You are on page 1of 2

MANEJO DE CONVULSIONES FEBRILES

Para el manejo de las convulsiones febriles en el SU podemos dividir el enfrentamiento en dos


partes: el manejo general de cualquier cuadro convulsivo y el manejo específico donde separa-
mos el cuadro convulsivo de acuerdo al momento en el que se presenta en el centro asistencial,
ya que asumiremos distintos tiempos de evolución y por lo tanto posibilidades de estar ante
una crisis convulsiva simple o compleja.

Manejo General:

1. ABC
2. Monitorización CR
3. Posición decúbito lateral
4. Oxigenoterapia
5. Fármacos anti-pireticos (si se objetiva fiebre)
6. Luego de terminado el episodio, recabar historia sobre comienzo y antecedentes mórbidos.

Manejo Específico:

A. Niño ingresa en periodo post ictal:


a. Monitorizar SV
b. Tomar HGT
c. Observar en caso de recidiva
d. Buscar foco infeccioso
e. Si no recidiva ni FR: Alta con educación a familia y tratamiento especifico
B. Niño comienza convulsión en box de atención:
a. Tomar tiempo desde inicio
b. Tomar HGT y SV
c. Asumir estatus si no cede espontáneamente
d. Fármacos anticonvulsivantes IM, EV o intranasal (Lorazepam 1-0,2 mg/kg EV/IM o
Midazolam 2 mg/kg EV/IN)
C. Niño ingresa al SU convulsionando:
a. Asumir estatus convulsivo (>10 minutos de duración)
b. Tomar HGT y SV
c. Fármacos anticonvulsivantes (Lorazepam 1-0,2 mg/kg EV/IM o Midazolam 2 mg/kg
EV/IN)
d. Si no cede en 5 min evaluar segunda dosis.
e. Si no cede con segunda dosis usar Fenitoina 20 mg/kg EV (máx 50 mg/kg)
f. Si no cede con Fenitoina 20 mg/kg EV usar BIC midazolam 1-3 y/kg/min e ingresar a
UCI
Dentro del manejo de la crisis convulsiva puede parecer fundamental para el tratamiento intermi-
tente o de fase aguda el uso de medidas antipiréticas, tanto con fármacos como con medidas físicas.
Es importante notar, sin embargo, que el 25% de las crisis aparecen justo al inicio del evento febril
por lo que estas medidas pueden no ser suficientes. Los fármacos más usados con este propósito
son los AINES (por ejemplo Ibuprofeno 20 mg/kg/día).

Se ha visto además que la administración de diazepam por vía oral o rectal al inicio de los episodios
febriles ha reducido significativamente el riesgo de recurrencia en pacientes con convulsiones febri-
les. Sin embargo debido a su efecto sedante dificulta la evaluación del niño con fiebre sin foco ade-
más que no se ha comprobado que disminuya el riesgo de desarrollar epilepsia, igualmente que los
antiepilepticos. Se recomienda el uso de BZD en pacientes con antecedentes de crisis febriles pro-
longadas.