You are on page 1of 12

 

CURRICULUM VIATE

TIPS PARA SU ELAVORACION

El Currículum Vitae es una de las herramientas más importantes de tu vida


profesional y todos debemos aprender a redactarlo y mantenerlo actualizado. El
término es una locución en latín que significa en español “carrera de la vida” y su
objetivo es describir la experiencia laboral, preparación académica, conocimientos y
habilidades que califican a una persona para realizar determinado trabajo.

Con la popularización de las bolsas de trabajo online, las redes sociales y medios de
comunicación digital la forma en la que debe redactarse un Currículum se ha
modificado y no es la misma que hace 10 años, sin embargo existen herramientas
online que simplifican la construcción de nuestro currículo.

Existen elementos clave que todo currículo debe tener, ya sea en versión online o
escrita, sin embargo es importante que sepas que NO existe un currículum que se
ajuste a todas las necesidades, si adaptas estos elementos a tu caso particular puedes
construir un documento de valor y aumentar tus posibilidades de encontrar un empleo.

1) Título: Esta es una parte que a menudo solemos omitir, pero causa más impacto de
lo que imaginamos. Se trata de presentarnos como profesionistas en pocas palabras.
Es una oportunidad para decirle en breve al reclutador quiénes somos y qué sabemos
hacer.

Ejemplo:

-Contador titulado con 4 años de experiencia. Especialista en Impuestos.

-Diseñadora web. Photoshop, Ilustrator y Fireworks nivel avanzado.

-Ingeniero Mecánico con experiencia en industria automotriz. Inglés Avanzado.

2) Datos Personales: Ya los conoces, nombre completo, dirección, teléfono de casa,


celular y cuenta de correo electrónico son básicos.

Un buen consejo es crear una cuenta de e-mail exclusiva para tus asuntos laborales,
piensa que una compuesta por tu nombre y apellido es mil veces más profesional que
esa que creaste en la secundaria –sí , esa que incluye tu apodo-.

3) Objetivo: Esta parte de tu CV está destinada a mostrar cuáles son tus expectativas
laborales a futuro, en qué áreas buscas desarrollarte y qué actividades te gustaría
desempeñar.
En este punto el reclutador buscará conocer si tus metas son compatibles con lo que la
empresa y la vacante te ofrecen, así que es un buen tip que si estás buscando un
puesto en especial tomes en cuenta las necesidades de la empresa para redactar tu
Objetivo.

4) Experiencia Profesional. Uno de los puntos clave que atrae al reclutador en tu


Currículum es el apartado de tu experiencia laboral. Al leerla le quedará claro si tienes
los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñarte en el puesto.

Inicia por tu experiencia más reciente, es decir tu último empleo y no olvides que tu
experiencia debe contener nombre de la empresa, puesto que desempeñabas, una
breve descripción de tus actividades y sobre todo ¡tus logros!

Una persona que incluye logros en su experiencia laboral está convenciendo al


reclutador de su talento y demuestra que es una persona sobresaliente y no sólo un
candidato promedio.

5) Preparación Académica. Es momento de hablar de tus estudios, un aspecto que


influye mucho sobre el puesto al que puedes aspirar y el salario. En México la realidad
es que una vacante puede tener cientos de aspirantes, y las empresas tienen que filtrar
a los interesados para reducir las opciones.

La formación académica es uno de los primeros criterios que utilizan los reclutadores
para su proceso, por ello la importancia de prepararse más. Terminar una Licenciatura,
hacer una Maestría, tomar un Diplomado o realizar un Curso serán aspectos que le
agregarán el valor y peso que tu currículum necesita para destacarse de los demás en
el mercado laboral.

La experiencia laboral es la espina dorsal de un buen currículum vitae, pero no siempre


conocemos las mejores estrategias para destacar este elemento de nuestra historia
laboral.

Lo más común es redactar nuestra experiencia en orden cronológico inverso, es decir


en primer lugar ponemos nuestra experiencia más reciente y al último se encuentra
nuestro primer empleo. Cada ex empleo se compone del nombre del puesto, la
empresa, el periodo que trabajamos allí, la descripción de nuestras actividades y los
logros que obtuvimos.

Sin embargo, imagina a un reclutador promedio en una empresa grande, que leerá
unos 50 currículums en un solo día. ¿Qué tiene de especial tu CV frente al de otros? La
respuesta: cuantificar tu experiencia laboral.

La experta en redacción de currículums en Estados Unidos, Jessica Holbrook ,


creadora del sitio Great Resumes Fast –Currículums Geniales Rápido- explica lo
importante que es cuantificar tu experiencia.
“A menudo nuestras responsabilidades no suenan tan impresionantes hasta que
detallamos cuánto trabajo realizamos” comenta Holbrook. Así que saca la calculadora y
empieza a ponerle número a tus actividades. ¿Eres recepcionista? ¿cuántas llamadas
atiendes al día?

En lugar de describir tus actividades así: Contestar teléfonos y atender clientes en la


recepción

Mejor escribe: Manejo de conmutador con 10 líneas disponibles, atendiendo un


promedio de 250 llamadas semanales de proveedores y clientes.

Otro ejemplo: Si eres mensajero o repartidor

En lugar de escribir: Reparto de paquetes y mensajería en D.F. y área metropolitana

Mejor escribe: Responsable del reparto de un promedio de 20 paquetes diarios con un


98% de entrega en tiempo.

Incluye porcentajes y cifras

Para convertir tu currículum en un documento de negocios que realmente pueda


venderte como trabajador es necesario hacer la tarea. El objetivo es analizar tus
antiguos empleos en función de porcentajes, cifras y frecuencia para detallar de
manera completa las funciones que realizaste.

Si te dedicas a la venta de autos al reclutador le queda claro que prospectabas clientes,


mostrabas el producto y cerrabas la venta. Pero si quieres destacar tus resultados
menciona cuántos autos vendiste en un semestre o por cuánto dinero superaste tu
meta.

Ojo, la idea no es “maquillar” tu experiencia laboral o mentir. Inflar tus conocimientos o


tu experiencia siempre te hará quedar mal ante cualquier empleador. La idea de poner
números en tu experiencia es analizar de forma contable tus actividades y tus logros.

Una cajera de supermercado puede atender a más de 300 clientes en un día, eso
quieres decir más de 2,000 clientes semanales, si en su currículum incluye esta
información el empleador podrá tener una idea más clara de la importancia de su
actividad.

Si además menciona que fue “Cajera del Mes” en 5 ocasiones durante un año estará
informándole al reclutador que no sólo es una cajera capacitada, sino que es una
cajera destacada.

Toda actividad laboral tiene un número


No hay empleo alguno que carezca de una cifra, si eres profesor sabrás cuántos
alumnos estaban a tu cargo en grupo, si eres contador podrás hablar de cuántas
declaraciones de impuestos mensuales y anuales realizaste y para cuántas empresas,
si trabajaste como mecánico en un taller podrás hablar de cuántas reparaciones diarias
hacías e incluso el porcentaje de satisfacción del cliente (en caso de que aplicara).

Convierte tus actividades en datos, obtén promedios semanales, mensuales o anuales


y te darás cuenta de que puedes explicar mejor tus actividades al reclutador, y
demostrar que eres una persona productiva.

Las cifras y porcentajes también se utilizan para describir mejor el grado de dominio de
un conocimiento. Por ejemplo es muy común que asignemos un porcentaje a nuestro
nivel de inglés, y el hecho de incluir cifras como esa, son de mucha ayuda, también es
común indicar que tienes conocimientos actuales/avanzados en un área particular
como Finazas, Mercadotecnia, Administración, etc., solo te recomendamos nunca
mentir o “inflar” cifras sin contar con algún documento que lo avale.

2 Punto a considerar:

Un grave error en la elaboración del Currículum Vitae es creer que mientras más
información contenga, mejor impresión causará en los reclutadores.

Actualmente un currículum ideal no debe rebasar un par de cuartillas; así que nuestra
capacidad de organizar, jerarquizar y resumir la información se notará en nuestro
documento, por lo tanto es necesario elegir cuáles datos son relevantes y cuáles no.

No toda tu Experiencia cabe en tu Currículum

Un buen currículum siempre es breve, por ello es importante que analices qué
información puedes omitir.

Un currículum donde incluyes 20 años de experiencia por ejemplo, quedará descartado


desde el inicio, y estas son las razones:

-El reclutador no tiene tiempo de leer tanta información.

-Si como candidato no eres capaz de identificar logros y habilidades desarrolladas en


tus trabajos anteriores, el reclutador tampoco lo hará.

No te arriesgues a quedar fuera del proceso, discrimina la información en verdad


importante y deja los detalles sobre tus conocimientos para la entrevista.

Omite tu primer trabajo


A menos que seas un recién egresado o una persona muy joven no te conviene incluir
en tu currículum tu primera experiencia laboral.

Si has trabajado varios años y tu historia laboral es extensa debes ser capaz de
seleccionar las referencias más destacadas, aquellas donde hayas logrado metas,
reconocimientos o ascensos y que además prueben tu capacidad para el trabajo.

Incluir trabajos irrelevantes en tu currículum lo harán parecer poco profesional, sin


importar lo impresionante que pueda ser tu formación.

Si por el contrario tienes poca experiencia o acabas de concluir tus estudios, las cosas
cambian. Menciona tus anteriores trabajos enfocándote en las habilidades que lograste
desarrollar y que pueden ser útiles para desempeñar un nuevo empleo. Incluye
prácticas profesionales, proyectos escolares relevantes, premios académicos etc.

Enfócate en la vacante

Antes de postularte a una vacante es importante haber leído detenidamente los


requisitos del puesto y sobretodo cubrir un alto porcentaje de ellos. Mientras más
cercano sea tu perfil con el que se describe en la oferta, mayores serán tus
posibilidades de ser llamado para una entrevista.

Una vez que te quede claro qué está buscando la empresa debes resaltar en tu
Currículum los aspectos más afines al puesto, esto significa desechar la información
que no es relevante para el mismo y dejar aquella que le sirva al reclutador para
considerarte como candidato potencial.

Prueba con un Currículum Funcional

La forma clásica de redactar la experiencia laboral es en forma cronológica, colocando


al inicio tu experiencia laboral más reciente y dejando las primeras al final.

Pero si tienes muchos años de experiencia laboral, tal vez el esquema funcional pueda
ser útil para ti. Este consiste en dividir tu experiencia laboral de acuerdo con áreas de
desarrollo específicas. Por ejemplo, si una persona tiene 10 años de experiencia en
Mercadotecnia podría dividir su experiencia laboral de acuerdo a varias categorías que
domina como Relaciones Públicas, Análisis de Mercados y Mercadotecnia Digital.

En este caso lo relevante no es la fecha, sino destacar una o varias experiencias


laborales que convenzan al reclutador de que la persona tiene la formación adecuada
en cada aspecto del área mencionada.
Este tipo de currículum sirve para personas con experiencia laboral extensa y
que abarca más de un nicho dentro de su carrera. Más adelante publicaremos
información de interés para elaborar currículos de nivel gerencial.

También puede aplicarse a las variantes de una misma actividad. Por ejemplo, una
persona con gran experiencia en Ventas podría dividir su historial de acuerdo con el
tipo de venta que realizaba; telefónica, atención al cliente, punto de venta, ventas al
mayoreo, etc.

¿Por qué funciona? Es una forma muy inteligente de organizar tu información y permite
al reclutador relacionar tus conocimientos en un área específica con la experiencia que
los valida.

Si el reclutador quiere saber si el candidato para Ventas tiene experiencia en ventas


telefónicas, identificará de inmediato las referencias correspondientes.

Recuerda que NO existe un currículum que funcione para todos, así que analiza tu
formación y utiliza las estrategias que logren destacarla al máximo.

3er paso a considerar:

El Currículum Vitae es un documento de suma importancia en nuestra vida profesional,


es breve recuento de nuestro desempeño laboral, preparación académica,
competencias y habilidades. Sin embargo, hay otra parte de nuestra persona que debe
ser incluida con cautela: nuestra vida privada.

Sin darte cuenta tu Currículum podría contener información que te está dejando fuera
del proceso de selección, descubre qué es lo que debes evitar.

Edad. De acuerdo con estadísticas de ManpowerGroup México a partir de los 44 años


solo el 3.29% de las mujeres y el 2.78% de los hombres consiguen un empleo.

Si es tu caso omite tu edad de tu currículum, de este modo los reclutadores podrían


darse la oportunidad de leer y considerar datos más relevantes, como tu experiencia y
habilidades. El objetivo no es mentir, sino simplemente evitar que el empleador
descarte tu perfil de manera automática. Tal vez al final se da cuenta de que eres tan
competitivo como alguien más joven.

Información Privada. En abril de 2003 fue aprobada la Ley federal para Prevenir y
Eliminar la Discriminación en nuestro país, establecida para proteger a los individuos
de la exclusión social y la desigualdad.

En consecuencia existe información íntima que no tiene relevancia para un proceso de


contratación:
• Religión. En México hay libertad religiosa y no debe ser condición para ser o no
contratado
• Estado Civil. Tu estado civil no determina tu capacidad laboral, así que omítelo.
• Preferencia Sexual. Ninguna empresa puede discriminar a un candidato por su
orientación sexual y un candidato no tiene por qué incluirla en su currículum.
• Afiliación Política. A menos que sea importante para el puesto, deja fuera
información sobre tus preferencias políticas.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) es un organismo


del gobierno que se encarga de recibir denuncias sobre actos discriminatorios. Si has
sido víctima de la discriminación puedes acudir a él para presentar tu queja.

Un correo electrónico poco profesional. Actualmente no hay currículum vitae que


esté completo sin una dirección de correo electrónico. Tener una cuenta de e-mail es
gratuito y su uso es de gran utilidad para mantener una comunicación directa con otras
personas, incluyendo posibles empleadores.

Pero si estamos buscando empleo nuestra cuenta de correo debe reflejar formalidad.
Tu perfil no será tomado en serio si tu cuenta de correo se parece a estas:
anitababy@mail.com o sergio_pollo@mail.com.

Crea una cuenta de correo especial para asuntos de trabajo, que no contenga apodos,
hobbies, personajes de ficción ni nada que refleje esos aspectos de tu vida personal
que no son de relevancia en tu vida laboral.

Hablar de tus hobbies. Solo hay una manera de que tus Intereses y Hobbies tengan
cabida en tu Currículum: que se relacionen directamente con el puesto al que estás
aplicando.

En ocasiones los candidatos piensan que incluir intereses y hobbies los hará más
atractivos ante los reclutadores, sin embargo, una de las premisas de los CV actuales
es la brevedad.

El reclutador analiza si cuentas con la experiencia y conocimientos necesarios para


desempeñar el puesto; esa es la información con mayor importancia en tu Currículum.
Siendo una cuartilla la extensión ideal para este documento, sin duda será más
inteligente incluir los cursos que has tomado o las habilidades/conocimientos que
posees y la documentación que lo avale como un diploma o un certificado.

Hazlo ahora eligiendo un Diplomado o Seminario Online (con el mismo valor que un
estudio presencial):

Incluir tus Redes Sociales. De acuerdo con el último estudio de la Asociación


mexicana de Internet (AMIPCI) titulado Hábitos de los Usuarios de Internet en México,
realizado este año, existen más de 40 millones de usuarios de internet en el país, y 9
de cada 10 acceden a alguna red social.
Las empresas están interesadas en las Redes Sociales y las ven como una
oportunidad de acercarse a sus clientes, pero además también son una manera de
conocer a su personal.

En algunas carreras como Comunicaciones, Mercadotecnia y Relaciones Públicas


tener redes sociales activas puede ser muy positivo para el trabajo, en este caso es
recomendable incluirlas; pero si para tu área es irrelevante déjalas fuera de tu
Currículum.

Tus cualidades como individuo, valores y personalidad sí son importantes en un


proceso de selección, pero el reclutador las evaluará más adelante. Enfócate en
destacar aquello que te define como profesionista en tu currículum y consigue más
entrevistas.

4to paso a considerar

El Currículum Vitae es una pieza clave en la vida profesional de cualquier persona, por
lo tanto esmerarse en la presentación y contenido es fundamental.

Actualmente algunas empresas y reclutadores prefieren dejar fuera la fotografía de este


documento, sin embargo, perfiles en bolsas de trabajo online y redes sociales
mantienen un espacio para la imagen de los candidatos.

Algunas empresas te pedirán incluir tu fotografía en tu Currículum y es muy importante


que selecciones la más adecuada para causar una buena impresión. Dale personalidad
a tu CV impreso y perfiles profesionales con estos consejos:

No uses tu fotografía de hace 10 años. La empresa quiere conocer al profesionista


de hoy, no al recién graduado de hace 5 años. Busca que tu fotografía se vea lo más
actualizada posible y que exprese quién está detrás del papel.

Elige el tamaño correcto. No existe un currículum ideal para todos. Cada profesión
tiene personalidad propia y cada empresa busca algo diferente. Nunca será igual el CV
de un abogado, que seguramente hará un documento conservador; al de un músico,
que podría hacer algo mucho más creativo.

Si optas por un estilo estándar una fotografía infantil de tu rostro y hombros es lo más
apropiado.

Haz que se vea profesional. La fotografía en tu Currículum debe transmitir confianza y


empatía, y no es imposible. Incluso las personas que aseguran ser poco fotogénicas
pueden lucir bien.

Lo ideal es acudir a un estudio profesional para que la iluminación sea correcta. En la


mayoría se hacen fotos digitales, así que si no deseas imprimirlas puedes pedirlas en
este formato, además pueden hacerte varias tomas para que elijas la que te haya
gustado más. Si no tienes presupuesto quizá algún amigo que tenga una cámara
profesional o semi-profesional puede ayudarte.

Tips rápidos para lucir bien:

-Elige un fondo neutro

-Utiliza ropa formal, pero cómoda

-Despeja tu rostro, cuida tu peinado y en el caso de las mujeres evita el exceso de


maquillaje

-Relájate y sonríe

¿Recuerdas las fotografías de tus certificados escolares o título? Piensa en ellas


cuando elijas la foto para tu CV, puede ser un poco menos formal para expresar algo
más de ti, pero debe ser profesional.

Es momento de que complementes tus estudios e incluyas un diploma que avale


alguna especialización profesional en tu Currículum. Acepta el reto y:

Prepara una buena foto para tus perfiles digitales. Si tienes cuentas activas en
bolsas de trabajo online u otros perfiles laborales, es necesario tener una fotografía
digitalizada a la mano ¡y debe ser buena!

Evita las fotos tomadas desde tu celular, ya que NO son apropiadas para un
documento formal. Lo ideal es acudir a un estudio y solicitar una copia digital de las
fotos que te hagan. No uses fotos con otras personas o con atuendos informales.
También evita fotos de viajes, momentos familiares, con tu pareja, etc. Recuerda: la
foto de currículum debe ser profesional, lo único que debe aparecer ahí eres tú, y tu
imagen debe ser apropiada.

¡Cuidado con las imágenes comprometedoras! De acuerdo con la firma e-Marketer


98% de los reclutadores revisan los perfiles en redes sociales de los candidatos. Las
redes sociales son públicas a menos que tanto tú como tus contactos tengan estrictos
controles de privacidad. De lo contrario –como comúnmente ocurre- cualquier persona
puede buscarte y encontrarte en internet.

A menudo los candidatos se preguntan ‘¿qué le puede interesar a la empresa de mi


vida privada? ¡lo que importa es mi trabajo!’ pero las empresas no contratan solo
trabajadores, contratan personas; el temperamento, valores y cultura son relevantes
para una empresa que busca talento afín con el perfil de la organización.

Antes de iniciar tu búsqueda de empleo verifica que tus cuentas tengan la configuración
de privacidad adecuada. Elimina u oculta fotografías que puedan comprometer tu
imagen o enviar mensajes equivocados a personas que no te conozcan.
5to paso a Considerar

A mediados de 2012 se hizo público uno de los fraudes profesionales más comentados
de los últimos tiempos. Scott Thompson que había desempeñado el cargo de CEO en
Yahoo, conocida firma de internet, fue despedido tras descubrirse información falsa en
su Currículum.

Thompson declaró en su CV que había estudiado la licenciatura en Contabilidad y


Ciencias Computacionales en Stonehill College, sin embargo se descubrió que su título
en realidad era solo en Contabilidad.

Las posturas al respecto se dividieron, hubo quienes exigían la renuncia de Thompson


y censuraron a Yahoo por no verificar correctamente la información al realizar
contrataciones; otros pensaron que esta información era irrelevante, y que lo que
cuenta es la capacidad y experiencia de la persona. Finalmente a menos de seis
meses de haber asumido el cargo Thompson presentó su renuncia.

El precio de una mentira profesional

Al ex CEO de Yahoo tener las competencias necesarias para desempeñar su cargo no


le sirvió de mucho para conservar su empleo…y su reputación. Sin duda hay gente
muy talentosa que es capaz de desempeñar actividades complejas en diversos ramos,
sin embargo no es una cuestión de aptitud, es una cuestión de ética profesional.

Es común que la desesperación por encontrar un empleo o más de una experiencia


infructuosa al buscar nos haga pensar que la única alternativa es ‘inflar’ nuestro
Currículo, sin embargo, la mayoría de las veces es una decisión que puede traernos
mucho qué lamentar. Un empleado honesto tomará el camino difícil para certificar sus
conocimientos y evitará manchar su reputación.

Evita problemas futuros y cierre de oportunidades mintiendo en tu CV, mejor enfócate


en factores que realmente harán la diferencia como añadir más habilidades o
conocimientos

Si suena sospechoso, el reclutador lo verificará

Algo importante a recordar cuando decidimos ‘retocar’ nuestro CV, es que durante la
entrevista el reclutador tiene la misión de corroborar que la información atractiva del
Currículo sea fidedigna. Mientras más filtros compongan el proceso de selección más
oportunidades hay para verificar la veracidad de tus datos. Ponerle a una experiencia
laboral un periodo de tiempo trabajado mayor al real será fácilmente descubierto
cuando el reclutador llame a tu ex empresa; lo primero que preguntará será en qué
periodo trabajaste ahí.

No subestimes el trabajo de un reclutador, si estás buscando una oportunidad que


valga la pena sé honesto.
Tendrás problemas en la entrevista

El gran propósito de la entrevista es ampliar la información contenida en el CV. El


reclutador querrá saber cuál es tu experiencia, tus conocimientos, logros, valores y
estilo de trabajo. La mayor parte de tu CV será objeto de preguntas durante la
entrevista. Si incluiste un conocimiento falso en tu CV –como dominar determinado
software- podrías enfrentarte a un examen práctico, sobre todo si ese conocimiento es
vital para el puesto. No pongas que manejas 80% de inglés si te cuesta trabajo
establecer conversaciones simples, por ejemplo.

Todavía peor…se notará cuando obtengas el empleo

En efecto hay personas que han optado por mentir en el CV y obtuvieron el empleo.
Pero aun cuando la mentira parece insignificante en algún momento puede tener
consecuencias y si esto ocurre cuando ya se forma parte de la organización el precio a
pagar podría ser más grave que perder el trabajo, incluso podría comprometer rus
referencias laborales y complicar contrataciones futuras –pregúntale a Scott
Thompson-.

Las mentiras más comunes

• Estudios inconclusos. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y


el Desarrollo Económicos solo el 20% de los estudiantes universitarios logra
graduarse. Cuando una vacante tiene varios candidatos compitiendo por el
puesto los reclutadores pueden aplicar como filtro el requisito de un título
profesional y en ocasiones puede ser tentador mencionar en el CV un grado que
no hemos acreditado. Hacerlo puede darte el paso a una entrevista, pero si el
reclutador está interesado en tu perfil y te solicita documentación probatoria
estarás en problemas

• Experiencia Laboral. Nada parece más fácil que exagerar ‘un poco’ nuestras
actividades en trabajos anteriores, decir que tuvimos gente a nuestro cargo o
que tuvimos más responsabilidades. Incluso podemos sentirnos tentados a
mentir sobre el periodo que laboramos en una empresa –sobretodo cuando éste
fue muy breve-. Recordemos que un reclutador profesional hará un par de
llamadas para verificar datos como estos y una mentira puede ser descubierta
dejándonos con una mala imagen ante un empleador potencial.

• Referencias Falsas. ¿Te ha pasado que terminas de mala manera una relación
laboral? En ocasiones la relación se tensa tanto que se cruzan los límites de la
educación. Cuando nos piden referencias y no tenemos la confianza de
proporcionar el número de nuestro ex empleador podemos sentirnos tentados a
dar referencias inexistentes. ¡No lo hagas! 7 de cada 10 reclutadores corrobora
tus referencias laborales; no solo es indispensable que éstas sean confiables,
además es tu responsabilidad avisar a tus referencias que estás en un proceso
de selección y que es posible que les hagan una llamada. Si saliste mal de tu ex
empresa y tu jefe te negará una buena referencia busca quién más puede hablar
sobre tu desempeño: colegas, jefes de otras áreas que conozcan tu trabajo,
Recursos Humanos, clientes y proveedores son opciones viables.

¿Ocultar información es mentir?

El Currículum Vitae es un documento muy personal y privado que expone detalles


sobre nuestra vida profesional, hay muchas maneras de presentar la información del
CV para ajustarla a nuestras necesidades.

Aquí se cuela una disyuntiva interesante: ¿ocultar información es mentir? Hemos


recomendado personalizar el CV a la vacante a la que se aplica, lo que significa
ponderar la experiencia más relevante y omitir aquella no relacionada a la vacante.

Por lo tanto sí es posible dejar fuera información en tu CV. Por ejemplo, si eres
Ingeniero Civil y por determinadas circunstancias tomaste un trabajo temporal en
ventas, puedes omitirlo; si el reclutador nota algún vacío en tu documento es apropiado
mencionar esta referencia y decir “En ese periodo buscaba un empleo flexible para
cubrir mis gastos de titulación, lo omití porque no está relacionado con el área que
ahora me interesa, sin embargo fue una buena experiencia por X”.

Sé muy cuidadoso y aplica tu criterio para saber qué tipo de información puedes
reservar y cuál es necesario

Fuente: OCC Mundial

End document