You are on page 1of 1

BUDÍN DE ESPINACAS

180 gramos de harina,
3 huevos,
200 gramos de espinacas frescas,
Medio vaso de nata líquida,
80 gramos de queso rallado,
2 cucharadas de levadura en polvo,
5 cucharadas de aceite de oliva,
1 cucharada de mantequilla, sal y pimienta.

Limpia las espinacas con varias aguas para eliminar la tierra. También puedes usar
las congeladas. Si son frescas, escúrrelas muy bien y trocéalas con la mano,
Casca los huevos en un cuenco hondo, añade la harina tamizada con la levadura, el
aceite, la nata líquida, el queso rallado, una pizca de sal y de pimienta, y mezcla
bien,
Por último, agrega las espinacas frías y mezcla de nuevo para que se integren bien,
Unta un molde de plum-cake con capacidad para un litro y medio con la
mantequilla, y rellénalo con la preparación. Introduce en el horno precalentado a
180º, y cuece durante 35-40 minutos. Retíralo, déjalo enfriar y sírvelo cortado en
porciones.
Una vez frío, envuelto en film transparente o papel de aluminio, se puede dejar 2
días en el frigorífico. Y si lo quieres congelar, en papel de aluminio, dura hasta 2-3
meses.
[1] Las espinacas constituyen uno de los alimentos anticancerígenos más
destacados. Se ha comprobado que la ingestión de espinacas, inhibe la aparición
de los tumores cancerosos, especialmente el de pulmón. La razón de esta
propiedad está en la riqueza en betacaroteno, superior a la zanahoria. Tiene
además antioxidantes. Es una planta rica en hierro, muy adecuada, por tanto, para
combatir la anemia. Aportan energía y fuerza, además son ligeras y no tienen un
solo gramo de grasa.