You are on page 1of 18

ISFD

N°9
EDI: Educación especial
Profesores: Sánchez, Rodolfo y Rojo, Roberto

Alumna: Bernal, Claudia


Curso: 4°A Turno noche
Fecha de entrega: 01/11/17
INTRODUCCIÓN

Todas las personas a quienes se les haya diagnosticado el Síndrome de Asperger


comparten un conjunto de dificultades fundamentales, a pesar de que todos ellos sean
muy diferentes entre sí. En este trabajo intentaré describir la naturaleza de estas
discapacidades fundamentales, cómo éstas pueden crear problemas en la escuela y cómo
podemos manejarlas.

Intentaré mostrarles una visión general del Síndrome de Asperger y resaltar las
tres áreas de discapacidad básicas. Comentaré muy brevemente las respuestas educativas
para alumnos con este síndrome. Una breve frase sacada de un contexto real nos permitirá
decidir si lo que viene a continuación se puede aplicar al niño que se tiene en mente o no.
El apartado “claves de comprensión” intentará aclarar la forma en que estas dificultades
básicas contribuyen a ese problema en particular y el apartado “estrategias de utilidad”
identificará estrategias a seguir y consejos prácticos derivados de nuestra experiencia.
Aunque puede que estas sugerencias no se adapten por completo a la situación o al niño/a
con el que se está trabajando, tal vez nos pueda servir de orientación en un futuro.

La idea de este trabajo es ayudar a entender las dificultades que las personas con
Síndrome de Asperger pueden experimentar y presentar a lo largo de sus vidas. El
entendimiento de la realidad es la base fundamental para sacar provecho de las estrategias
prácticas que aquí se exponen.

1
DESARROLLO

SÍNDROME DE ASPERGER

El Síndrome de Asperger está considerado generalmente como una forma de


autismo y lleva el nombre del psiquiatra alemán que lo descubrió en los años 40. Los
niños con quienes trabajaba Hans Asperger tenían dificultades considerables a la hora de
relacionarse y comunicarse con los demás. El síndrome de Asperger no es una
discapacidad intelectual, ni una enfermedad, sino un trastorno genético con el que se tiene
dificultades en la comunicación y en las relaciones personales, y aunque no tiene cura
absoluta se pueden aliviar y/o mejorar algunos de sus síntomas como pueden ser las
dificultades para empatizar, los problemas de sueño o de alimentación, así como los
problemas para comprender cosas que han oído o leído y la forma de relacionarte con los
demás. Las personas que conviven con Asperger tienen un coeficiente intelectual normal
y en muchos casos elevado a la media.

Es sumamente importante detectar cuanto antes a los alumnos y alumnas con SA1
que tienen necesidades especiales de apoyo ya que es un problema urgente de solventar
porque el diagnóstico formal de esta condición es necesario para poder acceder a los
apoyos especializados, tanto dentro como fuera del ámbito educativo. Éste puede ser muy
difícil de diagnosticar. Los niños con SA se desempeñan normalmente en la mayoría de
los aspectos de su vida; por lo tanto, resulta común atribuir sus comportamientos extraños
al hecho de que simplemente son "diferentes".

Tres dificultades básicas

Las personas con Síndrome de Asperger tienen problemas en la interacción social,


en la comunicación y carecen de flexibilidad de pensamiento, pueden tener una
imaginación pobre, intereses muy intensos o limitados y mucho apego a las rutinas. Para
poder hacer un diagnóstico, es necesario encontrar distintos tipos y grados de
discapacidad en cada una de estas tres áreas, existe una gran variedad tanto en la gravedad
de las dificultades que se pueden experimentar como en la forma en que éstas se
presentan. Además, debemos tener en cuenta que cada individuo con SA tiene una

1
SA: En adelante se leerá esta sigla como Síndrome de Asperger

2
personalidad única moldeada por experiencias vitales individuales (como el resto de las
personas).

Como en el caso del autismo, el Síndrome de Asperger es el resultado de un


problema orgánico y no de la educación que se ha recibido. Al contrario que las personas
con autismo, las que padecen síndrome de Asperger tienen menos problemas con el
desarrollo del lenguaje y son menos propensas a tener dificultades adicionales de
aprendizaje. La base psicológica del autismo y del síndrome de Asperger todavía no se
comprende con claridad.

Interacción y relaciones sociales

Puede parecer que algunos niños con síndrome de Asperger prefieran estar solos
a estar en compañía. Es posible que tengan una gran conciencia de su espacio personal y
se muestren incómodos si alguien se acerca demasiado. Muchos se esfuerzan
enormemente por ser sociables, pero cuando se aproximan a los demás lo hacen con
torpeza. Puede que no miren a la persona a la que se acercan o que emitan “señales
equivocadas” por error. Suelen compensar estas dificultades comportándose de forma
excesivamente formal, es posible que se comporten con el director de la escuela de la
misma manera como lo harían con sus amigos o con sus padres.

Comunicación

Los niños con síndrome de Asperger no comprenden bien los mecanismos de la


comunicación, a pesar de tener un buen desarrollo gramatical y de vocabulario. Puede
que no sepan cómo pedir ayuda. Puede que hablen con voz monótona, con escaso control
sobre el volumen y la entonación. La mayor parte de su conversación gira en torno a un
tema preferido al que vuelven una y otra vez con una monotonía casi obsesiva. Suelen
tener problemas a la hora de entender chistes, giros idiomáticos y metáforas. Su lenguaje
puede parecer artificial o pedante. La ausencia de expresión facial, la gesticulación
limitada y la malinterpretación del lenguaje corporal de los demás son otros factores que
contribuyen a sus dificultades en la comunicación.

3
Imaginación e inflexibilidad de pensamiento

Una característica de los niños con síndrome de Asperger es que sus destrezas
para el juego son limitadas. Normalmente suelen preferir actividades mecánicas, pueden
aprender juegos de representación simbólica pero más tarde que sus compañeros con su
mismo desarrollo. Los individuos con este síndrome también tienen problemas a la hora
de “ponerse en el lugar de otras personas” o de ver las cosas desde otro punto de vista.

ASPECTOS POSITIVOS

Estos niños también pueden contar con aspectos positivos de importancia


considerable, a pesar de sus dificultades en el ámbito social. Es frecuente que posean una
memoria mecánica excepcionalmente buena; intereses extraordinariamente definidos,
aunque limitados; un léxico extenso; conocimiento o habilidades profundas en las áreas
científica o tecnológica.

CAUSAS DEL SA

La investigación actual señala a las anormalidades cerebrales como la causa de


SA. Usando técnicas avanzadas de imágenes cerebrales, los científicos han revelado
diferencias estructurales y funcionales en regiones específicas de los cerebros de niños
normales comparados con niños con AS. Estos defectos más probablemente están
causados por la migración anormal de células embriónicas durante el desarrollo fetal que
afecta la estructura cerebral y el “cableado” y luego va a afectar los circuitos neurales que
controlan el pensamiento y el comportamiento.

Los científicos han sospechado siempre que debía haber un componente genético
en SA y en los otros trastornos autistas debido a su tendencia hereditaria. Se observó
evidencia adicional para el vínculo entre las mutaciones genéticas heredadas. Por
ejemplo, algunos familiares tenían dificultades leves con la interacción social, el lenguaje
y la lectura. Sin embargo, nunca se ha identificado un gen específico para SA.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO DEL SA

No existe ningún fármaco específico para el SA, sin embargo, es muy importante
tratar algunos síntomas. Puesto que los resultados sobre el uso de psicofármacos en el SA
están ampliamente avalados por la experiencia; en todos los casos resulta necesario
plantearse la pregunta de si es posible mejorar los síntomas de un niño con SA mediante

4
la prescripción de una medicación. Puesto que los fármacos aplicados al SA ‘no curan’,
se hace totalmente necesario llegar a la certeza de su efecto favorable sobre determinados
síntomas. Si no es éste el caso, no hay razón alguna para mantener una medicación.

Para el SA se han recomendado, a partir de instancias no siempre científicamente


avaladas, tratamientos llamados ‘naturales’- que pretenden influir positivamente sin
comportar ningún efecto secundario por motivo de su cualidad de ‘natural’. De modo
genérico puede decirse que ‘natural’ no es sinónimo de ‘inofensivo’. Nadie duda de que
la nicotina y el alcohol son productos naturales y no por ello dejan de tener efectos
nocivos.

DETECCIÓN DE PROBLEMAS DE CONDUCTA EN UN NIÑO POR PARTE


DEL MAESTRO ¿CÓMO ACTUAR?

Lo más normal es que sean los padres los que se den cuenta que su hijo o hija
presenta conductas fuera de lo normal, y sean ellos los que acudan en una primera
instancia a la consulta del pediatra. Pero a veces, esto puede no suceder, y son los
educadores y maestros de jardines de infancia o de educación infantil los que pueden
darse cuenta de estas conductas impropias o fuera de lo que se espera para su edad.

En un caso así, serán los maestros y educadores los que deban hablar con los
padres para advertirles de esta situación. Todos sabemos que la intervención temprana es
crucial en la intervención de niños que presentan algún tipo de trastorno del desarrollo, y
por eso dar las primeras señales de alarma lo antes posible es de gran importancia para
asegurar al niño la mejor intervención y lo antes posible. Sin embargo, hay que ser
respetuosos y cuidadosos a la hora de hacer este planteamiento a las familias. Vamos a
dar a los padres una noticia que no es buena, y por tanto debemos saber dar el enfoque
adecuado, para que los padres la reciban no como algo traumático y horroroso, sino de la
forma más natural posible y dejando claro que no se ha realizado un diagnóstico de ningún
tipo, sino que se recomienda la visita a un especialista para despejar las dudas. Para no
crear una situación tensa o de rechazo por parte de los padres, deberemos realizar un
enfoque lo más natural posible, usando la reunión para informar a los padres de forma
tranquila, para que no se sientan atacados, sino más bien todo lo contrario, que se sientan
apoyados y acompañados.

El niño con Asperger es siempre un gran desafío. Los profesores deben de tener
un carácter tranquilo, ser predecible en sus reacciones emocionales y flexible con el plan
5
de estudios, así como en su modo de enseñanza, para poder acomodar al niño de la forma
adecuada y saber reconocer los aspectos positivos que esto conlleva. Debe de ser capaz
de ver el mundo desde la perspectiva del niño. Tener un buen sentido del humor, también
ayuda. En algunos casos, es probable que el niño esté encantado, y un momento después,
muy confundido. Tener experiencia previa no siempre es fundamental, ya que cada niño
con Síndrome de Asperger es único, y el profesor deberá usar diferentes estrategias.

RESPUESTA EDUCATIVA PARA LOS NIÑOS CON SÍNDROME DE


ASPERGER

Existe una gran variación en la gravedad de las dificultades que pueden


experimentar las personas a quienes se les ha diagnosticado el síndrome de Asperger y la
forma en que se manifiestan las llamadas discapacidades básicas también puede variar
enormemente. Debido a que existe un amplio espectro en las necesidades, el abanico de
respuestas educativas a las misma debe ser también amplio.

En la práctica, casi todos los niños con síndrome de Asperger asisten a la escuela
ordinaria. Algunos son atendidos sin necesidad de recursos extraordinarios. Otros pueden
requerir la certificación como alumno con necesidades educativas especiales y, en
consecuencia, distintos tipos de recursos y de apoyo. Muy pocos necesitan educación en
centros específicos.

Integrarse en los grupos

En el recreo lo único que hace Ranjit es pasear solo. En clase no soporta ser el centro
de atención.

Claves de comprensión

Los niños con síndrome de Asperger se suelen sentir perdidos o confundidos


cuando tienen tiempo libre. El recreo y la hora de comer pueden ser especialmente
estresantes debido a la informalidad y al bajo nivel de estructuración que conllevan estas
situaciones. Esto puede conducirle al aislamiento. Algunos pueden tener dificultad al
entender las normas flexibles, no escritas, que se dan en las actividades del patio de
recreo. También les cuesta entender las “normas” que rigen las relaciones con los demás.
Algunos consideran que las exigencias para relacionarse con los demás son demasiado

6
difíciles de superar, incluso cuando no pueden evitar el contacto puede que intenten
controlar la interacción siguiendo rutinas muy rígidas. El trabajo en situaciones de grupo
menos organizadas o tener que sentarse junto a un grupo grande de niños pueden ser
experiencias muy difíciles y que comportan una gran ansiedad para algunos de los niños
con síndrome de Asperger. Evitar el trato con los demás puede acarrear intimidación y
abusos por parte de los compañeros. Algunos son especialmente vulnerables a las bromas
y a este tipo de abusos.

Estrategias de utilidad

Si se cree que la hora del recreo resulta muy confusa o incómoda para Ranjit, es
mejor que se busquen otras actividades más estructuradas para ocupar su tiempo. Se
puede crear un ambiente más relajado y tolerante si los compañeros de Ranjit conocen
sus dificultades y le brindan apoyo. Es posible organizar grupos de apoyo mutuo e incluso
usar al grupo de iguales para ayudarles en el desarrollo de una serie de estrategias útiles.
Puede que Ranjit necesite que se le “desensibilice” ante las actividades de grupo. Esto
requiere que gradualmente se solicite su participación en actividades que le supongan
mayores niveles de contacto. Para empezar, se puede hacer hincapié sólo en tolerar la
proximidad física. A continuación, se puede pasar aumentar los niveles de contacto y
cooperación. Es conveniente recordar que algunos jóvenes no quieren hacer amigos o
pasar todo su tiempo en compañía de otros. Esto ha de ser respetado.

Entender a los demás

David no distingue cuándo la gente está bromeando solamente y cuándo no. Tampoco
se da cuenta cuándo sus profesores están realmente enfadados con él. Es como si no
pudiese «leer» los sentimientos de las personas.

Claves de comprensión

Cuando hablamos con alguien contamos con una serie de señales no verbales para
hacer llegar nuestros mensajes, como son la expresión facial, el lenguaje corporal o el
contacto visual. Las personas con este síndrome tienen problemas para entender estas
señales. Algunas personas con síndrome de Asperger tienen más facilidad para escuchar
y entender a los demás si eliminan estas señales no verbales (por ejemplo, no mirando a
su interlocutor). Lo más probable es que o bien no entiendan o malinterpreten estas
señales. Para algunos resulta muy difícil “ponerse en el lugar” de otras personas.

7
Estrategias de utilidad

Cuando haya problemas hay que intentar hablar de forma clara y lo más
tranquilamente posible. Subir el tono de voz y utilizar expresiones o gestos forzados, que
usamos instintivamente puede interferir en la comprensión de David. Puede que se sienta
alarmado o sobrecargado por toda esta información adicional y que se distraiga y no
consiga entender el mensaje que se le intenta comunicar. Puede que se necesite informar
a David sobre situaciones concretas, por ejemplo, cómo saber si alguien está bromeando
(y no intentando intimidarle o abusar de él); cómo se puede sentir una persona en
determinadas situaciones; cómo saber si alguien ha hecho algo “a propósito” (y no por
accidente). David probablemente necesitará entender estas situaciones forma lógica o
“siguiendo las normas”, en vez de entenderlas intuitivamente, como hacemos la mayoría
de nosotros. Puede ser necesario enseñar comportamientos determinados para situaciones
concretas.

Dificultad para seguir instrucciones

Cuando un adulto da órdenes a un grupo de niños, Sula parece estar escuchando, pero
luego no puede hacer lo que se le ha mandado sin imitar a los demás.

Claves de comprensión

Algunas personas con síndrome de Asperger no pueden asimilar las órdenes de


grupo, quizá porque no entienden que ellos son parte del grupo y que las órdenes se
dirigen también a ellos. Algunos saben fingir muy bien que están escuchando para evitar
que se les llame la atención y otros tienen destrezas de comprensión limitadas. A veces la
escasa motivación hace que estos niños y jóvenes no hagan el esfuerzo adicional
requerido para escuchar atentamente y procesar las órdenes.

Estrategias de utilidad

Puede que Sula necesite que se le repitan las órdenes de grupo individualmente.
Este cometido puede ser realizado por el docente o por un compañero. Puede que baste
con que el adulto, antes de dar las órdenes, nombre a Sula, para que ésta sepa que está
incluida en el grupo.

8
Interpretaciones literales

John lo interpreta todo al pie de la letra. Cuando contesta el teléfono y alguien dice
«¿está tu mamá por ahí?» Él responde «sí», pero no va a buscar a su mamá.

Claves de comprensión

Es muy normal que las personas con síndrome de Asperger interpreten de una
forma muy literal y concreta lo que dicen los demás. Parte de esta dificultad está causada
por problemas a la hora de interpretar las intenciones y motivación del interlocutor, por
ejemplo: ¿pueden abrir el libro en la página x?

Estrategias de utilidad

Sería casi imposible y hasta poco natural dejar de utilizar todos estos giros
idiomáticos y formas coloquiales. Es importante, sin embargo, comprobar lo que se ha
dicho y volver a estructurar la frase en caso de necesidad. Por ejemplo: Dame cinco
minutos se podría volver a estructurar así: Hablaré contigo a las ocho cuando haya
terminado de ver este programa. Cuando se quieran dar órdenes importantes es
conveniente utilizar frases simples, breves y directas. Dar énfasis a lo que se quiere en
vez de a lo que no se quiere (ej.: -Se callan, por favor; en vez de: -No quiero oír más
ruido, gracias).

Insistencia en cumplir las normas

Yatin cumple las normas perfectamente. En situaciones en las que otros niños se las
saltan, él adopta el papel de adulto y les regaña.

Claves de comprensión

Las normas explícitas proporcionan fronteras útiles y sirven de guía a las personas
con síndrome de Asperger. Debido a una inflexibilidad de pensamiento, las personas con
síndrome de Asperger puede que no se den cuenta de que hay momentos y situaciones en
los que las normas pueden incumplirse, negociarse o romperse. Necesitan un sentido del
orden y de la estabilidad. Si las normas cambian o parecen flexibles pueden sufrir
ansiedad.

Estrategias de utilidad

9
Es necesario ser consciente de que Yatin va a cumplir estrictamente cualquier
norma. Va a tener dificultades en comprender por qué las normas no siempre se cumplen,
es mejor asegurarse de que alguien, un adulto o un igual, le explique bien la situación,
haciendo hincapié en por qué la gente actúa de esa manera.

Fobias

A Susan le aterran los perros. Ha llegado hasta el punto de no querer salir de casa, ni
siquiera al jardín.

Claves de comprensión

Las personas con síndrome de Asperger suelen relacionar las situaciones de forma
muy rígida, basados simplemente en una única experiencia que hayan tenido. Su miedo
también puede extenderse a otras situaciones muy diferentes. Como con todas las fobias,
evitar la causa del miedo suele hacer que éste se vuelva desproporcionado y la persona
nunca llega a comprender que, por ejemplo, la mayoría de los perros son inofensivos.

Estrategias de utilidad

En primer lugar, es importante averiguar, si es posible, qué es exactamente lo que


le disgusta a Susan de los perros, su pelo, los ladridos, el rabo, etc... Para ello lo mejor es
preguntarle a Susan directamente. La mayoría de las personas con síndrome de Asperger
son capaces de hablarnos sobre sus miedos, pero a veces se nos olvida preguntarles. Una
vez entendida la fobia de Susan hay que proponerse metas realistas. Puede que no sea
realista o necesario conseguir que Susan llegue a tolerar el contacto físico con los perros,
pero sí que los pueda ver a distancia sin sentir terror. Hay que intentar desensibilizar a
Susan de su fobia.

Reacciones inapropiadas a los sonidos

Cuando Aaron entra en el comedor de la escuela o en una cafetería llena de gente


ruidosa, corre hacia una esquina, se tapa los oídos con las manos y se mueve
rítmicamente hacia adelante y hacia atrás: se niega a escuchar y habla continuamente
mientras le estoy hablando.

Claves de comprensión

10
Una característica muy común en las personas con síndrome de Asperger es la
hipersensibilidad a ruidos específicos o reacciones inusuales ante los mismos. Algunos
se distraen con facilidad y tienen dificultad para prestar atención cuando escuchan de
cerca los ruidos que les angustian. Puede que incluso estos ruidos les resulten dolorosos.

Estrategias de utilidad

Eliminar el mayor número posible de ruidos extraños y solucionar los ruidos


específicos, por ejemplo, las patas de las sillas que chirrían porque han perdido los tacos
de goma. Poner su mesa de comedor un poco más alejada del resto y dejar que Aaron
coma con uno o dos compañeros que sean comprensivos y le ayuden. Siempre habrá
ciertos ruidos y sonidos en el ambiente que le disgustarán. Es necesario exponerles
gradualmente a estos estímulos para incrementar su tolerancia y su habilidad para
responder adecuadamente cuando ocurran.

Autoconciencia

James cada vez parece más consciente de que es diferente a los demás y no para de
preguntar por qué.

Claves de comprensión

Los niños con síndrome de Asperger llegan a un momento de su desarrollo en el


que toman conciencia de que son diferentes a los demás. Esto suele seguir a un periodo
en el que son conscientes de estas diferencias, a las que restan importancia o cuya causa
atribuyen a los demás. La constatación de “las diferencias” ocurre en distintos momentos
según los niños. A algunos les ocurre mientras todavía están en la Escuela Primaria,
mientras que para la mayoría es en Secundaria, durante la adolescencia

Estrategias de utilidad

Si el niño no es consciente de que tiene síndrome de Asperger es conveniente


hablar con la clase de James, mientras él está presente sobre las diferencias individuales
y sobre cómo se pueden prestar apoyo mutuamente. Si el niño es consciente de que tiene
síndrome de Asperger se puede proporcionar acceso a material escrito por personas con
síndrome de Asperger y por profesionales competentes u ofrecer la oportunidad de
mantener correspondencia con otros niños con este síndrome.

11
EL SÍNDROME DE ASPERGER EN LA ADOLESCENCIA

Asistir a la escuela secundaria puede presentar nuevos problemas. En la escuela


primaria, profesor y alumno están juntos durante un año y tienen tiempo para conocerse.
En la escuela primaria, el entorno es mucho más protector hacia los alumnos, y es más
fácil acomodar al niño con Asperger. En la escuela secundaria los profesores dedican
mucho menos tiempo a los alumnos y además tienen un plan de estudios mucho más
rígido. A su vez, los adolescentes son menos tolerantes con quienes no presentan
conductas comunes a los grupos sociales, ya sean por ropa, intereses, etc.

Muchas de las características definitorias del SA se hacen más complejas al llegar


a la adolescencia. Además, el panorama se complica si tenemos en cuenta que algunas de
las dificultades de estas personas son más fáciles de manejar en la infancia. Durante la
adolescencia, las características y cambios típicos de esta edad llevan, en la mayoría de
los casos, a un mayor sentimiento de soledad, incomprensión y deseo frustrado de
pertenecer a un grupo.

Las últimas investigaciones han demostrado que a partir de la adolescencia el


riesgo de padecer alteraciones psicológicas como depresión, ansiedad u obsesiones
aumenta notablemente en las personas con SA. Para ellas, la adolescencia es una época
especialmente difícil, ya que en ese momento experimentan un mayor deseo de relación
y necesidad de formar parte de un grupo, junto con una clara conciencia de las diferencias
entre ellos y los otros chicos de su edad. Además, los cambios físicos que conlleva la
adolescencia suelen confundir mucho a estas personas. Durante este periodo, los chicos
con SA se pueden mostrar excesivamente sensibles a las críticas y a las burlas de sus
compañeros. Aunque los cambios físicos se producen a la misma edad que en el resto de
los adolescentes, los cambios emocionales suelen mostrar cierto retraso; así, mientras que
sus compañeros ya hablan de novias o de saltarse las reglas, ellos continúan queriendo
sólo una amistad y muestran fuertes valores morales. A pesar de ello, la adolescencia
también trae consigo una mayor comprensión de las distintas situaciones sociales, mayor
capacidad de reflexionar sobre distintos eventos y sobre uno mismo y mayor motivación
hacia el aprendizaje y la superación de las propias limitaciones. Aunque los problemas a
los que se tiene que enfrentar un adolescente con SA son, en cierto sentido, diferentes a
los que hemos señalado en la infancia, en esta nueva etapa del ciclo vital el adolescente

12
continúa presentando las mayores dificultades en las áreas de relación social,
comunicación, flexibilidad y coordinación motora.

Normalmente el acoso suele ceñirse a los alumnos, pero cuando se trata de niños
y niñas con necesidades educativas especiales el acoso puede ir mucho más allá. Los
propios padres de los otros alumnos y los propios miembros del equipo docente del
colegio son los primeros agresores. Esto no sucede siempre, como es lógico, pero esta
situación tan increíble de rechazo hacia determinados alumnos por parte de padres y
profesores se restringe a niños de otras nacionalidades o etnias, aquellos provenientes de
familias desestructuradas y con exclusión social y los que se encuentran dentro de los
Trastornos del Espectro del Autismo o niños y niñas con Trastorno con Déficit de
Atención y/o Hiperactividad (TDAH). Se den las excusas que se den, esto es una vulgar
postura xenófoba y discriminatoria.

Los miembros de los equipos docentes que no quieren tener que “soportar” a estos
niños en su clase se opondrán con todas sus fuerzas, influirán en los padres (o viceversa)
ya que desde su punto de vista estos alumnos con necesidades educativas especiales
deberían de ser escolarizados en centros de educación especial. A muchos profesionales
de la educación esto les puede parecer una barbaridad y pueden pensar que esto no es real.
Pues sí, esto pasa y mucho más a menudo de lo que nos podamos imaginar. En este tipo
de casos la violencia llega primero a los padres y madres de los niños y niñas, que verán
con incredulidad lo que les está sucediendo, en muchos casos, las familias prefieren ceder
en todo, por aquello de que si denuncio este tipo de situaciones a mi hijo lo van a masacrar,
pero hay que denunciar estos hechos y si es posible, formar a estas personas. A veces la
ignorancia es una incapacidad intelectual severa de libre elección.

LA VIDA ADULTA DE LAS PERSONAS CON SA

La llegada a las universidades de personas con Síndrome de Asperger es una


realidad todavía minoritaria en España. Tienen un estilo cognitivo y de conducta rígido,
que se refleja en comportamientos, intereses y actividades limitados, repetitivos y
estereotipados. Suelen tener otros problemas asociados como torpeza motora,
hipersensibilidad sensorial, dificultades de aprendizaje, impulsividad, problemas para
planificar, trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad y depresión. No tienen discapacidad
intelectual, y en las pruebas de inteligencia obtienen puntuaciones dentro del rango
13
normal o incluso superior, es decir las características que se haya en ellos desde pequeños
se siguen repitiendo tanto sus aspectos positivos como sus dificultades. Los profesores y
equipos docentes están legalmente obligados a asumir las propuestas y peticiones de las
OAAD (Oficinas, Unidades o Servicios de Atención a Alumnos con Discapacidad) de
desarrollar adaptaciones ajustadas a cada tipo de discapacidad que favorezcan la
integración de todo el alumnado con discapacidad en el ámbito académico.

Aunque cada vez es más frecuente la detección temprana de los casos de SA, hay
muchos adultos con estas características que han pasado desapercibidos o que han sido
tratados por psicólogos, psiquiatras y educadores sin saber concretamente qué es lo que
“iba mal”. En la edad adulta las personas con SA suelen presentar una serie de problemas
asociados, como depresión, ansiedad, trastornos obsesivos, etc., consecuencia de la
ausencia de intervención temprana y que condicionan su felicidad. Algunas de estas
personas se casan y forman una familia, y en ocasiones, cuando son conscientes de sus
dificultades acuden a servicios de orientación familiar

PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE UN NIÑO CON TDAH Y UNO CON SA

A medida que van cumpliendo años, los niños con TDAH toman un camino
diferente a los que presentan SA. Mientras que el niño con hiperactividad sigue
presentando problemas de atención que suelen afectar de forma significativa a su
rendimiento académico, los chicos con Asperger sí son capaces de mantener una
concentración adecuada, lo cual les permite un correcto aprendizaje independiente,
incluso sobresaliente en las áreas que son de su especial interés. Los problemas de
interacción social suelen incrementarse en los niños con SA, estos patrones de conducta
no se dan en el niño con TDAH, el cual tiende a tratar de integrarse con los demás, aunque
muchas veces es rechazado.

Los niños con SA suelen tener un comportamiento errático continuo, mientras


que en los chicos con TDAH dichas actitudes se producen como respuesta a un factor
desencadenante. Las personas con SA se caracterizan por tener muy afectadas sus
habilidades de comunicación durante toda su vida, así como su imposibilidad de entender
el lenguaje por señas, las expresiones faciales o los dobles sentidos, su déficit a nivel
social tiende a intensificarse con la edad. En el TDAH ocurre lo contrario: al crecer suelen
mejorar en sus relaciones con los demás. Las conductas repetitivas y los temas
obsesivos son mucho más comunes e intensos en el Asperger.

14
CONCLUSIÓN

Aunque todavía no está demasiado divulgado, en los últimos años ha aumentado


el número de publicaciones y estudios monográficos centrados en el Síndrome de
Asperger. Y se está dando paso a un mayor conocimiento del síndrome y a un mejor
diseño de estrategias educativas y terapéuticas específicas para estas personas. En la
actualidad y principalmente en nuestro país el gran reto se encuentra en la formación de
profesionales encargados de la educación y el tratamiento de las personas con SA. El
creciente interés que este síndrome ha despertado en la comunidad científica internacional
está permitiendo que se avance y profundice en el conocimiento sobre las características
definitorias, el perfil neuropsicológico específico y las estrategias educativas más
adecuadas para potenciar al máximo el desarrollo y la calidad de vida de estas personas.

Los alumnos con SA viven en un mundo que a menudo es quebradizo e


impredecible para ellos y, por lo tanto, estresante. Para ayudarles a encontrar su potencial,
los educadores debemos ayudar a estos alumnos a entender el mundo que les rodea y
proporcionarles estrategias y apoyos que les dan independencia y éxito. Las actividades
o estrategias que debemos implementar requieren poco tiempo para el docente/profesor,
pero su impacto es tremendo. Estas estrategias pueden marcar la diferencia entre una
experiencia escolar exitosa y un fracaso para un alumno con capacidades.

Por último, podemos afirmar que a pesar de las características que identifican a
las personas con Síndrome de Asperger, no podemos olvidar que cada uno es diferente.
A menudo, las dificultades de unos se convierten en habilidades en los otros; al igual que
ocurre con el Síndrome Neurotípico (personas no Asperger). Los adolescentes y adultos
con SA también necesitan ayuda. Como futuros docentes debemos recordar que enseñar
requiere de mentes afectivas, creativas, desinteresadas, flexibles donde lo importante y
fundamental sea única y exclusivamente la integridad y felicidad del alumno.

“Quiero que pienses en mí como en alguien que viene de la Luna a un mundo


distinto, que demoro en entender y me cuesta comunicar lo que veo, lo que siento, pero
nunca dudes que tengo un corazón que ama y necesita amor” (Niño de 11 años con SA).

15
BIBLIOGRAFÍA

 Asociación Asperger Argentina. http://asperger.org.ar/


 BELINCHÓN, M., HERNÁNDEZ, J. M. y SOTILLO, M. (2008). Personas con
Síndrome de Asperger: Funcionamiento, detección y necesidades. Centro de
Psicología Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid (CPA-UAM).
Ciudad Universitaria de Cantoblanco. Madrid.
 BELINCHÓN, M., HERNÁNDEZ, J. M. y SOTILLO, M. (2009). Personas con
Síndrome de Asperger: Una guía para los Profesionales de la educación. Centro
de Psicología Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid. Ciudad
Universitaria de Cantoblanco. Madrid.
 BELINCHÓN, M., HERNÁNDEZ, J. M., SOTILLO, M. y OTROS (2009).
Hacia un modelo de Apoyos universitarios a Estudiantes con Síndrome de
asperger: Necesidades y propuestas de Actuación. Centro de Psicología Aplicada
de la Universidad Autónoma de Madrid. Ciudad Universitaria de Cantoblanco.
Madrid.
 GARCÍA VARGAS, E. y JORRETO LLOVES, R. (2005). Síndrome de asperger:
Un enfoque multidisciplinar. Actas de la 1.a jornada Científico-sanitaria sobre
síndrome de asperger. Sevilla.
 MANUAL DE APOYO A DOCENTES (2010): Educación de estudiantes que
presentan trastornos del espectro autista. Ministerio de Educación de Chile.
División de Educación General Unidad de Educación Especial. Coordinación
general del proyecto Ministerio de Educación de Chile. Unidad de Educación
Especial
 PALLARES, J.A. y OTROS (2008). Un acercamiento al Síndrome de Asperger:
Una guía teórica y práctica. Dossier elaborado por la Asociación Asperger
España con el patrocinio del IMSERSO y de la comunidad europea.
 Síndrome de Asperger, NINDS (National Institute of Neurological Disorders and
Stroke). https://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/sindrome_de_asperger.htm#toc
(2012).
 SMITH, B. (2015). Estrategias simples que funcionan con el síndrome de
Asperger.
https://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ca
d=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjf7byAhY_XAhWHkpAKHfRaAI0QFggkMAA

16
&url=http%3A%2F%2Fwww.autismonavarra.com%2Fwp-
content%2Fuploads%2F2015%2F04%2FESTRATEGIAS-SIMPLES.-Brenda-
Smith.pdf&usg=AOvVaw0CeqcI0wY8tLQ1SgYMQn64
 ZARDAÍN, P. y TRELLES GARCÍA, G. (2009). El síndrome de Asperger.
Asociación Asperger de Asturias

17