You are on page 1of 6

Tengo un Plan

por Bernardo Stamateas

Segunda Reyes 6:15-17 "Por la mañana, cuando el criado del hombre de Dios se levantó para salir, vio que un
ejército con caballos y carros de combate rodeaba la ciudad. ¡Ay, mi Señor! exclamó el criado ¿Qué vamos a hacer?
No tengas miedo, respondió Eliseo. Los que están con nosotros son más que ellos. Entonces Eliseo oró: Señor,
ábrele a Guiezi los ojos para que vea. El Señor así lo hizo, y el criado vio que la colina estaba llena de caballos y de
carros de fuego alrededor de Eliseo."

Tengo un plan. Vamos a hacer un decreto.


En esta noche las decisiones que voy a tomar van a ser tan bendecidas, que los próximos pasos que de, me van a
llevar a mi sueño, declaro que en los meses que restan del año, vendrán cosas extraordinarias sobre mi, lo estoy
confesando en el poder del acuerdo, a través de la fe, y en el nombre de Jesús, amén y amén.

Abundancia es mi herencia. Dios quiere abundancia en todas las áreas de nuestra vida.
Abundancia financiera, abundancia familiar, de salud, afectiva, intelectual.
¿Cuántos queremos eso? Avivamiento es cuando esa abundancia viene simultáneamente en todas las áreas de tu
vida. Que un día te levantes y esté bendecida tu vida espiritual, afectiva, personal, intelectual, familiar. Dios quiere
bendecirnos en todas las áreas. Ahora ¿cómo logramos alcanzar esa abundancia?
Para eso necesito un plan. Toda la Biblia es un plan, el Apocalipsis es el plan de Dios para el mañana, cuando el
hombre pecó no es que Dios dijo ¡uh!, ¿qué hacemos? a ver quién va a morir, Espíritu Santo ¿querés vos? No, andá
vos Jesús. Dios había planificado la salvación desde antes de la fundación del mundo. Cuando Jesús vino a la tierra,
eligió doce apóstoles, eran todos de Galilea, ninguno era de Judea, porque él tenía un plan, ninguno de los doce
eran rabinos, porque él tenía un plan, todo lo que Jesús hizo, Pablo hizo, Dios hizo, estaba basado en un plan y
nosotros necesitamos un plan.

Un plan, son los pasos que necesito para alcanzar mi sueño, los pasos que necesito hacer, que necesito dar, eso es
un plan. Este mensaje nació, porque cuando fuimos a dar el seminario a Coca Cola, antes de darlo, el director nos
invitó a almorzar, le dije ¿pagás vos?, sí, gloria a Dios. Me dice el director cuál es tu objetivo con el último libro que
escribiste, le digo ¿por qué?, porque cuando estuve cenando con Francis Cóppola le hice la misma pregunta ¿y qué
te dijo él?, yo no lo conocía, y le pregunté ¿qué metas tenés con tu última película? y él me dijo: que en los próximos
veinte años se vea en todo el mundo. Yo le dije, qué buena respuesta, anotáme con la mía. Qué quiero decirte con
esto, ese hombre hizo una película bajo un plan, y lo que nosotros necesitamos es tener un plan, porque Dios no
bendice a gente que no tiene un plan, para Dios bendecirte, necesita un plan, cuando vos le decís al Señor, bendecí
mi vida financiera, Dios te va a decir: decime cuál es el plan que tenés; cuando le decís, bendecí mi vida afectiva,
Dios te va a decir, decime cuál es el plan. Plan son los pasos que tengo que dar.

David sabía eso, porque él dijo, ordena mis pasos con tu palabra. Él sabía que en todo el plan que él tenía, en los
pasos que tenía que dar, Dios lo iba a bendecir pero ¿cómo Dios te va a bendecir si no tenés ningún paso? David
decía, todos mis caminos te son conocidos, los caminos son el plan, entonces muchos cristianos no califican, porque
le dicen: Señor bendecí mi familia, y Dios te dice ¿cuál es el plan?, ¿cuáles son los pasos específicos que vos
querés que yo te bendiga? Entonces, lo que necesitamos es tener un plan, si yo tengo el plan, estoy calificado para
que Dios me bendiga. Qué es lo que tengo que hacer: tomarme tiempo para escribir el plan. Por ejemplo, si yo
quiero sacar un libro que sea un best seller, ¿qué tengo que hacer antes de sacarlo?, el plan, los pasos, qué pasos
tengo que hacer: investigar, poner un título, escribir el libro, presentarlo en una editorial, hacer un plan de marketing,
regalarlo, darlo a conocer.
Cuando yo escribo los pasos, Dios ya tiene material para bendecirme, lo que pasa es que a los cristianos nos
enseñaron que no había que tener planes, porque a Dios no le gustaba que tuviera planes, Dios te iba a quemar los
planes, y justamente a qué venimos a la iglesia, pegamos unos gritos y decimos: Señor prosperame, bendecime y
no tenemos el plan. Necesitamos tener un plan.
Hay personas que no tienen ningún plan, son soñadores, sueñan. Yo sé que voy a tener una empresa grande, y no
tienen plan. Tenía un amigo que era muy veleta, nos criamos juntos en la iglesia, un día fuimos a ver un recital de
coro, y él al otro día se anotó para hacer cursos, para estar en el coro, a la otra semana viene un predicador
norteamericano que Dios lo había sacado de la droga, con la guitarra colgando, tocaba y predicaba, a la otra
semana mi amigo se había comprado una guitarra y andaba con la guitarra colgando, o sea todo lo que veía, lo
hacía, porque no tenía definido qué quería hacer con su vida. Vos necesitás definir cuáles son tus sueños, y armar el
plan. Cuando vino el Espíritu Santo, el Señor le dijo: Me serás testigo en Jerusalén, Judea, Samaria y en lo último de
la tierra.

La otra vez, una chica del interior, me escribió y me dijo, necesito que me orientes, porque voy a sacar un libro, muy
bien, entonces me mandó dos carillas, cuando las leía, no entendía nada, y dije mandame el índice y el título del
libro y cuántas páginas tenés, y me dice, no tengo el título, no tengo el índice, lo que pasa es que tengo esas dos
páginas que el Espíritu Santo me inspiró, y le dije, cuando tengas el titulo, el índice, la cantidad de páginas y el libro
terminado, volvé a escribirme para que Dios te bendiga, ella me escribió y me dijo: ¡no! Dios me va a bendecir. Yo le
contesté, no, no te va a bendecir, porque no tenés un plan, Dios no bendice al burro, Dios bendice a gente que
planifica, entonces hoy vamos a orar por las biromes, por tu mano, porque Dios nos va a inspirar para hacer los
planes. Dice Brian Tracy por cada minuto que invertís planificando, ahorrás diez minutos de ejecución. El que
fracasa en planificar está planificando fracasar.

Qué tenemos que hacer todos los días, tomarnos un tiempo para anotar tres cosas mínimas, que vamos a hacer
cada día, para alcanzar un poquito nuestro sueño, tres cosas. Fíjense, nosotros lo logramos con los libros, porque no
fue soplar y hacer botellas no, todos los días hicimos algo, llamar a alguien, ir a ver que esté en una librería,
regalárselo a alguien, vos decís: yo quiero que Longchamp sea llena de la gloria del Señor, y Dios te va a decir ¿qué
tres cosas vos estás haciendo por día, para que Longchamps sea llena de la gloria del Señor? tengo que tener
anotadas qué cosas voy a hacer, pequeñas, pero vos todos los días, tenés que hacer algo, porque esos son los
pasos, y cuando vos tenés los pasos, Dios te puede bendecir. Tengo una mala noticia, nadie va a escribir tus pasos,
tus pasos dependen de vos. Quiero hablarles a los jóvenes y adolescentes, para que no pierdan tiempo como lo
perdí yo, si Dios ya te dio sueños, empezá a armar los pasos, y todos los días tomá tres pequeñas cosas, hacé algo
que te acerque un poquito. Hay personas que dicen, yo quiero que Dios me de diez mil personas, bueno ¿qué estás
haciendo hoy?, ¿qué tres cosas podrías hacer hoy?, llamá por lo menos a tres personas, pero hacé algo, porque
Dios necesita los pasos. Necesitamos juntarnos con mentores. Un mentor es alguien que ya hizo lo que yo quiero
hacer, para ver qué pasos hizo, y copiarlos, mentor no es ir y decirle ¡ay!, yo quiero ser tu mentor bueno, él es mi
mentor, no, mentor es alguien que yo tengo como modelo, que copio. Nunca le pidas oración a alguien que tiene
menos fe que vos, porque te va a hundir, pedile oración a gente que tiene más fe que vos, preguntá a alguien que
está delante tuyo en la carrera, nunca le preguntes a alguien que esté detrás, porque el que está detrás está
necesitando de vos. Un verdadero mentor nunca se te va a ofrecer, eso son los de cuarta, los verdaderos mentores,
vos los tenés que perseguir, por eso, un mentor nunca te va a dar un consejo, al mentor se lo tenés que sacar vos,
tenés que pedírselo, la gente que más aconseja es a la que peor le fue en la vida. Un mentor es alguien de quien yo
puedo aprender qué pasos seguir, plan son los pasos que tengo que dar. Jesús se movió así, cuando tenía diez mil
para comer, él no dijo tráiganme los panes, los vamos a revolear y que se multipliquen, aro, aro, revoleó los panes.
¡No! Dijo, siéntenlos, se sentaron los diez mil, júntense de a cincuenta, se juntaron, hagan círculos, se hicieron
círculos, llamó a los apóstoles, eso se llama planificación.

¿Qué vas a hacer mañana, u hoy mismo?, vas a empezar a anotar todos los planes, los pasos, los pasos grandes y
chiquitos, y todos los días te vas a comprometer a hacer tres cosas, mínimas, pequeñas, para vos alcanzar tu sueño,
nadie va a planificar tu vida, la tenés que planificar vos.
Levantá las dos manos, porque acá viene la bendición, retené esto: cuando yo tengo mis planes Dios le suma su
milagro. Para Dios poner un milagro en nuestra vida, necesita primero nuestros pasos, nuestra planificación. Fíjense,
el Señor le dice a Josué, yo te voy a dar Jericó, quiero que le des una vuelta una vez por día, entonces Israel le da
vuelta a la ciudad, callados, una vez por día, cuando terminan la vuelta le dice, al otro día, otra vuelta, y otra vuelta y
otra vuelta y en el séptimo día, le das más vueltas y a la vuelta número trece, vas a gritar, y yo voy a abrir los cielos,
y cae un milagro, si Josué hubiese sido argentino, le hubiese dicho a Dios, qué tanta vuelta y vuelta, ¿no podemos
hacer un trompito y pegamos el grito y que se caigan todos?, qué tantas vueltas. ¿Por qué Dios le pide las vueltas?,
porque Dios necesita tus pasos, vos empezás a hacer, empezás a hacer pequeñas cosas, empezás a caminar,
empezás a hacer todos los días algo, y viene un momento que Dios abre el cielo, pone un milagro, y pasos más
milagro, igual resultados extraordinarios. Yo te quiero decir que no desmayes, que sigas haciendo lo que Dios te dijo,
porque pronto Dios va a sumarle un milagro a todos los pequeños pasos. David decía, todos mis caminos te son
conocidos, ordénalos y bendícelos con tu palabra, no te detengas. Víctor Jansen escribió "Sopa de pollo para el
alma", saben cuántas editoriales lo rechazaron, doscientas cuarenta y tres, sabés lo que es que doscientas cuarenta
y dos editoriales te digan: no, no, no,...pero la número doscientos cuarenta y tres le dijo que sí, y vendió cien
millones de libros. Vos no necesitás que todos te digan que sí, necesitás seguir adelante, hacer tres cosas, mínimas,
por día, hacer, caminar, caminar, caminar y cuando Dios te vea, diga, ¡guau! esta persona está haciendo algo por su
milagro, yo le voy a dar mi milagro, y lo voy a bendecir grandemente, porque Dios no bendice a vagos, bendice a
gente que tiene planes de bendición.

Acá está el profeta y está el ejército enemigo, estos se juntan y dicen, tenemos un buchón, porque el diablo también
tiene planes, alguien está botoneando todo lo que hacemos, entonces uno le dice al rey, no rey, lo que pasa es que
hay uno que se llama Eliseo, es de Presencia, y Dios le dice todo lo que estamos haciendo, Dios le revela día, fecha,
hora. Y dice, vamos a matarlo. Mirá que tonto, si el profeta sabe todo. Entonces juntan todos los ejércitos, y van, y
rodean la casa del profeta. Eliseo ya sabía que venían en camino, duerme, se levanta a la mañana y le dice al
criado, a Guiezi, que prepare todo, cuando abre la ventana mira afuera, ve todos caballos rodeándolos, ve eso y
traspasa el plan, le dice, nos rodearon, nos van a matar, y el profeta le dice: tranquilo, son más los que están con
nosotros, que los que están en contra de nosotros.

Primera enseñanza, son más los que están con vos que los que están en tu contra. Es más la plata que Dios te
va a mandar, que la deuda que tenés. Son más los milagros que Dios te va a dar, que la enfermedad que tenés. Es
más la bendición, es más la risa que Dios te va a dar que cada lágrima que derramaste, es más. Los que tienen
deudas, quiero decirte que la abundancia financiera, es más que la deuda que tenés, porque son más los que están
con nosotros, que los que están en contra de nosotros, así que suelto esta palabra Presencia, porque después de
esta crisis, después de este virus, vamos a cosechar al treinta, al sesenta, y al ciento por uno, porque yo te digo, el
diablo te ha rodeado, pero Dios ha rodeado al enemigo, porque son más los que están con nosotros que en contra
nuestra. ¿Cuántos lo creen en esta noche? amén.

Son más, entonces le mete la mano en los ojos al criado y dice: abre los ojos para que vea, y cuando los abre
Guiezi, en el mundo espiritual, ve caballos y carros de fuego. Vos necesitás una palabra de fe, porque una palabra
de fe te trae una visión de fe. El profeta no le dijo: mostrale Señor. Primero le dio la palabra, son más los que están
con nosotros, vos tenés que levantarte cada mañana, y lo primero que tenés que hacer al salir de la cama, es
confesar una palabra de fe, son más los que están conmigo, que los que están en contra de mi, son más los
milagros que vienen, es más la bendición que viene, que las pruebas que vienen, es más la gloria que viene, que la
vergüenza, es más la unción, aunque todo el infierno se ponga en contra mío, porque cuando abras los ojos, vas a
descubrir que Dios ha rodeado a tus enemigos con el fuego de su presencia.
Dormí tranquilo, que son más los que están con vos. Eso es una palabra de fe. Tenemos que cancelar todas las
palabras negativas de gente de autoridad. Hay personas acá, de las que su papá nunca esperó nada, tu mamá
nunca esperó nada de vos, el cura, el pastor, nunca esperó nada de vos, vos tenés que cancelar toda expectativa
negativa que tuvieron figuras de autoridad en tu vida, porque vos no te movés por lo que otros esperaron, sino por lo
que sos en Dios. Ya me harté de escuchar gente que me dice, mi papá nunca esperó nada de mí, nunca pensaron
en mí. No importa, vos no te movés por expectativa de la gente, te movés porque son más los que están con vos
que los que están en contra tuya. Cancelamos toda palabra negativa de figuras de autoridad, y del colegio. Tenés
que cancelar el colegio en tu vida, hay gente que está atada por cómo le fue en el colegio. La otra vez vino un joven
de esta iglesia y me dice: Bernardo, tengo miedo de ponerme de novio, de no conseguir trabajo, y le digo: ¿por qué
tenés tanto miedo? porque a mi en el colegio me fue mal, ¿y qué tiene que ver eso?, es que me costaba memorizar
¿y? Yo también me llevé materias, todo el secundario, me llevé matemáticas, física, geografía, historia, y lengua,
tres años seguidos y en quinto grado no repetí porque la señorita paraba en el kiosco de mi papá y él le daba
chocolate, y la maestra no me hizo repetir gracias a los chocolates. La única vez que estudié matemáticas, quinto
año, me saco un diez, y me llama la profesora, me dice: venga acá, fíjese esto, le digo ¡un diez! ¡Guau! y me dice:
tiene un cero, me lo tacha, por copiarse, ¡no me copié! es la primera, es la única vez que estudié, mentira, y su
compañero que está al lado, tiene un cero también, tienen doble cero y no me creyó, y dije ¿a sí? me voy a vengar,
nunca más tocaré matemáticas, en el nombre del Señor reprendo a los números. No estoy haciendo una apología de
ser un tonto, estoy diciéndote que vos no valés porque te aprobaron, o tenés medalla de oro, o te pusieron un cero,
valés porque sos un hijo de Dios y él te escogió y mayor es el que está en nosotros que el que está en contra de
nosotros. Esa es nuestra valía. Así que si a alguien le fue mal en el colegio, repitió jardín de infantes, se llevó
gimnasia, tranquilo, Dios no escoge por las notas del colegio, Dios te llama porque te ama, te ha escogido, y te dice,
yo te voy a rodear con mi fuego, con mi presencia, porque son más los que están con nosotros.

Segunda cosa, cuando Guiezi abre los ojos ve carros de fuego. Velocidad espiritual.
Eran de fuego porque era la velocidad luz, la luz del Señor ¿qué simboliza eso? Dios te va a hacer resolver
rápidamente, todos los conflictos, lo que tardabas diez años, lo vas a lograr en diez minutos, y lo que tardaste veinte,
lo vas a lograr en uno, porque Dios te va a dar velocidad para prosperar, para ser sanado, para avanzar, para crecer,
toda una vida de dolor, Dios la va a sanar en un instante, porque Dios tiene carros de fuego, tiene velocidad divina, y
todo lo que costó, en los próximos meses lo vamos a lograr.
Vamos que todo lo que celebres se queda en tu vida.

Velocidad. Rápido, vas a estar sano rápido, va a ser rápido. Dice Habacuc, solté la palabra para Argentina, Dios va a
hacer cosas tan asombrosas, que cuando te las cuenten no las vas a poder creer, quiero decirte Presencia, que Dios
va a hacer cosas tan rápidas, tan perfectas y extraordinarias, que vamos a decir ¡guau! no lo puedo creer y Dios va a
decir sí, sí, sí, porque mayor es el que está en nosotros que el que está en contra de nosotros. Velocidad.
Vio los carros de fuego, y el profeta dice, vamos a divertirnos, estaba todo el ejército afuera, el profeta Eliseo dice:
Enceguécelos Señor, y no solo quedaron ciegos sino tontos, ¿cuántos se levantaron alguna vez a la mañana y se
llevaron la silla por delante se pusieron las medias de distintos color, salieron con la ropa interior para afuera, se
tomaron el alcohol en vez de café y te lavaste con café? entonces sale el profeta y le dice: ¿a quién buscan?, a
Eliseo, yo lo conozco, está por acá. Los lleva. ¿Vive muy lejos? No, por acá. Los lleva. El profeta dice, ábreles los
ojos Señor, para que vean. Los hombres despiertan, Eliseo, pero estamos rodeados. Israel le dice al profeta ¿querés
que los matemos? No, vamos a hacer una fiesta, vamos a comer, qué vamos a matar. Comieron, el rey le dice,
gracias profeta, sabemos que Dios está con vos, hacemos las paces, y se fue. Eso se llama velocidad. Dios te va a
dar dones veloces, para atontar al enemigo. Cuando tu jefe te venga a echar vas a decir Padre atóntalo, te va a
pasar por al lado, cuando pase alguno que te guste, Señor abre los ojos para que vea a esta hermosura, como la
película en que ella estaba gordita, pero él la veía bien. Vas a decir, Padre, abre los ojos de mi jefe para que me
duplique el sueldo, el hombre va a tomar el taxi, tu cara va a ir a todos lados, y va a ver tu cara, se llama velocidad
extraordinaria. Pablo fue a predicar a Grecia, en Atenas, y predicó a los filósofos y convirtió a dos, a una chica
llamada Dámaris y un tal Dionisio, nadie más, y yo siempre que leí eso, dije, fracasó Pablo, porque ganó dos nada
más, pero Dionisio fue el obispo de Atenas, Dios ganó un obispo, por eso te quiero decir algo, Dios te va a dar
velocidad extraordinaria, en lo natural poco logro, pero en lo espiritual, logro extraordinario y Dios nos va a dar
autoridad, en esta semana vamos a decretar que el virus va a quedar atontado y que la luz del Señor se va a
encender sobre Argentina, porque Argentina está marcada, la ciudad crece por la bendición de los justos, y hoy
estamos decretando que nuestra tierra será visitada por la Presencia del Señor.
Tercero: seré atrevido. Quiero que grites "atrevido" de manera atrevida. ¿Habrá algún atrevido acá? tenés que
jugarte por el Señor, tenés que ser atrevido, hay cosas que Dios te las da una sola vez en la vida, y tenés que
jugarte. ¿Cuántas veces murió Jesús en la cruz?, ¿Cuántas veces abrió Moisés el mar Rojo? ¿Cuántos barcos hizo
Noé? hay momentos que Dios te pone una puerta grande y te tenés que jugar. Yo le pedí perdón al Señor cuando
escuché a la presidenta decir, abran las iglesias para darle fe, yo dije Señor perdonános porque los cristianos somos
los que más miedo tenemos, también dijo el jefe de gobierno, abran las iglesias para impartir fe. Hay momentos que
hay que jugarse hermanos, por el Señor, hay oportunidades que el Señor te va a dar y tenés que jugarte, tenés que
ser atrevido, tener un plan y jugarte por el Señor, en el nombre de él. La gente atrevida. A Watchman Nee, un chino
muy ungido por Dios, lo metieron preso en China comunista, estuvo quince años preso, le ponían un carcelero, pero
cada cinco horas se lo cambiaban porque los convertía a todos, entonces se lo dejaban cinco horas porque sino, nos
convierte a todos los chinos. El emperador dijo, le voy a dar cinco horas, entonces Watchman Nee, sabía que tenía
cinco horas para evangelizarlo. Yo quiero decirte que el diablo va a meterte en la cárcel más profunda, todos los que
se encadenen a tu mano, ellos no te van a cambiar a vos, vos los vas a cambiar a ellos, porque nosotros somos sal
y luz de esta tierra, y nosotros no nos vamos a adaptar a ninguna circunstancia, las circunstancias se van a adaptar
a nuestra fe, cuando Pablo estaba preso en Roma, decía: Pablo preso, esclavo de Jesucristo, para que lo lea bien
Nerón y le duela donde más le duele, yo no soy esclavo de Nerón y de Roma, yo soy esclavo de Cristo, por eso del
sistema estoy libre en el nombre del Señor. Y un día Pablo estaba preso y encadenan a uno, y Pablo le dice ¿como
te llamás? Onésimo, ¿y qué hiciste? le robé plata a mi jefe, ¿y vos? Nada, yo no hice nada. ¿Y como se llama el jefe
al que le robaste? Filemón. Es amigo mío, tiene una iglesia que se reúnen en la casa, un hombre de mucha plata. Sí,
yo era esclavo de él y le robé. Y le empieza a hablar Pablo al ladrón, y lo lleva a Cristo, y cuando se convierte dice
que viene la guardia, y lo liberan, le dice a Pablo, ¿no podés interceder por mi con mi ex-jefe?, al que le robé, sí,
entonces Pablo escribe: Estimado Filemón, he oído que amás mucho al Señor, y que es linda tu casa y tu familia, tu
esposa Apia, no sabes Filemón, te acordás que vos te convertiste conmigo, ahora acabo de convertir al que te robó,
así que te pido por favor que lo recibas, y lo perdones, y si te debe algo, lo pongas en mi cuenta, y acordate que vos
me debes más a mi, que yo a vos, así que lo vas perdonar en el amor de Cristo, en el nombre del Señor. Gente
atrevida. Y Dios los reconcilió. Dios está esperando gente que se juegue por él, como Eliseo, que diga: Señor yo me
voy a jugar.
Dice que está Jesús y cuando resucita se va al cielo y lo reciben todos los ángeles, Señor contános como fue todo.
No sabés, resucité a Lázaro, le sané la suegra a Pedro, hice milagros y eché demonios, y les voy a decir algo,
Buenos Aires y Argentina van a estar llenas de la presencia de Dios, voy a abrir los cielos sobre toda la Argentina y
voy a llenarla de mi gloria, como las aguas cubren la mar, voy a abrir los cielos y voy a hacer cosas tan
extraordinarias, que cuando las vean, no lo van a poder creer, y es más, voy a anotar a Argentina en las naciones
salvadas, y voy a soltar un avivamiento, los voy a sanar, los voy a prosperar, los voy a poner como potencia, las
familias estarán restauradas, uniré el corazón de los padres con los hijos, porque yo vine para decretar el año
agradable del Señor, para dar libertad a los presos, dar vista a los ciegos, dar esperanza a los cautivos, y los
ángeles le aplaudían. Señor ¿y como lo vas a hacer si vos ya estás acá en el cielo? Dejé doce personas para que
hagan eso, ¿doce?, ¿y si los doce fallan, cuál es el plan? y Jesús los mira y les dice: bueno, ellos son el plan, no hay
otro plan. Vos sos el plan. Sabías que vos sos el plan del sueño de Dios. Vos sos el plan, no hay otro plan, jugáte
por el Señor. Cuantos tenemos sueños, abrazá el sueño de Dios.

Estaba Tony Campolo, fue a predicar a Hawai, y estaba con los horarios cambiados, a las tres de la mañana se
levanta, tenía hambre y empezó a caminar, buscando para tomar un café, estaba todo cerrado, y encontró un lugar y
entró, lo atendió un señor gordo, medio bruto, ¿qué quiere? y empezó a comer, y a los diez minutos caen como diez
prostitutas y travestis, el pastor estaba tomando el café, empezó a sentirse mal y dijo ¿qué hago yo acá? mañana
tengo que predicar en el congreso, si me ven los de la iglesia ¿que van a pensar? son las cuatro de la mañana, y
empezó a sentirse mal. De pronto, en un momento, una de las prostitutas le dice a la otra, ¿sabés que mañana
cumplo años?, y a mi qué me importa, tonta, ¿para qué me lo decís? es que a mi nunca nadie me festejó el
cumpleaños, ¿y qué querés?, ¿que te lo festeje yo? tonta, tenemos que ir a trabajar, y se fueron. Entonces el pastor,
que estaba ahí, lo miró al mesero y le dice, ¿usted conoce a estas mujeres?, sí, ¿qué le parece si mañana le
festejamos el cumpleaños? ¿usted sabe como se llama la mujer que cumple años mañana?, sí, ¿qué le parece si
usted prepara una torta, yo traigo los globos, matracas y adornamos?, así que Tony Campolo puso el despertador,
dos de la mañana, se despertó, ya tenía los globos y las cosas, y fue para el lugar, pusieron: "feliz cumpleaños
Agnes", tres y media de la mañana caen todas las prostitutas, y cuando llegan, el gordo con el pastor le cantan el
cumpleaños, y la chica se puso a llorar, y el gordo saca un pastel grande de crema y se lo da a ella, no lo cortes, le
dice, no lo cortes, que nunca tuve un pastel así y lloró, el pastor dice qué buen momento para que oremos por
Agnes, tomémonos de la mano, ah dice el gordo, un predicador, me engañaste, sos predicador, me mentiste, ¿de
qué iglesia sos? soy de la iglesia que le festeja el cumpleaños a Agnes a las tres de la mañana, el gordo lo mira y le
dice, esa iglesia no existe, si existe yo me quiero congregar, bueno te estás congregando, es ésta. Cuando yo leí
eso, el Señor me dijo, no es a qué iglesia vas, es ¿qué iglesia vos estás haciendo?, hay lugar en tu corazón para un
cumpleaños, para amar a la gente y llevarla al Señor. Cuando nosotros, más Alejandra yo no, veía el programa de
Mirta Legrand o a Tinelli, a Viviana Canosa, a Rial, a Moria, a Luli Salazar, un día yo estaba sentado, cuando nos
invitaron con Alejandra en la mesa de Canosa, decía ¿qué hago acá? y en un momento tuve una visión, nunca lo
dije, y la vi a Viviana Canosa levantando las manos y adorando, y a partir de ahí dejamos de criticar a toda esa
gente, me imagino a Tinelli adorando, a Mirta, a Susana, a Estela, a Pedro, a José, ¿sabés qué hizo Dios? me
ensanchó el corazón, ahora hay lugar en mi corazón para esa gente, yo quiero que conozcan al Señor. Ojala Dios
ensanche nuestro corazón, y donde vayamos hagamos una iglesia para él, porque iglesia no son estas cuatro
paredes, esto es edificio, iglesia somos nosotros, iglesia la construimos donde vayamos, hay una Agnes que va a
estar esperando que alguien le cante el cumpleaños, le haga una corazón y le diga, Dios te quiere, de corazón, y yo
soy el instrumento, yo estoy jugado por el Señor para presentarte al rey de la gloria, al que murió en la cruz y
resucitó, no hay otro plan, vos sos el plan, vos sos el plan, vos sos el plan. Vamos a construir una gran casa en este
país donde la gente va a poder venir, no importa lo que tengan, lo que hagan, y quienes sean, les cantaremos el feliz
cumpleaños, y el amor de Dios hará el resto, Dios va a ensanchar tu corazón, jugáte por él, jugáte por el Señor,
porque cuando él murió en la cruz, él lo único que veía delante de sus ojos, es tu cara, y él dijo, vale la pena morir
por mi hijo, resucitar por él, y bendecirlo, porque así como yo puse su cara delante de mi, él pondrá otras caras
delante de él, y les va a presentar mi amor, Dios va a levantar a Presencia de Dios, siento la unción del Señor con
un corazón muy grande, con aciertos y errores, pero gente que ama gente, que le festejan los cumpleaños, gente
que dice, Señor yo me voy a jugar por vos, me llamaste, vos me has bendecido, como yo no voy a dar todo por vos,
levantá tus manos donde estás y dejá que Dios ensanche tu corazón en esta noche. Levantá tus manos y vamos a
conectarnos en el espíritu, porque vamos a declarar que los cielos están por abrirse y que los carros de fuego nos
van a rodear, y que mayor es el que está en nosotros, y que son más los que están con nosotros. Yo declaro,
Presencia de Dios, que Argentina estará sana, estará bendecida, y un corazón grande, abrigará a toda la gente que
lo busca, yo declaro prosperidad, declaro bendición, en el nombre del Señor, amén, amén, y amén.
Tomá tu birome, levantála porque vamos a orar. La atmósfera espiritual está lista. Con esa birome vas a firmar
cheques millonarios, acordáte de mi cuando lo hagas, yo te suelto la palabra como profeta de esta casa, hay gente
que incorpora demonios y hacen escritura automática, hoy nosotros vamos a incorporar al Espíritu y cuando no
sepas qué escribir la birome va a escribir sola, porque Dios te va a dar los pasos, todos los días, chiquitos, no
importa, pero pasos, y te va a inspirar y vas a caminar sobre esos planes y un día Dios te va a asomar su milagro y
vamos a saltar de alegría, el Señor me dijo Presencia, que vas a ganar tanta gente para Dios, que si tuvieses que
escribir todos los nombres que vas a ganar, gastarías biromes enteras, en el cielo la gente no va a parar de
saludarte, te va a decir, gracias que un día me invitaste, gracias que me hablaste de Jesús, gracias porque te
acordaste de mi cumpleaños, el chico que hoy se bautiza, que la mamá lo volvió loco, le va a dar las gracias por la
eternidad a la mamá, gracias porque ahora estoy con Cristo, Dios va a ungir nuestros lápices para ideas de oro.
Padre levantamos las biromes, las manos y yo decreto en el nombre del Señor, que en esta semana, con estas
manos y estos lápices o biromes, escribimos las mejores ideas extraordinarias, alumbrarás nuestros pasos con tu
palabra, todos nuestros caminos te serán conocidos, decretamos en el nombre del Señor que con estas manos y
biromes firmaremos cheques millonarios, cerraremos grandes transacciones, antes las usábamos para hacer
números, y ver como pagábamos las deudas, ahora lo haremos para ver donde metemos tanta abundancia. Padre,
declaro que Presencia de Dios será iglesia a las tres de la mañana, en los bolichitos cualquiera, en las
universidades, en los taxis, en este edificio, donde estemos, en los negocios, en los subtes, en los colectivos,
caminando en los barrios, seremos tu iglesia, ensancharemos tu nombre, traeremos bendición, yo lo decreto, lo
declaro, y lo imparto, en el poder del acuerdo, a través de la fe y en el nombre de Jesús. amen, amen y amen.
Presencia se viene.
Eliseo le dice el profeta, abre los ojos para que veas, porque ese rey que ataco era el rey de Siria se llamaba Ben
Adad y era malo, los Ben, eran, Ben uno, Ben dos, tres, cuando yo analicé este pasaje antes de analizarlo Dios me
mostró otro pasaje, yo preparé este mensaje, pero terminé predicando de este pasaje y no del otro pasaje, porque
en el otro pasaje que esta en Primera de Reyes era un Ben Adad, y ese rey le dijo al rey de Israel te voy a tomar el
dinero, las mujeres, y los hijos, y eso es lo que el diablo quiere hacer, sacarte finanzas, familia y sacarte
descendencia y dice en primera de Reyes que el rey de Israel en vez de pelear, le dijo, llévate todo lo que quieras. y
yo dije no puede ser tan tonto este hombre, que le vengan a saquear el pueblo, y este hombre ceda, representa a
muchos cristianos, que en vez de pelear, le cedieron todo al diablo, pero dice el relato que después que le saco
dinero e hijos, el rey le mando un mensajero y le dijo, ahora te voy a tomar lo mas preciado, entonces el rey se juntó
con los ancianos, con los lideres, ¿que hacemos? este hombre nos va a matar, porque el diablo no quiere de vos el
dinero, no quiere los hijos, no la mujer, no quiere tu familia, no quiere tu plata, lo que el diablo en realidad te quiere
robar, es lo mas preciado que vos tenés, ¿qué es lo mas preciado?, tu fe, la presencia de Dios, eso es lo que el
enemigo te quiere robar. Sabe que el no puede tocar tu fe, si primero no toca tu familia, tu dinero, o tus finanzas, te
manda un virus para asustarte, te levanta muerte, porque en el fondo, lo que el quiere hacer, es robarte lo mas
preciado, que es tu pacto con Dios, tu amor por el Señor, porque nuestra fe es lo que lo vence, no lo vence ni
nuestro dinero, ni nuestros hijos, o familia, lo que vence al diablo es nuestra fe. Entonces el rey dijo ¿que hacemos?
y apareció un profeta anónimo, discípulo de Eliseo, en el cielo yo le voy a dar un beso a Eliseo, un anónimo, y le
dice: Rey así dice el Señor, andá que los vas a vencer, eso dice Dios. ¿Si, y como lo voy a vencer?, ¿con los
cadetes?, ¿cuantos son? doscientos cuarenta y seis cadetes, que representa el que no terminó el colegio,
representa el que esta empezando en la fe, el que no entiende mucho, representa el nuevo, a la gente sencilla, y se
juntaron los doscientos cuarenta y seis, le dijeron sí al rey, y hoy Dios va a levantar cadetes, gente con un corazón
sencillo, que tengan un pacto con Dios, y le digan, yo no voy a dejar que el diablo robe mi fe, no me la va a robar, no
solo no me la va a robar, voy a multiplicar mi fe ante quien se me cruce. Yo le pedí perdón al Señor porque la
presidenta dijo, las iglesias abran, así le dan fe a la gente, y yo le dije, Señor si los cristianos tienen miedo de ir a las
iglesias, como le vamos a impartir fe, que la presidenta le dice que vayan. Esta es una gran oportunidad iglesia, así
como el virus pasa, contagia por la boca, la fe también pasa por la boca, vamos a hablar palabras de victoria, ojala
Dios abra tus ojos para que veas que hay carros de fuego, que hay voz profética, ojala Dios te de un corazón
grande, no necesitamos predicadores, ni pastores, ni teólogos, necesitamos gente que le cante feliz cumpleaños, a
la gente a la que nadie se lo quiso cantar, y le digas, lo hice de parte del Señor, lo demás lo hace el Señor. Cuando
te pregunten ¿a que iglesia vas?, ya no voy a ninguna, ¿que iglesia estoy haciendo?, estoy haciendo una casa
grande para Dios. Esta palabra me la dio el Señor, me dijo, sabes porque Pedro trajo el avivamiento, fijate el
comienzo, al comienzo esta la clave. Y me puse a buscar Lucas 5 descubrí cuatro cosas. dice que Jesús llegaba y
Pedro estaba pescando estaba guardando las redes, y Jesús le dijo, dame la barca, le dio la barca, se subió a la
barca, alejá la barca, Jesús predicó y se bajó del barco, y le dijo andá y echá la red adentro, vamos, no pesqué
nada, no importa, andá y pescá. y cuando bajó, Jesús lo miro, y le dijo, sígueme, y el Señor me dijo, ¿ves? cuatro
órdenes, y obedeció las cuatro sin chistar, dame la barca, corre la barca, tira la red, sígueme y te haré pescador de
hombres, porque cuando vos calificás en tu primer examen, Dios te pone, te asciende para algo mas grande,
pescaste peces, ahora vas a pescar hombres. Hoy Dios necesita Pedros, que digan si Señor, contá conmigo para lo
que sea, a la hora que sea, si es a las tres de la mañana, o feriado, cuando sea, yo estoy disponible para llevarle a
alguien una palabra de fe, yo te digo que vas a ganar mucha gente para Dios, y tu corazón se va a ensanchar,
porque el que gana gente es sabio para Dios, y este ministerio es bendecido, porque todo lo que hicimos y que
hacemos, y el ochenta por ciento de lo que ingresa, va todo para ganar gente para Dios. Así que levantá tus manos,
yo decreto Presencia de Dios, que vienen días extraordinarios, yo decreto que Ben Adad no va a tomar nada, que no
solo no va a tocar nuestra fe, que vamos a recuperar familias, finanzas, y descendencia, hoy nos levantamos como
Eliseo, para rodear a todo lo malo con carros de fuego, y hoy nos levantamos con autoridad del cielo, para jugarnos
por tu sueño, y declaramos que en esta semana, ganaremos de a miles para ti, lo decretamos, lo decretamos en el
nombre del Señor. Amen