You are on page 1of 6

l Primer Paso de la Comunicación: Enseñando

Estrategias de Pensamiento
Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest
Magazine y Traducido por: Eugenia Gómez Novaro

El siguiente artículo ha sido traducido con la intención de captar el


significado original deseado. Al leerlo, por favor tenga en cuenta que en
la traducción muchas veces es difícil captar la sutileza del significado
deseado. Sin embargo, esperamos que la mayoría de los conceptos sean
fieles al original.

La última vez discutimos el primero de los 4 pasos de la comunicación:


Pensando en la persona con la que nos estamos comunicando. En esta
columna vamos a explorar estrategias concretas relacionadas con este
paso. En las próximas columnas vamos a abordar los pasos de
comunicación que faltan: estableciendo y manteniendo una presencia
física, pensando con los ojos y usando el lenguaje para relacionarnos con
otros.

Para repasar, cada uno de nosotros se involucra en pensamientos


relativamente inconscientes considerando a la gente que nos rodea. “¿Por
qué están cerca nuestro? ¿Vamos a comunicarnos con ellos? ¿Qué
conozco de esa persona a partir de la situación en la que estamos? ¿Qué
información tengo acerca de su vida?”

También recurrimos a la conciencia social interna que tenemos de


nuestra propia mente y de la de los demás. Esto incluye el conocimiento
compartido que se espera que tengamos acerca del otro:
 Entender que las personas tienen pensamientos únicos basados en sus
propias experiencias.
 En algunos momentos las personas manipulan nuestros pensamientos
tratando de que pensemos algo que no es verdad.
 Los pensamientos de las personas afectan sus emociones, sus emociones
afectan sus pensamientos, etc.

Además, cuando nos involucramos en el proceso comunicativo


analizamos constantemente nuestros propios pensamientos y los
pensamientos de los demás para ayudarnos a emprender el “baile social”
que llamamos comunicación. La mayoría de nosotros aprendemos esto
de manera intuitiva. Sin embargo, nuestros pacientes con dificultades en
la toma de perspectiva tienen que aprender esta información de manera
cognitiva, a través de la enseñanza explícita, que es una forma más lenta
de aprender.

Hay que agregar a esto, la complicación que implica la suposición que


todos nos debemos meter en este pensamiento a la velocidad de la luz
(¡milisegundos a 2 segundos!), ya que los actos comunicativos no son
solamente habilidades, sino habilidades que deben ser procesadas y a las
que se debe responder en no más de 3 segundos!

Los pacientes que se encuentran dentro del espectro autista tienen niveles
funcionales muy diferentes y varían en la velocidad de su toma de
perspectiva. Algunos pacientes entienden que los demás tienen
pensamientos y experiencias que difieren significativamente de las suyas
y que diferentes experiencias influyen en los pensamientos de las
personas de manera diferente. Otros pacientes tienen dificultades hasta
para considerar que otros tienen pensamientos únicos. Nosotros podemos
desarrollar un tratamiento funcional solo cuando sabemos su nivel de
conocimiento social.

Los pacientes que usan el lenguaje para comunicarse pero no pueden


entender rápida y eficientemente los pensamientos, motivaciones,
emociones, creencias, etc, de otras personas se mencionan como
Tomadores de Perspectiva Emergentes (TPE). Nuestro foco con este
grupo es ayudarlos a aprender sobre el proceso del pensamiento: que
cada persona tiene diferentes pensamientos, que tenemos que tratar de
descifrar esos pensamientos, y que después debemos ajustar nuestro
comportamiento en función de cómo piensan los demás. Nosotros
podemos hacerlo enseñándoles los siguientes 4 pasos de Pensamiento
Social. (Esto debe ser enseñando en el orden que figura en la lista.)

Los 4 niveles de enseñanza de


pensamiento social de Michelle
García Winner
Nivel 1: Yo tengo pensamientos.
Es necesario enseñar a los pacientes a ser conscientes de sus
pensamientos acerca de otras personas. ¿Quién está comportándose?
¿Quién está siendo travieso? ¿Quién los hace sentir bien, quién los hace
sentir mal? ¿Quién está siguiendo las reglas, quién las está rompiendo?

La clave para enseñar los TPE es focalizar en el niño y hacer todas las
enseñanzas relevantes para su mundo. Estos pacientes no pueden
entender lo suficiente acerca de la mente de otras personas como para
actuar, leer historias sobre otras personas o apreciar las experiencias de
otras personas. En este nivel, todas las estrategias necesitan estar
centradas en el paciente.
Nivel 2: Otras personas tienen pensamientos
¿Qué piensa la otra persona? ¿Qué nota él? ¿Sabe quién está haciendo lo
que es esperado y quién está rompiendo las reglas? ¿Muestra algún tipo
de sentimiento acerca de esto? Enseñar a los pacientes a hacer
predicciones sobre los otros: ¿En qué pensas que les gusta pensar?
¿Cómo pensas que se sienten? Usa historietas de conversaciones (Carol
Gray) para hacer dibujos de lo que otros pueden estar pensando.

Nivel 3: Yo puedo deducir lo que vos estás pensando o lo que vos


sabes.
Es importante mirar a los ojos de las personas para deducir en qué están
pensando, basándonos en lo que están mirando. Es necesario ayudar a los
pacientes a discernir cuando una persona está pensando en él a diferencia
de cuando está pensando en otra persona.

Dibuja diferentes personas (¡dibujar personas con palitos esta bien!) y


sus burbujas de pensamiento. Por ejemplo, dibuja al paciente, su mamá o
papá, la maestra y otra persona representando al señor que vende
pochoclo en el cine. Crea escenarios simples que ayuden al paciente a
aprender que las personas tienen diferentes conocimientos basados en sus
diferentes experiencias. Por ejemplo, ¿Quién sabe dónde se guardan las
llaves de la casa? (¿El paciente? ¿La mamá? ¿La maestra? ¿El señor de
los pochoclos?) ¿Por qué esa persona sabe (o no sabe) esa
información? ¿Quién sabe donde encontrar la clase del niño? ¿Por qué
esa persona sabe eso? ¿Quién sabe hacer funcionar la máquina de
pochoclo del cine? Es importante darle al paciente muchas oportunidades
de trabajar a través de estas situaciones. Para algunos, el entendimiento
se va a dar de manera lenta y progresiva.

Nivel 4: Yo puedo (y debo) adaptar mi conducta en función de lo que


yo pienso que las demás personas saben.
Nuevamente, use personajes visuales de historietas y burbujas de
pensamiento. ¿A quién debo contarle sobre el fin de semana con mi
familia en la playa? ¿A mamá, papá, mi maestra, mi compañero?
(Respuesta: El paciente debe contárselo a su maestra y compañero, ya
que su mamá y papá estuvieron ahí.) ¿Por qué debe contárselo a su
maestra/compañero? (Porque ellos no estaban ahí.) Es necesario ayudar a
los pacientes a aprender a pensar en lo que otras personas saben o no
saben antes de hablar con ellos. Este nivel de conciencia también ayuda a
desarrollar lenguaje narrativo.

Adaptaciones para los Comunicadores sociales con interacción


sutilmente afectada (CSISA)
Los pacientes mayores de 8 años, que funcionan en un modo más
avanzado de toma de perspectiva, un nivel que yo describo
como Comunicador social con interacción sutilmente afectada
(CSISA) “Weak Interactive Social Communicator” (WISC), necesitan
estrategias de enseñanza que se focalicen en el aprendizaje mas amplio
sobre las sutilezas de la información social y del pensamiento social.
Estos pacientes generalmente son bastante hábiles verbalmente y pueden
fácilmente conversar sobre los pensamientos de otras personas. Sin
embargo, aún tienen dificultad para ajustar su propia conducta en función
de lo que otras personas pueden estar pensando. Existen una serie de
lecciones para ayudar a este grupo a estudiar y practicar sutilezas
sociales. Algunos de los conceptos básicos que deben enseñarse son:
1. Las personas tienen pensamientos sobre nosotros todo el tiempo, igual
que nosotros tenemos pensamientos sobre ellos todo el tiempo. Por lo
tanto, debemos auto-monitorear nuestra conducta teniendo en cuenta lo
que las personas están pensando sobre nosotros, y adaptarla como sea
necesario.
2. Nuestros amigos son personas que nos hacen sentir bien, entonces si
queres parecer amistoso, tenes que hacerle preguntas a ellos basadas en
lo que vos recordas que les interesa.
3. Las reglas sociales cambian con la edad. Es vital ayudar a los pacientes a
entender las maneras en las que nosotros modificamos nuestra propia
conducta a medida que crecemos. Por ejemplo, en la escuela primaria te
enseñan a pedir perdón a alguien que molestaste de alguna manera. Pero
en la escuela secundaria vos tenes que darte cuenta que tus “acciones
hablan más fuerte que las palabras” y una disculpa puede no ser
suficiente. Cuando se trabaja con Comunicadores sociales con
interacción sutilmente afectada, hay que dedicar tiempo a la discusión
de las sutilezas de la mente social, sus propias observaciones de los otros,
registrando conductas sociales esperables/no esperables, etc. Entonces
hay que darle a los pacientes mucha práctica modificando sus propias
conductas en función de lo que queremos que la gente piense sobre
nosotros.

La esencia del trabajo de pensamiento social es la creación de estrategias


y de un lenguaje común para ayudar a nuestros pacientes a pensar en el
impacto que tienen sus palabras y acciones (o no acciones) en la mente y
pensamiento de otros. Cada paciente es diferente, y las situaciones que
implican experiencias de vida verdadera serán las más significativas.
¡Esperamos que estas exposiciones y las próximas, sirvan como punta
pie inicial para crear sus propias y únicas estrategias para enseñar a esa
persona a pensar socialmente en su vida!

Encuentra más información detallada en la enseñanza de Comunicadores


sociales con interacción sutilmente afectada (CSISA) y de un nivel más
alto en Thinking About You Thinking About Me, 2nd Edition (Winner,
2007); encuentra clases que ayuden a desarrollar estos conceptos
en Think Social! A Social Thinking Curriculum for School aged Students,
2nd printing (Winner, 2008).

Traducido por: Eugenia Gómez Novaro


Equipo Socializarte.
socializarte09@gmail.com
www.socializartegrupos.com.ar