You are on page 1of 6

MONTES

CIENCIA y TÉCNICA

Barrancos de la cuenca del embalse del Negratín. (Foto: F. Jover)

Raúl López Alonso


Dpto. de Ingeniería Agroforestal
ETS de Ingeniería Agraria. Universidad
CONSIDERACIONES
de Lérida
ACERCA DE LOS LÍMITES DE
APLICACIÓN DEL MÉTODO
DEL NÚMERO DE CURVA
DEL SOIL CONSERVATION
SERVICE
R E S U M E N

E En el presente artículo se revisan las limitaciones de


aplicación del método del Número de Curva del Soil Conser-
vation Service, modelo conceptual ampliamente difundido
para el cálculo de la escorrentía originada por una tormenta.
Si bien es cierto que el método posee una serie de capacida-
des y ventajas que han motivado su éxito en la modelación
hidrológica, en particular su simplicidad de uso y la econo-
mía en la obtención de los datos físicos necesarios, no es me-
nos cierto que deben contemplarse una serie de restricciones
de aplicación. La amplia difusión de la que ha sido objeto ha
propiciado la discusión y revisión crítica del modelo, acotan-
do paulatinamente sus límites. Entre los más significativos de
éstos destacan la necesidad de regionalizar, a partir de cam-
pañas de aforos, ciertas hipótesis y parámetros del método,
así como las precauciones que deben adoptarse si se aplica a
cuencas forestales densas con suelos muy permeables.

92 N.o 66 - 2001 MONTES


MONTES
CIENCIA y TÉCNICA

INTRODUCCIÓN la ecuación 4 en 3 se tiene:


Fa Pe
El método del Número de Curva = (1) ( P − 0.2 S )2
(NC) es un modelo conceptual de
S P − Ia Pe = si P < 0.2 S
pérdidas de precipitación, cuyo P + 0.8S (5)
objetivo es calcular la precipita- donde Fa es la pérdida efectiva Pe = 0 si P ≤ 0, 2 S
ción neta o escorrentía generada después de iniciada la escorrentía,
por una tormenta. Fue desarrollado S la retención potencial después de Ecuación que tiene tan sólo un
por el Soil Conservation Service iniciada la escorrentía, Pe la preci- parámetro, S, el cual varía en el
(SCS) -desde 1994 National Re- pitación efectiva o neta, P la preci- rango 0 ≤ S ≤ ∞. Con objeto de fa-
sources Conservation Service pitación total o bruta e Ia las pérdi- cilitar la aplicación del método, S
(NRCS)- del Departamento de Agri- das iniciales o umbral de escorren- se relaciona con el parámetro adi-
cultura de los Estados Unidos (US- tía. mensional NC, el número de curva,
DA). La primera versión, publicada La segunda hipótesis es el núcleo variando en un rango 0 ≤ NC ≤
en el National Engineering Hand- del método e inicialmente fue for- 100. La ecuación que relaciona a
book (NEH) del SCS data de 1954; mulada sin fundamentos teóricos ni ambos:
revisiones posteriores se publica- empíricos; no obstante, algunos au-
ron en 1956, 1964, 1965, 1971, tores han intentando justificar teóri-
1972, 1985, 1993 y 1997 (NRCS, camente la igualdad de proporcio- 25400 (6)
S= − 254
1997). Asimismo, otra fuente de nalidad que establece. Por ejem- NC
consulta actualizada del método es plo, YU (1998) propugna que dicha
su adaptación a cuencas urbanas hipótesis puede derivarse analítica-
(SCS, 1986). La amplia difusión de mente si se caracteriza la variación donde S es la retención potencial
la que ha sido objeto en el ámbito temporal de la precipitación y la (mm) y NC el número de curva.
de la modelación hidrológica y espacial de la capacidad de infiltra- Un número de curva de valor
ambiental radica en su simplici- ción mediante distribuciones de 100 representa una condición nula
dad, tanto en el uso como en la probabilidad exponencial. Consi- de retención potencial (S=0), esto
obtención de los datos físicos ne- guientemente, la variación espacial es, una cuenca completamente im-
cesarios, en su origen administrati- de la precipitación y la temporal de permeable. Contrariamente, un nú-
vo y en su incorporación en diver- la capacidad de infiltración no se mero de curva de valor 0 corres-
sos programas informáticos de uso tendrían en cuenta. ponde a una retención potencial
común. Además, continuamente Por otro lado, del principio de ilimitada (S=∞), esto es, una cuenca
aparecen publicaciones en medios conservación de la masa y de la capaz de retener toda precipita-
científicos con objeto de aumentar primera hipótesis anteriormente ci- ción.
la experiencia existente, proponer tada se cumple que: Para la determinación de NC en
mejoras o para revisar críticamente cuencas no aforadas se suministran
la aplicabilidad del método en si- tablas en las que éstos varían para
tuaciones particulares. El objetivo P = Pe + Ia + Fa (2) cada complejo uso del terreno-sue-
de este artículo es aprovechar todo lo-vegetación. Si bien existen dife-
este cuerpo de experiencia acumu- rentes tablas, en la mayoría los fac-
lada a fin de remarcar las limita- Resolviendo las dos ecuaciones tores a considerar son: cubierta ve-
ciones de uso en casos particula- anteriores para Pe: getal, uso del suelo y tratamiento,
res, y que en demasiadas ocasio- condiciones hidrológicas de la su-
nes se obvian en la práctica. ( P − Ia ) 2 perficie de escurrimiento y tipo de
Pe = (3) suelo. Las tablas de uso habitual
P − Ia + S pueden encontrarse en castellano
ECUACIONES DEL MODELO en MINTEGUI y ROBREDO (1993),
Dado que la ecuación 3 tiene así como también en VV.AA.
Las hipótesis del modelo son dos: dos parámetros, S e Ia, con objeto (1998).
1. La escorrentía comienza cuan- de eliminar la necesidad de una es- Los registros de precipitación y
do se satisface un umbral de timación independiente de las pér- caudal de diversos episodios en
pérdidas iniciales, consistiendo didas iniciales, se sugirió una rela- cuencas experimentales han confir-
éstas principalmente en inter- ción lineal entre Ia y S en la que λ mado la variabilidad del número
ceptación, infiltración previa a es el coeficiente de pérdidas inicia- de curva, al margen de la que pue-
la escorrentía y almacenamien- les: de ser atribuida al complejo uso
to en depresiones del terreno. del terreno-suelo-vegetación de la
2. Una vez superado el umbral Ia = λ ⋅ S (4) cuenca. Dicho de otro modo, los
de escorrentía la relación entre valores de NC que satisfacen la
la retención efectiva de la preci- ecuación de método para cada epi-
pitación y la retención poten- Dicha ecuación se justificó sobre sodio registrado en una misma
cial, es igual a la relación entre la base de mediciones en cuencas cuenca pueden presentar una im-
la escorrentía efectiva y la esco- experimentales, adoptando un va- portante dispersión (véase la figura
rrentía potencial, esto es: lor de 0,2. Por último, sustituyendo 1). Entre las fuentes de esta variabi-

MONTES N.o 66 - 2001 93


MONTES
CIENCIA y TÉCNICA

lidad, al margen de los errores en


los registros de precipitación y cau- Cuadro 1.- Condiciones antecedentes de humedad en función de la precipitación de
los cinco días anteriores
dal, cabe destacar:
- Los efectos relacionados con la
variabilidad espacial, tanto de Clase antecedente Precipitación durante los cinco días previos (mm)
la precipitación como de las de humedad Periodo húmedo Periodo seco
propiedades físicas de la cuen-
ca. Clase I. Seca < 12.5 < 35.5
- El efecto de la variabilidad tem- Clase II. Normal 12.5-28.0 35.5-53.0
poral de la precipitación.
Clase III. Húmeda > 28.0 > 53.0
- El efecto de las precipitaciones
previas sobre el contenido de
humedad del suelo.
donde NC1, NC2 y NC3 son los las cuatro categorías de grupos
Menor importancia tienen la va- números de curva de clase antece- hidrológicos (cuadro 2), ya que
riabilidad espacial y temporal de la dente de humedad I, II y III respec- el SCS ha clasificado más de
evaporación y transpiración, dado tivamente. 4000 suelos y sus oficinas loca-
que se trata con tormentas, de du- En las últimas versiones del mé- les suministran información de-
ración mucho menor que la men- todo (SCS, 1986) se ha abandonado tallada de los suelos de la zona,
sual o anual, periodos en los que el término Condiciones Anteceden- nivel de información con el que
predominan dichas fuentes de pér- tes de Humedad sustituyéndolo por difícilmente se cuenta en otros
didas de precipitación. el de Condición Antecedente de Es- países.
Entre las diferentes fuentes de va- correntía (CAE) denotando un reco- 2. Es un método ampliamente di-
riabilidad, el efecto del contenido nocimiento de la existencia de fundido no solamente en su país
de humedad del suelo previo a la otras fuentes de variabilidad del de origen, EE.UU., sino en el
tormenta fue reconocido pronto co- número de curva en una misma resto del mundo. Continuamen-
mo la preeminente o al menos co- cuenca, más allá del contenido de te aparecen publicaciones en
mo la más sencilla de simular y, en humedad del suelo previo a la tor- medios científicos con objeto
cierto modo, sustituía al resto. Con menta. Se ha eliminado el cuadro 1 de aumentar la experiencia
objeto de tener este fenómeno en y se enfatiza en que las tablas de existente, proponer mejoras o
cuenta, el método del número de NC proporcionan una condición para revisar críticamente la apli-
curva proponía tres posibles situa- media apropiada para utilizar en cabilidad del método en situa-
ciones de humedad antecedente diseño. ciones particulares.
(Condiciones Antecedentes de Hu- 3. Se halla incluido en numero-
medad (CAH)): secas (CAH I), nor- sos programas informáticos que
males (CAH II) y húmedas (CAH CAPACIDADES Y VENTAJAS realizan cálculos hidrológicos.
III). La clasificación de un evento Entre los de mayor difusión ca-
en uno de estos tres grupos depen- El cálculo de la precipitación be destacar: HEC-HMS, WMS,
día de la precipitación total en los efectiva se efectúa a partir de la de- HYMO, EPIC, CREAMS, GLE-
5 días anteriores (estrictamente 120 terminación de un único paráme- AMS.
horas) a éste y de la época del año, tro, NC, variando éste en función
seca o húmeda, dependiendo esto de cuatro características de la
último del clima del área geográfi- cuenca: DEFICIENCIAS Y LIMITACIONES
ca en la que se localiza la cuenca - Uso del terreno, tratamiento y
(véase cuadro 1). En general, las ta- cubierta vegetal. 1. El método fue en origen desa-
blas que suministran los valores de - Condición hidrológica de la su- rrollado utilizando principal-
NC corresponden a CAH II;para perficie de escurrimiento. mente datos regionales del me-
obtener las otras dos, en el NEH se - Grupo hidrológico del suelo, en dio oeste estadounidense, por lo
dispone de unas tablas de conver- función de su capacidad de infil- que su extensión mundial re-
sión. Como alternativa al uso de és- tración. quiere estudios locales que
tas, HAWKINS et al. (1985) desa- - Contenido de humedad del suelo adapten las tablas originales de
rrollaron unas ecuaciones de corre- previo a la tormenta. NC. Sin embargo, esta preocu-
lación aplicables para números de 1. La información necesaria para pación no es observada por una
curva de condiciones medias entre la determinación del número de gran parte de los usuarios, que
50 y 95: curva puede obtenerse fácil- utilizan indistintamente datos
mente y a bajo coste, estando de origen regional diverso.
NC2 en la mayoría de los casos dis- 2. Los números de curva repre-
NC1 = (7)
2.281 − 0.01281 ⋅ NC2 ponible en cartografía temática sentan una condición media de
a una escala adecuada. No obs- los registros efectuados y tienen
tante, fuera de EE.UU. las difi- su máximo potencial de aplica-
NC2 cultades en la aplicación están ción para tormentas de diseño.
NC3 = (8) principalmente relacionadas Si la tormenta es real la preci-
0.427 + 0.00573 ⋅ NC2 con la clasificación de suelos en sión del método disminuye, da-

94 N.o 66 - 2001 MONTES


MONTES
CIENCIA y TÉCNICA

do que ésta puede encontrase sión de la información es mu- 1997), son válidas únicamente
en una posición extrema res- cho mayor para la precipita- para Ia = 0,2 S.
pecto a la media. Además, el ción, que es directamente medi- 5. El método funciona bien en
método no contempla los efec- ble y está mejor documentada cuencas agrícolas y es extensi-
tos que sobre la generación de en diferentes áreas geográficas, ble a cuencas urbanas. Sin em-
escorrentía tienen la variabili- que para NC, parámetro de esti- bargo, los resultados son medio-
dad temporal de la precipita- mación indirecta y más comple- cres en zona de pastizales y po-
ción, la infiltración u otros me- ja (HAWKINS, 1993). bres en cuencas forestales.
canismos de pérdidas. El mode- 4. El método propone una rela- Según HAWKINS (1993), en és-
lo agrega dichos efectos y opera ción entre las pérdidas iniciales te último caso prácticamente no
promediándolos (PONCE y (Ia) y el almacenamiento poten- existe correspondencia entre los
HAWKINS, 1996). Por ejemplo, cial (S), de modo que Ia = 0,2S. NC de las diferentes tablas y los
la escorrentía calculada para En principio esto supone una reales, estimados a partir de re-
dos tormentas de igual altura de ventaja al reducir a uno los pa- gistros. Lo anterior se debe a
precipitación pero de diferente rámetros necesarios. Ahora que la base empírica para la
duración o distribución tempo- bien, esta relación se basa en confección de las tablas corres-
ral será la misma, por lo que registros en pequeñas cuencas ponde a eventos con predomi-
puede subestimarse la respuesta (<10 acres) de uso agrícola, ob- nio del flujo superficial horto-
de episodios de alta intensidad, teniendo, además, una impor- niano, y la ausencia de episo-
especialmente si presentan la tante dispersión, ya que el 50% dios muy influenciados por el
intensidad máxima hacia el fi- de los puntos oscilaban entre flujo subsuperficial. Por lo tan-
nal de la tormenta. Por otra par- 0,095 y 0,38. En diversos estu- to, esto afecta a áreas forestales
te, el método pierde precisión si dios regionales (BOSNAZY, con NC bajos y áreas con sue-
la escorrentía generada es infe- 1989; PONCE y HAWKINS, los muy permeables del tipo hi-
rior a media pulgada, en ese ca- 1996; CASTILLO et al., 1997; drológico de suelo A, en las que
so se recomienda contrastar los MISHRA y SINGH, 1999) se la intensidad de precipitación
resultados con otros procedi- documentan rangos entre 0 y rara vez excede la capacidad de
mientos. 0,3. Por lo tanto, sería necesa- infiltración. En esas condicio-
3. El análisis de sensibilidad de la rio introducir variaciones en la nes, el hidrograma de tormenta
expresión 3 muestra que es más relación entre el umbral de es- es generado primordialmente
sensible al valor de NC estima- correntía y la retención poten- mediante flujo superficial por
do que a la altura de precipita- cial, a partir de una regionali- saturación, a partir del flujo
ción, es decir, que para errores zación basada en las particula- subsuperficial que originado en
del mismo nivel en NC y P los ridades del medio. Además, se la parte superior de las laderas
efectos sobre la escorrentía cal- añade la dificultad de que algu- aparece en superficie en los
culada son mayores en el caso nas tablas del número de curva, contornos de la red de drenaje,
de NC. Esto es especialmente por ejemplo las ampliamente o bien mediante flujo subsuper-
desfavorable, dado que la preci- difundidas del NEH (NRCS, ficial (LEWIS et al., 2000).

Cuadro 2.- Grupos hidrológicos de suelo según el SCS (USDA)

Grupo Capacidad de Infiltración en


hidrológico infiltración con saturación Profundidad Textura Drenaje
de suelo humedad eleveda (mm/h)

A Alta 7.62-11.43 Alta Arenosa Excesivo


Areno-limosa
Franca-arenosa
Franca Bueno a
B Moderada 3.81-7.62 Mediana a alta moderado
Franco-arcillosa-arenosa
Franco-limosa
Franco-arcillosa
C Escasa 1.27-3.81 Mediana a pequeña Franco-arcillo-limosa Imperfecto
Arcillo-arenosa

D Muy escasa 0-1.27 Horizontes de arcilla Arcillosa Pobre o


Litosuelos (poco espesor)1 muy pobre
1 Se incluyen asimismo suelos con nivel freático permanentemente alto.

MONTES N.o 66 - 2001 95


MONTES
CIENCIA y TÉCNICA

A pesar de que teóricamente


NC puede variar entre 0 y 100
en las tablas de las últimas ver-
siones (SCS, 1986) no aparecen
valores menores de 25 o 30, co-
rrespondiendo a zonas foresta-
les de suelo tipo A y condicio-
nes hidrológicas muy buenas.
No obstante, se recomienda que
cuando el valor de NC prome-
dio de una cuenca sea menor
de 40 se utilicen otros métodos.
Por todo ello, y si tenemos
presente que es en cuencas fo-
restales donde se presentan los
valores más reducidos de NC,
en este tipo de cuencas el méto-
do debe utilizarse con precau-
ción, y si es posible contrastar
los resultados con otros méto- Efectos en el terreno producidos por la escorrentía originada por tormentas.
(Foto: I. Gavilán)
dos.
6. El método no proporciona ex-
plícitamente criterios para tener
en cuenta los efectos que la es-
cala espacial del tamaño de la
cuenca puede producir. Según
PONCE y HAWKINS (1996) no
es recomendable la aplicación
del método para cuencas gran-
des (>250 km2) si no se efectúa
un cálculo por división en sub-
cuencas y la consiguiente pro-
pagación por el cauce. No obs-
tante, a partir de las premisas
que adopta YU (1998) para la
obtención analítica de la ecua- Figura 1.- Determinación del número de Curva de
ción 1, podría determinarse su condiciones medias
aplicabilidad para cada cuenca
en particular. En efecto, se de-
bería considerar si cabe descri-
bir la heterogeneidad espacial
de la capacidad de infiltración las superficies guardan una re- tadas a la red de drenaje. De
mediante una ley de distribu- lación semejante. No obstan- todos modos, en cuencas con
ción de probabilidad exponen- te,debería considerarse si el áreas de muy contrastados nú-
cial o despreciar la variación es- área impermeable se encuentra meros de curva, si éstas no se
pacial de la precipitación. Di- aguas arriba de una permeable, encuentran atomizadas, es con-
chas premisas, evidentemente, dando la oportunidad en ese veniente dividir en subcuencas
serán más difíciles de asumir en caso a la infiltración de la es- con la consiguiente conexión
cuencas de gran tamaño. correntía superficial que aban- hidrológica mediante la propa-
7. Los métodos conceptuales o donara aquélla, o bien se halla gación por la red de drenaje de
agregados, como el del número conectada directamente a la los hidrogramas generados en
de curva, operan con valores red de drenaje. A fin de consi- cada una.
promedio. Cuando el área so- derar lo anterior, el SCS (1986) 8. La determinación de las condi-
bre la que se trabaja es muy he- ha desarrollado en su aplica- ciones antecedentes de hume-
terogénea el valor de NC obte- ción a áreas urbanas, en las que dad es esencial para la aplica-
nido de la ponderación no re- es mayor la probabilidad de en- ción del método. Sin embargo,
presenta satisfactoriamente las frentarse a esta problemática, como notó HJELMFELT (1991)
propiedades de la cuenca. Por una metodología para la deter- el SCS ha ido ofreciendo en di-
ejemplo, se obtendrá un mismo minación de NC medio en un ferentes versiones tres definicio-
resultado ponderando una zona con áreas impermeables, nes, no necesariamente compa-
cuenca con cabecera altamente distinguiendo si superan o no el tibles:
impermeable y zona baja muy 30% de la superficie total y si a. Condiciones medias. El SCS
permeable que al contrario, si están o no directamente conec- define la condición antece-

96 N.o 66 - 2001 MONTES


MONTES
CIENCIA y TÉCNICA

dente de humedad como un mero de curva debe ser menor Conservation,Vol 55, nº 2: 226-
índice de la humedad de la de mo d o q u e s e ten ga en 227.
cuenca, en particular la con- cuenta la mayor capacidad ini- MILLER, N. & CRONSHEY, R.;
dición II se define como «la cial de infiltración del suelo. 1992. Runoff Curve Number: The
condición media». Puede afir- Sin embargo, bajo una serie de next step., en YEN, B.C. (Ed).
marse que esta definición es circunstancias relacionadas Catchment Runoff and Rational
más bien cualitativa y poco con el tipo de suelo y textura, Formula. Water Resources Publica-
práctica. en condiciones previas muy tions, Littleton, Colorado. pp. 88-
b. Número de curva medio. secas las partículas erosiona- 96.
Puede definirse como el nú- das por salpicadura o esco- MINTEGUI, J.A., & ROBREDO, J.C.;
mero de curva que divide los rrentía pueden crear una costra 1993. Métodos para la estimación
puntos del plano P-Pe en dos al obturar los poros superficia- de los efectos torrenciales en una
grupos de igual número de les, de tal modo que la capaci- cuenca hidrográfica. Manual para
puntos (la mediana) y se aso- dad de infiltración se reduzca un programa básico. Fundación
cia con la condición II. Las intensamente. El fenómeno conde del Valle de Salazar, Ma-
condiciones I y III se interpre- descrito tiene mayor probabili- drid.
tarían como las curvas envol- dad de ocurrencia en medios MISHRA, S.K. & SINGH, V.P.;
ventes de máximo y mínimo áridos y semiáridos o después 1999. Another look at SCS-CN met-
valor (véase la figura 1). Las de periodos de sequía prolon- hod. Journal of Hydrologic Engine-
avenidas de los eventos utili- gada. ■ ering, Vol 4, nº3: 257-264.
zados corresponden a los má- NATIONAL RESOURCES CONSER-
ximos anuales, aunque hay VATION SERVICE; 1997. Part 630:
autores que utilizan series de Hydrolgy. National Engineering
duración parcial, ya que en BIBLIOGRAFÍA Handbook, USDA. Washington
ocasiones se cuenta con po- DC.
cos años de registro (RITTER BOSNAZY, M.; 1989. Generaliza- PONCE, V.M.; 1989. Engineering
y GARDNER, 1991; SILVEIRA tion of SCS curve number method. Hydrology. Principles and Practi-
et al., 2000). Es evidente que Journal of Irrigation and Drainage ces, Prentice Hall, Englewood
este criterio requiere que la Engineering, Vol. 115, nº 1: 139- Cliffs, New Jersey.
cuenca esté aforada. 144. PONCE, V.M. & HAWKINS, R.H.;
c.Tablas de precipitación ante- CASTILLO, V.M.; MARTINEZ-ME- 1996. Runoff curve number: Has it
cedente. Cada grupo se defi- NA, M. & ALBADALEJO, J.; 1997. reached maturity? Journal of Hydro-
ne en función de la precipita- Validez del método del número de logic Engineering, Vol 1, nº1: 11-
ción de los 5 días previos y curva para el cálculo de caudales 18.
de la estación (seca o húme- de escorrentía en áreas mediterrá- RITTER, J.B. & GARDNER, T.W.;
da), y fue desarrollada utili- neas semiáridas. I Congreso Fores- 1991. Runoff Curve Numbers for
zando registros de localiza- tal Hispano-Luso, Tomo II: 235- reclaimed surface mines in
ción no especificada. Este cri- 240. Pennsylvania. Journal of Irrigation
terio se utiliza en cuencas no HAITH, D.A. & ANDRE, B.; 2000. and Drainage Engineering, Vol.
aforadas. Según diversos au- Curve Number approach for esti- 117, nº 5: 656-666.
tores (HJELMFET, 1991; SIL- mating runoff from turf. Journal of SILVEIRA L., CHARBONNIER, L. &
VEIRA et al., 2000) es necesa- Environmental Quality, 29: 1548- GENTA, J.L.; 2000. The antece-
rio regionalizar las tablas de 1554. dent soil moisture condition of the
precipitación antecedente, ya HAWKINS, R.H.; 1993. Asymptotic curve number procedure. Hydro-
que es cuestionable su mun- determination of runoff curve num- logical Sciences Journal, 45 (1): 3-
dialización. Por otra parte, bers from data. Journal Irrigation 12.
HAITH y ANDRE (2000) pro- and Drainage Engineering, Vol. SOIL CONSERVATION SERVICE;
ponen una función continua 119, nº 2: 334-345. 1986. Urban hydrology for small
de la variación del número HAWKINS, R.H., HJELMFELT A.T. watersheds. Technical Release-55,
de curva con la precipitación & ZEVENBERGEN, A.W.; 1985. Ru- USDA. Washington DC.
de los 5 días anteriores, de noff probability, storm depth, and STEENHUIS, T.S. et al.; 1995. SCS
modo que evite la disconti- curve numbers. Journal Irrigation runoff equation revisited for varia-
nuidad que supone conside- and Drainage Engineering, Vol. ble-source runoff areas. Journal of
rar únicamente tres grupos de 111, nº 4: 330-340. Irrigation and Drainage Enginee-
humedad antecedente. El em- HJELMFELT, A.T.; 1991. Investiga- ring, Vol. 121, nº 3: 234-238.
pleo de dicha función mejo- tion of curve number procedure. VV.AA.;1998. Restauración hidro-
raba la capacidad de predic- Journal of Hydraulic Engineering, lógico forestal de cuencas y control
ción del método en una serie Vol 117, nº6: 725-737. de la erosión. Ed. Mundi-Prensa,
de parcelas experimentales LEWIS, D., SINGER M.J. & TATE, Madrid.
de césped. K.W.; 2000. Applicability of SCS YU, B.; 1998. Theoretical justifica-
9. Según el método, cuando las Curve Number Method for a Cali- tion of SCS method for runoff. Jour-
condiciones previas de hume- fornia Oak Woodlands Waters- nal of Irrigation and Drainage Engi-
dad son secas (CAH I), el nú- hed. Journal of Soil and Water neering, Vol. 124, Nº 6: 306-310.

MONTES N.o 66 - 2001 97