You are on page 1of 5

Historia de los satélites de telecomunicaciones

La historia de los satélites de telecomunicaciones es una de las partes más apasionantes del medio televisivo.
Quizás sea por su intrínseca relación con el avance humano que significaron estas invenciones, no sólo a nivel
de comunicación global, sino también militar y por la conquista de una parte del espacio. Los precursores de
toda esta ciencia fueron los satélites meteorológicos, puestos en marcha en 1960 y gracias a los cuales se han
predicho y evitado multitud de catástrofes naturales.
Tan sólo 50 años más tarde, nos encontramos en un panorama muy esperanzador para el futuro de los satélites.
Actualmente, se puede realizar una intervención médica desde cualquier parte del mundo, establecer una
comunicación sonora, geolocalizar personas y la parte que más nos interesa en este artículo, transmitir audio y
video en tiempo real desde cualquier parte del planeta.
Actualmente es probable que seamos incapaces de imaginar que ocurrirá dentro de los próximos 50 años en

materia
La breve historia de los satélites de televisión que comentamos en este artículo es un resumen del por qué de su
existencia, los factores sociales y políticos que determinaron su creación y descubrimiento en la década de los
50-60 y cómo fueron esas primeras pruebas de operación de una máquina, hasta entonces completamente
desconocida por el mundo y en la que a priori sólo la URSS creía en sus posibilidades técnicas.espacial, pero la
técnica continuará avanzando como mínimo a la velocidad actual o cuatro veces más rápido. Y una de las más
importantes aplicaciones de los satélites, como es la militar, seguirá siendo totalmente desconocida para la
humanidad con el paso del tiempo.
¿Por qué nacieron los satélites?
1945, Guerra Fría. Los Estados Unidos y La Unión Soviética querían llegar cuanto antes a la luna y lanzar un
satélite. Acababa de comenzar la carrera por descubrir una de las armas más poderosas del Siglo XX. En primer
lugar, la necesidad de comunicar de un punto a otro francamente lejano fue uno de los impulsores de esa
tecnología, ya que el primer concepto en el que se pensó fueron loscables submarinos, pero se buscaba una
alternativa tecnológica debido a su elevado coste de implantación y fabricación.
Tras numerosos estudios de la atmósfera terrestre con globos que alcanzaban los 30 Km de altitud (un avión
comercial vuela a unos 12 Km como máximo) y pruebas con algunos cohetes, un 4 de Octubre de 1957 la URSS
lanzaba al espacio el primer satélite del mundo: El Sputnik 1. Tras posicionarse correctamente en órbita, el
satélite emitió unos pitidos por radio que demostraron el éxito de la tecnología. Desde este momento, el mundo
comenzó a cambiar por completo.
La recepción de esa señal de radio en la tierra supuso un impacto en la población mundial. Desde entonces se
comenzó a creer en la tecnología satelital e invertir a marchas forzadas para multiples usos, contemplando a día
de hoy desde el militar o el meteorológico, pasando por el de reconocimiento hasta llegar a los satélites de
comunicaciones, que son los que nos afectan directamente televisivamente hablando.
¿Cómo era el primer satélite de telecomunicaciones, el Telstar
#1?
El primer satélite activo de comunicacioneslanzado al espacio fue el Telstar 1, un satélite norteamericano y de
construcción privada, financiado por la archiconocida American Telephone and Telegraph Company, o
simplemente AT&T. Fue lanzado al espacio un 10 de Julio de 1962 con dos objetivos principales: Transmitir
señales de televisión y conversaciones a través del Océano Atlántico. No era muy grande, apenas medía algo
más de un metro de altura y pesaba unos 77 kilogramos.
El Telstar 1 marcó un antes y un después en la recién nacida era de la televisión. Una de sus primeras pruebas
fue hacer posible la primera llamada de teléfono transmitida a través de un satélite, algo que cambiaría el
mundo. La construcción del satélite costó unos $50 millones de dólares y gracias a su reducido tamaño pudo
ser lanzado en un cohete Delta, propiedad de la NASA.
La primera emisión de televisión transmitida por satélite es la que podemos ver en este video. Se realizó
desde Andover, en Maine (EE UU) hasta Cornualles (Inglaterra). En ella se veía la enorme esfera que actuaba
de generador de señal en la parte estadounidense hacia el satélite y cómo era el aspecto de este primerizo y
esférico habitante espacial que comenzaba a escribir historia en un medio que veía la luz por primera vez.
¿Qué servicios ofrecían estos primeros satélites?
El Echo 1A, el primer satélite de telecomunicaciones lanzado al espacio con éxito, fue una primera prueba para
transmitir señales de radio, teléfono y televisión en 1960. En la imagen podemos ver el enorme tamaño de su
satélite sucesor, el Echo II comparado con el de una persona. Anterior al Telstar 1, simplemente actuó como un
espejo reflector, ya que no tenía mayor capacidad que la de recibir una señal y rebotarla a la tierra. De hecho,
estos satélites tenían un tiempo muy limitado de operación, debido a que eran subidos a una órbita muy
cercana a la Tierra. En concreto, el Telstar 1 estaba situado a una altura que dibujaba una órbita elíptica que
completaba cada 2 horas y 37 minutos exacta, por lo que sólo estaba operativo durante 20 minutos en cada
vuelta que daba sobre el planeta tierra.
Gracias a él se transmitió la primera llamada de teléfono por satélite de la historia, y como hemos
comentado, la primeraretransmisión de televisión por satélite. Además, se consiguieron transmitir datos y
algunos faxes entre dos puntos. Sin embargo, la aventura duró sólo unos pocos meses. El Telstar dejó de
funcionar un 21 de Febrero de 1963, tras haber perdido la comunicación en varias ocasiones, aunque anterior a
esta fecha, los técnicos pudieron recuperarlo, pasando por una etapa en la que el Telstar enviaba datos de forma
intermitente hasta el final de su vida útil.
Un día antes del lanzamiento del Telstar 1, el 9 de Julio de 1962 el gobierno de Estados Unidos realizó
una prueba nuclear en el espacio conocida como Starfish Prime. Lanzaron una bomba atómica a unos 400 Km.
de altitud sobre una isla del Pacífico en lo que a priori comprendía un objetivo de investigación. Dicha prueba se
considera estratosférica por suceder fuera de la atmósfera terrestre, sin embargo, la radiación quedó presente allí
fuera.
El cinturón donde orbitaba el Telstar 1 quedó sobrecargado de energía, por lo que se cree que los aparatos
del satélite dejaron de funcionar seis meses más tarde en gran parte debido a los daños producidos por la
radiación que recibieron procedente de los restos de esta prueba. Meses más tarde se lanzó al espacio el Telstar
2, con algo de mayor suerte, y a partir de aquí se marcó un serio comienzo de la carrera espacial por los satélites.

¿Qué utilidad prestan los satélites artificiales?

La vida en la Tierra es captada a través de la tecnología de un satélite. Este detecta cualquier incidencia que se
produce en el Planeta, inundaciones, incendios, movimientos de las corrientes oceánicas y cuánta nieve ha caído
o caerá durante la temporada de esquí.

Para medir y observar la radiación solar, los rayos cósmicos, las características de la ionosfera, el campo
magnético de la Tierra en el espacio, la presión atmosférica y otros fenómenos, los hombres de ciencia utilizaron
globos y cohetes que llevaban a grandes alturas instrumentos muy delicados, gracias a los cuales S2 hicieron
importantes descubrimientos científicos sobre las grandes mareas atmosféricas, las auroras boreales y las
radiaciones cósmicas. Pero la corta vida de globos y cohetes, y lo limitado del campo que podían abarcar, obligó
a los científicos a estudiar la posibilidad de lanzar al espacio satélites artificiales que permitieran una
observación más detenida, y también de mayor exactitud, de los fenómenos atmosféricos, geodésicos,
ionosféricos, que querían estudiar.

El satélite artificial, que puede tener diversas formas -esférica, cónica, cilíndrica-, lleva instrumentos
registradores de gran delicadeza, sensibilidad y precisión, y es lanzado al espacio por medio de una serie de
cohetes que se disparan sucesivamente, a diversas alturas, a fin de imprimirle la dirección y velocidad necesarias
para que entre a describir una órbita determinada alrededor de la Tierra. Una vez colocado en órbita, el satélite
artificial no necesita más impulso, y viaja libremente por el espacio de acuerdo con las leyes de la mecánica
celeste que rigen al Universo todo, sin exclusiones.

Entre los numerosos e importantes problemas científicos que los satélites artificiales están ayudando a resolver,
muchos se refieren a nuestro planeta; algunos, al espacio interplanetario y a los fenómenos que en él se
desarrollan, y otros, al Sol y las estrellas. A continuación enunciaremos algunos de ellos.

La densidad atmosférica en las altas regiones. La resistencia del aire se calcula por la trayectoria del satélite y el
examen detallado de su curso.

Determinaciones geodésicas. La observación de la órbita del satélite permite calcular la curvatura real de la
Tierra, y por la obtención de vistas simultáneas y sincronizadas es posible corregir el mapa del mundo, hasta
llevarlo a la perfección. Mediciones ionosféricas. Las señales de radio que emite el satélite sufren refracciones al
pasar por la ionosfera, de manera que su altitud aparece desplazada. De la comparación de la altitud aparente
con la real se logra el índice de la refracción ionosférica y se obtienen las características eléctricas de esas
regiones atmosféricas. Constitución de la corteza terrestre. Si el satélite permanece en el espacio un tiempo
relativamente largo, las perturbaciones de su órbita dan la clave de la manera cómo está distribuida la masa en la
corteza terrestre, y las variaciones de su densidad y espesor. Radiaciones ultravioletas. Las radiaciones
ultravioletas del Sol afectan las radiocomunicaciones, lo mismo que el clima y la temperatura en la Tierra. En
algunos satélites se han enviado contadores de Geiger, para registrar la incidencia de los rayos cósmicos, y
aparatos para medir el campo magnético de la Tierra. También se procura determinar el equilibrio energético de
nuestro planeta, midiendo la irradiación que recibe del Sol y el gasto de energía o emisión infrarroja de la Tierra.
Éstos y otros muchos problemas científicos serán resueltos a breve plazo, por los hombres de ciencia, gracias a
la colaboración de los satélites artificiales.

Usos del satélite artificial: Sirve de uso civil como militar. Para realizar llamadas por teléfono celular a
cualquier parte del mundo con un costo en el servicio accesible a todos. Son además apropiados para monitorear
fenómenos climáticos que ocurren a bajas latitudes como los huracanes y tifones la. Existen además los satélites
dedicados a vigilancia y reconocimiento.

La Tierra a baja altura, entre 250 y 500 Km. Son utilizados con fines eminentemente militares. Con esta técnica
la honda Magallanes logró fotografiar detalladamente la superficie del planeta Venus que se encuentra siempre
rodeado de una espesa capa de nubes, están también los satélites de alerta temprana, los cuales son telescopios
infrarrojos en órbita geoestacionaria, encargados de detectar el despegue de misiles balísticos y de pacíficos
cohetes civiles, rastreando el calor generado por los gases de combustión.Estos artefactos son muy útiles para el
hombre moderno, son los protagonistas principales de las comunicaciones en el mundo; gracias a ellos,
recibimos señales de televisión, de radio y teléfono, o tenemos información valiosa del clima, de nuestro medio
ambiente y del espacio.Para tener una idea más clara, cada objeto o ser sobre la superficie terrestre emite una
estela o firma, que es su energía particular, la cual cambia conforme ese objeto o ser se modifica, y por esta
característica es posible identificar, mediante un satélite, la firma del agua salada que es diferente a la del agua
dulce o diferenciar el aire contaminado del limpio; también, se pueden distinguir los elementos de un territorio
en un tiempo determinado, tales como sus cosechas, tipos y estado de las mismas, la fauna marina y la terrestre,
las grandes ciudades, los poblados, las instalaciones hechas por el hombre, las vías de comunicación terrestre y
muchas más.Los sistemas de satélites no dependen de líneas y conexiones físicas montadas a lo largo de la
superficie de la Tierra, sino de estaciones terrenas ubicadas en diferentes lugares, cuyo costo para su puesta en
operación es mucho más bajo que construir una carretera; además, con los avances en la ciencia y tecnología,
los satélites son cada vez más versátiles, duran mayor tiempo en órbita y ofrecen más y mejores servicios.