cuando. Quitando esta carga añadida se puede acelerar la cura. minimizan o dan lejanas explicaciones sobre sus fracasos. Igualmente. otro convertido nace. cualquier tratamiento ortodoxo que él o ella pueda estar recibiendo. pero dentro del rango de variación estadística normal para la enfermedad.

en gran parte para reducir el impacto de esta propensión humana a evitar las conclusiones no deseadas. usando ejemplos de otra seudo ciencia popular. los consumidores deben verificar para ver que los periódicos en cuestión son publicados por organizaciones científicas reputadas. Cualquier practicante que no pueda proporcionar este tipo de apoyo para su o sus procedimientos debe ser inmediatamente sometido a sospecha. Porque tantas premisas falsas pueden convencer a las personas inteligentes y honradas de que se han logrado curas cuando no es así. Dean y cols. Y finalmente. Aun cuando los artículos de apoyo parezcan proceder de revistas científicas legítimas. 1997. también deben incorporarse controles para el efecto de complacencia en los ensayos clínicos apropiados (Adair 1973). Igualmente. (1992) mostraron. Si el practicante se queja de persecución. por lo general. él o ella debe estar seguro que se ha validado en ensayos clínicos adecuadamente controlados. los consumidores deben insistir en que las pruebas en su apoyo se publiquen en publicaciones científicas con revisión-por-pares. que sin ayudas estadísticas sofisticadas. creen sinceramente que están ayudando a sus pacientes y es del todo natural que los pacientes quieran agradarlos a cambio. existe la "norma de reciprocidad". el análisis grafológico. Sin que los pacientes los compensen necesariamente. no puede proporcionar una razón científica razonable para su o sus métodos y . Psicólogos interesados en los “juicios sensatos” han identificado diversas fuentes de error en muchas de las personas que aplican procesos informales de razonamiento para analizar eventos complejos (Gilovich 1991. Así. la "evidencia" consiste solamente en testimonios. la repetición por grupos de investigación independientes es la definitiva norma de prueba. una regla implícita que obliga a las personas a responder de buena manera cuando alguien les ofrece una buena accion. Los terapeutas . Los clientes potenciales deben ser cautos si. Un sentimiento ilusorio de que los síntomas de uno han mejorado también podría ser debido a algunas de las llamadas demandas características halladas en cualquier escena terapéutica. el trabajo de distinguir las relaciones reales de las causales espurias requiere no sólo observaciones controladas. Antes de que alguien acepte someterse a cualquier tipo de tratamiento. Finalmente. tal obligación es suficiente para inflar su percepción de la cantidad de beneficio que han recibido. Dificultades similares habrían afrontado los pioneros de la medicina precientífica y sus seguidores y por esa razón. uno debe descartar los artículos de la "prensa de variedades"--periódicos que aceptan virtualmente cualquier cosa y cobran a los autores por su publicación. es esencial que cualquier supuesto tratamiento alternativo se pruebe bajo condiciones controladas para los efectos placebo. Para reducir la probabilidad de que las evidencias aportadas no hayan sido contaminadas por prejuicios previos y errores. sino también abstracciones sistematizadas de cantidades grandes de datos. las habilidades cognoscitivas humanas no son siquiera capaces de la tarea de cribar relaciones válidas a partir de masas de datos entrelazados. folletos auto-publicados o libros y artículos de los medios de comunicación populares. porque cualquier resultado positivo aislado--incluso de un experimento cuidadosamente realizado y publicado en un periódico honrado--siempre podría ser una chiripa. Documentos que ensalzan la seudo ciencia aparecen a menudo en revistas de “estilo científico” que son promovidas por grupos con inadecuadas credenciales científicas pero con un interés financiero basado en los productos ofrecidos. En todas las sociedades. es ignorante de o abiertamente hostil a la ciencia convencional. Schick y Vaughn 1995). no podemos aceptar sus informes anecdóticos como apoyo de sus aseveraciones. efectos de complacencia y errores de juicio. los testimonios individuales cuentan muy poco para la evaluación de terapias. Resumen Por las razones que he presentado. en lugar de esto.

and W. L. A las personas que están enfermas. The Human Subject. Annual Review of Psychology 44: 53-85. P. S.Y. Canadian Psychology 27(2): 196-203. A Theory of Cognitive Dissonance. tumbados por la enfermedad. • Merskey.: Prometheus Books. Saklofske. B. Psychoneuroimmunology: Conditioning and stress. and H. New York: Basic Books. Furnham.. J.. • Basil. la falsa esperanza suplanta al sentido común fácilmente. Stanford: Stanford University Press. ed. 1992. The Analysis of Hysteria: Understanding Conversion and Dissociation. 1997. The belief engine. • -. Chronic pain and the injured worker. • Huber. 1996. 1993.. Graphology and human judgement. R. I. and A. • Kiernan. ¡ Caveat emptor! (*) Referencias • Adair. The New Scientist (April 29): 7. 1994. N.: Prometheus Books. • Barrett. • Festinger. • Brandon. 1993. 34296. • Alcock. V. • Dean. • Melzack.Y. and D. Skeptical Inquirer 19(3): 14-8. • Mestel. 1986. B. In Examining Holistic Medicine. Hadaway. T. hay fuertes razones para sospechar de que se trata de un “graznido de pato”. and N. la necesidad de una seria evaluación es lo más necesario. 1991. 1988. N. Skeptical Inquirer 21(2): 31-5.: Prometheus Books. 2d ed. edited by D. J. H. The Health Robbers: A Close Look at Quackery in America. Amherst. • Chapman. edited by B. cualquier promesa de una cura le resulta especialmente atractiva. 1973. R. Brown and Co. Baltimore: Johns Hopkins University Press.Y. 1995. New York: Free Press/Macmillan. D. and J.-. • Ader.promete resultados que van bastante más allá de aquéllos proporcionados por la biomedicina ortodoxa. 1995. R. 1991. 127-36. 1991. CA-A Cancer Journal for Clinicians 38(3): 176-86. Skeptical Inquirer 20(4): 18-26. Amherst.. Amherst.: Prometheus Books. Como resultado. • Gilovich. and W.. Higher Superstition. R. N. Amherst.. Beyerstein. and P. Journal of Abnormal Psychology 72: 193-204.. En este estado vulnerable. 1973. • Cassileth. como cualquiera que propugne tratar a la persona entera en lugar de la patología localizada. 1985. 1988. 1995. N. How We Know What Isn't So: The Fallibility of Human Reason in Everyday Life. pero demasiado a menudo vemos una avidez en cambio para abandonar cualquier vestigio restante de escepticismo. Let mind talk unto body. Journal of Drug Issues 20(4): 689700. Traditional medicine and pseudoscience in China.-. P. • -. reclaman a menudo menos evidencias en apoyo de las promesas de sanadores alternativos que habrían exigido previamente de alguien que ofreciera un coche usado.. Kelly.. Sampson. Glymour.-. Not Necessarily the New Age. "energías". New York: Basic Books. Apelaciones a otras “vías de conocimiento” o los "platillos volantes". On avoiding folly. The Puzzle of Pain. • Beyerstein. Chapman. "fuerzas" o "vibraciones" son otras de las señales. Stalker and C. In The Write Stuff. Jarvis. R. . Survey plumbs the depths of international ignorance. 1957. Los consumidores experimentados en la critica. Some systematic biases of everyday judgment. Genesis of popular but erroneous diagnostic observations.-.Y. B.. L. Holism in philosophy of biology. Boston: Little. G. 1967. Brown. London: Royal College of Psychiatrists. and N. • Beyerstein. Unorthodox cancer medicine. Cohen. The New Scientist (July 23): 26-31. Levitt.. Galileo's Revenge: Junk Science in the Courtroom. 1994. • Gross.

Colombia Británica.. • Rosenthal. Cuídese el comprador. Burnaby. • Shorter. and L.. 1997. Merskey. eds. 1985. Sobre el autor Barry L. From Paralysis to Fatigue: A History of Psychosomatic Illness in the Modern Era. and chronic fatigue syndrome. T. and S. D.. Science 276 (June 6. Amherst.wikipedia. T. Emotional disorders misdiagnosed as physical illness: Environmental hypersensitivity. V5A 1S6 Canadá. • Rosenbaum. St. Locución latina. N. Calif. Doctrina de la ley de la propiedad que expresa que la responsabilidad de una compra recae en el comprador. 1990. Amherst. 1980. • Stewart. 1997): 1524-5. • Ulett. Mental Health 19(3): 56-68.Y. Int. Lessons from litigation over silicone breast implants: A call for activism by scientists. 1990. • Skrabanek.• O'Connor. Mountain View. G. Vaughn. and L. D. 1996.org/wiki/Locuciones_latinas .: Prometheus Books. candidiasis hypersensitivity. J. eds. • Smith. • Stalker. 1966. Medical "miracles": Still mysterious despite claims of believers. Follies and Fallacies in Medicine. A. Psientific American (July): 5-7. New York: SP Medical and Scientific Books. Beyerstein trabaja en el Brain-Behavior Laboratory. and J.: Prometheus Books. Universidad Simon Fraser. • Silverman. D. 1987. Hovell. Calif. New York: AppletonCentury-Crofts. (*) Caveat emptor. P. and C.. H. Pain: Meaning and Management. http://es.: Mayfield Publishing. The power of nonspecific effects in healing: Implications for psychosocial and biological treatments. Glymour. Confidence trick. S. R. Newsletter of the Sacramento Skeptics Society. McCormick. J. Gross. Green. E. How to Think About Weird Things: Critical Thinking for a New Age. A. The Medical Journal of Australia 147: 456-9. 1987.Y. 1995. G. Kewman. Experimenter Effects in Behavioral Research. • Roberts. Alternative Medicine or Magical Healing. 1993. quien deberá tomar las medidas oportunas para asegurarse previamente de la calidad de lo adquirido descartando posibles reclamaciones futuras al vendedor. N. Departamento de Psicología. New York: The Free Press.. W. Examining Holistic Medicine. • Schick. Sacramento. Clinical Psychology Review 13: 375-91. 1992. Louis: Warren H.