You are on page 1of 5

1.

- Dirigido: Iglesia General

2.- PG: Pastoral

3.- PE: Que los cristianos conozcan lo que les estorba para vivir en santidad.

4.- Base Bíblica: 2 Cor. 7:1

RV 1960 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos
de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el
temor de Dios

DHH Así pues, queridos hermanos, éstas son las promesas que tenemos. Por
eso debemos mantenernos limpios de todo lo que pueda mancharnos, tanto en
el cuerpo como en el espíritu; y en el temor de Dios procuremos alcanzar una
completa santidad.

5.- Asunto: santidad

6.- Tema: ¿Que estorba tu santidad?

7.- Proposición: El cristiano debe conocer que es lo que estorba su santidad.

8.- Interrogante Sermonaria: ¿Qué es lo que impide que los cristianos vivan
en sanidad?

9.- Palabra clave: pecados

10.- Oración transicional: Hoy vamos a ver cuáles son los pecados más
comunes que estorban nuestra santidad.

11.- Divisiones

I.- Pecados comunes


II.- Pecados de omisión
III.- Pecados no confesados

12.- Subdivisiones

I.- Pecados comunes


a.- Mentira
b.- Orgullo
c.- Ira

II.- Pecados de omisión


a.- El no ayudar al necesitado
b.- El no dar gracias
c.- El ser tolerante con el pecado
III.- Pecados no confesados:
a.- Pecado no confesado es un pecado no perdonado
b.- Pecado no confesado impide vivir una vida en santidad
c.- Pecado no confesado tiene como consecuencia la muerte

13.- Conclusión:

Recordemos lo que dice la Palabra que sin santidad nadie vera al Señor. (Heb.
12:14) No podemos pretender vivir una vida liviana o relajada cometiendo
pecados “inofensivos” que impiden que vivamos en santidad. El problema no es
el pecado sino que hacemos para arreglar nuestra situación. Necesitamos
decirle al Señor lo que dice el canto: Ya no queremos vivir engañándonos
y dejar que el pecado nos domine e
//Renuévame Señor Jesús impida vivir en santidad.
ya no quiero ser igual
renuévame Señor Jesús
pon en mi tu corazón//
Todo ese pecado que nos separa de
Dios, toda mentira, ira, ingratitud,
//Porque todo lo que hay dentro de mi
necesita ser cambiado, quitado de
necesita ser cambiado Señor
nuestra vida.
porque todo lo que hay dentro de mi corazón
necesita más de ti//

Necesitamos confesar nuestro pecado, arrepentirnos realmente, para vivir una


verdadera vida en santidad como Dios demanda de nosotros.

14.- Introducción:

Se cuenta la historia de un esclavo que logró escapar de su amo, pero estaba


atado con grilletes. El camino de noche era oscuro y con dificultad avanzaba, al
amanecer el fuerte sol comenzó a causar estragos en su cuerpo, por más que
intento no pudo librarse de los grilletes y al final el sofocante sol lo venció y se
desvaneció en la ardiente arena del desierto. Cuando lo hallaron estaba a corta
distancia de un oasis, pero sus ataduras le impidieron llegar. Dios nos liberto de
todo, pero para alcanzar la santidad debemos estar libres de cualquier cosa
que nos impida estar con Él.
Tema: ¿Que estorba tu santidad?

Introducción:

Se cuenta la historia de un esclavo que logró escapar de su amo, pero estaba


atado con grilletes. El camino de noche era oscuro y con dificultad avanzaba, al
amanecer el fuerte sol comenzó a causar estragos en su cuerpo, por más que
intento no pudo librarse de los grilletes y al final el sofocante sol lo venció y se
desvaneció en la ardiente arena del desierto. Cuando lo hallaron estaba a corta
distancia de un oasis, pero sus ataduras le impidieron llegar. Dios nos liberto de
todo, pero para alcanzar la santidad debemos estar libres de cualquier cosa
que nos impida estar con Él.

Base Bíblica: 2 Cor. 7:1

RV 1960 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos
de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el
temor de Dios

DHH Así pues, queridos hermanos, éstas son las promesas que tenemos. Por
eso debemos mantenernos limpios de todo lo que pueda mancharnos, tanto en
el cuerpo como en el espíritu; y en el temor de Dios procuremos alcanzar una
completa santidad.

Oración transicional: Hoy vamos a ver cuáles son los pecados más comunes
que estorban nuestra santidad.

I.- Pecados comunes


a.- Mentira: La mentira es como una cadena que ata y cada vez se hace más
larga. Un dicho dice que una mentira va pisándole los talones a otra. Porque
una vez que mientes debes proteger esa mentira con otras más.

Un ejemplo simple. Cuando te preguntan ¿porque no fuiste a la Iglesia?


Las respuestas pueden ir desde: es que me llego visita, hasta se murió mi
abuelita. Y que sucede si te siguen preguntando sobre eso, pues sigues
mintiendo.

Es algo muy común, pero eso no significa que este bien. La biblia dice que el
diablo es padre de mentira. Jn. 8:44

b.- Orgullo: De todos los personajes desagradables de la Biblia,


probablemente ninguno sea tan repulsivo como el fariseo que se creía muy
justo en la parábola de Jesús. Él oraba en el templo diciendo; “…Dios, te doy
gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni
aun como este publicano” (Lucas 18:11).
El orgullo destruye, cuantas relaciones matrimoniales no se han visto afectadas
a causa del orgullo? Porque alguien no quiere pedir perdón o perdonar.

c.- Ira: la Biblia dice: airaos pero no pequéis. Ef. 4:26. Es normal como seres
humanos que en ocasiones y debido a nuestro temperamento. Nos airemos, el
problema no es airarse sino que hacemos con esa ira! Si la ira nos lleva a
decir cosas que no debemos decir, si nos lleva a la violencia, estamos
pecando. Hay una historia que ilustra muy bien cómo controlar la ira.

Se cuenta que un matrimonio de muchos años…

II.- Pecados de omisión


Al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado. Stg. 4:17

a.- El no ayudar al necesitado: Recordemos la historia del buen samaritano,


que había una persona herida en el camino, paso un sacerdote y no lo ayudo,
un levita siguió su camino al verlo. El Señor nos llama a ser misericordiosos,
pero cuantas veces al ver a un necesitados le negamos la ayuda? Cuantas
veces pasas por la calle y simplemente no ayudas a alguien que te pide una
moneda. Recordemos que cuando estemos delante de Dios, el dira:

Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de


beber,

b.- El no dar gracias: Vivimos en una generación que no es agradecida.


Cuantas veces nos levantamos y simplemente por la prisa corremos a
bañarnos, y alistarnos para ir al trabajo, y en ninguno momento si quiera le
damos gracias a Dios por un nuevo día.

c.- El ser tolerante con el pecado: en ocasiones nos encontramos en


situaciones en las que estamos rodeados de personas que practican el pecado,
por ser inconfesos pecan deliberadamente. Y están ahí contando chites o
hablando cosas pecaminosas. Es verdad que por trabajo en ocasiones
debemos estar ahí. Personalmente lo he vivido, pero cuando saben quién eres
evitan esos comentarios delante de ti porque saben que no toleras eso. Pero si
en lugar de eso estamos ahí sin decir nada, simplemente estamos tolerando el
pecado. Es fácil decir, yo no estoy pecando, pero con el simple hecho de
tolerar eso, estas participando.

Lo mismo sucede con los padres, que toleran el pecado en sus hijos.
Recordemos la historia de Eli, como el no estorbo a sus hijos que practicaban
el pecado.

III.- Pecados no confesados:


a.- Pecado no confesado es un pecado no perdonado:
Para recibir el perdón de los pecados en necesario confesarlos, es necesario
decirlos a Dios.
Un ejemplo de un pecado no confesado: que pasa si alguien toma algo que es
tuyo, un celular por ejemplo. Y tú te das cuenta, la persona que lo tomo hace
de cuenta que no pasó nada y luego viene contigo para platicar o x cosa. Como
te sentirías tú? Cuando sabes que alguien te robo, o te engaño? Que le dirías,
como reaccionarias?

Recordemos que a Dios nadie lo puede engañar, no podemos pretender que


no pasa nada. Porque si pasa algo, el pecado está ahí delante de nosotros,
debemos confesarlos para que Dios nos perdone.

b.- Pecado no confesado estorba en nuestra comunión con Dios:


Hace tiempo cantábamos un canto que decía: cómo puedes tú orar enojado
con tu hermano, Dios no escucha la oración si no estás reconciliado.
Mientras que no confesemos nuestro pecado, habrá un estorbo entre nosotros
y Dios. Una barda se construye ladrillo a ladrillo, así se ira construyendo una
barrera que nos separe de El cada día más, si no confesamos nuestros
pecados.

c.- Pecado no confesado tiene como consecuencia la muerte:


La biblia claramente dice en la epístola a los Romanos 6:23 Por que la paga del
pecado es muerte. Puede ser muerte espiritual, muerte física. Cuando alguien
adultera, el matrimonio va muriendo poco a poco. El pecado es como un
cáncer, que te va carcomiendo por dentro hasta que te mata, el cáncer es
tratable si se detecta a tiempo, igual con el pecado hay que confesarlo y
arrepentirse para obtener el perdón de Dios.

13.- Conclusión:

Recordemos lo que dice la Palabra que sin santidad nadie vera al Señor. (Heb.
12:14) No podemos pretender vivir una vida liviana o relajada cometiendo
pecados “inofensivos” que impiden que vivamos en santidad. El problema no es
el pecado sino que hacemos para arreglar nuestra situación. Necesitamos
decirle al Señor lo que dice el canto: Ya no queremos vivir engañándonos
y dejar que el pecado nos domine e
//Renuévame Señor Jesús impida vivir en santidad.
ya no quiero ser igual
renuévame Señor Jesús
pon en mi tu corazón//
Todo ese pecado que nos separa de
Dios, toda mentira, ira, ingratitud,
//Porque todo lo que hay dentro de mi
necesita ser cambiado, quitado de
necesita ser cambiado Señor
nuestra vida.
porque todo lo que hay dentro de mi corazón
necesita más de ti//

Necesitamos confesar nuestro pecado, arrepentirnos realmente, para vivir una


verdadera vida en santidad como Dios demanda de nosotros.