You are on page 1of 14

Aula Abierta 2008, Vol. 36, núms. 1, 2, pp.

97-110 ISSN: 0210-2773


ICE. Universidad de Oviedo

Prevención de la violencia y promoción de la convivencia


escolar en la Comunitat Valenciana (Plan PREVI)
Vicente Félix Mateo, Manuel Soriano Ferrer, Carmen Godoy Mesas*
e Ismael Martínez Ruiz*
Universitat de València, *Conselleria d’Educació de la Comunitat Valenciana

El Plan PREVI abarca diferentes medidas para prevenir la violencia en la escuela, así como pa-
ra incrementar y promover respuestas prosociales hacia los conflictos. Incluye medidas de pre-
vención hacia el Sistema Educativo, con iniciativas para incrementar la supervisión del adulto,
y orientaciones para todos los miembros. Medidas de prevención dirigidas a la población en ries-
go, con procedimientos para dar respuesta a situaciones de forma urgente y medidas de preven-
ción para la sociedad en general, que fomentan la participación en cuestiones relacionadas con
la violencia escolar. Aunque las escuelas pudieran favorecer oportunidades para que suceda la
violencia, también pueden proveer a los alumnos de oportunidades y herramientas de seguridad
personal, consolidar habilidades académicas y sociales y desarrollar adecuadas interrelaciones
bajo el aprendizaje de soluciones efectivas y no violentas contra los conflictos. El Plan PREVI
supone un intento para modificar el clima escolar promocionando un claro mensaje de que la
violencia es inaceptable y el reconocimiento de que todos los miembros tienen una responsabi-
lidad directa de actuar y fomentar la participación de la comunidad escolar.
Palabras clave: Política preventiva de la violencia, violencia en la escuela, medidas para preve-
nir la violencia escolar.

Violence prevention and promotion of prosocial responses in schools at Comunitat Valenciana


(Plan PREVI). Plan PREVI, which consists of different measures to prevent violence in schools
and to increase and promote prosocial responses to conflict , includes: Measures of prevention for
the Education System, with initiatives to increase adult supervision and training for all members;
Measures of prevention for people at risk, with procedures for responding to emergency situations
and Measures of prevention for the society, which encourage society involvement about issues re-
lated to violence in schools. Although schools may provide opportunities for violence to occur,
they can also provide students with opportunities to follow principles of personal safety, strengthen
academic and social skills and develop good peer relationships by learning effective nonviolent so-
lutions to conflict. Plan PREVI is an attempt to modify school climate by promoting a clear mes-
sage that violence is unacceptable and that all members acknowledge responsibility to act in a way
that may encourage the participation of the school community.
Keywords: Violence prevention policy, violence in schools, measures to prevent violence in
schools.

Fecha de recepción: 25-11-08 • Fecha de aceptación: 19-12-08


Correspondencia: Vicente Félix Mateo
C/ Gregorio Gea, 14
(PROP 2, 3ª Planta: Inspección Educativa)
46009 Valencia
E-mail: felix_vic@gva.es
98 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

En las últimas décadas se ha constatado cos de la educación. En términos generales,


una creciente preocupación por los proble- la violencia puede definirse como “el uso in-
mas de convivencia y violencia escolar, un tencional de la fuerza o del poder, amenazas
tipo de conducta transgresora que impide el contra otra persona, contra uno mismo,
normal desarrollo de la enseñanza y afecta contra un grupo o contra la sociedad, que
gravemente a las relaciones interpersonales resulta o que tiene una alta probabilidad de
entre profesores y alumnos (Cava, Musitu y resultar en injurias, muerte, daño psicológi-
Murgui, 2006), con consecuencias negativas co, desarrollo inadecuado o deprivación”
tanto para las víctimas como para los agre- (Krug, Dahlberg, Mercy, Zwi y Lozano,
sores (Estévez, Musitu y Herrero, 2005; 2002, p. 18).
Sanmartín, 2000). En muchas ocasiones, los En el contexto que nos ocupa, la violen-
problemas relacionales que aparecen en los cia escolar se define como el conjunto de ac-
centros educativos constituyen el reflejo de ciones violentas que tienen lugar en el ámbi-
lo que ocurre fuera de ellos (Marín, 2002; to de la escuela y que tienen como sujetos o
Rodríguez, Gutiérrez, Herrero, Cuesta, Her- como objetos a individuos de la población
nández, Carbonero y Jiménez, 2002). El re- escolar, del claustro de profesores y del res-
conocimiento de la importancia que tienen to de personal profesional, y a las mismas
la violencia y la convivencia escolar ha pro- instalaciones físicas de escuelas e institutos.
piciado que se hayan puesto en marcha dife- En particular, el término se refiere a los
rentes proyectos contra la violencia en los comportamientos agresivos o violentos de
centros educativos en diferentes países de la alumnos de los centros de enseñanza prima-
Unión Europea. Un ejemplo lo tenemos en ria o secundaria que causan daños físicos y
el Reino Unido, con el Proyecto Sheffield, psicológicos a otros alumnos o a profesores
encontrando índices de victimización entre o que dificultan el ejercicio de la docencia y
alumnos de Educación Primaria de un 27% el funcionamiento de las clases (Sanmartín,
y de agresores en torno a un 10% (Smith y 2000). Entender de esta forma la violencia
Sharp, 1994). En la Comunitat Valenciana, nos permite, por un lado, adoptar una pers-
existen estudios que señalan que los princi- pectiva amplia desde la que interpretar los
pales problemas de convivencia se centran fenómenos de malos tratos, ya sean de orden
en edades comprendidas entre los 12-14 físico, psicológico o social y, por otro, dis-
años. Respecto a la localización, es en el au- tinguir la violencia de otro tipo de fenóme-
la, patio y alrededores del centro donde se nos como el conflicto, la disruptividad o los
producen las agresiones con mayor frecuen- problemas de indisciplina. Así, se incluyen
cia. En torno al 32% de los problemas de conductas de violencia física (empujones,
violencia llevan asociados un parte médico patadas, palizas, amenazas con armas, puñe-
y/o una denuncia ante la fiscalía del menor tazos, etc.), violencia verbal (amenazas, ex-
(Félix, Godoy y Martínez, en prensa). torsiones, difamaciones, insultos, etc), que
El complejo problema de la violencia representan las formas más frecuentes de
escolar aún no cuenta con una definición violencia en las escuelas (Félix, Godoy y
consensuada entre investigadores y prácti- Martínez, en prensa), así como la violencia
PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA ESCOLAR EN LA COMUNITAT VALENCIANA (PLAN PREVI) 99

sexual (por ejemplo, discriminación sexual, Martín, Montero, Gutiérrez y Fernández,


acoso sexual, amenazas, burlas o ataques se- 2003; Defensor del Pueblo, 2000).
xuales, etc.), las conductas de exclusión so- La violencia escolar suele tener conse-
cial (aislamiento, no dejar participar al cuencias negativas para las personas impli-
alumno, etc.), o las conductas de acoso (del cadas. Muchas de las víctimas suelen con-
inglés bullying), entendido como daño físico vertirse en acosadores después de ser victi-
o sufrimiento psicológico ocasionado de mizados (Li, 2006), exhiben problemas de
forma crónica o sistemática a uno o más es- comportamiento, con baja autoestima, su
tudiantes (The Nacional Association of Sta- rendimiento escolar puede ser bajo, suelen
te Boards of Education [NASBE], 2003, estar aislados y exhiben un comportamiento
p.2094). social muy restringido. Por lo que respecta a
El acoso está caracterizado porque “(1) los acosadores, suelen defender su postura
su intencionalidad es dañar o preocupar; porque consideran que son provocados por
(2) ocurre de forma repetida en el tiempo; la víctima, y suelen ser agresivos con niños
(3) existe una desigualdad de poder, donde y adultos, siendo probable que muestren di-
la persona o grupo más poderoso ataca al ficultades en el cumplimiento de las normas
más indefenso. Esta asimetría de poder pue- escolares referentes a disciplina y conviven-
de ser física o psicológica, y el comporta- cia. Además, los padres de los acosadores
miento agresivo puede ser verbal (apodos, suelen utilizar el castigo físico como forma
amenazas), físico (golpes) o psicológico habitual de manejar el comportamiento dis-
(rumores, rechazo / exclusión” (Nansel et ruptivo (Limber, 2002), muestran más con-
al., 2001, p. 2094). Cuando el acoso involu- flictos familiares (Trianes, 2000) y suele
cra la utilización de las nuevas tecnologías existir una comunicación deficiente entre
se denomina cyberbullying, entendido como padres e hijos (Dekovic, Wissink y Mejier,
el daño repetido e intencionado ocasionado 2004).
a través del medio electrónico (Patchin y Respecto a la violencia sexual, las vícti-
Hinduja, 2006). Debido a los diferentes for- mas reportan efectos negativos psicosocia-
matos tecnológicos, los ‘cyberacosadores’ les como depresión, pérdida de apetito, pe-
realizan amenazas, vejaciones, fotografías sadillas o trastornos del sueño, baja autoes-
intimidantes, hostigamientos, y/o menospre- tima y sentimientos de tristeza, miedo o ver-
cios hacia sus compañeros y compañeras de güenza, pérdida de interés por las activida-
pupitre a través de diferentes mecanismos des diarias y aislamiento de los amigos y de
con base tecnológica (por ejemplo, envían la familia, así como dificultades en la escue-
fotos, vídeos o mensajes de texto –sms– a la (trabajos de peor calidad, llegar tarde a
través de sus teléfonos móviles, o a través de clase) y absentismo escolar (Gruber y Fine-
los ordenadores personales, etc.). Investiga- ran, 2008). Por lo que respecta a las víctimas
ciones recientes (Beran y Li, 2005; Hinduja de exclusión social suelen disminuir su con-
y Patchin, 2008), ponen de manifiesto que ducta prosocial (Twenge, Baumestier, De
aproximadamente del 20-35% de los alum- Wall, Ciarocco y Bartels, 2007), o bien sue-
nos se consideran víctimas de algún tipo de len experimentar un mayor riesgo de agresi-
cyberacoso mediante chats, mensajes ins- vidad a largo plazo (Gaertner, Iuzzini y O’-
tantáneos o correo electrónico. Mara, en prensa). El rechazo social activa
Diferentes estudios señalan una tenden- las mismas estructuras neuronales que el da-
cia evolutiva en el tipo de violencia que se ño físico (Eisenberg, Lieberman y Williams,
ejerce, siendo más frecuentes en los niveles 2003), afecta la autoestima, al estado de áni-
inferiores las agresiones directas, sobre todo mo, al sentido de pertenencia, autocontrol
de tipo físico (Ortega y Monks, 2005), sus- percibido, y la creencia en una existencia
tituyéndose en enseñanza secundaria por plena (Williams et al., 2002). Por su parte,
agresiones de tipo indirecto como agresio- las personas que han sufrido acoso, tienen
nes verbales y de exclusión social (Barrio, más dificultades para hacer amigos, y man-
100 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

tienen relaciones más superficiales con sus vos dio origen, en el marco de la conviven-
iguales, están más aislados, muestran eleva- cia en la Comunitat Valenciana, a la crea-
dos niveles de inseguridad, ansiedad, depre- ción del Observatorio para la Convivencia
sión, infelicidad, síntomas mentales y físi- Escolar en el año 2004 (DOCV 4871), he-
cos, y baja autoestima, así como impotencia rramienta al servicio de la comunidad edu-
e inseguridad para afrontar situaciones cativa cuyo trabajo ha dado como resultado
(Nansel et al., 2001). El ciberacoso produce el Plan para la Prevención de la Violencia y
en las víctimas sentimientos de ira, frustra- Promoción de la Convivencia en los centros
ción o depresión (Hinduja y Patchin, 2007). escolares de la Comunitat Valenciana (Plan
También se ha observado una alta correla- PREVI). Este plan ha sido concebido para
ción entre el acoso realizado a través de in- dar respuesta a las necesidades detectadas
ternet y problemas de comportamiento por la propia comunidad educativa, por lo
(Ybarra, Diener-West y Leaf, 2007). que cada una de sus iniciativas está diseña-
Desde la Consellería de Educación de la da para atender a sus necesidades concretas:
Generalitat Valenciana, se ha desarrollado Medidas de prevención dirigidas al sistema
un plan integral (Plan Previ), de cara a educativo, a la población en riesgo y a toda
afrontar de forma directa los problemas de la sociedad (a través de la prevención y sen-
convivencia, contemplando medidas para sibilización). Este Decreto ha ido adaptán-
todos los agentes educativos (escuela, fami- dose a las diferentes exigencias, hasta la úl-
lia y sociedad), desde una perspectiva sisté- tima modificación del Decreto 2/2008, de 11
mica de la prevención y la intervención. de enero (DOCV 5680).
Así, una de las consecuencias del des-
Plan PREVI: Prevención de la violencia y arrollo de las medidas de este Plan ha sido la
promoción de la convivencia escolar necesaria actualización de la normativa re-
guladora del decreto de Derechos y Deberes
La alarma social que generan los proble- de la comunidad educativa en el año 2008
mas de convivencia en los centros educati- con la publicación del Decreto 39/2008, de

Tabla 1. Conjunto de medidas del Plan PREVI

DIRIGIDAS AL SISTEMA EDUCATIVO


1. Protocolos de detección e intevención.
2. Registro Central de Incidencias.
3. Recomendaciones padres y madres.
4. Materiales y talleres.
5. Formación del profesorado.
6. Planes de convivencia.
7. Premios a la convivencia escolar.
8. Servicio de Atención Psicológica Externa a Miembros de la Comunidad Educativa.
9. Plan Integra.

DIRIGIDAS A LA POBLACIÓN EN RIESGO


1. Unidades de Atención e Intervención.
2. Acuerdo de colaboración con FAVIDE (Oficinas de Atención a las Víctimas del Delito).
3. Protocolo de Defensa Jurídica a Docentes y demás Personal por parte de la Abogacía Gene-
ral de la Generalitat Valenciana.

DIRIGIDAS A LA SOCIEDAD EN SU CONJUNTO


1. Campañas de Sensibilización.
2. Estudios AVACU.
3. Talleres, materiales y recursos con el Centro Reina Sofía.
4. Congresos, Jornadas, Mesas Redondas.
PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA ESCOLAR EN LA COMUNITAT VALENCIANA (PLAN PREVI) 101

4 de abril, del Consell (DOCV 5752) sobre vención, por el cual, una vez conocida la si-
la convivencia en los centros docentes no tuación, todas las personas y/o servicios que
universitarios sostenidos con fondos públi- sean necesarios se ponen en marcha para
cos y sobre los derechos y deberes del alum- atender el caso (Figura 1).
nado, padres, madres, tutores o tutoras, pro- Está encabezado por el Coordinador de
fesorado y personal de administración y ser- Programa de cada Dirección Territorial, que
vicios. recogerá toda la información e iniciará las
Como puede observarse en la Tabla 1, el actuaciones. Es quien pone en marcha a la
Plan PREVI está formado por tres grandes Unidad de Atención e Intervención, formada
bloques de medidas: dirigidas al sistema por él mismo, el Psicopedagogo de la Uni-
educativo, a la población en riesgo y a la so- dad, el Inspector de Área, el Centro y, si fue-
ciedad en general. Debido a su relevancia en se necesario, especialistas externos.
la prevención de la violencia, desarrollare- Recomendaciones a padres y madres,
mos, sobre todo, de entre las diferentes me- formación del profesorado y elaboración
didas que aparecen recogidas en la Tabla 1, de materiales y talleres. Las recomenda-
el Registro Central de Incidencias, el Servi- ciones tienen por objeto orientar a padres y
cio de Atención Psicológica Externa a madres en la identificación de determina-
Miembros de la Comunidad Educativa y las dos indicadores para poder identificar si
Unidades de Atención e Intervención. sus hijos e hijas muestran sintomatología
de un posible acoso, o por el contrario, las
Prevención de la violencia en el Sistema características propias de un agresor. Inclu-
Educativo ye orientaciones sobre qué hacer en cual-
Medidas más generales: quiera de los dos casos.
Protocolos de Detección e Intervención. Los planes de formación del profesora-
El protocolo de detección es un modelo de do, giran en torno a la adquisición de tres ti-
actuación en situaciones de posible acoso o pos de competencias: profesionales, institu-
intimidación entre iguales, que incluye co- cionales y aptitudinales. Tienen por objeto
mo instrumentos una serie de plantillas, a mejorar la gestión del aula para la promoción
cumplimentar por parte del profesorado, di- de la convivencia, el aprendizaje constructi-
rección, jefatura de estudios o departamento vo, y la adquisición de habilidades para los
de orientación del centro, en el que sean co- procesos de negociación y mediación. La
nocedores de alguna situación. Consta de formación del profesorado es considerada en
tres modelos para la recogida de informa- nuestro marco educativo como una necesi-
ción: (1) modelo de recogida de información dad constante. Se lleva a cabo a través de los
del tutor/profesor/orientador; (2) modelo de Centros de Formación del Profesorado (CE-
entrevista con víctima del maltrato y (3) mo- FIRES), por la Conselleria d’Educació. Un
delo de entrevista a la familia. ejemplo concreto de actuación es la forma-
La finalidad de estas plantillas es pro- ción al profesorado en la resolución de con-
porcionar información respecto a qué es y flictos (Alvárez et al., 2008). Una actuación
qué no es acoso, registrar por escrito las ac- relevante en la formación del profesorado
tuaciones realizadas por el centro educativo proviene de las actuaciones concretas que se
e informar, cuando sean necesario, a la Ins- realizan con docentes recién incorporados
pección Educativa. Dichas plantillas apare- (por ejemplo, profesores funcionarios en
cen en el dossier de información para el pro- prácticas), así como formación a psicopeda-
fesorado, elaborado por la Conselleria d’E- gogos, asesores del CEFIRE e Inspectores.
ducació, así como en la página WEB de la En cuanto a los materiales, se han dise-
propia Conselleria (www.edu.gva.es). Cuan- ñado tres materiales para el trabajo de la
do se produce un caso de emergencia y/o es- convivencia: los cortometrajes, el Manual
pecial gravedad, el Servicio Central de Ins- de Convivencia y la Guía del Profesorado.
pección ha diseñado un protocolo de inter- Respecto a los cortos, existen seis elabora-
102 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

Figura 1. Protocolo de Intervención en situaciones que afectan la convivencia.

dos por el Comité de Expertos y la Funda- (Orden de 31 de marzo de 2006; DOCV


ción Valenciana del Audiovisual de la UIMP 5255) disponen de un Plan de Convivencia,
(Ley del silencio y humillación; Estilos edu- elaborado por ellos mismos, donde aparecen
cativos familiares e indisciplina; Xenofobia reflejadas las diferentes actuaciones que
y aislamiento social; y por último, Indisci- desde los mismos se toman de cara a preve-
plina y relaciones familia/escuela para se- nir, controlar y dar respuesta a las situacio-
cundaria; respecto a la educación primaria: nes de violencia. La idiosincrasia de cada
La mochila y el corto Comparaciones). Por centro, hace que el Plan PREVI no ofrezca
otro lado, el Manual de Convivencia, el cual fórmulas rígidas ni homogéneas. De ahí la
clarifica conceptos en torno a la violencia, conveniencia de trabajar en unos Planes de
factores que la mejoran o degradan, así co- Convivencia que reflejen la especificidad de
mo los papeles de los distintos agentes edu- cada centro y tracen los cauces para verte-
cativos. La Guía del Profesorado sirve como brar de la mejor manera posible los intereses
material base para trabajar la convivencia en de profesorado, familias y alumnado.
los centros. Su objetivo es que cada centro, partien-
Planes de Convivencia. Todos los cen- do de su realidad, planifique sus estrategias
tros escolares de la Comunitat Valenciana de prevención e intervención con la partici-
PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA ESCOLAR EN LA COMUNITAT VALENCIANA (PLAN PREVI) 103

pación de todos los agentes de la comunidad pueden acceder todos los centros educativos
educativa. La convivencia es un intento de no universitarios (a través de un usuario y
equilibrio entre lo individual y lo colectivo, una contraseña), para notificar cualquier in-
lo que requiere el trabajo de todas las perso- cidencia que se produzca entre los miem-
nas de la comunidad educativa en pro del bros de la Comunidad Educativa, tanto en el
bien común. centro educativo como en los alrededores.
Premios a la convivencia escolar. Con Las nuevas tecnologías están dotando a los
esta medida se pretende valorar las iniciati- educadores de herramientas que cambiarán
vas desarrolladas por la comunidad educati- para siempre la forma en la que pensamos
va para mejorar la convivencia y prevenir la sobre la escuela y el aprendizaje (Diaman-
violencia en los centros. Se pretende promo- duros, Downs y Jenkins, 2008), y con la cre-
ver la educación en la convivencia, poten- ación del Registro Central de Incidencias te-
ciar al centro docente como un sistema de nemos un buen ejemplo de ello. Dicho Re-
tolerancia, aceptación mutua y solidaridad e gistro, fue regulado inicialmente por la Or-
incentivar a la comunidad educativa en el den de 25 de noviembre de 2005, y poste-
trabajo realizado bajo estas líneas de actua- riormente por la Orden de 12 de septiembre
ción. de 2007 (DOCV 5609). Se trata de una me-
Plan Integra. La innovación educativa dida que permite conocer en tiempo real
constituye uno de los pilares fundamentales cualquier incidencia, así como las medidas
de la Conselleria d’Educació. El Plan Inte- adoptadas por el centro y la Inspección Edu-
gra está diseñado para alumnos con edades cativa.
comprendidas entre 14 y 16 años, con histo- Con esta base de datos se pretende cono-
rias repletas de fracaso escolar (más del cer el estado general de las relaciones y la
75% de asignaturas suspensas), con com- convivencia en nuestros centros, recogiendo
portamientos disruptivos significativos, ele- datos sobre el tipo de incidencias, la locali-
vado grado de absentismo, inadaptación es- zación y la frecuencia de los hechos, así co-
colar y que resulta explícita su incorpora- mo el número de actuaciones desde el cen-
ción al mundo laboral a los 16 años. El pro- tro y desde la Inspección. Los datos que re-
grama consta de 20 horas destinadas a talle- cojamos sirven como argumento para conse-
res, 6 horas para actividades lingüístico- guir un diagnóstico preciso de la situación
científicas y 3 horas para educación física y en las aulas y poner en marcha las medidas
salidas organizadas del instituto. En cuanto que mejor se ajusten a nuestra realidad.
a los itinerarios educativos, una vez finaliza- Olweus (1994) mantiene que la mejor
do el programa, los alumnos pueden cursar forma de prevenir el acoso escolar implica
diferentes opciones educativas o incorporar- una estrecha supervisión de los patios, aseos
se al mundo laboral. Quizá uno de los aspec- y aulas, parando cualquier situación que im-
tos más destacables de este plan sea la pre- plique acoso sexual de forma clara y directa,
vención del absentismo, ya que es un factor y nunca ignorar una situación que pueda im-
de riesgo para embarazos no deseados en la plicar una posibilidad de victimización para
adolescencia, violencia, comportamientos los estudiantes. Por ello, el Registro Central
sexuales de alto riesgo, así como uso y abu- contempla prácticamente todos los posibles
so de drogas (Almeida, Aquino, y de Barros, escenarios de la violencia, de acuerdo con el
2006). modelo teórico más extendido e investigado.
Como puede observarse en la Tabla 2,
Registro Central de Incidencias: aparecen reflejados los tipos de violencia
Las dificultades para detectar comporta- (física, verbal, sexual, por exclusión, contra
mientos violentos en general, y de acoso es- la propiedad personal, vandalismo, así como
colar en particular, han llevado a la Conse- la utilización de las nuevas tecnologías).
lleria d’Educació a crear un instrumento on Respecto a la exclusión social, existen estu-
line (Registro Central de Incidencias), al que dios (Yoon, 2004) que muestran cómo algu-
104 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

Tabla 2. Aspecto del Registro Central a partir de Septiembre de 2007.

nos profesores piensan que las agresiones fí- Respecto a la inclusión de la violencia
sicas o verbales generan más problemas de sexual como una forma específica de acoso,
victimización que la exclusión social. Por pensamos que resulta decisiva, ya que des-
ello, pensamos que ha sido un gran acierto afortunadamente, algunos investigadores
de esta versión del Registro Central la inclu- (Pellegrini, 2001) entienden el acoso sexual
sión de la exclusión social como forma es- en las escuelas como una forma de bullying
pecífica de violencia, de cara a proporcionar adolescente. Así pues, los alumnos que prac-
claves a los profesores de las distintas for- ticaran acoso sexual, serían juzgados por
mas de violencia sobre las que tienen que in- una situación de bullying (con menor san-
dagar. ción legal), y no de acoso sexual. Las conse-
PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA ESCOLAR EN LA COMUNITAT VALENCIANA (PLAN PREVI) 105

cuencias de este tipo de acoso son depre- Educación Secundaria y Bachillerato), se


sión, pérdida de apetito, trastornos del sue- realiza en los centros educativos.
ño, baja autoestima y sentimientos de triste- Para la prestación de este servicio, los
za, miedo o vergüenza, pérdida de interés centros educativos lo solicitan a la Unidad
por las actividades diarias y aislamiento de de Atención e Intervención de su Dirección
los amigos y de la familia, así como absen- Territorial correspondiente, demostrando
tismo escolar (Gruber y Fineran, 2008). que han agotado todas las medidas ordina-
Por último, los estudiantes de hoy en día rias y extraordinarias, y que éstas no son su-
utilizan nuevas formas de acoso. Debido a ficientes para abordar la problemática deri-
su uso sofisticado de la tecnología, los aco- vada de la situación de violencia.
sadores virtuales utilizan nuevos sistemas
para mofarse, burlarse y amenazar a sus Medidas dirigidas a la población en riesgo
compañeros (Diamanduros, Downs y Jen- para prevenir la violencia
kins, 2008). La inclusión de este tipo de vio-
lencia en el Registro Central supone, por un Medidas dependientes de otras Consellerías
lado, una actualización en la detección de ta- Ampliación de la asistencia jurídica a los
les comportamientos, así como un intento funcionarios docentes por parte de los servi-
por cubrir prácticamente todas las posibles cios jurídicos de la Generalitat Valenciana
situaciones de acoso que pueden darse en un (firma del convenio con el vicepresidente del
centro educativo. Consell el 23 de marzo de 2006). Así, junto
con la posibilidad que ya existía con anterio-
Servicio de Atención Psicológica Externa ridad a dicha ley, que prevé la asistencia jurí-
(SAPE) a los miembros de la Comunidad dica en caso que se dedujese contra dicho
Educativa: personal pretensiones de responsabilidad ci-
Se trata de una medida excepcional vil o penal derivadas de hechos realizados en
aprobada en el marco del Plan PREVI para el ejercicio de sus funciones o cargos, la Ley
todos los miembros de la comunidad edu- 10/2005 amplía la cobertura en aquellos ca-
cativa. Es fruto de un convenio entre la sos en que hubiese sido objeto de una acción
Conselleria d’Educació y la Universidad de ilícita manifiesta y grave, en el desempeño de
Valencia, la Universidad Miguel Hernán- sus funciones o cargos.
dez de Alicante y la Universidad Jaime I de Acuerdo con la Conselleria de Justicia
Castellón. Estas proporcionarán el diseño para la prestación de asesoramiento y acom-
de programas de apoyo psicológico y la pañamiento jurídico y de apoyo familiar an-
formación necesaria para que los profesio- te reclamaciones en temas de convivencia. A
nales de la Psicología Clínica del Colegio través de todas las oficinas de FAVIDE (Vic-
Oficial de Psicólogos de la Comunitat Va- timas Delito y Encuentro) y en colaboración
lenciana proporcionen ese apoyo externo. de las UAI para gestionar adecuadamente la
El objetivo es dar respuesta de forma indi- situación.
vidualizada a alumnos, a padres y/o ma-
dres, así como a los docentes que lo solici- Unidades de Atención e Intervención
ten, de las necesidades derivadas de los En el ámbito de la intervención, además
problemas graves o muy graves de convi- de los protocolos anteriormente comenta-
vencia, que requieren de la intervención de dos, cada Dirección Territorial de la Conse-
un especialista en psicología clínica. Se lleria de Cultura (Valencia, Castellón y Ali-
trata de una medida complementaria a la la- cante) cuenta con una unidad de atención e
bor que desde los Servicios Psicopedagógi- intervención, con dos miembros en cada una
cos Escolares (en Educación Infantil y Pri- de ellas: un Inspector-Coordinador y un Psi-
maria), los Gabinetes municipales (depen- copedagogo.
dientes del Ayuntamiento de la localidad), Las funciones de estas unidades son: re-
y los Departamentos de Orientación (en cibir las consultas y/o incidencias relaciona-
106 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

Figura 2. Organigrama de las Unidades de Atención e Intervención.

das con la violencia escolar, asesorar a los rios, informando y redirigiendo, cuando así
centros que lo soliciten y actuar en caso de se considere, a víctimas y agresores a otras
incidencia grave, poniéndose en contacto instituciones o recursos, siendo, en última
con el centro, las familias y el Inspector, re- instancia, un servicio para que todo el mun-
alizar evaluación del proceso y el segui- do se sienta atendido ante cualquier deman-
miento del caso. da de ayuda o protección.
Estas Unidades se crearon en 2005, con
el fin de atender los casos de especial grave- Medidas para la prevención de la violencia
dad. Se plantean como objetivo principal el dirigidas a la sociedad en su conjunto
coordinar a todos los implicados en una si-
tuación problemática, con dos fines: La prevención de la violencia pasa nece-
sariamente por la transmisión de informa-
a) Desarrollar actuaciones conjuntas ción a la sociedad en la que se pretende dis-
con todos los profesionales e institu- minuir o eliminar los comportamientos vio-
ciones implicadas para aumentar la lentos (Feldman, De Vos, Cohen y Davis,
efectividad en la intervención: pro- 2008). Por ello, la Conselleria d’Educació
fesores, equipos directivos, Servi- ha puesto en marcha campañas de publici-
cios Sociales, Unidades de Salud dad y sensibilización sobre los recursos de
Mental, Policía, Fiscalía del Menor, la propia Conselleria, como pósters y trípti-
Juzgados, etc. cos en todos los centros educativos, así co-
b) Dirigir la intervención a todos los mo cuñas radiofónicas en cadenas cuya pro-
implicados en el problema: víctima, gramación es básicamente musical. También
espectadores, padres, alumnos, pro- se han realizado campañas publicitarias en
fesores, etc. las televisiones autonómicas, así como la
campaña “Gràcies”, para prestigiar la figura
En definitiva, desde las UAI se actuará de los docentes.
como observadores de la situación de la vio- Los programas de intervención basados
lencia en los centros escolares no universita- en charlas o conferencias cara a cara, pro-
PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA ESCOLAR EN LA COMUNITAT VALENCIANA (PLAN PREVI) 107

porcionan una buena opción de aprendizaje. frente a la violencia escolar. Aunque los pro-
En esta línea, se han llevado a cabo diferen- blemas de convivencia en los centros tienen
tes congresos (como el llevado a cabo en una incidencia muy baja (Félix, Godoy y
2006 sobre Convivencia Escolar: Familia y Martínez, en prensa), resulta imprescindible
Escuela); charlas formativas sobre violen- detectarla y poner en marcha todas las ac-
cia escolar; así como diferentes publicacio- ciones encaminadas a la erradicación de la
nes (Informe sobre la influencia de los vide- misma, debido a los problemas relacionales
ojuegos en los jóvenes de la Comunitat Va- que surgen en la escuela como a los proble-
lenciana; Violencia Escolar, etc.), elabora- mas psicológicos que ocasionan a víctimas y
dos por el Centro Reina Sofía, bajo la direc- a agresores (Coker, McKeown, Sanderson,
ción del profesor José Sanmartín. Keith, Valois y Huebner, 2000). Es más, las
Un aspecto muy relevante en la sociedad personas que han sido expuestas a algún ti-
es que las agresiones de los estudiantes con- po de violencia, tienen más probabilidades
tra los iguales, los profesores y la propiedad, de padecer otros tipos (Swahn et al., 2008).
constituyen continuamente titulares muy es- De hecho, la prevención de los compor-
candalosos en los medios de comunicación tamientos violentos y la promoción de la
(Elam y Rose, 1995). Por este motivo, la convivencia escolar suponen uno de los más
Conselleria d’Educació ha puesto en marcha complejos problemas a los que el sistema
talleres (formación-sensibilización para educativo debe de dar respuesta. En este
profesionales de los medios de comunica- contexto, las medidas desarrolladas desde la
ción), con la finalidad de analizar el trata- Consellería d´Educació suponen diferentes
miento que estos medios hagan de la violen- formas de afrontar esta problemática en las
cia, ya que la forma en la que se difunden que intervienen diferentes agentes educati-
los contenidos pueden modular la interpreta- vos (escuela, familia, sociedad), ya que los
ción que se haga de los hechos, haciendo problemas que observamos en los centros
que nuestra visión de los mismos sea más o educativos son el reflejo, en muchas ocasio-
menos ajustada a la realidad (por ejemplo, nes, de lo que ocurre fuera de ellos. De he-
mostrar imágenes de personas amoratadas, cho, existe una estrecha relación entre una
comentar suicidios juveniles, mostrar imá- baja supervisión por parte de los adultos y la
genes grabadas en un móvil de acciones vio- iniciación temprana de actividades sexuales,
lentas, entrevistar a menores, mostrando sus abuso de sustancias, bajo logro académico y
rostros, no contrastar la información, etc.), o mayor vulnerabilidad ante los iguales (Ga-
simplemente transmitir una imagen de los ge, Overpeck, Nansel, y Kogan, 2005). Por
centros escolares como lugares peligrosos, ello, consideramos que el problema de la
inseguros, llenos de violencia, indisciplina y violencia debe ser abordado de forma con-
disruptividad (Hyman y Perone, 1998). Este textualizada, esto es, implicando a los dife-
taller se desarrollará en una jornada, duran- rentes contextos en los que los alumnos se
te 5 sesiones y servirá para clarificar con- socializan, la familia (Musitu, 2002), la es-
ceptos, factores de riesgo, la influencia de cuela (Álvarez et al., 2008; Kochenderfer-
los medios a corto y largo plazo, y contendrá Ladd y Pelletier, 2008; Rodríguez et al.,
recomendaciones sobre “qué y cómo” infor- 2002) o los contextos de ocio y entreteni-
mar y cuestiones éticas. miento (Bringas, Rodríguez y Clemente,
2004).
Conclusiones De entre este amplio conjunto de medi-
das, consideramos que el Registro Central
Como hemos podido comprobar a lo lar- ha supuesto una forma innovadora y eficaz
go de este artículo, la Conselleria d’Educa- para la prevención de la violencia. Este ins-
ció ha puesto al servicio de la sociedad en trumento on line permite un acercamiento
general, y de las instituciones educativas en directo a la realidad de los centros, siendo
particular, una serie de medidas para hacer un medidor más fiable, objetivo y con ma-
108 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

yor validez ecológica de la convivencia, que po, agresiones en gran grupo, etc.). Por ello,
la información aportada por autoinformes, la implantación de las Unidades de Atención
que suele ser mucho más variable debido a e Intervención (UAI), que se encuentran a
las diferentes formas de recoger la informa- disposición de todos los centros educativos,
ción (Sawyer, Bradshaw y O’Brennan, así como de las familias y personal de la es-
2008). cuela, ha supuesto un valioso recurso de ur-
En muchas ocasiones, la intervención gencia para estos casos.
ante determinados casos debe ser inmediata Esperemos que estas medidas ayuden a
(detección de casos de pederastia, abuso se- toda la Comunidad Educativa a hacer frente
xual, intentos de suicidio, aislamiento siste- a la violencia escolar, en todas sus formas,
mático a una persona durante mucho tiem- de forma rápida y eficaz.

Referencias

Almeida, M. C., Aquino, E. M., y de Barros, A. P. antisocial behaviour: Comparison of four eth-
(2006). School trajectory and teenage preg- nic groups. Journal of Adolescence, 27, 497-
nancy in three Brazilian state capitals. Cader- 514.
nos de Saude Publica, 22, 1397-1409. Diamanduros, T., Downs, E., y Jenkins, S. (2008).
Álvarez, D., Álvarez, L., Núñez, J. C., González- The role of school psychologists in the as-
Pienda, J. A., González-Castro, P., y Bernar- sessment, prevention, and intervention of
do, A. B. (2008). La mejora de la convivencia cyberbullying. Psychology in the Schools., 45
desde los centros educativos a través de la (8), 693-704.
educación en resolución de conflictos. Aula Eisenberger, N. I., Lieberman, M. D., y Williams,
Abierta, 35, 3-8. K. D. (2003). Does rejection hurt? An fMRI
Barrio, C., Martín, E., Montero, I., Gutiérrez, H., study of social exclusion. Science, 302, 290-
y Fernández, I. (2000). La realidad del mal- 292.
trato entre iguales en los centros de secunda- Elam, S., y Rose, L. (1995). The 27th annual Phi
ria españoles. Infancia y Aprendizaje, 26, 25- Delta Kappan pollo f the public’s attitudes to-
47. ward the public schools. Phi Delta Kappan,
Beran, T., y Li, Q. (2005). Cyber-harassment: A 77, 41-59.
study of a new method for an old behavior. Estévez, E., Musitu, G., y Herrero, J. (2005). The
Journal of Educational Computing Research, influence of violent behavior and victimiza-
32(3), 265-277. tion on psychological distress: the role of pa-
Bringas, C., Rodríguez, F. J., y Clemente, M. rents and teachers. Adolescence, 40, 183-196.
(2004). Violencia en Televisión: análisis de Feldman, M., De Vos, E., Cohen, L., y Davis, R.
una serie popular de dibujos animados. Aula (2008). Partnerships for preventing violence:
Abierta, 83, 127-140. A locally-led satellite training model. Ameri-
Cava, M. J., Musitu, G., y Murgui, S. (2006). Fa- can Journal of Preventive Medicine, 34, 3S,
milia y violencia escolar: el rol mediador de S21-S30.
la autoestima y la actitud hacia la autoridad Félix, V., Godoy, C., y Martínez, I. (en prensa).
institucional. Psicothema, 18, 367-373. Violencia entre iguales: Un estudio descripti-
Coker, A. L., McKeown, R. E., Sanderson, M. D., vo de la Provincia de Valencia. Informació
Keith, E., Valois, R. F., y Huebner, E. S. Psicológica.
(2000). Severe dating violence and quality of Gaertner, L., Iuzzini, J., y O’Mara (en prensa).
life among South Carolina high school stu- When rejection by one fosters aggression
dents. American Journal of Preventive Medi- against many: Multiple-victim aggression as
cine, 19, 220-227. a consequence of social rejection and percei-
Defensor del Pueblo (2000). Informe sobre vio- ved groupness. Journal of Experimental So-
lencia escolar: el maltrato entre iguales en la cial Psychology.
Educación Secundaria Obligatoria. Madrid: Gage, J. C., Overpeck, M. D., Nansel, T.R., y Ko-
Publicaciones de la Oficina del Defensor del gan, M. D. (2005). Peer activity in the eve-
Pueblo. nings and participation in aggressive and pro-
Dekovic, M., Wissink, I., y Meijer, A. (2004). The blem behaviors. Journal of Adolescent He-
role of family and peer relations in adolescent alth, 37, 517.e7-.e14.
PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y PROMOCIÓN DE LA CONVIVENCIA ESCOLAR EN LA COMUNITAT VALENCIANA (PLAN PREVI) 109

Gruber, J., y Fineran, S. (2008). Comparing the Olweus, D. (1994). Bullying at school: Basic
impact of bullying and sexual harassment facts and effects of a school based interven-
victimization on the mental and physical he- tion program. Journal of Child Psychology
alth adolescents. Sex Roles, 59, 1-3. and Psychiatry, 35, 1171-1190.
Hinduja, S., y Patchin, J. W. (2007). Cyberbull- Ortega, R., y Monks, C. (2005). Agresividad in-
ying victim and offender warning sings. Re- justificada entre preescolares. Psicothema,
cuperado el 3 de noviembre de 2007 de 17, 453-458.
http://www.cyberbullying.us/cyberbullying_ Patchin, J. W., y Hinduja, S. (2006). Bullies mo-
warning_sings.pdf ves beyond the schoolyard: A preliminary lo-
Hinduja, S., y Patchin, J. W. (2008). Cyberbull- ok at cyberbullying. Youth Violence and Ju-
ying: An exploratory analysis of factors rela- venile Justice, 4(2), 148-169.
ted to offending and victimization. Deviant Pellegrini, A. (2001). A longitudinal study of he-
Behavior, 29 (2). 129-156 terosexual relationships, aggression and se-
Hyman, I., y Perone, D. (1998). The other side of xual harassment during transition from pri-
school violence: Educator policies and practi- mary school through middle school. Applied
ces that may contribute to student misbehavior. Developmental Psychology, 22, 119-133.
Journal of School Psychology, 36 (1), 7-27. Rodríguez, F. J., Gutiérrez, C., Herrero, F.J.,
Kochenderfer-Ladd y Pelletier, M. (2008). Tea- Cuesta, M. Hernández, E., Carbonero, P.G., y
cher’s views and beliefs about bullying: In- Jiménez, A. (2002). Violencia en el marco es-
flucences on classroom management strate- colar de la enseñanza obligatoria: el profeso-
gies and students’ doping with peer victimi- rado como referencia. Aula Abierta, 79, 139-
zation. Journal of School Psychology, 46, 152.
431-453. Sanmartín, J. (2000) La violencia y sus claves.
Krug, E. G., Dahlberg, L. L., Mercy, J. A, Zwi, A. Barcelona: Ariel
B., y Lozano, R. (2002). World report on vio- Sawyer, A. L., Bradshaw, C., y O’Brennan, L.
lence and health. Geneva, Switzerland: (2008). Examining Ethnic, Gender, and De-
World Health Organization. velopmental Differences in the Way Children
Li, Q. (2006). Cyberbullying in schools: A rese- Report Being a Victim of “Bullying” on Self-
arch of gender differences. School Psycho- Report Measures. Journal of Adolescent He-
logy International, 27(2), 157-170. alth, 43, 106-114.
Limber, S. P. (2002). Bullying among children Smith, P., y Sharp, S. (1994). School Bylling. In-
and youth. Proceedings of the Educational sights and perspectives. New York: Routled-
Forum on Adolescent Health: Youth Bullying. ge.
Chicago: American Medical Association. Re- Swahn, M., Simon, Th., Hertz, M., Arias, I., Bos-
cuperado el 7 de noviembre de 2007, de sarte, R., Ross, J., Gross, L., Iachan, R., y
www.ama.assn.org/ama1/pub/upload/mm/39 Hamburger, M. (2008). Linking dating vio-
/youthbulling.pdf lence, peer violence, and suicidal behaviors
Marín, M. (2002). Aspectos psicosociales de la among high-risk youth. American Journal of
violencia en el contexto educativo. Aula Preventive Medicine, 34 (1), 30-38.
Abierta, 79, 85-105. Trianes, M. V. (2000). La violencia en contextos
Musitu, G. (2002). Las conductas violentas de los escolares. Málaga: Aljibe.
adolescentes en la escuela: el rol de la fami- Twenge, J. M., Baumeister, R. F., De Wall, C. N.,
lia. Aula Abierta, 79, 109-138. Ciarocco, N. J., y Bartels, J.M. (2007). Social
Nansel, T., Overpeck, R., Pilla, W., Ruan, P., exclusion decreases prosocial behavior. Jour-
Scheidt, K. y Simons-Morton, B. (2001). nal of Personality and Social Psychology, 92,
Bullying behaviors among US youth: Preva- 56-66.
lence and association with psychological ad- Williams, K. D., Govan, C. L., Croker, V., Tynan,
justment. Journal of the American Medical D., Cruickshank, M., y Lam, A. (2002). In-
Association, 285, 2094-2100. vestigations into differences between social
National Association of State Boards of Educa- and cyberostracism. Group Dynamics, 6, 65-
tion (NASBE) (2003). Bullying in schools. 77.
Policy Update, 11 (10). Recuperado el 4 de Ybarra, M. L., Diener-West M., y Leaf, P. J.
octubre de 2007, de http://www.nasbe.org/ (2007). Examining the overlap in internet ha-
membership/Educational_Issues/Policy_Upd rassment and school bullying: implications
ate/11_10.pdf#search=’NASBE%20and%20 for school intervention. Journal of Adoles-
bullying cent Health, 41(suppl), S42–S50.
110 VICENTE FÉLIX MATEO, MANUEL SORIANO FERRER, CARMEN GODOY MESAS E ISMAEL MARTÍNEZ RUIZ

Yoon, J. S. (2004). Predicting teacher interven-


tions in bullying situacions. Education and
Treatment of Children, 27, 37-45.1.