You are on page 1of 5

UNIVERSIDAD AMERICANA - UAM

Crónica de una
muerte
anunciada
Ensayo de lectura

Comunicación y Producción Editorial


Prof: Annysabell Espinoza

Jennifer Gómez Corea


Cif: 14010213
26-3-2015
Crónica de una muerte anunciada, como muchos sabemos, es una magistral obra del
maestro colombiano de fama internacional Gabriel García Márquez, publicada por
primera vez en 1981. La novela representa una combinación entre lo periodístico y lo
narrativo, y comúnmente se dice que es una aproximación a la novela policíaca. La
historia contada se inspira en un suceso real, ocurrido en 1951, del que el autor tomó
la acción central (el crimen), los protagonistas, el escenario y las circunstancias,
adaptándolo todo narrativamente, pero sin descuidar nunca los datos y las precisiones
necesarias en toda crónica periodística. Quiero abordar el tema principal de la obra: La
fatalidad, enfocándome en cómo todos tenían conocimiento de la tragedia que estaba
a punto de suceder y sin embargo, no se molestaron en prevenir al desdichado o
intentar evitar que pasara. Mi posición personal acerca de esto, es también, que
Santiago Nasar pagó justo por pecador, es decir, que Angela Vicario lo culpó queriendo
proteger a alguien más.

Esta historia trata sobre como Santiago Nasar murió por razones injustificadas, por
algún malentendido y por tradiciones machistas. Quiero destacar que la mujer en esta
historia tiene una posición pasiva, es decir, no realiza ninguna acción importante, todas
las actividades son realizadas por los hombres.

Santiago Nasar era un muchacho de origen árabe de 21 años, con buena posición
económica y era mujeriego. Ángela era una muchacha también joven y linda, las pocas
veces que se la veía era generalmente cuando estaba con su mama, también era
misteriosa. Había sido criada como toda muchacha en esa época, para atender a su
marido. Mucha gente la trataba de tonta y boba, incluido Santiago, esto nos dice que lo
más posible era que no le atrajera y que nunca haya estado con ella.

Todo empezó cuando Bayardo San Román el esposo de Ángela Vicario, la regresara
porque la muchacha no era pura y luego de que su mamá la golpeara, los hermanos le
preguntaron quién había sido el responsable y ella culpó a Santiago Nasar. Ese día,
Santiago tuvo un sueño: “[…] había soñado que atravesaba un bosque de higuerones
donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar
se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros”. Como decía su madre, Plácida
Linero, una experta intérprete de sueños, “siempre soñaba con árboles” pero ni ella
pudo identificar que ese sueño era un claro un augurio de muerte.
Ese día “llegaría” el obispo al pueblo, el cual nunca se bajó lo cual interpreto como una
crítica de Gabo hacia la indiferencia de la iglesia ante las tragedias. Santiago Nasar
decidió en esa ocasión salir por la puerta del frente cuando siempre usaba la posterior.

Pedro y Pablo Vicario habían tomado sus cuchillos para destazar pero el policía del
pueblo se los quitó de inmediato cuando se dio cuenta de lo que planeaban hacer, y
posteriormente los gemelos Vicario volvieron a buscar otro par de cuchillos. Ellos no
parecían seguros de lo que querían hacer más lo harían por una cuestión de honor,
pues aunque advirtieron a todos acerca del asesinato en proceso y nadie quiso actuar
para impedir el crimen pues se consolaron con el pretexto de que los asuntos de honor son
sagrados.

Santiago luego se reunió con su amigo Cristo Bedoya quien por un instante se separó
de él y se encontró con los gemelos Vicario que le advirtieron del plan que tenían.
Cristóbal buscó desesperadamente a su amigo, pero no tuvo éxito. Santiago se había
metido en casa de su novia Flora Miguel, de donde salió en dirección al lugar donde
estaban los hermanos Vicario esperándole, la cantina de Doña Clotilde Armenta, quien
también conocía las intenciones de los hermanos e intentó disuadirlos sin conseguir
éxito. Santiago iba tan tranquilo, cuando, de repente, una multitud estaba ante él,
gritándole que se marchara, pues lo iban a matar. Tardó en reaccionar, y cuando lo
hizo, salió corriendo en dirección a su casa, con el fin de refugiarse, pero al llegar,
Plácida Linero, su madre le había cerrado la puerta, pensando que él ya estaba dentro
y que los que querían entrar eran los hermanos. “Éstos le cogieron y le asestaron
infinidad de puñaladas que le causaron la muerte.”

La razón por la cual Plácida Linero pensó que su hijo se encontraba en casa fue porque
Divina Flor y su madre Victoria Guzmán le aseguraron que él había vuelto a casa y lo
habían visto subir a su habitación. Nunca confesaron que sabían de las intenciones de
los Vicario puesto que Victoria odiaba a Santiago y aseguró no haber dicho nada del
anuncio recibido por una mujer ebria en la mañana porque ”pensó que eran babosadas
de borracho”. Sin embargo, tiempo después de haber muerto Victoria, su hija Divina
Flor confesó.
Todas estas creencias populares, que forman parte de la tradición del pueblo, están
tratadas por el autor con suma ironía, lo cual me parece muy curioso. Como por ejemplo
el fatídico hecho de que Plácida Linero viera el papel en el suelo de su casa que advertía
claramente de la muerte de Santiago y no lo cogiera porque no le dio ninguna
importancia. Tan solo ese pequeño gesto de levantar un papel del suelo, podría haber
salvado la vida de su hijo.

El colmo de los colmos en esta historia es que aparte de haber sido destazado por los
Vicario, el cuerpo sin vida de Santiago Nasar fue ultrajado de una peor manera durante
la autopsia que le realizó el párroco del pueblo quien antes de ser sacerdote había
estudiado medicina por algunos años.

El autor por excelencia del Realismo mágico1 logra plasmar en este libro una trágica
historia que gira en torno a la cultura latinoamericana y su código de honor
relacionado al amor. El escritor colombiano narra el esquema complejo, verosímil y
desventurado de un mundo que se asemeja, más de lo que se piensa, al mundo en
que se vive. El realismo mágico “se aprecia en la forma en que el olor de Santiago
Nasar permaneció en los gemelos Vicario días después de muerto, la aparición de un
"pájaro fluorescente", una especie de ánima sobre la iglesia del pueblo; la mención del
alma de Yolanda de Xius quien se dice está haciendo todo lo posible para recuperar
sus cachivaches y su casa de muerte”. (Wikipedia, 2015)

En conclusión, esta novela es un pequeño razonamiento sobre la cultura de la sociedad


latinoamercana; honor, obligación y amor. Incluso la indiferencia que nos caracteriza
cuando se presenta una situación de emergencia, nos hacemos los “locos”, como dirían
popularmente. Este libro es una interesante puesta escrita de lo fatídico teñido de ironía.
A pesar de que años después el primo le preguntó a Ángela Vicario si todo aquel asunto
de Santiago Nasar había sido verdad o solo un invento para encubrir a alguien más,
ella le dijo que no molestara más acerca del tema, que ella ya había hablado lo que
tenía que hablar. Sin embargo, nunca se comprobó que fuera el joven Santiago quien
le arrebatara su castidad a la muchacha. Tantas personas advertidas del mal que

1
Realismo mágico: Apareció en la tercera década del siglo XX. Es una corriente literaria cuyos rasgos
principales son la narración de un hecho por una acción fantástica descrita de un modo realista.
estaba por suceder y por confiarse en que los hermanos Vicario no serían capaces de
arrebatarle la vida al muchacho, no se dignaron a prevenir al joven sobre el cual iba a
caer la desgracia más grande. La apatía entre los personajes de toda la obra, tanto los
familiares, el hombre traicionado, la muchacha mentirosa, el obispo arrogante y la
policía desentendida, es simplemente increíble.

Bibliografía y citaciones
Márquez, G. G. (1993). Crónica de una muerte anunciada. Bogotá: Oveja Negra.

Wikipedia. (21 de Marzo de 2015). Obtenido de Wikipedia:


http://es.wikipedia.org/wiki/Cr%C3%B3nica_de_una_muerte_anunciada