You are on page 1of 754

10' Edición

Antropología

s#

CarDi R. [mber
PEARSON
Melvin Ember
Prentice
HaU Peter Peregrine
Antropología
10.® Edición
Antropología
10.« Edición
CAROL R. EMBER
Directora de Human Relations Area Files

MELVIN EMBER
Human Relations Area Files

PETER N. PEREGRINE
Universidad Lawrence de Wisconsin

l�aducción
SANTIAGO MONTERO
Profesor Titular de Historia Antigua
Universidad Complutense
y
JOAQUÍN SÁNCHEZ BAIDES
Ingeniero Informático

Revisión técnica
FRANCISCO GINER ABATI
Catedrático de Antropología
Universidad de Salamanca

PEARSON

Prentice
Hall
Madrid ■ México � Santafé de Bogotá ■ Buenos Aires ■ Caracas ■ Lima
Montevideo ■ San Juan ■ San José ■ Santiago ■ Sáo Paulo ' White Piains
de caíabgac ioti "biib liogrAfica
_y�-Daítog

C�Tol IL fimlKr; EVldvln EintKr;feter N. I�regríne


Antropología l(L*edkióii
ÍEARSON EDUCAaÓN, SA, Madrid, 2004

BBN: fi4-2ÜÍ-J743-S
Materia; AutropoJogla 572

195 X 250 Páginas: 752

Todos los derechos reservados�


Queda prohibida, salvo excepción prevista en la 1�, cualquier fonua de reproducción�
distribución, coiuimicación pública y transfonuación de esta obra sin contar con autorización
de los titulares de propiedad intelectual. La íi£&acción de los derechos mencionados
puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (ariy. 2 70 y Código Femíj.

DERECHOS RESERVADOS
€3 2004 respecto a la priniera edición en español por:
E�RSON EDUCACIÓN, S.A.
Ribera del Loira, 2S
28042 Madrid (España)

CAftQL R. EMBER; MELVIM EMBER; PETER N. PEREGRINE


Antropología 10.'edici6iL
[SBN: 84-205-3745�
Depósito Legal: M*
PRENTICE HALL es un scllg editorial de PEARSON EDUCACIÓN

IVaduci�o de:
ANTHRQPOLOGY 1 0 ™ E Dn i ON
Copyright © 2002 by Prentice-�Hall, inc. Upper Saddle River, New Jersey 07455
ISBN: 0-15�91936.9

Equipo editorial:
Editor: Juan Luis Posadas
Técnico editorial: Elena Bazaco

Equipo de producción:
Director: José Antonio Clares
Técnico: José Ajitonio Hernán
Diseño de cubierta: equipo de diseño de PEARSON EDUCACIÓN, SA.

Composición: JOSUR TEíATAMIENTO DE TEXTOS, S.L.

Impreso por:

¡MPRESO EN ESPAÑA - PRINTED HM SPAJN

Es�te libro basido impreso con papel y tiíitas- ecológicos-


atiparte i i n t ro d u c c i ó n
Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología? 1
Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 17

/ A p a r t e ii e v o l u c i ó n humana: b i o l ó g i c a y cultural
Capítulos Genética y EVOLuaóN 37

Capítulo 4 Los primates vivos 59


Capítulos Evol uqón de los primates. Desde l os primeros primates a los homínidos. 83
Capítulo 6 Los primeros homínidos 101
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la apar i oón del género Homo 121

�PARTE III HUMANOS MODERNOS


Capítulo 8 La aparición del Homo SAPiSfís 147
Capítulo 9 El mundo del Paleolítico Superior 167
Capítulo 10 Origen de la producqón de alimentos y de la vida sedentaria 185
Capítulo 11 Origen de las ciudades y de los estados 213
Capítulo 12 Variabilidad humana y a d a p t aq ó n 233

PARTE IV VARIABILIDAD CULTURAL


CAPíTtio 13 El concepto de cultora 257

Capítulo 14 Teoría y EviDENaA en la a nt r o pol o gí a cultural 275


Capítulo 15 ComunicaoOn y lenguaje 295
Capítulo 16 Obtención de alimentos 321

Capítulo 17 Sistemas económicos 341


Capítulo 18 EsruATiPiCAaóN s o o a l ; clase, e t n i o d a d y r a os mo 369

V
VI Tabla de C o n t e n i d o s

Capitulo 19 Sexo, género y cultura 391


Capítulo 20 Matrimonio v familia 413

Capitulo 21 Residenoa conyugal v parentesco 437


Capitulo 22 AsoaAaoNES v grupos de ikterés 462
Capitulo 23 Vida política: orden y desorden soqal 481
Capítulo 24 Psicología y cultura 506
Capítulo 25 Religión y magia 531
Capítulo 26 Lasar l es 551
Capítulo 27 Cambio culti�al 569

PARTE V UTILIDADES DE LA ANTROPOLOGÍA


Capítulo 28 Antr opol ogí a aplicada y practica 593
Capítulo 29 Antr opol ogí a médica 608
Capítulo 30 Problemas s o o a l es globales 627
Glosario 643
Bibliografía 655
Indice Analítico 703
Apartados ix Capítulo 4 Los primates vivos„ 59
PREFAaO XI Rasgos generales de los primates 60
Clasificación de los primates 65
Los AUTORES XVIII Los diferentes primates.....65
Variables adaptativas de los primates 74
Rasgos humanos distintivos 76
PARTE I INTRODUCCIÓN Sumario 79 Glosario de términos $0
Cuestiones críticas 80 Ejerácios de Internet 80
Capitulo 1 ¿Qué es la Antropología? 1 Lecturas sugeridas 81
El ámbito de la Antropología 2
Aproximación holística».,..... 3 Capítulo 5 Evo luq ón de los primates.
Curiosidad antropológica . 3 Desde lo s primeros primates
Campos de la Antropología 3 a l o s homínidos .... 83
Antropología aplicada 9
11 La aparición de los primates &4
La relevancia de la Antropología .
Sumario 14 Glosario de términos 14 La aparición de los anthropoidea. 91
Cuestiones críticas 15 Ejercicios de Internet 15 Artthropoidea del Mioceno: pón�doSi homínidos y
Lecturas sugeridas 15 otros primates 93
La divergencia de los homínidos de los otros Ho-
minoidea 98
Capitulo 2 Cómo descubrimos
Sumario 99 Glosario de términos 99
EL PASADO .... 17 Cuestiones críticas 100 Ejercicios de Internet 100
La evidencia dd pasado . 1S Lecturas sugeridas 100
El hallazgo de la evidencia 20
El análisis de la evidencia 23 Capítulo 6 Los primeros homínidos..... 101
La datación de la evidencia 29
El resultado de la investigación arqueológica. 34 La evolución de la locomoción bípeda 102
Sumario 35 Glosario de términos 35 Ardipithecus: ¿el primer póngido bípedo? 106
Giestiones críticas 35 Ejercicios de Internet 35 Aiistralopithecus: el primer homínido definido 107
Lecturas sugeridas 36 Un modelo de la evolución humana.....118
Sumario 118 Glosario de términos 119
Cuestiones críticas 119 Ejercicios de Internet 119
PARTE II EVOLUCIÓN HUMANA: Lecturas sugeridas 119
BIOLÓGICA Y CULTURAL
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura
Capitulo 3 Genética y EVOLuaóN „„„„„ 37 Y LA APARiaÓN DEL GÉNERO
La evolución de la Evolución„„„„ . 38 Homo 121
Los principios de la selección natural 40 Herramientas de los prim eros homínidos 123
Estilos de vida de los primeros homínidos,, 123
Fuentes de variabilidad 48 Tendencias en la evolución de los homínidos 129
El origen de las especies 53 Primeros fósiles del género 131
Selección natural de los rasgos de comporta¬ Homoerectus....... 134
miento 53 Culturas del Paleolítico Inferior 139
Sumario 55 Glosario de términos 56 Sumario 143 Glosario de términos 143
Cuestiones críticas 56 Ejercicios de Internet 56 Cuestiones críticas 143 Ejercicios de Internet 143
Lecturas sugeridas 56 Lecturas sugeridas 144

vil
VIH Contenido E3

Capítulo 12 Variabilidad humana


Jü'PARTE III HUMANOS MODERNOS YADAPTAaÓN 233
Procesos en la variabilidad humana.......
234
Cap ítu los ApariciókdelHomo147
transición del fíomc? emtus al ífomp sapietts 149 Raza y 247
Gulturas del Paleolítico Medio 155 Elíuturo de la variabilidad humana 253
El surgimiento del hombre moderno 159 Sumario 253 Glosario de términos 253
¿Qué le ocurrió a los íwflrtdírísfeíí 163 Cuestiones críticas 253 Ejercicios de Internet 253
¿«íflíjríc? 164 Ghsariü de términos 164 Lecturas sugeridas 254
Cuestiones crfticcfs 164 Ejercicios de Internet 164
Lecturcts sugeridas 165
PARTE IV VARIABILIDAD
Capitulo 9 El mündo d el P aleolític o CULTURAL
Superior.167
La última era glacial 168 Capítulo 13 El concepto de cultura.... 257
fl Paleolítico Superior en Europa 170
Definición de las características de la cultura 258
las culturas del Paleolítico Superior en África y
Actitudes que dificultan el estudio de las culturas». 260
Asia 176 Relativismo cultural 262
Los primeros humanos y sus culturas en el Nuevo
Descripción de una cultura „„„„„„„„„„„„„„„„„„„ 264
Iviindo 176
H final del Paleolítico Superior ............. Algunos supuestos sobre la cultura 268
........ 182 SMffíííríí) 272 Glosario de términos 272
Sumario 1S3 Glosario de términos 184
Cuestiones críticas 272 Ejercicios de Internet 272
Cuestiones críticas 1S4 Ejercicios de Internet 1$4 Lecturas sugeridas 273
Lecturas sugeridas 1S4
\�riabLlidad física de las poblacioneshumanas......236
Capítulo 10 Oiugek de la pRODUcaóK Capítulo 14 Teoría y e v id e no a en la
DE ALIMENTOS V DE LA VIDA Antropología CULTURAL.... 275
sedentaria 185 Orientaciones teóricas„„„„„„„,„„„„„„„„„.,„.„„„„. 276
Desarrollos preagrícolas 187 Explicación 280
La domesticación de plantas y animales 193 Porqué no se pueden probar las teorías 283
Haboradón de..... 284
¿Por qué se desarrolló la producción de alimentos? 203 Evidencia: comprobación de las explicaciones 284
Consecuencias del aumento de la producción de
alimentos 205 Tipos de investigación en Antropología cultural 288
¿M/fltínc? 210 Glosario de términos 210 Sumario 293 Glosario de términos 293
Cuestiones críticas 210 Ejercicios de Internet 210 Cuestiones críticas 293 Ejercicios de Internet 293
Lecturas sugeridas 211 Lecturas sugeridas 294

Capítulo 11 OmcEN de las qudades Capítulo 15 Comunicaqón


VDE l o s Estados 213 Y LENGUAJE .......................... 295
Deducciones arqueológicas sobre la civilización,,,» 215 Comunicación 296
Qudades y Estados al sur de Iraq 216 Los orígenes del lenguaje 299
Qudades y Estados en Mesoamérica 217 lingüística descriptiva 301
lingüística histórica 306
Teorías sobre el origen del Estado 221 El proceso de divergencia lingüística 309
Consecuencias de la formación del Estado226
El declive y la caída de los Estados 228 Etnografía del lenguaje 313
Sumario 230 Glosario de términos 230 Sumario 318 Glosario de términos 318
Qiestiones críticas 230 Ejercicios de Internet 230 Cuestiones críticas 3J S Ejercícípí de Internet 31$
Lecturas sugeridas 231 Lecturas sugeridas 319
Ja- Contenido ix

CAPfTm.O 16 OflTENaÓN DE ALIMENTOS... 321 Restricciones en el matrimonio: el tabú universal


Recolección di alimentos 322 del incesto ...... 421
Producción de alimentos 325 ¿Con quién deberíamos casarnos? 426
Restricciones medioambientales en la obtención de ¿Cuántas veces puede casarse uno? .... 428
alimentos 334 La Emilia 431
Sumario 435 Glosario de términos 435
Origen� difusión e intensificación de la producción
Cuestiones críticas 435 Ejercicios de Internet 436
de alimentos 336
SHf«£iríí? 337 Ghsarío de términos 33S Lecturas sugeridas 436
Cuestíortes críticcis 335 £ym:íVíí?í de Internet 339
Lecturas sugeridas 339 Capítulo 21 Residenqa conyugal
Y parentesco ...................... 437
Capitulo 17 Sistemas económicos. 341 Modelos de residencia conyugal 438
La disposición de los recursos 342 Explicaciones sobre variaciones de residencia 459
La conversión de los recursos 346 La estructura del parentesco 442
La distribución de bienes y servicios 354 Parentesco bilateral 446
Sumario 365 Glosario de términos 366 Filiación unilineal 446
Qiestiones críticas 366 Ejercidos de Internet 366 Sistemas de filiación ambilineal 455
Lecturas sugeridas 366 Terminología del parentesco 455
Sumario 459 Glosario de términos 460
Capitulo 18 EsTRATiFiCAaóN soqau Cuestiones críticas 461 Ejercicios de Internet 461
Lecturas sugeridas 461
CLASE, ETNiaUAD
YRAasMO 369
Capítulo 22 AsoaAaoNES y grupos
Variaciones en el grado de desigualdad social 370
DE INTERÉS 463
Sociedades igualitarias 371
Sociedades de rango 372 Asociaciones no voluntarias 464
Sociedades de dase 374 Asociaciones voluntarias 471
Racismo y desigualdad 379 Cómo explicar la variabilidad en las asociaciones»�» 478
Etnicidad y desigualdad 384 Sumario 479 Glosario de térmiiws 479
La aparición de la estratificación 386 Cuestiones críticas 479 Ejercicios de Internet 4W
Sumario 3S7 Ghsario de términos 3SS Lecturas sugeridas 480
Cuestiones críticas 388 Ejercicios de Internet 388
Lecturas sugeridas 3S8 Capítulo 23 Vida política; orden
Y DESORDEN SOaAL.............. 481
Capítulo 19 Sexo, c�ero v cultura 391 Variabilidad en los tipos de organización política,,, 482
Físico y fisiología 392 \�riabilidad en el proceso político 491
Roles de género„,,»„,„.....393 Resolución de conflictos 495
Contribuciones relativas a la subsistencia 396 Sumario 503 Glosario de términos 504
Lidera�o político y guerra 398 Cuestiones críticas 504 Ejerdcios de Interr�t 504
El estatus relativo de las mujeres 402 Lecturas sugeridas 504
Diferencias de personalidad 404
Sexualidad 407 Capítulo 24 Psicología y cultur a ....... 507
Sumario 410 Ghsario de términos 410
La universalidad del desarrollo psicológico 508
Cuestiones críticas 411 Ejercicios de Internet 411
\�riabilidad transcultural en las características psi¬
Lecturas sugeridas 411
cológicas,,,,,,™,,,,,,,,,,,,,...... 511
Explicaciones psicológicas de la variabilidad cul¬
Capítulo 20 Matrimonio y familia........ 413 tural 526
Matrimonio 414 Sumario 52S Glosario de términos 529
¿Por qué es universal el matrimonio? 416 Cuestiones críticas 529 Ejercicios de Internet 529
¿Cómo casarnos? 418 Lecturas sugeridas 529
X Contenido E3

C a pit u lo 25 R elig ió n y magia 531 Ética de la Antropología aplicada».,»»».,,»»...,.,»..» 598


Evaluación de los efectos del cambio planificado ». 599
\�iaciones en las creencias religicwaa 534 Dificultades en el inicio del cambio planeado 601
Wiaciones en las prácticas religiosas 539 Administración de recursos culturales»,»»,,»,.».....604
544 Antropología forense 605
Religión y adaptación
Sumario 54S Glosario de términos 549 Sumario 606 Glosario de términos 607
Cuestiones críticas 549 Ejercidos de Internet 549 Cuestiones críticas 607 Ejercicios de Internet 607
Lecturas sugeridas 549 Lecturas sugeridas 607

C a pít u lo 26 Las a r t e s 551 C a p ít u lo 29 A n t ro p o l o g í a médica 609


Decoración corporal y adornos 552 Comprensión cultural de la salud y la enferme¬
Explicación de la variabilidad en las artes 554 dad 610
líevisión del arte en otras culturas 565 Tratamiento de la enfermedad 613
Cambio artístico y contacto cultural»»,,,,,»,,,,,,,,,,,.. 566 Influencias políticas y económicas en la salud,,.»». 617
Sumario 567 Glosario de términos 568 Condiciones sanitarias y enfermedades 618
Cuestiones críticas 56$ Ejercicios de Internet 56S ÍHffiflrííJ 625 Glosario de términos 625
Lecturas sugeridas 568 Cuestiones críticas 625 Ejercicios de Internet 625
universalidad de la religión».,».»,...... ..........Lecturas sugeridas 626
..... C a532
pít u lo 27 Cambio cultural 569
Cómo y por qué cambian las culturas 570 C a p ít u lo 30 Problemas sooales
Cambio cultural y adaptación 577 OjObales 627
Tipos de cambio cultural en el mundo moderno,» 579 Desastres naturales y hambrunas 628
Etnogénesis: surgimiento de nuevas culturas 587
Viviendas inadecuadas y los «sin techo» 631
Diversidad cultural en el futuro 590
Violencia femÜiar y abusos ..... 633
Sumario 590 Glosario de términos 591
Cuestiones críticas 591 Ejercicios de Internet 592 Delincuencia 635
Guerra,»»»,»»»»,»»»»»»,»»»»»»,»,,»»»»,».,»»,,»,». 637
Lecturas sugeridas 592
Haciendo un mundo mejor 641
Sumario 641 Cuestiones críticas 641
PARTE V UTILIDADES DE lA Ejercicios de Internet 641 Lecturas sugeridas 642
ANTROPOLOGÍA
G l o s a r i o 643
C a pít u lo 28 A n t r o p o l o g í a p r á ct i c a y
APLICADA 593 B ib lio g ra f ía 655
Motivos para la Antropología aplicada y práctica.,, 594
Historia y tipos de aplicación 595 Índice A n a l í t i c o 703
Apartados

Temas de actu alid ad


¿Hay tendencias unillneales en la evoluciÓD cultural?
¿Es la evolución lenta y sostenida o rápida y repentina?
¿Debemos temer a la Ingeniería Genética?
Nuevos Australopithecus sorprendentes
Análisis de ciados
¿Cómo sabemos lo que es una herramienta?
Cerebro y sangre
Evidencia del ADN y la teoría «extra-africana» del origen del hombre moderno
Vías alternativas de entrada en el Nuevo Mundo
Diferencias en los niveles de puntuación en tests de inteligencia: ¿Qué signiñcan?
Derechos humanos y relativismo cultural
Ciencia y Humanismo
Trabajo de campo: ¿cómo podemos saber que algo es cierto?
El efecto de la obtención de alimentos sobre el medio ambiente
¿Conduce la propiedad comunal al desastre económico?
¿Está incrementándose la desigualdad entre los países?
Familias monoparentales: ¿porqué su incremento reciente?
¿Se enseñan valores en el colegio?
Una llamada a la religión puede ser el deseo de un mundo mejor
Calentamiento global» contaminación atmosférica y nuestra dependencia del petróleo
Conflictos étnicos: ¿odios antiguos o no?

Nuevas perspectivas s o b r e el género


¿Hay tendencias unilineales en la evolución cultural?
¿Es la evolución lenta y sostenida o rápida y repentina?
Una investigadoras Elizabeth M. Brumfiel
Mjjeres en los túmulos arcaicos de conchas
La mujer en el arte del Paleolítico Superior
Efectos del Imperialismo sobre el estatus de la mujer
¿Promueve el idioma inglés conceptos sexistas?
Del hombre cazador a la mujer recolectora
¿Por qué algunas sociedades permiten a las mujeres participar en los combates?
Éxito electoral femenino en la Costa Noroeste
Variación en la residencia y el parentesco: ¿qué diferencias presentan las mujeres?
¿Las asociaciones separadas de mujeres aumentan el estatus y el poder de la mujer?
Los nuevos tribunales permiten a las mujeres presentar demandas en Papúa Nueva Guinea
¿Tienen las mujeres una moralidad diferente?

XI
XII Apartados
13

F r o n t e r a s de la investigación
Un investigador; Terence E. Hays
Una investigadora; Katharine Milton
Matt Cartmill reexamina su propia teoría sobre d origen de los primates
¿Qué le ocurrió al Ggantopitheats�
Tratando de encajar los nuevos descubrimientos de los Austrahpiáíevus robustus más antiguos
Homo erectas: ¿ Um o más especies?
Crecimiento y desarrollo del Neandertal
¿Se domesticaron perros (y gatos) a sí mismos?
Somos lo que comemos: análisis químico de huesos y dientes
Impeiialismo» colonialismo y Estado
Factores que afectan a la fecundidad
La evaluación de teorías alternativas
La relación esposo-esposa; variabilidad en amor� intimidad y celos
¿Está relacionada la neolocalidad con la rebelión juvenil?
¿Por qué aparecen las bandas callejeras y por qué son tan violentas?
Democracia y desarrollo económico; ¿Cómo y por qué están relacionados?
La utilidad de la religión; tabtíes entre los pescadores de Nueva Inglaterra
Política y arte
¿Muestran las máscaras emociones universales?
Cambio cultural y persistencia en la China comunista

Antropolog ía aplicada
Programas de desarrollo para conocer la contribución de las mujeres a la agricultura
Primates en peligro
¿Por qué no se hacen sedentarios los beduinos?
¿Pueden evitar las lenguas su extinción?
Impacto del sistema mundial� La deforestación del Amazonas
Disparidades en la muerte; Los afroamericanos comparados con los euroamericanos
Obesidad» hipertensión y diabetes; ¿son consecuencias de la modernización?
Antropología de la empresa
Devolviendo los árboles a Haití
Explorando porqué no funcionó un proyecto apÜcado
Desórdenes alimentarios» Biología y construcción cultural de la belleza
Esta edición es mieva en varios aspectos» Hemos am¬ rístico de la Antropología en general y de cada uno de sus
pliado la cobertura de la Antropología biológica (física) y campos en particular. Destacamos la forma en que las
de la Arqueología: presentamos ahora 11 capítulos en lu¬ subespecialidades de la Antropología se relacionan con
gar de los 6 anteriores dedicados a estos temas. Hay un otras disdplinas como la Biología» la Psicología y la So¬
capítulo nuevo que trata exclusivamente de los hallazgos ciología» y se concede una especial atención al aumento
arqueológicos y paleoantropológicos> y otros capítulos de la importancia de la Antropología aplicada. Hay tres
independientes sobre los australophitecinos y el Paleolí¬ textos» que aparecen en sendos recuadros» dedicados
tico Superior. También hemos ampliado las páginas dedi¬ cada uno de ellos a un antropólogo y a su trabajo res¬
cadas a la Antropología aplicada� para reflejar el hecho de pectivo.
que uno de cada dos antropólogos actualmente está de¬
sarrollando su empleo fuera del mundo académicP} tra¬ Capitulo 2 ¿Cómo descubrimos el pasado?
bajando en problemas prácticos. De esta forma» en la El Capítulo 2 estudia superficialmente las investiga¬
presente edición apjarecen tres capítulos agrupados bajo ciones arqueológicas y paleoantropológicas. Anahzamos
el epígrafe «Utilidades de la Antropología». El primero es
los tipos de evidencias arqueológicas y paleoantropológi-
una introducción a la Antropología aplicada y práctica e
cas utilizadas para reconstruir el pasado» los métodos que
induye nuevas secciones sobre gestión de recursos cultu¬ utihzan ambas disdplinas para recoger dichas evidencias
rales y Antropología forense. El segundo es un capítulo
y su interpretadórv También describimos las diferentes
nuevo dedicado a la Antropología médica; por último» se
técnicas que utiliza una y otra disciplina para determinar
incluye un capítulo sobre los problemas sociales globales la edad de los materiales arqueológicos y los fosiles. Se
y su posible resolución basada no sólo en la investigación
induyen dos textos en recuadro' en uno se examinan las
antropológica sino también en la realizada por otras
pruebas que apoyan las tendencias unilineales de la evo-
dencias sociales. Once apartados contemplan la Antro¬
ludón cultural y en el otro se considera el punto de vista
pología práctica y aplicada» y se aporta material nuevo de los arqueólogos ante el género,
sobre etnicidad y racismo» con secciones inéditas sobre
etnicidad y desigualdad� racismo y desigualdad» etn©gé¬
nesis (surgimiento de nuevas culturas y grupos étnicos)i Parte II. Evolución humana:
mientras que otros apartados tratan de los conflictos ét¬
nicos y las disparidades entre afroamericanos y euroame- biológica y cultural
ricanos ante la muerte.
En la redacdón del Übro hemos tratado de ir más allá
Capítulos GfísiÉTicAVEVOLuaóN
de las meras descripdones» como viene siendo habitual. M Capítulo 3 trata la teoría evolutiva y cómo se aphca
Estamos interesados no sólo en qué son los seres huma¬ a todas las formas de vida» induyen do a los humanos.
nos» sino también en por qué actúan de la forma que lo Continua con una revisión extensa de la genética y de los
hacen, en todos los aspectos. Cuando han surgido expli¬ procesos evolutivos» induida la selección natural y su sig¬
caciones alternativas» hemos intentado trasladar la nece¬ nificado. También expone la sdección natural y su in¬
sidad de evaluadas» tanto biológicamente como sobre la fluencia en d comportamiento» así como las diferencias
base de la evidencia útiL Por medio de este libro hemos entre la evoludón cultural y la biológica. Consideramos
querido comunicar que ninguna idea, incluyendo las ex¬ las cuestiones éticas relacionadas con las posibilidades de
puestas en los textos» debería aceptarse como universal» y la ingeniería genética. El primer texto destacado examina
que las cosas podrían haber sido de otra forma. las evidencias que sugieren que la evolución pudo pro¬
ducirse bruscamente en lugar de lenta y constantemente,
El segundo se cuestiona si la ingeniería genética debería
Parte 1. Introducción asustarnos o no.

Capítulo 1 ¿Qcé es l a Antropología? Capítulo 4 Los piomates vivos


El Capitulo 1 presenta la Antropología a los estudian¬ El Capítulo 4 describe la vida de los primates no huma¬
tes, Exponemos lo que creemos que es especial y caracte¬ nos y sus adaptaciones variablesj con d fin de comprender

XIII
XIV Prefacio �

la evolución de Iw primates en general y de los humanos nuestro genero Hotno-v que son presumiblemente los
� particular. Después de definir los distintos tipos de responsables de los signos más tempranos de un com¬
primate3} comentamos la posible explicación de las dife¬ portamiento cultural� y al Homa erectus� el primero de
rencias entre los primates en corpulencia» volumen cere- ellos que dejo Áftica y el primero en mostrar una con¬
bral> tamaño del grupo social y sexualidad femenina. ducta cultural compleja. El primer texto del recuadro ex-
Termina este capítulo con unos comentarios sobre las ca¬ phca cómo los arqueólogos y paleoantropólogos
racterísticas distintivas de los humanos en comparación distinguen las herramientas de piedra de las piedras co¬
con las de los primates- El primero de los textos en re¬ munes- El segundo examina la evolución del cerebro y
cuadro trata sobre cómo y por qué los primates están en los cambios físicos que permitieron que éste aumentara
peligro y cómo tenemos que protegerlos. El segundo nos de tamaño en los primeros humanos- Y el tercero co¬
narra cómo es el trabajo de un primatólogo. menta las investigaciones acerca de la posibilidad de que
el Homo erectas se escindiera en dos especies.
Capítulo 5 EvoLuaóK de l o s primates;
DESDE LOS PRIMEROS PRIMATES A LOS HOMINIDOS
Parte III. Humanos modernos
H. Capítulo 5 empieza con la aparición de los prime¬
ros primates y termina con lo que sabemos o sospecha¬
mos sobre los póngidos del Mioceno» uno de los cuales
Capítulo 8 La aparioón d e l Homo S A P i m s
(conocido o desconocido) fiae el ancestro de los homíni¬ El Capítulo 8 examina la transición del Homo erectas
dos bípedos. Concedemos importancia a la evolución de al Homo sapiens y la aparición de los modernos huma¬
los primates al comentar los cambios ambientales que nos. Manteniendo nuestra orientación global» examina¬
podría haber causado la selección natural en fevor de mos las evidencias fósiles y arqueológicas de diferentes
nuevos caracteres. Para destacar la íorma en la que se ge¬ zonas del mundo» no sólo de Europa y del Próximo
neran y revisan las teorías» el texto del primer recuadro Oriente, Damos una consideración especial a los nean-
nos explica cómo reexaminan los paleoantropólogos su dertales y su relación con los humanos modernos. El pri¬
propia teoría sobre el origen de los primates. El segundo mer texto remarcado analiza los modelos de crecimiento
describe un póngido gigantesco que vivió al mismo y desarrollo de los neandertales para evaluar cuánto du¬
tiempo que los primeros humanos y cuál fue la causa de raba su infencia. El segundo describe las pruebas del
su extinción. ADN mitocondrial en relación con la teoría «Fuera de
África»» sobre el origen de los humanos modernos.
Capítulo 6 Los primeros homínidos
Q Capítulo 6 describe la evolución de la locomoción Capítulo 9 El mundo de l P a leo lít ic o
Superior
bípeda» la característica más distintiva del grupo que in¬
cluye a nuestro propio género y a aquellos ancestros El Capítulo 9 considera la cultura de los humanos
nuestros más directos» los australopithecinos. Analiza¬ modernos en el periodo anterior al desarrollo agrícola»
mos los diferentes tipos y su evolución. Los dos primeros hace entre 40.000 y 10.000 años. Se estudian sus herra¬
textos destacados cuentan cómo se hallaron los primeros mientas» sus economías y su arte» el primero desarro¬
aistralopithecinos y el papel que desempeñan en la ac¬ llado por los seres humanos. También tratamos la
tual comprensión de la evolución humana. El tercero colonización cultural de Norte y Suramérica y el im¬
trata de las técnicas del análisis de diados� utilizadas ex¬ pacto de los humanos sobre el nuevo entorno ambiental
tensamente por los paleoantropóbgos para establecer las que encontraron. En el primer recuadro se describe la
relaciones evolutivas. forma en la que se representa a las mujeres en el arte del
Paleohtico Superior» y en el segundo se examinan las po¬
C ap ít u lo? Los orígenes de la cultura sibles rutas utilizadas por los humanos para penetrar en
VLA APARiaÓN DEL GÉNERO ÍÍOMO América,
El Capitulo 7 examina las primeras evidencias claras
Capítulo 10 Origen de la produoqón
de comportamiento cultural-herramientas de piedra- y
DE ALIMENTOS Y DEL SEDEKTARISMO
otros datos que indicarían que los primeros homínidos
comenzaron a desarrollar cultura hace unos 2i5 miñones El Capítulo 10 trata de la aparición de la recolección
de años. Analizamos qué es la cultura y su evolución. Es¬ de amplio espectro y del sedentarismo» y también de la
tudiamos a los homínidos -los primeros miembros de domesticación de animales y plantas en diferentes partes
Prefacio xv

del mundo.Nos plarteamoSjprindpalinente>las posibles proporcionan ejemplos etnográficos procedentes de


causas y consecuencias de estos adelantos en Mesoamé- todo el mundo. Siempre que podemos» damos las posi¬
rica y en el Próximo Oriente� aunque también nos referi¬ bles explicaciones de por qué las sociedades son simila¬
mos a Asia» Áfricaj Norte y Surarnérica y Europa. De los res o diferentes en algunos aspectos de sus culturas» pero»
textos destacados incluidos en este capitulo el primero de cuando los antropólogos no tienen explicación para la
ellos trata de la domesticación de perros y gatos y el se¬ variaciónj también lo decimos. No obstante si tenemos
gundo describe cómo investigan los científicos las dietas alguna idea de las condiciones que puedan estar relacio¬
antiguas a partir del análisis de dientes y huesos. nadas con algún tipo de variación� aunque no conozca¬
mos la causa» también lo exponemos. Si queremos que
Capítulo 11 Origen de las ciudades los estudiantes lleguen más aUá de los conocimientos ac¬
YDE LOS ESTADOS tuales» tenemos que contarles tanto lo que sabemos
como lo que no sabemos.
El Capítulo 11 está dedicado a estudiar la aparición de
la civilización en diferentes partes del mundo y las teo¬
Capítulo 13 El odncepto de cultura
rías que se han elaborado para explicar el desarrollo de
los sistemas políticos del tipo estado- Nos centramos en Este capítulo introduce la idea de cultura. Antes de
la evolución de las ciudades-estado en Mesoamérica y en tratar más explícitamente este concepto y una serie de
el Próximo Oriente» aunque tratamos también la apari¬ afirmaciones relacionadas con él» intentaremos definir
ción de las ciudades-estado en Suramérica� sur de Asia» nuestra sensación de lo que es la cultura. Una sección de¬
China y Africa. Vemos cómo los estados influyen en la dicada al relativismo cultural sitúa el concepto en su
gente que vive en ellos» a la vez que examinamos su me¬ contexto histórico y expone las teorías más recientes so¬
dio ambiente. Concluimos comentando el declive y des¬ bre el tema. Tratamos el hecho de que en todas las socie¬
integración de los estados. En este caso se induyen dos dades varían las conductas individuales» así como que esa
artículos� uno contempla las relaciones entre imperia¬ variación pueda ser el comienzo de nuevos modelos de
lismo» colonialismo y el otro se refiere a las consecuen¬ conducta. El primer comentario de los textos destacados
cias del ant�o imperialismo sobre la situación de la se pregunta si los países occidentales son etnocéntricos y
mujer. cuáles son sus ideas sobre los derechos humanos» inclu¬
yendo este debate dentro del punto de vista de la Antro¬
Capitulo 12 Variabilidad humana pología en relación con el relativismo cultural. El
Y ADAPTAaÓN segundo expone la visión de un antropólogo sobre la re¬
sistencia de los beduinos al sedentarismo.
fl Capítulo 12 expone la evolución humana hasta la
actualidad» tanto en el aspecto biológico como en el cul¬ Capítulo 14 Teoría v EViDENaA en la
tural. Trata de las variaciones físicas de las poblaciones Antropología cu lt u r a l
humanas vivas y describe cómo los bioantropólogos es¬
tudian y explican esas variaciones. Examinamos el im¬ Este capítulo está especialmente dedicado a las corrien¬
portante papel desempeñado por el medio físico y el tes teóricas más popubres en Antropología cultural. Tra¬
cultural en las variaciones físicas humanas. En una sec¬ tamos de explicar loque quieren decir�así como los tipos
ción dedicada a raza y racismo debatimos por qué los an¬ de evidencias que son necesarias para evaluar una teoría.
tropólogos opinan que el concepto «raza»» apÜcado a los Terminamos con una serie de comentarios sobre los es¬
seres humanos» no es científicamente útil. Hablamos so¬ tudios más importantes dentro de la Antropología cultu¬
bre los mitos relacionados con el racismo y cómo el con¬ ral: EtnografiaiEtnohistoriaj y comparaciones regionales
cepto «raza» es» fundamentalmente� una categoría social y transculturales de ámbito mundial. El primer artículo
en los humanos. El primer texto trata de los fectores bio¬ de los destacados en recuadro explica las distintas pers¬
lógicos que afectan a la capacidad reproductora y el se¬ pectivas de científicos y humanistas para abordar estos
gundo revisa las diferencias en los porcentajes de problemas- Estos dos enfoques no tienen por qué ser in¬
inteligencia y su significado. compatibles, El segundo es un estudio sobre los abelam
de Nueva Guinea que ilustra acerca de cómo las diferen¬
tes orientaciones teóricas sugieren diferentes respuestas.
Parte IV. Variabilidad cultural El tercero tiene dos fines: uno es aumentar la sensibilidad
hacia las experiencias de campo» y el otro usarla contro¬
En la mayoría de capítulos de esta parte intentamos versia Mead-Freeman para analizar cómo podemos sa¬
conocer el nivel de variabilidad cultural y para ello se ber que un etnógrafr> está en lo cierto.
XVI Prefacio �

Capitulo 15 CoMUNiCAaóN v lenguaje primer recuadro contiene un artículo que analiza si la


Comenzamos estudiando la comunicación en los se¬ propiedad comunal conduce al desastre económico. Des¬
pués de comentar la comercialización� el segundo recua¬
res humanos y en otn>s animales. Después hacemos unas dro ilustra el impacto del sistema mundial sobre las
consideraciones sobre la comunicación humana no ver- economías locales» con especial referencia a la deforesta¬
balj tratamos de los orígenes del ler�aje y cómo la ad¬ ción del Amazonas.
quisición de las lenguas criollas y del lenguaje en el niño
pueden ayudarnos a entenderlos orígenes del lenguaje, A Capítulo 18 EsraATíPiCAaóN social; clase>
continuación analizamos la lingüistica descriptiva y los
ETNOCENTRISMO V RAQSMO
procesos de divergencia lingüística. Después estudiamos
las interrelaciones existentes entre el lenguaje y otros as¬ Este capitulo» muy revisado� trata del racismo y las
pectos culturales� para terminar con la etnografía de la desigualdades» incluyendo comentarios sobre el con¬
lengua� en la que se induirian las diferencias en el habla cepto de «raza» y por qué no debe utilizarse científica¬
según estatus� género y etnicidad. El primer recuadro mente en relación con los humanos. También hay
trata el problema de la extinción de idiomas y cómo es¬ secciones dedicadas a etnicidad y desigualdad. En uno de
tán actuando algunos antropólogos en relación con ello. los recuadros se comparan los índices de mortalidad de
fiara estimular a los pensadores sobre el posible impacto los afroamericanos con los de los euroamericanos. En el
del lenguaje sobre los conceptos> nos preguntamos� en el otro apartado se habla de la estratificación social en el
segundo recuadro» si es cierto que el idioma inglés pro¬ ámbito global: ¿cómo la diferencia entre países ricos y
mueve el pensamiento sexista» según refieren recientes pobres se va ampliando a escala mundial y cómo se
investigaciones sobre el tema. puede mejorar esta tendencia? En general» tratamos las
variaciones en la estratificación social y cómo llegan a
Capitulo 16 OsTENaóN de aumentos producirse las distintas formas de desigualdad en este as¬
Este capítulo analiza cómo las sociedades difieren en pecto.
la forma de obtener alimentos» cómo han evolucionado Capítulo 19
en el tiempo y cómo esta variación parece afectar a otros Sexo> gékeko y cu ltur a
aspectos de la diversidad culturalj incluyendo sistemas En la primera parte de este capítulo tratamos cómo y
económicos» estratificación social y vida política. Inclui¬ por qué varían transculturalmente las diferencias entre
mos un debate sobre el «forrajeo de mercado»» que pone ambos sexos. En la segunda parte vemos las variaciones
de manifiesto que la mayoría de la gente en una moderna existentes en actitudes y prácticas sexuales. Explicamos
economía de mercado no se dedica a la producción de por qué los conceptos de género no siempre incluyen a
alimentos. El texto del primer recuadro trata del cambio los dos. Destacamos la forma en la que contribuyen las
de «hombre cazador» a «mujer recolectora» y plantea la mujeres al trabajo» y como conclusión» b aportación de
certeza o no de esta perspectiva. A pesar de que se suele ambos géneros al trabajo que depende de nuestro con¬
creer que la industrialización se caracteriza por causar cepto de «trabajo». El texto del primer recuadro examina
un efecto negativo sobre el medio ambiente» nuestro se¬ las investigaciones transculturales realizadas sobre el he¬
gundo texto se ocupa de los efectos negativos de la irri¬ cho de que algunas sociedades permitan a las mujeres
gación durante las épocas preindustriales de esta técnica» participar en las guerras. El segundo describe las causas
de la cria de animales y del exceso de caza. por las que las mujeres han incrementado su participa¬
ción política en ciertas comunidades Salish de la costa
Capítulo 17 Sistemas ecxinómicos oeste del estado de Washington y de la Columbia Britá¬
nica» cuando estas comunidades han elegido sus propios
Tratamos en este capítulo de las diferentes formas de
consejos.
sociedad según la obtención de sus recursos (qué es
«propiedad» y qué puede significar)» la apropiación o Capítulo 20 Matrimonio y familia
transformación de los recuisos» y la distribución y quizá
el intercambio de artículos y servicios. Consideramos los Después de debatir varias teorías sobre la universali¬
efectos de los sistemas políticos (incluyendo el colonia¬ dad del matrimonio» pasamos a tratar las variaciones en
lismo) sobre la propiedad de la tierra y su uso» y dis¬ cuanto a cómo son los casamientos» las restricciones ma¬
tinguimos las diferencias existentes entre regalo e trimoniales» o con quién pueden casarse los individuos
intercambio de bienes. También plantea por qué los ni¬ y cuántas veces. Terminamos con unos comentarios so¬
ños de ciertas culturas trabajan más que los de otras. El bre la diversidad de formas femiliares. Para presentarlos
Jf Prefacio xvii

tópicos existentes en la relación marido-mujer� que están nales locales entre los Abelam de Nueva Guinea para que
emp>ezando a estudiarse� en el primer recuadro conside¬ las mujeres puedan denunciar las agresiones sexuales que
ramos las variaciones que se dan en cuanto a amor, inti¬ padecen.
midad y relaciones sexuales. En el siguiente se trata la
organización �miliar desde la perspectiva del incre¬ Capítulo 24 Psicx)logía y cultura
mento de las &milias de un solo cónyuge en algunos paí¬
Este capítulo trata de algunos temas universales del
ses como el nuestro.
desarrollo psicológico» de algunas diferencias psicológi¬
Capítulo 21 Residenoa ookvugal cas entre las sociedades y sus efectos» de cómo concibe la
Y PARENTESCO gente de sociedades distintas las diferencias de perso¬
nalidad (por ejemplo» el concepto del yo) y de cómo el
Además de explicar la variación que existe en la resi¬ conocimiento de los procesos psicológicos puede ayu¬
dencia conyugal� la estructura y la terminología del pa¬ darnos a entender la diversidad cultural. Describimos las
rentesco, este capítulo destaca que la comprensión del recientes investigaciones que muestran que, incluso el
tipo de residencia femUiar es muy importante para el en¬ concepto del amor� tan misterioso y culturalmente tan
tendimiento de la vida social. En uno de los artículos se variable» puede ser similar en culturas distintas. También
expone la posible relación entre neolocalidad y rebeldía comentamos algunas investigaciones que muestran que
juvenil, y el segundo trata de cómo afecta el cambio de la esquizofrenia en las diversas culturas parece tener los
residencia y parentesco a la vida de las mujeres, mismos patrones identificativos en cuanto a movimien¬
tos oculares. En las lecturas destacadas� el primer artículo
Capítulo 22 AsoaAaoNES y grupos compara cómo niños de distintos países en edad prees¬
DE INTERÉS colar pueden aprender valores en el colegio» tanto cons¬
ciente como inconscientemente. El segundo se refiere al
Debatimos la importancia que tienen las diferentes
diferente sentido de sí mismas que poseen las mujeres
asociación� en muchas partes del mundo� en particular frente al de los hombres, y que implica, por tanto, que
la creciente importancia de las asociaciones voluntarias.
tengan también un sentido de la moralidad diferente.
La sección dedicada a las asociaciones de crédito rotato¬
rio explica cómo trabajan para proporcionar pequeñas
Capítulo 25 Religión y magia
cantidades individuales de dinero� lo importante que
son para las mujeres y cómo alcanzan mayor importan¬ Después de argumentar por qué la religión puede ser
cia aún cuando se trasladan a lugares nuevos. El texto del culturalmente universal, estudiamos las variaciones en
primer recuadro plantea la cuestión de si las asociacio¬ cuanto a las creencias y prácticas religiosas con una serie
nes de mujeres separadas aumentan d estatus y el poder de ejemplos. Hablamos de los movimientos revitalizado-
de éstas. El segundo describe cómo se desarrollan las res y de cómo los humanos tienden a antropomorfizar
pandillas callejeras de adobscentes y por qué son tan los acontecimientos impredecibles. El primer texto des¬
violentas, tacado investiga los tabúes» o «ritos de evitación» de los
pescadores de Nueva Inglaterra y cómo pueden hacer
Capítulo 23 Vida polItíca; orden disminuir la ansiedad. El segundo habla de la aparición
Y desorden soqal de nuevos cultos o religiones a partir de sectas o cultos
minoritarios,
Estudiamos cómo las sociedades han variado en sus
niveles de organización política� cómo llega la gente al li- Capítulo 26 Las artes
derazgo y el grado de participación en el proceso polí¬
tico» así como los métodos pacíficos y violentos para Después de intentar definir el arte» vemos la variabili¬
resolver conflictos. Analizamos cómo la colonización ha dad existente en relación con las artes visuales» la música
transformado los sistemas legales y la forma de tomar y el foldore» y examinamos algunas de estas variaciones.
decisiones» cómo pueden resolverse pacíficamente los En relación con la evolución del arte en el tiempo» habla¬
conflictos y cómo la investigación transcultural pone en mos del felso concepto de que el arte de los pueblos «más
duda la idea de que las guerras en el mundo no occiden¬ sencillos» sea atemporal» y del cambio experimentado
tal se hacen sobre las mujeres. El artículo del primer re¬ tras el contacto con los occidentales. Comentamos la pre¬
cuadro trata de la relación internacional y transcultural sencia del etnocentris mo en los estudios sobre arte en una
con el desarrollo económico y la democracia� El segundo sección sobre el punto de vista de los museos occidenta¬
habla de la influencia que han tenido los recientes tribu¬ les y los críticos de arte respecto a las obras procedentes
xviii Prefacio 1 3

de culturas menos complejas, Uno de los artículos trata mentales y emocionales» la enfermedad popular cono¬
sobre la variación del arte en función de los sistemas po¬ cida como susto» la depresión y la desnutrición. El pri¬
líticos» en tanto que el otro analiza el simbolismo univer¬ mer articulo trata de un proyecto médico aplicado que
sal en el artCi revisando las investigaciones sobre las no dio resultado; y el segundo aborda los trastornos ah-
emociones que suscitan las máscaras. mentarios y la construcción cultural de la «belleza».

Capitulo 27 Cambios culturales Capítulo 30 Problemas sociales globales


Una vez considerados los últimos avances sobre cam¬ En este capítulo estudiamos cómo las investigaciones
bio cultural -descubrimiento e innovación-� exponemos pueden apuntar posibles soluciones a diferentes proble¬
lo que sabemos acerca de las condiciones bajo las cuales mas globales» como desastres naturales»hambrunas»gente
las personas aceptan las innovaciones. Estudiamos el «sin techo»» delincuencia» violencia &miliar y guerra. En
coste y beneficio de las mismas� las presiones externas e los textos destacados hay dos artículos nuevos� uno dedi¬
internas para el cambio cultural» y las probabilidades de cado al calentamiento global y nuestra dependencia del
la diversidad cultural en el futuro. Uno de los artículos petróleo» y otro al análisis de la posibihdad de evitar o no
reseñados analiza los cambios culturales producidos en los conflictos étnicos,
la China comunista: lo que ha cambiado a causa de la in¬
tervención gubernamental y lo que ha persistido a pesar
de ella. El otro trata de las consecuencias biológicas que Cuestiones fwr resolver
puede acarrear el cambio cultural� para lo cual se tienen
en cuenta la obesidad» la hipertensión y la diabetes» como Artículos destacados de cada capítulo
consecuencia de la modernización, Temas de actualidad. Estos artículos tratan tópicos
sobre los que pueden haber oído hablar los estudiantes
en las noticias (por ejemplo» el incremento de femilias
Parte V. Utilidades con un solo cónyuge» las diferencias entre países ricos y
de la Antropología pobres» la ingeniería genética» los nuevos halla��os fósi¬
les» la posibilidad de que los conflictos étnicos reflejen
Capítulo 2S Antropología aplicada
antiguos rencores subyacentes) y otros temas que pue¬
V practica dan ser frecuentemente objeto de debate en la profesión
Este capítulo describe los tipos de trabajos no acadé¬ (por ejemploj ciencia frente a humanismo» relación entre
micos» asi como la historia y los tipos de antropología derechos humanos y cultura).
aphcada en Estados Unidos» las cuestiones éticas que pue¬ [Tonteras de la investigación. Estos artículos están
den surgir al tratar de mejorarlas condiciones de vida de dedicados al trabajo de los investigadores en sus distin¬
las personas» las dificultades para evaluar los posibles be¬ tos campos de actividad en relación con nuevas investi¬
neficios de un programa y la implantación de cambios en
gaciones (análisis químicos de huesos y dientes)» o a las
los programas. Sugerimos los distintos roles de participa¬ diferencias en cuanto a ciertos estudios (amor» intimi¬
ción de la Antropología aphcada a la hora de planificar dad» sexualidad o si existen una o más especies de Hpme
cambios como una opción mejor que la asesoría en pro¬ erectas).
gramas ya establecidos. Los dos artículos incluidos mues¬
tran cómo pueden ayudarlos antropólogos en programas Nuevas perspectivas sobre d género. Esta serie trata
de refbrestación y en el ámbito de los negocios, sobre género y sexo» ambos desde el punto de vista de la
Antropología y de la vida cotidiana (por ejemplo» el se-
Capítulo 29 Antropología médica xismo en el lenguaje» la representación de la mujer en el
arte del Paleolítico Superior» las asociaciones de mujeres
Este capítulo está dedicado a la comprensión cultural
separadas y el estatus y poder de las mujeres» los efectos
de la salud y la enfermedad» al tratamiento de la enfer¬ del imperialismo en el estatus femenino» las diferencias
medad (particularmente desde un punto de vista biocul- de género en cuanto a la moralidad),
tural» más que biomédico)i a las influencias políticas y
económicas sobre la salud» y a la contribución de los mé¬ Antropología aplicada. En estos artículos vemos algu¬
dicos antropólogos al estudio de las distintas condiciones nas de las formas que tienen los antropólogos de aplicar
sanitarias y de las enfermedades. Entre estas condicio¬ sus conocimientos a problemas prácticos (por ejemplo»
nes y enfermedades se encuentran el sida» los trastornos la defbrestadón en el Amazonas; los primates en peligro;
Prefacio xix

la preveníión de la extinción de lenguas; la obesidad» la gos comentados. Las lecturas sugeridas proporcionan re¬
hipertensión y la diabetes). ferencias más generales o más extensas sobre los temas
tratados en cada capítulo.
Amenidad
Hemos tratado de describirlos hallazgos obtenidos en Glosario completo a l final del t e x t o
las investigaciones� sobre todo si eran complicadas» de Los términos más importantes utilizados en cada ca¬
forma que puedan ser entendidas por los estudiantes. pítulo se han agrupado (sin definición) al final del
Para ello hemos intentado reducir la terminología téc- mismo» para que los estudiantes puedan autoevaluar lo
nica� utilizando únicamente aquellos vocablos íonoddos que han aprendido. Al final del texto se han agrupado es¬
por los alumnos para que disfiruten con los adelantos de tos términos con sus definiciones con el fin de fedlitar
la Antropología y estimularlos a hacer otros cursos avan¬ una referencia a los alumnos.
zados de esta ciencia. Pensamos que es muy importante
la amenidad» no sólo porque puede fecilitar al lector la Bibliograpía a l final de l libro
comprensión de lo escrito» sino también porque puede
hacer la Antropología más entretenida* Cuando se intro¬ Todas las referencias citadas a lo largo del libro se re¬
ducen nuevos términos» b que ocurre algunas veces» los cogen ordenadas al final.
hemos impreso en negrita» definiéndolos a continuación.

Glosario de términos Suplementos


Al final de cada capítulo hacemos una lista de los nue¬ Todas las páginas suplementarias se han preparado
vos términos que se han introducido a lo largo del cuidadosamente para ampliar y aclarar los temas trata¬
mismo. Estos términos corresponden a los que se han dos en el texto.
impreso en negrita y definido posteriormente» No repe¬
timos la definición al final del capitulo para que los estu¬ Wrfí. En relación con el texto» los estudiantes
diantes se evalúen a sí mismos y comprueben si conocen pueden sacar grandes ventajas de los sitios de la Ped para
las definiciones elaboradas anteriormente» tanto en el aumentar sus conocimientos antropológicos a través de la
Glosario como al final del capítulo, página Librosite. Este recurso compara el contenido del
texto con los materiales del mismo tipo existentes en In¬
Cuestiones críticas ternet. Las características del Website incluyen objetivos
Al final de cada capítulo presentamos tres o cuatro del capítulo» preguntas sobre el estudio y conexiones con
material de interés» así como información sobre otros lu¬
cuestiones para propiciar la reflexión sobre las implica¬
ciones del capítulo. Las cuestiones no buscan la repeti¬ gares de la Red que pueden reforzar y ampliar el contenido
de cada capítulo Dirección: www.librosite.net/einber
ción de lo que está en el texto» sino que pretendemos que
los estudiantes imaginen las respuestas yendo más allá de QD-JtOM infemcíim Anejo a cada ejemplar del libro
lo que se explica en el texto. se proporciona una copia de este CD-ROM que pone al
alcance de los estudiantes una excelente experiencia de
EjERaaos de internet aprendizaje. En él se ofiecen simulaciones interactivas y
Estos ejercicios se han incorporado a cada capítulo ejercicios» un completo adas de mapas y referencias a los
para que los estudiantes consulten en la Red los recursos recursos que pueden ayudara ilustrar los conceptos des¬
existentes sobre temas concretos. Se anima a los estu¬ critos en el libro.
diantes a visitar las direcciones fecilitadas de Internet
(URlj) con el fin de que amplíen más sus conocimientos
sobre los cambios que se están produciendo en el campo Agradecimientos
de la Antropología.
Agradecemos la ayuda prestada a las siguientes perso¬
nas de Prentice Hall: a Nancy Roberts» editora de Cien¬
Sumarios y lecturas sugeridas
cias Sociales; Sharon Chambliss, director editorial; loan
Además de todo lo tratado en cada capítulo» hay un Stone por seguir el manuscrito durante el proceso de
sumario detallado al final del mismo para ayudar a los producción; y a Sheila Norman por la investigación foto¬
estudiantes a revisar los principales conceptos y hallaz¬ gráfica.
XX Prefacio

No podríamos dar cabida a todas sugírendas que Gracias a todos los citados y a los no citados» que nos
se nos han hecho� pero al menos» queremos expresar han ayudado,
nuestro agradecimiento a las siguientes personas porsuí
aportaciones en relación con lo que hemos incluido en el C a w í R, Ember, Melvin Ember y PeterN, Peregrine
nuevo capitulo sobre Antropología médica: Carole
Browner; WUliam Dresslerj Alan Goodmanj W. Penn
Handwerkerj Leslie Sue Lieberman� Shiiley Lindenbaum� Nota d é editor de la verdión castdlaua
Margaret Lock y Arthur Rubela
Quiero expresare! �radecimiento especial de la edito¬
T�bién hay que agradecer la revisión del resto de ca¬ rial Pearson Educación� S�. por la labor intensa del
pítulos y los oportunos comentarios hechos a ellos a: equipo de traducción y� sobre todo» del revisor técnico»
prot Dr, Francisco Giner Abati» de la Universidad de Sala¬
Marie Boutté» University of Nevadai Reno. manca quien» desde su experiencia y profiondo conoci¬
L Randolph Daniel Jhj East Carolina University. miento antropológico> ha hecho posible esta excelente
Meini Dengj Edmonds Community CoUege. traducción de la dásica obra de Ember� Ember y Peregrine.
Jeffrey R, Hanson� University of Texas-Adington. T�bién deseo agradecer la labor de loaquín Sánchez
S, Homes Hoguej Mississippi State University, BaideSj cotraductor, y de luán Sobrino» corrector de
Lucy layne KamaUy Northeastern Illinois Univeisity, pruebas» quienes han ido más allá de lo que estaban obli¬
Tlmothy J, KloberdanZj North Dakota State University. gados» aportando también un cariño especial a esta tra¬
Michael C. Robbins» University of Missouri. ducción.
Carol R. Ember comenzó} como quimicO} en el An- la Fundación Nacional de la Ciencia. Actualmente es di¬
tioch College. Empezó a hacer cursos sobre Ciencias So- rectora ejecutiva de Human Relations Area Files» Inc.»
dales porque era un requisito obligatorio» pero pronto una organización sin ánimo de lucro» de la Universidad
descubrió que estaba intrigada por ellos. Existían mu¬ de�e,
chísimas preguntas sin respuesta» y llegó a sentirse muy
exdtada ante la posibilidad de investigar más exhaustiva¬ Después de graduarse en el Columbia College� Melvin
mente en este campo- Dedicó un año al estudio de la So¬ Ember acudió a la Universidad de �e para obtener su
ciología en Cornell antes de ir a Harvard donde continuó doctorado. Su mentor en esta universidad fue George Pe-
con la Antropología� inicialmente con John y Beatrice ter Murdock» un antropólogo muy importante en la pro¬
Whiting. moción de investigaciones transcultu rales que elaboró
Para su doctorado trabajó con los Luo de Kenia donde una base de datosi muy completa sobre las culturas del
pudo observar que a muchos chicos se les asignaban mundo» para comprobar sobre el terreno las hipótesis de
«trabajos de chica»» tales como cuidar bebés» labores del las investigaciones transculturales. Esta base de datos se
hogar� etc.» porque sus madres (que trabajaban princi¬ conoce como Human Relations Area Files (HRAF)
palmente en la agricultura) no tenían hijas suficientes porque fue originalmente patrocinada por el Instituto de
para que les ayudaran. Fue entonces cuando decidió es¬ Relaciones Humanas de la Universidad de �e- Se incre¬
tudiar los posibles efectos de las labores asignadas sobre mentó con revisiones anuales y actualmente se distribuye
la conducta social de los chicos. Realizando observa¬ en formato electrónico. Dicha base de datos induye más
ciones sistemáticas sobre sus conductas> comparó a de 370 culturas del pasado y del presente» procedentes de
chicos que no tenían trabajos de ese tipo con los que todo el mundo,
hacían trabajos de chica y comprobó que estos últimos Melvin Ember trabajó para su tesis en la Samoa
tenían una actitud intermedia en muchas de las conduc¬ Americana» donde practicó una comparación entre tres
tas sociales. Después llevó a cabo investigaciones trans- aldeas para estudiarlos efectos de la comercialización so¬
culturales sobre las variaciones en matrimonio» femilia» bre la vida política. También hizo investigaciones sobre
grupos de filiación, guerra y paz, principalmente en co¬ grupos de filiación y los cambios que experimentan con
laboración con Melvin Ember, con el que se casó en el incremento de la compraventa. Sus estudios transcul¬
1970. Todos estos estudios transculturales sirvieron para turales estuvieron enfocados originalmente a la variabi¬
comprobar teorías basadas en datos procedentes de lidad de la residencia matrimonial y en los grupos de
muestras de sociedades de todo el mundo. filiación. También efectuó estudios transculturales sobre
Desde 1970 hasta 1996 enseñó en el Hunter CoUege las relaciones existentes entre el desarrollo económico y
de la Universidad de la ciudad de Nueva York. También político» el origen y extensión del tabú del incesto» las
fue presidenta de la Sociedad de Investigaciones Trans- causas de la poliginia» y cómo los equivalentes arqueo¬
culturales y una de las directoras de los Summer ínstitutes lógicos de los usos sociales actuales pueden ayudarnos a
en Investigación Antropológica Comparada» creados por sacar condusiones sobre el pasado.

XXI
XXII Sobre l o s autores

Peter N, Peregrine aícedió a la Antropología después de dmplemente uno de los muchos intercambios culturales
graduarse en Ir�és- Se dio cuenta de que el enfoque cien¬ que tuvieron. También encontró que se habían realizado
tífico de la Antropología social para comprender a los relativamente pocas investigaciones en relación con las
seres humanos suponía una aproximación humanística interacciones de los nativos americanos y decidió que era
más eficaz que lo que había aprendido como profesor de conveniente hacer investigaciones comparadas para
Ir�és. Para su graduación realizó un estudio histórico poder resolver las cuestiones existentes sobre el tema. En
etnográfico sobre la relación existente entre los misioneros 1990 participó en el Sutntner íustítute itj Comparative
jesuítas y los nativos americanos que le sirvió para darse AnthwpQhgkai Researdi� donde encontró a Carol K. Em-
cuenta de que necesitaba estudiar arqueología para enten¬ b erya Melvin Emben
der la interacción oiltural experimentada por los nativos Peter Peregrine enseñó en el Juniata CoUege� es profe¬
americanos antes de su contacto con los jesuítas. sor asociado y miembro del departamento de Antropo¬
Mientras trabajaba en su doctorado� en la Universi¬ logía en la Universidad Lawrence en Appletorij Wisconsin.
dad de Purdue> Peter Peregrine estuvo investigando las Trabaja como investigador asociado para la Colección
culturas prehistóricas del Misisipí del este de Estados Arqueológica de los HRAF y es coeditor adjunto de la £«-
Unidos� llegando a la conclusión de que era común la in¬ dclopedia de Prehistoria. Continúa trabajando en investi¬
teracción entre sus grupos y que las culturas de los na¬ gaciones arqueológicas y recientemente ha celebrado su
tivos americanos habían sido muy imaginativas durante primera década como docente de Antropología y Arqueo-
siglos. El contacto entre los jesuítas y estos nativos fue bgía de alumnos de pregrado.
¿Qué es la Antropología?

INDICE DEL CAPÍTULO

El ámbito de la Antropología

Aproximación holística

Curiosidad antropológica

Campos de la Antropología

Antropología aplicada

La relevancia de la Antropología
2 Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología?

Antropología� por definición� es una disci¬ en los pueblos de todos los períodos históricos» empe¬
plina de infinita curiosidad acerca de los seres zando por los primeros antepasados de los seres huma¬
Lahumanos. La palabra Antropología procede nos que vivieron hace unos pocos millones de años»
del griego anthropos que significa «hombre� trazando el desarrollo de los seres humanos desde en¬
humano» y hgos, «estudio». Los antropólogos buscan tonces hasta el presente. Cualquier parte del mundo que
respuestas para una enorme variedad de preguntas sobre haya tenido alguna vez población humana es de interés
los seres humanos� Están interesados en descubrir para los antropólogos,
cuándo� dónde y por qué aparecieron los seres humanos Pero los antropólogos no siempre han sido globales y
sobre la Tierra� cómo y por qué han cambiado desde en- comprensivos en sus conclusiones como lo son en la ac¬
tonces� y cómo y por qué las poblaciones humanas ac¬ tualidad, Tradidonalmente estaban dedicados a estudiar
tuales varían en ciertos rasgos físicos. Los antropólogos culturas diferentes a las de Occidente� dejando el estudio
también están interesados en saber cómo y por qué las de estas civilizaciones y sus referencias históricas» lo
poblaciones humanas en el pasado y en el presente han mismo que el de otras sociedades más complejas» a otras
cambiado en sus costumbres y prácticas. La Antropolo¬ disciplinas. Sin embargo» en los últimos años> esta divi¬
gía también tiene su lado práctico; así� la Antropología sión de trabajo entre las disciplinas ha comenzado a des-
práctica y aplicada pone los métodos antropológicos� la aparecer� y ahora los antropólogos trabajan tanto en sus
información y los resultados obtenidos al servicio de la propias sociedades como en otras tan complejas como
resolución de problemas prácticos, las suyas,
Pero definir la Antropología como el estudio de los se¬ ¿Qué es lo que induce al antropólogo a esci?ger el su¬
res humanos no es completo� ya que tal definición su¬ jeto de su estudio? En parte está motivado por la creen¬
pondría adaptar a ella una larga lista de disciplinas tales cia de que toda generalización sobre los seres humanos y
como la Sociología� Psicología� Ciencias políticas�Econo- la explicación de alguna de las características de la Biolo¬
mía� Historia� Biología humana� y quizá hasta las disci¬ gía o de la cultura humana� se podría aplicar a muchas
plinas humanísticas de Filosofía y Literatura. No es épocas y lugares de la existencia humana. Si una genera¬
preciso decir que los expertos en estas disciplinas rela¬ lización o exphcación no es ampliamente apÜcable» esta¬
cionadas con los seres humanos no estarían muy conten¬ mos obligados a desechada. La actitud escéptica» en
tos si consideráramos su trabajo como una rama ausencia de una evidencia persuasiva» es nuestra mejor
secundaria de la Antropología. Después de todo� dichas protección contra la aceptación de ideas inválidas sobre
disciplinas existían mucho antes que la Antropología» y los seres humanos.
cada una de ellas tiene aspectos particulares y distintivos, Por ejemplo» cuando los educadores americanos des¬
Por lo tanto» hay que analizar qué es lo característico de cubrieron en los años sesenta que los escolares afroame¬
la Antropología� buscar una razón para explicar por qué ricanos raramente bebían leche» supusieron que la causa
se ha desarrollado como una disciplina autónoma y por era la felta de dinero o de educación, Pero la evidencia
qué ha coi�eguido una identidad propia en los últimos demostró a los antropólogos una explicación bien dife¬
den años. rente, Los antropólogos habían descubierto años antes
que en muchas partes del mundo donde se cuidaban ani¬
males en período de lactancia» la gente no solía beber le¬
El ámbito de la Antropología che fresca y» en vez de ello» la criaban antes de bebería o
la convertían en queso. El porqué hacían eso no estaba
Los antropólogos� generalmente» están considerados claro» pero es sabido que muchas personas carecen de una
como unos individuos que viajan a rincones poco cono¬ enzima» la lactasa» que es necesaria para descomponer la
cidos del mundo para estudiar a gentes exóticas o exca¬ lactosa» un azúcar de la leche. Cuando esas personas be¬
var en lo profundo de la tierra con el fín de descubrir ben leche de forma regular, ésta interfiere con la diges¬
fósiles o herramientas y cerámica de individuos que vi¬ tión, En estos casos» no sólo no se digiere la lactosa de la
vieron hace mucho tiempo- Estas visiones> aunque clara¬ leche» sino otros nutrientes; en muchos casos beber leche
mente estereotipadas» indican cómo la antropología se puede causan en estas personas» dolores de estómago»
diferencia de otras disciplinas relacionadas con los seres diarrea y náuseas. Ciertos estudios demostraron que la
humanos. La Antropología es amplia en perspectivas� intolerancia a la leche se encuentra en muchas partes del
tanto geográficas como históricas» y está relacionada ex¬ mundo» siendo una situación comtin entre adultos de
plícita y directamente con todo tipo de gentes de todo el Asia» sur de Europa» árabes y judíos» África occidental» los
mundo» y no sólo con las que están situadas más próxi¬ inuit (esquimales), indios del norte y sur de América y
mamente o en un área limitada. También está interesada entre los afroamericanos. Como los antropólogos están
C a pítulo I ¿ Qué es la Antropología? 3

informados sobre la vida humana de una enorme varie¬ personas tienen el color de la piel más oscuro que otras?
dad de asentamientos históricos y geográficosj son í:apa- ¿Porqué unos idiomas tienen más términos para la pala¬
ces de corregir creencias equivocadas sobre los diferentes bra color que otros? ¿Porqué las mujeres tienen más po¬
grupos humanos. der pohtico en unas sociedades que en otras? ¿Qué hace
que las poblaciones difieran en su aceptación del control
de la nataÜdad? Aunque estas cuestiones muestren as¬
Aproximación holística pectos muy diferentes de la existencia humana» tienen» al
menos» una cosa en común: todas tratan de mract�rísti-
Además de la visión general e histórica de la Antropo- cas típicas (costumbres» tradiciones) de poblaciones par¬
logía» otra perspectiva de la disciplina es la aproximación ticulares. La característica típica de un pueblo puede ser
holística Q estudio de las múltiples fecetas de los seres hu¬ su piel relativamente oscura o su lengua con muchos tér¬
manos» Los antropólogos no sólo estudian todas las va¬ minos para el color» o la participación de la mujer en la
riedades de individuos sino también muchos aspectos de política» o la aceptación del control de la natalidad. Todo
la experiencia humana. Porejemploj cuando un antropó¬ lo relacionado con las características típicas de poblacio¬
logo describe un grupo de personas� debe comentar tam¬ nes es» quizá» el rasgo más característico de la Antropolo¬
bién la historia del área en donde esas peisonas viven, su gía. Por ejemplo» mientras los economistas escogen un
medio ambiente físico�la organización de la vida &mihar� sistema monetario para conocer cómo funciona» los an¬
las características generales de su lenguaje� los patrones de tropólogos se preguntan porqué sólo algunas sociedades
asentamiento del grupo� el sistema político y económico» usaron dinero en los últimos siglos. Resumiendo» los an¬
la rehgión y las formas artísticas y de vestir, tropólogos tienen curiosidad por conocer las caracterís¬
En el pasado� los antropólogos individuales trataron ticas típicas de las poblaciones humanas» el cómo y el
de ser más generales y de cubrir muchos aspectos. Hoy, porqué tales poblaciones y sus características han va¬
lo mismo que en otras disciplinas» se ha acumulado tanta riado a lo largo de la historia.
iaformación que los antropólogos tienden a especiali¬
zarse en un área localizada. Así» un antropólogo puede
investigar las características físicas de alguno de nuestros Campos de la Antropología
ancestros prehistóricos, otro puede investigar los efectos
biológicos sobre el medio ambiente de detenninada po- Los antropólogos centran sus trabajos sobre diferen¬
l:Jación humana a lo largo el tiempo; e induso otro» tes características típicas de las sociedades. Otros se cen¬
puede concentrarse en las costumbres de determinado tran preferentemente en las mractejisticas físicas o
grupo particular de personas. Sin embargo» a pesar de biológicas de las poblaciones humanas; otros se interesan
esta especialización, la discipUna de la Antropología principalmente en lo que denominamos características
mantiene su orientación general (holística) en sus muy culturales. De aquí que surjan dos amplias clasificaciones
diferentes especialidades y, tomándolas en con�nto» des¬ de acuerdo con el sujeto estudiado en Antropología: An¬
cribe muchos aspectos de la existencia humana» tanto del tropología biológica o Bioaotropologia (fisica) y Antro¬
pasado como del presente, pología cultural, la Bioantropología es uno de los
campos más extensos de la Antropología. La Antropolo¬
gía cultural se divide en tres grandes subapartados: Ar¬
Curiosidad antropológica queología» Lingüística y Etnología, Etnología es el
estudio de culturas recientes; actualmente se denomina
Hasta ahora hemos descrito la Antropología como una también Antropología cultural y Antropología Social
entidad amplia de miras» geográfica e históricamente» y (wéfjyí Figura 1,1), Además de estos cuatro campos» existe
más holística en su enfoque que otras disciplinas que ata¬ un quinto que es la Antropología práctica o aplicada.
ñen a los seres humanos. Pero» de nuevo» esta afirmación
implica que la Antropología incluye todo lo relacionado
con las ciencias humanas. Entonces ¿en qué se diferencia CD-ROM Ejercicio 1-1
realmente la Antropología de las otras disciphnas? Suge¬
rimos que la diferencia de la Antropología radica» princi¬
palmente» en el tipo de curiosidad que despierta. Bíoaísítropología
Los antropólogos están relacionados con muchos ti¬
pos de preguntas: ¿dónde» cuándo y qué personas fueron La Bioantropología se enfrenta a las respuestas de dos
las que empezaron a vivir en ciudades? ¿Por qué unas preguntas diferentes. La primera incluye cuestiones relativas
4 Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología?

pasado de los seres humanos, los paleontólogos están


Pasado recísnts
ypiQSsnlB muy interesados en la conducta y la evolución de los ma¬
míferos más relacionados con nosotros: los y los
Anthropoidea que, al igual que nosotros, son miembros
del orden de los primales, Los antropólogos, psicólogos
y biólogos especializados en el estudio de los primates se
denominan primatólogois. Las especies de primates se
estudian tanto en la vida salvaje como en el laboratorio,
Los chimpancés, especialmente, son objeto de estudio ya
que poseen un estrecho parecido con los seres humanos,
tanto en su conducta como en su apariencia biológica,
tienen además grupos sanguíneos similares y padecen
muchas de nuestras enfermedades. Actualmente sabe¬
mos que el chimpancé comparte con nosotros el 99 por
ciento de sus genes,
A partir de estudios sobre primates, los bioantropólo-
gos tratan de descubrir las características que son distin¬
□ AntropologÉa ciitivaJ tivas de los seres humanos y opuestas a aquellas que
n AfitiDpolo0� tiqlú0ca. agüen siendo comunes con la herencia genética de los
primates. Con esta información podrán conocer cuáles
fueron nuestros antepasados prehistóricos. Los datos ob¬
Rgura 1.1 tenidos a partir de los estudios sobre primates se compa¬
Las subdivisiones dtí ia antropoiogfa ran con los hallazgos fósiles, es decir, la evidencia
Las cuatro mayores subdisáplims de ia antropohgia se encontrada en las excavaciones de los estratos del suelo
pueden dosificar de acuerdo aJ sujeto tratado o cul¬ es similar a las observaciones científicas efectuadas sobre
tural) y de ooi�dp a/ período de se trate (pasado remoto� nuestros parientes próximos. Resumiendo, con los ha¬
pasado rédente y presen�), (ie llazgos efectuados por los bioantropólogos junto a las in¬
pología en cada una de Uí cwaíro jwíííííscípJímw. formaciones procedentes de estudios de diferentes áreas,
se elaboran las teorías que tratan de explicarse compa¬
a la aparición de los seres humanos y su pcjsteriqr evolu¬ rando un tipo de evidencias con otras. De esta forma, la
ción (este enfoque se denomina Paleontología humana o Paleontología humana asocia una serie de disciplinas, ta¬
Meoantropologia). La segunda se pregunta sobre cómo les como la Geología, la Paleontología general de verte¬
y cuándo variaron biológicamente las poblaciones hu¬ brados (particularmente de primates), la Anatomía
manas contemporáneas (este enfoque se denomina va¬ comparada y el estudio comparado del comportamiento
riabilidad humana), de los primates.
Para reconstruir la evoludónj los paleoantropólogos El segundo enfoque de la Bioantropología, el estudio
(paleontólogos humanos) investigan en cada uno de sus de la evolución humana, investiga cómo y por qué difiere
estudios los restos enterrados o las impresiones dejadas la población contemporánea humana en sus característi¬
(conocidos como fósiles)� tanto de los seres humanos� cas biológicas o físicas- Todas las personas pertenecen a
como de los prehumanos y otros animales relacionados una única especie, Homo sapiens sapimsy aunque hay
con ellos. Los paleontólogos que trabajaban en Áfiica muchas variaciones entre los distintos grupos de pobla¬
oriental, por ejemplo, han excavado fósiles de seres de as¬ ción, Los investigadores de la variabilidad humana se ha¬
pecto humano que vivieron hace más de tres millones de cen preguntas tales como: ¿por qué unas personas son
anos. Estos hallazgos han apuntado las fechas aproxima¬ más altas que otras?, ¿cómo se adaptó físicamente la po¬
das en las que nuestros predecesores empezaron a caminar blación humana a sus condiciones ambientales?, ¿están
sobre sus dos piernas, cuándo desarrollaron las manos fle¬ algunas poblaciones como los inuit mejor preparadas
xibles y cuándo aumentó el tamaño de su cerebro. que otras para soportar el fHo!, ¿ofrece la pigmentación
Para describir las relaciones evolucionistas, los paleo- más oscura de la piel mayor resistencia a la insolación
antropólogos se valen, además de los descubrimientos tropical?
fósiles, de la información geológica que describe las evo¬ Para comprender mejor las variaciones biológicas ob¬
luciones climáticas, medioambientales y de las poblacio¬ servables entre las poblaciones humanas contemporá¬
nes vegetales y animales. Sobre todo, al reconstruir el neas, los bioantropólogos usan los principios, conceptos
Ca p í t ul o I ¿Qué es la Antropología? 5

Nadine Peacock una bioantropóloga� e$tudia la reproducción y la $alud entre loe pigmeos Efe-lturi del Zaire-

y técnicas díj al raenos� otras tres disciplinas: Genética partir de los restos materiales que han quedado de ellas)»
humana (el estudio de lew caracteres humanos que son Lingüística autropológica (el estudio antropológico de
heredables)� Biología de poblaciones (el estudio de los las lenguas) y Etnología (estudio de las culturas existen¬
efectos ambientales sobre el ser humano� sus interaccio¬ tes o recientes). Nos referiremos a cada una de ellas.
nes y características de las poblaciones) y Epidemiología
(el estudio de cómo y por qué afectan las enfermedades ARQUEOLOGÍA. Los arqueólogos no sólo recons¬
a diferentes poblaciones de diversas ft>rma5). No obs- truyen la vida cotidiana y las costumbres de las gentes
tante� las investigaciones efectuadas sobre las variaciones que vivieron en el pasado sino que también estudian los
se superponen a las investigaciones realizadas en otros cambios culturales y ofrecen posibles explicaciones sobre
campos. Los antropobiólogos� sin embargo� están estre¬ esos cambios. Esta disciplina es parecida a la de los his¬
chamente relacionados en lo referente a las poblaciones toriadores» pero la Arqueología va mucho más lejos en el
humanas y su variabilidad biológica. tiempo. Los historiadores tratan solamente de las socie¬
dades que han dejado restos escritos> lo que les hace con¬
Antropología cultural templar sólo un pasado de» aproximadamente» los
últimos 5.000 años de la historia de la humanidad, Pero
La antropología cultural se interesa en cómo varían las sociedades humanas han existido desde hace» al me-
las poblaciones o sociedades en sus características cultu¬ nos> un millón de años» de los que sólo una pequeña pro¬
rales. Pero ¿qué es «cultura»? Puesto que el concepto de porción de años» 5.000» han dejado restos escritos. Para
cultura es fundamental para la antropología cultural» le estudiar estas sociedades que dejaron restos escritos es¬
dedicaremos todo un capitula Para un antropólogo� el tán los historiadores. Al feltarles restos escritos que estu¬
término cultura se refiere a las formas habituales de pen¬ dian los arqueólogos tienen que tratar de reconstruir la
samiento y actuación de una determinada población o historia del resto de las culturas» algunas de las cuales
sociedad. La cultura de un grupo social incluye muchas pueden ser tan grandes como la cultura maya» muestras
cosas diferentes: su lei�a» creencias religiosas» preferen¬ de la cual son los grandes templos descubiertos en Chi-
cias alimentarias» música» hábitos de trabajo» roles de gé- chén Itzá (en Yucatán» México). Pero con mayor frecuen¬
nero> educación de los hijos, construcción de casas y cia los restos con los que se encuentran son pedazos de
otras muchas formas de actuación e ideas que poseen de cerámica rota» herramientas de piedra y montones de
forma habitual en ese grupo de población. Existen tres desperdicios.
ramas principales de la Antropología cultural» que son la Muchos de los arqueólogos trabajan sobre la tVdiis-
Arqueología (el estudio de culturas pasadas» sobre todo a toria» el tiempo anterior a los restos escritos. Pero existe
6 Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología?

una especialidad dentro de la Arqueología que es la Ar- cias escritas de hace casi milanos). Los antropólogos lin¬
quwlogia histórica o Historia Antigua� que estudia los güistas comenzaron a dedicarse al estudio de lenguas que
restira hallados de pueblos recientes que, además, dejaron no habían comenzado a escribirse todavía, lo que signi¬
datos escritos, Esta especialidadj como su nombre indica� fica que estos antropólogos no podían consultar ni un
utiliza los métodos de arqueólogos e historiadores para diccionario ni una gramática que les ayudase a compren-
estudiar las sociedades recientes� ya sea aplicando la in¬ deruna lengua. En su lugar, tenían que elaborar primero
formación histórica o la arqueológica. un diccionario o gramática como herramienta para
Para tratar de comprender el cómo 7 el porqué de los aprenderla- De esta forma estarían en disposición de es¬
cambios de la vida a través del tiempo en las diferentes tudiar b estructura e historia de esa lengua.
partes del mundo, los arqueólogos recogen los materiales Igual que los bioantropólogos, los lingüistas estudian
procedentes de los lugares de ocupación humana, Gene¬ los cambios que se han producido a lo largo del tiempo,
ralmente estos sitios han de desenterrarse previamente. lo mismo que las variaciones contemporáneas. Algunos
Basándose en los restos que se han excavado o recogido antropólogos lingüistas estudian la aparición del len¬
de cualquier otra forma, se plantean varias cuestiones: guaje y también la divergencia de lenguas a lo largo de
¿dóndej cuándo y por qué emergieron por primera vez miles de años. El estudio del cambio de las lenguas a
las herramientas con caractensticas típicamente huma¬ lo largo del tiempo se denomina Lingüistica histórica.
nas?, ¿dónde, cuándo y porqué se utilizó por primera vez Los antropólogos lii�istas también se interesan por la
la agriculturaíi ¿dónde, cuándo y por qué cierto número forma en que difieren las l e r d a s contemporáneas y, es¬
de personas comenzó a vivir en ciudades? pecialmente, en su construcción. Este enfoque de la Ün-
Para completarlos datos necesarios, de acuerdo con la g�ística se llama generalmente lingüística estructural o
respuesta a esas y a otras preguntas, los arqueólogos re¬ de�riptiva- El estudio de cómo se utiliza el ler�aje en
curren a técnicas y hallazgos confirmados por otras dis¬ el contexto social se llama Sociolingüistica.
ciplinas, como los conocimientos antropológicos, tanto En contraste con los paleoantropólogos y arqueólogos,
de recientes como de pasadas culturas. Por ejemplo, para que tienen evidencias físicas para ayudaries a reconstruir
saber dónde excavar para encontrar evidencias de herra¬ los cambios en el tiempo, los Ürigüistas históricos sólo uti¬
mientas primitivas, los arqueólogos estudian la geología lizan las lenguas,y generalmente sin textos escritos (recor¬
de la zona que les dirá en qué lugares con ocupación hu¬ demos que la escritura apareció hace solamente unos
mana primitiva probablemente encuentren restos, según 5,000 años y la mayoría de las lenguas todavía no la cono-
la erosión o las elevaciones del terreno, cerca de la super¬ dan), Pero un idioma no escrito se ha de escuchar para
ficie, Para conocer dónde surgió la agricultura por pri¬ poder ser estudiado y, por tanto, no es fecil hacer estos es¬
mera vez, los arqueólogos datan los materiales excavados tudios si quier\es lo hablaron han muerto en su totalidad.
por medio de técnicas desarrolladas por los químicos, Y Los lingüistas también están interesados en reconstruir la
para tratar de comprender en qué lugar emergieron las historia de los idiomas antiguos no escritos, comparándo¬
primeras ciudades, los arqueólogos utilizan la informa¬ los con los idiomas recientes. Basándose en estas compa¬
ción proporcionada por historiadores, geógrafos y otros raciones, establecen los tipos de cambios que puedan
especialistas, obteniendo datos sobre cómo ciudades re¬ haber ocurrido en el pasado y en el presente. La Lingüís¬
cientes y contemporáneas están relacionadas económica tica histórica se plantea cuestiones como las siguientes:
y políticamente con sus propios restos de culturas ante¬ ¿pueden proceder dos o más idiomas contemporáneos de
riores, Si podemos descubrir qué es lo que tienen en co¬ una lengua ancestral común? Si están rdacionados,
mún las ciudades recientes y contemporáneas, podremos ¿cuándo comenzaron a difererKiarse entre si?
especular sobre la forma en que se desarrollaron las pri¬ Contrariamente a la Lingüística histórica, la descrip¬
meras ciudades. Así utilizan los arqueólogos la informa¬ tiva (o estructural) está relacionada con los descubri¬
ción del presente y del pasado reciente para tratar de mientos y principios que determinan la forma en la que
comprender el pasado lejano. los sonidos y las palabras se unen para hablan Por ejem¬
plo, una descripción estructural de un idioma en parti¬
ANTROPOLOGÍA LINGÜÍSTICA, l a Antropología cular ha de contarnos cómo pueden ser intercambiables
lingüística es otra de las ramas de la Antropología cultu¬ los sonidos de í y ir en una palabra sin producir diferen¬
ral. La lirtgiiísticat o estudio de las lenguas, es una disci¬ cias en su signifi cado. En la Samoa am ericana, u no pu ede
plina más antigua que la propia Antropología, aunque decir TwíwíÍíí o íIííI:«íÍcí, nombre de la mayor de las islas,
los primeros lingüistas se concentraban en el estudio de y todo el mundo, quizá con la excepción de los antropó¬
las lenguas que han dejado testimonios escritos desde logos recién llegados, entendería que se está mencio¬
hace mucho tiempo (como el inglés, del que hay referen¬ nando la misma isla,
C a pítulo I ¿ Qué es la Antropología? 7

Nuevas perspectivas sobre el género


Una investigaMra: Elizabeth M. Brumfiel

Una profesora de Antropología lidad de vida de la población local,


en el Albion College> Elizabeth después de que el imperio azteca
Brujnfieli después de su gradua¬ los absorbiera�
ción, se interesó por el origen de las Otra parte importante de sus in¬
desigualdades sociales. Los arqueó¬ vestigaciones fue la comprensión
logos sabían desde hacía algún de la vida de las mujeres. ¿De qué
tiempo que la diferencia sustancial £>rma les había afectado la expan-
de riqueza entre las :&niilias había ¿ón del imperio azteca? ¿Habían
aparecido hace relativamente poco cambiado en algo sus ocupaciones?
tiempo (arqueológicamente ha- ¿Cómo estaban reflejadas las muje¬
blando)� esto es, hace solamente res en el arte? En fa capital azteca de
unos 6.000 años. Los indicadores Tenochtitlán, con el crecimiento
arqueológicos de desigualdad están del imperiosas imágenes de milita¬
muy daros: enterramientos con ar¬ rismo y masculinidad se fueron in¬
tículos de valor para algunas fami¬ crementando de forma importante
lias y grandes diferencias entre y las esculturas mostraban a las
viviendas y otras posesiones. Pero mujeres en posiciones de subordi¬
por qué se había producido dicha nación (por ejemplo� arrodilladas).
transformación ya no era algo tan Pero en el área de trabajo de Brum-
ElizabeOi B m m f i e l
claro. Cuando Brumñel se graduó fiel, las imágenes de las mujeres no
en la Universidad de Michigan� dijo habían experimentado ninguna va¬
que no aceptaba la explicación, que riación. Por ejemplo, la mayoría de
entonces era la habitual, de que la las esculturas de mujeres, después equivocado de aqueUa teoría y se¬
desigualdad proporcionaba benefi¬ de la conquista de los aztecas, se¬ guirá dedicando toda su vida de ar-
cios a la sociedad (por ejemplo, los guían apareciendo de pie, no de ro¬ queóloga investigadora a encontrar
estándares de vida de la mayoría de dillas. sus propias respuestas».
la gente facilitaban que los líderes Como muchos antropólogos,
fueran más ricos). Por tanto, una Brumñel se preguntó cómo podría M. Bmiufiel, 4<Oi%ta$
vez doctorada, investigó en el cen¬ contribuir a la comunidad en la of Sociá] InequaJity� en Carol R.
Melvin Ember y N. eds.. Re-
tro de México para comprobar la que había efectuado sus trabajos, s&irdt Fnotitim itiAa�mpúbgy (Upp� Sfld-
explicación del «(beneficio» en un Para ello, decidió efectuar una ex¬ Je River, NJ: Prentice H¿I1, 1995). Prentice
área que había sido independiente posición que explicara la forma de HaSyStmon & Custofu PubUshidg,
políticamente en sus orígenes y que vivir de sus antepasados durante
luego formó parte del imperio az¬ 1.200 años. La muestra describía a
teca. Estudió los restos materiales las gentes de Xaltocán que había es¬
encontrados en superficie de la tudiado.
zona y la documentación escrita Posteriormente, continuó estu¬
por europeos y aztecas de la no¬ diando el origen de las desigualda¬
bleza. Sus hallazgos contradijeron des y la situación de las mujeres,
la explicación del beneficio de la Está bastante satisfecha porque ha
desigualdad social ya que encontró contribuido a que algunos com¬
que existían pocas mejoras en la ca¬ prendan que «ha demostrado lo
3 Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología?

Lo5 sodolingüistas están interesados en los aspeaos las gentes que han descritoí� ¿de qué forma se han adap¬
sociales de las lenguas� incluyendo de qué habla la gente tado estas personas a las condidones ambientales?»
y cómo interactúa conversacionalinente> las actitudes ha¬ ¿existe alguna reladón entre las creencias sobre temas so¬
da el que habla otro idioma o dialectPi y la forma en que brenaturales y las creencias o prácticas reladonadas con
la gente habla de manera distinta según los diferentes el mundo natural? En otras palabras» los etnógrafos
contextos» Por ejemplo» en inglés» no nos dirigimos de la estudian las formas de vida de un grupo particular de
misma forma a dos personas de diferente contexto. «He» personas y sugieren explicaciones sobre algunas de las
Sandy»» puede ser la forma acostumbrada en la que al¬ observadones realizadas.
guien saluda a un amigo» pero estaría mal llamar a un Como muchas culturas han experimentado cambios
doctor por su nombre; en vez de esto se acostumbra a sa¬ en el pasado reciente» es preciso que otro grupo de etnó¬
ludar diciendo» «Buenos días»Dr.Brown».Tales variacio¬ logos» los djiohistoriadores» aporten sus estudios sobre
nes en la lengua» que están determinadas por el estatus la forma en que un grupo particular de gente ha cam¬
social de las personas a las que uno se dirige» también son biado en el tiempo. Este tipo de etnólogos estudia docu¬
estudiadas por los sodolingüistas, mentos escritos (aunque no hayan sido redactados por
antropólogos). Pueden dedicar muchos años a estudiar
documentos» como la contabUidad de una misión» des¬
cripciones de exploradores o comerciantes» documentos
CD-ROM EjerciciD III-1 gubernamentales» etc.» para tratar de establecer los cam¬
bios culturales que se hayan producido, A diferencia de
los etnógrafos» que basan sus estudios principalmente en
ETNOLOGÍA. La Etnología estudia cómo y por qué sus propias observaciones» los etnohistoriadores realizan
los pueblos de hoy día y del pasado reciente difieren en sus estudios basándose en las observaciones de otros, A
sus maneras habituales de pensar y de actuar. La Etno- menudo» tienen que juntar datos dispersos dándoles uni¬
bgia -llamada actualmente antropohgía svcial o cultu¬ dad» induso con datos aparentemente contradictorios,
ral- está relacionada con patrones de pensamiento y de Como vemos» la investigación de los etnohistoriadores es
conducta� tales como las costumbres matrimoniales» muy semejante a la que efectúan los historiadores» ex¬
organización �miliar» sistemas políticos y económicos» cepto por el hecho de que los etnohistoriadores tratan de
religión» foldore» música» etc.» y con la forma en que es¬ reconstruir la historia de unas gentes que no han dejado
tos patrones difieren en las sociedades contemporáneas. documentos escritos de ellos mismos. Los etnohistoria¬
Los etnólogos también estudian las dinámicas cultura¬ dores tratan de reconstruir la historia reciente de un pue¬
les» esto es» la forma en la que varias culturas se desarro¬ blo» y pueden apuntar la causa de algunos cambios que
llan y cambian, Adicionalmente están interesados en las han tenido lugar en su forma de vida,
relaciones existentes entre creencias y prácticas dentro Con los datos recogidos y analizados por etnógrafos y
de la misma cultura. De esta forma» el campo de la Et¬ etnohistoriadores» se efectúa el trabajo de un tercer tipo
nología es en gran medida el mismo de la Arqueología, de etnólogos» los investigadores transcultiirales. Este
Pero los etnólogos generalmente utilizan datos recogi¬ tipo de estudiosos está interesado en descubrir la forma
dos por medio de observaciones y de entrevistas con po- en que ciertas características culturales se pueden encon¬
Uaciones vivas. Los arqueólogos» por el contrario» trar en unas sodedades pero no en otras. Por ejemplo»
trabajan con los restos firagmentarios de pasadas cultu¬ por qué algunas sociedades tienen estratificadón social
ras sobre la base de que solamente pueden hacer deduc¬ (clases y castas) en tanto que otras poseen sistemas más
ciones sobre temas relacionados con poblaciones igualitarios» por qué algunas religiones tienen un ser su¬
prehistóricas. perior o dios supremo» o por qué algunas sodedades tie¬
Hay un tipo de etnólogos» el etnógrafo» que general¬ nen Emilias muy amplias y numerosas. Para obtener
mente dedica un tiempo» alrededor de un año» viviendo» respuestas a sus preguntas» los investigadores transcultu-
hablando y observando a las personas que estudia. Esta rales usan datos procedentes de muestras de otras cultu¬
especialidad proporciona datos sufidentes para poder ras para tratar de llegara condusiones generales sobre la
efectuar descripdones detalladas (Etnografia) de mu¬ variabilidad cultural. Los arqueólogos pueden encontrar
chos de los aspectos de las costumbres y formas de pen¬ muy útiles estos datos para efectuar deducciones sobre el
sar de esos grupos. Los etnógrafos no sólo tratan de pasado» especialmente si encuentran indicadores mate¬
describir los patrones generales de su forma de vivir» sino riales de la variabilidad cultural.
que también tienen respuestas para preguntas del tipo Como los etnólogos pueden estar interesados en mu¬
de: ¿cómo son las conductas económicas y políticas de chos aspectos de las costumbres -desde la conducta
C a pítulo I ¿ Qué es la Antropología? 9

biológica haíta la conducta política e induío el arte� la les privadas» organizaciones púbÜcas sanitarias» colegios
música y la religión- la etnología coincide también con médicos» oficinas jurídicas» agencias para el desarrollo
otras muchas disciplinas que tratan sobre aspectos parti¬ comunitario y fundaciones caritativas.
culares de la vida humana» como la Sociología» Psicolo¬ Los bioantropólogos pueden ser consultados para dar
gía» Economía» Qencia Política» Arte» Música y Religiones un informe forense peñcial en un juicio» o pueden traba¬
Comparadas. Pero el rasgo distintivo de la Antropología jar en salud pública o diseñar trajes y equipamientos
es su interés en la forma en que todos estos aspectos de la adecuados para la anatomía humana, Los arqueólogos
existencia humana varían de una sociedad a otra en to¬ pueden estar relacionados con el cuidado y la exhibición
dos los períodos históricos y en todas las partes del de artefectos para los museos o contratados para descu¬
mundo. brir y preservar yacimientos que puedan dañarse con las
construcciones de edificios o excavaciones. Los lingüistas
pueden trabajar en programas de entrenamiento de edu¬
Antropología aplicada cación bilingüe o en trabajos para mejorarlas formas de
comunicación. Los etnólogos pueden trabajar en una
Todos los conocimientos» piara ser útiles» tienen que amplia variedad de proyectos que pueden ser campañas
verterse al exterior. En las ciencias físicas y biológicas se de desarrollo de comunidades»planificación urbana» cui¬
entiende perfectamente el gran esfuerzo realizado para dados sanitarios» asesoramiento agrícola para organiza-
que los descubrimientos tecnológicos» como el ajuste del dones de entrenamiento y asesoramiento sobre el
ADN» el acoplamiento de las naves espaciales en el espa¬ impacto causado por los cambios de programas sobre la
cio exterior y el desarrollo de los minúsculos microchips vida de las personas. Posteriormente» en la sección dedi¬
de los computadores» se haya realizado basándose en una cada a los «usos de la Antropología»» comentaremos de
enorme cantidad de investigaciones básicas que han per¬ forma más amplia todas estas cuestiones.
mitido descubrir las leyes de la naturaleza en los campos
de la Física y la Biología* Si no hubiéramos comprendido ESPECÍALÍZACtóN
los principios fundamentales no hubiera sido posible
ninguno de los halla��os tecnológicos de los que estamos Conforme crecen las disciplinas tienden a tener más
tan orgullosos» Los investigadores» a menudo» se dejan y más especialidades: esto es prácticamente inevitable
llevar simplemente por la curiosidad» sin imaginar los lí¬ porque» con la acumuladón de conodmientos» los mé¬
mites a los que les pueden llevar sus descubrimientos; todos se hacen mucho más avanzados aunque existe un
esta investigación elemental se denomina inves�gación límite en el que cada persona puede detenerse razona¬
básica. mismo ocurre también en las Ciencias Socia¬ blemente, De esta forma» sumándose a las divisiones
les. Si un investigador descubre que las sociedades que generales» los antropólogos tienden a identificarse con
practican deportes combativos tienden a tener más una especialidad. Es común entre ellos tener una espe¬
guerras» puede estimulara otros para que investiguen las cialidad geográfica» como el Nuevo Mundo o el Viejo
relaciones entre un tipo de agresión u otro. El conoci¬ Mundo» otan reducida como el suroeste de EE UU.Ylos
miento adquirido puede llevar a comprender las formas que estudian el pasado (arqueólogos o paleoantropólo-
por las que se puedan corregir verdaderos problemas so¬ gos) pueden especializarse a su vez en diferentes épocas.
ciales como la violencia �miliar y la guerra. Los etnólogos frecuentemente se centran en materias
Mientras que los investigadores básicos pueden ayu¬ más específicas de una o dos áreas culturales- Precisa¬
dar a resolver problemas prácticos» la investigación apli¬ mente la mayoría de los capítulos de este libro se refie¬
cada es más explícita en sus fines prácticos. Actualmente» ren ampliamente a esas especialidades; por eso los
alrededor de la mitad de los antropólogos se dedica a la etnólogos se autodefinen» por ejemplo» como antwpóh-
Antropología aplicada o práctica. Esta disciplina es go economístat antropólogo político o antwpóhgo psicó¬
explícita en lo que se refiere a los métodos para obtener logo. En otros casos se definen a sí mismos por la
utilidad del conocimiento antropológico. Los antropólo¬ orientación teórica» tal es el caso del ecólogo cultural»
gos prácticos pueden estar especializados en cualquiera que dirige sus investigadones a estudiar las relaciones
de las subespeciahdades de la antropología. En contraste entre la cultura y el medio físico y social, Sin embargo»
con los investigadores básicos» que suelen estar emplea¬ todas estas especialidades no son exclusivas redproca-
dos en colegios» universidades y museos» los antropólo¬ mente. De manera que un ecólogo cultural» por ejem¬
gos prácticos lo están fuera de la docencia» incluyendo a plo» puede estar interesado en los efectos del medio
las agencias gubernamentales» agencias privadas interna¬ ambiente sóbrela conducta económica» o en la conducta
cionales para el desarrollo» firmas consultoras comercia¬ política» o en la forma en que la gente cría a sus hijos.
10 Ca p í t ul o 1 ¿Qué es la Antropología? 13

Fronteras de i-a investigación


Uh l»vestt9iider. Teretue E. Hays

A menudo libros» artículos in¬ La curiosidad de Hays por estas Hays : «Como etnógrafo estoy con¬
forman de investigaciones, de ceremonias y mitos fue en aumento, tinuamente enfrentado con la pre¬
forma sencilla: aquí está el pro¬ ¿Hasta qué punto eran importantes gunta: ¿cuánto de lo que sabes es
blema y aquí está la respuesta para los mitos para perpetuar los temas cierto? Pero incluso aunque pudiera
ese tipo de cosas, Pero muchos in¬ culturales? ¿Otras sociedades» en las llegar a la convicción de que algo
vestigadores saben» por experiencia» que también había casas separadas era verdad con los Ndumba» la se¬
que el conocimiento no siempre para hombres y mujeres» tenían his¬ gunda pregunta sería: ¿cuánto de lo
viene de íbima sencilla. Reciente¬ torias similares? ¿Están todas estas que sabes es verdad en general?»
mente» un profesor del Colegio historias relacionadasgeneralmente ¿qué es lo que no puedes saber sin
Rhode Island» Terence E- Hays» ha con los ritos de iniciación y con la establecer comparación es?»
publicado un trabajo de campo tras segregación de los sexos? Responder
permanecer un tiempo entre los a estas preguntas requería ciertas Fuffti T�rmce E. Hóys, ecFrotü Ethae�rá-
Ndumba» en la provincia oriental comparaciones» por lo que reurüó phéT to G>mpáiativi$t ¿nd en
Caxol R. Embec, Melvio Ember y Pttei N.
de las tierras altas de Papua Nueva una serie de mitos y leyendas popu¬ eds,, Fronders jn
Guinea, Comenzó por estudiar si lares de colegas que trabajaban con ptjhgy (Upper Sñddle Riv�r, KJ; PrentiCÍ
los diferentes grupos de personas otras sociedades de las tierras altas MI, L993). Prentice Hdl/Simoii & Schu$ter
(por ejemplo» mujeres y hombres) de Nueva Guinea� En el curso de la Custotü Publisbing.
poseían diferentes conocimientos recopilación de este material com¬
sobre las plantas y si también las parativo» se dio cuenta de que no
clasiñcaban de forma diferente (el había conseguido toda la informa¬
interés por k clasificación de plan¬ ción etnológica que necesitaba por
tas y animales» íínobíoío�» está es¬ lo que volvió al trabajo de campo
trechamente relacionado con la para conseguirla. Como observa
investigación lingüística). En el
curso de su primer trabajo de
campo en 1972» presenció una cere¬
monia de iniciación para chicos de
diez a doce años» un dramático rito
de transición que incluía además
del trauma físico de hacerles san¬
grar por la nariz» el trauma social de
unos ííataques» protagonizados por
las mujeres» y el aislamiento en el
bosque. La ceremonia estaba llena
de simbolismo acerca de por qué los
sexos necesitan evitarse mutua¬
mente, Y» mientras él recogía mitos
e historias sobre la recolección de
plantas para sus investigaciones et-
nobiológicas» reunió temas inéditos
de historias que trataban del pehgro
que tenían los hombres por juntarse Terence E Hays.
con las mujeres.
Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología? 11

Antropología Aplicada
Pngramas de desarrolla para comcer la contríBucién de las mujeres a la agricultura

Guando Anita Spring efectuó su Comenzando con los influyentes da¬ mujeres agricultores y la forma en
primertiabajo decampo en lósanos tos escritos por Ester Boserup en el que se veían afectados por los agen¬
setenta en Zambia» no estaba parti¬ libro WpíMflífV iíflíe mffíJrtpmíf De- tes de desarrollo� El proyecto hizo
cularmente interesada en la agricul¬ vefopmertí (1970) (EfPapeftíí («Mh- más que recoger información» pues
tura. Pero más tarde su interés se jer en el Desarrollo Efortímífc?)» los se pusieron en práctica y evaluaron
volcó enlaAntropología médica. En¬ estudiosos dieron a conocer que en una serie de mini-proyectos de
focó su trabajo hacia las costumbres elsurdelSaharajen África» en el Ca¬ forma que el éxito conseguido con
sobre prácticas curativasi concreta¬ ribe y en algunos lugares del sudeste las técnicas de formación se pudiera
mente las que implicaban a mujeres asiático las mujeres eran las princi¬ pasar a otros gentes de desarrollo en
y niños. Se sorprendió cuando a fi¬ pales agricultoras o peones agrícolas. cftras r�ones. Spring comentó que
nales del año� vino a verla una dele¬ Sobre todo cuando la agricultura es el éxito del programa no sólo se de¬
gación de mujeres para decirle que más complejaj requiere más tiempo bía al diseño del proyecto» sino que
ellas no comprendían lo que sig¬ de dedicación a los campos� por lo en gran parte» también» se debía al
nificaba ser una mujer. Cuando le que la contribución de la mujer a la interés y la voluntad de la gente de
dijeron; 4<ser una mujer es ser una �ricultura va en aumento. AdemáSj Malawi por mejorar, lo que fevore-
agricultora»� asumió que era preciso como los hombres trabajan cada vez da que tanto las Naciones Unidas
observar esta feceta de las mujeres menos en este sector» son ahora las como otras organizaciones de do¬
como agricultorasi y comenzó en¬ mujeres quienes realizan gran parte nantes incrementaran su interés por
tonces a esforzarse para fecilitarles de los trabajos que hacían habitual- las mujeres trabajadoras» lo que a su
asistencia técnica. Lo mismo que mente los hombres. vez propiciaba el interés de otras
otros muchos interesados en el de¬ En los años ochenta» Spring di¬ mu chas por el cambio. Cada vez más
sarrollo de las mujeres� Spring� ob¬ señó y dirigió el Proyecto Mujeres antropólogos prácticos como Anita
servó que fi�cuentemente los agentes para d Desarrollo Agrícola en Ma- Spring» están dedicados a estos es¬
de colaboración para el desarrollo lawi» financiado por la Oficina de la fuerzos» desde el principio al fin de
obviaban la importancia de la mujer Mujer en la Agencia Americana para cada trabajo y desde el diseño del
en la agricultura, el Desarrollo Internacional (Office of trabajo hasta la ejecución y evalua¬
¿De qué forma se pueden cambiar Women en US Agency for Interna¬ ción del mismo.
las actitudes y prácticas centradas en tional Development), Antes que fo¬ Fuente Anita Sprit� A�cultuml Deve-
los hombres? Una de las formas es calizarlo sólo en las mujeres» el
bpment atid Getidet iti Maiawi
conocer cuántas mujeres hay actual¬ proyecto tuvo como objetivo la re- hám, MD: Uüiversiiy Press of América»
mente trabajando en la agricultura. ccsgida de datos sobre hombres y 1995),

¿Favorece la especialización que un antropólogo esté liarizarse con las investigaciones en genética humana» sa¬
aislado de otros tipos de investigaciones? Necesaria¬ lud pública y medicina.
mente no. Algunas especialidades necesitan recabar in¬
formación de otros campos» incluso dentro y foera de la
Antropología. Por ejemplo» los antropólogos médicos es¬ La relevancia de la Antropología
tudian la cultura y el contexto biológico de la salud y la
enfermedad humanas. Por ello» necesitan comprender la La Antropología es una disciplina relativamente re¬
economía» la dieta y los patrones de interacción social lo ciente. Fue sólo a partir de finales del siglo xix cuando los
mismo que las actitudes y creencias existentes sobre la antropólogos comenzaron a ir a vivir entre personas de
salud y la enfermedad. Además de esto» necesitan femi- lugares lejanos. Comparado con nuestro conocimiento de
12 Ca p í t ul o 1 ¿Qué es la Antropología? 13

Arqueólogos que trabajan en


una excavadón en Siberia.

las leyes físicas de la naturaleza� sabemos mucho menos Para empezar a entender a los seres hu man os, es esen¬
sobre las personas y sobre las causas por las que actúan de cial estudiarlos en todos los tiempos y lugares. Debemos
determinada manera. El hecho de que tanto la Antropo- estudiar tanto a los hombres antiguos como a los mo-
bgía� como otras ciencias que tratan sobre los seres hu¬ dernos� estudiar sus culturas y su biobgía. ¿Cómo pode¬
manos� sean de aparición relativamente reciente no es mos llegara comprender cuáles son verdades generales o
una razón suficiente para que el conocimiento sobre nos¬ cómo son capaces de variar? Si sólo estudiamos nuestra
otros mismos sea inferior al que tenemos en las ciencias propia sociedad, sólo hallaremos explicaciones que estén
físicas. ¿Por qué en nuestra búsqueda del conocimiento relacionadas con nuestros lazos culturales, nunca serán
sobre tantas cosas hemos esperado tanto para conocernos verdades generales aplicables a todos los seres humanos.
a nosotros mismos? Leslie White sugiere que aquellos fe¬ La Antropología es pues útil para analizar qué es lo que
nómenos más remotos respecto a nosotros y menos sig¬ contribuye a nuestra comprensión de los seres humanos
nificativos en el estudio de la conducta humana� fueron lo como un todo.
primero en estudiarse porque a los humanos les gusta Además, la Antropología nos ayuda a superar la in¬
pensar de ellos mismos que son como ciudadelas aisladas� comprensión entre la gente, pues si somos capaces de en¬
no sujetos a las leyes naturales. Por lo tanto� no necesitan tender por qué otros grupos son diferentes a nosotros,
verse a sí mismos como objetos para ser explicados. tendremos menos razones para condenarlos por conduc¬
La idea de que es imposible explicar científicamente la tas que nos parezcan extrañas. Empezaremos entonces a
conducta humana� porque cualquiera de nuestras acciones darnos cuenta de que muchas de las diferencias existen¬
y creencias son un tanto individuales y complejas, o por¬ tes entre las gente son producto de las adaptaciones físi¬
que los seres humanos son incomprensibles en términos cas y culturales a diferentes medio ambientes. Por
espirituales� es un concepto autocomplaciente. No podre¬ ejemplo, el que encontró por primera veza los Ikung que
mos descubrir los principios explicativos del comporta¬ vivían en el desierto de Kalahari, en el sur de Áfi'ica, pen¬
miento humano si no estamos convencidos de que estos saría que este grupo era salvaje. Los !kung vestían peque¬
principios existen, pues de lo contrario no nos molesta- ños taparrabos, tenían muy pocas pertenencias, vivían en
riamos en buscados. El resultado está asegurado desde el simples refugios y no poseían ninguno de nuestros avan¬
principio. Las personas que no creen en la existencia de ces tecnológicos. Pero, permítanme reflejar cómo reac¬
principios que expliquen la conducta humana nunca en¬ cionaria una típica comunidad de Norteamérica si
contrarán esos principios. Por lo tanto� si lo que queremos despertara encontrándose en un medio ambiente similar
es aumentar nuestra comprensión de los seres humanos� al de los !kung. Estas personas se darían cuenta de que las
antes debemos creer que es posible hacerlo. condiciones de aridez del terreno hacen imposible el
Jif Capítulo 1 ¿Qué es la Antropología? 13

cultivo vegetal y el pastoreo» por lo que entoníes adopta¬


rían una vida nómada» Entonces tendrían que deshacerse
de gran parte de sus posesiones materiales para poder
viajar fócilmente» para poder recoger agua y alimentos» A
causa del calor extremo y la felta de extra para lavar,
encontrarían más útil estar casi desnudos que llevar ves¬
tido alguno. Considerarían también imposible construir
complicados hogares y para la supervivencia del grupo
comenzarían a repartir los alimentos recolectados entre
todos ellos. De esta forma» podrían sobrevivir� parecién¬
dose entonces en muchas cosas a los Ikung que» en esta
situación� estarían considerados como norteamericanos
típicos.
Las diferencias físicas también se pueden contemplar
como resultado de la adaptación al medio. Por ejemplo,
La simplicidad de la tecnología no debe considerar
en nuestra sociedad admiramos a las personas que son al¬ como retrógrada. Los inuit poseen medios muy ingenio¬
tas y delgadas. Si estos mismos individuos estuvieran for¬ sos de competir con su extremadamente difícil medio
zados a vivir en el ÁrticOr quizá ellos mismos desearían ambiente. Construir un iglú con los bloques de hielo cor¬
cambiar su alto y delgado cuerpo por otro más bajo y tados especialmente� como muestra éste en el Ártico ca¬
compacto» ya que los cuerpos rechonchos conservan me¬ nadiense� no es nada fácil.
jor el calor y se pueden adaptar al ftío con mayor eficacia»
El conocimiento de la Antropología puede ayudar a
disminuir algunas de las incomprensiones que tienen las men� de nuestra felta de humÜdad. Sabiendo algo sobre
personas de diferentes culturas y que son tan sutiles que nuestro pasado evolutivo podemos ayudarnos a com¬
operan en el ámbito de la inconsciencia» Por ejemplo» prender y a aceptar nuestro sitio en el mundo biológico»
distintos grupos culturales tienen variadas concepciones al igual que cualquier otra forma de vida» No existe ga¬
de los gestos y de las distancias interpersonales que se rantía alguna de que ninguna población humana en par¬
adoptan en diferentes situaciones» Los árabes consideran ticular» o induso la especie humana entera» se pueda
adecuado estarían cerca de otra persona como para que perpetuar a si misma de forma indefinida» Lo que sobre¬
puedan olerb» Sobre la base de la popularidad de los des¬ vive y florece actualmente» a pesar de los cambios de la
odorantes en nuestra cultura» podemos deducir que los Tierra y de los del medio ambiente e incluso de los pro¬
occidentales prefieren guardar las diferencias olfetorias pios cambios de la Humanidad, puede que no sobreviva
suficientemente lejos de las relaciones interpersonales» en el futuro»
por lo que pensamos que una persona que está muy Además» nuestra vulnerabilidad no debería hacernos
cerca está siendo demasiado intima» En este caso, debe¬ sentir menos poderosos» Existen muchas razones para te¬
mos pensar que esa persona puede estar actuando de ner confianza en el futuro. Consideremos que hemos lle¬
acuerdo con su concepción -culturaímente condicio¬ gado lejos utilizando herramientas y armas a partir de
nada- de lo que es adecuado en cada situación» Los co¬ palos y piedras» que fiaimos capaces de cazar animales
nocimientos acumulados por los antropólogos pueden más grandes y poderosos que nosotros» que descubrimos
ayudara disminuir la intolerancia» cuando ésta está mo¬ la forma de hacer fiiego para mantenernos calientes y co¬
tivada por la :felta de comprensión de por qué la gente es cinar nuestros alimentos» que logramos cultivar plantas y
diferente. domesticar animales controlando así nuestros suminis¬
El conocimiento del pasado también puede hacer que tros alimentarios» establecer asentamientos permanentes»
tengamos un sentimiento de humildad y un sentido del excavar minas y fundir metales para febricar herramien¬
deber: si intentamos afrontar los problemas de nuestro tas más duraderas» construir ciudades» monumentos» bu¬
mundo» nos damos cuenta de nuestra vulnerabilidad ques e irrigar las tierras» que hicimos posible viajar de un
hasta el extremo de pensar que nuestros problemas no se continente a otro en un solo día y que vencimos algunas
solucionarán por si mismos» Aunque también tenemos enfermedades y prolongamos la vida humana»
que pensar en nuestro compromiso de creer que pode¬ En resumen, los seres humanos y sus culturas han
mos hallar soluciones paxa todos nuestros problemas. cambiado considerablemente en el curso de la historia»
Muchas de las dudas que tenemos pueden ser el resul¬ Las poblaciones humanas» a menudo» han sido capaces
tado de creemos autosufidentes e invulnerables» en resu- de adaptarse a las circunstancias cambiantes, por lo que
14 Ca p í t ul o 1 ¿Qué es la Antropología? 13

esperamos que los seres humanos continúen adaptán¬ 8, Los etnólogos (actualmente llamados antropólo¬
dose a los cambios que lleguen en el presente y en el fu¬ gos sociales o culturales) intentan comprender cómo y
turo, por qué las gentes de hoy y del pasado reciente difieren
en las formas de pensar y de actuar. Un tipo de etnólo¬
gos} los etnógrafos» suelen pasar alrededor de un año
Sumario conviviendo con los grupos particulares de población
cuyas costumbres desean estudiar. Posteriormente redac¬
L La Antropología esj literalmente! el estudio de los ta un informe detallado sobre la conducta del grupo,
seres humanos. Se diferencia de otras disciplinas relacio¬ Otro grupo de etnólogos» los etnohistoriadores} investi¬
nadas con las personas en que su visión es más amplia y gan los documentos escritos para conocer la forma en la
abarca a los seres humanos de todos los lugares del que un determinado grupo de población ha cambiado a
mundo (no simplemente a los de aquellos lugares próxi¬ lo largo del tiempo. Un tercer tipo de etnólogos» los in¬
mos a nosotros)} describiendo la evolución humana y el vestigadores transculturales� estudian los datos recogidos
desarrollo cultural desde hace millones de años hasta el por los etnógrafos y etnohistoriadores sobre las culturas
presente. y tratan de explicar las costumbres particulares que se
2, Otra característica de la Antropología es su aproxi¬ pueden aplicar a las mismas de fonua general,
mación holistica al estudio de los seres humanos. Los an¬ 9, En cada una de las cuatro mayores subdisciplinas
tropólogos no sólo estudian todas las variedades de seres de la Antropología trabajan también los antropólogos
humanos sino también todos los aspectos de las experien¬ aphcados� que son los que aplican el conocimiento an¬
cias de esas personas. tropológico para recopilar los datos prácticoS} general¬
X Los antropólogos están relacionados con la iden¬ mente al servicio de una agenda e independientemente
tificación y explicación de las características típicas (tra- de la tradicional vida académica,
dicioneSj costumbres) de las poblaciones humanas en 10, La Antropología puede ayudar a que la gente sea
particular. más tolerante. Los estudios antropológicos nos explican
4, La Antropología biológica o física es uno de los el porqué otras personas son de la forma en que las co¬
campos más extensos de la disciplina. La Antropología nocemos} tanto física como culturalmente,Muchas de las
biológica estudia la emergencia de los seres humanos y acciones o costumbres que} incluso» nos pueden parecer
su posterior evolución física (parte llamada paleontolo¬ ofensivaS} probablemente no son más que manifestacio¬
gía humana o paleoantropología). También estudia nes de las adaptaciones de esas personas a su particular
cómo y por qué la población contemporánea humana medio ambiente y a sus condiciones sociales-
varia biológicamente (el aspecto llamado variabilidad 11, La Antropología también es útil para que el co¬
humana). nocimiento de nuestro pasado nos ayude a ser más hu¬
5, Otro amplio campo de la Antropología es la An¬ mildes y consecuentes- Pues� lo mismo que las demás
tropología cultural que a su vez posee tres ramas: Arqueo- formas de vida» nadie nos puede asegurar que vayamos a
bgía> Lingüística antropológica y Etnología (denominada perpetuarnos indefinidamente. También� este conoci¬
actualmente con el nombre general de Antropología social miento de nuestro pasado nos puede dar seguridad en
o cultural). Todas tratan de aspectos de la cultura humana� nuestra habilidad para solucionar los problemas que
esto es» de las formas habituales de pensar y comportarse puedan aparecer en el foturo.
las sociedades particulares.
6, Los arqueólogos no sólo se dedican a reconstruir
la vida cotidiana y las costumbres de las gentes prehistó¬ Glosario de términos
ricas} sino también a describir los cambios culturales y a
ofrecer posibles explicaciones de esos cambios. Por tanto> Antropología
ios arqueólogos tratan de reconstruir la historia desde los Antropología apÜcada (práctica)
restos materiales de las culturas humanas, Antropología cultural (o social)
7. La lingüística antropológica está relacionada con Arqueología
la aparición del lenguaje y la divergencia de las lenguas Arqueología histórica (Historia antigua)
en todo el mundo (una disciplina denominada Lin¬ Bioantropología (física)
güística histórica). También explica la forma en la que Cultura
difieren las lenguas contemporáneas} tanto en su cons¬ Etnografía
trucción (Lingüística descriptiva o estructural) como en Etnógrafo
el habla actual (Sociolingüística), Etnohistoriadores
� C a p í t u l o 1 ¿Qué es la A n t r o p o l o g í a ? 1 5

Etnología del ser humano con el medio ambiente. Explore un estu¬


Fósiles dio en el que se utilizan robots en Antropología. Aprenda
Holística todo sobre el uso de las últimas técnicas utilizadas en:
Homo sapiens sapierts http://www.iiscedWdept/raiders/story/fini.html. ¿Qué
Investigadores transcultu rales piensa sobre la aplicación de estas técnicas?
Lingüística antropológica
Lingüística descriptiva (o estructural)
Lingüística histórica L�turas sugeridas
Paleontología humana
(Paleoant ropología) Bcaz, N .T. y Almqutst, A. J. A 5�ní/tííTC
Prehistoria Appfoach tp Human Eyolution. Uppcr SadJlc Rívcr, NJ:
Primates IVentice HgU, 19�. Después di ��qjoner brev�nentí los
Primatólogo principios y sícumcias de la evolución blcl�ca, 1<JS auto-
revi$aJi la evolución humarla de$de lo$ prini«rq$ tiempos
Sociolingüista hasta el presente. £l libro incluye capítulos sobre la variabi¬
��riabilidad humana lidad humana, el crecimiento de población y la adaptabili¬
dad, así como la antropología biológica aplicada.
Ember, C. Ember� y Peregrine, ?. N. (Eds.)- Research
Cuestiones críticas fn AntkropoUfgy. Upper Saddle River� NJ: Prentice
Hall, 199S. Prwtice HaU/Simon 8c Schuster Custom Publis-
1, ¿Por qué estudiar Antropobgía? hing. I�rticularmente apropiados para este capítulo son los
2, ¿En qué difiere la Antropología de otros campos textos escritos por diez investigadores de diferentes áreas de
de estudio que usted conoce? la antropología sobre sus cameras y su experiencia profesio¬
nal («Investigadores en el trabajo»�). Timothy firomage y
3. ¿Qué piensa sobre la propuesta de que la Antro¬
I�tharine Milton son bioantropálogos, Richard Blanton y
pología es la disciplina fundamental para el cono- Eliíabeth Brumfíd, arqueólogos� Benjamin Blount y Su$an
dmiento del ser humano?
Philips, lir�istas; Carol Ember y Terence Hays, etnólogos;
y Andrew Miracle y Su$an Weller, antropólogos aplicado$.

/ni?* Ejercicios de internet Eagan, B. W. JVopfe of tíu Ear�: An to VVíjrW Pre-


history, 9." ed. Khjeva York: Harper CoUins, 1997. Un acer¬
camiento al mundo de la Prehistoria� en el que se describe
L Muchos de ustedes pueden verlas noticias o la in¬ h que conocemos a través de la Arqueol<ígía sobre los caza¬
formación meteorológica por medio de Internet- Pero dores-recolectores, horticultores y culturas de todas las
¿han intentado obtener datos recientes sobre noticias re¬ áreas del mundo.
lacionadas con la Antropología? Conozca lo tíltimo que FctEY, W- A. Anrfírpptiíci�iftjJ An \�al-
está ocurriendo en Antropología en: htp://www.tamii. den, MA: BlackweU� 1997. Una aproximación a la antropo¬
edu/anthropology/DewsJitml. ¿Cuáles son las dos últi¬ logía lingüística que incluye la evolución del lenguaje,
mas noticias? uüivec�aleS lingüísticOSi relativismo lir�üístico y etnografía
del lenguaje.
2. ¿Ha visitado alguna vez un museo virtual? En la
visita al Museo Canadiense de la Civilización (http://d- Howeixs, W. Gííííh� H�ei Th� StpTy of Hitrnan 1,�
ed. Washington, DC: Compass Press, 1997. Una accesible in¬
vílizatio£i.ca/cmc/cinceiig/plaiileng.html)� explore los
niveles más bajos que se muestran, dedicados a los pri¬ troducción al estudio de la evolución humana.
meros humanos» Para conocer un museo virtual cuyo Seltg, R. o. yLoNDONpM, R. (EdS-). Awíííri�píj/c'jíj'EiJ�íc'reíí; The
contenido está creado por estudiantes� visite el Museo de Best of 5mií/i5£)»wn Ant/rríjNiíPtes, \fehington, DC: Smith-
Süiiian Tn�tution Press, 199S. Una recopilación de artícu¬
la Universidad del Estado de Minnesota> Mankato's
los no técnicos sobre el trabajo de los antropólogos en
EMuseum en: ht1p://www�tro.maiikatoJnsiis.edu/,
diferentes especialidades.
Chjo museo al que se puede acceder es: htlpiy/aidinetasu.
Van Willigen, J. AppJioi A« Introduction. Wes-
edu/muscuim
3, La Antropología es una materia interdisciplinar. tport, CT: Bergin y Garvey, 1993. Una visión de conjunto de
la antropología aplicada que incluye una historia de la dis¬
Investigue en el campo de la Antropología utilizando va¬ ciplina, técnicas de investigación, ejemplos de proyectos de
rias herramientas y técnicas para aprender la interacción desarrollo y un debate sobre SuS principios éticos.
cómo descubrimos el pasado

V INDICE DEL CAPÍTULO

La evidencia del pasado

El hallazgo de la evidencia

El análisis de la evidencia

La datadón de la evidencia

El resultado de la investigación
arqueológica
18 Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado

I ómo puíden saber los arqueólogos y palw-


antropólogos (antropólogos que estudian la
evolución humana) lo que pudo suceder
! hace miles o» indusoj millones de años? No
existen datos escritos de esas épocas. Pero tenemos otros
tipos de evidencias del pasado» y veremos de qué forma
se pueden «leer» esas evidencias que nos permitirán sa¬
ber bastante sobre cómo evolucionaron nuestros ances¬
tros humanos y la forma en que vivían hace mucho
tiempo.

in La evidencia del pasado


Los arqueólogos y paleoantropologos trabajan con
cuatro tipos de evidencias para aprender a conocer el pa¬
sado: artefactos� ecofactos� fósiles y estructuras. Como ve¬
remos» cada uno de ellos proporciona información única
sobre el pasado. Los cuatro reflejan una historia detallada
sobre la vida humana en tiempos remotos, pero antes es
preciso que estemos preparados para poder «leer» esa
historia,

Artefactos
Cualquier cosa hecha o modificada por un ser hu¬ Va$o de cerámica procedente de China, datado del
mano es un arte&cto. Tanto el Übro que está leyendo» período en que apareció la agricultura hace unos
6.000 años.
como la silla donde está sentado o la pluma con la que
toma notas» son artefectos. De hecho» estamos rodeados
de artefectos» b mayoría de los cuales tiraremos o perde¬ millones y medio de anos y algunas de estas herramien¬
remos y ésta es» precisamente» la forma en la que los tas (por ejemplo» las piedras de pulir y de afilar) todavía
artefectos entran a formar parte de los registros arqueo¬ se siguen utilizando en la actualidad. Las herramientas
lógicos. Piense en la cantidad de basura que producimos de piedra se utilizaban para casi todos los fines que se
al día y en el tipo de cosas que tiramos. La mayoría es pa- pueda imaginar» desde herramientas de corte hasta lám¬
pelj pero también hay madera (por ejemplo> el palo del paras de aceite» aunque las más frecuentes eran las rela¬
helado que ha tomado como postre en la comida)» plás¬ cionadas con el despiece de las presas cazadas y la
tico (como el bolígrafo que tiró porque se acabó la tinta) preparación de sus pieles. Otro tipo común de artefec-
e incluso metal (la cuchilla de afeitar sin filo). Después tos son los de cerámica (cacharros de barro y otros ar¬
estas basuras pueden ir simplemente a un vertedero o tículos hechos de arciUa cocida). Los seres humanos
enterrarse» y bajo ciertas condiciones pueden perdurar comenzaron a utilizar la cerámica hace alrededor de
para que las encuentren futuros arqueólogos. La mayoría 10.000 años, difondiéndose su uso para cocinar y para
de los artefectos que aparecen en los registros de los ar¬ almacenar rápidamente- Como estos artículos son muy
queólogos son meros desechos humanos» la basura acu¬ frágiles y relativamente :fóciles de febricar» aparecen con
mulada de la vida cotidiana que puede descubrir y ser gran frecuencia en la basura de lo que constituye el re¬
examinada para reconstruir la vida cotidiana en el pa¬ gistro arqueológico- Pero también son frecuentes los ar-
sado remoto. tefectos hechos de hueso y de madera febricados para
Con diferencia» los artefectos del pasado más común¬ trabajar pieles» cocinar» cazar» e induso» descarnar las
mente encontrados son las herramientas de piedra» que piezas de caza, Estas herramientas de hueso y madera
los arqueólogos llaman liticas» hasta el extremo» de que también han sido hechas por los seres humanos durante
estos artefectos Uticos suponen casi el 99 por ciento de el mismo tiempo que las de piedra» pero a diferencia
la historia de la Humanidad. Los seres humanos comen¬ de éstas» tienden a no durar tanto en los registros ar¬
taron a usar Las herramientas de piedra hace más de dos queológicos. En algunos lugares los metales y el cristal
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 19

también son artefactos comunes que pueden sobrevivir


en los yacimientos� encontrándose todos ellos en los
mismos lugares en que se usaron.

Ecofactos
'
.\ \
Ecofaclos son los objetos naturales que se han usado lé' 'V
o que han sido modificados por los seres humanos� Un -

ejemplo de dios son los huesos de los animales que las


personas han comido. Estos huesos� a veces� se pueden
considerar arte&ctos> pero do han sido hechos ni modi¬
ficados por los seres humanos� simplemente han sido
arrojados. Otro ejemplo sería el polen encontrado en los
lugares arqueológicos> que se debe al hecho de que los
hombres llevaron plantas a sus viviendas» de las cuales se Fó$il trilobite$ del período Cámbrico, haoQ 500 millo¬
desprendió el polen que ahora se encuentra en los yaci¬ n e s de años.
mientos. Este polen puede que no proceda del mismo lu¬
gar en que fue hallado» pues pudo sertraído por los seres lamente se han encontrado alrededor del 3 por ciento. Es
humanos desde otros lugares» Un ejemplo más lo consti¬ sorprendente que los paleontólogos de primates no ha¬
tuirían los insectos y los animales pequeños� tales como yan logrado identificar la mayoría de las conexiones evo¬
cucarachas y ratones» que muchas vecffi aparecen en los lutivas entre las formas primitivas y las posteriores. Esto
yacimientos asociados con los humanos en donde sobre¬ es particularmente difícil con los mamíferos pequeños»
viven aprovechándose de las ventajas que les proporcio¬ como los primeros primates» que son más difíciles de en¬
nan las condiciones creadas por éstos; por ello> también contrar fosilizados que los animales de mayor tamaño.
se pueden considerar como ecofectos.
Estructuras
Fóseles
Las estructuras son un tipo de artefectos que los ar¬
Los fósiles» aunque raros» son de particular importan¬ queólogos diferencian de los otros porque no se pueden
cia informativa sobre la evolución biológica humana. Un extraer fecilmente de un yacimiento arqueológico. Los te¬
fosU puede ser la impresión de un insecto o de una hoja rrenos son un ejemplo de eUos; así» cuando los humanos
sobre la superficie de un terreno arcilloso� ahora petrifi¬ hicieron fuego sobre el suelo» éste se calentó cambiando
cado» o puede consistir en los restos actualmente fosiliza¬ su aspecto» debido a que el agua que contiene se evapora»
dos de la estructura esquelética de un animal. Cuando lo cual rompe la estructura cristalina de los minerales que
muere un animal» la materia orgánica que constituye su contiene el suelo. Entonces el suelo toma un aspecto
cuerpo empieza a deteriorarse» pero tanto los dientes endurecido» rojizo y queda» incluso» ligeramente magne¬
como la estructura esquelética> que están compuestos en tizado (como comentaremos después). Cuando el ar¬
gran proporción de sales inorgánicas minerales» pueden queólogo encuentra esto ¿qué es lo que ha encontrado
permanecer. En condiciones normales estas estructuras realmente? Un área semejante a la descrita: dura» en roje¬
también se deterioran» pero en condiciones :�orables ada» a menudo rodeada de trozos de carbón y cenizas; in¬
para su conservación -por ejemplo» en cenizas volcáni¬ dudablemente que es un arte&cto -un objeto de fectura
cas» arcillas o en aguas superficiales muy mineralizadas-» humana- pero dada su consistencia no es fócil para el ar¬
si el fósil permanece enterrado en estas circunstancias» queólogo extraer el terreno para estudiarlo en su labora¬
los minerales del suelo pueden acabar penetrando en la torio como si fuera un artefecto de piedra o cerámica» ya
estructura de los huesos o dientes endureciendo sus teji¬ que el terreno es un contexto característico e intrínseco
dos y evitando así su deterioro. del yacimiento» de aquí el nombre de estructura.
Pero no disponemos de fósiles de todo lo que existió Los terrenos son estructuras comunes» pero las más
en el pasado y» con frecuencia» sólo tenemos fragmentos comunes de las estructuras se denominan canteras. Las
de unos cuantos individuos» por lo que el registro exis¬ canteras son simples hoyos excavados por humanos en el
tente de fósiles es muy incompleto. Por ejemplo» Robert suelo que después rellenaron con desechos o suelos
Martin estima que en la Tierra han existido» probable¬ erosionados. Generalmente» se distinguen con :&cilidad
mente» unas 6.000 especies de primates» de las cuales so- porque los desechos o tierra con los que se han Uer�ado
20 Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado

rormalmentí son di color y textura diíerentes d d siieio largo período de tiempo, preservando int actw los arte-
ín d que la <:aiitera se excavó- Los íwíÍpí vívqs son otro fectos, ecofectos, fósiles y estructuras dejados por los hu¬
tipo común de estructura y son los lugares en los que vi¬ manos. Finalmente, los procesos a través de los cuales se
vieron y trabajaron seres humanos. Estos tipos de sudas forman los sudos pueden también enterrar los artefec-
habitualmente están compactados por la actividad hu¬ tos, ecofectos, fósiles y estructuras de modo que permi¬
mana y están sembrados de pequeñas partículas de de¬ tan a los arqueólogos desenterrarlos más tarde. En zonas
sechos: semillas� pequeñas esquirlas de piedra� abalorios selváticas, por ejemplo, las hojas caidas cubren los luga¬
y objetos similares» Finalmentejlas W T t s t n m Í Q t w s h a ¬ res donde acamparon los seres humanos- Con d paso dd
llazgos comunes en los yacimientos arqueológicos y pue¬ tiempo, la acumulación de tierras y hojas cubre los restos
den comprender desde restos de círculos hechos con de los asentamientos humanos de una forma lenta pero
piedras de lo que una vez fueron los límites de tiendas inexorable durante muchos anos.
hasta palacios construidos con piedras talladas y unidas. Puesto que las buenas localizaciones para vivir y tra¬
Induso se han preservado algunas vecesj bajo condicio¬ bajar son a menudo reutüizadas, muchos yacimientos
nes especiales, restos de casas de madera (o de partes de contienen hudlas de numerosas ocupaciones humanas.
días). Por tanto, las estructuras son multitud de cosas Los yacimientos más valiosos para los arqueólogos y pa¬
que pueden proporcionar abundantes datos sobre d pa¬ leoantropólogos son aquellos en los cuales d proceso de
sado. cubrimiento fiie bastante rápido, de forma que cada ocu¬
pación del sitio está claramente separada de la anterior.
Estos yacimientos se denominan estratificados; cada
El hallazgo de la evidencia capa, o estrato, ocupación humana está separada de la
águiente como u n pastd hecho de distintas capas de dul¬
La evidencia d d pasado está alrededor de nosotros� ces. Los yacimientos estratificados no sólo permiten a los
pero descubriria no es siempre ni productivo. Los arqueólogos y paleoantropólogos distinguir fícümente
arqueólogos y paleoantropólogos restringen, general¬ cada secuencia de ocupación, sino que también dios
mente, sus investigaciones a lo que se denominan yaci¬ mismos proporcionan la forma de conocer las fechas re¬
mientos- Los yacimientos son localizaciones conocidas lativas de las ocupaciones: las más tardías siempre esta¬
de las que se sospecha que hubo actividad humana en d rán debajo de las más tempranas.
pasado y que contienen pruebas de esa actividad. Pueden
considerarse yacimientos desde lugares en los que acam¬
paron seres humanos, quizá solamente durante una no¬ CD-ROM 11-1 Simulación de una astratigrafíQ
che, hasta una ciudad antigua. De acuerdo con su
tamaño o complejidad, los yacimientos pueden revelar
muchas cosas sobre la vida en el pasado.
Tafonomía
Es importante observar que muchos de los procesos
¿CÓMO SE POETAN LOS YACÍMEEKTOS?
que originan los yacimientos pueden a menudo dañarlos
Los �cimientos se originan cuando los restos de acti¬ o destruirlos. El estudio de los procesos de alteración y
vidad humana son cubiertos o enterrados por algún destrucción de los yacimientos se denomina tafonomía.
proceso natural. La forma más dramática sería la activi¬ Algunos arqueófogos y paleoantropólogos opinan que
dad volcánica; el registro d d comportamiento humano los procesos naturales de erosión, como los producidos
(e incluso los propios humanos) puede ser totalmente por la acción d d viento o dd agua, no sólo entierran los
cubierto en unos pocos segundos. El ejemplo más im¬ materiales dejados por los humanos sino que también
presionante de esto podría ser Pompeya, una ciudad que pueden alterarlos significativamente, por lo que tenemos
flie sepultada entera por la erupción d d Vesubio en el que ser muy cuidadosos a la hora de interpretar los res¬
año 79 de nuestra era. En la actualidad los arqueólogos tos encontrados en un yacimiento. Por ejemplo, Harold
continúan excavando la ciudad y encontrando restos de Dibble y sus colaboradores han demostrado que d yaci¬
la vida antigua justo momentos antes de la erupción. miento de Cagny L�Epinette en Francia no contiene res¬
Menos dramáticas son las excavaciones del registro de la tos de poblaciones que vivieron en el Paleolítico Inferior,
actividad humana en los procesos naturales de acumu¬ como algunos investigadores anteriores habían sugerido.
lación de basura y erosión. El viento o d agua arrastran Por d contrarioi, Dibble y su equipo sostienen que lo que
tierras y escombros que puedencubrir un yacimiento rᬠparecían asentamientos de actividad humana fueron for¬
pidamente (como en una inundación) o al cabo de un mados por torrentes de agua que atravesaron d lugar y
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 21

poblaciones humanas o de primates que desean encon¬


trar. La investigación pedestre» a pesar de su sencillez»
puede ser extremadamente útil para encontrar los yaci¬
mientos.
Los s&tsores remotos precisan de una tecnología más
sofisticada para localizar los yacimientos. Por medio de
este sistema los arqueólogos y paleoantropólogos locali¬
zan depósitos arqueológicos detectando su presencia
desde un punto remoto» generalmente desde la superficie
de la tierra próxima a donde están enterrados los depó¬
sitos arqueológicos. La forma más remota de técnica con
sensores se ha tomado prestada de la exploración geoló¬
gica» siendo la misma que utilizan los geólogos para en¬
contrar minerales o depósitos petrolíferos. Los sensores
Un yacimiento es una localización donde los materiales utilizados efectúan la detección de variaciones mínimas»
arqueológicos se encuentran en su contexto. Incluso como fenómenos de magnetismo terrestre> campos
un yacimiento tan grande como la antigua ciudad de
gravitacionales� cambios en una corriente eléctrica o im¬
Nippur, en Iraq� mostrada en la fotografía, puede haber
sido enterrado y preservado por materiales arrastrados pulsos de energía dirigidos hada el suelo. Cuando se pro¬
por el viento y el agua- duce un cambio en las condiciones normales de estas
medidas se dice que ha ocurrido una anomaíía, locali¬
zándose» mediante una exploración más detallada» la ex¬
acumularon artefectos en los lugares más bajos. Esto no tensión y profundidad a la que se encuentra enterrado el
significa que no se pueda extraer ninguna información depósito arqueológico.
valiosa de un yacimiento; induso en aquellos que han de las técnicas más comunes del uso de sensores
sido objeto de considerables alteración eSj los paleoantro- remotos en arqueología es el geomagnetismo� Los senso¬
pólogos pueden obtener datos ínteresantesj si se inter¬ res geomagnéticos funcionan basándose en el hecho de
pretan con precaución. El conocimiento de la tafonomia que la Tierra posee un fuerte campo magnético que va¬
de un yacimiento puede ayudar al arqueólogo a realizar ria localmente dependiendo de su profundidad. Estruc¬
una interpretación acertada y prudente del pasado. turas tales como tierras» paredes de piedra y canteras
rellenas de materia orgánica» pueden alterar d camp>o
¿CÓMO SE LOCALIZAN LOS YACÍMIENTOS? magnético terrestre» lo mismo que los artefectos de ce¬
rámica o de metal; por lo tanto> un arqueólogo puede
No existe un único método para localizar los yaci¬ localizar dichos artefectos :fecilmente con estos sensores.
mientos yi por supuesto» muchos de ellos se hallan ca¬ Para ello» los arqueólogos utilizan un aparato altamente
sualmente (cuando alguien excava en la tierra y descubre sensible llamado magnetómetro> dibujando con él ma¬
un montón de artefectoSj o quizá una estructura). Pero pas de amplias zonas terrestres. Cuando el mapa está
cuando los arqueólogos y paleoantropólogos están bus¬ terminado» pueden aparecer en él anomalías de lectura
cando un yacimiento� suelen emplear uno o dos métodos que corresponderían a los puntos donde hay enterrados
clásicos: la investigación pedestre y los sensores remotos- contextos característicos o artefeaos. En muchos casos»
La investigación pedestre� como su propio nombre in- estas anomalías dibujan patrones fócilmente interpre¬
dica� consiste en caminar buscando el yacimiento» aun¬ tables.
que existe una serie de técnicas para que los arqueólogos A la detección geomagnética se la considera una téc¬
y paleoantropólogos aumenten la efectividad de su in¬ nica «pasiva» porque los arqueólogos simplemente mi¬
vestigación por encima de la simple búsqueda en los den los campos magnéticos existentes. Pero también
lugares supuestos. Para ello se utilizan sistemas demues- existen técnicas con sensores remotos más <<activas».
treo e investigación que permiten reducir el área que hay Con ellas» el investigador envía un pulso de energía al
que cubrir caminando. Otro sistema es centrarla inves¬ suelo y detecta si está alterado por algún objeto en¬
tigación en áreas que tengan probabilidades de haber terrado. Una de las técnicas activas más usada es el radar
sido ocupadas por poblaciones humanas. Los paleoan- de interfase del suelo (lUS)» llamado otras veces radar pe¬
tropólogoSy por ejemplo» dirigen casi siempre su investi¬ netrante de suelos (RPS), Esta técnica se basa en el fenó¬
gación a las áreas en las que los estratos del terreno son meno según el cual los diferentes suelos reflejan la
contemporáneos de los períodos en que existieron las energía del radar de forma desigual, Pero enviando un
22 Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado

pulso de radar al sudo y detectando cómo lo refleja éste�


d arqueólogo puede construir un mapa de varios suelos
próximos» lo más importante» si existen estructuras
debajo del suelo� como paredes y canteras» también apa¬
recen en los mapas. Para efectuar una investigación con
d radar» el arqueólogo sitúa una antena sobre el suelo»
cuyo tamaño depende de la profundidad de penetración
que pretende estudiar de acuerdo con los hallazgos que
espera encontrar. La antena envía y recibe a la vez los
impulsos del radar que quedan reflejados y registrados
en una tira de papel o en la pantalla de una computa¬
dora. Con estos datos el arqueólogo consigue tener una
idea de todo lo que está situado bajo tierra en un deter¬
minado lugar.
Paleoantropólogos excavando un yacimiento humano
¿CÓMO SE RECUPERAN LOS ARTEFACTOS, muy antiguo al noroeste de Kenia. Lo$ fósiles expues¬
ECOFACTOS Y ESTRUCTURAS tos son de un elefante que pudo ser descuartizado por
DE LOS YACIMIENTOS? humanos.

T�to si se identifican por medio de la investigación


pedestre» como silo son por medio de las técnicas de sen¬ Hasta la fecha nadie ha descubierto un sistema para
sores remotos» cada depósito arqueológico encontrado recoger los artefectos» ecofectos y fósiles de un yaci¬
sólo se puede recuperar de una forma: mediante la exca¬ miento sin destruirlo durante la excavación» siendo ésta
vación. La excavación es un proceso complejo con dos una de las extrañas ironías de la investigación arqueo¬
fines: (l) encontrar fragmentos de evidencias (o mues¬ lógica. Como comentábamos» el mayor interés para los
tras estadísticamente significativas) del pasado en un arqueólogos reside en la relación entre artefeaos» ecofec-
)acimiento dado» y (2) identificar con precisión la loca¬ tos» fósiles y estructuras» y esta relación es precisamente
lización horizontal y vertical de cada evidencia. Los la que se destruye cuando los arqueólogos excavan un ya-
arqueólogos y paleoantropólogos han desarrollado mu¬ dmiento. Por esta razón» hoy día» la mayoría de las exca¬
chas estrategias de excavación con las técnicas adecuadas vaciones efectuadas por los arqueólogos prof�ionales se
en cada caso» pero todas ellas van acompañadas del re¬ realiza sólo cuando el lugar está amenazado de destruc¬
gistro cuidadoso del depósito arqueológico para recupe¬ ción» siendo entonces excavado por personal altamente
rar los artefectos» ecofectos» fósiles y estructuras de los preparado y que sepa usar técnicas rigurosas.
depósitos del suelo en donde están enterrados» rese¬ Los arqueólogos y paleoantropólogos recogen los da¬
ñando detalladamente el lugar en el que se localiza cada tos prácticamente de la misma forma» pero con una im¬
uno de ellos. portante diferenciar los arqueólogos tienden a respetar
Excavar no significa simplemente cavar agujeros» ni mucho más los contextos» mientras que los paleoantro¬
¿quiera limpiar cuadriculas excavadas. Como los yaci¬ pólogos tienden a conservar mucho más los fósiles, Esto
mientos que pueden excavarse totalmente son pocos (el conduce a algunas diferencias ala hora de recogerlos da¬
coste seria inmenso y la mayoria de los arqueólogos pre¬ tos y» sobre todo» de decidir dónde buscarlos.
fieren dejar sin excavar algunos depósitos arqueológicos Los arqueólogos tienden a investigar en yacimientos
hasta que se desarrollen nuevas técnicas que permitan su án alterar» es decir» en los que se puedan encontrar in¬
utilización en el mismo yacimiento)» cada excavación ar¬ tactos sos contextos, Por su parte» los paleoantropólogos
queológica debe planearse cuidadosamente» utilizando estudian yacimientos datados en épocas en las que vivie¬
sobre todo técnicas de muestreo. El muestreo permite a ron las especies de su interés que puedan permanecer fo¬
los arqueólogos recoger gran variedad de artefectos» eco- silizadas. En muchos casos» las zonas alteradas no son un
fectos» fósiles y estructuras» mientras que la excavación problema para los paleoantropólt�os ya que éstas pue¬
ocupa solamente una pequeña porción de terreno. El den fecilitar el hallazgo de los fósiles (pueden ser zonas
muestreo requiere que los arqueólogos planeen cuidado¬ erosionadas y puestas al descubierto en la superficie de
samente el lugar donde se efectuará la excavación para la tierra que permitan ver fecilmente los fósiles» incluso»
que todas las áreas del yacimiento tengan las mismas án necesidad de excavar). Esto no significa que los ar¬
probabilidades de poder ser estudiadas, queólogos nunca excaven en sitios alterados cuando es
� Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado 23

nec�ritj haceric� ni que los paleoantropólogos hayan


efectuado importantes descubrimientos excavando en si¬
tios sin alterar,

Jé* El análisis de la evidencia


Una ves que los antropólogos y paleoantropólí?gos
han encontrado un yacimiento y recogido sus artefectos
y otros materiales del mismo� están ya preparados para
empezar a «leer» lo que han encontrado y aprender so¬
bre la historia del pasado. Esta «lectura» de los hallazgos
arqueológicos se denomina mrtálisisyy. Igual que las exca-
vadones> los análisis arqueológicos son un proceso
variado y sofisticado que sólo analizaremos aquí somera¬
mente.
Es obvioj según nuestros comentarios sobre los ha¬
llazgos arqueológicos� que gran parte de los objetos utili¬
zados por los seres humanos que luego se pierden o se
tiran» nunca sobreviven, Pero también es cierto que la
mayor parte de lo que sobrevive lo encontramos en
forma de fragmentos y en un estado frágil y deteriorado.
Antes de realizar los análisis correspondientes� los ar¬
queólogos y paleontólogos primero tienen que conservar
y reconstruirlos materiales que han encontrado,

Conservación y re c o n s t r u c c i ó n
Conservación es el proceso de tratamiento de los ar-
tefectosj ecofectos y» en algunos casos» hasta estructuras» Una con$$rvadora pr�arvando un deteriorado poste to-
témico de Alaska.
para evitar que se deterioren y� si es posible» incluso ha¬
cer reversible el proceso de deterioro. Algunas formas de
conservación son muy simples, efectuándose solamen¬ piezas le pertenecen, ni tampoco si se tienen todas. En
te la limpieza y secado de las piezas. Otras formas de primer Uigar, se han de distribuir en tipos similares» Por
conservación son extremadamente complejas» compren¬ ejemplo, para reconstruir la cerámica de un yacimiento,
diendo tratamientos químicos a largo plazo» y» en algu¬ todos los fragmentos se han de distribuir en grupos que
nos casos> el almacenamiento durante bastante tiempo tengan el mismo color, decoración y formas. Entonces se
bajo condiciones controladas. El llamado «Hombre del comparan todas las piezas para ver cuáles pueden proce¬
Hielo»j por ejemplo, de más de 5,CW0 años de antigüe- der del mismo vaso. Una vez que todas las piezas del
dadi encontrado en 1993 en los Alpes italianos, está con¬ mismo vaso están localizadas ya se pueden ensamblar
servado en condiciones semejantes a las de un glaciar, de siendo la reconstrucción un difícil y largo proceso que, a
forma permanente, tras haberse descubierto por los in¬ veces, puede durar años,
vestigadores, cuando lo dejaron calentarse para poder es¬
tudiarlo» que en esas condiciones le crecía moho. Así que
¿Qué podemos aprender de los a rt ef a ct o s ?
lo limpiaron de moho pero llegaron a la conclusión de
que debía permanecer en las mismas condiciones en que Una vez terminada la conservación y la reconstruc¬
fue encontrado» De esta forma, el complejo sistema de ción, los arqueólogos o paleoantropólogos pueden co¬
conservación foe el mismo en el que foe encontrado» es menzar a analizar los artefectos que han encontrado. Los
decir» que recrea el medio ambiente del glaciar del que lo arqueólogos han desarrollado técnicas de análisis especí¬
extrajeron. ficas y únicas para los diferentes tipos de artefectos- Al¬
La reconstrucción es como hacer un puzzle, si bien un gunas herramientas de piedra se examinan de distinta
puzzle en tres dimensiones del que no se está seguro qué forma que los restos de cerámica y ambas de manera
24 Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado

diferente que b s huesw si bien hay puntos comunes en Segundo, Los arqueólogos miden con frecuencia los
la forma en que se analizan dichos artefectos� aparte de artefactos, registrando su tamaño en diferentes y� a me¬
los materiales con los que están febricados, nudo, estrictamente definidas, dimensiones. Tal análisis
Primero» Los arqueólogos examinan la/orma. Para la métrico.como se denomina esta actividad, se utiliza mu¬
mayoría de los artefactos Uticos las formas son tan cono- cho como análisis formal de grupos de artefactos dentro
ddas que se agrupan en tipologías. Clasificar un arte- de las tipologías. La Figura 22 muestra las medidas ge¬
&cto en una tipología es� muchas veces� el primer paso nerales tomadas de puntas de flechas. Con estas medidas
de un aruílisisformaUy� que las tipologías permiten a los se puede crear una tipología similar a la de la Figura 24,
arqueólogos situar un artefacto particular en un con¬ pero en lugar de mirarlas formas de las puntas de flecha,
texto con otros artefactos encontrados en el mismo o en se miran sus dimensiones. Las dimensiones de anchuras
□tros yacimientos. Las tipologías proporcionan normal¬ de las bases de las puntas (a), (tí) y (/) de la Figura 2,1 di¬
mente mucha información sobre el artefacto� incluyendo fieren claramente, igual que sucede con sus formas. El
su edadi las especies o culturas con las que está relacio- valor del análisis métrico� sin embargo, es que las tipolo¬
nado>yj en algunos casos, si fue hecho> cambiado o usado gías establecidas por este medio son menos subjetivas
en el pasado. La Figura muestra una tipología de que las creadas basándose en las formas. Además, mu¬
puntas de flecha de un yacimiento de Tennessee en el pe¬ chas medidas se pueden tomar de artefactos rotos o par¬
ríodo de tiempo que va desde el 7500 al 5000 a, C, A lo cialmente completos que no se podrían clasificar por el
largo del tiempo, las formas de las puntas de flecha cam¬ análisis formal.
biaron y las bases de las puntas (/) y (í) son muy dife¬ Tercero, Los arqueólogos se pfantean frecuentemente
rentes en su forma de las (c), (d) y (e), y todas ellas cómo están hechos los artefactos, de forma que, exami¬
difieren de la (fl)� A través de la tipología un arqueólogo nando cuidadosamente el artefacto y sabiendo de qué
puede estimar la edad de una punta de flecha sólo con material está hecho, es posible saber cómo foe manipu¬
verla forma de su base, lado y conocer la tecnología, la economía y los sistemas
de cambio utilizados por las personas que lo fabricaron,
Añosa. J.C. Por ejemplo, si el material no es de procedencia local, sig¬
-5000 nifica que aquellas gentes comerciaron para conseguido.
Los arqueólogos también pueden estudiar a gente con¬
temporánea y la forma en la que fabrican instrumentos
similares para saber cómo se hicieron en el pasado, Anne
-5800
Figura 2.2.
I\�edidas mófricas estándar
de lascas de piedras.

-6300

-6700

■6900

-7000
-7300

Rgura 2.1.
Cronología de puntas de flacha del yacimiento
Icehouse Bottom� en Tennessee.
Base de la anchura
Fuente: Jefferson ChapmarLf THlico Archaeology (KnoxvUle:
Prox�mal
'EnnessecValleiy, 19S5), Fig, 1.15.
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 25

procedían de cerveza de cebada� lo que proporcionó la evi¬


dencia más ant�a de fabricación de cerveza en el mundo
(la datación de la cerámica es del 3500 al 3100 a C,).
Pero ¿qué es lo que pueden aprender, realmente, los
arqueólogos al situar los artefactos en tipologías por me¬
dio del análisis formal o del análisis métrico? ¿Y, cómo
saber cómo se elaboró y utilizó un artefacto determi¬
nado? Con la respuesta a estas cuestiones se pueden co¬
nocer muchas cosas: así, las tipologías les permiten usar
una datación refativa (que comentaremos más tarde)
para saber la fecha del artefacto según el lugar en que se
encontró, en una secuencia que lo relaciona con otros ar¬
tefactos y yacimientos de fechas conocidas.Las tipologías
Arqueólogos examinando la pared de una excavación en permiten que los arqueólogos determinen los grupos que
Nippur� Irak. La línea blanca y grue&a en la pared es el están relacionados con otros en el pasado distante, cómo
$uelo de argamasa de un edificio. Lo$ objeto$ encontrados se obtuvo fa información de esos grupos, y en qué casos
en el suelo probablemente datan de la misma época� en e incluso en qué estnjcturas sociales existieron (es decir,
tanto que los encontrados debajo del mismo se acepta
cómo estaba organizado el trabajo, quién comerciaba
que proceden de épocas anteriores. Éste es un ejemplo
sencillo del uso de la estratigrafía para la datacion relativa. con quién, etcO-
Por ejemplo Caria Sinopoli, examinando cerámica de
la Edad del Hierro en Vjayanagara, al sur de la India, ha¬
Underliill se interesó por comprender cómo se febricaba bía identificado antes de realizar fa excavación distintas
la cerámica durante el periodo Longshan en China (una áreas residenciales del yacimientoi, incluyendo un «barrio
época conocida por la elegancia y finura de su cerámica). de fa nobleza» compuesto de residencias de la casta alta
Para realizar este estudio viajó a China donde visitó a al- hindú, el «Valle este», que se pensaba que era un área de
fereros contemporáneos que actualmente febrican cerᬠcasas de las castas bajas, y el «Barrio islámico», que se creía
mica parecida y encontró que tanto ceramistas a tiempo que contenía las casas de mercenarios musulmanes. Pero
completo como otros a tiempo parcial se dedicaban a esa cuando Sinopoli comparó las cerámicas procedentes de las
labor artesanal} pero ¿cómo era en el pasado? UnderhÜl tres áreas, encontró varias diferenciase en el «Barrio islá¬
midió la cerámica febricada por estos alfereros haciendo mico» aparecieron, de forma significativa, más recipientes
un análisis métrico de ella» encontrando� para su sor¬ usados para comer que en las otras dos áreas, diferencia
presa, que tanto unos como otros producían una cerᬠque Sinopoli interpretó relacionada con las restriccio¬
mica de calidad similar y tan unifomie que era difidl nes hindúes para contener los alimentos en recipientes
saber de quién procedía cada una»
Por último� los arqueólogos desean saber también
cómo fue usado un artefacto; conocer este dato puede im¬
plicar tener una ventana abierta a la vida en el pasado.
Puesto que esta infonnación es tan importante� se han
desarrollado varias técnicas que sirven para determinar
cómo se usaron los artefactos. Para las herramientas de
piedra� hueso y madera existe una técnica llamada afUilisis
de desgaste por use (use-wear amlysis)� que puede determi¬
nar cómo se usó una herramienta a partir del examen cui¬
dadoso de sus bordes; trataremos de este análisis en
capítulos posteriores. En el caso de la cerámica, se han de-
sarroUado técnicas que extraen los residuos atrapados en fa
arcilla que determinan para qué fueron utilizados. Por
ejemplo, el arqueólogo PatrickMcGoverny el químico Ru-
dolf Michel tomaron muestras de unos residuos de color Una antigua hacha de mano achelense del barranco de
amarillo pálido encontrados en las estrías interiores de va¬ OIduvairTanzania. Lawrence Keeley examinó el borde y
sos de cerámica hallados en Grodin Tepe (Turquía), y de¬ lo comparó con el de otras hachas de mano más tardías
terminaron mediante el análisis de estos residuos que para determinar cómo fueron usadas.
26 Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado

Nuevas perspectivas sobre el género


Muieres en Us arcaicos de conchas

Uno de los priDcipales t�as La explicación propuesta incluye vas labores en la producción y elabo¬
planteadas por los arqueólogos inte¬ los cambias climáticos, el exceso de ración de alimentas» lo que pudo ser
resados en el género es cómo pode¬ explotación de los propios molus¬ la causa de que cesaran en otras
mos aprender y comprender las cos y la emigración de los pescado¬ actividades como la de recoger con¬
pautas de actuación de ambos géne¬ res de conchas íuera de esta área. chas.
ros en las culturáis prehistóricas. Las Pero ninguna de estas explicaciones El desarrollo de las actividades
pautas de actuación de ambos géne¬ parece satisfectoria. En las culturas fricólas pudo traer también cam¬
ros parecen imposibles de estudiar contemporáneas de pescadores de bios en rituales y ceremonias, Está
en las estructuras arqueológicas� conchas esta labor la suelen efec¬ daro que los túmulos de conchas
pues ¿cómo se preserva la identifica¬ tuar las mujeres y niños» y Claassen fueron el objeto de una ceremonia
ción del género en los hallazgos ar¬ se preguntó si una actividad como funeraria arcaica y se debieron al
queológicos? La información sobre ésta» asociada al género» es más pro¬ considerable trabajo de quienes re¬
d papel desempeñado por cada gé¬ ductiva. Decidió aproximarse al cogieron aquellas conchas» en su ma¬
nero se obtiene cuando conocemos problema a través de la perspectiva yoría mujeres» y construyeron con
cómo se asocia etnográficamente la del trabajo femenino» ya que pare- ellas los túmulos. Las sociedades pos¬
cultura material con los cambios de da evidente que debían de ser mu¬ teriores de la misma zona enterraron
rol de cada género en el tiempo. Los jeres las recolectoras de conchas. El a sus muertos en túmulos de tierra
arqueólogos sostienen que tal cono¬ fin de estas recolecciones podría ¿Significa esto la nueva importancia
cimiento no sólo lleva a una mejor haber querido decir que las mujeres adquirida por la tierra en una econo¬
comprensión de los géneros en la habían tenido mucho tiempo fibre mía fricóla emergente? Si esto es así
prehistoria» sino también a una total que habrían dedicado a otras fun¬ ¿qué papel desempeñó la mujer en
comprensión de los cambios cultu¬ ciones. Pero ¿qué foe lo que llevó a los ritas funerarias y en los enterra¬
rales prehistóricos. las mujeres a cesar de recoger con¬ mientos? Si sólo fueron ellas las pro¬
Un ejemplo lo encontramos en el chas? Y» lo que es más importante» veedoras del material necesario para
trabajo de Cheryl Claassen sobre la ¿qué otra actividad femenina susti¬ construir los túmulos ¿cuál era su es¬
cultura arcaica de Shell Mound del tuyó a la recolección de conchas? tatus en una sociedad que cambió
valle del río Tennessee. Esta cultura El trabajo de la mujer pudo reo¬ tanto?
representa la permanencia de los rientarse hacia el cuidado de las co¬ Nunca conoceremos exacta¬
pueblos que vivieron en Tennessee y sechas domésticas» pues existen mente por qué la arcaica cultura de
Kentucky hace aproximadamente evidencias arqueológicas de que Shell Mound desapareció» ni cómo
entre 5.500 y 3.000 años. Eran pue¬ hace unos 3.000 años empezaron a trabajaban las mujeres» ni cuáles
blos cazadores-recolectores que extenderse algunos cultivas de grano eran sus funciones en esa sociedad
vivían en pequeños poblados que� muy productivos» pero altamente la¬ que cambió. Pero Claassen sostiene
probablemente� se desplazaban boriosos, Por ejemplo» la quinoa» que bajo la perspectiva de género
temporalmente entre el verano y el uno de los cereales niás nutritivos de se divisan nuevos caminos por los
invierna El rasgo más característico estas nuevas cosechas» tiene unas se¬ que se encontrarán respuestas a es¬
de la arcaica cultura de Shell Mound millas tan delicadas que su cosecha tas cuestiones» así como otras pre¬
es la gran acumulación de conchas exige mucho esfuerzo» pues hay que guntas que hacernos,
de moluscos que apilaron para ente¬ limpiarlo y procesarlo. Serían» pues»
rrar a sus muertas. Apilaron cientos las mujeres las más adecuadas para Fuentes Ckassen, �Gend�r anó
de miles de conchas para erigir estos cargar con ese peso» ya que ellas no Arch�eology»», � P. K, C. R. Em-
ber y M. Embec, Original
túmulos» pero hace alrededor de solamente tenían que cosecharlo» ia Me �d atid Pmctice (Upper
3.000 años» la recogida de moluscos ¿no además limpiarlo y luego pro¬ Sadíile River, NJ: Prmtice 2002);
y la creación de túmulos de enterra¬ cesado para elaborar con él las co¬ Ae ShtU. Mouúd Arcbaio, en J. Gero y M.
miento se interrumpió brusca¬ midas. Por tantos la aparición de las
CoiiJce% Aívíííiííiíqíy:
mente. Claassen se preguntó cuál economías agrícolas necesitó del tra¬ Wútwn atid Pr�ist<iry (Oxford:
pudo serla causa. bajo femenino para efectuarlas nue¬ 1991), pp, 27é~m,
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 27

cerámicos (algunos hindúes no utilizan recipientes para la igualmente diverso. Aquí trataremos de los fósiles» pero
comida� por lo que algunas veces utilizan materiales des- en un capítulo posterior dedicado al Paleolítico Supe¬
echables como ho�as). Según esto> la cerámica no sólo rior» veremos cómo utilizan los arqueólogos los ecofec-
puede informar al arqueólogo sobre la organización social tos para reconstruir el medio ambiente antiguo; y más
de un yacimiento» sino que puede> incluso» informar sobre adelante incluso» trataremos sobre los orígenes de las
las creencias religiosas. Incluso se pueden determinar por plantas y de los animales domésticos y la forma en que
medio de la Arqueología los papeles desempeñados en se utilizaron los ecofectos para distinguir unos de otros
una misma cultura por ambos sexos (véase el apartado y reconstruir el modo en que ambos fueron domesti¬
«Mujeres en los Túmulos Arcaicos de Conchas»)» cados.
Saber cómo se hizo un artefecto permite conocer a los Los paleontólogos pueden obtener gran cantidad de
arqueólogos la tecnología y la capacidad técnica de los datos de un animal extinguido a partir de sus huesos o
pueblos del pasado. Por e�mplo� Thomas Wynn analizó dientes fosilizados» pero ese conocimiento se basa en
tanto las formas finales como los métodos usados por los muchos otros datos más que los obtenidos sólo en los fó¬
primeros humanos fHofíiü erectus) para febricar toscas siles del propio animal. Los paleontólogos se basan en la
herramientas líticas hace aproximadamente 300�000 años anatomía comparada para reconstruir tanto los huesos
y llegó a la conclusión de que la febricadón de estas he¬ perdidos del esqueleto» como las partes blandas unidas a
rramientas era el resultado de distintas feses y diferentes los huesos. El uso de nuevas técnicas» como la micros¬
técnicas de traba�r la piedra hasta llegar al producto copía electrónica» escáneres (TAC) y modelado bio¬
terminado. Con esta información» evaluándola en los tér¬ mecánico asistido por ordenador» proporciona mucha
minos de habilidad cognoscitiva humana desarrollados información sobre la movilidad del organismo» la micro-
por lean Piaget> llegó a la conclusión de que la gente que estructura ósea y dental y sobre el desarrollo de su orga¬
&bricó estos instrumentos probablemente poseía habili¬ nismo. Los análisis químicos de los huesos fosilizados
dades organizativas semejantes a las de los humanos mo¬ pueden sugerir de qué se alimentaba el animal. Los pa¬
dernos. leontólogos también están muy interesados en el terreno
finalmente» sabiendo cómo se utilizó un artefecto» el que rodea a los fósiles encontrados. Con los métodos
arqueólogo puede conocer algo sobre la conducta y las desarrollados en Geología» Química y Física» los paleon¬
actividades de la gente que lo elaboró. Lawrence Keeley tólogos pueden utilizar las rocas subyacentes para cono¬
practicó detallados análisis de desgaste por uso en hachas cer el período de tiempo en que murió el animal» y por el
de mano achelenses elaboradas por Hcjítíí? erecíity y llegó estudio de la feuna y la flora se determina cuál era el
a la conclusión de que tuvieron múltiples usos. Unas se chma de su hábitat.
utilizaron simplemente para cortar carne» otras para cor¬ Gran parte de las evidencias de la evolución de los pri¬
tar madera y otras para excavar en el suelo (probable¬ mates procede de los dientes» que son la parte más común
mente para encontrar raices comestibles). En algunas de los animales (junto con las mandíbulas) que se con¬
hachas uno de los bordes foe utilizado» aparentemente» serva fosilizada. Los animales difieren en su detitiáóu:
para una determinada actividad, en tanto que otro se tanto en el ntímero y tipos de dientes que poseen» como
usaba para otra diferente. Por lo tanto» estas hachas ache- en el tamaño y su fijación en la boca. La dentición pro¬
lenses parecen haber sido herramientas multiuso para porciona muchos datos sobre relaciones evolutivas� ya
nuestros antepasados Homo erecíwy» lo mismo que las tí¬ que animal es con historias evolutivas similares» a menudo
picas navajas del ejército suizo. Estos conocimientos poseen denticiones similares. Por ejemplo� un primate»
ofrecen una visión interesante de estas gentes: aplicaron vivo o extinto» con más de dos incisivos en cada cuarto de
una sofisticada técnica de manu�ctu ración para �bricar mandíbula constituye un dato que» junto con otros» dis¬
herramientas multiuso que llevaban consigo y que em¬ tingue a los primates de los mamíferos primitivos que
pleaban para realizar todos los trabajos que tenían que tienen tres incisivos en cada cuarta parte de mandíbula.
llevar a cabo. Ésta es la visión que tenemos de la con¬ La dentición también refleja el tamaño relativo del animal
ducta de nuestros ancestros que» indudablemente» no se e incluso proporciona datos sobre su dieta habitual. Por
podría haber conseguido de otra forma. ejemplo» la comparación de los primates vivos sugiere
que los frugívoros tienen dientes con cúspides aplanadas
¿Qué es l o que podemos apr ender y redondeadas» en tanto que los filófegos e insectívoros
tienen las cúspides más apuntadas. La metodología del es¬
DE LOS ECOFACTOS Y DE LOS FÓSILES? cáner por TAC (tomografia axial computarizada) ha ayu¬
Los ecofectos son muy diversos y lo que los antropó¬ dado a los paleontólogos al proporcionarles imágenes
logos y paleoantropólogos pueden aprender de ellos es interrm de los dientes» tales como el espesor del esmalte
28 Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado �

dentario� que también pueden indicar el tipo de dieta del información obtenida de los materiales arqueológicos en¬
animal (por ejemploj los comedores de semillas o de nue¬ contrados, Combinando toda esta información,podemos
ces tienen más grueso el esmalte). La microscopía elec¬ obtener patrones para los registros arqueológicos que nos
trónica ha revelado diferentes patrones de crecimiento de hablarán acerca de la conducta humana en el pasado.
dientes y huesos, lo que es muy útil, puesto que a especies Un ejemplo de cómo los patrones de estructuras pue¬
diferentes corresponden patrones diferentes. den revelar la conducta humana en el pasado, procede de
Los paleontólogos pueden decir mucho sobre la pos¬ Range Site en la zona central oeste de Illinois, Los huma¬
tura y locomoción de un animal a partir de fragmentos nos vivieron en este yacimiento unos mil años y durante
de su esqueleto. Así, los cuadrúpedos arbóreos tienen los este tiempo cambiaron los sistemas de organización del
miembros anteriores y posteriores de la misma longitud asentamiento; así, hace alrededor de unos 00 años la
pues como sus miembros tienden a ser cortos, el centro gente de Range Site vivía en pequeñas casas alrededor de
de gravedad se aproxima a las ramas sobre las que se una plaza circular. Este patrón persistió durante setecien¬
mueve; también tienden a tenerlos dedos pulgares largos tos años, en los que la plaza central era el foco de activi¬
y prensiles. Los animales terrestres están más adaptados dades y� quizá, de rituales. Hace aproximadamente mil
a la velocidad, por lo que poseen los miembros largos y años cambió el patrón: las casas se hicieron más sólidas y
los dedos y pulgares cortos. La desproporción entre los se situaron linealmente, en hileras. Este cambio apunta a
miembros es lo más característico de los trepadores y sal¬ una alteración radical de la orgarüzación social. Por las
tadores verticales, así como de los braquiadores (especies investigaciones transculturales (estudios comparativos
que se desplazan por las ramas): tanto trepadores como usando datos etnográficos), sabemos en qué otros luga¬
saltadores verticales tienen los miembros superiores más res aparecen comunidades con estructura circular y que
bigos, Induso aunque los tejidos blandos no se conser¬ funcionaron como una simple unidad política y econó¬
ven, se pueden suponer muchas de sus características a mica, en tanto que las comunidades construidas lineal¬
partir de los fósiles; por ejemplo, se puede estimar la mente, por lo general, no funcionan según dicha unidad
forma y el tamaño de los músculos a partir de las marcas política y económica, por lo que los cambios producidos
que dejan en los huesos en los lugares en donde están ad¬ en Range Site parecen mostrar una atenuación o reduc¬
heridos� Los moldes endocraneales pueden aportar in¬ ción de la unidad básica socioeconómica, que pasa de la
formación sobre las proporciones del cerebro dedicadas sociedad comunitaria a la :&miliar. Este cambio parece
ala visión, el olfeto y la memoria» El cráneo también re¬ que está relacionado con la evolución de uno más am¬
vela información sobre las características de estos senti¬ plio, localizado en Cahokia, a sólo 15 km de Range Site,
dos: así, los animales en los que predomina el ol&to cuyo impacto sobre las comunidades próximas (como la
sobre la vista tienden a tener hocicos grandes, en tanto de Range Site), pudo haber sido dramático, al transfor¬
que los animales con visión nocturna tienden a tener mar tan profundamente una estructura socioeconómica
grandes órbitas oculares, que había persistido durante casi un milenio.

¿Qué podemos ape�nder de: l a s e s t r u c t u r a s ? Situ ar todo el c o n t e x t o


Q análisis de las estructuras difiere un poco del de los Después de los anteriores comentarios puede quedar
artefectos, eco&ctos y fósiles ya que las estructuras no se la impresión de que arqueólogos y paleontólogos anaÜ-
pueden trasladaral laboratorio nuestros primeros zan los artefectos, ecofectos, fósiles y estructuras como
comentarios sobre tierras), por lo que no se pueden so¬ objetos individuales, separados unos de otros. Nada más
meter a los mismos tipos de análisis que los artefectos, lejos de la verdad. De hecho, como vimos en el análisis de
ecofectos y fósiles. Sin embargo, los arqueólogos han de¬ lo ocurrido en Range Site, lo descrito es el típico análisis
sarrollado un gran número de poderosas herramientas arqueológico. Si combinamos la información sobre las
para analizar las estructuras sobre el terrena La primera estructuras a lo largo del tiempo para conseguir la gene¬
de ellas es confeccionar planos detallados utilizando ge¬ ralización sobre la forma en que esas gentes cambiaron
neralmente un medidor topográfico. Se hacen descripcio¬ su organización social y económica, se puede decir en¬
nes extensivas de cada estructura, explicando no sólo lo tonces que hemos puesto el material que poseíamos en
que es la estructura, sino también los materiales arqueo¬ contexto. Llamamos a>ntexto a la interrelación entre los
lógicos asociados a ella. Toda esta información se puede artefectos y otros materiales. El análisis del contexto es
reunir mediante un sistema de información geográfica realmente el objetivo de los arqueólogos y paleoantropó-
(GIS), que permite a los arqueólogos hacer un mapa de logos, ya que los artefectos, ecofectos, fósiles y estructu¬
las estructuras sobre un yacimiento y contrastarlo con la ras por separado pueden parecer bonitos o interesantes
� Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado 29

por sí mismoSj pen? solamente cuando están situados en relativa. Estos indicadores fiisiles pueden ser animales
contexto con otros materiales encontrados en un yaci¬ (feuna) o plantas (flora)» que se difundieron amplia¬
miento es cuando pueden devise «leer» y contar la his¬ mente en cortos períodos de tiempo» o que murieron rá¬
toria del pasado. pidamente» o también que evolucionaron en corto
Para ilustrar este punto, vamos a considerar un grupo espacio de tiempo. Diferentes animales y plantas se utili¬
de letras que se encuentran separadas: AEG/AlMsT.Están zan como indicadores fósiles de la edad relativa en dis¬
ordenadas así> en orden alfebético; la forma de convertir¬ tintas áreas del mundo; así� en África se utilizan ele&ntes»
las en un bello artefecto puede ser ponerlas en orden de cerdos y caballos» que han sido particularmente impor¬
tamaño. Pero ¿qué nos dicen así colocadas? Nada. ¿Qué tantes para determinar la secuencia estratigráfica. Una
necesitamos saber acerca de la relación entre ellas?: su vez que se establece la secuencia estratigráfica de un área»
contexto. Por ejemplo» si conocemos que M fue la pri¬ se indican las edades relativas de dos fósiles diferentes en
mera letra encontrada yquelaAylaEse encontraron en el mismo o en otro lugar por su asociación con la flora y
las proximidades de M> pero en orden inverso» y que la N la feuna.La mayor transición de flora y �na define épo¬
se encontró entre la E y la y que la otra N se encontró cas y unidades mayores de tiempo geológico» las fe¬
entre la I y la G. Sabiendo en qué contexto se encontra¬ chas de las asociaciones entre tales unidades se estiman
ron las letras nos tendría usted que contestar que las por datación absoluta» como se describe en el próximo
letras se debían de ordenar como MEANÍNG y «signi¬ párrafo.
ficado» es exactamente lo que le proporciona el contexto Si un yacimiento se ha alterado»la estratigrafia no será
a los artefectos» ecofectosj fósiles y estructuras, una forma satis&ctoria de determinar la edad relativa y»
como hemos comentado anteriormente» los artefectos
procedentes de diferentes períodos pueden haber sido
La datacióft de la evidencia arrastrados por el agua o el viento» o un corrimiento de
tierras puede haber alterado la sedimentación poniendo
Una parte importante o, mejor, vital» de la situación encima el estrato más joven. Aunque puedan darse estas
de los artefectos y los otros materiales en contexto es co¬ alteraciones en la cronología» existen métodos químicos
locarlos en orden cronológico. Por ejemplo� para recons¬ que permiten estimar la edad relativa de los diferentes
truir la historia evolutiva de los primates» debemos saber fósiles encontrados juntos en un lugar alterado.
en primer lugar qué antigüedad tienen los fósiles. Du¬ Tres de los métodos químicos usados para la datación
rante bastante tiempo los métodos de datación relativa relativa de huesos fósiles son los tests de flúor» uranio y
fueron los únicos medios que se tenían» pero los últimos nitrógeno» conocidos a veces como el trío F-U-N. Los
45 años han visto importantes avances en la datación ab- tres se basan en los mismos principios generales: los hue¬
soluta» incluyendo algunas técnicas que permiten fechar sos y dientes enterrados durante mucho tiempo experi¬
las primeras feises de la evolución de los primates. La da¬ mentan una hgera transformación en su composición
tación relativa se utiliza para determinar la edad de un química» que refleja el contenido mineral de las aguas
espécimen o depósito en relación con otro espécimen o subterráneas del lugar donde están enterrados. El flúor es
depósito. La datación absoluta o cronométrica se usa un mineral presente en las aguas subterráneas de forma
para medir la antigüedad de un espécimen o depósito en que los fósiles más viejos tienen mayor cantidad de flúor
años, en su composición. El uranio» como el flúor» también
está presente en las aguas subterráneas» así que los hue¬
Métodos de d at a ci ón rel at i v a sos y dientes de mayor edad tienen mayor contenido en
uranio. Pero en el caso del nitrógeno ocurre lo contrario:
Los métodos más antiguos» y todavía más común¬ en fósiles más viejos es menor su contenido en nitró¬
mente utilizados de datación relativa» se basan en la es¬ geno, En resumen» los huesos más antiguos tienen mayo¬
tratigrafía, o estudio de la forma en que las sucesivas res cantidades de flúor y de uranio y menor cantidad de
formaciones rocosas yacen en sucesivas capas o estratos. nitrógeno que los huesos más recientes.
Los estratos más antiguos están» generalmente» situados Pero puede haber un problema con el test F-U-N y es
a mayor profundidad que los estratos más modernos. que los minerales contenidos en los huesos reflejen el con¬
Para establecer una secuencia estratigráfica se utilizan los tenido mineral de las aguas subterráneas de la zona. Así»
fósiles» con lo que se obtiene una datación cronológica un fósil de hace 30 millones de años procedente de una
zona con aguas subterráneas muy mineralizadas puede
* Nota del traductor: el termino mostrar un contenido de flúor igual al de un fósil de hace
meanitig en ingles es el
equivalente para la palabra caíteHaria «significado». 50 miQones de años de un yacimiento con menor cantidad
30 Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado

de minerales. Por tanto� estos métodos de datación relativa


no son útiles a la hora de encontrar la edad relativa de los
especímenes de yacimientos muy separados entre sí,
Cada uno de los métodos químicos de datación rela-
tivaj usado en solitario� sólo puede proporcionar eviden-
das aproximadas� pero si se utilizan los tres métodos
combinados y se confirman -es decir� si se corroboran-
mutuamentej son muy efectivos. De los tres métodos el
del uranio es el más fiable si se usa solo� aunque estricta¬
mente no es un método de datación relativa. Está com¬
probado que hay un incremento de la radiactividad con
la edad» induso en huesos procedentes de depósitos dife¬
rentes. Además d test del uranio tiene otra ventaja sobre
los otros dos tests y es que al ser d uranio un elemento
radiactivo� para medido no es necesaria la destrucción de
ninguna parte de la muestra utilizada en el test

M é t o d o s de datacíón a b s o lu t a
o CRONOMÉTRÍCOS
Muchos de los métodos de datadón absoluta se basan
en la descomposición de un isótopo radiactivo. Dado
que d nivd de la disminudón de actividad es conocidoj '"c -
se puede estimar la edad dd espécimen con un margen
de error posible.
FiguiB 2,3.
DATACIÓN CON CARBONO RADIACTIVO. La
Ei c i c t o dai c a r b o n O ' ' t4 .
datación con carbono radiactivo o carbón o-14 (��C) es�
quizá> d método más popularmente conocido para deter¬ Fuente: «Tbe Carbon-14 Cydc» from «Kadiocarbon Dating>í
minar la edad absoluta de una muestra. Se basa en d prin- by K Taylor, de Chronometric Dating in Archjeohgy by R. E,
R.
dpio de que un material vivo posee cierta cantidad de la Taylor and J. Aitken» eds, Copyright © 1997 by Plenura Pu-
forma radiactiva d d carbono (carbono 14 o ��).Este de¬ Ui�b�r�. R�produddo con permiso de Plcmim PubUsbers.
mento se produce cuando se bombardea d carbono con
los rayos cósmicos absorbiéndolo las plantas dd aire y ganismo y» por lo tanto» cuál es su edad» es preciso con¬
siendo después ingerido por d animal al comerse las plan¬ tar d número de radiadones beta por minuto» por
tas (vósíe Figura 23). Cuando d organismo muere» ya no gramo de materia. El carbono-14 moderno emite alrede¬
absorbe nirigún tipo de carbono radiactivo� descompo¬ dor de 15 radiaciones beta por minuto» por gramo de
niéndose» de forma lenta pero progresiva» los niveles de materia» pero d carbono-14 con 5370 años emite sola¬
carbono-14 y convirtiéndose en nitrógeno-14 (por des¬ mente la mitad de radiadones (vida media d d ��C) por
componer se entiende que el carbono-14 desprende derto minuto y por gramo. Si una muestra de un organismo
número de radiación beta por minuto). El índice de des- emite 7»5 radiadones por minuto y gramo» lo que su¬
composidón dd carbono-14» o vida media» es de 5730 pone la mitad de radiación de la que emite d carbono-14
anos. En otras palabras» en la materia orgáiüca la mitad de moderno» d organismo debe de tener 5370 años de an¬
la cantidad acumulada de carbono-14 se habrá desinte¬ tigüedad. Como d método d d no es seguro para
grado al cabo de 5.730 años de haber muerto d animal; la muestras de más de 50.000 años» en algunas muestras se
otra mitad d d carbono-14 restante se desintegrará al cabo utiliza un acderador de partículas que permite a los in¬
de otros 5730 anos» y así sucesivamente» de forma que al vestigadores detectar la cantidad actual de este isótopo
término de aproximadamente 50.000 años la cantidad de radiactivo» en vez de medir su emisión radiactiva; este
carborK>-14 que permanece en d organismo es tan pe¬ método propordona una forma de datar los especíme¬
queña que no permite la datación, nes que tienen más de 80.000 años.
Para descubrir cuándo ha muerto un animal» esto es» La fiabÜidad de la datación por radiocarbono se com¬
para determinar cuánto carbono-14 permanece en d or- probó en muestras de papiros dd Mar Muerto y en algunas
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 31

muMtras de madera procedentes de ima tumba egipcia» mente hablando» no es un método de datación absoluta�
cuyas edades eran cQntxidas gradas al registro histórico, pero los períodos geomagnéticos sí se han datado de
Los resultados obtenidos con el carbono-L4 coincidieron forma absoluta en conjunción con la datación por el po-
muy bien con la información histórica» tasio-argón (descrito más adelante). La datación pa-
leomagnética ha fechado hallazgos de primates desde el
DATACIÓN POR TERMOLUMINISCENCIA. Cuan¬ Eoceno hasta el Mioceno» es decir, desde hace 55 crones
do se calientan� muchos minerales emiten luz (termoltuni- hasta hace 5 crones (1 cron - 1 millón de años),
nisveuáa)� induso antes de llegar a ponerse al rojo. Esta luz No sólo varia el campo magnético terrestre» sino que»
se produce al desprenderse» por la acción del calor, los la localización de los polos se mueve constantemente
electrones «exteriores» atrapados en la estructura crista¬ (aunque muy despacio) en el tiempo. Se ha determinado
lina. La datación por termoliiminiscencia se basa en el el desplazamiento del polo Norte para el pasado reciente»
principio de que si un objeto se calienta a alta tempera¬ y este conocimiento ha permitido a los arqueólogos da¬
tura» lo mismo que se cuece la arcilla con el calor para fa¬ tar algunas estructuras arqueológicas. Cuando se calien¬
bricar un recipiente» desprenderá todos los electrones tan a altas temperaturas los suelos, rocas o metales, se
atrapados previamente. Con el tiempo» el objeto conti¬ hcuan y sus moléculas se orientan en el sentido de los
nuará atrapando electrones procedentes de los elementos campos magnéticos de la Tierra. Cuando se enfrian las
radiactivos (potasio» torio, uranio) próximos a éL La can¬ moléculas mantienen su ahneación, creando una especie
tidad de termoluminiscencia emitida cuando se calienta el de flecha que señala hacia los polos magnéticos terres¬
objeto durante el test permite a los investigadores calcular tres. Si un arqueólogo encuentra un objeto de cerámica o
su edad» siempre y cuando se conozca el tipo de radiación metal» o induso algún demento en donde se calentaron
a la que se ha expuesto dicho objeta existente en sus proñ- tierra» rocas o metales hasta su punto de fusión y fueron
midades (por ejemplo» el suelo subyacente en donde se ha enfriados en d mismo sitio, d arqueólogo puede tomar
encontrado un recipiente de arcilla), una muestra de ese material y registrar cuidadosamente
La datación por termoluminiscencia se aplica a mues¬ su localización en términos dd campo magnético de la
tras antiguas de alferería» ladrillos» baldosas y terracota» Tierra en el día presente para poder medir entonces el
así como a otros objetos sometidos a altas temperaturas campo magnético dd objeto en d laboratorio. La dife¬
durante su elaboración. También es aplicable a pederna¬ rencia entre la dirección de los campos magnéticos te¬
les requemados» piedras de hogares» lava» objetos recu¬ rrestres y la obtenida en la muestra permite conocer
biertos de lava» meteoritos y cráteres de meteoritos, cuándo se fundió y enfrió d material.

DATACIÓN POR RESONANCIA DEL ESPÍN DEL DATACIÓN POR EL MÉTODO DEL POTASIO-
ELECTRÓN. La datación por resonancia d d del ARGÓN Y DATACIÓN POR ARGÓN-ARGÓN. H
dectrón es una técnica que» lo mismo que la datación por potasio-40 (�°1C) es una forma radiactiva del potasio que
termoluminiscencia» mide los electrones atrapados proce¬ se descompone en un tiempo establecido formando ar-
dentes de los materiales radiactivos periféricos, Pero en gón-40 (�Ar),La vida media dd � es una cantidad co¬
este caso es diferente» pues se basa en que los materiales nocida» así que se puede medir la edad dd material que
que se van a datar están expuestos a diferentes campos contiene potasio, comparando la cantidad de � con la
magnéticos, obteniéndose un espectro de las microondas cantidad de �Ar que contiene. La vida media del potasio
absorbidas por la muestra- Dado que no es preciso calen¬ radiactivo ('"'K) es muy larga: 1330 crones. Esto significa
tar la muestra en esta prueba» la resonancia del espin del que la datación potasio-argón (K-Ar) se puede usar
electrón es especialmente útil en muestras orgánicas como para datar muestras que van desde los 5.000 años hasta
huesos o conchas que se descomponen con el calor. los 3,000 millones de años,
Este método se usa para datar rocas con minerales ri¬
DATACIÓN PALEOMAGNÉTICA. Oiando se for¬ cos en potasio, pero no los fosiles de esas rocas. Las altas
maron las rocas de cualquier tipa adquirieron el antiguo temperaturas originadas en los fenómenos volcánicos
campo magnético de la Tierra, Cuando este conoci¬ pueden eliminar d argón contenido originalmente en
miento se relaciona con el hecho de que los campos las rocas. Por tanto» la cantidad de argón que se acumula
magnéticos de la Tierra han cambiado» alternando su po¬ tras la destrucción dd potasio radiactivo es directa¬
laridad muchas veces» se pueden utilizar los patrones ge- mente proporcional al tiempo transcurrido desde que
omagnéticos de las rocas para datarlos fósiles contenidos tuvo lugar la erupción volcánica. Este tipo de datación
en su interior. La datación paleontagnética fecha las ro¬ ha sido extremadamente útil en Africa Oriental, donde
cas en su patrón de secuencias paleomagnéticas. Estricta¬ se han producido frecuentes eventos volcánicos desde d
32 Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado

Temas de actualidad
¿Hay tendencias unilineales en la evolución cultural?

Eq los últimos años del siglo xiXj y en los años sesenta� por ejemplo� cuestión por medio de la investiga¬
eo los primeros días de la Arqueo¬ MarshaU Sahlins y Elman Service ción cultural cruzada» optando por
logía» los puntos de vista dominan¬ discutían dos tipos de procesos evo¬ comprobar si la complejidad cultu¬
tes de teóricos como Edward Tyior lucionistas: la evolución específica» ral se había incrementado en el
y Lewis Henry Morgan eran que la que se refiere a los cambios particu¬ tiempo. Para hacer esto necesitó
cultura generalmente se desarrolla lares de una sociedad en particular» una forma de medir la complejidad
o evoluciona de forma uniforme y y la evolución general. La evolución cultural y también a un grupo de
progresiva. Se pensaba que la mayo¬ general se refiere a la tendencia ge¬ culturas que fuera representativo de
ría de las sociedades pasaban por neral de pasar de las formas «más todas las culturas de la Tierra a lo
estados similares llegando a un ñnal abas» a las formas «más bajase» lo largo de un amplio espacio de
común. Los primeros evolucionis¬ que no significa que todas las socie¬ tiempo. Felizmente ambos indica¬
tas creían que tanto las culturas eu- dades tenían que pasar por las mis¬ dores existían ya que la medida de
ropeas> como las culturas derivadas mas etapas para conseguir los la complejidad cultural que usó íiie
de ellas eran los estados más altos estados «más altos». Ningún an¬ desarrollada por el antropólogo
de evolución, en tanto que otras tropólogo está particularmente en¬ George Peter Murdock para exami¬
culturas se encontraban en los nive¬ tusiasmado con la idea de la nar la complejidad cultural entre
les más bajos. La escuela del parti¬ evolución uniUneal (en una direc¬ culturas etnográficamente conoci¬
cularismo histórico» relacionada ción), quizá porque la idea está to¬ das. La medición se basa en 10 lec¬
con Franz Boas» rechazó la teoría de davía asociada con la superioridad tores diferentes de la cultura que
que existían leyes universales que europea de los primeros evolucio¬ incluyen su tecnología» sistema po¬
dirigían todas las culturas huma¬ nistas. Pero buscando en la larga lítico» densidad de población» etc.
nas, Por el contrario» el particula¬ historia de la Humanidad» vemos Peregrine simpÜficó este método
rismo histórico mantenía que las que algunas cosas parecen haber para hacedo más íádl de usar con
culturas se tenían que estudiar en el cambiado fevorablemente. Por las culturas arqueológicamente co¬
contexto de la sociedad en la que ejemplo» la población humana ha nocidas, limitándose a aplicarlo a
aparecían. Boas insistía en la necesi¬ crecido» tecnológicamente es más culturas del Viejo Mundo datadas
dad de recoger datos procedentes sofisticada y la mayoría de la gente en al menos 15.000 años y sacadas
de tantas sociedades como foera vive en sociedades estatales. ¿Se¬ del Outline ofArdioeohgkal Tradi-
posible» actividad que llegó a ser la guro que hay alguna tendencia uni- tíons. Después midió la compleji¬
parte central de toda la Antropo¬ lineal en la evolución cultural? dad cultural para estas culturas
logía, ¿Cómo se puede explicar esto? usando la información que había
£1 evolucionismo no desapare¬ El tercer autor (Peter Peregrine) obtenido en la Bícícíopídífl íie la
ció con los primeros evolucionistas de este libro de texto abordó esta Préihtoría,

Mioceno» que comenzó hace 24 millones de años. Si el mir que ambos elementos están distribuidos en todas
material que se va a datar no es rico en potasio o el área las muestras de rocas de un estrato en particular. Los
no ha experimentado fenómenos con altas temperatu¬ científicos solventaron este problema por medio del
ras, se precisan otros métodos para efectuar la datación método de datación �Ar-�Ar» basado en que después
absoluta. de medirla cantidad de �"Ar y usándose un reactor para
Uno de los problemas del método del K-Ar es que el convertir otro isótopo del argón» el �'Ar» en potasio» la
aimento de potasio y de argón se debe medir en dife¬ relación potasio-argón pueda ser medida de la misma
rentes muestras de rocas; los investigadores deben asu¬ muestra.
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 33

40 n

O 2.000 4.000 0.000 aOOO 10.00012.00014.00016.000


Féchas en añosliasta la actualidad

Haiadón entra c o m p t a j i d a d cuitural y t i a m p o .


la complejidad mltural se ha incrementado con el paso del úempo.

Peregrine encontró um ciara evi¬ a incrementarse con el tiempo» mente tienden a ser más complejas
dencia de que la complejidad cultu¬ siendo este incremento estadistica- en el tiempa Pero� ¿porqué? No po¬
ral se ha mcrementado de forma mente significativo (a menos que sea demos ofi�cer una respuesta» pero si
regular en los últimos 15.COO años. un fenómeno casual). Sin embargo» podemos asegurar que es una exce¬
La %ura aneja muestra gráficamente está daro que el incremento no es lente pregunta para que usted conti¬
esta tendencia. La escala horizontal universal: algunas culturas disminu¬ núe la lectura de este libro.
es la época de la cultura� comen¬ yen en el pasado� mientras otras au¬ Peter N, o/
zando en el dia de hoy a la izquierda mentan y también ocurre lo mismo
Ardtaeological Tktditiotis (New Haven, CT;
y yendo hacia el pasado conforme en el presente donde unas suben y HRAF, 2W1); Peter N, y Melvio
nos desplazamos hada la derecha. La otras bajan. TampcKio todas las cul¬ Embei, íííSn<í/PrífnVíqíy (New
linea vertical es la complejidad cultu¬ turas sufren cambios de la misma York; EGtlwer Acádemic/Plmuit� 2001);
Peier N, Petegiine, «Cross-Culturd Approa-
ral. Está daro que en la gráfica la li¬ forma si bien la gráfica sugiere que dies in Archaeolc�p, Annual Review ofAíi-
nea de la complejidad cultural tiende todas las culturas humanas general¬ tkrapdogy��Q C2001),

DATACIÓrí CON LAS SERIES DEL URANIO. La cáreas atrapan dicho elemento. El uranio comienza a des¬
descomposición de dos isótopos del uranio» y componerse en un porcentaje conocido» en otros ele¬
en otros isótopos (tales como el ���*Th) ha sido de gran mentos, principalmente torio-230» de tal modo que la
utilidad para datar yacimientos» particularmente de relación de estos isótopos de uranio con ios de torio for¬
Homo sapiens (humanos modernos), sobre todo en cue¬ mados a partir de ellos puede utilizarse para determinar
vas en las que se forman estructuras calcáreas como las el tiempo transcurrida El ratio torio-uranio es útil para
estalactitas. Como el agua que hay en las cuevas contiene datar yacimientos en cuevas con menos de 300.000 años,
generalmente uranio pero no torio» las formaciones cal¬ en las que no haya rocas volcánicas susceptibles de datar
34 Capítulo 2 Cómo descubrimos e l pasado

por el método del potasio-argón. Por este método se han Uno de los fines de la investigación arqueológica es
datado yacimientos de Hpmp sapktjs en cuevas de Eu¬ la descripción y reconstrucción de lo ocurrido en el pa¬
ropa sobre todo en Alemania� Hungría y Gales, Existen sado, Gran parte de lo que hacen los arqueólogos e in¬
wios tipos de datación por las series del uranio» depen¬ cluso de lo que pretendemos hacer en este libro entra
diendo de la vida media de los isótopos que se utilicen. dentro de este fin. Los arqueólogos intentan determi¬
nar cómo vive la gente en un lugar determinado» en
DATACIÓN POR LÍNEAS DE FISIÓN. Ésta es una época determinada» y cuándo y cómo cambiaron
otra forma de calcular la edad absoluta de los depósitos sus estilos de vida. Por supuesto que es también de in¬
de fósiles. Lo mismo que el método del K-Ar�este sistema terés conocer si las nuevas culturas que aparecen des¬
data los minerales contemporáneos de los depósitos en plazan a las previamente establecidas. La creación de la
donde se han encontrado fósiles. No obstante> se re¬ historia de las culturas y sus cambios en el tiempo se
quiere la concurrencia de un hecho principal: una alta denomina historia cultural. El primer fin de la arqueo-
temperatura� como pueda ser la de una erupción volcá- logia hasta los años cincuenta foe hacer historia de la
nica> si bien el tipo de muestras que pueden ser datadas cultura,
con él es muy variada: cristal� vidrio y otros muchos mi¬ Un segundo fin de la investigación arqueológica y uno
nerales ricos en uranio> incluida una variedad mayor que de los que ha llegado a ser primario a partir de los años
la que se puede datar con el método del K-Ar. Su margen cincuenta» es la comprobación de las teorías específicas y
va desde los 20 años hasta 5 billones de años. las hipótesis sobre la conducta y la evolución humanas.
¿Cómo funciona la datación por lineas de fisión? Éste En gran parte este cambio de enfoque se debe al aumento
quizá sea el método más sencillo de todos los aquí co¬ de nuestros conocimientos sobre el pasado: la historia
mentados. El fundamento es el recuento del número de cultural de muchas áreas se conoce ya muy bien. Pero
marcas originadas en la muestra durante la fisión -divi¬ este cambio se debe también a las transformaciones ex¬
sión explosiva- de los átomos de uranio al desintegrarse. perimentadas por la Antropología como un todo. Hasta
Los científicos saben que el el isótopo más común los anos cincuenta una escuela llamada partivularismQ
del uranioj se desintegra lentamente» desintegración que histórico dominaba la Antropología americana. Esta es¬
se produce en forma de fisión espontánea» y cada una de cuela sugería que la variación de las culturas humanas se
las fisiones producidas deja una línea o rastro en la mues¬ exphcaba mejor si se consideraba el desarrollo histórico
tra que se puede observar al microscopio después de tra¬ específico de las culturas particulares. Lo mismo que el
tar químicamente la muestra. Para saber la antigüedad de particularismo histórico» el fin de la historia cultural era
una muestra basta con contar los rastros» que indican la describir la evolución histórica,
proporción de uranio contenido en la muestra, Después de 1950 surgieron una serie de nuevas y des¬
Este método se utilizó en Africa Oriental para datar el tacadas aproximaciones a la Antropología» manteniendo
estrato I en el barranco de Olduvai en Tanzania» donde la mayoría de ellas la idea de que el medio ambiente y la
aparecieron restos de nuestros ancestros humanos. Este forma en que activamente lo utilizan los humanos con¬
método es capaz de confirmar el análisis previamente figura las culturas y explica» en gran parte» su varia-
efectuado con K-Ar» estimándose que las muestras anali¬ tñlidad. La Arqueología constituye una herramienta
zadas procedían de hace dos millones de anos. Dado que fundamental para los antropólogos al intentar conocer
tanto el método del K-Ar» como el de las líneas de fisión» cómo afectan los cambios en la utilización del medio
utilizan diferentes técnicas y en ambas puede haber dis¬ ambiente por los humanos a la variación de las culturas
tintas foentes de error» es efectivo utilizar ambos méto¬ humanas. Uno de los fondamentos de este enfoque sobre
dos contrastándolos entre sí. Cuando ambos métodos la hipótesis del uso del medio ambiente por los humanos
confirman sus resultados puede concluirse que propor- fue la investigación sobre los orígenes de la agricultura»
donan una evidencia muy fiable, que expondremos en el capítulo dedicado al inicio de la
producción de los alimentos y la vida sedentaria. Otro de
los orígenes fiie el del nacimiento de las ciudades y esta¬
El resultado de la investigación dos» que parece que cambian radicalmente el uso hu¬
arqueológica mano del medio ambiente. Dedicaremos un capítulo
aparte a este tema.
Cuando los arqueólogos y paleoantropólogos termi¬ Además de verificar hipótesis» la Arqueología tiene
nan un proyecto de investigación» ¿cuál es el resultado?� importante relación con la Antropología en su in¬
¿cuáles son los fines de la investigación arqueológica? tento de identificar y comprender las tendencias genera¬
Existen varias respuestas a estas preguntas, les y los patrones de la evolución biológica y cultural
� Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado 35

humana. Como vimos en el último capítulojla investiga-


dón transcultural también tiene €5tí fin, Pero no solo la Glosario de términos
Arqueología es capaz di mirar a través del tiempo y exa¬
minar directamente las tendencias evolucionistas sino Artefecto
que> como se explica en el apartado «¿Son unilineales las Características
tendencias en la evolución cultural?»» consideramos que Cerámica
la Arqueología es capaz de desvelar a largo plazo las ten¬ Conservación
dencias. En capítulos posteriores describiremos la evolu¬ Contexto
ción humana y sus culturas desde los orígenes. Como Datación por resonancia delspin del electrón
también veremoSj uno de los mayores empeños de la Pa- Datación mediante líneas de fisión
leoantropología es demostrar a largo plazo las tenden¬ Datación mediante carbono radioactivo o carbo¬
cias y patrones que nos ayuden a comprender cómo y no 14 (i�C)
por qué hemos llegado a estar donde estamos. En esta in- Datación �Ar-�Ar
vestigaciónj tanto la Arqueología como la Paleoantropo- Datación absoluta
logía caminan unidas para ayudara despejarla pregunta Datación paleomagnética
fundamental de la antropología: ¿qué significa ser hu¬ Datación relativa
mano? Datación por teimoluminiscencia
Datación por el Potasio-argón (K-Ar)
Ecofectos
Sumario Estratificado
Estructuras
1. Los arqueólogos y paleoantropólogos tienen cua¬ Fósiles
tro fuentes básicas de evidencia sobre el pasador artefec- Fósiles indicadores
tos> ecofectos> fósiles y estructuras, Historia cultural
2. Los yacimientos son localizaciones donde se ha Lítico
enterrado y preservado la evidencia del pasado. Se hacen Paleoantropólogo
descubrimientos� tanto por medio de la investigación pe¬ Tafbnomía
destre» como con la ayuda de sensores remotos» y los ar- Tipología
tefectosj ecofectosj fósiles y estructuras se recuperan del Trio F-U-N
yacimiento a través de las excavaciones- Vida media
3. La información sobre el pasado se obtiene anali¬ l&cimientos
zando las evidencias extraídas de los yacimientos. Se
puede conseguir mucha información analizando las for-
mas> tamaños y composición de los materiales arqueoló-
Cuestiones críticas
gicos> aunque los materiales mismos no constituyen el L ¿Por qué es tan importante el contexto en las ex¬
objeto principal de análisis. Lo que permite al arqueó¬ cavaciones arqueológicas?
logo o paleoantropólogo conseguir evidencias sobre el 2, ¿Qué tipo de información se puede extraer de una
pasado es el contexto en que se encuentran dichos arte-
fectosj ecofectosi fósiles y estructuras, punta de flecha de piedra?
3, ¿Qué fectores hay que tener en cuenta para esco¬
4. Un aspecto dave para situar el material arqueoló-
ger una técnica de datación?
�co en su contexto es poder datar con seguridad d ma¬
terial extraído. Para ello se usa una amplia gama de
técnicas de datación. Las técnicas de datación relativas Ejercicios de Internet
determinan la edad del material arqueológico en relación
con otros materiales de edad conocida> en tanto que las L Visite l]|:tp://archiiet.a$u.edu y explore una o más
técnicas de datación absoluta determinan la edad real de áreas relacionadas con los métodos arqueológicos. Es¬
los depósitos arqueológicos. criba un breve ensayo describiendo un método o técnica
5, La Arqueología permite desarrollar y verificar la nuevos que haya aprendido,
historia cultural y las hipótesis sobre los cambios cultu¬ 2, Aprenda sobre d muestreo arqueológico en
rales. Su principal fin es proporcionar evidencias sobre la http://archnet.asu.edu/archiiet/topicaiytheory/
evolución humana tanto biológicas como culturales� pre¬ sampling/sampling.html estudie las diferentes técnicas y
ocupación central de este libro, determine cuál proporciona mejores resultados.
36 Capítulo 2 Cómo descubrimos el pasado

3, Visití la web sobre datadón con carbono-H en tu mbra a explicar en $us trabajos cómo se lleva a cabo la in¬
http://www.cl4<latÍDg.cQiii. Lea sobre la historia del mé¬ vestigación técnica,
todo y la forma en que se recogen > preparan y analizan FagaNi B. /« thí Beginmnjí; An /níradifcíwn tt? Arc/uíe(?íc"�í 9.®
las muestras para el carbono-14, Resuma lo aprendido, ed. Nueva York: Longman, 1997- Una dásica introducción a
la investigación arqueol�ica.
4, Obtenga el test de seriación en liitp://emu-
aeiim.jnaiikato. msu&.ed Giebon* G, AtithrQpologk�ú ari}ia&?Íogy. Nueva York: Columbia
archeoIogy/datlDg/seriate.ht
mi y determine su potencial como arqueólogo. University Press, 19{í4. Quizá la mejor y más sencÜla intro¬
ducción a la arqueología janidi escrita,
Peregiune, P. JíesearíA- A Bri� Introduction. Up-
Lecturas sugeridas per Saddle River» NJ; Prentice HaH 5001. Una visión gene¬
ral sobre los objetivos� procediniientos y resultados de la
investigación arqueológica, escrita para un publico no espe¬
BahNj P. ÁTíha&íhgy: A Very SHort Introduction. Nueva York: cialiiado,
Oxford University Press, 1996. Exactamente lo que cl título PuREPí, B. H(íw Uf Dq ArchawUfgy íítí Wí�. GaineSville:
indica, una corta y Hen escrita introducción a la arqueo¬ University PresS of Plorida* 1996. Una introducción a las ex¬
logía. cavaciones arqueológicas y a los métodos de campo.
BinkjrDj L. /« of ihe Pü5í; Decoding the Archa&fhgkal RenfreWí C. y Bahn, P. Ar<íuje(?í(?j¡[)'; TTiííjries, and
Record, Nueva York: Tharües y Hudsorii 1953. Uno de lo$ Practica* Nhjeva York: Thamcs y Hudson, 1996. Una com-
nié$ influyentes arqueólogos contemporáneos que acos- piensiva y detallada visión sobre la arqueología-
Genética y evolución

CAROLI LíNN�tl Indice del capítulo


Eqpms Dt Sxi i Polatvi.
AifiriATRi R Mhíi. UoTAn, l�Borfíri. Upsal -
* La evolución de la Evolución
Lomj. MoNS�kT,. rOLOi.
ACA!>- U Ií A L . IÍOLMES-.. PUrtO.'ÜL. Jíi::;oL íklfEJt

-SYSTEMA Los principios de la selección


natural
NATURií Herencia
recna tria natur.e,
SECV>tDU>t Fuentes de variabilidad
CLASSl.S, ORDlNr.S,
G 1' N E ]í. A , t-1' 1 r 1 i; s �
Cí M El origen de las especies
C I U P J�CTR fí fR US. 771 Fr /:r K .VÍ7i S.
STNOÍi IMiS L , OCU\ �.
X Selección natural de los rasgos
OMl'S f. - / V>�'. ■'
_7 de comportamiento
r.DiTto RrronH.tTA,
Cirui Frivéit�if S;� iiit
I�OLMIAi.
1mp£n�J5 DikücXí LAUJtLíSTH SfVLVIÍ *
_�7ía_
38 Capítulo 3 Genética y evolución E3
OS astrónomos estiman quí ei univírso existí vida o «resplandor» primero a los humanos» pero que en
desde hace 15�000 millones de años� es decir� cada creación subsiguiente» parte de esa esencia se per¬
más o menos> desde hace unos pocos miles de día. Macrobio» resumiendo las ideas de Plotino» utilizó
millones. Para hacer esta historia algo más una imagen, que perduró durante siglos» la imagen de lo
comprensible�CailSagan diseñó un calendario que con- que se llamó «cadena de seres»: «La atenta observación
íentra esta cifra en un solo año� usando como escala 24 mostrará una conexión de partes» que descendería desde
días por cada UOOO millones de años y 1 segundo por el Dios Supremo hasta los últimos niveles» todos ellos re¬
cada 475 años, Sagan sitúa el «Big Bang» o comienzo del lacionados entre sí y sin una división, Y ésta es la cadena
universo el 1 de eneroj el origen de la Vía Láctea el 1 de de oro de Homero» que Dios» dice» dejó como herencia
mayo» el 9 de septiembre el origen de nuestro sistema so¬ del cielo a la tierra»,
lar y el 25 de septiembre el comienzo de la vida en la La creencia en la cadena de seres vino acompañada de
Tierra, A las 10�0 horas del día 31 de diciembre aparece la convicción de que una especie de plantas o de anima¬
el primer homínido. Para Sagan� la comprensión de la les no se podría extinguir. De hecho, todas las cosas esta¬
historia nos proporciona una vía manejable para compa¬ ban relacionadas unas con otras en una cadena» y todas
rar el corto tiempo de la existen cia humana con el tiempo ellas eran necesarias. Sobre todo si la noción de extinción
total de existencia del universo. Los homínidos» según Sa- espantaba a la gente que creía en Dios» ya que era im¬
ganj habrían aparecido hace solamente 90 minutos de un pensable que alguna de las creaciones de Dios pudiera
período de doce meses. En este libro estudiaremos lo que desaparecer.
ha ocurrido en las últimas pocas horas del año. La idea de la cadena de seres persistió alo largo de los
Hace de 55 a 65 crones� apareció el primer primate» es años» sin ser discutida exhaustivamente por los filósofos,
decir� el ancestro común de todos los monos y humanos científicos» poetas ni teól(?gos hasta el siglo xvtii. Aque¬
posteriores. Los primeros primates pueden haber vivido llos debates prepararon el terreno para la teoría evolu¬
o no en los árboles» pero tenían dedos flexibles con los cionista. Resulta paradójico que» aunque la cadena de
que podían agarrar las cosas. Más tarde, hace unos 35 cro- seres no dejara cabida para la evolución, la idea de que
neSj aparecieron los primeros Anthropoidea. Hace 15 existía un orden de cosas en la naturaleza alentara los es¬
crones, es decir» unos 20 millones de años después de la tudios de Historia Natural y a los de Anatomía compa¬
aparición de yAttrfirppoídes apareció probable¬ rada, que estimularon la aparición de la teoría de la
mente el primer antepasado del hombre con aspecto de evolución. La gente también estaba motivada por la
mono» y hace sólo 4 miñones de anos apareció el primer búsqueda de criaturas hasta entonces desconocidas. Es¬
homínido. Los humanos con aspecto moderno aparecie¬ tando así las cosas, nadie se sorprendió cuando los na¬
ron hace solamente unos 100-000 años. turalistas sugirieron que los seres humanos estaban
¿Cómo expondremos la evolución biológica y cultural relacionados con los monos, concepto perfectamente
de los seres humanos? Los detalles de la aparición de los compatible con la idea de la cadena de seres, ya que los
primates y la evolución de los humanos y sus culturas se monos estaban creados de forma más simple» con me¬
estudiarán en los capítulos siguientes.En este capítulo ve¬ nos perfección.
remos cómo se desarrolló la teoría moderna de la evolu¬ A principios del siglo xvm, un influyente científico» Ca-
ción y cómo se produjo este cambio a lo largo del tiempo. rolus Linnaeus (1707-1778), clasificó plantas y animales
en un systema «aíMrae, que situaba al hombre en el mismo
orden (primates) que a los monos. Linnaeus no sugirió
La evolución de la Evolación ninguna relación evolucionista entre el hombre y los mo¬
nos; sólo aceptó la creencia de que todas las especies fue¬
En Occidente» las ideas tradicionales sobre la natura¬ ron creadas por Dios y fijadas en la forma que tenían.
leza de las criaturas eran muy diferentes de la teoría de la Todas ellas tenían un ancestro común (rótíí Figura 3.1).
evolución de Charles Danvin» quien sugirió que las dis¬ Para otros» las especies no fueron definitivamente fija¬
tintas especies se desarrollaron, unas a partir de otras» das en su forma. Por ejemplo, de acuerdo con lean Bap-
durante un largo espacio de tiempo. En el siglo v a. C,� tiste Lamarck (1744-1B29), las características adquiridas
los grandes filósofos Platón y Aristóteles creían que ani¬ podrían heredarse y p>osteriormente las especies podrían
males y plantas formaban una continuidad simple y evolucionan Los individuos que a lo largo de su vida de¬
gradual que iba desde los de mayor a los de menor per- sarrollaban características que les ayudaban a sobrevivir
fecdón» estando» por supuesto» los humanos en lo más podrían transmitir dichas características a sus hijos, lo
alto de la escala. Posteriormente» los filósofos griegos que haría cambiar la estructura física de las especies. Por
añadieron la idea de que el creador había concedido la ejemplo, Lamarck explicaba el cuello largo de las jirafes
IA Capítulo 3 Genética y evolución 39

habrían dado lugar a situaciones como el diluvio de la his¬


toria de Noé y habrían exterminado todos los seres vivos
que vivían en la Tierra que� a partir de entonces� tuvo que
repoblarse con nuevas creaciones.
Los cambios en el pensamiento geológico continua¬
ron a lo largo del siglo xix. A comienzos del mismo» el
geólogo James Hutton (1726-17�7) se cuestionó la idea
del catastrofismo� aunque su trabajo fue ignorado. Lo
contrario ocurrió con Sir Charles Lyell (1797-1875) cu¬
yos volúmenes sobre Principios de Geología (1830-1833)»
basados en los primeros trabajos de Hutton> recibieron
una inmediata aceptación. Su concepto de «actualismo»
VA sostiene que la Tierra está continuamente construyén¬
dose y reconstruyéndose por fuerzas naturales que ope¬
ran en un vasto espacio de tiempo, Lyell discutió también
b formación de los estratos geológicos y la Paleontología
y utilizó diferentes feunas fosilizadas para definir distin¬
tas épocas geológicas. Los trabajos de Lyell fueron ávida¬

f
mente leídos por Charles Darwin antes y durante su

Figura 3.1.
La idea de q w áiimpanUs y huimnos descien¿ürt de un am-
cesíT-c ccmiin se sugUre por los pangcídos anatíírwaM, wrw es eJ
ai$o de fcí afitetrüají; Eíquektv del antebrazo de un chimpancé
(izquierda) y el de un hombre (deredia)�

como el resultado de que sucesivas generaciones de jira-


hs habrían tenido que estirar el cuello para alcanzar las
hojas de los árboles. Los estirados músculos y huesos del

■t
cuello fiaeron transmitidos de alguna manera al resto de
�rafes que no los tenían y todas ellas acabaron con esta es¬
tructura de cuello alargado. Pero como Lamarck y más
tarde otros científicos no pudieron aportar pruebas que

r
apoyaran la hipótesis de que las características adquiridas
se pueden transmitir por la herencia» esta exposición de la
evolución hoy día está generalmente desestimada,
En el siglo xix algunos pensadores comenzaron a acep¬
tar la evolución, en tanto que otros la refutaban por com¬
pleto. Por ejemplOí Georges Cuvier (1769-1832) mantenía
una firme oposición a la teoría evolucionista. La teoría del Charles Darwin (Fuente: Pintura de John Collier, 1883
catastrofismo de Cuvier sostenía que una rápida serie de <<Charlie Robert Darwin». 125,7 x 36,5 cm. Londres* Natio¬
catástrofes explicaría las grandes alteraciones de la Tierra nal Portrait Gallerv/1024. Bildarcliiv Preu$si$cher Kultur-
y el registro fósil. Estas catástrofes y trastornos» según éU be$itz. Foto: Jochen Rennmer).
40 Capítulo 3 Genética y evolución
E3
viaje en íl Beagie; ambos ciíntíficw maJituvieron documentada -la selección natural- a lo que había
correspondencia y llegaron a ser amigos, ocurrido. La sdecdon natural es el proceso principal que
Después de estudiar los cambios en plantas� animales incrementa la frecuencia de las características adaptativas
fósiles� y variedades de palomas domésticas y salvajes� a través del tiempo. La operación de la selección natural
Charles Darwia (1809-1882) rechazó la teoria deque cada conlleva tres condiciones o principios. El primero es la
especie fiae creada en un tiempo y con una forma f�a� ya variabilidad: cada especie está compuesta por una gran
que el resultado de sus investigaciones demostraba clara¬ variedad de individuos» algunos de los cuales están mejor
mente lo que él pensaba: la evolución de las especies por adaptados a su medio ambiente que los demás. La exis¬
medio del mecanismo de selección natural. Mientras Dar- tencia de la variedad es importante: sin ella, la selección
win estaba completando su libro con esta teoría, Lyell le en¬ natural no tiene nada sobre lo que actuar; sin variación,
vió un manuscrito de Alfted Russel Wallace (1823-1913)> un tipo de características podría no ser fevorable respecto
un naturalista que de forma independiente había llegado a de otro. El segundo principio de la selección natural es la
la misma conclusión de la evolución de las especies que la keredabílidad. Los hijos heredan los rasgos de sus padres»
descubierta por Darwin. En 1858 ambos presentaron jun¬ al menos en algún grado y en alguna forma. El tercer
tos la asombrosa teoría de la selección natural a sus colegas principio de la selección natural es el éxito reproductivo
en una sesión de la Sociedad Linneana de Londres* diferencial: cuanto mejor adaptados están los individuos,
En 1859, cuando Darwin publicó .0 Origen de ios Es¬ producen generalmente más descendencia a lo largo de
pecies por medio de ia Selección Naturah escribió: «Estoy generaciones que los peor adaptados. La fi�cuencia de los
completamente convencido de que las especies no son rasgos adaptativos se incrementa en las sucesivas genera-
inmutables; que aquellas pertenecientes a lo que se llama dones. Surge una nueva especie cuando los cambios de
el mismo género son descendientes lineales de alguna los rasgos o las barreras geográficas producen el aisla¬
otra y generalmente extinta especie, de igual forma que miento reproductivo de la población.
la reconocida variedad de cada una de las especies». Sus Cuando decimos que ciertos rasgos son adaptativos o
conclusiones disgustaron a aquellos que creían en el acto ventajosos» queremos decir que tienen mayor éxito re¬
de la creación, dando como resultado una agria contro¬ productivo en un ambiente concreto. La expresión «me¬
versia que todavía continúa. dio particular» es muy importante» ya que aunque las
Hasta 187U cuando su Origen del Hombre foe publi¬ especies puedan llegar a adaptarse en el tiempo a un am¬
cado� Darwin mantuvo categóricamente que el hombre biente concreto» no podemos decir que una especie
descendía de formas no humanas. Las consecuencias de adaptada a su medio es «mejor» que otras especies adap¬
esta teoría no se hicieron esperar, y la gente comenzó in¬ tadas a diferente medio. Por ejemplo» nos gustaría pensar
mediatamente a tomar partido. En junio de 1860j en la de nosotros que somos «mejores» que otros animales»
reunión anual de la Asociación Británica para el Avance de aunque los humanos están claramente menos adaptados
la Ciencia� el obispo Wilberforce vio una oportunidad para que los peces para vivir bajo el s�a, que los murciélagos
atacar al darwinismo; cuando estaba concluyendo su dis¬ para cazar insectos voladores o que los mapaches para vi¬
curso se enfirentó aThomas Huxley, uno de los principales vir en los basureros de los suburbios.
defensores de los darwinistas, al que le preguntó: «¿Fue a Aunque la teoría de la selección natural sugiere que los
través de su abuelo o de su abuela la reivindicada descen¬ rasgos con desventaja o peor adaptados generalmente
dencia de un mono?» Entonces, Huxley contestó: «SL„ la disminuirán su frecuencia o» incluso» desaparecerán even¬
cuestión es situarme preferiría teñera un miserable mono tual mente» no significa necesariamente que tales rasgos
por abuelo que a un hombre altamente dotado por la na¬ vayan a hacerlo; después de todo» las especies derivan de
turaleza y dueño de grandes medios e influencias y que formas primitivas que poseen ciertas estructuras. Esto
emplea esas fecultades e influencias para el mero placer de dgnifica que no todos los cambios son posibles y también
introducir el ridículo en una discusión cientíGcs� ante esto> que algunos caracteres están ligados a otros que pueden
afirmo decididamente mi preferencia por el mono». tener ventajas que superen a las desventajas. El atragan¬
tarse puede ser muy poco adaptativo para un animal»
aunque todos los vertebrados pueden atragantarse ya que
Los principios de la selección su sistema digestivo se cruza en la garganta con su sistema
natural respiratorio. Este rasgo es una herencia genética proba¬
blemente de la época en la que el sistema respiratorio se
Darwin no foe la primera persona que vio la creación desarroUó a partir de tejidos del sistema digestivo en al¬
de nuevas especies en términos evolucionistas, pero sí foe gún organismo ancestral, y, aparentemente» el problema
el primero que dio una explicación comprensible y bien de atr�ntarse no se ha corregido de forma evolutiva.
Capítulo 3 Genética y evolución 41

Cabe esperar que sucedan cambios en las especies capacitadas para sobrevivir y de�ron más descendientes
cuando se produzcan cambios en el medio ambiente que las jirafes de cuello corto, A causa de la herencia» este
o cuando una especie se desplaza a un hábitat diferente. rasgo del cuello largo persistió en sus descendientes» en
Con el cambio medioambientalj algunos caracteres lle¬ tanto que las jirafes de cuello corto al estar peor adapta¬
gan a adaptarse y las formas de las especies que poseen das foeron disminuyendo en número hasta desaparecer
los rasgos mejor adaptados llegarán a ser las más fe - por completo» siendo sustituidas por las de cuello largo.
cu entes» en tanto que las que no se adaptan continúan La población resultante de jirafes todavía tendría alguna
con una existencia más difícil o imposible en el medio variación en el tamaño del cuello» pero la ventaja del cue¬
ambiente modificadopudiendollegara extinguirse. llo largo acabaría superando a las otras jirafes.
Si tenemos en cuenta la forma en la que la teoría de la La selección natural no es aplicable a todas las varia¬
selección natural explicaría por qué las jira:&s tienen ciones en la frecuencia de los caracteres. En particular, no
el cuello largo» diriamos que» originalmente» el cuello de es aceptable en la frecuencia de los caracteres neutros»
las jirafes tendría una longitud variable» lo mismo que esto es» aquellos caracteres que no parece que otorguen
ocurre con las características físicas de una población. nii�na ventaja o desventaja a su portador. Los cambios
Durante un período de escasez de alimentos» las jirafes en la frecuencia de los caracteres neutros pueden ser re¬
que tenían el cuello más largo y que podían alcanzar con sultado» en gran parte» del azar que afecta a los genes en
mayor fecilidad las hojas de los árboles» estuvieron más las poblaciones aisladas» deriva genéticot o por endoga-
mia de la población, Jlujo genético. Discutiremos estos
procesos posteriormente,

EIEMPLOS de EVOLUCtóK OBSERVABLES

Como los procesos de evolución pueden dar lugar a


gradaciones imperceptibles durante generaciones» es ge¬
neralmente difídl observarlos de forma directa. No
obstante» como algunas formas de vida se reproducen rá¬
pidamente» se han podido observar algunos ejemplos de
selección natural en relativamente cortos espacios de
tiempo y en entornos cambiantes,
Por ejemplo» los científicos creen que han observado
la selección natural en acción en polillas inglesas. En
1850» una polilla casi negra apareció moteada por pri¬
mera vez en Manchester, cosa que era verdaderamente
inusual puesto que la mayoría de ellas están moteadas de
gris. Un siglo más tarde» el 95 por ciento de las polillas de
las áreas industriales de Inglaterra eran de color negro;
solamente en las áreas rurales permanecían moteadas de
gris. ¿Cómo se puede explicar esto? Parece que en las
áreas rurales» las polillas de color gris son difícilmente
distinguidas por las aves predadoras que las confonden
con los liqúenes que crecen en las cortezas de los árbo¬
les. Pero en áreas industriales» los liqúenes mueren por la
polución. Las polillas moteadas de gris» al principio bien
adaptadas para confundirse con el medio ambiente» se
hicieron perfectamente visibles y ficil presa de las aves
en las cortezas de los árboles cuando éstos perdieron los
El cuello largo de las jirafas está adaptado para comer
liqúenes. En contraste» las polillas negras» que previa¬
las hojas de los árboles altos. Cuando la connida esca-
mente estaban en desventaja al ser visibles en los troncos
sea� la longitud de su cuello les pernnite obtener más
alimento y reproducirse con mayor éxito que las jirafas más daros y no estaban bienadaptadas para sobrevivir de¬
con el cuello más corto; en este medio, la selección na¬ bido a su color, disminuyeron en número en tanto que au¬
tural favorecería a las jirafas con cuello más largo. mentaba el de las polillas moteadas, Pero posteriormente
42 Capítulo 3 Genética y evolución
E3
ei color oscuro se convirtió en una ventaja y se transfor¬ usó por primera vez para matar a los insectoSj a princi¬
maron en la variedad mejor adaptada� siendo las domi¬ pios de los años cuarenta� se describieron varias pobla¬
nantes. ciones de mosca común resistentes al insecticida. Al
¿Cómo podemos estar seguros de que fiie la selección principio el DDT acabó con gran cantidad de moscas»
natural el mecanismo del cambio� La pnieba más con¬ pero las pocas que sobrevivieron» se reprodujeron y sus
sistente procede de una serie de experimentos efectuados características de resistencia llegaron a hacerse comunes
por H. B. D. Kettlewell: dejó polillas marcadas delibera¬ entre las moscas. Para desesperación de los profesionales
damente tanto negras como grises en dos áreas de In¬ de medicina general» similar resistencia se desarrolla en
glaterra -una urbana y otra rural- y entonces colocó las bacterias» de manera que un antibiótico determinado
trampas luminosas para volver a capturarlas» La propor¬ puede perder su efectividad� después de un uso fre-
ción de los dos tipos de polillas recuperadas no reveló la cuente> por aparecer cepas bacterianas resistentes a él,
diferencia de supervivencia entre ambos tipos, Kettlwell Cepas que se harán más numerosas que las precedentes
encontró que las polillas recuperadas en el medio urbano ya que el antibiótico no las destruye. En Estados Unidos
industrial eran sobre todo las de color negroj en tanto actualmente existen unas pocas bacterias que son resis¬
que en el medio rural ocurría justo lo contrario� se recu¬ tentes a todos los antibióticos del mercado» hecho que
peraron sobre todo las polillas moteadas. La misma preocupa mucho a los médicos dinicos. Uno de los me¬
transformación -el cambio de color a otro más oscuro- dios de acabar con el problema sería dejar de utilizar an¬
ocurrió en otras setenta especies de polillas� igual que en tibióticos durante varios años; así la resistencia a éstos
un escarabajo y en un miriápodo. Pero esto no sólo ocu¬ puede que no se desarrollara o que lo hiciera lentamente,
rrió en Inglaterra� sino también en otros países en los que La teoría de la selección natural responde a muchas
había áreas intensamente contaminadas� como la cuenca preguntas» aunque también origina otra cuestión que
del Ruhr en Alemania y en el área de Pittsburg� en Esta¬ tanto Darwin como otros eludieron. La aparición de un
dos Unidos. Sobre todo en esta última� las medidas anti¬
contaminación tomadas desde hace cuarenta años
habían sido la causa» aparentem ente» de que el número
de polillas negras mermara otra vez.
El tipo de selección natural demostrado en las polillas
se denomina sdeoióii dire<jdonal porque un rasgo par¬
ticular parece estar positivamente favorecido con el cam¬
bio ocurrido en una gran proporción de casos hacia una
adaptación fevorable. Pero también puede haber una se¬
lección normalizante. En este tipo de selección el pro¬
medio no cambia� aunque la selección natural modiñca
los extremos. Un ejemplo de este tipo de selección es el
peso al nacer de los bebés: tanto los de muy bajo peso
como los de muy elevado peso están en desventaja y es¬
tarían en contra de la selección. Tanto la selección direc-
donal como la normalizante asumen la selección natural
una a fevor y otra en contra de los genes� pero existe una
tercera posibilidad: la selección equilibrada. La «lección
�uilibradase produce cuando una combinación hetew- Lo8 cambios ocurridos en la población de polillas en di¬
dgóti�a (variada) de akhs (genes) se fevorece positiva¬ ferentes áreas de Inglaterra muestra la selección natural
mente incluso aunque una combinación homocigótica
en acción. Antes de la industrialización, los troncos de los
(los genes de los pares son los mismos) no sea fevorecida. árboles eran de color claro y predominaban las polillas
En el capítulo sobre variabilidad humana trataremos un de color más claro (en las áreas rurales actualmente� con
rasgo que aparentemente se relaciona con la selección poca o ninguna contaminación industriad s e demuestra
equilibrada-la anemia de células felciformes- que se en¬ que la selección natural en áreas no contaminadas toda¬
cuentra en personas con antepasados del oeste de África� vía favorece a las polillas de color claro). Pero con la con¬
taminación industrial y el oscurecimiento de las cortezas
entre otras poblaciones,
de los troncos� las polillas de color claro son más visibles
Otro ejemplo observado� y bien conocido� de selec¬ a los depredadores. Entonces� las polillas de color oscuro
ción natural es la resistencia adquirida por la mosca co¬ han incrementado rápidamente su número en el nuevo
mún a los insecticidas del tipo DDT. Cuando el DDT se medio ambiente industrial.
C a p í t u l o 3 Gené tica y e vo l u c i ó n 43

rasgo beneficioso puede fevorecer la supervivencia de un cogió para su reproducción parejas de plantas que se di¬
organismoj pero ¿qué ocurre cuando ese organismo re¬ ferenciaban sólo en un único carácter� de forma que» por
produce esta nueva variación al aparearse con otros ejemplo» cruzó las plantas más altas con las más bajas» las
miembros que no la poseen? ¿No desaparecerá eventual- amarillas con las verdes» etc,
mente el nuevo rasgo adaptativo si la nueva generación Cuando el polen de una planta de guisantes amarillos se
se aparea con individuos que carecen de él? Darwin sabia cruzaba con otra de guisantes verdes» Meinlel observó un
que los nuevos caracteres se transmitían por la herencia» curioso fenómeno: todos los guisantes de la primera gene-
pero no tenía ningún método para conocer el modo en radón eran amarillos» lo que le llevó a pensar que el carác¬
que se heredan los caracteres»Fue GregorMendel�el pio¬ ter verde había desaparecido� pero cuando las semillas de
nero de los estudios científicos de genética� quien encon¬ esta generación se cruzaron entre ellas» aparecieron guisan¬
tró tal método� aunque sus estudios no llegaron a ser tes amarillos y verdes en una proporción de tres amarillos
ampliamente conocidos hasta 1900, por uno verde (véase Figura 3,2), Mendel pensó» razona¬
blemente» que el carácter verde no se había perdido ni alte¬
rado» lo que ocurría era que el carácter amarillo era
Herencia simplemente dominante y el verde era recesivo. Mendel

Los EXPERIMENTOS DE GREGOR MENDEL

Mendel (1822-18&4)j un monje y botánico aficionado Generación de bs padres


que vivió en lo que es ahora la República Checa» recogió
varias especies de plantas de guisantes y realizó detalla¬
das observaciones sobre sus descendientes, A este fin, es- yyX

Primera generación

y yX y y

Segunda generación

yyyyyy

SAmarilkis 1 Verde

Figura 3.2.
Otando Mendel criBíS um phnta que tenía dcí para
guisantes amariüos (YY) con otra planta que f-enífl ¿lafjrmispíjríj
(yy)t «ídfl jfxíÍMHte em amariUo
aunque portaba un gen para d aimrUlo y otro gen para d verde
(Yy). guiantes fueron amarillos porque dgeti armnUo cta íJ
Cru:�nJo esta primem generación aparecieron tres
Gregor Mendel. píantízs por cada planta verde
44 Capítulo 3 Genética y evolución
E3

Temas de actualidad
¿Es la evolución lenta y sostenida o rápida y repentina?

La teoría evolucionista de Dar- encuentren diferentes condiciones áreas próximas. En resumen, El¬
win sugirió qu« las nuevas especies climáticas o se desplacen a un dredge y Gould creen que la suce¬
emergen gradualmente en el tiem¬ nievo nicho ecológico. Este aisla¬ sión de especies, implica un cambio
po. Por medio del proceso de se¬ miento ecológico produciría» even- procedente del exterior más que un
lección natural� la frecuencia de tualmente� el desarrollo de un cambio gradual en el tiempo.
los rasgos cambiaría lentamente aislamiento reproductivo y con ello La evolución puede producirse o
jy eventualmente> aparecería una la aparición de una nueva especie, no según un modelo puntual del
nieva especie. Aunque Darwin no Este punto de vista gradual de la equilibrio, pero la mayoría de los
explicó por qué se produce el pro¬ evolución cambió en 1972 con NÜes evolucionistas actuales coinciden
ceso (sólo trató los cambios produ¬ Eldredge yStephen lay Gould quie¬ en que el cambio podría ser relati¬
cidos gradualmente en el tiempo) nes refirieron su modelo de evolu¬ vamente rápido, Recientes investi¬
¿no podrían las poblaciones des¬ ción al «equilibrio puntual» por el gaciones sugieren que algunos
cendientes retener su capacidad de que asumen que la selección natural cambios climáticos relativamente
intercambio y continuar pertene¬ es el mecanismo primario del cam¬ rápidos en la historia de la Tierra
ciendo a las mismas especies? bio evoludonario» aunque conside¬ son los causantes de extinciones
En la década de los años treinta y ran la marcha de la evolución de masivas de especies y femilias de es¬
cuarenta» Theodosiu5 Dobzhanskyj forma completamente diferente� pecies, así como del incremento ex¬
lulian Huxleyj Ernst Mayr� George Bajo su punto de vista> las nuevas ponencial en el número de nuevas
Simpson y otros científicos que re¬ especies surgen rápidamente pero femilias,Por ejemplo» existen consi¬
cibieron el apelativo de la «nueva una vez que aparece una nueva es¬ derables pruebas de que un meteo¬
áíntesis>� sumaron a la teoría evolu¬ pecie» sus caracteres tienden a cam¬ rito colisionó con la Tierra a finales
cionista los conocimientos sobre la biar muy poco en largos períodos del período Cretácico, hace alrede¬
herencia a partir de la Genética. La de tiempo. Así» en contraste con la dor de 65 miñones de años. Luis
mutación y la recombinación de ge¬ «nueva síntesis», Eldredge y Gould Alvarez y sus colegas sostienen que
nes eran las que producían la varia¬ ¡ñensan que no es común para las gran cantidad del polvo originado
ción genética. El motor de los especies del planeta cambiar gra¬ por esta colisión contra la Tierra
cambios fue la adaptación al medio dualmente a especies descendientes. pasó a la atmósfera y la Tierra du¬
ambiente a través de la selección Muchas especies nacen más o me¬ rante meses, o incluso más tiempo»
natural: la frecuencia genética de nos abruptamente, tienen períodos quedó sumida en una gran oscuri¬
una población presumiblemente de tiempo durante los cuales apenas dad, Actualmente, otros investiga¬
cambia de íbrma lenta sus rasgos cambian y se extinguen. Como dores creen que el impacto del
adaptativos (por la existencia de ge¬ ejemplo, Eldredge y Gould citan la meteorito pudo desencadenar un
nes o mutaciones) mientras que los historia de los trilobites de Nortea¬ gran aumento de la actividad volcá¬
rasgos incrementados en prevalen- mérica y de los caracoles de tierra nica, incluso en el lado opuesto del
da o mal adaptados disminuyen. de las Bermudas; en ambos casos mundo» que redujo mucho la radia¬
Para que se produzca una especia- parece como si las diferentes espe¬ ción solar sobre la superficie terres¬
ción (desarrollo y divergencia de cies no hubieran cambiado durante tre, No sólo desaparecieron los
nuevas especies)» la síntesis mo¬ un largo período de tiempo -millo¬ dinosaurios hace alrededor de 65
derna sostiene que se necesita que nes de anos para algunos casos- crones» sino también muchos ani¬
las subpoblaciones permanezcan aunque ciertas especies parecen ha¬ males marinos y plantas. Después»
aisladas por barreras geográficas o ber sido su�tuidas rápidamente la Tierra contempló la proliferación
que las diferentes subpoblaciones por otras parecidas procedentes de de gran cantidad de animales» tales
� Capítulo 3 Genética y evolución 45

Raprasentación gráfica efe cambio avokitivo gradual y da cambio avotu�o puntuaS

como peces» lagartos� aves y mamí- aparecieron y aquellos que sobrevi¬ brio puntual (no hay reemplazo de
kiQSy adraiás de árboles con flores, vieron tendían a tener los picos más lo ocurrido en el exterior), pero sí
Como veremos en el capítulo sobre largos y mayores que los que murie¬ sugieren que el cambio evoludo-
la evolución de los primates (perte¬ ron, ¿Por qué eran los picos mayo¬ nista podría ser mucho más rápido
necientes a nuestro mismo orden res? Ambas especies de pinzones se de lo que Darwin imaginaba.
biológico)� se cree que estw anima¬ alimentan de semillasi pero las pe¬ Continúan las discusiones sobre
les surgieron en esa época. queñas semillas producidas por las si la evoludón es lenta y sostenida o
Peter Grant» estudió reciente¬ hierbas son escasas durante una se¬ rápida y repentina» pero muchos es¬
mente a los pinzones de las Islas Ga- quía; durante estos períodos las se¬ tudiosos» induido Gould» creen que
lápagos> islas que parcialmente millas de las plantas más altas son no es necesario enfrentar un mo¬
inspiraron a Darwin su teoría. Pero» más abundantes. De esta forma» pa¬ delo contra el otro� ya que ambos
a diferencia de éste� Grant tuvo la rece que la selección natural bajo pueden ser correctos en casos dife¬
oportunidad de ver la selección na¬ condiciones de sequía fevorece la rentes, De cualquier manera» se ne¬
tural en directo» un proceso sorpren¬ aparición de pinzones con mayores cesitan muchas más investigadones
dentemente rápida £1 punto central picos ya que éstos son más útiles sobre las secuencias evolucionistas»
de su proyecto fiae colocar bandas para romper las vainas de las semi¬ que nos ayuden a evaluar los mode¬
coloreadas individuales a cada pá- llas más grandes. los teóricos en concurrencia.
jaro> lo que permitía su identifica¬ Si no fiiera por el hecho de que
ción a distancia. En la mitad del aparecen años húmedos» que fevore- Fuentes: lan 4(f�e{)ai]thropO''
proyecto» en 1977� cuando la mitad cen a los pinzones menores» entre los ]{)gy and Evolutioüáry Theory», en Peter N,
de los pájaros ya tenía sus bandas» años de sequía» veríamos la rápida Peregrine, Caiol R. Ember y Melvin Embec,
Physical Origimi Rm-
tuvo lugar una grave sequía y de las evolución de nuevas espedes de pin¬ dit�sin Me�túd atidPmctice (UpperSáddle
dos especies de pinzones de una de zones» considerando que sólo 20 pe¬ Riwii KJ: Prentice Hall, 20D3); Charla Devi-
las islas» el pinzón cactus y el pinzón ríodos de sequía serían sufidentes Ilers y Chdiae, Ewlutiútí- An EwhHng
medio» solamente pudo sobrevivir el para que aparedera una nueva espe¬ Theory (New Yorki Sprin�-Verlag, 1993);
de de pinzones- Los pinzones de Petei" R- Grent, «Netur?! Selectíoii $nd
pinzón cactus» aunque no sus crías. win's Finche�� ScientificAmericatif October
Durante los siguientes 18 meses» el Darwin (y de Grant) realmente rw? 1991, �2-37; JaoathñH Weine� Bífiit o/ tile
85 por dentó de los pinzones des¬ proporcionan un ejemplo del equili¬ i'ÍHCÍi (Nueva York: 1994).
46 C a pítulo 3 G e n é t i c a y evolución
13

"íí S "«»• H »
verde recesivo puede aparecer en generaciones sucesivas-
Pero Mendel no sabía nada de la composición de los genes
o del proceso que los transmite de padres a hijos. Han sido
I t � 4 » necesarios muchos años de invest�ción científica para

il s; II :s is
« T
u
■ * I* 11 II
recuperar la información perdida.
Los genes de los organismos superiores (sin incluir
por tanto las bacterias, ni las plantas primitivas como las
algas verdeazuladas) están localizados en los cuerpos lla¬
tt éft l-íti At mados cromosomas que están en el núcleo de cada una
li 14 U II T? i» de las células del organismo. Los cromosomas� lo mismo
que los genes, generalmente aparecen formando pares.
?- Rft -"t "ijí, Cada alelo para un determinado carácter está siempre en
\n » ji n * t
la misma posición de su cromosoma correspondiente,
E$te cariotipo mue$tra 23 par� de cromo$onna$ proc� Por ejemplo, los dos genes que determinan el color de los
dentes de un hombre normal. Aprecíese el pequeño cro- gMisantes de Mendel están opuestos cada uno respecto
mo&omaX en la parte inferiora la derecha, que es el que del otro en un par de cromosomas.
hace que el individuo sea varón.
MITOSIS V MEEOSIS. Todas las células del orga¬
observó los mismos resultados con otros caracteres� así los nismo de cada planta o animal portan pares de cromo¬
más altos dominaban a los más bajosj los de piel lisa do¬ somas en un ntímero propio para cada especie. Los seres
minaban a los de piel rugosa» etc. En cada cruce la relación humanos tienen 23 pares, con un total� por tanto, de 46
3 a 1 aparecía siempre en la segunda generación, Pero la cromosomas» cada uno de los cuales tiene una gran can¬
autofertilización produjo resultados diferentes de forma tidad de genes. Cada nueva célula del cuerpo recibe este
que los guisantes verdes siempre producían guisantes ver¬ número de cromosomas durante la reproducción celular
des y las plantas cortas daban siempre plantas de ese tipo. o mitosis, al igual que cada par de cromosomas se du¬
Mendel concluyó tras analizar sus resultados que al¬ plica a sí mismo.
gunas plantas amarillas eran puras (homocigóticas) para
este carácter� mientras que otras poseían un fector verde CD-ROM Simulación 11�
(eran plantas heterocigóticas). Esto es, aunque dos plan¬
tas puedan tener guisantes amarillos� una de ellas puede
tener descendencia con guisantes verdes: en tal caso, la
Pero ¿qué ocurre cuando un espermatozoide y un
estructura genética� el genotipo� difiere de su apariencia
óvulo se unen para originar un nuevo organismo? ¿Qué
observable o fenotipo.
es lo que evita que el niño reciba el doble de cromoso¬
mas característicos de su especie: 23 pares del esperma¬
Los GENES: PORTADORES DE LOS CARACTERES tozoide y 23 pares del óvulo? El proceso por el que se
HEREDÍTARIOS forman las células reproductivas» la meiosis, asegurará
que esto no ocurra (vóaíe Hgura 33 ). Cada célula re¬
Las unidades de la herencia de Mendel eran lo que productiva contiene la mitad del número de cromoso¬
ahora llamamos genes. £l observó que estas unidades apa¬ mas típico de cada especie. Solamente un miembro de
recían en pares por cada caráaer y que cada descendiente cada par de cromosomas aparece en el óvulo o en el es¬
heredaba una de esas unidades del par de cada progenitor. permatozoide por lo que, en la fertilización� el embrión
Cada miembro de un par de genes, se llama alelo. Si los humano recibe 23 cromosomas por reparado de su pa¬
dos genes o alelos son iguales para un carácter determi¬ dre y otros tantos de su madre, que suman un total de 23
nado, el organismo es homocigótico para ese carácter; si pares.
los dos genes para ese carácter son diferentes, el organismo
es heteioclgdtlco para dicho carácter. Una planta de gui¬ ADN. Como hemos dicho» los genes están localiza¬
santes que tiene un par de genes para el color amarillo es dos en los cromosomas. Cada gen lleva» en su estructura
homocigótica para é l Una planta amarilla con un gen do¬ química» un grupo de instrucciones codificadas. A partir
minante para el color amarillo y otro gen recesivo para el de esta información codificada contenida en los genes, la
colorverde, aunque sea fenotipicamente amarilla, tierie un célula desarrolla el resto de sus estructuras físicas y de su
genotipo heterodgótlco. Como demostró Mendel� el gen maquinaria química. Parece que en la mayoría de los
Capítulo 3 Genética y evolución 47

cada rama puede formar u n a plantilla para u n a nueva


rama de bases complementarias. Debido a que d ADN
BACH nudear a» fofma y repica
\ fnsliUfiftoi�e-lueHiroufriad (1), almacena la informadón requerida para formar las célu¬
■XTTdMa p$j«41�111419304.
las de u n organismo� ha sido llamado d «lenguaje de la
vida»; como George y Muriel Beadle dijeron:

� código dd ADN ha revd�do 1� posesión un


ki�uaj� mudK» rtiá$ viejo que d d� los jeroglífitosi un len¬
Loa pane ds crofrmoin� sft aln»afK guaje tan antiguo aymo la vida misma� un ler�uaje que es el
pjfide-dans un ou;9-. mis vivo de todos dios, induso, aunque» las letras sean invisi¬
bles Y sus palabras est¿n proñindamente enterradas en las
KJas de nuestros cuerptxs».
LM paisad» crotroaamaf s&aaparaii �Jandoe
� oáluiaflt�aA,cada una.df ts lua on un ikiicQ grupo
44-eKiina££tfr«d4fi-lflAeáUa$delMpaAH � Una vez comprendido que los genes estaban formados
II de ADN, se efectuaron esfuerzos concertados para estu¬
diar secuencias y localizadones dd ADN en cromosomas
de diferentes organismos. Se coordinó un proyecto cono¬
V
cido como d «Proyecto Genoma Humano» para ensam¬
I I ■I I ij<ii�i*ifci*iiyiii ui�paiw
' {ei)poAicií&ndadoapafaa blar un mapa genético completo de los seres humanos. En
> V � c¿Uafl cada u t t d6 stofl
I iinilliiiii<ii il il II b'in
y una
i M
QOR la iritad dai lu knm
btaldfl-crqmquotnflg
� ' cfeíaseAuadcifticMpaAM (7)

Figura 3.3. Meio�s

organismos vivos� la heren cía está controlada por la m isma


sustancia quíraicaí d ADN (ácido descedrribonudeico);
una gran cantidad de investigaciones se ha dirigido a la
comprensión del ADN� cuál es su estructural cómo se du¬
plica en la reproducción y cómo organiza o da instnjcdo-
nes para la formación de un oigaimmo completa

Azúcar
thaaainBuMa �
CD-ROM Simulación ii*3

Una de las claves más importantes para comprender


el desarrollo humano y genético es la estructura y fun¬
d ón dd ADN.En 1953i d biólogo americano lames Wat-
son y la bióloga molecular británica Frands Crick
propusieron que la molécula de ADN era una cadena
larga y doble, como una doble hélice (vécfse Figura 3,4).
la información genética se almacena en las secuencias li¬ Figura 3.4.
neales de las bases; las diferentes especies tienen distintas La Tnplécüh ¿íe ADN�tú wn�tituida pof dp$ rarna� e�pirakí
secuencias y cada individuo es ligeramente diferente a los de a2;úcar-fo5fato. l4ts ramas se unen entre sipor medio deía$ ba¬
demás. Obsérvese que en la molécula de ADN cada base ses nitrogenadasadenitia (A)t guanina (G), timitia (T) y citosina
siempre tiene opuesta otra base que también es siempre (C), Cuando ¡a moUcuía deADN se reproduce� se separanías Ew-
la misma; siempre emparejadas adenina con timina, ses 7 t? «/JÍraJ se desenroUa. Gida rama íJngíHfll sirví
como un moUe a h hrgo del cual se forma una nueva cadena
como lo están dtosina y guanina. La importancia de este
compUmentaria. Fuente: De The l�nguage of Heredity by Paul
patrón es que las dos ramas llevan la misma informa- Bcrg and Maxine Singer. Reproducido con permiso deUniversity
dón� de manera que cuando la doble hélice se separa, Sdenoe Books, 55D Gate Five Road, Sausalito, CA 94965.
48 Capítulo 3 Genética y evolución
13

julio dd año 2000 se completó ú mapa inicial� Aon que


queda mucho trabajo por realizar» éste es un esfuerzo sig¬
nificativo y ciertamente es el comienzo de la comprensión
de cómo fixnciona el código genético.

CD-ROM Simulación 11-4

ARN MENSAfERO. H ADN almacei� la informa¬


ción para construir células» pero no influye directamente
en la formación de células. Un tipo de ácido ribonucleico
(ARN)j el ARN mensajero (inARN)� es copiado a partir
de una porción del ADN para salir luego del núdeo ce¬
lular y participar directamente en la formación de las
proteínas. Las proteínas desempeñan tantas fonciones
que se las puede considerar como responsables de la ma¬
yoría de las características de un organismo. Actúan
como catalizadores para sintetizar ADN yARN�así como
en casi todas las actividades celulares; también contribu¬
yen en muchos elementos estructurales que determinan Figura 3.5.
k forma y el movimiento de las células. El ARN mensa¬
Transtación y &nt»sis proteica
jero se parece al ADN en que tiene una secuencia lineal
de bases unidas a un grupo azúcar-fbsfeto> aunque es li¬ � mASN (opuií�o ADbJentilar $e por ittt rihosorna
geramente diferente bajo el punto de vista químico. Una que capta íÍ íjmrntíííciífo ccn d ARN
de las diferencias es que el ARN mensajero posee la base fíAJÍNJ a una cadem de aminoácidos (denominada
cadena de polipéptidoí porque hs aminoácidos «ííín
uracilo en vez de la timina. El ARN mensajero también
por enlaces pept0icos). La cadena que posee mtís de 100 aminoá¬
tiene un grupo azúcar-fbsfeto diferente y es de ramas cidos íí Jifífífíí proteína.
sencillas» no dobles como el ADN. El ARN mensajero se
forma cuando una molécula doble de ADN gira y se des¬
dobla formando una plantilla para el mARN, Después se ñbosomas toda la información necesaria para construir
copia una sección del ADN» el mARN se separa del ADN las proteínas que forman las estructuras dd organismo y
y deja el núdeoj mientras la doble hélice del ADN se dirige los procesos vitales,
vuelve a reestructurar,

SÍNTESIS PROTEICA. Una vez que el mARN


abandona al ADN» viaja a través dd núdeo cdular y pe¬ CD-ROM Simulación \\*B
netra en el citoplasma de la célula donde se une a unas
estructuras cdulares llamadas ribosoinas»que usan la in¬
formación transportada por d mARN para febricar pro¬
teínas� Lo que hacen los ribosomas> fundamentalmentej Fuentes de variabilidad
es «leer» las bases químicas que lleva d mARN que son
las que informan al ribosoma de los aminoácidos especí¬
La sdección natural únicamente se produce cuando
ficos que hay que unir para formar una proteína (vécise
varían los individuos de una población. Existen dos
figura 3,5), Por ejemplo» la secuencia del mARN» ade-
fuentes genéticas de variabilidad: recombinación gené¬
nina» adenina» guanina (AAG)» le dice al ribosoma que
tica y mutación,
coloque d aminoácido lisina en esa localización» mien¬
tras que la secuencia: adenina» adenina» citosina (AAC) le
pide d aminoácido histidina. También existen comandos Recombinacíón GENÉTÍCA
dd mARN que le dicen al ribosoma cuándo empezar y
cuándo terminar la síntesis de una proteína. Por lo tanto» La distribución de caracteres de los padres a los hi¬
d código del ADN copiado en d ARN proporciona a los jos varía de una cría a otra. Los hermanos y hermanas no
Capítulo 3 Genética y evolución 49

son exaítamente seniejantesj ni siquiera los hijos se pare¬ Así, tras la meiosis, óvulo y espermatozoide no reci¬
cen en un 50 por ciento al padre y en el otro 50 por ben una mezda aleatoria de los cromosomas paternos y
dentó a la madre. Esta variación se produce porque maternos en su integridad� porque a causa del fenómeno
cuando se forma un espermatozoide o un óvuloj cada del también se reciben cromosomas en los
par de cromosomas se recibe al azar. Entonces cada cé¬ que alguna sección puede haber sido reemplazada,
lula reproductiva lleva un surtido aleatorio de cromoso¬
mas con sus respectivos genes. En la fertilización� tanto el
óvulo como el espermatozoide que se unen son diferen¬
tes del resto de óvulos de la madre y también del resto de CD-ROM Simulación 11-6
espermatozoides del padre. De esta forma sólo se consi¬
gue un hijo diferente en cada mezcla de cromosomas de
ambos progenitores. Una causa de este azar es la segre¬ Los caracteres presentes en cada organismo no son
gación aleatoria o sorteo� de los cromosomas durante la simplemente el resultado de combinaciones de genes re¬
meiosis. Concebiblemente� un individuo podria conse¬ cesivos y dominantes> tal como Mendel había sostenido.
guir cualquiera de las posibles mezclas de los cromoso¬ En los seres humanos la mayoría de los caracteres están
mas paternos y maternos. Otra causa de la combinación influenciados por la actividad de muchos genes; así� el
al azar de los cromosomas es el m?íím�-ííverjO intercam¬ color de la pid> por ejemplo> es resultado de varias ca¬
bio de secciones de los cromosomas entre un cromo¬ racterísticas heredadas. Una pigmentación morena re¬
soma y otro (Figura 3.6), sulta de la presencia de un pigmento denominado
melanirta y el grado de pigmentación de la piel depende
enormemente de la cantidad de melanina presente y de
Par on?mosGma$ homólogos cómo se distribuya debajo de la piel, Otro fector es la
sangre que fluye por los vasos sanguíneos localizados en
la hipodermis. Los seres humanos portan al menos cinco
genes diferentes para la febricación de la melanina y mu¬
chos otros genes para los otros componentes del color de
la piel. De hecho> casi todos los caracteres físicos de los
seres humanos son el resultado de la acción concertada
de muchos genes. Otros caracteres están ligados al sexo;
asíi el cromosoma X, que con la presencia o la ausencia
de un cromosoma Y determina el sexo, puede se reí por¬
Durante la separadón la tador del gen de la hemofilia o el gen del daltonismo,
porte final de los Punto de cruce O oross-over
Ambas características dependen del sexo del organismo.
en el puntü La recombinación genética produce variedad, que es
de cruce lo esencial para la acción de la selección natural. Sin em¬
bargo, en el fondo, la principal foente de variabilidad es
la mutación, porque es la que reabastece el suministro de
variabilidad, el cual está constantemente reduciéndose
por la eliminación selectiva de las variantes menos ven¬
tajosas, La mutación produce también variedad en los
oiganismos de reproducción asexual.

Mutación

Una mutación es un cambio en la secuencia del


ADN, cambio que produce un gen alterado. La mayoría
Figura 3.6- de las mutaciones se cree que son debidas a la desigual
Far de cromosomas homólogos proporción de bases químicas que componen el ADN. Lo
Ibmado d? Bo3�Alniqui$tí BiobgkulAtiÚiTopolpgy, mismo que un mecanógrafo puede cometer errores al
Copyright © 1997. Reproducido con permiso de Pearson Edu- copiar un manuscrito, de igual forma el ADN al repli¬
caticn, Inc., Upper Saddle Kíver, NJ 0745ít.cev carse ocasiona cambios en su código, resultando de
50 Capítulo 3 Genética y evolución
E3

Temas de actualidad
¿DeBemos temer a la Ingeniería Genética?

Se sabe tanto de genética mole¬ plo. una especie de tomates que se cierto tipo de alteraciones? ¿Tene¬
cular que actualmente es posible al¬ pueda embarcar cuando está ma¬ mos razones para temer algo así?
terar genes individuales e incUiso duro sin que se estropee). También Es importante recordar que aun¬
organismos en su totalidad de for¬ están trabajando en la forma de in¬ que la alteración del ADN por téc¬
mas muy precisas. Esta revolución troducir células alteradas en el or¬ nicas recombinantes es nueva» la
se produjo rápidamente después de ganismo para reparar defectos ingeniería genética no lo es. Los se¬
que se identificara por primera vez genéticos. Dado que actualmente se res humanos hemos alterado ge¬
la estructura del ADN en 1953 por conocen alrededor de 4,000 altera¬ néticamente plantas y animales
lames Watson y Fiancis Crick. Los ciones humanas causadas por de¬ durante miles de anos» si bien� ge¬
caracteres genéticos particulares fectos en unos cuantos genes> neralmente» no lo hemos llamado
podrían estar ligados a secuencias teóricamente» estas enfermedades ingeniería genética sino domes¬
particulares de mensajes del ADN. podrán ser resueltas algún día por ticación o cría. Con seguridad» el
En los años setenta el desarrollo de la ingeniería genética. Cuanto más mecanismo de ingeniería genética
técnicas recombinantes del ADN sepamos de la precisa localización tradicional (cría selectiva) es dife¬
permitió a los investigadores en¬ de los genes y de las secuencias del rente del ajuste de ADNj aunque el
samblar trozos de ADN de un orga¬ ADN que llevan información parti- efecto es también la alteración
nismo en el ADN de otro individuo cular� mucha más ingeniería gené¬ genética. Para conseguir mejores
en una ubicación precisa. Los tica podremos hacer. � hay quien animales domésticos» los seres hu¬
investigadores aprendieron a hacer imagina que la terapia genética cu¬ manos somos capaces de producir
copias poniendo estos filamentos rará eventuahnente varios tipos de razas de perros» caballos» ganado
«recombinados» de ADN en or¬ cáncer y las enfermedades car¬ vacuno» variedades de cereales y
ganismos huéspedes tales como díacas. de judías y de todos los demás ani¬
bacterias> que se reproducen por ¿Puede haber riesgos asociados a males y plantas de los que pueda
clonación. Las aplicaciones de estas tales intervenciones? Algunos te¬ depender nuestra alimentación. To¬
técnicas son potencialmente enor¬ men que la ingeniería de recombi¬ dos ellos son a menudo muy dife¬
mes y las compañías de biotec¬ nación del ADN pueda tener rentes de sus progenitores salvajes.
nología ya están trabajando en consecuencias desastrosas. ¿Podría Los humanos también hemos do¬
ingeniería genética para elaborar elaborarse una peligrosa cepa de mesticado microorganismos, Un
medicinas (tales como insulina y bacterias o virus en el laboratorio? ejemplo, que se remonta a hace
una vacuna contra la hepatitis B) y ¿Podría producirse algún tipo de miles de años» es la levadura usada
para cultivar plantas y productos Frankenstein? ¿Podría algún go¬ para febricar la cerveza y para hacer
animales más adecuados (por ejem¬ bierno felto de escrúpulos provocar pani otro ejemplo más reciente es

semejante error� una mutación. Unas mutaciones tienen Es muy difícil estimar las proporciones de las muta¬
consecuencias más drásticas que otras. Así suponiendo el ciones que pueden ser perjudiciales» neutras o benefi¬
error en una base de la cadena de ADNj el efecto depende ciosas» y no hay duda de que algunas de ellas pueden
de qué parte del ADN controla» por lo que puede ser mí- tener consecuencias letales. Valoramos los relativos
rnmo si el resultado afecta poco al organismo, Pero, por méritos o desventajas de un gen mutante solamente en
d contrario» si el cambio se produce en un lugar en el que términos del medio físico» cultural o genético de ese
el ADN regula la producción de muchas proteínas» el gen. Por ejemplo» la galactosemia está causada por un
efecto sobre el organismo puede ser muy serio. gpn recesivo mutante y generalmente causa retraso y
Jt Capítulo 3 Genética y evolución 51

un particular moho utilizado para puede pasar en la naturaleza de un bacterias para la guerra? Posible¬
elaborar la penioliiia» También las organismo a otro, tal alteración ge¬ mente sí, pero las técnicas recombi-
vacunas vivas son virus deliberada¬ nética natural no es peligrosa para nantes de ADN no son el problema,
mente atenuados� como por ejem- el ser humano, Después de todo, la felta de esta
plo> la vacuna contra la polio> que la gente debería asustarse más tecnología no ha evitado los geno-
tan ampliamente se ha usado para porque un microbio peligroso cidios> limpiezas raciales� esteriliza¬
prevenir la enfermedad, pueda salir accidentalmente de un ción Y violaciones. La ausencia de
Asi es que ¿qué es lo que nos dice laboratorio y multiplicarse de for¬ tecnología recombinante no ha evi¬
nuestro pasado sobre los riesgos de ma incontrolable, Pero como ya tado tampoco el uso de las armas
la ingeniería genética? En general� el hemos dicho, cada microbio o biolí�cas (tales como las mantas
pasado sugiere que ningún daño se¬ nueva íbrma genética es incapaz de infectadas de viruela que se entre¬
rio es atribuible a la domesticación. ser tan peligrosa como sus parien¬ garon a los nativos americanos en el
De hecho» los animales domésticos tes salvajes. Si una bacteria se li¬ siglo xix) o la �bricación y uso de
son los que están en peores condi¬ bera, por error, no está entrando los gases venenosos en la Primera
ciones cuando son reinsertados en un ambiente artificial vacío Guerra Mundial, que se han se¬
entre sus parientes salvajes. Gene¬ como una placa petri estéril; su en¬ guido elaborando. No es la tecnolo¬
ralmente necesitan ayuda del hom¬ torno natural está tan lleno de gía ni la felta de ella lo que expÜca el
bre para comen refugiarse de los bacterias (la mayoría de ellas bene¬ mal: son otras cosas. Si deseamos
elementos y cuidar de sus propias ficiosas para los humanos), como reducir el riesgo de la violencia hu¬
crías, ¿Por qué tendría que ser dife¬ los organismos a los que ataca la mana, debemos comprender por
rente la ingeniería genética si tiene, propia bacteria. En resumen� no es qué se produce. Más investigación
básicamente, los mismos usos que fecil producir microbios pató¬ puede ayudarnos a sentirnos más
la cría selectiva?; los seres humanos genos. seguros,
buscan organismos, grandes, pe¬ Dicha improbabilidad de hacer
queños o microscópicos para usar¬ organismos destructivos no signi¬ AUán M, Cáfflpbell, �(Microbes;
los en su provecho. Las pruebas fica que los seres humanos no Th� Laboi�tory th? B�rmrd D.
existentes indican que los organis¬ deban defenderse de ella,y así nues¬ Davi$, «The Issues; pTO($p�$ Peí'
mos alterados genéticamente satis- tras agencias y el gobierno certi¬ y Comtnent$;
The Sáentific Chapters��, y Henry T, MiUer,
&cen las necesidades humanas, sin fican los nuevos productos con HRegulatiouv, todos en Bemard D. Devis,
que ello suponga una amenaza, directrices e instrucciones para pro¬ ed„ The Genetic
puesto que la supervivencia de los cedimientos de prueba y prospectos Prospícts flHíí AíWíí JVíWpííqHj fBdti-
mismos seria improbable sin la con advertencias. Un producto re- moiei Johas HopkLíis Umveisity Press,
asistencia humana. Ni que decir combinante de ADN nuevo ha de 1991), pp, 23-44, 1-�, 239-2�5, 19�-211;
�ul Bei� y Mandile Dealing 'wiíA
tiene que no hay que obviar la nece¬ aprobarse antes de ser usado. Genes: Latiguage úJHeredity (Mü] Val-
sidad de evaluar los riesgos. Y tam¬ ¿Pueden las personas usar la tec¬ ley, CA: Univensity Science Booksr 1992),
bién es cierto que aunque el ADN nología para crear superhombres o pp, 221-44,

ceguera, pero se puede prevenir con restricciones en la normalidad pueden reproducir y transmitir uno de
dieta si se comienza a edad temprana. De esta forma la los genes recesivos a sus hijos. Sin la intervención
intervención de la cultura humana contrarresta al gen cultural� la selección natural prevendría tal reproduc¬
mutante y permite al individuo llevar una vida normal. ción, Generalmente la selección natural actúa fijando
Como vemos, algunos fectores culturales pueden mo¬ solamente aquellas mutaciones que ayudan a sobre¬
dificar los efectos de la selección natural ayudando a vivir,
perpetuar un gen mutante nocivo. Las personas con Aunque la mayoría de las mutaciones pueden no ser
galactosemia que están imposibilitadas para vivir con adaptativas, aquéllas, que sí lo son» se multipÜcarán en
52 Capítulo 3 Genética y evolución
13

una población� relativaniente deprima» por la sdección tal entre Asia y Norteamérica), quizá no pudiera regre¬
natural. Como ha engerido Theodosius Dobzhansky: sar cuando subió el nivel del mar. Esto puede explicar
por qué los nativos americanos tienen mayor propor-
las mutaciones consistentemente útiles son como buscar dón de individuos con grupo sanguíneo O que otras po¬
en un pajar dañino. Una �uja es niuy difícil de en¬ blaciones (los primeros emigrantes pudieron haber
contrar en un pajar� induSo, aunque uno pu«la estar se¬ tenido» por casuaÜdad» un predominio de individuos
guro de que está allí. Pero si la aguja es valiosa, el esfuerzo con grupo sar�íneo 0),
de buscarla se facilita pegándole fuego al pajar y buscar El aislamiento también puede deberse a razones so¬
luego la aguja entre las ceniias. El papel del fuego en esta ciales, Una secta del grupo rehgioso Dunkers emigró
parábola es el que juega la selección natural en la evolución
desde Alemania a Estados Unidos poco después de 1700,
biol�ca.
El hecho de que el 50 por ciento de las femilias origina¬
La polilla negra que se estudió en Mandiester en les sólo se mezclara con los de su grupo� es probable¬
IS�O probablemente fue resultado de una mutación. Si mente la explicación de que algunos de sus genes
los troncos de los árboles hubieran mantenido su color difieran de los que se encuentran tanto entre los alema¬
daro, las polillas o sus crias probablemente hubieran nes como entre la población general de Estados Unidos,
muertOj pero con el crecimiento de la industrialización
los troncos de los árboles se oscurecieron y un carácter Flu[o GENÉT[C0
que hasta entonces estaba mal adaptado al medio� se
convirtió en bien adaptado,
El flujo genético es el proceso mediante el cual los ge¬
La recombinadón y mutación genéticas son el origen
de nuevas variadonesj pero los biólogos evolucionistas nes pasan de una generación a otra a través del empare¬
han encontrado otros dos procesos que son importantes jamiento y la reproducción, Al contrario que los demás
para distribuiraquellas variaciones a través de las pobla¬ procesos de selección natural y de deriva genética� que
ciones: la deriva genética y el flujo genético, generalmente incrementan las diferencias entre pobla¬
ciones en los diferentes medios, el flujo genético tiende
a trabajar en direcdón contraria -<educieudv las dife¬
Deriva génetíca rencias- entre las poblaciones. Dos pobladones en tér¬
minos opuestos de una región pueden tener diferentes
H término deriva genética se refiere a varios proce¬ frecuencias de un gen en particular» pero la pobladón si¬
sos que se producen al azar y que afectan a las frecuen¬ tuada entre ambas tiene una frecuencia intermedia de¬
cias genéticas en poblaciones pequeñas y relativamente bido al flujo genético entre ellas. La variadón en la
aisladas. La deriva genética también es conocida como frecuencia de genes del extremo de una región al de otra
Efecto a partir del genetista Sewall Wright» que región se llama d i n a l Por ejemplo, en Europa, hay un
fue el primero que prestó atención al fenómeno. A tra¬ dinal en la distribudón del grupo sariguineo B, cuya fre¬
vés del tiempo y en una pequeña población» la deriva cuencia disminuye gradualmente desde el Este hacia el
genética puede producirse en un gen neutro o casi Oeste.
neutro hadéndose más o menos frecuente sólo por La mayoría de las características genéticamente de¬
azan terminadas de los humanos tiene variadones graduales
Una variedad de deriva genética� llamada efecto de o variadones de frecuencia dinal cuando uno se des¬
jiindctdoresy se produce cuando un pequeño grupo� deri¬ plaza desde un área hasta otra. Las regiones vecinas tie¬
vado recientemente de una pobladón mayor» migra a un nen mayor frecuencia de genes similares que las regiones
lugar relativamente aislado. Entonces� si un gen particu¬ ampliamente separadas,aunque estos dinalesno coind-
lar está ausente» también porcasuaÜdad» en el grupo que den siempre, lo que hace que d concepto de «raza»
emigra» los descendientes asimismo carecerán de este cuando se aplica a los humanos no sea muy útil para
gen» asumiendo que el grupo ha permanecido aislado, comprender las variaciones biológicas. Comentaremos
Similarmente» si todos los miembros del grupo migrato- esto con más detalle en el capítulo dedicado a las varia¬
rio> sólo por azar» portan un particular gen» sus descen¬ bilidad humana,
dientes también estarán predispuestos a compartir El flujo genético puede producirse tanto entre pobla¬
dicho gen. El aislamiento se puede produdr por razones ciones distantes como próximas. Los grandes movi¬
físicas» como cuando un grupo se desplaza a un lugar mientos de poblaciones para comerciar, invadir o
previamente deshabitado y ya no regresa. La pobladón asentarse pueden producir un flujo genético, aunque no
que cruzó el estrecho de Bering (puente intercontinen¬ siempre ocurra,
Jt Capítulo 3 Genética y evolución 53

atención. Las aproximaciones a la misma, denomina¬


/jr�El origen de las especies das Sociobiología y Ecología dd comportamlentoi
consisten en aplicarlos principios evolutivos al compor¬
Uno de los aspectos más discutidos de la teoría de tamiento de los animales. La Ecología del comporta¬
Darwin es su propuesta de que una especie podria trans¬ miento trata de la forma en que todos los tipos de
formarse en otra a lo largo del tiempo. Una especie es conducta se relacionan con el medio ambiente, en tanto
una población formada por individuos capaces de entre¬ que la Sociobiología trata particularmente sobre la orga¬
cruzarse y de producir una descendencia fértil y viable. nización y el comportamiento social- Está asumido que
En generaljos individuos de una especie no pueden apa¬ las conductas típicas de una especie son adaptativas y
rearse con éxito con miembros de especies diferentes, han evolucionado por selección natural. Por ejemplo,
porque en ese apareamiento los óvulos no podrían fe¬ ¿qué es lo que hace que especies relacionadas tengan di¬
cundarse o> en caso de que lo fueran, el embrión no seria ferente comportamiento social aunque ambas deriven
viable. En caso de que nacieran descendientes, pronto de una especie ancestral común?
morirían o serian infértiles, Pero ¿cómo podría aparearse Comparación del león con otros felinos. Aunque los
una especie con otra? Y ¿cuál es la explicación para esta miembros de la &milia de los felinos son normalmente
diferenciación? ¿Cómo puede hacer un grupo de orga- criaturas solitarias, los leones viven en grupos sociales
nismosj que es incompatible con otro grupo que posee el llamados manadas. ¿Por qué? George SchaUer ha suge¬
mismo ancestro común, para crear una especie total¬ rido que el grupo social del león puede haber evolucio¬
mente diferente? nado primariamente, porque un grupo cazador tiene
La especiación o el desarrollo de nuevas especies más éxito para cobrar grandes mamíferos en terrenos
puede ocurrir en unos subgrupos de una especie cuando abiertos. También ha observado que, no sólo a más leo¬
se encuentran en un medio ambiente radicalmente dife¬ nes más probabilidades de éxito en la caza que si se trata
rente; de este modo, las dos poblaciones pueden experi¬ de leones solitarios, sino que varios leones tienen más
mentar cambios genéticos suficientes como para impedir probabilidades de cazar presas grandes y peligrosas
tener descendencia. Hay numerosos feaores que evitan como las jira�. Además, también las crías tienen más
el intercambio de los genes: así� dos especies que vivan en posibilidades de sobrevivir cuando viven en grupos de
la misma área pueden aparearse en diferentes épocas del adultos que cuando se crían solas con su madre. Por
año, lo mismo que su conducta -el cortejo ritual- du¬ tanto, el comportamiento social del león puede haber
rante el apareamiento puede ser distinta. Las diferencias evolucionado primariamente porque le proporciona
en las estructuras corporales de los parientes próximos ventajas selectivas en el entorno abierto en que vive,
pueden suponer una barrera para el apareamiento, aun¬ Es muy importante recordar que la selección natural
que quizá son más habituales las barreras geográficas, opera sobre características concretas ojhnotípo de un in¬
Una diferenciación de especies puede ocurrir ya que dividuo, En el ejemplo de las polillas, su color es parte
el proceso evolutivo no es reversible; de este modo las del fenotipo y está sujeto a la selección natural. La
relevas especies no pueden aparearse con otras espedes
relacionadas con la población de sus antecesores. Por
ejemplo, los humanos y los gorilas tienen los mismos
ancestros lejanos� pero sus vías evolutivas han sido di¬
vergentes de forma irreversible.

Selección natural de los rasgos


de comportamiento
Hasta ahora hemos tratado la forma en que la sefec-
dón natural puede actuar para cambiar los caracteres fí¬
sicos de una población, tales como el color de las polillas La manada de leones que vive en cannpo abierto tiene
o la longitud del cuello de las jirafes, pero la selección más posibilidades de éxito para cazar grandes animales
natural también puede operar sobre las características que los leones solitarios. Esi� conducta social puede ha¬
de la conducta de una población. A pesar de que esta ber evolucionado porque les proporciona ventajas se¬
idea no es nueva� es cierto que no ha recibido mucha lectivas en este entorno.
54 Capítulo 3 Genética y evolución
13

costumbres de una sociedad pueden ser más o menos


adaptativas porque la conducta cultural también tiene
consecuencias reproductivas, No es sólo una conducta
x" individual sino que puede tener consecuencias repro¬
ductivas, Entonces» ¿la selección natural opera también
en la evolución de la cultura? La mayoría de los biólogos
creen que no y dicen que existen diferencias sustanciales
entre la evolución biológica y la cultural, ¿Cómo pode¬
mos comparar la evolución biológica con la cultural?
Para contestara esta cuestión debemos recordar que la
operación de la selección natural requiere tres condicio¬
El puma vivQ en un medio boscoso y caza individual¬ nes» como ya sabemosr variación� herencia o mecanis¬
mente. Aquí podemos observar a un ejemplar que ha ca¬ mos que dupliquen los caracteres en los descendientes» y
zado un ciervo al oe$te de Montana. reproducción diferencial debida a las diferencias heredi¬
tarias, ¿Se pueden apHcar estos tres requisitos al com¬
portamiento cultural?
conducta ís también una característica expresa. Si se En la evolución biológica» la variabilidad procede de
caza en grupo -una característica de comportamiento- la recombinación genética y de la mutación. En la evo¬
se obtiene más alimento� entonces los individuos cazan lución cultural� procede de la combinación de las con¬
en grupo para que les vaya mejor, Pero también hemos ductas aprendidas y de la invención. Las culturas no
de recordar que la selección natural requiere que los ca¬ están cerradas ni reproductivamente aisladas» como lo
racteres sean hereditarios. ¿Se puede aplicar el concepto están las especies. Unas especies no pueden pedir pres¬
de heredabilidad a la conducta aprendida» y no a la con¬ tados los caracteres genéticos de otras especies» aunque
ducta transmitida genéticamente? Y» lo que es más con- unas culturas sí pueden apropiarse de nuevas cosas y
trovertido» si el concepto de heredabilidad puede incluir conductas procedentes de otras culturas. Así» la cos¬
el aprendizaje� ¿puede asimismo incluir el aprendizaje tumbre de cultivar maíz, que se ha extendido desde el
cultural? Nuevo Mundo hacia otras áreas» es un ejemplo de este
las antiguas teorías de la Sociobiología y la Ecología fenómeno. Como para los requerimientos de la heren-
del comportamiento parecen hacer hincapié en los com¬ da» aunque los caracteres aprendidos obviamente no
ponentes genéticos de la conducta. Por ejemplo» Edward pasan a la descencencia por medios puramente genéti¬
Q Wilson� en su libro Sociobwlogía'i la definió como «el cos» los padres que presentan caracteres adaptativos de
estudio sistemático de las causas biológicas de la con¬ la conducta están más inclinados a «reproducir» esos
ducta», Pero Bobbi Low añade que aunque el término caracteres en sus hijos» que los pueden aprender de ellos
biología se pueda haber interpretado como «genéticos» la por imitación o por la enseñanza paterna. Los niños y
mayoría de los biólogos comprenden que las caracterís¬ los adultos también pueden copiar caracteres adaptati¬
ticas expresas u observables son el resultado de los genes vos que vean en otras gentes» fuera de sus femilias, Ei-
y del medio ambiente» así como de b historia vital» ac¬ nalmente» para las ex:igencias de la reproducción
tuando todas conjuntamente. La conducta es producto diferencial» no es lo más importante si el carácter en
de estos tres elementos y> si decimos que alguna con¬ cuestión es genético» aprendido» o ambas cosas a la vez,
ducta es heredada» queremos decir que el comporta¬ Como dijo Henry Nissen» «la incompetencia de la con¬
miento de un niño está más orientado a simular la ducta lleva a la extinción con tanta seguridad como lo
conducta de sus padres que la de otros. El aprendizaje a puedan hacer las desproporciones morfológicas o la de¬
partir délos padres podría ser una parte importante del ficiencia de un órgano vital. La conducta está sometida
porqué los hijos son como los padres. Si el hijo se parece ala selección tanto como la resistencia corporal a la en¬
más a los padres que a los demás» entonces el parecido es fermedad»,
hereditario» aunque sea totalmente aprendido de los pa¬ Muchos teóricos están de acuerdo con la idea de apli¬
dres, car la teoría de la selección natural a la evolución cultu¬
La aproximación sociobiológica ha levantado consi¬ ral, pero otros prefieren usar diferente terminología
derables controversias en Antropología» probablemente cuando tratan de caracteres que no dependen de la
por su aparente én;�is en los genes» como determinan¬ transmisión puramente genética de una generación a la
tes de la conducta humanaj más que en la experiencia y águiente» por ejemplo» Robert Boyd y Peter Richerson
en el aprendizaje. Los antropólogos aducen que las dicen que la conducta humana se relaciona con la
Jt Capítulo 3 Genética y evolución 55

«herencia dualw. Ellos distinguen la transmisión cultu- tiene alrededor de 15.000 millones de años y los seres hu¬
ial> por aprendizaje e imitación� de la transmisión gené¬ manos actuales alrededor de 100,000 anos.
tica» pero destacan la importancia de comprender 2. Las ideas sobre la evolución tardaron bastante
ambaSj así como la interacción entre ellas. tiempo en aceptarse debido a que estaban en contradic¬
WUliam Durham trata también por separado la ción con la visión bíblica; se consideraba que las especies
transmisión culturalj usando el término (Ameme» (anᬠhabían sido concebidas con una forma definitiva por el
logo al término�ífw) parala unidad de transmisión cul¬ creador. Pero en el siglo xviii y comienzos del xix» d au¬
tural. Dirige su atención a la interacción entre genes mento de las evidencias sugirió que la evolución era una
y culturaj llamando a esa interacción «coevolución» y teoría viable. En geología» d concepto de actualismo su¬
ofrece ejemplos de cómo la evolución genética y la girió que la Tierra estaba constantemente sujeta a cons¬
evolución cultural pueden llegar a cambiar una a otra> trucciones y reconstrucciones por las fuerzas naturales»
cómo una puede mejorar a otra e induso cómo una que actuaban a lo largo de grandes espacios de tiempo.
puede oponerse a otra, Durante este período» un número de pensadores em¬
AsU en los seres human os> la evolución biológica y la pezó a tratar la evolución y la forma en que pudo pro¬
cultural puede que no sean dos procesos separados, ducirse.
Como comentaremos» algunas de las características bio¬ 3. Challes Darwin y Alfred Wallace propusieron el
lógicas más importantes de los seres humanos -tales mecanismo de la sdección natural para justificar la evo¬
como sus relativamente grandes cerebros- pueden ha¬ lución de las especies. Los principios básicos de la teoría
ber sido favorecidas por la evolución natural porque sus de la sdección natural son: 1) cada especie está com¬
antepasados fabricaron herramientas» una característica puesta de una gran variedad de individuos» algunos de
cultural. Contrariamente» la característica cultural de la los cuales están mejor adaptados a su medio ambiente
educación formal e informal puede haber sido favore¬ que otros; 2) los descendientes heredan los caracteres de
cida por la selección natural porque los humanos tienen sus padres» al menos en algún grado y en alguna forma;
un largo período de inmadurez» una característica bio¬ y 3) cuanto mejor adaptado está un individuo» general¬
lógica. mente» tiene mayor descendencia por generación que los
Mientras que la especie humana siga existiendo y el peor adaptados; la firoiencia de los caracteres adaptati-
medio ambiente social y cultural continúe cambiando� vos se incrementa en generaciones sucesivas. De esta
existen razones para pensar que continuará producién¬ manera la sdección natural acaba incrementando la pro¬
dose la selección natural de las características biológi¬ porción de los individuos que tienen caracteres favo-
cas y culturales. Sin embargo� como los seres humanos rabks,
aprenden cada vez más de la estruaura genética» serán 4, Tanto los trabajos de Mendel» como los de poste¬
capaces de curar las enfermedades causadas genética¬ riores investigadores en genética y nuestra comprensión
mente e� incluso» de alterar los procesos evolutivos. de la estructura y función del ADN y mAKN» nos ayudan
Hoy día» los investigadores de esta especialidad son ca¬ a comprender d mecanismo biológico por d que los ca¬
paces de diagnosticar los defectos genéticos en los fetos racteres pueden transmitirse de una generación a la si¬
en desarrollo» y los padres pueden y deben decidir si guiente.
continuar o acabar con el embarazo. En breve» los in¬ 5. La selección natural depende de la variación den¬
genieros genéticos probablemente lograrán que se pue¬ tro de una población. Las cuatro fuentes de la variabili¬
dan diagnosticar los defectos» e induso» tratar de dad biológica son: recombinación genética» mutación»
«perfeccionarí> d código genético de un feto en desa¬ deriva genética y flujo genético.
rrollo. Si el hombre debe o no y hasta qué punto alte¬ 6. La espedadón» o desarrollo de especies nuevas» se
rar los genes será» sin duda» un tema de debate puede producir si un subgrupo permanece separado de
continuo» pero todas las decisiones sobre este tema otro subgrupo. Para adaptarse a los medios diferentes»
afectarán al curso de la evolución humana tanto bioló- estas subpoblaciones pueden experimentar bastantes
�ca comoculturalmente. cambios genéticos o dejar de tener descendencia entre
ellas» aunque se reestablezca el contacto. Se cree que una
vez que se produce la diferenciación entre las espedes» se
Sumario da un fenómeno irreversible.
7. La selecdón natural también puede operar sobre
1, Si estudiamos la historia del universo en término d comportamiento característico de la pobladón.Los es¬
de 12 meses» la historia de los primeros homínidos sería tudios denominados Sodobiología y Ecología del com¬
tan sólo de alrededor de una hora y media. El universo portamiento tratan de la aplicación de los prindpios
56 Capítulo 3 Genética y evolución
13

evolucionistas ala conducta de los animales.Existen mu-


dias discusiones sobre d grado en que la teoría de la se¬ Ejercicios de Internet
lección natural se puede aplicar a la conducta humana�
particularmente a la conducta cultural� existiendo cada L Explore los Institutos de la Evolución y de las
vez más acuerdo en el hecho de que la evolución cultural Ciencias Naturales (ENSI), en la página web:
y la biológica en los seres humanos puedan influirse mu¬ http;//www.iiidiana.edu7-eiisiweb y siga algunas de las
tuamente, lecciones sobre la evolución.
2, Visite la página de EvcjÍwííííít (Internatioml Jour-
ml of Orgartíc Evolutiort) en hnp://lwlJa.asu.ed.u7
10 Glosario de términos evolution. Busque en la tabla de contenidos y recoja la
tñbliografla de al menos Í5 artículos relacionados con la
ADN evolución humana.
Alelo 3» Visite las salas de exhibición sobre la evolución
ARN mensajero (mAKN) en el Museo de Paleontología en http:/ywww,ucmp.
Clinal berkeley.ediiyhistory/evoliitioii.htinl, y escriba una re¬
Cromosoma seña de las exhibiciones presentadas allí.
Crossing-Over
Deriva genética
Dominante m Lecturas sugeridas
Ecología del comportamiento
Especiación
Especies Bcmn, R. y KKJfERSON� P. X CUíiire tfií Bíiijiiíwííflr7 JVweíí,
Fenotipo Chicago: University of Chicago Press, 19B5, Los autores desa¬
rrollan moddos matemáticos para analizar cómo la biología y
Flujo genético la cultura Interactúan bajo la influencia de procesos evolu¬
Gen
tivos,
Genotipo
Heterocigótico
Brandon� R. N. AíjaptatkfTi atid EtMTOiijneTit- Princeton� NJ:
Princeton Univeisity Prcss, 1990. Después de definir con-
Homocigótico
Meiosis ceptos básicos sobre la adaptaciM y la teoría de la Selección
natural, el autor baoe hincapié en los procesos de adapta¬
Mitosis
ción, cuyos resultados no pueden ser entendidos sin el aná¬
Mutación lisis del medio ambiente-
Recesivo
Chiras» D. D. Human £kjí(jj¡7;ííecjlí/ii and ífe £n-
Ribosoma
rírdíímení; 2.� ed. St. Paulf MN: WeSt, 1995, Un teito intro¬
Segregación ductorio a la biología humana. Véanse los capítulos 3-5
Selección direccional para una exposición detallada sobre los cromosomas» ADN,
Selección equilibrada ARN, principios hereditarios e ir��niería genética.
Selección natural DevilleeSj C. y Chaune, J, £vc?Íuívn: An &t>lvinjr
Selección normaiizadora Nueva York: Springer-Verlagj 1993. Dirigido al público en
Sociobiología gmeral, íste libro responde a las s%uientes cuestiones: ¿cuál
es la posición de los seres humanos en el desarrollo general
de la vida? |Qué es la evolución? ¿Cómo puedín e�splicarse
los datos conocidos? Los apéndices ofrecen una detallada
íf» Cuestiones críticas información adicional.
Dcbzha>eky, T. Aüiinitjnii �k-pIhítch of Hitnmn
1. ¿Piensa usted que la teoría de la selección natural
es compatible con las creencias religiosas� Ex¬ Species, New Haven, CT: l�e University Press� 1962. Una obra
dásica que demuestra cómo los mecanismos de evolución,
ponga su razonamiento, fundamentalmoite la selección natuiali están todavía activos.
¿Cómo pueden afectar al futuro de la evolución Durham, W. H. Com»í«íwn: GíWíí, Culturet atidHuman Diver-
los descubrimientos de la terapia génica y de la
sity. Stanfbrdt CA: Stanford University Press» 1991. Un aná¬
ingeniería genética? lisis de la evolución de la cultura que se basa en la
3. ¿Por qué cree usted que los seres humanos han investigación de la interacción de genes y cultura en las po-
permanecido como especie? Uaciones humanas.
� Capítulo 3 Genética y evolución 57

Eeeley» L. Dtínvííí'í Ceníiiry; Aíe« W/ííi Díí- sos que se han ido sucediendo para oimprender los proble-
covered h, NFu�va York: Anchor BcM>ks, 195S. Un texto clᬠroas dd estudio de la evolución.
sico és la historia del pensamiento evolutivo y de la
moderna teoría de la evoluci�.
Matr, E. O le Lonjí Ar�urwfií; Dtórfeí Dflrwin and the Genesis
Mayr, E. The Gríwí:�ofBioJogical Thoughu Drversityt Evolutiotit (f AípíferH Evolvtionary Thought Cambridge* WA: Harvard
and Ifíheritatu:�� Canibridge, MA: Belknap Press of Harvard University Press, 1993. Una concisa visión de la teoría de la
University PrcSs, 19S2. Uria historia sobre los ¿]dtos y fraca¬ evolución.
Los primates vivos

INDICE DEL CAPÍTULO

Rasgos Generales de los primates

Clasificación de los primates

Los diferentes primates

Variables adaptativas
de los primates

Rasgos humanos distintivos


60 Capítulo 4 Loe primates vivos �

fin di la Primatob�a o estudio de los prima¬


comunes a dicha categoría. Excepto en el caso de los hu¬
tes es comprender la forma en la que los dife¬ manos» todos los primates tienen el cuerpo cubierto de
rentes primates se han adaptado anatómica y un pelaje muy denso» que les proporciona aislamiento;
al
culturalmente a su medio ambiente. El resul¬ induso los humanos tienen pelo en algunas zonas cuya
tado de tales estudios puede ayudamos a comprender la protección no siempre responde a este criterio. Los ma¬
conducta y evolución del primate humano. míferos son animales de sangre caliente lo que significa
Pero ¿cómo pueden contarnos los primates vivoSj que su temperatura corporal es más o menos constante y
como d chimpancés algo sobre los seres humanos o so¬ templada» generalmente más alta que la temperatura del
bre los primates que fueron nuestros ancestros? Después aire que los rodea. Todos los mamíferos paren crías vivas
de todo cada especie de primates vivos tiene su propia que alcanzan un desarrollo considerable dentro del seno
historia de diveigencia evolutiva de las formas primiti¬ materno y son alimentadas por succión de las glándulas
vas, Todos los primates vivos» incluidos los humanos» mamarias. Las crías» después del nacimiento» tienen un
proceden de los primates antiguos actualmente extingui¬ período relativamente largo de dependencia de los adul¬
dos. No obstante� observando cómo difieren y cómo se tos» que les sirve para aprender; en gran medida la con¬
asemejan entre si los humanos y los otros primates� po¬ ducta de los mamíferos adultos es más aprendida que
dremos deducir cómo y por qué diferimos los humanos instintiva. El juego es una técnica común de aprendizaje
de los demás primates. de los mamíferos jóvenes especialmente importante en
En conjunto» tanto la evidencia fósil» como las compa¬ los primates» como veremos posteriormente en este
raciones anatómicas y de conducta de los primates vivos mismo capítulo.
nos pueden ayudara reconstruir cómo fueron los primi¬ Los primates poseen un número de caracteres fisicos
tivos primates. Por ejemplo, si sabemos que los primates y sociales que los diferer�ian del resto de los mamíferos,
modernos que trepan a los árboles poseen la particulari¬
dad de tener un tipo singular de estructura ósea en el C aracterísticas físicas
hombro, podemos inferir que los huesos fósiles similares,
probablemente, pertenezcan a un animal que también se Ninguna de las características físicas de los primates
desplazaba por los árboles. Otras adaptaciones de los pri¬ es exdusiva» ya que animales de otros órdenes poseen
mates vivos también pueden sugerir que se produjeron una o más de ellas» aunque su conjunto de días sí es es¬
dertas divergencias en la evolución de los primates. Si sa¬ pecífico de los primates.
bemos qué caracteres son específicamente humanos» y so¬ Muchas de las características de su esqueleto eviden-
lamente humanos» entonces podremos saber por qué la dan una existencia arbórea (vida en los árboles): sus
línea de primates que condujo a los seres humanos se se¬ miembros inferiores están estructurados» principal¬
paró de la línea de los chimpancés y los gorilas. mente» para proporcionad es soporte» pero sus «pies», en
En este capítulo, examinaremos primero los rasgos ge¬ la mayoría de ellos, les sirven para agarrar cosas
nerales de los primates vivos y luego comentaremos los di¬ Figura 4.1). Algunos primates -el orangután, por ejem¬
ferentes animales que pertenecen al orden de los primates, plo- puede suspenderse de sus miembros inferiores. Los
centrando nuestro interés en las características de cada antebrazos son especialmente flexibles, están estructura¬
tipo principal para discutir las explicaciones posibles de dos para empujar y tirar, y cada uno de sus miembros in¬
algurm de las distintas adaptaciones mostradas por las di¬ feriores posee un solo hueso en la parte superior y dos en
ferentes especies de primates; terminaremos con una revi¬ la inferior (a excepción del Tarsius).E$m características
sión de los caracteres que diferencian a los seres humanos han cambiado muy poco desde la aparición de los pri¬
de los restantes primates. La finaÜdad de este capítulo es meros primates» si bien permanecen en los actuales (mu¬
ayudar a comprender más cosas sobre los seres humanos. chos otros mamíferos sí las han perdido)» porque esos
Incidiremos, pues» en las características de la anatomía de huesos dobles les dan gran movilidad al permitir girar
los primates, y también de su conducta» que puedan tener brazos y pierr\as.
mayor relevancia en la evolución humana. Otra estructura característica de los primates es la cla¬
vícula» que les proporciona una gran libertad de movi¬
mientos» dejándoles mover el hombro tanto hada arriba
Rasgos generales como hacia abajo, hacia atrás y hacia delante. Aunque los
de los primates humanos» lógicamente» no utilizan esta habilidad para
trepara los árboles» sí la usan para otras actividades. Sin
Todos los primates pertenecen a la dase de los Mamí- la clavícula no podríamos lanzar una jabalina o una pe¬
jeros y» como tales» comparten todas las características lota» no se podrían febricar buenas herramientas» y no
Jit Ca p í t ul o 4 Los primates vivos 61

Manee y pías prensiee


Figura 4.1.
Aígvnos ra$gos
comums ios primates

Fwtttex (A) Di Rotiald G. Wblít


CkordaU Afíatpmy
(Lcxington, MA: D. C. Hcath and
Corapany, 199l)i p, 255. Repro¬
ducido c0ti permiso di D. C,
lícadi. (B, C) De Terreiioc Dea-
corit <íPrLmati Brains and Soises:»,
en Stephen JoneSi Robert Martin�
y David Pilbeaün» cds.i The Cam¬
bridge Eticychpedia of Hunutn
Eyotutiofí (New York: Cambridge
Univcrsity PiíSS* 1992), p. 110-
(D) Frora Matt Cartraill, «Non-
lajmefCdMto Human PrimatESí�, en ibid., p. 23.
I riauslM pftmtikaB
(E, F) Di ibid-, p. 24, Copyright ©
by Cambridge University PreS$.
Reproducido con permiso de
Cambridge Univereity Press.

podríamos girar los picaportes si no tuviéramos antebra¬ La vista es muy importante para la vida de los prima¬
zos rotatorios, tes; comparados con otros mamiíeros» los primates tie¬
Los primates generalmente son omnívoros, esto eSj nen relativamente mayor la parte del cerebro dedicada a
comen todo tipo de alimentos» incluidos insectos y pe¬ la visión, es un área bastante mayor que la del oLfeto. Se
queños animales» así como frutas»semillas» hojas y raíces. caracterizan por tener visión estereascópica o visión en re¬
Sus dientes reflejan esta dieta omnívora: los dientes de lieve. Sus ojos se sitúan en posición frontal» en vez de la¬
triturar-los molares y premolares- no están espedaliza- teral como en otros animales» una propiedad que les
dos> sobre todo si se les compara con los de otros anima¬ permite enfix:ar los objetos (insectos u otros alimentos,
les tales como los herbívoros. Los dientes anteriores o una rama distante) con ambos ojos a la vez. La mayo¬
-incisivos y caninos- están muy especializados� especial¬ ría de los primates tiene también visión cromática» quizá
mente en los primates inferiores. Por ejemplo» en mu¬ para percibir cuándo una planta está madura para ser
chos prosimios el delgado pero fuerte conjunto de comida.
incisivos y caninos inferiores forma un «peine dental» Otra importante característica es el gran tamaño de
que el animal usa para acicalarse o para arrancar las resi¬ su cerebro comparado con el resto del cuerpo; es decir�
nas endurecidas de los troncos de los árboles (que son un que los primates tienen el cerebro proporcionalmente
alimento para ellos) * mayor que otros animales de tamaño similar» quizá por
Las manos de los primates son extraordinariamente su dependencia de una gran cantidad de aprendizajes
sensibles. Todos ellos tienen manos prensiles -para aga¬ para poder sobrevivir, como veremos más adelante. En
rrar- que se pueden cerrar en tomo a un objeto. Los pri¬ general, los animales con cerebros grandes parece que
mates tienen cinco dedos tanto en manos como pies (en maduran más lentamente y viven más que los que lo tie¬
algunos casos uno de ellos se puede reducir mucho de ta¬ nen menor. Cuanto más lentamente madura un animal y
maño), y sus uñas» con pocas excepciones» son anchas y más vive» más puede aprender.
Hsas» no como garras. Esta estructura les permite asir ob- Finalmente» el sistema reproductor de los primates
jetosi la felta de pelo» las almohadillas de los dedos» los sitúa a este orden de animales aparte de los otros mamí¬
pulgares» los talones y las palmas de las manos fevorecen feros. Los machos de la mayoría de los primates poseen
la capacidad prensÜ, La mayoría presenta oponibilidad un pene colgante que no está sujeto al abdomen por la
pulgar, una particularidad que aporta a esta estructura piel, un rasgo propio de unos pocos animales, como los
mayor precisión y fuerza. murciélagos y los osos. Las hembras de la mayoría de las
62 Capítulo 4 Loe primates vivos

especies de primates tienen dos pezones en el pecho (so¬


lamente unos pocos prosimios tienen más de dos pezo¬
nes)* £1 útero está normalmente preparado para m r
contener un solo feto (salvo en la femilia Calliáírkidae,
que paren siempre gemelos dizigóticos monocoriónicos)
ácáco
y no una camadaj como la mayoría de los otros mamífe¬
ros. Este sistema reproductor se puede considerar muy
adecuado� una adaptación relacionada� posiblemente �
con los peligros de la vida en los árboles� especialmente
ib n
D
por el riesgo de caídas, Las crías de los primates tienden
a estar bien desarrolladas cuando nacen, aunque los hu- rán táh
manos� Prosimii y algunos Anthwpoidea nacen bastante
indefensos. Casi todosi excepto los humanos� pueden
errarse al cuerpo de sus madres desde el momento del
nacimiento. Los primates tardan mucho tiempo en ma¬
C ImpúTic 1G
I]
durar: porejemplo> el mono ríieswy (Mícacíi mw/fíííH) no
es maduro sexualmente hasta los tres años de edad y los
diimpancés hasta los nueve. III IIIII IIIII IIIII II
10 15 20

�ríodo de depond�ngia (�ños)


Caracteres so ciales
En su mayoría» los primates son animales sociales* Al
igual que poseen características físicas propias como ma¬
Figura 4.2.
nos prensiles y visión estereoscópica» también pueden Comparación de /os períodos de dependencia en'
haber desarrollado algunos patrones de comportamiento tre tas crías de tos primates
social» para adaptarse a su entorno. Para la mayor parte Líjí de la antropohgía wpu&kn
de los primates» especialmente para aquellos que son de da�ijkar de acuerdo al tratado f o cidtural)
costumbres diurnas» es decir» que están activos durante el
día» la vida en grup o pu ede se r cru cial para sobrevivir» se -
gún veremos después. mente carentes» con monos macho bien adaptados;
cuando estas hembras parieron» su conducta no íue del
DEPENDENCIA Y DESARROLLO EN UN CON¬ todo maternal e incluso rechazaron completamente a sus
TEXTO SOCIAL. Las relaciones sociales comienzan crías� Su comportamiento anormal demostró que la ma¬
con la madre y otros adultos durante el largo período de ternidad es algo más que un instinto. Los experimentos
dependencia de los primates Figura 42y para las de Hadow ponen de manifiesto la importancia que el
feses de infencia y juventud). La prolongada dependen¬ cuidado materno y la atención tienen para los primates»
cia de las crías de los Anthropoidea probablemente su¬ y» como corolario para los seres humanos.
ponga una ventaja evolutiva ya que les permite tener más En muchos grupos de primates la madre no es el
tiempo para observar y aprender el complejo comporta¬ único individuo que ofrece cuidados a las crías; entre los
miento esen cial para la superviven da» m ient ras disfrutan kngures grises el nacimiento y subsiguiente
de los cuidados y la protección de los adultos maduros. crianza de un hijo concentran la atención de la mayoría
Los primates que carecen del cálido cuidado de sus de las hembras del grupo y en algunas especies de pri¬
madres o de otros individuos no parece que desarrollen mates el padre dedica tanto tiempo al cuidado de su
los adecuados patrones de interacción social; así» en una prole como la madre.
serie de experimentos realizados con monos rftííMS»
Harry Harlow investigó los efectos de la negligencia ma¬ EL [UEGO Y LOS PRIMATES. Las investigaciones
terna y del aislamiento de las crías observando que» como de Hadow han proporcionado más información sobre el
resultado de esta felta de cuidado y del aislamiento res¬ aprendizaje social de los jóvenes primates. Demostraron
pecto del resto de crías» algunos monos eran incapaces de la importancia del cuidado materno en las crías de monos
llevar vidas sociales normales» desarrollaban actividades fftftíWí y también revelaron que el juego era otro compo¬
sexuales aberrantes» llegando» incluso» a ser delincuentes nente crucial para el desarrollo normal durante el pe¬
juveniles. Harlow emparejó a monos hembra» social- ríodo de dependencia. Lo mismo que los monos a los que
Jit C a pítulo 4 Los primates vivos 63

se les apartó de las madres mostraron de adultos una con¬ tan a otros» o acaban aprendiendo a hacer las cosas pare¬
ducta social anorraali los monos que�aunque estaban con cidas aunque no tengan un modelo que observar? Hay
ellas> no pudieron jugar, mostraron las mismas d�ficien- una controversia entre los investigadores sobre cuánto
das. De hechoi cuando a alguno de los monos apartados aprenden los primates no humanos de la imitación y
de su madre se les permitió jugar de forma regular con cuánto de forma independiente, e incluso si existe la en¬
sus compañeros� la mayoría tuvo conductas normales. señanza deliberada entre los primates no humanos.
Trabajos posteriores han confirmado los hallazgos de Algunos investigadores de campo sugieren que los
Hariow. chimpancés pueden aprender a usar herramientas por
El juego es de gran importancia para aprender. Pro¬ imitación; así, lañe Goodatl recuerda una ocasión en la
porciona la práctica necesaria para los esfuerzos físicos que una hembra con diarrea cogió un puñado de hojas
que hay que desarrollar más tarde en la vida adulta. Por para limpiarse el trasero: entonces, su cría, de dos años de
ejemploi los monos jóvenes hacen carreras de velocidad edad» la miró cuidadosamente» y en dos ocasiones efectuó
por las altas copas de los árboles� lo que les proporciona la misma operación. La pesca de termitas sirviéndose de
la coordinación que algún día podrá salvarles la vida si se un tallo de hierba que introducen en el hormiguero, es
ven atacados por depredadores. También es una forma de probablemente el ejemplo mejor conocido del uso de una
aprender habilidades sociales, especialmente en las inter¬ herramienta por chimpancés. Se han estudiado chimpan¬
acciones con otros miembros del grupo. Así, algunas rela¬ cés inmaduros en estado salvaje cuando miraban atenta¬
ciones de dominio se establecen parcialmente a través de mente a otros durante la operación de «pescar» hormigas
los juegos de lucha a los que juegan los jóvenes mayores, con el método comentado, y las madres permitían a sus
en los que ganar depende de fectores como el tamaño� la crías arrancar los tallos de hierba mientras ellas «pescan».
fuerza y la agilidad. Estas cualidades» o la felta de ellas» No obstante» algunos observadores no creen que esto
pueden inñuir en el estatus del individuo a lo largo de su muestre claras evidencias de aprendizaje a través de la en¬
vida adulta (otros fectores también ayudan a determi¬ señanza» pues aunque la madre permita a su hijo que
nado, por ejemplo, el estatus de la madre se ha demos¬ arranque los tallos para «pescar», la cría está actuando
trado que es de gran importancia para los primates). junto a su madre» lo que no significa que la esté obser¬
vando para hacer lo mismo después.
APRENDER DE OTROS. Sabemos que tanto los
primates no humanos como los humanos aprenden mu¬
chas cosas en grupos sociales; entre nosotros» los niños
imitan frecuentemente a los mayores y los adultos a me¬
nudo enseñan expresamente a los más jóvenes. Así» son
comunes expresiones del tipo: «¿No es cierto que Tommy
imita como un mono a su padre?». Pero, los monos ¿imi-

Los primates pueden aprender de las enseñanzas directas,


aunque aprenden má$ por imitación y por enrayo y error.
64 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos

vVÍ»

Antropología Aplicada
Primates en peligre

En contraste con muchas pobla- diferencian de los humanos» así


doDes que son demasiado numero¬ como las vías por las que han evo¬
sas en relación con sus recursos� lucionado para ser como son. Otra
otras muchas poblaciones de pri¬ de las razones es la utilidad de los
mates se enfrentan con la extinción primates no humanos en la investi¬
porque no son lo bastante numero¬ gación biomédica sobre las enfer¬
sas, Las dos posibilidades -superpo¬ medades humanas; compartimos
blación humana y extinción de muchas de nuestras enfermedades
primates no humanos- están estre¬ y muchos de nuestros genes con
chamente relacionadas. Si no hu¬ nuestros parientes primates (como
biera existido expansión humanai en dijimos en el capitulo primero» com¬
muchas partes del mundo los pri¬ partimos el 99 por ciento de los ge¬
mates no humanos que viven en nes con los chimpancés). La película
ellas» no estarían en peligro. Varios Elplaneta de los simiost en la que los
lémures y otras especies de ProsimH humanos están dominados por los
de Madagascar� el gorila de montana ¿mios» nos recuerda que los monos
y el colobus rojo de África» y los mo¬ Un león tatmrino dorado, de los zoológicos podríamos haber
nos león tamarínos deBrasH» figuran sido nosotros.
entre las especies en mayor peligro Entonces» ¿cómo pueden pro¬
de extinción. tegerse los primates no humanos
Hay muchos fectores causantes mercados mundiales, ya que el in¬ de nosotros? Únicamente existen
de las dificultades con las que se tie¬ cremento de la demanda de ham¬ dos formas: o el crecimiento de la
nen que enfrentar los primates no burguesas «americanas� en los población humana se detiene en
humanos» aunque las mayores de restaurantes de comida rápida (fast muchos bagares o tenemos que pre¬
ellas están directa o indirectamente jüod restaurants) ha acelerado la servar sustancialmente las poblacio¬
relacionadas con la actividad hu¬ búsqueda de lugares de pasto para nes de primates no humanos en
mana. Quizá el mayor problema sea criar ganado de forma barata. Ade¬ parques y zoológicos protegidos.
la destrucción de la selva lluviosa más» existe una enorme demanda Ambas son difidles» pero humana¬
tropical (el hábitat de la mayoría de mundial de maderas procedentes de mente posibles.
los primates no humanos)» a causa los bosques tropicales; así» Tapón im¬
de la expansión de la agricultura» la porta la mitad de toda la madera
cría de ganado y la tala de árboles procedente de esas selvas para utili¬
para explotar la madera. Las perso¬ zada en contrachapados» papel y
nas que viven en estas áreas son par¬ muebles. Fuen tef; Riis$ell A. Mitt�rmei�r aiid Elea-
cialmente responsables del acoso de Algunos dirían que esto es im¬ üOt J, c(G>l]$etvatÍ0ü of Primát�
en Steve Jones, Kobert Mariúi, y David Pil-
los primates: la presión de la pobla¬ portante para poder salvar a todas beam, The Cambridge Eticydúpedia cf
ción humana se incrementa mien¬ las especies» pero los primatólogos Hutmn (Cambridge: Cambiid�
tras se destruye la selva para sembrar nos recuerdan que es especialmente Utúversity Press, 1592), pp. 33-36; Toshisada
campos de cultivo y» en otras áreas» importante preservar la diversidad Nbhida, «([ntroduction to the Con�ervatioti
los primates son una importante de los primates. Una de las razones Sympo$iiuD�, eo Keo$ul� [toigawa, Yuki�
mam Sugiyaim, Gene P. -Sackett, y Ro�r K,
fuente de alimentación. Pero» pro¬ es que los científicos dependen de es¬ R, Thompson, 7<íp/£S íh PritrmtdQg)� vol. 2
bablemente» los mayores responsa¬ tas poblaciones para poder estudiar (Tokyo: Universityof Tokyo Ptess, 1992), pp.
bles de este problema son los y comprender en qué se parecen y 303-304,
� Capítulo 4 Los p r i m at e s vivos 65

mesy Tarsiform�s.EL suborden Aflí/irppíJííJffí induye a los


Clasificación de ios primates primates del Nuevo Mundo (CeÍJíJídes)» primates dd-
Viejo Mundo los Hylobatiruw (Hylo-
La clasificación proporciona una vía útil para referirse bates y los Pongidae (orangután� gorila y
a los grupos de espedes que son similares biológicamente. chimpancé) y Hominidae�
A veces los esquemas de dosificación varían porque el da-
áficador destaca distintos aspectos de las similitudes o las
diferencias. Por ejemplo� un tipo de cUsificadón destaca la Los diferentes primates
división evolutiva de los primates actuales; otro> la canti¬
dad de caracteres comunes. Un tercero considera las líneas � que hemos tratado las características comunes� es¬
evolutivas Junto con los caracteres similares y los diferen- tudiaremos algunas de las formas de vida de los primates
tes> aunque no todos los aspectos se valoran de la misma actuales.
forma. AsimismOj se subrayan las características más
«avanzadas» y especializadas produddas en la línea evolu¬ PrOS1M[[
tiva. La Figura 43 recoge un esquema de clasificación que
águe este último criterio, Los Prosimii se asemejan más al resto de los mamífe¬
A pesar de las diferentes posibilidades de cUsificadón» ros que a los primates An�rvpQÍd&i; por ejemplo» los
en general hay pocas discrepancias sobre la forma de cla¬ prosimios dependen mucho más dd oLfeto para la infor¬
sificar a los primates. La mayoría de ellas» como veremos mación que los j�ííifi£jpííÍ£Íííj»1ambién» en contraste con
cuando estudiemos a los distintos primates� gira alrede¬ éstos» tienen orejas móviles» bigotes» hodco grande y ex¬
dor de la dasificadón de Tarsius y humanos. presión fedal relativamente fija y también presentan
El orden Primates se suele dividir en dos subórdenes: muchos caracteres propios de los primates» entre ellos»
los Prosimii -literalmente> premonos- y los Anthwpoi- manos prensiles» visión estereoscópica y centros visuales
dea. Los íViosimíí induyen a los Lemuriformes, Lorisifor- cerebrales más desarrollados.

RAE

Afíthn>f}oid&$

Rimates del Nuevo Mundo Primates ded \fí€jo Mundo


(Platirrinos) {Gatairinos)

{Cercopíti ecoidea)

Tarsifofiri� Cebidae Caiiithricidae Coiot�idae C�copithecii;!� Pangidae Homin{Cía&


hdíls Loris (áitiones) (Orangután (Homínidos)
Aye-Aye Galago Gorlía
Chimpancé)

Figura 4.3.
Qa�icadón &mpfíicada los primates vivos
66 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

Los Pros'/mif, como estos lemures de cola anillada, de- Este loris es un pequeño prosimio arbóreo que come in¬
penden mucho más del olfato que los Anthropoíde�. Los sectos y fruta. Es un animal de hábitos nocturnos que se
Prosimii también tienen orejas móviles� bigotes, hocico desplana trepando y saltando.
pmminente y la expresión facial es relativamente estática.

LEMURIFORMES. IkatO lo5 kmures como sos pudiendo vivir en grupos de hasta sesenta miembros. Un
parientes Indrisy Daubentonia�se encuentran solamente rasgo característico de los lemúridos es que las hembras
en dcK áreas insulares al suroeste de las costas de Africa� dominan a menudo a los machos» concretamente en el
Madagascar y las islas Comores- La diferencia de tamaño acceso al alimento» en tanto que en el resto de los mamí¬
de estos primates oscila desde el pequeño lemur-ratón feros el dominio de la hembra se observa raramente.
hasta los 4 pies de largo del Indri. Los miembros del
grupo de los lemúridos generalmente tienen partos sim¬ LORISIFORMES. Los miembros del grupo Lorisi-
ples» aunque a veces pueden tener dos o tres crías a la vez forme se encuentran en el sudeste de Asia y en el África
en algunas especies. Muchas de ellas son cuadrúpedos subsahariana, Son totalmente nocturnos y arborícolas.
(animales que se desplazan andando sobre las cuatro pa¬ Se alimentan de fruta» resina de árboles e insectos y ge¬
tas), tanto en los árboles como en el suelo. Algunos gé- neralmente paren una sola cría. Hay dos sub&milias de
neroSj como el Indri� usan sus miembros posteriores Lorisiformes: los Lorisííiae propiamente dichos y los
únicamente para pasar de una posición vertical a otra (Galagos)» observándose entre ellos grandes
forma de locomoción llamada trepadora vierücal y salta¬ diferencias de conducta. Los Galagirtae son animales rá¬
dora. Los lémures en general son vegetarianos» se ali¬ pidos» activos» que cuando se mueven por los árboles»
mentan de frutas» hojas» cortezas y flores. Difieren saltan entre las ramas y los troncos según un modelo de
mucho en el tamaño de sus grupos; muchas especies de ag�TTt vertical» y cuando están en el suelo se desplazan
lémures, especialmente aquellas que son de hábitos noc¬ dando saltos de forma parecida a los canguros. Los Lori-
turnos (desarrollan la actividad por la noche)» son soli¬ sirtae� por el contrario» son mucho más lentos y caminan
tarias» en tanto que otras son mucho más sociables» tranquilamente por las ramas sobre las cuatro patas.
Jit Capítulo 4 Los primates vivos 67

Utilizando reflectores y ayudas técnicas como radio- en el suborden como aquí hemos hecho» los cla¬
transmiwres� lus investigadores de campo han apren¬ sifican entre los Aijthropoidea. Según este otro esquema
dido mucho de estos animales nocturnos. Por ejemplo» de clasificación el orden primates se divide en dos subór¬
sabemos que entre los Gíj/íj�ínaejias hembras» sobre todo denes: Strepsirhíni (que comprende a los Lorisiformes y a
las madres e hijas adultas jóvenes» viven juntas en peque¬ los Lemuriformes) y Haplorhiní (que incluye al Tarsius
ños grupos» en tanto que los machos viven dispersos» Los entre los j4í?ífiTOjJ0Ítíe£í). Los Tarsiiformes tienen los cro¬
recién nacidos son alumbrados en nidos o huecos df los mosomas similares a los de los fVipsíffííí; también tienen
árboles (que las hembras del grupo pueden compartir) y garras de aseo en los pulgares» más de dos pezones» y el
las madres acuden regularmente a dailes su ahmento. útero (bífido) como el resto de los Prosimii.Al igual que
Pocos días después del partos la madre puede llevar a su los Galaginaei los Tarsiiformes emplean una locomoción
cría en la boca cuando se desplaza a árboles próximos» trepadora y saltadora» pero» en otros aspectos» se parecen
«aparcándolo» mientras ella come. más a los Anthropoidfa. Tienen menor dependencia del
ol&to; no sólo tienen la nariz pequeña sino que también
TARSIIFORMES. Los Tarsiiformes son primates ar¬ les :Uta el hocico húmedo y prominente de los lemures
borícelas nocturnos» que sólo se encuentran en las islas Fi- (rinario).En común con los Aiííircyjoíjiefl» tienen los ojos
Gpir� y en Indonesia. Son los únicos primates que muy próximos entre sí y protegidos por órbitas óseas
dependen completamente de dieta animal» generalmente completas. Por lo que se refiere a su aparato reproductor»
son insectívoros aunque a veces capturan y comen otros los Tarsiiformes, como todos los Aííí/irpppWeíí» tienen una
animales pequeños. Están muy bien preparados para la vi¬ placenta (hemocoriónica) que permite a la sangre del
sión nocturna» tienen unos ojos enormes» una vista ex¬ feto estar en contacto con la sangre de la madre.
traordinaria y sus áreas cerebrales para la visión están muy
desarrolladas. El nombre de larsiiforme procede de que
tienen muy desarrollados los huesos del tarso (huesos del Anthropoídea
tobillo)� lo que les permite dar enormes briocosi también
son hábiles trepadores y saltadores. Viven en grupos femi- H suborden de los Anthropoidea incluye a los Ce&oi-
liares compuestos por una pareja y sus crías y» lo mismo deay Cercopithfcoidea y Hominoídea: la mayoría de los
que otros primates» el macho y la hembra del Tarsius gri¬ Anthropoidea comparte algunas características en mayor
tan todos los atardeceres para demarcar su territorio. o menor grado, Tienen el cráneo redondeado» orejas pe¬
La clasificación de los Tamiform�s está sometida a de¬ queñas y no móviles y» en vez de hocico» tienen la cara
bate» ya que algunos primatólogos» en lugar de incluirlos relativamente pequeña y plana; disponen de un sistema
reproductivo altamente eficaz y sus manos son muy
diestras. El orden de los Ánthropoidea se divide en dos
Los Tbísíus nocturnos y arborícolas, como éste de las Is¬ grandes grupos: Platirrhini y Oitnrríimí (v�ííjí Hgura
las Filipinas, son los únicos primates que dependen 4.4). Ambos grupos toman sus nombres de la forma de
completamente de una dieta animal. Sus enormes ojos la nariz de los distintos Anííircjpcídeíí pero» como vere¬
le facilitan la captura de insectos y otras presas durante
la noche. Sus desarrollados huesos de los tobillos (tar- mos» difieren también en otras características. Los pla¬
sales) le permiten ser un gran trepador en la ascensión tirrinos tienen narices anchas con el puente nasal plano
vertical y en el salto. y con las fo� nasales mirando hacia delante. Estos mo¬
nos se encuentran sobre todo en el Nuevo Mundo» en
América Central y en Suramérica. Los catarrinos tienen
narices estrechas con las fosas nasales orientadas hacia
abajo: este grupo ioduyea los primates del Viejo Mundo
(Afi-ica» Asia y Europa) y también a los póngidos y al
hombre.

PRIMATES DEL NUEVO MUNDO. Además de la


forma de la nariz y la posición de las fosas nasales» hay
otras características de los primates del Nuevo Mundo
(platirrinos) que los diferencian de los catarrinos An¬
tropoidea. Las especies del Nuevo Mundo poseen tres
premolares» en tanto que las del Viejo Mundo sólo tienen
dos; algunos del Nuevo Mundo tienen la cola prensil; no
68 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

Figura 4.4
Caractarfsticas de Platirrinos y Catirrinos

así los del Viejo Mundo. Todos los del Nuevo Mundo son lo mismo que otros pequeños primates, pueden obtener
completamente arboiícolas; varía mucho el tamaño de gran parte de su dieta proteica de los insectos.
hs grupos y la alimeotadón abarca desde insectos hasta Los Cebidae son generalmente mayores que los CalUtk-
el néctar y el jugo de frutas y hojas, riddae� tardan el doble de tiempo en alcanzar la madurez
Se han definido claramente dos femilias principales en¬ y suelen tener solamente una cría en cada parto. Los Cebi-
tre los primates del Nuevo Mundo: una es la de los G?- dae lorian ampliamente tanto en el tamafw? como en la
Sithriddae� entre los que figuran los titSs y los tamarinos; composición de sus grupos y en sus dietas. Por ejemplo� el
la otra femiliaJos Q&ífJíííjincluye otros muchos primates mono ardilla (Sííffíín) pesa alrededor de un kilogramo�
dd Nuevo Mundo. Aunque los expertos encuentran mu¬ mientras que el mono araña (Ateles) pesa más de ocho ki¬
chos problemas en esta dasificación� no deja de ser útil logramos. Algunos f>6ííJííí viven engnjpos reducidos con
para conocer de forma básica a los primates del Nuevo \iTia sola pareja de macho-hembra� mientras que otros lo
Mando. Los Callithriádae son primates muy pequeños� hacen en grupos de 60 o más individuos. Algunos» de me¬
con garras en vez de uñas» y paren gemelos que maduran nor tamaño» se alimentan de hojasj insectos» flores y fra¬
al cabo de dos años. Quizá por ser tan comunes los emba¬ tás» y otros lo hacen principalmente de frutas con una
razos gemelares y las crías tener que ser transportadas� las menor dependencia de semillas» hojas e insectos.
madres no pueden cuidarlos por sí solas. Tanto padres
como hermanos mayores han podido ser vistos portando PRIMATES DEL VIEp MUNDO. Los primates
a las crías. Los grupos de Callithriádae están formados del Viejo Mundo o Cercopithecoidea están más estrecha¬
bien por una pareja (monogamia) j o por una hembra con mente relacionados con los seres humanos que los pri¬
más de un macho (poliandria). Su alimentación se basa en mates d d Nuevo Mundo. Tienen d mismo número de
grandes cantidades de íhita y de savia de árboles aunque� dientes que los pongidos y los humanos- No hay tantas
Jit Ca p í t ul o 4 Los primates vivos 69

El mono ardilla, oomo todoe lo$ Platirrino�, <;a$i nunca El acicalamiento e$ una parte importante d e la conducta
abandona los árboles. Está bien adaptado a un estilo de social de los primates del Viejo Mundo. En la fotografía
vida arborícola; obsérvese oonno utiliza annbas manos y dos macacos japoneses s e acicalan mutuamente.
pies para sujetarse a las ramas.

especies diferentes como en ei Nuevo Mundoj pero sí tie¬ los machos que no son miembros del grupo son peligro¬
nen unan mayor variedad de hábitats� Algunos viven sos para las crías» habiéndose podido observar a algunos
tanto en los árboles como en el suelo; otros> como los intentando llevárselas y, en ocasiones» se les ha visto ma¬
mandrileS} son completamente terrestres (viven en el tadas» Aunque esta descripción puede indicar que un
suelo). Los macacos viven no sólo en las selvas tropicales macho por grupo es una estructura típica» no parece un
dno también en montañas nevadas» y pueden encon¬ patrón clásico para una especie determinada» Cuando se
trarse en sitios tan dispersos como el Peñón de Gibraltar» ha estudiado más de un emplazamiento» se han encon¬
Africa� norte de la India� Pakistán y lapón. Existen dos trado tanto grupos con un único macho como grupos de
grandes sub&milias de primates del Viejo Mundo* varios machos.

Cúíoiíáüe. Este grupo incluye los langures de Asia> La subfemilia de los monos Cer-
los colobos de África y varias otras especies» La mayoría copiáiecidae incluye más especies que cualquier otra sub¬
de ellos vive en los árboles� su dieta consiste sobre todo división de los primates del Viejo Mundo, Muchas de
en semillas y hojas. El aparato digestivo está preparado ellas se caracterizan por su marcado dimorfismo sexual
para obtener el mayor provecho nutritivo de su dieta (ambos sexos tienen muchas diferencias); los machos
-alta en celulosa-� pues consta de un estómago abolsado son mayores» con caninos más desarrollados y son más
que les proporciona una gran superficie para digerir las agresivos que las hembras» Esta subfemilia depende más
plantas» y un largo tracto intestinal de la fruta que la de los CpícJÍJídíje» Posee también mayor
Una de las características de estos monos es el típico y capacidad de supervivencia en medios áridos y estacio¬
llamativo color de sus crias recién nacidas. Por ejemplo» nales» Las bolsas que tienen en el interior de las mejillas
en una especie cuya madre es de color gris oscuro» sus (abazones) les permiten el almacenamiento del alimento
crías nacen de color naranja brillante. Algunos estudios para comerla y digerida más tarde» Una característica
sugieren que en este tipo de monos ocurre algo poco fre¬ poco fi�cuente de estos animales son las calhsidades is-
cuente entre los primates (excepto en los humanos)� y es quiáticas.�s decir� los callos en el trasero» adaptación que
que la madre permite a otros miembros del grupo que les permite sentarse cómodamente en los árboles o en el
cuiden a sus hijos desde poco después de nacer� si bien suelo durante mucho tiempo.
70 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos

Estudios realizados con mandriles y macacos apuntan


que hembras» estrechamente relacionadas entre sí» for¬
man el núdeo de un grupo local> o En los gran¬
des grupos, que son muy comunes entre los monos
rhesiis� muchas actividades sociales parecen estar deter¬
minadas por el grado de parentesco biológico. Por ejem¬
plo, un individuo está más predispuesto a sentarse más
cerca, cuidar o a ayudara otro individuo con el que man¬
tiene un vínculo maternal. Además un subgrupo estre¬
chamente relacionado, tiende a permanecer junto
cuando se escinde de un grupo mayor.

HOMtNOIDEA: PONGIDAE Y HOMtNIDAE. La


super&milia Hominoidea comprende tres :�milias di¬
ferentes: la femilia H)iobaies (gibones y siamang); la fe-
milia J'iorígTíiae (orangután, chimpancé y gorila) y, por
último, los humanos o Emilia Hominidae. Varias ca¬
racterísticas diferencian a los humanos del resto de los
primates. Sus cerebros son relativamente mayores, espe¬
cialmente las áreas de la corteza cerebral asociadas con la
habilidad para integrar datos. Todos los homínidos po¬
E$te langur, como cata trino, tiene la nariz relativamente
seen largas extremidades superiores, tronco corto y no
estrecha con la$ fo$a$ nasales orientadas hacia abajo.
Los langures son miembros asiáticos de la familia Coto- tienen cola. Las articulaciones de la muñeca, codo y hom¬
bidae y son principalmente filófagos. bros les permiten mayor variedad de movimientos que a
los otros primates. Estas características del esqueleto pro¬
bablemente evolucionaron junto con la excepcional capa¬
cidad para la locomoción suspensoria de los Hominoidea.
A diferencia de los otros AnthrQpoid�a> que se desplazan
de forma cuadrúpeda sobre el suelo o por las ramas de los
árboles, los HomíVíPídetí se suspenden de los árboles y an¬
dan o trepan con las manos de rama en rama. Esta pos¬
tura suspensoria se traslada también a la marcha en el
suelo; todos los ífommoídea, al menos eventualmente, se
mueven de forma bípeda, como comentaremos con más
detalle en el capítulo dedicado a los primeros homínidos.
La dentición de los homínidos muestra también ca¬
racterísticas únicas (véase Figura 4,5): los molares son
aplastados y redondeados si se los compara con los de los
otros Anthropoidfai teniendo lo que se denomina un pa¬
trón en los molares inferiores (esto es, que los mo¬
lares inferiores tienen cinco cúspides con una rugosidad
en forma de Yabierta hacia la mejilla situada entre eUos),
Otros Anthwpvidm poseen lo que se llama el patrón bi-
lofodón: sus molares tienen dos largas crestas paralelas a
las mejillas. Todos los Hominoidea� excepto los humanos,
tienen también grandes caninos que se proyectan más
allá del extremo de los otros dientes así como un espacio
correspondiente (llamado diastema) en la encía contra¬
ria donde encaja el canino al cerrar la mandíbula. El con¬
tacto entre el canino superior con el tercer premolar
ijn grupo de mandriles en Kenia. Estos simios perma¬ inferior cierra un borde cortante en la parte corres¬
necen la mav<�r parte del tiempo en el suelo. pondiente del premolar que se alarga para acomodar al
Jit Capítulo 4 Los primates vivos 71

Figura 4.5

DiferencUi5 en ¡a denticiért entre


«M printíit& dd Vi�o Mundo
(izquierda) y wn primdte ¿íeí
Nuevo Mundo (derecha)� En el
prirruite dd Mundo tas
cúspides de motares inferiores
J&rrfwn dos crestas paralaos; en
hs primates del Nuevo Mundoy
las íírtftj forman unpa¬
trón en y. Fuente; de
Noel T. Boa2 y Alan J. Alm-
qiast, Essentials of Biological
Antkropology (Up|>cr Saddl�
Rivcr, NJ; Prcrtticc Hqll, 19�),
p. 164.

canuiQ, Esta característica dcDtal se asocia al ti po de ali¬


mentación que frecuentemente incluye tanto ü material
fibroso de las plantas» que se puedí cortar con los agu¬
dos caninos y los premolares alargados» y las fhitas que
se pueden tritur ar «ficazmcnte con los molares apla¬
nados.
Las características del esqueleto y de la dentadura que
compartan los ífomííípííiííí apuntan hacia su común an¬
tecesor, Las proteínas plasmáticas también muestran
bastantes peculiaridades. Esta semejanza es muy grande
entre chimpancés» gorilas y humanos. Por esta razón» los
primatólogos creen que los chimpancés y los gorilas han
evolucionado de una forma más próxima a los humanos
de la que lo han hecho los primates inferiores y los oran¬
Un gibón de manos blancas demuestra su habilidad
gutanes» que probablemente se separaron del tronco co¬ como braquiador.
mún en un momento anterior. Comentaremos las
evidencias fósiles» que sostienen un distandamiento pre¬
coz del orangután» en el próximo capítulo, ñas existe dimorfismo sexual -machos y hembras no se
diferencian ni en tamaño ni en apariencia- ni tampoco
y Los hábiles gibones y sus pa¬ exhiben patrones de dominio en n i r � n sexo. Estos si¬
rientes próximos, los siamangs» viven en las junglas del mios menores también son muy territoriales; una pareja
sudeste de Asia. Los gibones son menores y pesan entre 5 de adultos advierte de su territoriaÜdad aullando y ex¬
y 8 kilogramos. Por el contrario» los siamangs son mayo¬ pulsando a cualquier intruso.
res, aunque no suelen pesar más de 12 kilogramos. Am¬
bos son frugívoros» si bien algunas veces también comen Orangutanes� Los orangutanes sólo han sobrevi¬
insectos. Son braquiadores excepcionales» pues sus lar¬ vido en las islas de Borneo y Sumatra. A diferencia de los
gos brazos y dedos les permiten trepar fócilmente hasta Gibones y Siamangs» presentan un daro dimorfismo se¬
las copas de los árboles. Un gibón puede desplazarse xual» pues los machos no sólo tienen mayor peso» el do¬
hasta 9 metros de un simple impulso, ble o más que las hembras (más de 200 libras)» sino que
T�to los gibones como los siamangs viven en grupos también tienen abazones sacos laríngeos» barba y pelo
femiliares reducidos formados por los padres» que se largo. Igual que los Gibones y Siamangs, los orangutanes
mantienen emparejados de por vida, y una o dos crias son arborícolas y frugívoros. Son los más pesados de to¬
adolescentes. Cuando los jóvenes alcanzan la madurez» dos los primates arbóreos y, quizá por esta razón» se des¬
son expulsados del núcleo femiliar por los adultos, Ape- plazan lenta y trabajosamente por los árboles� Son»
72 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

excepcional mente entre los primates superiores» los tíni¬ puede ser una opción viable, Una tercera idea» de alguna
cos que viven solos (excepto las madres con sus crias)� forma opuesta a la segunda» es que la vida en soledad pu¬
ainque un reciente estudio de campo sobre los orangu¬ diera ser una adaptación debida al enorme acoso de los
tanes de Sumatra ha encontrado grupos de hasta diez humanos� siendo la mejor defensa del orangután contra
adultos comiendo juntos en el mismo árbol. las armas de fuego esconderse solo en la espesura dd
Se han propuesto diferentes ideas sobre la vida solita¬ bosque.
ria de los orangutanes que viven en las zonas montaño¬
sas de Borneo� Una de ellas cree que puede deberse a que Los gorilas se encuentran en las tierras ba¬
no hay suficiente comida en cada uno de los árboles de jas del oeste de Áfi-ica tropical y en las áreas montañosas
su territorio como para poder sustentar a más de un del Congo» Uganda y Ruanda, A diferencia de la mayoría
adulto> por lo que para conseguir alimento suficiente de los demás primates fiiagívoros� los gorilas comen ha-
cada día sin tener que desplazarse a grandes distancias» bitualmente otras partes de las plantas: tallos� brotes (por
los orangutanes tienen que vivir solos en vez de agrupa¬ ejemplo de bambú)» hojas» raíces y flores. La cantidad de
dos. Otra posibilidad es que estos animales sólo viven en fruta que comen varia mucho; asi» en muchas poblacio¬
grupos cuando están sometidos a grandes depredacio¬ nes es raro que coman finta» mientras que en otras es
nes; su gran tamaño les hace inmunes a los ataques de la parte común de la dieta,
mayoría de los animales» por lo que vivir en solitario Los gorilas son� con diferencia» los mayores de los si¬
mios vivos; en su hábitat natural» un macho adulto
puede pesar más de 200 kilogramos y la hembra más de
100. Para soportar el peso de su enorme tórax» los gori¬
las suelen desplazarse» sobre todo» por el suelo» en la
forma de locomoción conocida como caminar apoyán¬
dose en los nudillos: es decir que caminan apoyándose
en las articulaciones medias de sus dedos. Las extremida¬
des de los gorilas» sobre todo de los jóvenes» están bien
preparadas para trepar aunque» como los adultos son
mucho más pesados» el hecho de trepar para ellos es no¬
tablemente más costoso. Duermen sobre el suelo o en ni¬
dos con forma de cubeta hechos por ellos mismos con
plantas no comestibles cada vez que se acuestan,
Los gorilas tienden a vivir en grupos formados por un
macho dominante (llamado Éypaícííí písíemííí)» otros
adultos machos» hembras adultas y todas las crias que no
han alcanzado la madurez. Tanto machos como hembras
cuando llegan a este momento parece que dejan el grupo
en el que nacieron para irse a otro. El macho dominante
eSí con diferencia» el centro de atención; actúa como pro¬
tector del grupo y es quien decide el lugar adonde el
grupo debe desplazarse,

Quizá porque son más sociables y


ciles de domesticar» los chimpancés se han estudiado
mucho más que los gorilas. Los chimpancés viven en las
áreas boscosas de África» desde Sierra Leona» al oeste»
hasta Tanzania» en el este,
Existen dos especies distintas de chimpancés: el chim¬
pancé común (Pan twgiodytes) y el o chimpancé
pigmeo (Pfltt panisciis). Aunque ambos tienen muchas
Un joven gorila muestra cómo camina sobre los nudi¬
características comunes (de hecho no fueron reconoci¬
llos. La parte posterior de los pies se mantiene plana so¬ dos como especies diferentes hasta 1929), el pariscus
bre el suelo y solamente los nudillos de las manos tocan tiende a ser más delgado que el chimpancé común» con
el suelo. miembros y dedos más alargados» cabeza más pequeña»
Jit C a pítulo 4 Los primates vivos 73

<ara más oscura y una parte del pdo diferente, A dife¬


rencia del chimpancé común� el pani5cus no muestra di¬
morfismo sexual lú en el esqueleto ni en la estructura
dentaria. En lo que más se distingue es en la conducta so-
cial> pues los bonobos son más gregarios que los chim¬
pancés comunes y sus grupos tienden a ser más estables,
Los grupos tienen tendencia a concentrarse más en torno
a las hembras que en torno a los machos. Algunas de es¬
tas variaciones de conducta han llevado a los estudiosos
a sugerir que los paniscus están más relacionados con los
humanos que los chimpancés comunes� si bien este
punto de vista todavía resulta controvertido,
Aunque son frugívoros primordialmentei los chim¬
pancés tienen muchas similitudes con sus parientes pró-
ximosj los gorilas. Ambos son arbóreos y terrestres. Igual
que los gorilas» los chimpancés son buenos trepadores»
especialmente cuando son jóvenes y pasan muchas horas
subidos a los árboles, Pero es en tierra donde se mueven
con mayor agiÜdad por lo que� si desean cubrir largas
distancias» bajan y caminan apoyándose en los nudillos.
Ocasionalmente caminan erguidos» por ejemplo cuando
se mueven entre hierbas altas o si tratan de otear en la
distancia. Duermen en los árboles» en nidos que se pre¬
paran con un manojo de hojas» cada vez que se van a
dormir,
Una madre chimpancé pigmeo oon $u cría. Sus fino$
Los chimpancés» incluidos los paniscus» tienen menos
miembros, cara oscura v '3 distribución del pelo, son al¬
dimorfismo sexual que los demás póngidos grandes. El
gunas de las peculiaridades que diferencian a los bono¬
macho pesa unos 50 kilogramos de media y las hembras bos de los chimpancés comunes.
algo menos. También los machos tienen los caninos ma¬
yores que las hembras-
Durante algún tiempo se pensó que los chimpancés
sólo se alimentaban de plantas; sin embargo» aunque su
dieta es mayoritariamente vegetariana» es frecuente entre
los chimpancés comunes que una parte importante de su
alimentación sea de origen animal. Después de tres déca¬
das de estudios en Gombe Park en Tanzania y alrededo¬
res» los investigadores han observado que los chimpancés
comunes no sólo comen insectos» pequeños lagartos y
pájaros» sino que cazan activamente» para su sustento»
monos» mandriles jóvenes» etc,» además de pequeñas pre¬
sas. En Gombe» el mono colobus rojo es» con diferencia»
el animal más cazado. Por tanto» no es sólo el hombre
quien pone en peligro a otros primates (recuérdese el
cuadro Primates en peligró},!� población del mono co¬
lobus rojo es muy pequeña en las áreas de caza intensa de
los chimpancés» si bien se ve incrementada en las épocas
de sequía» cuando escasea el alimento. Las presas son
capturadas, sobre todo» por los machos» que cazan tanto
en sohtario como en grupos pequeños; cuando cazan de
esta tíltima forma el macho suele ir acompañado de alre¬ Los chimpancéSp aunque están mucho tiempo en los ár-
dedor de 13 chimpancés más» en amigable reunión so¬ boleSj se pueden mover de forma muy rápida sobre el
cial» que puede durar hasta nueve horas, suelo.
74 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

A pesar de los numerosos estudios realizados� todavía consumido. Todos los primates nocturnos son pequeños
no está dara la organización social dd cKimpancé. En el y entre los primates diurnos» los arborícolas tienden a ser
caso del chimpancé común los grupos constan de mu¬ más pequeños que los terrestres. Finalmente» las especies
chos machos y hembras» si bien el número de integrantes que se alimentan principalmente de hojas tienden a ser
varia desde unos pocos hasta alrededor de 100 miem¬ mayores que las que comen fnitas y semillas.
bros. En Gombe» los machos habitualmente permanecen ¿Por qué predeterminan estos fectores el tamaño? Una
durante toda la vida en su grupo natal» en tanto que las consideración a tener en cuenta es la rdación general que
hembras suelen ir a grupos próximos; pero en Guinea no se da en los mamíferos entre d peso corporal y la energía
sucede así» Parece que los chimpancés se juntan y se se¬ que necesitan. Generalmente» los animales mayores re¬
paran dependiendo de condiciones tales como la dispo¬ quieren muchn más energía en términos absolutos» pero
nibilidad de comida o la presencia de depredadores. los animales más pequeños requieren mucha más ener¬
gía que los grandes respecto de su peso corporal� Esto es»
De acuerdo con la clasificación que he¬ los animales menores (y pequeños primates) necesitan
mos utilizado» los Hominoidea que denominamos más alimentos energéticos. Los insectos» fiutas» resinas y
túdaey induyen a una sola especie viva: los humanos la savia tienen muchas calorías y tienden a ser más im¬
actuales. Los humanos poseen muchas características portantes en la dieta de los primates menores. Las hojas
distintivas que los sitúan al margen de los son relativamente bajas en energía» por lo que los fUófe-
y HomífííJídetí» en una categoría diferente de la de los gos tienen que consumir mucha cantidad para conseguir
Póngidos (estos aspectos se comentarán más tarde en éste la energía suficiente; también precisan grandes estóma¬
y otros capítulos dd libro). Sin embargo» otros investiga¬ gos e intestinos para extraer los nutrientes necesarios y
dores piensan que las diferencias no son tan grandes un intestino grande necesita un cuerpo y un esqudeto
como para que se justifique una categoría aparte para los grandes. Los primates pequeños que se alimentan de in¬
humanos. Por ejemplo» humanos» chimpancés y gorilas sectos y de otros alimentos ricos» probablemente estarían
son muy similares en sus proteínas y en el ADN, y existe obligados a competir con los pájaros para conseguir su
acuerdo general en considerar que las líneas genealógicas alimento; sin embargo» la mayoría de los pequeños pri¬
de humanos» chimpancés y gorilas poseen un antepasado mates son nocturnos� en tanto que la mayoría de los pá¬
común de hace» quizá» 5 o 6 millones de años. Dar im¬ jaros son diurnos.
portancia o no a las semejanzas o diferencias entre hu¬ Las necesidades energéticas también pueden explicar
manos y póngidos no es lo más rdevante» sí lo es» en por qué los primates arbóreos son generalmente más
cambio» tratar de comprender las razones de esas simiÜ- pequeños. Desplazarse por los árboles requiere motrici-
tudes y diferencias. dad vertical y horizontal y la energía requerida para tre¬
par verticalmente es proporcional al peso dd animal» en
tanto que la energía necesaria para desplazarse horizon-
Variables adaptatívas talmente» por d sudo» no es proporcional al peso; por lo
de los primates tanto» los animales grandes usan su energía más eficien¬
temente en tierra que en los árboles. Una consideración
Hasta ahora hemos comentado las características co¬ adicional es la cantidad de peso que pueden soportar las
munes de los primates y hemos presentado a los diferen¬ ramas pequeñas de los árboles donde están principal¬
tes primates que sobreviven en d mundo de hoy. Ahora mente loc¿izados ciertos alimentos» como las frutas. Los
�caminaremos las posibles explicaciones» propuestas por animales pequeños pueden alcanzar las ramas altas de
los investigadores» de algunas de las distintas formas de forma más segura que los animales mayores. También
supervivencia de los primates, los habitantes dd sudo tienen que ser más grandes por¬
que su tamaño les da protección contra los depredado¬
Tamaño corporal res.

Los primates existentes varían enormemente de ta¬


Tamaño cerebral relat ív o
maño» desde los -aproximadamente- 56 g d d lémur ra¬
tón gris hasta los 158 kilogramos dd gorila macho. Los primates mayores tienen cerebros más grandes»
¿Cómo se exphcan estas diferencias? Hay tres fectores aunque esto sería apÜcable a cualquier especie (véase Fi¬
que podrían determinar estas variaciones: el momento gura 4,6), Por eso los primatólogos están interesados en
dd día en que estas especies desarrollan su actividad» el d tamaño cerebral relativo� esto es» la relación entre d ta¬
lugar (en los árboles o en d sudo) y d tipo de alimento maño dd cerebro y el dd cuerpo.
Ca p í t ul o 4 Los primates vivos 75

Figura 4.6
Como grújkat Ípí a «iwiÍíí
mayores íwíieH, ttCPrííjwJmente;, l<w ceretros
Huiviíridfi mayores. Los primates tienen generalmente
\ O o
o�
ííreímJí mayores ¿fc qwe ftitrw esperar
o' en ríAjfkSíí íj sjt peso eorporaL Wtese que
o ti mayoría de hsprimates (como se iriíücfl
� hs círci�s coloreados) «tcín wbre la li¬
� oo nea que muestra la r¥Ífiíw« entre peso cere¬
bral y peso corporal Los cerebro$ de los
• +0 primates pesan alrededor d é doble del de
•y
tos mamíferos tío primates con é mismo
.OO # PAnat«& peso cofporaL Fuente: Dí Tcrrcace W.
«Primate Brains and cu
Q Otros maimítaroa
Oo Stephen Jones, Robert Martin y David
PQbeara, eds., TÍíí Gjmferiii�í Encycíope-
dia of Human Evolutjon (Nueva York;
Cambridge University Press, 1992), p.
111. Copyright © by Cambridge Univer-
�$0 coiporal (a&cala logi.) sity Press. Reproducido con permiso de
Cambridge University PresS.

Quizáj porque los primates hurnanos tienen los mayo¬ o más individuos en algunos grupos de primates del
res cerebros� tendemos a pensar que un cerebro mayor es Viejo Mundo. ¿Qué fectores pueden influir en tales dife¬
«mejor». Sin embargo� un cerebro grande tiene sus «cos¬ rencias?
tes»- Desde una perspectiva energética� el desarrollo de un La actividad nocturna es importante para predeter¬
cerebro grande requiere una gran cantidad de energía me- minar no sólo el pequeño tamaño corporal» sino tam¬
tabólica� lo que no estaría amparado por la selección na¬ bién el pequeño tamaño del grupo, Los primates
tural a menos que los beneficios superen los costes. nocturnos comen solos o en parejas, fohn Terborgh ha
Los primates fnigívoros tienden a tener cerebros relati¬ advertido que la mayoría de los depredadores nocturnos
vamente mayores que los primates filófegos. Esta diferen¬ cazan por el sonido� así» un animal nocturno puede evi¬
cia puede deberse a la selección natural en fevor de una tar mejor tener un ataque si es silencioso. Los grupos son
mayor capacidad de memoria en los cerebros relativa¬ ruidosos» por lo que los animales nocturnos podrían te¬
mente mayores de los comedores de fruta. Los comedores ner más probabilidades viviendo solos o en pareja.
de hojas necesitan mucha menos memoria ya que depen¬ Por el contrario� un grupo numeroso puede propor¬
den de una alimentación mucho más fódl de localizar en cionar ventajas durante el día. Hay más ojos» oídos y
espacio y tiempo� por lo que no necesitan recordar dónde narices en un grupo: cuanto antes se detecte a un depre¬
la pueden encontrar. En contraste� los comedores de fruta dador antes se podrá evitar. Además un grupo mayor ten¬
pueden necesitar mayor memoria y capacidad cerebral drá más fuerza y más dientes para alejar al agresor. Pero
porque sus alimentos maduran en diferentes momentos y esta linea de razonamiento nos llevaría a esperar que to¬
en lugares distantes y tienen que acordarse de dónde en¬ das las especies terrestres diurnas vivieran en grandes
contrados. El cerebro requiere grandes aportes de codgeno grupos. En realidad esto no es así» pues también influyen
y glucosa y dado que los primates filófegos no tienen tanta otros fectores, uno de los cuales parece ser la cantidad y
glucosa en sus dietas como los primates frugívoros� puede densidad de los alimentos. Si los alimentos existen en pe-
que no tengan las reservas energéticas necesarias para quenas cantidades y en lugares separados, solamente los
mantener grandes cerebros, grupos pequeños podrán alimentarse» pero si los alimen¬
tos existen en grandes cantidades se podrán alimentar
Tamaño del g ru po grandes grupos. Un fector adicional puede ser la compe-
titividad sobre los recursos. Cabe sugerir que si los luga¬
H grupo de primates varia en su tamaño desde ma¬ res de alimentos básicos están separados» aunque sean
chos solitarios y hembras con crías (orai�tañes) a po¬ ;fóciles de localizar, los individuos que viven en grupos
cos individuos y jóvenes (como los gibones)i o hasta 100 grandes tendrán más &cil el acceso a ellos.
76 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

Fronteras de l.a investigación


Una investigadara: Katharine Mílton

KatharineMilton es profesora de nos se parece a los monos aranas por menor área en la que alimentarse y
Antropología en la Universidad de lo que asumió que eran frugívoros lo tiene relativamente menores cere¬
California� Berkeleyi con un ávido mismo que los monos araña. Pero bros. ¿Por qué? Milton sugirió que�
interés en el estudio cientjñco de los Milton descubrió, por medio de ob¬ a pesar del gasto energético de los ce¬
primates» Pero esto está muy lejos de servaciones sistemáticas a lo largo de rebros mayores, el grado de dificul¬
sus comienzos. Nadó en Alabama y un año� que este dato basado en el tad intelectual para recordar la
fue enviada al Sweet Briar College en «sentido común» estaba equivocado. localización de alimentos dispersos
Virginia. Estudió inglés en el colegio Como comentó: «Aparentemente altamente nutritivos (como fhitas�
y partió para hacer un Máster en nadie ha relacionado que la vida tan que proporcionan más nutrientes
esa especialidad a la Universidad de corta en cautividad del mono araña por peso que las hojas)1� fevorece el
lowa, Yno fue liastamás tarde� mien¬ lanudo� quizá pueda deberse a que mayor desarrollo cerebral en tales
tras estaba viviendo en Argentina> reciben una alimentación equivo¬ primates,
cuando descubrió su en orm e interés cada, ¡Aviso a los zoológicos -si es
en la conducta animal y muy espe- que son tan afortunados de conse-
dalmente en la de los primates. g�ir uno o dos monos arañas lanu¬
Tras recibir su doctorado en la dos- de que tienen que asegurarse de Kathaiid� Mihoo, nThe Evdu-
Universidad de Nueva Yorkj con dades hojas como componente tioti of a Physlcal Anthropologist�, en P=eter
una tesis doctoral sobre la «econo¬ principal de su dieta> en vez de fhi- N. R. Efflber y Mdvia Em-
bei, Phyíicai Aníhnjp0h$y: Orip ml
mía» de los monos aulladores de Pa- tos maduros y azucarados!»
Readit�s in Metk�d and (Upper
namá> tuvo la fortuna de poder Muchas de las investigaciones de £addle Rlver, HJ; Prentice Hdl, 2002j;
estudiar el mono araña lanudo� una Milton han permitido comprender Káthaiine Miltoiii «cForaging Beháviour and
pequeña especie de mono que vive la implicación de la dieta tanto en \he Evolution of Primate InteUigcnce», en
en el sudeste de Brasil» Debido a lo primates no humanos como en hu¬ Richard W. Bryde y Aojrew Whiten, tás.,
Madtíavelliün Inuiligetícc Social Expertise
poco que se sabía de él� comenzó ha¬ manos. Comparados con los fhigí- at� íAe Ewlutiútí af InteSict in Mot�eySy
ciendo una revisión básica sobre su voros>los £ló%os son generalmente ApeSy and Humatis (Oxford; Q�rendon
dieta y su cornlucta. Este tipo de mo¬ de mayor tamaño, requieren una Pr€ss,im), pp. 255-305.

primates) pueden mantenerse o andar sobre sus extre¬


Rasgos humanos distintivos midades inferiores� pero solamente durante ratos cortos.
Los otros primates requieren una fuerte musculatura
Estudiaremos ahora algunas de las características que para poder mantener derecha la cabeza, estructura que
nos distinguen a nosotros —los humanos- de los demás no se precisa en los humanos, ya que nuestra cabeza se
primates. Y aunque nos guste pensar que somos únicos� encuentra en equilibrio en el extremo de la columna ver¬
muchas de estas particularidades se encuentran en el ex¬ tebral� El btpedalismo está �oreddo además por la pel¬
tremo de una linea continua que se puede trazar desde vis aplanada (peculiar de los seres humanos), la columna
los P ro s i mi i hasta los Anthropoidm. vertebral arqueada en la zona lumbar, miembros infe¬
riores rectos y pies arqueados y con dedos no prensi¬
Rasgos físícos
les. Puesto que somos totalmente bípedos, podemos
llevar objetos sin necesidad de ver disminuida la eficacia
De todos los primates� solamente los humanos cami¬ de nuestro sistema locomotor (en el capítulo dedicado
nan erguidos sobre los pies: tanto los gibones, chimpan¬ a los primeros homínidos consideraremos los efectos
cés (sobre todo paniscus) y gorilas (y también otros que puede haber causado el bipedalismo en diferentes
Jit Ca p ít ul o 4 Los primates vivos 77

aspectos tales como la febricadón de herramientas» la demás primates sólo las tienen cuando pueden concebir,
prolongada dependencia infentü o la división del trabap También es específico de los humanos el vínculo hom¬
según el género), bre-mujer, Posteriormente, en el debate sobre los oríge¬
Aunque muchos primates poseen pulgares oponibles» nes de la cultura, examinaremos algunas teorías que
que les permiten agarrar los objetos y examinados, la explican la aparición del vínculo hombre-mujer, deno¬
mayor longitud y flexibilidad de los pulgares humanos minado «matrimonios�. Se piensa que la sexualidad prác¬
posibilita el manejo de objetos con mayor habilidad. Por ticamente continua de la mujer, puede relacionarse con
eso somos capaces de dos cosas: de poder �rrar fuerte¬ el vínculo hombre-mujer, pero estudios comparados de
mente los objetos y de cogerlos objetos deÜcados sin que mamíferos y aves contradicen esta idea, ya que esos ani¬
se nos caigan ni los rompamos. También tenemos una males, que se aparean con mayor frecuencia, presumible¬
notable coordinación manos-ojos, y un cerebro alta¬ mente no tienen ese vínculo,
mente sofisticado. Por tanto ¿por qué la sexualidad femenina humana
El cerebro humano es grande y complejo, particular¬ difiere tanto de la de los demás primates? Una teoría es
mente en lo que atañe al córtet cerebral, donde se en¬ que la sexualidad, más o menos continuada de la mujer,
cuentran las áreas del lenguaje y de otras elevadas Uegó a ser selectivamente ventajosa para los huma¬
actividades cerebrales, El cerebro del adulto humano nos, una vez que la relación hombre-mujer se desarro¬
ocupa un volumen de más de l JOO centímetros cúbicos, llara en conjunción con la existencia de grupos locales
en tanto que el del gorila, el primate con el cerebro ma¬ formados, al menos, por varios hombres y mujeres adul¬
yor después del hombre, tiene 525 centímetros cúbicos» tos, O, más concretamente, la combinación del grupo
Las áreas frontales del cerebro humano son también ma¬ con la unión hombre-mujer -combinación exclusiva de
yores que las de otros primates, y por eso los humanos los humanos entre los primates- puede haber fevorecido
tienen más prominente la frente que los gorilas y otros el cambio del patrón de sexualidad periódica de las hem¬
primates. Tenemos, además, áreas especiales del cerebro bras, común a los primates superiores, es decir, a un pa¬
dedicadas especialmente al habla y al lenguaje. El cere¬ trón de sexualidad femenina más o menos continua,
bro humano exige gran cantidad de flujo sanguíneo y la Semejante cambio puede haber fevorecido a los huma¬
ruta que sigue la sangre para llegar al cerebro es también nos porque la sexualidad femenina periódica respecto de
única. Comentaremos más sobre nuestro cerebro y su la continua no propiciaría la unión de parejas en grupos
evolución en el capítulo dedicado a la aparición del gé¬ de varios hombres y mujeres,
nero Homo. Investigaciones de campo realizadas en primates no
Los dientes humanos evidencian una compleja dieta humanos sugieren convincentemente que los machos in¬
de omnívoros (no demasiado especializada) � lo que tentan aparearse con hembras dispuestas para ello. Si
puede ser un reflejo de la necesidad de utilizar herra¬ una hembra (o varias) vinculada a un macho no estaba
mientas y cocinar para preparar la comida. Como co¬ interesada en el sexo en algún momento, pero había otras
mentamos antes, otros Hominoidea poseen grandes que sí lo estaban, parece probable que el macho intentara
caninos y un diastema para alojados en la boca, en tanto aparearse con esas otras. Los frecuentes «asuntos extra-
que los caninos humanos, generalmente, no sobresalen matrimoniales» podrían poner en peligro el vínculo ma-
de los demás dientes. Esto permite a los humanos mover cho-hembra y, presumiblemente, por ello reducir el éxito
vertical y horizontalmente sus mandíbulas cuando mas¬ reproductivo De aquí que la selección natural pueda ha-
tican, ya que el movimiento horizontal estaría impedido be r :�orecido la sexualidad más o men os continua d e las
si tuviéramos grandes caninos. Los molares humanos hembras humanas, si es que ya se daba la combinación
poseen un esmalte más grueso que el de los demás Hq- de vida en grupo (y la posibilidad de «aventuras extra-
mííMJÍrfñ3,y tanto el movimiento horizontal de la mandí¬ matrimoniales») y matrimonio. Si los adultos empareja¬
bula, como el espesor de los molares pueden relacionarse dos vivían solos, como hacen los gibones, la sexualidad
con una dieta de cereales y semillas; ampliaremos esto en femenina no continua no afectaría a la unión, pues la po¬
el capítulo dedicado a los primeros homínidos. Nuestra sibilidad de tener «relaciones extramatrimoniales» no se
mandíbula tiene forma de arco parabólico, en vez de la produciría. De igual forma, la reproducción estacional
forma en U típica de los monos y está compuesta de hue¬ afectaría poco al vínculo macho-hembra, ya que todas las
sos finos y músculos ligeros. Los humanos también tene¬ hembras estarían sexualmente activas aproximadamente
mos mentón, del que carecen los demás primates, en el mismo momento. Así, la combinación de vida en
Otro rasgo distintivo humano es la sexualidad feme¬ grupo y vínculo macho-hembra que sólo ocurre en los
nina: las mujeres pueden tener relaciones sexuales en humanos, puede explicar por qué se desarrolla la sexua¬
cualquier época del año, en tanto que las hembras de los lidad femenina continua en los humanos. En el bonobo
78 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

o chimpancé pigmeo� la hembra se empareía durante Un ejemplo del uso de herramientas por el chim¬
todo d anoj perq los bonobos no tienen vínculo macho- pancé sugiere planificación. En Guinea» al oeste de
hembra» ni la� hembras están interesadas en el sexo tan a Africa» los investigadores observaron a un grupo de
menudo como las hembras humanas. chimpancés romper nueces de aceite de palma con dos
piedras. La «plataforma» de piedra tenia una depresión»
H ab il id ad es de conducta en tanto que la otra piedra se usaba para golpean Los in¬
vestigadores supusieron que las piedras habían sido lle¬
En comparación con los otros primates� una propor¬ vadas por los chimpancés hasta las palmeras» ya que no
ción mayor del comportamiento humano se aprende y se existían piedras como aquellas en sus proximidades y»
diseña culturalmente� Como en el í:aso de muchos rasgos además» observaron que la piedra utilizada para golpear
fisicos> podemos trazar un wHtittuutn en las habilidades la colocaban encima o cerca de la que servía de plata¬
aprendidas por los primates. Los grandes póngidos� in¬ forma cuando acababan su tarea� En otras zonas de
cluyendo orangutanes» gorilas y chimpancés�son proba¬ África occidental los investigadores también pudieron
blemente iguales en capacidad de aprendizaje. Los comprobar que los chimpancés utilizaban piedras para
primates tanto del Vie� como del Nuevo Mundo mues¬ cascarlas nueces y en una localidad de Liberia» una hem¬
tran mucha menor capacidad en los tests de aprendizaje bra innovadora parece que inició esta práctica» siendo
y� sorprendentemente» los gibones son más torpes que la imitada pocos meses después por otros 13 miembros que
mayoría de los primates, al principio no habían mostrado ningiín interés en ella,
También se ha observado que los chimpancés en cau¬
FABRICACIÓN DE HERRAMIENTAS. El mismo tividad inventan herramientas: así» se vio que una madre
tipo de cortíííiííwm se puede observar en la capacidad in¬ chimpancé examinaba y limpiaba un diente de su cría
ventiva y la fabricación de herramientas. No existen usando herramientas que ella había fabricado de una as¬
pruebas de que los primates no humanos» excepto los tilla» e induso le extrajo un diente que tenía flojo�
grandes póngidos» usen herramientas» a pesar de que va¬ Generalmente» se considera que los humanos son los
rias especies de monos utilizan «armas» (ramas» piedras únicos animales fabricantes de herramientas» pero obser¬
o frutas) que arrojan contra los depredadores. Los chim¬ vaciones como las anteriores exigen que se modifique tal
pancés son capaces de idear y utilizar herramientas en la idea. Si definimos la capacidad de fabricar herramientas
naturaleza; como hemos comentado» son capaces de qui¬ como la adaptación de un objeto natural para un fin es¬
tar las hojas de una rama y utilizar el palo de la rama para pecífico» entonces» al menos los grandes simios también»
«pescar» las termitas sacándolas del hormiguero. Tam- serian fabricantes de herramientas. Quizá seria más
tdén utilizan hojas para capturar termitas» beber agua y apropiado decir que los humanos son los tínicos anima¬
limpiarse. les que fabrican habitualmente herramientas» de la
misma forma que decimos que son los únicos homínidos
habitualmente bípedos» a pesar de que todos los homíni¬
dos pueden caminar de forma bípeda eventualmente,
Hasta donde podemos llegar a saber» los humanos son
los únicos con habilidad para fabricar una herramienta
por medio de otra.

LENGUAJE. Solamente los humanos pueden ha¬


blar» si nos referimos a un lenguaje simbólico. Pero» al
igual que sucede con la habilidad para fabricar herra¬
mientas» la línea entre el lenguaje humano y la comuni¬
cación de los otros primates no es tan estrecha como
creemos. En estado natural» los monos asustados pueden
efectuar varios tipos de llamadas de alarma para avisar
del peligro ante diferentes depredadores- Los observado¬
res han grabado estas llamadas» viendo que los primates
Lo$ chimpancés utilizan hen�amientas, en
caso un palo para coger insectos del tronco de un árbol responden de diferentes formas ante ellas» dependiendo
caído. Hasta donde sabemos, podemos decir que no del tipo de llamada. Si los monos oyen la llamada para
usan heiramientas para fabricar otras, como hacen los «águila»» miran hacia arriba; y si oyen la de «leopardo»
humanos. trepan a los árboles,
Jit Capítulo 4 Los primates vivos 79

Los cKimpancés común es también se comunican en la y reparto de los alimentos. Entre los primates no huma¬
naturaleza utilizando gestos y muchos tipos de vocaliza- nos» u n a vez finalizada la in&ncia» tanto hembras como
dón. Los investigadores han usado este «talento natural» machos buscan el alimento por sí mismos. Los humanos
para enseñar a los chimpancés lenguajes simbólicos en tienen una especialización mayor relacionada con el gé¬
sesiones experimentales. En su trabajo pionero� Beatrice nero. quizá porque los hombres» al no estar obstaculiza¬
T. Gardner y R. Alien Gardner» capturaron a u n a hembra dos por los niños» tenían más Hbertad para perseguir y
de chimpancé» a la que llamaron Washoe y la adiestraron cazar grandes animales.
para comunicarse con eficacia� por medio del Sistema Habiendo examinado nuestros rasgos diferenciales y
Americano del lenguaje de los sordomudos. Después de los compartidos con los demás primates» tenemos que
un año de entrenamiento» fue capaz de asociar determi¬ preguntamos qué fuerzas selectivas pueden haber fevo-
nados gestos con actividades específicas. Por ejemplo, si recido la emergencia de los primates» cuáles han propi¬
tenía sed» Washoe tenía que hacer la señal de «dadme» se¬ ciado las líneas de divergencia que condujeron hasta los
guida de la de «beber». Conforme aprendía más» las ins¬ primeros homínidos» y qué otras llevaron a la aparición
trucciones fueron más detalladas: así, si quería agua> del género Hpf/jo. Estas cuestiones son el sujeto de los
señalaría «beber»� pero si deseaba u n poco de soda» como próximos tres capítulos.
le ocurría cada vez con más frecuencia, precedía la señal
de beber con la suave señal de un golpe rápido con los
dedos a la lengua. Posteriormente» los Gardner tuvieron Sumario
mayor éxito aún en el entrenamiento de otros cuatro
chimpancés» los cuales fueron enseñados por usuarios 1. Aunque un primate ya extir�ido pudo ser el an¬
sordos que dominaban con fluidez el Lenguaje Ameri¬ cestro de los humanos» tenemos u n a historia evolutiva
cano de Signos. común con los restantes primates supervivientes. Estu¬
Los chimpancés pigmeos han proporcionado pruebas diando la conducta y las características fisicas de nues¬
convincentes de que comprenden las simples «reglas» tros parientes más próximos» podemos extraer las
gramaticales e incluso mucho más que un niño de dos oportunas condusiones sobre la evolución de los prima¬
años» y cuando se le mostraron símbolos gráficos» con tes- El estudio de rasgos humanos distintivos puede ayu¬
significados particulares diferentes» un bonobo llamado darnos a comprender por qué la línea de los primates»
Kanzi comunicó regularmente las secuencias de los tipos que ha conducido a los humanos» se separó de la de los
de símbolos que le mostraban; por ejemplo» tenía que se¬ chimpancés y gorilas.
ñalar un símbolo relacionado con un verbo («morder») X Ningún rasgo es exdusivo de los primates. Sin
y luego señalar otro símbolo para u n objeto («bola»� embargo» los primates tienen las siguientes característi¬
«fresa»» «comida»). cas; clavicula, manos flexibles y prensiles, dos huesos en
la parte inferior de la pierna y en el antebrazo, visión es¬
OTROS RASGOS HUMANOS. Aunque muchos tereoscópica» cerebro relativamente grande» u n a o dos
primates son omnívoros pueden comer insectos y pe¬ crías por parto, largo periodo de maduración de las crías
queños reptiles como complemento de su dieta de plan¬ y un alto grado de dependencia en la vida social y en el
tas (algunos cazan� induso» pequeños mamíferos)» aprendizaje.
solamente los humanos cazan grandes presas. También 3. El orden Primate se divide en dos subórdenes:
somos los únicos de todos los primates totalmente te¬ Prosimii y ArtrfirppíJídpfí�En comparación con los Aiíth-
rrestres» y ni siquiera utilizamos los árboles para dormir wpoi de ados Prosimii dependen más del oL�to para la in¬
como hacen otros primates de vida completamente te¬ formación, Tienen las orejas móviles» bigotes» hocicos
rrestre- Quizá nuestros ancestros perdieron sus ramas típicamente largos y una expresión �cial relativamente
cuando se redujeron los bosques o cuando los avances fija. Los ArtíhfiíJpíJíííífí tienen cráneo redondeado, orejas
culturales -tales como las armas o el fuego- eliminaron más pequeñas e inmóviles y rostros aplanados» relativa¬
la necesidad de buscar refugio en los árboles. Además» mente pequeños» en vez de hocico. También tienen ma¬
como hemos visto» tenemos el más largo período de de¬ nos extremadamente hábiles.
pendencia de todos los primates» requiriendo el cuidado 4. El suborden Arjthwpoid�a se subdivide en dos
y mantenimiento, por parte de nuestros padres, hasta los grupos principales: PlcíííVríimí (primates del Nuevo
veinte años aproximadamente. Mundo) y Catarrhini (primates del Viejo Mundo). Los
Finalmente» los humanos son los únicos» de entre to¬ catarrinos se subdividen en Qfwpíííiífíííyeíí (primates
dos los primates» que tienen una división del trabajo se¬ del Viejo Mundo) y HomíVwíjira (femilias y Hv-
gún el género» durante su vida adulta» para la obtención minidae)� La superfemilia íÍJmmpWeíí comprende los
80 Ca p í t ul o 4 Loe primates vivos �

Hylobates (gibones y siamang) y Pongidf o grandes pri¬ Dimorfismo sexual


mates (orangután» gorila y chimpancé), Diurno
5. Lo mismo que los gorilas� los chimpancés tienen Homínidos
las proteínas y el ADN marcadamente similares a los hu- Hominoidea
manosi al igual que otras afinidades anatómicas y de con¬ Hyhbates
ducta. Se ha visto a chimpancés salvajes hacer y emplear Incisivos
herramientas» modificando un objeto natural para utili¬ Locomoción sobre nudillos
zado con un uso específico. También se ha demostrado Molares
una gran habifidad conceptual� tanto en chimpancés Nocturnos
como en gorilas» para aprender el lenguaje de los signos- Omnívoro
6, Aspectos variables del medio ambiente» diferen¬ Oponobilidad pulgar
cias en los patrones de actividad y variación en la dieta Patrón en «Y-5í>
pueden expUcar muchas de las características de los dife¬ Platinhitti
rentes primates. Los primates nocturnos tienden a vivir Póngidos
sohtarios o en pequeños grupos. Entre las especies diur¬ Premolares
nas» los primates arborícolas tienden a ser menores en ta¬ Prensil
maño y a vivir en grupos menores que los primates Prosimii
terrestres; los comedores de fruta tienen el cerebro rela¬ Terrestres
tivamente mayor que los comedores de hojas.
7» Las diferencias entre los humanos y los demás
ÁTtthrQpQidea nos muestran lo que hace a los humanos Cuestiones críticas
distintos como especie. Los humanos son totalmente bí¬
pedos: andan sobre sus piernas y no necesitan los brazos L ¿Cómo puede deducirse que un fósil de primate
para su locomoción. £1 cerebro humano» particular¬ vivió en los árboles?
mente el córtex cerebral» es mayor y más complejo. En 2. ¿Por qué los primates son tan inteligentes?
contraste con las hembras de los demás primates» las de 3. ¿En qué condiciones sería adaptativa la capacidad
la especie humana pueden tener relaciones sexuales du¬ de comunicación?
rante todo el ano. Las crías humanas tienen un período 4, ¿Por qué los humanos son inmaduros durante
de dependencia proporcionalmente mayor. Y» en compa¬ tanto tiempo?
ración con los demás primates» la mayor parte de su con¬
ducta responde a patrones culturales aprendidos. El
habla» el lenguaje simbóUco y el uso de herramientas Ejercicios de Internet
para hacer otras son rasgos de comportamiento exclusi¬
vamente humanos. Los humanos durante la etapa adulta L Duke University Primate Center (httpry/www.
suelen tener división del trabajo en cuanto a la produc- diike.edii/web/pri£rkate/ index.htinl) se dedica a la inves¬
dón y reparto de alimentos. tigación y conservación de los iVpjímíí. Pulse al final de
los Animales y lea sobre cómo difieren los Prosimii de los
primates Anthropoidea y la diferencia entre Lemures»
Glosario de términos Lorisidos» Galagos» Pottos y Társidos- Use también este
sitio para conocer por qué los Prosimii están en peligro.
Anthwpoidea 2, Visite la Galería de Primates en http://www.selu.
Axborícola conV-bio/PrimateGaUery/ inain,htinl y lea sobre el pri¬
Ascensión vertical y salto mate de la semana. Busque en las imágenes nuevas en
BÜofbdonte http:/ /www,s«lu. comí -bio/PrimateGallery/new/ima -
Bipedalismo ge�.html.
Braquiador 3, Visite el GreatApe Project en lÉ:tp://www.gretape-
Caninos project.org y haga dic sobre los últimos reportajes nue¬
Catarrhiní vos de su interésj resumiendo después el artículo.
Cercopithecoidea 4. ¿Desea oír alguna vocalizadón en primates? Vaya
Córtex cerebral al sitio de la página web: l]tip:y/wwwiiidiaiia.edu/ -prl-
Cuadrúpedos mate/prlmate&.htinl y escuche la vocalizadón de una se¬
Diastema rie de primates diferentes,
Jit Capítulo 4 Los p r i m at e s vivos 81

\ioGREW, W. Hi¿-
Lecturas sugeridas man Eyolutiott Cambridge: Cambridge University Press�
1992. Una cuidadosa descripción y análisis de las berra-
mientas utilizadas por los chimpancés.
CHENEf, D. ySBfíARTHt R, Hqw AííJttfe�J ífe Chicago: Parxer, S. T, y Gibson� K. R. (Eds,). -«Lííí�wí�í» atid /nfcJíijjíMce
University of Chicago Press, 1990. Un minucioso compen¬ in MíJrtíc�s íittíi Apí;5L- Gjrry�ríjírví iVrj;í«:íí-
dio át los intentos por averiguar cómo piensan los monos y Nueva York: Cambridge University Press, 1990. Un vo¬
hasta qué punto Su visión del mundo Se parece a la nuestra. lumen que recoge 20 artículos que proporcionan u n marco
Fleagle� J, G,í Janson�C. y Heed� K. E. (Eds.). JVímflte Qjm- teórico que abarca dísdí íl díSarroUo de la psicología y la
Cambridge: Cambridge University Presst 1999. In¬ biología evolutiva a los estudios comparados de las capaci¬
teresante colíccién de ensayos que analiza las variaciones de dades de los primates.
hs distintas comunidades de primates. Roive, N. The Pictorial Guide to íf e Lrvif� P rim áis. East
Gray, J. P. JVíffwte Sochbhiogy. New Haven, CT: HRAP Press, Harapton, NY: Pogonias Press, 1996. Una bcUa continua¬
1985. Una visión y debate de los estudios ímpü-iws que ción de J. R. Napier y P. H. Napier�s Handbook of Living Pri¬
prueban 396 posibles e�licadonest la mayoría de ellas de¬ mates (Nueva York Academic Pcess, 1967), con fotografías
rivadas de la teoría sociobiológica, de muchos aspectos de O ilustraciones de cada uno de los primates actuale�s. Es la
las variaciones de la conducta de los primates. más completa colección de imágenes publicada hasta ahora
JcNEStS.t Martín� R. y Pilbeam�D. (Eds.). Tfe Csmbrídjfí £n gí- m una sola fuente.
dopedia of Humati Eyolutiott, Cambridge: Cambridge Uni¬ Smuts, B. B., Cheneíj D, L., Seyfarth, R. M., Wrangham, R. W.
versity Press, 1992, Aproximadamente un tt rcio d� e$ta obra y Struhsatcer, T, T. (Eds.). Primate Scucíeíiíí, Chicago. Uni-
está dedicada a la cteificación de los primates, conserva¬ �rsity oí Chic ho Press, 19S7, Más de cincuenta primatólo-
ción, variaciones físicas, fisiología, y capacidades cognitivas gos presentan una extensa revisión de especies de primates
de los primates actuales. que han sido estudiados en estado salvaje.
5
Ja
finT.
/InT

Evolución de los primates.


Desde los primeros primates
a los homínidos
ÍNDICE DEU CAPÍTULO

La aparición de los primates

La aparición de los Anthropoidea

Anthropoidea del Mioceno: monos


póngidos, homínidos y otros
primates

La divergencia de los homínidos


de los otros Hotninoidea
S4 Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de los primates. Desde los pri meros primates a los homínidos

paleontólogo que estudian los primates y rísticas de los primates� aunque ninguno de ellos se ase¬
los paleoantropólogos se plantean varias cues¬ mejaba a los actuales.
Los tiones sobre la evolución de los primates: Tanto en este como en los siguientes capítulos descri¬
¿cuánto tiempo hace que aparecieron los pri¬ biremos las particularidades de la teoría actual y la evi¬
mates?! ¿cómo eran?j ¿qué condiciones les fevorecieron?, dencia sobre la evolución de los primates, desde el origen
¿cómo divergieron desde entonces?i ¿qué tipo de hábitats de éstos hasta el de los humanos modernos. En el pre¬
ocuparon los diferentes primates? Aunque nuestro inte¬ sente capítulo nos ceñiremos a la parte de la historia an¬
rés como antropólogos se refiere a la aparición de los se¬ terior a la aparición de los primeros homínidos bípedos�
res humanos y también de los primates que están en las por lo que la visión del capítulo abarca desde 65 millones
líneas evolutivas ancestrales que conducen hasta los hu- de años atrás hasta finales del Miocenoj hace poco más
manos> tenemos que recordar que la evolución no se de 5 millones de años (véüíe F�ra 5.1).
efectúa con un fin determinado para que sui�auna espe¬
cie en particular sino que los organismos se adaptan o
fracasan en su intento de adaptarse al medio ambiente en La aparicióit de los primates
que se encuentran. Por eso� el registro fósil de los prima¬
tes que estudiamos está siempre lleno de diversidad� ¿Cuándo aparecieron por primera vez los primates?
¿empre está rodeado de extinciones aparentes» Probable¬ Es difícil contestar esta pregunta basándonos en el regis¬
mente� la mayoría de linajes del pasado nunca dejó des¬ tro fósil conocido hasta hoy. Algunos paleontólogos ase¬
cendencia. guran que entre los fósiles hallados del Paleoceno, época
l a reconstrucción de la evolución de los primates re¬ que comenzó hace 65 millones deaños�ya existían mues¬
quiere el hallazgo de nuevos fósiles y� aunque se han des¬ tras de formas arcaicas de primateSj los denominados
cubierto muchos> y feltan otros muchos por descubrir, el plesíadapifortnes. Éstos se encontraron en Europa y en
registro de primates fósiles es todavía muy incompleto» Si Norteamérica, que durante el Paleoceno formaban un
los estratos geológicos no están en la superficie� se hacen único continente. El más conocido de ellos es el Plesia-
evidentes como consecuencia de la erosión o resultan ac¬ dapiSi animal parecido a una ardilla con largos incisivos
cesibles de cualquier otro modo en las áreas donde vivie¬ y hocico prominente� que tiene también una gran cavi¬
ron los primeros primateSj los paleontólogos no pueden dad nasal y órbitas oculares localizadas lateralmente en el
descubrir sus fósiles. La mayoría de los encontrados está cráneo» lo que sugiere un sentido del olfeto bien desarro¬
incompleta o dañada y las conclusiones sobre el aspecto llado y poca o ninguna visión estereoscópica (visión en
del animal se basan solamente en una o en pocas piezas. relieve), Los dedos del Plesiadapis tenían garras y las ma¬
Como dijimos en el capítulo dedicado a cómo descubrir nos y patas no parecían estar preparadas para agarrar. Es¬
el pasadoj reconstruir la historia evolutiva de los prima¬ tas características sugieren que el Pleííodíiííí no era un
tes requiere mucho más que recoger restos fósiles. El co¬ primate aunque tanto el codo como las articulaciones de
nocimiento adquirido con el estudio anatómico de las las rodillas muestran gran movilidad y� a pesar del gran
especies vivas nos permite extraer conclusiones sobre los tamaño de sus incisivos, la dentición sugiere una dieta
rasgos físicos y de conducta que pueden estar asociados omnívora. La estructura de su oído interno recuerda
con los hallazgos fósiles (vécjíí figura 5.1) y los estu¬ también a la de los primates actuales. Como resultado de
dios de las plantas antiguas� la geografía y la dimatología estas estructuras parecidas a las de los primates, algunos
nos ayudan a reconstruir el medio ambiente de los anti¬ científicos los consideran una forma arcaica de ellos.
guos primates. Otros paleontólogos encuentran pocas similitudes en¬
Mnque gran parte de la evolución de los primates es tre el Plfsiíidapis y los primates actuales� por lo que no lo
desconocida o está sujeta a controversias� también hay incluyen en el orden Primates. � no existen disputas en
bastantes cosas que sabemos. Sabemos que a comienzos relación con los fósiles que datan de los comienzos del
del Eocenoi hace alrededor de 55 millones de años, ya ha¬ Eoceno, hace alrededor de 55 millones de años. E�ta an¬
bían aparecido los primates con algunas de las caracte¬ tigüedad define a los primeros primates, que se clasifi¬
rísticas que presentan actualmente los prosimios. Los can en dos grupos mayores de prosimios: Aiapííifíe y
primates con las características típicas de este orden y Otnomydae, lía que estos primates son muy diferentes en¬
rasgos antropomorfos aparecieron en el Oligoceno, que tre sí, y dado que aparecen bruscamente en el límite del
comenzó hace 34 millones de años. El Mioceno� que co¬ Paleoceno y del Eoceno, es presumible la existencia de un
menzó hace 24 millones de años� vio la aparición de di¬ primate ancestro comtin. Pero todavía no sabemos lo que
ferentes tipos de primates. Los antiguos primates que era, ni tampoco existe consenso sobre él entre los pa-
conocemos por fósiles ya tenían algunas de las caracte¬ leoantropólogos- Aunque ni siquiera sabemos a qué se
� Capítulo 5 Evolución de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los homínidos 85

PERÍODO
GEOLÓGfCO GENUS f�MiUASYTALLA MAYOR
de años
ip6
Plioceno
0

Oreapithecus
10 -
SivapitheGiís
Dryopithecíss
Kenyapithecu� Homioüid�
20 - Procónstif
PíAtirrinü$
Do/ichocebu�

OJigoceno
30 - Aegyptopithecu�
Apidium P$r�h0cido$/
C&topitheoíi� Propiiofyithecidos

40 -

Eooerio

50 -
Aii$pid00/
Noth�rvu� Omomyidae
Tetonius

60 - Paleoceno

ñe�iadipi�

70 - Cretáceo
Superior

Figura 5.1. La evolución de los primates

parecía d más antiguo de los primates» la presencia de los El medío ambient e


prosimios en el Eoceno nos dice que necesitamos mirar
un período anterior para explicar la aparición de los pri¬ general se admite que los primeros primates pue¬
mates. En la Figura 5� se representa con la P en un círculo den haber aparecido en el Paleoceno» hace de 65 a 55
al desconocido ancestro común, que vivió en el Cretáceo millones de años» y quizá antes aun� en el Cretáceo Su¬
Superior de acuerdo con Robert D. Marino» si bien otros perior. Pero ¿cómo era el medio ambiente en esa época?
creen que este ancestro aparece en el Paleoceno. El comienzo del Paleoceno marcó una gran transición
Ahora volveremos a las condiciones que pudieran ha¬ geológica que los geólogos denominan era de la transi¬
ber fevorecido la aparición de los primates» ción del Mesozoico al Cenozoico. Alrededor del 75 por
36 C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

Rgura 5.2.
Esquema de las rdaciones evcíuíivaí entre Ujs primeros primates y hs primates vivas, adapUido de urui propuesta de R, D.
Aíiríia Las lineas de hs primates que no Uegan hasta nwesírw dwj indican €3cíi«íwn«v üis bijurcaciones
desde un atronco» común Rugieren divergencias a partir de un ancestro común P representa el ancestro común de todos hs pri¬
mates, aún ntJ ¿ífisCMÍrteríw
Fuentes: Dé Robcrt D. Martúii Primate Origins and �kcÍuííph; A Phyhgenetic Reconstruction (Priiiwtoní NJ: Princcton
Lhiversity Press, 1990). Los datos para el PalwcenOí Eoceno, Oligoceiio y principios d�l Mioceno están tomados de Wi-
Uíam A. Berggren, Dennis V. Kent, John D, Obradovich, y Cari C. Swisber HI «Tbward a Rívised Paleogene Gcochrofio-
logpt en Donald K. Prothero y WUliam A. fierggren� eds.� Eocene-Oligocene (2imatic and Biotic Eyolution (Princeton� NJ:
ftinceton University PreSs, 1992), pp, 29-45. Los datos del final del Mioceno» Plioceno y PleistOceno sOn de Steve Jones,
Robert Martin y David Pilbeam, íds., The Cambridge Encychpedia ofHuTnan Evolution. Copyri�t © by Cambridge tJni-
wsity Presa. Reimpreso con permiso de Cambridge University Press.

cientQ de los animales y plantas que vivian «n esa época ques y sabanas persistieron en las altas latitudes» exis¬
(Cretáceo Superior) se extinguieron en el comienzo del tiendo el dima subtropical hasta latitudes tan septentrio¬
P�eoceno> siendo la extinción de los dinosaurios la más nales como el meridiano 62 en Alaska.
femosa de estas desapariciones. Una razón importante para la existencia de climas tan
El clima del período Cretáceo fue� de foima casi uni- diferentes en el pasado es la deriva continental Fi¬
forme> húmedo y apacible» aunque las temperaturas co¬ gura 53), En el Cretáceo Inferior (hace unos 135 millo¬
menzaron a disminuir a finales del mismo» A comienzos nes de años)» los continentes estaban fundidos en dos
del Paleoceno empezaron a desarrollarse tanto las fluc¬ enormes masas o «supercontiníntes�: Laumsiai que in-
tuaciones geográficas como las climáticasr el clima se duía Norteamérica y Eurasia� y Gpndn'íímij que induía
hizo mucho más árido en muchas áreas y las grandes zo¬ África� Suramérica� India� Australia y la Antártida. A co¬
nas pantanosas comenzaron a desaparecer. El dima del mienzos d d Paleoceno (hace cerca de 65 millones de
Paleoceno era generalmente más fresco que el del Cretá- anos)» Gondwana (con Suramérica) se separó y se des¬
ceoj aunque esto no signifique que hada frío. Los bos¬ plazó hacia el oeste� de Africa e India que a su vez se
� Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los homínidos S7

F i g u r a 5.3. DanVa confinsnt�t


El supercontinente Patigea $e divide entre Laurasia y Gortthwflrtíj hace 145 mShties de años. Posterior-
tTienu aqu�s se dividieron etilos continentes que í;?ci5te« acíHaWnfe
Fuentes: Noel T. Baaz y Alan J. Almquist BwítJjjícwlAní/rropíJÍo�. Copyright © 1997. Reproducido con
permiso de Pcarson Education, Inc.» Upper Saddle River, NJ 07458-

desplazaron hacia el este» y de Australia y la Antártida las regiones situadas lejos de estos sistemas climáticos
que lo hicieron hacia el sun Como los continentes cam¬ suelen ser muy secas (jütovertííjX mientras que el otro
biaron de posición� se desplazaron a otras áreas con dife¬ lado de las montañas {barioverttQ) es a menudo húmedo.
rentes condiciones dimáticas. Pero lo más importante Cuando la localización de los continentes interrumpe las
fue el momento en que se produjo el cambio climático a corrientes oceánicas desde los polos hasta el trópico� el
escala global. dima terrestre se hace más firio�La deriva continental y el
cambio climático tuvo profundos efectos sobre la evolu¬
ción de los primates,
Con los cambios climáticos se produjeron cambios en
CD-ROM Simulación ll'7 la vegetaciónj apareciendo en el Cretáceo los primeros
árboles de hoja caduca (los que pierden sus hojas en el
invierno) y las plantas con flores (llamadas ati�osper-
Las grandes masas de tierra se ven afectadas por los mas) ya finales del Paleoceno y comienzos del Eoceno se
vientos y los patrones climáticos de diferente forma que hicieron frecuentes los grandes árboles con frutas y se¬
las masas de menor tamaño� por lo que los patrones cli¬ millas. Cuando el clima cambiój aparecieron nuevas es¬
máticos que afectaron a Laurasia� pudieron ser distintos pecies animales� Aunque algunos mamíferos ya existían
a los que incidieron en los continentes posteriormente en el CretádcOj el Paleoceno contempló» la evolución y
separados. Cuando colisionan los continentes se forman diversificación de otros muchos tipos diferentes de ma¬
cadenas montañosas y éstas tienen también un profundo míferos» gracias asimismo» a la expansión y diversifica¬
efecto sobre el dima. Las nubes cargadas de humedad la ción de árboles de hoja caduca y de plantas con flores. De
sueltan al encontrar una cadena de montañas y entonces hecho los paleoprimatólogos piensan que los primates
88 C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

evolucionaron a partir de una de esas rscJíflcííJííeí ma- dría sobrevivir con más fedlidad si pudiera calcular con
míferas o diversificaciones extensivasj probablemente la seguridad las distancias en el espacio abierto. En 1968»
del orden insectívoro» en la que se incluirían los moder¬ Frederick Szalay sugirió que un cambio de dieta -de in¬
nos topos y musarañas que se adaptaron a una dieta a sectos a semillas» frutas y hojas- pudo haber sido impor¬
base de insectos (insectos que habrían vivido en los tante en la diferenciación de los primates desde los
nuevos árboles de hoja caduca y en las plantas con flo¬ ir\sectívoros»
res). La teoría arbórea todavía tiene sus defensores» pero
Las nuevas plantas existentes ofrecieron sus nutrien¬ Matt CartmiQ destacó algunas debilidades cruciales en
tes y protección a las nuevas formas animales� y lo más ella. Argumentó que la vida en los árboles no es una
importante para nosotros fue que estas plantas propor¬ buena explicación para muchos de los rasgos de los pri¬
cionaron gran cantidad de alimentos para los insectos. £1 mates» porque existen mamíferos vivos que habitan en
resultado fue que los insectos proliferaron en gran nú¬ los árboles pero que parecen arreglárselas muy bien sin
mero y variedad» y como respuesta hubo un incremento las características típicas de los primates. Dice Cartmill
de los irtsectívoros -mamíferos que se alimentan de insec¬ que uno de los mejores ejemplos es la ardilla arbórea: sus
tos-» Los insectívoros se adaptaron muy bien y fiaeron ojos no están situados en posición frontal» su sentido del
capaces de sacar partido a hábitats diferentes (subterrᬠoLfeto no está reducido en comparación con el de los
neos» acuáticos y terrestres)» incluidos los hábitats bosco¬ otros roedores» tiene garras en lugar de dedos y carece de
sos» ya fuesen arbustos» matas» vides o árboles; la última oponibilidad pulgar, y todos estos rasgos le son muy efi¬
adaptación� que fiie la del suelo� pudo ser la de mayor caces como arborícola» ya que puede trepar por las ra¬
importancia para la evolución de los primates. El hábitat mas» subir y bajar por las superficies verticales, y también
boscoso sólo se había explotado parcialmente en los pe¬ colgarse de sus extremidades inferiores para coger la co¬
ríodos anteriores, pero entonces» diferentes categorías, o mida situada debajo de ella. Además, hay otros animales
típcas, de pequeños animales» una de las cuales pudo ser con algunos de los rasgos de los primates que no viven en
el primate arcaico» comenzaron a aprovecharse del hábi¬ los árboles o próximos a ellos. Por ejemplo� carnívoros
tat boscoso» como los gatos, halcones y lechuzas tienen los ojos en la
parte anterior de la cara» é camaleón, un reptil, y algunos
mamíferos marsupiales de Australia que cazan insec¬
¿Qué pudo h a b e r f a v o re c i d o
tos en los arbustos y matojos tienen manos y pies pren¬
PARTÍCULARMENTE LA APARÍCÍÓK
DE LOS PRÍMATES?
siles.
Cartmill piensa que hay más fectores que los pura¬
La explicación tradicional sobre el origen de los pri¬ mente relacionados con la vida en los árboles para expli¬
mates recibe el nombre de teoría arb6mi.De acuerdo con car la aparición de los primates» Propone que los
ella» los primates proceden de insectívoros que vivieron primeros primates pudieron ser básicamente insectívo¬
en los árboles. Varios paleoantropólogos insisten en dife¬ ros y que tanto la visión tridimensional, como el tener los
rentes adaptaciones posibles a la vida en los árboles; así, pies y las manos prensiles y la reducción del hocico pu¬
en 1912, G» EUiot Smith sugirió que el paso a la vida ar¬ dieron presentar ventajas selectivas para cazar insectos
bórea fen�oreció el desarrollo de la visión sobre el oLbto, en las ramas y arbustos» que llenaban la maleza de los
la búsqueda del alimento por el olfeto y el tacto con el bosques tropicales. La visión tridimensional les fevorece-
hocico puede ser muy útil para los insectívoros terrestres, lía a la hora de calcular con precisión la distancia a la que
pero la visión sería más útil en animales que buscan su estaba la presa» Los dedos prensiles les fedlitaban la apro¬
comida entre las ramas» Con la disminución del hocico y ximación a la presa sin hacer ruido» que además sería
del aparato oLfetivo» los ojos de los primitivos primates se capturada con sus manos prensiles» Y, añade Cartmill,
desarrollaron más. En 1916, Frederic Wood iones des¬ que las garras les dificultarían el trepar a las delgadas ra¬
tacó los cambios en manos y en pies; pensó que tener que mas superiores» Y la reducción del sentido del ol&to se¬
trepar a los árboles había desarrollado la capacidad de ría debida» no tanto a que el hocico grande le fuera inútil»
prensión con manos y pies y que esta adaptación de los dno más bien a que al tener los ojos mirando hacia de¬
miembros inferiores habría favorecido el apoyo y la pro- lante quedó menos espacio en la cara para albergar un
pubión. En 1921, Treacher Collins propuso que los ojos hocico (véase el cuadro: Matt Cartmill reexatním su
de los primates primitivos se fueron desplazando hacia propia teoría» para conocerla revisión reciente de su teo¬
delante conforme el hocico se reducía» Más bien pensó ría en respuesta a las críticas)-
que la visión binocular en tres dimensiones se vio favo¬ La teoría de Robert Sussman está elaborada a partir
recida porque un animal que salta de rama en rama po¬ de la ípurííí de la depredación visual de Cartmill y de la
Capítulo 5 Evolución de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los ho m ínido s 89

idea de Szalay sobre ei cambio de dieta, Sussman acepta cen los actuales prosimios» sino que algunos tenían es¬
los criterios di Cartmill acerca de que los primates pri¬ queletos muy parecidos a ellos.
mitivos podían moverse y comer en las ramas pequeñas�
no en los grandes troncos y ramas (como hacen las ardi¬ P ri m at es del Eoceno I n feri or:
llas), Si es cierto que tenían manos y pies prensiles y Omomydae y Adapídae
uñas» en vez de garras (como las ardillas), es indudable
que estaban en una situación ventajosa, Sussman tam¬ A comienzos del Eoceno aparecen dos grupos de pri¬
bién acepta la idea de Szalay de que los primeros prima¬ mates» uno denominado Omomyidae� con muchos ras¬
tes probablemente comían los nuevos tipos de plantas gos de los Tarsiiformes, y el otro grupo» los que
comestibles (flores» semillas y frutas) que comenzaban a recuerda a los lemurifbrmes. Los Omomyidae eran pe¬
ser muy abundantes» ya que tanto los árboles como las queños» no mayores que una ardilla» y los jWcípícíae te¬
plantas con flores estaban extendiéndose por todo el nían el tamaño de un gato,
mundo. Pero Sussman se plantea una interesante cues¬ Los Omomyidae se consideran del tipo de los Tirsíí-
tión: si los primates primitivos se alimentaban» sobre formes a causa de sus ojos grandes, la longitud de los hue¬
todo� de plantas» más que de insectos de movimientos rᬠsos del tarso y su pequeño tamaño. El gran tamaño de sus
pidos ¿por qué desarrollaron más la visión que el olfeto? ojos sugiere que eran nocturnos; en tanto que el pequeño
Sussman responde que eso fiie debido a que los primeros tamaño de los Omomyidae hace pensar que eran insectí¬
primates eran» probablemente nocturnos (como muchos voros y los de mayor tamaño pudieron ser frugívoros. La
prosimios lo son todavía): si tenían que localizar y mani¬ mayoría de los O/íioiryídaf tenía formulas dentarias ca¬
pular pequeñas presas en el extremo de hgeras ramas y racterísticas de los prosimios actuales: dos incisivos y tres
con poca luz, es indudable que necesitaban una buena premolares en cada hemimandlbula» en vez de los tres in¬
visión. cisivos y cuatro premolares de los mamíferos primitivos.
Todavía poseemos muy pocas evidencias fósiles de los La importancia de la visión es dará en el cráneo fosili¬
primeros primates. Cuando dispongamos de más restos zado de un Omomyidae del Eoceno» el género Tetonius.
estaremos en mejores condiciones de evaluar las distin¬ Las impresiones del molde endocraneal significan que su
tas teorías que se han propuesto sobre la aparición de los cerebro tenía grandes lóbulos occipitales y temporales»
primates, regiones asociadas con la percepción y la integración de
la memoria visual.
L o s PRIMEROS PRÍMATES: ¿A QUÉ SE PARECÍAN? Los AíflpWííí� parecidos a los lémures» eran más diur¬
nos y se ahmentaban de hojas y de fnitas. En contraste
Los primeros primates definidos (y aceptados sin con los Omomyidae, los Adapidae muestran un conside¬
discusión)» datados en el Eoceno» aparecen abrupta¬ rable dismorfismo sexual en los caninos. Mantienen los
mente en lo que es ahora Norteamérica» Europa y Asia cuatro premolares característicos del mamífero primi¬
(sin incluir la India)» hace alrededor de 55 millones de tivo (aunque con menos incisivos). Un Adapis conocido
años. En aquella época Laurasia» el supercontinente for¬ a través de un gran número de fósiles encontrados es el
mado por lo que es ahora Norteamérica y Eurasia» Notharctus que tenía una cara pequeña y ancha con vi¬
unida a Groenlandia» era todavía una simple masa de sión estereoscópica y hocico reducido. Parece que vivía
tierras» aunque se separaría a mediados del Eoceno. en el bosque y tenía largas y fiaertes extremidades para
África todavía no estaba conectada a Eurasia» ni tam¬ saltar de árbol en árboL
poco India» pero acabarían uniéndose con la masa de Durante el Eoceno existían grandes diferencias entre
Eurasia a finales del Oligoceno» iniciándose dramáticos los mamíferos» sin que los primates fueran una excepción,
cambios climáticos que comentaremos más tarde. El Parece que la evolución se produjo precozmente durante
comienzo del Eoceno fiie más templado y menos esta¬ aquellos anos. Tanto los Omomyidae como los Adapidae
cional que el Paleoceno» existiendo una gran selva tro¬ tenían pocas características que los relacionaran entre sí y
pical. con los jbríhnípíííííeti que aparecieron más tarde» en el
La anatomía de los diversos primates del Eoceno su¬ Ohgoceno» pero no existe acuerdo sobre qué grupo fue el
giere que éstos tenían ya muchos de los rasgos de los pri¬ que dio origen a los Anthropoidea. Aunque los Ompín/í-
mates actuales: uñas en vez de garras» pulgares oponibles £¡ae recordaban a los modernos larsiiformes y los Ada¬
y un reborde óseo alrededor de la órbita ocular. La as¬ pidae se parecían a los lémurifbrmes y lorisifbrmes» los
censión vertical y el salto eran, probablemente» los méto¬ paleoantropólogos no están seguros de qué grupo fue el
dos más comunes de locomoción. Estos prosimios del ancestral de los modernos prosimios» si bien se acepta ge¬
Eoceno no sólo se desplazaban de la forma en que lo ha¬ neralmente que la población ancestral de lemurifórmes y
90 C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

Fronteras de l . a investigación
Míitt CartmUl reexamina sh propia teoría sebre el «rígen áe los primates

Matt Cartmill concibió original¬ Allman permite una respuesta: que la Cartmill sostiene también que
mente su teoría de la depredación vi¬ situación anterior de los ojos es ven¬ son necesarias foturas investigaciones
sual para explicar el origen de los tajosa para contemplar las cosas si¬ sobre otros mamíferos arbóreos para
primates ya que creía que la teoría ar¬ tuadas fiontalmente con poca luz. andarnos a entender algunas de las
bórea no lo explicaba de forma sufi¬ Los depredadores diurnos tienen en cuestiones pendientes. Así» los mar¬
ciente, ¿Por qué otros animales� como los ojos pupilas que se contraen para supiales arbóreos poseen las patas
las ardillas» se mueven tan bien en los poder ver con mayor rütidez, por lo posteriores con dedos prensiles y pul¬
árboles aunque carezcan de los ras¬ que la situación anterior de los ojos gares oponibles sin garras» e induso
gos de los primates? La teoría de no es necesaria para cazar durante el algunos de dios han perdido las ga¬
Cartmill provocó algunas críticas a día. Los depredadores nocturnos es¬ rras en sus dedos- Los ojos de los
las que respondió con lo que se co¬ tán más :&n�recidos siposeenlos ojos marsupiales arbóreos son también
menta a continuación. en situación anterior ya que la con¬ algo convergentes (por supuesto no
Una de las críticas procede de tracción de las pupilas debe ser una tanto como los ojos de los primates),
Allman, quiense preguntaba por qué desventaja por la noche. Por lo tanto, Hay un género de marsupiales» un
si la depredación visual es tan im¬ Cartmill cree ahora que los primates í5?poíMm (GíÍMrcím�ís) de Suramérica»
portante para justificar la aparición primitivos probablemente eran de con muchas de las características pri¬
de ios o)os en situación anterior, ¿por costumbres nocturnas. También cree marias de los primates, incluyendo
qué algunos depredadores tienen los actualmente que comían frutas (ade¬ un cerebro relativamente grande�
ojos en esa posición? Tanto los gatos más de insectos)» como sugirió Suss¬ i�os situados en la parte anterior de
como las lechuzas tienen los ojos si¬ man� lo mismo que hacen muchos la cara, hocico corto y pocas crías en
tuados en la parte anterior de sus ca- prosimios contemporáneos de cos¬ cada carnada. Los estudios efectuados
rasj aunque las mangostas y los tumbres nocturnas. Si comían frutas sobre él por Tab Rasm ussen s ugieren
petirrojos na Una segunda críticaj de e insectos capturados al final de las que el posee la unión de
Paul Garberj es que si las garras tie¬ delgadas ramas� el hecho de disponer las teorías de Cartmill y de Sussman
nen desventajas para moverse por las de garras podía ser una desventaja, ya que come fhita en ramas altas y
ramas delgadas ¿por qué un mono Así» el tamarino de Panamá no es un captura insectos con sus manos. Los
tan pequeño como d tamarín de Pa¬ ejemplo de lo contrario pues tiene nuevos hallados obtenidos por in¬
namá que se alimenta de insectos que garras para asegurarse» aunque tam¬ vestigaciones de campo sobre mar¬
captura en viñas y plantas de peque¬ bién come resina en los trorKOS de los supiales y otros animales con algunas
ños tamaños tiene garras en sus árboles a los que trepa» usando las ga¬ características parecidas a las de los
cinco dedos? Robert Sussman dijo rras de la misma forma que lo hacen primates nos explicarán más sobre
que el simio nocturno de menor ta¬ las ardillas, estas cuestiones» así como elhallazgo
maño come más fruta que insectos» Cartmill cree que la modificación de nuevos fósiles,
lo que hace colgándose de sus patas de suteoría explica los cambios en la
posteriores, Sussman sostiene que visión de los primates mejor que la Mátt Cartmill, c£Kpkin¿t� Pri-
necesita las extremidades inferiores y teoría de Sussman, Por ejemplo, máte OrLgüm, m K, Cárol
los dedos prensiles y sin garras para Ember y Melvin Embec* eds., Physicai
¿cómo puede explicar los ojos situa¬ AtithrQpí�<i�; Origitutl in Métítod
la manipulación de pequeños frutos dos anteriormente y la visión este¬ and Pmctice (Upper Sáddk EUvei;, N]:
y flores que extraen del final de las ra¬ reoscópica? Sussman sostiene que los Hgll, 2002); Mett CeiUnill, «New
mas más delgadas. primates primitivos eran comedores Vi£w$ 00 Orgias», Evtúutiúmry
Cartmill reconoció estas críticas y de fruta� mientras Cartmill dice que Anthropolc�jl [1992); 105-11; Robert Suss¬
respondió revisando su teoría» con aunque los ojos situados anterior¬ man, Mprúuat� Or�úis and the Evolution of
nuevas aportaciones. En relación con mente con visión estereoscópica no Angio$penii$»>, Awwríofi n Joumoí qfPrimato -
los problemas planteados con la si¬ 23 [1�1); 209-23; D, Tkb Raímussen,
son necesarios para conseguir la ttpiimate Orgias; Lessom from & Keotropi'
tuación de los ojos en la cara» Cart¬ fruta que está inmóvil� son esencia¬ <a\ JúurmI of Prima-
mill comentó que la investigación de les para capturar insectos, túJo�,22 (1990): 363-77.
� Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los homínidos 91

brisifbrmesjb mismo que la de los TarsiiformeSy�p�T�áó las áreas dd norte» por lo menos durante bastante
en d Eixeno o induso antesj en el Paletjceno Superior, tiempo.
Los Anthropoidea del Oligoceno procedentes de
Fayum se agrupan en dos tipos principales: los fíirapi-
La aparición de los Anthropoidea thecidos (parecidos a los -AfííhroptJídeíi) y los Proplio-
pithecidos (parecidos a los Hominoidea). Datados desde
Los Antropoidea actuales (Ceboideai Cerwpi�ewiáea los 35 a 31 millones de años» tanto unos como otros reti¬
Y Homírwidea) son los más esdtosos primates vivos» los nen bastantes características que hacen incuestionable
cuales comprenden más de 150 especies. Desgraciada- clasificarlos como Anthropoidea�
mente» la cantidad de fósiles encontrados que puedan
demostrar la aparición de los Antropoidea es extrema¬ PARAPITHECtDOS. Los ParapithecidoSy semejan¬
damente pequeña» no habiendo ninguna forma que sea tes a los j�ííirapPírfefl» tenían tres premolares (en cada
claramente perteneciente a algún fósil de las formas del hemimandibula)» lo mismo que los Prosimii y los prima¬
Viejo Mundo (catarrinos) en las dos áreas en donde son tes dd Nuevo Mundo y eran similares a los Anthropoidea
más abundantes: el bosque lluvioso d d África subsaha- recientes» con una hendidura ósea detrás de la órbita»
riana y d sudeste asiático. Algunos paleoprimatólogos amplios incisivos» caninos hacia delante y cúspides bajas
creen que los primates de principios dd Eoceno encon¬ y redondeadas en sus molares. No obstante» tenían pre¬
trados en Chinai sudeste asiático y Argelia tienen afini¬ molares similares a los de los prosimios y cerebros relati¬
dades con los Anthropoidea� aunque no hay acuerdo vamente pequeños. Los íUrapiáiecidvs eran de pequeño
sobre su posición evolutiva. tamaño» pesaban alrededor de 1»5 kilogramos y se pare¬
La existencia» sin duda» de los Anthropoidea primitivos cían al mono ardilla; vivían en América Central y dd Sur.
data de finales dd Eoceno y comienzos dd Oligoceno» Su relativamente pequeña órbita ocular sugiere que no
hace alrededor de 34 millones de años» en d área de El
Fayum, al suroeste de El Cairo> en Egipto. Uno de los fó¬
siles más antiguos de esta región egipcia es el Catopitíie-
CHS, con una antigüedad de hace unos 35 millones de
años» Hallazgos más recientes han hecho que sea éste uno
de los primates mejor conocidos d d Eoceno Superior� El
tamaño dd Gflíppíífíeaty era d de una marmota o el de
un mono ardilla. Su dentición sugiere una dieta de in¬
sectos y fhitas» y sus ojos» muy pequeños» indican su ac¬
tividad diurna. Los pocos restos de esqudetos que
tenemos dd Catopitíiectís hacen pensar que era un ágil
cuadrúpedo arbórea figurando entre los candidatos a
ser uno de los primeros Antropoidea� aunque su rela¬
ción con los demás primates es algo que todavía es objeto
de debate.

Anthropoidea del Oügoceno


El Fayum es un área desértica poco atractiva» pero en
ella se ha encontrado una considerable cantidad de fósi¬
les. Durante la época del OUgoceno» hace entre 34 y 24
millones de años» El Fayum era una región de bosque
lluvioso tropical muy próxima a las playas dd Mar
Mediterráneo. La región tenia un dima templado» con
abundantes rios y lagos» por lo que El Fayum» de hecho»
fue un lugar mejor para habitar que los continentes si¬
Aunque la d�pr�ión El F�yum � actualmente un
tuados más al norte. Durante esa misma época del Oli¬
desierto� en el Oligoceno fue un bosque tropical.Toda el
goceno» tanto Norteamérica como Eurasia estaban área e$tá llena de fó$ile$ de plantan tropicales y d e
empezando a tener climas más fiscos» causa ésta que pa¬ animales que s e alimentaban de ellas, incluidos pri¬
rece justificar la desaparición virtual de los primates en mates.
92 C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

eran de costumbres nocturnas. Sus dientes indican que la formula dental de los catarrinos modernos» existiendo
comían principalmente frutas y semillas� su locomoción claras coincidencias de caracteres entre PtvpÜQpithmdv�
es bien conocida� sobre todo en un ParapíífiecídíJí, el-4pí- y catarrinos. En contraste con los ParapitíieddoSy que tie¬
dium, un cuadrúpedo arborícela que también daba con- nen tres molares» los Proplivpitheádos tenían sólo dos» lo
áderables saltos. Los FUrapitkecitios son el grupo más mismo que los modernos Hc/nfm7f�ea»los humanos y los
antiguo y definido de Artáirüpoidea y� aunque ei tema es primates del Viejo Mundo. Los PropSopíííiídiiüí compar¬
todavía discutido por los paleoprimatólogos� la mayoría ten con los Parapiáieádos las características antropoideas
opina que la aparición de los Artííi/TppíJÍrfíH íue precedida de amplios incisivos inferiores» caninos grandes y reduci¬
de la separación entre los monos del Nuevo Mundo (pla¬ dos molares con cúspides redondeadas y» lo mismo que
tirrinos) y los del Viejo Mundo (catarrinos)� los B�irapitkecidos� los Proplhpitheddos tienen una hendi¬
Que los Jíjrapíí/iecídwpuedan serlos ancestros de los dura ósea detrás de la órbita,
primates del Nuevo Mundo (platirrinos) plantea un in¬
teresante puzzle en la evolución de los primates: el origen El PrQpIiopi�ecído mejor conocido
de los primates del Nuevo Mundo. Un Anthropoidea pri- se desplazaba» probablemente» por los árboles como los
mitivo» el DoUcocebuSv pequeño mono frugívoro seme¬ cuadrúpedos y pesaba unos 6 kg. Sus molares eran bajos
jante al mono ardilla actual� aparece bruscamente y sin con grandes cúspides y tenía relativamente grandes los
ancestros aparentes en Suramérica hace alrededor de 25 incisivos» lo que hace pensar que era sobre todo fni-
millones de años. que los Parapi�eddo� anteceden a la gívoro. Sus ojos eran relativamente pequeños» lo que
aparición de los Anthwpoidea en Suramérica� es razona¬ sugiere actividad diurna; tenía gran hocico y un cere¬
ble pensar que son los ancestros de los primates del bro relativamente pequeño. Los moldes endocraneales
Nuevo Mundo. apuntan a que el tenía un área cerebral
Pero ¿cómo llegaron los primates primitivos desde
Africa a Suramérica? Aunque los continentes estaban
bastante próximos durante el Oligoceno Superior
cuando aparecieron los primeros primates» Suramérica
estaba separada por lo menos 3.000 kilómetros de Africa,
Pero la existencia de una gran plataforma continental
con abundantes islas creadas por los bajos niveles alcan-
2ados por el mar puede haber hecho posible el paso de
las especies desde Africa a Suramérica a través de estre¬
chos oceánicos cortos (de unos 200 kilómetros)� aunque
¿guen siendo distancias considerables para los primates
arborícelas»
la única ruta posible es yendo desde Africa hasta Eu¬
ropa y Norteamérica» ya que al final del Oligoceno Supe¬
rior todavía estaban unidas. Norteamérica y Suramérica
no estuvieron unidas hasta hace 5 millones de años» por
lo que los ancestros de los monos del Nuevo Mundo de¬
bieron de ir hasta Norteamérica y� desde allí» cruzando
un gran brazo de mar llegar a Suramérica. Otra posibili¬
dad es que los ancestros de los primates del Nuevo
Mundo pudieran pasara través del Océano Atlántico so¬
bre grandes «islas flotantes» de vegetación. Tales «islas
flotantes» de plantas» raíces y suelo se forman actual¬
mente en la desembocadura de los grandes ríos> pu-
diendo alcanzar grandes dimensiones. Aunque esto
parezca raro» muchos estudiosos creen que tales acumu¬
laciones de vegetación pudieron constituir un medio R�on$trucoión de lo$ que pudieron $er do$ tipo$ de pri¬
mates del Oligoceno: en primer plano aparece un grupo
para que los Ántkropoidea llegaran hasta Suramérica. de AegyptoprthectJSj en segundo plano están dos ejem¬
plares de Apydíum.lamb'ién aparecen otros ejemplares
PROPLiOPtTHECiDOS. El otro tipo Artthwpot- de la fauna que existió en El Fayum en aquella época co¬
dea encontrado en El Fayum» los PropliopitíiecidoSyt�ni&� existiendo con estos primates primitivos.
� Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de los primates. Des de los primeros primates a los homínidos 93

en asp>ecto, surgiendo numerosos tipos de estos últimos


en Europa» Asia y África- A principios del Mioceno, las
temperaturas fiaeron sensiblemente más templadas que
durante el Oligoceno- Desde su comienzo hasta el Mio¬
ceno Superior las condiciones climáticas se hicieron más
secas, particularmente en Africa Oriental, relacionán¬
dose estos cambios con la deriva continental. Hace unos
16 millones de anos, África entró en contacto con Eura-
sia� poniéndose fin a los efectos moderadores del Mar de
Tethys, que estaba situado entre África y Eurasia e influía
en el dima de ambos continentes* El contacto de África
y, de forma significativa, de la India con Eurasia inició
una serie de plegamientos que dieron lugar a la aparición
de cadenas montañosas que cambiaron los patrones cli¬
máticos previamente establecidos. El resultado fiie que
tanto Eurasia como África se hicieron notablemente más
áridas de lo que lo habían sido hasta entonces y, una vez
más, estos cambios climáticos influyeron poderosamente
en la evolución de los primates»
Podemos deducir que en el Mioceno Superior� hace
Cráneo fó$il d$ un A&gyptopíthecu$ de El F&yum. Su den¬
entre 6 y 5 millones de años, el antecesor directo de los
tición $$ pequeña, con anillo á$eo continuo y cerebro rela¬
tivamente grande, lo que le convierte en un claro ancestro humanos, el primer homínido, pudo haber aparecido
de los primates del Viejo Mundo y de los pongidos. en África, Esta conclusión acerca de dófU�e aparecieron
los primeros homínidos se basa en el hecho de que ho¬
mínidos, fuera de toda duda, vivieron en África Orien¬
dedicada a la visión rdativamente grande� en tanto que tal hace 5 millones de años� La respuesta a cuárido
la dedicada al oL�to eia cQmpaiativameDte menQn Los aparecieron los homínidos no se basa en los hallazgos
cráneos hallados muestran que existia un dimorfismo fó�es sino en los análisis bioquímicos y moleculares de
sexual muy marcado y que los individuos cambiaban los póngidos y humanos actuales pues, como veremos
mucho con la edadi desarrollando crestas óseas en la en el capítulo próximo, el efecto de un clima más seco y
parte superior y posterior del cráneOj en forma parecida la aparición de entornos herbóreos más abiertos pue¬
a lo que ocurre con los grandes póngidos. Aunque sos den haber influido directamente en la evolución de los
dientes� mandíbulas y algunos aspectos del cráneo eran homínidos,
semejantes a los ffcínímííííftí actuales» el resto de su es¬ Uno de los póngidos de Mioceno (conocido o desco¬
queleto era más parecido al de los monos» por lo que la nocido) fue el ancestro de los homínidos, por lo que
mayoría de los estudiosos los clasifican entre los prime¬ comenzaremos estudiando, sobre todov a los proto-ku-
ros catarrinos- Como los Propliopithecidos no poseen las mtírtpí-es decir,j4ftífír(?püí£Íefí con algunas características
características especiales de los primates vivos del Viejo de los primates- del Mioceno Inferior y a los póngidos
Mundo y de los HíjmmpííJeíí (catarrinos)� aunque tengan definitivos del Mioceno Medio y Superior; pero antes de
la misma fórmula dental de los catarrínos� algunos pa- estudiar a estos póngidos, veremos cómo eran los Prosi-
leoprimatólogos piensan que el ancestro, tanto de los mii y Anthropoidea del Mioceno, ya que, desgraciada¬
primates del Viejo Mundo como de los homínidos (pri¬ mente, los primates fósiles del Mioceno Inferior son
mates no humanos y humanos) j estuvo entre los Proplio¬ raros. En el Nuevo Mundo, el registro total de fósiles del
pithecidos. Mioceno está completamente vacío» Solamente existen
algunos primates fósiles hallados en Colombia y Argen¬
tina, que tienen estrechas afinidades con los primates ac¬
tuales del Nuevo Mundo. En el Viejo Mundo del
Antfiropoidea del Mioceno: Mioceno Inferior sólo han sido hallados primates fósiles
prosimios, póngidos y homínidos en el norte de África, aunque la situación es diferente en
relación con el Mioceno Medio y Superior, de forma que
Durante el Mioceno, hace entre 24 y 5,2 millones de los primates fósiles del Viejo Mundo correspondientes a
años� los Prosimii y Artthwpcidea divergieron claramente esta época son mucho más abundantes que los fósiles de
94 C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

póngidíw, Los pnísimios fósilís áú Mioceno también por suspensión (braquiadón), pero ésta no fue� aparen-
5on raros»pero sabemos quezal menos�algunos AJflpídíie temente» el modo de desplazarse del PrpcóíTyMÍ, Aunque
sobreviven en el Mioceno Medio en India y en el Mio¬ sus codoS} muñecas y dedos podían haberle permitido la
ceno Superior en China� y durante todo el Mioceno al¬ braquiacion�al igual que los jlftrfiropüíííeíí del Oligoceno»
gunos prosimios semejantes a los Loris aparecen en el el ProctírííMÍ íue> en origen, un cuadrúpedo arborícola
este de África� Pakistán e India, Figura 5,4). Algunos de sus representantes de ma¬
yor tamaño debieron vivir en el suelo y� a ju3�r por los
Proto-póngídos d e l Mioceno Inferior dientesj las especies de Prpcéíwwf parece que fueron finj-
gívorasj aunque los individuos de mayor tamaño tam¬
La mayoría de los fósiles del Mioceno Inferior se des¬ bién pudieron haberse afimentado de hojas,
criben como proto-póngidoS} habiéndose encontrado Aunque el del JVptówMÍ es el grupo mejor conocido
sobre todo en Áfnca» y siendo el género Procámuh loca¬ de todos los tipos de primates que poseen algunos de los
lizado en yacimientos de Kenia y Uganda hace 20 millo¬ rasgos de los homínidos desde el Mioceno Inferior� algu¬
nes de añoS} el más conocido. nos descubrimientos recientes acaecidos en África
Todas las especies de i�roaírtSMÍ halladas son de mucho Oriental sugieren que también había otros tipos de
mayor tamaño que cualquiera de los Anthropoídea del proto-homínidos en escena» si bien estos otros descubri¬
Oligocenoj tamaños que varían desde el de un gibón mientos son fragmentarios y no se pueden clasificar con
hasta el de un gorila hembra. Todos carecen de cola� lo daridad- El Procónsul puede o no haber sido el ancestro
que supone una de las características más definitivas de de los pongidos y homínidos posteriores» pero dada su
los homínidos. La mayoría de los paleoantropólogos mezda de rasgos de póngido y homínidoj se parecería
cree� en actualidad� que el Prpcénywí era definitivamente mucho al ancestro común deambos�
un homínido» aunque completamente diferente de cual¬
quier póngido actual. Los homínidos modernos presen¬ PÓNGIDOS DEL MIOCENO MEDIO
tan muchos rasgos anatómicos en hombros� codos>
muñecas y dedos que son adaptaciones a la locomoción Los primeros primates semejantes a póngidos en¬
contrados en África Oriental proceden del Mioceno
Medio» hace entre 16 y 10 millones de años. Los fósiles
de las islas Maboko y localizaciones próximas en Kenia
incluyen varios tipos de primates: un prosimio» varios
tipos de primates del Viejo Mundo y un homínido in¬
dudable» el iCeíjiyflpifíiecHí-
El ünyapíihecus tenía muchos de los rasgos del Pro-
cóttsuU aunque sus molares se asemejaban más a los de
los homínidos modernos y» en contraste con el ProcórJsuU
el Kenyapi�atSt probablemente» era más terrestre. Tam¬
bién tenía los dientes con una capa mayor de esmalte y
las mandíbulas más robustas» lo que sugiere una dieta di¬
fícil» de alimentos duros» o quizás con gran cantidad de
tierra en elloSi ya que el K�nyapiihecus vivía principal¬
mente en el suelo* Hallazgos similares al de este animal
aparecen en Europa y Turquía, Si el Urtyapith�cus es an¬
cestral respecto de los póngidos posteriores y humanos
Hgura 5-4. es algo que forma parte de un rompecabezas. Sus mola¬
Ííií rAíiemtros flHtpriprí5 y poítenore$ d d Procéti�id africano res son más modernos» pero sus miembros no muestran
la capacidad de braquiación que es característica de los
(datado hac� 20 ríííUcrfíí de flñosj tien&n aprojárnadameríU
ii misma ¡o que sugiere que se movía sobre ías cuatropa¬ póngidos posteriores. Por ello» quizá» Sue Savage-Rum-
tas etilo alto de las rarmí� El Proeánsul africattuífue tí menor de baugh acierta cuando dice que el ancestro común a los
Í3S de Procónsul� pesatido entre utio$ W a 12 kg� póngidos y los humanos era esencialmente un bípedo.
Fuetitef: Temado Interpretatioft of Ape at� Humati
De acuerdo con este argumento» la marcha sobre los nu¬
.Aticestry, por R. Ciocbon y R. Conjcdoíia» cds. Copyright © 19S3
dillos se puede haber producido como una forma de lo¬
bf Pknum Publtshers. Reproducido con permiso de Flenum comoción terrestre sólo en póngidos posteriores. Como
Publishers. los póngidos vivos caminan sobre los nudillos no pueden
Capítulo 5 Evolución de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los homínidos 95

gos y las manos con articulaciones móviles» y era un hábil


braquiador. Su dentición sugiere una dieta sobre todo fi-
ló&�» aunque tanto la dentición como el cráneo tienen
características únicas que sugieren afinidad con los prima¬
tes del Viejo Mundo, Resumiendo» el Oreapitheois poseía
un cuerpo semejante al de los póngidos y una cabeza que
se parecía a la de los monos. Debido a que su locomoción
suspensoria y otras características recordaban a las de los
póngidos, actualmente la mayoría de los especialistas» lo
consideran un pór�do precoz y especializado»
La mayoría de los paleoprimatólogos dividen a los
póngidos de finales del Mioceno en dos gruposr los 5�-
pí�dtui€y representados por el género Sivapi�ecus, que
se encuentran principalmente en el sur y occidente de
Asia, y los Dryopi�ecimei representados por el género
RoGonetrucción cómo pudo el Heüopfthecus, pa¬
riente próximo del Kenyapithecus. Dryopithecus� hallados generalmente en Europa.

SIVAPITHECINAE. Hace algún tiempo se pensó


hacer movimientos quebrados con las manos (lo que se que el Srvapithecus, que data de entre hace 13 y 8 millo¬
llama «abdudr la muñeca»)} como sólo los humanos nes de años» era antepasado de los homínidos» Tenía mo¬
pueden hacer. Esta última habilidad» junto con otras lares planos y fuertemente esmaltados» pequeños caninos
propias de las manos> siempre que no se utilicen para la y menor dimorfismo sexual que otros póngidos del Mio¬
locomoción� puede haber sido fundamental en los pri¬ ceno y» en algunas reconstrucciones (actualmente consi¬
meros humanos para hacer la adaptación del bipeda- deradas felsas)> aparecía una arcada dental parabólica;
lismocompletojcomo veremos en el próximo capítulo. todas ellas son características de los homínidos. También
se sabe que vivió en un ambiente mezda de bosque y sa¬
PÓNGÍDOS DEL MíOCENO SUPERÍOR bana» y sus dientes sugieren una dieta de hierbas y semi¬
llas muy parecida a la de los primeros homínidos algo
Desde finales del Mioceno Medio hasta el final del posteriores a él (aunque algunos estudiosos sugieren que
Mioceno> los póngidos se diversificaron y desplazaron la dieta del Sivapitíiecus consistía más en fintas con
por muchas zonas» Sus fósiles son frecuentes en Europa y hueso que en hierbas y semillas).Sin embargo» como no
Asia y más raros en Aiirica* Esto no significa que fueran se han descubierto muchos fósiles suyos» los investigado¬
més numerosos; de hechoj los registros de fósiles sugie¬ res reconocían que era muy parecido a los modernos
ren que los primates del Viejo Mundo llegaron a ser más orangutanes en la cara» y por eso ahora se cree que lo
numerosos que los póngidos a finales del Mioceno y esta pudo haber sido su antepasado»
tendencia continua hasta nuestros dias�En la actualidad Estrechamente relacionado con él estuvo el
existen más especies de primates que póngidos, A finales piíheciiSi de dientes similares a los del Sívapíííieaíy pero»
del Mioceno el dima se fue haciendo más fÜo y seco� lo como su nombre indica» era muy grande llegando a al¬
que probablemente fevoredó a las plantas más resisten¬ canzar erecto los 3 metros de altura» Algunos paleoan-
tes a la sequia y de paredes más gruesas. Los modernos tropólogos sugieren que podría pesar alrededor de
primates tienden a estar mejor adaptados que los póngi¬ 275 kg y que llegó a crecer todavía más a lo largo de sus
dos para consumir hojaSj por lo que los primates pudie¬ 10 millones de anos de existencia (véase el apartado
ron haber tenido una ventaja en el medio ambiente «¿Qué ocurrió con el Gígantopitheci�»). Vivió en los
cambiante de finales del Mioceno y de después. bosques del sudeste asiático y se cree que pudo tener una
Uno de los pórigidos que mejor se conoce de finales del dieta basada en la ingestión de bambú.
Mioceno es el OreopithecuSi que vivió hace unos 8 millo¬
nes de años. Es particularmente interesante porque� a pe¬ DRYOPITHECINAE. El Dryopithecus, aparecido
sar de estar bien representado por sus fósiles» incluyendo hace unos 15 millones de años> tenia la forma de un
uno conservado completamente en un lecho de carbón chimpancé y vivió en los bosques de Eurasia» Era princi¬
piedra, su clasificación es erúgmática. El Oreopi�ecus es¬ palmente arborícola y aparentemente omnívoro»Tenía el
taba claramente adaptado a la vida en los bosques de las esmalte dental más delgado que el de los SrvapítkecnSi
tierras pantanosasi tenía los brazos extremadamente lar¬ mandíbulas más ligeras y cúspides molares apuntadas»
96 C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

Fronteras de la investigación
¿Qu� úcurrié cm el Gi g a n t ú p i t h e cu s ?

Ed el estudio de la evolución hu¬ hasta hace 250.000 años. Y si conta¬


mana intentamos centrarnos en las mos las formas más antiguas de Q-
líneas de primates que presumible¬ �rttvpi�ecusy este género puede
mente fueron los ancestros de los hu¬ haber sobrevivido cerca de 10 mi¬
manos modernos y de nuestros llones de años, Ciochon y Olsen
primos cercanos los primates. Hubo, creen que tanto el Giganto como el
sin embargo, otros primates que H(jí«oírei:íus,un homínido muy pa¬
aparentemente no dejaron descen¬ recido a los humanos actuales desde
dencia aunque tuvieron mucho éxito b cabeza a los pies, se encontraron
en el sentido de que persistieron du¬ hace alrededor de un cuarto de mi¬
rante millones de años, Los prime¬ llón de años en dos localidades de
ros primates indudables fiaeron los Asia, una forma parte de China y la
Omotnyidae y los Adapídae, apare¬ otra del Vietnam. El posible contacto
ciendo en el Eoceno Inferior y vi¬ con H, erectus puede haber sido> en
viendo a lo largo de casi 20 millones parte, la causa de la desaparición de
de años, mucho más que los homí¬ Giganto-
nidos bípedos. El porqué algunos ¿Cómo eia el Giganto? Para su re¬
primates vivieron durante tanto construcción nos basamos en supo¬
tiempo es una cuestión importante, siciones, ya que lo único que tenemos
lo mismo que la causa de su extin¬ son algunos dientes y fragmentos de
nví<S todo M banrtfí, Efw
ción. Para entender la evolución te¬ mandíbula� Aunque podemos dedu¬
mayor primate conocido hasta ahora y
nemos que investigar no solamente cir razonablemente algunas de sus ca¬
dgén� 50Ím'ívííS duraníe JO
por qué algunas formas pueden ha¬ míJIfonef extinguiéndose hace racterísticas y medidas basándonos en
ber sobrevivido tanto tiempo, sino ían sóh 250�000 anos. Bill Munns las proporciones de su cuerpo y com¬
también la causa de su muerte. Por carece en la joto con el modeto de parándolas tanto con las de los pón-
ejemplo, ¿qué le ocurrió al primate �ganto» que él y Russell Qodwjn �dos existentes como con las más
más grande, el que completas colecciones fósiles de pón-
vivió durante tanto tiempo? �dos extinguidos. Por este medio se
Un paleoantropólogo, Russell estima que Giganto mediría unos 3
Ciochon,y un arqueólogo� John Ol- tes vivos en el mundo actual, Cio- metros de altura y alrededor de
sen, han investigado las claves para chon y Olsen piensan que la forma 275 kg de peso,
comprender la extinción del «Gi¬ mayor de Gigantopithecus, el G, ¿Qué comía el Giganto? Los cola¬
gantón, como le llaman ellos, que Eíflcftí, persistió al menos durante 5 boradores de Ciochon creen que co¬
aparentemente no dejó descendien- millones de años y no desapareció mía bambú, extraído principalmente

Tanto en el paladar, como en las mandíbulas y cara, el de suspenderse que los primeros homínidos, aunque el
Dryopitheois se parecía a los póngidos africanos y a los Sivapitheciis debía desplazarse más por el suelo que el
humanos. En contraste con los posteriores homínidos te¬ Dryopithecus (si bien ambos eran predominantemente
nía la cara mucho más corta y los arcos superciliares re¬ arbóreos). En relación con ello, recientes hallazgos
lativamente más pequeños. de huesos de manos, hombros y piernas demues¬
Los dedos y codos tanto del Dryopithecus como del tran categóricamente que el Dryopithecus foe real¬
Sivapithecus indican que éstos eran mucho más capaces mente eficiente en la locomoción suspendida y que
Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los homínidos 97

de Icss abundantes bosques de de bambú se encuentran principal¬ Los humanos de diferentes luga¬
bambú de la región. El gran tamaño mente en China y sudeste asiático» res cuentan historias relacionadas
de su mandíbula� el patrón de los pero por razones todavía no aclara¬ con grandes criaturas» peludas» se¬
dientes y el hecho de que los gran¬ das» disminuyen cada veinte anos mejantes a seres humanos: «Bigfoot>»
des simios ingieren una mayoría de más o menos y si Giganto comía o Sasquatch en el noroeste de Nor¬
alimentos ricos en celulosa hace bambú» entonces habría tenido un teamérica» d «Abominable hombre
pensar que podía ser una dieta de serio problema de cuando en de las nieves» o el �ti en d Hima-
bambú o similar. Otros tipos de cuando» pudiendo ser ésa la causa de laya. ¿Es, por tanto» posible que Gi¬
pruebas sugieren la misma conclu¬ la hipoplasia. ¿Acaso se podía rela¬ ganto siga vivo todavía? Ciochon y
sión. Unos expertos han hecho su¬ cionar la desaparición de Giganto Olsen afirman que no se han encon¬
gerencias a Qochon tras estudiar los con algo que ocurrió en los bosques trado huesos redentes de este animal
fitolitos en los dientes feiles de Gi- de bambú? Quizá: los pandas gigan¬ por lo que es muy poco probable que
ganto. Los fitolitos son granos mi¬ tes» que también se nutren de bambú todavía exista si bien puede ser que
croscópicos de dióxido de silicio que casi exclusivamente» están actual¬ los humanos todavía continúen cre¬
penetran en las células de las plantas mente al borde de la extinción a yendo en él por haberlo encontrado
y toman su forma cuando estas cé¬ causa del crecimiento humano en el en su no muy distante pasado. Des¬
lulas mueren. Cuando las plantas sudeste asiático yChina- El bambú es pués de todo» los aborigénes austra¬
mueren permanecen los fitolitos y utilizado por los humanos para lianos todavía cuentan historias
éstosi según las diferentes plantas» construir refugios» botes» herra¬ relacionadas con sucesos que ocu¬
tienen distintas formas. mientas y alimentos (brotes de rrieron hace más de 30,000 años,
Así» basándose en los fitolitos en¬ bambú), por lo que los bosques de Lo que sabemos es que el Gí�cííi-
contrados entre los dientes fosiles de esta planta están desapareciendo de fpjJÍíhíCWí vivió durante un periodo
Giganto que los científicos estudia¬ forma dramática reduciéndose drás¬ muy largo de tiempo» hasta que los
ron microscópicamente� pudieron ticamente. En esa época» el H, e r e c - humanos aparecieron en escena. Los
observar que unos fitolitos pertene- tus pudo también haber reducido los investigadores han aprendido mucho
dan a la Emilia de las herbáceas y bosques de bambú» contribuyendo sobre él a partir de restos muy frag¬
otros a un tipo de finta. El bambú es así a la desaparición de Giganto, mentarios, Si se encontraran más fó¬
un tipo de hierba y, por tanto> esos También es posible que el H íreííMF siles en d foturo podríamos llegar a
fitolitos eran compatibles con esta cazara a Giganto para conseguir conocer más de este póngido gi¬
planta� además de los procedentes de carne. Esta posibilidad es un tanto gante,
otrgs finitas. Pero los dientes mos¬ especulativa» pero los primates no
traron algo más» pues muchos de humanos han sido cazados para ah- Fuente: Ctodion, John OLsen y
ellos presentaban pequeños hoyos en mento induso en las sociedades hu¬ jáiuie T h é S m r d t f o r �
el esmalte dental (hipoplasias)» lo manas redentes* Lo mismo que el Giatit Ape in Human Prétistory (New York:

que sugiere que Giganto sufrió pe¬ panda gigante quizás Giganto era BáJitaai, 1990), pp. 99-102, Co|)yiight © by
Cifxhoo, John OLsen y Jankie James*
riódicamente temporadas de desnu¬ muy lento de movimientos y� por Utilmdo con permiso de l�<�tsiim ima
trición (las hipoplasias se producen tanto, fócil de cazar, como la mayo¬ divi$i{� de R�dom House, Incn Orion
por dietas insuficié ntes). Los bosqu es ría de los grandes herbívoros. Books limited, y los autores,

probablemente se desplazaba a través de los árboles de los póngidos del género ¿ivapíííiecws, así que» presumi-
la misma forma que lo hacen los modernos oranguta¬ blemente� esa línea ha llegado hasta los tiempos actuales.
nes, Los Dryopithectis desaparecen de los registros fósiles hace
Es muy difidl todavía identificar las líneas evolutivas alrededor de 10 millones de años sin dejar descendientes»
particulares que conducen de los póngidos dd Mioceno quizá porque d descenso de las predpitadones y la ma¬
a los actuales póngidos y humanos. Solamente los oran¬ yor estadonalidad redujeron la superficie de los bosques
gutanes se han relacionado en d Mioceno Superior con donde vivían»
9S C a pítulo 5 E v o l u c i ó n de los primates. D e s d e los primeros primates a los ho m ínido s

dmilitudes mayores en la bioquímica de las proteínas


plasmáticas entre los primates sean -por ejemplo» com¬
parando chimpancés y humanos- las de los primates que
están en similar época evolutiva. En otras palabras» las
más semejantes son las proteínas plasmáticas de las espe¬
cies más relacionadas» que son las que se separaron hace
menos tiempo.
Aunque sepamos qué especies están molecularmente
más próximas» todavía no podemos trasladar este su¬
puesto al tiempo evolutivo a menos que asumamos que
los cambios moleculares se producen de forma regular y
constante. Después de todo» un «reloj molecular» quesea
eficaz no debe adelantar ni atrasar de un periodo de
tiempo a otro. Para maximizar la relación entre un cam¬
bio molecular con una razón constante» los investigado¬
El cráneo reconstruido de un Dryopithecíjs recuerda mu res tratan de examinar las características moleculares»
dio al de lo$ moderno$ póngidos africano?. que son probablemente neutras» en términos de adapta¬
ción (la selección natural puede acelerar el nivel de cam¬
bios moleculares en el caso de una característica que sea
muy ventajosa o muy desventajosa). El nivel de cambios
La dlverseñcia de los homínidos en una característica neutra se puede calcular desde el
de los otros momento en que se produce una divergencia que se
puede datar de forma absoluta. Por ejemplo» si sabemos
Los pÓDgidos dd Mioceno Superior de Europa y Asia que dos líneas evolutivas se separan hace 20 millones de
son los mejor conocidos. Hay un vacío documental en años» y conocemos el grado de diferenciación molecular
el registro de fósiles africanos entre los 13�5 y los 5 mi¬ entre un representante contemporáneo de cada una de
llones de anos. Este vacio> desgraciadamente para nos- ambas líneas» podremos estimar el nivel de cambios que
otroSi es fundamental para la comprensión de la dieron lugar a esa diferencia. Dado un porcentaje es¬
evolución humana ya que los primeros primates bípe¬ timado de cambio (para una característica concreta)»
dos (homínidos) aparecen en Airica a comienzos del podemos estimar la cantidad de tiempo transcurrido
Pliocenoy hace 5 millones de años» Para comprender los desde que otro par de especies relacionadas divergieron
vínculos evolutivos que relacionan a los póngidos del entre sí.
Mioceno y los homínidos de África� necesitaríamos más Por consiguiente» para efectuar estudios comparativos
evidencias fósiles del último período del Mioceno en entre primates vivos se han empleado diversas técnicas»
este continente. incluyendo la comparación de secuencias de aminoáci¬
Sin embargo� tenemos alguna idea acerca df la transi¬ dos» estructuras cromosómicas y el grado de empareja¬
ción de los homínidos. La biología molecular de varios miento de las cadenas del ADN de diferentes especies.
primates modernos sugiere cuándo vivió» probable- Estos estudios han confirmado que la fecha probable de
mentej el ultimo ancestro común de los humanos y de separación entre los homínidos» los chimpancés y los
nuestros parientes primates más próximosi los chim¬ gorilas es relativamente reciente. Aunque las distintas
pancés. técnicas difieren ligeramente en sus estimaciones» los re¬
sultados no muestran esas divergencias. La mayoría de
los últimos estudios se apioxima mucho a las fechas da¬
El re l o i m o l e c u l a r
das por Sarich y Wilson» aunque las adelantan un poco.
En 1966» sobre las bases de la comparación molecular El ancestro común délos chimpancés y ios honünidosse
de las proteínas plasmáticas de los diferentes primates estima que vivió hace entre 5 y 6 millones de años y el
supervivientes» Vincent Sarich y Alian Wilson llegaron a ancestro común entre homínidos y gorilas es algo más
la condu5Íón de que los gibones divergieron del resto de antiguo.
los homínidos hace 12 mÜlones de años» los orangutanes ¿Qué es lo que nos dicen los fósiles sobre cuándo y
hace 10 millones de años y el resto de póngidos (chim¬ como aparecieron los primeros homínidos? Desgracia¬
pancés y gorilas] de los homínidos hace solamente 4,5 damente no hay respuestas todavía» ya que no tenemos
millones de años. Estas estimaciones dependen deque las fósiles de homínidos» claramente definidos» en Africa
� Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de los primates. Des de los prjmeros prjmates a los homínidos 99

desde finales del Mioceno� pero se puedí pensar que en¬ teoría supone que algunas de las características distinti¬
tre hace 8 y 5 raillonís di años fue oían do probabk- vas de los primates fueron ventajas selectivas para cazar
mente surgieron los primeros homínidos en ese lugar. los insectos de las finas ramas y arbustos que llenaban la
Homínidos fósiles definitivos que daten de finales del vegetación del bosque. La tercera teoría sostiene que las
Mioceno todavía no se han encontrado en ningún lugar. características de los primates (incluyendo el predomi¬
Todo lo que podemos asegurar es que los primates con nio de la vista sobre el oLfeto) se vieron favorecidas por¬
características indiscutibles de homínidos vivían hace que los primates» al principio» eran de costumbres
unos 4 millones de años en Africa Oriental� Volveremos nocturnas y se alimentaban de flores» fictas y semillas
a estos homínidos aceptados por todos en el próximo ca¬ que tenían que localizar en las pequeñas ramas y con
pítulo. poca luz»
6. En Egipto» se han encontrado restos indiscutibles
de AnihrQpoidea primitivos» pertenecientes al Oligoceno
Sumario Inferior (hace 34 millones de años) que incluyen a los
Parapi�€€USy y a los Propliopi�evusi con dientes seme¬
L No podemos saber con certeza cómo evoluciona¬ jantes a los póngidos y aspecto de CferapírfiecídíJ,
ron los primeros primates pero tanto los fósiles» el cono- 7» Durante el Mioceno (de 24 a 5�2 millones de
dmiento que existe sobre el antiguo medio ambiente y la años)» los póngidos divergieron claramente del resto de
comprensión de la anatomía comparada y el comporta¬ los primates en su aspecto» surgiendo numerosos tipos de
miento nos dan bastantes daves para tener una idea de póngidos en Europa» Asia y África. La mayoría de los fó¬
cuándo» dónde y por qué aparecieron los primates y di¬ siles del Mioceno Inferior se describen como proto-pón-
vergieron posteriormente, gidos. Desde finales del Mioceno Medio hasta el Mioceno
2, Los primates supervivientes -prosimios» primates Superior» los póngidos se diversificaron y difundieron ge¬
del Nuevo Mundo» primates del Viep Mundo» pongidos ográficamente, La mayoría de los paleoantropólogos di¬
y humanos- se cree que descienden de pequeños insectí¬ vide a los póngidos del Mioceno Final» al menos» en dos
voros originariamente terrestres (del orden o grupo ma¬ grupos principales: los Dryopi�eciilaey encontrados
yor de mamíferos» incluidos los modernos topos y principalmente en Europa» y los �vapitheoiSi encontra¬
musarañas» que se adaptó a una alimentación insectí¬ dos sobre todo en Asia occidental y meridional,
vora) aunque todavía no se conoce cuál fue el ancestro S, Los registros fósiles no nos revelan quién fue el
común ni cuándo apareció. primer homínido» pero los análisis bioquímicos y genéti¬
3» Hay fiisiles de primates datados en el Mioceno In¬ cos de los póngidos y los humanos modernos sugieren
ferior» hace 55 millones de años. Parece que se sitúan en que la diferenciación entre los homínidos y los póngidos
dos grupos mayores de prosimiosr Adapidae y Ornomyi- ocurrió durante el Mioceno (hace menos de 6 millones
Estos dos grupos de primates son muy diferentes en¬ de años). Puesto que los hominidosi cuya especificidad
tre sí y ambos aparecieron repentinamente en los límites no plantea dudas» vivieron en Afiica Oriental hace unos
entre el Paleoceno y el Mioceno» por lo que su ancestro 4 millones de años» cabe concluir que el primer homí¬
común tuvo que aparecer antes» probablemente en el Pa¬ nido apareció en África,
leoceno.
4. ¿Qué condiciones pueden haber fevorecido la
aparición de los primates? La proHferación de insectos Glosario de términos
dio lugar a un aumento de animales insectívoros (mamí¬
feros que se alimentan de insectos)»algunos de los cuales Adapidae
vivían en el suelo» en un hábitat de monte bajo» arbustos Aegyptopi�ems
y arbolado- Eventualmente aparecieron los árboles con Cretáceo
flores y fhitos. Probablemente» fiie la explotación de los Deriva continental
recursos en el hábitat del bosque la dave de la adaptación Dryopithecus
en la aparición de los primates, Eoceno
5. La teoría tradicional sobre la evolución de la vi¬ S Fayum
sión de los primates sostenía que la vida en los árboles Insectívoro
debió de fevorecer muchas de las características prima¬ Kenyapitíimis
rias de los primates» incluyendo su dentición típica» el Mioceno
predominio de la vista sobre el olfeto» la visión binocular Oligoceno
tridimensional y las manos y pies prensiles. Una segunda Omomyídae
100 Ca p í t ul o 5 E vo l u c i ó n de l o s primates. Desde los prjmeros primates a los homínidos
¡3

Paleoceno 4, Vaya a littp://www.cnizio,com/-cscp/beardaUn y


Burapitkeddos lea el artículo «Investigando a nuestros ancestros prima¬
Pksiadapis tes en China»,
Procónsul
Propliopithecus
�vapitheats Lecturas sugeridas
Andrews, P. y Sttunger, C. Human An
Cuestiones criticas Gjtide. Londres: Britbh 19$9. Lina br�ve introduc¬
ción a la evolución d€ los primates y ác los humanos» ilus¬
1. Lq que un animal come y cómo consigue su co- trada cor) F&construcdorües en color de multitud de fósiles
encontrados.
nii<ia> se sabe por la anatomía del esqueleto. Co¬
BeguNí D. «Miooerte Apcsj». En P. N. Peregrine, C, R. Embcr y
mente los ejemplos posibles en la evolución de los
W. Eraber (Eds.). Orí�inflí
primates, in and Practke (LJpper Saddle River, NJ: Príntice
2, ¿Porqué cree usted que abundan más las especies LHl, 2002), Una putíta al día de las investigaciones sobre la
de póngidos que las de otros primates? diversidad dt los homídidos del Mioceno. Sostiene la tesis
3. Nos gusta creer que el linaje humano es biológi¬ de que los humanos evolucionaron de «lo$ caminantes so¬
camente único� en cuanto a su evolución (como bre los nudillos�.
todo linaje evolutivo). Sin embargo� los paleoan- Cartmtll�M. «£:(plaining Primate Origing». En P,N. Peregrine�
C. R. Ember y M. Ember (Eds.). Ori-
tropólogos dicen que humanos� chimpancés y go¬
rilas son parecidos y que los tres deberían estar in atid Practke (Uppcr Saddle Rivcr,
NJ: Prentice Hall, 2002), Una revisión de las principales teo¬
�rupados como Hummoídífí. ¿Qué piensa sobre rías sobre los orígecieS de los primates� que inclu� una mi¬
esto y por qué? nuciosa crítica a las teorías defendidas por los propios
autores.
CoNRQY, G. C. Primate Evoíution. Nueva York: Norton, 1990.
/jrtf Ejercicios de Internet Trabajo que resume tanto los acuerdos como los aspectos
más conñictivos de las teorías de la evolución de primates-
1, Visite la página de evolución de los primates en; Adopta conocimientos bdsicos provenientes de la antropo¬
logía física y de la biología.
)Atp;//www.prÍ£nat�-wi�edu/pÍ£h/evoliitÍQn.html y siga
Fleagle-, J. G. iVírAwíe Ádaptatjott attd 2,® edí San
algunas de las conexiones con otras páginas» Escriba un
Diego: AcadeniicPres$, 1999, Un libro di te�tto que examina
ensayo describiendo lo que ha encontrado en aquellas la anatomía comparada, la ecología cultural y la paleontolo¬
páginas y compárelo con lo leído en este capítulo, gía de los humanos y sus más cercanos parientes. Los Capí¬
2, Visite la página web de la Universidad de Leeds y tulos 10 a 16 son especialmente relevantes para este tema.
lea la conferencia de Bill SeUars sobre la evolución de los Fleagle� J. G, y Kay� R. F. (Eds.). AnííírcipciífJ Nueva
primates en i httpr//www. leeds,ac. ukichb/lectures/ �rk: Plenum, 1994. Basándose en una confeFencia» este li¬
anthl_09.html. bro aúna la información técnica con la$ teorías niá$ recien¬
3, Mary Leakey es muy conocida por sus trabajos en tes en torno a los orígenes y la temprana evolución de los
d barranco de Olduvai» donde se encontraron los prime¬ primates Atithi'opoidea: Hylobates� Póngidos y Homínidos.
ros homínidos� pero además tuvo un papel relevante en Martín� R. D. Primate Origitisand Eifolutjoti: A Phyíogenetic Re-
el descubrimiento de los Anihropoidea del Mioceno, Lea uftiítTuctiptt. Princeton, NJ: Princeton University PresS»
199Q. El autor compila los hallazgos de las comparaciones
un artículo sobre ella en: l4:tp://www,sciaiii,com/explo- de los primates actuales» el registro de los fósiles y la evi¬
iatioD�121696exploratÍQn5.htinl y resuma sus descu¬ dencia molecular para elaborar una síntesis provisional de
brimientos, la fdogenia de los primates.
i :2¡ %
Los primeros homínidos

INDICE DEL CAPITULO

La evolución de la locomoción
bípeda

Ardipithecus: ¿el primer póngido


bípedo?

Australopithecíis: el primer
homínido

Un modelo de la evolución
humana
102 Capítulo 6 Los primeros homínidos

omo coraentannjs en ei capítulo antírior� la lo- australopithecinos y sus relaciones con los homínidos
qomoción bípeda « un rasgo definitorÍQ de los posteriores, incluyéndonos a nosotros mismos.
homínidos. Se acepta que homínidos bípedos
vivieron en África Oriental hace unos 4 millo¬
nes de años Eigura 6,1). Estos homínidos» y algu¬
La evolución de la locomoción
nos otros que vivieron más tarde en el este y sur de bípeda
África, se clasifican generalmente como género Au$tra¡o-
�thecus. En este capítulo comentaremos lo que sabe¬ Quizá el cambio más decisivo en la evolución de los
mos, y lo que sospechamos, sobre la aparición de los primeros homínidos ftie el desarrollo de la tocíJmocííSfi

Hace
P&RfODO
mijJories SURDEÁFafCA ÁFRÍCA ORIENTAL
CEOLÓGfCO
de años
PlfiifttQciano
1,6
Plioo�c

-
10

Miooerio A. 2
robu�tuB cmnes
A.
20 boisei

OJigoceno
30 - A
aethiophu�
A. 3
afrícanus cmnes

40 -

EooetiD

50
A.
afarensis
4
crones
- A.
60 Paleoceno
anamensis

Aixiipithecii�
ramidos
70 Cjetáceo
inferior

5
cmnes

Figura 6- 1. fra/i/crún ¿ra/Australopithecus


Capítulo ó Lo s primeros ho m í ni do s 103

bípeda, es dedr� camioar erguidos sobre las extremidades posibles para su desarrollo. Una de las ideas es que el bi-
inferiores. Sabemos por medio d d registro de fósiles que pedalismo fue adaptativo para la vida entre las altas
otros cambios físicos importaiites como la ampliación hierbas de la sabana, ya que en postura erguida se pue¬
del tamaño del cerebro� la modificación de la pelvis den divisar mejor a los posibles depredadores, lo
femenina para permitir el alumbramiento de crias con mismo que a las potenciales presas. Aunque esta teoría
mayor cerebro y la reducción de la cara� dientes y man¬ no responde adecuadamente al desarrollo del bipeda-
díbulas no se produjeron hasta hace unos 2 millones de lismo� sí es cierto que tanto los mandriles como otros
anos� tras la aparición del bipedalismo. También pueden monos del Viejo Mundo que viven también en la sa¬
haberse producido en esa época otras características hu¬ bana pueden, ocasionalmente, tomar una posición
manas� como el aumento del tiempo de dependencia de erectaj sin llegar a desarrollar totalmente la locomoción
las crias y jóvenes respecto de sus padres y el aumento de bípeda. Recientes investigaciones sugieren que las re¬
la ingesta de carne en la dieta habitual, giones de África Oriental� donde se desarrollaron los
Lo que ignoramos es si el bipedalismo se desarrolló de primeros homínidos realmente� no eran predominante¬
forma rápida o gradual, porque el registro fósil del pe¬ mente zonas de sabana, sino una mezcla de zonas arbo¬
ríodo comprendido entre 8 y 4 millones de años es muy ladas y de claros.
reducido. Sabemosj basándonos en la anatomía esquelé¬ Otras teorías destacan la importancia de dejar libres
tica, que la mayoría de los antropoides del Mioceno era las manos. Si el animal tenia que desarrollar alguna acti¬
capaz de adoptar la postura vertical. Por ejemplo� la bra- vidad manual crítica mientras se desplazaba� la selección
qitiadóniUTi movimiento alternativo de los brazos para natural pudo fan�orecer el bipedalismo para que con las
pasar de una rama a otra» colocó a un animal en posición manos Übres se pudieran efectuar otras actividades al
vertical; éste subió y bajó de los árboles usando sus ma¬ mismo tiempo� PerOj ¿qué actividades manuales pudie¬
nos y pies prensiles, siendo capaz, al igual que los proto- ron ser tan esenciales?
homínidos> de mantener ocasionalmente la postura Gordon Hewes sugiere que esta actividad esencial
bípeda, de la misma forma que los póngidos y restantes pudo ser el llevar alimentos en las manos; si era necesa¬
primates pueden hacerlo. rio llevar alimentos de un lugar a otro, el desplazamiento
Como comentamos al final del capítulo anterior, los sobre los miembros inferiores pudo ser adaptativo. He¬
homínidos claramente bípedos aparecieron, por primera wes destaca la importancia de poder transportar la carne
vez, en Áfi-ica� El medio físico en este continente íue pa¬ de la caza o carroña�pero muchos paleoantropólogos ac¬
sando de la extensa selva tropical a zonas desprovistas de tualmente se cuestionan si los primeros homínidos caza¬
árboles alternando con los bosques. Hace entre 16 y 11 ban o eran carroñeros. Sin embargo, la habilidad para
millones de años se fue produciendo una sequía progre- poder transportar cualquier tipo de comida a un lugar a
áva que continuó durante el Plioceno. Esto provocó que salvo de los depredadores, pudo ser una de las mayores
los bosques lluviosos africanos, privados de la intensa ventajas del bipedalismo.G. Owen Lovejoy sugiere que el
humedad y de las abundantes lluvias de épocas anterio¬ transporte de los alimentos pudo ser importante� pero
res, se fueran convirtiendo en amplias regiones de saba¬ por otras razones, pues si los machos aprovisionaban
nas (zonas herbáceas) salpicadas de zonas de árboles de a las hembras y a sus crías llevando la comida hasta ellos,
hoja caduca. Los primates trepadores no perdieron sus las hembrasi al no tener que desplazarse, habrían podido
antiguas costumbres de forma total ya que persistieron dedicar sus energías a cuidar y sacar adelante a más crías.
\o$ bosques en las regiones más húmedas� pero la selec- En este caso� el bipedalismo en los proto-homínidos les
dón natural continuó actuando en favor de los arborico- permitió transportar la comida favoreciendo su repro¬
las que subsistieron en esas regiones boscosas� si bien las ducción,
regiones más secas y desprovistas de ma�a arbórea pro¬ Pero transportar los alimentos o aprovisionar a la fe-
bablemente favorecieron las condiciones para la adapta¬ milia puede que no fuera el único beneficio de liberar las
ción a la vida en tierra tanto de los primates como del manos mientras se andaba, pues el mismo acto de ali¬
resto de animales que las habitaban. En la linea evolutiva mentarse también es importante. Así, Clifford lolly man¬
que lleva hasta los humanos, estas adaptaciones incluyen tiene que el bipedalismo de los primeros homínidos les
ú bipedalismo. permitía recoger eficientemente las pequeñas semillas y
nueces, ya que podían utilizar ambas manos para coger¬
Teorí a s para la evolución del bepedalismo las y alimentarse con ellas llevándolas directamente a la
boca. Según esto� la selección natural no habría favore¬
¿Qué es lo que pudo favorecer la aparición del bipe- cido el bipedalismo porla locomoción en si, sino para ha¬
dalismo en los homínidos? Existen varias explicaciones cer el forrajeo más eficiente, En los ambientes cambiantes
104 Ca p í t ul o 6 Los primeros homínidos

dú África Oriental� donde los bosques estaban cediendo pudo la fabricación de herramientas ser la responsable
terreno a los espacios abiertos y a las sabanas� la posibili¬ del bipedalismo? Wolpoff sugiere una respuesta; aunque
dad de efectuar un eficaz fonajeo de pequeñas semillas y el bipedalismo apareciera» al menos» 2 millones de años
nueces pudo proporcionar ventajas importantes para la antes que las primeras herramientas de piedra» también
supervivencia» viéndose esto fevoiecido por la selección es posible que los protohomínidos utilizaran antes he¬
natural. rramientas hechas de madera o de hueso� ninguna de las
El bipedalismo también se pudo ver favorecido por la cuales tendría las mismas posibilidades que las de piedra
selección natural porque liberar las manos debió de per¬ para conservarse en el registro arqueológico o para reco¬
mitir a los proto-homínidos usarj e incluso febricarj nocerse como una herramienta. Más aún� herramientas
herramientas que podían llevar con ellos en sus des- de piedra no modificadas» presentes en el registro ar¬
�azamientos. Considerando lo ventajoso que ese uso queológico» podrían no haber sido reconocidas como
pudo haber sido> Sherwood Washburn mantuvo que al¬ tales,
gunos primates actuales que viven en el suelo extraían Algunos investigadores han efeauado un concien¬
raíces para comer� «y si pudieran utilizar una piedra o zudo estudio sobre fa mecánica de la locomoción bí¬
un palo podrían conseguir el doble de comida para ali¬ peda para ver si ésta es la forma más eficiente de
mentarse», locomoción en el medio ambiente sabana-bosque»
David Pilbeam sostiene que la utilización de herra¬ donde los recursos suelen estar dispersos. Comparando
mientas por los primates en campo abierto pudo incre¬ la locomoción cuadrúpeda de primates -como el chim¬
mentar de forma apreciable el número y la variedad de pancé- con el bipedalismo» éste parece ser la forma más
plantas comestibles: de acuerdo con sus posibilidades efectiva de desplazarse a grandes distancias (véase Fi¬
como alimento» muchas de las plantas comestibles de las gura 6.2). Pero ¿por qué desplazarse a grandes distan¬
zonas herbáceas probablemente tenían que ser machaca¬ cias? Si los ancestros de los humanos tuvieron la misma
das o frotadas con la ayuda de alguna herramienta para habilidad manipuladora y capacidad para fabricar he¬
poder ser consumidas. Estas herramientas también se rramientas que los modernos chimpancés (por ejem¬
pudieron utilizar para matar y descuartizar animales plo» utilizar piedras para romper cáscaras de nueces)� y
para comer. Sin herramientas� los primates en general no aquellos ancestros tenían que moverse sobre un medio
están bien capacitados físicamente para cazar o recoger ambiente al descubierto» pudieron recorrer grandes dis¬
carroña de forma regular pues sus dientes y mandíbulas tancias para explotar aquellos recursos que mejor les
no son lo suficientemente fo.ertesj ni su velocidad co¬ venían.
rriendo es lo suficientemente rápida. Por tantOj la utili¬ Finalmente» el bipedalismo pudo resultar favorecido
zación de herramientas para matar y descuartizar las por la selección natural como forma de regular la tempe¬
presas pudo favorecer las posteriores habilidades para ratura corporal» particularmente al incrementarse el ca¬
explotar los recursos alimentarios existentes. lor y la sequía en África Oriental a finales del Mioceno y
Rnalmente» las herramientas se pudieron utilizar comienzos del Plioceno, Peter Wheeler ha argumentado
como armas contra los depredadoreSj que debieron ser que la postura bípeda limita el área corporal expuesta di¬
una gran amenaza para los relativamente indefensos rectamente al sol» especialmente cuando el sol calienta
protohomínidos. En opinión de Milford Wolpoff» fue la mási al mediodía. Esta postura también favorece la pér¬
ventaja de poder llevar armas continuamente la respon¬ dida convectiva de calor» al permitir que el calor suba y se
sable de sustituir el bipedalismo ocasional por el sistema despface desde el cuerpo» mejor que si quedara atrapado
definitivo de locomoción. En particular� Sue Savage- debajo de él (irradiamos gran cantidad de calor por la ca¬
líumbaugh piensa que la habilidad para abducir o doblar beza). La refrigeración por medio de la evaporación del
la muñeca pudo permitir a los primeros humanos <íper- sudor también se favorece con la postura bípeda» ya que
feccionar tanto su habilidad para lanzar como para se expone al viento mayor cantidad de superficie corpo¬
golpear las piedras (para fabricar herramientas) y conse¬ ral. Por tanto» la selección natural debió favorecer el bi¬
cuentemente desarrollar el lanzamiento como sistema pedalismo porque reducía el calor en los ambientes
mucho más efectivo de defensa contra los depredadoreSj templados de África Oriental,
que los primates jamás pudieran tener». Todas las teorías sobre el origen del bipedalismo son
Algunos antropólogos se preguntan sobre el uso y fa¬ especulativas ya que no poseemos evidencia directa de
bricación de herramientas que pudieron favorecer el bi- cada uno de los probables factores que hemos comen¬
pedalismoi y dicen que la primera evidencia de utensilios tado. Alguno o todos ellos pueden explicar la transfor¬
de piedra aparece hace más de 2 millones de anos» des¬ mación desde un protohomínido» ocasionalmente
pués de la aparición del bipedalismo. Por tanto» ¿cómo bípedo» hasta un homínido habitualmente bípedo.
Capítulo ó L o s primeros h o m í n i d o s 105

Figura 6.2. fv/dancra asqmlótica efe/ i�pBdBüsmo

Düáoqu� solamente desplazan �ohr� jwí í�cír�yAífes inferior� d í�quíJeto humana dijkr� d d gran¬
des póngi�s. La cabeza /lumand está en í�qui/itrw íofere la cojwmíw v�ísÍttoJ fv¿flse nú mero 3 � ía figura). No hay necesidad
de fiiertes múscuhs nucaíes, como ocurre en hs grandes póngidos. ü i columna vertebral humana (véase 4 enía figura) tiene
una fMrvaíuríj úMterwr ím íÍ fícirdasw círvKíjí) 7 Ifl parte inferior de Ui espaUa (hrdosis lumbar). Estas dos curvatu¬
ras, junto con Utdeia ííjíííí rwdwi de ís íí;*ííUflí a Ui columtui actuar de forma parecida a un muelle� b (Jhí es muy
ventajoso para que Jas piernas puedan cargar con todo d peso corporal y para equilibrar ¡as piernas a cada paso que damos. La
íowrwociíín bípeda ha actuado sobre ¡a pdvis fv&así i que es rríáj baja y ancha que la de los íimias. £n contraste con
dios, las piernas en d /lomfere son máí íoi trazos y representan una gran proporción del cuerpo humano (véase 2 en
yiguriíj; esto Íiíiíí que se desplace ítócifl abajo d centro de gravedad corporal quí es muy ventajoso p a r a d bipedalismo. La
adaptación más íjE�vw es íJ pií humano (véase 5 efl figura). El dedo gordo np estó opuesto a los otros dedos,
como en los primates* y d pie no puede jarrar. Cuando caminamost d dedo es d «Jíimo punb? ¿fe contacb? JíJ pie con
d suelo antes de que se kvante Ííi oíra piernat loque e:xplica por qué este dedo está alineado con los otros.
Fuente: De Stcphen Iones, Robert Martin y David Pilbeanif eds., The Cambridge Encyclopedia o f Human Evolution
(New York: Cambridge University Press, 1992), P. S. Copyright © by Cambridge University Press. Reproducido con per¬
miso de Cambridge University PreSS.
106 Capítulo 6 Los primeros homínidos

El coste del bipedalísmo Otro cambio asociado con la habilidad de los homíni¬
dos para llevar las piernas hada delante es nuestra pos¬
Tenemos que saber que hay un «coste» para la marcha tura de «patizambo». Las extremidades inferiores de los
bípeda que consiste «n que ésta hace más difícil superar póngidos cuelgan derechas de la pelvis; las piernas de los
la gravedad para que la sangre Uígue al cerebro en canti¬ homínidos» por el contrario» forman un ángulo interno
dad suficiente; también puede ser mayor el peso corpo¬ entre ellas. Esta configuración no sólo nos ayuda a mo¬
ral sobre la pelvis y miembros inferiores» lo q uí causa ver las piernas hacia delante» sino que también nos fed-
mayor presión sobre los huesos de las caderas» zona infe¬ lita mantener el centro de gravedad en la línea media del
rior de la espalda> rodillas y pies* Como dice Adrienne cuerpo» p or tanto» el centro de gravedad oscila de lado a
Zihlmanj la presión sobre la parte inferior del cuerpo es lado cuando corremos.
incluso mayor en las mujeres ya que éstas tienen que so¬ Finalmente» los pies de los homínidos bípedos pre¬
portar un peso extra durante el embarazo y cuando lle¬ sentan dos cambios importantes en reladón con los de
van en brazos a sus hijos pequeños. Pero» a pesar de todo» los póngidos. En primer lugar» el pie de los homínidos
el bipedalismo tiene más ventajas que desventajas; de lo tiene un grupo de huesos en el tobillo muy engrosados
contrario nuestros ancestros nunca hubieran desarro¬ para resistir las foerzas que redben como resultado del
llado la postura bípeda. bipedaljsmo habitual. En segundo lugar� el pie de los ho¬
Debemos recordar también que la evolución del bipe¬ mínidos forma un arco que también ayuda a amortiguar
dalismo exigió algunos cambios dramáticos en el esque¬ dichas fuerzas recibidas al caminar. Sabemos que este
leto del póngido ancestral. Aunque los primates actuales arco es vital para nuestro bipedalismo habitual» porque
pueden andar de forma bípeda» no pueden mantenerse las personas con «pies planos» a las que le felta este arco
en esta postura durante mucho tiempo. Para ser comple¬ tienen problemas crónicos en sus pies» tobillos» rodillas y
tamente bípedo» el esqueleto del póngido ancestral tuvo espalda.
que experimentar algunas modificaciones; los mayores ¿Cuándo se produjeron estos cambios? No lo sabemos
cambios que permitieron que los primeros homínidos con seguridad» pero los fósiles encontrados en África
fueran bípedos son los que experimentaron el cráneo» Oriental -Etiopía» Tanzania y Kenia- muestran clara¬
pelvis» rodillas y pies, A continuación veremos cada uno mente que los homínidos bípedos vivieron aUí desde
de estos cambios. hace entre 4 y 3 millones de años» o quizá antes. De he¬
Tanto en los pórfidos antiguos como en los actuales» la cho» existen pruebas de que el Ardipith�cus ramiduSi
columna vertebral entra en el cráneo por su parte poste- quizá un antepasado homínido» caminaba de forma bí¬
úoT, lo que tiene sentido» porque los póngidos general¬ peda hace unos 4�4 millones de años.
mente andan a cuatro patas» con la columna vertebral
prácticamente paralela al suelo. En los homínidos bípedos
la columna sostiene al cráneo por su parte inferior� donde Ardipitfiecus: ¿El primer póngido
está el agujero denominado bramen maguim� de esta
bípedo?
fbima» cuando los homínidos se hicieron bípedos» el crá¬
neo se situó en la parte superior de la columna vertebral. En 1992� un equipo de investigadores dirigido por el
La forma de la pelvis en los póngidos antiguos y mo¬ antropólogo Tim White encontró un depósito fósil de
dernos es considerablemente diferente de la de los homí¬ 4,4 millones de anos en Aramis» en la región de Medio
nidos bípedos. Las pelvis de los póngidos son largas y Awash (Etiopía). Allí hicieron un notable descubri¬
aplanadas» y forman una placa ósea en la parte doisal in¬ mientos 17 fósiles» entre los cuales puede encontrarse el
ferior en la que se insertan los músculos de las piernas, homínido más antiguo (desde entonces se han encon¬
Fn los homínidos bípedos la pelvis tiene una forma más trado otros noventa). Aunque al p r i n d pi o se pubÜcó
redondeada» soportando los órganos internos y bajando como una nueva espede de Awsíraíopíííiecws» White y sus
el centro de gravedad del cuerpo» permitiendo un mejor colegas pensaron que ramiduSi d nombre espedfico
equilibrio sobre las extremidades inferiores. Estos cam¬ dado al nuevo fosil» era suficientemente distinto de los
bios han hecho posible que los homínidos puedan mover australopithecinos» tratándo de justificarse un nuevo gé¬
sus piernas hacia delante en forma de zancada (como si nero: el jWipíííiíCMí.
se diera una patada a un balón de fütbol).En compara- Lo que hace al Ardipith�m rami dm único es su com¬
áÓTíy los póngidos mueven sus piernas hacia delante binación de la dentición similar a la de los póngidos» lo¬
(cuando caminan en forma bípeda)» pero desplazando su comoción bípeda y» sobre todo» esqueleto de t i po
pelvis de lado a lado» no echando la pierna hacia delante homínido. Como los póngidos»A ramídus tiene los dien¬
de forma alternativa como hacemos nosotros. tes relativamente pequeños» con esmalte fino y caninos
Capítulo ó Lo s primeros ho m í ni do s 107

ran en el suelo todo el tiempo. Todos ellos» incluidos los


de aparición posterior» eran capaces de trepar y despla¬
zarse por los árboles según refleja la estructura de sus
brazos y la longitud de sus piernas junto con otras carac¬
terísticas de su esqueleto,
Los australopithecinos muestran una considerable
variabilidad y los paleoantropólogos dividen al género
Auítrahpitkevuí en» al menos» seis especies» aunque pudo
haber otras más; Según algunos estudiosos» los recientes
hallai�os habrían descubierto dos nuevas especies de
Australopitkevus: el A Bahrelghazáli y el A Garhí (réose
el apartado «Nuevos australopithecus sorprendentesí>),
La mayor parte de los especialistas divide a las diferentes
especies de australopithecinos en dos grupos: los austra¬
lopithecinos «gráciles» y los «robustos»,
Los australopithecinos gráciles incluyen el A arta-
metisist el A a/urenisíí y el A africanus.Todos ellos poseen
dientes pequeños y tanto la estructura muscular fecial
como la dental son más Ügeras que las de los australopi¬
thecinos robustos. El Anstríáopilhecus amnterísis, que
No $ab$mo$ cómo era el �rupo anoe$tral común de lo$
póngido$ V de lo$ homínido$, pero e$ta imagen digital
es un híbrido entre la cara de un humano moderno y la
de un chimpancé, lo que demuestra que no estamos tan
lejos uno del otro.

relativamente grandes. Sin embargo� los huesos de sus


brazos son d« tipo liominido y la base dé. cráneo mues¬
tra el Jüramen rnagmm colocado bajo el cráneo� lo
mismo que los homínidos bípedos. Aunque se necesitan
más pruebas para estar totahnente seguros� el Ardipithe-
cus ramidtis parece ser el homínido más antiguo encon¬
trado hasta ahora.

Atistralopitfiecus-. el primer
homínido definido
Aunque existen algunas dudas sobre el estatus de Ar-
dipithecus como un género homínido» no existe ninguna
de que los australopithecinos (pertenecientes al género
Austrahpith�nis) fueron homínidos (la Figura 63 mues¬
tra los yacimientos donde se han encontrado australopi¬
thecinos) . Su dentición� que presenta caninos pequeños»
molares planos> gruesa capa de esmalte y arco dental pa¬
rabólico» es una prueba indudable de que eran completa¬
mente bípedos. Sus esqueletos no solo reflejan este rasgo» Figura 6.3.
sino que en Laetoli (Tanzania) se han encontrado más de Yacimientos d e AitstraiopUit&cus
50 huellas de pies con aspecto humano de más de 3j6 mi¬ Rietites: Tbmado de Rusdell L. Ciochon y John G. Flea-
llones de anos» que confirman que los homínidos ya eran gle, eds,j The Human Eroititwn Soun:? iwíJJt, Copyright
totalmente bípedos. El bipedalismo de los australopithe¬ ©1993. Kíproducído con permiso de Pearson Eduíatíoíii
cinos no significa que estos primeros homínidos estuvie¬ Inco Upper Saddle Kiveti NI 0743S.
IOS Ca p í t ul o 6 Los primeros homínidos

Temas de actualidad
Nu«iT(r5 Australopithecus sorprendentes

En su descripción dí bs nuevas rios huesos de las extremidades ha¬ en esa zona. El A íwíireí�/iímííí tíene
espedes de AustrahpithecK� garhi, el llados en el mismo lecho rocoso pa¬ una datadón de alrededor de 3 mi¬
antropólogo etíope Berhane Asfew recían de la especie A, afaremis� por llones de años, siendo muy similar a
explica que la palabra significa lo que se consideró que el A garkí los fósiles de su contemporáneo A
«sorpresa» en la lengua etíope. El era pareddo a éste> aunque con los afarertsis del valle del Rift. Difíere de
nombre se debe a que ni él ni nin¬ molares más desarrollados� é en algunos aspectos (sus premola¬
guno de sus colegasi ni tampoco Lo más sorprenderíte de todo fue res, por ejemplo, tienen el esmalte
nadie de la comunidad de paleoan- que en las mismas rocas que el A más fino y sus raices mejor defini¬
tropólogos, esperaba encontrar una aparecieron restos de animales das), aunque la mayor diferencia
nueva espede de Australopithecus descuartizados, algunos de cuyos está en el lugar en que vivió. La ma¬
cuando comenzaron a trabajar en huesos estaban cerca de los restos del yoría de los dentíficos asume que los
Middle Awash en 1996, En 1992 el Australopiáieois y mostraban señales homínidos primitivos presentan
mismo equipo había descubierto al de haber sido descamados con algún una adaptación específica al valle del
Árdypithecus mmidust en tanto que instrumento de piedra Desgradada- Rift si bien el descubrimiento de un
los Australopithecus ammensis y Ais- mente no se encontró ninguna he¬ antiguo Australopithecus a unos
iralopitheats bahretghazali se descu¬ rramienta lítica� aunque la huella de 2,500 km al oeste de este valle pone
brieron en los años siguientes. En las marcas demostró que se tuvo que en duda dicha suposición,
sólo cinco años se habían descu¬ usar alguna, y� como no se encontró A bahretghazali sólo está re¬
bierto cuatro homínidos arcaicos. en el área ninguna otra especie de presentado por una simple y fi�ag-
Tkrabién eran sorprendentes las homínidos, era razonable p>ensar que mentaria mandíbula y sólo se ha
característícas esquelétícas y denta¬ el A. Gflfíií fue febricante de herra¬ encontrado un puñado de fragmen¬
les del A garhi que se encontró en mientas y carnicera Asfew y sus co¬ tos del cráneo y de los huesos de sus
rocas datadas en unos millones legas sugirien?n que el A garhi está miembros. Mientras no tengamos
de aiios aproximadamente» Asfew y en el lugar correcto� en el tiempo co¬ más datos fósiles no podremos sa¬
sus colegas esperaban que su ha¬ rrecto y tiene las características físi¬ ber la importancia de esta espede,
llazgo pertenedera a una de las cas y de conducta adecuadas para ser ni tampoco cómo ni cuándo pudo
espedes conoddas de Australopi¬ un antepasado directo del primer gé¬ cambiar, ni tampoco cómo influyó
thecus, pero no fiae así ya que el gé¬ nero ífoíní?. en la evolución de los homínidos*
nero no era, daramente> Hmíí, Igualmente sorprendente es el
pues ni sus dientes ni su mandíbula Austrahpithecus bcArelghazali, no Fuentes: Berhane A$few, Tlm White,
lo eran� ni tampoco lo era A afa- sólo por sus características físicas � Owen Lovejo)� Btuí:� Látimei:, Scott Simpson
rensh ni ninguna otra de las espe¬ sino porque fue encontrado al oeste, yGlea Suwa, '¡tAustrahpitkecasgarhi: A Néw
cies de robustus, A �arfií tenía los en lo que actualmente es el Chad Species of £¿ily Hojuioid bom Ethiopia�,
molares mayores que A afarensis� central El A bakrelghaoili es el pri¬ 234 (1999); 629'H; Micbd Fnmet,
Alálti BeduvJkiü, Yves Coppetts, flile Hetats,
aunque no tan grandes la cara ni la mer homínido encontrado fuera del
Akdjí H, E, Moutay? y David PUbeanii «The
mandíbula como las espedes de ro- valle del Rift (al este de África) y FÍT$t AustráloplthecLae 250D (CUometeis
bttsUis. También le feltaba el gran hasta su hallazgo pocos creían que West of the Rjfi Valky (Chad)», NífIÍuit, 37S
tamaño cerebral de los Homo. Va¬ pudieran existír restos de homínidos (1995): 273-75,

puede tener alrededor de 4,2 millones de anos, es el más los paleoantropólogos en la especie A�$tralQpith��$
antiguo de todos los australopithednos, habiéndose ha¬ afarmsis. Unos pocos, sin embargo, creen que estos ho¬
llado tínicamente en el norte de Kenia. Otros homínidos mínidos no deberían clasificarse como espedes distintas,
hallados en África Oriental, de entre 4 y 3 millones de puesto que ambos recuerdan a la espede posterior de
años de antigüedad, son clasificados por la mayoría de Australopithecus africanus, que vivió entre hace 3 y
Capítulo ó Los primeros homí ni dos 109

2 millones de añoSi principalmente en el sur de África» cho que «el A flfWíflííwíí es como el A afarensis en el crá¬
aunque la separación temporal y espacial de estas formas neo y como el género Híj/tiíj en d resto del esqudeto»,
lleva a muchos paleoantropólogos a creer que eran espe¬
des diftrentes- úfdreRjfs. Es quizá la especie me¬
Los australopitbecinos robustos tienen la dentición jor representada de australopithecinos. Al menos doce
mayor que las espedes gráciles� así como caras y mandí¬ individuos de esta espede se desenterraron en Laetofi»
bulas robustas. Algunos de estos individuos presentan Tanzania. Aunque la mayoría de los restos erKiontrados
una cresta ósea llamada cresta sagital en la parte superior consisten� sobre todo� en dientes y mandíbulas» no hay
de su cráneo; a esta estructura se sujetaba la fuerte mus¬ duda de que los homínidos de Laetoli eran bípedos» ya
culatura de sus grandes dientes y mandíbulas. La especie que foe precisamente en este yadmiento en donde se en¬
más antigua de robustus es el Austndopithecm actiopi- contraron las huellas de pies que hemos comentado. En
CfiSi que vivió en Africa Oriental hace entre 2 J y 2 3 mi¬ unas de días se puede observar cómo dos individuos que
llones de años. La mayoría de los paleoantropólogos cree caminaban juntos» erguidos» dejaron su rastro en el sudo
que los últimos australopithecinos robustos� que vivie¬ hace 3»6 millones de años. El resto de estos 35 individuos
ron hace entre 2j5 y l millón de años» formaban dos es¬ foe encontrado en otro yacimiento� Hadar (Etiopía). Los
pecies: la procedente del este de Áfiíca Oriental, el hallazgos de Hadar son destacables por su complejidad
Australopithecus boisei y la procedente del sur de África» ya que aunque los paleoantropólogos» encuentran� fre¬
el Austraíopiihecus robustus* cuentemente» restos de cráneos y mandíbulas» en Hadar
fl cuadro que se perfila de esta breve visión general de también se encontraron otras partes d d esqudeto. Así» el
los australopithecinos es de diversidad. Parece que han paleoantropólogo Donald Johanson encontró el 40 por
sido especies muy diferentes e incluso que algunas de ciento d d esqueleto de un homínido hembra a la que
ellas han tenido un alto grado de variabilidad. Todos vi¬ llamó Lucy» por la canción de los Beatles «Lucy in the Sky
vieron en entornos similares» tanto en el este como en el with Diamonds».
sur de África� aunque aquellos ambientes eran diversos La datación de los homínidos encontrados en Laetoli
y cambiantes» de forma que los bosques dieron paso a sugiere que vivieron hace entre 3»8 y 3»6 millones de
tierras abiertas y herbáceas. Los grandes bgos se dividie¬
ron debido a los plegamientos y a la actividad volcánica
del valle del Rift de África oriental. Y el dima continuó
calentándose hasta finales del Plioceno» hace unos
2 millones de años- La diversidad aparente de los austra-
lopithecinos puede reflejar una rífdiación i�aptativa
(dispersión y divergencia) de los homínidos bípedos a
estas con didones dinámicas del medio ambiente- Pero
sea cual sea la causa» siempre que pensamos en los aus-
tralopithecinos parece que la palabra dave es diversidad.
Veamos en detalle las distintas espedes de Australopi¬
thecus.

Australopitecínos GRÁCÍLES

La especie más anti¬


gua de los australopithednos es el A ammensis. Se ha
encontrado en varios lugares del norte de Kenia» con una
datación de entre 3»9 y 4�2 millones de años, A pesar de
que existen discusiones sobre algunos especímenes» in-
duidos en d A ammensist la visión general es que se tra¬
taba de un homínido de tamaño pequeño bípedo y
dentadura similar a la del posterior A afarensis. Los es¬
pecímenes más controvertidos tienen largos huesos» que
sugieren un bipedalismo bien desarrollado» aunque sus El 40 por ciento del esqueleto de una hem¬
codos y rodillas se parecen más a las del posterior género bra óe Austraiopithecus afarensis� llamada
Homo que a otras especies de Aisíratopíííiecws, Se ha di¬ Lucv su descubridor, Donald Johanson.
11 0 Ca p í t ul o 6 Los primeros homínidos 13

Los dientes de A, afarems eran grandes si los compa¬


ramos con el tamaño de su cuerpo y su esmalte era de
gran espesor. También tenían caninos grandes seme�-
tes a los de los póngidos que no sobrepasaban los dientes
adyacentes. Pero a pesar de su gran tamaño� los caninos
no rozaban los dientes inferiores� pues se alojaban en un
diastema (espacio entre los dientes)� y� por lo tantOj no
tenían problemas para efectuar movimientos laterales
con la mandíbula inferior» Esto es muy importante ya
que estos movimientos laterales de la mandíbula inferior
permitían al A afarer�is masticar eficazmente semillas y
nueces. Tanto el engrosamiento del esmalte de los mola¬
res como el patrón de las coronas sugieren que esos ali¬
mentos duros constituían una parte importante de la
dieta de estos homínidos. El cráneo del A afarensis se co¬
rresponde con la forma de su dentadura: la cara se alarga
debido al gran tamaño de los dientes y la mandíbula� y la
base del cráneo tiene unas prominencias óseas que per¬
miten la inserción de los potentes músculos del cuello
necesarios para sujetar la cabeza. Su cerebro era pe-
queno� de unos 400 centímetros cúbicos (cc)� aunque re¬
lativamente grande si lo comparamos con su tamaño
corporal.
Las extremidades superiores e inferiores del A afaren¬
sis eran aproximadamente de la misma longitud� y los
huesos de los dedos y pulgares estaban curvados� lo que
La expedición de Mary Leakey� en Laetoli (Tanzania)� sugiere que tenía poderosos músculos. La mayoría de los
estudiosos cree que las proporciones de sus miembros� y
descubrió una senda de más de 64 km de larga que te¬
nía huellas de pies fosilizadas de alrededor de 3,6 mi¬
sus fuertes manos y pies» apuntan a un estilo de vida par¬
llones de años. Aquí s e muestra una de las huellas del cialmente arborícob- En otras palabras» parece que el A
pie dejadas por dos adultos que claramente caminaban afarensis pasaba gran parte de su tiempo en los árboles»
erguidos. La huella muestra nítidamente el arco del pie probablemente alimentándose» durmiendo o protegién¬
bien desarrollado y el dedo gordo dirigido hacia de¬ dose de los depredadores terrestres. Sin embargo» los
lante. huesos de la pelvis y de las extremidades inferiores indi¬
can que caminaba erguido cuando se encontraba en el
suelo; su pelvis es ancha y acampanada» aunque tiene la
años, Aunquí se pensaba que Lucy y los otros homínidos forma ovalada de todos los homínidos posteriores. Las
de Hadar eran tan antiguos como aquéllos� las últimas piernas están curvadas hacia dentro y los pies poseen un
dataciones recientes sugieren que son algo más recientes: arco y un tobillo que recuerda mucho a los de los poste-
menos de 3�2 mülones de años y en el caso de Lucy vivió ñores homínidos. Los análisis detallados de las pisadas
hace aproximadamente 2�9 millones de años* El am¬ de Laetoli sugieren que el A afarems pudo tener un paso
biente en el que vivió Lucy era una sabana semiárida con más corto y menos eficiente que el de los humanos mo¬
una estación lluviosa y otra seca. dernos.
La existencia de colecciones tan extensas de fósiles ha A pesar de que el A afarensis es la especie de Austra-
llevado a paleontólogos como Donald Johanson y Tim bpíth�cus mejor representada» no fue la primera especie
White a efectuar un retrato de estas antiguas especies de descubierta. A continuación veremos a la especie del
homínidos. El A afare�ísis fue un pequeño homínido� Austrahpitheoís africanus.
pero» como la mayoría de los póngidos vivos� presentaba
dimorfismo sexual. Las hembras pesaban alrededor de Aii«trci[0|�ítA�rui africanuB. En 1925» Raymond
30 kg y medían algo más de 1 metro de altura� en tanto Dart» profesor de Anatomía en la Universidad de Witwa-
que los machos pesarían unos 40 kg y medirían alrede¬ tersrand» en lohannesburgo (Sudáfiica)» presentó la pri¬
dor de l m de altura. mera prueba de que existió un homínido erecto y bípedo
Capítulo ó Los primeros homí ni dos 111

ín d Plioceno. Cuando sepan? los huesos de la matriz del


material encontrados en la cueva de Taung� en el límite
del desierto de Kalahari>Dart se dio cuenta de que lo que
había encontrado era algo más que los huesos de un pon¬
id o , Dart describió así su experiencia:
El 25 de diciembre (1924) partí la roca; podía con¬
templar la cara� a pesar de que d lado derecho todavía es¬
taba cubierto. La criatura que había tenido �e cerebro
tan grande no era un Anthropoidea gigante como� por
ejemplo� un gorila. Lo que apareció fue la cara de un
nino con un juego completo de dientes de leche y sus
molares permanentes en el momento justo de salirle,
Por su dentición� Dart identificó al fósil como los res¬
tos de un niño de entre 5 y 7 años (aunque análisis re¬
cientes con microscopio electrónico sugieren que el niño
no tendría más de tres años y medio), Dart denominó al
espécimen como Awyíraíopíífiecwy ayrícsnws.que significa
«simio del sur de África»» Dart estaba en lo cierto al pen¬
sar que el cráneo correspondía a un animal bípedo y
basó su conclusión en el hecho de que el foramen mag-
num miraba hada abajo� lo que indicaba que la cabeza
estaba situada directamente sobre la columna vertebral
Los incisivos y caninos del niño de Taung eran cortos y�
por tanto> más de humano que de póngido. La conclu¬ Reoonstruoción de una madre
sión de Dart fue acogida con bastante escepticismo y Austr�IopitheciJs 9fric�nu$(�n
oposición, siendo uno de los motivos el hecho de que $u hijo cogiendo bayas de un
hasta entonces los científicos pensaban que los homíni¬ árbol. Al igual que el A
dos eran originarios de Asia. No obstante� existían tam¬ sfs� el A africsnue probable¬
mente pasaba bastante tiempo
bién otras razones: Dart encontró un solo fósil que� en lo$ árboles tanto para ali¬
además, no era de adulto, y en una época en la que toda¬ mentarse como para evitar a
vía no se había descubierto ningtin otro en África�ya que los depredadores.

los restantes Austrahpitecírws no fueron hallados alU


hasta después de 1930� cuando Robert Broom recogió al¬
gunos fósiles de la cueva de Sterkfontein cerca de [ohan-
nesburgo. Las conclusiones de Dart y de Broom no
empezaron a aceptarse hasta después de 1945, cuando
Wilfred Le Gros Clark> un profesor de Anatomía de Ox¬
ford, apoyó la tesis de que aquellos hallazgos eran real¬
mente de homínidos»
Desde que se descubrió el niño de Taung hace más de
75 años, se han desenterrado más de cien Aisíraíopítoí-
nos semejantes en las cuevas de Sterkfontein y de Maka-
pansgat en Sudáfirica, De esta gran cantidad de muestras
se ha podido elaborar un cuadro completo del A africa-
rtus: «Su cráneo es relativamente redondeado con una
frente bastante bien desarrollada. Las moderadas arcadas
supraorbitals sobresalen por encima de un rostro bas¬
Cráneo fósil de un Austraiopithecus africanus (STS 5) tante prominente». La capacidad craneal para los dife¬
apodado «La Señora Pies» descubierto por Robert rentes ejemplares descubiertos en Taung y Sterkfontein
Broom en la cueva de Sterkfontein en 1947 se estima entre 428 y 485 cc.
112 Capítulo 6 Los primeros homínidos

Lo mismo que d A afatfmsy d. A africanus tenia ub Algunos han pensado que los Australopithfcus robus¬
reducido tamaño; los adultos median entre 1 y 135 m de tus eran bastante más grandes que los otros australopi-
altura> pesaban entre 28 y 40 kg y presentaban dimor¬ thecinos (de aquí el término rpbHííwj). Pero cálculos
fismo sexual. Las grandes mandíbulas sin mejillas de un recientes confirman que estos J�tralopitíiecus no eran
A africanus recuerdan a las del A a/arensíí�aunque algu¬ ágnificativamente mayores en peso corporal o en altura
nas de las características dentales del A africanus son si¬ que los demás austral opithecinos. Los robustus tienen
milares a las de los humanos modernos (incisivos anchos cráneo y mandíbulas más fuertes�lo mismo que los dien¬
y cortos y caninos pequeños). Aunque los premolares y tes. Si las formas del robustus tuvieran mayor tamaño
molares eran mayores que los de los humanos actuales� corporal, su capaddad cerebral ligeramente mayor no
su forma era muy similar� siendo� presumiblemente» sus hubiera sorprendido, ya que los animales mayores suelen
funciones también parecidas. tener mayor cerebro� sin embargo> teniendo tamaños
La datadón de los ejemplares de Mtstrahpitedtws en¬ corporales similares a los A africanus� sorprende que su
contrados en las cuevas arcillosas de Sudáfrica es difícil� cerebro sea relativamente mayor.
que no se puede aplicar con precisión ninguna de las
técnicas de datadón absoluta existentes» aunque sí las de AuftratdpítAerus aetbiopkus. El A aelhiopicus es
datación relativa* La comparación de la feuna encon¬ el más antiguo y también el más recientemente conocido
trada en sus mismos estratos sugiere que los A africanus de losaustralopithednos robustos. Está representado por
de Sudáfrica vivieron hace entre 3 y 2 millones de años, un pequeño grupo de fósiles encontrados en el norte de
El clima probablemente fue semiárido� no muy diferente Kenia y en el sur de Etiopía, datados de hace entre 2 3 y
del actual. 2,7 millones de años. Su espectacular halla��o -un crá¬
neo casi completo (conocido como el «Cráneo Negro»)
AUSTíy�LOPÍTECLISÍOS ROBUSTOS debido a su color oscuro- se produjo en 1985. Aunque
existen pocos fósiles, parece daro que d A aethiopicus es
Losaustralopithecinos robustos vivieron en África del bastante diferente de los demás Aisíratopíí/iecwí. Difiere
Sur y Oriental hace entre 2�5 y 1 millón de años» siendo de los A afarensis en que, pese a aparecer casi en los mis¬
completamente diferentes de los australopithecinos grᬠmos lugares e induso con la misma datación, su denti-
ciles. Ciertamente algunos pakoantropóhgos creen que dón es mucho mayor, especialmente en los molares,
estos fijsiles son diferentes y que tienen que clasificarse grandes huesos malares, rostros prominentes en forma
en un género distinto» al que denominan de plato (redondos y aplanados) y grandes crestas sagita¬
literalmente «cerca de los humanos». Los australopithe- les- En el resto de sus características son similares a los A
dnos robustos fueron encontrados por primera vez en afarensis, y� sobre todo, d A íjef/iiíjpíaiy se parece al A
cuevas de Sudáfrica, en Kromdraai y en Swartkrans y afareusis con un aparato dental mucho más grande.
más tarde en África Oriental, en el valle del rio Omo en
Etiopía y en el barranco de Olduvai en Tanzania. La ma¬ En 1936,RobertBroom,
yoría de los paleoantropólogos clasifica a los australopi- conservador de Paleontología de vertebrados en el mu¬
thecinos robustos procedentes de Sudáfrica -que tienen seo de Transvaal en Sudáfrica, comenzó a buscar piezas
entre 1,8 y 1 millón de años- como A robustust en tanto fósiles para el museo> especialmente homínidos que pu¬
que las formas procedentes de África Oriental, datadas dieran apoyar al antiguo descubrimiento dd niño de
de hace entre 2,2 y 1J millones de años, como A boisei, Taung porRaymond Dart. En 1938, un cantero entregó
la tercera espede de robustus, A ae�iopicus, es incluso a Koom una mandíbula de homíninido que había en¬
anterior (datada de hace más de 2�5 millones de años) contrado cerca de la cueva Uamada Komdraai. Broom
que podría haber sido un antepasado del A bpííeí ( v�oíí comenzó inmediatamente a excavar la cueva y en pocos
d apartado «Tratando de encajar los nuevos descubri¬ días fue capaz de encajar las piezas del cráneo de una
mientos de los Austrahpithecus rcbustus más antiguos»). nueva especie de australopithedno: d Jiustralopithecus
En contraste con los Austrahpithecus gráciles, los ro¬ robustus,
bustos tienen mandíbulas más grandes, con molares y Broom habría esperado otra muestra Australopithe-
premolares mayores aunque sus incisivos son menores, cus africani� (dhabía encontrado ya un cráneo de A afri¬
con fuertes dispositivos musculares para masticar y cres¬ canus en 1936), pero este ejemplar era diferente: tenía
tas sagitales bien desarrolladas para soportar una masti- dientes y mandíbula mayores y cara más aplanada que d
cadón interesa. Además los A robustus y A boisei tenían A ííjHfíífíWí.Tras estudios posteriores, Broom decidió que
un volumen craneal algo mayor (entre 490 y 530 cc) que d fósil representaba un género homínido completamente
las especies de gráciles- nuevo al que denominó Píjrattrfirppwí; la denominación
Capítulo 6 Los primeros homínidos 113

nar la proporción de plantas y de alimentos animales en


la dieta» sugiere que el A rpbwsíw era omnívoro. Por
tanto» este Amtralopithtvus pudo necesitar grandes dien¬
tes y mandíbulas aptas para masticar semillas» nueces y
tubérculos» aunque eso no significa que no se alimentara
también de otras cosas.
¿Estaba el A robustus adaptado a un medio ambiente
más árido que el A afriumu�� Es una posibilidad» pero la
evidencia es controvertida» Lo cierto es que la mayoría de
los paleoantropólogos piensa que el A rpÍJwyíwí se extin¬
guió hace poco menos de un millón de anos y que no es
un antepasado nuestro»

Msei� El legendario paleontó¬


logo Louis Leakey comenzó su búsqueda de un ancestro
humano en 1931 en el barranco de Olduvai» al oeste de
Tanzania. No fue hasta 1959 cuando sus esfuerzos se vie¬
ron recompensados con el descubrimiento del Aíjím/í?-
Cráneo fósil de un Austraiopithecüs robustus [SK46) pitkecus boisei (nombre dado en agradecimiento a su
benefector» Charles Boise), Los aproximadamente 30
descubierto por Robert Broom en la cueva de Swart-
anos que Leakey» su esposa Mary Leakey y sus hijos (in¬
kran$ en 134$. Nóte$e la cre$ta sagital, la gran arcada zi-
gomática v grandes molares. cluyendo al paleoantropólogo Richard Leakey) trabaja¬
ron en Olduvai antes de encontrar el A ÍWííeí no foeron
inútiles. Durante esos anos» los Leakey acumularon una
para el nuevo género de Broom no fiae ampliamente rica colección de homínidos fósiles» estableciendo
aceptada en aquella época (los científicos pensaban que el una detallada comprensión del antiguo medio ambiente
espécimen pertenecía a alguna especie de Amtralopith�- de la región. Como veremos en el próximo capítulo»
oís) peroi como hemos dicho antes» muchos estudiosos
creen todavía que los An�tralopith��m whustus son lo bas¬
tante diferentes como para separarse» formando el género
Paranthropus,
Durante la década de los años cuarenta» Broom aña¬
dió muchos fosiles nuevos de A robustus y de A afrka-
nus a las colecciones del Museo de Transvaal» pero sus
descubrimientos dieron lugar a un problema: ¿cómo era
posible que dos especies de homínidos tan diferentes
evolucionaran en el mismo medio ambiente? En 1954»
John T. Robinson propuso que el A afrimnus y el A n?-
bustus debían de tener diferentes adaptaciones dietéticas»
siendo el A afrimnus omnívoro (se alimentaba de carne
y plantas) mientras que el A robustas sería vegetariano»
adaptado para masticar con fuerza» La evidencia mos¬
trada por la microscopía electrónica apoya la tesis de Ro¬
binson de que el A robustus comía alimentos duros» tales
comonuecesísemillas y tubérculos- Pero ¿qué diferencias
existían respecto del A africanus�. Los análisis recientes
sugieren que este Austrahpithecus también comía los
mismos alimentos duros,
La idea de que el A robustus era estrictamente vegeta¬
riano también se ha puesto en duda porque una técnica Cráneo fósil de Austraiopithecue ¿oife/descubierto por
química -relativamente nueva- que analiza las propor¬ Louis y Mary Leakey en 1359. Obsérvese su gran cara y
ciones estroncio-caldo en dientes y huesos para determi¬ dientes, así como la cresta sagital.
114 Capítulo 6 Los primeros homínidos

Fronteras d e la investigación
Tratandú de encajar los nuews descuBrimientús
de los AmtraUpithecm roBustus más antigms

¿En qué lugar de la evolución hu¬ prognatismo reducido (proyección cación posible para las similitudes
mana encaban los Australopithecus inferior de la cara) y profunda arti¬ entre los AtfíraíopííJííCHS robustus y
lobustus con sus grandes mandíbu¬ culación mandibular» Si divergió re¬ la línea del Homo* es que las últimas
las y engrosamientos óseos en el crᬠcientemente de la linea homínida» formas de robustus descendieran de
neo? Los paleoantropólogos dicen igual que el Ho/noj no tenía que pre¬ las primeras formas de robustus�
que esta especie es una rama colate¬ sentar un verdadero enigma, Pero si pero se asemejaban al H, erectus a
ral de la evolución humana, pero la línea del robustus se separó tan causa de su convergencia. Una se-
¿cuándo se separaron de la línea del pronto� hace unos 2�5 millones de g�nda posibilidad es que las últimas
género Humo? Los primeros datos añosj como parece sugerir el A. ae¬ formas de robwííuí y los Homo tu¬
del Austrahpithecus wbustiis en el thiopicus» la última forma de robus¬ vieran un reciente ancestro común�
África Oriental� de acuerdo con el tus debía de divergir mucho más del todavía no descubierto; si esto es así�
paleoantropólogo Henry McHenryi Home?. Después de todoi las dos lí¬ entonces las formas primitivas de ro-
forman realmente un puzle. Todos neas divergen muy precozmente por bustifs no eran antecesoras de las úl¬
estos fósiles clasificados como Awí- lo que cabría esperar que también timas formas de robustus. La
tralopithecus aethiopicus datan apro¬ los ejemplos fueran más divergentes. convergencia� no estrecha con los
ximadamente de hace alrededor 2j5 ¿Qué es lo que podría explicar al- ancestros» puede justificar entonces
millones de años. Si las últimas for¬ gq.nas de las similitudes entre los úl¬ el parecido entre las últimas y las pri¬
mas -A robustas y A boisei - des¬ timos Austrahpithecus robustus y la meras formas de robustus.
cienden del A aet hi opi ois yúh línea línea del Homo? McHenry sugiere McHenry prefiere la segunda po¬
que conduce al Home se ha separado dos explicaciones posibles que afec¬ sibilidad. Sobre la base de este aná¬
desde un antiguo A�trahpi�cus tan a dicha convergencia. Dice que lisis de similitudes de características
(véase Figura 6.4)j entonces ¿porqué esa la aparición inde¬ piensa que las dos últimas especies
los Austmlopiátecus rcbustus primi¬ pendiente de estructuras similares en de Austrahpithecus robustus (A ro¬
tivos recuerdan al Homo erectus más las diferentes líneas de deseen dencia� bustus y A boisei) derivan de un an ¬
de lo que puedan ellos recordar a los puede oscurecer la incógnita de en cestro común» aunque este ancestro
Austrahpithecus que fiaeron sus su¬ qué lugar estaba el grupo ancestral no fue la forma temprana de ro&wy-
puestos antecesores? común. Los murciélagosJos pájaros tuSy el A aethiopicus. En muchos as-
El último Aiíírafopíífiecwí robwí- y las mariposas tienen alaSj aunque pectoSí las últimas formas de
tus teníaj como el H, erectuS) un ce¬ no están estrechamente relacionados robustus no se parecen al A aethio¬
rebro relativamente grande (si lo (su ancestro común está muy alejado picus. Uno de los mejores ejemplos
comparamos con el A afi-icams)y en el tiempo evolutivo). Una expli¬ de A aethiopicus es un cráneo casi

también recogieron una minuciosa colección de antiguas estaban presentes en África Oriental» ya que» hasta el des¬
herramientas líticas. Fue en una cálida mañana de julio cubrimiento del A boíííí» se creía que Sudáírica era la
cuando Mary Leakey corrió a contarie a Louis�que se en¬ tierra original de los primeros homínidos. Inicialmente
contraba entonces enfermo en cama� que había descu- Leakey asignó al A íioísíí un nuevo género -Zinjantro-
tñerto los reatos de los homínidos que tanto tiempo pus- para concretar su localización (Zinj en árabe signi¬
llevaban buscando; los Leakey foeron capaces de encajar fica «África Orientad). Actualmente sabemos que la
sus hallazgos en su entorno y también en su posible con¬ mayoría de los homínidos fósiles más antiguos se han
texto cultural. encontrado en África Oriental» pero en 1959 sólo el ha¬
El descubrimiento del A Íjoiíh fue especialmente im¬ llazgo de un homínido fásil en esa región ya era impor¬
portante porque demostró que los primeros homínidos tante.
Capítulo ó L o s primeros h o m í n i d o s 115

completo (d «Cráneo Negro»). Es croscopio electrónico para estudiar para febricar utensilios* ¿Ha tenido
sm duda un robustus�coTi molares y imágenes fedales de fósiles» parti¬ algún homínido precoz estas carac¬
premolares grandes y cresta sagital cularmente para ver el crecimiento terísticas para poder febricar utensi¬
enorme aunque en otros aspectos re¬ óseo desde la infencia hasta la edad lios? Susman tiene el criterio de que
cuerda al A afaremis: prognatismo adulta. La maduración de la cara todos los Aiístrahpithecusi desde
pronunciado» articulaciones mandi¬ está marcada por una serie de capas hace 2j5 millones de años» inclu¬
bulares delgadas y cráneo reducido. de hueso en algunas localizaciones yendo los robustusv tenían estas ca¬
McHenry piensa que la evolución y de reabsorción ósea en otras- Por pacidades, Lo que no significa que
convergente dio lugar a parecidos ejemplo, una mandíbula se hace forzosamente las hayan desarro¬
entre las formas precoces y tardías de más protuberante cuanto más de¬ llado» sino que lo podrían haber
rabwííMí y que dicha convergencia se pósitos de hueso se colocan en las hecho.
produjo p o ru ñ a fuerte presión se¬ superficies que miran hacia delante» Los Aííírflícpírfiecws rcjbwyíuy» con
lectiva debida a la fuerza que tenían en tanto que la absorción ósea se sus reducidas firates» rostro extre¬
que emplear para mastican Las ca¬ efectúa en la parte que mira hacia madamente plano y mandíbulas
racterísticas fevorables a la fiaerte dentro. Esta técnica también puede enormes» pueden haber parecido
masticación habían cambiado a revelar qué hueso está depositado o muy diferentes de las formas de la lí¬
otros primates tanto como las líneas reabsorbido, por lo que Bromage nea ííomoj aunque podrían estar
evolutivas habían afectado a la línea encontró diferencias entre los pa¬ más próximos a nuestra evolución
humana. El GigantopíáievuSi con sus trones de crecimiento de los Aís- de lo que un día se pensó.
premolares y molares enormes» íiie trahpíthecits robustusyA africanus.
uno de esos primates� Por tanto» Los patrones de crecimiento óseo Henry M, Me
aunque McHenry todavía considere encontrados en el A africanus e in¬ Au$tTalopithecÚ3e$* Otir femily Tree, aüd
que los últimos Australopitheats w- cluso en ífoffií? son más parecidos a y Timothy G, «efe-
bíistus constituyen ramas colaterales los hallados en los simios que a pa¬ leoantbropolc�y and Üf? hi�tor)� Life
de la línea Homo, su análisis sugiere trones encontrados en losAíjíraío- hi$tory of & �mnthropologiít�, en
N, f�egrine, Cárol R. Ember y Mehdn Em-
que tanto A rcíbwsíTis como A. boi- pííhífws r(?6wsííií. ber, eds., Pkysical Antkropdogy: Originai
sei no estaban tan lejos del Hoímíj Susman ha estudiado los huesos RmditigSj. ití Métítod and Pmctice
como se pensaba al principio. de los pulgares y sus insercio¬ Saddl� Rive� KJ: Pr�tice Hall, 2002); Ran-
<kl] L. Susman� «(Fo$$il Evii�ce íot Early
Timothy Bromage» que ha estu¬ nes musculares para ver qué carac¬
Húmiúid TocA Use», 9 de septieni'
diado el crecimiento fecial de los fó¬ terísticas serían necesarias para la
bre, 1994,1570-73,
siles» y Randall Susman» que ha febricación de herramientas. Los
estudiado los pulgares de los homí¬ humanos modernos tienen pulgares
nidos» tienen otras sugerencias sobre mayores y más fornidos que los pón-
los Austrahpitítecus robustus� Bro¬ gidosj de forma que pueden aplicar
mee ha utilizado el escáner con mi- la energía con la presión necesaria

¿A quién se parecía el A boisei� Comparado con el A y abierto» y comía gran cantidad de semillas» nueces y raí¬
robustus, el A boisei tenía un aparato masticador todavía ces, La mayoría de los paleoantropólogos piensan que
más poderoso: enormes molares y extensos premolares como el A robtistus tampoco el A bois�í es un ancestro
desarrollados que parecían molares» una maciza» densa y de nuestro genus Homo» Todavía no sabemos con seguri¬
fuerte mandíbula» gruesos huesos malares y una cresta dad si el A boííeí fiie el febricante de algunas de las
sagital más pronunciada. Por estas razones se ha Uamado herramientas de piedra encontradas por los Leakey en
al A boisei un austraíopithecitte vhiperrobustiis»� nombre Olduvai pues» como veremos en el próximo capítulo» vi¬
que define completamente a la especie. vió durante bastante tiempo» siendo contemporáneo de»
El A Íwííeí vivió entre hace 33 y 13 millones de años. al menos dos especies de homínidos diferentes -el ífomo
Como el A rpfpfiyíwsj parece que vivió en un medio árido habilis y el Homo erectus- que son quizá los que tienen
11 6 Ca p í t ul o 6 Los primeros homínidos E3

Temas de actualidad
Análisis de ciados

Los modelos tradicionales


de evolución humana tienen la
Formas fuera de grupo
forma de un árbol filogenético
como el que aparece en la Fi¬
gura 6.4. Los modelos están
aÍBrensíB
usualmente basados en varias
lineas de evidencias� incluyendo
edad de las especies, localiza¬
ciones y, lo más importante, las déiíiiopiíítsB
características que parecen
compartir con otras especies,
En muchos aspectos estos ár¬ afrícsnus
boles filogenéticos son subjeti¬
vos ya que se basan en aquellos
datos comunes o no comunes a
boisei
un grupo de especies y que son
para su diseñador las más im¬
portantes. En los últimos años
muchos paleoantropologos han robu�tu�
reconocido que los atiálisis de
dcidos constituyen un sistema
muy útil para ver las relaciones Homo
entre las especies.
Los análisis de dados se en¬
focan, exclusivamente, sobre
los mracteres derivados (carac¬ Cíadogr�ma basado o n ot voltjmún o n d o c r � n o a l
teres que han cambiado a lo Fuentes: Tomado de Heniy McBenry» «�'Kobust" Australo-
largo del tiempo) en un grupo pitbecineSi Our FgmÜyTtoj and Honiqplasyí�� Peregrine*
de especies. Es una relación Ember y Emberj Pkysical Án�trQpQÍogy-
que refleja el cambio de una
peculiaridad dada para cada
especie analizada, y ordenando
las especies según sus edades.
Finalmente, se elaboran unos
diagramas que reflejan la rela¬
ción entre las especies por edades y caso, el cambio es el volumen cra¬ mificaciones en las que los volú¬
la antigüedad de los cambios pro¬ neal Or lo que es lo mismo, el ta¬ menes craneales cambian. Aquí el
ducidos; su resultado es un (faíJo- maño del cerebro. La denominación A wbustus y los primitivos Hp/mü se
semejante al que aparece en «fuera de grupo» significa las for¬ parecen más entre sí que cualquier
este apartado, y que ilustra la rela¬ mas más primitivas. Conforme nos otro del los primeros
ción entre especies basada en los desplazamos hacia arriba y de iz¬ Homo, A wbustiísyA boisei se pa¬
cambios de un solo carácter. En este quierda a derecha se alcanzan ra¬ recen más entre ellos mismos que
Capítulo ó Los primeros homí ni dos 117

cualquiera de ellos con los de¬


más.
Una de las ventajas princi¬
pales de estas gráficas es que tie¬
nen un procedimiento formal:
deben estar claramente elabo¬
radas y los caracteres analizados fuenacte grupo
deben estar definidos con pre¬
cisión, Esto permite que los re¬
sultados del análisis cladistico
BfarensíB
se vean menos afectados por el
desconocimiento ola subjetivi¬
dad a los que están abocados los
tradicionales árboles filogené-
ticos. A menudo� los análiw
cladisticos permiten encontrar
mayores diferencias en los dis¬
tintos aspectos de las relaciones
evolutivas si se comparan con
los árboles filogenéticos tradi¬
cionales.
La segunda figura de este
apartado representa un dado-
grama de las primeras especies
de homínidos basado en 77 ca¬
racterísticas. Los antiguos A ro-
bustusyA boisei se parecen más
entre ellos que a cualquier otra
especie de las mismas caracte¬
rísticas» por lo que es fídl que
tengan un mismo ancestro co¬ Et ci�dogr�m� má s parsimonioso
mún. Los primeros Hpíno com¬ Fuentes: Tomado de Hcnry McHenry, «"Robust� Australo-
parten un ancestro común con pithecines, Our Pamily Treci and Horaoplasy»i en Pere¬
los A rvbustus y A boisei y los grine, Ember y Ember» Phy�l Antkropohgy.
tres a su vez muestran únante-
pasado común con el A afrka-
nus. El A afarensis es el menos
parecido y comparte un ante¬
pasado común con todos ellos.
Si se compara esto con la F�ura
6 A surge un gran número de simi¬ primeros antepasados» muchos cien¬ MI hí. Per�ruie, Car<jl R.
litudes e incluso la relación estrecha tíficos creen que los análisis cladis¬ Embet and Mehrm Emb� Phyíicai
entre el robustus y los primeros ticos proporcionan las mejores Andtn�pelogy: Original Readit� in M�títad
(tfid Pmctice (Upper Sáddk River, tí] Pr�n-
Jíprní no aparece en las filogenias aprojdmaciones. ti« Hdl, 2002)í Wflli Heimig,
tradicionales. Aunque» probable¬ Systematia (Urbam; Umversity of lllmoiá
mente» nunca sepamos la verdadera Fuentes: De Heury «*'Robust" Prws, 1966),
relación filogenética entre nuestros Austi�opitb&dn� Oar F�ily Ixee, eoá
11 S Ca p í t ul o 6 Los primeros homínidos E3

mayores probabilidades de haber hecho las herra¬ a las de los humanos modernos. Por ejemplo� el modelo
mientas. mostrado en la Figura 6,4 sugiere que el A africanus no
es ancestro de Homo sino sólo una linea de los -Ajísíraío-
Un modelo de la evolución pithecus robustus. EL A afaremis aparece como ancestro
de las dos lineas de Austmlopithecus robustas y de la linea
humana que lleva hasta los humanos actuales. Los que pier\san
que el A afarensis fue el último ancestro común de todas
En este punto ya podemos imaginar cómo encajan las líneas de homínidos mostradas en la Figura 6.4� con¬
todas estas especies. La Figura 6A muestra un modelo sideran que la aparición del Hemo tuvo lugar hace alre¬
construido por los paleoantropólogos sobre la forma en dedor de 3 millones de años,
que se pueden relacionarlos fósiles conocidos,El mayor A pesar de la :�ta de certeza y del desacuerdo existente
desacuerdo se refiere al problema de si las especies de sobre la especie que fue la ancestral de la línea Homo�
Australopítheciis $OTí antepasadas en la línea que conduce existe un consenso casi general entre los paleoantropólo¬
gos sobre otros aspectos de la evolución de los primeros
homínidoS} como: l) hace entre 3 y 1 millón de años ha-
Presente PÓNGIDOS HUMANOS MODERNOS bía> al menos> dos líneas separadas de homínidos; 2) los
AFRICANOS australopithecinos robustos no fueron antepasados de
Homo ' los humanos actuales» sino que se extinguieron hace me¬
nos de 2 millones de años y 3) el fíomü habilis (y las suce¬
sivas especies de Homo) estaban en la línea directa
1 ascendente de los humanos actuales� es decir� que son
nuestros ancestros directos� los primeros miembros del
Homo 6r género Hpffíp, que estudiaremos en el próximo capítulo,

roU
2
CD-ROM Ejarcicio intaractivo 11-8
A tmfee/ í
1 'ricanus
� Homo hí yíifs

71
A aeihiopioii$
3
Sumario
L La tendencia climática hacia la sequía que co¬
menzó hace entre 16 y 11 millones de años disminuyó la
A extensión del bosque lluvioso afiícanO} dando lugar a la
4 aparición de grandes sabanas (áreas herbáceas) o zonas de
A anam&nsis ' bosque de hoja caduca. El nuevo y más daro paisaje fevo-
Ardipithecus � reció, probablemente� en algunos primates� la adaptación
ramídas a la vida en el suelo. En la línea evolutiva que llega hasta
los humanos una de estas adaptaciones fiie dbipedalismo.
5 2, Uno de los cambios más determinantes en la evo¬
lución de los primeros homínidos foe el desarrollo del
Hace 6 SUPUESTO bipedalismo. Existen varias teorías para explicar su desa¬
mJlJones GRUPO ANCESTRAL rrollo: los homínidos bípedos pudieron incrementar su
cteaflos SSSÜÍl capacidad para descubrir tanto a sus depredadores como
asus potenciales presasmientras se desplazaban entre las
altas hierbas de la sabana; al liberar las manos pudieron
Rgura 6.4. utilizarlas para acarrear� lo que pudo fecihtar el trans¬
Líneas fUoganáticas en el tiempo porte de alimentos desde un lugar a otro; el uso de he-
Fuentes: Adaptado de Niew líjríí ríwes 5 de septiembre, rramientas� que requiere tener las manos hbres» pudo
fevorecer la locomoción zancada y el bipedalismo» lo que
1995, p. (Jwlaeví Lcalccy, latí Tattcrsall, TmH.)
las fechas Se han cambiado ligeramente para r<ílejar una data¬ a su vez� debió balitar la eficacia de desplazamientos a
da rcdente. grandes distancias.
Capítulo ó Los primeros homí ni dos 119

3. El jWípírfiecwí ramidusy una especií que vivió 2, Visite la época de las especies de homínidos en
hace 4,4 millones de afitís� puede que también fuera bí¬ httpp://www»wsu,edii:fiOOiyvwsu/geiied/learn -
pedo y que haya sido uno de los primeros homínidos. modijle$/top_loiigfor/timdine/timeline.htinl y busque
Los homínidos aceptados datan de entre hace 4 y 3 mi¬ entre sus páginas lo relacionado con los Austrahpíthe -
llones de años y se descubrieron en el África Oriental. cws.
Estos homínidos claramente bípedos se clasifican actual¬ 3» Examine el Museo de Historia Natural Virtual
mente en el género Aísíraíppíífecws, donde se exhibe la hipótesis del «Mono Acuático» sobre
4. Se han identificado� al menos� seis especies de Aus- los orígenes de homínidos en hltp://www:wtcarletoii,ca/
tralopithecus que generalmente se dividen en dos tipos: Miis�iun/aquatic/introliitin. Escriba un ensayo critico
gracili$ y roíiwyíws. Los AKstralopi�cus gracilis tienen los evaluando esta hipótesis.
dientes y las mandíbulas más pequenosi e incluyen a los 4. Busque la filogenia ancestral de los humanos en el
A a mme miSi A afiiremis y A afrioinus. Los Australopi- sitio de la web: Smithsonian Institution Hall of Human
thecus wbustus tienen dientes y mandíbulas mayores Ancestors (ht1p://www.iniih.sLedu /aDthro/humaikorigiD�
siendoj también� más musculosos que los gracilis� Inclu¬ ha/a_tr«elitinl). Examine cómo compara la filogenia
yen a los A aethiopimst A ro b u s t u s y A boisei. presentada en este capítulo-

Glosario de términos Lecturas sugeridas


Árdipitkeciis ramidus
CcNROYt G, C, JVimflb? EwpJuíTíiH. Nutvg Yqrk: NortOn� 1990, El
Australopiáieois
Capítulo 6 resume d registro fósil de los Australopitkecus y
Australopitkecus a�thiopicHS krs primeros representantes del género Homo, estudia la
Aiistralopiiheciis afarettsís gscvgrafía y el clima de los yacimientos más antiguos y ex¬
Australopithecus africanus plica los principios biomecánicos del bipedalismo.
Australopithecus a m me n s i s Gtüne, F, E. (Ed.),
Aiistralopitheats boisei fcjpirfíecÍMíS. Nueva York: Aldine� 198$. Una gran controver¬
Australopithecus robustus sia ha rodeado al AiííTBÍcipiííiíccís rohuítm. En un taller
Australopithecinos gráciles celebrado en 1957, participantes procedíntes de muchas
Australopithecinos robustos áreas diferentes resumieron los conocimientos más recien¬
cresta sagital tes sobre este grupo de australopithecinos.
foramen magnum JcHANSON, D. y Edey+ M. Lucy: Th� Beginrtings of Hurnaníciud.
sabana Nueva York: Simón Se Scbuster, 1981. Una apasionante des¬
cripción del descubrimiento, teconstrucción e importancia
del-Ai¿5íTHÍopiííi�w5 afarertsis.
Cuestiones críticas Peregrine� P. N � Ember� C. R. y Ember, M. (Eds-)-
í« Aíeí/kxi aiiá Pracíice,
U ¿Cómo podrían haber convivido más de una espe¬ Upper Saddle River, NJ. Prentice Hall, 2002. Varios capítu¬
cie de homínidos en África Oriental a un mismo los de esta obra tratan sobre la evolución de los primeros
tiempo? homínidos y sus culturas: T. G. firomage «Paleoantropolo-
2. ¿Qué puede haber permitido a los Austrahpi�- gja e historia de la vida� e historia de la vida de un paleOan-
cus sobrevivir a los depredadores? tropólogo!»� H. M. McHenry �íAitstralopitkecus r{7&u5íuSf
ruestro árbol familiar y homoplastiaí�j S. W. Simpson �iis-
3, ¿Qué procesos evolutivos� según usted» permitie¬
trahpithecw afar&tíis y evolución hximana»»; y J. D. Speth
ron al género AtfírafopiííiecMS que se dividiera en
<í¿Fueron nuestros antecesores cazadores o carroñeros?#.
dos especies mayores: y robwsíHs?
PrniupsoNí D. W. AfrkatiArchaeologyi 2.® ed. Cambridge: Cam¬
bridge University Press, 1993. Un resumen e interpretación
/irí?*Eiercicios de Internet de la eviderKía arqueológica en Africa y que nos cuenta la
historia humana desde los orígenes hasta los tiempos histó¬
ricos. Los Capítulos 2 y 3 son especialmente interesantes
L Visite hitp ://wiYW'talkQrigins.qrg/faqs/hqiiis/
para este tema.
specimenlktinl para ver algunos de los principales fósiles Tattersall� 1. Títe írnit Hcrn/ We Knpyv VV/íaí We TTiímí We
homínidos. Basándose en los contenidos de la página
Knaw about Human EvíjJwíwm. Nueva York: Oxford Univer-
web> escriba un corto sumario de sus hallazgos sobre sity Press, 1995. Una amena introducción a la paleoantro-
Australopithecus afarertsis y Donald Johanson. pología y la investigación sobre los Austrahpith�uí,
Los orígenes de la cultura
y la aparición del género Homo
f '
INDICE DEL CAPITULO

Herramientas de los primeros


homínidos

Estilo de vida de los primeros


homínidos

Tendencias en la evolución de los


homínidos

Primeros fósiles del género Homo

Homo erectus

Culturas del Paleolítico Inferior


122 Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género homo
¡3

n el capítulo anterior hemos estudiado el ori¬ la construcción de estas herramientas líticas: expansión
gen del bipedalismo y cómo este medio de lo¬ del cerebro» modificación de la pelvis femenina para aco¬
comoción de los homínidos comenzó y se modar fetos con mayor cerebro y reducción del tamaño
perfeccionó con los Au s tr a l o p it í i e c u s � En este de los dientes» rostro y mandíbulas.
capítulo estudiaremos otras adaptaciones en la evolución Aunque se hayan encontrado herramientas líticas en
de los homínidos» incluyendo el uso generalizado de las varios yacimientos de África oriental antes de la apari¬
herramientas de piedra� lo que se considera un signo de ción del género Hpffío» la mayoría de los paleoantropólo-
la aparición de la cultura. Está aceptado� aunque no se gos supone que fueron febricadas por miembros de una
considere totalmente seguro» que los instrumentos líticos especie muy antigua del género Hümo antes que pensar
más antiguos fueron &bricados por los primeros miem¬ que esos instrumentos pudieran estar hechos por los
bros de nuestro propio genero» razón por la cual el gé¬ t r a h p i t h e v u s (FÉtue Figura 7,l).Despujés de todo» los pri¬
nero fípmp es el primero en sufrir una serie de meros -Fípífíí? tenían una capacidad cerebral un tercio
transformaciones que probablemente se originaron con mayor que la de los Á u s t r a h p i t h e v H S . Pero el hecho es que

millore? PERÍODO YACÍMÍENTOS Y HALLAZGOS


GEOLÓGICO ESPECIES
de afíos CULTURALES

116
F�oceno
5
Terra Amata

10 -

Uoceno CfiU'ku-Tlen

20 -
1 cron

Gagcceno Rimeros vestigios


30 - dg fuego
H. er&ctusf
erga$ter bi3tnjmento3 Adiens�s
antiguo�

40 -
Gduvai
Eoceno domésticas�

2 cnriEfi
50 -
Homo
habltls/
fiidotfensíi
- Raieoceno Rimeros
60
iistrumentos Ifticcs

70 - Cretádco
fciferlor

2 caonea

Figura 7>1. Rimrtiva Bvotución ctef {fénaro Homo


Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 123

minas afiladas) se usaron probablemente como herra¬


mientas.
¿Para qué se utilizaron aquellos instrumentos líticos?
¿Qué nos pueden revelar sobre la forma de vida de los
primeros homínidos? Desgraciadamente poca cosa po¬
demos deducir por el hallazgo de estas herramientas� ya
que se han encontrado muy pocas piezas asociadas a ellas
en los yacimientos. En contraste� la aparición de herra¬
mientas posteriores en la Garganta de Olduvai� Tanzania�
sí que iba acompañado de abundante información cultu-
laL El yacimiento de Olduvai se descubrió de forma ca¬
sual en 19Uj cuando un entomólogo alemán encontró
abundantes restos fósiles cuando estaba persiguiendo
una mariposa a través del barranco. Como vimos en el
capítulo anterior Louis y Mary Leakey comenzaron a in¬
vestigar la garganta en los anos treinta» encontrando allí
las claves de la evolución de los primeros humanos. So¬
Barranco de Oíd uvai. Tanza nía. Ee claramente visible la
bre el yacimiento de Olduvai� escribe Louis Leakey:
estratigrafía de los sedimentos fósiles. La capa 1� en la
que se encontraron evidencias de culturas humanas pri¬ fl sueño de un cazador de fósiles es excavar 300 pies estrato
mitivas� está en el fondo del barranco.
tras estrato de la historia de la Tierra como si 6iera a través
de un gig�tesco paítd. Aquí» investigando dentro de él* ya¬
cen inointables fósiles y artefactos que si no hubiera sido
ninguna de las herramientas liticas encontradas está da- por las fellas geol�cas y la erosión podían haber permane-
ramente asociada con los primeros Homo y por tanto es ddo sellados bajo gruesas capas de rocas consolidadas.
imposible saber todavía quién las hizo. Como hemos ob¬
servado en un apartado del capítulo precedente dedicado Los materiales culturales más antiguos de Olduvai
a los Aiistrahpithecus robifstus, todos los homínidos en¬ (Bed 1 o capal) datan del Pleistoceno Inferior. Los arte¬
contrados posteriores a los 2j5 millones de años tenían factos de piedra (hechos por humanos) induyen núdeos
pulgares capaces de permitirles febricar herramientas y» y láminas de bordes muy afilados� predominando estas
por tanto> cualquiera de ellos pudo hacerias, A continua- últimas. Entre los núdeosj predominan los llamados
don estudiaremos aquellas primeras herramientas de chüppen. Estos chvppers son núcleos que han sido par¬
piedra y veremos lo que deducen los arqueólogos sobre cialmente afilados y presentan otro lado que se puede ha¬
el estilo de vida de quienes las hicieron� los homínidos ber usado para golpear. Otros núdeos» con un lado
(quienesquiera que fberan) que vivieron hace entre 2�5 y afilado a golpes y un borde aplanado� son denominados
millones de años* raspadores� Siempre que una herramienta se ha tallado de
forma a:&cetada solamente por un lado dejando un
borde cortante se denomina útil o instrumento unifacial
Herramientas de los primeros o diopper Si la piedra está afecetada por ambos lados se
homínidos llama bi�, Aunque existen algunos bi&ces entre los úti¬
les líticos más antiguos� no están elaborados tan comple¬
Las primeras herramientas liticas identUicables tamente como los de épocas posteriores. El tipo de
como tales proceden de varios yacimientos de África instrumentos de piedra encontrados en la capa I e in-
oriental con una antigüedad de unos 2�3 millones de duso algunos otros posteriores se denomina Olduva-
años> o quizá más» Las herramientas más antiguaSj alre¬ yense (Figura 7.2),
dedor de 3.000i se han encontrado recientemente en
Gona (Etiopía). Sus tamaños oscilan desde unas peque¬
ñas láminas affladaSj del tamaño de un pulgar� hasta Estilo de vida de los primeros
guijarros o núdeos líticos del tamaño de un puño. Es¬ homínidos
tas primeras herramientas antiguas parece que están
hechas golpeando una piedra con otra� técnica llamada Los arqueólogos han especulado sobre el estilo de
de laminado por percusión. Tanto las láminas afiladas vida de los primeros homínidos de Olduvai y de otros
como los núcleos afilados (de donde se obtienen las lᬠlugares. Algunas de estas especulaciones proceden de
124 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo E3

Fbtfltoana como herramientas. Quizás los nticleos se utilizaban� so¬


bre todo� para extraer las hojas de ellos.
Los arqueólogos asumen que muchos de los primeros
instrumentos se febricarian de madera y hueso» aunque
éstos no han perdurado en las excavaciones arqueológi¬
cas. En nuestros días ciertos pueblos utilizan palos agu¬
zados para cavar y extraer las raíces y tubérculos del
sudo y las hojas de piedra son muy eficaces si se acoplan
Hd� a un palo en forma de punta aguzada.
Nunca se ha pensado que se utilizaran como armas las
b hojfr
primeras hojas de piedra, por lo que�si los homínidos fe-
bricantes de instrumentos utilizaron algún tipo de arma
para cazar o defenderse� serían lanzas de madera� garro¬
tes o vulgares piedras sin modificar como armas arroja¬
dizas. Los hallazgos posteriores de herramientas
olduvayenses incluyen piedras que fueron percutidas
para obtener hojas o para darles formas redondeadas-
Tanto las piedras sin modificar como las modificadas de¬
bieron de ser proyectiles letales.
Los experimentos pueden indicar qué se podía hacer
con los instrumentos de piedra� aunque aquellos no pue¬
dan contarnos qué harían con ellos realmente. Pero hay
O � ciertas técnicas, como el análisis microscópico de las
marcas de uso dejadas en los instrumentos� que pueden
se r m uy informativas. Los primeros estu dios m icrosc ópi-
2 cos de las marcas dejadas en los instrumentos líticos por
Hojas los diferentes usos demuestran que las marcas paralelas
que aparecen en el borde de una herramienta, se produ¬
Hgura 7.2. Producción d o un s�ndito núcioo cen si la herramienta se utiliza con movimientos de sie¬
chopp ar Oíd uv a y en s a y tas hojas rasuftantes rra; las marcas perpendiculares a los bordes sugieren su
FuenUi «The First Tídinologp byK. Freyman in Sdentific�
American Reproducido con permiso del artista, Ed Hanson.

análisis de lo que se podía hacer con las herramientas�


del análisis microscópico de sus partes desgastadas y del
examen de las marcas dejadas por eUas en diferentes
huesos; otras se basan en lo encontrado junto a las
herramientas.
Los arqueólogos han experimentado sobre qué se
puede hacer con las herramientas olduvayenses. Las ho¬
jas parecen ser muy versátiles; se pueden usar para cortar
pieles> desmembrar animales e introducir en el extremo
de un bastón para &bricar un instmmento punzante
(lanzas de madera o bastón de excavar), Las herramien¬
tas de piedra de mayor tamaño (dioppers y rascadores)
pueden ser utilizadas para partir ramas o cortar y trocear La réplica un instrumento piedra Olduvay$n$e
las resistentes articulaciones animales. Todos los que han
utiliza para golpear un hueso largo y extraer su nutritiva
tratado de utilizar instrumentos de piedra para diversos
médula ósea. Pocos animales tienen mandíbulas tan po¬
fines y están sorprendidos por lo cortantes y versátiles que derosas como para abrir los huesos de los grandes ma¬
son las hojas extraídas de un ntícleo» por lo que la mayo¬ míferos, pero las herramientas de piedra podrían
ría duda de si realmente dichos núcleos se utilizaban habérselo permitido a los primeros humanos.
� Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género homo 125

U50 como cuchiUo o raspador. Lawrence Keeley utilizó marcas de dientes hechas por carnívoros» lo que sugiere
micrííscopios di alta resolución en sus estudios experi¬ que los homínidos» a menudo» carroneaban la carne de
mentales sobre herramientas y encontró diferentes tipos animales muertos y parcialmente devorados por depre¬
de «pulido» en ellas según d tipo de uso que se les había dadores no homínidos. El hecho de que las marcas de
dado. El pulido de las herramientas utilizadas para cortar corte se encuentren primero en algunos casos» le sugiere
carne es diferente del pulido de las utilizadas para traba- aShipman que los homínidos también fueron cazadores
Jar la madera. Basándose en la investigación microscó¬ algunas veces. Por otra parte» las marcas de corte he¬
pica efectuada sobre herramientas de más de U5 chas en primer lugar pueden indicar que los homínidos
millones de años encontradas en la orilla oriental del carroñearon la carne antes de que los carnívoros tuvieran
lago Turkana> Keeley y sus colaboradores concluyeron oportunidad de consumir su presa.
que� por lo menoSi algunas de las herramientas se utili¬ Los artefectos y restos animales encontrados en la
zaron para cortar came� otras para cortar o serrar ma¬ capa I y en la parte inferior de la capa I I de Olduvai in¬
dera y otras» en fin» para seccionar el tallo de las plantas. dican algunas cosas más sobre el estilo de vida de aque¬
En los años cincuenta y sesentaj la garganta de Oldu- llos homínidos. Primero> parece ser que los homínidos
vai reveló la existencia tanto de herramientas olduvayen- se movían por la zona durante el año; la mayor parte de
ses como la de restos de huesos fragmentados y dientes los yacimientos excavados en lo que es ahora la garganta
de muchas especies de animales diferentes. Durante mu¬ de Olduvai parecen haber sido usados solamente du¬
chos años se consideró conveniente asumir que los ho¬ rante la estación seca» como indican los análisis del t i po
mínidos fueron cazadores y esos animales sus presas. de los huesos de animales encontrados allí. Segundo» si
PerOf como hemos comentado en el capítulo dedicado a los primeros homínidos de Olduvai fueron carroñeros o
cómo descubrimos el pasado» los arqueólogos han reexa¬ cazadores» aparentemente» explotaban una amplia gama
minado estas teorías una vez que apareció el nuevo de animales. Aunque la mayoría de los huesos proce¬
campo de la mfonomíat que estudia los procesos que den de animales de mediano tamaño como antílopes y
pueden alterar y distorsionar una colección de huesos. jabalíes» es probable que también consumieran animales
Por ejemplo» las corrientes de agua pueden juntar huesos de gran tamaño» como elefentes y jirafes. Lo que está
y artefectos» que pueden tener una antigüedad en la gar¬ daro es que los homínidos de Olduvai carroñearon o
ganta de Olduvai de 1 »S millones de años (el área de lo mataron para conseguir carne» aunque no podemos co¬
que es actualmente la garganta bordea las orillas de un nocer todavía qué grado de importancia tenía la carne
lago poco profundo de aquella época). Otros animales» en su dieta.
como las hienas» pueden haber traído esqueletos a algu¬ Tampoco existe consenso sobre la forma de interpre¬
nos de los lugares en los que vivían entonces los homíni¬ tarlos yacimientos de Olduvai en los que aparecen gran¬
dos. La tafbnomía necesita la ayuda de los arqueólogos des concentraciones de herramientas líticas y huesos de
para considerar todas las cosas posibles que pueden apa¬ animales. En la década de los setenta se pensaba que es¬
recer reunidas. tos lugares eran bases en las que los homínidos (presu¬
Existen pocas dudas de que hace algo menos de 2 mi¬ miblemente machos) llevaban la carne para repartirla
llones de años los homínidos cortaban los cadáveres de con los demás (presumiblemente madres criando y niños
los animales para obtener su carne. El análisis microscó¬ pequeños). Mary Leakey identificó dos localizaciones en
pico muestra la existencia de marcas de cortes en huesos las que pensó que los primitivos homínidos habían cons¬
de animales» desmembrados con hojas de instrumentos truido estructuras muy simples (Figura 73).Una de ellas
de piedra» y el análisis microscópico del pulido de dichos era un círculo de piedras que pensó que era la base de un
útiles indica que éste es compatible con la carnicería. To¬ pequeño refugio de ramas. La otra era un área circular
davía no sabemos con seguridad si los primeros homíni¬ de densos vertidos que podía ser la localización de un
dos de la garganta de Olduvai se limitaban a buscar círculo de ramas espinosas con las que los homínidos ha¬
restos de carne (sacándola de lo cazado por otros anima¬ brían rodeado su campamento para defenderse de los
les) o si realmente cazaban ellos mismos, depredadores (como todavía hacen los pastores que
Basándose en el análisis de las marcas de cortes de los ahora viven en la misma zona). Pero actualmente los ar¬
huesos de la capa I de la garganta de Olduvai» Pat Ship- queólogos no están seguros de que estos lugares fueran
man sostiene que la mayor actividad de los homínidos» asentamientos humanos temporales. Primero, porque
de hace entre 2 y U7 millones de años» para la obtención los carnívoros también son frecuentes en los yacimien¬
de carne» fue el carroñeo y no la caza. Por ejemplo» las tos. Los lugares con abundantes huesos descarnados es¬
marcas de corte hechas» generalmente (aunque no siem¬ parcidos alrededor no debían ser tan seguros para los
pre)» por herramientas de piedra» están superpuestas a homínidos como para usarlos como bases. Segundo»
126 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo E3

*■ * \ H»' IP l, / * ■ ■
"v '?

Hgura 7.3.
tíC�b�ña» dú Otduvai
f>] la cfl�w 1 de ¡a garganta de
CUtívai se enconmS un afiííto jbr~
tmdo púr piedras y huesos que
MaryLeakey interpretó como restos
de una antigua ¿atíaíia,

porque los restos de los animales encontrados en los ya- Herramientas d e píedra y cultura
dmientos no estaban totalmente descarnados ni des¬
membrados. Por tanto» si los yacimientos fueron Dejando aparte las respuestas a estas preguntas» la
campamentos base de los homínidos sería de esperar el presencia de ciertos patrones en las herramientas líticas
procesado total de los restos animales. Tercero» el desa¬ significa que estos homínidos primitivos» probable¬
rrollo natural del crecimiento espontáneo de arbustos al¬ mente» habían desarrollado» algún tipo de cultura. Los
rededor de una zona pudo crear un área circular de arqueólogos llaman patrón de conducta a una forma
deyecciones semejante a la que Leakey definió como una particular de construir las herramientas de piedra que
estructura» y sin evidencias mayores de que la hubieran está difundida y aprendida por un grupo de individuos»
hecho los homínidos» no se puede estar seguro de que lo que es un signo de conducta cultural. Para entender¬
fueran estructuras. nos» la fobricación de herramientas no significa que los
Si estos lugares no eran bases ¿qué eran entonces? Al¬ primeros humanos tuvieran algo semejante a las com¬
gunos arqueólogos sugieren que estos yacimientos pri¬ plejas culturas de hoy día. Los chimpancés poseen patro¬
mitivos con abundantes herramientas líticas y huesos de nes para el uso y construcción de herramientas que
animales pudieron ser lugares en los que los homínidos parece que se difunden y aprenden» y sin embargo eso no
procesaran la carne» pero en los que no vivían. Entonces tiene mucho que ver con la conducta cultural.
¿por qué volvían repetidamente los homínidos a estos lu¬ ¿Qué es lo que hace que la cultura humana sea dife¬
gares en los que no vivían? Richard Potts sugiere una po- rente de otras formas de conducta animal? Los antropó¬
¿ble respuesta: esos homínidos dejaron restos de logos han tardado más de un siglo en responder a esta
herramientas líticas y de huesos empleados en la febrica- pregunta y todavía su respuesta no está ampliamente
dón de instrumentos en varias zonas para balitarlas ac¬ aceptada. Pero hay una cosa dara: la cultura se debe en¬
tividades de recolección y procesado de alimentos. tender como un grupo de procesos interrelacionados y
Investigaciones futuras nos podrán decir más sobre la no como algo aislado. ¿Cuáles son los procesos que con¬
forma en que vivieron estos primeros homínidos. ¿Cómo figuran la cultura? Trataremos los más importantes-
construían sus bases o cómo se desplazaban desde un lu¬ Primero» la cultura se apret�e y se wtnparte; ésta es la
gar de preparación de los alimentos a otro? ¿Cómo se diferencia fundamental entre la cultura y las otras íormas
protegían de los depredadores? Lo cierto es que» aparen¬ de conducta animal. La cultura no es un conjunto de ac¬
temente» todavía no utilizaban el fuego para ahuyentara tuaciones innatas» sino que es» sobre todo» un conjunto de
los depredadores. ¿Trepaban a los árboles para refugiarse cosas aprendidas. Es algo que adquieren los individuos a
o para dormir? lo largo de su vida conforme maduran e interactúan con
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 127

Temas de actualidad
¿cómo sabemos le que es una herramienta?

Cuando uno mira la� foto�grafías cuando se extraen hojas adicionales de California llamado Calicó Hills
o dibujos de los primeros instru¬ de una herramienta existente para contenía herramientas de origen
mentos de piedra» se pregunta cómo reformar su filo. De nuevo, el pro¬ humano� lo que se consideró un gran
es posible que ios paleoantropóbgos ceso natural puede ser sacar una se¬ error ya que en ningún momento
puedan distinguidos de las piedras rie de hojas en uno y otro lado de existió evidencia de humanos pri¬
ordinarias. Esto no es siempre ficil, una piedra, aunque raramente se mitivos en ese lugar de Norteamé¬
Los paleoantropólogos observan so¬ produce algo que recuerde a un rica, y, como veremos al tratar el
bre todo las hojas o las rocas con ho¬ borde retocado, Paleolítico Supe rior, sí hay daros sig-
jas desprendidas, aunque las nxas Los paleoantropólogos también nos de que los modernos humanos
pueden estar golpeadas contra otras pueden estudiar las llamadas plata- fueron sus primeros habitantes. Sin
rocas en el lecho de un rio o rodando fi}rtnas de tallarles decirlos lugares embargo, como era Leakey quien lo
desde lo alto de una colina: p>ara di¬ en los que se extraen las hojas a par¬ afirmaba fue tomado en considera¬
ferenciar el niadeo de una herra¬ tir de un núcleo. Cuando se extrae ción, si bien un grupo de paleoan¬
mienta de una roca golpeada de una hoja de un núcleo, deja una tropólogos que estudió el yacimiento
forma natural� los paleoantropólo- marca dara que se puede utilizar adaró que aquellos objetos eran na¬
gos buscan tres rasgos, como plataforma para extraer otra turales y no elaborados por los hu¬
Primero: la herramienta debe es¬ hoja del lado opuesto del nüdeo.En manos,
tar elaborada con un adecuado tipo el caso de hojas extraídas por los Calicó Hill es un cuento que nos
de roca, y ésta debe ser desmenuzíi- humanos, la plataforma de golpear enseña a ser precavidos. ¿Cómo se
bk y duradera. Por ejemplo� usted es, con fiícuencia� la marca dejada sabe que algo es una herramienta?
puede hacer hojas de la pizarra� pero por una hoja previamente extraída, Además de las características físicas
no son duraderas, en tanto que mu¬ Así como las hojas bilaterales son de las herramientas, los paleoantro¬
chas rocas metamórfícas son dura¬ raras en la naturaleza, también lo es pólogos tienen que considerar el
deras, pero no se pueden sacar una marca de hoja con una plata¬ contexto en d que se encuentran,
láminas de ellas. La mayoría de las forma de golpeo daramente mar¬ Cuando aparecen supuestas herra¬
herramientas de piedra son de obsi¬ cada. mientas en ausencia de restos de ho¬
diana, cuarzo, pedernal o calcedonia. Con estas características, los pa¬ mínidos o sin otra dara evidencia de
Segundo: los paleoantropólogos leoantropólogos pueden distinguir, herramientas utilizadas, como en d
buscan la bílsíerafídoii en las hojas, generalmente, las piedras talladas de caso de Calicó Hills, y d contexto
Éstas se producen cuando se extraen forma natural, de aquellas otras ta¬ tampoco sugiere la posibilidad de
hojas de ambos lados de una piedra lladas como herramientas de piedra, que existan herramientas, los paleo-
para formar una estructura cor¬ Pero no siempre es así, y muchos pa¬ antropólogos deben cuestionarse su
tante, El proceso natural podría leoantropólogos pueden equivo¬ presencia.
consistir en quitar por medio de gol¬ carse. De hecho, uno de los más
pes un par de hojas de un lado de la &mosos errores fiaeel cometido por
piedra� siendo raras las ocasiones en Louis Leakey,uno de los principales Hayn?$ «The Cdico Site:
que se acabaran de trabajar las caras paleoantropólogos, al identificar he¬ AitifoctS ür GwfactS?», SciVhWí 131 (1973):
305-IQí Lelend Patlíisonr «Ciitem for De-
opuestas. rramientas de los homínidos primi¬
termúiúig tbe Attiibute$ of Man-Made Li-
Tercero: los paleoantropólogos tivos. A finales de los anos sesenta, thics», icíumíií <»/ Fkld Ardtacolúgy, 10
buscan el retoque que se obtiene Leakey sostuvo que un yacimiento (1533); 297-307.
128 Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género homo 13

los demás. La interacción es aquí Ja dave� porque no so¬ Reflejen la existencia o no de campamentos, se han
lamente se aprende la conducta cultural por medio de la encontrado grandes cantidades de huesos de animales y
interacción con los otroSj sino que a través de la educa¬ herramientas en algunos lugares y estas acumulaciones
ción se difunden las experiencias. Portanto� la cultura es sugieren que dichas áreas eran usadas por grupos de in¬
un proceso social, y no individual, dividuos durante períodos de tiempo. Todo ello significa,
Segundo� la cultura generalmente es adaptativa� Esto probablemente, que existía alguna forma de reparto de la
ágnifica que es� sobre todoj la conducta aprendida y com¬ carne pues parece ir en contra del sentido común que los
partida lo que da origen a la cultura� son las ideas que se individuos llevaran la carne hasta un lugar determinado
han desarrollado y difundido a través de un grupo de per¬ sólo para partida. Aunque nos movamos dentro de la
sonas lo que ayuda a ese grupo a sobrevivir en un medio más pura especulación, sería razonable pensar que indi¬
ambiente determinado. Por tanto las conductas culturales viduos estrechamente relacionados entre sí, como pa¬
pueden estar fevorecidas por la selección natural, de la dres, hijos y otros parientes próximos, tendrían más
misma forma que lo están los genes. El concepto por el posibilidades de reunirse para distribuir la carne entre
que la cultura humana es producto de la selección natural ellos que entre individuos más lejanamente relacionados.
está fiaertemente debatido, aunque pocos antropólogos Esta sospecha viene confirmada p or el hecho de que
negarían que la cultura es un aspecto clave de la adapta¬ cuando se produce la distríbución de alimentos entre los
ción humana. Lo que hace a la cultura completamente di¬ chimpancés, ésta se efectúa entre los individuos más es¬
ferente de los sistemas de conducta del resto de los trechamente emparentados. Por tanto, las antiguas loca¬
animales es que la cultura es aprendida y compartida, no lizaciones de la actividad social de los homínidos
es innata. Así, los seres humanos pueden desarrollar rᬠprimitivos pueden ser prueba de la existencia de grupos
pida y fócilmente nuevas formas de conducta y adaptarlas �miliares, ¿Pero cómo podría haber evolucionado un
alas condiciones diversas y cambiantes. Por ello, la adap¬ sistema de conducta social semejante hacia la creación de
tación es, quizá, el proceso más significativo de la cultura, un lugar común de reunión, descanso y vivienda para un
H. cambio es el tercer proceso más importante de la grupo de individuos emparentados para compartir el ali¬
culturar la cultura siempre está cambíflíidp. Los cambios mento? Vamos a considerar el siguiente modelo,
culturales que se producen regularmente como nuevos y
beneficiosos medios de adaptación, se desarrollan y se Un modelo para la evoluceóm
comparten, aunque los antropólogos asumen también DE LA CULTURA
que cuando se desarrolla una cultura nueva, ésta tiende a
integrarse con la conducta previa existente- Esto es, las Los primeros representantes del género Homo tenían
nuevas conductas que entran en conflicto con las ante¬ cerebros una tercera parte mayores que los del A�fraío-
riores pueden conllevar el cambio de ambas. Por ejem¬ pithecus. Como veremos más adelante en la sección sobre
plo, un grupo de humanos primitivos no podría haber las tendencias de la evolución de los homínidos, una de
carroñeado y al mismo tiempo haber prohibido el con¬ las posibles consecuencias de la expansión del cerebro
sumo de carne que no hubieran cazado ellos mismos, fue la disminución de la maduración de los recién naci¬
Esta situación causaría una contradicción, y algo tendría dos, El que los bebés nacieran más inmaduros puede ex¬
que cambiar. El cambio de las contradicciones menos be¬ plicar, al menos en parte, el alargamiento del período de
neficiosas de la conducta por otras nuevas y más benefi¬ dependencia en la infencia y la niñez en los homínidos,
ciosas también dinamizala cultura, Comparados con otros animales, consumimos gran
Parece evidente que los homínidos primitivos, al igual parte de nuestras vidas en una etapa de dependencia, lo
que otros primates, eran seres sociales. Está claramente que ha sido, probablemente, de gran trascendencia en la
probado p>or los registros arqueológicos que los homíni¬ evolución cultural humana. Según Theodosius Dobz-
dos primitivos �bricaban y utilizaban instrumentos de hansky;
piedra sobre bases reguladas. Las herramientas aparecen,
£5 Lnd€f€n$ión� y prolctngada dependencia del cuidado
frecuentemente, en concentraciones discretas, y, a me¬
de los padres y de otras personas, la que 6vorece... la socia¬
nudo, asociadas a huesos animales y otros residuos de la
lización y el proceso de aprendizaje de los que depende to¬
actividad humana. Y, como hemos comentado� un grupo
talmente la transmisión de la cultura- Esto ha podido
de paleoantropólogos sostiene que tales concentraciones
suponer una abrumadora ventaja para lo$ patrones de cre-
de residuos pueden representar campamentos o, incluso, dmiento humano durante el proceso evolutivo.
pequeños refugios. Los campamentos base, de alguna
forma, pueden haber constituido una parte de la cultura Se acostumbra a pensar que los Austmlopithecus tenían
de los primeros homínidos, un largo período de dependencia in;�til, lo mismo que
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género homo 129

les ocurre a los humanos modernos» pero el hícho de que Obviamente, esto no es más que una historia» un
tuvieran los dientes aparentemente desarrollados sugiere cuento que nunca podremos demostrar que ocurrió de
que los AwFírfíííJpírfieaíí primitivos seguían un patrón de esta forma» aunque es un cuento compatible con los des¬
desarrollo del tipo del de los póngidos. Por tanto» la ma¬ cubrimientos arqueológicos» ya que no se conoce ningún
duración tardía puede ser un fenómeno relativamente re- patrón de instrumentos líticos hasta que entran en es¬
dente» pero cuánto es algo que todavía desconocemos» cena los primitivos Homo. Y cuando éstos aparecen ve¬
Aunque el uso de algunos instrumentos para cavar» mos el comienzo de varias tendencias en la evolución de
para defenderse o para el carroñeo pueden haber fevore- los homínidos que parecen reflejar la manufectura y el
cido el desarrollo del bipedalismo» su total adquisición uso de ciertos modelos de herramientas líticas: la expan¬
pudo hacer posible una mayor eficacia en la febricadón sión del cerebro» modificadón de la pelvis femenina para
de instrumentos consecuentemente� más eficientes el acomodarse a la expansión cerebral del feto y la reduc-
carroñeo y el forrajeo» Como hemos visto existen evi¬ dón general del tamaño de los dientes» cara y mandí¬
dencias arqueológicas de que los primeros homínidos bulas,
pudieron haber sido animales carroñeros (e incluso ca¬
zadores) hasta al menos el PÜoceno Inferior» existiendo
también indidos de que los primeros homínidos des¬ Tendencias en la evolución
cuartizaban y� presumiblemente»devoraban grandes pre¬ de los homínidos
sas hace alrededor de 2 miUones de años»
Si es cierto que los primeros homínidos carróneaban Expaimsíón del cerebro
e incluso cazaban regularmente» la práctica de consumir
carroña exigía de los individuos grandes desplazamien¬ Los tienen una relativamente pequeña
tos en busca de los restos de los animales» Entre los gru¬ capaddad cerebral» entre 380 y 530 centímetros cúbicos
pos de los primeros -Hempj la larga y gran dependencia (cm�), no mucho mayor que la de los chimpancés» Pero
de sus hijos pudo fomentar la creación de los campa¬ hace aproximadamente 23 mÜlones de años» muy cerca
mentos base: la demanda de cuidados durante los partos de la época en la que comienzan a aparecer los primeros
y de los redén nacidos debió de dificultar los desplaza¬ instrumentos de piedra modelados» algunos homínidos
mientos de las madres durante las épocas de embarazo» empiezan a mostrar un indudable aumento de la capad¬
parto» lactancia» etc. ya que indudablemente hubiera sido dad cerebral. Estos homínidos» primeros representantes
difícil» si no imposible» para las madres transportar a sus del género Homo, tienen capaddades craneales entre 630
hijos durante largas distandas» Debido a que los machos y 640 cm� lo que supone alrededor del 50 por dentó de la
de Homo (y quizá las hembras sin hijos pequeños) po¬ capaddad craneal de los humanos modernos (con unos
dían desplazarse más rápidamente y más lejos desús mo¬ volúmenes actualmente de algo más de 1»300 cm�)
radas» eran ellos» probablemente» los que carroñeaban o Figura 7»4), Un posterior miembro de nuestro género» el
cazaban. Las mujeres con hijos pequeños es posible que Homo ífieííwsj que apareció por primera vez hace aproxi¬
recogieran plantas silvestres de una pequeña área» que madamente l»8 millones de años» tenía una capaddad cra¬
eran capaces de cubrir sin desplazarse muy lejos del cam¬ neal entre 8�5 y K040 cm�j es decir alrededor del 70 por
pamento base. ciento de la capacidad craneal de los humanos modernos»
La creación de campamentos entre los primitivos Los Aiistraiopíthecus eran de pequeño tamaño» en
grupos de Hpfno pudo incrementar las posibilidades de tanto que los primeros Homo, por el contrario» eran bas¬
recolecdón de alimentos» pues si las madres con hijos pe¬ tante más grandes y con un cerebro mucho mayor Este
queños estaban limitadas a la recolecdón próxima a sus aumento pudo producirse a lo largo del tiempo como re¬
habitáculos» la única forma de asegurar que tanto ellas sultado de su mayor tamaño corporal. Cuando después
como sus hijos pudieran obtener una dieta completa era de 2 millones de años vemos cómo crece evolutivamente
repartir entre todos cualquier tipo de alimento que se el tamaño del cuerpo» observamos que» paralelamente»
pudiera obtener allí mismo» Pero ¿entre quiénes se repar¬ aumenta no sólo absoluta sino también relativamente» el
tirían tales alimentos? Lo más probable es que fuera en¬ tamaño del cerebro: hace entre 4 y 2 millones de anos»
tre parientes próximos. La distribución entre ellos el tamaño relativo del cerebro permaneció siendo el
fevorecería que sus hijos sobrevivieran para tener tam¬ mismo» Solamente en los dos últimos millones de años
bién hijos a su vez» Por tanto» si los primitivos J-fomo po¬ los homínidos han duplicado su volumen cerebral rela¬
seían campamentos y femilias» estas características tivo y han triplicado su volumen cerebral absoluto»
habrían potenciado el desarrollo de conductas aprendi¬ ¿Qué pudo fedhtar el aumento del volumen cerebral?
das y difundidas que es a lo que llamamos cultura. Como comentamos anteriormente» muchos antropólogos
130 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo 13

Aíj�r&Íopithecu$ Homo Homo


africenus erectus sapiens
440 I.OOOc� 1.300+

Figura 7.4.
ifl �Tnpara<�ión de Ja capacidad craneal estimada deAuítrídopithecw afi�nu� Homo erectit� y Homo íapiem dcmue�tm tí
expa fisión dd cíiítn? ím Ííí ínJÍwcícíH de h$ homínidos Fuente; Estimadón de lg$ capacidade$ craneálcs por Tan Tattersall, Eric
Delson y John van Couvcring, cds., £ttíycíí>;�í;¿íííi fo Human Evolution and Pr�istory. Tkprodixido con permiso de Roudedge,
Inc part of The Ta�or & Prancb Groiq?.

creen que este incremento está relacionado con laapari- (por ejemplo� los nioos nacen con huesos craneales tan
dón de los instrumentos de piedra elaborados desde flexibles que se pueden� incluso� en cierto grado» solapar).
hace 2j5 millones de años» La razón es que estos instru¬ Como el parto humano se produce antes de la osificación
mentos fueron muy importantes para la supervivencia total de los huesos craneales del feto» el niño puede nacer»
de nuestros ancestros y, por tanto� la selección natural a pesar de su cerebro relativamente grande� a través de la
pudo fevorecer el crecimiento del volumen cerebral de pelvis materna. Los niños nacen en un estadio un tanto
los individuos porque tenían habilidades motoras y con¬ precoz de desarrollo y dependen totalmente de sus padres
ceptuales que les permitían hacer cada vez mejor las he- durante muchos años. Como hemos visto este largo pe¬
nramientas. Según este punto de vista> la expansión del ríodo de dependencia durante la in&ncia pudo ser un
cerebro y la elaboración de instrumentos cada vez más importante fector en la evolución cultural.
sofisticados debieron de evolucionar conjuntamente.
Otros antropólogos creen que el crecimiento del cerebro Reduccíón de la cara, DEENÍTES
pudo verse fevorecido por otros fectores como la guerra� Y MANDÍBULAS
la caza> el aumento de la longevidad y el lenguaje,
Cuando unos fectores favorecen el crecimiento del volu¬ Como en el caso del cerebro» en la evolución de los
men cerebral� al mismo tiempo hacen que los humanos homínidos no se producen cambios sustanciales en la
aimenten también su capacidad para la cultura* Asi� cara� los dientes y las mandíbulas hasta hace unos 2 mi¬
junto con el bipedalismoj la expansión del cerebro marcó llones de años. Todos los Australopithecus tienen dientes
una línea divisoria en la evolución humana {véase el muy grandes en relación con su peso corporal estimado»
apartado «Cerebro y sangre» en donde se comentan al¬ quizá debido a que su dieta era especialmente abundante
gunos de los problemas fisiológicos que se produjeron en plantas comestibles incluyendo pequeñas semillas» tu¬
con la expansión cerebral) * bérculos y nueces. También tenían fuertes mandíbulas»
Conforme el cerebro de los homínidos se hacía mayorj probablemente relacionadas con sus necesidades masti¬
la selección natural Moreda la modificación de la pelvis catorias» así como caras muy alargadas que proyectaban
femenina para permitir que nacieran niños con mayores los ojos hacia abajo. Pero cuando vemos las formas del
cerebros. Aunque existía un límite hasta el cual podía cre¬ género fíoffn?» apreciamos la reducción del tamaño de la
cer la pelvis al mismo tiempo que permitía la existencia cara» dientes y mandíbulas (véíise Hgura 7.5). Parece que
del bipedalismoi algo se ganó y también algo se perdió en hubiera terminado la anterior tendencia de la selección
á grado de adaptación física del niño humano al parto natural en fevor de un aparato masticatorio más fuerte.
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 131

Cerebro 430-620
Cerebro 600-eoO cc

Mayor constricción Menor constricción


po5t-orbitaJ post-orbital

posteriores
Dienten posterioi en relación
mayores en anteriores
proporción
a los anteriores

Huesos Huesos craneales


craneales más gruesos
más largos

Cara grande Cara menor


en relación en relación
con el cráneo con el cráneo

Figura 7.5. Comparación anfra A. afrícanus y H. habilis.

Una explicación para esto pudiera ser que los represen¬ siles no nos pueden contarsi sus propietarios tenían o no
tantes del género Homo comieran alimentos más fóciles pelo. Por el contrario> sospechamos que la mayoiia del
de masticar� tales como raíces> frutas y carne. Como ve¬ resto de características humanas se produjeron después
remos posteriormente� pudo ser el uso habitual de las he¬ de que el cerebro comenzara a crecer durante la evolu¬
rramientas de piedra y el control del fuego lo que ción del género Homa
permitió que los miembros del género Homo dirigieran ¿Qué prueba hay de que los cambios físicos y de con¬
su dieta a alimentos más fóciles de masticar� induyendo ducta que hemos comentado se produjeran durante la
la carne. Si se cocinanJos alimentos se mastican con ma¬ evolución del género Homo� Para contestar a esta pre¬
yor �dlidad� por lo que los individuos con mandíbulas y gunta estudiaremos a continuación los primeros íosÜes
dientes de menor tamaño no estarían en desventaja» y del género Ho/aü y la forma en que están asociados con
tanto la cara� como los dientes y las mandíbulas� se redu¬ la expansión del cerebro y la reducción de cara» dientes y
cirían a lo largo del tiempo. mandíbulas*

Otros e�gos evolutivos

Los fósiles que estudiaremos más adelante en el próxi¬ CD�ROM Ejercicio interactivo 11-9
mo capítuloj nos dicen cuándo y en qué homínidos se
produjeron los cambios en el tamaño del cerebro» cara>
dientes y mandíbulas. Los otros cambios producidos en
la evolución de los homínidos no se pueden datar con
precisión en el tiempo y respecto de un homínido en
Primeros fósiles
concreto. Por ejemplo» sabemos que los humanos actua¬ del gé nero Homo
les poseen comparativamente mucho menos pelo que los
primates actuales. Pero no sabemos cuándo empezaron Los homínidos con el cerebro relativa y absoluta¬
los homínidos a tener menos pelo» porque los huesos fo- mente mayor que el de los Aiíírflícjpífíiefiís aparecieron
132 Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género homo 13

Temas de actualidad
Cer ebr o y s a n g r e

El cerebro humano es ei óigano nea dentro y fuera del cerebro de los similar al de losAHSíraIojííífifcws»que
más complejo del cuerpo y el más homínidos primitivos. drena la sangre desde lo más alto y
exigente. El cerebro tient que tener Según Falk, el bipedalismo pro¬ los lados del cerebro a las venas yu¬
un abastecimiento continuo de oxí¬ dujo un gran obstáculo en la evolu¬ gulares. Sin embargo»los Austrafopi-
geno y de azúcar para poderíun do¬ ción cerebral de los homínidos. Con ífceoííj miembros del género
nar, además de gran cantidad de el cerebro situado en la parte superior usan este sistema como drenaje pri¬
sangre. El cerebro produce calor y es de la cabeza, el sistema circulatorio no mario de la sangre sólo cuando es¬
muy sensible a los cambios de tem¬ podía mantener un flujo sanguíneo tán tumbados. Falk añade que en los
peratura: con sólo algunos grados constante. En los primates cuadrú- Homo primitivos hubo otro sistema
más de temperatura puede resultar pedosj la sangre del cerebro drena di¬ secundario añadido consistente en
dañado. Estas dos demandas� abas¬ rectamente a la vena yugular. Pero la pequeños vasos llamado sistema
tecimiento sanguíneo y control de la fuerza de h gravedad adicional sobre ftnisarioy que fecilitaba el drenaje
temperatura� según el paleoantro- la sangre enun primate bípedo» según sanguíneo del cerebro cuando el in¬
pólogo Dean Falk> están relacionadas Falk, debía de ejercer mucha más pre¬ dividuo estaba de pie y que al desa¬
en el cerebro humano. sión en la yugular, pudiendo causar� rrollar ambos sistemas de drenaje
FaUc ha examinado la evolución poten cialme nte, su ruptura. Los Aus- sanguíneo los Homo primitivos pu¬
del cerebro humano por medio de íratopííftícwyj apare ntemente� supera¬ dieron tener grandes cerebros ali¬
moldes endocraneales y ha podido ron este problema desarrollando mentados con sangre sin problemas
observar que los vasos que llevan la grandes senos en la parte posterior de para estar de pie o tumbados.
sangre a y desde el cerebro (véosí la sus cerebros que podían ralentizar el Las ideas de Falk en relación con
figura de este apartado) se pueden flujo sanguíneo cuando los animales el control de la temperatura están so¬
estudiar en los moldes endocranea¬ estaban de pie. Pero al incrementar metidas a debate. Asegura que el sis¬
les. Lo mismo que otras caracterís¬ el cerebro su demanda de sangre» tema de vasos sanguíneos emisarios
ticas cerebrales, dichos vasos dejan los primitivos ífomp tuvieron que no sólo ayuda a drenar la sangre del
su impresión en d interior del crá- desarrollar un sistema más eficiente cerebro, sino que también actúa
neOi pero los moldes endocraneales para mantener el flujo sariguíneo y como un << radiador» para ayudar a
revelan también los pequeños orifi¬ permitir el aumento del tamaño ce¬ enfiriar la sangre. Y, añade, que estos
cios de los huesos craneales deno¬ rebral. pequeños vasos llevan la sangre que
minados agujeros emisaríosy a través Falk sostiene que los Hcíínc) pri¬ se ha enfiriado en la cara y el cuero ca¬
de los cuales pasa la sangre. Basán¬ mitivos desarrollaron dos sistemas belludo hasta el centro del cerebro»
dose en estas observaciones� Falk ha separados de drenaje sanguíneo. donde se calienta y de nuevo sale
reconstruido la circulación sanguí¬ Un o era el sistema de grand es vas os» fuerai llevándose parte del calor con

hace unos 2J millones de años. Estos homínidos» clasifi¬ los Austrahpithecus robtisUis, A íwííeí e induso poste¬
cados dentro de nuestro propio género, Heme, se divi¬ riormente d Homo mctiis.
den, habitualmente» en dos especies: Homo habiíis y El Homo habilis parece ser la primera en aparecer de
Homo rudolfensis. Ambos fueron inicialmente descu- ambas especies� hace unos 2 3 millones de anos. Compa¬
Hertos en la parte occidental de Kenia y de Tanzania, rado con los Austmhpithecus� d H. habilis tiene un cere¬
ajnque también se han hallado en el este y sur de África» bro significativamente mayor, entre 630-640 cm� y
incluyendo la cuenca del Omo (en Etiopía) y la cueva de molares y premolares reducidos. El resto del esqueleto
Sterkfóntein (en Sudáfrica). Ambas especies vivían en las recuerda al de los incluyen do poderosas
mismas regiones y en las mismas épocas» lo mismo que manos y brazos relativamente largos» lo que sugiere que
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 133

ella. Por tanto� d sistema emisa-


iÍQ no sólo ayuda a mantener el
flujo sanguíneo del cerebro sino
que también regula la tempera¬
tura interna del cerebro.
Sean o no apoyadas las ideas
Wna del cuero cabelludo de Palk por investigaciones
\�nas meníngeas fiituras� son valiosas� a pesar
de todo» a la hora de ilustrar
un punto importante sobre el
Ceíiebro
desarrollo del cerebro en los ho¬
mínidos bípedosi y es que éste no
es un proceso tan simple ya que
necesita solucionar dos proble¬
Cráneo
mas: mantener el flujo sanguí¬
Seno
venoso neo y la temperatura» Cuando
pensamos sobre las particulari¬
dades de la evolución humana»
como la expansión cerebral» de¬
bemos recordar que los cambios
comentados van frecuentemente
acompañados de otros impor¬
tantes cambios fisiológicos. La
\fena yugular externa expansión del cerebro humano
\fe na yugula rinterna no era un simple proceso de as¬
Arteria carótida Interna censo del cerebro de los antiguos
homínidos» sino que requería
una nueva estructura anatómica
Arteria carótida externa que fecilitara al cerebro su aporte
sai�ineoysu enfriamiento.

F�Áentes: D�&a. Fdk, Bmin Dftnce


(New York; Henry Holt, 1992);
Brain 1$ E-!�d tO Cool>�i
Miíurvií HiVíor� 1993,65-66.

H, habilis era» al menos parcialmente» arborícola. El H consideran como especies diferentes insisten en la capa
habilis también pudo presentar dimorfismo sexual» igual de esmalte dental más gruesa del H rHdcj(/¥íiííí»así como
que los AustralopitheoiSi debiendo de existir grandes di¬ en su cara� más ancha y plana» y en las proporciones de
ferencias de tamaño entre ellos, sus miembros» más semejantes a las de los modernos
El Homo máolfensis es prácticamente contemporáneo Homo. A pesar de los dientes más grandes y la cara más
del fí, habilist presentando muchas de sus características» plana del H rudolfensist su dentición es considerable¬
hasta el extremo de que muchos paleoantropólogos no mente más reducida que la de los AwsíratopíííiOTís y»
hacen distinción entre ambas especies» incluyendo al H, como el H, habilis�SM cerebro es» por lo menos» un tercio
rudoljertsis dentro de la especie H habilis. Quienes los mayon
134 Capítulo 7 Loe orígenes de la cultura y la a p a r i c i ó n del género homo E3
años. No obstante» datadones recientes sugieren que el
más antiguo fue el K mííwí de lava» de hace unos lj8
millones de años, Nuevos hallazgos fósiles de erectas
encontrados en Dmanisi� en Georgiaj se han datado re-
dentemente en 1>7 millones de anos. Si esta datadón es
segura» los homínidos primitivos debieron surgir fuera
de África a la que pasaron más tarde,
También hay interrogantes sobre si existió una sola
especie de H erectus o si fueron varias especies distintas»
ya que algunos expertos sostienen que existen diferen¬
cias entre los ejemplares encontrados en Africa y los ha¬
llados en Asia» por lo que creen que se deben considerar
como dos especies diferentes: la especie del H, erectas
para las poblaciones de Asia y el ü ergaster para las de
África. Con posterioridad se han encontrado también
en Europa fósiles de H írecíwí (H, ergaster)� aunque al¬
gunos paleoantropólogos opinan que los fósiles encon¬
trados en Europa y clasificados como H, erectas son� en
realidad� ejemplares precoces de H sapiens. Otros creen
que los fósiles europeos» que son similares a los encon¬
trados en el sur de África y en el Próximo Oriente» se de¬
ben clasificar como Homo heidelbergertsís. Todo esto»
El cráneo de un Homo h9bfifs/rüdotfen$i$ (ER-1470) en¬ que parece un poco confusQ} intentaremos aclararlo más
adelante.
contrado por Richard Leakey en 1972. O bs e r v e n su alta
frente y su gran caja craneal.
El descubrímiento del Homo erectus

Tenemos poco$ materiales esqueléticos extracraneales En 189 U Eugene Dubois» un anatomista holandés que
de las primeras espedes del género lo que es muy estaba excavando en Java» encontró lo que llamó íííííe-
importante para poder saber si las proporciones pélvicas canihropas erectas� que significa «hombre mono erectos
femeninas han cambiado, Pero con un tamaño cerebral (nos referiremos a este homínido como Homo erectas).
un tercio mayor que el de los Austmlopithecus, es lógico Este descubrimiento no fue el primer fósil de aspecto hu¬
pensar que se produjeran otras modificaciones para per¬ mano encontrado»ya que los neandertales»que comenta¬
mitir que nacieran hijos con mayor volumen cerebral. De remos en el próximo capítulo» se habían descubierto
lo que sí tenemos constancia es de las alteraciones que muchos años antes. No obstante, nadie estaba seguro» ni
tuvieron lugar en las pelvis femeninas del HcJífií? erectas� áquiera él mismo» de que el fósil que encontró en Java
especie que estudiaremos a continuación, fuera de un mono o de un hombre,
Este fósil está constituido por un cráneo y un grueso
fémur y durante muchos años se creyó que ambos hue¬
Homo erectiis sos no eran del mismo animal. El cráneo era demasiado
grande como para ser de un póngido moderno» pero de¬
El fío/fip erecíwy apareció poco después que el R ha- masiado pequeño para ser humano: tenía una capaddad
biliSi hace alrededor de 1>8 millones de años. El Homo aaneal situada entre la de los póngido> de 500 c m \ y la
erectus fue la primera especie de homínido ampliamente de un humano actual» de L300 cm�. El fémur, sin em¬
difundida por todo el Viejo Mundo> habiéndose encon¬ bargo» era parecido al de los humanos actuales. ¿Podían
trado los primeros ejemplares en Java» después en China pertenecer ambos huesos al mismo animal? La cuestión
más tarde» en Africa. La mayoría de los paeloantropó- se resolvió muchos años después por el análisis del flúor.
logos cree que algún os de los ancestros humanos pasaron Si los fosUes de un mismo depósito contienen la misma
en algún momento desde África a Asia. Hasta hace poco cantidad de flúor tienen la misma edad. Los fragmentos
se pensaba que íue el H. erectus quién pasó a Asia� ya que craneales y el fémur encontrados porDubois fueron ana¬
vivió en África hace alrededor de 1>6 millones de anos y lizados en su contenido en ñúor, descubriéndose que te¬
los restos encontrados en Asia son de hace 1 millón de nían la misma antigüedad >
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 135

A mediados de los aá os treintai G» H, R, von Koenigs- en dos yacimientos: la garganta de Olduvai en Tanzania
wald» también en lava» no sólo confirmó las primeras y la región del lago Turkana» en ICenia. En Nariokotome»
hipótesis de DuboiSj sino que amplió nuestro conoci¬ en la orilla occidental del Lago Turkana» se descubrió el
miento sobre las características del H o m o erectusy ofre¬ esqueleto casi completo de un niño que data de alrede¬
ciendo una me�or comprensión del lugar en el tiempo dor de 1>6 millones de anos» en tanto que los restos en¬
que ocupaban los primitivos homínidos. Desde entonces contrados en Olduvai son de hace 1�2 millones de años.
se han encontrado muchos íosiles de H. erecUts en Java»
de los que se pensó que no tenían más de 1 millón de Características físicas del Homo e re c t u s
años� aunque actualmente mediante la datación con po¬
tasio-argón se sitúa a algunos de los fósiles de lava en US fl cráneo del ü erecíuí generalmente es alargado» de
millones de anos* gruesas paredes» con un área frontal aplanada y arcadas
Entre la época de los halla��os de Dubois y la de Von supraorbitales prominentes. Si se observa desde atrás es
Koenigswald� Davidson Black» un profesor de anatomía el único que tiene forma pentagonal» constituido» en
canadiense que enseñaba en Pekín (Beijing), China> co¬ parte» por un reborde redondeado en la parte superior
menzó a investigar una enorme cueva próxima a Zhou- del cráneo llamado quilla sagital También tiene otro re¬
koudian en la que se habían encontrado varios dientes borde óseo que recorre la parte posterior llamado torus
fósiles. Creyendo que los dientes procedían de un género occipital que le proporciona un aspecto más alargado
desconocido de homínidos» consiguió fondos para exca¬ ivéase I�r a 77).
var extensamente la región. Tras dos años de excavacio¬ Comparado con los ífpmp anteriores» el Jí, írecíwí po¬
nes» él y sus colegas encontraron un cráneo en la arcilla a seía dientes relativamente más pequeños» siendo el pri¬
cuyo propietario se le denominó «Hombre de Pekín», mer homínido con tres molares menores que el segundo
Black murió en 1934» continuando su trabajo Franz Wei- o el primer molar de los humanos actuales. Cada molar
denreich. tenia también una cavidad pulpar alargada llamada taii-
No fue hasta los anos cincuenta cuando se descubrie¬ rodontismo» que le debió permitir utilizar los molares
ron en el norte de África fósiles de H, erectus (véiise Fi¬ con mayor presión y desgaste que los de los humanos ac¬
gura 7.6). Desde entonces hasta ahora se han descubierto tuales- Las mandíbulas de H erfctus eran más ligeras y
muchos ejemplares en África oriental» particularmente delgadas que las de los Hümí? anteriores o las de los

Yacimientos Homo erectus:


i. SMarthrars. Suiáfrica
i. DMiJ'ubI, l�zariia
a. KdoU Fofa, K«nía
4 . NajíDhatoin«H Keria
�A.

¡.óO Figura 7.6.


yacimientos de
Homo er«ctu$
Orno4 Etlofila 10 11
Lainyamok, K«nla De Kussell L. Qo-
Fuentes:
7. MaIcb. Kurtura, Edopla
Íj TemHlre, Aigela dion y John G, Flcaglc,
9di MrdMBlYnan, Mwuhús Human Evolution
íú. 1�11, Jáua
11. SargifBr, Java Soitrce Bpok. Copyright ©
tS. Ztiúokúudiafi, Chira 1993. Reproducido con
t3. VuarifncMj.| Chhia
14. Larig Iblardia permiso de Pearson £du-
15. Lantlari, dhlna
Í6. JiansM, CMna cation Ene.» Upper Saddle
17. TTiam Khuyer, \4atrem RiveTj NJ (J7456.
136 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo
E3

espacios abiertos y secos. El H erectas también tenía me¬


nos dimorfismo sexual que los�AMyíííífppíífiífwy o que los
Huesos Constricción
craneaies anteriores miembros del género Heme» siendo su grado
postorbitarla
gruesos de dimorfismo similar al de los hombres actuales,
Torus Cresta sagital Los científicos que agrupan las poblaciones africanas
occipital como una especie distinta» el H ergaster, apuntan la exis¬
tencia de varias diferencias entre las dos supuestas espe¬
cies de H erectus. Según ellos» las proporciones craneales
de ambos son diferentesi de forma que en el H. ergaster
los arcos supraorbitarios son más delgados y más ar¬
queados hacia las órbitas oculares» la cara» verticalmente»
está más orientada hada abajo» etc. Por el contrario» hay
otros que sostienen que las diferencias entre el H erectus
y los actuales humanos no son tan grandes como para
considerarlos especies diferentes y dicen que las pobla-
dones de H erecíw debían de agruparse con las de H, sa¬
piens. Estos argumentos tardarán en poder clarificarse y
en este libro nos quedaremos con el único taxon de R
erectus (vé¿(se el Apartado «Homo írecíMí:¿Una o más es-
Rgura 7.7.
pedesN).
Características dñ\ Homo Bractus
La ev o l u c íó k d e l Ho mo e r e c t u s

Austrahpiáievus, en tanto que la cara presentaba un La evolución del H erectus refleja una continuación
prognatismo menor� es dedr� el desplazamiento hacia de las tendencias evolutivas generales que hemos comen¬
delante de ambos maxilares superior e inferior. tado previamente. El cerebro continua su expansión»
El volumen de su cráneo� entre S95-U040 í:m� era
mayor que el de cualquiera de los encontrados� tanto en¬
tre los Australopithecus como entre las primeras especies
de Homot ainque menor que el que encontramos en los
humanos actuales. Los moldes endocraneales que pro¬
porcionan una imagen de la forma de la superficie del ce¬
rebro» sugieren que estaba estructurado de forma más
parecida a la de los cerebros de los humanos actuales que
a la de los Austrahpiihecits�
El Jítjmí? erectus tenia una nariz prominentCj al con¬
trario de lo que sucede en los AuyfrafopíííiífMíj que la te-
rían achatada y no prominente. Desde el cuello hada
abajo» el H. erecíws era prácticamente indistinguible del
H incluso en su tamaño� en contraste con los pe¬
queños Austrahpithecus y con las primeras especies de
Homo que vivían en el este de África en la misma época.
H esqueleto casi completo deljoven de Nariokotome su¬
giere que tenía alrededor de 1�6 metros de altura y que
murió alrededor de los 11 años de edad; otros investiga¬
dores creen que tenía U9 metros y que murió ya en la
madurez, Hace alrededor de 1�6 millones de años» la re-
�ón de Nariokotome era> probablemente» una zona
abierta de hierbas» con arbolado a lo largo de los cauces
de sus ríos. Los H, erectus de África tienen el mismo ta¬
maño que los pobladores actuales de la región» que si¬ El cráneo de un Homo erecfu$/ergaster (ER-3733) del
guen viviendo en las mismas condiciones ambientales de este de África.
� Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género homo 137

aumentando su tamaño en más de un tercio respecto de En la mayoría de los primates :felta la relación de pa¬
los cerebros de los primeros Homo (de la misma forma reja, Como las crías son capaces de trepar por el cuerpo
que éstos lo incrementaron sobre los anteriores -Akí- de sus madres desde poco después del parto» las manos
tralopithecus). La cara� mandíbulas y dientes continúan de la madre están libres para efectuar el forrajeo, (Es in¬
reduciéndose adquiriendo un aspecto casi actual. El in¬ teresante comprobar que los niños demuestran una
cremento en el uso y la variedad de las herramientas forma residual de esta innata habiÜdad de los primates
pudo conducirá un desarrollo atín mayor del cerebro� El de trepar durante las primeras semanas de su vida. Esta
H, er�vtus comía y» probablemente» cocinaba la carne y habilidad se denomina el reflejo de Mow, Si un niño cree
esto pudo conducirá la reducción posterior de dientes y que va a caerse de espaldas» automáticamente extiende
mandíbulas- sus brazos y cierra sus puños,)
Un cambio adicional en el H, fr�i�son las aparentes No tenemos forma de saber si el H, írecíws tenía el pe¬
reducciones en la extensión del dimorfismo sexual hasta laje como los otros primates» aunque pensamos que pro¬
casi los niveles actuales. Recordemos que tanto los jIms- bablemente no» porque» como comentaremos después»
trahpithectis como los primeros Homo presentaban bas¬ creemos que llevaban vestidos. El cerebro de íf, erectus
tante dimorfismo sexual� en tanto que el H, erectus no debió haberse desarrollado bastante» de modo que los
parece presentarlo tanto, ¿Qué pudo originar este cam¬ ninos de H, erectuSi lo mismo que los niños actuales»
bio? En los otros primates el dimorfismo sexual parece apenas podían sostener la cabeza» llegando a apoyarse
estar relacionado con el sistema social por el que los ma¬
chos están a la cabeza dd dominio jerárquico y son los
machos dominantes los que controlan el acceso sexual a
múltiples hembras. En contraste» la felta de dimorfismo
sexual parece más pronunciada en los pocos primates y
otros animales en que existe vímüo de pareja� esto es»
cuando un macho y una hembra tienen una unión de pa¬
reja que dura un largo período de tiempo. ¿Se pudo de¬
sarrollar el vínculo de pareja con el H, erectus? Parece que
así file.
Recordemos que los primeros fíomo pudieron haber
establecido algunos de los elementos básicos de la cul¬
tura humana» incluyendo los campamentos» los grupos
�miliares y la participación. Otro elemento básico de la
reciente cultura humana que está presente en todas las
culturas conocidas es el /nflírímprtíaEl matrimonio es el
nexo socialmente reconocido -sexual y económico- en¬
tre dos individuos, para que persista durante toda la vida
y para tener hijos socialmente aceptados. Es un vínculo
de pareja con un grupo de conductas> expectativas y obli¬
gaciones que se extienden más allá de la pareja» a las
:&milias de los individuos. Con el matrimonio la compe¬
tición entre machos por el acceso a las hembras puede
haber disminuido» reduciéndose la importancia del di¬
morfismo sexual. Pero ¿porqué se pudo haber desarro¬
llado el matrimonio en el H, erectu�,
En las especies de animales en los que las hembras
pueden alimentar a sus crias y a si mismas después del
parto» el vínculo de pareja es raro, Pero en las especies
en las que las hembras no pueden hacerlo» el vínculo de
pareja es común, ¿Por qué? Creemos que en estos casos E@ta mono De Brazza no tiene problemas para viajar con
un vÍTKulo de pareja proporciona la mejor solución
su cría, que puede agairaree a $u pelaje. Las madres de
para conseguir la alimentación de la madre; un macho Homo erectus probablemente carecían de pelaje al que
puede conseguir alimento y llevarlo a su pareja y a sus asirse sus crías� por lo que tendrían que llevarlas en
hijos. brazos.
13S Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo E3

, ;vt 'tu i#
Fronteras de l . a investigación
Homo erectusi ¿Um o más especies?
En las pobladones vivas es posi¬ fósiles asiáticos y africanos� agrupa¬ nía medidas de 2,533 cráneos). Una
ble saber si dos primates diferentes dos previamente como H, erectas� muestraal azar no sería suficiente» ya
pertenecen a especies diferentes, ¿Se eran lo suficientemente diferentes que no se puede estar seguro de lo
pueden reproducir entre ellos? En como para constituir dos especies representativos que puedan ser sólo
este caso, ¿son fertiles sus descen¬ separadas: una asiática (H, y 16 ejemplares, por lo que Kramer
dientes? Si la respuesta a estas pre¬ otra afiicana (fí, ergaster)� con lo utilizó 1,000 muestras diferentes ob¬
guntas fiiera no, estamos tratando que otra vez había hipótesis opues¬ tenidas al azar� de las que 16 proce¬
con diferentes especies.Pero� ¿cómo tas sobre los fósiles de H erectas. dían de los 2,533 cráneos modernos
conocemos las especies diferentes a Cabe, pues, preguntarse si el H, posibles. Para cada característica
partir de los registros fósiles? En este erectas era una o dos especies, comp>arada� analizó ui� medida de
casOí los paleoantropólogos deben Para saber qué hipótesis es la más variabilidad para las 16 muestras,
ju2�r según el grado de diferencias correcta� Andrew Krameranalizó las ¿Cuáles fueron los resultados de la
existentes entre ellos» Una vez que medidas de varios cráneos de fósiles» comparación? Los 16 supuestos crá¬
dos poblaciones cesan de procrear tanto africanos como asiáticos, ade¬ neos de Jí, erectas no tenían más va¬
entre ellas> comenzarán a desarrollar más de otros dos grupos: humanos riabilidad que la mayoría de
características divergentes. Pero modernos» que sabemos que perte- muestras de los cráneos de los mo¬
¿cuánto tienen que diferir para que necena la misma especie» y un grupo dernos humanos» lo que sugería cla¬
las consideremos diferentes especies? mezclado de homínidos primitivos ramente que procederían de la
Como los registros fósiles no que estaban convencionalmente cla¬ misma especie. Para concretar esta
pueden revelarnos los patrones de sificados como pertenecientes a dos conclusión, Kramer comparó poste¬
procreación� no es sorprendente que o tres especies diferentes, Kramer riormente las muestras modernas
los paleoantropólogos tengan dife¬ pensó que si los fósiles africanos y con la muestra mezclada de los crá¬
rencias de opinión sobre si dos fósi¬ asiáticos no variaban más que los neos de antiguos homínidos (los
les pertenecen o no a la misma modernos humanos» podríamos de¬ cráneos usados fueron nuevamen¬
especie. Los paleoantropólogos tie¬ ducir que estos fósiles pertenecían a te los que tenían las medidas re¬
nen diferentes predisposiciones; al¬ una sola especie» la del H erectas. Y queridas), Dado que la muestra de
gunos tienden a ser «divisores�j el grupo mezclado de antiguos ho¬ antiguos cráneos probablemente
identificando más especies diferen¬ mínidos presentaría más variaciones procedía de más de una especie» p>a-
tes» en tanto que otros tienden a ser que los humanos modernos, recían más variables que las mues¬
«unionistas»} identificando menos Los 16 cráneos asiáticos y africa¬ tras de los modernos humanos por
especies diferentes. Durante los años nos del análisis de Kramer (que po¬ lo que todas las muestras de huma¬
veinte y treinta del siglo xx la divi¬ dían o no ser de la misma especie de nos modernos eran menos variables
sión fue la postura más comúnj casi H, mcíMs) fueron los únicos que te¬ que la muestra efectuada con la mez-
a cada nu evo hallazgo de ífoffí a erec- nían las medidas requeridas. Sus da- da de antiguos cráneos.
tus se le asignó una especie diferente tadones variaban de 1,8 millones de Por tanto, d estudio de Kramer
� indusOj un nuevo género. Por años hasta hace 500,000 años; siendo sugiere de forma sólida que los ho¬
ejemplo» el Híhecflíífhrppwsírecíwy se iguales a pesar del amplio intervalo mínidos de África y Asia de entre 1,8
denomina actualmente Homo erec¬ de su antigüedad debían mostrar millones y 500,000 años de antigüe¬
tas de Java> y el Simnáiropus peki- más diferencias estructurales de las dad eran todos Homo erectas,
uettsis es actualmente el Homo que presentaban los 16 cráneos de H,
erectas de Pekín (Beijing). Franz y que la que presentaban en¬ Fufftites Anck-eiv «(The Natural
Weidenreich sugirió en los años tre sí los cráneos de los humanos
cuarenta esta unificación» que do¬ modernos, Kramer deseaba compa¬ Ki$tory Evolutiotiajy Fate OÍ Homo
en N, Caxol R. EjH"
minó la clasificación entre los años rar sus 16 cráneos de H. erectas con ber y Metvia Embec, eds-, PhysicaiAn (ftrojxi-
1960 y 1970. Pero ya en los ochenta� otros tantos de humanos modernos hgy; Origimi Reúdings in Metítatí and
PeterAndrews» Christopher Stringer pero ¿cómo escoger 16 cráneos mo¬ Practiiv (Upper EUver, NJ; Prentice
y Bernard Wood propusieron que los dernos entre tantos posibles? (Él te¬ Hall, 2002),
� Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 139

incluso en sus madres. En cualquier caso» cuando los pri¬ Es interesante considerar que en d este de África d
meros homínidos comenzaron a depender de una alimen¬ R írpííwy convivió con, al menos, una de las otras espe¬
tación de carroña y de caza (asi como de las pides para cies de homínidos (d A boííd), y puede induso que con
vestir)� tuvo que ser difícil para las madres con hijos pe¬ tres (A boiseit A afrkartus y H habilis/rudolfensis). ¿Qué
queños seguir ejerciendo estas actividades mientras cuida¬ fue lo que hizo que el H, erectus sobreviviera e incluso
ban de ellos. Por eso el matrimonio debió de ser una prosperara mientras las demás especies se extinguían? De
solución efectiva a este problema ya que el padre propor¬ nuevo la cultura puede ser la respuesta. El A ÍJOííeí pa¬
cionaba a la madre y a la cría las provisiones que necesita¬ rece haberse especializado en pastizales: sus grandes mo¬
ban para la subsistencia (para una discusión critica sobre lares y b poderosa estructura de su dentadura le permitía
esta teoría» véase el capítulo dedicado al matrimonio). comer las duras semillas de las hierbas y otras materias
Otro aspecto importante de la evolución del Homo correosas que los otros homínidos no podían masticar.
erectus fue ei movimiento de las poblaciones fuera de Sin embargo, ellos no podían competir con los demás
África del sur y África oriental. Como sucedió con la de¬ animales que se alimentaban de hierba, pero que se re¬
saparición del dimorfismo sexual> parece que las innova¬ producían más rápidamente y tenían mayor vdocidad
ciones culturales fueron básicas para permitir que el para escapar de los depredadores. El primitivo J-fomo fue,
H, erectus se desplazara hacia nuevos ambientes. ¿Por aparentemente, un usuario de herramientas que depen¬
qué? Pues porque al penetrar en estos nuevos entornos se día, al menos en parte, dd carroñeo y la caza, aunque
enfirentarian con nuevas (y generalmente más frias) con¬ comparado con d H, erectns� su primitiva tecnología era
diciones climáticas, nuevas y diferentes fuentes de mate¬ tosca y su organización social menos compleja. Además,
rias primas para los instrumentos y nuevas plantas y parece que el K erecttis estaba mejor organizado para el
animales con los que alimentarse. Todos los animales se carroñeo, la caza y también para defenderse de los de¬
adaptan a tales cambios a través de la selección natural, predadores. Estas diferencias culturales pueden haber
aunque ésta, normalmente, lleva bastante tiempo y exi¬ proporcionado grandes ventajas al H erectus y llevar al
ge cambios físicos en la adaptación de los organismos. primitivo Homo a su extinción.
El H erectus fiae capaz de adaptarse rápidamente a las Este escenario, tal como lo hemos sugerido para la
mevas condiciones ambientales sin experimentar, apa¬ evolución dd primitivo HomOi es un cuento que pudo
rentemente, cambios físicos, lo que sugiere que sus me¬ ser, o no, reaÜdad. Pero sirve para concretar lo que he¬
canismos de adaptación fueron fundamentalmente mos dicho sobre el K erectus y la zona en la que evolu¬
culturales más que biológicos. cionó. Dejando aparte detalles particulares, parece que
¿Qué adaptaciones culturales pudo desarrollar el H no hay duda de que d desarrollo de una cultura más
erectus�. El fuego pudo ser la adaptación cultural crucial compleja fue vital para la evolución dd H. erectus,
para adaptarse a los climas más íHos. Como dijimos an¬
tes, existen ciertas evidencias del uso del fuego por parte
del f£ erecíw, Pero el fuego sólo puede calentar a la gente Culturas del Paleolítico Inferior
cuando está quieta y no cuando está recolectando ali¬
mentos. Al ser móvil en climas más fríos, el fí. erectas la tradición de febricar herramientas en piedra del
pudo comenzar a vestirse con pieles de animales para H. erectus se llama Paleolítico Inferior. Esta tradición lí¬
abrigarse; inclusoi, algunas herramientas pertenecientes a rica induye técnicas denominadas de «núdeo», ya que es
estos Homo son semejantes a las que utilizan para proce¬ d núdeo de piedra, más que las hojas, lo que se utiliza en
sarlas pieles muchos grupos humanos recientes, y parece bruto para obtener herramientas más perfeccionadas
indudable que difícilmente hubiera sobrevivido a las du¬ (comentaremos con posterioridad más detalles sobre la
ras condiciones climáticas donde se han encontrado sus tecnología lítica del Paleolítico Inferior). Como los ins¬
restos> al este de Europa y en Asia, sin tener algún tipo de trumentos de piedra son los materiales culturales que
vestido. Por otra parte, si es cierto que utilizaban las pie¬ con mayor frecuencia aparecen en los yacimientos ar¬
les de animales para abrigarse, es muy probable que las queológicos de estos antiguos pueblos, la cultura entera
mismas procedieran de animales que él mismo había ca¬ d d Homv erectus se denomina fírcuentemente íta/eoííííco
zado. Podría no haber dependido dd carroñeo para con¬ Inferior, denominación que seguiremos en este libro,
seguir las pides (las pides son lo primero que destrozan Los hallazgos arqueológicos de herramientas y otros
los depredadores cuando desmembran un cadáver), por artefectos culturales, datados desde hace 1,5 millones de
lo que d H, erectus no tuvo más remedio que cazar para años hasta alrededor de 200.000 años, se asume que es¬
poder ponerse las pieles que había conseguido pues ne¬ tán producidos por el H, erectuSy aunque los fósiles no
cesitaba pides intactas para vestirse. siempre se relacionan con estos materiales, por lo que es
140 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo 13

probable que algunas de las herramientas di este período miento se pueden elaborar herramientas más afiladas y
fueran hechas por otros homínidos» diferentes al H, trec- delgadas» lo mismo que herramientas con formas más
tuSi tales como los AustralopithecHS primero y el fiemo complejas. Por ejemplo» aunque las hachas de mano se
sapiens después. El llamado período Adielense de elabo¬ pueden hacer con cualquiera de las dos técnicas» las he¬
ración de instrumentos Uticos data de hace millones chas con el martillo blando tienen los bordes más afila¬
de años y dura algo más de un millón de años� siendo el dos y son mucho más finas.
H ífiecíws el único homínido que vivió durante esta época. ¿Las hachas de mano estaban hechas para cortar ár¬
Así puesi tradidonalmente� se asume que el H erevtus fue boles? No podemos determinar para qué se usaban las
el responsable de la mayor parte� o acaso de todo d con¬ hachas de mano pero» experimentando con ellas» parece
junto» de herramientas del período Achelense» como co¬ que no eran muy eficaces para cortar madera» siendo más
mentaremos más adelante. probable que se utilizaran para descuartizar grandes pre¬
sas. Lawrence Kedey examinó microscópicamente algu¬
La TIWVDICtóN Achelense de HERIW�MÍENTAS
nas hachas achelenses y sus conclusiones foeron que se
debieron de utilizar para cortar carne. También se pudie¬
la tradición de febricación de instrumentos líticos ron usar para trabajar madera� particularmente para ta-
conocida como Achdertse recibe el nombre del lugar de llaHa y afilarla y también sabemos que son buenas para
Saint Acheulj en Francia» donde aparecieron los primeros excavar. WUliam Calvin ha sugerido incluso que se pudo
ejemplos» aunque los instrumentos más antiguos encon¬ usar el hacha de mano como proyectil lanzándola contra
trados proceden del Africa oriental» en las proximidades una manada de animales con la esperanza de herir o de
del río Peninj en Tanzania» que datan de hace más de l»5 matar a algún ejemplar, Los instrumentos achelenses se
millones de años. En contraste con el olduvayense» el encuentran ampliamente difondidos por África» Europa
conjunto achelense tiene herramientas más grandes� y Asia occidental» aunque las hachas de mano bifeces» pi¬
creadas según diseños o formas estandarizados. Las he¬ cos y cuchillas no suelen encontrarse en el este y sudeste
rramientas olduvayenses tienen bordes agudos hechos de Asia. A pesar de que se haya encontrado H. erecíwy en
con unos pocos golpes» mientras que en las herramientas todas las áreas del Viejo Mundo es sorprendente que la
achelenses la piedra se descascarilla golpeando más veces tradición de sus herramientas difiera del este al oeste. Re¬
la mayor parte de los bordes y muchas de estas herra¬ cientemente algunos arqueólogos han sostenido que la
mientas son hojas grandes que se han hecho a partir de felta de grandes herramientas bifeces en el este y sudeste
núcleos muy grandes o de cantos rodados. de Asia� se debe a que el H írecíwí de esos lugares tenía
Uno de los instrumentos achelenses más típicos es la mejores materiales para elaborar instrumentos» por
llamada hacha de mano» que es una herramienta bi�cial ejemplo el bambú. El bambú se ha usado recientemente
en forma de lágrima con un borde muy afilado. Otros en el sudeste asiático para muchos usos» incluyendo fle¬
instrumentos de gran tamaño recuerdan hendedores y chas extremadamente afiladas y palos para cavar y cortar.
pcos. También existen otras muchas formas achelenses» Geoffrey Pope también ha demostrado que el bambú se
tales como rascadores que tienen un gran filo. encuentra precisamente en aquellas regiones de Asia en
Los primeros instrumentos achelenses parecen ela¬ las que no se han hallado hachas de mano ni otros gran¬
borados a foerza de golpes con una piedra muy dura» des instrumentos bifeces.
ainque posteriormente las herramientas son más an¬
chas y planas y pueden haberse febricado con un marti¬ Consumo de grandes presas
llo delgado de hueso o de asta. Esta técnica del martillo
blando para febricar instrumentos de piedra supuso Algunos yacimientos achelenses han mostrado evi¬
una importante innovación yaque los instrumentos ela¬ dencias de haberse consumido en ellos grandes presas-
borados con las técnicas de piedra contra piedra tienen Así» E. Clark HoweUj que excavó yacimientos en Torralba
limitaciones en términos de agudeza de filo y forma» ya yAmbrona» en España» encontró un número sustancial
que sólo se pueden hacer hojas grandes y gruesas con de restos de elefentes» así como la inequívoca evidencia
esta técnica del martillo duro (a menos que quien la ela¬ de presencia humana en forma de herramientas. Howell
bore sea muy hábil y que la piedra reúna condiciones ex¬ sostiene que los humanos usaron el fuego en aquellos lu¬
traordinarias). Por el contrario» las herramientas gares para espantar a los elefentes hacia un lugar panta¬
laboradas con el martillo blando son mucho más del¬ noso del que serían incapaces de escapar. Para cazar
gadas y largas que las obtenidas con el martillo duro y elefentes de esta forma era necesario que ¡os seres huma¬
permite» además» tener mucho más control sobre el ta¬ nos diseñaran, previamente» un plan y que trabajaran
maño y la forma. Esto significa que con dicho procedi¬ cooperando en grandes grupos.
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 141

Pero ¿acaso é descubrimiínto d i huesos de aiiimales pólogos cree que había aprendido a controlar el fuego, al
de mediano o gran tamaño� asociados con herramientas� menos para calentarse. Existen evidencias arqueológicas
nos aseguran que los humanos cazaban grandes presas? de la existencia del fuego en algunos antiguos yacimien-
Algunos arqueólogos que han reexaminado los yaci¬ tosv aunque el fuego también puede ser un evento natu¬
mientos de Torialba piensan que la supuesta cacería ral. Por ello si fue o no deliberadamente controlado por
pudo no ser más que carroñeo� ya que tanto Torralba el H erectuSi es algo que todavía no está establecido defi¬
como Ambrona están cerca de antiguas corrientes de nitivamente,
í�a y� por tanto� muchos elefentes pudieron morir de Los indicios sugieren, aunque no de forma condu-
forma natural� acumulándose sus huesos en ciertos luga¬ yente, que d uso ddiberado del fuego procede de Kenia,
res a causa de las corrientes. Lo que sí es indudable es que en Africa oriental, y tiene más de 1,4 miUones de años.
los humanos descuartizaban deliberadamente> diferentes Pero la evidencia más persuasiva, aunque todavía no de¬
tipos de presas y por eso se encontraron distintos tipos finitiva, dd uso dd fuego por los humanos procede de la
de herramientas junto a ellos* Si los humanos cazaron o cueva de Chu-ku-Tien en China, donde han sido halla¬
no grandes animales en Ambrona y Torralba es algo dis- dos fósiles de H, erectas de hace unos 500.000 años. En
cutiblcj pero de lo que sí podemos estar seguros es de esa cueva se erKontraron cientos de huesos de animales
que> como actualmente� consumían caza mayor y que, astillados y chamuscados, aparentemente restos de ali¬
probablemente� practicaban la caza menor, mentos. También hay restos de cenizas, que sugieren d
control humano sobre d fuego.
COKTROL DEL FUEGO Aunque análisis recientes han despertado ciertas du¬
das sobre estos halla��os, d problema más serio es que
Se cree que una de las formas de cazar del ü erevUts estos restos humanos, herramientas y cenizas rara vez se
fue por medio del fuego, técnica usada todavía por algu¬ encuentran juntos en d mismo estrato. Además, no hay
nos grupos de cazadores-recolectores contemporáneos. hogares en d yacimiento de Chu-ku-Tlen, El fuego se
Es un sistema muy efectivo, ya que el fiiego hace que los puede producir espontáneamente cuando existe un gran
animales huyan de sus escondites escapando hacia los lu¬ cúmulo de materia orgánica, por lo que no se puede ase¬
gares en los que los aguardan los cazadores para matar¬ gurar definitivamente que hubiera control humano dd
los. La mayoría de las grupos que utiliza estas técnicas fuego en ese lugar. Induso la evidencia de que los huma¬
aplica el fuego voluntariamente� pero también es posible nos llevaran a la cueva a los animales para devorarlos es
que aprovechara fuegos originados espontáneamente sólo una posibilidad: se han encontrado restos de hienas
por los rayos. ¿Hizo estos fuegos el R erectu� Dado que y lobos en la cueva, por lo que pudieron ser estos anima¬
el primer homínido fue encontrado en zonas dd Viejo les, y no los humanos, los que llevaran muchas de las par¬
Mundo con helados inviernos, la mayoría de los antro- tes de los animales a la cueva.
La evidencia del uso deliberado del fuego procede,
algo más tarde, de Europa. Desgraciadamente esta evi¬
dencia dd control dd fuego en los yacimientos europeos
no está asociada con fósiles de H erectus, por lo que la re¬
lación definitiva entre éste y su uso deliberado sigue sin
poder establecerse. Pero la felta de una clara evidencia,
tampoco significa, por supuesto, que d K erecUts no lo
utilizara. Después de todo se desplazaba por áreas filas y
es dificil imaginar cómo podría sobrevivir sin d uso de¬
liberado d d fuego, teniendo en cuenta que los humanos
estaban desprovistos de pilosidad corporal y que tam¬
poco usaban las pieles de animales que cazaban para
abrigarse,
Por lo tanto, aunque vestirse se hiciera necesario,
el uso dd fuego puede haber sido aún más im¬
portante, no sólo para calentarse, sino para
poder cocinar los alimentos. El control del
fiiego fue un gran paso para incrementar la
El Homo erectas comía -y probablemente cazaba- grandes presasx energía controlada por los humanos, pues co-
y también debió aprender a controlar el fuego dnar los alimentos (no sólo la carne) permite
142 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo
13

que fetM sean más fócilmente digeribles por lo tanto� mentos» que se caracterizaban por el predominio de un
más féciles de utilizar También es imjjortante recordar tipo particular de instrumentos. Por ejemplo, un lugar de
que con el fuego podian ahuyentar a los depredadores� despiece en Tanzania contiene restos descuartizados de
que eran muy abundantes. hipopótamos y pesadas herramientas para aplastar y cor¬
tan Los talleres constituyen otro tipo de yacimientos es¬
Campamentos pecializados» que aparecen con alguna regularidad y se
caracterizan por contener restos de herramientas; su si¬
Los asentamientos achelenses se encontraban general¬ tuación estaría muy próxima a algún lugar con abun¬
mente próximos a fuentes de agua� vegetación abun¬ dancia natural de aquellas piedras utilizadas para
dante y grandes cantidades de animales herbívoros, febricarlos instrumentos»
Otros campamentos se han encontrado en cuevas� pero Se ha excavado un campamento en el yacimiento Te¬
la mayoría están en lugares despejados rodeados por for¬ rra Amata» cerca de Niza en la Costa Azul francesa. El
tificaciones rudimentarias o sencillos cortavientos. Va¬ campamento parece que se ocupó a finales de la prima¬
nos asentamientos a&icanos están marcados por vera o comienzos del verano» según se deduce de los pó¬
cascotes de piedra colocados alli por el H erectus, proba¬ lenes estudiados en heces fosilizadas. Los excavadores
blemente con el doble fin de asegurar los cortavientos y describen agujeros de postes hechos en la arena> delimita¬
proporcionar municiones en caso de un ataque repen¬ dos por líneas de piedras» presumiblemente marcando los
tino. puntos en los que aquellas gentes construyeron cabanas
Los supuestos campamentos muestran gran variedad de aproximadamente 9x5 metros (Figura 7.8). Una ca¬
de instrumentos» loque indica que eran el centro de mu¬ racterística básica de estas cabanas es el hogar situado en
chas actividades del grupo� También se han encontrado el centro que parece haberse protegido con una pequeña
asentamientos más especializados� lejos de los campa¬ valla construida en su esquina nororiental. Varios indicios

Hgura 7.8. Reconstrucción de ta cabaña ovai levat�ada en Tetra Amata


Bta caha� tetim apro�imadamenu � x 5 rrííírw; Fw�íííí; Copyright © 1%9 by EricMoSí. Keproducidt» con permiso de Eric Mo$íJr.
Capítulo 7 Los orígenes de la cultura y la aparición del género h o m o 143

sugieren que los CKupantes de Tírra Amata recolectaban Además» los especialistas dicen que las partes del cerebro
mariscos� como ostras y mejillones� pescaban y cazaban que parecen haberse agrandado (para su extracción) son
en los alrededores. Los restos animales muestran que co¬ las que están situadas en los puntos habituales de frac¬
braban tanto animales pequeños como grandes» siendo tura del cráneo y podrían haberse roto por el deterioro y
los más frecuentes las crías de grandes presas» como vena- las alteraciones producidas a lo largo de milenios.
dos� elefentes» jabalíes» rinocerontes y bisontes. Algunas Sobre este punto» nada podemos decir sobre si la reU-
de las cabanas tienen zonas dedicadas a talleres» encon¬ gión y los rituales formaban parte de la cultura del Paleo¬
trándose salpicadas de restos de herramientas; ocasional¬ lítico Inferior.
mente» la impresión de una piel de animal muestra el
lugar donde se sentaban a trabajar la piedra.
Sumario
Relígíón y rítual
L Los instrumentos de piedra más antiguos apare¬
Aunque hemos estudiado el estilo de vida del Paleolí¬ cen en varios yacimientos de Á&ica oriental y tienen una
tico Inferior» y en los capítulos anteriores los de las gen¬ antigüedad de unos 3»5 millones de años. Aunque predo¬
tes del Plioceno Inferior» todavía no hemos comentado minan las hojas de corte» son también frecuentes los
otros aspectos menos materiales de la vida tales como la choppers. Los choppers son ntícleos de piedra parcial¬
religión y el ritual� ¿Qué pensaba el K erfctus sobre el mente afilados que se pudieron utilizar para cortar. Estas
mundo que le rodeaba? ¿Tomaba parte en algún tipo de primeras herramientas se denominan olduvayenses,
ritual? ¿Practicaba alguna forma de religión? En general» 2. Los arqueólogos han experimentado los usos
las respuestas parecen ser negativas. Los datos que po¬ probables de las herramientas olduvayenses. Las hojas
seemos para poder contestar a estas preguntas son muy parece que son muy versátiles: se pueden utilizar para ex¬
limitados»aunque hay algunas pruebas deque ritual y re¬ traer pieles» desmembrar animales y trabajar madera. Los
ligión podrían haber formado parte de la cultura del Pa¬ choppers se pueden utilizar para cortar ramas y para des¬
leolítico Inferior membrar las articulaciones de los animales. Los homíni¬
Se han encontrado en algunos yacimientos del Paleo¬ dos» hace alrededor de 2 millones de años» cortaban
lítico Inferior restos de wre rojv (arcilla oxidada). Esto restos de animales para comérselos» consiguiéndolos por
puede ser significativo ya que en muchas culturas anti¬ medio del carroñeo más que por la caza,
guas» e induso en algunas modernas» se ha utilizado el 3. Existen yacimientos arqueológicos de hace unos 2
ocre rojo para representar la sangre y» en general la vida» millones de años que tienen grandes concentraciones de
en diversos rituales. El ocre parece ser particularmente herramientas de piedra y huesos de animales. Algunos
importante en rituales de enterramiento y se han encon¬ especialistas piensan que pudieron ser campamentos pri¬
trado restos humanos manchados de ocre rojo en mu¬ mitivos de homínidos» aunque otros no opinan así. Pero
chas partes del mundo» que datan del Paleolítico Medio si estos lugares no fueron campamentos» ¿qué foeron? Al¬
(hace unos 200.000 años), aunque no hay evidencia de gunos arqueólogos comienzan a pensar que estos lugares
que el K frectus enterrara a sus muertos» ni de que el pudieron ser sitios en los que los homínidos primitivos
ocre se utilizara en rituales» ya que pudo haber sido em¬ tan sólo despiezaban la carne pero que no vivían en ellos.
pleado como decoración corporal o» simplemente» como 4. La presencia de herramientas Üticas y� quizá» de
protección contra las picaduras de los insectos o las que¬ algunos campamentos sugieren que los homínidos pri¬
maduras solares. mitivos tenían algún tipo de cultura. La cultura es un
Más significativa y más controvertida es la propuesta proceso dinámico y adaptativo de comportamientos
hecha por los investigadores de la cueva de Chu-ku-Tien aprendidos» compartidos e integrados.
(en el norte de China) en el sentido de que algunos res¬ 5. La serie de importantes cambios físicos experi¬
tos de H, erectus presentan evidencias de canibalismo ri¬ mentados por los primeros homínidos que llevaron a la
tual. En estos casos el fijramen magnum de algunos evolución de nuestro género Homo incluyen: la expan¬
ejemplares se había roto» había sido agrandado y los hue¬ sión del cerebro» la modificación de la pelvis femenina
sos feciales también se habían roto ex profeso. Aparente¬ para permitir el paso de niños con mayor volumen cere¬
mente el motivo fiie la extracción del cerebro para bral durante el parto y la reducción de cara» dientes y
comerlo. El canibalismo ritual se ha documentado am¬ mandíbulas. Estos cambios físicos aparecen en las espe¬
pliamente en pueblos actuales» por lo que su presencia en cies Homo habiUs y Homo rudolfems, datadas de hace 23
las antiguas poblaciones no es imposible» aunque ante la millones de anos. Los primitivos Homo parece ser que
ausencia de enterramientos formales� parece improbable. utilizaban herramientas» comían carroña y posiblemente
144 Capítulo 7 Los orígenes de la c u l t u r a y la aparición d e l género homo E3

tazaban� de mudo que la cultura o la evolución del com¬


portamiento cultural parece haber contribuido también Cuestiones críticas
a estos cambios físicos,
6, El Homo �rectus apareció hace entre US y U6 mi¬ Lp ¿Cuál pudo serla causa porla que los primeros ho¬
llones de años. Tenía mayor capacidad cerebral que el mínidos comenzaran a elaborar instrumentos de
Homo habilis y un esqueleto poscraneal muy moderno. pedra? ¿Podrían haber sido los instrumentos de
Lo que más diferencia al Homo erectus de los humanos piedra más efectivos que los de madera o hueso?
modernos es la forma de su cráneo que era alargado� bajo 2. ¿Cómo se pueden relacionar los aparentes cam¬
y con prominentes arcadas supraorbitarias. inos fisicos habidos en los homínidos primitivos
7» El Homo erectus fue la primera especie de homí¬ con sus aparentes cambios de conducta?
nido que se difundió ampliamente por el Viejo Mundo, 3. ¿En qué pudo diferir la cultura del H crecUis de la
Algunos de sus halla��os tuvieron lugar en el este de Eu¬ de los primeros homínidos?
ropa y en Asia� que son lugares fríos. Esta especie fue ca¬ 4. Cuando lo comparamos con los primeros homí-
paz de adaptarse a estos nuevos y a menudo más fríos nidos, el R erectifs es más grande� con cerebro
entornos por medio de la cultura. mayor y dientes más pequeños. ¿Cómo se pueden
S, Los instrumentos del Paleolítico Inferior y otros correlacionar estos cambios físicos con los apa¬
utensilios culturales que datan entre 1,6 millones y rentes cambios de conducta en el H írecíHí?
200.000 años fueron producidos probablemente por el 5. El Jí erectas vivió en muchos lugares del Viejo
H erectus. El nombre que recibe la mayoría de esta bien Mundor ¿qué es lo que pudo permitirle una dis¬
conocida tradición de herramientas de piedra es el de persión tan amplia?
Achelense� Las herramientas achelenses incluyen peque¬
ñas hojas y grandes nücleos> aunque las hachas de mano>
que son otras grandes herramientas bifeces» también son Ejercicios de Internet
frecuentes.
9. Aunque se supone que el fi erectus había apren¬ L Visite el Museo Virtual de Historia Natural
dido a utilizar el foegp para sobrevivir en los fríos invier- (]4:tp://www.wf.carleton.cay Museuin/1 .htinl) y examine
noSj no existen pruebas definitivas del control de este una o más de las muestras exhibidas sobre la evolución
elemento, Sí hay evidencias de que algunos lugares fueron humana» después visite la exposición de la evolución hu¬
utilizados para comer grandes presas� pero todavía se de¬ mana en el Museo Mankato en (httpr//einiiseum.
bate si fueroncazadas por el H erectus o no. Asimismo hay inankatojiisus,edu/biology/humaiievoliitiou/iiidex�ht
pocas pruebas de que el H erectus haya celebrado rituales. mi). Compare y contraste lo mostrado en los dos museos
virtuales.
2. Visite la página sobre la cultura de los primeros ho¬
Glosario de términos mínidos del Palomar CoUege en (httpr/Zdaphne.paloinar.
edu/hoino/homo_3Jitin) y escriba un breve ensayo des¬
Achelense cribiendo la nueva información que ha obtenido.
Cresta sagital 3. Vaya a la Sala de los Ancestros Humanos de la
Cultura Smithsonian Institution en litlpr//www.innlL5Í.eduy
Hacha de mano antfaro/hiiinanoTÍgins/ha/aiices_5tartJitinl. Examine la
Herramienta bi�cial imagen QTVR del Homo ergaster (WT15.000). Compá¬
Herramienta unifecial rela con las otras imágenes QTVR de cráneos de homíni¬
Hojas de percusión dos que haya visto en el lugar.
Homo mctus 4, Explore un lugar dedicado a la tecnología de he¬
Homo habilis rramientas de piedra en )4:tp:/ywwwJit,uÍQ4iQ/iakn/rQ-
Homo rudolfertsis ger/lithic/sarchtml. Vea� en particular� las primitivas
Martillo blando tecnologías de la piedra.
Martillo duro
Olduvayense
Paleolítico Inferior Lecturas sugeridas
Prognatismo
Taurodontismo Chía, L. The ítíJiy of PdcingMafU Fri?mArc}ui€oU>gy íc My�tery.
Torus occipital Oxford: Oxford University Press, 1990. Una historia sobre la
Capítulo 7 Los o r í g e n e s de la cultura y la aparición del género homo 145

investigación en el y�ciniierito de Chy-ku-Tien, que incluye $ión de las tradiciones de las herramientas del pasado»
un interesante análisis sobre la misteriosa desaparición de cómo se hacían y cómo se utilizaban. Los autores describen
todo el material fósÜ durante la Segunda Guerra Mundial. su trabajo de campo y todo lo relacionado con la recons¬
Krameh, a. «The I�tural HistOry and EvoluUonary Fate of trucción arqueológica de las tradiciones de herramientas
Homq erectuS»�. En P. N. Peregrine» C, R. Ember y W. Eoiber del pasado.
(Eds.). Physkal Ant/íTOj>í)ío�; OrijjíHíjí Reaáings in Method Shtpman, P. The Alin Wíio Found The Afissínj: Lífiit: Eugene Du-
atid Practk�. Upper Saddle Rivert NJ: Prentice HaH 5001, hoh and iíií Lifelong Que�t to Prove Darwin Rigkt. Nueva
Una buena visión sobre el Homo erectus y la hipótesis muí- \brk: Simón & schuster, 2001. Una nueva biograt� sobre
tirregional de los orígenes del hombre moderno. Rigene Dubois y su díScubrimiento del Homo
RasmueseNj T. (Ed,), TÍíí Orijíin and BíoÍhíwm of Humatis and Tatteesall» i. The Human Odyssey. Nueva York: Pcentice Hall»
H«rrafl«ííííí. EostOn: Jones andBarÜetts 1993- Una colección 1993. Una visión panorániica de la evolución humana muy
de ensayos €n torno a los primeros homínidos y los orígenes Uen ilustrada» dirigida a un público no especializado.
de la cultura, TATTEmALL, I y SofWARTZi J. E]ttinct HumanS. Boulder, CO:
RiGKTMíiiE, G. P, The Evoluthn of Homo erectusi Comparative ���stview, 2000. Una atractiva guía ilustrada de los fósiles
AtíatonHcal Stitdk$ of an Eixtinct Hitman. SpeciíS, Cam¬ Ivmanos. Los Capítulos 4 hasta el 6 cubren desde �1H,
bridge. Cambridge University Press» 1990. Una revisión de Mií basta ú H,
las características anatómicas del Hamo erectus y cómo han Waltcei� a. y Shipman� P. The Wisdom of the Bones: In Search
cambiado éstas a lo largo del tiempo. of Human Origins. Nueva York: Knop€ 1996. Un informe
SCHICK, K. y Toth, N. SiígHí Stortíí Sp&ik. Nueva York: sobre el descubrimiento y análisis del esqueleto del Homo
Simón & SchuSter» 1993, Esta obra Se centra en la conipren- escrito para un lector no profesional,
: V
-�1

Aparición del Homo sapiens

-Ai Indice del capitulo


'-v
iÉ¿¿ Transición del Homo erectus al
Homo sapiens

Culturas del Paleolítico Medio

£1 surgimiento del hombre


moderno

¿Que le ocurrió a los neandertalesi


14S Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens
E3

H asta hace unos 20 años� ios paleoantropólo- 100,000 años. El Homv sapkns sapiem de aspecto total¬
gos creían que nuestra especie Homp sapiem mente moderno data de hace unos 50,000 años. El paleo-
se había desarrollado en los últimos 50,000 antropólogo Chxistopher Stringer define a los humanos
años, pero actualmente sabemos que apare¬ modernos Homo sapiens sapiens como poseedores de
ció antes (Figura S.l), La fecha de 50,000 años sólo es «un cerebro abovedado, mentón, cejas pequeñas, arcada
aplicable a Europa� pero hallazgos recientes en África del supraorbitaria reducida y un esqueleto bastante débil», A
sur indican la presencia hace�al menos� algunos de nosotros no nos gustarla que se nos llamara

período CAñACTEfilSriCAS
de años GEOLÚGfCO CULTUfíALES
1,6 ñeistaceno
Hloceno
5
H. hdpiens
sapiens Biterram lentos
10 efe Shanidar

100.000 a.
Miocerio H. BBpieriB

20

H.
Ollgoceno 200.000 a.
30 - ne&ncí&rtáfer�siB
{¿H. síp/erts
ne�ndeFtefen�h ?

40

Eoceno
Herramientas 300.000 a.
musteiienses
50

60 Paleoceno

Herramientas 400.000 a.
levailol&lenses

70 -
superior
H. húid6Íb0rg0r>sis
{¿Homo sspiens BrcBico?) 500.000 a.
*
Las clasificaciones alternativas apanecen en paréntesis.

Hgura 6. 1. Tiampo da ap ar i c ió n det hombra modamo


� Capítulo 8 Aparición d e l homo s a pi e ns 149

tus y H, sapiens podrían ser variedades precoces y tardías


de la misma especie, por lo que tendrían que llamarse
ambas H, sapiens (así el H erectas sería denominado
Homo sapiens erectus).

HOi�O HEÍDELBERGEISÍSÍS
En los últimos años, los científicos han sugerido que
los fósiles «intercalares» comparten rasgos comunes y
podrían constituir ur\a especie separada,el Homo heidd-
bergensís, llamado así por una mandíbula encontrada en
1907 en el pueblo de Mauer, cerca de Heidelberg (Ale¬
mania) . Ot ros esp ecím en es que podrían formar parte d e
esta especie se han descubierto en diversas partes del
mundo: Bodo, Hopefield, Ndutu, Elandsfbntein y Rabat,
Cráneo reconstruido de Homo heídstbergensisy basado
en Áfi'ica; Bilzingsleben> Petralona, Arago, Steinheim y
en la mandíbula encontrada en Mauer� Alemania. A pe-
s a r de recordar a I Homo srectuSy el Homo heideitergsn- Swanscombe, en Europa; y Dali y Solo, en Asia.
tiene los dientes y la mandíbula de menor tamaño y El ífpmp heidelbergensis difiere del Hpíwíj erectas en
su cerebro es mayor. que tiene dientes y mandíbulas menores y el cerebro mu¬
cho mayor (del orden de 1�00 cc), Altándole la cresta sa¬
gital y el toras occipital y con una arcada supraorbitaria
«débiles», pero con la excepción de nuestro gran cerebro, que se divide en arcos separados para cada ojo, además
la mayoría de los humanos modernos son definitiva¬ de mostrar una mayor robustez del esqueleto (Figura
mente «débiles» si se les compara con el H, erectas e in¬ 8J2). El H, heidelbergensis difiere del H, sapiens en que
cluso con las antiguas formas de nuestra misma especie mantiene parte del prognatismo, posee dientes y mandí¬
H ífljjíírty. Somos relativamente débiles en varios aspec¬ bulas relativamente mayores, un tonis supraorbitario,
tos, incluyendo nuestros huesos delgados y ligeros, lo menor capacidad cerebral y frente aplanada y, sobre
mismo que nuestros dientes y mandíbulas pequeños. todo, es más robusto. Muchos estudiosos se preguntan si
Ed este capitulo estudiaremos las evidencias fósiles, el H heidelbergensis representa a una o más especies del
asi como la controversia sobre el paso del H, erectas a los Pleistoceno Medio o si se trata de una especie completa¬
humanos modernos, que pudo haber comenzado hace mente distinta- Muchos creen que el Homo heidelbergen¬
unos 500.000 años. También estudiaremos lo que sabe¬ sis debería ser considerado como un Homp sapiens
mos por la arqueología de las culturas del Paleolítico Me¬ arcaico. Y sólo algunos, como ya vimos, defienden que
dio, hace entre 300.000 y 40.000 anos. el Hpmp erectus debería incluirse en la especie Ho/no
sapiens,
La transición del Homo erectus
al Homo sapiens
CD-ROM Ejercicio interactivo 11�10
La mayoría de los paleoantropólogos admite que el H
erectus evolucionó en el H, sapiens, aunque hay des¬
acuerdos en el cómo y dónde ocurrió la transición. Tam¬ Neandertales: ¿Homo sapiens
bién hay desacuerdo sobre la manera de clasificar
u Homo neandertalensis?
algunos fósiles de hace entre 500,000 y 200.000 años que
tienen una mezcla de características de Homo erectus y Puede existir desacuerdo a la hora de clasificar los fó¬
Homo sapiens, Así, un fósil concreto puede verse clasifi¬ siles con características mixtas de hace entre 500,000 y
cado como Homo erectas por algunos antropólogos y 200,000 años, pero recientemente ha surgido otra fuerte
como ífo/Mí? sapiens arcaico por otros. Yj como veremos, disputa sobre muchos de los fósiles que tienen menos de
aún otros paleoantropólogos ven tanta continuidad en¬ 200.000 años. Algunos antropólogos los consideran defi¬
tre ambas especies que creen completamente arbitrario nitivamente H. sapiens, clasificándolos como H sapiens
considerar que estas clasificaciones pertenecen a especies nearuiertalensisi en tanto que para otros son una especie
distintas. Según estos últimos paleoantropólogos H, erec¬ diferente, Homo nmndertidensis, más comúnmente
150 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens
E3

Cerebro 1.100-1.450 cc Cerebm 1.125-1.750 cc Cerero 1.000-2.000 cc


Grandes huesos
Pequeña
wnstncdOn paHetales
po�torbitaria Cráneo
Amplio fiueso / redondeado
fjontai I /
A'csadas
suprHod�it

H. heideibergensis H. ne9nd�&i�9f$ Mantón H.

Figura d.2. Co mp a r aci ón entra t o s c r á n e o s doHQmohsíóB\bBrgBns\�M Homo neandeitaiftnsis y�Homo


sapiens, e n la q u e s e aprecian i m p o r t a t U e s diferencias.

<x>nQcido5 comoneand�itales. Los Deandertales han sido manos modernos� en tanto que otros los consideraban
on grupo coníuso de homínidos fósiles desde que se en- irrelevantes en la evolución humana» y no veían en ellos
eontró el primer espécimen en 1856. A través de los años más que una aberración patológica de individuos que
han sido víctimas de su caricatura� que general y equivo¬ padecían una peculiar enfermedad, Pero los fósiles simi¬
cadamente los representa irónicamente con un aspecto lares encontrados en Bélgica» Yugoslavia» Francia y en el
más de simio que de humano a pesar de que podrían pa¬ resto de Europa demostraron que el origen de los nean¬
sar por seres humanos no muy diferentes de la actual po¬ dertales no podía considerarse como una rareza.
blación mundial. Pero» ¿formaban parte de nuestra La reacción predominante ante la aparición de los
especie? Por un momento» la respuesta parece ser afir¬ neandertales fiie considerar que eran demasiado «brutos»
mativa» pero los hallazgos arqueológicos y los estudios
genéticos recientes han planteado nuevas dudas sobre su
relación con los humanos actuales y la balanza se está in-
dinando del lado de quienes los agrupan con�ntamente�
Veamos a continuación la historia de los descubrimien¬
tos de los neandertales�
En 1656� tres anos antes de la publicación por Darwin
de £í erigen de ¡as espeáest se descubrieron una calota y
otros huesos fosilizados en una cueva del valle de Nean-
der (tal es la palabra alemana para «valle»), cerca de Düs-
seldorf� en Alemania» Estos fósiles fueron los primeros
que los científicos pudieron considerar hasta entonces
como homínidos primitivos (los fósiles considerados
como -Fí, erectus no se encontraron hasta finales del siglo
xixj y los del género Austrahpi�evus hasta el siglo xx),
Tras la publicación de la revolucionaria obra de Darwin»
los neandertales fueron motivo de una gran controversia.
Unos pocos científicos evolucionistas» como Thomas Cráneo reconstruido de un Homo neandertsiensis en¬
Huxley» pensaban que no eran tan diferentes de ios hu¬ contrado en La Chapelle-aux-Saint$ (Francia).
Reoonstruociónde Boulede un neandertal (izquierda) como demostraba en 1929 en el Fíeld Muaeum de Chicago,
Y una reconstrucción má$ reciente (derecha). E$ta reconstrucción reciente se asemeja más al hombre actual.

y «priinitivos>� como para ser ancestros de los humanos huidiza» sus grandes arcadas supraorbitarias» sus cráneos
modernos� concepto que prevaleció entre los estudiosos aplanados» sus mandíbulas grandes y su ausencia casi to¬
hasta bien entrados los años cincuenta del siglo pasado. tal de mentón (Figura Sin embargo» tenían cerebros
Uno de los mayores defensores de esta idea fue Marcellin mayores (más de iA50 cm�) que los humanos actuales
Boule> quien sostuvo� entre 1908 y I913i que los nean- (ligeramente superiores a los 1300 cm�). Algunos cientí¬
dertalesno habían sido capaces de mantener una postura ficos creen que la gran capacidad cerebral de los nean¬
bípeda completa� a causa de la estructura excesivamente dertales sugiere que serían capaces de desarrollar un
curva de los huesos de las extremidades inferiores que comportamiento complejo» característico del hombre
aparecía en algunos ejemplares de neandertal y que se actual. Sin embargo» su esqueleto muestra una serie de
debía a una enfermedad llamada raquitismo, causada peculiaridades que denotan que los neandertales debie¬
por una deficiencia vitamínica* Sin embargo> desde los ron de hacer un uso agotador de sus cuerpos,
años cincuenta del siglo pasado» un gran numero de es¬ Los científicos tardaron más de cien años en aceptar la
tudios comenzaron a oponerse a la teoría de Boule y» en idea de que los neandertales no eran tan diferentes del
la actualidad» se acepta generalmente que las característi¬ hombre actual y que se les debia clasificar» por tanto»
cas esqueléticas de los neandertales son completamente como Híímíí ííipierts neatjdertaknsh. Pero en los últimos
compatibles con el bipedalismo. años se ha generado un debate creciente sobre si los ne¬
Quizá lo más importante tuvo lugar cuando los fósi¬ andertales de Europa occidental eran antepasados de las
les de los Anstrahpith�vus y de H, mucho más an¬ gentes actuales» que viven en esas regiones desde hace
tiguos, se aceptaron como homínidos en los anos unos 40.000 años.
cuarenta y cincuenta» cuando los antropólogos se perca¬ Los neandertales también vivieron en otras regiones
taron de que los neandertales no presentaban muchas di¬ aparte de Europa occidental. Así» en Europa central se ha
ferencias con los humanos actuales a pesar de su frente encontrado una gran cantidad de fósiles muy semejantes
152 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens
E3

a los de Europa occidental� aunque algunas di sus carac¬ traído el ADN del espécimen o r i n a l de neandertal en¬
terísticas son diferentes» como la proyección de la parte contrado en 1856� El ADN que obtuvieron no era ADN
inferior de la cara> que es menos pronunciada* También nuclear (el material que compone el genoma humano)�
han aparecido restos fósiles de neandertales «n el suro¬ ¿no que provendría de unas diminutas estructuras lla¬
este de Asia (liaq e Irán) y en Asia central (Uzbekistán). madas mítowndriast que se encuentran en todas las cé¬
Una de las colecciones de fosües más completas de nean¬ lulas eucarióticas (es decirj células con membrana
dertales procede de la cueva de Shanidar� en las monta¬ perinudear y ADN en los cromosomas). Las mitocon-
ñas del nordeste de Iraq» en donde Ralph Solecki drias �brican las enzimas necesarias para la obtención
desenterró los esqueletos de nueve individuos (véase el de energía y tienen su propio ADN� que se replica al
pcimiento3Uen la Figura 8J). mismo tiempo que el de la cflula» aunque se cree que este
¿Qué es lo que ha hecho que cambie la opinión de los hecho no está influenciado por el proceso de la selección
estudiosos sobre los neandertales� para que actualmente natural
consideren que no son de la misma especie que los H sa¬ La única fuente de cambio en el ADN mitocondrial
piens� (usualmente llamado mADN) es la mutación al azar.
En I997j un grupo de investigadores de EE UU y Ale¬ fl ADN mitocondrial se hereda únicamente de la madre
mania publicaron unos hallazgos que forzaban a recon- en los animales> no es transportado hasta el óvulo por
¿derar la relación entre los neandertales y el hombre el espermatozoide» pues se queda en la cola del mismo»
moderno. Estos científicos comunicaron que habían ex¬ en el exterior del óvulo» durante la fecundación. Estas

Hgura 8.3. de Homo sapiens


FuífiÉe: Tbmado de Russell L. Ctochon y John G. Pleagle, eds,i T)w Hutmn EvtJíuíííJíi Copyright ©
1993. Reproducido con permiso de Pearson Educationj Inc.i Upper Saddle River, Ni 0745S.
Jí' Capítulo 8 Aparición del homo sapiens 153

25

Neandertal humano
20 -

Humano-tiumano
a 15 Humano-olilmpancé
"O
4>
2"
i 10
£

5 -

lELn
��. t 1"
5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 eo 05
Número de difeiwic�a�

Figura 8-4. Difarandas en ta» secuencias de¡ mADN entre humanos� neanderta�
tes y chimpancés
Fuente: Heprodiícído de C�U* 90 (1997); 25 con permiso de Elsevier Science.

características linicas hacen posible utilizar el mADN investigadores de Alemania o EE UUj pero al comparar
para medir el grado dt parentesco que existe entre dos los mADN de los individuos modernos con el del nean-
especiesj e incluso» para poder saber cuánto tiempo hace dertal se encuentran alrededor de 25 diferencias» más de
que esas especies se separaron. De modo que� cuanto ma¬ tres veces la existente entre los seres humanos modernos
yor sea el tiempo transcurrido desde esa separaciónj más (Figura &»4), Esto sugiere a los investigadores que los an¬
diferencias se encontrarán en la estructura del mADN» tepasados de los humanos actuales y los de los neander¬
que se piensa que registra aproximadamente una media tales debieron de divergir hace unos 600,000 años. Si el
de mutaciones del 2 por ciento cada millón de años. Por grupo ancestral común vivió hace tanto tiempo» el nean-
tantOj la cantidad de diferencias que existe entre el dertal sería entonces un pariente nuestro mucho más le¬
mADN de dos organismos puede convertirse en una es¬ jano de lo que se pensaba. Mientras aún quedan muchos
timable datación del pasado» cuando esos organismos aspectos por adarar en estos estudios» ya que es necesa¬
dejaron de formar parte de la misma población repro¬ rio apUcarios a otros ejemplares de neandertal» algunos
ductora. Mientras continúa una serie de discusiones so¬ halla��os arqueológicos recientes en Europa y en Oriente
bre cómo Y por qué se producen las mutaciones del Próximo son muy relevantes para disipar algunas dudas,
mADN 7 de su ñabilidad para determinar datadones ab¬ Se sabe desde hace décadas que muchos de los restos
solutas de divergencia� la mayoría de los estudiosos coin¬ fósiles de neandertal se han encontrado en los mismos lu¬
ciden en que es una herramienta eficaz para examinar gares que los fósiles de los humanos recientes (por ejem¬
los grados relativos de parentesco que existen entre espe¬ plo» en algunas partes del Levante español)» pero los
cies, actuales avances en técnicas de datación cronológica y los
¿En qué se parece el mADN de los neandertales y el nuevos hallazgos fósiles han demostrado que coexistieron
del hombre contemporáneo? Uno y otro no son tan si¬ los dos tipos de homínidos. De hecho» en varias cuevas de
milares como muchos hubieran esperado. Entre los indi¬ la región del Monte Carmelo» en Israel» se han encontrado
viduos actuales existen� generalmente» entre cinco y diez zonas de ocupación de neandertal y del hombre mo¬
diferencias en la secuencia del mADN examinado por los derno, El hecho de que ambos grupos de homínidos
154 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens

, ; vr

Fronteras de l . a investigación
Cr�dmí�ntv y desarrollo del neandertal

Una las razones por la que mu- pométricos de uso general, índices que sugieren que foeron utilizados
di05 científicos piensan que los nean- ampliamente utilizados en la antro¬ como herramientas� particularmente
dertales no pertenecen a la especie pología física para comparar la forma para sujetar objetos mientras traba¬
Homo sapier�s es porque su cultura y el tamaño de los huesos, encon¬ jaban con las manos. Tanto los dien¬
material era pobre si se la compara trando que no había grandes diferen¬ tes como las mandíbulas tuvieron
con la del hombre moderno primi¬ cias entre los huesos de los recién que sufrir grandes esfoerzos con es¬
tivo que vivió al mismo tiempo que nacidos neandertales y los recién r�ci- tos usos, por lo que Minugh-Purvis
ellos, yk que gran parte de la con¬ dos actuales» aunque los niños nean¬ opina que el prognatismo fedal y la
ducta de los humanos contemporᬠdertales tendían a tener los huesos gran musculatura pueden ser el re¬
neos se debe al aprendizaje y eso craneales más gruesos y, quizás mayo¬ sultado del uso al que se sometieron
ex�e bastante tiempo de dependen¬ res masas musculares. La mayoría de los dientes y mandíbulas que se utili¬
cia paterna de los hijos� ¿podría ser las características de los neandertales zaron como auténticas herramientas
que los neandertales maduraran an¬ adultos (cara larga con nariz pronun¬ desde la infencia� al revés de los que
tes que los humanos actuales y de ciada, amplia arcada supraoibitaria y encontramos en el desarrollo del
esta forma tuvieran menos tiempo cráneo alargado) no estaba presente hombre moderno.
para aprender la conducta culturalí en los cráneos infentiles. Estas carac¬ Sin embargo, hay otras diferen¬
La paleoantropóloga Nancy Mi- terísticas típicas de los neandertales cias entre los neandertales y el hom¬
nugh-Purvis decidió comprobar esta empezaban a aparecer en los niños, bre actual que no se pueden explicar
teoría examinando el crecimiento y por ejemplo en un neandertal de 4,4 por la conducta. El cuadro que nos
desarrollo de los cráneos y caras de años procedente del yacimiento de presenta Minugh-Purvis en su estu¬
los neandertales. El estudio de Mi- Engis (Bélgica), ya que tenía arcadas dio es que los neandertales quizá ma¬
nugh-Purvis del desarrollo de los ne¬ supraorbitarias. Otro niño de unos 7 duraban un poco más deprisa que el
andertales fije posible, en gran anos de edad del yacimiento de La hombre moderno, pero ¿acaso la ve¬
medida> gracias a que los neanderta¬ Quinta (Francia) no sólo tenía arca¬ locidad de su maduración no justi¬
les enterraban a sus muertos. En los das supraorbitarias, sino también una fica lo bastante su felta de evolución
registros arqueológicos son raros los cara y nariz salientes y un cráneo alar¬ cultural? ¿Acaso los nearviertales cre¬
esqueletos juveniles y de niños� ade¬ gado. Finalmente, un niño de 10 años cían tan deprisa que no tenían
más de no estar bien conservados� ya del yacimiento de Teshik-Tash (Uzbe- tiempo para aprender? Minugh-Pur-
que en ambos casos al estar todavía Idst�) presentaba casi todos los ras- vis señ¿a que las discrepancias no
en crecimiento sus huesos son extre¬ gps neandertales típicos� siendo su son tan significativas, y que tienen
madamente delicados. También son cráneo básicamente similar al de un que existir otros fectores para expli¬
menores que los de los adultos y un adulto, pero con menor tamaño car las diferencias entre los nean¬
elevado número de carroneros pue¬ En resumen, los neandertales al dertales y el hombre actual en la
den devorarlos. Pero debido a que los nacer eran semejantes a los bebés ac¬ elaboración de sus culturas,
neandertales enterraban a sus muer- tuales, pero a la edad de 10 años ha¬
tosj existe cierto número de esquele¬ bían desarrollado todos los rasgos
tos que permiten su estudio Por ello> físicos típicos que los diferenciaban Nancy MiDi�-Purvi�
dertal Growth; Pvaminitig Developrnental
Minugh-Purvis pudo localizar más del hombre moderno ¿Qué es lo que Adaptaiioii$úi E�rlier sapiens»� en
de 100 esqueletos de neandertales nos dice esto sobre el desarrollo y el ter N, F�egiine, C&rol R. Rmber y Melvia
que oscilaban desde recién nacidos crecimiento de los neandertales! Mi- Physical Ati�njpology: Original
hasta adultos jóvenes, nugh-Purvis sugiere que eran muy Readir�s in Method atid Practica (Upper
Nancy Minugh-Purvis efectuó un parecidos a nosotros y que gran Saddle, NJ; Prmticí tíaJl, 20C2); Erik Triu-
«Tbe Face: Evolution�y
diagrama en el que comprobó el cre¬ parte de sus diferencias físicas, como and RmctiotiáL Perspectiv�í on e
cimiento de los cráneos y las caras de las dimensiones y la forma de la cara, mioid cfMuman Bxijitítian,
los neandertales desde la in&rKia a la puede que no sean diferencias gené¬ (1937): 429"43í Chriftopher Strin�r i Clive
edad adulta, midiendo los fósiles exis¬ ticas sino culturales. Los dientes de G&mhlsltíS&rdtpftkeMeatider�is (Nueva
tentes con un grupo de índices antro¬ los neandertales muestran patrones York; Thames and Miidson, 1993),
Capítulos Aparición d el h o m o s api ens 155

f0 Culturas del Paleolítico Medio


El período de la historia de la cultura relacionado con
los neandertales se denomina tradicionalmente F�eolí-
tico Medio tanto en Europa como en el Próximo
Oriente» y tuvo lugar hace entre 300.000 y 40.000 anos.
Para Africa se utiliza el término Edad de la Piedra Media
en vez de Paleolítico Medio. Las herramientas utilizadas
en esta época se definen como Musterienses tanto en Eu¬
ropa como en el Próximo Oriente y como Pestadíeletíses
en África.

CD-ROM Ejercicio interactívii 11-11


El neandertal del lado izquierdo tiene mayores arcadas
$upraorbitaria$ y una frente nná$ inclinada que el Cro-
Magnon de la derecha. El cerebro de neandertal era bas¬
tante mayor que el de Cro-Magnon. COLECCÍÓN DE HER[�MIENTAS
MUSTERIENSE. H complejo tipo de herramien¬
coexistieran en el Próximo Oriente durante unos 30�000 tas musteriense se llama así por el conjunto de artefectos
años es una prueba convincente de que se trata de dos es¬ encontrados en un refugio rocoso en Le Moustier» en la
pecies diferentes. Algunos asentamientos semejantes en¬ región del suroeste fiancés de La Dordoña. Comparadas
contrados en Europa también apoyan esta teoría: tan con las herramientas achelenses» las miiíterienses tienen
pronto como el hombre moderno comenzó a desplazarse una menor proporción de utensilios de gran núcleo»
por toda Europa» parece que> a su vez> fue desplazando a como hachas de mano y cortadores» así como una mayor
las poblaciones de neandertales que ya vivían en esas re¬ proporción de instrumentos de hoja pequeña» como ras¬
giones. Los yacimientos con utensilios que se conside¬ padores. Aunque muchas hojas se cortaron de un núcleo»
ran asociados a los neandertales desaparecieron del viejo fueron utilizadas como núcleos. Así» el Musteriense se ca¬
continente y fueron sustituidos por yacimientos con racteriza por hojas con fi�uencia modificadas o «reto¬
utensilios típicos del hombre moderno (aunque� desgra- cadas» golpeando las pequeñas lascas en uno o más de
dadamente» existen muy pocos fósiles de este período» sus bordes (i�íiíe Figura 8.5).Los estudios basados en el
hace unos 40.000 años» que nos permitan afirmar con to¬ uso de los raspadores sugieren que muchos de ellos fue¬
tal seguridad quiénes febricaron esos utensilios). Signifi¬ ron utilizados para limpiar las pieles o para tallar ma¬
cativamente» la península Ibérica (Iberia)» la ultima dera. El hecho de que algunas de estas herramientas»
región de Europa colonizada por el hombre moderno» particularmente las puntas» fueran afiladas o reformadas
contiene los líltimos fósiles de neandertal encontrados en un borde sugiere que debían de estar unidas a algún
hasta ahora» con una antigüedad de unos 30,000 años. mango o astil.
Con todas estas evidencias que señalan que los nean¬ Hada finales del período Achelense se desarrolló una
dertales no pertenecen a la misma especie que el hombre técnica que capacitó al artesano para fabricar instrumen¬
actual» ¿por qué se mantiene este debate? En parte se tos con laminillas de tamaño prefijado» en lugar de las
debe a que ninguna de las pruebas existentes es determi¬ simples lascas sacadas del nüdeo al azar. Esta técnica se
nante» y en muchos casos se pueden interpretar otras po¬ denomina método levaloisiense: el artesano afila pri¬
sibilidades; también hay evidencias de que los mero el nüdeo y prepara una plataforma para golpear en
neandertales no fueron fínicamente muy diferentes del uno de los extremos» pudiendo obtener así lascas de un
hombre moderno (véase el Apartado «Crecimiento y tamaño estándar. Aunque algunas lascas levaloisienses
desarrollo del neandertal»), Pero quizá lo más impor¬ tienen unos 400.000 años de antigüedad» aparecen con
tante es que la cultura neandertalense» tradicionalmente mayor frecuencia en los conjuntos de herramientas mus-
conocida como Paleolítico Medio por la tecnología lítica terienses,
dominante» tiene algunas características que la asemejan En ciertos yacimientos se han encontrado las herra¬
a la cultura del hombre moderno. mientas características musterienses»pero en unos puede
156 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens ¡s

Figura 8.5. Tfptco g r u p o dé h B r r a m / e n t s s moustQriensBs

£níre íos /ferramienías mcisterwMses h í raspador� (J-4)i loíicas (5)jputita (6} yJentkuhdoí de di cierra (7),
L(í forma � la que se usaban estos iiistrumentos nos es desci>tiocida> auilque hs puntas debieron de uuir$e a astas de rnadera, y
¡os denticulados se debieron de uíiíiaar para trabajar lo Los art�actos aquí Tnastiados proceden de yacimientos wciste-
riettses de Europa occidentíd�
Fuente: 'Eimado de Ridiard G, Klein, í<lcc-Age Huntersof theUkraine». RcprcHlijddo con permbo de Nelson H. Prentiss.

haber más q menos raspadores� puntas» etc. que en otros» Klasies al sudeste de Sudáfrica. Esta región contiene re-
apuntando algunos arqueólogos las posibles razones de fiagios rocosos y pequeñas cuevas en las que vivieron an¬
esta variación» Por ejemploj Sally y Levis Binford sugie¬ tiguos y más recientes Homo sapiens. Los restos
ren que pudieron existir diferentes actividades en distin¬ culturales más antiguos de una de las cuevas podrían da¬
tos lugares: unos pudieron utilizarse para descuartizar y tar de hace unos 120.000 años. Estas primeras herra¬
ctros pudieron ser campamentos base; de aquí las dife¬ mientas incluyen hojas con hojas talladas a ambos Wo s
rencias de herramientas encontradas en cada lugar, Paul en paralelo (usadasprobablemente como cuchillos)»ho¬
Rsh sugiere que en algunos lugares puede haber más jas en punta (probablemente puntas de lanza)» buriles
herramientas de tipo levalloisiense porque había una o grabadores (herramientas biseladas) y raspadores.
mayor cantidad de piedras disponibles. Herrandentas similares descubiertas en la cueva Border,
Sudáfrica, pudieron haber sido usadas hace unos 200.000
EL POST-ACHELENSE EN ÁFRICA. Igual que anos.
las herramientas musterienses� muchas postachelenses
de la Edad de la Piedra Media en África se obtuvieron de YACIMIENTOS. l a mayoría de los campamentos
núcleos preparados al estilo levaloisiense. El conjunto de del Paleolítico Medio excavados en Europa están locali¬
herramientas consiste» sobre todo» en varios tipos de las¬ zados en cuevas y refugios rocosos y lo mismo se puede
cas. Una secuencia bien descrita de este tipo de herra¬ decir de la Edad de la Piedra Media en el África sub-
mientas procede del área de la desembocadura del río sahariana. Podríamos concluir que los neandertales (lo
� Ca p í t ul o 8 Aparición d e l h o mo s a pi ens 157

mismo quí d hombre moderno) vivieron sobre todo en liebres con sus patas cortadas. Estos animales fueron
ai€V35 y refugios rocosos� pero esta conclusión podría probablemente desollados para utilizar sus pides como
sererrónea> porque estos lugares podrían estar sobre-re- abrigos,
presentados en el registro arqueológico� ya que se descu¬
brieron con mayor fecilidad que otros yacimientos� que Obtención de alímen to
tradicionalmente estuvieron al aire libre pero que en la
actualidad están ocultos� desde hace miles de anos» por la forma en la que d neandertal» lo mismo que d
muchos metros de sedimentos» Lo® sedimentos son el hombre modemoj conseguía sus alimentos debió variar
polvO} los desechos y los desmoronamientos acumulados en función de las condiciones ambientales: en Afi�ica vi¬
a lo largo de los años; cuando quitamos el polvo de los vían en la sabana y en d desierto semiárido» en la Europa
muebles y barremos el suelo estamos removiendo sedi¬ oriental y occidental tuvieron que adaptarse al frío; du¬
mentos. rante los períodos de intensa glaciación» muchos de los
entornos ambientales se transformaron en estepas y tun¬
Campamentos dras, El medio ambiente europeo fue» durante esta época»
mucho más rico en recursos animales de lo que la tundra
Sabemos que muchos neandertales vivieron> al menos délos países del norte lo es hoy. Así» las regiones europeas
durante una parte delaño� en cuevas� como por ejemplo habitadas por neandertales eran ricas en caza» tanto ma¬
a lo largo del río Dordoña» en Francia, Este río ha exca¬ yor como menor. Los animales típicos de los paisajes al¬
vado profundos valles en las arcillas de la zona y bajo los pinos y de la tundra eran renos» bisontes» caballos» toros
acantilados existen refugios rocosos con techos salientes bravos» mamuts» rinocerontes y ciervos» así como lobos»
y con profundas cuevaSj muchas de las cuales estuvieron
ocupadas durante el Paleolítico Medio, Aunque sus habi¬
tantes no las utilizaran durante todo el año� los lugares
parecen haber estado ocupados año tras año. Si bien
existen indicios del uso del fiaego en las culturas más an-
tiguaSj son los humanos del Paleolítico Medio quienes
parecen haber dependido más de él» puesto que se han
hallado gruesas capas de cenizas en muchos refugios ro¬
cosos y cuevas que prueban la utilización de hogares para
aumentar la eficacia de los fuegos,
Muy pocos campamentos neandertales estuvieron en
espacios abiertos. Así> en África> se han localizado lugares
al aire Übre en las marismas� en el borde de los lagos y
cerca de las fuentes. También se han encontrado muchos
campamentos al aire libre en £uropa> particularmente en
el este. Los ocupantes del bien conocido yacimiento de
Moldavia» al oeste de Rusia> vivían en un valle fluvial� en
casas de madera cubiertas con pieles. Alrededor de éstas
había huesos de mamut» enorme elefente actualmente
extii�idoi que parece que se utilizaron para mantener
tensadas las pieles de animales. Aunque el dima invernal
en los bordes del glaciar era bastante fiio en aquella
época> aún debía de haber animales para cazar, ya que las
plantas con las que se alimentaban todavía no estaban to¬
talmente cubiertas por las nieves,
Quizá los cazadores se desplazaban durante el verano
a las altiplanicies entre los valles de los ríos; de todas for¬
mas» las tierras más altas eran tierras de pastos para los
grandes rebaños de animales de los que los cazadores de
Moldavia dependían para su subsistencia. En los yaci¬
mientos invernales de los valles de los ríos» los arqueólo¬ Los neandertales (reconstrucción) cazaban gran varie¬
gos han encontrado esqueletos de lobosj zorros árticos y dad de presasp entre ellas� los ciervos.
15S Capítulo 8 Aparición d e l homo sa piens

osos y zorros. En algunos yacimientos europeos se han ¿Rítos f u n era rio s ?


encontrado� además» restos de pájaros y de peces: por
ejemplo� los miembros de un campamento de verano en Hay constancia de que algunos neandertales fueron
ei norte de Alemania parece que cazaron cisnes y patos y deliberadamente enterrados. Así, en Le Moustier, se en¬
contró el esqueleto de un muchacho de 15 o 16 años
pescaron percas y lucios. Sin embargo, poco se sabe sobre
los vegetales consumidos por los neandertales europeos con un hacha de piedra bellamente decorada cerca de
ya que los restos de las plantas se conservan con dificul¬ su mano. También cerca de Le Moustier se encontraron
tad en los climas no áridos durante tantos anos> las tumbas de otros cinco niños y dos adultos, enterra¬
T�bién en Africa eran diferentes las formas en que dos juntos al parecer en una parcela femiliar. Estos ha¬
los primeros K sapiens conseguían su alimento. Por llazgos, lo mismo que el de la cueva de Shanidar en
ejemplo, sabemos que las gentes que vivían en las des¬ Iraq> han dado paso a especulaciones sobre la posibili¬
embocaduras del río Klasiesj en Sudáfrica� comían mo¬ dad de que existieran rituales fonerarios en aquella
luscos lo mismo que la carne de pequeños antílopes y de época.
La evidencia de Shanidar se basa en la existencia de
grandes herbívoros como el eland y el bu:Uo> si bien los
antropólogos no se ponen de acuerdo en la forma en la polen junto al cuerpo de un individuo. Los análisis de
este polen sugieren que procede de flores, de las formas
que los habitantes del río Klasies conseguían carne
cuando empezaron a ocupar las cuevas de esa región- ancestrales del actual jacinto salvaje� acianos� malvas y
Richard Klein opina que cazaban pequeños y grandes flores amarillas de senecio, John Pfeiffer dice a este res¬
animales y� dada la gran cantidad de restos de antílope pecto:
eland de todas las edades descubierta en la Cueva 1, en el
)acimiento del río Klasies� cree que la gente probable¬
mente cazaba a este gran antílope acorralándolo en gran¬
des cercados y con otro tipo de trampas� en donde
podían matar a animales de todas las edades. Klein cree
que los búfelos se cazaban de otra forma diferente: estos
animales tienden a cargar contra sus atacantes, lo que di¬
ficultaría su acorralam iento hacia las t rampas, p or lo qu e
pensa que los cazadores, dado que la mayoría de los hue¬
sos de búfelos que se han encontrado en la cueva son de
animales o muy jóvenes o muy viejos, sólo eran capaces
de acosar y matar a los más vulnerables.
Lewis Binford considera que la gente del río Klasies
sólo cazaba pequeñas piezas y que tanto los antílopes
como los búfelos fueron carroneados cuando ya previa¬
mente los habían matado los grandes carnívoros. Para
ello, arguye que los yacimientos contendrían todos o casi
todos los huesos de los animales si hubieran sido caza¬
dos, pero, según él, ya que sólo se encuentran casi com¬
pletos los esqueletos de los animales más pequeños, es
lógico pensar que estas gentes no cazaron a todos los ani¬
males que consumieron,
Sin embargo� nuevas evidencias sugieren que estas
gentes cazaban grandes presas hace ya 400.000 años, ya
que recientemente se han encontrado lanzas de madera
de esas fechas en Alemania, asociadas a herramientas de
piedra y restos desmembrados de caballos salvajes. Las
pesadas lanzas recuerdan a las modernas y aerodinámi¬
cas jabalinas, lo que significa que fueron lanzadas contra
los grandes caballos salvajes y no sólo contra animales
pequeños. Esta nueva evidencia sugiere que la caza, no el Como ilustra esta reconstrucción, los neandertales fue¬
carroñeo, puede ser más antigua de lo que los arqueólo¬ ron los primeros humanos que, supuestamente* enten'a-
gos pensaban. ban a sus muertos.
� Ca p í t ul o 8 Aparición d e l h o mo s a pi ens 159

Un bqmbre con el crán� aplastado ñie enterrado proíun- Teorías s o b r e el o ri g en


daniente en la cueva con especial cereraoniar Un día de pri- DEL hombre mo d erno
maveca de hace 60.000 anos los miembros de su íkmllla
subieron a una colina, recc�eron gran cantidad de Qores Edsten dos teorías sobre el origen del hombre mo¬
silvestres � hicieron un lecho de ellas sobre la tierra* un lu¬ derno que continúan debatiéndose entre los antropólo¬
gar de descanso para el &llecido. Otras flores se pusieron�
gos. Una, que se puede denominar la teoría del origen
probablemente» sobre su tumba y, otras más, parecen ha¬
berse entretejido juntas y con las ramas de xin arbusto pare¬ únicOi sugiere que el hombre moderno apareció só b en
cido a v n pino para formar una guirnalda. una parte del Viejo Mundo y después se dispersó hada
otros lugares, reemplazando a los neandertales (se piensa
¿Podemos estar seguros de esto? Realmente no�pues que d hombre moderno tuvo su origen en África), La se¬
todo lo que sabemos es que había polen cerca y en la gunda teoría, que se ha denominado teoría multirregio-
parte superior del cuerpo� lo que significa que podía es¬ nait sugiere que el hombre moderno evolucionó a la vez
tar allí bien porque otros humanos colocaran flores en su en diferentes partes del Viejo Mundo después de disemi¬
tumba o bien por otras razones» e incluso por casualidad. narse fuera de Afr�ica,

TCORÍA DEL ORIGEN ÚNICO. De acuerdo COn


El surgimiento del hombre esta teoría el neandertal no evolucionó hacia el hombre
moderno moderno, sino que se extinguió hace unos 35,000 años,
El lugar en donde se cree que se originaron los primeros
Guando aparecen en Europa occidental los primeros hombres modernos ha variado a través de los años con la
representantes de Cro-Magnon> con una antigüedad de aparición de nuevos fósiles. En los años cincuenta se su¬
35.000 añosv se pensó que se trataba de los primeros ponía que la primera población se había originado en el
ejemplares del hombre moderno u Homo íflpíítty tapietis Próximo Oriente a partir de grupos neandertales deno¬
(el Cro-Magnon se denomina así por el reftigio rocoso minados neandertales «generalizados» o «progresivos»,
francés en el que se encontraron por primera vez en Con posterioridad» cuando aparecieron los primeros
1868). Pero actualmente sabemos que los hombres de Homo sapiens en África, los paleoantropólogos postula¬
aspecto actual aparecieron antes fuera de Europa. Como ron que el hombre moderno se habría desarrollado pri¬
los actuales� los más antiguos fósiles pertenecientes in¬ mero en África pasando al Próximo Oriente y desde allí
discutiblemente al Homo sapiens sapiens proceden de se diseminaron por Europa y Asia. Los seguidores de la
África. Algunos de estos fósiles descubiertos en una de las teoría del origen único creen que pequeñas poblaciones
cuevas de la desembocadura del río Klasies» tienen pro¬ de K sapiens sapiens que tenían algunas ventajas biológi¬
bablemente unos 100.000 años de antigüedad. Otros fó¬ cas, culturales, o ambas a la vez, consiguieron difundirse
siles de Homo sapiens de aproximadamente la misma y reemplazara los neandertales,
edad se han encontrado en Sudáfrica> en la cueva Borden l a principal evidencia de la teoría del origen único
lo mismo que un hallazgo en el río Orno en Etiopía} que procede del estudio del mADN en poblaciones vivas. Así,
también pudo serun antiguo H, sapiens. Restos humanos en 1987, Rebecca Cann y sus colaboradores presentaron
anatómicamente modernos (Homí? sapiens sapiens) han pruebas de que el mADN de una muestra de gente de
aparecido en dos yacimientos de Israel: en Skhul y en EE UU, Nueva Guinea, África y Asia oriental mostraba
Qafeeh que, aunque se piensa que tienen entre 40,000 y diferencias que sugerían que su ancestro común había vi¬
50,000 años de antigüedad, también pueden llegar a te¬ vido, solamente, hacía 200,000 afios (véase el Apartado
nerlos 90.000. También se han encontrado restos huma¬ «Evidencia del ADN y la teoría de "Fuera de Áufrica" so¬
nos anatómicamente modernos en Borneo, en Niahj de bre el origen de los humanos modernos»). Con poste¬
cerca de 40.000 años de antigüedad y en AustraÜa, en el rioridad, dijeron que ya que la variabilidad entre los
Lago Mungo, de hace unos 30.000 años, individuos era mayor en las poblaciones de África, el
Estos hombres de aspecto moderno difieren de los giupo ancestral común debió de vivir en ese continente
neandertales y de otros antiguos Homo sapietjs en que (generalmente la gente que vive en el país original pre¬
tienen frentes más elevadas, huesos más delgados y lige¬ senta más variabilidad que la población descendiente
ros, cara y mandíbulas más pequeñas, mentones (protu¬ que emigró). Esto dio lugar a que se la denominara teo¬
berancia ósea que ha permanecido después de la ría de la «Eva mitocondrial» o «hipótesis de Eva» para ex¬
retracción evolutiva de la mandíbula) y arcadas supraor- plicar el origen del hombre moderno.
bitarias muy finas (o ausencia total de arcadas; véase la Aunque había muchos problemas en este estudio ini¬
Hgura 8,2), cial, éstos se han ido solucionando con el paso de los
160 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens
E3

Temas de actualidad
Evidencia del ADN y la teoría «ejctra-afirícann» del origen del /tomare moderno

Los paleoantropólogos suelen


creerque los humanos (homíni¬
dos) divergieron de los póngidos
hace más de 10 millones de años-
Los biólogos moleculares empe¬
zaron por comparar las proteínas
sanguíneas y el ADN de las es¬
pecies de póngidos vivos. Los re¬
sultados de estas comparaciones
mostraron que la época probable
de dicha divergencia debió de
producirse hace entre 5 y 6 mi¬
llones de años. La Biología
molecular ha introducido ac¬
tualmente otro tema de debate
en la Paleoantropologíai que es la
época en la que pudieron apa¬
recer los primeros humanos
modernos. Basándose en la com¬
paración del ADN mitocondrial
(mADN) en varias poblaciones
de humanos vivientesjlos biólo¬
gos moleculares generalmente
siguen la teoría extra-africana�la
opinión de que los humanos
actuales aparecieron primero
en África y� desde allij se exten¬
dieron por el resto del Viejo
Mundo� reemplazando a los
130
neandertales»
El ADN mitocondrial se en¬
cuentra en las mitocondrias� par¬
tes de la célula que convierten los o 0,2 0> (L$ Oid OA c»
alimentos en energía. Hay tres dvAfpancb PWAttBlfr dft
er bfi fieeu«ficia£ er bfi secuenciafi
ventajas para usar el mADN so¬
bre otros tipos de ADN encon¬
trados en el núcleo celular. La
primera es que el mADN com¬ rendas entre poblaciones recientes Dado que el mADN se transmite
prende 37 genes solamente; a menos (las mutaciones similares apuntan a línea materna� los biólogos mo-
geneSí es más fócil la comparación. las dos poblaciones hacia un ances¬ f>or
eculares se refieren al ancestro co¬
La segunda es que en el mADN se tro común). La tercera ventaja de mún de los humanos modernos
acumulan rápida y fócÜmente mu¬ este método es que solamente se he¬ como a «Eva»! aunque» por su-
chas mutaciones neutralesi ha¬ reda a partir de la madre� haciendo puestOj no existió sólo una «Eva�-�
ciendo fóciles de encontrar los menos complicado realizar el se- dno más de una en su generación
marcadores de similitudes y dife- gíj.imiento de las líneas evolutivas, con similar mADN,
� Ca p í t ul o 8 Aparición d e l h o mo s a p i ens 161

Comparando el mADN de los rasgos físicos persisten hasta en las tampoco en Asia aparece una dis¬
humanos de diferentes regiones regiones de ftiera de Áfi-ica» desde la continuidad tecnológica» como ca¬
geográficas y usando técnicas com¬ época de los humanos primitivos bría esperar en el caso de existir una
putar izadas para crear árboles hasta los actuales. Para la teoría de población invasora.
genealógicos» los investigadores «Fuera de África» se asume que los En el caso de haber existido ésta»
moleculares sostienen que la solu¬ humanos del sur de África sustitu¬ sería de esperar que esos individuos
ción más simple o la más parsimo¬ yeron completamente a los neander- poseyeran alguna superioridad sig¬
niosa de las conseguidas dibuja los tales» sin que existiese flujo genético nificativa sobre las poblaciones pre¬
mADN de los humanos modernos entre ellos. Si es esto lo que ocurrió» existentes. Pero si no existe esa
desde hembras que vivieron hace 1 os registros fósiles debían indicar al¬ superioridad desde el punto de vista
20,000 años. También sugieren que guna discontinuidad en el tiempo; tecnológico» ¿a qué nivel estará? Al¬
las evidencias proporcionadas por el pero tanto en el Sudeste asiático» gunos de los defensores de la teoría
mADN son coincidentes con las evi¬ como en Australia» los fosUes de hace extra-africana han sugerido que los
dencias paleoantropológicasjo que 700,000 años (desde el Homo erec- primeros hombres modernos po¬
indica que los humanos modernos tus hasta los humanos modernos) seían lenguaje» en tanto que las
surgieron primero en África� algo presentan las mismas características poblaciones previas de humanos ca¬
más tarde en Próximo Oriente y to¬ a través del tiempo. Asíj aparecen recían de él. Pero la evidencia mos¬
davía más tarde en Europa y Asia. huesos frontales (frates) inclinados trada por los estudios anatómicos
Los críticos de la teoría del extra- en vez de verticales» en contraste con sobre la capacidad de hablar todavía
africana sostienen que la acepta¬ los cráneos de los antiguos humanos está sometida a debate-
bilidad de este modelo depende de actuales encontrados en Sudáfrica Como en la mayoría de las con¬
afirmaciones dudosas� siendo» quizá (como en la cueva Border), que tie¬ trove rsiaSi la del «extra-africana»
la crítica más fi�cuente que las so¬ nen frontales verticales. En China se puede resolver con evidencias
luciones conseguidas no están mu¬ aparecen incisivos planos desde los fósiles adicionales y con la demos¬
cho más lejos de las que pueden ser antiguos hasta los humanos moder¬ tración de más hipótesis sobre in¬
posibles. Actualmente hay miles de nos; y� sin embargo» en las poblacio¬ terpretaciones alternativas,
soluciones posibles para construir nes africanas tanto antiguas como
los árboles genealógicos con datos modernas no aparecen. Por eUo» la má; $obre la
obtenidos a partir del mADN» persistencia de ciertos rasgos físicos teoría fuere <íe África, Lio<Sa VigUent,
orientando todas ellas su punto de distintivos en las di:ferentes regiones Mark .Stoiiekiag, Hetiry HarpendLag, Kás-
partida al oiigen africano de los hu¬ (incisivos aplanados en China» f�n- ten Háwkes y AJkd C. WUson, «AMcan Po-
manos modernos; pero otras solu¬ tes inclinadas en el Sudeste asiático y puUtions the Evolution úí Human
ciones podrían proponer distintos en Australia) no es compatible conla Mitochondik] DNA�, 27 de sep¬
tiembre íie 19914503; y Alkn C, Wilson y
escenarios de aparición. ¿Por qué idea de que los humanos modernos
Rebecca U Cami, «(The Reoent A&icen Cene-
deberíamos asumir que las solucio¬ sustituyeron completamente a las $L$ of Sáftítífic Americany abril de
nes obtenidas cubren todas las po¬ poblaciones humanas previas en esas 19*92, í.&-73p Criticas a la teoría extra-
sibilidades razonables? regiones- á&icana, véase E)avid W. Ptayei; «Teíting
Una segunda crítica a la teoría del T�bién existe una felta de tes¬ Theories and Hypotheses about Human
extra-afi'icana se basa en las eviden¬ timonios arqueológicos que sos¬ Origins�, ySusan Wellec, «ITie Research Pro-
cias fósiles� sugiriendo evoluciones ce$$»i en Caiol Embei* Metvin Ember, Pe�
tenga la idea de que una población ter N. Peregrine eds, /ÍCíííflrcft i�rciHííerj ín
continuas hacia los rasgos modernos moderna invasora se extendió a
(Uppet Saddle Rivec, NJ: Pren-
y en varias partes del mundo» En partir del sur de África. Una pobla¬ tice Hall, 199$), Ptentice HaliyStmon &
otras palabras» los hallazgos fósiles no ción invasora puede disponer de un Schu�ter Cu$toffl Publishii�í y Alan G.
son coincidentes con la idea de que conjunto de herramientas muy Thome y Milford H, WolpoE� «Tlie Multire-
los rasgos que vemos actualmente diferentes» pero en el Próximo gional Evolution of Humans»»,
proceden de otras regiones- Los crí¬ Oriente» se han encontrado fosUes AmemíiOj abril de 1992,76-�3
ticos dicen que la teoría de extra-afti- neandertalesy de humanos moder¬
cana puede estar equivocada» si los nos con las mismas herramientas y
162 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens

años gracias a la realización de estudios más compietM


de mADN, Actualmente la mayoría de los especialistas
admite que el mADN del hombre moderno presenta un
grado de variabilidad muy pequeño (de hecho» menos de
k mitad de la variación encontrada en la mayoría de las
poblaciones de chimpancés)» lo que sugiere que todos
compartimos un ancestro común muy reciente,
Los estudios actuales del análisis del mADN en nean-
dertales» así como las pruebas arqueológicas» sugieren
que neandertales y poblaciones de aspecto más moderno
vivieron separados tanto en Europa como en el Próximo
Oriente» lo que tiende a confirmar la teoría del origen
único. Sin embaigo» la &lta de documentación fósil del
H)mo sapiens en Africa entre hace 200,000 y 150.000
años hace imposible por el momento mantener la teoría
del origen único según el registro fósil» aunque no ten¬
dría por qué cuestionarse la teoría multirregional del ori¬
gen humano.

TEOEíÍA MULTIRREGIONAL. Según esta teoría las


poblaciones de Hqítiq erectus en distintas partes del Viejo
Mundo fueron gradualmente evolucionando hada el
hombre de aspecto moderno� Los teóricos que comparten
este punto de vista creen que el H. sapkrts �arcaico» o
<(transicional» así como los neandertales representan �es
diferentes de una evolución gradual hada los rasgos ana¬
tómicos humanos modernos. Como hemos comprobado» Figura 8.6.
algunos de estos teóricos ven una gran continuidad entre
Evidencia fósit da ta continuidad regional
el Hqítiq írpcíwí y el hombre moderno� al que clasifican Cotitjttuidítd � déí Swk�U a�tkpy
como Hpfiw erecíws y Homo sapiens erectus. í/e AwsíTvjJifl,- Crdnecw ííe (a) Homo crcctust (h) Homo sapicní
La continuidad es la prueba prindpal utilizada por los primitiva, y (d) Homo sapiens moderno, procedentes todos del
seguidores de la teoría multirregional para mantener su Sudeste asiátko y de Australiut tienenfi�enteSi (traídas supraorbi-
postura. En distintas partes delmundo parece haber una Uirias y forujos faciales y occipitales similarest en tanto que los
dara continuidad en las diferentes características esque¬ cráneos procedentes de Ajricaj r�resentados aquí por fcj, son d
léticas entre el fí erecíw y H, sapiens. Por ejemplo» los fí, de un priríííímj Homo sapiens, formas diferentes. Las si¬
erectus de China tienden a tener caras más anchas con
militudes entre las poblaciones de Australia y íJ
desde hace más de 500.O00 años van más a favor de la coiitiniá-
huesos malares más horizontales que los especímenes
encontrados en otras partes del mundo» características
que continúan ap)areciendo en las poblaciones chinas ac¬
tuales (Figura 8.6), En el sudeste asiático aparecen más Para defender sus posiciones los teóricos multirregio-
datos que apoyan la teoria multirregional» ya que hay un nales mantienen que los estudios hechos con el mADN
número de características (huesos craneales relativa¬ apoyan la evolución multirregional más que la de un
mente gruesos» frente huidiza» arcada supraorbitaria único origen y que la evidencia del mADN puede reflejar
continua» prognatismo fecial» huesos malares grandes y la migración del H, erectus fuera de África mejor que la
molares también grandes) que parecen persistir desde el migración del ffomc? sapiens sapiens. Esta interpretación
H erectus hasta las pobladones modernas. Pero otros dgnificaría que el nivel aceptado de mutación del mADN
sostienen que estas características no se pueden emplear está equivocado» y que el mADN actual muta mucho más
para establecer una continuidad desde el H, erectus en el lentamente de lo que se pensaba. Sin embaigo» dicha in-
sudeste asiático» ya que estos rasgos aparecen en muchos terpretadón se contradice al establecer correladones en¬
individuos modernos de todo el mundo. Otros» conside- tre las diferencias del mADN entre los grupos humanos
lan» además» que los rasgos no son tan similares como que han colonizado Nueva Guinea y Australia en mo¬
esta teoría sostiene. mentos puntuales en el tiempo� para los que aceptan los
� Ca p í t ul o 8 Aparición d e l h o mo s a pi ens 163

niveles de mutación� y también en la divergenda entre Europa y en el Próximo Oriente por lo menos durante
humanóos y póngidos» cuyas fechas también parecen 20.000 años, e incluso puede que hasta durante 60.000
coincidir con la� frecuencias de mutación más rápidas años, Pero ¿Qué ocurrió con los neandertales? Se han
del mADN» propuesto,generalmente, tres posibles respuestas.La pri¬
Para explicar por qué la evolución humana debía mera es que se entremezclaron con las poblaciones hu¬
efectuarse gradualmente y en la misma dirección en las manas modernas y las características típicas de los
distintas partes del Viejo Mundo� los teóricos multirre- neandertales fueron desapareciendo lentamente en las
�onales apuntan hada las actividades culturales relacio¬ poblaciones descendientes. La segunda es que fueron ex¬
nadas con la elaboración de herramientas de corte y en terminados por el hombre moderno, y la tercera es que
las tecnologías de preparación de los alimentos conoci¬ se vieron abocados a la extinción en su competencia con
das en el Viejo Mundo, Estas mejoras culturales pueden el hombre moderno Examinemos cada una de ellas.
haber aminorado la anterior tendencia de la selecdón La posibilidad de mezclarse ambos grupos parece la
natural en fevor del engrosamiento de los huesos y mús¬ más probable e incluso hay algunas pruebas a fen�or de
culos del cráneo. El argumento es que, a no ser que mu¬ esta teoría, aunque si ambas se mezclaron tendríamos que
chas de las plantas y animales se cortaran previamente en haber encontrado individuos «híbridos» en los registros
pequeños trozos y fueran cocinados después en hogares fósiles. De hecho> un grupo de estudiosos ha aducido que
u hoyos térmicamente eficientes, serían duros de masti¬ un esqueleto del Paleolítico Superior hallado en Portugal
car y digerir,Estas gentes necesitarían mandíbulas robus¬ muestra una combinación de las características del hom¬
tas y gruesos huesos como soporte de los grandes y bre moderno y el de Neandertal. Este descubrimiento es
fiaertes músculos que les permitirían cortar y masticar muy discutido, ya que al tratarse del esqueleto de un niño
sus alimentos, Pero huesos robustas y músculos fuertes (de unos 4 años de edad) sus características neandertaloi-
ya no serian necesarios desde que la gente comenzara a des no han sido confirmadas por otros expertos. Lo más
cortar y cocinar más eficazmente. significativo es que si la hipótesis de la mezda de grupos
es correcta� entonces los análisis del mADN que hemos
TEORÍAS INTERMEDIAS. Las teorías anteriores comentado varias veces, deben estar equivocados. Por el
sobre el origen único y el origen multirregional no son contrario, los recientes hallazgos de herramientas nean¬
las únicas explicaciones posibles de los registros fósiles. dertales sugieren que adoptaron nuevas técnicas de ma-
También existen interpretaciones intermedias como la nufecturas de herramientas que se piensa que están
sustitución de una pobladón por otra� alguna forma de relacionadas con el hombre moderno (comentaremos
evolución local continua, y algún tipo de hibridación en¬ este asunto con más detalle en el próximo capítulo). Si el
tre los primeros hombres modernoSj que se diseminaron neandertal aprendió del hombre moderno, entonces, la
fuera de África, y las poblaciones encontradas en el norte idea de que se pudieran mezclar y quizá el primero fuera
de Áfi'ica, Europa y Asia. Como mantiene el biólogo Alan absorbido por el segundo gana credibilidad,
Templeton, los debates sobre evoludón única fiante a la El aspecto del genoddio, es decir, que los hombres
evoludón multirregional están basados en el mito de modernos mataran a los neandertales, parece un cuento
que la sustitudón de unas características físicas de unas sensadonalista, pero carece de evidencias. Ni un solo
series fósiles por otras características se puede originar neandertal ha aparecido «asesinado» nunca> por lo que
sólo cuando una población reemplaza a la otra (por su tenemos que preguntarnos quién, en una lucha entre los
exterminio, por ejemplo), pero estos patrones fósiles poderosos neandertales y los mucho más gráciles hom¬
pueden reflejar el reemplazo de un genotipo por otro por bres modernos, llevaría la mejor parte.
medio de la deriva genética y la selección natural. Las Finalmente, la idea de la extindón porque los nean¬
sustituciones morfológicas no tienen por qué ir acompa¬ dertales, simplemente, no podrían competir con los
ñadas de las sustituciones de las poblaciones cuando se hombres modernos, parece tener mejor soporte arqueo¬
trata de poblaciones que se pueden entremezclar». lógico. Como comentamos anteriormente, parece que se
«refugió» en la península Ibérica una población de nean¬
dertales, hace tan sólo 30.000 años. La «retirada» de los
¿Otié les ocuftló a los Neandertales desde el Próximo Oriente, Europa oriental
neandertales? y, finalmente, del oeste de Europa es similar a los progre¬
sos del hombre moderno a través de esas regiones, lo que
Cualquiera que sea la teoría correcta (origen único o parece confirmar la teoría de los «refugiados»� El an¬
multirregional) > parece claro que los neandertales y el tropólogo-biólogo Erik Trinkaus ha comentado� basán¬
hombre moderno (H sapietts sapiens) coexistieron en dose en las características fisicas del esqueleto de los
164 Ca p í t ul o 8 Aparición del h o mo sapiens
E3

neandertales y en sus patrones aparentes de conducta� 4, Se han encontrado restos íosiles de humanos se¬
que fueron peores cazadoras y recolectores de alimentos mejantes a los actuales ífcmp sapkJis sapkr� en África»
que el hombre moderno. Si esto es así� cada grupo de hu¬ Próximo Oriente, Asia y Australia, así como en Europa.
manos modernos sería capaz de vivir y de reproducirse Los más antiguos de estos fósiles se han encontrado en
con mayor eficacia que un grupo de neandertales en el Sudáfirica y pueden tener entre 50.000 y 100,000 años de
mismo territorio� lo que expulsaría a los neandertales de antigüedad.
esa región y� cuando no existieran territorios en los que 5. Hay dos teorías sobre el or�en del hombre actual
pudieran medrarj éstos se extinguirían (precisamente lo debatidas por los antropólogos. Una es la del origen únicQy
que parecen sugerirlos registros arqueológicos)» que sugiere que el hombre moderno apareció solamente en
PerOf ¿de qué íbrma era más eficiente el hombre mo¬ una parte del Viejo Mundo, postulándose primero el Pró¬
derno y su cultura que la cultura del Paleolítico Medio? ximo Oriente y, más recientemente, Áfiíca, desde donde se
Como veremos en el próximo capítulo� el Paleolítico Supe¬ difundió por otras regiones del Viejo Mundo sustituyendo
rior marca un hito importante en la evolución de la cultura a los neandertales. La segunda teoría, la teoría multirregio-
humana> permitie ndo a los humanos ampliar sus horizon¬ mly sugiere que el hombre moderno apareció en varias zo¬
tes físicos a través del mundos lo mismo que sus horizontes nas del Viejo MundOf formando parte de la variabilidad
culturales dentro del dominio del arte y el rituaL humana que vemos actualmente,

Sumario Glosario de términos


1, La mayoría de los antropólogos están de acuerdo Cro-Magnon
en que el H, erectas empezó a evolucionar hacia el H, sa- Herramientas musterienses
pietjs hace 500,000 años, aunque existen desacuerdos Homo keidelbergensis
sobre cómo y dónde ocurrió la transición. Las caracterís¬ Homo neandertalensis
ticas mezcladas de los íosiles de esta transición incluyen Homo sapiens sapiens
grandes capacidades craneales (están dentro del rango Método levaloisiense
del hombre actual), junto con frentes reducidas y arcadas Neandertal
supraorbitarias grandes, que son características de los es¬ Paleolítico Medio
pecímenes de H, erpfíws. Los definitivos y primitivos H,
sapietjs, que no eran exactamente como el hombre mo¬
derno, aparecieron hace unos 100-000 años, Cuestiones críticas
2. £1 Homo sapiens se ha encontrado en muchas
partes del Viejo Mundo (en África, Asia y en Europa): al¬
l. Si la teoría del origen único o extra-africana es
gunos de ellos puede ser que vivieran antes que los
neandertales de Europa. Todavía se discute si los nean¬ correcta ¿por qué mecanismos pudo reemplazar
dertales de Europa occidental se extinguieron o sobrevi¬ el H. sapiens a las poblaciones de H. trecto y de
vieron y fiaeron antepasados del hombre moderno, que H. «eaítííeríHfertíííí
2, Si las características típicas del hombre moderno
apareció en Europa hace menos de 40.000 años.
3. El período de la historia de la cultura asociado aparecieron con el H, erpcíny, en diferentes áreas y
con los neandertales se denomina tradicionalmente más o menos en el mismo tiempo ;qué mecanis¬
olítíco Medio en Eurof>a y en el Próximo Oriente, datán¬ mos tuvieron que darse para que aparecieran las
dose hace entre 300-000 y 40,000 años. Para África se usa, mismas características en las diferentes regiones?
3. ¿Cómo difieren las culturas del Paleolítico Medio
para estas mismas fechas, el nombre de Edad de la Piedra
Media. Los instrumentos de piedra de esta época se de¬ de las del Paleolítico Inferior?
nominan Musterietises en Europa y en el Próximo
Oriente, en tanto que en África se llaman poíí-acfiefertyes,
Comparadas con las herramientas achelenses, las muste- Ejercicios de Internet
rienses son hachas de mano y picos de menores propor¬
ciones, en tanto que los arte&ctos con pequeñas lascas, I. Aprenda cómo se reconstruyó la cara de un niño
como los rascadores, son de menor tamaño- En algunos neandertal, visitando el sitio de Computer-Assisted Pa-
)acimientos musterienses aparecen signos de enterra¬ leoanthropology en: littp://wwwjfi.milzh.ch/staff/
mientos intencionados, zoIUy CAP/Main-htm.
� Ca p í t ul o 8 Aparición d e l h o mo s a pi ens 165

2� Visite la página de la Smithsonian Institution sobre las herramientas de los neandertales ylos yacimientos
sobre el Hpínp en: http://wwwjnnh-5Í. arqueológicos.
edil/andiro/humanorigiiis/ha/beidJitm. PEREGRJNEt P N � Ember, C. R. y Ember, M. (Eds.)-
X Visite la página de los neandertales y del hom¬ ÁntkropQhsy: Origitutl Reading� ín atid Practke.
bre moderno en http://wwwJieandatal-iiK>dcrn.coin. Upper Saddle River, NJ. Prentice T�li 2002, Especialmente
significativos para este capítulo son los artículos: D. W. Fra-
Siga las relaciones regionales y compare y contraste va¬ yer, �Probando teorías e hipótesis sobre los orígenes del
rias di las regiones en términos d d material arqueoló¬ hombre moderno»; A. Kramer, «La historia natural y la evo¬
gico y de los fósiles encontrados, lución del destino del H. erectus�* e !• Tattersall? «I��oan-
4. Visite el Museo Neandertal (I]ttp://www.nean- tropolcígía y teoría de la evolución:».
dertal.dc�e_llMl/fe_2htm) y explore la presentación de SnuNGEHt C, /n Sí«rt/t N&itiderUilK S<jJvíMjr ííte Puzde of
los neandertales y de su cultura. Compare la interpreta¬ Hwnan Origim, Londres: Thames and Hudson, 1993. Un
ción de los neandertales con la presentada en este capí¬ comprensivo y detallado resumen sobre las Investigaciones
tulo. de los neandertales.
TATTEESAiLt 1. Lflíf Nftíttífertfí/; Tííí íjttd
rríJCtf EstíírtCíiíiM of Our Ch� Human íííJaítvíí. Boulder,
GO: Westview, 1999. Una puesta al día del conocimiento so¬
Lecturas sugeridas bre los neandertales, bien escrita y con excelmtes ilustracio¬
nes.
Dibble, H. L. y Mellaes� P. (Eds.). Aiilí- Trinkaus�E. (Ed-)' Emergetii::�pfM{}d�iihumaiií� Biocidtu-
tation, Behavior, atid Variability (Filadclfía: Univ�rslty Mu- íní AAj;�tflí?í)n5 in ike Later Píeistocene. Cambridge:
Scuín, 1992), Una colección de artículos que prcSíiitaii Cambridge University Press, 19419. Un debate entre la an-
datos c hipótesis sobre la variabilidad del comportamiento tropolcfgía biológica y la arqueología acerca de lo que sabe¬
en el l�eolitico Medio. El foco está en Europa yel Próximo mos y no Sabemos de los neandertales y su transición al
Orientep hombre moderno.
Meilabs, P. The Neandertal Legacy: An Archaeohgkal Perspec- Twnkaus� E. y Shipman, P, The Neatid�ihah: Chatigitig úie
trvejrom W&tern Euwpe� Prinoeton, NJ: Princetoi) Univer- Itnage of Mankind Nueva York: Knopfs 1993. Una intere¬
sity Pressí 1996. Centrado en los datos arqueológicos más sante historia sobre la investigación de los neandertales con
que en el registro de los fó$ile$t incluyó un detallado análisis m debate de las interpretaciones más recientes.
9
El mundo del Paleolítico Superior

INDICE DEL CAPÍTULO

La última era glacial

El Paleolítico Superior en Europa

Culturas del Paleolítico Superior


en África y Asia

Los primitivos humanos y sus


culturas en el Nuevo Mundo

El fínal del Paleolítico Superior

5 V
'• .,'V�- V■ .
'

' '
■■'■ í .

i \A'V '-í ' s- \ .


' ' " ' ' � �
I i. ir 1.�. >
.�
168 Capítulo 9 El mundo del Paleolítico Superior

1 período de la historia cultural que en Europa� Pero el Paleolítico Superior se caracteriza también por
Próximo Oriente y Asia se conoce como Paleo¬ la aparición de nuevos descubrimientos� entre los que
lítico Superior (Figura 9,1) se extiende desde destaca el surgimiento del arte: pinturas sobre las pare¬
hace aproximadamente 40,000 años hasta el des de las cuevaSj en planchas de piedra y en herramien¬
periodo denominado ]>koUtíw (que comenzó hace unos tas talladas� objetos decorativos y ornamentos personales
10.000 años� según el área geográfica). En Áfiica� el pe¬ elaborados con hueso» astas de ciervo» conchas y piedras
ríodo equivalente al Paleolítico Superior se conoce como (quizá para éste� como para otros usos» los hombres co¬
Edad de ía Pkdm Tardía y parece que comenzó mucho menzaron a obtener materiales de sitios distantes),
antes. En el norte y sur de América» el período comienza Como la mayoría de los yacimientos arqueológicos datan
con la aparición de los primeros humanoSj hace alrededor del Paleolítico Superior y parecen mucho mayores que
de 12.000 años (a estos colonizadores se les denomina pa- cualquiera de épocas anteriores»