You are on page 1of 16

descubrimiento y conquista de américa: mito y realidad

Author(s): luis n. rivera pagán


Source: Boletín de Antropología Americana, No. 20 (diciembre 1989), pp. 83-97
Published by: Pan American Institute of Geography and History
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/40977495
Accessed: 09-12-2017 01:47 UTC

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide
range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and
facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
http://about.jstor.org/terms

Pan American Institute of Geography and History is collaborating with JSTOR to digitize,
preserve and extend access to Boletín de Antropología Americana

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
luis n. rivera pagan

descubrimiento y conquista de
america: mito y realidad

En treinta y tres días pasé a las Indias con la armada que los ¡Ilustríssimos Rey e Reina, Nuestros
Señores, me dieron, donde yo fallé muy muchas islas pobladas con gente sin número, y d'ellas todas
he tomado posesión por sus Altezas con pregón y vandera real estendida.

Cristóbal Colón

Es lícito llamarlo un nuevo mundo. Ninguna de estas regiones fueron conocidas por nuestros ante-
cesores, y para todos los que se enteren será algo novísimo...He encontrado un continente en esa
parte meridional, más habitado de poblaciones y animales que Europa, Asia o Africa.

Américo Vespucio

La mitología del descubrimiento

Espafia e Hispanoamérica, se aprestan a ce-antes. Las naves que llegaron, el 12 de octubre


lebrar el quinto centenario del descubri- de 1492, a Guanahaní no encontraron una isla
miento de América. Esto ha motivado un desierta. Seguir hablando de descubrimiento,
intenso debate en el que se repiten dos en sentido absoluto y trascendental, supon-
preguntas de diversas maneras. ¿Podemos dría la inexistencia previa de historia humana
hablar propiamente de un "descubrimiento"? y cultural en las tierras encontradas. Eso sería
¿Hay algo que realmente debemos "cele- absurdoy revelador de arraigadoy anacrónico
brar"?1. etnocentrismo.
¿Se trata de un descubrimiento? Sólo si Además, todo el proceso está matizado
adoptamos la perspectiva histórica provincial por la sublime ironía de que Cristóbal Colón
de la cristiandad, enclaustrada en el conti-llegó a donde no pretendía y no alcanzó lo que
nente europeo, a fines del siglo decimoquinto. realmente buscaba2. Su intención la describe
En esencia, sin embargo, la propiedad de esteBartolomé de Las Casas:
concepto es problemática ya que los territo-
Lo que se ofrecía a hacer es lo
rios a los que arribaron los españoles habían siguiente: Que por la vía del Poniente,
sido encontrados y poblados muchos siglos hacia el Austro o el Mediodía, descubriría

1 Juan A. Ortega y Medina, La idea colombina del descu- 2 Beatriz Pastor, Discurso narrativo de la conquista de
brimiento desde México (1836-1986). México, D.F., América. La Habana: Casa de las Americas, 1984, pp.
UNAM, 1987, pp. 127-171. 17-109.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
84 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

grandes tierras, islas y tierra firme, felicísi-


mas, riquísimas de oro y plata y perlas y
piedras preciosas y gentes infinitas; y que
por aquel camino entendía toparse con
tierra de la India, y con la gran isla de
Cipango y los reinos del Gran Khan...3.

Jamás el Almirante entendió la verdadera


naturaleza de su famoso "descubrimiento".
Hasta el fin de sus días, en 1506, se aferró ob-
sesivamente a la noción, dependiente de una
deficiente cosmografía, del carácter asiático
de sus hallazgos4. Colón, "se muere creyendo
haber alcanzado su sueño.. .navegar de Eu-
ropa a la India"5. Nunca tuvo una idea precisa
de lo que había encontrado. Las tierras que
halló, y sus habitantes, se mezclaron confusa-
mente con sus fantasías, mitos, utopías, ambi-
ciones y febril providencialismo mesiánico.
Es absurdo festejar un evento que en la
mente de su principal protagonista revistió un
significado sustancialmente diferente a lo que
ocurrió. Se desembocaría en la extraña condi-
ción de celebrar una colosal incoherencia la hipótesis de la cercanía del Edén y asevera
estar próximo a las legendarias minas de
entre el evento y conciencia, realidad e inter-
pretación, lo que Consuelo Varela ha cata- donde el rey Salomón obtuviese el oro para
edificar el templo8 y su insistencia en el
logado de "claro desajuste entre la capacidad
cognoscitiva (de Colón) y el mundo circun- carácter peninsular, y, por tanto, de tierra
firme asiática, de Cuba9.
dante (americano)"6. Esa disparidad entre lo
Monumento indeleble a la incoherencia
encontrado y la percepción colombina au-
de
mentó con el tiempo, como lo demuestra su la tesis del "descubrimiento" es el que las
tierras supuestamente descubiertas por
posterior teoría de encontrarse muy cerca del
Colón no se nominaron en su honor, sino en el
paraíso terrenal del Génesis bíblico (por eso
nomina al continente suramericano "Isla dede quien por primera vez las concibió como
mundus noms o Nuevo Mundo: Américo
Gracia")7, su febril carta escrita en julio
de 1503, perdido en Jamaica, en la que reitera Vespucio. Lo que dice Vespucio, en carta
aparentemente escrita en 1503, es lo
siguiente:
3 Historia de las Indias. Mestico, D.F. : Fondo de Cultura
Económica, 1986, libro 1, capítulo 28, tomo 1, p. 174 Es lícito llamarlo un nuevo mundo [No-
(en adelante HI). vum Mundum]. Ninguna de estas regiones
4 Carl Oitwin Sauer, Descubrimiento y dominación es- fueron conocidas por nuestros antece-
pañola del Caribe. México, D.F.: Fondo de Cultura sores, y para todos los que se enteren será
Económica, 1984, pp. 216-222
5 Consuelo Varela, "Prólogo", a Cristóbal Colón, Tex-
tosy documentos completos: Relaciones de viajes, cartas
y memoriales (ed. de Consuelo Varela). Madrid: 8 Ibid, pp. 292-293.
Alianza Editorial, 1982, p. xxxii. 9 Georg Frederici, El carácter del descubrimiento y de la
0 Ibid., p. xxxii. conquista de América: Introducción a la historia de
7 Los cuatro viajes. Testamento (ed. de Consue- la colonización de América por los pueblos del Viejo
lo Varela). Madrid: Alianza Editorial, 1986, Mundo. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica,
pp. 238-247. 1986(original alemán de 1925), Vol.1, pp. 269-270.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 85

la primera
algo novísimo. La opinión de la mayoría de proclamación de la indepen-
los antiguos era que allende la dencia
línea de América, formulada doscientos
equinoccial y hacia el meridiano nosetenta
habíaaños antes que la otra. Colón, que
hasta lay
tierra, sino mar, que llamaban Atlántico; hora de su muerte vive en la ilusión
si alguno afirmaba haber ahí algún deconti-
haber llegado a las Indias al poner el pie
en Guanahaníy en Cuba,hace, mirándolo
nente, argumentaba con diversas razones
que debía estar inhabitado. Pero esta
bien, que el cosmos se presente más estre-
opinión es falsa y opuesta a la verdad...
cho a sus contemporáneos, a causa de esa
pues he encontrado un continente ilusión
en esa suya; Vespucio, que invalida la hi-
pótesis
parte meridional, más poblado y lleno dede que el nuevo continente sea la
India, afirmando categóricamente que es
animales que Europa, Asia o Africa...10.
un nuevo mundo, es el que introduce el
concepto nuevo y válido hasta nuestros
Fue ésta la primera vez que se identifi-
caron las tierras encontradas como un Nuevo días12.

Mundo, un cuarto continente distinto a los


tres ya conocidos. En 1507, la cartografía de Poca gracia hizo a muchos cronistas y
Martín Hylacomilus Waldseemüller, incluída políticos españoles la popularidad del toponi-
en el texto científico Cosmographiae introduc- mio América, adoptado inicialmente en los
tio, inscribe por primera vez, a manera de su- países no hispanos y durante siglos resistido
gerencia, el nombre de América para las por los castellanos, que se aferraron al
tierras encontradas: "Et quarta orbis pars, término "Indias", a pesar de que temprano en
quant, quiaAmericus invertit, Amerigam quasi el siglo dieciséis el jurista Juan López de Pala-
omerici terrant sive Americani nuncupare li- cios Rubios, había indicado su incorreción.
cet" ("Y la cuarta parte del mundo, ya que "El vulgo, en su ignorancia, llama Indias a
Américo la ha descubierto, sería lícito llamarla dichas Islas. No son Indias, sin embargo..."13.
Amériga o América")11. Incluso Las Casas protestó: "Se le usurpó lo
La carta Mundus Novus se hizo muy que era suyo, al Almirante D. Cristóbal
popular. De ella escribe el historiador Stefan Colón., cómo le pertenecía más a él, que se
Zweig varias líneas que ameritan citarse: llamara la dicha (tierra) firme Columba, de
Colón, o Columbo que la descubrió...que no
[Tuvo] una influencia histórica mucho de Américo denominarla América"14.
más trascendental que la de todas las
demás relaciones, incluso la de Colón; No parece darse cuenta de que el ele-
pero la verdadera celebridad y la verda- mento crucial no fue quien llegó primero, sino
dera trascendencia del diminuto folleto no quien la concibió inicialmente como un conti-
se deben a su contenido... El suceso pro- nente distinto al medieval triàdico orbis te-
piamente dicho de esa carta es -cosa
rrarum Europa-Africa-Asia. Al hacerlo,
extraña-, no la carta misma, sino su título,
Vespucio contribuyó a estimular la ima-
las dos palabras, las cuatro sílabas, que
produjeron una revolución sin preceden- ginación utópica europea. Desde Utopía de
tes en el modo de considerar el cosmos... Tomás Moro (1515) hasta La ciudad del Sol
Estas palabras, pocas pero decisivas, (1623), de Tomás Campanella, la fantasía
hacen del Mundus Novus un documento
europea soñadora de estilos ideales de exis-
memorable de la humanidad; constituyen

10 Carta titulada "Mundus Novus" (según la primera 12 Américo Vespucio: Historia de una inmortalidad a la
edición latina de 1504, en Augsburgo). Reproducida que América debe su nombre. Buenos Aires: Editorial
en Henry Vignaud,/lmmc Vespuce, 1451-1512 París: Claridad, 1942, pp. 52-54.
Ernest Leroux, Éditeur, 1917, p.305(énfasis añadido, 13 De las islas del mar océano (tr.Agustín Millares
mi traducción). Cario). México, D.F.: Fondo de Cultura Económica,
11 Francisco Esteve Barba, Historiografía indiana. 1954, p. 6.
Madrid: Gredos, 1964, p.42 14 //./., I.l,c.l39,t 2, p. 40.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
86 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

testimonio cómo él ante todos t


de hecho tomó, posesión de la dic
Rey e por la Reina sus señores..
"Descubrir" y "tomar posesi
vierten en actos concurrentes. La historio-
grafía tradicional destaca lo acontecido el 12
de octubre de 1492 como un "descubri-
miento", eludiendo lo central en él. El en-
cuentro entre europeos y nativos americanos
es, en realidad, un ejercicio de poder. Es un
evento en que los primeros se apoderan de los
segundos, sus tierras y personas. Francisco de
Vitoria lo expresa así, al iniciar su relección
teológica De indis (1538): "Toda esta
controversia..ha sido tomada por causa de
esos bárbaros del Nuevo Mundo, vulgar-
mente llamados indios, que...hace cuarenta
años han venido a poder de los españoles"18.
El acto, pleno de simbolismo, pero de
naturaleza jurídica, que realiza Colón - "d'el-
las todas he tomado posesión por sus
Altezas con pregón y vandera real estendida"-
tenda, fue provocada por no
lalo entienden
concepcióninicialmentede
los antillanos.
América como un nuevo mundo15.
Eso no es problema; en realidad , el
Almirante no se dirige a ellos. La toma de
El descubrimiento como posesión
posesión, como acto público y registrado ofi-
cialmente ante un escribano, tiene como
No hubo de parte de Colón, ni de reconocidos
interlocutores sus suce- a los otros príncipes
cristianos europeos.
sores, acto alguno de "descubrir nuevasSetie- trata de dejar
rras" que no estuviese acompañado de otro
sentado que las tierras ya tienen dueño y
que ningún otro
distinto, de significativa naturaleza soberano occidental
jurídica: su tiene
toma de posesión. El 15 dederecho
febreroa reclamarlas. Al añadir Colón la
de 1493,
escribe el Almirante: "En treinta
expresión "y y non
tresme días
fue contradicho", no
pasé a las Indias con la armada
se refierequea loslos illus-
caudillos indígenas, éstos no
tríssimos Rey e Reina, Nuestrotienen laSeñores,
menor idea de me lo que sucede, sino
dieron, donde yo fallé muy a posibles
muchas competidores
islas po- europeos.
bladas con gente sin número, y Como símbolo
d'ellas de la toma
todas he de posesión,
tomado posesión por sus AltezasColón pone
concruces
pregónen lugares
y estratégicos de
vandera real estendida"16. las islas que visita. "Y en todas las tierras
En su diario, Colón describeadonde losla toma
navios de Altezas van
de Vuestras
posesión de la primera isla y en todo cabo mando
encontrada, Gua- plantar una alta
nahaní/San Salvador. A dos escribanos que le
acompañaron "dixo que le diesen por fe y
17 Critobal Colón, Los cuatro viajes, p. 62.
10 Obras de Francisco de Vitoria: Relecciones teológicas.
Edición critica del texto latino, versión española, intro-
15 Henri Baudet, Paradise on Earth: Some Thoughts on ducción general e introducciones con el estudio de su
European Images of Non-European Man. New Haven doctrina teológica-jurídica (ed. Teófilo Urdanoz,
and London: Yale University Press, 1965. O.P.). Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos,
10 Textos y documentos, p. 140 (énfasis añadido). 1960, p. 642 (énfasis añadido).

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 87

Décadas más
cruz..."19. En la Española, por ejemplo: tarde, esta premisa de la in-
"Puso
capacidad deen
una gran cruz a la entrada del puerto... los un
infieles de ser sujetos de la
alto muy vistoso, en señal quefacultad
Vuestras Al-
universal de dominio y jurisdicción se
cuestionaría,
tezas tienen la tierra por suya, y princi- por teólogos en la tradición
palmente por señal de Jesucristo
tomista Nuestro
(Cayetano, Las Casas y Vitoria). Pero
Señor y honra de la cristiandad..."20. inicialmente, en la mentalidad prevaleciente
Las cruces tienen una doble referencia: el del orbis christianus, la soberanía territorial se
territorio así marcado pertenece, desde en- concibió como atributo exclusivo de los segui-
tonces, a la cristiandad21 y es propiedad, espe- dores de quien, paradógicamente había afir-
cíficamente, de los Reyes Católicos. Colón mado su pobreza radical aún en comparación
aclara la condición de la toma de posesión: con los zorros y las palomas. Las tierras de los
"porque fasta allí no tiene ninguna posesión infieles se miraban como "res nullius", pro-
príncipe cristiano de tierra ni de isla..."22. piedad de nadie.
Francisco Morales Padrón, uno de los La toma colombina de posesión no es un
pocos historiadores hispanos en reconocer la acto arbitrario. Se erige sobre las instruc-
importancia central de la toma de posesión ciones que recibe Colón de los Reyes Católi-
como "fenómeno que está íntimamente li- cos. El 30 de abril de 1492, desde Granada, las
gado al descubrimiento, un acto que seguía in- expiden Isabel y Fernando, en un documento
mediatamente al hallazgo", capta cabalmente que amplía y aclara las anteriores Capitula-
el significado del acto. ciones de Santa Fe (17 de abril). En él todas las
veces que aparece el verbo "descubrir" (7 oca-
La toma de posesión se realizaba porque siones) se acompaña de otro: "ganar". "Por
las Indias se consideraban "res nullius"y cuanto vos Cristóbal Colón vades por nuestro
Colón las gana e incorpora "nonperbel- mandado á descobrir é ganar...ciertas Islas, é
lum", sino "per adquisitionem", tomando Tierra-firme en la dicha mar Océana... des-
posesión en nombre de los Reyes Católi-
pués que hayades descubierto, é ganáredes..
cos para que ningún otro pueblo cristiano
así descubriéredes é ganáredes..."
se aposentase en ellas, puesto que "vaca-
bant dominia universali jurisdição non Sólo en una ocasión se separan ambos vo-
posesse inpaganis" y por esta razón el que cablos. Pero el que desaparece es "descubrir",
tomase posesión de ellas sería su señor23. conjugándose "ganar" con "conquistar": "De
los que vos conquistáredes é ganáredes..."24.
Debe, sin embargo, aclararse que si los Posteriormente (23 de abril de 1497), al reac-
"paganos" de las tierras "res nullius" ("per- cionar ante los actos de "descubrir" / "tomar

tenecientes a nadie") estaban dispuestos a posesión", confirman su intención original de


expansión e identifican el "descubrir" con
cuestionar la toma de posesión "per adquisi-
"traer á nuestro poder". "Los muchos é bue-
tionem " ("por medios jurídicos"), Colón y los nos é leales é señalados é continuos servicios
castellanos no tendrían, como no lo tuvieron, que vos el dicho D. Cristóbal Colón, nuestro
ningún escrúpulo en ratificarla "per beüum", Almiranteónos habedes fecho, é esperamos
("militarmente"). que nos fagáis, especialmente en descobrir é
traer á nuestro poder, é...señorío á las dichas
islas e tierra-firme..."25.
Los cuatro viajes, p. 245.
20 Ibid, pp. 124-125.
¿l Manuel Servin, "Religious Aspects of Symbolic Acts
of Sovereignty", TheAmericas, Vol.13, 1957, pp. 255- 24 Martín Fernández de Navarrete, Colección de los
267. viajes y descubrimientos que hicieron por mat los es-
22 Textos y documentos, p. 174. pañoles, desdefines deis. XV. Buenos Aires: Editorial
■" Teoría y leyes de la conquista. Madrid: Ediciones Guarania, 1945, Vol.11, pp. 18-21 (énfasis añadido).
Cultura Hispánica, 1979, pp. 133-134. ^ Ibid, p. 228 (énfasis añadido).

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
88 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

Se trata de
El próximo acto de Colón, parte una invención, como asevera
sustan-
Edmundo de
cialmente del descubrir/apoderarse O'Gorman27, pero, lo significativo
las islas
encontradas, es ponerles nombre.
es indicar "A ladepri-
su base legitimidad: también los
mera que yo fallé puse nombre Sant Salva-
seres encontrados se consideran posesión; se
dor a comemoración de su les Altaha impuesto
Magestat...
el vasallaje. Con plena con-
A la segunda puse nombrefianza la isla de Santa
en su autoridad jurídica, por la infide-
María de Concepción; a la tercera Fernan-
lidad de los nativos y su debilidad militar,
dina; a la cuarta la Isabela, a laescribe
quintaa la Corona
Juana, desde
é la Española y les
así a cada una nombre nuevo"26. notifica algo que aún no saben sus habitantes:
El nombrar las islas tiene reminiscencias "Hombres y mugeres son todos de Vuestras
bíblicas. En el Génesis (2:19-20), la autoridad Altezas, así d'esta isla en especial como de las
del ser humano primigenio, Adán, sobre los otras"28. La exacta naturaleza del vasallaje
demás seres de la creación se expresa en su indiano será motivo de enconadas disputas.
facultad para ponerles nombre. El nombrar es Indiquemos ahora una posibilidad que el
atributo del dominar, máxima manifestación Almirante se apresta a sugerir: la esclavitud.
del señorío universal del ser humano. En la
"Pueden ver Sus Altezas que yo les daré-
tradición cristiana, por otro lado, se unen elesclavos cuantos mandaran cargar..."29.
sacramento del bautismo y la renominación. En lo que la Corona, en consulta con
Cuando se bautizaba un adulto, se cambiabateólogos y letrados, decide acerca de esa re-
su nombre. Dejaba el pagano y adoptaba uno comendación, Colón pone en práctica la toma
nuevo, cristiano. Ese cambio -un ejemplode posesión que ha efectuado, apoderándose
eminente, de Saulo a Pablo- simbolizaba unade algunos nativos. Igual apoderamiento hace
transformación profunda del ser, una nuevacon lo más interesante de la fauna y flora de las
personalidad. tierras encontradas y apropiadas. Lleva a la
En el caso de Colón, el asunto se complica, Europa fascinada y perpleja las muestras del
pues las islas ya tenían nombre. De San Salva- Nuevo Mundo del que ha tomado posesión:
dor, por ejemplo, dice que "los indios la lla- especies, frutas, flores exóticas, papagayos e
man Guanahaní". El acto de renominarla
indígenas. Esto último escandalizó la concien-
tiene una oculta , al menos para los nativos, cia cristiana de Bartolomé de las Casas: "Lo
dimensión potencialmente siniestra. Conlleva hacía el Almirante sin escrúpulo, como otras
una expropiación; la negación de la autoridad muchas veces en el primer viaje lo hizo, no le
de los actuales pobladores para nombrar pareciendo
la que era injusticia y ofensa de Dios
tierra que habitan y, por ende, poseerla. Son y del prójimo llevar los hombres libres contra
bautizadas y denominadas por el europeo, su voluntad..."30.
acto en el que los nativos carecen de todo Las Casas indica que los conquistadores
protagonismo. acostumbraban renominar a los nativos, espe-
La citada carta colombina de febrero de
cialmente a los prominentes ("así lo tenían de
1493, que pasó por sucesivas ediciones en cas-
costumbre los españoles, dando los nombres
tellano, latín y otros idiomas, fue, en buena
que se les antojaban de cristianos a cuales-
medida, responsable de la renominación de
quiera indios...")31. Juan Ponce de León, al
los seres encontrados como indios, un gen-
tilicio que no les correspondía y que, en rea-
lidad, encubría más que descubría su ser. La 27 La invención de América: Investigación acerca de la
primera agresión a los americanos nativos fue estructura histórica del Nuevo Mundo y del sentido de
su devenir. México, D.F.: Fondo de Cultura
negarles su identidad propia, llamándoles Económica, 1984.
"indios".
M Los cuatro viajes, p. 169.
-' lextos y documentos, p. 145.
M H.L, I.l.,c.l34, t2, p. 17.
26 Textos y documentos, p. 140. 01 Ibid, l.lc.46, L2, p. 356.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 89

comenzar la colonización de Boriquén, se


El orbis christianus no parecía necesitar
sintió con autoridad de cambiar los nombres
de legitimación adicional para expandirse a
del principal cacique, Agueybana, y sus costa de los infieles33. Pedro Mártir de
padres. Los así "bautizados" lo consideraron Anglería, miembro del Consejo de Indias, de-
inicialmente un honor; sólo después descu- fendió a principios del siglo dieciséis la
bren que se trata de una sutil manifestación hegemonía castellana sobre los lugares del
del acto de posesión de que han sido objeto. Nuevo Mundo "que se hallaren sin habitantes
Los indios de Boriquén, renominada Isla de cristianos"34. La discusión, al avanzar el siglo,
San Juan Bautista, pagaron caro con su sangre se fue haciendo teóricamente más compleja,
y sufrimiento su rebeldía. Su apoderamiento/ como lo demuestra el debate entre Juan
renominación no conllevó su transformación,
Ginés de Sepúlveda y Las Casas (1550-1551,
sino su extinción.
en Valladolid), pero el resultado fue el mismo:
Se toma posesión de las tierras encontra-
la supremacía de los europeos cristianos sobre
das al considerárseles terrae nulüiis ("tierras
los indígenas "infieles".
que a nadie pertenecen"), y se les clasifica
Pero, ¿realmente no pertenecen las tie-
como tal por no ser propiedad de príncipe
rras encontradas "en el mar Océano" a
cristiano alguno. Ya Immanuel Kant, a fines
del siglo dieciocho, fijó su ojo crítico en el ningún soberano católico? Al retornar de su
concepto del "descubrimiento de América". primer viaje, y antes de llegar a España, Colón
"Cuando se descubrió América...se le consi- tiene una perturbadora entrevista con el rey
deró carente de propietario, pues a sus pobla-de Portugal, quien parecía listo a reclamar los
territorios encontrados, en base al Tratado de
dores se les tuvo por nada"32. Se les tuvo "por
nada" por algo que no aclara Kant: por no ser
cristianos.
33 Joseph Höf f ner, La ética colonial española del sigio de
oro: Cristianismo y dignidad humana. Madrid: Edi-
ciones Cultura Hispánica, 1957.
32 "Zum ewigen Frieden" (1795), Schriften von 1790-
1796 von Immanuel Kant (herausgegeben •**von
Citado por Silvio A. Zavala, Las instituciones jurídi-
A.Buchenau, E.Cassirer, B.Kellermann). Berlin: cas en la conquista de América (segunda edición).
Bruno Cassirer, 1914, p.444(mi traducción). México, D.F.: Porrúa, 1971, p.36.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
90 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

AIcaçovas-Toledo (1479-1480), concertado


era rasgo esencial del descubrimiento.
entre ambas naciones ibéricas35. De aquí surge también el cambio sorpren-
En esa potencialmente conflictiva dente que detecta
situa-Colón en la actitud de los
ción, los Reyes Católicos toman nativos la iniciativa
entre el primer y segundo viaje. Si lo
diplomática y acuden a la Santa que seSede
destacapara que
en el primero es la hospitalidad,
ésta respalde sus títulos de posesión. resalta en el segundo la hostilidad. Este cam-
Obtienen con creces lo que solicitaron. Las bio, que pone en serio peligro a los españoles,
bulas Inter caetera de Alejandro VI (3/4 de no habituados a proveerse alimentación en las
mayo de 1493) autorizan a los Reyes Católicos tierras americanas, parte del reconocimiento
a apoderarse de las tierras encontradas por de los caciques de que los recién llegados
sus navegantes y capitanes "siempre que no tienen pretensiones de pasar de huéspedes a
estén sujetas al actual dominio temporal de anfitriones, dueños y señores de sus tierras,
algún señor cristiano..."; "...que por otro rey o haciendas y existencias.
príncipe cristiano no fueren actualmente En las primeras narraciones colombinas,
poseídas..."36, y revocan cualquier tratado abunda una visión idílica de los nativos -son

anterior que pudiese interpretarse en sentido mansos, tímidos, dóciles. Esa percepción
divergente. Las llamadas "bulas alejandrinas cambia después de las primeras rebeliones.
de donación" son probablemente los decretos La toma de posesión pacífica se convierte
papales de mayor importancia política en la pronto en empresa militar subyugadora. En
historia de la Santa Sede37. 1499, en la debacle de sus ilusos planes inicia-
El descubrir europeo de las "Indias" se les, escribe a los Reyes Católicos: "Muy altos
convirtió, en suma, en un evento de tomar Príncipes: Cuando yo vine acá, truxe mucha
posesión de ellas, legitimado por razones y gente para la conquista d'estas tierras... y
símbolos de orden teológica y religiosa. Esto hablado claro que yo venía a conquistar..."38.
no debe olvidarse al analizarse las suble- En otra carta posterior, los pacíficos nativos
de los primeros relatos -"muestran tanto
vaciones indígenas. Generalmente se destaca
la resistencia a los abusos -violación deamor que darían los corazones"39; se des-
mujeres, trabajos forzados, crueldad en criben
el ahora, tras no aceptar el apodera-
miento de sus personas, como "gente salvaje,
trato, expropiación de tesoros, vejaciones.
belicosa"40.
Todo ello es cierto, pero no debe aislarse de
otro elemento agraviante: el vasallaje im- Las Casas relata que el cacique Mayona-
bex, aliado y protector del perseguido Guario-
puesto. De buenas a primeras, los habitantes
de las tierras se encuentran, sin mediar nex,
ne-en una de las primeras confrontaciones
en la Española, replica a los castellanos que
gociación alguna, en subordinación forzada,
se les hace saber, de diversas manerasson su"tiranos, que no vienen sino a usurpar las
tierras
carácter de seres poseídos. Esa condición, no ajenas..."41. El delito, es el de la usur-
sólo las instancias particulares de abusopación;
o el apoderarse sin consentimiento de
crueldades factor causal de la rebeldía. Se y personas provoca la guerra indiana.
tierras
sublevan cuando descubren que la posesiónTambién los indios de Veragua cambiaron su
actitud de hospitalidad a hostilidad al ver que
el Almirante tomaba posesión de sus tierras,
35 Morales Padrón, Teoría y leyes de la conquista, pp.35- no sólo por agravios individuales42.
44

36 Reproducidas como apéndices en Bartolomé de las


Casas, Tratados. México, D.F.: Fondo de Cultura
Económica, 1965, pp.1279, 1286. 38 Textos y documentos, pp. 236-237.
37 Manuel Giménez Fernández, Nuevas consideraciones 39 Ibid., p. 142
sobre la historia, sentido y valor de las bulas alejandri- 40 Ibid., p. 252
nas de 1493 referentes a las Indias. Sevilla: Escuela de 41 HJ., 1.1., C.120, ti, p. 460.
Estudios Hispano-Amerícanos, 1944. 42 Ibid., 1.2, C.27, t.2, p. 293.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 91

lento y, luego, como teoría de la "domi


lícita". Al tomarse posesión unilateralm
de pueblos políticamente organizados, t
eran los aborígenes americanos, inevi
mente se da el primer paso hacia la guerr
ello Colón, muy hábilmente anota con
dado, en los apuntes y cartas del primer
la precariedad militar de los nativos. "E
tienen fierro ni azero ni armas, ni so
ello..."44. No es interés etnológico lo
mueve esta observación, sino la astuta m
de quien prevee las condiciones y po
dades de control armado.

Del encuentro a la dominación

Varios interlocutores sugieren cambiar la


nomenclatura "conmemorar" el "encuentro
entre dos culturas"45. Pero esta astuta recons-
trucción semántica no resuelve el problema.
Al hablar de "dos culturas" (española e
indígena) se menosprecia la rica y compleja
Algunos historiadores pretenden distin-
diversidad de las naciones y pueblos indígenas.
guir el descubrimiento de la conquista.
Desde la Según
perspectiva española, los aztecas,
Demetrio Ramos, la conquista como teoría
incas, mayas y arauacos se uniformizan artifi-
jurídica, como debate acerca de los "títulos
cialmente, sin percatarse de la importancia de
legítimos" para abrogarse la soberanía sobrey distinciones,de la particulari-
sus diferencias
el Nuevo Mundo, surge posteriormente
dad de sus a la
tradiciones, símbolos, costumbres,
conquista como hecho histórico43.idiomas
Al insistir
e instituciones.
que ésta no formaba parte de los planes es- Roberto Levillier, en reac-
El historiador
pañoles originales y que, en buena
ción medida,
a la indiferencia europea, ha recalcado la
fue fruto de aventureros hombres de acción,
riqueza y complejidad de las distinciones cul-
se pretende disculpar a la Corona, turales
sin analizar
indígenas:
críticamente el que ésta, en toda instancia,
avaló los hechos consumados de adqui-
Indios eran los tekestas y tahinos de Cuba,
siciones territoriales armadas, incluyendo
mansos y hospitalarios; indio, el caribe an-
empresas en gran medida privadas como tropófago;
la indio, el otomí primitivo, que
capitaneada por Hernán Cortés. vivía en cuevas; indio, el salvaje jíbaro;
indio,el uro, más pez que hombre, que
Pero sobre todo, descuida el eje central
vivía en las aguas del Titicaca; indio, el
del proceso: la toma de posesión fue, desde elpicapedrero maya, y el orfebre
artístico
principio, rasgo esencial del descubrimiento.
chibcha, y el sabio legislador incaico, y el
delicado ceramista yunga, y el tejedor
Al resistir los indígenas su vasallaje impuesto
se desencadena la conquista como acto coya; indio el heroico azteca, y el cani-
vio-

43 Demetrio Ramos, "El hecho de la conquista de Textos p documentas, p. 141.


América", en Demetrio Ramos et al, La ética en la w Francisco Miró Quesada C, "V Centenario del des-
conquista de América. Madrid: Consejo Superior de cubrimiento: ¿celebración o conmemoración?"),
Investigaciones Científicas, 1984, pp. 17-63. Diálogo, Marzo de 1987, p.31.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
92 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

Los esclavos
balesco chiriguano, y los indómitos negros
diagui- fueron tempranos
tas y araucanos; indios, el tímido jurí,
protagonistas el
de sublevaciones y rebeliones.
nómada lule y el sedentario comechigón y
Según Juan Bosch: "Parece que hacia 1503 ya
el fiero guararí, y variaban las inteligen-
se daban casos de negros que se fugaban a los
cias, las crueldades y mansedumbres, los
montes,
tonos de la piel, las lenguas, los probablemente
ritos y las junto a los indios,
teogonias, y se confundíanpuesto que en
los veri ese año
domini Ovando recomendó
("verdaderos soberanos") que se suspendiera
con los indiosla llevada de negros a la
usurpadores que los sujetaron a su aobe-
Española debido que huían a los bosques y
diencia. Ni en su posición jurídica, ni en
propagaban la agitación". Más adelante,
su aspecto físico, ni en su lengua, ni en sus
añade: "El 26 de diciembre de 1522 se pro-
gustos, ni en sus modalidades, ni en sus
dujo
capacidades creadoras eran losen mismos46.
la propia isla Española la primera
sublevación de negros del Nuevo Mundo"51.
Richard Konetzke dramatiza Gonzalo Fernández
esa amplia de Oviedo y Valdés
señala que negros
diversidad cultural al informar que cimarrones
"se se unieron a la
ha verificado la existencia de 133 familias revuelta del cacique indígena Enriquillo, en la
lingüísticas independientes en América..."47.Española. Eso en su opinión, añadía un ele-
mento oneroso a la rebelión. "É no se avia de
Además, se escamotea, al referirse a las
"dos culturas", la presencia en América, tener tan en poco, en especial viendo que cada
desde temprano en el siglo dieciséis, del dia se yban é fueron á juntar con este Enrique
é con sus indios algunos negros, de los cuales
negro48. Los negros esclavos, inicialmente los
ladinos de España, y luego los bozales de ya hay tantos en esta isla, á causa destos inge-
Africa, fueron protagonistas del drama lati- nios de açúcar, que paresçe esta tierra una
noamericano desde sus umbrales. Es punto efigie o imagen de la misma Ethiopia"52.
controvertible entre los especialistas la fecha Igualmente, fray Toribio de Motolinía, en
de la primera entrada de negros esclavos a las la Nueva España, advirtió que "los negros son
tierras encontradas por Colón49 pero, cono-tantos que algunas veces han estado concerta-
cemos la primera instrucción real a tales efec-dos de levantar y matar a los españoles"53.
tos. Se remite por los Reyes Católicos a Este temor explica varias determina-
Nicolás de Ovando, entonces gobernador de ciones oficiales. El 11 de mayo de 1526, por
ejemplo, se emitió; una cédula real para
la Española, el 16 de septiembre de 1501, e
indica que debían ser ladinos, nacidos en restringir el traslado a las Indias de negros
ladinos.
España y cristianos50.

El Rey. Por cuanto yo soy informado fue a


causa de se llevar negros ladinos destos
^ Don Francisco de Toledo, supremo organizador del
Perú: su vida, su obra (1515-1582). Buenos Aires: nuestros Reinos a la Isla Española, los
Biblioteca del Congreso Argentino, 1935, Vol.I,
p.178.
*' América Latina, II: La epoca colonial Mexico, D.F.: posesiones españolas de América y Oceanía,sacados de
Siglo XXI, 1972, p.4. los Archivos del Reino y muy especialmente del de
w Herbert S. Klem,Afrtcan Slavery m Latm America and Indias (Joaquín F.Pacheco, Francisco de Cárdenas y
the Caribbean. New York: Oxford University Press, Luis Torres de Mendoza, eds). Madrid, 1864-1884,
1986, pp.21 -43. Vol. 31, p. 23.
49 Carlos Esteban Deive, La esclavitud del negro en Santo 51 De Cristóbal Colón a Fidel Castro, pp. 138, 143.
Domingo (1492-1844). Santo Domingo: Museo del 52 Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, Historia
Hombre Dominicano, 1980, pp. 18-20; Juan Bosch, ZV generaly natural de las Indias, islas y tierra firme delmar
Cristóbal Colón a Fidel Castro: El Caribe, frontera Océano. Madrid: Real Academia de Historia, 1831.
imperial (Sta. ed. dominicana). Santo Domingo: Alfa Parte 1.14, c.4,tl, p.141.
y Omega, 1986, p. 138; Consuelo Várela, "Introduc- 53 "Carta de Fray Toribio de Motolinía al Emperador
ción", en Los cuatro viajes, p. 12 Carlos V", apéndice a su Historia de los indios de la
w Colección de documentos inéditos relativos al descu- Nueva España (ed. Edmundo O'Gorman). México,
brimiento, conquista y organización de las antiguas D.F.: Editorial Porrúa, 1984, p.213.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 93

peores y de más malas costumbres que se


hallan, porque acá no se quieren servir
dellos e imponen y aconsejan a los otros
negros mansos que están en dicha isla
pacíficos y obedientes al servicio de sus
amos, han intentado y probado muchas ve-
ces de se alzar y han alzado e ídose a los
montes y hecho otros delitos...54

Carlos Esteban Deive atinadamente su-


giere que la fuga de negros ladinos a los
montes y su actitud díscola en la Española se
debe a la diferencia de rigor entre la ser-
vidumbre en la isla antillana y aquella a la que
estaban acostumbrados en la península ibé-
rica. "De su condición de doméstico pasó a la
de trabajador minero, y este cambio le hizo
sentir de verdad el rigor de la esclavitud, su
esencial injusticia y perversión, empujándolo
asía ganar la libertad en la espesura de la selva,
codo a codo con el nativo de la isla"55.
Esto no llevó a descontinuar la introduc-
ción de esclavos negros a América. La muerte
acelerada de los indígenas antillanos exigía En cuanto a la ponderación de la cultura
propia, nada habría que decir si la misma
una infusión constante y masiva de mano de
no llevara aparejado el menosprecio de las
obra servil. A lo que condujo fue a la impor- ajenas. Desafortunadamente, éste no es el
tación en gran escala de negros bozales, cauti- caso de los que pregonan que el núcleo
vados o "comprados" en Africa. En 1589, un paradigmático de normas, valores e ideas
informe de la Casa de Contratación de Sevilla que conforman el ethos de la sociedad...se
alimenta sustantivamente de savia ibérica
señaló a los esclavos negros como la mer-
libre de gérmenes infecciosos. Referido a
cancía más importante de exportación a
América56. los esclavos negros, ese modelo se insti-
tuye en ideal altanero y sectario de una
El común olvido de la temprana presencia monocultura que considera las de los afri-
negra en la conquista y colonización de canos espurias, ilegítimas y vituperables,
América no puede liberarse de la sospecha de lo que denuncia una perniciosa actitud
cierto etnocentrismo. Lo que al respecto etnocéntrica...con el que se pretende des-
escribe Deive sobre la República Dominicana cartar el papel constructivo del esclavo
negro como agente de primer orden en la
es aplicable también a otros lugares.
dinámica que condujo al surgimiento de la
nación...57.

¿Cómo "conmemorar", además, un "en-


54 "RC.para que no pasen a las Indias negros ladinos si
no fuese con licencia particular de Su Majestad", cuentro" que culmina con la abrogación de la
Sevilla,ll de mayo de 1526, en Richard Konetzke, soberanía de unos pueblos sobre su tierra y el
Colección de documentos para la historia de Ui forma- radical diezmamiento de sus habitantes? Más
ción social de Hispanoamérica, 1493-1810. Madrid:
Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
fiel a la historia sería reconocer que la con-
1953, Vol.1, pp. 80-81.
•** La esclavitud del negro, p. 21.
56 Rolando Mella fe, La esclavitud en Hispanoamérica.
Buenos Aires: EUDEBA, 1964, pp.59-60. 57 La esclavitud del negro, p. xi i i .

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
94 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

Mundo
quista fue un "violento choque de Nuevo"61. Su héroe favorito, Hernán
culturas"58,
Cortés
en el que triunfó la poseedora denola se quedó atrás: "La más santa y alta
tecnología
militar superior. Se escenificó
obra que en el
desde la Nuevo
conversión de los apóstoles
Mundo un enfrentamiento o confrontamien- acá jamás se ha comenzado"62. Por su parte,
to; y ese darse de frente conllevó una grave Colón escribió en su diario que su aventura
afrenta en el que no sólo el poderío fue desi- marítima, que para gran parte de consejeros
gual, también lo fueron las percepciones, pre- de la corte castellana "era burla", demostrará
dominando en el nativo la perplejidad, admi- ser "la mayor honra de la Cristiandad"63.
ración y, finalmente,el temor; mientras en el El Papa León XIII, en ocasión del cuarto
centenario del "descubrimiento de un mundo
intruso prevaleció la aspiración de dominio
e imposición59. Lo que se inició como encuen-
desconocido, allende el Oceano Atlántico...
tro entre diferentes grupos humanos se bajo los auspicios de Dios" lo catalogó como
convirtió en relación entre dominadores y "la hazaña más grandiosa y hermosa que
dominados. hayan podido ver los tiempos"64. Sólo repetía
la tesis de Bartolomé de Las Casas, que lo
evaluó como "la más egregia obra que
La expansión de la cristiandad y el providen-
hombre jamás...hizo..."65.
cialismo hispano
Es ciertamente la génesis de la cristiandad
moderna como fenómeno mundial. Por mile-
Las anteriores observaciones no restan un
nios Europa fue un continente asediado que
ápice a la importancia del proceso en consi-
había luchado por su independencia y sobre-
deración. La conquista de América es uno de
vivencia contra los persas en Maratón y
los eventos más significativos en la historia de
Salamina, contra los hunos de Atila en Roma
la humanidad. Como asevera Francisco Miró
y contra los musulmanes en la península
Quesada: "No puede negarse...que el descu- ibérica y en los balcanes. Tras el fracaso de
brimiento de América y, luego, su conquista, las cruzadas, se encontraba a la defensiva ante
son acontecimientos históricos de incalculable
la amenaza del imperio otomano que en 1453
importancia que han contribuido de manera tomó Constantinopla, avanzó luego hasta
decisiva a cambiar el curso de la historia. dominar los Balcanes, conquistar Hungría y
¿Cómo permanecer indiferentes ante el V llegó, en 1529, a las puertas de Viena, en el
Centenario de tan magnos acontecimien- corazón mismo de Europa66. En 1492, sin
tos?"60. embargo, la historia dio un vuelco decisivo
Cuatro siglo antes, Francisco López de para toda la humanidad. En los primeros
Gomara, uno de los primeros cronistas de la
conquista de América, lo dijo a la mane-
61 Prólogo dedicado a Carlos V "Señor de las Indias y
ra confesional de su tiempo: "La mayor cosa Nuevo-Mundo", de la Historia general de las Indias
después de la creación del mundo, sacando (1552). Madrid: Biblioteca de Autores Españoles,
Vol.22, 1946, p.156.
la encarnación y muerte del que lo crió, es el
62 "Carta de Hernán Cortés al Emperador Carlos V (15
descubrimiento de Indias; y así las llaman de octubre de 1524)", en Cortés, Cartas de relación.
México, D.F.: Editorial Porrúa, 1985, p.210.
63 Los cuatro viajes, p. 203.
58 Miguel León Portilla, El reverso de la conquista: Rela- 64 Encíclica "Quarto Abe un te saeculo", en Juan Terra-
ciones aztecas, mayas e incas. México, D.F.rEditorial das Soler, C.P.C.R., Una epopeya misionera: La con-
Joaquín Moritz, 1987, p.8. quista y colonización de América vistas desde Roma.
59 Enrique D.Dussel, "Otra visión del descubrimiento: Madrid: Ediciones y Publicaciones Españolas, 1962,
El camino hacia un desagravio histórico", Cuadernos p.128.
americanos, nueva época, Año 2, Vol.3, Núm.9, mayo- 65 H.I.,1.1, C.34.L1, p. 176.
junio 1988. 66 Paul Kennedy, The Rise and Fall of the Great Powers:
60 "V Centenario del descubrimiento: ¿celebración o Economic Change and Military Conflict From 1500 to
conmemoración?"), p.31. 2000. New York: Random House, 1987, pp.3-4.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 95

setenta y cinco años del descubrimiento La mentalidadde de cruzada, en la que la


América, Europa adquirió conocimiento religión constituyó la principal ideología de
de más tierras que en todo el milenio pre-
dominio imperial, se expresó dramáticamente
cedente67. También sentó las bases en el máspara
famoso su
de los documentos oficiales
dominio mundial. aprobado por la corte hispana para raciona-
Con el dominio del Nuevo Mundo, no sólo lizar sus reclamos de soberanía sobre el
se evade el enclaustramiento islámico; co- Nuevo Mundo: el Requerimiento (1513).
mienza, además, la hegemonía europea, el Este exigía que en el primer contacto con un
sistema imperial que, pasando por varias pueblo indígena se le invocase una doble leal-
fases, caracterizaría la historia universal hasta tad -fidelidad a la iglesia católica y a la corona
su derrumbe tras la Segunda Guerra Mun- castellana. "Vos ruego é requiero... reco-
dial. El colonialismo europeo moderno se ini- nozcáis á la Iglesia por señora é superiora del
cia el 12 de octubre de 1492 (León XIII lo dice universso, é al Sumo Pontífice, llamado Papa,
sutilmente: "se aumentó la autoridad del en su nombre, é al rey é a la reyna... como a
nombre europeo de una manera extraordi- señores é superiores..."
naria")68; la lucha contra él, el momento en Esa obediencia dual, demandada por una
que el primer nativo americano rebelde tropa se armada y codiciosa de riquezas, se con-
levanta en armas, en defensa de su tierra y vierte
su en la clave que determina el futuro del
cultura. La famosa relección teológica de pueblo, la condición inesperada de la paz o la
Vitoria sobre los "bárbaros del Nuevo guerra, el "libre vasallaje" o la esclavitud.
Mundo", no sólo es un excelente escrutinio
crítico de las razones legítimas o ilegítimasSi assi lo hiciéredes, haréis bien, é aquello
para abrogarse España el dominio sobre lasa que soys tenidos y obligados. ..Si no lo
tierras americanas y sus habitantes, también hiciéredes...con el ayuda de Dios yo en-
traré poderosamente contra vosotros é
anticipa magistralmente las justificaciones
vos haré guerra por todas las partes é ma-
esgrimidas posteriormente por distintos neras que yo pudiere, é vos subjectaré al
sistemas imperiales europeos en América,
Africa y Asia.
En esa expansión, la fe cristiana jugó un
papel excepcional como ideología imperial. In
hoc signo vinces: El emblema es de Cons-
tantino, pero también revela fielmente la
mentalidad de los Reyes Católicos. No es
mera coincidencia el que Hernán Cortés
tuviese en su estandarte una cruz, acom-
pañada de la siguiente inscripción latina:
"amici, sequamurcrucem, eísinosfidemhabe-
mus, vere in hoc signo vincemus"(" Amigos,
sigamos la cruz, y si tuviésemos fe, en esta
señal venceremos")69.

67 Marcel Bataillon, "Novo mundo e fim do mundo",


Revista de historia, São Paulo. No.18. 1954. d.350.
68 "Quarto abeunte saeculo", p. 128.
w Robert Richard, La conquista espiritual de México.
Ensayo sobre el apostolado y los métodos misioneros de
las órdenes mendicantes en la Nueva España de
1523-24 a 1572. México, D.F.:Fondo de Cultura
Económica, 1985, p.75.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
96 BOLETÍN DE ANTROPOLOGIA AMERICANA • 20 DICIEMBRE 1989

yugo é obidiencia de la Iglesia é nombrc.cúpido


á Sus y deseoso de la conver-
Alteças, é tomaré vuestras personas é destas
sión de gentes, y que por todas partes
vuestras mujeres e hijos, é los haré se sembrase y ampliase la fe de Jesu-
escla-
vos, é como tales los venderé...é vos to-
cristo...72
maré vuestros bienes, evos haré todos los
males é daños que pudiere..70.
Esa perspectiva providencialista confiere
un carácter apocalíptico y escatològico a los
La severísima crítica con que Las
viajes CasasLa pregunta acerca del fin
colombinos.
vapuleó al Requerimiento ("injusto, impío,
de la historia, prometido en el Apocalipsis
escandaloso, irracional y absurdo")71 y a la
bíblico e indefinidamente postergado, se con-
violencia de la conquista no puede ocultar
testaba quepor los teólogos en re-
regularmente
él compartió un sentido misionero, providen-
ferencia a la encomienda misionera universal
cial y mesiánico semejante al de sus rivales.
de la iglesia: la parousía de Cristo y la cul-
Para el fogoso fraile, el encuentro de las de
minación Indias
los tiempos acontecerían sólo
por los españoles es un momento crucial
después de
que se predicase el evangelio a todas
la providencia divina, de la historia de la De
las naciones. re-aquí la importancia apo-
dención humana dispuesta por Dios. Al iniciar
calíptica del descubrimiento, señal de la
su monumental Historia de las Indias,
inminentedefine
cercanía del eschatón, del final de
el descubrimiento como "el tiempo de las Asume
la historia. ma- I^s Casas que el Papa
ravillas misericordiosas de Dios", período
Alejandro VI: en
"Cosa creíble, cierto, es que
que el mandamiento evangelizador diesede la Igle-
a Dios...loores y gracias inmensas,
sia se ha de cumplir para el Nuevo Mundo.
porque Elhabía visto abierto el cami-
en sus días
descubrimiento es, en instancia última y principio
no para el fun- de la última predicación
damental, producto de la "universal providen-
del Evangelio y llamamiento...que es, según la
cia" que, "en el abismo de sus justos parábola juicios"
de Cristo la hora undécima."73.
determina cuando "las ocultas naciones son
La historia se encuentra, por tanto, en su
descubiertas y son sabidas", la ocasión en la
"hora undécima del mundo"74. Este contexto
que a los pueblos aislados, descendientes deapocalíptico confiere hondo significado uni-
Adán, les llega "el tiempo de las misericordias
versal al descubrimiento de América.
divinas...en el cual oigan y también reciban la Las Casas repudia la óptica conquistadora
gracia cristiana..." que convierte a los indígenas en nuevos mo-
La divina providencia seleccionó a Cris-ros, enemigos de la fe, a ser violentamente
tóbal Colón, con el objetivo de iniciar la pre-
subyugados. No se percata, sin embargo, que
destinada conversión de los naturales del
es el providencialismo mesiánico que pre-
Nuevo Mundo.
valece en la España católica de los siglos
quince y dieciséis, y que él comparte, lo que
Escogió el divino y sumo Maestro entre los
propulsa el avasallamiento cruento e impla-
hijos de Adán que en estos tiempos
nuestros había en la tierra, aquel ilustre y
cable de los infieles. No hay conflicto que
grande Colón. ..su ministro y apóstol supere en violencia y crueldad a la guerra
primero destas Indias... varón escogido...santa, con su aterradora unión de cruz y es-
Cristóbal, conviene a saber, Christum fer-pada.
ens, que quiere decir traedor o llevador de
Cristo...y él metió a estas tierras tan remo-
tas y reinos hasta entonces incógnitos a
nuestro Salvador Jesuscristoy a su bendito

70 Oviedo y Valdés, Historia general y natural de las 72 JZ>/<¿, l.l,cs.l-2,tl, pp. 23-30.
Indias, parte 2, 1.29, c.7,t3,pp.28-29. " ibid., 1.1, c.7y,tl, pp. 336-337.
11 HJ., 1.3,c.58,t.3, p. 30. /4 "Octavo remedio", en Tratados, p. 673.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
LUIS N. RIVERA PAGAN DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA... 97

De la celebración a la reflexión crítica nuestros antepasados y que ya hoy no


poseemos. En nombre de ellos y de no-
sotros que hemos sobrevivido a la masacre
La cercanía del quinto centenario del descu-
brimiento de América es ocasión excelente e
y al genocidio... te declaramos huésped y
hermano...
irrepetible para reflexionar críticamente Eramos libres y la tierra,es decir la
sobre las raíces de nuestra identidad histórica madre del indio, era de nosotros. Vivíamos
y para deliberar sobre nuestro futuro como de lo que ella nos daba con generosidad y
todos comíamos en abundancia. A nadie
pueblos con vínculos y desafíos comunes.
faltaba el alimento... Alabábamos a
Como afirma Fernando Mires: "Invertir la
nuestro Dios en nuestro idioma, con
celebración y convertirla en una fecha de
nuestros gestos y danzas, con instrumen-
meditación es...un deber ético..."75. Esa medi-
tos hechos por nosotros. Hasta que un día
tación es de mayor provecho que el embar- llegó la civilización europea. Plantó la
carse en la celebración carnavalesca de la espada, el idioma y la cruz e hicieron de
conquista armada de unos poderosos sobre nosotros pueblos crucificados. Sangre
unos débiles. Lo propio, para cristanos fíeles india de ayer martirizada por defender lo
suyo, semilla de mártires del silencio de
al crucificado, es, mediante el escrutinio
hoy, que con paso lento,llevamos la cruz de
desmitifícador y crítico, descubrir la sangre de
cinco siglos. En esa cruz que trajeron a
Cristo derramada en los cuerpos de los ameri- América cambiaron el Cristo de Judea por
canos nativos y de los negros maltratados, sa- el Cristo Indígena...
crificados en el altar de Mamón76. Ojalá que tanta sangre derramada por
Esto conlleva oir la voz de los martiri- el etnocidio y genocidio que las naciones
aborígenes hemos sufrido, sirva para la
zados, articulada en el mensaje que 2,500
conciencia de la humanidad y para nuevas
aborígenes entregaron al Papa Juan Pablo II,
relaciones basadas en la justicia y la her-
el 8 de abril de 1987, en Salta, Argentina.
mandad de los pueblos77.
Bienvenido seas Juan Pablo II a estas tie-
rras que en los orígenes pertenecieron a
77 Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos
(Buenos Aires), INFORMEDH, No.56, octubre de
1987, p.8.
75 En nombre de la cruz: Discusiones teológicas y políticas
frente al holocausto de los indios (período de con-
quista). San José: Departamento Ecuménico de Inves-
tigaciones, 1986,p.l3.
76 Gustavo Gutiérrez, Dios o el oro en las Indias (siglo
XVI). Lima: Centro de Estudios y Publicaciones,
1989.

This content downloaded from 168.176.5.118 on Sat, 09 Dec 2017 01:47:51 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms