You are on page 1of 14

RESPONSABILIDAD SOCIAL – GESTION DE TRANSPARENCIA DE LA RSE

ING ANDRES JULIAN GOMEZ


Las compañías líderes en el mundo han incorporado la Responsabilidad Social Empresarial
a su estrategia de negocios como elemento diferenciador y como ventaja competitiva, con
resultados financieros positivos.

Cada vez más estudios, realizados en distintas partes del mundo, comprueban la correlación
positiva entre los resultados económicos y financieros y el comportamiento socialmente
responsable de la empresa. La opinión pública espera hoy que la empresa sea parte de un
cambio positivo en la sociedad, contribuyendo de manera sustentable al desarrollo de las
comunidades
LA RESPONSABILIDAD SOCIAL Y LA ÉTICA EMPRESARIAL

La adopción de la Responsabilidad Social Empresarial no siempre resulta fácil. Es un camino


que implica decisiones de liderazgo en la empresa para superar problemas como la baja
cultura cívica, la corrupción, los insuficientes marcos legales, las formas autoritarias de ejercer
el liderazgo y otros que han impedido a la empresa desarrollarse cabalmente como ciudadano
responsable. Es por ello que para la implementación de la RSC es importante tener en cuenta
los siguientes principios:
 Desempeño ético en los negocios
 Prevención de negocios ilícitos
 Respeto a la dignidad humana
La ética empresarial es la base de las relaciones sólidas entre la empresa, sus proveedores,
clientes, accionistas y otros públicos; permite la interpretación y solución de controversias de
acuerdo a los principios que guían la toma de decisiones, la formación y evaluación del
personal, y la forma en que se debe conducir el negocio. “Una empresa ética y socialmente
responsable debe contar con mecanismos que aseguren un trato igualitario a todos sus
accionistas (shareholders), grandes o pequeños, así como a los terceros interesados (grupos de
interés / stakeholders)”, sustentados en un buen sistema de gobierno corporativo.

La gobernabilidad corporativa es el sistema por el cual las empresas son dirigidas y manejadas.
Determina cómo los objetivos de la empresa se logran, cómo se monitorea y evalúa el riesgo, y
cómo se optimiza el desempeño. Es por ello que se convierte en un elemento clave y sensible
para orientar el desempeño empresarial de forma responsable.
Las empresas existen como consecuencia del aporte de capital de sus dueños (licencia
económica), ya sea que estén organizados como accionistas o de otra manera. El segundo tipo
de licencia, la legal, es la que otorga la autoridad como permiso para operar después de cubrir
los requisitos previamente establecidos; hay un tercer tipo de licencia, que quizá es la más
difícil de obtener y la más fácil de perder, ésta es la licencia moral, que “otorga” la sociedad
cuando considera a la empresa y sus productos o servicios convenientes y pertinentes para
ella.
Cuando hablamos de gobierno en las empresas nos referimos a la estructura que la dirige y a
la conducción que se hace de ella. En este ámbito resultan altamente sensibles los siguientes
temas: transparencia, equidad corporativa, cumplimiento de responsabilidades y prevención
de conflictos de interés. Estos temas aplican a las relaciones tanto internas como externas de
la empresa, sin olvidar la importancia que merecen los que conforman grupos minoritarios en
esas relaciones
LA ISO 26000 Y LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

El desempeño de una organización en relación con la sociedad en la que opera y con su


impacto sobre el medio ambiente se ha convertido en una parte crítica al medir su
desempeño integral y su habilidad para continuar operando de manera eficaz. En parte, esto
es reflejo del creciente reconocimiento de la necesidad de asegurar ecosistemas saludables,
equidad social y buena gobernanza de las organizaciones. En el largo plazo, todas las
actividades de las organizaciones dependen de la salud de los ecosistemas mundiales.
Tanto la percepción que se tenga acerca del desempeño de una organización en materia de
responsabilidad social, como su desempeño real pueden influir, entre otras cosas en:

• Ventaja competitiva
• Reputación
• Capacidad para atraer y retener a trabajadores o miembros de la organización, clientes o usuarios
• Mantenimiento de la motivación, compromiso y productividad de los empleados
• Percepción de los inversionistas, propietarios, donantes, patrocinadores y comunidad financiera
• Relación con empresas, gobiernos, medios de comunicación, proveedores, organizaciones pares,
clientes y la comunidad donde opera.
ISO 26000 pretende ayudar a las organizaciones a contribuir al desarrollo sostenible. Tiene como
propósito fomentar que las organizaciones vayan más allá del cumplimiento legal, reconociendo
que el cumplimiento de la ley es una obligación fundamental para cualquier organización y una
parte esencial de su responsabilidad social. Se pretende promover un entendimiento común en el
campo de la responsabilidad social y complementar
otros instrumentos e iniciativas relacionadas con la
responsabilidad social, sin reemplazarlos.

Al aplicar la Norma ISO 26000 es aconsejable que la organización tome en consideración la diversidad
social, ambiental, legal, cultural, política y organizacional, así como las diferencias en las condiciones
económicas, siempre que sean coherentes con la normativa internacional de comportamiento.
ISO 26000 no es una norma de sistema de gestión.

No es adecuada, ni pretende servir para propósitos de certificación, o uso regulatorio o contractual.


Cualquier oferta de certificación o petición para obtener una certificación conforme a la norma ISO
26000 se consideraría una tergiversación del propósito e intención de esta Norma Internacional y una
mala utilización de la misma.
Dado que ISO 26000 no contiene requisitos, ninguna certificación constituiría una demostración de
conformidad respecto a esta Norma Internacional.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Y EL MEDIO AMBIENTE

En la responsabilidad social y sostenibilidad empresarial el aspecto medioambiental es de


aplicación a cualquier tipo de organización y no solo a aquellas cuya actividad tiene una clara
relación con el uso de recursos naturales.
Algunas industrias, como por ejemplo la energética, tienen un impacto obvio medioambiental,
pero en realidad toda organización genera impactos medioambientales.
Estos impactos pueden ser negativos, cuando su actividad
produzca efectos adversos en el medio ambiente (como por
ejemplo, la generación de residuos), pero también positivos
(como por ejemplo, el proceso de reforestación de un bosque
después de un incendio). Las empresas responsables son
aquellas que integran la gestión ambiental en la gestión de la
empresa con el objetivo de eliminar, ó al menos minimizar y
mitigar sus impactos negativos en el medio ambiente y
potenciar los positivos.
Integrar la gestión ambiental en la empresa puede mejorar su competitividad y obtener entre
otras, las siguientes ventajas:

Reducir costes para la empresa y el usuario final, al mejorar la eco-eficiencia de la organización,


o lo que es lo mismo, la reducción de la cantidad de recursos necesarios para realizar el mismo
producto o servicio;

Generar nuevas fuentes de ingresos, como por ejemplo, identificando residuos que puedan ser
utilizados por otras empresas como materias primas y por tanto, además de suprimir los gasto
de su gestión, obtener un ingreso por la venta de los mismos

Desarrollar productos y procesos innovadores de mayor calidad a través de incorporar la


variable ambiental en el proceso de diseño, lo que los diferenciará de los de la competencia,
posibilitará acceder a nuevos mercado
Mejorar su reputación, lo que puede permitir conseguir más clientes y reducir el riesgo de
perder los que tiene debido a una mala imagen de la empresa

Una organización responsable enfoca su actividad de tal forma que potencia sus impactos
medioambientales positivos y elimina o mitiga los negativos, lo cual mejorará su competencia y
sostenibilidad.