You are on page 1of 2

2 El Peruano Lo Nuestro Miércoles 24 de enero de 2018

AVENTURA

TUMBES Y PIURA

En el mar
del norte
Conozca el nombre de los refugios de
la brisa y el oleaje que Lo Nuestro recomienda
visitar en estos meses en los que los chapuzones
reconfortantes son definitivamente el único
antídoto frente a la ardiente intensidad del sol.
Manglares. Este destino del extremo norte del Perú sorprende por la biodiversidad que alberga.

Texto y fotos: “Cabo Blanco tes dormidos y sus historias


Rolly Valdivia
destaca con Guía para despistados Cómo llegar de Hemingway pescando
merlines e inspiración lite-
sus botes
D
ías intensos de sol y Máncora es el destino los deportistas. Zorritos raria–; de Lobitos –donde los
mar lejos de Lima y su con mayor infraestruc- es la playa preferida de ➔ Para ir a las playas
atestada Costa Verde.
dormidos y sus tura turística en la costa los tumbesinos y Punta de Tumbes y Piura,
deportistas juegan con las
olas, el viento y las mareas,
La dirección es al norte, bien historias de de Piura y Tumbes. En Veleros es la elegida por viaje a estas regiones y varias casonas de pino
Punta Sal la oferta es los residentes de Los Ór- por vía aérea y siga
al norte, en busca de zambulli-
das memorables, atardeceres
Hemingway menor, pero cuenta con ganos. El Ñuro y Puerto por tierra hasta la
oregón evocan su pasado de
campamento inglés– y de El
de ensueño y siestas repone- pescando servicios de calidad. En Pizarro son ricas en fau- costa. También hay Ñuro –una caleta de pesca-
doras en las playas de Piura y
Tumbes, donde padres e hijos
merlines”. Las Pocitas y Vichayito
hay excelentes luga-
na marina y se pueden
disfrutar intensamente.
viajes directos de
Lima a Los Órganos y
dores, un bucólico muelle
artesanal con veleros de
construyen castillos de arena res de hospedaje que Por eso, rechacemos a Máncora. mástiles desnudos–.
o comparten las aguas con las Viajar y saborear los cebi- permiten disfrutar al quienes por desidia o Hogar y refugio de tor-
tortugas marinas, y los jóve- ches que juegan en pared con máximo de la naturaleza falta de conciencia cívica ➔ Las playas tugas marinas. Verlas, acer-
nes deportistas encuentran las zarandajas y el majarisco y las olas. Lobitos y Cabo y ecológica ensucian piuranas carse, nadar con ellas es una
un sinín de olas perfectas y tumbesino, una poderosa Blanco cuentan con las arenosas orillas y las mencionadas están experiencia intensa. Contacto
retadoras, propicias para el combinación de pulpo, con- menor infraestructura, aguas ondulantes de los en la provincia con la naturaleza que se pro-
surf, el longboard y el body- chas negras y langostinos con pero son las favoritas de balnearios. de Talara. Las longa en el Santuario Nacio-
board. plátanos verdes machacados, tumbesinas Punta nal Manglares de Tumbes, con
Viajar y zarpar desde que aún no rebasa las fronte- Sal y Zorritos están sus 148 especies de aves, sus
Puerto Pizarro hacia la bio- ras regionales. de Punta Veleros y Zorritos, o costa que, parafraseando a en Contralmirante 10 especies de mamíferos y
diversidad de los manglares. Se lo pierden los capitali- la moderna infraestructura Ciro Alegría, les termina sien- Villar. Puerto nueve de reptiles, incluyendo
Viajar y gozar de la inquietud nos que no van más allá del de Las Pocitas y Vichayito. Eso do angosta y ajena. Pizarro en Tumbes, al cocodrilo americano o de
cosmopolita de Máncora o de sur y el norte chico. No es lo pasa por veranear siempre en Tiempo de cambio y de y los manglares en Tumbes, una especie única,
la paradisíaca serenidad de único. También desconocen la los mismos lugares, ignoran- exploración para disfrutar Zarumilla. endémica, protegida, pues
Punta Sal. seductora tibieza de las aguas do el rosario playero de una de Cabo Blanco –con sus bo- está en peligro de extinción. ●

El Peruano
Director: Ricardo Montero Reyes | Subdirector: Omar Swayne Recuenco | Editor: César Chaman Alarcón | Jefe de Edición Gráfica: Daniel Chang Llerena |
TURISMO, DESTINOS Y RUTAS DEL PERÚ Editor de Fotografía: Jack Ramón Morales | Jefe de Diagramación: Julio Rivadeneyra Usurín | Teléfono: 315-0400 (2804) | E-mail: cchaman@editoraperu.com.pe
Miércoles 24 de enero de 2018 Lo Nuestro El Peruano 3

VIAJES

SON DE VERANO

Al ritmo de Los Órganos


Un lugar de la costa de Piura que conserva el encanto de las playas apacibles.
ideales para desconectarse del mundanal ruido es precisamente Los Órganos, en cuyo
pueblo, además, encontrará buena gastronomía y mejores historias de mar.

Escribe Rolly Valdivia


Experiencia Destino acogedor

E
n la orilla, justo allí A solo 13 kilómetros al son conocidos localmen-
donde las aguas en su ➔ Si decide ser parte sur de Máncora, Los Ór- te como Casablanca, El
ir y venir acarician los de una experiencia ganos es una tentadora Codito u Organitos y la
tobillos de los veraneantes, un extraordinaria como alternativa para aquellos ola de nombre Órganos
hombre engancha la carnada es nadar con las turistas que buscan o La Vuelta (entre las
en la punta de un anzuelo. Al tortugas, hay que mayor tranquilidad junto mejores del norte).
ver su red en la que se asolea respetar su hábitat. a un pueblo que tiene Gracias a estos atrac-
y languidece un pescadito Se recomienda no de todo. El balneario de tivos han surgido
escuálido, se podría airmar tocarlas, no gritar Los Órganos ofrece tres hospedajes, búngalos y
y concluir que no es su día y no contaminar su buenos puntos para la restaurantes, además
de suerte. Pero él no está de espacio. practica del surf, estos de múltiples servicios.
acuerdo. Quizá porque uno es
mejor que ninguno, o, tal vez, ➔ E n la playa de Los
porque el mar es así: a veces Órganos se puede “Los Órganos Travesía extraordinaria,
da, a veces quita.
No muy lejos de ahí –en esa
observar a las ballenas
jorobadas que llegan
es un pueblo como la de descubrir que hay
dos pescaditos en la red aso-
misma orilla, en esa misma desde la Antártida pequeño y leada y que seguro serán tres
playa–, varios hombres sin para aparearse y caluroso, sin los que terminen esa noche
anzuelos ni carnadas se afe- reproducirse. La época en la sartén del hombre de la
rran a una soga. Ellos unen ideal para verlas es multitudes carnada y el anzuelo. Buen
sus fuerzas y jalan una em- entre junio y octubre. ni riadas de provecho para él. Lo mismo
barcación que descansará en
la arena, mientras la reparan
turistas. Es hay que decirle a los solidarios
de la soga, que aderezan sus
para volver a sus faenas oceá- en el agua, casi con la mis- tranquilo aún”. cebiches con bromas picantes
nicas; pero no será hoy, puede ma habilidad y entusiasmo y risas estridentes, como los
ser mañana. con la que otros muchachos Promesas de olas y nue- gritos de gol de los peloteros
Ahora existen otras prio- mantienen el equilibrio en vos pasos aventureros en del mar y la arena.
ridades. Cebiche y chicha. Así una estrecha tabla de surf. dos destinos de sol y arena. Todo eso ocurre ni muy
se premia el esfuerzo. Así se Diversión dentro y fuera Vichayito es quietud, placi- cerca ni muy lejos. Todo eso
Paraíso. Atardecer en Los Órganos: experiencia sin igual.
agradece la solidaridad. Ni del mar en Los Órganos (Ta- dez y encuentro íntimo con ocurre en Los Órganos, con su
tan cerca ni tan lejos del pes- lara); sí, el pueblo del Encanto, el Pacíico en las cercanías cerro encantado, con sus tor-
cador que mantiene la espe- el cerro legendario que, según goles y se surfea de lo lindo que se esconden del sol en una de Máncora. El Ñuro es rus- tugas amigables, con sus pes-
ranza y de aquellos hombres dicen, atrae, confunde y des- bajo un sol redentor. rústica ramada. Desde allí ticidad caleta, conversación cadores que no pierden la fe y
voluntariosos, varios jóvenes orienta a los navegantes, mas miran pasar a los ómnibus y con pescadores y navegan- esos tablistas que hacen intas
corren divertidamente tras no al coniado y paciente hom- Pueblo chico y ardiente camiones que van y vienen de tes, historias y anécdotas de sobre las olas, mientras usted
una pelota en una cancha que bre de la red vacía; el pueblo Los Órganos es un pueblo Tumbes y Piura, a las combis embarcaciones perdidas que lee esta crónica en vez de estar
no existe, que solo imaginan. de pescadores que rescatan pequeño y caluroso, sin mul- y mototaxis que enrumban se escuchan en el muelle y se empacando para disfrutar de
Esta se extiende hasta el mar, una lancha herida, el pueblo titudes ni riadas de turistas. hacia Vichayito (rumbo norte) acaban cuando el visitante se las sabrosuras marinas en un
por lo que a cada instante de la arenosa orilla playera de “Es tranquilo todavía”, se o bajan a la caleta El Ñuro (va- anima a nadar entre tortugas distrito que es tranquilo aún,
gambetean y hacen intas Punta Velero, donde se hacen ufanan con razón los vecinos rios kilómetros al sur). marinas. sin riadas de veraneantes. O

Related Interests